Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

Élites, familias y asociaciones

Venus sobre el disco del sol en la memoria de Francisco Díaz Covarrubias, un segundo Le gentil

Adela Pineda Franco

Résumé

En 1874, au Japon, on a pu observer le pas de Vénus face au disque solaire. On croyait alors que cet événement astronomique cyclique, qui se produit tous les soixante-seize ans, permettrait de connaître la distance qui sépare la Terre du Soleil. L’événement a mobilisé de nombreuses commissions provenant de France, Russie, États-Unis, Italie et Allemagne. Au Mexique, le gouvernement de Lerdo de Tejada s’est joint à l’olympiade scientifique du siècle positiviste par l’envoi d’une commission au Japon, la première de ce genre, dirigée par l’astrologue Francisco Díaz Covarrubias. Le récit de son voyage, publié en 1876, constitue un traité de légitimité de l’écriture dans lequel les rêves modernes de l’imagination technique se mêlent aux anxiétés constitutives du libéralisme mexicain. A partir du récit de l’expédition, le chapitre analyse comment Díaz Covarrubias s’approprie de la figure de Le Gentil qui cent années auparavant avait essayé, sans succès, le même voyage.

Texte intégral

Portada: “Paso de Venus por el disco del sol”, el caricaturista representó la cara del presidente Lerdo –luminoso cual Luis XIV, rey absoluto– y como Venus dibujó a Porraz, el chef del restauran El Tivoli, a donde el presidente acostumbra reunirse a comer con los miembros de su gabinete.
Fuente: El Ahuizote, 20 de febrero de 1874, p.5. 502 Venus sobre el disco del sol

  • 1 Francisco Díaz Covarrubias, Viaje de la Comisión Astronómica Mexicana al Japon. Para observar el tr (...)
  • 2 En 1716 Halley presentó ante la Royal Society de Londres un trabajo titulado Un nuevo método para d (...)
  • 3 El método de Halley requería que los observadores del fenómeno se ubicaran en diferentes lugares de (...)
  • 4 La comisión estaba formada por Francisco Jiménez, segundo astrónomo, Manuel Fernández, topógrafo y (...)

1Para ceñirme al tópico central del coloquio, el de la biografía, he decidido hacer una modesta reflexión a partir de la lectura de un libro de viajes; se trata del recuento del astrónomo mexicano Francisco Díaz Covarrubias (1833-1889), publicado en 1876 bajo el título de Viaje de la comision astronómica mexicana al Japon. Para observar el tránsito del planeta Venus por el disco del sol el 8 de Diciembre de 1874.1 Díaz Covarrubias se embarcó rumbo a Asia para observar este evento de recurrencia cíclica, cuya utilidad astronómica para medir distancias interplanetarias había sido argumentada por Edmond Halley, en el siglo xviii.2 El tránsito ocurrido en diciembre de 1874 generó la movilización de numerosas comisiones provenientes de Francia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos entre otros países, a diversas regiones del mundo.3 El gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada en México (1872-76) se sumó a la olimpiada científica del siglo positivista enviando una comisión a Japón, la primera de esta naturaleza, encabezada por el citado Díaz Covarrubias.4

  • 5 En At face value: autobiographical writing in Spanish America, Cambridge, Cambridge UP, 1991, Sylvi (...)
  • 6 Frase del libro La imaginación técnica: sueños modernos de la cultura argentina, Buenos Aires, Edic (...)

2Nos proponemos establecer una relación entre este libro de viajes y una forma de biografía, la autobiografía: finalmente el recuento de un viaje en primera persona es la trayectoria a través de la cual un “yo” se autoconstruye en un espacio y tiempo determinados. No es nuestra intención enaltecer el patriotismo del astrónomo mexicano, aunque así lo mereciera; más bien nos interesa explorar las conexiones entre la figuración personal y la identidad nacional ensayadas en el texto a través de diversas estrategias y mediaciones narrativas. Estas conexiones pueden vislumbrarse, como apunta Sylvia Molloy, a la luz de una crisis de autoridad en la Hispanoamérica emancipada del siglo xix.5 Las vacilaciones entre la persona pública y el sujeto privado, entre el individuo y el país, rigen la dinámica de la escritura autobiográfica. En el libro de Díaz Covarrubias, el sujeto de enunciación busca restituir su autoridad entre los sueños modernos de la imaginación técnica6 y las ansias fundacionales del liberalismo mexicano.

  • 7 Molloy, op. cit. p. 5.
  • 8 Frederick Fischer, “Translator Note” en Le Gentil de la Galaisiere, Guillome Joseph Hyacinthe Jean (...)
  • 9 La primera edición fue publicada en Francia, una segunda edición apareció en Suiza en 1780 y una te (...)

3Toda autobiografía se basa en la articulación de eventos almacenados en la memoria y en la reproducción de los mismos a través de sucesivas verbalizaciones.7 En este caso se trata de la memoria de un narrador sobre las peripecias que lo llevaron a reconocerse como sujeto público y privado al final del texto, al momento del desenlace de su aventura científica, cuando venus termina su recorrido por el Sol. No obstante, en el proceso de rememoración se producen diversas apropiaciones no ligadas a la “realidad” inmediata del viajero. Las relecturas de otras formas culturales y de otros textos, muchas veces provenientes del archivo europeo, son parte del proceso de reconocimiento personal y del artificio fundacional. Es aquí donde mi reflexión retoma el tópico global del seminario: la sensibilidad francesa. En su libro, Díaz Covarrubias establece una relación de correspondencia con un astrónomo francés del siglo xviii: Guillome Joseph Hyacinthe Jean Baptiste Le Gentil de la Galaisiere (1725-1792). En 1761, Le Gentil había sido enviado por el gobierno de su país a la India para hacer pioneras mediciones de otro paso de venus frente al disco del Sol. La trayectoria de este individuo no pudo ser más accidentada. Su propósito era observar el fenómeno astronómico desde Pondicherry, una colonia francesa en la costa de Coromandel en la India. No obstante, dadas las vicisitudes ocasionadas por la guerra entre Francia e Inglaterra y debido a las condiciones climatológicas que amenazaban a la tripulación con un inminente naufragio, el astrónomo francés se vio obligado a regresar a Isla de Francia (hoy Mauricio), donde intentó llevar a cabo sus mediciones sin éxito alguno. Otro tránsito de enus había sido anunciado para el 3 de junio de 1769, así que Le Gentil decidió permanecer en Asia los siguientes ocho años a la espera del anhelado paso. No obstante, un fatídico cielo nublado ocasionó que el 3 de junio de 1769, desde Pondicherry, Le Gentil fracasara por segunda vez.8 A pesar de todo, el astrónomo francés publicó en Francia Voyage dans les Mers de l’Indie (1779-81), memoria de su trabajo científico pero, sobre todo, dilatado recuento de sus viajes y de su vida en Mauricio, Madagascar, la India y las Filipinas.9

Durante 1874, El Ahuizote publicó varias caricaturas de José María Villasana donde utilizó motivos astronómicos, en referencia a la comisión mexicana que viajó a Japón para observar el paso de Venus. En ésta, en la luna se representa la cara de Lerdo de Tejada y, en el sol, la “Fortuna”. Así, Villasana pronostica la caída de popularidad del presidente Lerdo de Tejada hacia el fin de su gobierno.
Fuente: “Cuatro fases de una luna (Estudio astronómico)”, en El Ahuizote, 13 de febrero de 1874, p. 5.

  • 10 Un reporte de primera mano fue enviado por Joseph Banks, el naturalista de esta expedición, a la ac (...)
  • 11 No deja de llamar la atención que Julio Verne haya publicado Tour du monde en quatre-vingts tours e (...)

4Es curioso que Díaz Covarrubias se haya interesado por la empresa fracasada de Le Gentil y no por la de otros expedicionarios dieciochescos más exitosos en sus cálculos venusinos. El capitán James Cook, por ejemplo, observó el mismísimo 3 de junio de 1769 el tránsito de venus bajo un cielo claro en Tahití.10 Más que la exactitud del cálculo astronómico, el recuento de viajes de Le Gentil, al promover el universalismo del siglo de las luces y una nueva conciencia planetaria, hubo de influir en el ánimo liberal del viajero mexicano. Díaz Covarrubias también se afilió a la figura del francés para dar a su viaje una nota romántica, inscribiéndolo en la etapa aventurera de la historia de la ciencia y otorgando a su persona las características del explorador trotamundos propio de las ficciones de Julio Verne.11 El mexicano también se enfrenta a la incertidumbre de la guerra –ahora es Japón frente a China– y a una fabulosa tormenta, probablemente exagerada, que amenazaba la entrada del barco en Yokohama. Estas adversidades naturales y bélicas potencian su calidad de intrépido aventurero y de científico desinteresado. La imagen que lo presenta asido al aventador del ferrocarril mexicano recorriendo una peligrosa topografía, ya invita al suspenso y a la escenificación de una aventura romántica.

  • 12 Imperial Eyes. Travel Writing and Transculturation, New York, Routledge, 1992.

5Mary Louise Pratt, en Imperial Eyes. Travel Writing and Transculturation, señala que a partir del siglo xviii se manifiesta en Europa una nueva conciencia planetaria, la de la burguesía que fomentó dos tipos de viajes hacia América: el científico y el sentimental; ambos viajes se ponen de manifiesto en los recuentos paradigmáticos de Alexander von Humboldt.12 La combinación ciencia-romanticismo fue la expresión de la libre empresa y de las agendas expansionistas europeas para promover capital y sistemas de conocimiento. En Hispanoamérica, esta combinación animó a los letrados decimonónicos (como Sarmiento, Alberdi y Sierra) a elaborar discursos fundacionales a partir de sus viajes a Europa y al interior de sus países. En el caso que nos atañe, la apropiación de Le Gentil por Covarrubias no se define por su trayectoria hacia América o a Europa, sino por su sentido: el universalismo de un acontecimiento científico proyectado en un espacio orientalizado por Occidente. También constituye una estrategia para convocar otro escenario: el de las tensiones que aquejan al país.

En medio de dos esferas celestes –una el partido radical y la otra la tierra–, vaga una parvada de aves, los partidarios del presidente Lerdo de Tejada. El primero es Manuel Romero Rubio. El estribillo dice: De los lerdistas puede decirse lo que dijo Víctor Hugo de las monjas: “vago entre el mundo que está cerrado y el cielo que no está abierto”.
Fuente: “Estudios astrónomos – El cielo y la tierra”, en El Ahuizote, 27 de febrero de 1874, pp. 4-5.

  • 13 “No se trataba simplemente de un viaje alrededor del mundo emprendido por gusto o aun por necesidad (...)
  • 14 Ibíd, p. 7.

6La nación-estado interpela al científico mexicano en dos niveles: como emisario de la astronomía y como escritor de vocación reformista, alineado por el momento al gobierno de Lerdo. La mirada viajera se desliza entre las dos figuras con una operación contradictoria: primero, negando su protagonismo político y afirmando la autonomía de su vocación astronómica, y segundo, haciendo recaer en la persona del aventurero científico una responsabilidad política.13 Con este segundo punto, Díaz Covarrubias se diferencia de su viajero titular Le Gentil. El fracaso de Le Gentil no tiene consecuencias políticas al interior de su país; el científico francés ubica, sobre el mapa del otro, los agentes desestabilizadores de la ciencia: además del inconveniente metereológico, le Gentil se topa con el fanatismo católico que pervierte los saberes iluministas en regiones como las Filipinas. En el caso de Covarrubias, el fracaso de su expedición sí podría ocasionar un desequilibrio para el propio gobierno federal. No se trataba de vencer únicamente la fatalidad metereológica sino también la pluma desestabilizadora de los adversarios al régimen. De aquí la postura crítica del narrador ante la prensa antilerdista y sus coartadas para desautorizarla, transcribiendo la opinión de los periódicos japoneses sobre el éxito de la comisión, y documentando, en más de cien páginas de apéndices, pioneras fotografías, telegramas al presidente, mapas, minuciosas tablas de cálculo, así como las relaciones de otras expediciones confrontadas con la propia. La misión del viajero es la de presidir una comisión científica pero también diplomática, sometiendo el espacio recorrido a un régimen de sentido nacional y convenciendo al mundo, pero sobre todo a los opositores mexicanos del régimen, de “haber presentado por primera vez a nuestro país ante la ciencia en la actitud que le corresponde a un pueblo culto”.14

  • 15 Compárese el itinerario de Díaz Covarrubias con el estipulado por Francisco Bulnes, el cronista ofi (...)
  • 16 “each space determines, or at least encourages, its own kind of story [...] Space is not ‘outside’ (...)

7Díaz Covarrubias inscribe su trayecto dentro de un mapa bien definido: México, al cual le dedica 50 páginas, Cuba (sólo seis), Estados Unidos (también 5O páginas) y Japón que con numerosas digresiones ocupa el resto del libro (alrededor de 110 páginas).15 Franco Moretti ha sugerido que la geografía determina una historia.16 ¿Por qué iniciar ésta de aventura trasatlántica en México? México en tren es paisaje: montañas majestuosas e interminables cruzadas por las férreas vías del ferrocarril; para esta naturaleza labrada por la tecnología, el científico postula una operatividad poética. Por otra parte, las montañas son sinécdoque del país: se erigen como iconos nacionales evocados desde Japón, ante el Fujiyama, al momento de izar la bandera mexicana en el observatorio que ha construido la comisión en Nogue. La memoria del espacio nacional desde Japón se manifiesta a través de imágenes retóricas que conforman la espiritualidad inherente a las montañas mexicanas.

8Pese a su operatividad estética y nacional, y pese al telos progresista que el viajero le inscribe al paisaje con la vía ferroviaria, la topografía mexicana es un obstáculo para la construcción de la nación-estado bajo los parámetros utilitarios del positivismo. A su paso por Estados Unidos, Díaz Covarrubias contrasta la geografía de ambos países para hacer explícita la relación entre la naturaleza y un sistema de producción: el accidentado terreno montañoso de México perpetúa una economía colonial (la minería), a diferencia de la ilimitada llanura estadunidenses cruzada por sistemas naturales de comunicación propios de una sistema que fomenta la exportación y la inmigración, políticas muy favorecidas por nuestro viajero.

9Su recorrido mexicano constituye un mapa sin pobladores: el viajero avanza sobre el territorio despojándolo de cualquier huella que revele la presencia de asentamientos humanos, aunque permitiéndose digresiones extraterritoriales de corte taxonómico sobre las diversas razas que conforman el país: a un extremo está la conquistadora, descalificada por el científico por su vínculo con una ideología letrada colonial, al otro, aparece la indígena, raza inerme y desprovista de representatividad política. No es arbitrario que Díaz Covarrubias recurra a este registro expositivo y clasificatorio para establecer una simetría entre la improductividad indígena y la violencia del anarquismo europeo.

10La figura del indio sale del marco taxonómico fuera del territorio nacional, durante el recorrido por Estados Unidos, cuando Díaz Covarrubias se topa cara a cara con un shoshon. En este espacio exterior al territorio nacional, el indio no constituye una amenaza política, sino una apología complementaria al discurso liberal del narrador. No obstante, la oratoria sentimental de éste frente a la actitud del shoshon que rechaza con desprecio la limosna ofrecida, pone de manifiesto, casi con humor involuntario, la futilidad de la postura reformista del astrónomo, e interrumpe, al menos momentáneamente, la lógica de su racionalidad. Por otra parte, el desencuentro entre el viajero y el shoshon reproduce la negociación cultural que inventa ficciones de reciprocidad y la observación taxonómica que reduce la presencia real del poblador indígena.

La caricatura presenta el mundo al revés: el sol tiene un telescopio para ver los pechos desnudos de la bella venus, recostada sobre las nubes. Un globo asciende, y en la tierra Lerdo de Teja y sus ministros observan. El estribillo dice que estos últimos: “hacen ayunar a las viudas y pensionistas para ahorrar 30 000 pesos, con el objeto de enviar a China una comisión de sabios a traer noticias de venus”.
Fuente: El Ahuizote, 18 de Septiembre de 1874, p. 8.

  • 17 Sobre orientalismo, consultar: Edward Said, Orientalism, New York: Vintage Books, 1978.

11La lógica espacial del recorrido de Díaz Covarrubias es la de un sistema binario: progreso y sus adversarios: Cuba es una suma de razas que impiden la implementación de una educación positivista. No obstante el mapa de nuestro astrónomo constituye además un campo de tensiones geopolíticas, a veces contradictorias, para su ideología liberal: Estados Unidos, la tierra del progreso, también representa una amenaza para Cuba; la historia mexicana evocada por el explorador, testigo de las guerras intervencionistas, puede constatarlo. Por otra parte, si Francia se inserta de manera anacrónica con la figura romantizada del ilustrado Le Gentil que guía la aventura científica de Covarrubias de manera “espiritual”, Estados Unidos con su ministro plenipotenciario en Japón se convierte, como indica el mapa geográfico, en el inter-mediario político para el ingreso de México al concierto occidental en el escenario japonés. Mr. Bingham también representa al sinólogo autorizado que lleva de la mano a Díaz Covarrubias por templos y palacios, induciéndolo a imaginar el pasado feudal del Japón con la pantalla del orientalismo occidental.17

  • 18 “La Inglaterra seguirá manteniendo en tí el genio ordenado y práctico [...] la simpática Francia te (...)
  • 19 “creo que ningun japonés ilustrado, y los hay en gran número, debe contemplar sin indignación un es (...)

12En el mapa de Covarrubias, México y Japón son equidistantes, y ocupan un “lugar de en medio” pero en otro sentido al de Estados Unidos. La modernización de Japón depende de su mediación con Occidente; ésta se traduce, según Díaz Covarrubias, en una asimilación selectiva del archivo occidental.18 Ambas naciones o, más acertadamente, las clases ilustradas de ambos países tienen una disposición crítica para leer este archivo y, por consiguiente, una capacidad para cuestionar el legado histórico del colonialismo dada su localidad periférica. Véase, por ejemplo, la descripción que el mexicano hace de los palafreneros ante la explotación inglesa.19 Al interior de Japón como de México aparece el verdadero intermediario: el letrado como guardián de sentido, intérprete de la civilización y ordenador de su contradiscurso.

13Por otro lado, la equidistancia se trastoca si se mira desde el ángulo de la política liberal que dicta la ideología de nuestro viajero letrado: México es un lugar de en medio pero un poco más a la derecha que Japón. Consecuentemente, México se pretende superior. La razón de esta jerarquía está conectada con el hecho de que, en la visión de Díaz Covarrubias, Japón le es funcional a México: constituye un mercado idóneo, ya que cancela la intermediación europea y promete un contingente de inmigrantes gracias a la ética positivista y a la inventiva artesanal que, según el viajero mexicano, caracterizan a los japoneses. Estas cualidades son contrastadas por el narrador con los vicios de los chinos, a quienes constantemente vilipendia por su incapacidad para occidentalizarse. Las tradiciones no-occidentales de Japón (el zapato, el peinado, el harakiri, el yoshiwara) son costumbres moribundas, su inclusión será abstracta en el museo o en el libro de historia del sinólogo europeo.

14La geopolítica aquí esbozada tiene lugar en espacios interiores, pero que escenifican una arena pública donde el orador Díaz Covarrubias se sube al podio para lanzar ardientes discursos dirigidos al pueblo mexicano y criticar la miopía interna del partidismo /liberal/ conservador. Desde los primeros momentos de la travesía, desde el interior del barco, el astrónomo mexicano escenifica el protagonismo de su país; dicho papel estelar culminará en el observatorio, donde la aventura científica se desenvuelve con suspenso y dramatismo, y donde los aplausos de la prensa, la diplomacia, y de las agencias gubernamentales internacionales se congregan en torno a México y su emisario para festejar el triunfo de la ciencia universal.

  • 20 Díaz Covarrubias también publicó una memoria técnica en París a mediados de 1875, siendo una de las (...)
  • 21 “Su decidido amor a la ciencia no se evaporó al soplo poderoso de tantos desengaños, puesto que de (...)

15Cabe cerrar este capítulo con una nota discordante: después de terminar sus cálculos y mediciones (sin duda profesionales), después de jactarse que los suyos estuvieron entre los primeros resultados dados al mundo,20 Díaz Covarrubias confiesa la inutilidad práctica de los mismos. Para explicar tan arriesgada confesión en el polémico contexto de su recepción al interior de México, debemos regresar al inicio: la figura fracasada de Le Gentil. Según el astrónomo mexicano, el fracaso de Le Gentil es anulado por el éxito que la escritura inscribe a su experiencia.21 Le Gentil no es sólo el astrónomo que hace cálculos, sino el viajero que escribe; en su recuento, los signos del legado iluminista y las andanzas de su aventura se imponen sobre los datos astronómicos. En la escritura de Díaz Covarrubias, un nuevo Le Gentil, engalanado con la corona de la ciencia universal, proyecta el espacio nacional sobre el mapa japonés en el Atlas de occidente.

Notes

1 Francisco Díaz Covarrubias, Viaje de la Comisión Astronómica Mexicana al Japon. Para observar el tránsito del planeta Venus por el disco del sol el 8 de Diciembre de 1874, México, Imprenta Políglota de C. Ramiro y Ponce de Leon, 1876. He guardado la ortografía del texto original.

2 En 1716 Halley presentó ante la Royal Society de Londres un trabajo titulado Un nuevo método para determinar la paralaje del Sol, o su distancia desde la Tierra, en el que mostraba cómo podrían hacerse semejantes cálculos haciendo mediciones del inicio y fin de un tránsito de Venus frente al disco solar. El método de Halley fue puesto en práctica por primera vez en 1761 y 1769 por astrónomos de diversos países sin resultados óptimos. Consultar, Marco Arturo Moreno Corral, Odisea 1874 o el primer viaje internacional de científicos mexicano,. México, Secretaría de Educación Pública/Fondo de Cultura Económica, 1986, p. 11.

3 El método de Halley requería que los observadores del fenómeno se ubicaran en diferentes lugares del globo terráqueo y tan alejados entre sí como fuera posible (Moreno, op. cit., p. 12). Díaz Covarrubias argumenta que la región antípoda de México era la más adecuada para observar el paso con mayor visibilidad, por lo que “era conveniente procurarse una estación septentrional en el Asia, ó una meridional en alguna de las islas oceánicas”. Covarrubias, op. cit. p. 12.

4 La comisión estaba formada por Francisco Jiménez, segundo astrónomo, Manuel Fernández, topógrafo y calculador, Agustín Barroso, calculador y fotógrafo, y Francisco Bulnes, cronista y calculador. El viaje se llevó a cabo entre septiembre de 1874 y noviembre de 1875. La comisión produjo un libro más, el de Francisco Bulnes, Sobre el hemisferio norte once mil leguas. Impresiones de viaje a Cuba, los Estados Unidos, el Japón, China, Conchinchina, Egipto y Europa, publicado en 1875.

5 En At face value: autobiographical writing in Spanish America, Cambridge, Cambridge UP, 1991, Sylvia Molloy sostiene que la autobiografía hispanoamericana emerge en el siglo xix como producto de una crisis ideológica acarreada por los aires iluministas que condujeron a las independencias. La noción de institución queda irreparablemente cuestionada: “If one no longer writes oneself down for King or Church, for whom, then, does one write?” (p. 4).

6 Frase del libro La imaginación técnica: sueños modernos de la cultura argentina, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1992, en el que Beatriz Sarlo explora los usos literarios de la palabra científica, en un momento de democratización de los diversos campos del saber.

7 Molloy, op. cit. p. 5.

8 Frederick Fischer, “Translator Note” en Le Gentil de la Galaisiere, Guillome Joseph Hyacinthe Jean Baptiste. 1779-1781, A Voyage to the Iridian Seas, Traducción al inglés: Frederick Fischer, Manila, Filipiniana Book Guild, 1964 p. xix.

9 La primera edición fue publicada en Francia, una segunda edición apareció en Suiza en 1780 y una tercera en Alemania en 1782 en ocho volúmenes. Para el presente trabajo se consultó un compendio traducido al inglés sobre la estancia en Filipinas (A Voyage to the Indian Seas, trad., Frederick Fischer) y el primer tomo de la edición suiza en francés (Voyage dans les Mers de l’Indie, Vol. I, Suiza, Libraires Associés, 1780). Le Gentil también publicó un reporte científico sobre los cálculos que dos de sus colegas lograron realizar desde Manila a petición suya en el Journal de Savants. Consultar: William Alain Burke Mialhe. “Introduction” en Le Gentil. A Voyage to the Indian Seas, p. x.

10 Un reporte de primera mano fue enviado por Joseph Banks, el naturalista de esta expedición, a la academia de ciencias de París. Consultar: op. cit., p. ix.

11 No deja de llamar la atención que Julio Verne haya publicado Tour du monde en quatre-vingts tours en 1873, un año antes del viaje astronómico mexicano.

12 Imperial Eyes. Travel Writing and Transculturation, New York, Routledge, 1992.

13 “No se trataba simplemente de un viaje alrededor del mundo emprendido por gusto o aun por necesidad [...] sino que además [...] veia yo sin cesar suspendido sobre mí el peso de una gran responsabilidad, sin poder confiar al mismo tiempo en la seguridad de salir airoso en la empresa confiada a mi cuidado “(Covarrubias, op. cit. p. 18).

14 Ibíd, p. 7.

15 Compárese el itinerario de Díaz Covarrubias con el estipulado por Francisco Bulnes, el cronista oficial de la comisión, en el título de su libro: Impresiones de viaje a Cuba, Los Estados Unidos, el Japón, China, Conchinchina, Egipto y Europa.

16 “each space determines, or at least encourages, its own kind of story [...] Space is not ‘outside’ of narrative, then, but an internal force, that shapes it from within”, en Atlas of the European Novel 1800-1900, Londres: Verso, 1998, p. 70.

17 Sobre orientalismo, consultar: Edward Said, Orientalism, New York: Vintage Books, 1978.

18 “La Inglaterra seguirá manteniendo en tí el genio ordenado y práctico [...] la simpática Francia te comunicará su ciencia, su buen gusto característico, sus ideas luminosas... la Alemania te enseñará su filosofía [...] la Italia y la España te iniciarán en el cultivo de sus bellas artes... las Américas te mostrarán ejemplos de instituciones libres, y al mismo tiempo aprenderás con su experiencia cuáles son las que te convienen y como debes plantearlas sin peligro” (Covarrubias, op. cit. pp. 321-322).

19 “creo que ningun japonés ilustrado, y los hay en gran número, debe contemplar sin indignación un espectáculo cuyo primer efecto es el de manifestar [...] la desigualdad extrema de condiciones en que la pobreza coloca á sus compatriotas respecto del europeo, cuya fortuna se ha improvisado tal vez en aquel país” (Covarrubias, op. cit. p. 116).

20 Díaz Covarrubias también publicó una memoria técnica en París a mediados de 1875, siendo una de las primeras dadas a conocer en el escenario mundial.

21 “Su decidido amor a la ciencia no se evaporó al soplo poderoso de tantos desengaños, puesto que de vuelta a Francia publicó el fruto de las laboriosas investigaciones a que se había entregado, durante su larga residencia en la India, acerca de la astronomía de los brahmas” (Covarrubias, op. cit. p. 21).

Table des illustrations

Légende Portada: “Paso de Venus por el disco del sol”, el caricaturista representó la cara del presidente Lerdo –luminoso cual Luis XIV, rey absoluto– y como Venus dibujó a Porraz, el chef del restauran El Tivoli, a donde el presidente acostumbra reunirse a comer con los miembros de su gabinete.Fuente: El Ahuizote, 20 de febrero de 1874, p.5. 502 Venus sobre el disco del sol
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1686/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
Légende Durante 1874, El Ahuizote publicó varias caricaturas de José María Villasana donde utilizó motivos astronómicos, en referencia a la comisión mexicana que viajó a Japón para observar el paso de Venus. En ésta, en la luna se representa la cara de Lerdo de Tejada y, en el sol, la “Fortuna”. Así, Villasana pronostica la caída de popularidad del presidente Lerdo de Tejada hacia el fin de su gobierno.Fuente: “Cuatro fases de una luna (Estudio astronómico)”, en El Ahuizote, 13 de febrero de 1874, p. 5.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1686/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 468k
Légende En medio de dos esferas celestes –una el partido radical y la otra la tierra–, vaga una parvada de aves, los partidarios del presidente Lerdo de Tejada. El primero es Manuel Romero Rubio. El estribillo dice: De los lerdistas puede decirse lo que dijo Víctor Hugo de las monjas: “vago entre el mundo que está cerrado y el cielo que no está abierto”.Fuente: “Estudios astrónomos – El cielo y la tierra”, en El Ahuizote, 27 de febrero de 1874, pp. 4-5.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1686/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
Légende La caricatura presenta el mundo al revés: el sol tiene un telescopio para ver los pechos desnudos de la bella venus, recostada sobre las nubes. Un globo asciende, y en la tierra Lerdo de Teja y sus ministros observan. El estribillo dice que estos últimos: “hacen ayunar a las viudas y pensionistas para ahorrar 30 000 pesos, con el objeto de enviar a China una comisión de sabios a traer noticias de venus”.Fuente: El Ahuizote, 18 de Septiembre de 1874, p. 8.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1686/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 324k

Auteur

Adela Pineda Franco. Nació en Puebla. Realizó estudios de posgrado en la Universidad de Texas en Austin, donde concluyó un doctorado en Literatura Comparada. Entre sus publicaciones destacan Geopolíticas de la cultura finisecular en Buenos Aires, París y México, un estudio sobe las prácticas literarias trasatlánticas de los escritores latinoamericanos del modernismo, una co-edición sobre la crítica en torno a la obra de Alfonso Reyes titulada Alfonso Reyes y Los Estudios Latinoamericanos y una antología sobre viajeros norteamericanos en México, financiada por el Fondo para la Cultura México-Estados Unidos. Ha difundido ensayos diversos sobre literatura y cultura latinoamericanas en publicaciones como Revista Iberoamericana, Revista de Crítica Literaria Latinoamericana y La Palabra y El hombre. Es miembro fundador del grupo México-Francia. Ha sido profesora visitante en Brown University y el Massachussets Institute of Technology. Actualmente es catedrática de literatura hispanoamericana en la Universidad de Boston.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search