Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El medio de la medicina y la salud pública

El “sistema francés” y el registro de prostitutas: el caso de Puebla, 1880-1929

Rosalina Estrada Urroz

Résumé

L’exercice de la prostitution a engendré un long et un polémique processus de réglementation. Autour de l’expédition des ordonnances se réalisent une série d’argumentations et de discussions qui nous permettent de voir le désir porfirien d’ordre et progrès et la pensée moralisateur. Entre médecins et moralistes n’existe pas une position unique sur le problème, la particularité du cas mexicain se manifeste dans l’application de l’ensemble de lois et d’ordonnances qui ont pour inspiration le système français proposé par l’hygiéniste gaulois Parent Duchatelet et la situation politique et sociale qui traverse le pays.

Texte intégral

Portada: “Miñón Gidaud, de 23 años, originaria de Paris, Francia, se inscribe en 1898. Soltera, de tez blanca, estatura baja, cabello castaño, ojos claros, nariz afilada, boca regular, se encuentra reclusa en el Burdel de Santa Mónica”.
Fuente: Archivo del Honorable Ayuntamiento de la ciudad de Puebla (en adelante AHACP), Libro de Expedientes, Libro 32 (33).

1El ejercicio de la prostitución ha generado un largo y polémico proceso de reglamentación; en torno a su expedición se realizan una serie de argumentaciones y discusiones que nos dejan ver el deseo porfiriano de orden y progreso y el afán moralizador. Entre médicos y moralistas no existe una posición única sobre el problema. En las discusiones sobre la prostituta y su cuerpo aparecen como una constante el menosprecio de la sexualidad y erotismo femeninos en contraposición a la superior sexualidad masculina. Reglamentaristas y abolicionistas debaten sobre el tema, mostrando posiciones encontradas, pero siempre nutridas por los estudiosos franceses del fenómeno. La relación estrecha entre México y Francia no sólo se manifiesta a través de reglamentos, sino también por medio de la participación de destacados médicos en los congresos internacionales. El doctor Fiaux, en su libro dedicado a la prostitución mundial, destina una parte a México, al retomar las ponencias de médicos mexicanos presentadas en las reuniones. Fiaux cita a Porfirio Parra y Cicero. En este apartado, cuando se refiere a las estadísticas, Fiaux afirma que:

  • 1 Louis Fiaux, La prostitution reglamentée, les pouvoirs publics, dans les principaux états des deux (...)

éstas no enseñan nada nuevo, que nosotros no hayamos tenido la ocasión de percibir en los alegatos europeos de los redactores de la estadísticas oficiales.1

2A pesar de la existencia de un conjunto de instrumentos para controlar la prostitución, resulta difícil encontrar en las fuentes informaciones detalladas de las mujeres que ejercen el oficio; ellas son parte de ese mundo velado, opaco, que para la sociedad se debe ocultar y eliminar del paisaje. Para seguir sus pasos es imprescindible realizar una nueva lectura de los documentos oficiales con el fin de recobrar desde su fisonomía hasta los grandes problemas de salud y represión por los que atraviesan. Su historia escueta aprehendida en parte a través de los libros de registro es precisa y nos permite apropiarnos de sus rasgos: cabello, ojos, estado de salud... también conocemos su procedencia y su entrada y salida del mundo llamado del “vicio”. Ellas son la parte débil, proxenetas, matronas y chulos se llevan la mejor parte; médicos y policías las vigilan y las hacen cumplir las reglas del juego; la cárcel siempre es causa de amenaza, aunque en ocasiones sea burlada.

“Carmen Martínez, de 25 años, originaria de México, D.F., se inscribe en 1892, es morena, alta, de cabello y ojos negros, nariz regular, boca grande. Se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 33 de Telésforo”.
Fuente: AHACP, Tomo de Expedientes, Libro 31 (33).

3Miñón Gidaud, originaria de París, Francia, de 23 años, soltera, blanca, baja, de cabellos castaños, ojos claros, nariz afilada y boca regular, se adhiere al padrón de prostitutas de la ciudad de Puebla el 16 de junio de 1898, ha deambulado por varios sitios para ejercer el oficio, entre sus andanzas se encuentra el Burdel de la Sacristía de Santa Mónica núm. 7. Margarita Matel, oriunda de Bordeux, aparece en el mismo instrumento el 28 de noviembre de 1902, de 22 años, estatura regular, pelo castaño, ojos azules, nariz afilada, boca chica, de complexión delgada, con un lunar en la ceja derecha, ejerce su oficio en la casa de Loreto Gilbert. Margarita Mey se inscribe en 1914, parisina, de 23 años, es soltera, blanca, alta, de cabello rubio, ojos azules, nariz y boca regulares, entre sus señas particulares se encuentra que es robusta y “hoyosa” de viruela; esos “pequeños defectos” no le impiden encontrarse en un establecimiento de primera clase situado en Comonfort núm. 7.

4Para el historiador apasionado, esta fuente de la pasión o de la pulsión tiene la gran virtud de dejarnos ver en su fisonomía a las mujeres que ejercen el oficio, francesas en casos contados, mexicanas en su mayoría. Gracias al “sistema francés” y a su defensor más acérrimo, Parent Duchatelet, contamos con estos datos. Lo que para nosotros es una virtud de las fuentes, para las mujeres que ejercieron este antiguo oficio fue su “coco”; basándose en éstas, médicos, policías e inspectores, ejercieron la función de “vigilar y castigar”.

5El registro muestra a las prostitutas a través de la mirada de los inspectores. El historiador como un químico en su laboratorio tiene el privilegio de virar con su mirada curiosa las fotografías y descubrir a través de ellas lo que un simple vistazo no proporciona. Pero como diría el maestro Sergio Pitol, podemos conocer de cada mujer los detalles: edad, color de cabello, nariz y hasta tener su fotografía, pero no sabremos nunca de sus sensaciones y sentimientos, de sus sufrimientos y alegrías, su vergüenza y su sensibilidad, al ejercer el oficio, al ser inscritas, pasar la revisión médica, caer enfermas, o ser apresadas. Ello forma parte de lo inaprehendible que sólo puede resolverse a través del apasionado examen de los documentos escritos y fotográficos.

Libreta de una mujer pública: verdadera carta de identidad (1885).
Fuente: Brigitte Rochelandet, Les Maisons closes autrefois, Editions Horvath, Lyon, 1995, p. 30.

Vigilar y controlar para civilizar

  • 2 Ver: Carmen Fernanda Nuñez Becerra, “El juez, la prostituta y sus clientes: discursos y representac (...)
  • 3 Alain Corbin, Les filles de noce, Flammarion, Paris, 1982, p. 24.
  • 4 “La Nouvelle-Orléans. Ordenance municipale concernant l’ordre extérieur dans ses rapports avec la p (...)

6Las reglamentaciones impulsarlas a lo largo del siglo xix no deben desligarse de las preocupaciones existentes sobre la buena marcha de la vida urbana, que persiguen, entre sus objetivos fundamentales, convertir a las ciudades en un mundo civilizado, “sano y apacible”. La formalización del control de la prostitución forma parte de este conjunto de disposiciones. El modelo planteado por Parent2 perdura por más de siete lustros: desde el imperio de Maximiliano hasta el gobierno de Cárdenas. Este sistema se sustenta en el planteamiento de que “necesaria pero peligrosa, la prostitución debe ser tolerada pero controlada, la vigilancia tiene como objetivo, impedir el exceso”.3 Con respecto a la imposición del sistema francés y la influencia del teórico del reglamentarismo, Parent Duchatelet, México es el ejemplo más destacado. Únicamente en Cuba y Nueva Orléans en Estados Unidos adquiere importancia algún tipo de reglamento, que sólo puede ser considerado como una ordenanza.4

Fuente: Archivo del Honorable Ayuntamiento de la ciudad de Puebla, Disposiciones Municipales, T. I, 188?

  • 5 Parent Duchatelet, La prostitution a Paris au xix siècle, texte présénte et annoté para Alain Corbi (...)
  • 6 Parent. op. cit., p. 156.
  • 7 Idem.

7Parent considera el registro como “el primer medio para detener el desorden inevitable que trae la prostitución”.5 Las meretrices llegan a él por tres vías: en forma voluntaria y personal, a través de la femme de maison, y por medio de la inscripción de oficio, al ser pillada en acción.6 Ahí donde se adopta el sistema francés, los datos que contienen los registros son casi idénticos. En París, en el momento de la inscripción se solicitan los siguientes datos: nombre, edad y lugar de nacimiento; el boletín obtenido se traslada al Burean de Reseignements Judiciares, donde se efectúa un interrogatorio más completo. Las preguntas de rigor son las siguientes: si es viuda, casada o soltera; sus padres viven y qué hacen; habita con ellos o por qué motivos los ha dejado; tiene hijos y los conserva; desde hace cuánto tiempo vive en París; quién responde por ella en la ciudad; ha sido arrestada y por qué motivos, ha practicado con anterioridad el oficio de la prostitución y por qué motivos; ha tenido en el pasado padecimientos venéreos, los tiene en la actualidad y qué educación ha recibido.7

Señoritas porfirianas.
Fuente: El Mundo, 1897.

  • 8 Ibíd., p. 157.

8El tipo de indagación que se realiza tiene como objetivo no sólo identificar, sino también realizar un estudio sociológico que permita, a través de los datos empíricos y estadísticos, sacar a flote los motivos sociales y familiares que obligan a las mujeres que buscan la inscripción a dedicarse al oficio. Parent no sólo plantea la importancia de este conocimiento, sino también llama la atención sobre la necesidad de que se desarrolle entre médicos e inspectores una sicología especial para comprender el fenómeno. Destaca las cualidades de los médicos que atienden los dispensarios de enfermedades venéreas parisinos, quienes desarrollan tal habilidad que sólo por la forma que “se sienta una mujer reclusa en su primer examen, les permite reconocer, si es una antigua o nueva prostituta”.8

Reglamento de la Prostitución del Estado de Puebla, 1888.
Fuente: Fondo Salubridad Pública, Sección Av. Capa 3 Expediente No. 15. Archivo Histórico de la Secretaría de Salubridad, México, D.F.

  • 9 Brigitte Rochelandet, Les Maisons closes autrefois, Editions Harvartha, Lyon, 1995, p. 11.

9A pesar de que la vigilancia sobre la prostitución es vieja, recién en el siglo xix se determina la obligatoriedad de la misma. En Francia las disposiciones municipales señalan ya desde 1815 el deber de estas mujeres de pasar la visita sanitaria, con el objetivo de “répertorier les prostituées pour mieux les suveiller et les enfermer en cas de maladie”. En 1849 el registro se convierte en obligatorio.9 Igual que en Francia en el último cuarto del siglo xix, las municipalidades mexicanas ponen mayor énfasis al problema de la reglamentación y control de la prostitución. Los reglamentos nos dan una visión detallada del procedimiento por medio del cual las mujeres dedicadas al oficio llegan a formar parte de los libros y poseen lo que en México se denominó libreto y en Francia Livret.

El Registro en México, una necesidad de controlar los oficios

  • 10 Ixchel Delgado Jordá, La prostitución durante el imperio de Maximiliano, op. cit., p., 154.
  • 11 Ibíd.
  • 12 Arturo, Aguilar Ochoa, La fotografía durante el Imperio de Maximiliano, UNAM, Instituto de Investig (...)
  • 13 Ibíd.

10La reglamentación de la prostitución, tanto en la ciudad de México como en Puebla y otras regiones del país, trae implícito el registro. Los antecedentes inmediatos del período que analizamos los encontramos en los años del imperio de Maximiliano. Ixchel Delgado Jordá y otros estudiosos los han abordado en detalle.10 La presencia del ejército invasor, la preocupación por proteger a los soldados del contagio y evitar problemas a la sociedad, explican la puesta en marcha de los instrumentos de control.11 En estos años se impulsa por primera vez la utilización de la fotografía como identificación de las prostitutas de la ciudad de México.12 Según Aguilar Ochoa no existen indicios de la existencia de registros similares en la provincia, sin embargo después serían una realidad.13 El registro se impondría en una gran cantidad de ciudades mexicanas, entre ellas Oaxaca, a partir de 1873 aproximadamente.

“Rosa Castillo, se inscribe en 1902, de 20 años de edad, blanca, de estatura regular, cabello castaño, ojos pardos, nariz recta, boca chica y delgada. Se separa de por medio de fianza de Luis Biane”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).

11Las datos que se condensan en este primer registro del Imperio: edad, oficio previo, categoría (primera, segunda o tercera clase), forma de trabajo (en prostíbulo o independiente: “aislada”) y enfermedades padecidas, que se mantienen en los registros posteriores y no difieren de los registros que tenían lugar en Francia. A través de esta inscripción y la posesión del libreto, la prostituta adquiere el derecho de ejercer el oficio. En la práctica se trata de un “pasaporte” por medio del cual se da la licencia correspondiente.

12Esta forma de acreditación no es exclusiva para estas mujeres, se extiende a muchos oficios relacionados con el sector servicios, que tienen la posibilidad de convertirse en “peligrosos”. Así meseros y empleadas domésticas deben llenar también una serie de requisitos para gozar de la autorización de ejercer su trabajo. El Reglamento de Criados, expedido en 1888, deja clara esta preocupación:

  • 14 Reglamento de Criados, Boletín Municipal, t. VIII, Núm. 40, 6 de octubre de 1888.

Toda persona, sea cual fuere su sexo que esté o pretenda estar al servicio de otra en calidad de criado o doméstico bajo cualquier denominación se presentará a la jefatura política para inscribirse en el registro correspondiente y para que se le expida su libreta. En ésta y en aquél se adherirá la fotografía y se harán constar los generales y la filiación de la persona interesada, la que está obligada a exhibir los retratos y pagar 25 cts. por la libreta la que llevará este reglamento. Las cantidades que se recauden por este motivo se destinarán a al impresión del registro y libretas debiendo remitir la jefatura al ayuntamiento cada tres meses el estado de corte de caja.14

13Este proceso de registro no sólo hace constar la buena salud del empleado, sino también atestigua sobre sus características de persona idónea y honrada y ofrece un historial de los diferentes lugares donde hubiese servido. El reglamento de criados se hace extensivo a meseros, hortelanos y todos aquellos que trabajen en hoteles, baños, neverías, ordeñas, caballerizas, conductores, cocheros y lavanderas, pues al comprenderse también en la categoría de domésticos, sus obligaciones de inscripción son las mismas.

“Margarita Cano, inscrita en 1902, originaria de Tehuacán, es baja, de cabello y ojos negros, boca y nariz grande, robusta, hoyosa de viruela, se encuentra adscrita al burdel de La Calavera No. 17”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).

  • 15 AHACP, Libro de Expedientes, tomo 361, legajo 90, 1892.

14En el caso de las prostitutas, la condición de salud es prioritaria, en el de los considerados “criados” es su buena conducta, por esto su libreta lleva anotación del comportamiento observado en el último lugar en que hubiese prestado servicio. En la práctica los domésticos se encuentran sometidos, pues “al ingresar a una casa” entregan “al jefe de ésta su libreta que será devuelta al terminar el servicio”. Las medidas de control también pretenden evitar la vagancia, así “todo doméstico que permanezca sin ocupación más de un mes de manera injustificada y no acredite medio de subsistencia, será considerado vago y recibirá la pena correspondiente”. El Honorable Ayuntamiento dicta una serie de mandatos con el fin de limpiar a la ciudad de todo aquello que la convierte en “peligrosa”, bajo el considerando de que “con mengua del buen nombre la ciudad y como una amenaza constante a los intereses del público, pululan los vagos y mendigos, autores de muchas raterías que cada paso se denuncian”.15

“Martha Olivares, de 25 años, inscrita en 1897, morena, baja de estatura, cabello y ojos negros, nariz ancha, boca grande. Se fuga”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

15Este afán de control social y sanitario caracteriza también a los registros de prostitutas, pues en la práctica estas mujeres se encuentran sometidas a la matrona, que se convierte en una especie de “madre superiora” que administra sus ganancias. Se supone que el registro ofrecería a la sociedad la garantía de que aquellas que ejercen el oficio lo hagan en buena salud.

16El reglamentarismo no se impone sin reticencias. El Amigo de la Verdad, semanario católico poblano señala:

  • 16 El Amigo de la Verdad, “La prostitución”, 17 de marzo 1908, p. 1.

¿Y cómo no? Autorizada y reglamentada por las leyes, la prostitución, no es raro que a ella se dediquen y la ejerzan libre y escandalosamente centenares de mujeres que hacen ruborizar a la sociedad con su vida de disipación y de orgía; pero no son ellas las solas responsables de esto, lo son igual las autoridades que les extienden el diploma, como si dijéramos, para el ejercicio de su negocio, al que se entregan con un desenfreno y lujuria dignas de la mejor causa, hasta que marchitas, endebles, minadas por horrorosas enfermedades, van a exhalar su postrer aliento en la cama de un hospital.16

“Carmen Ponce, de 19 años, inscrita en 1900, originaria de Texcoco, blanca, baja, cabello y ojos negros, se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 4”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

17No existe una opinión única al respecto, pues si la inscripción se ve como un medio de control, también persigue disuadir a las mujeres de su deseo de dedicarse al oficio. Una propuesta de reglamento planteada al ayuntamiento poblano en 1886 considera que el comisario que realiza el registro utilice “benignidad y prudencia”, para hacer desistir de tal fin planteándole

  • 17 AHACP, Nuevo Proyecto de Reglamento de Prostitución, 1886. Libro de expedientes, t. 367, Legajo 220 (...)

los graves inconvenientes, desventajas y desgracias inherentes a la carrera que pretende abrazar, haciéndole lo mejor que pueda la más amplia apología de la honradez y la virtud, animándole a que se incline al trabajo; allanándole las dificultades para encontrarlo, y en fin, procurando usar con ella la benevolencia de un padre con un hijo descarriado y la filantropía de un bienhechor.17

“Adela Campos de 16 años de edad, se registra por su voluntad en 1876, orginaria de (Drizaba”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30(31).

18A pesar de la existencia de diferentes puntos de vista con respecto a la prostitución, que oscilan entre el reglamentarismo y el abolicionismo, México y sus autoridades se pronuncian por el primero. Esta política se extiende por más de cincuenta años y sólo llega a su fin con el gobierno cardenista en el siglo xx. Gracias a esta política, contamos con este valioso documento histórico.

El registro en Puebla

19El Archivo del Honorable Ayuntamiento de la Ciudad de Puebla posee en su acervo uno de los documentos más valiosos para el estudio de la prostitución reglamentada, se trata del registro de sanidad de la serie de Licencias y giros comerciales del Archivo Histórico Municipal. La colección de registros de sanidad de Puebla comprende de 1886 a 1927. La consulta de un instrumento seriado, y sin saltos por más de cincuenta años, nos brinda la posibilidad de estudiar de manera amplia y profunda a las mujeres que ejercen el oficio, los pormenores de la prostitución reglamentada en la ciudad de Puebla, así como los cambios vividos en los rostros de las mujeres y en la fisonomía citadina. Ubicación de burdeles, casas de cita y viviendas de las que ejercen de manera aislada nos permiten trazar la geografía prostibularia.

“Dolores Suarez, de 25 años, se inscribe en 1897, originaria de México, morena, de complexión regular, boca y ojos negros, nariz ancha, boca grande, se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 33”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

  • 18 Archivo Histórico de La Secretaría de Salubridad y Asistencia, Fondo Salud Pública, Sección Anti-Ve (...)

20El registro se constituye con base en el primer reglamento de prostitución aprobado y en vigencia en Puebla en 1873, el cual tiene grandes similitudes con el vigente en la ciudad de México en 1867.18 El procedimiento para constituirlo se señala con precisión en las cláusulas cinco, seis y siete del reglamento de 1873:

  • 19 AHACP, Colección de Disposiciones Municipales, Vol. 67, Reglamento de Prostitución de Puebla de Zar (...)

5. Toda mujer debe ser inscrita en el registro respectivo.
6. La inscripción se hará por el jefe de la sección de la oficina correspondiente.
7. Toda mujer pública al inscribirse, será visitada por un médico de la sección en el término de 24 horas, y estando mala de mal venéreo u otra enfermedad contagiosa, será remitida al hospital. En el caso contrario recibirá una libreta que contenga el retrato fotográfico de la interesada, su nombre, filiación, certificado de la visita médica y nota de la cuota que deba pagar mensualmente, además se le entregará un ejemplar impreso de la parte de este reglamento que le corresponda, para que en ningún caso se alegue ignorancia
19.

21La obligación de ejercer el control no sólo recae en la policía sino también en las matronas, quienes deben llevar un registro de las pupilas, sobre todo en lo que atañe a las revisiones periódicas obligatorias. Un reglamento posterior, correspondiente a la década de 1880, muestra variaciones mínimas en el contenido del clausulado y mantiene los principios básicos del registro.

“Ángela Merino, se inscribe en 1902, es originaria de Huamantla, Puebla, de 19 años, soltera, de color rosado, baja, de cabellos y ojos negros, boca y nariz regular, de complexión delgada. Se libera por medio de fianza, sin embargo el fiador se presenta a la oficina de registro para dejar sentado que no le conviene intimidar con ella”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36(37).

22Un recorrido por los libros mencionados nos permite tener una visión detallada de las mujeres que ejercen el oficio. En cada página vemos los rostros y la descripción de cada una de ellas; más de cuatro mil fichas nos permiten seguir el largo camino de algunas, el fugaz paso de otras y la liberación de aquellas que deciden abandonar el oficio y que son respaldadas por una fianza. La descripción de cada una es bastante completa: nombre de la inscrita –aunque sin el segundo apellido–, fecha de inscripción, procedencia, categoría, clase, burdel al que pertenece, estado civil, edad, complexión, color de piel, color de cabello y de ojos y datos sobre la estatura, boca, nariz y señas particulares, si las hay. Este instrumento también nos permite constituir una geografía de la prostitución en la ciudad, pues cuando se trata de pupilas se establece la dirección del burdel donde prestan sus servicios y el nombre de la propietaria, para el caso de las aisladas se establece la dirección donde ejercen. El rubro de señas particulares nos da, aunque sea de forma esporádica, una visión de lesiones y enfermedades.

  • 20 Rosalina Estrada y Enrique Cano Galindo, “Mujeres que dejan huella”, ponencia presentada en el Cong (...)

23Los datos se consignan en forma de columna, existe un espacio de notas, que también de manera no seriada nos permite poseer información cualitativa sobre el camino seguido por estas mujeres: fugas, cambios de burdel, etcétera, están plasmadas en este espacio. Uno de los grandes aportes del registro es la fotografía de las prostitutas, en la mayoría de los casos éstas se encuentran en buen estado y pueden ser reproducidas, sin embargo algunas han sido arrancadas.20

Una clasificación subjetiva

24El registro que hemos seguido de manera acuciosa nos permite medir, describir y detallar las características de las mujeres que ejercen el oficio. Para realizar esta primera aproximación hemos tomado los cuatro primeros libros, que abarcan de 1871 a 1900, los cuales nos ofrecen los datos de 1 020 prostitutas. Se trata de los primeros años en que se realiza la inscripción obligatoria y por ello hallamos una cierta irregularidad en los inicios del instrumento que se va corrigiendo con posterioridad.

“Adelaida Morales, de 30 años, inscrita en 1887, originaria de Tepeaca”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

25Los reglamentos señalan la división de aquellas que ejercen el oficio en clases, sin embargo el registro no consigna de manera constante este elemento. Es el burdel y sus características lo que nos permite determinar a qué categoría pertenecen las pupilas. De acuerdo con los datos parece tener importancia relevante la fisonomía, la cual, de manera detallada, se señala en casi todos los casos.

  • 21 Reglamento de prostitución.
  • 22 Ver cuadro y gráfica 1: Edad de inscripción de las mujeres que ejercen la prostitución, 1871-1900.

26La primera característica que sobresale es la edad temprana en la que se inscriben. A pesar de que los reglamentos señalan como edad mínima 16 años, encontramos mujeres que tienen 14 y 15 años.21 La mayoría se sitúan entre los 15 y los 25 años, señalando como una condición la juventud, pasados los 25 años el número muestra una tendencia descendente. 311 tienen entre 15 y 19 años, 461 entre 20 y 24. Las que oscilan entre 25 y 29 años sólo son 154, entre 30 y 34, son 51 y entre 35 y 39, doce. A través de los grupos de edad se revela la transitoriedad del oficio, las mujeres que se registran no permanecen en él más de veinte años si es que consideramos que a la edad de 16 ingresan. Por otro lado se trata de ofrecer en el mercado mujeres jóvenes que satisfagan las condiciones estéticas mínimas para los exigentes clientes.22

Edad de inscripción de las mujeres que ejercen la prostitución, 1871-1900

Edad de inscripción de las mujeres que ejercen la prostitución, 1871-1900

“Gregoria Tenorio de 37 años, se registra en 1887, originaria de Calpan, color trigueño, estatura mediana, ojos negros, nariz pequeña, boca regular, pasa al Burdel de la calle La Calavera”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

  • 23 Ver cuadro y gráfica 2: Procedencia de las mujeres mexicanas que ejercen la prostitución en la ciud (...)
  • 24 Ver cuadro y gráfica 3: Procendencia de las extranjeras que ejercen la prostitución en la ciudad de (...)

27Uno de los primeros elementos que nos muestra este instrumento y que nos habla de la amplitud del fenómeno prostibulario es el origen geográfico de las mujeres que ejercen el oficio. Los datos que nos ofrecen estos primeros cuatro libros revelan una amplia gama de procedencia. Se trata de un mundo en el que la migración es considerable, ésta se presenta de ciudad a ciudad dentro del mismo estado de Puebla; desde localidades aledañas y desde otros estados, que podríamos considerar lejanos. El oficio se nutre de 370 poblanas (42 %), le sigue el D.F. con 223 (22 %), Veracruz con 67 (7 %), Jalisco con 44 (4 %) y Tlaxcala con 31 (3 %). En este rubro llama la atención la presencia de mujeres de zonas distantes, como Jalisco, de donde proceden 44, mientras que de un estado vecino como Tlaxcala sólo se registran 31.23 Estas informaciones podrían parecer sin importancia, pero revelan la constante movilidad de estas trabajadoras, el alejamiento de sus lugares de nacimiento por las características del oficio y la importancia que adquiere la capital del país como proveedora. El número de extranjeras no es significativo, corresponde a menos del 2 %; los países que proporcionan este grupo son Cuba con cinco, España con ocho, Francia con una y Estados Unidos con tres.24

“Crisanta Pérez de 16 años de edad, se registra en 1890, procedente de Los Llanos de Apam, de color trigueño, estatura mediana, cabello negro, nariz regular. Es reclusa del Burdel de La Calavera, se fuga en 1893 y se presenta de nuevo al mismo en 1894”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

Procendencia de las mujeres mexicanas que ejercen la prostitución en la ciudad de Puebla, 1871-1900

Procendencia de las mujeres mexicanas que ejercen la prostitución en la ciudad de Puebla, 1871-1900

Procedencia de las extranjeras que ejercen la prostitución en la ciudad de Pueba, 1871-1900

Procedencia de las extranjeras que ejercen la prostitución en la ciudad de Pueba, 1871-1900

“Luz Hernández, de 20 años, se registra en 1891, originaria de Tehuacán, color trigueño, estatura mediana, cabello negro, ojos pardos, nariz ancha, boca regular. Pertenece al Burdel de la calle Calavera”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

  • 25 Ver cuadro y gráfica 4: Color de piel de las prostitutas inscritas, 1871-1900.
  • 26 Ver cuadro y gráfica 5: Tipo de nariz que tienen las mujeres inscritas, 1871-1900.
  • 27 Ver cuadro y gráfica 6: Tipo de boca de las mujeres inscritas, 1871-1900.
  • 28 Ver cuadro y gráfica 7: Tipo de ojos de la mujeres inscritas, 1871-1900.
  • 29 Ver cuadro y gráfica 8: Color de cabello de las mujeres inscritas, 1871-1900.

28En lo que se refiere a la fisonomía la clasificación es muy imprecisa, los conceptos se traslapan con ambigüedad. Con respecto al color de piel 199 son blancas, 43 morenas, S pálidas, 296 rosadas y 266 trigueñas.25 La nariz es abultada, afilada, aguileña, ancha, chata, grande, media, recta o regular. Algunos de estos descripciones no ofrecen duda, por ejemplo, aguileña, que por ser convexa llama la atención o una chata que siendo aplastada impresiona. Pero entre grande, ancha y abultada no existe un límite preciso, es la manera de apreciar lo más importante. Tampoco no dirá nada una nariz regular que se presenta en 355 casos, pero ello evidencia lo frecuente, de lo que se repite. Se trata de una nariz que no choca, pero tampoco asombra. Al hablar de una nariz abultada, sin duda el que inscribe realiza su acto de apreciación; parecerían ser sinónimos abultada y fea, en 66 casos la nariz tiene esta apariencia.26 El tipo de boca se describe con menos variantes, la mayoría de las mujeres tiene una boca regular (38 %), grande el 17 % y chica el 24 %.27 El describir una boca abultada sale de la clasificación estándar. De nuevo es el acto de evaluación personal del que inscribe el que define la manera en que la mujer va a ser anotada en el libro correspondiente. Los ojos son vistos desde una amplia perspectiva de posibilidades, pueden ser aceitunados, azules, cafés, castaños, claros, garzos, negros, pardos, trigueños y verdes. No dejamos de ver en cada registro aquello que maravilla, a los ojos aceitunados le acompañan la característica de grandes, equiparando propiedades de diferente naturaleza. De 1 020 tipos que hemos analizado, 353 tienen ojos negros, 321 pardos, 5 aceitunados y 84 garzos. También nos extrañamos cuando los defectos en el globo ocular describen: dos tienen nube en los ojos y tres son tuertas; estas imperfecciones, así como otras no son una limitante para ejercer el oficio.28 El cabello y los ojos son datos de suma importancia, revelan el patrón de belleza predominante en las mujeres que ejercen el oficio. Junto a los ojos aceitunados y garzos encontramos 198, (19 %) que lucen cabello castaño; 602 (60 %) que lo tienen negro y sólo 1 % rubio.29

“Francisca López, de 20 años, inscrita en 1892, originaria de Puebla, color trigueño, color trigueño, cabello negro, ojos pardos, nariz ancha, boca chica, hoyosa de viruela se encuentra en el Burdel de La Calavera Núm. 4”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

Color de piel de las prostitutas inscritas, 1871-1900

Color de piel de las prostitutas inscritas, 1871-1900

Tipo de nariz que tienen las mujeres inscritas, 1871-1900

Tipo de nariz que tienen las mujeres inscritas, 1871-1900

“Luz García, originaria de Atlixco, se inscribe en 1892, de 36 años, rosada, estatura regular, cabello negro, ojos pardos, nariz y boca regular, se encuentra en el Burdel del Callejón de Jesús Núm. 10”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

Tipo de boca de las mujeres inscritas, 1871-1900

Tipo de boca de las mujeres inscritas, 1871-1900

“Julia Rosete, originaria de México, se inscribe en 1891, color rosado, baja, cabello negro, ojos pardos, nariz afilada, boca chica y con lunar en el párpado izquierdo. Burdel La Calavera”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).

Tipo de ojos de las mujeres inscritas, 1871-1900

Tipo de ojos de las mujeres inscritas, 1871-1900

“Ester López, de 23 años, inscrita en 1916, originaria de México, D.F., de color moreno, estatura regular, cabello y ojos negros, nariz ancha, boca grande, delgada, trabaja en el Burdel de Concepción Flores”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40 a (42).

Color de cabello de las mujeres inscritas, 1871-1900

Color de cabello de las mujeres inscritas, 1871-1900
  • 30 Ver cuadro y gráfica: Estatura de las mujeres inscritas, 1871-1900.

29Los datos de complexión no se consignan de manera regular. De 1 020 casos que analizamos sólo se ofrecen 106 (10.3 %). Ellas se dividen en gruesas, delgadas y regulares: 18 son delgadas, 10 gruesas y 78 de complexión regular. La poca atención que se da a este aspecto también es un signo indicativo de la importancia que se le otorga en la época, pero sólo son gruesas el 10 % y alrededor del 18 % delgadas. A medida que se recorre el siglo xx se señala con mayor insistencia este criterio y es más frecuente la complexión “delgada”. La estatura es un criterio impreciso, ésta oscila entre baja, media, regular y alta. La mayoría son altas (30 %), siguen las de estatura regular que corresponde al 29 %. La única conclusión que podemos sacar al respecto, al no contar con medidas precisas sobre lo que se basan cada una de las tipificaciones, es que la mayoría de las mujeres que se dedican a la prostitución se sitúan en un margen de lo que se considera común en estatura y lo que se estima alto. Sólo 131 (13 %) son bajas.30

“Antonia Zavala, de 20 años originaria de Pachuca, se inscribe en 1909, soltera, de color blanco, cabello castaño, ojos claros, nariz recta, boca regular y complexión delgada. Se encuentra en el Burdel de Rosario López en la Calle del Arbolito”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31(32).

Estatura de las mujeres inscritas, 1871-1900

Estatura de las mujeres inscritas, 1871-1900

Señas particulares de las mujeres inscritas, 1871-1900

Señas particulares de las mujeres inscritas, 1871-1900

“Matilde Beltrán, originaria de Puebla de 20 años, inscrita en 1901, es soltera, morena, de boca regular, cabello castaño, ojos negros, nariz pequeña y delgada. Se encuentra en el Burdel de La Tesorera. No. 1”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

  • 31 Ver cuadro y gráfica: Señas particulares de las mujeres inscritas, 1871-1900.

30Uno de los rubros más significativos del padrón es el que se refiere a las señas particulares, pues nos revela algunos de los problemas por los que atraviesa el mundo de las mujeres dedicadas a la prostitución. Con respecto a los padecimientos, llama la atención que aproximadamente 10 % de ellas son clasificadas como “hoyosas”, de viruela. Otro dato de importancia es la presencia de cicatrices en la cara, el cual se consigna en 36 casos; si bien éste representa un porcentaje pequeño (3.5 %), de todas maneras nos habla de la violencia, ya sea en el mundo familiar y/o prostibulario.31

31Si respetásemos los criterios de aquellos que inscriben, podríamos decir que la prostituta típica, que ejerce en la ciudad de Puebla entre 1871 y 1900 se sitúa entre los 20 y 24 años, procede del estado de Puebla o del Distrito Federal, se inscribe por voluntad, no tiene ninguna seña particular, posee cabello negro, nariz regular o chica, ojos negros o pardos, estatura regular o alta, piel trigueña, rosada o blanca y estatura regular o alta. Al hacer el análisis de las fotografías de aquellas mujeres que se dedican a la prostitución esta tipificación se ve confirmada, aunque el criterio de clasificarlas en bonitas, regulares y feas ha sido dejado de lado, el establecimiento de las características, acompañado del análisis de la fotografía, permite determinar el acto de evaluación que realiza el que inscribe, así como la intencionalidad que anima al fotógrafo.

“Enriqueta Martínez, inscrita en 1901 de origen catalán, de 20 años, soltera, blanca, estatura regular, de cabello rubio, ojos claros, nariz y boca pequeña, delgada, está adscrita al Burdel de Santa Mónica No. 7, prófuga”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

Las distintas miradas

32La fotografía que se recopila en el registro de sanidad nos muestra una variedad de visiones, la de la prostituta misma y la de aquellos que realizan dos actividades fundamentales, la de fotografiar y la de inscribir. En los primeros años la fotografía no es uniforme; cuerpo entero, dorso y óvalo se combinan, en los años siguientes el óvalo se presenta como el más frecuente. Las tonalidades se mueven entre sepia y blanco y negro. No existe uniformidad en el tamaño y no son “de estudio”, salvo en algunos casos. La pose de tres cuartos es predominante, se trata de una foto que favorece el rostro, que oculta las imperfecciones y que da la mejor vista a una cara irregular. Los retratos muestran lugares diversos para realizar el acto fotográfico. Encontramos fondos blancos, puertas, ventanas y patios. Las imágenes revelan pocas sonrisas, las mujeres en ocasiones muestran manos que sostienen flores o pequeños perros.

33El vestuario es austero en los primeros años; cuello alto, manga larga, chal, pañuelo y rebozo se combinan, según la clase a la que pertenecen. En ocasiones encontramos elementos uniformes, como en las fotos de Adelaida Morales, Crisanta Pérez, Gregoria Tenorio y Luz Hernández, quienes posan con la misma chaqueta enchaquirada. Ésta puede pertenecer al burdel de La Calavera, pues las mencionadas laboran en dicho lugar, o tal vez se trate de un vestuario compartido o de elementos decorativos que incorpora el fotógrafo al realizar su labor. Los peinados son sencillos, pelo largo y trenzas, a diferencia de las señoritas de sociedad que muestran cabellos recogidos y delicados adornos. Las orejas aparecen por lo general sin decoración, en algunas ocasiones las acompañan arracadas de tamaño pequeño.

34El fotógrafo y el policía aprehenden a las prostitutas con sus armas, el objetivo las capta con sus poses repetidas, la pluma perceptiva realiza el acto de clasificación. El primero cumple con su función de atrapar la imagen sin que podamos descubrir en su quehacer el descuido de la pose y los detalles, una chaqueta, un pañuelo, etcétera. Es una muestra de estandarización pero también de cuidado. La mirada desviada enseña muchas veces la repetida pose de tres cuartos, la dama de sociedad y la prostituta no se dirigen a la cámara, ocultan sus ojos, es la estética dominante la que se impone. En primera instancia podríamos pensar que la prostituta disfraza su vergüenza; la revisión detallada de las imágenes nos aleja de esta interpretación, y las inscribe en los estilos de época. Transitando hacia los años veinte, los “años locos”, la situación cambia, el vestuario ligero se combina con una mirada directa y desafiante al objetivo la cámara; la piel y la pupila están al descubierto. El fotógrafo, en repetidas ocasiones, no puede evitar el esmero, su oficio padece también de la emoción de observar el paisaje femenino.

“Raquel Hernández, inscrita en 1901, originaria de México, D.F., de 18 años, soltera, blanca, de estatura baja, cabello rubio, ojos garzos, boca chica, complexión regular”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

35Por su lado, el que practica el registro, cada vez que procede y establece las características de la mujer inscrita, afina su sentido y clasifica. La sensibilidad lleva a describir a cada quien según criterios y gustos. Algunos de los términos que encontramos nos hablan de una regularidad o estandarización. Nariz, boca y estatura regular, dicen poco, pero nos indica lo que se repite, lo común, como los ojos negros. Rubia y de ojos garzos constituye una diferencia. En una primera aproximación, incluso los colores varían, de morena, blanca, rosada, etcétera. La mirada de los que inscriben, nunca puede ser considerada “inocente”, su gusto, su moralidad o su “propensión”, lo lleva a realizar su trabajo cargado de su muy personal percepción, la zona de notas nos da una muestra de ello.

36Las fotografías de las mujeres inscritas nos muestran una variedad de datos que dejan ver no sólo a las prostitutas, sino también la puesta en acción del reglamento: la obligación de dar un retrato para la inscripción, la de vestirse de una manera decente y no mostrar su encantos, la forma estandarizada de la foto y la repetición del arreglo personal y la preocupación de la pose de parte del fotógrafo, que sólo en raros casos se sale de la norma. Esa uniformidad fotográfica corresponde también a la descripción repetida de la mirada policíaca. La nariz, boca, estatura regular, refieren lo impreciso de la propia descripción, y de aquello que no se sale de lo “normal”. Con respecto a la piel, la blancura no ofrece duda, pero entre las morenas, encontramos otras categorías, que indican de una variedad: apiñonada, morena, rosada. Los ojos entre claros y garzos, impiden comprender con precisión cuál es la gama existente. El viejo criterio con el que se clasifica a las meretrices en feas, bonitas o regulares no aparece en este registro, no obstante, lo que define el nivel en que se encuentran es la clase del burdel a la que pertenecen.

Carta donde Juan W. Fricth se hace responsable de la buena conducta de Julia Huerta, Puebla, 17 de septiembre de 1902.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

  • 32 Nuevo Proyecto de Reglamento de Prostitución, AHACP, Libro de expedientes, t. 367, LEG. 220 1886.

37Sabemos que fotógrafo de la cárcel en algunos momentos cumple con la función de realizar este trabajo, en otros casos se trata de profesionales. La mujer inscrita, entre sus obligaciones fundamentales, debe proporcionar a las autoridades sus fotografías. Esto le permitirá acceder a la documentación que la acredite para ejercer el oficio, además de pagar por su libreto y entregar tres fotografías de tarjeta al comisario: una para el álbum de la comisaría, otra para el libreto, y una más para el libro de inscripciones al momento de pasar por el registro. El libreto se anotará y contendrá: la foto de la mujer, reglamento certificado de las visitas, además en él se anotará recibo del pago de su cuota, y la obligación de reponer cada año su retrato. Si alguna vez lo perdiera deberá renovarlo, dará otra foto y pagará cuatro reales.32

La entrada y salida del mundo de la prostitución

38La estructura del burdel o el prostíbulo es universal. La casa es regida por una madrota, las mujeres se ajustan al reglamento, se trata de un espacio cerrado, vigilado, donde la inspección sanitaria en cualquier momento es posible. Existen diferentes categorías, la inscripción ata a las practicantes quienes tienen que pedir permiso para salir. La libreta donde figuran sus generales es imprescindible y las visitas sanitarias son obligatorias. El clandestinaje es una opción para aquellas mujeres que ejercen la profesión por su cuenta.

“Estela Ramírez, inscrita en 1915, orginaria del D.F., de 21 años, soltera, morena, de estatura baja, cabello negro, ojos negros, nariz recta, boca regular, se encuentra en la Casa de Luz Sánchez”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40 a (42).

39La entrada al mundo de la prostitución parece consignarse en los libros, sin embargo la información que nos brinda es muy escueta y no da cuenta de los avatares y del ir y venir que sufren las mujeres que ejercen el oficio. De 1 020 casos analizados, 902 se encuentran registradas con la leyenda escueta: “inscritas por voluntad”, sin embargo cuando la información es de distinta naturaleza observamos las causas reales y las condiciones en que se llega al oficio. Esto revela razones extremas que son muestra de la debilidad que sufren varias de ellas. Once son obligadas a formar parte del padrón “por clandestinas”. Ser aprehendidas en la práctica de su trabajo es una de las vías para formar parte del registro, sin duda este fenómeno refleja la existencia de un universo no controlado donde la prostitución se ejerce en secreto; sobre este fenómeno las autoridades sólo tienen una pequeña posibilidad de intervención. Siete manifiestan su voluntad de dedicarse al oficio por abandono de familia, 24 por necesidad, 23 por despecho. Sólo tres estarían de acuerdo con la teorías criminalistas en boga, dicen haberse dedicado al oficio por “inclinación”.

40Respecto al espacio de “notas” hay que destacar que las sanciones por ebriedad, escándalos, deudas y fugas son verdaderamente escasas; los apuntes se refieren sobre todo a salidas de la ciudad con permiso, cambios de burdel, avisos de retiro de la prostitución –previa fianza–, defunciones y reposiciones de libreta de sanidad. El resto de estos espacios aparece en blanco, sin embargo los que revelan información se constituyen, de manera cualitativa, en una valiosa fuente para entender el mundo de represión y vigilancia que viven estas mujeres. En la misma sección observamos además, la constante movilidad que ellas viven; el cambio de burdel, fugas, bajas por medio de fianza son una constante y también su paso por la cárcel. El escándalo y la persecución siempre amenazan el camino que transitan. Soledad Cordero se encuentra inscrita en el padrón como de 3a clase en 1871, como castigo por sus escándalos se le obliga a barrer la plaza y por reincidencia es aprehendida. Esta mujer es originaria de Puebla y labora como “aislada”.

“Luz Ortega, inscrita en 1915, originaria de México, D.F., 21 años de edad, de color blanco, estatura alta, cabello castaño, ojos café, nariz recta, boca chica, de complexión delgada, trabaja en la Casa de Esperanza López”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).

41Las combinaciones son infinitas, licencia y fugas se suceden, así como las enfermedades. En el padrón figuran algunos de los destinos seguidos. En 1875 Guadalupe Luna se da de baja del registro por petición expresa y por medio de la fianza que le otorga don Alejandro Vélez. Ella es originaria del D.F., de 18 años de edad y trabaja como aislada. La liberación por este medio es una posibilidad que le permite escapar de este mundo. Para ello es necesario que un hombre se haga responsable. El Reglamento de 1873 en su Art. 14 señala:

  • 33 Reglamento de Prostitución de Puebla de Zaragoza, 1873, Colección de Disposiciones Municipales, Vol (...)

En caso de que una prostituta quiera cambiar de género de vida, tiene que dar parte de ello a la oficina, devolver el libreto, manifestar a qué ocupación se quiere dedicar, dando al efecto fianza de la persona a cuyo servicio va a entrar. O manifestando los recursos o los medios con que cuenta para vivir honradamente.33

42Sin embargo, el camino no parece ser definitivo, en algunos casos después de la salida hay un retorno. Un breve lapso de retiro va acompañado de la desconfianza de aquél que le brindó la protección. El amor y el deseo de liberarse de ese mundo aparecen como elemento comunes. Juana Hernández, inscrita en 1877, trabaja como aislada y es originaria de Teziutlán, Puebla. Se retira del padrón el mismo año de su inscripción, el garante con quien se fuga retira su protección cuando Hernández se convierte en su pareja. En 1878 esta mujer, “por necesidad”, vuelve a integrar al padrón y el 24 de diciembre de ese mismo año se da de baja permanente por fianza del señor Valenzuela. Como notamos, entre 1877 y 1878, Juana entra y sale de este mundo en busca de una vida diferente, de la que no podemos descartar el afecto y la búsqueda de otras oportunidades.

43Soledad Hernández, inscrita en 1875, vive el mismo proceso. Originaria de Puebla, de 17 años, consigue su baja el 31 de agosto de 1877, porque obtiene fianza, pero el 30 de octubre de 1879 el dinero es regresado al aval Eduardo Pace. Inscrita en 1879, Martina Pérez, originaria de Zacatlán, Puebla, de 26 años, forma parte del padrón, se separa por el aval del señor Loza; el 3 de junio el protector retira el monto pues dice “no convenirle”.

“Raquel Hernández, de 21 años, inscrita en 1898, originaria de México, D.F., soltera, de color blanco, cabello castaño, ojos garzos, boca y nariz regular”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 32 (33).

44El alejamiento del oficio con el fin de tener una vida familiar y ser respetada en la sociedad no parece ser una utopía de los novelistas, se presenta aunque sea en contados casos. Llevar una “vida honesta” es uno de los motivos de retiro, el cual siempre es bien visto por las autoridades aunque no dejen de exigir el respectivo aval. –El 29 de julio de 1885, Gloria Gutiérrez, de 20 años, soltera, originaria de Jalapa, trabaja como aislada, es alta, de tez rosada, cabello negro y ojos garzos, vive como aislada en la Casa Núm. No. 3 de la Calle Fuente de San Cayetano– se retira a la “vida honesta”, da la fianza el señor G. N. Wescher. Lo mismo sucede con Guadalupe Hernández, quien se incluye en el instrumento en 1879, ella es originaria de Puebla y ejerce como aislada, entre sus señas particulares figuran picaduras de viruela, en 1885 pide su baja y recibe el aval de los señores Magdaleno Bautista y Albino Bañuelos. Gertrudis Muñoz, inscrita en 1879, originaria de Puebla, soltera, de tez rosa, baja, cabello negro, ojos garzos y picada de viruela, ejerce el oficio argumentando abandono de familia; se da de baja el 31 de mayo de 1885. Antonia Gutiérrez, viuda, originaria de Huejotzingo, de 28 años, de tez rosada, cabello negro, ojos pardos, el 24 de julio se va a vivir con un hombre “honestamente”. La fianza la otorga el señor Luis Arteaga.

45Los reglamentos abren una puerta a las prostitutas, su incorporación a la “vida honesta” a través de la obtención de una fianza que garantice su buena conducta. Es un hombre que la protege el que otorga el favor; por los indicios que tenemos se trata de una relación afectiva la que permite esta salida, pero como también pudimos observar, ésta no siempre es duradera ni exitosa.

“Consuelo Hernández de 20 años, inscrita en 1913, originaria de Manzanillo, morena, de estatura baja, cabello castaño, ojos cafés, nariz grande, boca regular y delgada. Pertenece a la casa de Rebeca Plata”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).

46Este rubro ofrece también algunos indicios sobre los padecimientos que atacan a las mujeres que ejercen el oficio, sin embargo estos datos son incompletos y deben ser corroborados, cuando están disponibles, con las listas de enfermas de mal venéreo que ingresan al hospital de San Pedro, o General. En el caso de Puebla, los listados aparecen con posterioridad a la primera década del siglo xx. A pesar de esta limitación el hospital figura en el registro señalando el “temible mal”. Sólo en ciertos casos se consigna la entrada, se trata de un bajo porcentaje que podría corresponder a la eficacia de la inspección sanitaria.

47Otra vez se trata de un ir y venir entre el hospital y el mundo prostibulario. Rosa delValle, inscrita en 1892, pertenece al burdel del Callejón de Jesús Núm. 12. El 24 de diciembre de 1893 se fuga de la casa y se presenta enferma en el hospital; sale el 2 de enero del 1894 y regresa al mismo burdel. El 6 de marzo se interna en el nosocomio enferma de sífilis y sale enseguida, el 11 de marzo vuelve a ingresar y permanece en él hasta el 13 de octubre de 1895. Este caso es sólo una muestra de las largas estancias y del continuo vaivén de estas mujeres por el hospital y la cárcel, lugares que casi se constituyen en sinónimos.

48La entrada al hospital confirma otro rubro que ya hemos descrito arriba, se trata de las señas particulares que se refieren a heridas, las cuales parecen ser una constante en este tipo de vida. Julia Rosete, inscrita en 1891, labora en el burdel de La Calavera Núm. 4, se fuga en 1893, y regresa en 1894. El 21 de enero del mismo año es herida por un hombre debido a que se entrega a otro “que sí quería”. Amor y celos se combinan con riña y violencia.

49Desde que se inscribe Emilia Hernández en 1894, su vida oscila entre burdel y hospital. Ejerce en La Calavera núm. 33, y el 10 de mayo se traslada a la Casa de Carolina Sánchez, el 5 de junio entra a la cárcel por riña. Del 11 al 22 de junio permanece en el hospital, el 30 de noviembre se escapa, se presenta de nuevo el 18 de octubre de 1895 y queda inscrita como aislada. Aurora Liceaga sigue el mismo itinerario, en 1894 labora en La Calavera núm. 33, el 11 de junio pasa al Burdel del Marqués núm. 51, el 23 de julio va al Hospital y el 23 de agosto queda como aislada. El 28 de agosto se le da de baja pues no cumple con los requerimientos de la inspección.

  • 34 Proyecto de Reglamento de Prostitución, AHACP, Libro de expedientes, t. 395, legajo 11 hojas 10-11, (...)

50En el Padrón los datos sobre enfermedades son muy escuetos, sin embargo a pesar de sus limitaciones revelan que por lo menos 1 % de las mujeres que ejercen el oficio de manera reglamentada pasan por el hospital. Existen pocos indicios para afirmar que la inscripción y sus efectos, exámenes periódicos y control de la prostituta hayan tenido resultados eficaces para el control de la propagación de las enfermedades venéreas. En México, dos elementos influyen de manera crucial en el conocimiento y tratamiento de la sífilis: el poco uso que se hace del speculum y el número reducido de microscopios. Los exámenes practicados a las prostitutas no siempre cuentan con todos los medios necesarios para determinar la enfermedad, sobre todo en los primeros momentos de la inspección sanitaria. Esto conduce a que en uno de los diferentes proyectos para la reglamentación del ejercicio se demande: “Hacer en cada mujer un reconocimiento detenido del estado de la boca, lengua y garganta; de la vulva y uretra, de la vagina y del cuello sirviéndose del espejo; de la región anal, de los ganglios inguinales y de la piel”.34 Por otro lado, aunque nos parezca evidente el uso del microscopio, mediante diferentes documentos constatamos que no se ha incorporado en estas prácticas de manera generalizada.

“Carolina Sánchez de 22 años de edad, se registra por su voluntad en 1875, originaria de Huamantla, Color blanco, soltera, alta, de cabello castaño, ojos garzos, nariz abultada, boca regular, trabaja en el burdel de la Calle Choluteca, del que parece ser su dueña”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30 (31).

Los criterios de ubicación

51El registro nos permite reconstruir en detalle la geografía de la prostitución, revelándonos que existe una geometría definida del vicio. Cuadrángulos, rectángulos y triángulos fijan los límites de la práctica. En los años que estudiamos es posible observar una gran dispersión en casas de citas, prostíbulos, hoteles y viviendas de las aisladas por toda la ciudad, sin embargo existe un resguardo de ciertas zonas donde no se permite el establecimiento de casas de prostitución en las últimas décadas del siglo xix, pero es en el siglo xx cuando se determina una zona de tolerancia específica donde se concentra la actividad en cuestión. Las razones de esta evolución son diferentes: por un lado el surgimiento de una nueva sensibilidad ante la circulación libre de las prostitutas, las nuevas concepciones de higiene y las transformaciones que vive la ciudad por su expansión.

  • 35 AHACP, Libro de expedientes, t. 381, Legajo 180, 1894.

52En 1894, ciudadanos poblanos afirman que en el pasado no tenían problemas acerca del establecimiento de burdeles en la calle de Calavera, pues casi nadie transitaba por allí y las vías colindantes estaban solitarias; sin embargo, la situación no es la misma, se encuentran pobladas, igual que las proximidades. Los habitantes de esta área plantean que para trasladarse al Velódromo y a los baños sulfurosos tienen que pasar por Calavera y como consecuencia se enfrentan a “inmoralidades” e inconveniencias. Además se inconforman porque la existencia de burdeles en esta rúa impide el progreso del barrio, pues muchos de sus vecinos huyen.35

“Luz Cataño, de 22 años, originaria de Puebla, se inscribe en 1915, trigueña, baja, ojos y cabello negros, nariz y boca chica, robusta y con bozo, pasa a la 1a. de Pino Suarez”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).

53En 1894 el ayuntamiento toma una serie de medidas para resguardar, en lo posible, la moralidad pública. Alerta sobre esos “focos de disolución llamados burdeles de cuyo centro brota esa atmósfera pestilente que a gran prisa está invadiendo todas las esferas sociales y sembrando entre ellas el maléfico germen de la Prostitución”. Ésta cada día cobra más auge por el “escándalo punible que estas mujeres usan para la venta de sus caricias”.

  • 36 AHACP, Libro de expedientes, t. 381, Legajo 180, 1894.

54Por estas razones se aprueba un radio donde no deben establecerse casas de asignación, comprendido por las siguientes calles, al norte desde de San Pablo y sigue al oriente por la calle Redina, Obraje de Lomba, Arco Chico, Sacristía de Santa Mónica, Plazuela de San José hasta el molino de San Francisco limitado desde este punto por el río de San Francisco hasta el Puente del Toro y continúa por las de Tepetlapa, La Luz y Romanos, baja al sur hasta la huerta conocida como “Carboneras” y sigue por las calles de la Cruz. Hernández, América, Mesón de Priego, primera y segunda del Palmar, del Río, primera a cuarta de la Acequia, Cabezas, Callejón del Arbolito, Plazuela del Carmen, Mal Natural, Gato, Colecturía, Plaza de la Concordia, Portería de Santa Inés, Señor de los Cantares, Cocheras de Toledo y Parral. En las vías situadas al poniente de la ciudad queda prohibida la instalación de dichos lugares. Comprendidos dentro del perímetro marcado, los burdeles existentes en las calles de la Sacristía de Santa Mónica, Callejón de Jesús, Arbolito, Mal Natural, Calavera, etcétera, en el plazo de dos meses, contados desde la fecha de aprobación de las nuevas disposiciones serán clausurados y trasladados fuera del radio señalado. En el caso de no darse cumplimiento a estas órdenes, la jefatura política procederá a clausurar las casas, imponiendo a los infractores una multa de $50.00.36

“Emilia Briseño, inscrita en 1902, originaria de Morena, de 2 3 años, de color rosado, estatura regular, cabello y ojos negros, nariz y boca regular, de complexión delgada, se encuentra en el burdel de la Cerrada de San Antonio”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).

  • 37 AHACP, Libro de expedientes, t. 425, Legajo 3, 1901.

55En 1901 el ayuntamiento prohibe el establecimiento de nuevas casas de asignación o la reapertura de las clausuradas dentro del área prohibida en ambas aceras de las calles siguientes: al norte desde la plazuela de San José hasta las rúas que forman la avenida Hidalgo; al poniente, las de las avenidas Juan N. Méndez y Benito Juárez; al sur de la avenida Cuauhtémoc y al oriente a las riberas del Río de San Francisco.37

  • 38 AHACP, Libro de expedientes, t. 697, Legajo 575, 1927.
  • 39 AHACP, Libro de expedientes, t. 786 Legajo 151, 1927.

56Existen protestas por la ubicación de las casas de asignación en el radio prohibido y denuncias por el incumplimiento del reglamento de sanidad. No se acata la obligación de tener visillos y cristales apagados y las ventanas que dan a la calle carecen de vidrios, además con los bastidores altos, a nadie se le escapa lo que sucede en el interior.38 Los diferentes reglamentos que regulan el ejercicio de la prostitución son claros en establecer una serie de limitantes para la libre circulación por la ciudad de mujeres que ejercen el oficio. Los ciudadanos protestan en múltiples ocasiones por su presencia, por escándalos provocados dentro de cabarets y casas de asignación, pero también por el tránsito escandaloso de ellas por “calles céntricas”, con violación al reglamento de policía que rige desde 1885 y el reglamento de sanidad. El mencionado documento recuerda a la policía su deber de velar por la tranquilidad de la urbe y evitar a toda costa “el mal ejemplo para la niñez”, por ello proponen: “Que la policía de sus órdenes para evitar en las calles céntricas de la ciudad los escándalos a los que se ha hecho mención”.39

“Gloria Palomar, de 20 años, inscrita en 1913, originaria de Manzanillo, morena, baja, cabello castaño, ojos cafés, nariz grande, boca regular, delgada, pertenece a la Casa de Esperanza López”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).

57Los burdeles rodean la zona resguardada. Muy cerca del centro de la ciudad encontramos algunas calles de alta concentración, por ejemplo, aquellos de la calle de la Calavera, anotados en 1 886, calle que hoy pertenece a la 7 sur 700; y los de la calle de La Fuente de San Cayetano, que corresponde a la 11 poniente 100. En los siguientes registros observamos que los burdeles se instalan en sitios más alejados del centro, pero al mismo tiempo el número de éstos aumenta: Los del Callejón de Jesús (18 oriente 100); Plazuela de Analco (5 y 7 oriente 800); Callejón de Comonfort (22 oriente 100); Las 1a y 2a del Arbolito (2 sur 1300 y 1500), los de la Cerrada de San Antonio (5 de mayo 2000 y 2200) y las casas de las calles de la Barranca (14 sur 100). En algunos casos, como en la Plazuela de Analco, encontramos que en una calle hay hasta tres casas de asignación.

“Julia Huerta, es originaria de Texcoco, se inscribe en 1900, de 30 años, blanca, baja, ojos y cabello negro, se le da de baja en 1902, con la fianza del Sr. Jean M. Smith”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).

Para terminar

58El registro nos ofrece una visión seriada de más de cincuenta años de mujeres que se dedican a la prostitución. Ojos, piel, cabello, edades, origen, facilitan construir una visión diacrónica, es decir al usar la terminología actual, nos permite establecer “mapa genético”. Esta valiosa fuente es una muestra de la influencia y apropiación de larga duración que en México tiene la obra de Parent Duchatelet sobre la prostitución reglamentada.

“Petra Rodríguez, de 16 años se registra por su voluntad en 1879, orginaria de Puebla, es soltera, de color rosado, de estatura baja, cabello negro, ojos negros, nariz regular, boca regular”.
Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30 (31).

59A través del registro tenemos un retrato subjetivo de las mujeres que ejercen el oficio, sus características físicas descritas por el que inscribe, se complementan con la fotografía que está cargada siempre de una visión sobre el oficio y de un afán estético. La serie de fotos muestra un cambio paulatino, no sólo de los vestuarios, sino también de la liberación del cuerpo femenino y la pose ante la cámara varía de una desviación a un encuentro con el objetivo. El imaginario mexicano sobre la prostitución también está nutrido por lo francés; vestuario, pose, etc., forman parte de ello.

60Gracias a este valioso instrumento, que se constituye para los historiadores en un importante aporte, observamos las grandes miserias que viven las mujeres que ejercen el oficio, la transitoriedad del mismo está siempre acompañado de un constante retorno, donde inspección, registro y fianza se constituyen en permanencias. Amor y violencia se combinan en este espacio en lo que no todo puede ser considerado “comercio carnal”. El mundo prostibulario muestra una continuidad con la controlada y civilizada sociedad porfiriana que resguarda los valores morales y a la vez permite este espacio oculto donde los “decentes hombres” dan salida a sus “bajas” y “suculentas” pasiones.

Notes

1 Louis Fiaux, La prostitution reglamentée, les pouvoirs publics, dans les principaux états des deux mondes, Felix Alcan, ed., Paris, 1909, pp. 56-59.

2 Ver: Carmen Fernanda Nuñez Becerra, “El juez, la prostituta y sus clientes: discursos y representaciones sobre las prostitutas y la prostitución en la ciudad de México, en la segunda mitad del siglo xix”, tesis de maestría en Historia, INAH, México, 1996 y Rosalina Estrada. “Entre la tolerancia y la prohibición de la prostitución: el pensamiento del higienista Parent Duchatelet”, México/Francia, Memoria de una sensibilidad común, Siglos xix-xx, Javier Pérez Siller, coordinador, México, 1998, pp. 307-329.

3 Alain Corbin, Les filles de noce, Flammarion, Paris, 1982, p. 24.

4 “La Nouvelle-Orléans. Ordenance municipale concernant l’ordre extérieur dans ses rapports avec la prostitution publique”, Maireie de la Nouvelle Orléans, City Hall, 29 janvier 1897, Louis Fiaux, op. cit. pp. 23-24.

5 Parent Duchatelet, La prostitution a Paris au xix siècle, texte présénte et annoté para Alain Corbin, Éditions du Seuil, París, 1981, p. 151.

6 Parent. op. cit., p. 156.

7 Idem.

8 Ibíd., p. 157.

9 Brigitte Rochelandet, Les Maisons closes autrefois, Editions Harvartha, Lyon, 1995, p. 11.

10 Ixchel Delgado Jordá, La prostitución durante el imperio de Maximiliano, op. cit., p., 154.

11 Ibíd.

12 Arturo, Aguilar Ochoa, La fotografía durante el Imperio de Maximiliano, UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas, México, 1996, p. 81.

13 Ibíd.

14 Reglamento de Criados, Boletín Municipal, t. VIII, Núm. 40, 6 de octubre de 1888.

15 AHACP, Libro de Expedientes, tomo 361, legajo 90, 1892.

16 El Amigo de la Verdad, “La prostitución”, 17 de marzo 1908, p. 1.

17 AHACP, Nuevo Proyecto de Reglamento de Prostitución, 1886. Libro de expedientes, t. 367, Legajo 220, 1886.

18 Archivo Histórico de La Secretaría de Salubridad y Asistencia, Fondo Salud Pública, Sección Anti-Venérea, Caja 1, Expediente Núm. 1, 1867.

19 AHACP, Colección de Disposiciones Municipales, Vol. 67, Reglamento de Prostitución de Puebla de Zaragoza, Núm. 1873.

20 Rosalina Estrada y Enrique Cano Galindo, “Mujeres que dejan huella”, ponencia presentada en el Congreso de SCOLAS, Puebla, febrero 2000.

21 Reglamento de prostitución.

22 Ver cuadro y gráfica 1: Edad de inscripción de las mujeres que ejercen la prostitución, 1871-1900.

23 Ver cuadro y gráfica 2: Procedencia de las mujeres mexicanas que ejercen la prostitución en la ciudad de Puebla, 1871-1900.

24 Ver cuadro y gráfica 3: Procendencia de las extranjeras que ejercen la prostitución en la ciudad de Puebla, 1871-1900.

25 Ver cuadro y gráfica 4: Color de piel de las prostitutas inscritas, 1871-1900.

26 Ver cuadro y gráfica 5: Tipo de nariz que tienen las mujeres inscritas, 1871-1900.

27 Ver cuadro y gráfica 6: Tipo de boca de las mujeres inscritas, 1871-1900.

28 Ver cuadro y gráfica 7: Tipo de ojos de la mujeres inscritas, 1871-1900.

29 Ver cuadro y gráfica 8: Color de cabello de las mujeres inscritas, 1871-1900.

30 Ver cuadro y gráfica: Estatura de las mujeres inscritas, 1871-1900.

31 Ver cuadro y gráfica: Señas particulares de las mujeres inscritas, 1871-1900.

32 Nuevo Proyecto de Reglamento de Prostitución, AHACP, Libro de expedientes, t. 367, LEG. 220 1886.

33 Reglamento de Prostitución de Puebla de Zaragoza, 1873, Colección de Disposiciones Municipales, Vol. 67, AHACP.

34 Proyecto de Reglamento de Prostitución, AHACP, Libro de expedientes, t. 395, legajo 11 hojas 10-11, 1896.

35 AHACP, Libro de expedientes, t. 381, Legajo 180, 1894.

36 AHACP, Libro de expedientes, t. 381, Legajo 180, 1894.

37 AHACP, Libro de expedientes, t. 425, Legajo 3, 1901.

38 AHACP, Libro de expedientes, t. 697, Legajo 575, 1927.

39 AHACP, Libro de expedientes, t. 786 Legajo 151, 1927.

Table des illustrations

Légende Portada: “Miñón Gidaud, de 23 años, originaria de Paris, Francia, se inscribe en 1898. Soltera, de tez blanca, estatura baja, cabello castaño, ojos claros, nariz afilada, boca regular, se encuentra reclusa en el Burdel de Santa Mónica”.Fuente: Archivo del Honorable Ayuntamiento de la ciudad de Puebla (en adelante AHACP), Libro de Expedientes, Libro 32 (33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 468k
Légende “Carmen Martínez, de 25 años, originaria de México, D.F., se inscribe en 1892, es morena, alta, de cabello y ojos negros, nariz regular, boca grande. Se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 33 de Telésforo”.Fuente: AHACP, Tomo de Expedientes, Libro 31 (33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Légende Libreta de una mujer pública: verdadera carta de identidad (1885).Fuente: Brigitte Rochelandet, Les Maisons closes autrefois, Editions Horvath, Lyon, 1995, p. 30.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Légende Fuente: Archivo del Honorable Ayuntamiento de la ciudad de Puebla, Disposiciones Municipales, T. I, 188?
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Légende Señoritas porfirianas.Fuente: El Mundo, 1897.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 808k
Légende Reglamento de la Prostitución del Estado de Puebla, 1888.Fuente: Fondo Salubridad Pública, Sección Av. Capa 3 Expediente No. 15. Archivo Histórico de la Secretaría de Salubridad, México, D.F.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 460k
Légende “Rosa Castillo, se inscribe en 1902, de 20 años de edad, blanca, de estatura regular, cabello castaño, ojos pardos, nariz recta, boca chica y delgada. Se separa de por medio de fianza de Luis Biane”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende “Margarita Cano, inscrita en 1902, originaria de Tehuacán, es baja, de cabello y ojos negros, boca y nariz grande, robusta, hoyosa de viruela, se encuentra adscrita al burdel de La Calavera No. 17”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende “Martha Olivares, de 25 años, inscrita en 1897, morena, baja de estatura, cabello y ojos negros, nariz ancha, boca grande. Se fuga”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende “Carmen Ponce, de 19 años, inscrita en 1900, originaria de Texcoco, blanca, baja, cabello y ojos negros, se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 4”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende “Adela Campos de 16 años de edad, se registra por su voluntad en 1876, orginaria de (Drizaba”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30(31).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende “Dolores Suarez, de 25 años, se inscribe en 1897, originaria de México, morena, de complexión regular, boca y ojos negros, nariz ancha, boca grande, se encuentra en el Burdel de La Calavera No. 33”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende “Ángela Merino, se inscribe en 1902, es originaria de Huamantla, Puebla, de 19 años, soltera, de color rosado, baja, de cabellos y ojos negros, boca y nariz regular, de complexión delgada. Se libera por medio de fianza, sin embargo el fiador se presenta a la oficina de registro para dejar sentado que no le conviene intimidar con ella”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36(37).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Légende “Adelaida Morales, de 30 años, inscrita en 1887, originaria de Tepeaca”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Edad de inscripción de las mujeres que ejercen la prostitución, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Légende “Gregoria Tenorio de 37 años, se registra en 1887, originaria de Calpan, color trigueño, estatura mediana, ojos negros, nariz pequeña, boca regular, pasa al Burdel de la calle La Calavera”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Légende “Crisanta Pérez de 16 años de edad, se registra en 1890, procedente de Los Llanos de Apam, de color trigueño, estatura mediana, cabello negro, nariz regular. Es reclusa del Burdel de La Calavera, se fuga en 1893 y se presenta de nuevo al mismo en 1894”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Procendencia de las mujeres mexicanas que ejercen la prostitución en la ciudad de Puebla, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 516k
Titre Procedencia de las extranjeras que ejercen la prostitución en la ciudad de Pueba, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Légende “Luz Hernández, de 20 años, se registra en 1891, originaria de Tehuacán, color trigueño, estatura mediana, cabello negro, ojos pardos, nariz ancha, boca regular. Pertenece al Burdel de la calle Calavera”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Légende “Francisca López, de 20 años, inscrita en 1892, originaria de Puebla, color trigueño, color trigueño, cabello negro, ojos pardos, nariz ancha, boca chica, hoyosa de viruela se encuentra en el Burdel de La Calavera Núm. 4”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Color de piel de las prostitutas inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Tipo de nariz que tienen las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
Légende “Luz García, originaria de Atlixco, se inscribe en 1892, de 36 años, rosada, estatura regular, cabello negro, ojos pardos, nariz y boca regular, se encuentra en el Burdel del Callejón de Jesús Núm. 10”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Tipo de boca de las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 356k
Légende “Julia Rosete, originaria de México, se inscribe en 1891, color rosado, baja, cabello negro, ojos pardos, nariz afilada, boca chica y con lunar en el párpado izquierdo. Burdel La Calavera”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31 (32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Titre Tipo de ojos de las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
Légende “Ester López, de 23 años, inscrita en 1916, originaria de México, D.F., de color moreno, estatura regular, cabello y ojos negros, nariz ancha, boca grande, delgada, trabaja en el Burdel de Concepción Flores”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40 a (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Color de cabello de las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Légende “Antonia Zavala, de 20 años originaria de Pachuca, se inscribe en 1909, soltera, de color blanco, cabello castaño, ojos claros, nariz recta, boca regular y complexión delgada. Se encuentra en el Burdel de Rosario López en la Calle del Arbolito”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 31(32).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Titre Estatura de las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Titre Señas particulares de las mujeres inscritas, 1871-1900
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Légende “Matilde Beltrán, originaria de Puebla de 20 años, inscrita en 1901, es soltera, morena, de boca regular, cabello castaño, ojos negros, nariz pequeña y delgada. Se encuentra en el Burdel de La Tesorera. No. 1”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Légende “Enriqueta Martínez, inscrita en 1901 de origen catalán, de 20 años, soltera, blanca, estatura regular, de cabello rubio, ojos claros, nariz y boca pequeña, delgada, está adscrita al Burdel de Santa Mónica No. 7, prófuga”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende “Raquel Hernández, inscrita en 1901, originaria de México, D.F., de 18 años, soltera, blanca, de estatura baja, cabello rubio, ojos garzos, boca chica, complexión regular”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende Carta donde Juan W. Fricth se hace responsable de la buena conducta de Julia Huerta, Puebla, 17 de septiembre de 1902.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 512k
Légende “Estela Ramírez, inscrita en 1915, orginaria del D.F., de 21 años, soltera, morena, de estatura baja, cabello negro, ojos negros, nariz recta, boca regular, se encuentra en la Casa de Luz Sánchez”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40 a (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende “Luz Ortega, inscrita en 1915, originaria de México, D.F., 21 años de edad, de color blanco, estatura alta, cabello castaño, ojos café, nariz recta, boca chica, de complexión delgada, trabaja en la Casa de Esperanza López”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende “Raquel Hernández, de 21 años, inscrita en 1898, originaria de México, D.F., soltera, de color blanco, cabello castaño, ojos garzos, boca y nariz regular”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 32 (33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende “Consuelo Hernández de 20 años, inscrita en 1913, originaria de Manzanillo, morena, de estatura baja, cabello castaño, ojos cafés, nariz grande, boca regular y delgada. Pertenece a la casa de Rebeca Plata”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende “Carolina Sánchez de 22 años de edad, se registra por su voluntad en 1875, originaria de Huamantla, Color blanco, soltera, alta, de cabello castaño, ojos garzos, nariz abultada, boca regular, trabaja en el burdel de la Calle Choluteca, del que parece ser su dueña”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30 (31).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende “Luz Cataño, de 22 años, originaria de Puebla, se inscribe en 1915, trigueña, baja, ojos y cabello negros, nariz y boca chica, robusta y con bozo, pasa a la 1a. de Pino Suarez”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende “Emilia Briseño, inscrita en 1902, originaria de Morena, de 2 3 años, de color rosado, estatura regular, cabello y ojos negros, nariz y boca regular, de complexión delgada, se encuentra en el burdel de la Cerrada de San Antonio”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 36 (37).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende “Gloria Palomar, de 20 años, inscrita en 1913, originaria de Manzanillo, morena, baja, cabello castaño, ojos cafés, nariz grande, boca regular, delgada, pertenece a la Casa de Esperanza López”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 40A (42).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende “Julia Huerta, es originaria de Texcoco, se inscribe en 1900, de 30 años, blanca, baja, ojos y cabello negro, se le da de baja en 1902, con la fianza del Sr. Jean M. Smith”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 35 (36).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende “Petra Rodríguez, de 16 años se registra por su voluntad en 1879, orginaria de Puebla, es soltera, de color rosado, de estatura baja, cabello negro, ojos negros, nariz regular, boca regular”.Fuente: AHACP, Registro de Mujeres Públicas, Libro 30 (31).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1682/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 130k

Auteur

Mexicana, es doctora en historia social por la Universidad de Paris VIII (Saint Denis, Francia). Investigadora titular del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP, y miembro de SNI, es especialista en historia del trabajo. Es miembro fundador del seminario “México Francia” y dirige en la maestría en Historia del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades un seminario de historia cultural y de las mentalidades. Dentro de su proyecto general, “Cultura y vida privada en Puebla en el siglo xx”, desarrolla el tema “la influencia de la medicina francesa en las concepciones sobre salud pública e higiene en México”. Ha publicado diversos artículos sobre patrimonio industrial e historia de la tecnología, así como el libro Del telar a la cadena de montaje. La condición obrera en Puebla, 1940-1976 (Puebla, 1997), y recientemente: Espacio fabril, máquinas y trabajadores: La preservación del Patrimonio industrial (Puebla, 2003).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search