Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El medio de la medicina y la salud pública

Los dentistas franceses en el inicio de la odontología en México

Martha Díaz de Kuri

Résumé

Du temps des vice-rois, les affections dentaires étaient du ressort des barbiers ’phlébotomiste’ qui exerçaient un office de cour médiéval en voie de disparition. La situation va évoluer au commencement du xixe s. avec la venue de dentistes français qui introduisirent au Mexique une profession en plein essor aussi bien en Europe qu’aux Etats-Unis. Ces praticiens publiaient dans les journaux des petites annonces où il faisaient l’article de leur art: arrachage de dents, réparations en or, dentiers en céramique, précisant le prix de ces opérations comme des pâtes à dentifrice qu’ils élaboraient eux-mêmes. Eugène Crombé, sans aucun doute la figure saillante parmi ces Français, fut le premier dentiste diplômé de l’Ecole Nationale de Médecine; il se fixa au Mexique dès les années 1830 et se consacra à des œuvres philanthropiques. Son fils, Ricardo Crombé, sera le fondateur de la première école d’odontologie du pays: le Cabinet National d’Enseignement Dentaire, ancêtre de la Faculté d’Odontologie de l’UNAM.

Texte intégral

Portada: Anuncio del famoso cirujano dentista Eugène Crombé
Fuente: Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsimilar, I. Mora, 1992, p. 215.

1Alo largo de toda la Colonia, las personas que sufrían problemas dentales tenían las siguientes opciones: atenderse con un barbero-flebotomiano-sacamuelas, acudir con un practicante de la medicina indígena o intentar remedios caseros.

2Una nueva opción surgió, a principios del siglo xix, con la llegada a México de dentistas extranjeros, que trajeron al país una profesión desconocida hasta entonces. Por varias décadas, las dentistas convivieron con los barberos-flebotomianos-sacamuelas, personajes que ejercían un oficio medieval llegado a la Nueva España desde los inicios de la Colonia. En Europa este oficio fue quedando obsoleto ante los adelantos científicos generados principalmente en Francia, y terminó por desaparecer definitivamente.

El inicio de la dentistería

3El inicio formal de la dentistería, como una practica seria e independiente de otras actividades, se inicia en 1728 con la publicación del libro Le Chirugien Dentiste escrito por Pierre Fauchard. El autor, nacido en Bretaña, se tituló como médico en la Escuela de Medicina de París, y después de dedicarse varios años a la cirugía como médico de la armada francesa, dedicó su tiempo a recopilar todos los conocimientos sobre dentistería y al ejercicio de esta disciplina. Su actitud respecto al conocimiento fue excepcional, pues mientras la mayoría de los practicantes de las llamadas artes dentales guardaban celosamente sus conocimientos y técnicas, el eminente maestro hizo públicos los suyos. Seguramente su trabajo se debió a que el área de la salud dental había sido por muchos años terreno de todos y de nadie, pues los médicos muy poca importancia le daban a los problemas dentales enviando a los sufridos pacientes con los barberos flebotomianos, charlatanes avezados en los procedimientos de extraer las piezas dentales.

En las farmacias, además de los alemanes, los franceses mantuvieron una gran variedad de productos y drogas para la salud y uso industrial. Surtían a los médicos y barberos.
Fuente: E. Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsímil, I. Mora, 1992, p. 205.

4La obra de Fauchard se resume en los dos volúmenes de su libro, terminado en 1723 v Dublicado cinco años después, debido a la poca confianza de las casas editoriales que dudaban acerca de la venta de este ejemplar. Esta obra alcanzó tres ediciones y más tarde se tradujo al inglés y al alemán; fue sin duda el libro de dentistería más completo del siglo xviii, marcando el comienzo de una nueva era en la profesión dental. Fauchard investigó la patología oral tanto como se lo permitieron sus rudimentarios implementos, citando en su libro varios casos clínicos y el tratamiento que debería seguirse para la curación. El autor cubrió todos los campos de la dentistería, algunas de sus ideas son aún vigentes. Describió aspectos de anatomía dental, patología, el deterioro de los dientes, sus causas y prevención y refutó la antigua teoría de la existencia de los gusanos destructores de los dientes. Una buena parte de esta obra está dedicada a las operaciones dentales. Ahí explicó su sistema para remover la caries y obturar después las cavidades con estaño y plomo. Fauchard prestó especial atención a la construcción de las prótesis dentales, describiendo cómo se deben hacer los puentes y las dentaduras completas. Propuso usar dientes humanos o dientes de marfil de hipopótamo, toro o elefante debidamente tallados. Ideó un sistema para retener los dientes postizos uniéndolos a los dientes del paciente con resortes o pequeños alambres. Fauchard pensó, para la elaboración de las prótesis, en la función y no sólo en la estética.

5Fauchard dedicó su vida a encontrar nuevos caminos para la dentistería, a la enseñanza de estas artes y ayudó a cambiar el sentido del egoísmo que privaba entre los dentistas de su época. Insistió también en la necesidad de que el cirujano dentista se preparara en conocimientos básicos de medicina, como anatomía y medicina. De esta forma se estaría en el camino de elevar el nivel del dentista y éste empezaría a ser reconocido como un especialista en afecciones de la boca, y no como un simple artesano. A Fauchard se le puede considerar como el enciclopedista de la odontología y constituye un claro ejemplo del pensamiento vanguardista ilustrado que se desarrolló en la Francia del siglo viii.

6Estimulados por el nuevo espíritu personificado en Fauchard, a finales del siglo xviii, surgieron en toda Europa publicaciones dentales con aportaciones en todas sus áreas. Estados Unidos no se quedó atrás, a la llegada de dentistas ingleses y franceses la dentistería norteamericana empezó su proceso de crecimiento.

7En España la dentistería se desarrolló un poco después y no se conoce ninguna traducción al español del libro de Fauchard. Durante los siglos xviii y xix se siguieron editando manuales de flebotomía como el de Ricardo Le Preaux, publicado también en México en 1824.

Llegada de los dentistas franceses

8México recibió, a partir de la segunda década del siglo xix, gran cantidad de extranjeros atraídos por las noticias de una joven nación que ofrecía posibilidades de hacer buenos negocios: inversionistas británicos, comerciantes franceses y aventureros estadunidanses entre muchos otros. También llegaron a establecerse algunos dentistas, principalmente franceses. Los recién llegados adaptaron sus gabinetes dentales y empezaron a ejercer la dentistería de importación. La sociedad mexicana acogió con beneplácito a estos sofisticados personajes que realizaban tratamientos hasta entonces desconocidos, como dentaduras parciales y totales y obturaciones de oro, además de preparar dentífricos en varias presentaciones.

9El primero en anunciarse en un periódico, como fue la costumbre de médicos y dentistas a lo largo del siglo xix, fue el profesor Guillermo Parrot. Un anuncio aparecido en El Águila Mexicana el 3 de abril de 1823, comunica que en el domicilio de don Guillermo Parrot, cirujano dentista, San Francisco número 6, frente a la Iglesia de la Profesa, se vendía un medicamento para blanquear y conservar sana la dentadura.

10Muy pronto a los anuncios de Parrot se unieron los del profesor Guillermo Gardette, quién publicitaba un remedio infalible para el dolor dental. Estos primeros dentistas se llamaban a sí mismos profesores, según la moda francesa. Más adelante se empezarían a nombrar doctores, título que los prestigiaba y les daba imagen.

11Para la tercera década del siglo xix el número de dentistas extranjeros había aumentado, razón por la cual los anunciantes se comprometían a ejecutar tratamientos cada vez más complejos. Y para ser más convincentes, mencionaban poseer diplomas y reconocimientos de los gobiernos de Francia y Estados Unidos. Ejemplo de lo anterior es el anuncio publicado el 6 de febrero de 1830 en El Sol, en el que el profesor Santiago Nankin, quien aseguraba haber estudiado en Francia y Estados Unidos, se comprometía a realizar “todas las operaciones de cirugía con gran destreza y habilidad”, además de poner dientes artificiales, emplomarlos, limar los defectuosos y extraer los que dolieran. Fabricaba también un elíxir que anunciaba como “aprobado por varias sociedades médicas” y afirmaba que servía para curar las encías. Al final del anuncio, Nankin prometía curar a los pobres gratis, entre siete y ocho de la mañana.

12Los dentistas extranjeros, enterados seguramente de que en México podrían ejercer sin obstáculos, y que la competencia era escasa, seguían llegando a establecerse a la capital y en algunas ciudades de provincia. La sociedad mexicana fue aceptando de buen grado los tratamientos reconstructivos que vinieron a mejorar el aspecto de la población desdentada. La odontología de importación fue desplazando poco a poco al oficio flebotomiano, que terminó por desaparecer, al no encajar dentro de la medicina con bases científicas que se generaba principalmente en Francia. Muy pronto la profesión dental fue rentable y los dentistas ganaron prestigio y reconocimiento. Aunque no sabemos con certeza cuanto cobraban por sus servicios estos primeros dentistas, mencionaban en sus anuncios que sus precios eran cómodos, pero suponemos de ninguna manera accesibles para el grueso de la población. El primero en hacer públicos sus precios fue el profesor Pierre Boisson, de quin gracias a sus anuncios en El Siglo xix sabemos que cobraba:

Dientes montados en oro: 3 pesos.
ídem no montados: 2 pesos.
Limpiar la dentadura: 2 pesos.
Emplomar muelas y dientes de oro: 1 peso.
Elixir para conservar la dentadura: 4 reales el pomo.
Dentaduras completas: 50 pesos.
Extracciones sin dolor: 1 peso.

13Estas cifras cobran sentido si recordamos que por aquellos días un ciento de pastelitos contaba un peso.

Primer examen para obtener el título de dentista

14Durante estas primeras décadas, los dentistas ejercieron con toda libertad y sin que nadie cuestionara su competencia. En 1840 el Consejo Superior de Salubridad decidió ordenar esta situación, exigiendo que todos los dentistas extranjeros tuvieran que pasar un examen en la Escuela Nacional de Medicina en el que demostraran tener los conocimientos mínimos para ejercer la profesión. El 4 de enero de 1841 se promulgó un bando en el cual se estipulaban los requisitos necesarios para presentar exámenes:

  1. Solicitud de examen dirigida al presidente del Consejo.

  2. Tres cartas de testigos que certificaran que el aspirante era persona decente y moral.

  3. El pago de 100 pesos.

La mayor parte de los dentistas se educaron en Estados Unidos y en Francia. Algunos mexicanos también fueron a estudiar en esos países. Es el caso de Eugenio M. Gutiérrez quien para 1867 ya tenía catorce años de práctica en Cuba y Estados Unidos.
Fuente, E. Maillefert,
Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsimil, I. Mora, 1992, p. 213.

15Después de que el Consejo superior de Salubridad publicó la convocatoria se presentaron varias solicitudes de dentistas extranjeros que llevaban años ejerciendo en México y deseaban regularizar su situación. Encabezó este grupo el señor Eugenio Crombé; su carta dice lo siguiente:

Eugenio Crombé, natural de París y residente hace nueve años en esta ciudad de México, casado con mexicana, y dos hijos mexicanos de nacimiento ante la justificación de V.S.S. con el debido respeto digo: que deseando ejercer legalmente para poder ser admitido en el referido arte. Por tanto suplico se sirvan acceder a mi solicitud por ser justicia.

16El señor Crombé presentó como testigos a tres personas y la carta de un cuarto testigo, la cual transcribimos a continuación:

Certifico y juro que Dn. Eugenio Crombé, natural de París, ejerce en esta ciudad el arte de dentista desde hace más de seis años, y me consta que tiene toda la instrucción necesaria para desempeñar bien las operaciones confiadas a los dentistas, a su pedimento doy esta en México, a 6 de mayo de 1841.

17Después de cubrir todos los requisitos, Eugenio Crombé presentó y aprobó el examen ante un jurado integrado por cuatro maestros de la Escuela Nacional de Medicina, convirtiéndose así en el primer dentista titulado en México. El Dr. Crombé llegó a tener el gabinete dental de mayor prestigio en el país, reunió una gran fortuna y fue conocido por sus obras filantrópicas.

18El mismo año en que se tituló Crombé lo hicieron cinco dentistas más: José María Magnin, George Gardiner, Antonio Labully, Francisco Lacoste y Eugenio del Cambré. Cuatro de ellos de nacionalidad francesa y un estadunidense. En los primeros trece años fueron examinados nueve dentistas más, todos ellos extranjeros.

19En 1854, con la titulación de Mariano Chacón y Benito Acuña, se inició la incorporación de jóvenes mexicanos a la profesión dental. Estas personas aprendieron las artes dentales en el gabinete de los dentistas extranjeros. Por varias décadas más, al no existir todavía escuelas dentales en México, los aspirantes a dentistas tenían que empezar como aprendices de algún profesional ya titulado, proceso que duraba cuando menos dos años.

Consolidación del gremio dental

20En la década de 1880, en medio de un gobierno estable, la odontología había alcanzado un nivel aceptable, a pesar de que en México todavía no existían escuelas dentales, como las que proliferaban en Europa y Estados Unidos. Existían en la ciudad un poco más de 30 dentistas y varios más distribuidos en provincia, la mayoría de ellos mexicanos. Algunos habían estudiado en escuelas extranjeras y deseaban establecer la enseñanza de la odontología.

21Para las últimas décadas del siglo xix los dentistas mexicanos habían alcanzado logros tan importantes como la publicación de una revista y la creación de una sociedad dental que el mismo Porfirio Díaz presidía. Lo único que hacía falta era una escuela en donde se pudiera aprender la profesión.

22El Estado mexicano desempeñó una parte importante en el proceso de profesionalización de la odontología, pues la difundió y ayudó a crearle una imagen. La idea de instituir la enseñanza partió del gremio dental y fue apoyada por el presidente Díaz y por varias instituciones, como la Escuela Nacional de Medicina y la Secretaría de Justicia e Instrucción Pública.

23El Consultorio Nacional de Enseñanza Dental, nombre que llevó la primera escuela, fue planeado a imagen y semejanza de la Escuela Dental de París, visitada por un delegado especial del gobierno de México cuando acudió al Tercer Congreso Dental Internacional, en 1900.

24En la calle de la Escondida números 1 y 2, actualmente calle de Ayuntamiento, quedó instalado el Consultorio Nacional de Enseñanza Dental. El programa de estudios fue sometido y aprobado por la Cámara de Diputados. El 10 de julio de 1903 fueron nombrados los seis maestros que debían inaugurar los cursos: Ricardo Crombé, Juan Falero, Ricardo Figueroa, José J. Rojo, Alfredo Reguera y Teófilo Valdés. Los dos primeros habían cursado la carrera en Estados Unidos, mientras que los cuatro restantes eran dentistas autodidactas que se recibieron en la Escuela Nacional de Medicina. Por cierto, el Dr. Ricardo Crombé, hijo de aquel famoso dentista francés Eugenio Crombé, primer titulado en México, fue el primer director de esta escuela.

El Antiguo almacén de productos químicos y medicinas, fundado por Eugenio Maillefert en 1845, fue un gran importador de productos de París, Londres y Nueva York.
Fuente: E. Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. facsimilar, I. Mora, 1992, p. 232.

25El 19 de abril de 1904 fue la solemne inauguración del Consultorio Nacional de Enseñanza Dental, iniciándose así la odontología escolarizada en nuestro país.

Table des illustrations

Légende Portada: Anuncio del famoso cirujano dentista Eugène CrombéFuente: Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsimilar, I. Mora, 1992, p. 215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1676/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
Légende En las farmacias, además de los alemanes, los franceses mantuvieron una gran variedad de productos y drogas para la salud y uso industrial. Surtían a los médicos y barberos.Fuente: E. Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsímil, I. Mora, 1992, p. 205.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1676/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Légende La mayor parte de los dentistas se educaron en Estados Unidos y en Francia. Algunos mexicanos también fueron a estudiar en esos países. Es el caso de Eugenio M. Gutiérrez quien para 1867 ya tenía catorce años de práctica en Cuba y Estados Unidos.Fuente, E. Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. Facsimil, I. Mora, 1992, p. 213.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1676/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende El Antiguo almacén de productos químicos y medicinas, fundado por Eugenio Maillefert en 1845, fue un gran importador de productos de París, Londres y Nueva York.Fuente: E. Maillefert, Directorio del Comercio del Imperio Mejicano, 1867, México, Ed. facsimilar, I. Mora, 1992, p. 232.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1676/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 211k

Auteur

Martha Díaz de Kuri. Mexicana, cirujana dentista y licenciada en historia por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesora investigadora en el Área de Historia de la Odontología de la Facultad de Odontología. Jefa del Departamento de Historia de la Odontología, fundado en 1998. Ha publicado diversos libros entre los que figuran: Nacimiento de una profesión (1994); Capitulo Chávezy su paso por el Hospital General de México, en Ignacio Chávez (1997) y Margarita Chornéy Salazar (1998). Y ha sido coautora de otros tantos como: 50 años de la Asociación Dental Mexicana (1992); Historia del Hospital General de México (1994); Yólotl. Historia de la cardiología mexicana (1996) y Bahía de Juglares y antología de cuentos (1996); De Líbano a México, Crónica de un pueblo emigrante (1996); capitulo “Libaneses en Veracruz” en Historia del Puerto de Veracruz (2000); “Historia del Hospital Infantil de México” (2001). “De Líbano a México. La vida alrededor de la mesa” (2002). “Que dios te haga grande México” (2005). Ha publicado diversos artículos en revistas nacionales y extranjeras, entre los que destaca: “La Mujer en la Productividad” (1973), “La Práctica Dental en el Siglo xix” (1997); “Women in Dentistry” (2001), “Historia de la Odontología” (2002) e Inauguración de la Primera Escuela para Dentistas” (2004).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search