Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El medio de la medicina y la salud pública

El afrancesamiento de la botica poblana durante la primera mitad del siglo xix

Ana María Dolores Huerta Jaramillo

Résumé

Le rôle du pharmacien s’est peu à peu transformé au cours du XIXe: il cesse d’élaborer lui-même les remèdes pour se contenter de les commercialiser. Modifications héritées de la grande mutation scientifique qui, à la fin du XVIIIe, accompagna la Révolution française. Les idées des Lumières sont parvenues en Nouvelle-Espagne dans un contexte politique et scientifique rendu propice par l’influence de la Métropole, mais aussi par l’impérieux désir des élites locales d’œuvrer à la professionnalisation des pratiques sanitaires. Il y eut à Puebla une institution qui contribua puissamment à la pénétration des idées nouvelles: l’hôpital de San Pedro dont la communauté médicale devait plus tard collaborer avec la «Junte de Santé» et l’Académie Médico-chirurgicale de l’endroit. C’est à Puebla que furent divulguées les premières éditions de l’œuvre de Lavoisier ainsi que divers autres traités médicaux français. La nouvelle terminologie chimique et les plus récentes théories furent officialisées grâce à l’enseignement, tandis que les noms de préparations médicinales évoquant des auteurs d’origine française consacrés dans les recueils de recettes internationaux, se vulgarisèrent par le biais des clients du pharmacien.

Texte intégral

Portada: Retrato de Antoine-Laurent y Marie-Anne Lavoisier (detalle)
Fuente: Jacques-Louis David. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York

1Para la botica tradicional, el siglo xix representó la era de la producción industrial de medicamentos. El farmacéutico fue desapareciendo poco a poco frente al medicamento que no confeccionaría y no controlaría más; su papel se reduciría al de un simple depositario. Antes de ese proceso, los boticarios pasaban lasrgas horas etiquetando, envasando, clasificando; las farmacias se encontraban llenas de utensilios, de materias y objetos, no eran un simple negocio, sino un santuario donde se producían milagros que se elaboraban con las manos, pues todo tipo de píldoras, tisanas, lociones y pociones alentaban la celebridad de quien las producía.

  • 1 Francisco Javier Puerto Sarmiento, La ilusión quebrada. Botánica, sanidad y política científica en (...)

2Indudablemente la gran transformación se produjo bajo las influencias de la gran revolución científica de finales del siglo xviii, compañera esencial de la revolución francesa. Las ideas ilustradas arribaron a Nueva España en un contexto político científico propiciado en parte desde la Metrópoli y que consistió en la creación de instituciones diferentes de la Universidad; en la salida de estudiosos al extranjero, así como la contratación de científicos y técnicos foráneos para provocar la asimilación de la ciencia moderna en España. También se militarizaron las instituciones de nuevo cuño; se concentraron funcional y administrativamente las profesiones científicas a través de un proceso complejo y paradójico que implicó por un lado la búsqueda de uniformidad rectora cercana a la monarquía y por otro la necesidad de instituciones periféricas, estrechamente vinculadas a la Corte que hicieran realidad los planes de la corona. La Ciencia y sus practicantes, comprometidos con complejos procesos de profesionalización, se desarraigaron de antiguos poderes gremiales, comprendiendo y adaptando las nuevas ciencias.1

  • 2 Patricia Aceves Pastrana. Química, Botánica y Farmacia en la Nueva España a finales del siglo XVI11 (...)

3El Borbón que estableció las bases de la ilustración fue Felipe V, y con Carlos III alcanzó su grado máximo de madurez y esplendor. Sin embargo, se debe considerar que España no fue el único factor externo presente en la actividad científica de Nueva España. Las lecturas en las bien provistas bibliotecas privadas, el contacto con científicos de otras nacionalidades que recorrían América, los viajes de los criollos a Europa y su correspondencia con instituciones científicas extranjeras fueron caminos por los que la ilustración novohispana se aproximó a otras vertientes del pensamiento moderno.2

  • 3 Ana María Huerta Jaramillo. El Jardín de Cal. Antonio de la Cal y Bracho, la botánica y las ciencia (...)
  • 4 Patricia Elena Aceves Pastrana, “Estudio introductorio” en A. L. Lavoisier. Tratado elemental de Ch (...)

4En Puebla, el Hospital de San Pedro fue un escenario fundamental para la penetración de ideas ilustradas; su comunidad médica interactuaría más adelante con la Junta de Sanidad y con la Academia Médico Quirúrgica de Puebla. En 1790 arribó a la institución hospitalaria en calidad de comisario, el barcelonés Ignacio Antonio Doménech, doctor en cánones y médico militar, quien entre otras importantes reformas consolidó la botica del nosocomio, desde donde se planteó la creación de un Jardín Botánico Poblano que contribuyera a la liberalización de la profesión farmacéutica y a la enseñanza de la química bajo la nueva nomenclatura de Lavoisier y de la botánica de acuerdo con la clasificación linneana.3 En la construcción de la nueva nomenclatura, Lavoisier (lámina 1) siguió de cerca los lineamientos propuestos por Linneo en su denominación botánica. En el nuevo lenguaje, cada nombre químico debía llevar, por un lado, el nombre de la clase o del género para describir la propiedad común a un gran número de sustancias (por ejemplo, ácido) y, por otro, el de la especie para recordar la propiedad particular de ciertas sustancias (por ejemplo, nítrico, fosfórico, sulfúrico). Sobre estas bases unificó la nomenclatura de los ácidos, álcalis, óxidos, sales y cuerpos combustibles provenientes de los reinos animal, vegetal y mineral que formaron los cimientos para la nomenclatura química ulterior.4

Antoine, conde de Fourcroy (1755-1809), químico francés.
Fuente: Wikipedia, the free encyclopedia.

  • 5 En 1777 apareció la obra de Bernardino Ramazzini: Essai sur les maladies des artisans, un acucioso (...)

5Más tarde, en 1810, Mariano José Cabofranco figuraba como sucesor de Doménech, y en 1813, debido a la epidemia de fiebres que azotó a la ciudad, junto con el ayuntamiento, contribuyó de manera importante en la instalación de la primera Junta de Sanidad poblana. Era la época en que cuajaban las ideas del político y químico francés Antonio Francisco Conde de Fourcroy (1755-1809),5 quien para poner orden al caos resultante de la revolución francesa propuso, en 1794, la formación de médicos de sanidad a partir de nuevas instituciones con nuevos planes de estudio. En México progresaron sus planteamientos a raíz de la presencia de ideas políticas de origen francés, que entre otras cuestiones animaron la revolución de independencia. Con la Junta de Sanidad de 1813 se produjo en Puebla el arranque formal para la institucionalización de las ciencias médicas a nivel regional. Tanto Doménech como Cabofranco, este último en 1826, invirtieron grandes sumas monetarias en instrumentos médicos y libros procedentes de varias capitales europeas, principalmente de París.

6La normatividad para el ejercicio farmacéutico poblano requiere un análisis particular en comparación con la reglamentación francesa.

La presencia francesa en la academia

  • 6 M. Lavoisier, Traite elémentaire de Chimie. Tome Premier. Presenté dans un ordre nouveau et d’apres (...)

7Institucionalmente, se puede medir la presencia francesa en la formación académica de los profesionales de la salud a través de las características de la vida activa de quienes participaban en la Academia Médico Quirúrgica de Puebla de los Ángeles creada en 1824, antecedente de la Escuela de Medicina poblana. El objeto de la creación de dicha Academia fue integrar un cuerpo de doctrinas por las que se pudieran adquirir a nivel local las profesiones de médicos, farmaceutas y parteras; este proyecto tuvo el sello distintivo de los inicios del siglo xix, cuando la vida científica organizaba además de sus profesiones, sus laboratorios. En Puebla se llegaron a conocer las primeras ediciones de la obra de Lavoisier,6 la cual alcanzó una gran difusión a partir de la primera traducción al castellano del tomo primero hecha por Vicente Cervantes, primer catedrático del Real Jardín Botánico de México, entre los años 1796 y 1797. A través de los informes académicos de los catedráticos es posible conocer cuáles autores, que continuaron la línea de Lavoisier, eran estudiados en las materias relacionadas con el manejo de las sustancias.

François Magendie (1783-1855) médico francés.
Fuente: Epónimos médicos. Biografías Médicas: www.historiadelamedicina.org

  • 7 Jean F. M. Lobstein (1777-1835), médico francés, profesor de la Facultad de Medicina de Estrasburgo (...)
  • 8 Guillaume Olivier (1756-1814), naturalista y entomólogo francés, recolector en Europa y durante sei (...)
  • 9 Augustin Pyrame de Candolle (1778-1841). Alumno de René Desfontaines. En 1807, ya como doctor en Me (...)
  • 10 François Magendie (1783-1855). Su actividad se sitúa en el origen de la fisiología experimental, la (...)

8Un aspecto central en el desarrollo de la nueva comunidad médica fue la traducción de textos, lo cual pudo ser posible gracias a los contactos culturales universales que individualmente se habían establecido. Las exposiciones en la Academia, desde sus inicios, eran en general traducciones realizadas por los mismos socios. Entre los libros tratados destacaban los escritos franceses de Collin, de Richón, Lobstein,7 quien nació en Estrasburgo y escribió sobre el fósforo; de Olivier8 un médico y naturalista formado en Montpellier. De Tifer leyeron las Tablas Anatómicas, la Anatomía de Boyer, los Elementos de Botánica de Candolle,9 el Formulario de Magendie.10 Las disertaciones eran presentadas y presenciadas por todos los socios sin importar la especialidad, el objetivo era el manejo comunitario de teorías y de lenguajes. Los fenómenos naturales de orden local se conectaban con las leyes reconocidas como generales. La Academia Médico Quirúrgica poblana creaba así la historia del desarrollo médico de la nueva nación mexicana. Se hacía un análisis crítico sobre Lobstein y paralelamente se estudiaba un poco de historia natural, describiendo al pez conocido como “mojarra de Puebla” y haciendo una memoria sobre el uso de los “temascales” o baños calientes de origen prehispánico.

Antonio de la Cal y Bracho (1764-1833), profesor de botánica y boticario mayor del Hospital de San Pedro en Puebla desde 1795.
Foto: Raúl Cortés.

  • 11 Faustino A. Aquino Sánchez, Intervención Francesa 1838-1839. La diplomacia mexicana y el imperialis (...)

9En el caso de la química, Mariano de la Cal, hijo del célebre botánico Antonio de la Cal, traducía en 1827 el Formulario de Magendie y los socios proponían organizar una suscripción para que las traducciones se imprimieran. Mientras esto sucedía, se producían los primeros intentos entre Francia y México por reglamentar las relaciones comerciales.11

  • 12 Mateo José B. Orfila Roiger (1787-1853). Nació en Baleares. Desde 1806 permaneció en la capital fra (...)

10Hacia 1828, la Academia adquirió la obra de Orfila,12 su Tratado de Venenos y los Elementos de Química. También obtuvo la obra de Francisco Carbonell, Elementos de Farmacia, que se fundaba en los principios de la química moderna. Carbonell fue farmacéutico botánico colegial de la ciudad de Barcelona y doctor en medicina de las universidades de Huesca y Montpellier, entre otros cargos. Ese texto es particularmente importante pues enuncia y justifica las disciplinas que deben intervenir en la formación académica del farmaceuta.

Guillaume Olivier (1756-1814), uno de los más grandes naturalistas y entomólogos franceses.
Fuente: www.museum.unl.edu

  • 13 Ana María Huerta Jaramillo, “The first Materia Medica of Independent México”, en Gérard Emptoz y Pa (...)

11Como resultado del interés por producir textos de referencia colectiva sobre el conocimiento farmacéutico, Antonio de la Cal, miembro de la Academia, se propuso la integración de una Materia Médica Mexicana. El ensayo resultante fue publicado por la Academia en 1832; en él se registran alrededor de 116 plantas con su nombre vulgar en mexicano o castellano y el genérico o específico en latín. Cal, célebre botánico que llegó a atender la botica del Hospital de San Pedro en 1796, refiere en su escrito a autores de quienes tomó la información del registro botánico de las especies. La influencia francesa, que es la predominante, se halla representada por el explorador botánico Carlos Plumier (1646-1704), el médico y biólogo Juan Luis Alibert (1766-18 37), el botánico Miguel Felix Dunal (1777-1856), el biólogo y médico Francisco Magendie, el botánico Augusto Nicasio Desveaux (1784-1856), el biólogo Antonio Jacobo Luis Jourdan (1788-1848), el químico y farmacéutico José Amado Caventou (1792-1877) y el médico y botánico Adriano de Jussieu (1797-1863).13

  • 14 Bernadette Bensaude-Vincent, “Lavoisier: una revolución científica”, en Michel Serres, (ed.) Histor (...)

12En Puebla, el Reglamento publicado el 28 de julio de 1832 dio origen a la Escuela de Medicina. Para 1844 el gobierno ordenó que se incluyeran en la Escuela las cátedras de Química médica, Historia natural y Farmacia. En el año de 1845 en la cátedra de Química médica se estudiaba el libro de Julián Fontenelle, adicionado de las doctrinas de Orfila, Olivier y Tenhard. Fontenelle, en su Manual de Química Médica, el cual iniciaba con la afirmación de que los cuerpos elementales están formados por moléculas y átomos, explicaba que con el fin de colocar su obra al nivel de los descubrimientos más modernos de entonces, había incorporado los textos necesarios acerca del asunto, cuyos autores eran Lavoisier, Berthollet, Fourcroy, Thomson, Chaptal, Berzelius, Ure, Davy, Chevreul y sobre todo Thenard, de quien se conocieron en Puebla varias ediciones con diferente número de volúmenes. Berthollet y Fourcroy fueron miembros de la Academia Real de Ciencias de París y Lavoisier colaboró con ambos en el sistema de la nomenclatura química.14

Guillaume Olivier (1756-1814) uno de los más grandes naturalistas y entomólogos franceses.
Fuente
: www-museum.unl.edu

13El plan de estudios de 1848 para los aspirantes a profesores químico-farmacéuticos, dentro de la ya creada Escuela de Medicina de Puebla, incluye las matemáticas, principalmente la aritmética, el álgebra y la geometría inferior, consideradas como necesarias para el estudio de la física experimental que debía conocer el farmaceuta. Y de modo más específico, de establecía el estudio de la Historia natural, particularmente la que trata de los vegetales, llamada botánica; la física experimental, que se ocupa de las propiedades generales de los cuerpos y de los instrumentos físicos que sirven en las operaciones de farmacia; y la química, concebida “como la ciencia que por medio del análisis y síntesis nos enseña a conocer los principios constitutivos y propiedades de los cuerpos naturales, y la mutua e íntima reacción de los mismos”. Se había llegado a la conclusión de que debería establecerse una diferenciación entre los profesores químico-farmacéuticos y los oficiales de farmacia. A los primeros se les exigiría, además de la gramática española y latina, los estudios de francés, elementos de matemáticas, física, química orgánica e inorgánica, botánica, operaciones mecánicas, teorías farmacéuticas, farmacia práctica oficinal y magistral, conservación de los preparados, reglas de rectificación, conocimientos de pesas, medidas y utensilios. A los segundos, además de gramática española y latina, sólo se les requeriría física básica y elementos de geometría y aritmética.

14Se puede constatar el impacto de la nueva química en la formación de los profesionales de la salud, particularmente de los farmacéuticos, a través de las fórmulas medicamentosas empleadas como camino terapéutico, en donde no sólo participarían nuevos elementos o materias, sino también se irían adoptando nuevas denominaciones.

  • 15 “Formulario del uso del Señor Don Carlos Brito para la Botica que administra y es a su cargo en el (...)

15Un formulario de 1849, procedente de la botica del Hospital de San Pedro, integrado por el farmacéutico Carlos Brito15 con 225 fórmulas distribuidas bajo 45 grupos diferentes, es un ejemplo de cómo la farmacia práctica poblana de mediados del siglo xix se hallaba influido por farmacéuticos franceses. Si bien la recopilación es un manuscrito, son interesantes los resultados si se compara con formularios impresos de diferentes épocas y procedencias, pues entre otras cosas incluye fórmulas contenidas en el Nouveau traite de pharmacie théorique et pratique de 1840 (París).

  • 16 Archivo Judicial del Estado de Puebla. Microfilm del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades B (...)

16La manera de designar a los propios ingredientes revela por una parte la incorporación de conceptos asociados a la nomenclatura química posterior a Lavoisier y por otro, la permanencia de sustancias mucho más vinculadas con el mundo de la medicina hipocrática; participan, por ejemplo, los ácidos muriático, sulfúrico, nítrico puro, o el hidroclorato de calmuriato de cal, al lado de cortezas de cuerno de ciervo filosófico, de estiércol de vaca o de oveja, de cochinillas, lombrices terrestres secas, enjundia de víbora, ojos de cangrejo. Eso mismo ocurría en otras boticas poblanas de la época, por ejemplo en la de Juan Tamborel, en donde también entre los enseres se localizaba un areómetro, balanzas, gasógenos, tubos de seguridad de diferentes formas.16

17Los títulos de algunas fórmulas del manuscrito de Brito evocan las designaciones con que se les reconocía en formularios internacionales como: Agua Histérica de Lemort, Bálsamo astringente de Lobb, Bálsamo Nervino de Baumé, Poción laxativa de Leroy, Elixir de Fremourt, Jarabes Antitísicos de Rocier y de Leroy; Polvos Antisépticos, Solución Mineral y Ungüento Estomacal de Euller, Polvos Solutivos de la Matr, Linimento de Ratania de Plenes.

  • 17 Enciclopedia Universal Ilustrada Europea Americana, t. VII y t. XXX, Madrid, Espasa Calpe, pp. 1235 (...)

18De los nombres anteriores destacan particularmente dos: Antonio Baumé y Juan Jacobo Leroy. El primero, célebre químico francés, nació en Senlis el 26 de febrero de 1728 y murió en París el 15 de octubre de 1804, fue miembro de la Academia de Ciencias de París en 1772, del Instituto en 1796 y de la Sociedad de Medicina en 1798. A él se le deben, entre otras cosas, el modo de purificar el salitre y de extraer el principio amargo contenido en la fécula de la castaña de Indias. Baumé obtuvo la sal de amoniaco por primera vez en Francia, inventó el pesa-líquidos que lleva su nombre y sirve para determinar la riqueza alcohólica de los vinos y aguardientes, construyó también sus pesa-ácidos, pesa-sales y pesa-jarabes, además de publicar varios tratados de química. El segundo, el cirujano Juan Jacobo Leroy (1798-1860), mejor conocido como Leroy d’Etiolles, fue uno de los primeros urólogos modernos, inventor de los instrumentos para operar la litotricia. Dio a conocer además varios procedimientos para la curación de la parálisis de la vejiga y la estrechez de la uretra, además de la cura radical de las hernias. También publicó diversos libros médicos especializados.17

  • 18 Archivo Junta de Sanidad. Biblioteca José María Lafragua BUAP. Borrador del Reglamento de Boticas, (...)
  • 19 Las referencias bibliográficas que se proporcionan en el Reglamento de 1845 son ambiguas, para su i (...)

19Los títulos de los libros de la época que deberían tenerse en la oficina farmacéutica se anotaban en el reglamento para la mejor administración de las boticas emitido por la Junta de Sanidad de Puebla en el año 1845,18 estos eran: la Farmacopea Hispana, la Framacopea Universal, el Formulario de Magendie y el de Richard, el Manual Farmacéutico de Chevalier; como de supernumerarios, la Farmacopea Matritense, la del Virrey, la Palestra chímico Galénica de Félix Palacios, la Farmacopea Extemporánea de Fuller, el Formulario Magistral de Blanco, y la Farmacología de Plenck.19

20Así se fueron conociendo los nuevos nombres de los medicamentos a través de la clientela del boticario.

  • 20 El Interés General. Diario del Pueblo, tomo I, Puebla, 5 de junio de 1856, núm. 10, p. 4.

21Con la incursión de profesionales de origen francés en las ciencias de la salud se estrecharían todavía más las relaciones internacionales. En el año de 1856, en Puebla, el boticario Pedro Beguerisse, quien tenía su establecimiento, la botica La Guadalupana, en la calle del costado de la iglesia de San Pedro, se anunciaba como agente del periódico Le Trait D’Unión, que se publicaba dos días a la semana en la ciudad de México y que a partir del mes de junio aparecería todos los días con excepción de días festivos. El aumento de ediciones permitiría a El Trait seguir día por día la política del país, dando pronta y extensivamente las noticias extranjeras, dedicándose de un modo especial a los proyectos de las artes y de las ciencias, a insertar todos los documentos útiles al comercio, teniendo siempre una parte literaria cuidadosamente separada de la parte informativa.20

  • 21 La Idea Liberal, Periódico bisemanal político y literario, núm. 73, Puebla, 26 de agosto de 1865, p (...)

22Hacia 1865 la prensa local difundía la existencia en las boticas poblanas de medicamentos de origen francés, como el aceite de hígado de bacalao, desinfectado ferruginoso de Chevrier y las pildoras y el jarabe de ioduro doble de hierro y quinina de Rebillon. El primero de ellos se anunciaba como el mejor medio para administrar el hierro, ya que el ioduro de hierro asociado al aceite de hígado de bacalao ayudaba a la acción eficaz de este último, se disolvía fácilmente en los líquidos de las vías digestivas y no provocaba constipación. El segundo remedio combatía al raquitismo, entre otras enfermedades, y su utilidad era proclamada por el Boletín de Terapéutica Médica y Quirúrgica de 1860, a donde se remitía al lector interesado. El depósito general del aceite de Chevrier se hallaba en la botica del mismo nombre en París, ubicada en 21 Rue du Tanboury, en Montmartre, desde ahí se distribuía.21

23Así se fue incrementando a nivel regional el reconocimiento del prestigio de perfumistas y boticarios franceses que encontraría uno de sus mejores momentos al finalizar el siglo xix.

Notes

1 Francisco Javier Puerto Sarmiento, La ilusión quebrada. Botánica, sanidad y política científica en la España ilustrada. España. SERBAL/CSIC. 1988, pp. 10-11.

2 Patricia Aceves Pastrana. Química, Botánica y Farmacia en la Nueva España a finales del siglo XVI11, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, 1993, p. 40 (Biblioteca Memoria Mexicana 2).

3 Ana María Huerta Jaramillo. El Jardín de Cal. Antonio de la Cal y Bracho, la botánica y las ciencias de la salud en Puebla, 1766-1833, Puebla, Gobierno del Estado de Puebla/Secretaría de Cultura, 1996, 120 pp. (Colección Catalejos 14).

4 Patricia Elena Aceves Pastrana, “Estudio introductorio” en A. L. Lavoisier. Tratado elemental de Chimica (edición facsimilar), México, Universidad Autónoma Metrópolitana-Xochimilco, 1990, pp. 16-17.

5 En 1777 apareció la obra de Bernardino Ramazzini: Essai sur les maladies des artisans, un acucioso estudio sobre el impacto de las sustancias en el cuerpo de los artesanos de acuerdo con sus especialidades. La traducción del latín al francés la realizó Fourcroy, quien le agregó notas y comentarios; en ese año se presentaba como maestro en artes y estudiante de medicina en la Universidad de París. La obra fue impresa por Chez Moutard-Imprimeur-Libraire de la Reine, por orden de la Real Sociedad de Medicina Francesa.

6 M. Lavoisier, Traite elémentaire de Chimie. Tome Premier. Presenté dans un ordre nouveau et d’apres les decouvertes modernes, Paris, Chez Cuchet Libraire, MDCCLXXXIX, p. 322. Tome Second, pp. 326.

7 Jean F. M. Lobstein (1777-1835), médico francés, profesor de la Facultad de Medicina de Estrasburgo, famoso por acuñar el término “arteriesclerosis” en 1833, concepto que se generalizó después para significar endurecimiento de las paredes arteriales. En su libro Traité d’anatomie pathologique, publicado en París encontramos la denominación de “artériosclérose” (“nom composé d’artère et de sclerose”) Lobstein también presentó en esa obra un anáfisis químico de las placas arteriales calcificadas. Alfredo Buzzi, “Etiología de la Arterioesclerosis o Ateroesclerosis”, Revista Argentina de Cirugía Cardiovascular, versión on line, Vol. II-No. 3/septiembre-octubre de 2004.

8 Guillaume Olivier (1756-1814), naturalista y entomólogo francés, recolector en Europa y durante seis años en la gran expedición francesa a Persia. En 1798 regresó a Francia con la mayor colección de historia natural de Turquía, Asia Menor, Persia (Irán), Egipto y algunas islas mediterráneas. Gran amigo de Fabricio y protector de Latreille durante el período revolucionario de 1810 a 1814. Su amplia colección se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural de Paris. Essig, E. O. A history of entomology, New York, Hafner Publishing Co., 1972.

9 Augustin Pyrame de Candolle (1778-1841). Alumno de René Desfontaines. En 1807, ya como doctor en Medicina, fue nombrado catedrático de Botánica en la Universidad de Monpellier como sucesor de Pierre Marie Auguste Broussonet. Consideró como carácter taxonómico fundamental la complejidad del aparato vegetativo, dividiendo a las plantas en vasculares y celulares (Théorie élémentaire de la Botanique, 1813).

10 François Magendie (1783-1855). Su actividad se sitúa en el origen de la fisiología experimental, la patología experimental y la farmacología experimental modernas. En 1821 apareció el Formulaire pour la préparation et l’emploi de nouveaux médicamens... en el que se trata, según el autor, de la acción y preparación de un gran número de drogas que en ese momento eran nuevas, algunas consideradas como venenos. Entre estas figuran la estricnina, la morfina, el opio, el ácido prúsico, el aceite de crotón, y el cianuro de potasio, la narcotina, la narceína, la codeína, la veratrina, la quinina y la cinconina, entre otras. Este texto se reeditó varias veces y en varios idiomas. Al castellano fue vertido en 1827 por José Luis Casaseca. www.historiadelamedicina.org

11 Faustino A. Aquino Sánchez, Intervención Francesa 1838-1839. La diplomacia mexicana y el imperialismo del librecambio, México, INAH, 1997, p. 41 (Serie Historia).

12 Mateo José B. Orfila Roiger (1787-1853). Nació en Baleares. Desde 1806 permaneció en la capital francesa. El Traité des poisons ou toxicologie général (1814-1815) recoge por primera vez los resultados de los trabajos de Orfila. El libro fue traducido al inglés, castellano, italiano y alemán. La cercanía de su trabajo experimental con el de la naciente farmacología es muy evidente, sobre todo en el escenario donde se produjeron los cambios que cambiarían el rostro de estas dos disciplinas. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación López Piñero. Centro mixto de la Universitat de Valencia y el CSIC. http://www.uv.es/IHCD/

13 Ana María Huerta Jaramillo, “The first Materia Medica of Independent México”, en Gérard Emptoz y Patricia Elena Aceves Pastrana, Between the natural and the artificial. Dyestuffs and Medicines. Proceedings of the XXth International Congress of History of Science (Liège, 20-26 July 1997), Bélgica, Brepols Publishers, 2000, pp. 181-190 (De Diversis Atribus Tome 42).

14 Bernadette Bensaude-Vincent, “Lavoisier: una revolución científica”, en Michel Serres, (ed.) Historia de las Ciencias, Madrid, trad. Ma. José López y Jerónima García. Ed. Cátedra, 1989, p. 414.

15 “Formulario del uso del Señor Don Carlos Brito para la Botica que administra y es a su cargo en el Hospital General de San Pedro de Puebla del año 1849”, libro manuscrito de 160 hojas útiles, y que contiene 225 fórmulas oficinales.

16 Archivo Judicial del Estado de Puebla. Microfilm del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades BUAP, Balance de la Botica de la Calle de Victoria, por el cual don Juan Tamborel su dueño, vende y entrega al cura J. Mariano Garía Méndez que compra y recibe. Hecho por los profesores de Farmacia don Miguel Moreno por parte del primero, y don Manuel Martínez por parte del segundo y concluido en Puebla a 18 de diciembre de 1859”, rollo 39.

17 Enciclopedia Universal Ilustrada Europea Americana, t. VII y t. XXX, Madrid, Espasa Calpe, pp. 1235-1236, p. 159.

18 Archivo Junta de Sanidad. Biblioteca José María Lafragua BUAP. Borrador del Reglamento de Boticas, Año de 1845. “Reglamento para la mejor administración de las boticas así de la Capital como de las foráneas, y orden con que deben visitarse”. Caja 6. Asunto: Expediente de exámenes, acusaciones, visitas a botica, correspondencia. Años: 1845-1848. Carátula: Legajo no. 14-13.

19 Las referencias bibliográficas que se proporcionan en el Reglamento de 1845 son ambiguas, para su identificación nos hemos auxiliado del trabajo de Patricia Aceves Pastrana, Bibliografía médico-farmacéutica del siglo XVIII novohispano, Construyendo las ciencias químicas y biológicas. México. Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco. 1998, pp. 99-120 (Serie Estudios de historia social de las ciencias químicas y biológicas 4).

20 El Interés General. Diario del Pueblo, tomo I, Puebla, 5 de junio de 1856, núm. 10, p. 4.

21 La Idea Liberal, Periódico bisemanal político y literario, núm. 73, Puebla, 26 de agosto de 1865, p. 4.

Auteur

Ana María Dolores Huerta Jaramillo. Mexicana, licenciada en historia por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, maestra en Historia de México y doctora en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesora investigadora en el Área de Historia del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego de la BUAP, donde participó en la fundación del Seminario de Historia y Filosofía de la Medicina. Se ha especializado en Historia de la Farmacia. Dentro de sus proyectos se encuentra el de “Las construcciones del concepto de salud en la historia regional poblana”, y dentro de él desarrolla el tema sobre “La limpieza corporal en la historia de Puebla”. Ha publicado diversos artículos y libros sobre la Historia de la Farmacia en Puebla, así como sobre historia de las ciencias químicas y biológicas, entre los que figuran: Los boticarios poblanos. 1536-1825. (1994); El Jardín de Cal. Antonio de ¡a Cal y Bracho, la botánica y las ciencias de la salud en Puebla. 1766-1833 (1996); Salus et Solatium. El desarrollo de las ciencias médicas en Puebla durante el siglo xix, (2001); y el Formulario del maestro de farmacia don Carlos Brito... Hospital General de San Pedro. Puebla 1849. (2006). Es miembro del SNI.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search