Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

La república de las letras

Emile Chabrand (1843-1893): viajero, actor y testigo de la emigración francesa a México

Hélèn Homps

Résumé

Membre de la communauté des «entrepreneurs barcelonnettes», émigrés au Mexique entre 1850 et 1950 et implantés dans le négoce et l’industrie textile, Emile Chabrand (1843-1893), «don Emilio», occupe une place à part, curieusement méconnue. Cet émigrant de la première heure, à la fois acteur et témoin de l’émigration française au Mexique, va se distinguer de ses compatriotes par ses nombreuses initiatives et prises de position. Auteur d’un récit de voyage autour du monde couronné par l’Académie Française (Prix Montyon), De Barcelonnette au Mexique (Plon, 1892), prétexte pour retourner au Mexique, le «pays aimé», photographe, naturaliste préparateur (la seule profession qu’il revendique), inventeur (machine à voler), collectionneur et créateur d’un musée ouvert sur les cultures du monde, candidat aux élections législatives qui entraînera sa disparition tragique et brutale, l’homme public comme privé reste mystérieux et isolé. Pour appréhender cette figure atypique et singulière, nous disposons d’un récit, d’un testament olographe et de l’inventaire de sa bibliothèque, effectué en 1992, sans oublier une série de photographies (ou «mises en scène») où se révèle toute la fantaisie et l’ambiguïté du personnage.

Texte intégral

Portada: Portada original del libro de viaje de Émile Chabrand publicado en 1892, por Plon.
Fuente: Biblioteca particular de JPS.

  • 1 El movimiento migratorio de Ubaye hacia México, mejor conocido como el periodo de “Los barcelonnett (...)

1Émile Chabrand (1843-1893) o “don Emilio” como se le conoció, fue un miembro de la comunidad de «empresarios barcelonnettes –inmigrantes en México entre 1850 y 1950 y arraigados en el negocio y la industria textiles–, que jugó un papel importante en la inmigración, pero curiosamente, éste fue desconocido, ignorado durante mucho tiempo. Este inmigrante de la primera fase, a la vez actor y testimonio de la migración francesa hacia México, se diferenció de sus compatriotas por sus numerosas iniciativas y posturas tanto públicas como privadas.1

2Chabrand fue el autor de un diario de viajes realizados por el mundo que fue premiado por la Academia Francesa (Premio Montyon) y se tituló De Barcelonnette a México (Plon, 1892) –un pretexto para regresar a México, su “país amado”–, también fue fotógrafo, botánico, inventor de una máquina para volar, coleccionista y creador de un museo abierto de las culturas del mundo, y candidato en las elecciones legislativas que antecederían a su desaparición trágica y brutal. Tanto el hombre público como el privado representados en Chabrand quedan aún en el misterio y el aislamiento. Él es el gran ausente del panteón de Ubaye, en donde están personajes como Francois Arnaud, Adrien Gassier, Jean Caire, Germaine Waton de Ferry, André Honnorat, Paul Reynaud, etcétera.

3Para asir esta figura atípica y singular, el estudioso dispone de un diario, de la crónica de un viaje empapado de raras confesiones autobiográficas, de un testamento ológrafo (testamento espiritual de Émile Chabrand), de un inventario de su biblioteca personal efectuado en 1992 y de algunas fotografías que son verdaderas puestas en escena en las cuales se revela toda la fantasía y la ambigüedad del personaje.

Émile Chabrand: actor de la migración (1864-1878)

  • 2 Émile Chabrand no pertenece a la generación del Porfiriato, la de los grandes patrones que, en much (...)

4Poco se sabe acerca de los 18 años que Chabrand vivió en México, particularmente en Cuernavaca, donde se instaló por razones de salud y trabajó en el negocio y el comercio textiles entre 1860 y 1875 (el periodo que precede al porfiriato, considerado la edad de oro del comercio barcelonnette en México).2

  • 3 Émile Chabrand, De Barcelonnette au Mexique, Paris, Plon, 1892.

5Su itinerario personal en México sigue siendo un misterio que Émile Chabrand quiso conservar intacto. No se revela ninguna información en su escrito titulado De Barcelonnette a México, crónica verdadera de su viaje realizado por el mundo y particularmente por México entre 1882 y 1883, 19 años después de su llegada a México y Cuernavaca.3

  • 4 Ibíd., p. 261.

6El texto es testimonio de la historia de sus compatriotas inmigrantes, como él, al México de la industria textil y los negocios, por ello dedica “un capítulo especial sobre la historia de los barcelonnettes”.4 Sobre su propio recorrido y su itinerario personal permanece notoriamente callado, lo cual sugiere que prefirió situarse 20 años más tarde y reconstruir el recorrido de uno de sus compatriotas que le precedieron en México.

  • 5 Ibíd., p. 396.
  • 6 Ibíd., pp. 294-295.

7Émile Chabrand también se reserva los intereses que lo llevaron a México y que después debe dejar por “advertencia de los médicos”.5 No se conoce ni el nombre del almacén en el que trabajaba (“en México me ocupé del comercio, como lo hicieron un gran número de mis compatriotas de Barcelonnette”), ni el nombre de sus asociados. No conocemos casi nada de su vida en Cuernavaca, “donde residí algunos años”,6 de donde recobra “los recuerdos vividos de la ruta que recorría cientos de veces”. Este hombre a quien llamamos “Don Emilio”, que en México se sentía como en casa y que se confesó un “viejo mexicano”, no rescata ninguno de sus recuerdos personales.

8La presencia de episodios personalizados es escasa, pero deja entrever la experiencia y la vida de Chabrand con su entorno, sus amigos cercanos, su “gran amigo Aimé Gassier”, Félix Fortolis –ambos comerciantes en México–, o incluso su “compatriota” André Audiffred, comerciante en Chalco y Cuernavaca.

La foto en formato carte de visite sobre tipos mexicanos, fue un género que se popularizó en México durante la década de 1860; sus principales exponentes fueron Antioco Cruces y Luis G. Campa. Esta es una ilustración sacada de una foto de su autoría.
Fuente: Emile Chabrand, De Barcelonnette au Mexique, Paris, Plon, 1892, p. 254.

  • 7 Ibíd., p. 417.
  • 8 Ibíd., p. 349.

9A lo largo de todo su escrito sobre México, (“país amado”), Chabrand no revela nada sobre sus “largos años de emigración”. Una vez que hizo fortuna al término de su viaje en la ciudad de Querétaro, “ciudad acogedora a donde llegué muy joven” y “donde pasé una buena parte de mi vida”,7 en su diario guarda un silencio desesperante sobre los detalles sobre su vida. A su llegada a León, ya no revelará el nombre de los “dos amigos de la infancia” con los que se reencuentra después de tantos años. El único episodio en el que Chabrand emplea el “yo” para referirse a sí mismo, insertándose directamente en el relato, se trata de un pasaje «heroico» y contemporáneo de su viaje alrededor del mundo, es decir, “su descenso en el cráter del volcán Popocatéped”,8 que es totalmente ajeno a su relato de los años vividos en México. Émile Chabrand no nos deja conocer nada de su larga vida como inmigrante en México a través de sus propias palabras.

Émile Chabrand, testimonio de la emigración

  • 9 Chartes Simond, prefacio a “Les Barcelonnettes au Mexique”, en: Charles Simond (coord.), Biblioteca (...)

10En el capítulo XXIV del diario, titulado “Los Barcelonnettes en México”, el viejo inmigrante, que “entre muchos otros tenía el gran mérito de haber visto exacta y prácticamente todo lo que relata al lector [y] de hablar sólo de lo visto y lo vivido”,9 nos regala su testimonio del fenómeno migratorio de los habitantes de Ubaye en México. De entrada, Chabrand, que conocía profundamente la historia de México gracias a las lecturas que había hecho antes de su migración, describe la ciudad de México tal como la conocía, con su urbanidad, su población, sus comercios, sus costumbres. Se incluye también una descripción detallada y documentada de la fachada de la catedral, por la que siente una profunda admiración. Así comienza la historia de los barcelonnettes en México, con la presentación de la “pequeña ciudad de Barcelonnette, bajo la prefectura del departamento de los Alpes Bajos”.

Portada del libro de viaje de Émile Chabrand, que se publicó en París en 1892.

  • 10 François Arnaud, Les Barcelonnettes au Mexique, Boletín científico y literario de los Alpes Bajos, (...)

11El autor se remonta al inicio del movimiento migratorio con la historia del pionero Arnaud (que será permanentemente recordado en adelante) y el episodio de la instalación del primer negocio barcelonnette en México, “El Cajón de Ropa de Las Siete Puertas”. Chabrand cita el nombre de los primeros inmigrantes (Caire, Derbez y Jauffred) y menciona el regreso a su país (con la fortuna hecha) de Caire y Jauffred, tal como lo había escrito un año antes François Arnaud en su obra publicada en 1891.10 No hay nada novedoso en la narración, ni la más pequeña precisión o anécdota acerca de los inicios del movimiento migratorio barcelonnette en México. Émile Chabrand evoca las prácticas de «los paisanos» (nombre con que se autodenominan los inmigrantes) a su llegada a México y la importancia de “sus compatriotas”, lo cual facilitó su integración desde el inicio de su instalación en el país que lo acogió.

12Lo esencial del relato de Chabrand reside en la descripción extensa y rica del negocio (el lugar) y su universo (las prácticas), hacia los cuales el autor se muestra particularmente atraído. En sí, el viejo inmigrante se vuelca sobre la descripción física del lugar en el que practicó durante largo tiempo. Nos presenta varios rostros de los diferentes elementos: el mostrador, la tarima, la trastienda, los cuales describe gustosamente en español, y se esmera en proyectar la naturaleza de sus mercancías. El lector se ve transportado al universo del negocio y es espectador directo de la vida de sus empleados y de sus comportamientos.

13Émile Chabrand evoca su ascenso y su evolución en el nuevo oficio, el de la ropa. Lo que él llama “el gran momento de la venta” constituye una pieza selectiva en la que el autor nos muestra un mostrador vivo, animado, de un estilo naturalista, que descubre cierto júbilo que alcanza su paroxismo en la sucesión de retratos de los distintos tipos de clientes.

  • 11 É. Chabrand, op. cit., p. 412.

14Chabrand termina su relato con la enumeración de los negocios de la capital, que después abarca también los de las demás ciudades de la república mexicana que llaman su atención. Ahí se detalla la naturaleza de los negocios (hay más que sólo almacenes de tejidos), y se llega a una cifra de 132 establecimientos barcelonnettes en México. Este viejo inmigrante recurre a un tono circunstancial y muy elocuente para evocar el papel y la importancia del comercio barcelonnette en México, basándose en cifras actualizadas gracias a documentos precisos que le entregaron “dos patrones de casas comerciales de México que recientemente llegaron a Paris (abril de 1892)”. Descubrimos también las sumas extravagantes y el número de los “cuatrocientos cincuenta capitalistas barcelonnettes, aproximadamente, que poseen fortunas que oscilan entre los cincuenta mil y ochocientos mil francos”, quienes se diferencian de “los millonarios” ¡por sólo treinta personas!11

15La visión de Émile Chabrand sobre la migración y sobre el papel y el lugar de los inmigrantes barcelonnettes en México, es fiel a lo que vivieron y relataron los empresarios importantes acerca de su éxito social y económico. El viejo inmigrante traza el panegírico de las acciones de la comunidad barcelonnette en México que “triunfaba” y se adaptaba, a fuerza de trabajo y honestidad, gracias a “esta probidad sólida, que es nuestra fuerza en esas tierras”. Admirador de la política de Díaz (“bajo la sagaz e inteligente administración del general Porfirio Díaz”) que descubre a su regreso a México en 1883, Chabrand se congratula del éxito de sus compatriotas.

En la Sala Émile Chabrand del Musée de la Vallé en Barcelonnette, se reúnen objetos que recuperó durante su viaje alrededor del mundo.
Fuente: foto de Hélèn Homp Barcelonnette. Musée de la Vallé, Barcelonnette.

  • 12 Ibíd., p. 408.

16En esta visión algo idílica, con escenas pintorescas referidas constantemente al mostrador de las ventas de ropa, encontramos un testimonio verdadero con un carácter etnográfico que sobrepasa los relatos existentes sobre la historia de la migración barcelonnette en México. Para Chabrand, la inmigración de los habitantes de la Vallée a México es sinónimo de progreso y éxito. “Estando allá, sólo se hacen ricos”.12 La migración representa, entonces, una oportunidad para el valle de Barcelonnette. Una visión que no comparte su contemporáneo (y amigo) François Arnaud (1843-1908).

  • 13 F. Arnaud, op. cit. Arnaud matiza la cuestión de la emigración más de lo que parece en un primer mo (...)

17Para el notario de Barcelonnette, autor de la primera obra referente a los barcelonnettes en México, la migración constituye también (y sobre todo) un factor de pobreza y la responsable directa de la hemorragia que vaciaba el valle: “algunas mansiones ricas en medio de la provincia agonizante [...], ¡no hay más que tierras sin cultivar!, ¡casas abandonadas! Sin los piamonteses, que vienen a reemplazar a los que emigran, el país estará vacío en un siglo si sigue los mismos pasos”. François Arnaud va más allá y no duda en hablar de “castración anual” y concluye diciendo: “Para morir, los brazos de una hija adorada y amada son una almohada más dulce que un saco de piastras”.13

El viaje alrededor del mundo (1882-1883)

  • 14 Luis Everaert Dubernard, traducción, estudio preliminar y notas, en Émile Chabrand, De Barceloneta (...)

18“Émile Chabrand fue un escritor informado, ameno, curioso de la historia y de la geografía nacionales, observador objetivo empeñado en cultivarse culturalmente, a su manera, un enamorado de México”.14

Émile Chabrand gustaba vestirse con la ropa de los lugares a donde iba. Aquí lo vemos con un kimono, en Japón.
Fuente: foto Hélèn Homps, Musée de la Valle de Barcelonnette.

19Diecinueve años después “de desembarcar de un navio de velas”, Chabrand emprende la tarea de viajar por el mundo en 324 días. Es un viaje que comienza en septiembre de 1882 y termina un año más tarde, en septiembre de 1883. Si contamos el número de páginas dedicadas al “descubrimiento de México” –211 páginas, la mitad del relato–, podemos preguntarnos sobre el verdadero objetivo de su viaje alrededor del mundo entero, el cual, no lo olvidemos, decide nombrar “De Barcelonnette a México”. Realmente, el corazón del proyecto de viaje de Chabrand es México. Su viaje por el mundo es un pretexto para regresar a él, “país amado y siempre novedoso”.

  • 15 É. Chabrand, op. cit., p. 331.

20Chabrand se presenta como un “viajero de buena fe sin mayor ambición literaria, [con] el espíritu más bien volcado sobre observaciones prácticas”. Lo que le interesa es el humano, el hombre; mostrar “no solamente los monumentos, el país y su paisaje, sino al habitante [y] las costumbres” para enfatizar que en “todos los climas, todas las latitudes, es el hombre el espectáculo más atractivo, el sujeto más diverso de observación”.15 Conforme avanzan sus peregrinaciones, el viejo inmigrante, al que Luis Everaert Dubernard califica de “turista metido a sociólogo”, multiplica lo que él llama unas “pinturas de la vida de las calles” en las cuales plasma su emoción y su interés por los pueblos.

21Habiendo residido 18 años bajo el sol mexicano, Chabrand propone un relato que se acerca al de sus contemporáneos, simples viajeros y testigos extranjeros. La mirada desde el interior del viejo inmigrante nos permite diferenciar su narración de la de sus contemporáneos. Nos sorprende la similitud en el tono y los temas tratados (que coinciden en las descripciones convencionales), los mismos pasajes ineludibles, como aquellos consagrados a la historia antigua de México, incluso el mismo itinerario, etcétera.

  • 16 Émile Chabrand cita constantemente las obras de Laplace, Humboldt, Bernai Díaz, Lucien Biart, Charn (...)

22Chabrand se documentó y conoció muy bien los textos de sus contemporáneos y sus predecesores, y los citó constantemente en su relato. Numerosas son las obras como éstas que se encuentran inventariadas en su biblioteca personal.16

A manera de conclusión

23¿Cuál es la verdadera naturaleza del texto que venimos abordando? ¿Se trata de un testimonio, de una crónica, de un diario de viaje, de una autobiografía disfrazada, de una obra literaria o, incluso, de un documental etnográfico?

24Podemos preguntarnos acerca de por qué este viejo inmigrante no escogió, claramente, el relato autobiográfico para atestiguar sus largos años de migración y, así, utilizar su experiencia personal. ¿Por qué, de modo contrario, prefirió ser testimonio de la aventura colectiva de la comunidad barcelonnette, dejando en la sombra su itinerario personal?

25¿Por qué prefirió sacrificar su relato de viaje personal, con sus convenciones, sus descripciones históricas “obligadas” y sus puntos de vista coincidentes con todos los demás relatos de viaje de sus contemporáneos?

26La mirada desde el interior del viejo inmigrante no permite distinguir el relato de viaje de Émile Chabrand del de sus cronistas contemporáneos.

27Ahora sólo nos queda lamentar la ausencia de una correspondencia, de un diario de vida, en los cuales el autor habría confiado sus recuerdos, develado sus sentimientos... De esta personalidad singular, ecléctica, olvidada antes de que pudiera dejar huella y alimentar la memoria colectiva, tendremos sólo un misterio que haríamos mal en ultrajar.

Elementos para una biografía

28El 21 de diciembre de 1993, la ciudad de Barcelonnette celebraba el centenario de la muerte de Émile Chabrand (1843-1893), hijo de Hyacinthe-Émile Chabrand, encargado de aduana, y de Magdeleine Pinoncély, los dos originarios de Larche. Con una personalidad fuera de lo común, Émile Chabrand es conocido, principalmente, por el museo edificado en su honor en su villa ubicada en Barcelonnette, después de su regreso de México. No obstante, su relato de viaje alrededor del mundo (De Barcelonnette au Mexique), coronado por la Academia Francesa (Prix Moynton), es el que, hasta hoy, continúa transmitiendo el recuerdo de este hombre singular y ecléctico.

29Chabrand, como otros, también emigró hacia México y se instaló ahí entre 1863 y 1864. En este país permanecería por 18 años. Aun cuando fue miembro de la colonia mexicana, ignoramos casi todo de su itinerario en México.

30Chabrand se casó por primera vez con Antoinette Caire, sobrina del abad Caire; recobró la fortuna hecha anteriormente y se consagró al estudio de los animales. En México, el viejo negociante se convirtió en “naturalista practicante” y, luego, compró al abad Caire (al que se refería como el abad de los pájaros), su colección de pájaros mediante el pago de una renta vitalicia anual de 500 francos-oro, dándole al abad la posibilidad de ocuparse de la colección hasta su muerte.

31Bajo la excusa de que Chabrand quería volver a ver México, su museo fue instalado en la proximidad de su villa. Así, emprendió un largo viaje alrededor del mundo que comenzó el 15 de octubre de 1882 en Marsella y acabó 11 meses más tarde, el 4 de septiembre de 1883 en Cherbourg. En principio, sus pasos lo llevaron hacia India, Birmania, China, Japón y Estados Unidos y, al final, a México, “país amado donde viví”.

32Al quedarse viudo, Chabrand desposó a Eugénie Trotabas de Beauvezer y a su lado emprendió numerosos viajes por Europa del norte y África del norte (con estancias en Marruecos). Después, se instaló definitivamente en Barcelonnette, en la villa dibujada por el arquitecto originario de Lyon, Adolphe Coquet; persiguió sus sueños de explorador y puso a punto una máquina de “navegación aérea sin globo”, cuya patente registró bajo el sello de Digne.

33Posteriormente, participó como candidato en la batalla de las elecciones legislativas de 1893, contra su cuñado Adrien Gassier. Al término de los agitados debates que se sostuvieron, Chabrand decidió retirarse y el primero de septiembre de ese mismo año puso fin a sus días. ¡Tenía cincuenta años!

34Émile Chabrand fue enterrado en Larche de acuerdo a su deseo. Había soñado por tumba “un monumento de cantería del país con cúpula que, al final, [tuviera] la forma de un mausoleo oriental”; sin embargo, una tumba de estilo clásico resguardaría finalmente sus restos mortales. En su testamento hológrafo atribuyó una suma generosa a los municipios de Barcelonnette, Saint-Paul (donde nació) y Larche, la cuna de su familia, insistiendo, una y otra vez, en que fueran recompensados los estudiantes que merecieran un premio de lenguas extranjeras, “el inglés especialmente”. Esta actitud de Chabrand era una manera de manifestar, nuevamente, su apertura al mundo y su interés por otras culturas, que no dejó de cultivar durante su vida.

Bibliographie

Referencias bibliográficas sobre Émile Chabrand

CHABRAND, Émile, De Barcelonnette au Mexique, Paris, Plon, 1892. [versión en español: Émile Chabrand, De Barceloneta a la República Mexicana, México, Banco de México, 1987.]

DUBERNARD, Luis Everaert, “Traducción, estudio preliminar y notas”, en: É. Chabrand, De Barceloneta a la República Mexicana, México, Banco de México, 1987, pp. 25-36.

GARCÍA DÍAZ, Bernardo, Veracruz y sus viajeros (textos de Bernardo García Díaz y Ricardo Pérez Montfort), México, BANOBRAS, Gobierno del Estado de Veracruz, Instituto Veracruzano de Cultura, Grupo Sansco, 2001, en especial el capítulo 2, p. 36.

GÉNIN, Auguste, Les Français au Mexique du XVIe siècle à nos jours, Paris, Nouvelles Editions Argos, 1933.

LAMEIRAS, Brigitte B. de, Indios de México y viajeros extranjeros, México, Sep-Setentas, núm. 74, 1973.

SILVA, Jorge, Viajeros franceses en Mexico, México, América, 1946.

Notes

1 El movimiento migratorio de Ubaye hacia México, mejor conocido como el periodo de “Los barcelonnettes en México”, ha sido objeto de numerosos trabajos desde finales del siglo XIX hasta nuestros días. Está disponible una bibliografía amplia sobre el tema en el Musée de la Vallée, el centro de los Archivos de Migración. Musée de la Vallée-04400 Barcelonnette (Francia).

2 Émile Chabrand no pertenece a la generación del Porfiriato, la de los grandes patrones que, en muchos casos, dejaron huella en los nombres de majestuosas tiendas, fábricas o bancos, sino a la generación de la implantación, de la instalación de los primeros vendedores y de la constitución de una red de comerciantes franceses en toda la naciente República Mexicana.

3 Émile Chabrand, De Barcelonnette au Mexique, Paris, Plon, 1892.

4 Ibíd., p. 261.

5 Ibíd., p. 396.

6 Ibíd., pp. 294-295.

7 Ibíd., p. 417.

8 Ibíd., p. 349.

9 Chartes Simond, prefacio a “Les Barcelonnettes au Mexique”, en: Charles Simond (coord.), Biblioteca Ilustrada de losViajes por el mundo y por el mar, Pion, 1897.

10 François Arnaud, Les Barcelonnettes au Mexique, Boletín científico y literario de los Alpes Bajos, Paris, Digne, 1891.

11 É. Chabrand, op. cit., p. 412.

12 Ibíd., p. 408.

13 F. Arnaud, op. cit. Arnaud matiza la cuestión de la emigración más de lo que parece en un primer momento. Además, multiplicó las acciones a favor del movimiento migratorio de Ubaye a México al fungir, desde temprano, como testigo apasionado de los trabajos y los proyectos de los migrantes, mismos que plasma en el Journal de Barcelonnette, fundado en 1882, mientras fue redactor en jefe. Está por completarse un inventario de sus artículos publicados entre 1882 y 1932.

14 Luis Everaert Dubernard, traducción, estudio preliminar y notas, en Émile Chabrand, De Barceloneta a la Republica Mexicana. México, Banco de México, 1987, pp. 25-36. [Versión en español del libro de Émile Chabrand, De Barcelonnette au Mexique].

15 É. Chabrand, op. cit., p. 331.

16 Émile Chabrand cita constantemente las obras de Laplace, Humboldt, Bernai Díaz, Lucien Biart, Charnay... También se inspira fuertemente en el texto de Michel Chevalier, Le Mexique ancien et moderne, (Hachette, Paris, 1864), que resguarda en su biblioteca personal, así como en las obras de Jules Leclercq, Voyage au Mexique, (Paris, Hachette, 1885) o el de Mathieu de Fossey, Le Mexique, (Paris, Plon, 1857). Existe un inventario de su biblioteca personal realizado en 1992 por Christine Merle y Hélène Homps. Archivo Émile Chabrand, Musée de la Vallée, Barcelonnette.

Table des illustrations

Légende Portada: Portada original del libro de viaje de Émile Chabrand publicado en 1892, por Plon.Fuente: Biblioteca particular de JPS.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1671/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Légende La foto en formato carte de visite sobre tipos mexicanos, fue un género que se popularizó en México durante la década de 1860; sus principales exponentes fueron Antioco Cruces y Luis G. Campa. Esta es una ilustración sacada de una foto de su autoría.Fuente: Emile Chabrand, De Barcelonnette au Mexique, Paris, Plon, 1892, p. 254.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1671/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Légende Portada del libro de viaje de Émile Chabrand, que se publicó en París en 1892.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1671/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Légende En la Sala Émile Chabrand del Musée de la Vallé en Barcelonnette, se reúnen objetos que recuperó durante su viaje alrededor del mundo.Fuente: foto de Hélèn Homp Barcelonnette. Musée de la Vallé, Barcelonnette.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1671/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende Émile Chabrand gustaba vestirse con la ropa de los lugares a donde iba. Aquí lo vemos con un kimono, en Japón.Fuente: foto Hélèn Homps, Musée de la Valle de Barcelonnette.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1671/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 159k

Auteur

Hélèn Homps. Francesa, terminó una maestría en literatura y una especialidad en historia del arte, con la opción “Patrimoine et Muséologie” en la Universidad de Provence (Aix-Marseille-I). Fue comisionada por el Servicio de Monumentos históricos (Ministère de la Culture, D.R.A.C Provence-Alpes – Côte d’Azur) en Barcelonnette, para realizar el inventario y la identificación de las villas construidas por los emigrantes a su regreso de México. En 1993 ganó el concurso para ser reconocida como “Agregado de conservación del patrimonio” y desde 2003 ocupa la dirección del Museo delValle, en Barcelonnette. Se interesa particularmente en el estudio del movimiento migratorio del Ubaye hacia las Américas. Ha participado en los coloquios del proyecto “México-Francia” y en la firma de la convención de “hermandad” entre el Museo comunitario de Ciudad Mendoza (Santa Rosa) y el de Barcelonnette. Entre sus artículos y libros más recientes tenemos: Villas en Ubaye. Retour du Mexique, (Aix, 2002) y 1000 petits chefs-d’oeuvre du Mexique à Barcelonnette (Paris, 2006).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search