Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

La república de las letras

La acogida de Carlota en Saint-Nazaire en 1866 y su reinterpretación ficcional: los desencuentros de la historia y los rescates de la ficción

Jean-Marie Lassus

Résumé

Les commentaires de la presse locale sur l’arrivée de Charlotte au port de Saint-Nazaire en 1866 constituent un cas intéressant d’histoire immédiate, car l’épouse de Maximilien a suscité alors les sentiments les plus divers, de l’indifférence et la curiosité au rejet et à l’hostilité, mais pas le véritable enthousiasme attendu par l’histoire officielle. Une figure majeure de la politique impérialiste se voyait réduite à un quasi anonymat, ce qui devait allait donner un relief particulier à son accueil. On abordera donc la question de la réinterprétation biographique et fictionnelle de ce qui constitua en réalité un «non événement». Cet article part du présupposé de la pertinence de la figure de Charlotte comme «protagoniste» de l’Histoire, susceptible de révéler les caractéristiques, les carences ou le rejet d’une sensibilité commune, et s’appuie pour cela sur différentes sources, journalistiques et biographiques en les confrontant à leur réélaboration fictionnelle, par exemple dans le roman et le théâtre. Ces différentes perspectives nous permettront de questionner les représentations nationales propres au Mexique et à la France pour voir comment la fiction peut «racheter» les vides et les rendez-vous manqués de l’Histoire tout en révélant les mécanismes d’appropriation ou de rejet d’une même figure à différents moments de l’histoire.

Texte intégral

L’histoire est un roman vrai.
Paul Veyne, 1971
La science historique nous laisse dans l’incertitude sur les individus.
Marcel Schwob, 1896

Portada: El 12 de junio de 1864, acompañados del arzobispo de México, los generales Bazaine y Neigri, llegó la pareja imperial a la ciudad de México, en un ambiente de júbilio y algarabía.
Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 192.

  • 1 Nos referimos aquí algunas de las ideas principales formuladas por Jacques Le Goff, coordinador de (...)
  • 2 Jean Lacouture recalcó la importancia de esta vuelta del acontecimiento que ahora “irrumpe en la es (...)
  • 3 El espacio de este capítulo no nos permitió examinar en detalle todas las biografías y obras de fic (...)

1Los nuevos historiadores destacaron la importancia de un acercamiento a la historia desde una perspectiva innovadora, recalcando por ejemplo la necesidad de prestarles más interés a los anónimos que a las grandes figuras históricas para reconsiderar los acontecimientos y las crisis en función de “los movimientos lentos y profundos de la historia”, según la expresión de Jacques Le Goff.1 Con este nuevo enfoque, se trata de fijarse más en las realidades concretas, materiales y mentales de la vida cotidiana que en los sucesos efímeros que ocupan la primera plana de los periódicos o “la historia oficial”. De ahí por ejemplo el interés por la historia de las mentalidades, la de los imaginarios colectivos o la historia inmediata, para citar solamente algunas perspectivas entre las muchas abiertas por los nuevos historiadores. Dentro de este marco se ha prestado una atención particular al “acontecimiento”.2 Precisamente los comentarios suscitados en la prensa local por la llegada de Carlota al puerto de Saint-Nazaire en 1866 constituyen un caso interesante de historia inmediata, que despertó los sentimientos más variados, desde la indiferencia y la curiosidad hasta el rechazo o la hostilidad, pero no el verdadero entusiasmo esperado por la historia oficial. Una figura mayor de la política imperialista se veía así reducida casi al anonimato, lo que le daba un relieve particular a su acogida. Por eso abordaremos el tema de la reinterpretación biográfica y ficcional de este “acontecimiento”, poniendo de entrada comillas a una palabra que en este caso y en buena parte significó también lo contrario de una acogida oficial e incluso, visto desde cierta perspectiva, constituyó en realidad un no acontecimiento. Partiremos del presupuesto de la pertinencia de la figura de Carlota como “protagonista” de la historia, susceptible de revelar las características, las carencias o el rechazo de una Sensibilidad común: nos valdremos para ello de varias fuentes, periodísticas y biográficas, confrontándolas después con su reelaboración ficcional: Rodolfo Usigli y Fernando del Paso, para citar solamente dos ejemplos relevantes en el teatro y la novela.3 Se llegará así a un doble enfoque, prestando atención a la percepción que se tuvo de Carlota en una actualidad histórica y geográfica precisa (el puerto de Saint-Nazaire y la ciudad de Nantes) y a su imagen en las crónicas de agosto de 1866 del Phare de la Loire, para ensanchar luego la perspectiva acudiendo a crónicas periodísticas más recientes sobre el acontecimiento (Ouest France, 1970). Se abordará también la reinterpretación histórica del acontecimiento en algunas biografías recientes publicadas sobre Carlota en Francia. A partir de estos dos enfoques, local y “universal”, intentaremos cuestionar las propias representaciones nacionales de México y Francia. Esta perspectiva global no pretende mezclar los géneros sino, al contrario, delimitar las fronteras para intentar comprender mejor, quizás, la repercusión de unos acontecimientos particulares en las biografías oficiales y en el campo ficcional.

El 10 de abril de 1864, en Miramar, ante la junta mexicana de notables dirigida por Manuel Gutiérrez de Estrada, y ante el obispo, Maximiliano hizo un juramento ante Dios y aceptó recibir el nombramiento de Emperador de México.
Fuente:
La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 181.

La prensa local, ¿reflejo de una sensibilidad común?

Noticias y rumores del Imperio

  • 4 Alicia Hernández Chávez, Breve historia contemporánea de México, México, Fondo de Cultura Económica (...)

2El viaje de Carlota Amalia de Bélgica a Europa se inscribe como se sabe en un marco particularmente caótico: Napoleón acababa de tomar la decisión de retirar las tropas francesas de México en el momento preciso en que Bazaine pensaba organizar una operación de envergadura contra la guerrilla mexicana, en un contexto además en que la presión de Estados Unidos se hacía cada vez más fuerte en favor de los patriotas mexicanos: 1866 es el momento en que se manifiesta abiertamente el apoyo estadunidense a la resistencia mexicana con la movilización de 50 000 soldados veteranos de su guerra civil sobre Río Bravo.4

  • 5 Fernando del Paso en su novela Noticias del Imperio (1987) le da la palabra a Carlota desde el prim (...)

3En este contexto bastante difícil, Carlota sale para Francia el 13 de julio de 1866 para recordarle a Napoleón III su promesa inscrita en el tratado de Miramar de no retirar a las tropas francesas. Quiere entrevistarse también con el Papa para arreglar la discrepancia en la cuestión religiosa y política de los cultos en México. Pero la acogida de los franceses es un verdadero “fiasco”: las autoridades oficiales multiplican las torpezas y la prensa no tardará en manifestar sus dudas en cuanto a los verdaderos objetivos de su misión para acabar por una actitud de franca hostilidad.5 En París, Carlota exigirá de Napoleón que siga pagando el sueldo de las tropas auxiliares y que mantenga al ejército francés hasta lograr la pacificación definitiva de las provincias mexicanas. No consigue convencer a los ministros franceses, aunque logra obtener dinero, que manda a México. Sin renunciar a su proyecto, decide volver a ver a Napoleón para reiterarle sus compromisos con México, pero todo es inútil. Ante esta última y definitiva negativa, se refugiará en Miramar el 30 de agosto de 1866. A partir de entonces irá agravándose su estado psíquico, hasta necesitar su posterior internamiento este mismo año. Mientras, habrá visitado al Papa Pió IX para intentar solucionar la cuestión del concordato y presionar, en vano otra vez, a Napoleón.

Visita de Maximiliano y Carlota al Emperador Napoleón III el 5 de marzo de 1864, donde Francia se comprometió a apoyar con tropas y dinero al Imperio mexicano.
Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 180.

4Este brevísimo recuerdo de la trayectoria de la esposa de Maximiliano por Europa evidencia una inestabilidad a todos los niveles: se derrumban los sueños y las ilusiones de la Emperatriz mientras va perdiendo todos sus apoyos políticos y religiosos y sus referencias concretas con la realidad. En cierto modo, ha perdido también “su lugar en el mundo”: fuera de México, sólo encontrará refugio en el castillo de Bouchout, después de un progresivo alejamiento de la sociedad, entregada a los delirios de persecusión y a las fantasías de la imaginación.

5En realidad, lo que evidencian los artículos del periódico Le Phare de la Loire del 8 al 1 3 de agosto de 1866 es que Carlota, desde su llegada a Francia en 1866 por el mismo puerto que sirvió de embarcadero para las tropas francesas destinadas a México en 1862, ya no pertenece ni a la sociedad mexicana ni a la europea y llega en medio de la indiferencia y la desaprobación general.

  • 6 Le Phare de la Loire, Jueves 9 de agosto de 1866.
  • 7 Este hotel sigue acogiendo hoy a personalidades políticas, pero se ubica ahora en lo alto de la rue (...)
  • 8 El periódico precisa que sólo se reservó un pequeño apartamento para ella y su camarera, tres señor (...)

6El diario del jueves 9 de agosto incluye en su rúbrica titulada “Ultimas noticias del día 8 de agosto” un párrafo firmado por V. Mangin que retoma las informaciones de una hoja suelta de Saint-Nazaire, según la cual entre los pasajeros del vapor de la Compañía Transatlántica Impératrice-Eugénie oriundo de Veracruz se “encontraría” la emperatriz (sin mayúscula) de México. Esta “gran noticia” que El Faro del Loira se prepara a anunciar a sus lectores confirmaría los rumores “procedentes de Estados Unidos” de los que ya se había hecho eco el mismo periódico, según los cuales Carlota se disponía a salir para Europa. Se suponía que vendría a negociar un nuevo préstamo o que se alejaba de México “a causa de los acontecimientos de que México iba a ser el teatro”.6 Se anuncia entonces la llegada de la emperatriz a Nantes por el tren a las 6 horas con 33 minutos. Se prevé que dormirá en el Hôtel de France.7 Las instrucciones dadas por el ministro mexicano Castillo señalan que la emperatriz viaja como “humilde turista” sin el boato oficial que hubiera podido acompañarla.8

  • 9 (...) nous nous bornerons à dire que la compagne de Maximilien est plutôt bien que mal”. El diario (...)

7El número del 10 de agosto vuelve sobre las noticias de la víspera en una rúbrica titulada “Crónica local”, señalando la llegada puntual de la emperatriz a las 6 horas con 33 minutos, en la discreción general, ya que la noticia de su llegada se había difundido muy poco, de modo que sólo algunos mirones se habían reunido en la estación de Nantes, cuyos principales accesos habían sido prohibidos por las autoridades en virtud del acontecimiento. Se precisa que las únicas personalidades oficiales que estaban presentes eran el señor Bourlon de Rouvre, prefecto del Loira Inferior y su secretario general, el barón de Girardot. El Faro del Loira dedica de paso unas líneas a la descripción detallada del atuendo de Carlota, propia según él de una persona acomodada aunque sencilla, añadiendo que la nieta de Luis Felipe denotaba un carácter resuelto. Rinde un homenaje mesurado a su belleza, precisando que, por no caer en los tradicionales excesos de la lisonja, “se contenta con decir que la esposa de Maximiliano es “más bien bella”.9 Los mirones que se habían reunido delante del Hotel de France no tardaron en dispersarse y no hubo recepción oficial esa noche en Nantes. El periódico señala que esta misma mañana del 10 de agosto el señor Bourlon de Rouvre vino a buscar a la emperatriz para conducirla a la estación de Nantes, de donde se fue para París a las 7 horas de la mañana.

  • 10 Las personalidades a las que se refiere principalmente Le Phare de la Loire son: el conde del Valle (...)
  • 11 El periódico señala que al ver a la esposa del general, la emperatriz la había estrechado en sus br (...)

8Luego, el periódico vuelve sobre la acogida de Carlota en Saint-Nazaire, para “completar la historia de su paso por nuestro departamento”, dando la lista de las personas que acompañaban a la esposa de Maximiliano y añadiendo que la Compañía había recibido 37 700 francos en pago de sus servicios, primera alusión apenas velada a los gastos ocasionados por su visita, y que prepara el terreno para futuros comentarios críticos sobre las cantidades de dinero ocasionadas por la aventura mexicana.10 Avisados por un telegrama de La Habana de la llegada de la emperatriz, el general Almonte, ministro de México en París, y su esposa, así como el señor Mora, antiguo ministro plenipotenciario y antiguo gran maestro de ceremonias, habían acudido a recogerla.11 La emperatriz fue acogida por el subprefecto de Savenay, por el señor Guilhouso, alcalde de Saint-Nazaire y por el juez de paz. El diario critica el discurso del señor alcalde, calificado de “arenga a la que perjudicó la emoción de su voz”, y que fue contestada por una sonrisa “que el señor alcalde no pudo sino encontrar afable” y un saludo. Un carruaje ordinario llevó a la emperatriz al hotel Bellay, adonde fue a reunírsele a pie su comitiva. Después de esta acogida desastrosa, El Faro del Loira consigna con cierta ironía dos “incidentes” bastante inesperados, ocurridos antes de abandonar el antepuerto, del que retendremos el más extraordinario para la circunstancia: la falta de bandera mexicana oficial en el barco que traía a Carlota, reemplazada por una bandera de Italia. Los términos en que se relata el incidente son bastante significativos de la falta de consideración por la representante oficial de México:

  • 12 Ibidem.

El pabellón mexicano sólo difiere del italiano por la corona imperial que lo remata y por un águila con una serpiente en el pico –imagen de la anarquía, sin duda– que está representado en él. “L’Impératrice-Eugénie estaba desprovista de esta bandera nacional; la habían reemplazado por la de Italia.12

9A continuación, Le Phare de la Loire cita un párrafo del Diario del Imperio de México del 7 de julio que anunciaba el viaje de su majestad como una misión en beneficio de los intereses de México y para el arreglo de determinadas cuestiones internacionales, recalcando el sentimiento de “verdadero patriotismo” con que ésta la emprendía, y la prueba de abnegación que manifestaba así el emperador con su nueva patria. Añadía que la emperatriz se preparaba a emprender con valentía un viaje que iba a conducirla por la región de Veracruz en la estación de las lluvias, con los consiguientes peligros de vómito negro. Le Phare de la Loire no idealiza tanto a Carlota, y critica el falso tono de veracidad con que el diario mexicano anuncia el viaje de la esposa de Maximiliano, subrayando que los lectores mexicanos no tenían más información que los franceses sobre los verdaderos motivos de su viaje.

La pareja imperial.
Fuente:
La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 135.

Criticas

10Como se ve, los principales temas desarrollados en las páginas de Le Phare de la Lote entre el 9 y el 10 de agosto de 1866 tratan en primer lugar de la dificultad de tener informaciones exactas sobre la llegada de la Emperatriz: desde el principio, ésta crea conflictos de interpretación sobre los verdaderos objetivos de su estancia, y da lugar a comentarios a veces irónicos sobre la recepción que se le ofreció.

  • 13 “Uno de estos (diarios), Le Pays, la emprende con nosotros esta mañana, porque hemos dicho que, seg (...)

11Pero poco a poco, a lo largo de los artículos, va subiendo el tono. Se considera a la emperatriz como la actriz indeseable de una gestión que significaría nuevos sacrificios para Francia. En su edición del 11 de agosto, el diario local observa que la vuelta imprevista de la emperatriz a Francia da motivos para numerosas interpretaciones y se hace el eco de polémicas con otros diarios “oficiales”, como Le Pays: éste había criticado el artículo de Le Phare de la Loire que señalaba que Carlota (calificade par Le Phare como “hija del rey de los Belgas”) se alejaba de México para ponerse a salvo de los futuros acontecimientos del que el nuevo imperio podía ser algún día el teatro.13 En el mismo número, A. de Rolland da el tono, recalcando que es muy probable que el gobierno francés no hará nuevos sacrificios “para mantener a este trono exótico”:

Los mexicanos fueron vencidos por nuestras armas; hemos ido a Puebla y México; los notables fueron obligados a cumplir con sus promesas; los belgas y los austriacos se han alistado bajo esta nueva bandera; se ha hecho lo imposible para que el trono imperial, tan codiciado por las poblaciones mexicanas, pueda echar profundas y sólidas raíces en el país.

  • 14 Ibídem.

La experiencia ha sido larga y costosa para nosotros; se han prodigado la sangre y el dinero de Francia, y a pesar de ello Maximiliano titubea, lo que prueba que unos nuevos sacrificios serían completamente inútiles. Confiamos en que el viaje de la emperatriz Cariota no nos ilevará a nuevos compromisos en esta tentativa de que felizmente nos libra un convenio.14

  • 15 Ibídem, Lista a cargo de un tal Mangin, corresponsal del periódico.

12Como si fuera poco, la noticia de la llegada de la Emperatriz a Saint-Cloud figura en la misma hoja del 11 de agosto al final de una larga lista de sucesos, que empieza refiriéndose a diversos asuntos relativos a pleitos, espectáculos, bodas de la alta sociedad, cuestiones nacionales e incluso chistes, para acabar por fijarse por fin en las últimas lineas en el destino de Carlota en París.15

  • 16 A. de Rolland, Le Phare de la Loire, op. cit., sábado 11 de agosto de 1866.
  • 17 Idem.

13En las ediciones del 12 y 13 de agosto, las críticas se hacen más directas: Le Phare de la Loire rectifica un comentario sobre el supuesto motivo de la llegada de la esposa de Maximiliano: los recursos necesarios para mantener al ejército después de la evacuación del territorio por las tropas francesas y la cuestión de los empréstitos suscritos en Francia. Comenta Le Phare de la Loire que L’Etendard es uno de los pocos diarios oficiales que comienza a admitir que el viaje de la emperatriz tiene un objetivo, aunque se equivoca sobre el principal objeto de su misión. El léxico y las expresiones utilizadas por el periodista son bastante representativos del rechazo que suscita la aventura mexicana: puntualiza en efecto que es inútil hacer creer que cuando se hayan ido las tropas francesas subsistirá “el imperio improvisado mexicano” y que sólo se tratará de “mantener a sus soldados indígenas”. El periódico recalca las dificultades cada vez mayores con que tendrá que enfrentarse el “joven y frágil imperio” así como los obstáculos políticos y materiales que siempre se opondrán a su “aclimatación”. Observa además que el país es esencialmente republicano, como lo prueba desde hace cuatro años la resistencia encarnizada de los mexicanos a las tentativas de Maximiliano. Rinde homenaje a los guerrilleros mexicanos, recalcando que es un error tratar de “bandidos” o de “salteadores” a unos hombres que siguen “manteniendo erguida la bandera republicana en la tierra mexicana” y que incluso van ganando batallas contra “los imperialistas”; hace observar también que si las tropas francesas evacúan “este territorio regado con nuestra sangre”, ellos triunfarán sin dificultad.16 Dentro de este contexto, el objetivo de la misión de Carlota no puede ser sólo conseguir dinero, sino también hacer que se mantenga y prolongue la ocupación francesa, indispensable para la protección de los emperadores. Sobre este particular el periodista A. de Rolland es tajante: la emperatriz se ilusiona completamente, ya que el gobierno francés está cansado de “los sacrificios enormes” que realizó para la entronización de Maximiliano, calificado por el periodista de “aventurero archiduque austríaco”:17

  • 18 Idem.

Lo que la emperatriz de México vino a buscar en Francia, es un nuevo ejército que alinear, es dinero que gastar para prolongar por algunos meses más a un régimen que se derrumba. Ahora bien, Francia no tiene hombres ni dinero que sacrificar a esta princesa, por más valiente que sea, y aunque lo tuviéramos, ¿de qué servirían estos sacrificios? No cabe duda que si enviáramos cien mil hombres a México, restableceríamos la paz por todas partes; pero, independientemente del convenio que señaló el fin de nuestra intervención en México, hay algo que no debemos perder de vista, y es que no bien hayan salido nuestras tropas, los republicanos volverían a aparecer, y más poderosos que nunca.18

El 5 de febrero de 1867, el último destacamento de tropas francesas, dirigidas por el Mariscal Bazaine, abandonan la ciudad de México para embarcarse en Vereracruz rumbo a Europa.
Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 237.

14En cuanto a la cuestión financiera, señala el periódico en su edición del 13 de agosto que el presupuesto de los ingresos del gobierno mexicano no alcanza 100 millones de francos, mientras que el de los gastos más imprescindibles se eleva a 150 millones, sin contar con las deudas y los intereses de las mismas. Sería necesario entonces, para mantener en el trono “al sucesor de Itúrbide”, regalarle cada año 50 millones, que sin duda serían mejor empleados en otra parte. Todos estos sacrificios, hechos por un imperio que ya no tiene ninguna razón de ser, sobre todo después de la reconstrucción de Estados Unidos, son considerados inútiles por el periódico. Para corroborar estas críticas, Le Phare de la Loire cita a otros periódicos, como La Liberté, que manifiestan la misma inquietud sobre el destino final del imperio de Maximiliano, a pesar de todos los esfuerzos de la emperatriz: recalcan la situación financiera catastrófica del país dando a entender que a no ser que “los Estados Unidos compren a México y se encarguen de sus deudas”, el país no sería incapaz de encontrar el dinero necesario para pagarlas. El tono con que el periodista A. de Rolland del Phare de la Loire termina su artículo arremetiendo contra Maximiliano y Carlota es duro y casi injurioso:

  • 19 Le Phare de la Lore, 13 de agosto de 1866.

Podemos esperar a que muy pronto el Emperador Maximiliano deposite su corona imperial y vuelva, como simple archiduque, a aquel castillo de Miramar que nunca hubiera debido abandonar. Es posible incluso que la Emperatriz no vuelva a esta tierra donde tuvo sueños de grandeza y de potencia, y donde sólo encontró amargas decepciones19.

15La prensa local parece pues bastante representativa de la sensibilidad despertada por la “historia inmediata”: su crónica constituye una forma de aprensión directa de la realidad y una evocación sin rodeos de las preocupaciones políticas y sociales del momento. Si en un principio no pormenoriza las pésimas condiciones del desencuentro de Saint-Nazaire, prefiriendo insistir en la acogida reservada a Carlota en Nantes los siguientes días, recepción que tampoco fue excepcional, el diario no tardará mucho en hacerse el portavoz de una polémica candente sobre la expedición mexicana. Las críticas llegan a restarle a la emperatriz (por no decir negarle) toda dimensión política, reduciéndola a un simple papel de representación, aniquilando de antemano sus futuras gestiones con Napoleón III. La dama que vuelve a Europa en agosto de 1866 experimenta los sinsabores de los vencidos políticos, dentro de un contexto tragicómico y feroz.

16Por una ironía de la historia, además, el desencuentro de Saint-Nazaire recuerda los sinsabores de su primera llegada a México el 25 de mayo de 1864, cuando el general Almonte encargado de acogerlos había llegado con retraso y Carlota y Maximiliano habían descubierto las calles desiertas de una Veracruz azotada por una epidemia de vómito negro; parece que con la vuelta de Carlota a Francia en 1866 va cerrándose un ciclo de incomprensión que había empezado en la indiferencia de los oficiales y la ausencia del pueblo mexicano y termina con la hostilidad de la opinión pública francesa.

Reinterpretación biográfica y ficcional del acontecimiento

Biografías

  • 20 Escribe Shwob en el prólogo a sus Vidas imaginarias: “El arte del biógrafo consiste precisamente en (...)

17Las páginas precedentes querían definir un referente histórico susceptible de ser reinterpretado por la ficción pero también por las biografías. Sin caer en el extremo del escritor francés Marcel Schwob, contemporáneo de Carlota, quien en sus Vidas imaginarias (1896), tan admiradas por Jorge Luis Borges, discutía la dimensión historiográfica de las biografías e “inventaba” la de personajes de la historia más o menos conocidos, no podemos dejar de observar el frágil límite que puede existir a veces entre biografía y ficción literaria.20

  • 21 El hijo a quien Carlota habría dado a luz “clandestinamente” sería el futuro general Maxime Weygand (...)

18En efecto, cuando nos fijamos en el estilo de ciertas biografías, por otra parte bien documentadas, nos enteramos de que las fronteras entre la historiografía y la escritura novelesca o folletinesca parecen a veces borrosas: André Castelot en su Maximilien et Charlotte (1977), dedica por ejemplo el capítulo final de su biografía a “La Emperatriz demente”, sin hacer caso del episodio de Saint Nazaire, prefiriendo detenerse en las relaciones entre la pareja imperial. Se extiende en cambio sobre el hecho de que Carlota estuviera embarazada a su llegada a Francia; apoyándose en las tesis de otros biógrafos, sugiere que el malestar físico de la Emperatriz durante la larga travesía de Veracruz a Saint Nazaire se debía en realidad a su embarazo.21

  • 22 «(La barque) amène le représentant de l’Empire mexicain, le général Almonte et madame, qui tendent (...)

19Para su biografía, publicada en 1998, Michel de Grèce escoge un título que acentúa la dimensión dramática (al parecer inevitable) de la pareja imperial: La Emperatriz de ¡os adioses, o el destino trágico de los soberanos malditos. Pero a diferencia de Castelot, pormenoriza el episodio de Saint Nazaire acentuando la soledad, la rabia y la desesperación de una Emperatriz que “Durante la travesía se había quedado horas en la popa con la mirada vuelta hacia México” y que llega a un puerto lúgubre el 8 de agosto de 1866. Escribe que Carlota esperaba una recepción digna de su condición, pero que, al contrario de lo que ocurrió en La Habana, nadie se manifestó. Cuando por fin una barca se acerca a ella llevando a bordo al general Almonte y a su esposa, éstos le obsequian un ramillete de rosas “ya marchitas”.22 Recordaremos que Le Phare de la Loire no mencionaba el detalle de las flores y dramatizaba en cambio el momento de gran emoción del reencuentro entre Carlota y la esposa del general, escena por lo demás digna de los actuales procedimientos de “mediatización del acontecimiento”. Michel de Gréce recalca también las circunstancias en que desde Saint-Nazaire Carlota le manda su primer telegrama a Napoleón después de su llegada, y la respuesta descortés de éste. Además, debe contentarse con un hotel de mediana categoría de la ciudad, adonde su comitiva tiene que seguirla a pie. El autor se vale de un léxico bastante expresivo, reinterpretando las palabras del Emperador, cuyos pretextos para no verla están presentados como un verdadero insulto:

  • 23 Ibídem, p. 278.

La respuesta del Emperador de los franceses no tarda y cae como un mazazo: “Acabo de recibir ahora mismo el telegrama de Su Majestad. Como he vuelto enfermo de Vichy, y tengo que guardar cama, no puedo ir a acogerla. Si como lo supongo Su Majestad va primero a Bélgica, me dejará así el tiempo de reponerme”. En dos palabras, no quiero recibirla y sobre todo no ahora. Vaya primero a visitar a su familia, que iremos pensándolo después. Ante la afrenta, Carlota palidece. Ya, la recepción, o mejor dicho la falta de recepción, es un insulto. Y ahora, aquel para quien abandonó a su marido y cruzó el Atlántico, aquel que representa su última esperanza, la mantiene a distancia. Y eso que tuvo que perder un día en una ciudad sin el menor interés, en un hotel mediano, quemándose la sangre.23

La archiduquesa Carlota: una joven alta, esbelta, llena de salud y de vida y que respira contento y bienestar, elegantísima, pero muy sencillamente vestida, frente pura y despejada; ojos alegres rasgados y vivos...
Fuente:
La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 139.

  • 24 Pierre Brimbert, Cyrielle Goneau, Biographie de Charlotte, impératrice du Mexique, disponible sur I (...)
  • 25 Ibídem, p. 5.
  • 26 Ibídem, p. 3.
  • 27 Ibídem, p. 4.
  • 28 Ibídem, p. 7. Se trata de un capítulo de la obra de René Goffin, L’épopée des Habsbourg, Charlotte, (...)
  • 29 Ibíd. Citado como la obra de M. (?) Castelot, Librairie Académique Perrin, Paris, 1977.
  • 30 Ibíd. Obra de M. Kerckvoorde, Edition Document Duculot, Paris, Gembloux, 1980.
  • 31 Ibídem, p. 5.

20El destino de la emperatriz de México suele prestarse a una reinterpretación de carácter a veces melodramático, y el campo lexical y semántico de ciertas biografías prepara el terreno para una rescritura ficcional. Una breve biografía disponible en Internet de Pierre Brimbert y Cyrielle Goneau hace uso abundante de estas expresiones propias del melodrama.24 No se dice nada en ella del episodio de Saint-Nazaire, pero la vuelta de Carlota a Europa y los acontecimientos que la preceden están contados de un modo que dramatiza y teatraliza todavía más su misión: frente a las dudas de su esposo sobre la viabilidad del proyecto imperial en México, se dice que no quiere oír a Maximiliano hablar de renuncia, asemejada por ella a una “cobardía” añadiendo que “la abdicación es propia de los viejos y los imbéciles” y que “El imperio es la única manera de salvar a México”.25 Otras expresiones de este tipo jalonan el texto: el viaje a Roma que precede su salida para México está presentado como un triunfo, aunque en el momento de la despedida para América, “Carlota está radiante mientras que Maximiliano está llorando a lágrima viva”.26 Cuando muere su padre en diciembre de 1865, los autores puntualizan que Carlota, “’[...] muy emocionada [...] no se preocupa para nada por la herencia, y sólo pide el reloj y un gemelo pertenecientes a su padre”,27 etc. Toda la biografía presenta a Carlota como una heroína ingenua, víctima de un destino trágico. Es interesante por otra parte fijarse en los títulos de las biografías que sirvieron de fuente a los autores, dignos de telenovelas para la mayor parte de ellas: La epopeya de los Habsburgos. Carlota, la emperatriz fantasma,28 Maximiliano y Carlota de México, la tragedia de la ambición,29 Carlota, la pasión y la fatalidad.30 Volviendo a su llegada a Francia, se resume así la visita de Carlota: “A su llegada a Francia el 14 de agosto de 1866, se siente humillada por no recibir una acogida digna de su categoría en París y en las ciudades que atraviesa. Mientras tanto, en México, los juaristas van acercándose a la capital”.31

21La confrontación de estas biografías en torno a un mismo acontecimiento es reveladora de las “derivas” posibles del género biográfico hacia la dramatización o el lirismo. Sus enfoques particulares contribuyen a despertar o a recalcar cierto tipo de “sensibilidad”, pero con una diferencia esencial: ya no se trata de “historia inmediata” sino de una historia vista con la distancia temporal que va acompañada a veces de una perspectiva idealizante.

Novela y teatro

  • 32 Debo empezar por decir que la pieza que ofrezco ahora tiene un decidido carácter antihistórico. Es (...)

22En el ámbito ficcional propiamente dicho, el cotejo de la obra de Rodolfo Usigli (Corona de sombra, 1943) y de la de Fernando del Paso (Noticias del Imperio, 1987), señala también una diferencia importante en el modo de tratar el acontecimiento: Usigli no dice nada de la llegada de Carlota a Saint-Nazaire, considerándola sin duda de escaso interés escenográfico, y pasa directamente de la despedida de Maximiliano (acto II, escena 2) a la entrevista de Carlota con Napoleón en Saint-Cloud (acto II, escena 3). En estas escenas es “positivo” el personaje de Carlota, muestra una gran personalidad y sabe encararse con Napoleón III. De ahí quizás el “olvido” del desencuentro de Saint-Nazaire, que hubiera perjudicado esta perspectiva positiva. Es interesante notar el enfoque de Usigli, tal como lo expresa el subtítulo de su obra (“Pieza antihistórica en tres actos y once escenas”) y lo pormenoriza en el prólogo de la misma.32 Pero resulta no menos interesante también observar cómo el dramaturgo mexicano relaciona la temática escogida y el momento de la creación de su obra con otra “historia inmediata”, la de la guerra que la Alemania nazi está librando en Europa en 1943:

  • 33 Ibid., pp. 18-19.

Reducida a sus términos estrictamente filosóficos o místicos, la tragedia se desnuda, se reconcentra y se resuelve en dos actos: el acto del diablo y el acto de Dios. Carlota lo define cuando grita que Napoleón III es el diablo y, sin saberlo, define a Europa [...] Podría especularse más sobre la razón de la supervivencia de Carlota, pero me parece inútil. Lo que, en todo caso, hay que desear, es que el diablo, que libra ahora su batalla final en Europa, no aproveche su derrota para volver a México o para instalarse en algún otro país de América.33

A su regreso a Europa, Carlota viaja a París para entrevistarse con Napoleón III y reclamar que cumpla el apoyo prometido a Maximiliano I.
Fuente:
La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 1234.

  • 34 “Dicho crudamente, Napoleón III es en realidad el inaugurador del fascismo en la Europa moderna, só (...)

23Va todavía más lejos Usigli cuando declara que Napoleón III es el verdadero inaugurador del fascismo en Europa, aunque lo califica también de soberano de opereta (“el Marivaux del fascismo y del imperialismo”), cuya tentativa de conquista de México es sólo el experimento de laboratorio del imperialismo europeo moderno, tal como la guerra civil española en 1936 fue el preludio de la segunda guerra mundial.34

  • 35 Fernando del Paso, Noticias del Imperio, México, Editorial Diana, 1999, p. 1 3.
  • 36 Ibíd., p. 8.

24Fernando del Paso, que cita al principio de su novela la frase atribuida a Malebranche según la cual “La imaginación es la loca de la casa”,35 estableciendo así un vínculo directo con el primer soliloquio demente de Carlota, tampoco hubiera rechazado esta afirmación de Usigli según la cual”Sólo la imaginación permite tratar teatralmente un tema histórico”.36

  • 37 Ibíd., pp. 462-464.

25En Noticias del Imperio el episodio de Saint-Nazaire está incluido en el capitulo XVI, titulado “Adiós Mamá Carlota”, que recoge los versos de la canción justo antes de su llegada a Europa,37 como para mostrar que Carlota ya es personaje de folklore y que los mexicanos se las han apropiado como tal: rechazada política e históricamente, pero integrada por un proceso de carnavalización, pertenece a su modo a la historia mexicana. En Saint-Nazaire, sin embargo, le espera otro tipo de folklore:

  • 38 Ibíd., pp. 463-464.

Fue mala suerte, por ejemplo, y no otra cosa, que al llegar a Saint-Nazaire, donde el único personaje importante que la esperaba era Almonte, el alcalde fuera un hombre despistado que ignoraba la existencia de Carlota y recurriera al despliegue de una bandera peruana para recibir la inesperada visita de una Emperatriz que venía del otro lado del Atlántico: para un funcionario provinciano era tal vez muy difícil hacer distingos entre uno y otro de los países americanos.38

26No sin ironía, Fernando del Paso vuelve largamente sobre el episodio de la bandera, relacionándolo con otro incidente semejante ocurrido a su salida de Veracruz: recuerda que cuando Carlota se embarcó para Europa, se dio cuenta de que el vapor-correo Impératrice-Eugénie no enarbolaba pabellón mexicano, sino francés. Indignada, ordenó que se cambiara inmediatamente de bandera. Puntualiza que discrepan los historiadores sobre si fue acatada la orden de la emperatriz o si sólo ondeó la bandera francesa en la barcaza que debía conducirla al vapor. En todo caso, difieren las versiones de la prensa local y la del novelista sobre la anécdota de la bandera, ya que, como recordaremos, Le Phare de la Loire observa que la bandera italiana había reemplazado a la mexicana en el vapor que llegó a Saint-Nazaire.

  • 39 Fernand Gueriff, «Notes d’histoire locale. Les lignes maritimes de 1864 à 1870», Ouest France, 29 d (...)

27Al recordar el episodio en sus “Apuntes de una historia local”, publicados en 1970 en el periódico Ouest France, el cronista Francois Gueriff no señala el detalle de las banderas. Se extiende más que Le Phare de la Loire sobre la mala acogida de Carlota y las reacciones de la “Emperatriz” (que como en la novela de Fernando del Paso recupera entonces la mayúscula), señalando que el gobierno no había dado ninguna instrucción a las autoridades locales y ni siquiera había contestado las llamadas telegráficas. El subprefecto de Savenay no sabía qué actitud adoptar, ya que el propio prefecto, por no haber recibido órdenes particulares, no dignaba moverse. En cuando al señor alcalde “lo ignoraba todo de los usos diplomáticos” y trató de hacer frente a la situación: cuando se anunció la llegada del vapor, convocó inmediatamente al Consejo Municipal (¡pero algunos concejales llegaron en zuecos!).39 El alcalde se disculpó y le propuso visitar una calle en construcción.

  • 40 Ibídem, p. 464. También Michel de Gréce se extiende sobre el desencuentro en la estación parisiense (...)
  • 41 Claude Fell, “Historia y ficción en Noticias del Imperio de Fernando del Paso”, en: El imperio de l (...)

28El acontecimiento acentúa todavía más la dimensión tragicómica de la emperatriz. Es revelador además de la ignorancia mutua de unas naciones que “no tienen noticias” de sí mismas y de la dificultad de Carlota para ser aceptada en una sociedad que no la reconoce, pero cuyo orden ella es capaz de alterar –aunque fuera de manera inofensiva, pero sí caricaturesca–: Fernando del Paso señala que en París, el edecán de Napoleón III que estaba encargado de acogerla después de su llegada a Saint-Nazaire y Nantes, se había equivocado de estación, esperándola en la de Orleáns en vez de la estación de Montparnasse, adonde ella llegó efectivamente”(...) aunque esto pudo haberlo interpretado la Emperatriz como un detalle calculado para humillarla”.40 En su análisis de la novela de Fernando del Paso, Claude Fell señalaba que el autor-narrador de Noticias del Imperio se negaba “a eludir totalmente la historia y a privilegiar lo simbólicamente verdadero frente a lo históricamente exacto según la fórmula de Borges, añadiendo que “su voluntad era globalizadora y sus perpectiva totalizadora”.41

29Lo cierto es que este nuevo desencuentro hace de ella una persona ordinaria, casi anónima, para cuya acogida Michel de Grèce precisa que nada había sido previsto: en París sólo la esperaban algunos mexicanos, pero ninguna personalidad oficial de los círculos de Napoleón, lo que significa también que no se hospedará en el palacio, sino en un hotel:

  • 42 Michel de Grèce, op. cit., p. 279.

Carlota se apea (del coche) en medio del barullo cotidiano de los coches, equipajes, viajeros, mozos de equipajes. Pálida, con los labios apretados, apenas si contesta a los saludos del solícito director que la conduce a los apartamentos que le han reservado.42

A mediados del mes de enero de 1868, La Novara llega a Trieste con los restos de Maximiliano.
Fuente: Fuente: La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 247.

30Biografías y ficciones construyen así la imagen de una Emperatriz que ya no representa ningún vínculo oficial entre México y Francia, pero que desempeña una función importante al revelar las tensiones y el estado de las representaciones mutuas entre las dos naciones.

Perspectivas:

31La cuestión de una sensibilidad común entre México y Francia sigue siendo problemática en 1866 y Carlota parece cristalizar en torno a su persona y a un acontecimiento hoy relegado al nivel de “la pequeña historia” la animosidad y el cansancio de una opinión pública harta de “la aventura” mexicana. Los equívocos de las banderas traducen además visiones del mundo también problemáticas: la ignorancia mutua de los emblemas nacionales contrasta con el énfasis patriótico de una soberana belga que quiere ser considerada como mexicana y que acabará por mezclar todas las referencias identitarias. Las crónicas de Le Phare de la Loire revelan desde Europa un doble vacío: el de la dimensión histórica de Carlota y de su verdadero peso en los acontecimientos de la época, y el de un desinterés cada vez mayor por los asuntos mexicanos “oficiales”. En cambio, la guerrilla mexicana es el objeto de los elogios del diario.

32En torno a un acontecimiento determinado, se han convocado varias fuentes: la novela, el teatro, la biografía y la prensa. Dentro de cada ámbito, sería necesario comparar varios tipos de producciones para determinar los diferentes enfoques susceptibles de “aclarar” un acontecimiento, de valorar las huellas que dejó en el imaginario, o de cuestionar la naturaleza misma de dicho acontecimiento: la llegada de Carlota a Saint-Nazaire se inscribe en efecto dentro de un sistema que concierne varios polos interpretativos entre la historia oficial y la anécdota, el “acontecimiento” o el “episodio” (dándole también a este término su dimensión novelesca o folletinesca), la equivocación o el conflicto de interpretación.

  • 43 Nuestra experiencia de profesor de español en las clases secundarias francesas hasta 1992 permite a (...)

33Hoy la historia de la intervención francesa en México no forma parte de las prioridades de los manuales de enseñanza secundaria del español en Francia.43 Al nivel de los imaginarios colectivos, Carlota Amalia de Bélgica ha sido marginada. La crónica de su llegada a Saint-Nazaire constituye casi un ejemplo de “no mediatización” del acontecimiento. A esto habría que añadir la dimensión de la recepción no –sólo de la prensa sino también de las biografías y obras de ficción publicadas sobre ella– para ver cómo puede evolucionar la sensibilidad en torno a esos momentos históricos.

  • 44 Rodolfo Usigli, op. cit., p. 10.

34Cabe subrayar, sin embargo, que al contrario de las biografías citadas, la novela y el teatro no ahondan en el melodrama folletinesco sino que precisamente intentan devolverle a Carlota una dimensión trágica e histórica a la vez: Usigli hace de Carlota un protagonista de carácter romántico44 al mismo tiempo que establece un vínculo entre su obra y la historia contemporánea. En cuanto a Fernando del Paso, hace oír en Noticias del Imperio las diferentes versiones de los historiadores, brindándonos así varios enfoques de un mismo acontecimiento. Aunque viene a constituir una polifonía a veces contradictoria, este coro acaba por restituirle hoy a Carlota, desde la novela, la dimensión histórica que le negaban la prensa de la época y el silencio de Napoleón.

35Si los acontecimientos históricos pueden suscitar una reinterpretación ficcional, también determinados géneros ficticios y biográficos, cuando recogen o recuerdan un momento histórico y/o biográfico de un actor de la historia, crean a su vez nuevos acontecimientos, por el uso reinterpretativo que hacen del protagonismo de éste. La ficción puede rescatar así los vacíos y los desencuentros de la historia y revelar al mismo tiempo, partiendo de varios enfoques, los mecanismos de apropiación o de rechazo de esta misma figura en diferentes momentos de la historia.

Notes

1 Nos referimos aquí algunas de las ideas principales formuladas por Jacques Le Goff, coordinador de La nouvelle histoire, Paris, editions Complexe, 1988, pp. 23-32.

2 Jean Lacouture recalcó la importancia de esta vuelta del acontecimiento que ahora “irrumpe en la escena de la historia” tras haber constituido durante un siglo “la materia prima” de la historia positivista y “objetiva” antes de verse cuestionado por la escuela de los Anales. Ibidem, p. 245.

3 El espacio de este capítulo no nos permitió examinar en detalle todas las biografías y obras de ficción que hubiéramos querido. Considérese pues este trabajo como un primer acercamiento al tema de la llegada de Carlota a Europa y a las reacciones y creaciones que suscitó.

4 Alicia Hernández Chávez, Breve historia contemporánea de México, México, Fondo de Cultura Económica, 2000, p. 226.

5 Fernando del Paso en su novela Noticias del Imperio (1987) le da la palabra a Carlota desde el primer capítulo. Su voz irrumpe entonces en la novela alardeando sus “títulos”: “Yo soy María Carlota de Bélgica, Emperatriz de México y de América. Yo soy María Carlota Amelia, prima de la Reina de Inglaterra, Gran Maestre de la Cruz de San Carlos y Virreina de ¡as provincias de Lombardo véneto acogidas por la piedad y la clemencia austriacas bajo las alas del águila bicéfala de la Casa de Habsburgo”. México, Editorial Diana, 1999, p. 13.

6 Le Phare de la Loire, Jueves 9 de agosto de 1866.

7 Este hotel sigue acogiendo hoy a personalidades políticas, pero se ubica ahora en lo alto de la rue Crébillon, mientras que en aquella época se situaba en una esquina que daba a la Plaza Graslin al lado del teatro principal de la ciudad.

8 El periódico precisa que sólo se reservó un pequeño apartamento para ella y su camarera, tres señores con sus damas, acompañados de 8 criados. Le phare de La Loire, miércoles 8 de agosto de 1866.

9 (...) nous nous bornerons à dire que la compagne de Maximilien est plutôt bien que mal”. El diario no encomia excesivamente su belleza, pero señala que un ademán de la emperatriz –al apearse echando para atrás el velo de encaje negro que cubría su sombrero de paja muy sencillo–, le permitió a la gente contemplar sus facciones a su antojo: “Elle portait pour coiffure un chapeau de paille fort simple, couvert d’un voile de dentelle noire qu’elle rejeta en arrière en mettant pied à terre, ce qui permit au petit nombre d’assistants de contempler ses traits tout à leur aise.” Le Phare de la Loire, op. cit., «Chronique locale “, jueves 9 de agosto de 1866.

10 Las personalidades a las que se refiere principalmente Le Phare de la Loire son: el conde del Valle, su chambelán; el conde de Bombelle y el señor del Barrio, chambelanes del emperador; el señor Castillo, intendente general de la casa imperial; el doctor Rohushawek, uno de los médicos de la corte; la señora del Barrio, dama del palacio.

11 El periódico señala que al ver a la esposa del general, la emperatriz la había estrechado en sus brazos. Ibídem.

12 Ibidem.

13 “Uno de estos (diarios), Le Pays, la emprende con nosotros esta mañana, porque hemos dicho que, según ciertas versiones, la hija del rey de los Belgas se alejaba de México en previsión de los acontecimientos de que el nuevo imperio puede ser algún día el teatro; el órgano se precipita para exclamar que nada justifica “semejante suposición, tan injuriosa como gratuita”. A continuación, el periódico ironiza más acerca de los verdaderos motivos de la emperatriz: “Es pues evidente, según Le Pays, que el trono imperial mexicano no corre ningún peligro, y que la emperatriz Carlota sólo vino a hacer un viaje de recreo en Europa. Esto era además lo que manifestaba la cara compungida de la joven soberana, y resultaba de las conversaciones que hemos oído entre los pasajeros y que no repetiremos.” Le Phare de la Loire, op. cit., viernes 10 de agosto de 1866.

14 Ibídem.

15 Ibídem, Lista a cargo de un tal Mangin, corresponsal del periódico.

16 A. de Rolland, Le Phare de la Loire, op. cit., sábado 11 de agosto de 1866.

17 Idem.

18 Idem.

19 Le Phare de la Lore, 13 de agosto de 1866.

20 Escribe Shwob en el prólogo a sus Vidas imaginarias: “El arte del biógrafo consiste precisamente en la elección. No debe preocuparse por ser verdadero [... ] Los biógrafos, desgraciadamente, solían dárselas de historiadores. Y nos privaron de admirables retratos. Se imaginaron que sólo la vida de los grandes hombres podía interesarnos. El arte es ajeno a estas consideraciones. El arte del biógrafo consistiría en otorgarle tanta importancia a la vida de un actor pobre como a Shakespeare.” Marcel Schwob, Vies imaginaires, Paris, Gallimard, Collection «L’imaginaire ”, 2003, pp. 16-17.

21 El hijo a quien Carlota habría dado a luz “clandestinamente” sería el futuro general Maxime Weygand. André Castelot, Maximilian Et Charlotte, Paris, Perrin, 2002, pp. 457-458.

22 «(La barque) amène le représentant de l’Empire mexicain, le général Almonte et madame, qui tendent d’un air gêné à Charlotte un bouquet de roses déjà fânées». Michel de Grêce, L’Impératrice des adieux ou le destin tragique des souverains maudits, Paris, Plon, 1998, p. 278.

23 Ibídem, p. 278.

24 Pierre Brimbert, Cyrielle Goneau, Biographie de Charlotte, impératrice du Mexique, disponible sur Internet: http://www.ecoles.cfwb.be/arlesiness/Charlotte.html

25 Ibídem, p. 5.

26 Ibídem, p. 3.

27 Ibídem, p. 4.

28 Ibídem, p. 7. Se trata de un capítulo de la obra de René Goffin, L’épopée des Habsbourg, Charlotte, l’impératrice fantôme, publicada en 1937 en las Editions de France (pp. 1-73).

29 Ibíd. Citado como la obra de M. (?) Castelot, Librairie Académique Perrin, Paris, 1977.

30 Ibíd. Obra de M. Kerckvoorde, Edition Document Duculot, Paris, Gembloux, 1980.

31 Ibídem, p. 5.

32 Debo empezar por decir que la pieza que ofrezco ahora tiene un decidido carácter antihistórico. Es hija de un impulso... Mi impulso obedeció, quizá, a una conciencia puramente poética de que, hasta ahora, las figuras de Maximiliano y Carlota han sido mucho peor tratadas, en general, por los dramaturgos, escritores y productores de cine mexicanos que por los liberales y juaristas. Hay muchas cosas que poner en su punto, y la poesía es probablemente lo único que puede hacerlo”. Rodolfo Usigli, Corona de sombra, México, Porrúa, 2002, p. 5.

33 Ibid., pp. 18-19.

34 “Dicho crudamente, Napoleón III es en realidad el inaugurador del fascismo en la Europa moderna, sólo que es incapaz de ir más allá de un intento semejante a una opereta de aficionado. Es el Marivaux del fascismo y del imperialismo y su conquista de México es sólo el preludio del imperialismo europeo moderno, el experimento de laboratorio, tal como la guerra civil española en 1936 es el preludio y el campo experimental de la presente guerra, a un ritmo bastante más acelerado.” Ibíd., p. 14.

35 Fernando del Paso, Noticias del Imperio, México, Editorial Diana, 1999, p. 1 3.

36 Ibíd., p. 8.

37 Ibíd., pp. 462-464.

38 Ibíd., pp. 463-464.

39 Fernand Gueriff, «Notes d’histoire locale. Les lignes maritimes de 1864 à 1870», Ouest France, 29 de mayo de 1970.

40 Ibídem, p. 464. También Michel de Gréce se extiende sobre el desencuentro en la estación parisiense entre Carlota y el general de Genlis, edecán de Napoleón, op. cit., p. 280.

41 Claude Fell, “Historia y ficción en Noticias del Imperio de Fernando del Paso”, en: El imperio de las voces: Fernando del Paso ante la crítica, México, ediciones UNAM/Era, 1997, p. 117.

42 Michel de Grèce, op. cit., p. 279.

43 Nuestra experiencia de profesor de español en las clases secundarias francesas hasta 1992 permite afirmar que la intervención francesa en México no figuraba en las páginas de enseñanza de la lengua y de la historia españolas. La frecuencia con que se reproducía el cuadro de Goya de los fusilamientos del 2 de mayo en comparación con el cuadro de Manet “La ejecución de Maximiliano” (1867) es bastante significativa.

44 Rodolfo Usigli, op. cit., p. 10.

Table des illustrations

Légende Portada: El 12 de junio de 1864, acompañados del arzobispo de México, los generales Bazaine y Neigri, llegó la pareja imperial a la ciudad de México, en un ambiente de júbilio y algarabía.Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 192.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1020k
Légende El 10 de abril de 1864, en Miramar, ante la junta mexicana de notables dirigida por Manuel Gutiérrez de Estrada, y ante el obispo, Maximiliano hizo un juramento ante Dios y aceptó recibir el nombramiento de Emperador de México.Fuente: La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 181.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Légende Visita de Maximiliano y Carlota al Emperador Napoleón III el 5 de marzo de 1864, donde Francia se comprometió a apoyar con tropas y dinero al Imperio mexicano.Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 180.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 320k
Légende La pareja imperial.Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 135.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Légende El 5 de febrero de 1867, el último destacamento de tropas francesas, dirigidas por el Mariscal Bazaine, abandonan la ciudad de México para embarcarse en Vereracruz rumbo a Europa.Fuente: La Pátria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 237.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Légende La archiduquesa Carlota: una joven alta, esbelta, llena de salud y de vida y que respira contento y bienestar, elegantísima, pero muy sencillamente vestida, frente pura y despejada; ojos alegres rasgados y vivos...Fuente: La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 139.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende A su regreso a Europa, Carlota viaja a París para entrevistarse con Napoleón III y reclamar que cumpla el apoyo prometido a Maximiliano I.Fuente: La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 1234.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende A mediados del mes de enero de 1868, La Novara llega a Trieste con los restos de Maximiliano.Fuente: Fuente: La Patria Recobrada, México, FCE, 1962, p. 247.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1667/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 388k

Auteur

Jean-Marie Lassus. Profesor de literatura y civilización latinoamericanas en la Universidad de Nantes y director del CERCI (Centro de investigación sobre los conflictos de interpretación) de dicha universidad. Doctor por la Universidad de París III, ha publicado artículos sobre literatura e historia latinoamericanas. Su investigación se centra fundamentalmente en la problemática de las escrituras de la historia y de las representaciones de lo imaginario en América Latina en la novela y las crónicas (s. xx y s. xvi). Se interesa más particularmente por las formas de la novela y nueva novela histórica (s. xix y xx) y también por las narraciones biográficas y autobiográficas que implican al sujeto como actor y narrador. Ha prestado una atención particular a las producciones relacionadas con los fenómenos migratorios del espacio atlántico, al análisis de los discursos y a los “relatos de vida” y ha participado últimamente en una obra colectiva de traducción de artículos inéditos sobre la historia de la esclavitud en Cuba. En la actualidad es director de publicación de la CELCIRP (Centro de estudios sobre Literatura y Civilización del Río de la Plata) y miembro del LIRA (Laboratorio Interdisciplinario de Investigación sobre las Américas) de la universidad de Rennes y del CRLA (Centro de Investigaciones Latinoamericanas) Archivos de la Universidad de Poitiers.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search