Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

De lo privado a lo público

Correspondencia y biografía. El viaje de Louis Gasquet por México: de Francia a California (1843-1847)

Annick Foucrier

Résumé

Louis Gasquet, encargado del consulado de Francia en Monterey, California, ocupó ese puesto durante los años decisivos de la conquista por Estados Unidos. Sus objeciones a las medidas tomadas por las autoridades militares de Estados Unidos, enunciadas en nombre del derecho de gentes, le hicieron ganar la hostilidad de los comodoros Sloat y Stockton. Los juicios negativos de estos fueron retomados por los historiadores norteamericanos. Sin embargo, nuevas fuentes, la correspondencia que escribe a su amigo Théodore Viger durante su viaje a través de Francia y México (1843-1845) y durante su estancia en California (1845-1847), permiten construir un retrato más completo, sutil y complejo de este individuo y de sus motivaciones. Las 21 cartas enviadas a su amigo revelan la vida privada, las emociones y aspiraciones de un hombre injustamente tratado por la historiografía americana.

Louis Gasquet, chargé du consulat de France à Monterey, Californie, s’y trouve pendant les années décisives de la conquête par les Etats-Unis. Ses objections, au nom du droit des gens, aux mesures prises par les autorités militaires états-uniennes, lui ont valu l’hostilité des commodores Sloat et Stockton, dont les jugements négatifs ont été repris par les historiens nord-américains. Cependant de nouvelles sources, les lettres qu’il a écrites à son ami Théodore Viger pendant son voyage à travers la France et le Mexique (1843-1845) et pendant son séjour en Californie (1845-1847), permettent de dresser un portrait plus complet et plus nuancé de l’individu et de ses motivations. Les 21 missives envoyées à son ami dévoilent la vie privée, les émotions et les aspirations d’un homme injustement malmené par l’historiographie états-unienne.

Texte intégral

Portada: América septentrional
Fuente: A. Houzé,
Atlas universel historique et géographique, Paris, 1841. Col. privada.

1El 16 de marzo de 1844, la Primavera, una pequeña embarcación de 200 toneladas, zarpó a San Diego, Alta California. A bordo iba Louis Gasquet, enviado por el ministro de Asuntos extranjeros para asumir el cargo del consulado de Francia en Monterey, creado en septiembre de 1842. El 5 de mayo de 1844, al término de un viaje que había comenzado el 9 de agosto de 1843, alcanza Monterey, donde vive hasta el 28 de mayo de 1847.

2El periodo de 1844-1847 es uno de los más importantes en la historia de California, ya que presenció la revuelta local contra el gobernador Manuel Micheltorena, la guerra entre Estados Unidos y México y en este contexto la conquista y la ocupación de la región por las tropas de Estados Unidos en 1846. Después de una resistencia desesperada y falta de armas, los californianos se rinden en enero de 1847. La victoria militar de las tropas estadunidenses, completada el 2 de febrero de 1848 por el tratado de Guadalupe Hidalgo, es su visión de la fiebre expansionista que anima las relaciones internacionales en el mundo pacífico. En 1840, la victoria inglesa en la guerra del opio abre China a los intereses británicos, además de a los franceses y norteamericanos. Inquieta por la creciente superioridad de su rival, Francia instala bases navales en las islas Marquesas, anexadas en 1842. De su propia autoridad, el almirante Dupetit-Thouars juega algunas intrigas en el archipiélago de las islas de la Sociedad para conseguir una demanda de protectorado sobre Tahiti algunos meses más tarde.

3Estados Unidos develó su interés por las costas oeste del continente después de largo tiempo: en 1803, el presidente Thomas Jefferson organiza una expedición de exploración de las riveras de Missouri y Columbia para investigar el mítico “pasaje del Noroeste”. En 1835 el presidente Andrew Jackson intenta comprar la bahía de San Francisco. La posibilidad de que otra gran potencia se apoderase de estas regiones es su gran inquietud. No lo es sin fundamentos: efectivamente, Inglaterra espera intercambiar California por el monto de las deudas que México tiene con ella. En octubre de 1842, creyendo que una escuadra inglesa se dirige hacia California, el comodoro americano Thomas ap Catesby Jones se encarga de izar la bandera estrellada sobre la aduana de Monterey. Convencido de su error, debe presentar excusas, pero nada de esto prueba su inocencia. En 1845, un periodista da una fórmula para este expansionismo: el “destino manifiesto” de Estados Unidos para dominar todo el continente. Después de que Texas exige entrar en la Unión, es California la que debe separarse de México.

  • 1 Abraham Nasatir, French Activities in California: An Archival calendar-Guide, Stanford University P (...)
  • 2 Sobre las Relaciones Francia-California, Annick Foucrier, “La France, les Français et la Californie (...)

4Louis Gasquet está bien parado para informar al ministro de Asuntos extranjeros de estos eventos que, aunque acontezcan bastante lejos de Francia, no son menos objeto de atención. Su correspondencia consular fue publicada en 1949 por un historiador norteamericano, Abraham Nasatir,1 con una introducción de la cual su perspectiva, centrada en las relaciones diplomáticas, continúa siendo la de una autoridad. Una problemática diferente, apoyada en investigaciones biográficas y nuevas fuentes, en particular la correspondencia enviada por Louis Gasquet a su amigo Théodore Viger (21 cartas escritas entre el 26 de octubre de 1843 y el 11 de mayo de 1847), permiten escapar de una visión que permanece marcada por los acentos del destino manifiesto de Estados Unidos.2

5Si bien el arte de la biografía ha reencontrado cierto auge, después de estar eclipsado por un tiempo, la elección de Louis Gasquet amerita una explicación. El lugar que ocupa él en estos meses decisivos bastaría para darle relevancia internacional. La historia de California continúa escribiéndose sin más referencias a él. Lo queramos o no, Sloat, Stockton, Fremont, Vallejo o Pio Pico tienen los honores más altos de esta reflexión histórica. No obstante, su falta de celebridad no es razón suficiente para olvidarlo definitivamente. La interpretación tradicional de este periodo es, como lo hemos dicho, estadunidense. Es una historia de lo inevitable, que sigue la curva ascendente del ascenso al poder de los Estados Unidos. Más recientemente, a ésta la ha relevado una historia que le da un lugar más importante a la acción de los vencidos. Louis Gasquet aporta un tercer punto de vista, el de una población que no sufre en su orgullo la pérdida de parte importante del territorio. Los franceses están pues en California en una situación intermediaria, víctimas de la conquista, pero no de la derrota. Es así que Louis Gasquet permite clavar una cuña en la lógica monolítica de la interpretación de la conquista de California.

6Desde un punto de vista más general, más teórico, la biografía de Louis Gasquet y el libro de sus sentimientos personales en su correspondencia permiten poner en evidencia las erratas de un itinerario, y evitar una coherencia falsa de la reconstrucción de una vida de la cual ya conocemos el resultado. Asimismo, este análisis está más centrado en el rol del individuo, más que en su representatividad eventual. Nos interesaremos en las influencias que se ejercen sobre él, en sus dudas, en los eventos, y nos preguntaremos acerca de cómo explicarnos sus acciones mediante un retorno a su pasado.

Louis Gasquet a través de las publicaciones norteamericanas

  • 3 Abraham Nasatir, op. cit., p. 24: Larkin a Buchanan, número 25, Monterey, 10 de julio, 1845, impres (...)

7Apoyándose principalmente en los archivos del Quai d’Orsay, Abraham Nasatir esboza en su introducción una tabla de las actividades supuestamente sospechosas de los franceses en California, supuestamente decididos, como los estadunidenses, a meter mano en California. Citando al cónsul americano en Monterey, Thomas O. Larkin, (el 17 de abril de 1846) él presenta a Gasquet como un hombre de alrededor de 55 años, de apariencia bastante respetable, que vive retirado y mantiene pocas relaciones con las autoridades locales. Cita otra correspondencia de Larkin para el ministro americano de Asuntos extranjeros, Buchanan (10 de julio de 1845), en la que Larkin afirma que Gasquet se beneficiaba de un salario de alrededor de 4,000 dólares (o sea, más de 20,000 francos), añadiendo “No hay ninguna nave inglesa o francesa haciendo negocios en esta cosa, ni lo ha habido por años. Estos cónsules aparentemente no tienen nada que ver, entonces. Respecto de por qué están en servicio, el gobierno sabe más, y el Tío Sam lo sabrá a su debido precio”.3 No sorprende, pues, que se dé la ocasión para estas declaraciones del cónsul de Estados Unidos: el gobierno francés se quiere apropiar de California y este cónsul francés sobrepagado está ahí para preparar una toma de posesión.

8Nasatir revive la historia del consulado, menciona la lista de los diplomáticos que fueron nombrados y rehusaron rendirse. Gasquet, escribe Nasatir,

“era en este momento un caballero de unos cincuenta y cinco años de edad, muy refinado en su apariencia y puntilloso en su modo de vida. De naturaleza latina impetuosa, no estaba dotado de un sentido común demasiado grande. No era capaz de adaptarse a las circunstancias con las que pasó a estar en contacto en su nuevo puesto. Aunque sociable y agradable, le parece al escritor que se encuentra en una posición demasiado grande para su mentalidad, y en general no parece haber impulsado la reputación de Francia en las relaciones internacionales durante el periodo crítico de su incumbencia en Monterey.”

  • 4 Nasatir, op. cit., pp. 24-25.

9Nasatir calcula que Gasquet llega a México entre el 27 de julio y el 18 de noviembre de 1843. Careciendo de fondos, retenido por el embajador de Francia en México, parte de nuevo en 1844, y después “de múltiples dificultades” llega por fin a San Diego, pero sólo para encontrarse “de lleno en medio de la guerra civil que se opone al gobernador Micheltorena y las revueltas dirigidas por Pio Pico.” Nasatir menciona dos cartas de dimisión enviadas por Louis Gasquet desde México, argumentando la precariedad de su salario, lo cual el historiador presenta en función de lo que él imagina del personaje: “Debe permitirse algo, según él, por el sacrificio de tener que vivir tan lejos de los deleites de París en esa costa solitaria americana; y renunció a su puesto en la más meliflua de las charlas latinas”.4

10Nasatir apunta que Gasquet multiplica los requisitos para el paso de una nave de guerra, a fin de chasquear la administración de los estadunidenses pero subraya que el ministerio no le envió más que una sola carta, “y en lugar de aclarar las instrucciones, meramente le advirtieron no interferir con los asuntos interiores del país, y más bien mantener informada a la oficina exterior y a la Legación Francesa en la Ciudad de México de los eventos que fueran importantes para Francia”. Recordando las intervenciones de Gasquet a favor de ciertos residentes franceses, Nasatir concluye que “Considerando todas estas cosas, Gasquet parece haber sido bastante inefectivo”. Durante la conquista de California por las tropas estadunidenses, Nasatir subraya que Gasquet aparentemente “objetó casi todos los actos de los invasores, y se rehusó a reconocer cualquier autoridad de Sloat como de Stockton”, comodoros norteamericanos, lo cual conllevó al problema con el centinela, ubicado frente a su puerta y su asignación a residencia, impuesto por el comodoro Stockton en agosto de 1846, contra lo cual Gasquet manifestó vivas protestas. Éste se nos presenta como un individuo altamente excitable, que se agita “frenéticamente”, de manera desordenada, y cuyas quejas fueron finalmente desacreditadas tanto por los acomodadores estadunidenses como por las autoridades federales. Nasatir termina diciendo: “Gasquet parece haber sido una persona que pensaba mucho en sí mismo, y cuyo estatus consular le dio la oportunidad de pensar aún más en sí mismo”. Su partida de California se efectúa todavía a costa de múltiples dificultades, y, termina Nasatir, “Inepto e ineficiente como era, Gasquet también era un poco desafortunado”. En su última carta conocida, datada el 3 de febrero de 1849, aconseja al ministro frenar la migración debido a la avalancha hacia el oro. “Con esta carta la extraña y un tanto patética figura de Louis Gasquet se esfuma de la escena”. A la vista de esta ejecución, el personaje no parece tener mucho interés. Incapaz, bien pagado y desafortunado, no representaba nada ante la fuerza y la determinación de los estadunidenses. Por lo tanto, es entre otras cosas su actitud que funda la tesis de los historiadores de Estados Unidos según la cual no solamente Inglaterra sino también Francia mantienen visiones imperialistas respecto de California, intenciones por las cuales se justifica la conquista, con el fin de adelantarse a sus rivales.

11En este estudio de “relaciones internacionales”, Louis Gasquet aparece efectivamente como un perdidoso. Sus sueños de la adquisición francesa de California fueron reducidos a nada desde la conquista por las tropas de Estados Unidos, y su reputación destruida por sus relaciones conflictivas con las autoridades de la ocupación. Empero, sí podemos abordar la cuestión de manera diferente. Louis Gasquet se comporta representando a Francia en California. Con este título, provoca reacciones tanto de parte de los nacionales franceses como de los habitantes californianos mexicanos y los habitantes norteamericanos. Si bien estas relaciones tienen una fuerte dimensión política y diplomática, tienen también una dimensión cultural no menos importante. El comportamiento de Gasquet puede explicarse en cierta medida por un temperamento “latino” y por sueños destrozados, pero también es influido por lo que escuchó decir en París sobre el país en el que se encuentra, por su estancia en la ciudad de México, y por su experiencia personal a partir de su viaje por el país.

12La reconstitución de la biografía de Louis Gasquet permite comprender por qué y cómo se convierte en canciller, cuáles influencias se ejercían sobre él y en qué contribuían éstas a la interpretación que él hacía de los eventos en los que participaba. Las cartas urgentes y sin rodeos que envía al amigo que le había ayudado a obtener el puesto revelan sus esperanzas de convertirse en cónsul, describen las etapas de su viaje, y hacen aparecer sus imágenes mentales de las regiones en las que se interna, y el futuro que prevé para ellas, las percepciones de Francia, de México y de California. Cada carta aborda en cada ocasión tres temas: su esperanza de convertirse en Cónsul de Monterey y los medios para lograrlo; su situación financiera deplorable y la necesidad de ayudar a su familia; la descripción del país que atraviesa, México y después California. Sus cartas expresan sus preocupaciones personales (el puesto de cónsul, su situación financiera), y lo que él considera susceptible al interés de su interlocutor (las regiones visitadas).

De Sommieres a Veracruz: en los orígenes de una misión diplomática

  • 5 Esta biografía se apoya en las investigaciones hechas en los archivos del estado civil del departam (...)
  • 6 Léon Dutil, Etat économique du Languedoc à la fin de l’Ancien Régime. 1750-1789, tesis de doctorado (...)

13Louis Gasquet nace el 27 de octubre de 1793 en Sommières, Gard.5 Como sus hermanos y hermanas, es bautizado por el pastor Ribot. El padre, Simon Gasquet, fabricante de muletones, es originario de las montañas protestantes de la región de Alès. Es un tiempo en el que los muletones de Sommières se venden bien, “se usan para los chalecos de los hombres, las batas para estar en casa, las levitas y los vestidos de las mujeres”.6 Los fabricantes, obligados por su educación religiosa al trabajo y al ahorro, forman un medio solidario y vuelto sobre sí mismo. Sus ingresos son modestos en general. En la familia Gasquet, la muerte de infantes es muy elevada. Los parientes de Louis Gasquet tenían por lo menos diez niños, pero sólo Louis y su hermano menor Eugène sobreviven hasta la edad adulta. Después de los estudios de derecho, Louis Gasquet se casa con la hija del notario y se convierte en fabricante de muletones. La mortandad permanece alta. En 1830 se queda viudo con dos hijas. Ya ha perdido tres hijas y un hijo.

Départemento francés du Gard
Fuente: Michel fils aîné,
Atlas départemental: France et ses colonies, 1836. Col. privada.

14En 1831, Sommières, como Lyon, es agitada por problemas sociales. Participante en la guardia burguesa, Louis, según sus propias afirmaciones, jugó en ella un rol de moderador. Elector en el sistema de censos de la Monarquía de Julio, tiene –comparado con sus conciudadanos– cierta influencia que emplea en favor de la elección de su amigo Guillaume Théodore Viger. Este último, abogado y magistrado, es sucesivamente procurador general después de la corte real de Nîmes (1830-1833), abogado general y consejero en la corte de casación (1834-1838), primer presidente de la corte real de Montpellier en 1838, diputado de la circunscripción de Lodève (1842-1848), y consejero general de Gard. Muere en 1849.

15Louis Gasquet tiene a tiempo la oportunidad de pedir ayuda a su amigo. En 1837, la industria de los muletones se enfrenta a algunas dificultades. Gasquet acaba de formar un establecimiento de peinadura de lanas, y la crisis no le permite amortiguar sus gastos. Solicita indemnizaciones en vano, porque no es más que despreciado. Para intentar salvar su empresa busca préstamos e hipoteca todos sus bienes, sin éxito. Consigue apenas rembolsar a sus acreedores, mientras solicita desesperadamente un puesto que le asegure, igual que a su familia, algún ingreso. En París, François Guizot, originario de Nîmes y protestante, se convierte en el primer ministro de Asuntos extranjeros. El 21 de septiembre de 1842, un consulado de segunda clase se crea en Monterey, California, sobre las costas del oeste de México. El 28 de octubre, François Guizot le escribe a Théodore Viger: “Querido amigo: el Sr. Gasquet es nombrado canciller del consulado de Francia en Monterey (América del Norte) con 4000 fr. de tratamiento. Es el máximo de una chancillería de su tipo. Envíame en seguida los apellidos y cualidades del Sr. Gasquet, y dile que esté listo para partir”. El 2 de noviembre de 1842, Louis Gasquet agradece a su amigo el puesto que él le ha obtenido. Le pregunta si podrá llevar a sus hijas, y confiesa su precariedad financiera. Es pues con una mezcla de satisfacción e inquietud que acepta el puesto. En realidad, no tiene mucha opción, el trabajo le hace ganar dinero. Pero a los cuarenta y nueve años, un viaje así de largo lo inquieta. ¿Qué debe llevar? La perspectiva de alejarse de su familia, de su país, a tierras desconocidas de las cuales quizá nunca regrese, es un verdadero desgarramiento. Se las ingenia para retardar su partida, le insiste a su amigo sobre la posibilidad de obtener más bien un puesto en un consulado en Europa.

16Esperando siempre obtener el puesto de cónsul, finalmente honrado de representar a Francia y deseoso de ir en defensa de los intereses en las regiones menos conocidas, Louis Gasquet se resigna a partir. El S de abril de 1843, a las cinco de la tarde, toma la diligencia hacia Lyon. En París, baja al hotel de los Estados generales, en la calle de Ste Anne, y multiplica las peticiones para obtener un consulado. El primero de julio reconoce sus reticencias: “Partir a mi edad, en la que las dulzuras del hogar son así de preciadas, a un lugar a mil leguas de mi país y de mis hijos, vivir bajo un clima peligroso y a menudo mortal. No hablo de los peligros de la travesía, de las fatigas de un largo viaje por México”. En vano. François Guizot lo recibe personalmente, le asegura su apoyo financiero, lo hace valorar que si el puesto de canciller es mal pagado, es una residencia tan alejada que ningún cónsul titular la aceptaría. Él, Louis Gasquet, se beneficiaría entonces de las atribuciones del cónsul, y de la mitad de las remuneraciones correspondientes a ese puesto.

Puerto de Veracruz visto desde el Castillo de San Juan de Ulúa.
Fuente: Atlas historique pour servir au Mexique en 1823 de Beulloch, traduit et publié en français, Paris, À. Eymery, 1824. Coll. J. Perilhou.

17El 9 de agosto de 1843 se embarca en el Bahía, un navio comerciante de 200 toneladas y, después de 57 días de una navegación sin anécdotas, desembarca en Veracruz el 4 de octubre, a las 11 de la mañana. El vomito, la terrible fiebre amarilla, ejerce sus estragos en los extranjeros. Pero Louis Gasquet, a pesar de su moral afectada, escapa de sus influencias perniciosas. Fatigado por la travesía, prefiere reposar antes de continuar un viaje penoso pos caminos desgastados. Aprende la lengua casi inmediatamente: después de tres semanas en el país, declara poder leer fluidamente en español.

Un representante francés en México

18Correspondencia y biografía se aclaran una a otra. Las cartas, enviadas a un amigo muy cercano, aportan un suplemento de alma a los archivos públicos; dejan aparecer las redecillas políticas, financieras y culturales sobre las que Louis Gasquet puede apoyarse. Industrial cevenol protestante, está acostumbrado a una vida austera en la que la economía es una necesidad. Culto, activo en la vida política local, juega la carta de sus relaciones ya que, arruinado, debe encontrar una fuente de ingresos. La llegada al poder de François Guizot le abre las puertas del ministerio de Asuntos extranjeros, pero lo obliga a partir muy lejos de su familia y de sus costumbres. En París recibe su nominación como canciller. Mientras progresa lentamente hacia su destino final, su viaje lo hace un actor de la diplomacia francesa, un representante de Francia. Llegado a México, tanto en Veracruz como en San Diego se conduce como el cónsul en el que espera convertirse. Antes de su partida, Louis Gasquet recibió instrucciones muy claras: informar al gobierno pero no tomar iniciativas.

19Descubre México a través de las autoridades locales (en un principio, con la ayuda de un intérprete), la comunidad francesa, la legación de Francia en México y su experiencia. En función de encuentros y discusiones, las imágenes mentales que él se hace de California se transforman. Sus cartas muestran la evolución de su actitud: en un inicio, constreñida y forzada, ansiosa, confundida entre el miedo, la resignación, la curiosidad y la anticipación. Su primera obsesión es la de rembolsar sus deudas y asegurar el futuro de sus hijas. Entre sus preocupaciones financieras, se entreve una ambición más personal: el deseo apasionante de convertirse en cónsul y favorecer la expansión francesa en el mundo Pacífico. Al principio, está reticente a ver su futuro ligado a California, pero logra encarar la imagen de un futuro de California ligado con el de Francia.

20Para las oficinas del ministerio de Asuntos Extranjeros en París, California es la punta del mundo. El gobierno la conoce a través de los reportes de Eugéne Duflot de Mofras y de la legación francesa en México, así como por dos capitanes de naves estacionadas en el Pacífico, que se presentan ahí en intervalos relativamente prolongados, y por la embajada de Francia en Washington. La descripción que estas fuentes le hicieron a Gasquet es poco alentadora. En su carta del 26 de octubre de 1843, enviada desde Veracruz, él escribe: “Nada de lo que nos fue dicho en París relativo a este país era exagerado. Todo es verdadero: privaciones, peligros, miseria, así es mi lote, si me dejan en la posición obscura en la que me han puesto.” Describe Veracruz:

“la ciudad está bien horadada, las calles muy largas y derechas, las casas grandes, cómodas y en las cuales el aire circula libremente. Tiene apenas un tercio de los habitantes que podría alojar. La población está fuertemente mezclada: indios, negros, mulatos, criollos y extranjeros de todas las naciones ofrecen una variedad de colores que van del negro más oscuro al blanco mate de los ingleses. Esta mezcla no se encuentra, según me han dicho, en el interior.”

Vista panorámica de la ciudad de México.
Fuente:
L’Univers pittoresque: Mexique et Guatemala – Perou, Paris, Firmin Didot, 1843. Coll. J. Perilhou.

21En California, la ciudad no parece más cercana que cuando la vio desde Paris: “Cuando hablé de mi viaje a Monterey, todo el mundo pensó en la poca piedad de la idea de mandar a un hombre de mi edad al extremo del mundo, en un país perdido y por ventajas así de débiles.”

22El 2 de noviembre de 1843 Gasquet escribe desde la cuidad de México, a la cual llegó dos días antes, “molido y abismado de fatigas y contusiones ocasionadas por el mal estado de la ruta”. México, dice él, “es una ciudad grande y bella, pero que ofrece pocos recursos y distracciones a la gente ociosa”. Es decir, hay pocas distracciones tales como las que pueden encontrarse en Francia. Detenido en la capital por la falta de fondos para continuar su viaje, se queda ahí más de un año. Frecuenta la legación, a donde llega a cenar, acompaña de vez en cuando a la esposa del ministro de Francia y su hija de paseo, ve poca gente y a veces va al teatro o al concierto. Se aburre “hasta la muerte” y desea partir lo antes posible.

23Por lo tanto, el ministro de Francia, el barón Alleye de Cyprey, no es tampoco más alentador en su descripción de California “en el extremo del mundo, en una comarca perdida y sin recursos, donde la vida es miserable”. Monterey, le dice el barón, “es una mala bicoca que no tiene casas edificadas. [...] No tendrá muebles más que los que se lleve consigo, o que mande traer de Francia. Atendiendo este asunto, ocúpese de una cama completa, porque corre el riesgo de acostarse con el sol envuelto en sus sábanas”. Pero la frecuentación que Louis Gasquet tenía con los actores locales de la diplomacia francesa, Alleye de Cyprey, Gloux, cónsul en Veracruz, y Goury du Rolan, secretario de la legación, introdujo un cambio en sus perspectivas del futuro, como lo atestiguan sus cartas. No sólo desea convertirse en cónsul por las razones financieras que había desarrollado anteriormente, sino porque él mismo se cree capaz. Le escribió a Viger: “me creo capaz de manejar un consulado, de manejarlo de forma satisfactoria para el gobierno. Desde que puedo ver de cerca de algunos agentes consulares, esta opinión no ha hecho más que confirmarse en mí, y modestia aparte, yo les haría un honor en querer quedarme con un pie de igualdad con ellos”. Apoya esta convicción sobre su experiencia en cuestiones comerciales, y en las descripciones poco halagadoras de los cancilleres locales.

24Pero sobre todo la imagen que se hace de California evolucionó notoriamente. El 26 de noviembre de 1843, escribe:

Pues, tengo un ansia desmesurada de ver California, de explorarla, de hacerla accesible al comercio y a la industria de mis compatriotas; todo lo que les escucho decir a las personas que conozco aumenta este deseo. Tiene un buen clima exento de enfermedades que diezman las poblaciones en casi todas las otras partes de América; un sol admirable enmarcado por bellas riveras. Posee numerosas minas de dinero, puertos magníficos; haría una colonia grande y bella, y como en algún momento debe formar parte de alguno de los tres grandes poderes marítimos, yo estaría feliz y ansioso de verla convertirse en francesa.

25La diferencia entre esta descripción y la de la carta enviada hacía tres semanas, después de su encuentro con el barón Alleye de Cyprey y el secretario de la legación, es sorprendente. Por un lado, la opinión desfavorable del personal diplomático, por el otro, una visión más optimista y más realista, que podemos suponer era la que tenían los mercaderes franceses que frecuentaban el país y subrayaban las riquezas naturales de la región.

26El 28 de diciembre de 1843 retoma, como en cada carta sobre el tema, la insuficiencia de su pago. Argumenta lo que le han aconsejado: “según la opinión del Sr. Barón de Cyprey, de la legación, de los hombres que tienen el primer rango en el comercio mexicano, y de todos los que, finalmente, han vivido en México, me sería imposible ir a California, establecerme y vivir allá con los recursos que ha se han puesto a mi disposición”. Adjunta una carta para Guizot en la cual le dice tener “deseo de hacer renacer la importancia de California, los miedos de nuestros compatriotas de verla caer en manos de los americanos o de nuestros eternos enemigos los ingleses”.

Carta de Louis Gasquet del 24 abril de 1844.
Fuente: Archives départementales du Gard.

27Es también durante su estancia en la ciudad de México que aborda la cuestión de numerosas revoluciones, de medidas arbitrarias aplicadas durante el encuentro con el comercio francés y aconseja una intervención militar francesa, con la instalación de un régimen monárquico a la cabeza de México, y toma de una posesión francesa de Yucatán y las Californias. La idea era entonces a favor de la legación de Francia en México, y desarrollada en su correspondencia por el barón Alleye de Cyprey. El 24 de abril de 1844, Gasquet escribe:

Con la posesión de las Californias, aseguraríamos y completaríamos el sistema de nuestros establecimientos en el océano pacífico. Adquiriríamos una preponderancia grande sobre este mar poco explorado hasta ahora, que debe bañar tierras ignoradas más grandes y más ricas que los grupos de islas que hemos reconocido hasta ahora. La gran extensión de las costas de California, la seguridad de sus numerosos remojos, la abundancia de sus aguas, ofrecerían a nuestros balleneros ventajas y facilidades inapreciables que los incitarían a venir en mayor cantidad para tomar su parte de una pesca explotada casi exclusivamente por los Ingleses y los Americanos. La fertilidad del sol, la temperatura del clima que se asemeja al de Europa meridional, la ausencia de epidemias que causan estragos entre los extranjeros que van a establecerse en otras partes de América, sus rutas navegables, sus bosques abastecidos de bellos árboles apropiados para la construcción de navios atraería en su momento, a este magnífico país, una población considerable y una prosperidad inaudita. Habría también la ventaja para nosotros de poder pesar sobre las ambiciones y empresas de los Estados Unidos, de naturaleza invasora, de frenar sus proyectos de expansión, de tener y ejercer sobre las poblaciones francesas de estos estados y de Canadá una influencia favorable para su bienestar, de proteger a México en sí contra un vecino ambicioso en lo que nos sea posible, y, finalmente, de tomar ante la cuestión de Oregon y las dificultades que ésta conlleva entre Inglaterra y Estados Unidos la actitud que más convenga a nuestros intereses.

28Ya son claras las convicciones en las cuales se apoya la conducta de Louis Gasquet desde el inicio de su estancia en California. Influido por los círculos diplomáticos de México, expresando una opinión poco halagadora de los mexicanos, criollos, mestizos e indígenas, condenando la corrupción de sus gobiernos y el mal equipamiento de sus fuerzas armadas, retoma la idea –muy difundida– de que México no podrá conservar su autoridad sobre California por mucho más tiempo. Se inquieta por los manejos expansionistas de los Estados Unidos, pero es Inglaterra, por haber sido aliado de Francia, contra quien expresa una feroz hostilidad.

29El curso de su viaje muestra una alternancia entre la aprehensión y el alivio. El 25 de mayo de 1844 escribe:

Monterey está a mil leguas de aquí. Para llegar se debe recorrer cerca de cinco mil leguas a caballo por caminos difíciles y peligrosos sobre los cuales no se hayan, como en los países civilizados, albergues que ofrezcan un buen descanso y una buena comida. Se está obligado a llevar provisiones alimenticias, una cama, y una infinidad de precauciones que es inútil detallar. Hay que armarse hasta los dientes por el miedo de malos encuentros que además son relativamente frecuentes. A menudo no se tiene por albergue más que una deplorable y sucia cabaña de indio y a veces sólo el sol o la bella estrella.

30Desde que partió, el 25 de noviembre de 1844, fue con la idea de atravesar un país en vías de insurrección. Por lo tanto, el 3 de febrero de 1845, llegado a Mazatlán, puede escribir que su viaje ha transcurrido sin percances. Ha ido en diligencia de México a Guadalajara, con una pausa de algunos días en San Juan de los Lagos para esperar su equipaje transportado a lomo de mula. En numerosas ocasiones ha sido requerido por los transportes militares, por cada uno de ambos bandos de guerra. La descripción que da de su viaje de Guadalajara a Mazatlán esta marcado por mucha lírica:

Por fin pude partir de Guadalajara, esta vez a caballo, teniendo muías para el equipaje y artículos domésticos montados y armados, que recordaban un poco a los Virreyes de Léon o de quienes hayan tomado posesión de su Vice Realeza. Hicimos valientemente 20 y 22 leguas por día expuestos al ardor del sol de los trópicos, por caminos horrorosos, por senderos en los que más valía dejarse llevar por el instinto de nuestros caballos. He visto sitios magníficos, he atravesado inmensos bosques viejos como el mundo, campos cubiertos de caña de azúcar, de cafetales y arbustos que producen algodón. Por todos lados una vegetación vigorosa y de la cual nada parecido en Europa puede arrojar una idea. Todo esto coronado por un cielo deslumbrante del cual ni una nube viene a oscurecer la firmamento. Era bello a la vista, y me en ocasiones me relevaba de las preocupaciones del espíritu así como del sentimiento de fatiga. Pero la tarde de la llegada al albergue me hizo anhelar nuestra Francia. Descendimos en dos miserables chozuelas donde no encontramos nada para comer más que algunos guisados de un gusto y olor que harían huir a una legión de diablos. Había que extender la cama en espacios abiertos y a veces bajo la bella estrella, con las armas a la mano. Esta manera de viajar es pintoresca, debe tener encantos para las imaginaciones románticas que mueren de aburrimiento sobre nuestras bellas rutas y se ahogan en medio de todas las comodidades que una civilización avanzada en Europa les brinda a cada. Para ellos, lo difícil, lo imprevisto de estos países sería una maravilla. Gran bien les haría.

31Impresionado por la belleza salvaje de los paisajes que atraviesa, Louis Gasquet no tiene, sin embargo, nada de aventurero. En ocasión de una imperiosa necesidad, se decide a emprender el largo viaje para encontrarse en un destino que no le promete ningún confort. Sus largas conversaciones con el cónsul de Francia en Mazatlán lo confirman en la idea de que él ya ha expresado que habría una gran ventaja en volver a plantear una demostración de fuerza hacia México con represalias contra los maltratos sufridos por los residentes franceses.

32Después de un viaje de cinco a seis meses, Gasquet llega a San Diego el 16 de marzo, y el 5 de mayo a Monterey. Ahí, el 15 de junio de 1845, escribe: “el conjunto que encontré en California fue el de los más distinguidos, por doquier hay autoridades y los hombres más influyentes se presentaron ante mí; me colmaron de atenciones y respetos, y aplaudieron por doquier la venida de un agente de Francia. En mis conversaciones, en mis reuniones con ellos, supe inspirarles una buena opinión de mis maneras y mi carácter”. El 2 de marzo de 1846, dice haberse formado “la existencia más dulce, si bien un poco monótona, a veces triste y aburrida, pero dulce, mantengo el epíteto. Me acomodo al clima y a la gente de Monterey, visito algunas casas, soy bienvenido en todos lados y por todos. Paso horas enteras a charlar en castellano, estropeo un poco esta magnífica lengua, pero por fin dejé de necesitar un intérprete para entender y darme a entender y esto ya es un gran paso, de hecho. Con tal de no olvidar mi francés”. El 25 de marzo de 1846 evoca una “posición de independencia, de honor y de consideración”.

Trajes de la costa oeste: hombre de San Blas y mujer de Acapulco.
Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Col. privada.

33Pero estas buenas relaciones están en parte fundadas en un malentendido. Sus prácticas están destinadas a impresionar a la población y a incitar a los jefes a pedir la protección de Francia. Sueña con una California que será francesa:

Qué bella colonia podríamos crear, que puede prever los destinos que le esperan. Un país inmenso puesto a la disposición de la actividad y el espíritu emprendedor de los habitantes de Europa sufriría en pocos años necesariamente una transformación de la cual no puedo calcular la importancia ni el alcance. Desde que busco representármela, me imagino a un gran pueblo hablando nuestra bella lengua, viviendo como nosotros, con quien se perpetuarían nuestras costumbres, nuestros hábitos y nuestra ciencia y nuestra literatura, me apasiona un deseo violento de poseer California y no puedo menos que llamar la atención de los gobernantes sobre estos temas.

34Alrededor de él, un grupo de franceses hacen lo mismo. Su presencia da seguridad a quienes piensan que Francia debe interesarse más en estas regiones. Se constituye una especie de “partido francés”, del que Henri Cambuston, maestro de escuela en Monterey y con quien viajó en el Primavera, es activo partidario como también lo es Olivier de Leysségues, un viejo capitán que tiene un café-billar, y en el cual los niños tienen por padrinos a Louis Gasquet y José Castro, uno de los hombres más pudientes de California, comandante y gran propietario. Sus movimientos, que el gobierno en París no prevé en lo absoluto, explican en parte el maltrato que sufren de parte de los oficiales americanos que se mofan particularmente de ellos durante la ocupación militar, con base en informaciones que les ha cedido el cónsul de Estados Unidos, Thomas Larkin.

Conclusión

35Frecuentemente escritas en la urgencia y la irregularidad, las cartas de Gasquet a su amigo abordan, más de lo que lo haría con su familia, la cuestión de su porvenir. Hemos visto las dudas del individuo, y seguimos sus tribulaciones. Su itinerario de vida es el resultado de una negociación continua entre las posibilidades, a menudo con una sumisión a las presiones que se le presentan. Puesto en situaciones que nunca habría imaginado, encuentra en ellas la ocasión de formular nuevas ambiciones: quiere el consulado o el regreso a Francia. Carta tras carta, busca los argumentos que convencerán a su amigo a defender esta propuesta.

36Lejos de Francia, en contacto con las poblaciones que descubre, compara, como lo hacen los viajantes, lo que ve con el país de donde viene, Europa y sus infraestructuras cómodas. Pero su frecuentación del cuerpo diplomático también le da argumentos que corresponden a la sensibilidad monárquica, desconfiada de una sociedad mexicana republicana dentro de una nación en construcción. En un periodo de expansionismo de parte de Inglaterra, Francia y Estados Unidos, Gasquet retoma un discurso colonialista que no era el del ministerio –cuidadoso de evitar todo con Inglaterra– pero que era claramente apoyado por los agentes diplomáticos y los residentes franceses: aportar la modernidad a favor de un cambio de régimen político y la instalación de un gobierno garante de la paz civil y cuidadoso de desarrollar las infraestructuras (caminos, comunicaciones, puertos). Estas ideas serían puestas en práctica bajo el Segundo Imperio, con los resultados que ya conocemos.

Bibliographie

Bibliografía

BOCHET, Thomas, et Jean Vigreux, «La biographie en histoire: l’individu en général, le militant en particulier “, en Serge Wolikow, (dir.), Écrire des vies. Biographie et mouvement ouvrier, xixe-xxe siècles (Éditions universitaires de Dijon, 1994), pp. 15-29.

BOURDIEU, Pierre, «L’illusion biographique», Actes de la Recherche en Sciences Sociales (n°62-63, juin 1986) pp. 69-72.

CHAMBOREDON, Jean-Claude, «Le temps de la biographie et les temps de l’histoire. Remarques sur la périodisation à propos de deux études de cas», en Philippe Fritsch, (dir.), Le sens de l’ordinaire (CNRS, 1983).

DUBOIS, Claude-Gilbert, «L’individu comme moteur historiographique: formes de la biographie dans la période 1560-1600 “, Nouvelle Revue du Seizième Siècle (vol. 19 n°1, 2001) pp. 83-105.

FOUCRIER, Annick, Le rêve californien. Migrants français sur la côte Pacifique, xviiie-xxe siècles (Berlin, 1999).

FOUCRIER, Annick, «La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or (1786-1848)», tesis de doctorado EHESS, 1991, 4 vol.

LE GOFF, Jacques, Saint Louis (Paris: Gallimard, 1996).

LEVI, Giovanni, «Les usages de la biographie», Annales. Économies, Sciences, Civilisations (nov-déc 1989) pp. 1317-1323.

LORIGA, Sabina, «La biographie comme problème», en Jacques Revel, (dir.), Jeux d’échelles. La micro-analyse à l’expérience (Paris: Gallimard, 1996) pp. 209-231.

NASATIR, Abraham, French Activities in California: An Archivai calendar-Guide, (Stanford University Press, 1949).

PENNETIER, Claude, «Singulier-pluriel: la biographie se cherche. L’exemple de l’histoire ouvrière “, en Serge Wolikow, (dir.), Écrire des vies. Biographie et mouvement ouvrier, xixe-xxe siècles (Éditions universitaires de Dijon, 1994) pp. 31-43.

Problèmes et méthodes de la biographie, Actes du colloque tenu à la Sorbonne les 3 et 4 mai 1985 par l’association Histoire au présent (Paris: publications de la Sorbonne, 1985).

PUDAL, Bernard, «Biographie et biographique», Le Mouvement social (n° 186, janvier-mars 1999) pp. 3-7.

TORRES, Félix, «Du champ des Annales à la biographie: réflexions sur le retour d’un genre», en Problèmes et méthodes de la biographie, Actas del coloquio sostenido en la Sorbonne el 3 y 4 de mayo de 1985 por la asociación Histoire au présent (Paris: publications de la Sorbonne, 1985) pp. 141-148.

WOLIKOW, Serge, (dir.), Écrire des vies. Biographie et mouvement ouvrier, xixe-xxe siècles (Éditions universitaires de Dijon, 1994).

Notes

1 Abraham Nasatir, French Activities in California: An Archival calendar-Guide, Stanford University Press, 1949.

2 Sobre las Relaciones Francia-California, Annick Foucrier, “La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or”, tesis de doctorado en historia, EHESS, 1991.

3 Abraham Nasatir, op. cit., p. 24: Larkin a Buchanan, número 25, Monterey, 10 de julio, 1845, impreso en Manning, Diplomatic Correspondence, VIII, pp. 735-736.

4 Nasatir, op. cit., pp. 24-25.

5 Esta biografía se apoya en las investigaciones hechas en los archivos del estado civil del departamento de Gard, en Nîmes, en los archivos comunales de Sommieres, en minutas de notarios, y en las cartas inéditas de Louis Gasquet dirigidas a ThéodoreViger, y conservadas en los archivos departamentales de Gard.

6 Léon Dutil, Etat économique du Languedoc à la fin de l’Ancien Régime. 1750-1789, tesis de doctorado en letras, Paris: Hachette, 1911, p. 429.

Table des illustrations

Légende Portada: América septentrionalFuente: A. Houzé, Atlas universel historique et géographique, Paris, 1841. Col. privada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 840k
Légende Départemento francés du GardFuente: Michel fils aîné, Atlas départemental: France et ses colonies, 1836. Col. privada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 544k
Légende Puerto de Veracruz visto desde el Castillo de San Juan de Ulúa.Fuente: Atlas historique pour servir au Mexique en 1823 de Beulloch, traduit et publié en français, Paris, À. Eymery, 1824. Coll. J. Perilhou.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 432k
Légende Vista panorámica de la ciudad de México.Fuente: L’Univers pittoresque: Mexique et Guatemala – Perou, Paris, Firmin Didot, 1843. Coll. J. Perilhou.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 356k
Légende Carta de Louis Gasquet del 24 abril de 1844.Fuente: Archives départementales du Gard.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 516k
Légende Trajes de la costa oeste: hombre de San Blas y mujer de Acapulco.Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Col. privada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1665/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 162k

Auteur

Annick Foucrier. francesa, es doctora en historia por la Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales de Paris (Francia). Su tesis doctoral, titulada“La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or (1786-1848)”, recibió dos premios. Es especialista en historia de America del Norte, particularmente California, y de las migraciones en Estados Unidos. Ha publicado diversos artículos sobre el oeste de Norte America, el mar Pacifico, exploradores y emigrantes. Entre sus principales libros se encuentran: Le rêve californien. Migrantsjrançais sur la côte Pacifique, xviiie-xxe siècles, (Paris, 1999); edicion, The French and the Pacific World, 17th-19th centuries: Exploration, Migrations and Cultural Exchanges, (Aldershot, UK 2005). Es miembro del CENA (Centro de Estudios Norteamericanos) EHESS/CNRS, del MASCIPO UMR 8168. Actualmente es profesora, investigadora y directora del Centre de Recherches en Histoire Nord-Américaine en la universidad de Paris 1-Sorbonne.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr