Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

De lo privado a lo público

Lo francés tras la mirada de una fiesta: la jura de Fernando VII en Xalapa (1808)

Adriana Gil Maroño

Résumé

L’influence française au Mexique s’est révélée si remarquable dans certaines régions qu’elle a refondé des aspects inattendus de la vie quotidienne, comme l’établit cette contribution. Parmi les nombreux échanges où se distingue la culture française, on souligne dans ces lignes les pratiques culturelles mises en œuvre pour prêter serment de fidélité au roi Ferdinand VII. Il est intéressant de relire différents écrits qui relatent l’événement car cette cérémonie eut une portée considérable au niveau régional.

Texte intégral

Portada: 1. “Fernando VII, Rey de las Españas, desconsolado en su prisión en Francia, oye los consejos de su tío y las dolorosas quejas de su carísimo hermano don Carlos, prisioneros con él.” Hecho en Querétaro. Año de 1819.

  • 1 Ver: Hipólito Villarroel, Enfermedades políticas que padece la capital de esta Nueva España, México (...)
  • 2 Ver: Marco Antonio Landavazo Arias, “Fernando VII en México. Imaginario monárquico y actitud mítica (...)

1Para aludir a la incidencia de lo francés en el tiempo y espacio novohispanos, particularmente en las últimas décadas del siglo xviii y la primera del xix, es pertinente incursionar en el complejo y enmarañado ámbito de lo cultural, desmembrando y distinguiendo algunos de los múltiples y diversos territorios que lo atraviesan; el territorio de la moda y el gusto, del arte y la estética, el territorio de las mentalidades, de los valores y del imaginario político, entre muchos otros. Si observamos el influjo de lo francés en la moda y el gusto de los novohispanos hacia fines del siglo xviii, se nos revela la franca adhesión que éstos mostraron por “los vestidos y hebillas a la Chartre” a los que se refirió Hipólito Villaroel para ilustrar la intensa propagación de artículos franceses en el mercado novohispano,1 las pelucas blancas, las caras polveadas, etc. Sin embargo, el que los novohispanos afrancesaran su apariencia, es decir su modo de vestirse, de peinarse, de maquillarse, etc., o el que hubiera una inclinación por la estética afrancesada, no son razones suficientes como para afirmar que cundiera un generalizado afrancesamiento y menos aún en el ámbito de las ideas y del imaginario político. Por el contrario, en muchos discursos enunciados y propagados hacia los últimos años del siglo xviii y primeros del xix por grupos privilegiados de diversas localidades novohispanas podemos descubrir la condena, repudio y rechazo a ideas y acciones políticas de los franceses. Discursos que toman un sentido y un matiz muy especial justo en un año que es crucial para el mundo hispánico, el de 1808. ¿Cómo habrá sido visto, percibido y representado lo francés justo en un momento en que las huestes napoleónicas invaden España y usurpan el trono de quien en ese entonces era considerado el legítimo Padre de la gran familia que era la monarquía española, la Cabeza del cuerpo social, el Señor de los fieles vasallos,2 es decir, del rey de España? Para comprender las imágenes que sobre lo francés fueron construidas en este momento (1808) en el mundo hispánico y la propagación que de ellas hicieron los grupos en el poder de las múltiples localidades del reino, hay que abundar en lo que significaba la figura real en el imaginario político y social de la época.

Rey cautivo... rey jurado

  • 3 François Guerra, “Modernidad e independencias”, en Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, Méxic (...)
  • 4 Ibíd., p. 156.
  • 5 Landavasos, op. cit., p. 8.

2Situémonos en la América hispánica de 1808 y observemos la gran cantidad de prácticas culturales que emergieron en gran parte de las localidades con el fin de expresar la adhesión, lealtad, fidelidad y amor profesados al cautivo rey Fernando VII y el rechazo e indignación que provocó en los subditos del reino la usurpación a manos de los franceses del trono real. François Guerra refiere las rogativas, los actos religiosos diversos, los cortejos alegóricos y las ceremonias de juras reales que con intenso fervor se celebraron para este fin en múltiples ciudades en honor a Fernando VII: “La jura de la ciudad de México fue especialmente espectacular, pero también lo fueron las de Puebla, Guadalajara y Guanajuato. Esta última, riquísima ciudad minera, gastó en estas ceremonias la exorbitante cantidad de 100.000 pesos”.3 Asimismo, Guerra alude a cómo el retrato real, es decir el de Fernando VII, “sale de su lugar ceremonial habitual al ser reproducido en millares de ejemplares” y cita como ejemplo la jura celebrada en la ciudad de México en donde el retrato del soberano se multiplicó a la vista del público al colocarse repetidamente en balcones y fachadas de las casas e incluso en los sombreros de la multitud.4 Estudiosos del imaginario monárquico como Landavasos Arias, sostienen que ante el vacío del poder real, ante la destitución del soberano legítimo español, ante la crisis de la monarquía hispánica por la intromisión francesa, emerge y se expande por todo el reino el “fenómeno del fernandismo”5. Así, prácticas culturales tradicionales y añejas como las juras reales intensificaron más que nunca en su forma y contenido la propagación de valores como la lealtad, fidelidad y amor que debía profesarse hacia la soberanía del legítimo rey español.

  • 6 Por ejemplo, desde el siglo xvi en la América hispánica se juró por vez primera a un rey español, C (...)
  • 7 Además, Landavasos dice: “Según Antonio Annino la historiografía ha subvaluado la naturaleza de est (...)

3Y es que si retrocedemos en el tiempo al anterior a 1808 y observamos la multiplicidad de prácticas culturales que desde siglos anteriores fueron instituidas por el Estado para insertar y publicitar en el imaginario colectivo valores que sacralizaban a la monarquía y, por ende, a la familia real, podemos comprender el fervor y adhesión expresados en 1808 por múltiples ciudades del reino al cautivo rey Fernando VII.6 Así, el uso y la costumbre, el poder y la perdurabilidad de añejas tradiciones que sacralizaban la figura real arraigaron durante siglos en millones de conciencias la veneración y el respeto por el rey español; de ahí que no sólo el vacío del poder, sino también el haber tenido que ceder la corona a un extranjero y el cautiverio en territorio francés del legítimo soberano español fueron en su momento durísimos golpes para sus vasallos, además de hechos sin precedentes, ya que nunca antes, ni en España ni en Europa se había visto la cesión de la Corona a un extranjero.7 Sin embargo, lo que para los fines de esta ponencia es pertinente destacar, es que fue precisamente un francés el que encabezó lo que en el reino español fue considerado un latrocinio, una ignominia. Un francés era quien se había atrevido a usurpar el trono español, luego entonces, Francia, Napoleón, lo francés y los franceses siempre están presentes en muchos de los múltiples discursos visuales, verbales y escritos que se enuncian dentro de esta “fiebre fernandista”. Ante esto es indispensable advertir cuáles son algunas de las imágenes con que se representó lo francés en este momento histórico en ciudades del mundo hispánico e indagar por qué se representaron así y quiénes fueron –a un nivel local– los productores y promotores de las mismas. Pasemos al estudio de las imágenes que representaron lo francés en el convulsionado 1808.

Burla a José Bonaparte, rey del Imperio español impuesto por Napoleón Bonaparte. Élestribillo dice: “Cada cual tiene su suerte, la tuya es de borracho hasta la muerte.”
Fuente: Representación de José Bonaparte en un grabado del Museo Municipal de Madrid.

Representaciones de lo francés en la fiesta de Xalapa (1808).

La relación de la fiesta como evidencia del pasado

  • 8 Don José María Villaseñor Cervantes llegó a Xalapa hacia 1807 para ocupar el cargo de secretario y (...)

4Con el fin de precisar las afirmaciones a las que se podría llegar a través de esta reflexión y evitar generalidades, decidí particularizar nuestro estudio concentrándome en una práctica cultural específica acontecida en una ciudad concreta: La jura de Fernando VII en Xalapa en 1808, acontecimiento que se inserta dentro del llamado “fenómeno del fernandismo”. Es indispensable mencionar que la fuente fundamental que hemos utilizado para el estudio de las representaciones de lo francés en dicha fiesta es una relación de la misma: “Festivas aclamaciones de Xalapa en la inauguración al trono del Rey Nuestro Señor Don Fernando VII”, cuyo autor fue don Josef María Villaseñor Cervantes.8

  • 9 “Las afinidades temáticas y formales –panegírico, historia, descripción, informe, etc.– comunes a u (...)
  • 10 “Las llamadas fuentes para la historia son, antes que nada, textos de cultura, dicho de otro modo e (...)
  • 11 Alfonso Mendiola sostiene que la historiografía contemporánea plantea la necesidad de asumir un gir (...)

5Aún hoy, dicha relación podrá parecerles a muchos historiadores una fuente poco confiable para “hacer historia” por ser una obra perteneciente a un género histórico literario9 y podrán considerarla repetitiva, carente de datos de interés histórico, un panegírico plagado de exageraciones; sin embargo, la emergencia de nuevas metodologías para el estudio del pasado ha contribuido a la revalorización de las relaciones de fiesta en tanto evidencias, huellas o “trazos cargados de sentido” que por haberse producido en otro momento histórico pueden aproximarnos al estudio de ese pasado.10 En este sentido, si en vez de buscar datos y “hechos verdaderos” en las relaciones de fiesta, nos avocamos a observar las miradas del autor del texto, es decir a analizar lo que para él no sólo fue visible, sino también digno de destacar en su escrito, nos estaremos situando en la visión del mundo de un hombre de aquella época11 y con ello es factible comprender otro horizonte cultural.

  • 12 Sin embargo, es imprescindible destacar que mientras que la monarquía francesa estaba decadente por (...)

6Por otro lado, recordemos que muchas relaciones de fiestas –como es el caso de ésta– se imprimían y se hacían circular para difundir el contenido de las mismas. Así, tanto las juras reales como las relaciones que las describen eran propaganda política institucionalizada por el estado monárquico. De ahí que si analizamos las representaciones implícitas en dichos textos, podemos aproximarnos al estudio de valores y antivalores que al estado español le interesaba arraigar en sus súbditos en un tiempo en que algunas monarquías europeas estaban en crisis –como el caso de España– o en franca decadencia –como el caso de Francia–.12

7Villaseñor Cervantes –secretario contador de la Intendencia General de los reales ejércitos acantonados en Xalapa y, además, autor de la relación de la jura de Fernando VII ahí celebrada, y de muchos de los actos, versos y alegorías que se representaron durante la fiesta se preocupó por describir minuciosamente en la relación cada acto de la celebración, destacando en cada momento la lealtad y fidelidad que la ciudad de Xalapa le profesó a su cautivo rey a través de la fiesta. No escatimó en referir cómo adornaron sus casas cada uno de los señores capitulares y oficiales del ejército, aludiendo constantemente al sentido del discurso implícito en dichos adornos: honrar y sacralizar al rey. Así también, describió detalladamente los carros alegóricos que fueron presentados e integró en el mismo expediente la transcripción de los sermones, dramatizaciones y versos que se presentaron durante los días de fiesta.

“Bonaparte, ciego de soberbia, no sabe qué potencia ha de coger.”
Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.

8Gracias al cuidado que puso el autor de la relación para transcribir discursos visuales, verbales y escritos presentados durante la fiesta es que hoy podemos aproximarnos al estudio de las representaciones que sobre lo francés se construyeron en la jura de Fernando VII en Xalapa. Discursos que, como a continuación veremos, se encargaron de construirle una imagen sacra y magna al cautivo rey español, así como de fabricar las caras que le dieron una imagen a los usurpadores del trono real, es decir a los franceses, a lo francés.

La construcción del otro. El francés como el enemigo

9Como en un juego de contrapesos, o más bien de contracaras, los discursos transcritos por el autor de la relación –y que según él se pronunciaron durante la fiesta– nos presentan en un dualismo maniqueo la imagen de un Fernando augusto, grande, joven, amable, español nato, dador de bienes, en contraposición de la imagen de un Napoleón envidioso, protervo, intrigoso, cobarde, tirano, traicionero, causante de males y extirpador de majestades. Por ejemplo, atendamos al poema que –de acuerdo a Villaseñor– pronunció un niño desde lo alto de un carro alegórico en uno de los desfiles de la fiesta:

  • 13 Villaseñor Cervantes, op. cit., pp. 88 y 89.

“porque al augusto FERNANDO,
vuestro joven Rey amable,
hizo presa de su envidia
al protervo Bonaparte,
valiéndose de la intriga,
propia de pechos cobardes,
contra el español su aliado,
contra una nación galante
a quien debe tantos bienes
a quien causa tantos males.
Vosotras en fin, ciudades,
Villas, pueblos y lugares,
Y en particular Xalapa,
donde hoy la lealtad renace:
ya que aclamais a Fernando
con júbilos generales....”
“aquí teneis a Fernando
de Borbón, Príncipe grande,
Español nato, y tan joven,
Desgraciado, como amable:
Defendedle del tirano
Napoleón, que intenta infame,
Del solar de vuestros Reyes,
Extirpar las Magestades”13

10Más que el dualismo maniqueo propio de discursos moralistas, donde siempre se construye la cara de un bueno para contraponerla a la construcción de la de un malo con intenciones adoctrinantes, lo que parece ser más significativo para los fines de esta ponencia es la amplia propagación que se hizo de imágenes de la perfidia y la soberbia como los antivalores que movieron a los franceses a emprender acciones políticas en contra del rey de España y del latrocinio e ignominia que ello debían significar para sus súbditos. Por ejemplo, el autor del texto refiere cómo en uno de los carros alegóricos presentados en la jura se dispuso una colosal figura que representaba a la soberbia, la cual, empujada por otra figura que representaba a la perfidia, se agachaba a besar los pies de un rey justo –para representar la justicia del rey le pusieron unas balanzas en las manos– que había sido víctima de una gran traición –para representar la traición al rey le colocaron un puñal en la espalda. Veamos cómo se describe en la relación de la fiesta dicha representación alegórica:

  • 14 lbíd., p. 86.

En un pedestal que se colocó en el medio del plano, se rendía al empuje de la Perfidia, el Coloso de la soberbia... No es este libro para mancharse con su nombre, sin embargo de que cupo en el carro y en alguna otra demostración para desprecio de su ignominia. Cogíalo la Perfidia por el hombro, y haciéndole besar las Reales plantas de un verdadero Rey, ¿a qué un puñal que ocultaba en la espalda, ni las dos caras que sin vergüenza descubría? Solo acertó en presentar a un Soberano justo las balanzas en que los cielos pesan con la más acendrada inocencia sus engaños, y una espada en cuya hoja tiene ya la justicia escritos sus castigos. Muchas palabras e insultos merecía del concurso aquel abominable retrato; pero estaban muy ocupadas las voces que festejaban el del dulce Fernando sus aclamaciones y vivas.14

11Así, de acuerdo al fragmento anterior, las nociones que se utilizan para ilustrar lo que había movido a los franceses a emprender tales acciones son principalmente la perfidia, la soberbia –representada de manera colosal –, además de las “dos caras”, el engaño, la traición, etc. Sin embargo, más que abundar en lo que se representó, considero más importante insistir en por qué se representó así, es decir, porqué escoger justamente representar a la soberbia y la perfidia para promover en el público los antivalores que a su juicio habían empujado a los franceses a ejecutar lo que los vasallos del rey español consideraron un latrocinio. ¿Por qué esos y no otros?, ¿qué habrán significado en la época dichas nociones?

  • 15 Diccionario de la Lengua Castellana compuesto por la Real Academia Española, reducido a un tomo par (...)
  • 16 Ibíd., p. 859.

12De acuerdo a un diccionario de 1780 se definía como perfidia el “quebrantamiento de la fe debida”15 y como soberbia la “elación del ánimo, y apetito desordenado de ser a otros preferido”.16 Y es que si nos apegamos al imaginario de la época, a cómo en este momento los españoles concebían a la figura real y por ende a la monarquía, sólo un quebrantamiento de la fe debida, una elación del ánimo, un apetito desordenado, podían ser los causantes de que los otros, los franceses, se hubieran atrevido a usurpar un trono real haciendo prisionero al heredero legítimo, a esa figura sacra que era el rey. En este sentido, la construcción del otro, el diseño que se hizo de lo francés con la faz de enemigo, soberbio y pérfido, va en estrecha relación con lo que de acuerdo al imaginario de este momento de histórico debía de significar para los súbitos del rey de España, su destitución y cautiverio en territorio francés.

13Dichas acciones desquebrajaban lo que para ellos era un orden establecido por ley divina desde tiempos inmemoriales, donde el rey era cabeza de un gran cuerpo, por lo que su ausencia ocasionaba la acefalía del reino. La figura real como cabeza del reino legitimaba, vivificaba y unificaba al plural y diverso conjunto de pueblos, villas y ciudades que integraban el basto reino, de manera que la destitución del legítimo heredero a favor de un extranjero hacía tambalear el orden jerárquico de los múltiples y variados cuerpos que lo integraban. De ahí que el discurso debía de pintar al otro, al invasor, al extranjero usurpador, como el pérfido, el soberbio y traicionero causante de tantos males.

  • 17 Villaseñor Cervantes. Op. cit., p. 86.

14Así, la figuración de la soberbia y la perfidia para representar lo francés ante los miles de asistentes que presenciaron los actos de la fiesta, y ante otro tanto de lectores que leyeran la relación, obedecía a la intención de propagar al público el desprecio, desaprobación y rechazo con que debían ser recibidas las acciones políticas emprendidas por los franceses en contra de España: “No es este libro para mancharse con su nombre [con el de la perfidia y la soberbia] sin embargo, de que cupo en el carro y en alguna otra demostración, para desprecio de su ignominia”.17 Desprecio y rechazo al intruso que reiteradamente refería el autor de la relación al citar diversos discursos que, según él, resonaron en la fiesta en diferentes espacios y bajo distintos tonos. Por ejemplo, atendamos al tono con que uno de los muchos regimientos acantonados en Xalapa expresó su rechazo a las acciones de los franceses en una representación teatral titulada “Las aguas de la lealtad en la fuente del amor”, cuando uno de sus personajes dijo:

  • 18 “Las Aguas de la Lealtad en la Fuente del Amor”. Generosa demostración y Melodrama ejecutados en Xa (...)

Regocijo. – ”...contemplando en el trono a aquel Monarca
Que tanto contratiempo a padecido,
Solamente ¿por quién? Por la perfìdia
¿De quien diremos? De un traidor iniquo,
que si yo entre mis manos lo cogiera,
no es mentira, lo hiciera picadillo,
y sacando muy buenos chorizones,
se los diera a comer a los cochinos,
pero pienso que aún estos, con ser puercos,
los habían de arrimar con el hocico.”18

15El que los discursos promovieran rechazo y desprecio hacia el que estereotiparon como el traidor inicuo y promovieran la adhesión y fidelidad hacia Fernando VII, obedecía a la intención de afirmar una legitimidad contraria a la del invasor extranjero: la legitimidad del heredero español.

16Así, en otro tono y con otros argumentos, desde lo alto del pulpito de la iglesia, el cura Josef Joaquín de Pedreguera expresó públicamente su desprecio a la usurpación del trono real a manos de los franceses durante el sermón de la misa celebrada en el marco de los festejos en honor a Fernando VII en Xalapa, al afirmar que esos “abominables crímenes” atentaban en contra de la ley de Dios:

  • 19 Sermón que en la jura del Rey Amado el Señor D. Fernando VII (que Dios Guarde) dijo en la Santa Igl (...)

jurando amor y lealtad a nuestro legítimo Soberano cumplimos la ley de Dios, en la parte que nos prescribe la fidelidad a los Reyes, y que justificando esta obligación nuestra causa nos acarrea el favor del cielo y singular bondad de Dios, que ha fijado sobre nosotros las divinas influencias de su visita para protegernos, haciéndonos victoriosos de las armas enemigas, las que por el contrario, se han echado sobre sí toda la indignación del cielo, por haber irritado la justicia divina con tan abominables crímenes como son los que origina la guerra tan injusta que nos hacen, por solo dar pábulo a las ambiciosas ideas de un particular engrandecimiento contra todo derecho divino y humano, usurpando no sólo el trono de una monarquía que se ha sacrificado por mantener en su seno las delicias de la paz, sino también el honor y buen nombre de una familia Real, a quien ha infamado con las más negras calumnias que puede abrigar un ánimo corrompido y producir un corazón ambicioso: motivos todos de abominación, a los que contrapuestos los sentimientos de piedad, honor y religión, de que está animada toda la nación Española, nos prometen una esperanza cierta del éxito más feliz en el empeño en que nos hallamos.19

17Así, parafraseando al cura, usurpar el trono de una monarquía y sacrificar el honor y buen nombre de una familia real eran abominables crímenes producto de ambiciosas ideas, de un particular engrandecimiento, de un ánimo corrompido y de un corazón ambicioso. Crímenes que además iban contra todo derecho divino y humano.

18Estas imágenes que le otorgaron a lo francés la faz del malo, del criminal, del corrompido, del infractor de la ley divina, del extirpador de majestades, son las que circularon reiteradamente a través de discursos visuales, verbales y escritos en el mundo hispánico de 1808; discursos que en muchos casos se enmarcaron dentro de fiestas que, como la escenificada en Xalapa, eran presenciadas por miles de individuos. Así, considerando la fiesta como un espacio público idóneo para la difusión de valores a los cuales había que adherirse –como la lealtad y fidelidad al rey legítimo español– y de promoción de antivalores que merecían el total rechazo y desprecio –como la soberbia, la perfidia y la traición que había empujado a los franceses a cometer tales crímenes– se hace pertinente indagar quiénes fueron los principales promotores, en las múltiples y diversas localidades, de que fiestas con este contenido se llevaran a cabo. Así, retomando el caso específico de Xalapa, ¿quiénes fueron esas personalidades que, residentes en una ciudad alejada nudos de distancia de la península, se organizaron para escenificar en ella una fiesta con la que se expresaba apoyo y adhesión a Fernando VII y rechazo a las acciones de los franceses?, ¿quiénes fueron los encargados de promover en Xalapa la lealtad a la monarquía y al legítimo heredero español y la condena hacia el proceder de los franceses mediante la organización de una jura real? Vayamos a la escritura de la relación de la fiesta en Xalapa.

Alegoría que representa a Napoleón aturdido sin poder consolidar su sueño de hegemonía continental.
Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.

El cabildo xalapeño rinde tributo al rey de España en 1808

  • 20 Ibíd., pp. 88-89.

Y tú, Xalapa dichosa, y a tu monarca constante, a quien ese can ofrece de tus lealtades la llave, y cuyos indios humildes, agricultores leales, a la Patria, a Dios y al Rey sirven con virtud tan grande...20

La cólera de Napoleón.
Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.

19Es por demás interesante insertarnos en las trayectorias organizativas de la fiesta en Xalapa que nos refiere el autor de la relación, porque a través de las mismas es posible observar cómo la realización de la jura en honor a Fernando VII en dicha ciudad, con la mayor opulencia, fue gracias a la iniciativa e insistencia de sus autoridades políticas, es decir, del cabildo. Y es que no sólo dicho cuerpo insistió repetidamente a las máximas autoridades del virreinato para que se le permitiera ejecutarla con gran ostentación sino que, además, los señores capitulares se repartieron los gastos que se erogaron en la misma y pagaron la fiesta de sus propios bolsillos, lo cual era un hecho inédito si tenemos en cuenta que por tradición las juras reales siempre se pagaron con el dinero de propios de una ciudad y con la aportación que donaba el alférez real en turno.

  • 21 Ibíd., p. 4.

20En el mes de julio de 1808, el procurador general de Xalapa, don Diego Leño, fue en representación del cabildo xalapeño ante el Señor virrey y, según lo escrito en la relación, le expresó “el fervoroso amor y deseos ardientísimos con que los xalapeños todos suspiraban por aquel feliz día en que habían de humillar gustosos sus servicios a las reales plantas de un joven, su único nuevo dueño y legítimo soberano”.21 Es decir, el procurador se dirige personalmente al virrey para solicitar su autorización para que la jura real en honor a Fernando VII en Xalapa pudiera efectuarse. El documento prosigue refiriendo cómo pronto llegó a Xalapa la resolución que autorizaba la real proclama, pero al parecer los xalapeños la recibieron con cierto desaire:

  • 22 Ibíd.

Poco tardó la resolución Superior que apetecían pero aún tuvo el ilustre Ayuntamiento el dolor de no recibirla con toda la extensión que deseaba: se le prevenía desde luego procediese a la proclamación; pero se le ataron las manos para que no pudiese echar con ellas todo el resto de sus efectos, a causa de que no permitían las actuales criticas circunstancias efundir los caudales en otras atenciones que en las muy justas de libertar a su cautivo rey, socorrer a su madre España y ocurrir a todas las otras necesidades urgentísimas de la causa más grande que siglos han visto.22

Napoleón derrotado.
Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.

  • 23 Es importante destacar que otra razón que explica la insistencia de las autoridades políticas de Xa (...)
  • 24 Hay que subrayar las alusiones que reiteradamente hace el autor de la relación para destacar la pre (...)
  • 25 Por ejemplo, el alférez real José Antonio de la Peña y el procurador general Diego Leño unidos abso (...)

21Ante esto, los regidores xalapeños –en especial Diego Leño y Josef Antonio de la Peña, quien ese entonces fungía como alférez real-siguieron insistiendo23 ante el virrey para que éste autorizara el que Xalapa hiciera no sólo una sencilla ceremonia de real proclama en honor a Fernando VII, sino una fiesta con la “mayor pompa y circunspección” que se costearía con los caudales de los señores capitulares y también con el notable apoyo del ejército ahí acantonado,24 con el fin de no afectar el dinero de propios que se estaba destinando para apoyar a la península en este momento de crisis política. Finalmente el virrey dio su aprobación y el 30 de agosto los señores capitulares en cabildo extraordinario se repartieron las tareas y los gastos correspondientes a cada uno: “Repartiéronse en efecto los cargos con proporción al tino, capacidad y ocupaciones de cada uno”.25

22Así, fueron los integrantes del cabildo de la ciudad de Xalapa quienes, en el año de 1808, insistieron al virrey el que les autorizara organizar y costear de sus propios caudales una fiesta, uno de cuyos sus fines prioritarios era promover a la multitud la reverencia debida a la monarquía, así como la fidelidad y lealtad obligada a la figura real encarnada en el legítimo heredero español. Ante esto, es pertinente preguntarnos hasta dónde es posible sostener que el afrancesamiento fue el medio que condujo a las élites novohispanas a la independencia; a qué afrancesamiento se alude y a qué elites se hace referencia cuando se hace tal afirmación, si de acuerdo con este pequeño y parcial estudio, las imágenes que para este momento se construyen y propagan en el mundo hispánico, o más específicamente las imágenes que construyen y propagan las autoridades políticas de Xalapa –y que además son vistas y escuchadas por casi la ciudad entera– para ilustrar las acciones políticas de los franceses toman la forma de latrocinio, ignominia y sacrilegio.

Epílogo. ¿Ideas revolucionarias francesas en la independencia de México?

  • 26 Guerra. Op. cit., p. 31.

La revolución es una mutación cultural:
en las ideas, en el imaginario, en los valores,
en los comportamientos, en las prácticas políticas,
pero también en los lenguajes que los expresan:
en el discurso universalista de la razón,
en la retórica política,
en la simbólica, en la iconografía
y en los rituales, e incluso en la estética y en la moda.
Nuevos lenguajes que manifiestan
una nueva visión del hombre y de la sociedad,
pero que son también una pedagogía.26

  • 27 Ver el artículo de Rozat Guy. “Del cuerpo real al cuerpo de la nación. Metáfora y representación en (...)
  • 28 Mona Ozouf, “La fiesta bajo la Revolución Francesa”, en Nora Pierre Jacques Le Goff, Hacer la Histo (...)

23Sólo formulo la pregunta ¿ideas revolucionarias francesas en la independencia de México?, la cual por el momento no me atrevo a responder. Más bien propongo que revisemos el despliegue de ciertas prácticas culturales en el ámbito social para que ello nos aproxime a estudiar el contenido de esas “ideas” que hoy tanto proclamamos. Por ejemplo, Guy Rozat alude a la multiplicidad de panfletos, libelos y pasquines que circularon en Francia desde muy temprano en el siglo xviii, en donde se ridiculiza reiteradamente a la figura real, de tal forma que para unos años antes de 1789, Luis XVI es representado como un cerdo, como cornudo e impotente. Estas representaciones revelan el paulatino proceso de desacralización que sufrió la figura real en Francia, el cual vio su climax con la decapitación de los reyes a manos del pueblo francés en 1793.27 Por su parte, Mona Ozouf explica cómo mucho antes de la desaparición física del rey de Francia ya se festejaba su muerte expresando así el deseo “de desaparición de la monarquía” y menciona entre varios ejemplos “la fiesta del justo castigo del último rey de los franceses”.28

24Estas prácticas eran inconcebibles en el imaginario político del mundo hispánico de 1808, ya que la irreverencia al rey o el atentar en su contra iba como ya hemos visto– en contra de las leyes divinas y humanas. No hay fuentes, textos, huellas o vestigios que revelen algún proceso de desacralización de la figura real en lo que respecta al espacio novohispano, como sí hay muchas evidencias que así lo demuestran para el caso de Francia. Por el contrario, en casi todos los discursos enunciados y propagados en el mundo hispánico de la primera década del siglo xix hay una continua propaganda destinada a consolidar en la cúspide del imaginario a Dios y al Rey, y en muchos casos son justamente las autoridades políticas de las múltiples ciudades y villas las que se encargan de hacerlas circular en el ámbito local mediante la organización y ejecución de fiestas que, como la jura de Fernando VII en Xalapa, eran presenciadas por multitudes. Es más, recordemos cómo aún 1810, los mismos insurgentes de la Nueva España eran quienes vitoreaban a la figura real gritando: ¡viva el rey, muera el mal gobierno!

  • 29 Al respecto Guerra explica “la ambigüedad de un lenguaje político común que remite a imaginarios di (...)

25Así, considerando las enormes diferencias observadas en las formas como se representó la figura real en Francia y como se representó en la Nueva España, es posible comprender el también diferente sistema de valores o imaginario político prevaleciente entre los revolucionarios franceses y los insurgentes novohispanos. Entonces ¿no sería pertinente revisar afirmaciones como la de que las ideas revolucionarias francesas penetraron en América y provocaron la independencia, o tal vez matizar dicha afirmación explicitando cómo germinaron ciertos ideales proclamados por la revolución francesa –libertad, igualdad, soberanía, que además son valores universales– en el tiempo histórico que vivían los insurgentes novohispanos? Es decir, habría que darle contenido a esas ideas estudiando prácticas culturales en tiempos y espacios específicos y concretos y formularnos preguntas como ¿qué serían la libertad, la igualdad, la soberanía y la nación para los revolucionarios franceses? y ¿cómo concebirían la libertad, la igualdad, la soberanía y la nación los insurgentes novohispanos?29

  • 30 Es interesante cómo Chartier critica la hipótesis que concibe “la fabricación prerevolucionaria de (...)

26Respecto a si la penetración y circulación en Nueva España de libros franceses prohibidos en los que se imprimieron las ideas ilustradas de Rousseau, Voltaire, Montesquieu o Diderot pudieron haber inspirado el pensamiento libertador de 1810, es obligado detenerse en un profundo y minucioso estudio en el que se analice el ámbito de recepción de los enciclopedistas franceses en Nueva España, preguntándonos cuántos habrán podido leer los llamados libros prohibidos franceses, y a partir de ello indagar cómo habrán recibido dichos lectores el contenido de los libros con adhesión, rechazo, simpatía, incomprensión, escándalo, etc; ya que tal y como lo sostiene Roger Chartier, la lectura no lleva directa y forzosamente a la comprensión, a la adhesión y a la credulidad, porque el contenido de un libro no se calca tal cual como la cera en la mente y espíritu de sus lectores.30

  • 31 Es interesante esta denuncia para percibir las diversas caras con que fueron vistos los franceses e (...)
  • 32 Francisco Abrespino, natural de la provincia “del Ruergue en los reynos de Francia” y de oficio sil (...)
  • 33 Guerra. Op. cit., pp. 40-41.

27No porque encontremos en los archivos de la Inquisición documentos como la denuncia en contra de un padre franciscano radicado en Veracruz por haber dicho en el año de 1794: “que si los franceses no hubieran pasado a matar o destronar al Soberano [al de Francia] no podía ser mejor el gobierno que el que habían ellos adoptado”,31 o se localicen procesos criminales como el emprendido contra un francés que osó en haber “alabado y celebrado con particular complacencia [...] el gobierno actual de Francia”,32 vamos a afirmar que son prueba contundente de que la ideas revolucionarias francesas germinaron en el territorio novohispano y dieron como fruto la independencia. Casos como éstos, aislados, se llegan a observar, pero tal y como lo sostiene Guerra, no por ello vamos a dar como hecho que se estuviese ejerciendo una verdadera acción de propaganda política en la Nueva España con vínculos directos con la Francia revolucionaria o tentativas de complot.33

  • 34 Ibíd., p. 16.

28Para ponerle punto final a esto concluyo, con el mismo Guerra, que fueron los liberales de la segunda mitad del siglo xix quienes construyeron una idílica interpretación de la independencia hispanoamericana como “hija de la Revolución Francesa y consecuencia de la difusión en América de sus principios. [Pero] Contra esta versión liberal de finales de siglo xix, va a surgir progresivamente una escuela revisionista, que insiste al contrario sobre el carácter <hispánico> –identificado a lo tradicional– de las revoluciones de independencia...”34

Notes

1 Ver: Hipólito Villarroel, Enfermedades políticas que padece la capital de esta Nueva España, México, Consejo Nacional para la Cultura y la Artes. Cien de México, 1994, pp. 178 y 267-269.

2 Ver: Marco Antonio Landavazo Arias, “Fernando VII en México. Imaginario monárquico y actitud mítica en una época de crisis (1808-1822)”, tesis para optar al grado de doctor en historia en el Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México, Director de la tesis: Dr. Andrés Lira, p. 88.

3 François Guerra, “Modernidad e independencias”, en Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, México, Editorial Mapfre, Fondo de Cultura Económica, 1993, p. 155.

4 Ibíd., p. 156.

5 Landavasos, op. cit., p. 8.

6 Por ejemplo, desde el siglo xvi en la América hispánica se juró por vez primera a un rey español, Carlos V, ceremonia que se repitió invariablemente al paso de los años en todas las ciudades americanas cada vez que un nuevo heredero se coronaba como rey de España. Estas juras reales tenían como finalidad representar, promover y reafirmar la majestuosidad de los reyes y el carácter sagrado de la figura real y de la monarquía mediante la presentación de discursos visuales y orales que estarían a la vista y al oído del público de una ciudad. Así, se acostumbraba celebrar la ceremonia de real proclama, acto en el que se proclamaba y legitimaba públicamente a) nuevo rey, se efectuaban misas y Te Deums a su nombre y a su gloria, se iluminaban con hachas y velas las calles, y se adornaban las fachadas de las casas con colgaduras, letreros y emblemas en los que no faltaban retratos y efigies de los nuevos soberanos y escudos que simbolizaban a la corona española. También desfilaban carros alegóricos en los que se representaban las virtudes del monarca o se mostraba mediante alegorías la estirpe de la casa reinante, entre otros muchos temas en los que se promovía la veneración a la grandeza de los soberanos monarcas. Sin embargo, no sólo el ascenso de un nuevo rey era motivo de festejo; durante siglos, el Estado español también se encargó de institucionalizar el que en todo el reino se celebrasen con colgaduras, repiques, luminarias y misas, los nacimientos, bautizos, matrimonios, aniversarios, etc, de príncipes, infantes y miembros en general de la familia real, o se mandaba que se cantaran misas por los beneficios recibidos por la monarquía. Festejos oficiales institucionalizados por el Estado con el fin de disciplinar la mente y los corazones de todos los subditos del basto reino para que ahí tuvieran siempre presentes a los distantes reyes españoles; se trataba de arraigar en el imaginario colectivo la lealtad, amor y fidelidad que debían de profesarse al rey y a la monarquía española.

7 Además, Landavasos dice: “Según Antonio Annino la historiografía ha subvaluado la naturaleza de esta crisis, pues lejos estuvo de ser un mero episodio de las guerras napoleónicas y fue algo más que el inevitable ocaso del imperio español: nunca antes se había visto, ni en España ni en Europa, la cesión de la Corona a un extranjero, por parte de toda una dinastía, en una situación que no era de guerra, ni de formación de alianzas familiares. Agrega el historiador italiano que desde la baja Edad Media todas las doctrinas regalistas enfatizan la imposibilidad del parte del rey de enajenar su reino a su voluntad; el hecho era indiscutible hasta el punto que en las Siete Partidas de Alfonso X no se consideraba esa posibilidad. La ausencia del poder regio en 1808 no tenía antecedentes en los anales de las monarquías europeas y de ahí que no tuviese solución doctrinaria legítima alguna. La crisis política de 1808 había sido, pues, el resultado de una situación totalmente inédita.” Landavasos. Op. cit., pp. 66 y 67.

8 Don José María Villaseñor Cervantes llegó a Xalapa hacia 1807 para ocupar el cargo de secretario y contador de Intendencia General del Ejército acantonado en dicha ciudad. Además de su profesión como contador, Villaseñor destacó por su afición a la poesía. Fue alumno del célebre colegio de San Juan de Letrán en México y posteriormente fue catedrático de filosofía en el mismo y examinador de teología. Escribió varias obras poéticas como “Cantos de las musas mexicanas” editada en 1804, así como “El Ejercitante o Pecador Arrepentido”, “Poesías a la estatua de Carlos IV”, “Colección de poesías. En ocasión de la jura de Fernando VII”, “La América afligida por la ausencia del virrey Conde de Revillagigedo”, “Poesías dedicadas al día de la jura de la Constitución. 1820”, etc. Por otro lado, la relación de la fiesta refiere que fue el mismo Villaseñor el comisionado por el ayuntamiento para que escribiese muchos de los discursos que contendrían las representaciones que se desplegarían durante la Jura de Fernando VII en Xalapa: “La forma que debía darse a los templetes, las alegorías con que correspondería levantarlos, y las poesías que habían de describirlos; los oficios y convites para promover la concurrencia general del público y el ejército; el ceremonial de cuanto había de practicarse para la formalidad esencial de los actos, y últimamente la descripción de todos estos, y demostraciones festivas con que Xalapa deseaba al fin acreditar que había cumplido en quanto supo promover ...” Esta relación la reeditó en 1959 la Editorial Citlaltepetl en la Colección Suma Veracruzana, Serie Historiografía, con un prólogo de Leonardo Pasquel; es esta reedición la que se consultó para apoyar el presente trabajo.

9 “Las afinidades temáticas y formales –panegírico, historia, descripción, informe, etc.– comunes a un grupo de obras que se autodenominan relaciones de fiestas permite establecer con toda confianza un género”. Dalmacio Rodríguez Hernández, Texto y fiesta en la literatura novohispana (1650-1700), México, UNAM, 1998, pp. 129-168.

10 “Las llamadas fuentes para la historia son, antes que nada, textos de cultura, dicho de otro modo el historiador trabaja con la escritura en el sentido amplio, es decir con enunciados de todo tipo: vestido, comida, arquitectura y escritos...” Desde esta perspectiva, la relación de la fiesta, en tanto comunicación o escritura producida en la sociedad a estudiarse, es una fuente que nos aproxima al estudio de ese pasado. Ver: Alfonso Mendiola y Guillermo Zermeño, “De la historia a la historiografía. Las transformaciones de una semántica”, en Historia y Grafía, México, Revista de la Universidad Iberoamericana, no. 4, 1995, p. 257.

11 Alfonso Mendiola sostiene que la historiografía contemporánea plantea la necesidad de asumir un giro historiográfico que consiste en observar en los textos del pasado las miradas de su autor o narrador: “lo que debe hacerse es observar al observador, y de esta manera determinar la realidad que se constituye por medio de la operación de observar”. Además Mendiola plantea que: “la realidad sólo es tal en tanto que es observada. Por medio de este postulado se destaca, en la actualidad, que no existe una “realidad en si”, ya que una “realidad en sí”, sería aquella que se expresaría por sí misma, sin la necesidad de un observador”. Ver Alfonso Mendiola, “El giro historiografíco: la observación de las observaciones del pasado”, en Historia y Grafía, México, Revista de la Universidad Iberoamericana, No. 15, 2000, p. 181-210.

12 Sin embargo, es imprescindible destacar que mientras que la monarquía francesa estaba decadente por un proceso de maduración interna –desacralización de la monarquía y la figura real–, la monarquía española estaba en crisis por la destitución y cautiverio del rey a manos de los franceses y no porque sus súbditos hubieran perdido reverencia a la sacralidad de la realeza.

13 Villaseñor Cervantes, op. cit., pp. 88 y 89.

14 lbíd., p. 86.

15 Diccionario de la Lengua Castellana compuesto por la Real Academia Española, reducido a un tomo para su más fácil uso, segunda edición, Madrid, por Don Joaquín Ibarra impresor de la cámara de S.M. y de la Real Academia, 1780, p. 726.

16 Ibíd., p. 859.

17 Villaseñor Cervantes. Op. cit., p. 86.

18 “Las Aguas de la Lealtad en la Fuente del Amor”. Generosa demostración y Melodrama ejecutados en Xalapa la noche del dos de octubre de 1808 por el Regimiento de Infantería Provincial de Valladolid, en Ibíd., p. 141.

19 Sermón que en la jura del Rey Amado el Señor D. Fernando VII (que Dios Guarde) dijo en la Santa Iglesia Parroquial de Xalapa D. Josef Joaquín Pedreguera, cura por S.M. del pueblo de Coatepec, el día 30 de septiembre de 1808, en Ibíd., pp. 57-58.

20 Ibíd., pp. 88-89.

21 Ibíd., p. 4.

22 Ibíd.

23 Es importante destacar que otra razón que explica la insistencia de las autoridades políticas de Xalapa ante el virrey para que éste autorizara la ejecución de la fiesta a todo lujo es que ésta sería la primera vez que Xalapa organizaría y celebraría una jura real, tras haber sido recibido el título de villa, título y escudo de armas que le fueron concedidos en 1791. Antes se habían celebrado en el pueblo de Xalapa las juras de Luis I, Fernando VI y la de Carlos III en 1761. Ibíd, pp. 3 y 4.

24 Hay que subrayar las alusiones que reiteradamente hace el autor de la relación para destacar la presencia, contribuciones y demostraciones con que se lució –en la fiesta en honor a Fernando VII– el ejército que desde hacía cuatro años se encontraba acantonado en Xalapa. Villaseñor no reparó en describir las demostraciones que presentaron: el regimiento de dragones de España, el regimiento de infantería de la Corona, el real cuerpo de Artillería, el regimiento de infantería de la Nueva España, el regimiento de infantería provincial de Toluca y el regimiento de infantería de Valladolid.

25 Por ejemplo, el alférez real José Antonio de la Peña y el procurador general Diego Leño unidos absorbieron el costo de los tablados para las reales proclamas y la elaboración de monedas conmemorativas, ademas de los convites para el señor general, jefes y oficiales del ejército acantonado en la villa. Al presidente subdelegado D. Ramón María de Villalba se le encomendó la dirección y costo de “dos carros magníficos en que presentasen al público [... ] la reverente lealtad de los pueblos”. El síndico del común D. Juan Esteban de Elias asumió la responsabilidad de los fuegos artificiales y de diversos adornos y vestidos, y al escribano Juan Francisco Cárdena correspondió la preparación, repartimiento y vigilancia de la iluminación general. Ibídem, pp. 5-7. Aunque dichas fiestas siempre se patrocinaban con el dinero de propios y con el donativo aportado por quien fungía como alférez real, en este momento de crisis política en el que los propios de las ciudades y villas debían destinarse para apoyar la causa del rey, los capitulares de Xalapa se organizaron para repartirse los gastos que una jura real implicaba y pagarlos de sus propios bolsillos. Esto con el fin de que la fiesta con que se tributaría al cautivo rey fuera de la mayor opulencia posible.

26 Guerra. Op. cit., p. 31.

27 Ver el artículo de Rozat Guy. “Del cuerpo real al cuerpo de la nación. Metáfora y representación en la Revolución francesa”, en Historia y Grafía, Revista de la Universidad Iberoamericana, no. 4, México, 1995, pp. 39-80.

28 Mona Ozouf, “La fiesta bajo la Revolución Francesa”, en Nora Pierre Jacques Le Goff, Hacer la Historia. Volumen III. Historia/Papel 451/Barcelona, Editorial LAIA, 1980, pp. 261-282. “La fiesta del 21 de enero, o más exactamente la llamada, en una cascada de genitivos henchida de varios sentidos a la vez, <la fiesta del justo castigo del último rey de los franceses>. Pues hablar de <justo castigo> equivale sin duda a reivindicar la condonación en un proceso mal clausurado, pero también tomar el rodeo eufémico que mantiene a distancia imágenes demasiado brutales; y designar a este rey como el <último>, puede ser simple constatación (en el orden neutro de la sucesión es, en efecto, el último), pero también puede ser un deseo y, mejor aún, un programa: el machete de la designación ordinal garantiza que será efectivamente el último”.

29 Al respecto Guerra explica “la ambigüedad de un lenguaje político común que remite a imaginarios diferentes. Al hablar de libertad, los unos [revolucionarios franceses] la entienden como la de los individuos iguales bajo una misma ley; los otros [mundo hispánico] la refieren a las libertades privilegios de los antiguos cuerpos. Por nación, los primeros entienden el pueblo, un ente homogéneo –el conjunto de los individuos asociados por un pacto social– y los segundos, el reino, una realidad heterogénea producto de la historia –los pueblos-. [...] En lo que ambos están de acuerdo es, si queremos emplear términos modernos, en la necesidad de una representación de la sociedad ante el Estado; en lo que difieren es en la imagen de la sociedad representada: nación moderna formada por individuos para unos, nación antigua, o reino, formada por cuerpos para otros”. Guerra, Op. cit., pp. 28-29.

30 Es interesante cómo Chartier critica la hipótesis que concibe “la fabricación prerevolucionaria de la opinión como la interiorización por parte de los lectores de ideas cada vez más numerosas, de imágenes y críticas existentes en los textos filosóficos,” En su texto “Representaciones y prácticas. Revolución y lectura en la Francia del siglo xviii”, sostiene cómo: “Desde 1750, por lo menos, se multiplicaron los “discursos malos” que acusan al rey, a su persona y a su autoridad, a su cuerpo físico al igual que a su cuerpo político. En París, cronistas y policías recogen en gran número las frases espontáneas, los carteles manuscritos pegados en las paredes, los gestos rebeldes que testimonian que las antiguas representaciones del rey sagrado y reverenciado han perdido su eficacia. El proceso de desencanto simbólico de la monarquía, enganchado al seno de las emociones de que es presa la ciudad [...] nutrido por la palabra jansenista, ha degradado progresivamente la figura del rey [... ] ¿Por qué no pensar entonces que el éxito de los “libros filosóficos” sólo ha sido posible porque previamente se había consumado la ruptura afectiva entre el pueblo y su rey, que los hacía aceptables y esperados? Lejos de ser los creadores de esta ruptura, serían por tanto producto de ella. Hay ahí una primera razón para dudar de la eficacia a menudo atribuida al impreso filosófico” Ver Roger Chartier, Sociedady Escritura en la Edad Moderna. La cultura como apropiación, México, Instituto Mora, Colecc. Itinerarios, 1995, pp. 109-110. Las cursivas es mío.

31 Es interesante esta denuncia para percibir las diversas caras con que fueron vistos los franceses en una ciudad novohispana una vez que se tuvieron noticias de las decapitaciones de Luis XVI y María Antonieta. Por un lado el denunciado –un cura franciscano recién llegado de España– dijo con respecto a los mismos que: “los franceses eran muy humanos, y otras expresiones de elogio a ellos, añadiendo que aunque había algunos malos pero que los más eran muy católicos”, y por su parte el denunciante dijo: “que estaban ya declarados por herejes y cismáticos por el Romano Pontífice”. Además, es importante destacar para los fines de esta ponencia, la reacción que dijo tener el denunciante cuando oyó al padre denunciado proferir las afirmacion es hechas en contra de la monarquía en Francia: “esto oí a dicho Padre y aunque bastante me escandalizaron semejantes proposiciones, motivo porque procuré cortar la conversación y no enterarme a fondo de la intención con que las profería [...] porque las circunstancias de los tiempos las hacen sospechosas”. A.G.N. Grupo documental: Inquisición, vol.: 1374, exp.: 13, fojas: 348-373.

32 Francisco Abrespino, natural de la provincia “del Ruergue en los reynos de Francia” y de oficio silletero, fue apresado en 1793 en la cárcel de Veracruz por: “incontinente, escandaloso y provocativo”. A.G.N. Grupo documental: Criminal, Año 1793, vol. 387, exp. 1, hojas 1-72.

33 Guerra. Op. cit., pp. 40-41.

34 Ibíd., p. 16.

Table des illustrations

Légende Portada: 1. “Fernando VII, Rey de las Españas, desconsolado en su prisión en Francia, oye los consejos de su tío y las dolorosas quejas de su carísimo hermano don Carlos, prisioneros con él.” Hecho en Querétaro. Año de 1819.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 440k
Légende Burla a José Bonaparte, rey del Imperio español impuesto por Napoleón Bonaparte. Élestribillo dice: “Cada cual tiene su suerte, la tuya es de borracho hasta la muerte.”Fuente: Representación de José Bonaparte en un grabado del Museo Municipal de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende “Bonaparte, ciego de soberbia, no sabe qué potencia ha de coger.”Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
Légende Alegoría que representa a Napoleón aturdido sin poder consolidar su sueño de hegemonía continental.Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 408k
Légende La cólera de Napoleón.Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 380k
Légende Napoleón derrotado.Fuente: Grabado del Museo Municipal de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1660/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 467k

Auteur

Adriana Gil Maroño. Doctorando en historia de América Latina Contemporánea por el Instituto Universitario José Ortega y Gasset, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Maestra en Historiografía de México por la UAM-Azcapotzalco y licenciada en Historia del Arte por la Universidad Cristóbal Colón. Desde 1993 es investigadora de tiempo completo en el Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde se ha dedicado al estudio de las prácticas culturales y las representaciones sociales en el Veracruz virreinal, con el fin de entender la construcción de identidades sociales. Ha producido numerosos artículos, ensayos, capítulos de libros, ponencias y conferencias. Como tesis doctoral investiga las pervivencias y mutaciones en la transición del antiguo régimen al liberalismo, con el fin de profundizar y problematizar la idea de construcción de ciudadanía en México.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search