Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El inmigrante: imagen y realidad

Capitanes, mercaderes, inmigrantes: mediadores de la cultura francesa en la Alta California hispana (1786-1846)

Annick Foucrier

Résumé

A partir de 1869, en California los españoles instalan misiones: presidios y pueblos, para convertir a los indios y ocupar el territorio. Con la Independencia, esa frontera española se transforma en una provincia de la república mexicana. Por tener un territorio periférico y débil población, su participación en la formación de la nación tiene un carácter diferente al de las otras provincias. Aislada en la costa oeste del continente, alejada del poder central, la población de California recibe las influencias de los navios que desembarcan y de inmigrantes que se instalan. Los franceses son bien recibidos: ellos aportan las ideas del Siglo de las Luces y de la Revolución francesa, así como modas y productos muy solicitados por los prósperos notables que son conscientes con su identidad californiana.

A partir de 1769, les Espagnols installent en Californie missions, presidios et pueblos, pour convertir les Indiens et occuper le territoire. Avec l’indépendance, la frontière espagnole devient une province de la république mexicaine. Du fait de son caractère périphérique et de sa faible densité de population, la participation à la formation de la Nation s’y opère différemment des autres provinces. Isolée sur la côte ouest du continent, éloignée du pouvoir central, la population de Californie reçoit les influences des navires qui y relâchent et des immigrants qui s’y installent. Les Français y sont bien reçus. Ils bénéficient du prestige de la culture et de la puissance militaire et politique de la France. Ils y apportent les idées du siècle des Lumières et de la révolution française, aussi bien que les modes et les produits français dont sont avides des notables prospères et conscients de leur identité californienne.

Texte intégral

Portada: Vista del puerto de Monterey.
Fuente: Eugène Duflot de Moflas, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la mer Vermeille, exécutée pendant les années 1840, 1841 et 1842, Paris, Arthus Bertrand, 1844. BNF.

  • 1 Richard H. Dana, Two Years Before the Mast, New York: Airmont Books, 1965, p. 126, describe la revu (...)

1No es sino hasta la segunda mitad del siglo xviii que los españoles, inquietos por el avance de los rusos en el norte del golfo de Alaska, comienzan a colonizar las costas de California. Los misioneros franciscanos fundan misiones para evangelizar a los indios, los soldados son puestos en los presidios y algunos colonos se instalan en los pueblos de San José, Los Ángeles o Branciforte. En esta marcha pionera del imperio español, la Alta California permanece aislada al abrigo de las montañas y los desiertos, y es por el mar que anuda los contactos con el resto del mundo. Observadas con impaciencia o inquietud, las velas anuncian la llegada de los navios que aportan nuevas noticias y abastecimiento.1

  • 2 Annick Foucrier, La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or (1786-1848), tesi (...)

2Ver a Francia y a los franceses con ojos de los californianos no es una tarea fácil. Los dirigentes han dejado declaraciones oficiales, a veces algunas memorias, pero estos son testimonios que ellos escribieron o dictaron un buen tiempo después de los sucesos a los que asistieron y participaron. En cuanto a la mayoría de la población, indios y mestizos, el único discurso en el que se inscriben es el que los viajeros tienen de ellos. También hay que intentar apreciar sus reacciones a través de la palabra del otro.2

3Situados en la avanzada del imperio español, los primeros habitantes europeos de California están perfectamente informados de los reportes de fuerza europeos y mundiales. En caso de dificultades, saben que pueden apoyarse en el poder de la metrópoli. Desconfían particularmente de sus rivales ingleses y rusos, pero el paso de los visitantes, se aprecia, porque les permite mantenerse en contacto con el mundo que dejaron por los márgenes de la civilización. Muy aislados, se encantan al ver llegar a los viajeros que les aportan nuevas noticias del mundo exterior y dan una oportunidad de romper con la monotonía de la vida cotidiana. Con más razón, los sujetos de la potencia amiga que es Francia son bienvenidos.

4Las Californias del segundo periodo, después de 1821 y la Independencia, permanecen aisladas y ávidas de visitas y novedades. Con el desarrollo del comercio, los franceses –mercaderes, agricultores, marinos– se establecieron en los pueblos y en los campos, aportando diversas imágenes de Francia, jugando a veces un rol en las luchas políticas internas. Los habitantes de California son también sensibles a las demostraciones de fuerza destinadas a impresionar a los pueblos desprovistos de medios de defensa. Se dibuja lentamente una identidad regional y nacional.

La Francia del Siglo de las Luces

5En septiembre de 1786, la expedición de exploración del océano Pacífico dirigida por Jean-François Galaup de Lapérouse hace escala en Monterey. Estos primeros viajeros franceses vienen de una Francia mutante, en donde las ideas nuevas remiten contra los viejos dogmas, en particular religiosos. Pero no es bajo esta perspectiva que los habitantes de California los miran. Los españoles, exiliados, quieren reencontrar entre los franceses todo lo que pueda hablarles de España, todo lo que pueda recordarles a su patria. Aprecian entre los franceses a los aliados del Pacto de Familia (1761), a los correligionarios, y a los hombres de buenas costumbres.

Vista de Monterey, en Alta Californie, tomada desde la rada.
Fuente: Auguste Bernard Duhaut-Cilly, Voyage autour du monde principalement ... à la Californie et aux Iles Sandwich pendant les années 1826, 1827, 1828 et 1829, Paris, 1834-1835. Coll. J. Perilhou.

  • 3 “Le voyage de Lapérouse”, op. cit., t. II, p. 259.
  • 4 Ibíd, p. 261.

6Aislados en la punta del mundo, los españoles de California están felices de recibir nuevas noticias de Europa. Los primeros dirigentes, gobernadores y misioneros, tienen conocimiento personal de Francia y de los franceses. En 1786, Lapérouse y los oficiales de sus navios se encuentran por su parte con un acogimiento caluroso. El gobernador había recibido la orden de “hacerles el mismo recibimiento que a los navios de su nación”.3 Estas instrucciones se cumplen con prontitud. Los misionarios de San Carlos los reciben en su sitio “como señores de parroquia que hacen su primera entrada en sus tierras”, escribe Lapérouse.4 Si bien la expresión no se sigue al pie de la letra, sí es claro que los misioneros como el gobernador tienden a poner el máximo empeño de solemnidad en su recepción, lo cual no es fácil, dado que California aún está lejos de parecerse a la imagen que los europeos pueden tener de un país civilizado.

7Para las pocas damas españolas, la vida en California se vuelve monótona y, en ocasiones, incluso lúgubre, en medio de espacios inmensamente vacíos, entre el mar y la montaña. La oportunidad de combatir el hastío generado por la sucesión de días inflexiblemente idénticos, apenas conflictuados por las devociones obligadas al lado de los padres misioneros, es inpensable. La aristocracia francesa tiene una reputación de elegancia y cortesanía refinada, ideal para hacer girar las cabezas y latir los corazones. Desde mucho tiempo atrás y muchos años después del paso de los navios, la pequeña colonia saborea sus deliciosos momentos.

  • 5 Le voyage de Lapérouse autour du monde, Imprimerie nationale, an V, t. II, p. 255.
  • 6 Citado por Gilbert Chinard, Le voyage de Lapérouse sur les cotes de l’Alaska et de la Californie (1 (...)
  • 7 Le voyage de Lapérouse, op. cit., t. II, p. 281.

8Era frecuente en las ideas de los europeos de la Época de las Luces, pensar en aportar a los pueblos recién descubiertos las herramientas e instrumentos que les permitieran prosperar y participar en el progreso de las sociedades europeas. Lapérouse introduce en California “diferentes semillas”,5 entre las cuales están las peras, los melocotones y las ciruelas; según dice Alejandro Melaspina, capitán de una expedición española de circunnavegación que hace escala en Monterey en septiembre de 1791, justo cinco años después del paso de Lapérouse.6 El jardinero de la expedición ofrece también patatas traídas desde Chile a los misioneros, en donde Lapérouse escribe justamente: “creo que no es uno de nuestros presentes menores, y que está ración se adaptará perfectamente en las tierras ligeras y muy-vegetales del área de Monterey”.7

  • 8 Ibíd, p. 267.
  • 9 Langsdorff, citado por H.H. Bancroft, History of California, San Francisco: History company, 7 volú (...)

9Por fin el vizconde de Langle intenta un traspaso de tecnología proveyendo a los misioneros de uno de sus molinos para aligerar el trabajo fastidioso de las mujeres. Pero Lapérouse se ilusiona cuando concluye que “es difícil rendirles un servicio más grande: cuatro mujeres harán hoy el trabajo de cien, y quedará tiempo para desfilar la lana de los rebaños, y para fabricar algunos tejidos gruesos”.8 Esta vez, la escribanía no lo toma, por razones más ideológicas y sociales que intelectuales. Langsdorff, el naturalista alemán que acompaña a Rezanov en 1806, plantea perfectamente el problema: “como los padres deben ocuparse de más hombres y mujeres de lo que pueden emplear constantemente durante todo el año, tienen miedo de volverlos ociosos con la introducción de molinos”.9 La abundancia de la mano de obra, y el lugar preferencial asignado al trabajo –aún al menos interesante posible–, para “civilizar” a los Indios, conduce a rechazar mejoramientos técnicos, debido a que no hay, una actividad de reemplazo.

  • 10 Jean-François de Lapérouse, Voyage autour du monde sur l’Astrolabe et la Boussole (1785-1788), Sele (...)
  • 11 Le voyage de Lapérouse, op. cit., t. II, p. 265.

10La aristocracia española es sensible a la civilidad, a la urbanidad y a la cultura que prestigian a la aristocracia francesa. Está ciertamente menos abierta a las criticas que expresa Lapérouse sobre la condición de los Indios y a las remisas a causa de los monopolios económicos que preconiza. De igual forma, es sorprendente que este “hombre de las Luces”10 cuando hace referencia al gobernador, Pedro Fages, no encuentre algo más qué decir sino que “le pareció un militar leal”; reservando a su predecesor, Felipe de Neve, el calificativo de “filósofo cristiano”.11

Indigena de Alta California.
Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Coll. priv.

  • 12 Annick Foucrier, “Rivalités européennes dans le Pacifique: l’affaire de Nootka Sound (1789-1790)”, (...)
  • 13 Peter Uhrowczik, The burning of Monterey: the 1818 attack on California by the privateer Bouchard, (...)

11Con el estallido del movimiento revolucionario en Francia se instala la desconfianza y las relaciones franco-españolas se envenenan. Durante el conflicto de la bahía de Nootka que oponía a Inglaterra y España,12 el primer ministro Floridablanca prefiere ceder ante las exigencias inglesas sobre la opción de recurrir a la ayuda de Francia. Las tensiones se hacen sentir también en las colonias de América, cuando los franceses luchan por mantener los movimientos de independencia. El 28 de octubre de 1808, el virrey de México da la orden al gobernador de California de apoderarse de todo navio francés que apareciera sobre las costas. Durante las guerras de independencia, a fines de 1818, un corsario al servicio de Argentina, Hippolyte Bouchard, ataca y saquea los establecimientos españoles desde Monterey hasta San Juan Capistrano.13

Los franceses: ejemplo de buenos modales y de buen gusto

12Después de la Independencia, se constituye en California una nueva sociedad. La Independencia y la secularización de los bienes de las misiones marcan el declive del poder de los funcionarios y misioneros españoles. Pero los franceses conservan su prestigio duradero entre los californianos y las Californias. La consecuencia más evidente del cambio social y político es el surgimiento de la clase social de los rancheros, portadora de nuevos valores, más cercanos al modo de vida de la población y a las aspiraciones de las clases superiores.

13Francia también cambió. La Revolución y el Imperio redujeron el poder de la aristocracia tradicional y, sin renegar totalmente de un pasado prestigioso, la clase ascendente, –la que era iniciadora de los nuevos contactos con los mundos lejanos– está preocupada sobre todo por los beneficios materiales. Se han reunido las condiciones para que se sean posibles y valorados algunos nuevos encuentros pero, esta vez, entre mercaderes y rancheros.

14Auguste Bernard Duhaut-Cilly es el primer viajero que refleja los cambios culturales. A través del relato que dejó de su estancia en 1827 y 1828, dibuja el modelo del francés que podían imaginar y apreciar los californianos del periodo poscolonial: sabe dedicar halagos bien formados a las damiselas, ama las festividades y ofrece un gran baile desde el momento de su llegada a Monterey. Buen católico, era apreciado por los misioneros a quienes traía noticias de Europa, un poco adaptadas –según atestigua– en función de los deseos supuestos de los interlocutores.

  • 14 Este fenómeno de surgimiento de valores nuevos, con las tensiones que acarrea, se expone claramente (...)
  • 15 Auguste Bernard Duhaut-Cilly, Voyage autour du monde principalement à la Calfornie et aux îles Sand (...)
  • 16 Duhaut-Cilly, op. cit., t. II, p. 1 37-1 38.

15Sobre todo, sabe asistir como amateur ilustrado en los combates de animales, y llega a organizar uno de estos eventos, tan apreciados en California. Se acomete con gran placer a la caza en las planicies y los bosques abundantes de la provincia. Practica también la equitación14 con mucha menos reticencia que los otros navegantes. Reconoce la superioridad total de los Californianos en este campo, que les permite mantener un galope agotador durante un largo tiempo y tomar caminos vertiginosamente escarpados en los que él se ve ya, con el menor traspié, “rodar con su caballo hasta el borde de la ribera, y de ahí, llegar de un solo salto al mar”.15 Empero, su práctica con los broncos californianos no está del toda la repuesta y, viniendo de San Diego al puerto, el 12 de octubre de 1827, le ocurre una caída y termina con una clavícula rota.16 Pero representa para los californianos la imagen que probablemente les complace más del Francés, la que suscita su simpatía, en tanto es la más acorde a sus propias costumbres.

Hombre de Alta California y dama de Monterey.
Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Coll. priv.

16La galantería francesa es la menos efímera de las cualidades que los Californianas reconocen en los franceses. Espirituales, llenos de gracia y gallardía, son amables y encuentran ellos mismos mucho carisma entre las señoritas. Auguste Duhaut-Cilly aprovechaba cada oportunidad para hacerle un saludo halagador a una damisela. Desde su arribo a San Francisco, es recibido por el comandante Don Ignacio Martínez. Él hace el relato de su entrada al puerto y de un peligro del cual apenas escapó, mientras que las hijas del comandante se alistan para preparar y servir refrescos.

  • 17 Duhaut-Cilly, op. cit., t. I, pp. 313-314.

El relato que venimos de contar ante ellas acerca del peligro que corrimos tan cerca del puerto, las ha llenado de horror: una de ellas, sobre todo, que se encontraba delante de mí, palideció de golpe de manera asombrosa. –Piense usted, le dije– ¿que fuera demasiado comprar el placer de comer tortillas amasadas con sus bellas manos? Ella bajó los ojos, y la palidez obtuvo entonces una intensidad mucho más pronunciada.17

Retrato del Admirante Abel Aubert Dupetit-Thouars.
Fuente: Col. priv

17Un halago como éste, que una francesa seguramente habría encontrado banal, no pudo más que impresionar fuertemente a las jóvenes californianas acostumbradas a maneras menos corteses, y daba una reputación de ingenio y consentimiento muy ventajosa.

18Eugène Duflot de Mofras trae a su regreso un testimonio de la excelente reputación de los franceses entre las damas. Durante un baile en Santa Bárbara, las canciones evocan los últimos sucesos políticos, particularmente la partida de la expedición científica de Estados Unidos alrededor del mundo, desde San Francisco, comandada por el teniente Charles Wilkes.

  • 18 Eugène Duflot de Mofras, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la mer Vermei (...)

“El improvisador era un soldado;
comenzaba así una copla de tono hiriente:
“¡Ay! Si vienen los ingleses, ¡Ay!
“¡California está perdida!
Y una carismática hija española terminaba así el cuarteto:
“Mas si vienen los Franceses, ¡Ay!
“La mujer está rendida!”18

  • 19 Norbert Elias, La civilisation des moeurs, Paris: Presspocket, 1989.
  • 20 W.H. Davis, Seventy-FiveYears in California, San Francisco:John Howell, 1929, p. 40.

19Como en tiempos de Lapérouse, los franceses de paso por California parecían jugar el papel de embajadores de la distinción francesa, de esta cultura de corte que contribuyó a la “civilización de las maneras”;19 cortesía especialmente hacia las damas, arte de la conversación y dignidad de porte en la mesa. Eugéne Duflot de Mofras diseñó el modelo del comportamiento del hombre honesto, a los ojos los habitantes de California. A Nathan Spear, un americano nativo de Boston llegado en 1823, y que tenía una tienda en Yerba Buena, le gustaba mucho citarlo como un ejemplo de buenas maneras, según confirma su sobrino William H. Davis.20 Durante una comida, una sirvienta tambaleó su vaso al estar pasando un plato a la mesa, y esto provocó un sonido agudo, que el huésped francés detuvo inmediatamente poniendo el dedo por sobre el vidrio. El gesto fue apreciado en su justo valor en un país en donde tanta delicadeza no parece frecuente.

  • 21 Como lo eran también los ingleses o los americanos, sí, aunque quizá un poco más, porque vienen de (...)
  • 22 Abel Aubert Dupetit-Thouars, Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836 (...)
  • 23 Angustias de la Guerra Ord, Occurrences in Hispanic California, Translated and Edited by Francis Pr (...)

20Los franceses son siempre bien recibidos en California.21 En 1837, después del paso del Venus, del cual Abel Aubert Dupetit-Thouars fue el capitán, la hospitalidad ofrecida a los oficiales franceses por la sociedad de Monterey es particularmente calurosa. Un baile se prepara especialmente: “los preparativos de esta fiesta duran 8 días”. Se escogió un depósito vasto para ser el lugar de las celebraciones: “todos los habitantes concurren con entrega a componer la mobiliaria [...]. No se olvidó nada pues en la consagración de esta reunión brillante y agradable, en toda la extensión de la palabra. Toda la sociedad, fundida en un mismo pensamiento, rivalizaba con el celo, y se esmeraba por hacer algo nuevo para recibirnos bien”.22 Como en los tiempos de Lapérouse, la sociedad de Monterey busca acoger magníficamente, y hacer honores a la reputación prestigiosa de los huéspedes de manera digna. Podríamos pensar que esto de trata una visión idílica fomentada por los viajeros, pero sus testimonios se corroboran con el de los californianos mismos. En sus memorias, Angustias de la Guerra Ord menciona la visita de “Mons. Duflot de Mofras” en 1840, y se acuerda que él fue “el objeto de atenciones del gobierno y de la sociedad, que hacían de ésta la mejor acogida”.23

  • 24 G. Duboc, op. cit., p. 189.
  • 25 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, p. 33.
  • 26 Yves-Marie Bercé, Fêtes et Révolte, Des mentalités populaires du XVIe au XVIIIe siècles, Paris: Hac (...)

21Franceses y californianos comparten tradiciones cristianas, el gusto del buen parecido y del buen vivir. La fiesta los acerca. El 16 de septiembre de 1835, Gustave Duboc, el médico de un navio ballenero de escala por Monterey, reporta que “estos amables californianos” le han repetido continuamente que “su carácter alegre no simpatiza más que con el humor franco y jovial de los franceses”.24 Eugéne Duflot, bastante crítico, consideró también al comercio de los habitantes “agradable y fácil”.25 Los oficiales de la Marina Real son particularmente bien recibidos, los habitantes se aplicaban a proponerles entretenimientos dignos de su estatus social. En lo que se refiere a combates de animales, bailes o bodas, los viajeros franceses viven alegremente lo que posiblemente rechazarían en Francia.26 Las ceremonias indias, por su parte, sirven de botador, y son criticadas tanto por los franceses como por los californianos.

Vista de la mision de San Luis Rey.
Fuente: Eugène Duflot de Mofras, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la merVermeille, exécutée pendant les années 1840, 1841 et 1842, Paris, Arthus Bertrand, 1844. Col. priv.

22Se percibe una evolución en los orígenes sociales y los comportamientos de los viajeros. Los aristócratas son sustitiudos por los miembros de las clases medias, cuyas preocupaciones son menos científicas y prestigiadas, inclinadas hacia fines comerciales. En California, ya no es prioridad la cuestión de la conversión de los indios y la defensa del imperio español, sino más bien la del enriquecimiento personal. La sociedad refleja los cambios dados y responde con el surgimiento de nuevos valores.

  • 27 P.A. de Morineau, “Nouvelle-Californie”, Bulletin de la Société de Géographie, vol. 100, 1831, p. 5 (...)
  • 28 En 1818.
  • 29 P. A. de Morineau, op. cit., p. 56.

23Las principales mercancías traídas a estas regiones por los navios mercaderes franceses son los vinos, el aguardiente, y las sedas. La comida francesa, por su variedad y su gusto, tiene ya una reputación excelente. Philippe de Morineau recalca en 1829 que “los criollos no servían en sus fiestas más que aguardientes; desde hace poco les hemos hecho conocer nuestros vinos, y las damas prefieren el frontignan, y los hombres el bordeaux”.27 Añade más adelante: “Los californianos acostumbran amasar su pan en grasa, pero después del paso del navio el Bordelais,28 sirven a los extranjeros pan Français.”29

  • 30 Gobernador del 2 de enero al 3 de mayo de 1836 y del 6 de septiembre al 4 de noviembre de 1836.
  • 31 The California Diary of Faxon Dean Atherton, 1836-1839, San Francisco, Los Angeles: California Hist (...)

24Otros productos franceses consiguen el favor de los californianos, a medida de que su prosperidad aumenta. La champagne es uno de estos gastos de lujo. El capitán americano Faxon Dean Atherton se indigna en su diario de que en la fiesta ofrecida el 16 de septiembre de 1836 por el nuevo gobernador, el coronel Nicolás Gutiérrez,30 las botellas de champagne se destapan “en una ración de veintiséis docenas, como si no costaran nada”.31 La cocina francesa tiene un gran prestigio, incluso se rumora que el gobernador Juan Bautista Alvarado habría sido un cocinero francés.

  • 32 Amiral Cyrille Pierre, Théodore Laplace, Campagne de circumnavigation de lafrégate l'Artémise penda (...)

25El gusto francés llega hasta California en forma de las modas parisinas. En escala en el pequeño poblado de Yerba Buena, en 1839, el capitán Laplace destaca que las californianas portan “vestidos de gran ramaje, de talla larga, decorados con hileras de falbalas, tal cual se portan en los salones de París”.32 Tiene a bien deplorar que estas prendas estupendas, traídas por “pacotilleros franceses o americanos” y vendidos en un precio caro, sean usados a destiempo, y sirvan incluso para los trabajados domésticos; su apunte no es menos revelador de la influencia que podía ejercer la moda parisina sobre la coquetería de las californianas.

La influencia de las ideas francesas mediante la lengua y la música

  • 33 Bayle, “Les Nouvelles de la République des Lettres, en 1685”, citado en Albert Soboul, Guy Lemarcha (...)
  • 34 Annick Foucrier, “José Maria Covarrubias et Henri Cambuston, deux Béarnais à la conquête de la Cali (...)

26La cultura francesa, el arte de vivir “a la francesa” siguen apreciándose en California. Los franceses continúan trayendo a California los productos y las ideas de Europa. En este mundo cosmopolita, el español es la lengua oficial, y el inglés es una lengua de comercio. En cuanto al francés, la lengua diplomática internacional, juega un papel tanto político como cultural. “El punto de comunicación de todos los pueblos de Europa”,33 o al menos con sus dirigentes. Esto constituye cierta ventaja para los jóvenes migrantes talentosos y ambiciosos, como Victor Prudon y José María Covarrubias,34 llegados a California en 1834 con la Compañía Higar y Padres para convertirse en profesores ahí.

  • 35 A Sojourn in California by the King’s Orphan in 1842-43, editado con una introducción de Helen Putn (...)

27Un número significativo de notables saben hablar francés, sean españoles, suizos, belgas, canadienses, rusos, ingleses o americanos. Es el caso de los miembros de las principales familias de California. Un sueco, G. M. Waseurtz af Sandels, viajero en 1842 y 1843, destaca que Mariano Guadalupe Vallejo “hablaba bien francés, e inglés de manera aceptable”.35 Lo mismo pasaba con Juan Bautista Alvarado.

  • 36 Se pueden encontrar más cartas en los Vallejo Papers, en la Bancroft Library (BL), por ejemplo una (...)
  • 37 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. II, p. 20.
  • 38 H.H. Bancroft, op. cit., t. II, p. 70.
  • 39 BL Vallejo Papers C-B 5:138.
  • 40 Copia del original, Contrato entre Pierre Kostromitinoff y Johann A. Sutter, BL C-B 631 v.2.

28Los dirigentes de las colonias rusas vecinas de La Bodega y de Sitka hablan y escriben francés,36 lo que ofreció a Duflot de Morras, agotado por semanas de viaje en las regiones de difícil acceso, un verdadero confort. Declara haber recibido ahí una “hospitalidad verdaderamente imperial”, los maestros habían puesto a su disposición una biblioteca selecta, vinos de Francia, un piano y una partitura de Mozart.37Ya en 1806, Nicolaï Rezanov, venido a buscar provisiones a California, con el interés de los establecimientos de la Compañía Ruso-Americana, había conseguido conversar con el gobernador Arillaga gracias al francés.38 Un primer intento de intercambio de latín entre el naturalista y los padres misioneros había alegrado a estos últimos, pero no había satisfecho a Rezanov. En agosto de 1838, es también en francés que Pierre Kostromitinoff informa a su interlocutor –probablemente Mariano G. Vallejo– de la presencia del “gobernador de las colonias rusas de América” en el fuerte de La Bodega.39 En fin, el inventario de los bienes vendidos a Sutter (contrato de venta de la Bodega) el 19 de diciembre de 1841, también se redacta en francés.40

Mapa de la bahia de Monterey.
Fuente: Jean-François Galaup de Lapérouse, Voyage de La Pérouse autour du Monde, publié, conformément au décret du 22 avril 1791, et rédigé par M. L. A. Milet-Mureau, Paris: Imprimerie de la République, an V. BNF

  • 41 A. Janssens, The Life and Adventures in Calfornia of Don Agustín Janssens, 1834-1856, edited by Wil (...)
  • 42 B.L. Vallejo Papers C-B 5:186.

29El francés constituía un medio de comunicación cómoda y no sólo con los rusos. En 1837, durante los conflictos entre el norte independentista y el sur leal a México, Auguste Janssens, nacido en Bélgica, ayuda a Juan Bandini, uno de los dirigentes del sur, a controlar Los Ángeles. Para reforzar sus fuerzas, Juan Bandini le encarga contactar un grupo de indios presentes en los alrededores: los chaguanosos, cuyo jefe, Chalifoux, es un Canadiense francófono.41 Michel Laframboise, otro canadiense-Francés y uno de los jefes tramposos de la Compañía de la Bahía de Hudson, se expresa en francés o en inglés cuando le escribe a Mariano G. Vallejo, y le pide que le responda de la misma forma42 porque, dice, ni él ni sus hombres comprenden español.

  • 43 Harris Newmark, Sixty Years in Southern California, 1853-1913, Los Angeles: Zeitlin & Ver Brugge, 1 (...)
  • 44 Idem.
  • 45 History of Alameda County, Oakland, California: M.W. Wood, 1883.

30En 1865, el francés es aún de uso común en Los Ángeles. El alcalde, José Mascarel, es un inmigrante francés. Si bien se expresa habitualmente en francés y en español, también es capaz de hacerlo fluidamente en inglés. En mayo de 1865, la visita a Los Ángeles del general Irwin McDowell causó recelo por las de grandes dificultades de comunicación. Todo se arregló porque, como muchos niños de las clases superiores americanas, el general llevó estudios en Francia y habla fluidamente el francés.43 Padres de familia californianos también envían a sus hijos al extranjero para que se beneficien de una educación a la francesa. Antonio Suñol, catalán de nacimiento pero residido un tiempo en Francia, envía a su hijo Narciso al bachillerato en Burdeos para la fase final de su educación.44 Mariano G. Vallejo inscribe en 1843 a su hijo José en el colegio de Jesuitas francés en Valparaíso.45

  • 46 Brigida Briones, “A Glimpse of Domestic Life in 1828” in Sketches of Early Calfornia, compiled by D (...)

31El francés también tiene su lugar en la enseñanza en California. William Petty Hartnell, un inglés llegado como comerciante, lo hablaba muy bien y servía, si había necesidad, de intérprete. El primero de enero de 1834, abre una pensión en su rancho, cerca de Monterey. La enseñanza del francés figura en un buen lugar en el programa ofrecido a los estudiantes, aún las niñas jóvenes, cuya educación frecuentemente superficial y descuidada, se enorgullecen de tener algunas nociones. Brigida Briones46 relata en sus memorias que muchas de sus amigas hablaban bien el inglés, y que la mayoría sabía un poco de francés, –sin duda algunas expresiones selectas, aprendidas en ocasión de un encuentro con oficiales o viajeros franceses–.

  • 47 R.D. Wyatt, Days of the Dons, Redwood City, California: San Mateo County Title Company, 1949, p. 17 (...)

32En esta provincia excéntrica, los californianos tenían pocos libros a su disposición, y se traba casi siempre de obras religiosas. Los misioneros mantenían un control muy estricto sobre la difusión de libros, y el acceso a la cultura laica a veces podría requerir la astucia de contrabandistas. En 18 31, la Leonor, comandada por el capitán Fitch, se encuentra en San Francisco. Por vías de una denuncia, los padres misioneros aprenden acerca de la presencia de un gran número de libros prohibidos por la Iglesia a bordo del navio. Estos libros son propiedad de un negociante de México, un alemán de origen francés, Henri Virmond. La información llegaba también a los oídos del joven comandante del presidio, Mariano Guadalupe Vallejo; éste compra todos los libros y, con la ayuda de sus sobrinos José Castro y Juan Bautista Alvarado, se los lleva con él. No sabemos en qué idioma estaban escritos estos libros, pero algunos jóvenes son sorprendidos leyendo textos tan peligrosos para su moral como Télémaque o Jean Jacques Rousseau, lo cual les vale una excomunión. Finalmente el padre Narciso Durán levanta la excomunión, ganando indulgencias con los jóvenes lectores.47

  • 48 California State Library, Sutter-Suñol Correspondence, Ms.
  • 49 R.D. Wyatt, op. cit., pp. 17-18.

33Los libros disponibles eran pocos y eran leídos, releídos, prestados, entregados, y preciadamente salvaguardados. El 16 de agosto de 1841, la germano-parlante suiza Johann Sutter le escribe al catalán Antonio Suñol para pedirle prestados algunos libros franceses, de los cuales acusa de recibo el primero de septiembre, y promete devolverle en cuanto los haya leído.48 Las publicaciones francesas están representadas dignamente. El historiador Théodore Hittell, habiendo logrado reconstituir algunos inventarios, menciona que en la misión Dolores de San Francisco hay un ejemplar de una obra de Chateaubriand; en la misión de San Luis Obispo, veinte volúmenes de la Histoire naturelle de Bufón; y en la misión San Gabriel, Julie de Jean-Jacques Rousseau.49 En la misión de San José, bajo el dominio del padre Mercado, Charles Wilkes por su parte, recalca la presencia de una buena cantidad de libros de autores franceses, de los cuales desafortunadamente no da los títulos.

  • 50 BL Vallejo Papers C-B 33:239.
  • 51 Carta del 25 de marzo de 1846, à T. Viger, Papiers Viger, Archives Départementales Gard.

34Los libros no son los únicos vehículos por los que se ejerce la influencia de las ideas francesas, los diarios y gacetas juegan un rol parecido. Jules Dudoit, representante consular de Francia en Honolulu, escribe el 4 de noviembre de 1841 una carta en francés a Juan Bautista Alvarado, entonces gobernador de California, en la cual le dice: “Mi amigo portador de esta carta le hará llegar al mismo tiempo algunos números de una gaceta francesa publicada en la ciudad de México que tal vez podrían serle agradables, brindándole algunas noticias de Europa”.50 Louis Gasquet, gerente del consulado de Francia en Monterey en 1845 y 1846, por su parte, tiene la oportunidad de leer el Journal des Débats,51 no obstante un ligero retraso.

  • 52 BL Vallejo Papers C-E 93 (1).

35Las ideas expresadas en el siglo xviii por los filósofos, y popularizadas por la Revolución francesa fueron conocidas y ampliamente reivindicadas por jefes políticos listos para levantarse en nombre de la libertad. Empero, existen pocos indicios que permitan suponer una influencia francesa que no sea literaria. Si bien Victor Prudon, desde que es elegido a la cabeza del Tribunal Popular de Los Ángeles en 1836, llena su discurso de referencias a la Revolución francesa y a la independencia de México,52 los migrantes franceses raramente expresan sus posiciones ideológicas, aunque a veces sean incitados a intervenir en las luchas políticas para salvaguardar sus intereses.

  • 53 A. Duhaut-Cilly, op. cit., t. I, p. 396.

36La música es también un vehículo privilegiado de la cultura, en particular, la francesa. En 1827, en Santa Bárbara, después de la misa del Domingo de Ramos, los músicos indios de la misión dan una serenata al comandante general, Don José María Echeandía, y Duhaut-Cilly reconoce algunos aires franceses e italianos en las piezas ejecutadas.53

  • 54 E. Duflot de Morras, op. cit., t. II, p. 28.
  • 55 Quizá el ballenero Gange, que se detiene en California en 1835.
  • 56 Sin duda un órgano bárbaro, o limonero.
  • 57 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, p. 417.

37Rápidamente una canción, “La Marsellesa”, fue sistemáticamente asociada a Francia y a los franceses. Eugène Duflot de Mofras –de convicciones realistas– relata como, durante su viaje en 1841, es literalmente perseguido por el himno revolucionario. Mientras que descansa en la quinta rusa de Klebnikoff, habiendo pedido papel para escribir, un soldado le trae “un cuaderno en el que, entre diferentes ejercicios de la lengua francesa, se encontraba la Marsellesa”. En la misión de Santa Cruz, el 14 de septiembre de 1841, los músicos indios, venidos desde la misión de Santa Clara, que estaban arreglados con uniformes franceses comprados a un ballenero, en un bello ejemplo de sincretismo involuntario, tocan “La Marsellesa”,54 himno de la revolución francesa, y el aria de “Vive Enrique IV”, con los realistas. Atónito, el viajero pregunta por la forma en que los indios pudieron haber conocido estas arias francesas, uno de los monjes le responde que su predecesor había comprado, sin duda a un ballenero,55 un pequeño “órgano”56 venido de Francia, en el cual los Indios arreglaron las arias.57

38La experiencia no es sorprendente, como lo muestra una visita entre oficiales de balleneros que describe Gustave Duboc, doctor sobre El Gange durante su campaña de 1834 y 1835. Después de haber compartido noticias, comida e incluso bebido champagne, el aria se escurre en la fiesta, levantando la emoción general:

  • 58 G. Duboc, Les nuées Magellaniques, t. I: Voyages au Chili, au Pérou et en Californie a la pêche de (...)

“La Marsellesa, La Marsellesa, con la que nuestras madres nos arrullaron. Entonamos pues el himno nacional cuyo refrán mágico, traído por la brisa hasta la rivera, reanimarán los dorsos de un Francés si lo han enterrado en esta isla.”58

  • 59 R.H. Dana, op. cit., p. 127.

39Más o menos en este mismo tiempo, en una tarde de despedidas sobre la playa de San Diego, descrita por Richard H. Dana, cada marinero se pone a cantar un aria de su país. Entonces –dice– los tres franceses presentes en el grupo “rugían la Marsellesa”.59

¿Cuáles visiones de Francia?

40La imagen de Francia evoluciona en el espíritu de los habitantes de California en función de las relaciones franco-hispano-mexicanas, de los ensayos de independencia de la provincia, y del paso episódico de navios de guerra que se presentan ante las costas.

  • 60 BL Vallejo Papers C-B 11: 270 p. 571.

41Después de haber recibido la visita de Duflot de Mofras, en septiembre de 1841, Johann Sutter, instalada en el valle de Sacramento, amenaza con izar la bandera francesa y llamar a los buques de guerra si los dirigentes californianos no le dejan manejar sus asuntos a su antojo.60 Haciendo esto, atestigua que Francia tiene, en estas regiones alegadas, una reputación de poder temible.

Recibimiento de Lapérouse en la misión de San Carlos Borromeo.
Fuente: Copia de una acuarela de Gaspard Duché de Vancy por un artista español, 1791. Col. priv.

  • 61 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, pp. 305-306.

42Pero en los inicios de la década de 1840, Francia parecía menos amenazante que Estados Unidos, cuyos proyectos de anexión de California no podían ser ignorados. Las embarcaciones de Lapérouse habían sido recibidas como navios españoles. Los franceses continúan siendo tratados como “nacionales” cuando en 1840 el gobierno da la orden de detener a todos los extranjeros sospechosos de querer fomentar problemas; ellos no se inquietan, e incluso dos de ellos, Victor Prudon y José María Covarrubias, participan en los arrestos, como oficiales, Eugéne Duflot de Mofras, que relata el asunto, declara: “los rancheros, pasando de las casas de nuestros nacionales, se contentan con decirse “No hay extranjeros aquí, estos son Franceses”, reservando el nombre de extranjeros para designar a los Ingleses y Americanos”.61

43La estima en la que se tiene a Francia explica las actitudes de franco-españoles que, pudiendo evocar una u otra nacionalidad, prefieren reclamar la de francesa. Así, Antonio Suñol, al encontrarse con el estadunidense Charles Wilkes en 1841, simula ser francés. Es también la actitud que adopta José María Covarrubias, que, aunque nacido en Cádiz y de padre francés, declara haber nacido en Francia, lo que le evita sufrir los rigores de la expulsión de los españoles por orden de México en 1938.

44Para los navios mercaderes, gubernamentales y migrantes, California estaba en contacto con Inglaterra, Rusia, Francia, y Estados Unidos, de los que recibe mercancías, informaciones e ideas. Pero después de 1848 la conquista de Estados Unidos impone su organización política, social y cultural.

Notes

1 Richard H. Dana, Two Years Before the Mast, New York: Airmont Books, 1965, p. 126, describe la revuelta que se da en la playa, el grito de “Sail ho!”, anunciando la llegada de “dos velas en el horizonte”. Algunas páginas más adelante, p. 162, relata cómo la nueva falsa de una guerra franco-americana llega a Santa Bárbara a través del Ayacucho.

2 Annick Foucrier, La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or (1786-1848), tesis de doctorado de l’EHESS, 4 vol., 937 p., más la bibliografía e indice, 1991.

3 “Le voyage de Lapérouse”, op. cit., t. II, p. 259.

4 Ibíd, p. 261.

5 Le voyage de Lapérouse autour du monde, Imprimerie nationale, an V, t. II, p. 255.

6 Citado por Gilbert Chinard, Le voyage de Lapérouse sur les cotes de l’Alaska et de la Californie (1786), introducción y notas de Gilbert Chinard, Baltimore: John Hopkins Press, 1937, Introducción p. xliii.

7 Le voyage de Lapérouse, op. cit., t. II, p. 281.

8 Ibíd, p. 267.

9 Langsdorff, citado por H.H. Bancroft, History of California, San Francisco: History company, 7 volúmenes, 1886-1890, t. II, p. 76.

10 Jean-François de Lapérouse, Voyage autour du monde sur l’Astrolabe et la Boussole (1785-1788), Selección de textos, introducción y notas de Hélène Minguet, Paris: Maspero, 1980, Introducción, p. 23.

11 Le voyage de Lapérouse, op. cit., t. II, p. 265.

12 Annick Foucrier, “Rivalités européennes dans le Pacifique: l’affaire de Nootka Sound (1789-1790)”, Annales Historiques de la Révolution Française, n°307, enero-marzo 1997, pp. 17-30.

13 Peter Uhrowczik, The burning of Monterey: the 1818 attack on California by the privateer Bouchard, Los Gatos, CA: Cyril Books, 2001.

14 Este fenómeno de surgimiento de valores nuevos, con las tensiones que acarrea, se expone claramente en los recuerdos de Guadalupe Vallejo, sobrino del general, a propósito del Padre Real, que amaba ir a cazar osos o gamos con los jóvenes del país. “Su caballo, uno de los más bellos que hayamos visto jamás en el valle, estaba fuertemente protegido”. Y añade: “Cuando los sacerdotes más viejos y solemnes se lo reprochaban, él les respondía con una sonrisa que él no era más que un Franciscano mexicano, y que fue puesto sobre una silla”. “Ranch and Mission Days in Alta California”, in Sketches of Early California. A Collection of Personal Adventures, Compiled by Donald DeNevi, Introduction and Commentaries by Oscar Lewis, San Francisco: Chronicle Books, 1971, p. 3-24.

15 Auguste Bernard Duhaut-Cilly, Voyage autour du monde principalement à la Calfornie et aux îles Sandwich pendant les années 1826, 1827, 1828 et 1829, 2 vol, Paris, 1834-1835, t. I, p. 335-336. J. Perillon “Auguste Duhaut-Cilly cet cec frères, marins malouins méconnus de la première moitié du XIXe siècle”, Société de ’histoire de Saint-Malo, 1999, pp. 1-20.

16 Duhaut-Cilly, op. cit., t. II, p. 1 37-1 38.

17 Duhaut-Cilly, op. cit., t. I, pp. 313-314.

18 Eugène Duflot de Mofras, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la mer Vermeille, exécutée pendant les années 1840, 1841 et 1842, 2 tomos, Paris: Arthus Bertrand, 1844, t. II, p. 31. Duflot precisa que los californianos a menudo confunden a los ingleses con los americanos, y que la población tiene miedo de que la escuadra de Estados Unidos haya venido con la intención de apoderarse del país.

19 Norbert Elias, La civilisation des moeurs, Paris: Presspocket, 1989.

20 W.H. Davis, Seventy-FiveYears in California, San Francisco:John Howell, 1929, p. 40.

21 Como lo eran también los ingleses o los americanos, sí, aunque quizá un poco más, porque vienen de una sociedad culturalmente más cercana, en particular en su dimensión religiosa.

22 Abel Aubert Dupetit-Thouars, Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris: Gide, 1840-1864, t. II, p. 111.

23 Angustias de la Guerra Ord, Occurrences in Hispanic California, Translated and Edited by Francis Price and William H. Ellison, Washington: Academy of American Franciscan History, 1956, p. 54.

24 G. Duboc, op. cit., p. 189.

25 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, p. 33.

26 Yves-Marie Bercé, Fêtes et Révolte, Des mentalités populaires du XVIe au XVIIIe siècles, Paris: Hachette, 1976, muestra la obstinación de los notables de luchar contra las fiestas agrarias, acusadas de favorecer la embriaguez y el libertinaje.

27 P.A. de Morineau, “Nouvelle-Californie”, Bulletin de la Société de Géographie, vol. 100, 1831, p. 56.

28 En 1818.

29 P. A. de Morineau, op. cit., p. 56.

30 Gobernador del 2 de enero al 3 de mayo de 1836 y del 6 de septiembre al 4 de noviembre de 1836.

31 The California Diary of Faxon Dean Atherton, 1836-1839, San Francisco, Los Angeles: California Historical Society, 1964, p. 28.

32 Amiral Cyrille Pierre, Théodore Laplace, Campagne de circumnavigation de lafrégate l'Artémise pendant les années 1837, 1838, 1839, 1840, Paris: Arthus Bertrand, 6 vol., 1841-1854, t. VI, p. 257.

33 Bayle, “Les Nouvelles de la République des Lettres, en 1685”, citado en Albert Soboul, Guy Lemarchand, Michèle Fogel, Le siècle des Lumières, t. I, L’Essor (1715-1750), Paris: PUF, col. Peuples et Civilisations, 1977, p. 597.

34 Annick Foucrier, “José Maria Covarrubias et Henri Cambuston, deux Béarnais à la conquête de la Californie”, Revue de Pau et du Béarn, No 20, 1993, pp. 239-271.

35 A Sojourn in California by the King’s Orphan in 1842-43, editado con una introducción de Helen Putnam Van Sicklen, San Francisco: Grabhorn Press for the Book Club of California, 1945, p. 84.

36 Se pueden encontrar más cartas en los Vallejo Papers, en la Bancroft Library (BL), por ejemplo una carta de Pierre Kostromitinoff, datada del 3/14 de agosto de 1838, C-B 5:138.

37 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. II, p. 20.

38 H.H. Bancroft, op. cit., t. II, p. 70.

39 BL Vallejo Papers C-B 5:138.

40 Copia del original, Contrato entre Pierre Kostromitinoff y Johann A. Sutter, BL C-B 631 v.2.

41 A. Janssens, The Life and Adventures in Calfornia of Don Agustín Janssens, 1834-1856, edited by William H. Ellison and Francis Pride, Los Angeles: Huntington Library, 1953, p. 74-75.

42 B.L. Vallejo Papers C-B 5:186.

43 Harris Newmark, Sixty Years in Southern California, 1853-1913, Los Angeles: Zeitlin & Ver Brugge, 1970, p. 341.

44 Idem.

45 History of Alameda County, Oakland, California: M.W. Wood, 1883.

46 Brigida Briones, “A Glimpse of Domestic Life in 1828” in Sketches of Early Calfornia, compiled by Donald DeNevi, San Francisco: Chronicle Books, 1971, p. 44.

47 R.D. Wyatt, Days of the Dons, Redwood City, California: San Mateo County Title Company, 1949, p. 17; W. Strobridge, “Book Smuggling in Mexican California”, American Neptune, Vol. 32, 1972, pp. 117-122.

48 California State Library, Sutter-Suñol Correspondence, Ms.

49 R.D. Wyatt, op. cit., pp. 17-18.

50 BL Vallejo Papers C-B 33:239.

51 Carta del 25 de marzo de 1846, à T. Viger, Papiers Viger, Archives Départementales Gard.

52 BL Vallejo Papers C-E 93 (1).

53 A. Duhaut-Cilly, op. cit., t. I, p. 396.

54 E. Duflot de Morras, op. cit., t. II, p. 28.

55 Quizá el ballenero Gange, que se detiene en California en 1835.

56 Sin duda un órgano bárbaro, o limonero.

57 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, p. 417.

58 G. Duboc, Les nuées Magellaniques, t. I: Voyages au Chili, au Pérou et en Californie a la pêche de la baleine, Paris:Amyot, 1853, p. 97.

59 R.H. Dana, op. cit., p. 127.

60 BL Vallejo Papers C-B 11: 270 p. 571.

61 E. Duflot de Mofras, op. cit., t. I, pp. 305-306.

Table des illustrations

Légende Portada: Vista del puerto de Monterey.Fuente: Eugène Duflot de Moflas, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la mer Vermeille, exécutée pendant les années 1840, 1841 et 1842, Paris, Arthus Bertrand, 1844. BNF.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 828k
Légende Vista de Monterey, en Alta Californie, tomada desde la rada.Fuente: Auguste Bernard Duhaut-Cilly, Voyage autour du monde principalement ... à la Californie et aux Iles Sandwich pendant les années 1826, 1827, 1828 et 1829, Paris, 1834-1835. Coll. J. Perilhou.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende Indigena de Alta California.Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Coll. priv.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende Hombre de Alta California y dama de Monterey.Fuente: Abel Aubert Dupetit-Thouars, Atlas pittoresque du Voyage autour du monde sur la frégate la Vénus pendant les années 1836-1839, Paris, Gide, 1846. Coll. priv.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Légende Retrato del Admirante Abel Aubert Dupetit-Thouars.Fuente: Col. priv
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Vista de la mision de San Luis Rey.Fuente: Eugène Duflot de Mofras, Exploration du territoire de l’Orégon, des Californies et de la merVermeille, exécutée pendant les années 1840, 1841 et 1842, Paris, Arthus Bertrand, 1844. Col. priv.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Légende Mapa de la bahia de Monterey.Fuente: Jean-François Galaup de Lapérouse, Voyage de La Pérouse autour du Monde, publié, conformément au décret du 22 avril 1791, et rédigé par M. L. A. Milet-Mureau, Paris: Imprimerie de la République, an V. BNF
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende Recibimiento de Lapérouse en la misión de San Carlos Borromeo.Fuente: Copia de una acuarela de Gaspard Duché de Vancy por un artista español, 1791. Col. priv.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1657/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 396k

Auteur

Annick Foucrier. francesa, es doctora en historia por la Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales de Paris (Francia). Su tesis doctoral, titulada“La France, les Français et la Californie avant la ruée vers l’or (1786-1848)”, recibió dos premios. Es especialista en historia de America del Norte, particularmente California, y de las migraciones en Estados Unidos. Ha publicado diversos artículos sobre el oeste de Norte America, el mar Pacifico, exploradores y emigrantes. Entre sus principales libros se encuentran: Le rêve californien. Migrantsjrançais sur la côte Pacifique, xviiie-xxe siècles, (Paris, 1999); edicion, The French and the Pacific World, 17th-19th centuries: Exploration, Migrations and Cultural Exchanges, (Aldershot, UK 2005). Es miembro del CENA (Centro de Estudios Norteamericanos) EHESS/CNRS, del MASCIPO UMR 8168. Actualmente es profesora, investigadora y directora del Centre de Recherches en Histoire Nord-Américaine en la universidad de Paris 1-Sorbonne.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr