Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El inmigrante: imagen y realidad

Franceses en Sonora: el decreto de expulsión de 1865

Zulema Trejo Contreras

Résumé

Entre mai et juin 1865, l’armée d’intervention envahit la Sonora et une «Junte de notables» y installa l’administration impériale. Auparavant, le gouverneur Ignacio Pesqueira avait décrété la confiscation des biens des citoyens qui collaborèrent avec les impérialistes de même que l’expulsion de tous les Français, en grande majorité établis à Hermosillo, Ures et surtout dans le port de Gaymas. Ces deux mesures visaient à financer la résistance du gouvernement républicain, mais elles ne touchèrent pas également les sujets de Napoléon III, pas plus qu’elles ne purent s’appliquer sur l’ensemble du territoire. Le cas de la famille Camou, originaire des Basses Pyrénées, commerçants enrichis dans les affaires, illustre bien l’attitude des protagonistes – républicains et conservateurs, militaires ou commerçants, des Français – face à l’Administration impériale et à la résistance républicaine.

Texte intégral

Portada: Plaza de Armas, Hermosillo, 1884.

1La expulsión de los franceses residentes en Sonora fue una medida local enmarcada en el proceso de adhesión de la entidad al Segundo Imperio y, como sucedió con casi todos los decretos de última hora expedidos ’por el gobernador Ignacio Pesqueira, (que ordenó la expulsión), pasó casi inadvertido en su momento.

El Segundo Imperio en Sonora

2El proceso de adhesión de Sonora al imperio dio comienzo los primeros días de mayo de 1865, con la invasión de Guaymas por tropas francesas al mando del General Alexandre de Castagny. Las fuerzas republicanas que defendían el puerto se retiraron a un punto cercano a la ciudad, denominado “La Pasión”, ahí fueron atacadas y derrotadas por fuerzas franco-mexicanas el 22 de mayo. A partir de esta derrota, el gobernador Ignacio Pesqueira comenzó su retirada hacia el interior del estado. El Imperio fue reconocido formalmente el 6 de julio mediante acta firmada por un grupo de notables.

3Una vez reconocido el Imperio, e instalado el gobierno que lo representaba, en Ures, capital del estado, dejaron de registrarse disposiciones republicanas que intentaban frenar el proceso de adhesión. De hecho, Pesqueira y sus seguidores se habían retirado al distrito de Arizpe, en donde el 11 de agosto el gobernador entregó el mando civil y militar del estado al general Jesús García Morales y cruzó la frontera, permaneciendo en el territorio de Arizona hasta mediados de 1866.

4Entre las últimas medidas dictadas por Ignacio Pesqueira antes de abandonar la gubernatura se encontraron órdenes tales como el embargo de bienes a las personas que estaban colaborando con el Imperio, préstamos forzosos y la expulsión de los franceses residentes en el estado.

Lic. Hernesto Camou Camou.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, La familia Camou: Historia de una familia francesa residente en el estado Mexicano de Sonora, Trabajo inédito, Guaymas, 2000.

Franceses en Sonora

5No hay forma de saber con exactitud la cantidad de franceses residentes en Sonora al momento de la orden de expulsión dictada por Pesqueira, sólo se pueden hacer inferencias con base en datos que aparecen en los Protocolos de Instrumentos Públicos en los meses previos e inmediatamente posteriores al establecimiento del gobierno imperial en el estado.

  • 1 Protocolos de Instrumentos Públicos en Archivo General del Estado de Sonora (en adelante AGES), lib (...)

6En 1865, a juzgar por las numerosas transacciones en las que estaban involucrados, el número de franceses era considerable en relación a la década de 1850. Los Protocolos pertenecientes al distrito de Guaymas en los primeros años de la década de 1860 registran gran cantidad de operaciones llevadas a cabo por súbditos franceses residentes en el puerto. Destacan en estos documentos los otorgamientos de poder, así como los contratos de compra venta.1

  • 2 Protocolos de Instrumentos Públicos en AGES, libro 101, Distrito de Ures.

7En los primeros meses de 1866, en los Protocolos correspondientes al distrito de Ures2 se registran numerosos documentos, en los cuales los franceses que se encontraban en Sonora solicitaron su carta de residencia, primeramente al coronel Garnier y posteriormente al prefecto Campillo. La comunidad francesa debió ser, si no lo suficientemente numerosa para representar una amenaza real al gobierno republicano, sí lo suficientemente importante para que Pesqueira tomara la decisión de expulsarla de territorio sonorense.

La orden de expulsión

8La orden de expulsión fue dictada en una circular que se giró a las prefecturas del estado el 27 de mayo de 1865, es decir, apenas cinco días después de la derrota de “La Pasión”. En la circular se expresaba:

  • 3 “Circular que dispone la expulsión de los subditos franceses residentes en el estado de Sonora, 27 (...)

Dispone el Gobno que tan luego como resiba U la presente notifique á todos los subditos del Gobierno francés, residentes en esta ciudad, la orden para que á las 24 horas de notificados se pongan en marcha llevando ocho dias de término para estar fuera del Territorio del Estado.3

Desusa Loubbert de Camou.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

9Esta disposición fue emitida en Hermosillo y adjunto a ella iba un mensaje en el que se indicó al prefecto que notificara de su contenido a los habitantes de la cabecera del distrito y demás pueblos que lo componían.

  • 4 ZulemaTrejo Contreras, “De La Pasión a Guadalupe”, El Segundo Imperio en Sonora 1865-1866, tesis de (...)

10¿Representaban los franceses una amenaza real para el gobierno republicano?, de ser así, ¿por qué esperó Pesqueira hasta después de la derrota de “La Pasión” para decretar su expulsión? Al primer cuestionamiento puede dársele una respuesta negativa, los súbditos franceses no debieron representar una amenaza real puesto que de haberlo percibido así el gobierno, la orden de expulsión hubiera sido dictada meses atrás, quizá conjuntamente con medidas como la disolución del Congreso, de los tribunales y autoridades municipales, así como con la declaración de Sonora en estado de sitio.4

11Sin embargo, los franceses sí podían representar una amenaza en el imaginario de los sonorenses. El recuerdo de las invasiones filibusteras encabezadas por el Conde Raousset de Boulbon nueve años antes, aún estaba presente en la mente de los sonorenses, principalmente porque el gobierno mismo se había encargado –mediante la prensa– de mantener vivo el recuerdo, ya que el argumento favorito de éste para atacar al grupo de notables que le disputaban el poder, era acusarlos de haber favorecido, en su momento, los ataques filibusteros.

Plaza de Armas de Hermosillo, 1880.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

12Mas este hecho no debió constituir un factor de peso, puesto que no se reflejó en ninguna medida de índole práctica para evitar que los franceses residentes en el estado apoyaran a sus compatriotas.

13Se descarta, asimismo, que el lineamiento para la expulsión haya venido de las autoridades centrales, ya que la única medida que el gobierno juarista dictó antes de la invasión a Guaymas fue la de declarar a Sonora en estado de sitio. Posteriormente, y dada la instalación de un gobierno imperial en territorio sonorense, los decretos de Juárez no fueron aplicados en Sonora hasta fines de septiembre de 1866.

14La razón más lógica para emitir una orden de expulsión está en la intención de restar un posible apoyo al ejército interventor que estaba avanzando desde Guaymas hacia el interior del estado. Sin franceses que pudieran apoyarlos de alguna forma durante su marcha, desaparecía uno de los muchos factores que hubieran propiciado un rápido triunfo de las armas francesas. Este razonamiento parece confirmarse al analizar los plazos tan cortos que se dan para abandonar el estado: veinticuatro horas para iniciar la partida y ocho días para salir por completo de su territorio.

15Considerando que Guaymas era la vía más rápida para dejar Sonora y que ésta estaba ocupada por el ejército enemigo, los plazos caen casi en el absurdo, puesto que los expulsados sólo tenían como alternativas para dejar el estado: el cruzar la frontera con Estados Unidos, o pasar al vecino estado de Chihuahua. Ambas vías presentaban serias dificultades, ya fuera por la falta de caminos adecuados o por la amenaza de los apaches, que para esas fechas mantenían en constante peligro los poblados sonorenses de la frontera. Estos obstáculos sin duda hacían poco probable que los súbditos franceses salieran de Sonora en el plazo estipulado en la circular.

16Por otra parte, de acuerdo a los datos obtenidos en los Protocolos, parece ser que la mayor parte de los afectados por la circular tenían su residencia en Guaymas, y el puerto estaba siendo ya administrado por autoridades imperiales, por tanto, no había posibilidad de que ahí se diera cumplimiento a la orden girada por el gobernador. Si los franceses establecidos en Guaymas deseaban ayudar a sus compatriotas, lo podían hacer, independientemente de que el gobierno republicano –que estaba en retirada– hubiera ordenado su salida del estado.

Puerto de Guaymas, Sonora, 1867.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit

17Estas consideraciones llevan a buscar en otra parte el origen de la circular.

El financiamiento de la resistencia

  • 5 “Circular que dispone la expulsión de los subditos franceses residentes en el estado de Sonora, 27 (...)

18La circular en sí misma contiene lo que pudiera ser la razón que llevó al gobernador a emitirla, en ella se hace la aclaración a los prefectos que, de solicitar los expulsos un plazo mayor de las veinticuatro horas estipuladas para la puesta en marcha, la prefectura estaba autorizada a conceder una ampliación, siempre y cuando el solicitante pagara una fianza que el mismo prefecto debía fijar a su libre arbitrio. Se aclaraba también que el pago de la misma no significaba que quien lo solicitara podía permanecer indefinidamente en el estado; además se reafirmaba que el término para abandonar tierra sonorense seguía siendo de ocho días.5

19Es factible considerar que la circular tuviera por objeto, más que la verdadera expulsión de los súbditos de Napoleón III, el recolectar fondos que ayudaran a la resistencia. Los argumentos que apoyan esta afirmación son dos principalmente: en primer lugar se encuentra el hecho de que a lo largo de todo su periodo, el gobierno pesqueirista había estado prácticamente en bancarrota. Cada vez que necesitó emprender campañas ya fuera contra los apaches, las sublevaciones de yaquis y mayos así como para hacer frente a los levantamientos de los notables que se le oponían, había recurrido a los préstamos forzosos y las contribuciones extraordinarias.

La señora A. Camou de Camou.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

  • 6 Listas de préstamos forzosos en Colección Fernando Pesqueira: Documentos para la historia de Sonora (...)

20El mecanismo seguido en la recolección era asignar una determinada suma a cada uno de los nueve distritos en los que estaba dividida la entidad, en cada distrito la cantidad correspondiente a su vez era dividida entre los vecinos más acaudalados. A lo largo de la administración del general Pesqueira, los distritos a los que les correspondía aportar la mayor parte fueron, en orden decreciente, Hermosillo, Guaymas y Ures.6 Cuando solicitaba estos préstamos o contribuciones, el gobernador no distinguía entre ciudadanos mexicanos o extranjeros avecindados en el estado, el cobro se hacía por igual a mexicanos que norteamericanos, ingleses o franceses.

21Para organizar la defensa del estado, el gobierno decretó préstamos forzosos en forma de “donaciones” para ayudar a la defensa de la patria; sin embargo la derrota en “La Pasión” con el consiguiente abandono de armamento y la deserción de soldados, dejó al gobierno republicano de nuevo con problemas financieros, de tal manera que se dictó un nuevo préstamo, en el cual las cantidades más fuertes fueron aportadas por comerciantes como Francisco J. Aguilar, Antonio Carrillo y Jesús Quijada, todos ellos residentes en el distrito de Ures o el de Hermosillo.

22Pero no eran estos los comerciantes más acaudalados de la entidad, el puesto le correspondía a la casa comercial Camou Hermanos, súbditos franceses con residencia en la ciudad de Hermosillo. Los hermanos Camou no estaban incluidos en el préstamo decretado a la par de la orden de expulsión, lo cual da pie para plantear la posibilidad de que el gobierno planeara obtener recursos económicos de ellos valiéndose de la orden de expulsión.

Cristina Camou Camou con sus amigas en 1900.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

  • 7 Mauro Esteban Barrón, Lafamilia Camou: historia de una familia francesa residente en el Estado Mexi (...)

23Por otra parte, hay que considerar que de los nueve distritos, sólo, Alamos y Guaymas, estaban en poder de los imperialistas, lo que hada factible la obtención de recursos, por mínimos que fueran, de los siete restantes. En este sentido el gobierno Pesqueirista contempló lo que consideró todas las posibilidades de obtenerlos, esto es, mediante el préstamo y el recurso de la expulsión. Aquí hay que hacer la aclaración de que muchos de los franceses residentes en el estado estaban dedicados al comercio y a la minería en menor grado, también habían contraído matrimonio con sonorenses, como el caso de los Camou,7 por mencionar los más importantes; por lo tanto, estos dos factores los convertían en candidatos casi perfectos para proporcionar recursos al gobierno republicano: tenían fondos, negocios y familias que les harían prácticamente imposible abandonar Sonora en los plazos estipulados en la circular.

24Dejar en manos de los prefectos la fijación del monto que debían pagar así como su recolección, es una señal de la debilidad y desintegración en que se encontraba el gobierno republicano. Ignacio Pesqueira no contaba ya con un aparato administrativo que hiciera posible la recaudación y centralización de lo recaudado, de ahí que la responsabilidad recayera en los prefectos. Esta medida también tuvo su lado práctico, por una parte se quitaba a los funcionarios que rodeaban al gobernador la responsabilidad de fijar y cobrar las fianzas a los franceses que solicitaran ampliación de plazos, además de que permitía a cada distrito disponer de fondos para organizar la defensa en contra del ejército interventor.

Aplicación de la orden de expulsión

  • 8 “Carta del comandante militar de Rayón al Prefecto y comandante militar del distrito de Ures, fecha (...)

25Por los datos de que se disponen, se puede ver que la orden de expulsión fue puesta en práctica al menos en Ures, el prefecto de este distrito giró la circular a los pueblos que lo componían y no tardó en recibir respuestas. El 5 de junio el comandante militar de la villa de Rayón le respondió: “Enterado de la Sup Circular del Gob del Estado fha 27 del ppdo Mayo y que V se sirvió transcribirme en 31 del mismo en contestacion digo á V que, por fortuna, no hay en la Jurisdiccion de mi cargo ningun subdito Frances”.8 En los mismos términos respondió el comandante militar del pueblo de Batuc.

Eugenio Camou Camou en 1896.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

  • 9 “Carta del Comandante militar de la Villa de Horcasitas al Prefecto y Comandante militar del distri (...)

26El caso de la Villa de Horcasitas fue diferente. Telésforo Telles, su comandante militar, respondió que ya había notificado a los franceses residentes en el lugar la orden de abandonar el estado y que de todos ellos (no menciona cuántos fueron los notificados), únicamente Eduardo Legler había solicitado la ampliación del plazo de veinticuatro horas establecido en la circular, ya que en ese momento guardaba cama debido a una fiebre que le hacía imposible montar a caballo.9

27El comandante de Horcasitas informó al prefecto que esperaba sus órdenes en relación al tiempo que debía conceder al señor Legler, así como la cantidad en que debía fijarse la fianza de que hablaba la circular. Desafortunadamente no se ha conservado la contestación del prefecto y no se sabe en qué terminó este caso. Sin embargo, de esta comunicación se puede inferir que no eran muchos los franceses que vivían en el distrito, por otra parte los que ahí habitaban, no opusieron –aparentemente al menos resistencia a la orden de abandonar el estado.

28A primera vista resulta extraña esta falta de oposición, pero no lo es si se toma en cuenta que, al momento en que fueron notificados, ya dos de las cuatro ciudades principales del estado estaban en poder del imperio (Alamos y Guaymas), los yaquis y ópatas se habían pronunciado a favor de Maximiliano, lo mismo que los distritos de Altar, Moctezuma y Sahuaripa. Únicamente Ures, San Ignacio y Arizpe permanecían fieles a la república. Era más conveniente no oponerse a la orden de expulsión y aguardar el resultado de las batallas que se libraban en toda la entidad para actuar acorde con los resultados de las mismas.

Guillermo Camou Méndez.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

29Es posible que en Hermosillo también se aplicara la orden puesto que ahí fue dictada, sin embargo hasta el momento no se ha encontrado documentación que pueda corroborar esta hipótesis.

Camou Hermanos y la orden de expulsión

  • 10 Mauro Esteban Barrón, op. cit., pp 28 y 31.

30La familia Camou, originaria del Departamento de Los Bajos Pirineos en Francia, comenzó a llegar a Sonora a principios de la década de 1830. El primero de los hermanos Camou en arribar a tierra sonorense fue Jean Camou Candaudap, quien contrajo matrimonio en 1835 con María Guadalupe García de Noriega. Diversos miembros de la familia siguieron llegando en el transcurso de las décadas de 1830 y 1840; el último en arribar fue Vicente Camou Bascou y lo hizo en tiempos del Segundo Imperio.10

  • 11 Mauro Esteban Barrón, op. cit., p. 25.

31Desde su arribo al estado los Camou se dedicaron al comercio, y no pasaron muchos años para que estuvieran establecidos como los principales comerciantes de la entidad. Hacia la década de 1860 sus actividades de negocios se habían diversificado, poseían haciendas, tierras de cultivo y ganado, sin por ello dejar de operar su casa comercial, que seguía siendo el principal negocio de la familia.11 Fue precisamente su calidad de comerciantes la que hizo de ellos integrantes infaltables en las listas de préstamos forzosos y contribuciones extraordinarias dictadas por Ignacio Pesqueira.

  • 12 Mauro Esteban Barrón, op. cit., p. 58.

32¿Fueron los hermanos Camou afectados por la orden de expulsión?, en la documentación consultada aparecen dos versiones totalmente opuestas. La primera de ellas dice que sí lo fueron, que todos ellos salieron del estado en tiempos del Imperio, que sus propiedades les fueron confiscadas y que no regresaron a Sonora hasta el año de 1869. Barrón Robles basa esta versión en una información legal presentada por José, Juan Pedro, Pedro Andrés, Pascual y Juan Francisco al reclamar sus bienes en 1869.12

Familia Camou.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

33Los Protocolos contradicen esta versión, pues en ellos se registran diversas operaciones llevadas a cabo por miembros de la familia tanto en el distrito de Guaymas como en el de Hermosillo. Por otra parte, el Capitán Guillet, en la memoria que escribió hacia fines de 1865, señaló que los hermanos Camou seguían radicando en la ciudad de Hermosillo y que sus simpatías estaban del lado republicano. La afirmación de este soldado francés se corrobora por una cláusula que se encontró en el testamento de José V. Sandoval:

  • 13 Testamento de José V. Sandoval, en AGES, Fondo Supremo, Tribunal de Justicia, Ramo Civil, Distrito (...)

Declaro que en el año de 1865 cuando las fuerzas francesas invadieron nuestro Estado, siendo yo Prefecto de Hermosillo y teniendo con tal carácter la obligación de hacer contribuir en proporción a todos los comerciantes de dicha ciudad de Hermosillo para atender a las necesidades de las fuerzas que se hallaban en campaña contra los invasores, entre otros contribuyeron con algunos recursos los Señores Camou Hermanos de Hermosillo, cuya cuenta permití se llevara en los libros de dicha casa de comercio bajo mi nombre, por súplica de mi antiguo y buen amigo don Juan P. Camou, para evitar que los franceses... no los llamasen traidores por haber proporcionado recursos a sus enemigos que éramos los mexicanos.13

34Es contradictorio suponer que el gobierno republicano hubiera expulsado del estado a esta familia, que no sólo eran los comerciantes más acaudalados, sino que apoyaban a la república. Es probable que, a la derrota del Imperio en la entidad, Ignacio Pesqueira haya girado orden de confiscación de bienes para la familia Camou, ya que ésta fue una medida que tomó en contra de todos los ciudadanos prominentes que habían sido partidarios del Imperio o habían adoptado una actitud neutral, sin embargo hasta el momento no han aparecido documentos que apoyen esta suposición.

José V. Sandoval Prefecto de Hermosillo durante la invasión de las tropas imperiales.
Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.

35Los datos de que dispongo me dicen que al menos una parte de la familia permaneció en Sonora durante los quince meses de gobierno imperial y siguieron activos en su comercio, sin que los haya afectado la orden de expulsión dada en mayo de 1865. Más tampoco se puede reputar de falso el documento en el cual afirmaron haber salido del estado en 1866, puesto que esta información estaba siendo usada para recuperar propiedades aparentemente confiscadas por el gobierno pesqueirista.

36Es probable que estos bienes pertenecieran a algún miembro de la familia que hubiese mostrado simpatías por el Imperio, lo cual no sería extraño si se toma en cuenta que los hermanos Camou no fueron molestados por republicanos ni imperialistas, esta familia salió del episodio imperial con la misma influencia social y poder económico que había tenido antes.

Conclusiones preliminares

37La orden de expulsión que el gobernador Ignacio Pesqueira dictó en contra de los súbditos de Napoleón III fue, más que una medida destinada a coartar la posible colaboración de éstos con el ejército interventor, un medio para obtener recursos que permitieran al bando republicano seguir sosteniendo la defensa del estado.

38Sin embargo, fue un recurso dictado a destiempo, cuando ya la tropa francesa ocupaba Guaymas, lugar en el que residían –hasta donde se ha podido investigar– el mayor número de franceses y también los más acaudalados; en este sentido, no es aventurado darle a esta circular el calificativo de recurso desesperado y de última hora.

39En cuanto a los efectos prácticos de la orden de expulsión, no pudieron ser muchos. Para el mes de junio en todo el estado se habían levantado diversos jefes apoyando al Imperio, los republicanos en realidad sólo dominaban el terreno que pisaban, iban en retirada hacia la frontera con Estados Unidos y no tenían capacidad para hacer cumplir la orden por la fuerza, en caso de que realmente se hubiera querido que los súbditos franceses salieran de la entidad.

40Las solicitudes de cartas de residencia, así como los diversos documentos de negocios que se encuentran en los protocolos de los distritos de Ures y Guaymas, son una prueba de que los franceses no salieron de la entidad cuando fueron expulsados. En estos documentos no se aprecia ninguna ruptura, hay una continuidad que lleva a pensar que los efectos de la circular fueron prácticamente nulos.

41Finalmente, sólo deseo señalar la importancia de este acontecimiento para entender el funcionamiento del gobierno republicano en Sonora antes de desintegrarse. A través de él es posible ver que, contrario a lo que ha planteado la historiografía tradicional, el gobierno pesqueirista no se desintegró inmediatamente después de la derrota de “La Pasión”, sino que siguió funcionando y dedicó sus últimos esfuerzos a la consecución de recursos económicos que le permitieran hacer frente a las fuerzas interventoras.

42Expulsar a los franceses fue, a la vez que una medida destinada a recolectar fondos para la defensa, también una manera de levantar la moral de los derrotados en “La Pasión” y alentar a los pobladores de Sonora a la defensa de su territorio.

Notes

1 Protocolos de Instrumentos Públicos en Archivo General del Estado de Sonora (en adelante AGES), libros 190, 191 y 192, Distrito de Guaymas.

2 Protocolos de Instrumentos Públicos en AGES, libro 101, Distrito de Ures.

3 “Circular que dispone la expulsión de los subditos franceses residentes en el estado de Sonora, 27 de mayo de 1865” en AGES, Fondo del Ejecutivo, Ramo sin especificar, tomo 388, año 1865.

4 ZulemaTrejo Contreras, “De La Pasión a Guadalupe”, El Segundo Imperio en Sonora 1865-1866, tesis de licenciatura, 1999, p. 88.

5 “Circular que dispone la expulsión de los subditos franceses residentes en el estado de Sonora, 27 de mayo de 186S” en AGES, Fondo del Ejecutivo, Ramo sin especificar, tomo 388, año 1865.

6 Listas de préstamos forzosos en Colección Fernando Pesqueira: Documentos para la historia de Sonora, tomo VII, Ia Serie; en Archivo Histórico del Congreso, tomo 29, caja 14, año 1868, expediente 981; también se encuentran estas listas en AGES, Fondo del Ejecutivo, Tomo 388, Ramo sin especificar.

7 Mauro Esteban Barrón, Lafamilia Camou: historia de una familia francesa residente en el Estado Mexicano de Sonora, Trabajo inédito, Guaymas, 2000.

8 “Carta del comandante militar de Rayón al Prefecto y comandante militar del distrito de Ures, fecha 5 de junio de 1865” en AGES, Fondo del Ejecutivo, Tomo 388, ramo sin especificar, año 1865.

9 “Carta del Comandante militar de la Villa de Horcasitas al Prefecto y Comandante militar del distrito de Ures, fecha 5 de junio de 1865”, Ibíd.

10 Mauro Esteban Barrón, op. cit., pp 28 y 31.

11 Mauro Esteban Barrón, op. cit., p. 25.

12 Mauro Esteban Barrón, op. cit., p. 58.

13 Testamento de José V. Sandoval, en AGES, Fondo Supremo, Tribunal de Justicia, Ramo Civil, Distrito de Hermosillo, vol. 2, año 1884.

Table des illustrations

Légende Portada: Plaza de Armas, Hermosillo, 1884.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 768k
Légende Lic. Hernesto Camou Camou.Fuente: Mauro Esteban Barrón, La familia Camou: Historia de una familia francesa residente en el estado Mexicano de Sonora, Trabajo inédito, Guaymas, 2000.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende Desusa Loubbert de Camou.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende Plaza de Armas de Hermosillo, 1880.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 364k
Légende Puerto de Guaymas, Sonora, 1867.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Légende La señora A. Camou de Camou.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende Cristina Camou Camou con sus amigas en 1900.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende Eugenio Camou Camou en 1896.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende Guillermo Camou Méndez.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende Familia Camou.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Légende José V. Sandoval Prefecto de Hermosillo durante la invasión de las tropas imperiales.Fuente: Mauro Esteban Barrón, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1655/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 134k

Auteur

Zulema Trejo Contreras. Egresada de la licenciatura en historia por la Universidad de Sonora, maestra y doctora en Historia por El Colegio de Michoacán y licenciada en psicología clínica por la Universidad de Sonora. Es profesora-investigadora en El Colegio de Sonora, ha participado en Simposios de Historia y Antropología, pertenece al SNI, y posee el reconocimiento de perfil deseable por parte de PROMEP. Ha publicado artículos y reseñas en numerosas revistas profesionales. Recientemente publicó el artículo “Constituyentes y constitución, Sonora 1857-1861” en Historia Mexicana; con José Marcos Medina, coordinó el libro Historia, Región y Frontera. Perspectivas teóricas y estudios aplicados, y con colegas de la Universidad de Sonora y el Centro INAH-Sonora coordina el libro Religión, nación y territorio en los imaginarios sociales indígenas de Sonora, 1767-1940, de próxima aparición.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search