Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

El inmigrante: imagen y realidad

Los pirinenses en México a mediados del siglo xix. Contribución al estudio de la inmigración francesa

Ariane Bruneton et Michel Papy

Résumé

Le chapitre propose une ébauche de l’immigration française au Mexique pendant la première moitié du xixe siècle. Pour ce faire, deux registres, l’un de 1849, qui inclut un peu moins de 1800 individus; l’autre, de 1845-1852, avec 970, sont analysés. Toutefois, les deux sources révèlent l’importance de la présence des immigrants du sud-ouest, les Pyrénéens, face à l’image très diffusée et «omniprésente» des Barcelonettes. De la même manière, les données dévoilent la supériorité numérique des immigrants béarnais sur celle des Basques. Sont étudiées également les professions dominantes telles que les artisans et ouvriers qui s’opposent à un troisième groupe: celui des commerçants. Enfin, l’originalité de l’émigration béarnaise, basque et bigourdane est examinée en détail.

Texte intégral

Portada: Mapa del antiguo Departamento de Bajos Pirineos, hoy Pirineos Atlánticos.
Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn à la Belle Epoque, Pau, Edition du Hédas, 1981.

  • 1 Javier Pérez Siller (coord.), «Historiografía general sobre México Francia: 1920-1997», en: México (...)

1Las notas que aparecen a continuación intentan ser un esbozo acerca de un aspecto poco estudiado de la inmigración francesa en México, fenómeno posterior a la Independencia y a la “Guerra de los pasteles”, momento en el que el pais se redujo a sus fronteras actuales por la pérdida de Texas y de la Alta California, a su vez, anterior a la intervención francesa y al Imperio. En su mayoría, los trabajos sobre la inmigración francesa en México se ocupan de la segunda mitad del siglo xix, cuando el rol de los franceses fue importante en la vida económica del país a pesar de ser un grupo poco numeroso. Las publicaciones concernientes al periodo anterior trabajan sobre todo las relaciones económicas o diplomáticas, la presencia de algunas personalidades excepcionales: militares, refugiados, aventureros, viajeros u otros.1

  • 2 Jean Meyer, «Les Français au Mexique au xixe siècle “, en Cahiers des Amériques latines, 9-10, 1974 (...)
  • 3 Archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Quai d’Orsay, Mémoires et Documents, Tomo 7, Legació (...)

2Existe un balance estadístico algo antiguo: en un artículo de 1974 sobre los franceses en México en el siglo xix,2 Jean Meyer analiza un “Registro de la población francesa en México” redactado por la Legación de Francia, con fecha del 30 de abril de 1849.3 En él están registradas aproximadamente 1 800 personas que corresponderían a menos de un tercio de los franceses presentes en esa época, que –calcula Meyer– eran aproximadamente 6 000 ó 7 000 hombres para mediados del siglo. El número de franceses había bajado después de la Guerra de los pasteles, aunque pronto recuperó la importancia de antes. Entonces, ¿en qué medida refleja este censo la realidad? Salta a la vista que el 99 % de las personas registradas son hombres, así que es muy probable que en el caso de que una pareja inmigrara sólo el marido fuese registrado. El número real de franceses es, superior a lo que sugiere esta cifra. Sin embargo, ésta no puede ser muy grande, dado que el 90 % de los registrados son solteros y 75 % tienen entre 20 y 40 años. La inmigración resulta preponderantemente masculina.

Además de ser una región muy poblada, los Bajos pirineos eran una región pobre y con buena producción rural.
Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.

3Algunos son campesinos, sobre todo algunos colonos borgoñones de Jicaltepec y San Rafael. Los artesanos y los obreros son, junto con los sastres, el grupo más representativo, seguido por el de los comerciantes y empleados. Se trata, como dice Meyer, de una inmigración de la vieja Francia sobrecargada de artesanos y maestros. El 75 % reside en la ciudad de México; 30 % en el Estado de Veracruz, 10 % en Tamaulipas y el resto está disperso por el territorio mexicano.

  • 4 Leticia Gamboa Ojeda, Au-delà de l’Océan. Les Barcelonnettes a Puebla, 1845-1928, Mexique, BUAP, IC (...)
  • 5 De las 1 780 personas inscritas, muchas fueron clasificadas por el autor bajo la rúbrica de varios (...)

4El estudio de las regiones de origen de los inmigrantes revela una gran disparidad. Enfaticemos en un dato que sorprende a Jean Meyer: el porcentaje tan bajo de barcelonnettes, él sólo registra a 40 personas originarias del valle de Ubaye, apenas un 2 %, y comenta lo siguiente: “¿Falta de registros o nos encontramos más bien antes de la gran partida?” Efectivamente, algunas investigaciones posteriores acerca de los Barcelonnettes confirman estos datos, pues el regreso a Barcelonnette de dos empleados de los hermanos Arnaud en 1845, con una fortuna de 200,000 francos cada uno –enorme para ese país-, fue el detonante de la migración de las personas de los Bajos Alpes hacia México.4 Pero lo más llamativo es la proporción altamente preponderante del suroeste de Francia, ya que los Vascos y los Aquitanos, tomando los términos de Jean Meyer, proveen el 35 % del total.5 Curiosamente, el autor destaca el hecho sin prestarle demasiada atención; empero, no se sorprende del elevado número de personas que se incluyen en la categoría de Vascos, en la que apunta 270 personas, cuando el conjunto de personas originarias de la villa aquitana no sobrepasa las 208 personas.

La tradición de la región, tanto en Béarn como en el país Vasco, era dar la herencia a los primogénitos, el resto de hijos tenía que salir a buscarse un futuro. Esto fue un impulso para la emigración.
Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.

5Nos hemos remitido al documento original y hemos notado que, según el registro de las comunidades de origen de los inmigrantes, en realidad el registro de 1849 contiene 101 vascos y 174 berneses. Éstos últimos son mucho más numerosos que sus vecinos cuando se trata de venir a instalarse en México. Parece, entonces, que Jean Meyer apuntó como vascos a todos los provenientes de los Bajos Pirineos. Esto no debe sorprendernos, pues la raíz vasca está tan arraigada en los espíritus que, tanto en Francia como en América, el país Vasco ha sido asimilado como parte del antiguo departamento de los Bajos Pirineos –hoy Pirineos Atlánticos– conformado, en realidad, por Berna y el País Vasco. La confusión acerca de la región no la tienen sólo los extranjeros, sino también las personas cuyos ancestros son de este departamento, y con el tiempo terminan por asimilarse como vascos. Hemos percibido, por ejemplo, que en la Argentina de hoy casi todos los descendientes de berneses se creen de origen vasco, de tal suerte que ni las investigaciones genealógicas los han hecho descubrir el verdadero origen de sus ancestros.

6La continuación del trabajo de Jean Meyer, que se ocupa de la segunda mitad del siglo y aborda la participación de los Franceses en la revolución industrial y comercial, entonces experimentada por México, se centró, naturalmente, en los barcelonnettes. A diferencia de las personas provenientes de los Bajos Alpes, parece que aquellas que venían del suroeste estuvieron notoriamente ausentes de esta fase de la historia de México tan marcada por el progreso económico. Más exactamente, podemos suponer que una vez que las personas se naturalizaban como mexicanas, ya no eran identificadas como inmigrantes franceses. Quizá es por esta razón que el lugar preponderante del suroeste en la primera etapa de la inmigración está notoriamente ausente de los trabajos sobre la inmigración francesa, y ésta es relativamente poco conocida. Por tanto, es de sumo interés, tanto para la historia regional francesa como para la de las relaciones entre ambos países, regresar a los hechos o, por lo menos, a lo que podemos saber de ellos dado el estado actual de las investigaciones.

La actividad agrícola y artesanal se articulaban en los mercados, al momento de vender sus productos.
Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.

  • 6 Javier Pérez Siller (Ed.), Registre de la population française au Mexique au 30 avril 1849, Puebla, (...)

7En las siguientes líneas, nuestro propósito es corregir el balance que hemos expuesto con la relectura del registro de 1849, complementándolo con datos nuevos. El artículo de Jean Meyer data de 1974. En 2003 Javier Pérez Siller, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Puebla, capturó la información y la publicó.6 Gracias a que Javier nos solicitó corregir los inevitables errores de lectura referentes a los nombres de lugares, Jeanne Soust y Michel Papy conocieron esa información. El balance que proponemos, basado en dicho Registre, está destinado, sobre todo, a esbozar algunas pistas que no pueden ser más que eso, dado que siguen apareciendo nuevas fuentes que no han terminado de explorarse.

Una nueva fuente de información acerca de la inmigración francesa a mediados del siglo xix

  • 7 Centro de Archivos Diplomáticos de Nantes, serie C, Cancillería consular n° 10, «Registre des matri (...)

8Disponemos de otro documento con información referente a la época del registro descrito por Jean Meyer. Se trata del “Registro de las matrículas francesas provenientes de México, n° 4, 1845-1852”, que proviene de la cancillería consular.7 A decir verdad, este documento no contiene tantos nombres como el registro de abril de 1849: 970 contra 1 780. Es legítimo preguntarnos acerca de esta representatividad, aunque no tenemos respuesta concreta a la interrogante. Es seguro que, cualesquiera que hayan sido las razones, la mayoría de los franceses no se registraron. De cualquier forma, la misma incertidumbre pesa en el registro estudiado por Jean Meyer. Contentémonos con analizar este documento como si se tratara de un sondeo en el mar, una exploración en las capas geológicas cuya realidad y complejidad aún se nos escapan.

Algunos emigrantes de los Bajos Pirineos fueron muy exitosos en el comercio. El caso de Adoue, originario de Pau, fue tan conocido que una calle de su ciudad natal lleva su nombre.
Fuente: Foto de Arianne Bruneton.

9Este registro de matriculación 1845-1852 indica los nombres y apellidos de las personas involucradas, su comunidad originaria, profesión, estatura, edad al momento de la matriculación (estos datos siempre han sido señalados); el lugar y fecha de la expedición de su pasaporte (precisada en casi todos los casos, aunque en algunos se apunta también la pérdida de éste); en fin, algunos datos breves acerca de la residencia en México, precisando si era necesario hacer varias residencias de manera sucesiva ya fuese aquí o en un país vecino –incluso en Francia en caso de retornar– o algunos datos biográficos. Todo esto con enormes lagunas en la información.

10En la siguiente exposición, trataremos de forma paralela los datos brindados por el registro de matriculación y el registro de 1849, ya con las correcciones que hemos aportado desde Francia.

  • 8 Señalamos la matriculación de 10 saboyanos que aún no son ciudadanos franceses, pero que tanto en l (...)

11Un primer acercamiento al registro de 1845-1852 permite ver la participación de las diferentes regiones francesas en la inmigración. Con el procesamiento de la información calculamos un total de 850 personas y no 970, dado que algunos de los inscritos provienen de un país distinto, como Argelia o, en su mayor parte, de estados que después conformarían a la nueva Italia.8 La razón de su inscripción generalmente está señalada así: bajo protección del pabellón francés o también pudo deberse a la existencia de “padres franceses”, aunque hay también casos particulares, como el de un refugiado polaco o un “negro que viajaba en el navio Les deux Clémentines que naufragó”. En general, los resultados coinciden completamente con los que Jean Meyer proporcionó después de leer el registro de 1849; aunque los Bajos Alpes, –departamento de origen de los barcelonnettes– fueran más representativos con más del 10 % del total, contra el 3 % que había propuesto Meyer en su estadística. Esto confirma que los barcelonnettes comenzaron a emigrar en masa en los años que siguieron a 1845.

Los emigrantes con destino México (1845-1852)

Los emigrantes con destino México (1845-1852)

Regiones originarias de los inmigrantes franceses

Regiones originarias de los inmigrantes franceses
  • 9 Hemos retomado los sectores geográficos utilizados por Jean Meyer. Los porcentajes están calculados (...)

Note 99

  • 10 Nuevamente, el porcentaje no incluye a las personas cuyo lugar de procedencia no está señalado o no (...)

Note 1010

  • 11 Esto corresponde a lo que Jean Meyer denominó “vascos”.

Note 1111

  • 12 El departamento de los Altos Pirineos está incluido en esta rúbrica.

Note 1212

12Podemos constatar una correspondencia real entre los datos proporcionados por las dos fuentes, sobre todo si tenemos en cuenta el número tan pequeño de casos censados, esto es, poco menos de 1 400 en el primer documento y 850 en el otro, lo cual nos sugiere la disparidad con que se censaban las diferentes regiones del país.

13Cuando estudiamos los registros en detalle, vemos que casi todos los departamentos aparecen, aunque algunos de ellos no tengan un peso importante. Entre los menos representados figuran La Mancha, Siena Marítima, Aisne, el Bajo Rhin, Maine y Loire, Yonne y la Alta Saona, de donde vienen las personas de Champlitte que se instalan en Jicaltepec. Este tipo de geografía sugiere la existencia de ramificaciones.

  • 13 Cuatro comunidades del departamento de los Bajos Pirineos no han sido señaladas, pues su mención in (...)

14Pero los dos hechos más importantes son el lugar predominante de las ciudades y la preponderancia neta del suroeste, que en ambas fuentes es responsable de más de un tercio del conjunto de partidas. En 1845-1852, en lo referente a las ciudades, París está a la cabeza con 76 inscritos para Sena, Burdeos le sigue con 48 registrados originarios de La Gironda y después está Lyon con 28 inscritos de Rhône. Este hecho no sorprende, más bien ha sido constatado en varias ocasiones, ya que las ciudades son lugares con una movilidad intensa y ésta no se refiere sólo a una inmigración proveniente de regiones rurales, sino a la redistribución que las propias ciudades hacen de la población. Éstas son tanto receptoras como expulsoras de personas. En cuanto al rol de las regiones francesas en este movimiento, si bien el sureste alpino está bien representado con los Bajos Alpes (89 matriculados) y los Alpes Altos e Isére (con 11 matriculados cada uno), queda ampliamente opacado por el suroeste que, comprendido como la región que se extiende desde los dos Charentes hasta el Ariége, corresponde al valle aquitano de manera general. Sobre todo, en el interior del conjunto aquitano, el polo esencial está constituido por los Pirineos Occidentales, los Altos Pirineos con 31 matriculados, y más aún, los Bajos Pirineos con 126 inscritos. Este departamento solo representa el 15 % del total de los franceses matriculados entre 1845 y 1852. Finalmente, cabe precisar que los berneses son más numerosos que los Vascos, 64 contra 58.13 En el registro de 1849 que nosotros releímos, los datos son siempre similares, salvo algunas diferencias sutiles. Notamos que la preponderancia de los berneses sobre los vascos es aún más marcada, pues hay más de 170 de los primeros contra un centenar de los segundos.

15El estudio de la profesión de los inmigrantes franceses nos deja entrever un poco acerca de la naturaleza de esta migración. Pero no podemos saber con certeza si la profesión señalada es la que los inmigrantes ejercen en México o la que tenían antes de su partida. Nuestra hipótesis es que se trata de la profesión ejercida en México, más adelante explicaremos por qué. No debemos olvidar que el registro de 1849 vuelve a censar a las personas que desde hace algún tiempo viven en el mismo sitio.

Una de las calles de Pau lleva el nombre de Adoue, negociante que emigró a México.
Fuente: Foto de Ariane Bruneton

16En el documento de 1845-1852, los agricultores son, poco numerosos, constituyen menos del 4 % de los franceses establecidos en México. La información no apunta hacia una migración de colonización –con excepción de la Compañía franco-mexicana de Haute-Saóne instalada en Jicaltepec y San Rafael–, sino a una inmigración de los sectores secundario y terciario. Artesanos y obreros de diferentes profesiones conforman casi la mitad del total (49 %) y las profesiones relativas al comercio una cuarta parte (26 %), el resto está constituido por profesiones diversas que, en general, indicaban cierto nivel de estudios. Se trata de profesiones liberales, como las practicadas por médicos, profesores, artistas, miembros del clero o los propietarios-rentistas, que eran casi tantos como los agricultores. Estos porcentajes se aproximan a los del censo de 1849, que, por su parte, dan 47 % de obreros y artesanos, y 36 % de comerciantes y comisionados. Estas actividades representan, como dijo Jean Meyer, las artes y las profesiones de la vieja Francia que emigran a través del Atlántico.

Las características de la migración vasca, bernesay bigordana

17La inmigración proveniente de la llanura de los Pirineos Occidentales se distingue claramente. En principio, su originalidad radica en su importancia cuantitativa pero es notable también por su naturaleza que enseguida analizaremos. Se tomará el conjunto de los Bajos Pirineos que reunía a vascos y berneses, y el departamento vecino de los Pirineos Altos que, en general, corresponden a la antigua Bigorra.

18El estudio será manejado de forma conjunta a partir de dos fuentes. Para los departamentos de los Altos y los Bajos Pirineos hemos buscado, de antemano, los nombres de los inmigrantes presentes en las dos listas examinadas anteriormente. Después de apartar las matriculaciones posteriores a 1850 y las que no tienen una fecha declarada del registro de 1845-1852, quedan 59 nombres. 51 figuran en el registro de 1849, lo cual nos deja relativamente satisfechos. Aparte, las indicaciones de edad, proveniencia, residencia y profesión coinciden en casi todos los casos. Tal constatación sugiere la validez de estos censos, pero deja latente la pregunta de su representatividad.

19Según el registro de 1849-1852, el sector agrícola está un poco más presente que en el promedio nacional (con 8 % del total) y la última categoría, la de las profesiones liberales o que requerían cierto nivel de estudios, está representada en menor medida. Es particularmente notable que el comercio ocupa al 51 % de las personas y el artesanado sólo al 30 %, por tanto, las proporciones son opuestas en el promedio de los inmigrantes franceses. Esta es una originalidad propia de la región, la parte de los comerciantes es superior a la que se observa en los Bajos Alpes (42 %), la segunda región de migración. El hecho amerita atención y sugiere que esta migración es una continuación de la migración tradicional desde los Pirineos hacia la vecina España, caracterizada por los especialistas del comercio.

20El registro de 1849, mucho más detallado, confirma estas impresiones. De los 347 casos, 205 (59.1 %) están empleados en el comercio y 125 (36 %) en el sector artesanal. En esta actividad, los dos sectores más representados son los oficios dentales y de la construcción, los cuales ocupan, cada uno, casi el 30 % del total del artesanado. El lugar preponderante de los hombres de negocios en la sociología de los desplazamientos humanos es, quizá, una vieja originalidad local. En todo caso, tenemos aquí una pista clara a seguir.

  • 14 Renée Thomas, “Émigration basco-béarnaise vers le nouveau continent au xixe siècle”, clasificación (...)

21Un sondeo rápido, efectuado sobre la base de otra fuente, sugiere que en los documentos administrativos elaborados en México, la profesión registrada es la que se ejerce aquí. Esta otra fuente es la sub-serie F7 de los Archivos Nacionales referente a la Policía general,14 que proporciona una lista nominal de los pasaportes de 61 emigrantes a México provenientes de los Bajos Pirineos para los años de 1847, 1849 y 1851. En 49 de ellos se indica la profesión. Dentro de este lote, constatamos a 15 comerciantes o empleados y a 15 trabajadores o cultivadores, o sea cerca del 30 % del conjunto de cada uno de los dos grupos. Con 30 % de trabajadores de la tierra, estamos muy por debajo de los porcentajes observados en los dos registros estudiados. Podemos pensar que se trata de la profesión ejercida en Francia, pues cierto número de agricultores, por ejemplo, se orienta hacia otras profesiones distintas de las de la tierra cuando llegan a México.

Los emigrantes con destino México. Según los registros de matriculación (1845-1852)

Los emigrantes con destino México. Según los registros de matriculación (1845-1852)
  • 15 En ambos documentos, Oloron y Sainte-Marie se distinguen claramente, dado que no forman aún una mis (...)

22El estudio de las zonas de partida muestra que el papel de las ciudades es importante con respecto a la migración, quizá aún más que el conjunto nacional que, en todo caso, no se compara con la parte que le corresponde en la población total. El porcentaje de citadinos realmente no es el reflejo de la tasa de urbanización. Esta preponderancia real de emigración de origen urbano reproduce en escala local el fenómeno observado a nivel nacional. Según las matriculaciones de 1845-1852, las ciudades proporcionaban el 38 % de emigrantes y hasta 45 % de acuerdo con el registro de 1849. En realidad esto no concierne más que a cuatro ciudades: las dos capitales de departamento, Pau y Tarbes Bayona, cabecera del país Vasco, y Oloron-Sainte Marie,15 la única ciudad de importancia secundaria que expulsaba tantos migrantes. Si observamos con más cuidado, el aporte de las demás ciudades de la región, Saint-Jean-de-Luz, Orthez y Bagnéres-de-Bigorre, se revela innegable. El caso de Oloron genera un problema de otra naturaleza, porque ambas fuentes arrojan datos muy diferentes sobre el tema migratorio. En 1845-1852 no se registraron más que ocho migrantes contra 48 en 1849. En este último censo, Oloron sobrepasa ampliamente a Pau, Bayona y Tarbes. No hemos logrado aún puntualizar la razón de esta diferencia en los resultados.

23Cualquiera que haya sido la causa, el papel de Oloron parece excepcional considerando su población, ya que con 10 000 habitantes a mediados del siglo está estancada y ampliamente superada por las otras tres ciudades, las cuales pasan por un crecimiento demográfico sensible. Pau yTarbes son ya capitales de departamento, Pau comienza a atraer numerosos invernantes y Bayona está en auge gracias a su función portuaria. En cambio, el rol de Oloron en las migraciones trasatlánticas refleja fielmente su importancia en una época aún marcada por los intercambios con España, que generaban viajes largos. Esto significa que la gente de Oloron se instalaba en las ciudades de Aragón, así como en todo el resto de España, en particular en Valencia y en el Levante, en Cádiz y Andalucía.

24Es más bien una Francia vieja la que emigra a México, una Francia cuya economía estaba dominada por una clase mercader que controlaba un mundo artesanal preindustrial. Ahora bien, Oloron y sus alrededores eran los elementos más vivos de este tipo de economía en la región que, a pesar del dinamismo de los comerciantes, en lo sucesivo no seguiría el ritmo de la revolución industrial que se dibuja en Francia desde la década 1830. Cabe precisar que entre las zonas rurales de la llanura pirenaica generadora de emigrantes, el valle bajo de Aspe, al salir de la montaña a partir de Asasp, y el valle del Gave de Oloron, más abajo de la ciudad, se adelantan a las otras en cuanto a la expulsión de migrantes. Ahora bien, esto corresponde a los pueblos en que los artesanos dependían de los negocios de Oloron. La emigración es indicio de la crisis de esta economía y las direcciones que ésta toma recuerdan hasta dónde estaba orientada hacia España, pues el antiguo imperio colonial de ésta, es el que genera los sueños de ahí en adelante.

25A pesar del lugar destacado de las cuatro ciudades citadas más arriba, cuya importancia demográfica no tiene comparación, las provincias dominan el panorama de migración. No hay nada de sorprendente en ello, ya que éstas representan la esencia de la población. Este hecho no refuta la preponderancia de las profesiones del comercio y del artesanado. Por provincias se debe entender no solamente los pueblos, sino también algunos enclaves rurales que son centros de comercio y de artesanado activos. Además, los pueblos son en este momento un mundo diversificado donde pueden encontrarse todos los sectores de la economía, así que muchos de los paisanos practican alguna otra actividad en beneficio suyo o de los mercaderes de los enclaves comerciales o la ciudad vecina. Un individuo así es considerado como artesano al momento de registrarse en un documento oficial. Esta flexibilidad profesional explica, sin lugar a dudas, que muchos de ellos cambien de actividad cuando emigran.

26Casi todas las zonas rurales del País Vasco, Berna y la Bigorra son representadas, aunque de manera bastante desigual. Desde este punto de vista, ambos documentos son valiosos.

Lugares de origen de los inmigrantes vascos, berneses y bigordanos

Lugares de origen de los inmigrantes vascos, berneses y bigordanos
  • 16 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de Mouguerre y Saint-Pierre d’Irube.

Note 1616

  • 17 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de d’Escout et Soeix.

Note 1717

  • 18 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de Billère, Gelos, Jurançon et Lesear.

Note 1818

  • 19 Se incluyó la comunidad de Séméac.

Note 1919

  • 20 La inclusión de las ciudades de Saint-Jean-de Luz, Orthezy Bagnères-de-Bigorre es prescindible. Con (...)

Note 2020

Punto de llegada de los emigrantes franceses (1845-1852)

Punto de llegada de los emigrantes franceses (1845-1852)

27Observando con atención el caso de los Altos Pirineos, no destaca ninguna región de la llanura, y la montaña está casi completamente ausente. En Berna sucede lo contrario; mientras que el noroeste, el Vic-Bilh vitícola, casi no alimenta la emigración. A su vez, emergen tres zonas: los ya mencionados alrededores de Oloron más abajo de la ciudad pero, sobre todo, más arriba del Gave de Aspe a la salida de la montaña; las costas al norte y al sur de Gave de Pau de una y otra parte de Orthez y, finalmente, la región paloise. En el País Vasco, el número de emigrantes aumenta a medida que nos aproximamos a la costa, pues es muy reducido en Soule, luego más elevado en la baja Navarra hasta llegar al máximo en el Labourd. Sin embargo, la costa casi no aparece. El hecho más destacable es la quasi ausencia de la montaña. Ausencia total, como hemos visto, en los Altos Pirineos, así como también en el alto valle de Ossau. Algunos inmigrantes aparecen en el alto valle de Aspe, el Barétous, la alta Soule y, sobre todo, en la parte montañosa de la baja Navarra, alrededor de Saint-Etienne-de-Báïgorry.

El Padre Salanueva, originario de Pau, fue padrino, protector, y educador de Benito Juárez.
Fuente: Foto de Ariane Bruneton

28En todo esto podemos captar, sin duda, uno de los rasgos más interesantes de la evolución de la migración en la región. Sabemos que la migración terminó entre finales del siglo xix y principios del xx hasta la llegada de la Primera Guerra Mundial. Esta migración es un poco más conocida que la que le precedió. Ahora bien, difiere notoriamente de lo que hemos constatado aquí, puesto que no es el resultado de una migración de origen citadino y las ciudades de la región no fungen como albergues. La gente parte directamente hacia los grandes puertos, así que parece tratarse de una práctica más bien “campesina” y la montaña se vacía más rápido que la llanura. La dirección de los migrantes también cambia un poco, ya que los jóvenes del suroeste dejan de lado a México y parten hacia otros destinos, particularmente los países de La Plata. Vemos, entonces, que ya no estamos a mediados del siglo xix.

29El lugar de residencia en México no siempre se indica en el registro, tal como ocurre en 68 de los 157 casos de inmigrantes de 1845-1852. Además, no podemos distinguir claramente el lugar de residencia o de emisión de los pasaportes. Efectivamente, se asigna un rubro al lugar de emisión del pasaporte; otra a los movimientos de la persona registrada, y uno más que corresponde a diversas indicaciones no precisadas. Ahora bien, el primero de las firmas no siempre se encuentra y cuando sí está, es frecuente que aparezca la prefectura de los Pirineos Altos o Bajos (existen por ejemplo 29 matrículas en Pau), o bien, se muestra que las matrículas fueron hechas “bajo testimonio”, sin más explicación, o “en correspondencia con el acta de nacimiento y de un certificado de buena conducta”.

  • 21 Para un análisis de la presencia francesa en las zonas mineras véase: Isabel Monroy Castillo, “Una (...)

30En ocasiones se menciona algún consulado situado en el continente americano, lo mismo que en Europa. También ocurre que el único dato geográfico registrado es el lugar de emisión del pasaporte o de matriculación. Cuando éste aparece señalado, los rubros consagrados a los movimientos o a las otras indicaciones raramente están presentes. Podríamos suponer que los individuos son registrados en su lugar de residencia, pero es dudoso porque la matriculación se hace, comúnmente, en los puertos –sobre todo en Veracruz y Tampico– y nada indica que el inmigrante se haya establecido ahí definitivamente. Si no tomamos en cuenta estos casos, llevaríamos nuevamente el lugar de los puertos a dimensiones más verosímiles. Tres regiones serían las más importantes: primero, la región central que retiene más de la mitad de las personas, de las cuales sólo la mitad vive en la ciudad de México y la mayor parte restante en Puebla; a continuación le siguen las zonas mineras21 con la cuarta parte de los inmigrantes (Zacatecas, Lagos, Aguascalientes y Guanajuato); por último están los puertos, principalmente en Veracruz, pero están presentes enTampico, Campeche y en el sur del océano pacífico, en Acapulco y Mazatlán.

31En principio, el registro de 1849 es el más confiable, pues indica el lugar de residencia y, de entrada, no tenemos razones para dudar de estos datos. En ellos constatamos una polarización real entre México y Veracruz, los cuales cobijan a una cincuentena de habitantes cada una. Zacatecas les sigue con una decena, al igual que Tampico, que parece ser el puerto de llegada de la gente atraída por las zonas mineras (Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato). El resto se reparte entre regiones diversas, principalmente regiones mineras, y algunos centros del sureste de México, como Puebla, Matamoros, Oaxaca, Orizaba, Córdoba e, incluso, Jalapa. El oeste está representado sólo por Guadalajara, Tepic y Mazatlán.

32Es interesante que haya agrupaciones con originarios de comunidades vecinas en un mismo sector. Si bien los que se establecen en la capital vienen de todas partes, dos tercios de los que se instalan en Zacatecas son originarios del Labourd interior, particularmente de las comunidades de Ainoa, Ixtassou y Ustaritz, y los que llegan a Puebla provienen en su mayor parte de la planicie de Adour, alrededor de Tarbes. Estos datos confirman la existencia de ramificaciones de migración.

33Finalmente, podemos también dar cuenta de algunos itinerarios en el registro de las matrículas de 1845-1852, dado que, como hemos dicho, en él se señalan más lugares. El lugar en el que se obtiene el pasaporte, que no es sistemáticamente el departamento de origen, corresponde a veces a algún puerto extranjero del que partió el migrante, como Cádiz, Londres, Nueva York, pero con mayor frecuencia La Habana y Nueva Orléans. Estos lugares son prueba fehaciente de instalaciones anteriores a las definitivas, de las cuales existen pruebas por doquier.

34Podemos observar algunos ires y venires a Francia, así como la continua atracción de la Alta California durante la llamada fiebre del oro y de la anexión de ésta región a los Estados Unidos. Un miembro de una importante familia paloise de negociantes, Françoise Meillon, recibió su pasaporte en Londres en 1826 a la edad de 22 años; llegó a Guadalajara en febrero de 1827 y ahí residió durante los siguientes 20 años. Otro personaje proveniente del mismo lugar, Ernest-Victor Daran, llegó a México a la edad de 23 años y regresó a Francia después de una larga estancia en Veracruz. Un carpintero de Hasparren llegó a México vía Cádiz, pero dejó a su mujer y cuatro hijos en Francia. Un comerciante de Bayona, que obtuvo su pasaporte en París, llegó a México, regresó a sus dos hijos a Francia en junio de 1850, partió hacia la Alta California en agosto de 1851 y regresó finalmente a México. Estas indicaciones anexas son bastante extrañas como para dilucidar conclusiones claras. No tomamos este caso como una microhistoria cuantitativa, sino como una anécdota. Las bases de ésta pueden ser potencialmente indispensables para delimitar, con mayor precisión, fenómenos tan complejos como las migraciones o, bien, pueden ser pistas para la elaboración de biografías y tipologías concernientes a este tema.

Algunos apuntes para armar una conclusión provisional

35No hay duda de que el tema de la inmigración francesa en el periodo que precedió a la instalación de los Barcelonnettes es una cuestión bastante nueva todavía. De todas formas, México no ha sido uno de los destinos preferidos por los franceses, ni fue un país con gran inmigración europea, no ofrecía la posibilidad de que las tierras pudiesen ser ofrecidas para su colonización.

36El poder económico de los barcelonnettes a partir de 1850 a veces nos hace olvidar que la presencia francesa en México es anterior y que también incluye a los hombres del suroeste. Este relativo olvido aqueja también a la realidad de la época ulterior, en la cual los vascos, los berneses y los bigordanos –que emigran entonces más que nunca– se desvían de su camino a México para ir hacia la California y los países de La Plata.

37No obstante, algunos indicios surgen de esta presencia migratoria. ¿No sería éste el caso de un bernés, el “padre Salanueva”, el franciscano que albergó y educó al joven Benito Juárez en su casa de Oaxaca? También está el caso del general Miguel Miramón –que fue presidente de la República y más tarde uno de los tristes apoyos de Maximiliano–, cuyo abuelo era un gentil hombre de Berna nacido en Jurançon, un lugar cerca de Pau, y originario de Izeste, en el valle de Ossau. En la misma Berna, algunos hombres que hicieron fortuna en México y se hicieron benefactores de su ciudad natal, dejaron un recuerdo a sus compatriotas, como el banquero y comerciante Adoue que tiene los honores de una calle que llega hasta San Martín, la iglesia principal de Pau. El “castillo Ribère” en Oloron, de la familia del comerciante, conocido por los ancianos como la casa del “mexicano” ¡albergó durante algún tiempo a Bazaine! Pero hay otros casos que hace falta identificar con precisión, ya sea en los cementerios o en los nombres de las ciudades.

38La relativa debilidad numérica de la inmigración puede ser un objeto de análisis para los investigadores, dado que el número restringido de personas involucradas permite un seguimiento, si no de cada uno de ellos, por lo menos de un porcentaje suficientemente alto para dar una idea concreta del desarrollo de este fenómeno. La biografía es, como opina Javier Pérez-Siller, una de las vías de la investigación histórica. Por lo tanto, en un caso como el de la inmigración, podemos tratar de esbozar una biografía “de masa”; empero, es una tarea compleja que supone el entrecruzamiento de fuentes diversas y el acoplamiento de los datos que éstas proporcionan. Esta operación resulta por demás delicada, como bien saben los historiadores dedicados al estudio de los orígenes y los movimientos demográficos.

Notes

1 Javier Pérez Siller (coord.), «Historiografía general sobre México Francia: 1920-1997», en: México Francia. Memoria de una sensibilidad común. Siglos xix-xx, México, BUAP/ CEMCA/El Colegio de San Luis, 1998, pp. 21-83. Y Patricia Arias, «Los franceses en México: una mirada desde la historiografía regional ”, Ibíd., pp. 85-101.

2 Jean Meyer, «Les Français au Mexique au xixe siècle “, en Cahiers des Amériques latines, 9-10, 1974, pp. 44-71.

3 Archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Quai d’Orsay, Mémoires et Documents, Tomo 7, Legación de Francia en México, 1849.

4 Leticia Gamboa Ojeda, Au-delà de l’Océan. Les Barcelonnettes a Puebla, 1845-1928, Mexique, BUAP, ICSyH, 2004, p. 29.

5 De las 1 780 personas inscritas, muchas fueron clasificadas por el autor bajo la rúbrica de varios pueblos de Francia, sin duda porque no pudo identificar al departamento correspondiente y hay otras que no provienen realmente de Francia. 1 394 personas sirvieron de base para estas estadísticas.

6 Javier Pérez Siller (Ed.), Registre de la population française au Mexique au 30 avril 1849, Puebla, ICSyH, Col. Fuentes y documentos para la historia, Los franceses en México, Vol. 1, 2003, 97 p. (ISBN: 968 863 649 5).

7 Centro de Archivos Diplomáticos de Nantes, serie C, Cancillería consular n° 10, «Registre des matricules français venant au Mexique. N° 4. 1845-1852», Registro 2 213.

8 Señalamos la matriculación de 10 saboyanos que aún no son ciudadanos franceses, pero que tanto en la carta como en las estadísticas hemos incluido como franceses.

9 Hemos retomado los sectores geográficos utilizados por Jean Meyer. Los porcentajes están calculados sin tomar en cuenta a las personas cuyo lugar de procedencia no está señalado o no pudo ser precisado. Tampoco están incluidas las personas provenientes de Luisiana y Argelia.

10 Nuevamente, el porcentaje no incluye a las personas cuyo lugar de procedencia no está señalado o no pudo ser precisado, ni a las personas provenientes de Saboya, que no era una colonia francesa a mediados del siglo xix.

11 Esto corresponde a lo que Jean Meyer denominó “vascos”.

12 El departamento de los Altos Pirineos está incluido en esta rúbrica.

13 Cuatro comunidades del departamento de los Bajos Pirineos no han sido señaladas, pues su mención incompleta permite que varias localizaciones sean consideradas.

14 Renée Thomas, “Émigration basco-béarnaise vers le nouveau continent au xixe siècle”, clasificación por patronímicos en: Emigrante des Pyrénées-Atlantiques et régions limitrophes au xviiie et au xixe siècles, Pau, Centre généalogique des Pyrénées-Atlantiques, 1991. Esta lista se toma del estudio de los archivos F7 –12 203, F7-12 206 y F7-12 221. En ella se señala el destino de la emigración, lo cual permite seleccionar los casos de los individuos que partieron a México.

15 En ambos documentos, Oloron y Sainte-Marie se distinguen claramente, dado que no forman aún una misma comunidad y no lo harán hasta varios años más tarde. Empero, forman una sola aglomeración.

16 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de Mouguerre y Saint-Pierre d’Irube.

17 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de d’Escout et Soeix.

18 Fueron incluidas las comunidades limítrofes de Billère, Gelos, Jurançon et Lesear.

19 Se incluyó la comunidad de Séméac.

20 La inclusión de las ciudades de Saint-Jean-de Luz, Orthezy Bagnères-de-Bigorre es prescindible. Con su aportación llegamos sólo al54 (45,2 %) en 1849 y 58 (37,7 %) en 1845-1852.

21 Para un análisis de la presencia francesa en las zonas mineras véase: Isabel Monroy Castillo, “Una forma distinta de mirar. Los franceses en San Luis durante la primera mitad del siglo xix, en: Javier Pérez Siller (coord.), op. cit., pp. 145-169.

Table des illustrations

Légende Portada: Mapa del antiguo Departamento de Bajos Pirineos, hoy Pirineos Atlánticos.Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn à la Belle Epoque, Pau, Edition du Hédas, 1981.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 860k
Légende Además de ser una región muy poblada, los Bajos pirineos eran una región pobre y con buena producción rural.Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Légende La tradición de la región, tanto en Béarn como en el país Vasco, era dar la herencia a los primogénitos, el resto de hijos tenía que salir a buscarse un futuro. Esto fue un impulso para la emigración.Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Légende La actividad agrícola y artesanal se articulaban en los mercados, al momento de vender sus productos.Fuente: Jean-Louis Maffre, Le Béarn a la Belle Époque, Pau, Edition du Hédas, 1981.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende Algunos emigrantes de los Bajos Pirineos fueron muy exitosos en el comercio. El caso de Adoue, originario de Pau, fue tan conocido que una calle de su ciudad natal lleva su nombre.Fuente: Foto de Arianne Bruneton.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Los emigrantes con destino México (1845-1852)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 712k
Titre Regiones originarias de los inmigrantes franceses
Légende Note 99
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 316k
Légende Una de las calles de Pau lleva el nombre de Adoue, negociante que emigró a México.Fuente: Foto de Ariane Bruneton
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Los emigrantes con destino México. Según los registros de matriculación (1845-1852)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
Titre Lugares de origen de los inmigrantes vascos, berneses y bigordanos
Légende Note 1616
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Titre Punto de llegada de los emigrantes franceses (1845-1852)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende El Padre Salanueva, originario de Pau, fue padrino, protector, y educador de Benito Juárez.Fuente: Foto de Ariane Bruneton
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1650/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 371k

Auteurs

Ariane Bruneton. Francesa, doctora en etnología, museógrafa, especialista en el estudio de la correspondencia privada de emigrantes franceses hacia las Américas. Ha sido maestra auxiliar en la Universidad de Pau et des Pays de l’Adour. Es miembro fundador y secretaria de la Association pour la Maison de la Mémoire de l’Emigration, de Pau. Y ha escrito varios artículos y libros –teóricos, metodológicos y de casos-sobre la correspondencia privada de los emigrantes como: Letrtes d’Amérique, (Pau 2001). Actualmente dirige “Le Courier de l’A.M.M.E y la revista Partir.

Michel Papy. Francés, doctor en historia por la Universidad de Pau, donde se especializó en el estudio de la región de los Pirineos Atlánticos: demografía, migración, urbanismo y desarrollo económico. Es profesor honorario de Historia en la Universidad de Pau et des Pays de 1’ Adour. Miembro fundador y presidente de la Association pour la Maison de la Mémoire de l’Emigration, de Pau. Ha escrito varios artículos y libros sobre la historia de los berneses.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search