Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sociedades en construcción, la Nueva Galicia según las visitas de oidores, (1606-1616)

 | 
Jean-Pierre Berthe
, 
Thomas Calvo
, 
Águeda Jiménez Pelayo

Visita General del Reino de la Nueva Galicia hecha por el oidor don Juan Dávalos y Toledo

Águeda Jiménez Pelayo

Texte intégral

1f.62// Año de 1616/

2Expediente formado sobre la Visita General que se hizo en los términos de este gobierno del Reyno de la Nueva Galicia.

  • 1 Archivo de Instrumentos Públicos del Estado de Jalisco, Tierras y Aguas, Libro 1, Documento 3. Ver (...)

3Quad. [Cuaderno] 21 del legajo No. lo. del siglo pasado de 1600.1

4//f.63// Doctor Alonso Perez Marchan, Doctor Canal de la Madriz

5El licenciado don Diego de Medrano

6Registrada don Pedro de Palencia, Chanciller (firmas)

7Sin derechos Corregida

8La General para que el licenciado don Juan Dávalos y Toledo Oidor de esta Real Audiencia a quien está cometida la visita de este Reino la prosiga y acabe.

9//f.63r// Don Phelippe por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León de Aragon, de Aragon [sic], de las dos Sisilias, de Hierusalem, de Portugal, de Nabarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Çerdeña de Andorra, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarves, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra Firme del mar océano, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, Brabante y Milán, Conde de Abspurg, de Flandes y de Tirol y de Barcelona, señor de Bizcaya y Molina, etcétera. A vos el licenciado Don Juan Davalos y Toledo, Oidor de mi Real Audiencia y Cnancillería que reside en la ciudad de Guadalajara, del mi Nuevo Reyno de la Galicia, bien sabéis, que porque conviene a mi servicio y a la perpetuidad, conservación, buen tratamiento y doctrina de los naturales y vecinos de él, tengo ordenado y mandado que uno de los oidores de la mi Audiencia, por su tanda salga a visitar todas las ciudades, villas y lugares y pueblos que hubiere en el dicho mi Nuevo Reino de la Galicia, por la necesidad que de ello tiene, y porque pende de las dichas visitas el remedio universal de los dichos naturales, como se contiene y declara en las Leyes Nuevas, fechas para el buen gobierno de las Yndias. Y habiendo entendido lo que lo referido importa y para que tenga efecto, confiando en vuestra persona, celo, y rectitud, que siempre habéis tenido y mostrado en las cosas de mi servicio y que en todo haréis lo que conviene, a mi satisfacción. Visto por mi Presidente y Oidores de la dicha mi Audiencia acordaron que os debía cometer la visita que dejastis [sic] comenzada y por fenecer respecto del impedimento y enfermedad que estando en ella os sobrevino, y que para ello debía mandar dar ésta mi carta para vos en la dicha razón y yo túvelo por bien, porque os mando que luego que os sea entregada salgáis a proseguir y acabar la dicha visita, en todas las partes y lugares del dicho mi Nuevo Reyno de la Galicia, haciéndola conforme a lo que está ordenado y dispuesto en las ordenanzas y cédulas mías, y en particular, por lo que mandé librar en Tordeçillas, a veinte y cuatro de julio del año pasado de mil y seiscientos y uno. Y os informaréis y averiguaréis, los agravios, molestias, y vejaciones que se hubieren hecho a los naturales, así a los que están en mi Real Corona como en encomiendas de personas particulares, por sus encomenderos, caciques, gobernadores, justicias y otras personas, y desagraviaréis a los que halláradis que lo están; haciéndoles volver y restituir lo que les fueren a cargo. Y si los dichos encomenderos han tenido y puesto el cuidado y diligencia que deben y son obligados en la conversión y doctrina de los naturales de sus encomiendas conforme a la obligación que tienen por los títulos de ellas, y lo por mí dispuesto y ordenado en las dichas Nuevas Leyes y otras mis cartas y cédulas en la razón dadas, o si lo han dejado de //f.64// hacer con remisión y descuido y si con sus vidas y costumbres les han dado y dan mal ejemplo y escándalo ellos o sus criados, esclavos y allegados, o si les han fecho fuerzas, agravios y malos tratamientos, llevándoles tributos demasiados, o en otra manera; y si en el género de ellos han hecho algunos excesos commutándolos en otro género o especie, o si se han servido de ellos personalmente, por fuerza y contra su voluntad, con paga o sin ella, en sus aprovechamientos, o de otras personas sin licencia mía, o de la dicha mi Audiencia o Gobierno. Y si les han tomado, llevado, o robado de ellos y de sus encomiendas, o comunidades, comida u otras cosas que no sean debidas y pertenecientes, sin se lo pagar, y en qué cantidad ha sido, y si el tributo que los dichos indios les habían de dar en especie, señalada y tasada se lo tornaron a revender a más precio de lo que entre ellos valía, y si halláredeis que en lo referido, o en otras cualesquier cosas los dichos encomenderos, gobernadores, principales u otras personas a quien estuvieren prohibidos semejantes tratos y contractos, hubieren excedido procederéis contra ellos, conforme a justicia brevemente, castigando a los culpados y haciendo restituir a las partes lo que se les debiere. Y si de las dichas averiguaciones resultaren algunas culpas contra los alcaldes mayores, corregidores y sus tenientes y otras justicias y escribanos o algunas presentaren ante vos capítulos, demandas o querellas los admitiréis y haréis de ellas las averiguaciones e afirmaciones que convengan, así de oficio como de pedimento de partes y llamadas y oídas, conclusas las causas las veréis y determinaréis conforme a derecho. Y visitaréis los procesos, registros y demás papeles de los escribanos públicos, del número y reales y de diputación, notarios y procuradores y otros oficiales y ministros y procuraréis saber, si los unos y los otros han guardado las leyes y pragmáticas, de estos Reynos y si resultare culpa contra ellos los castigaréis conforme a una mi Real Cédula que os será entregada, su fecha en Madrid a treinta de marzo de mil y quinientos y setenta y seis.

  • 2 El mencionado.
  • 3 Intestado: sin haber hecho testamento.

10Y asimismo, visitaréis las tasaciones que están hechas a todos los pueblos de naturales, así de mi Real Corona como de encomenderos. Y os informaréis y sabréis si los naturales de ellos están agravados [sic] así por ser excesivos los tributos que les están repartidos y no tener el género de ellos de su cosecha, labranza y crianza, como por habérseles muerto y ausentado algunos tributarios. Y si los naturales de los dichos pueblos son ricos, o pobres y qué granjerias y aprovechamientos tienen, y dónde los llevan a vender y distribuir, y si están en comarcas de algunas poblazones de españoles con cuya contratación y comercio pueden ser aprovechados. Y asimismo, procuraréis saber y averiguar si hay algunas personas casados [sic] en mis Reynos de Castilla, contra los cuales procederéis y verificándose, los enviaréis a hacer vida con sus mujeres como lo tengo mandado, //f.64r// por mis cédulas. Y visitaréis las estancias de ganado mayor y menor y sabréis si los ganados de ellas han hecho algunos daños, en labores y sementeras de los naturales y otras personas, y los que hubieren fecho, haréis que los paguen y satisfagan los dueños de los dichos ganados, a los que los hubieren recibido. Y si algunas de las dichas estancias estuvieren en conocido y notable daño y perjuicio de los dichos pueblos, y se hubieren asentado y poblado sin títulos y recaudos bastantes, las quitaréis y mandaréis quitar y despoblar y que se saquen de ellas y de los términos de los dichos pueblos, los dichos ganados, conforme a lo que tengo proveído y mandado por cédulas y provisiones y últimamente por una mi Real Cédula, su fecha en Tordeçillas a veinte y cuatro de julio de mil seiscientos y un años, cuya copia se os entregará por mi escribano de Cámara y Gobernación y ussoescripto.2 Y proveeréis cómo se visiten las ventas y mesones de los caminos, pueblos, partes y lugares, por donde fuéredis y pasáredis, y castigaréis los venteros y mesoneros que hubieren excedido de sus ordenanzas y aranceles. Y si hubieren cometido otros delitos y pecados públicos, en agravio de los naturales de los pueblos comarcanos y de otras cualesquier personas dándoles mal ejemplo y escándalo. Y os informaréis si los clérigos, frailes y religiosos que estuvieren proveídos en las dichas ciudades, villas, pueblos y minas, acuden con el cuidado y diligencia que deben y es necesaria a la administración de los Santos Sacramentos, doctrina y buen ejemplo a los naturales y españoles, de manera que se descargue mi Real Conciencia y ellos cumplan con la obligación de sus oficios; o si en ello han sido y son negligentes, y si han causado y causan, a los dichos naturales, algunos daños en lo temporal y espiritual, dándoles mal ejemplo, y tomándoles sus bienes y hacienda, apremiándoles a que hagan ofrendas contra su voluntad y sirviéndose de ellos en sus granjerias y aprovechamientos; y si por su mandado han hecho algunos edificios, casas y monasterios y hospitales e iglesias, y si en ello guardan el orden que tengo dada. Y si de lo referido resultare que se deba poner algún remedio, me haréis relación de ello, y en el entretanto, lo pondréis como hubiere lugar de derecho, de manera que se atajen y cesen los agravios de los dichos naturales; así en la administración de su doctrina como en sus personas y haciendas, haciéndoles pagar su trabajo y jornales. Y veréis si los dichos edificios y obras que hacen son forzosas, de manera que no se pueda pasar sin ellas; y siéndolo, proveeréis que se continúen con el menor daño y vejación de los dichos indios que ser pueda, no moderándolos y reduciéndolos a sólo aquello que pareciere convenir, y los que no fueren necesarios, haréis que no se prosigan, sino que se queden en el estado en que estuvieren. Y tomaréis cuenta a las comunidades de los dichos pueblos y sabréis como se han gastado, //f.65// gastan y destribuyen los bienes y propios de ellas, y haréis cobrar los alcances que les hiciéredis y meterlos en las cajas de las dichas comunidades. Y sabréis si los dichos encomenderos y otras personas, contra lo que tengo dispuesto y ordenado, han cargado a los indios con mercaderías y otras cosas llevándolos de unos pueblos a otros, y si por haberlos cargado se les ha seguido algún daño en sus bienes y hacienda; guardando en esto lo que está proveído y mandado por mis cédulas dadas en este caso. Y os informaréis si los dichos encomenderos u otras cualesquier personas tienen en su servicio y casas algunos indios de los pueblos de sus encomiendas y de otras, contra su voluntad, y si les han hecho algunos malos tratamientos o dejádoles de pagar lo que se les debe de su servicio. Y tomaréis cuenta de las penas de Cámara y gastos de justicia a cualesquier justicias y personas a cuyo cargo estuviere su cobranza y administración. Y de los bienes de difuntos, así de los que hubieren muerto abintestato3 como testando, que estuvieren sus herederos en los Reynos de Castilla, sigún y como se declara en las ordenanzas fechas en esta razón; y los alcances que les hiciéredis con las deudas que a los dichos difuntos y a sus herederos se debieren, los haréis cobrar a costa de los dichos bienes, y los enviaréis a poder del oidor Juez General de Bienes de Difuntos de dicho mi Nuevo Reyno de la Galicia con cuenta y razón, para que siguiendo el orden que tengo dado los envíe a los dichos Reynos de Castilla, para que los hayan las personas a quien pertenecieren. Y si halláredis que entre los naturales andan algunos moriscos del Reyno de Granada, u otras personas extranjeras de mis reinos y señoríos, a quien está prohibido no pasen a estas partes, ni residan en ellas, por el mal ejemplo de sus vidas y costumbres, haréis que sean llevados a los dichos Reynos de Castilla. Y si halláredis que en algunos de los dichos pueblos hay falta de doctrina, me haréis relación de ello, para que se trate con el obispo de este obispado y la ponga suficiente. Y si en ellos hubiere algunos clérigos o religiosos, que no convenga que estén, así por mal ejemplo a los dichos naturales, como por otros inconvenientes para los efectos que es justo haya en su doctrina, daréis aviso de todo a la dicha mi Audiencia, para que en ellos ponga el remedio que ser pudiere y hubiere lugar. Y asimismo, visitaréis las boticas de medicina que hubiere en cualesquier partes y lugares, y las que hubiere corruptas y mal acondicionadas las haréis derramar. Y procuraréis saber si los mineros y vecinos de este Reyno tratan y doctrinan a sus esclavos, como deben; y ordenaréis lo demás que sea necesario para el buen aumento y conservación de las dichas minas y que su beneficio se vaya dilatando y ampliando. Y asimismo sabréis y averguaréis si se han hecho algunos indios esclavos perpetuos, o por algún tiempo, y los daños e inconvenientes que de ello han resultado, en lo cual guardaréis y cumpliréis, lo que está proveído //f.65r// acerca de esto por cédulas mías y provisiones de la dicha mi Audiencia. Y asimismo os informaréis de la tierra y pueblos por donde pasáredis visitando el número de pobladores que en ellos hubiere y qué aprovechamientos tienen; y cómo podrían mejor sustentarse. Y las iglesias y monasterios que hay en las dichas partes, y si será menester edificar otros, y qué edificios convendrá hacer, y para el ennoblecimiento y ornato de la dicha tierra; y qué orden se podrá dar para que se ordene bien y con seguridad de los caminos, y en todo lo demás anexo y concerniente a la dicha visita, bien y conservación del Reyno haréis y proveeréis todo lo que convenga y viéredis ser necesario, como quien ha de tener la cosa presente. Y para los dichos efectos y cada uno de ellos, haréis parecer ante vos cualesquier personas de quien entendiéredis ser informado de la verdad, y contra quien se pusieren demandas o querellas públicas o secretas, procederéis de oficio, y si fuere necesario hacer contra ellos y con ellos cualesquier autos o diligencias tocantes a la dicha visita, lo haréis, imponiéndoles para ello las penas que os pareciere, las cuales ejecutaréis en los rebeldes e inobedientes, llevando vos y vuestro alguacil, y alguaciles que nombráredis, vara alta de mi Real Justicia por todas las partes y lugares, por donde fuéredis o enviáredis. Y mando a los gobernadores, corregidores, alcaldes mayores y ordinarios y a sus tenientes y a los demás jueces y justicias de todas las ciudades, villas y lugares, pueblos y minas donde hiciéredes la dicha visita y por donde pasáredis, y de otras cualesquier partes de mis reynos y señoríos, os obedezcan, cumplan y ejecuten vuestros mandatos, cartas de justicia, ejecutorias y receptorías y otras cualesquier ejecutándolas en las personas y bienes de aquellos contra quien las despacháredis, y que parezcan ante vos a los plazos y tiempos que les señaláredis, sin excusa ni remisión alguna, so las penas que les pusiéredis en que desde luego los doy por condenados, lo contrario haciendo y las ejecutaréis en ellos. Y asimismo, os informaréis por las partes y lugares por donde pasáredis, si los alcaldes mayores o jueces de residencia, u de comisión, receptores u otros que por mi Real Audiencia o jueces oficiales de mi Real Hacienda se hubieren despachado a comisiones, en cualquier manera y las demás justicias que han sido, son y fueren, han procedido en sus oficios con la rectitud y justificación que son obligados, y los excesos que han cometido procediendo contra ellos y cualesquier de ellos conforme a derecho.

11[Al margen] Salarios:

12Y mando que hayáis y llevéis el tiempo que os ocupáredis en proseguir y acabar la dicha visita, de salario y ayuda de costa de más del que os está señalado de oidor, a razón de doscientas mil maravedís por año. Y Alonso Perez de Torres, receptor de la dicha mi Audiencia que mando vaya con vos a la dicha visita, demás de los derechos de los negocios que ante él pasaren, cinco pesos de oro común en cada un día y si estuviere ausente u ocupado //f.66// o impedido pasarán los autos que hiciéredes, ante los escribanos que [he] nombrado. Y a Antonio Gonçalez, alguacil, cuatro pesos y a Bartolomé de la Cruz, intérprete, tres pesos, todos del dicho oro común en reales. Los cuales dichos salarios se libren y paguen en esta manera: A vos el dicho mi oidor, visitador, de las dichas doscientas mil [sic] maravedís, que así tengo mandadas dar de ayuda de costa al oidor que saliere a hacer la dicha visita; y a los demás oficiales, de los gastos de justicia que aplicáredis en las condenaciones que hiciéredes durante el tiempo de la dicha visita y que se hicieren y hubieren fecho en este Reyno, y no siendo suficiente en penas que en la dicha visita aplicaréis a mi Real Cámara, y si en lo uno ni en lo otro, no hubiere conveniente cantidad, les mandaré pagar en esta mi corte, de donde parezca convenir. Y los alcances que así hiciéredis, de las dichas penas de cámara y gastos de justicia y los que vos aplicáredis, y los pesos de oro que se cobraren por vuestro mandado pertenecientes a bienes de difuntos, los depositaréis con cuenta y razón, para que con ella la dé el depositario que nombráredis, venido que sea a la dicha mi corte, de lo que entrare en su poder; que para todo lo contenido en ésta mi carta y lo a ello anexo y concerniente, os doy el poder, comisión y facultad, cuan bastante de derecho se requiere y es necesario, y no hagáis cosa en contrario, so pena de la mi merced. Dada en la ciudad de Guadalajara a veintiocho días del mes de septiembre de mil y seiscientos y diez y seis años.

13Bartolome de Colmenares, escribano de Cámara y Gobierno de la Real Audiencia del Nuevo Reyno de Galicia. Por el Rey Nuestro Señor la fize escribir por su mandado con acuerdo de su Presidente y Oidores, (firma)

14//f.66r// [Al margen] Fe de la partida del Señor Visitador para proseguir su visita:

15Yo Alonso Perez de Torres escribano mayor de minas y de la Real Hacienda de esta ciudad de Guadalaxara y receptor de la Real Audiencia de este Reyno, doy fe y verdadero testimonio que el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo, del Consejo del Rey Nuestro Señor, su Oidor de la dicha Real Audiencia, a quien por esta Real Provisión está cometido el proseguir y fenecer la Visita General de este Reyno, en cumplimiento de ella, salió de esta ciudad vestido de camino, en compañía de mí, el dicho receptor escribano de la dicha visita y de Antonio Gonçalez, alguacil mayor y de Bartolome de la Cruz, intérprete de ella, como a las cinco de la tarde, poco más o menos, hoy jueves trece de octubre de mil y seiscientos diez y seis años. Y para que de ello conste por mandado del dicho señor visitador, di la presente en el dicho día, mes y año, siendo testigo Juan Castillo, regidor de esta ciudad, don Juan de Guzmán, Provincial de la Hermandad y el factor Francisco de Castro Santisidro.

16Alonso Perez de Torres, escribano receptor (firma)

17[Al margen] Juramento de escribano, alguacil mayor e intérprete de esta visita:

18En el pueblo de Tonala, de la Nueva Galicia, catorce días del mes de octubre de mil y seiscientos diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos de Toledo del Consejo del Rey Nuestro Señor, Visitador General de este Reyno, hizo parecer ante sí, a mí el presente escribano receptor de esta visita y a Antonio Gonçales, alguacil mayor y a Bartolome de la Cruz, intérprete de ella, y de cada uno recibió juramento, por Dios Nuestro Señor y por la señal de la Cruz, en forma de derecho y so cargo de él, prometimos de usar los dichos nuestros oficios cada uno, por lo que nos toca bien y fielmente guardando el secreto debido, en los casos que se requiera, y en todo y por todo la legalidad que conviene y lo firmaron, y el dicho señor oidor lo rubricó.

19Antonio Gonçalez Ante mí Alonso Perez, receptor

20Bartolome de la Cruz (firmas)

21//f.67// Auto y Edicto General de la Visita del Reyno:

22Sepan todos los vecinos, los moradores, y estantes en esta ciudad de Guadalaxara y de todo este Reyno de la Galicia, cómo el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo, del Gobierno de Su Majestad, y Oidor en esta Real Audiencia, sale a proseguir la visita de este Reyno, y porque ha de conocer de cualesquier pleitos y causas, así civiles como criminales contra cualesquier personas, aunque sean corregidores, alcaldes mayores, o otras justicias y ministros de ella y escribanos, así de oficio como a pedimento de parte, y contra encomenderos y señores de estancias y sitios de tierra que ocurrieren, y de que su merced tuviere noticia. Y asimismo, ha de averiguar y castigar pecados públicos y otros cualesquier excesos que pidan remedio, así hechos contra españoles como contra los indios en cualquier manera que sea, y los daños que se les han hecho con los ganados de señores de estancias o por otras personas, y porque el conocimiento y ejecución de lo referido ha de ser bien y sumariamente, sin dilaciones, como Su Majestad manda, y en diversas partes y lugares, y las personas que pueden resultar culpadas por la dicha visita e informaciones secretas, son inciertas, y no se saben al presente, y sus nombres han de resultar de la dicha pesquisa, y podría ser que o por malicia o ignorancia se ausentasen de sus haciendas, y no estuviesen en los lugares y partes por donde se ha de ir haciendo la dicha visita del Reyno, y no se podrían hacer los autos con los susodichos, y darles traslado de lo que se hubiere de hacer y descargarse de las culpas que contra ello resultaren de la dicha visita. Por tanto, por este edicto y auto, su merced cita, llama y emplaza a todos los interesados y a todos aquellos que en //f.67r// cualquier manera les pueda resultar interés alguno, daño o perjuicio de cualquier cosa que resulte de la dicha visita, para que parezcan ante su merced a seguir sus causas y tomar traslado de lo que se les debiere dar, donde serán oídos por sí o por sus procurados [sic] con poder bastante. Y asemismos [sic] los dichos señores de estancias, sitios y caballerías de tierras o otras haciendas, y encomenderos, por sí o por sus procuradores con poderes bastantes, asistan en las dichas partes de sus haciendas, para todo lo que acerca de la dicha visita fuere necesario hacerse y sustanciarse con ellos. Y los alcaldes mayores, corregidores y otros ministros de justicias y sus oficiales y los escribanos asistan para el mismo efecto en sus partidos, para que de esta manera puedan ser satisfechas las partes agraviadas, y lo contrario haciendo todas las personas de susoreferidas en este auto, su ausencia y rebeldía habida por presencia, procederá su merced en todos los negocios que resultaren de la dicha visita, así civiles como criminales; o en otra manera, como si estuvieren presentes y se les notificarán, los autos y sentencias, y todo lo demás que requiere notificación, en los estrados de su Audiencia, que serán las casas donde posare, por las partes donde fuere proseguiendo y acabando la dicha visita, los cuales, desde luego le señala, y para que cualquier interesado y persona comprendida en este auto, sepan y entiendan las partes y lugares por donde se ha de ir haciendo la dicha visita, y no pretendan ignorancia. Se les hace saber que han de ser a Tacotlán, Taltenango, Chalcheiguites, Sombrerete, Rio de Urdiñola, Maçapil, Salina de Santa Maria, Çacatecas, Ramos, Salinas del Peñol Blanco, Charcas, //f.68// Agua del Venado, Sierra de Pinos, Aguascalientes, Tequaltiche, Lagos, Ponçitlan, Taximulco y otras partes y lugares circunvecinos a los referidos, y las estancias, sitios y caballerías de tierra y minas en el dicho circuito que convenga visitar y para que con más libertad los agraviados e interesados, así españoles como indios, puedan pedir su justicia, y los que hubieren de ser testigos, digan sus dichos sin temor, el dicho señor oidor, desde luego los recibe en nombre de Su Majestad debajo del amparo y auxilio real, para que ninguna persona de cualquier calidad, estado o condición que sea, no sea osado amenazar o injuriar de obra ni palabra a los susodichos, en razón de lo referido y de lo tocante de la dicha visita, ni por vía alguna los impidan el pedir, ni seguir su justicia, so pena de ser gravemente castigados, como persona que va contra el seguro real, y dos mil pesos para la Cámara de Su Majestad y salarios de la dicha visita, en que desde luego les da por condenados; y el dicho señor oidor porque venga a noticia de todos, mandó que se pregone este auto y [... roto] en la plaza pública de esta ciudad en tres días diferentes, sucesivamente uno en pos de otro y así lo proveyó y firmó. Fecho en Guadalaxara a veinte y nueve días del mes de setiembre de seiscientos y diez y seis.

23Licenciado Don Juan Davalos y Toledo Por mandado del señor visitador, Alonso Perez, receptor (firmas)

24//f.68r// [Al margen] Pregón:

25En la ciudad de Guadalajara a primero día del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años estando en la plaza pública de esta ciudad se pregonó el auto de esta otra parte según y como en él se contiene, en altas e intelegibles voces, por voz de Alonso de Mendoça, pregonero público, siendo testigos don Melchor Ramírez de Pinedo, alcalde ordinario de esta ciudad y el padre Juan de Padilla, presbítero y Francisco de Cepeda, vecinos de ella.

26Alonso Perez, receptor (firma)

27[Al margen] 2 Pregón:

28En la ciudad de Guadalajara a tres días del dicho mes de octubre se volvió a pregonar el auto como en él se contiene, en la plaza pública de esta ciudad, por voz de dicho pregonero en altas e intelegibles voces, siendo testigos Francisco de Velasco, Francisco Mendes, mercader y Nicolas de Morillo, vecinos y estantes en esta ciudad. Alonso Perez, receptor (firma)

29[Al margen] 3 Pregón:

30En la ciudad de Guadalajara a cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos diez y seis años, estando en la plaza pública de esta ciudad se dio otro pregón, como los de arriba, por voz de dicho pregonero, siendo testigos: Antonio de Açebes, Francisco de Belasco y Francisco Gutierrez, vecinos de esta ciudad y de ello doy fe. Alonso Perez, receptor (firma)

31//f.69// Segundo interrogatorio general para la visita de este Reyno que hace el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo del Consejo del Rey Nuestro Señor, Oidor de la Real Audiencia de Guadalajara.

32Por las preguntas siguientes se examinen los testigos que de oficio se recibieren en la Visita General de este Reyno de la Nueva Galicia.

33I. Primeramente, si los indios tienen cuidado de ir a la doctrina y oir misa y si hay algunos vagabundos, de mal ejemplo y vivir y borrachos y personas que hagan vino de cualquier manera y género que sea. Y si tienen respeto al ministro de doctrina y le obedecen; y si acude bien y con puntualidad a su enseñanza como está obligado, el dicho ministro de doctrina, y a decirles misa confesarles y sacramentarles.

34II. Si saben que en este pueblo hayan y vivan negros, o negras, mulatos o mulatas libres o que no lo sean. Y si hay indios ociosos que no haga [sic] milpas ni crien gallinas, y traen armas o las tienen en sus casas. Y si se matan terneras, vacas o novillos en este pueblo y se vende carne.

  • 4 Repartimiento de indios: trabajo forzoso, por turno, pero recibiendo salario. Derrama: tributo adi (...)
  • 5 Charles Gibson se refiere a los tepixqui como un funcionario del calpulli, pero en este caso el ta (...)

35III. Si saben, si las justicias, gobernadores, alcaldes y principales, indios del pueblo u otra persona alguna hacen agravios, vejaciones y malos tratamientos a los indios, y si les echan algunos repartimientos y derramas,4 y si en el repartir del tributo para Su Majestad les hacen agravio, y en el servicio personal de tapisques5 y molenderas u otro servicio.

  • 6 Tamemes: cargadores indígenas.

36IIII. Si saben si las justicias u otras personas hayan cargado o consentido cargar indios por tamemes,6 con algún género de mercaderías o con otra cualquier cosa contra lo proveído y mandado por Su Majestad o la Real Audiencia de este Reyno. O si las dichas justicias les han compelido a trabajar en sus minas, estancias o labores o con sus ganados, contra su voluntad y sin pagárselo, o mandado sirvan a otros, o les han tomado su ropa u otras cosas de comer o caballos, sin pagarles o a menos precio.

  • 7 Cepo: instrumento de tortura que consistía en dos maderos gruesos en donde se aseguraba la gargant (...)

37V. Si saben que en alguna estancia, minas u otras partes tengan o hayan tenido algunos indios, sirviéndose de ellos contra su voluntad, o si haya alguna //f.69r// persona tenido cárcel privada, prisiones o cepos,7 y en ellas, presos algunos indios o indias o personas libres o les hayan azotado y tresquilado [sic].

38VI. Si las estancias de ganado mayor o menor circunvecinas están en perjuicio de este pueblo, y reciben y han recibido los indios de él, daño, así de los ganados como de la gente de las dichas estancias y de la que anda en ellas. Y si las estancias de ganado menor se han hecho de mayor o al contrario, u otras labores se han hecho estancias, y si están sin título y merced algunos en las dichas estancias, labores y caballerías de tierra, y si el ganado se trae por los dueños con bastante guarda y custodia. Y si en las dichas estancias hay más ganado que pueden sustentar los términos de ellas; y si algún criador de ganado menor ha entrado a agostar en estancia de ganado mayor.

39VII. Si alguna persona ha pegado fuego a las sabanas y por cuyo mandado [sic].

40VIII. Si saben que en las estancias los señores de ellas, criados o mayordomos se sirven de esclavos ajenos, o los han ocultado o encubierto; y si hay en las dichas estancias, hombres de mal vivir y ejemplo.

41IX. Si saben que en las estancias de esta comarca o en otros lugares se hayan muerto vacas o terneras, o cualquier ganado ajeno, sin licencia de sus dueños, y sin la dicha licencia los mayordomos o criados de las dichas estancias han vendido algún ganado de sus amos.

42X. Si saben que alguna persona haya herrado ganado ajeno, o apagado las señales y hierros de sus verdaderos dueños, y si los dueños de ganados o los compradores los han vaqueado y sacado de sus querencias, sin haber citado dos días antes a los vecinos, y si los que han sacado ganados los han registrado ante las justicias como tienen obligación.

  • 8 Orejano: res que no tiene marca en las orejas, ni en parte alguna del cuerpo. Zimarrón: animal que (...)

43XI. Si saben si los criadores de ganado mayor o su gente han herrado el orejano o zimarrón,8 sin citar a sus circunvecinos criadores, o no se ha repartido el dicho orejano entre ellos.

44XII. Si fuere pueblo de encomienda, sean preguntados los testigos, si los encomenderos tienen cuidado de la enseñanza y doctrina de los indios de su encomienda, y si les han hecho algunos agravios y vejaciones, y les han tomado la comida, caballos u otra cosa, sin paga, o si se han servido de ellos, o les fuerzan a que les den tapisques y molenderas; o si han tenido algún indio con prisiones.

45XIII. Si saben que los dichos encomenderos cobran sus tributos en más cantidad //f.70// de las que se les deben conforme a su tasación o en diferentes géneros de lo en que están tasados, y si se los revenden o usan de otros fraudes en perjuicio de los dichos indios.

46VIII [XIV]. Si saben que los dichos encomenderos viven en los pueblos de su encomienda, y si han cargado por tamemes a los indios con ropa u otras cosas para llevar de una parte a otra parte.

  • 9 Indios laborios: trabajadores residentes en una hacienda.

47XV. Si saben si los mineros o mayordomos y sirvientes tienen cuidado de la doctrina de los esclavos e indios laboríos9 y tienen quien les administre los Santos Sacramentos, y si hay algunos que estén amancebados o hay indias casadas sin sus maridos y solteras.

48XVI. Si los indios de las cuadrillas son bien tratados de los mineros, mayordomos y gente sirviente, y si reciben o han recibido algún agravio de ellos, y si hay cárcel privada y en ella han tenido y tienen los dichos mineros o su gente, a algún indio u hombre libre o con prisiones, sin tener título para ello, y si hay algún indio en depósito y por quién.

49XVII. Si hay en esta ciudad, villa o pueblo amancebamientos y otros pecados públicos y hombres vagabundos y escandalosos, y algunos delincuentes que no hayan sido castigados, u hombres desterrados, y si las justicias [se] comunican con ellos y los admiten y disimulan y dejan andar libremente.

50XVIII. Si las justicias han hecho algunos agravios y malos tratamientos, de obra o palabra, o viven mal y escandalosamente, y si administran justicia a las partes que se la piden, sin parcialidad o son remisos en ella, y en castigar los delitos y pecados públicos.

51XIX. Si han dejado de cumplir las cartas y provisiones reales, o si han condenado a algún indio, por amancebado, en penas pecuniarias o por delito o deuda civil vendido su servicio, contra lo dispuesto y mandado por cédulas de Su Majestad, reservándolo privativamente a sus Reales Audiencias.

52XX. Si las dichas justicias han tratado y contratado cualquier género de mercaderías, o cosas por sí, o por interpósitas personas en su jurisdicción o con personas de ella, y si ha edificado casa o comprado alguna estancia o labor o ganado, o hecho sementeras en la dicha jurisdicción o con personas de ella.

53XXI. Si las dichas justicias han recibido presentes, dádivas y cohechos y otras cosas de los pleiteantes o de otras personas de su jurisdicción o sus hijos y mujeres.

54XXII. Si en las casas de las justicias ha habido juegos de albures, primera, quinolas u otros cualesquiera juegos de naipes, sacando baratos, y dineros por las barajas //f.70r// de naipes por sí o por interpuesta persona, y en qué cantidad ha sido esto y los juegos y cuántas veces.

55XXIII. Si han llevado más derechos, las dichas justicias, de los que les pertenecían, y si tienen arancel en su juzgado.

56XXIV. Si han procurado que esté la república bien abastecida de mantenimientos y a buenos precios, y si han ido a la parte con el obligado de las carnicerías u de otros mantenimientos.

57XXV. Si hay algún hombre casado que esté ausente de su mujer y no haga vida maridable con ella, o la tenga en los Reynos de Castilla, y si hay algún extranjero que esté en estas partes sin licencia de Su Majestad y sin haberse compuesto. Y si ha muerto en esta jurisdicción alguna persona abintestato, o sin testamento, sin dejar herederos, o que estén en Castilla, y que las justicias se hallan metido en sus bienes o sus albaceas y vendídolos. Y si en la venta ha habido alguna fraude y colusión.

58XXVI. Si los escribanos han hecho bien y fielmente su oficio y no han hecho falsedad o mudado la verdad, y si han guardado el arancel real no llevando a las partes más derechos de los que según él les vienen; y si algún escribano real ha hecho contratos o testamento en estas partes.

  • 10 Tablaje: garito, casa a donde acuden a jugar los tahures.

59XXVII. Si los carceleros han hecho bien y fielmente su oficio, y si tratan bien a los presos, y si los dejan andar fuera de la cárcel sin mandamiento de juez competente, y si en ella permiten juegos y tablajes,10 si tienen libro de entradas, y si llevan demasiados derechos o algunas imposiciones.

60XXVIII. Si los alguaciles mayores o sus tenientes hacen algunos agravios, y si hacen bien sus oficios, y han dejado de cumplir algunos mandamientos, así en lo civil como en lo criminal, y si llevan más derechos de los justos.

  • 11 Santa hermandad: Tribunal para castigar los delitos cometidos en el campo; encargado de perseguir (...)

61XXIX. Si los alcaldes de mesta, hermandad11 y registros y sus oficiales han hecho algunos agravios, y si se han entremetido en casos no tocantes a sus oficios, y si han hecho bien sus oficios.

62Licenciado don Juan Davalos y Toledo

63Ante mí Alonso Perez, receptor (firmas)

  • 12 Sujeto: pueblo de indios subordinado a una cabecera.

64//f.71// Visita de la jurisdicción del Corregimiento de Tonala y sus sujetos.12

Visita del pueblo de Tonala

65[Al margen] Testigo: el padre fray Miguel de Guebara, vicario de este pueblo:

  • 13 Bajo palabra sacerdotal.

66En el pueblo de Tonala a quince días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo, del Consejo del Rey Nuestro Señor, Su Oidor de la Real Audiencia de Guadalajara, Visitador General de este Reyno, para la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo tomó y recibió juramento del padre fray Miguel de Guebara, de la orden de San Augustín, vicario de los indios de este pueblo y lo hizo in berbo sacerdotis,13 poniendo la mano en su pecho y so cargo de él, prometió de decir verdad y siendo preguntado por las preguntas del interrogatorio, dijo lo siguiente:

67[Al margen] Véase lo proveído acerca de esto en la visita siguiente del pueblo de Sant Martin.

68I. A la primera pregunta dijo, que es menester remedio en cuanto toca a que los indios de este pueblo van mal y tarde y de mala gana a oir misa y a la doctrina, y muchas veces han ido a media misa; y ha acontecido salir este testigo, con su bordón, por el pueblo para juntarlos para la doctrina, y apenas puede conseguir esto, y así los ve poco aficionados a las cosas de Dios; pero que son obedientes al ministro de doctrina. Y no sabe este testigo que haya algún indio de mal vivir, ni siente que haya borracheras, ni quien venda vino; y esto es lo que sabe de esta pregunta.

  • 14 Fue miembro del cabildo de Guadalajara, el dato más antiguo que se encontró es de 1609, fecha en q (...)

69II. A la segunda pregunta dijo, que no sabe otra cosa de ella, sino que en este pueblo, ha visto el testigo, que cada semana Francisco Suarez Ybarra14, alférez de Guadalajara, mata por mano de sus criados una res públicamente, y la venden a los indios de este pueblo y no sabe este testigo si es hembra o macho, y esto responde.

70//f.71r// III. A la tercera pregunta dijo, que de lo que de ella sabe, es que ha habido muchas quejas, en general de los indios del pueblo, contra don Francisco Luis, gobernador de este pueblo, que en particular no se acuerda, sólo sabe que está muy malquisto, y asimismo es un indio en extremo viejo [e] inútil y que no sirve de nada, ni procura la doctrina de los indios, ni el gobernarles, ni cosa ninguna; y que él por la mayor parte hace alcaldes y [sic] los peores indios, sacándolos de tapisques, para alcaldes, en especial Juan Bicente que al presente es alcalde, que era tapisque, y esto sabe de esta pregunta.

  • 15 En adelante las preguntas acerca de las que no saben nada los testigos se suprimen.

71IIII. A la cuarta pregunta, dijo que de ella no sabe nada.15

72XXVI. A la veinte y cinco preguntas, dijo que de lo que sabe de ella es que está en este pueblo un hombre español llamado Antonio de Montion, el cual sabe este testigo, que está públicamente amancebado con una mestiza, viuda, llamada Catalina, y esto es con grande escándalo y nota de todo el pueblo, y la lleva de aquí para allá, de unos lugares a otros, y muchas veces este testigo les ha rogado en secreto que se confiesen, y que ella oiga misa, y no tiene remedio de hacerlo, y cuando va, es a media misa; y muchas veces en público en la iglesia, este testigo les ha reprendido el dicho amancebamiento el cual ha cinco años [sic], y no hay indio en este pueblo que lo ignore y es con tanta desvergüenza, que la cuaresma pasada, la llevó a las ancas de su caballo a confesar, al pueblo de Sant Pedro, y la tornó e trujo; lo cual sabe este testigo porque así se lo dijeron los fiscales y otros indios, y la dicha Catalina mestiza, trujo a este testigo la cédula de confesión de un fraile del dicho pueblo; y este testigo sabe que están amancebados los susodichos porque algunas veces ha entrado en su casa, y están ambos comiendo juntos, y duermen dentro de la dicha casa y de día sale [sic] atacándose y vistiéndose y otros actos, de manera que parece su mujer, el cual ha muchos años que no hace vida con su mujer, que la tiene en Salatitlan, //f.72// y él asiste siempre en este pueblo, y cuando va alguna vez a ver a la dicha su mujer, es para aporrearla; lo cual sabe este testigo porque la misma mujer se le ha quejado de esto varias veces; y esto sabe de esta pregunta. Y que lo que dicho tiene es la verdad, para el juramento que tiene fecho; leyósele y ratificose en ello, y que es de edad de veinte y seis años, y lo firmó; rubricolo el señor oidor.

  • 16 En adelante se suprimen también los nombres de testigos y escribanos y "firmas".

73Miguel Ladron de Guebara Ante mí Alonso Perez, receptor (firmas)16

74[Al margen] Examen general que se hizo a los indios por el segundo interrogatorio de la visita:

  • 17 Principales: miembros de la clase alta indígena o que desempeñaban un cargo importante. Maceguales (...)
  • 18 Por no considerar necesario repetir las formas que se utilizan en los interrogatorios, se suprimir (...)
  • 19 Oficial de la caja de Cuadalajara, teniente de Cuitzeo y Poncitlán en 1575, familiar de la Inquisi (...)

75En el pueblo de Tonala en el dicho día... hizo parecer ante sí a los alcaldes, principales y maceguales17 de este pueblo, es a saber: don Francisco Luis, gobernador, Francisco Bicente, alcalde, Francisco Luis, alcalde, Juan Miguel, regidor, Simon Gregorio, Francisco Joseph, Gabriel Raphael, Juan Baltazar, Alonso Martin, otro Alonso Martin, Pedro Sebastian, y Martin Lucas, escribano, y Francisco Baltazar y otros indios que dijeron ser naturales de este pueblo, de los cuales y de cada uno de ellos fue recibido juramento, mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, y lo hicieron por Dios y por la Cruz, en forma de derecho, y so cargo de él, prometieron de decir verdad, a los cuales y a cada uno en particular, se les dio a entender las preguntas del interrogatorio segundo general de esta visita, tocantes a pueblos de indios, y se les preguntó qué tenían que decir al dicho señor visitador, y si les había hecho alguna persona algún agravio, y en especial fueron preguntados por lo contenido en la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, y sexta pregunta del dicho interrogatorio general18 y lo que dijeron en substancia fue, que ellos tienen cuidado //f.72r// de acudir a la doctrina y oir misa, y obedecen al ministro; y que algunas veces les ha dicho el padre fray Miguel de Guebara, vicario, que por qué están amancebados Antonio de Montion y Catalina, mestiza, y ellos le han respondido que aunque lo ven andar por este pueblo, no le han visto entrar en casa de la dicha Catalina, ni sabe que lo estén. Y que la gente de Francisco Suarez Ybarra, por su mandado, matan reses machos en este pueblo públicamente, una o dos cada sábado, y las venden a los indios. Y asimismo, Rodrigo de Ojeda,19 su corregidor que al presente es, les mandó dar tres indios, más ha de un mes, para que desherbasen una milpa que tiene Francisco Suarez Ybarra en una estancia cerca de este pueblo, los cuales fueron Pedro de Mendoça, Diego Anton y Alonso Phelippe, los cuales estuvieron tres días trabajando y no les pagó nada el dicho Ybarra, y de esto se quejaron los tres dichos indios a estos testigos.

76[Al margen] XX y XXV preguntas:

  • 20 Vecino de Guadalajara, obtuvo en 1606, en remate, uno de los seis regimientos de la ciudad por 500 (...)

77Y preguntados asimismo, por las veinte y veinte y cinco preguntas de dicho interrogatorio dijeron en substancia: dijeron [sic] que hay tres estancias alrededor de este pueblo, que son la del dicho Francisco Suarez Ybarra, y que está dos leguas de aquí, y la de Juan Castillo20 que está legua y media y la estancia de Çapotepeque que está dos leguas, digo, tres, y la de los padres de la Compañía, que está dos leguas. Y los ganados de todas las dichas estancias, y yeguas les hacen mucho daño y perjuicio en sus milpas, y se las comen, porque el dicho ganado llega cerca de este pueblo, y anda sin guarda, y muy desparramado; y asimismo, las vacas de Gonçalo Garcia, mestizo, que vive casado en este pueblo, las tiene aquí cerca y les hacen [daño], y el mismo les hacen las de Francisco Juan, indio natural de este pueblo. Pidieron al dicho señor oidor que mande apartar el dicho ganado, para que no les hagan los dichos daños. Y que lo que más les aflije, es que se hayan cargados con el repartimiento de tapisques, porque dan once a Guadalajara y tres a la obra de la iglesia Catedral, y cuatro a la estancia y labor de la Compañía, que habrá dos meses que los dan por mandamiento aparte del señor Presidente, y tres a los padres //f.73// de este convento, y pidieron a su merced que por amor de Dios los reservase de los dichos tapisques, siquiera por seis meses, para acabar la iglesia de este pueblo, que le falta poco y es muy buena; y esto dijeron y no otra cosa que se debiese escribir y el dicho señor lo mandó asentar por auto y lo rubricó, y lo firmó el intérprete.

78[Al margen] Testigo: Fray Francisco de Villegas, en lo que toca al amancebamiento de Montion:

  • 21 Gueypil o huipil: camisa de mujer.

79En el pueblo de Tonala en el dicho mes día y año, el dicho señor oidor, para lo que toca en lo que refiere en la veinte y cinco preguntas del interrogatorio de esta visita, el padre fray Miguel de Guebara, testigo de esta pesquisa secreta, hizo parecer ante sí al padre fray Francisco de Villegas, de la orden de San Augustin, sacerdote conventual, del convento de este pueblo, y lo hizo in berbo sacerdotis... en razón del dicho amancebamiento, dijo que es público y notorio en este pueblo, que Antonio de Montion, español, está amancebado con Catalina, mestiza, viuda, que anda en hábito de india, con gueypil21 [sic] y naguas y el dicho amancebamiento es con grande escándalo y mal ejemplo de los indios, y en ella el dicho Montion tiene un hijo o hija, y así lo oyó este testigo a muchos conocidos y conocidas y amigas de la dicha Catalina; y este testigo ha visto que el dicho Antonio de Montion entra y sale en la casa de la susodicha, públicamente, de noche y día, y este testigo lo ha visto de tres años que ha, que está en este pueblo, y que asiste alrededor de él, //f.73r// y ha oído a muchos indios que le han topado que lleva a las ancas a la dicha Catalina, de aquí para allí, y será de gran servicio de Dios Nuestro Señor, evitar el dicho amancebamiento y echar a la dicha Catalina de este pueblo, porque el dicho Montion, ha visto este testigo, que trae mucha gente de mal vivir a este pueblo, con grande ruido, como son los vaqueros y otra gente semejante; y asimismo, este testigo ha visto a la dicha mestiza camino de Guadalajara, que va caballera en yeguas, que este testigo conoce que son del dicho Montion, porque le ha visto andar a él muchas veces en ellas. Y tiene la dicha mestiza un hijo consigo, en su este pueblo, llamado Mendo, del matrimonio de su primer marido, que es escandaloso y perjudicial a los indios, y es soltero, de edad diez y ocho a veinte años y [a] este testigo los días pasados entrando en casa de la dicha mestiza se le escondió el dicho Montion que estaba dentro. Y que lo que dicho tiene es verdad...y que es de edad de treinta años y las generales no le tocan, y lo firmó...

80[Al margen] Testigo, el padre Fr. Pedro de Aguirre, en lo que toca [a]el amancebamiento de Montion:

81En el pueblo de Tonala en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor, para lo que toca al amancebamiento de Antonio de Montion y Catalina, mestiza, recibió juramento del padre maestro fray Pedro de Aguirre, de la orden de señor San Augustin, prior de este convento... dijo que este testigo ha oído decir al padre fray Miguel de Guebara, vicario que agora es de los indios de este pueblo, y a otras muchas personas //f.74// de él, y es muy público y notorio que el dicho Antonio de Montion y Catalina, mestiza, están amancebados, mucho tiempo ha, con publicidad, escándalo y mal ejemplo, sin que se haya podido remediar, y será servicio de Dios Nuestro Señor que el dicho amancebamiento se remedie y evite, y no sabe más de lo que dicho tiene. Lo cual es la verdad... y que es de edad de cincuenta años...

82[Al margen] Auto sobre todo lo que resulta de la visita del pueblo de Tonala:

83En el pueblo de Tonala, en el dicho día quince de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto la visita de este dicho pueblo, y la información y pesquisa secreta de ella, y lo que dicen los testigos acerca de matar novillos los vaqueros y gente de Francisco Suarez Ybarra, en este pueblo, por su mandado, contra lo dispuesto por la ordenanza veinte y nueve del señor doctor Santiago de Vera, Presidente y Gobernador que fue de este Reyno, y asimismo, lo que deponen en razón de que los ganados de las estancias circunvecinas y de Gonçalo Garcia, mestizo y de Francisco Juan, indio, vecinos de este pueblo, y lo tocante al amancebamiento de Antonio de Montion y Catalina, mestiza, y del repartimiento de tapisques y la reserva que de ellos piden los indios de este pueblo, para acabar la obra de la iglesia.

84[Al margen] Acerca del ganado que se mata de Francisco Suarez Ybarra:

85Dijo que mandaba y mandó, que yo el presente escribano saque un traslado de los dichos de los testigos de la dicha información y pesquisa secreta, en lo que dicen en razón de la dicha matanza de ganado, en este pueblo, del dicho Francisco Suarez Ybarra y autorizado en manera que haga fe, se lleve a la Real Audiencia de este Reyno, a quien remitía y remitió esta causa //f.74r// para que en ella provea lo que convenga, y en el dicho traslado se ponga copia autorizada de la dicha ordenanza veinte y nueve.

86[Al margen] Acerca de los ganados que hacen daños. Diose mandamiento a los indios y testimonio de lo proveído al corregidor para que lo ejecute.

87Y en cuanto a los daños que dicen de los dichos ganados mandaba y mandó que los señores de las estancias y ganados que los dichos indios dicen que son la de Mazatepeque, la de Juan Castillo, la de Francisco Suarez Ybarra y la de los padres de la Compañía y las vacas del dicho Gonçalo Garcia, mestizo y Francisco Juan, indio, traigan retirados, los dichos sus ganados, una legua de este pueblo, y con suficiente guarda y custodia, de manera que no hagan daño a las milpas, sementeras y guertas de los indios de este pueblo, con apercibimiento, que por el que hicieren le pagarán doblado; cuyo valor se aplica las dos partes al dicho indio a quien se hiciere y la última restante, a la comunidad de este pueblo, y pena de cien pesos, si no retiraren el ganado (como dicho es) una legua de este pueblo en caso que no hagan daño; y para este efecto se les notifique lo proveído por este auto a los dichos estancieros y dueños de ganado de susoreferidos, y se notifique asimismo, a Rodrigo de Ojeda, corregidor de este pueblo, lo cumpla y ejecute, so pena de un año de suspensión de oficio y cien pesos aplicados, la mitad para la Cámara de Su Majestad y la otra mitad a gastos de justicia. Y para ello se le entregue testimonio de este auto en lo que toca a esto.

88[Al margen] Notificación a Francisco Suarez Ybarra:

89En la estancia de la Concepción, de Francisco Suarez Ybarra, en diez y siete de octubre de mil y seicientos y diez y seis años, notifiqué este auto a Francisco Suarez Ybarra a quien conozco, para que le guarde en lo que le toca, el cual dijo que lo cumplirá.

90[Al margen] Amancebamiento de Montion y Catalina mestiza. Diose testimonio al corregidor para que la ejecute:

91Y en cuanto al amancebamiento de Antonio de Montion y Catalina mestiza, viuda, mandaba y mandó se le notifique que salgan de este pueblo dentro de cuatro días y no tornen a él, pena de doscientos azotes; y la dicha Catalina no viva en pueblo de indios, en conformidad de la cédula de Su Majestad, dada en Madrid a veinte y cinco de noviembre de mil y quinientos y setenta y ocho años. Y que no se junten en público ni en secreto, pena de ser gravemente castigados, y atento a que al presente los susodichos no están en este pueblo se entregue un testimonio de lo proveído acerca de esto al dicho Rodrigo de Ojeda, para que lo ejecute irremisiblemente debajo de la pena referida.

92[Al margen] Sobre [?] la reserva que piden los indios:

93Y en cuanto a la reserva que piden estos //f.75// indios para acabar su iglesia, y de los tapisques que dan de repartimiento; remitía y remitió lo pedido por los dichos indios al señor Presiderite y Gobernador de este Reyno, y que a los dichos indios se les den los mandamientos que pidieren en conformidad de este auto. Y así lo proveyó, mandó y firmó.

94[Al margen] Notificación:

95En el pueblo de Tonala, a diez y seis de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, mediante Bartolome de la Cruz, intérprete, notifiqué este auto a Juan Bicente y Francisco Luis, alcaldes de este pueblo, en razón de que acudan a la Real Audiencia para la reserva que piden se les haga de tapisques, para acabar su iglesia y dijeron que acudirán como se les manda y de ella doy fe.

96[Al margen] Notificación a Rodrigo de Ojeda:

97En la ciudad de Guadalajara, a diez y seis días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, notifiqué a Rodrigo de Ojeda, corregidor del pueblo de Tonala, lo contenido en el auto de arriba...

98[Al margen] Notificación a Gonçalo Garcia...

99[Al margen] Notificación a Francisco Juan, indio...

100//f.75r// [Al margen] Cuenta del dinero de la comunidad de este pueblo de Tonala:

101En el pueblo de Tonala, en el dicho día, mes y año el dicho señor oidor, hizo parecer ante sí, para hacer las cuentas del dinero de la comunidad de este pueblo, a don Francisco Luis, gobernador, Juan Bicente y Francisco Luis [sic], alcaldes de él, y a Francisco Xpoval, mayordomo, y habiendo exhibido el libro de las dichas cuentas y traído ante su merced la caja de tres llaves donde se guarda el dinero de la dicha comunidad, el dicho señor oidor habiendo visto la última cuenta que está en el dicho libro, fecha en cinco de enero de este presente año de mil y seiscientos y diez y seis por Francisco Suarez Ybarra, corregidor que fue de este pueblo, ante Juan de Liçoam, escribano nombrado, les hizo cargo de doscientos y veinte y ocho pesos y cinco tomines de oro común en reales, en que por la dicha última cuenta fueron alcanzados y por ella parece haber quedado todos en la dicha caja de tres llaves. Y los dichos gobernador, alcaldes y mayordomo, dieron en data y descargo lo siguiente: Primeramente, doscientos y tres pesos, en reales que se hallaron en la dicha caja, más seis pesos que dijeron haber prestado al dicho don Francisco Luis, gobernador, los cuales volvió y metió luego en la dicha caja por mandado del dicho señor oidor. Y mediante Bartolome de la Cruz, intérprete, se les apercibió y mandó que de aquí adelante, por ninguna manera saquen dinero alguno de la caja de su comunidad para prestar a nadie, so pena de que serán castigados por todo rigor.

102Ytem, dieron en data tres pesos que dicen pagaron a Rodrigo de Ojeda y su escribano por la cuenta que les tomó del dicho dinero y los aranceles de comunidad de Sant Martin y Tololotlan, sujetos a este pueblo. Y visto por su merced, mandó se notifique al dicho Rodrigo de Ojeda, guarde y cumpla el auto que está en el dicho libro de comunidad, a fojas, treinta y cinco y treinta y seis, proveído por el señor licenciado Pedro Arebalo Sedeño, siendo visitador general del Reyno, en que se manda, no se lleven derechos de las tales cuentas //f.76// y aranceles en esta forma, que de aquí adelante, sólo se paguen al escribano ante quien pasaren las dichas cuentas, cuatro tomines y no más, y en esta conformidad el dicho Rodrigo de Ojeda vuelva a la dicha caja dos pesos y medio de los tres que así se le [sic] pagaron.

103Ytem, dieron en data y descargo seis pesos y medio, que dijeron haber gastado en cinco varas y media de ruan, cintas y tachuelas, que dieron para forrar las ventanas de la iglesia. Y el dicho señor oidor, dijo que por esta vez, se les pasen en cuenta los dichos seis pesos y medio, por ser pobres y miserables, pero que de aquí adelante, se les apercibe y manda, que de ninguna manera saquen dinero de su comunidad, ni se atrevan a gastarlo en obra de iglesia, ni en otra alguna que no sea de comunidad, y necesaria y forzosa para su república, so pena, que demás de pagarlo serán castigados gravemente por ello. Y atento a que por los diez pesos restantes cumplimiento a los doscientos y veinte y ocho, y cinco tomines del cargo, daban en data otros tantos que dijeron haber prestado a don Luis de Contreras, corregidor que ha mucho tiempo que fue de este pueblo, habiendo quedado los dichos doscientos y veinte y ocho pesos y cinco tomines líquidos en la caja, por enero pasado de este año, su merced mandó, que luego cada uno de los dichos gobernador, alcaldes y mayordomo paguen y metan en la dicha caja dos pesos y cuatro tomines que montan los diez pesos que faltan; y los pagaron y metieron en mi presencia, con que quedó ajustada la dicha cuenta.

104[Al margen] Manda el señor visitador que tenga la una de las tres llaves el corregidor:

105Y el dicho señor oidor habiéndola visto, dijo que para que el dicho dinero, no se saque, ni gaste en cosas diversas, de las que son necesarias para la república, y esto sea con la moderación y cuenta que lo vieren... mandó que de aquí adelante el corregidor que es o fuere de este pueblo tenga una de las tres llaves de la caja, y no se abra ni saque de ella dinero alguno si no fuere con su intervención y licencia, y sólo para los dichos gastos de comunidad //f.76r// forzosos que no se puedan excusar, con apercibimiento que pagará con el doblo lo que sacare para otros efectos, [a]demás de incurrir en un año de suspensión de oficio. Y que luego se le entregue al dicho corregidor una de las dichas tres llaves, y se le notifique este auto, para que lo guarde y cumpla. Y porque el dicho don Francisco Luis, gobernador, dijo que pide y suplica al dicho señor oidor, que la llave que se hubiere de dar al dicho corregidor sea la suya, porque está muy viejo e impedido, su merced mandó que se haga como lo pide; y que las otras dos llaves tengan uno de los alcaldes y el mayordomo, y así lo proveyó y firmó con el intérprete, que volvió a referir y dar a entender a los dichos indios todo lo contenido en este auto y mandó en esta forma.

106[Al margen] Notificación a Rodrigo de Ojeda corregidor de Tonala y entriegue [sic] de la llave de la caja de la comunidad:

107En la ciudad de Guadalajara, a diez y seis días del mes de octubre, de mil y seiscientos y diez y seis años, yo, el escribano usoescrito, notifiqué lo proveído por el dicho señor oidor... a Rodrigo de Ojeda... y le entregué la llave que tenía en su poder el dicho don Francisco Luis, gobernador (que me la dio para el dicho efecto) y el susodicho se hizo cargo de ella, y dijo que guardará y cumplirá todo lo que se le manda por el dicho señor visitador y lo firmó.

108//f.77// Visita al pueblo de Sant Martin sujeto de Tonala

109[Al margen] Examen de los indios del pueblo de Sant Martin:

110En la estancia de Francisco Suarez Ybarra que llaman de la Concepcion, dos leguas del pueblo de Sant Martin y legua y media de Tonala, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí a unos indios que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse Diego Phelipe, regidor del pueblo de Sant Martin, sujeto de Tonala, Francisco Balthazar, principal, Juan Sebastian, asimismo principal, Pedro Augustin y Juan Bicente, macehuales, naturales todos del dicho pueblo de Sant Martin, que dijeron no haber podido venir más porque los otros han ido a servir de tapisques, y se han alquilado de su voluntad...y... no dijeron cosa que se debiese escribir, y el dicho señor oidor lo mandó asentar por auto, en la dicha estancia de la Concepcion, a diez y siete días del mes de octubre de mil y seis años [sic] y diez y seis años...

111//f.77r// [Al margen] Testigo: el padre fray Miguel de Guebara, vicario de Tonala:

112En la dicha estancia de la Concepcion, en el dicho día diez y siete de octubre... recibió juramento del padre fray Miguel de Guebara de la orden de señor Sant Augustin, vicario del convento de Tonala... dijo que sólo sabe de la primera que los dichos indios de Sant Martin acuden muy mal a la doctrina y tarde, a oir misa, y que esto sólo sabe...

113[Al margen] Auto para que Rodrigo de Ojeda corregidor de Tonala tenga cuidado para que los indios acudan a la doctrina:

114En la estancia de la Concepcion, en el dicho día, mes y año, el dicho señor visitador, habiendo visto esta información y pesquisa secreta y lo que dice el padre fray Miguel de Guebara, en la primera pregunta del interrogatorio, dijo que mandaba y mandó que se despache mandamiento, para que Rodrigo de Ojeda, corregidor de esta jurisdicción, tenga cuidado y ponga diligencia como está obligado, en que estos indios y los del pueblo de Tonala, y los demás sujetos, acudan con puntualidad a la doctrina y a oir misa, y se informe de si son diligentes en hacer esto los fiscales, alcaldes y gobernador, y hallando que no lo son, y que se descuidan en procurar que los dichos indios vengan a la dicha doctrina y a oir misa los castigue, y a los indios que no vinieren a ella; con apercebimiento //f.78// que no haciéndolo así el dicho Rodrigo de Ojeda, y siendo negligente en lo que tanto cuidado debe tener y tanta obligación le corre, será castigado y se le hará cargo particular por ello en su residencia, demás de incurrir en pena de un año de suspensión de oficio. Y el dicho mandamiento se entregue al dicho padre vicario fray Miguel de Guebara, para que dé noticia de ella al dicho Rodrigo de Ojeda...

115Despachose mandamiento conforme al auto de arriba y entregose al padre fray Miguel de Guebara, vicario del convento de Tonala...

Visita del pueblo de Tololotlan. Sujeto de Tonala.

116[Al margen] Examen de los indios:

117En el pueblo de Capotlan, a diez y nueve días del mes de octubre de mil y seiscientos diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de este pueblo de Tololotlan, hizo parecer ante sí a dos indios que mediante //f.78r// el intérprete de esta visita, dijeron llamarse Anton Lorenzo, y ser alcalde del dicho pueblo, y Diego Baltazar, natural de él, y que no han podido venir más ante su merced, porque de seis indios que son, los cuatro están ocupados en el pasaje de las canoas del Río Grande, y en las pescas... siendo preguntados si tienen algunos daños, quejas, agravios y otras cosas que pedir ante el señor visitador, contra alguna persona... sólo dijo el dicho Anton Lorenzo, alcalde, que los pasajeros que pasan por su pueblo les llevan los caballos sin paga, y algunas veces no se los vuelven, y les hacen otros agravios y vejaciones, y que pedía a su merced proveyese en ello de remedio, y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

118[Al margen] Auto para que los pasajeros no hagan agravios a los indios de Tololotlan:

119En el pueblo de Capotlan, en el dicho día... [el oidor] mandó se despache mandamiento, para que ningún pasajero ni otra persona tome por fuerza y sin paga, comida, ni otra cosa a estos indios, ni entren en sus casas con este color, sino que acudan por lo que hubieren menester al mayordomo, pagándoselo a sus justos precios y el caballo que llevaren no sea más de hasta la primer jornada y haya de llevar un indio que le vuelva al dueño, y pague por el caballo dos reales, y un real y de comer al indio, cada día, so pena que el pasajero que lo contrario hiciere, será gravemente castigado y de cincuenta pesos [sic], y el corregidor tenga cuidado de la ejecución y cumplimiento de lo referido, y lo rubricó.

120[Al margen] Diose mandamiento a los indios conforme a este auto.

121//f. 79// Visita de la jurisdicción de Colimilla y Matatlán y sus sujetos.

Visita de Colimilla y Matatlán de la Real Corona.

122[Al margen] Examen de los indios:

123En el pueblo de Capotlan del Rey, jurisdicción de Colimilla y Matatlan, a diez y ocho días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Dávalos y Toledo... hizo parecer ante sí a unos indios que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse Juan Garcia, regidor, y Gaspar Phelipe, alcalde, y Pedro Baltazar, regidor de Colimilla y Matatlán de la Real Corona, que todo dijeron ser un pueblo, de los cuales y de cada uno de ellos en particular, mediante el intérprete de esta visita... y dijeron que solamente son quince indios, y que todos los demás andan ocupados en sus pescas y granjerias, y otras ocupaciones que tienen, y no han podido venir a este pueblo hoy más de ellos tres, y siendo preguntados si tienen algunos agravios y otras cosas que pedir a su merced... [y] no dijeron cosa de substancia que se debiese escribir...

124Este día se vido el libro de comunidad de este pueblo y en el proveyó auto el señor visitador para que tengan caja de dos llaves, y la una tenga el corregidor, y la otra el alcalde, y no saquen sino lo necesario para su república, y solo lleve el corregidor, cuatro reales por la cuenta y dos por el arancel.

125//f.79r// [Al margen] Testigo: El padre Bartolome de Chaves, beneficiado de este partido de Colimilla y Matlan [sic]:

126En el pueblo de Capotlan del Rey... el padre Bartolome de Chaves... dijo lo siguiente:

127I. A la primera pregunta dijo, que de lo que de ella sabe es que en todos los pueblos de su feligresía hay muchas borracheras, en especial en los días de las fiestas de los indios y otras del año. Que acuden bien a la doctrina y le tienen respecto [sic] y obediencia. Y que en muchas partes los dichos indios hacen vino de todo género...

128II. A la segunda pregunta dijo que lo que sabe de ella es que hay negligencia en los indios en hacer milpas y criar gallinas...

129VI. A la sexta pregunta, dijo que este testigo ha oído a los indios de este pueblo y de Matatlan y Colimilla, que son de su doctrina, que los ganados de la estancia que Diego de Porras tiene entre los dichos pueblos, andan con poca guarda y custodia y algunas veces les hacen daños en sus sementeras, pero que cuando este testigo se lo escribe y avisa, los paga y satisface, y manda a su mayordomo que recoja el ganado para que no haga más daño. Y asimismo, ha oído quejar a los indios del pueblo de Xonacatlan, que es de su doctrina, que los ganados de la estancia del Potrero de Juan de Çaldivar Mendoça les hacen algunos daños en sus milpas, y los puercos,en el pueblo, y los dichos ganados andan sin bastante guarda...

130//f.80// VII. A la séptima, dijo que es muy ordinario que los indios de esta jurisdicción quemen las sabanas para coger caza, que les pide el repartidor de Guadalajara; y asimismo los pastores queman muy de ordinario las dichas sabanas...

131XXV. A la veinte y cinco, dijo que no la sabe, y que lo que dicho tiene es la verdad, so cargo del dicho juramento en que se afirmó y ratificó, dijo que es de edad de más de cincuenta años...

132[Al margen] Auto sobre lo que resulta de esta visita:

  • 22 Miembro de la élite de Guadalajara, fue alcalde mayor de Sombrerete; en el cabildo de Guadalajara (...)

133En el pueblo de Çapotlan del Rey, en el dicho día diez y ocho de octubre... y lo que resulta del dicho del padre Bartolome de Chaves, beneficiado de este partido, en la primera pregunta, acerca de las borracheras y vino que se hace en estos pueblos, y en la sexta pregunta, acerca de los daños que dice hacen en este pueblo de Çapotlan, y en el de Matatlan y Colimilla, los ganados de Diego de Porras, de la estancia que tiene entre los dichos pueblos; y los de la estancia del Potrero, de Juan de Çaldivar Mendoça, y los puercos de ella, en el pueblo y sementeras de Xonacatlan; y en la segunda pregunta, acerca del descuido que los indios tienen en hacer milpas y criar gallinas, y en la séptima pregunta acerca de las quemas de las sabanas por los pastores, y por mandado del repartidor para coger caza, dijo que mandaba y mandó que se despache mandamiento dirigido al corregidor que lo fuere de esta jurisdicción, para que tenga cuidado de castigar los que ponen fuego a las sabanas, y asimismo de evitar //f.80r// borracheras a los indios de su jurisdicción, y prohibir no hagan [sic] vino, castigando a los transgresores. Y para que no consienta que los ganados de Diego de Porres,22 de la dicha estancia, y los del potrero de Juan de Çaldivar, anden si no fuere una legua de estos pueblos de Çapotlán, Colimilla y Matatlan, y los del dicho Juan de Çaldivar, del pueblo de Xonacatlan, y con suficiente guarda y custodia de manera que no hagan daño, condenando por el que hicieren, al dueño de los ganados en el doblo, las dos partes aplicadas a la persona a quien se hiciere, y la otra para la caja de la comunidad del pueblo donde sucediere, y desde luego el dicho señor oidor, visitador, pone la dicha pena a los dueños de las dichas estancias, si lo contrario hicieren; y el dicho corregidor lo cumpla y ejecute, so pena de un año de suspensión de oficio y cien pesos, aplicados, la mitad para la Cámara de Su Majestad, y la otra mitad para gastos de justicia. Y esto se notifique a Juan de Santiago, mayordomo de la dicha estancia de Diego de Porres, para que lo guarde y cumpla y se lo haga saber al dicho su amo, y el dicho corregidor se lo notifique a los demás, y para este efecto se entregue el dicho mandamiento al dicho padre Bartolome de Chaves, para que por su mano le entregue al dicho corregi- dor cuando venga a esta jurisdicción, y otro tal se dé a los indios de los pueblos referidos. Y en el mismo mandamiento que se diere al dicho padre Bartolome de Chaves, se mande al dicho corregidor tenga cuidado de cumplir las ordenanzas del gobierno que prohiben las quemas de las sabanas, so las penas de ellas, y la cláusula de su título en que se le manda haga que los indios cultiven sus milpas y sementeras, y críen las aves de Castilla y de la tierra, que les está ordenado, so la dicha pena de un año de suspensión de oficio.

134[Al margen] Despacháronse tres mandamientos conforme a este auto, el uno en todo lo que contiene que se entregó al padre Bartolome de Chaves, y el otro a los indios del pueblo de Xonacatlan, y otro a los de Colimilla y Matatlan, en cuanto a los daños de que doy fe. //f.81//

135[Al margen] Notificación a Diego de Santiago Mercado, mayordomo de Diego de Porres:

136En el pueblo de Çapotlan del Rey... en el dicho día... notifiqué a Diego de Mercado Santiago, mayordomo de la estancia de Diego de Porres, que está entre este pueblo y el [de] Colimilla y Matatlan, el auto que está en la foja antes de ésta en lo tocante a que los ganados de la dicha estancia anden con guarda y custodia y no hagan daño a los indios de los dichos pueblos. El cual habiéndolo entendido, dijo que por su parte lo guardará y cumplirá, y dará noticia de ella al dicho Diego de Porres, su amo...

Visita del Pueblo de Santa Fee de esta jurisdicción de Colimilla y Matatlan, de la encomienda de Francisco Tello23

  • 23 Hijo de Beatriz Tello de Lomas y Geronimo de Orozco, presidente de la Audiencia de Guadalajara, de (...)

137[Al margen] Examen de los indios:

138En el pueblo de Çapotlán, en el dicho día... el visitador...para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Santa Fee, de la encomienda de don Francisco Tello de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a unos indios que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse Francisco Ángel, alcalde, Juan Miguel, prioste, Pedro Miguel, Baltazar Esteban, Pedro Juan, y ser naturales todos del pueblo de Santa Fee, de esta jurisdicción, de la encomienda de don Francisco Tello... se les preguntó, si tienen algunas quejas y agravios //f.81r// que pedir ante su merced... no dijeron cosa de importancia que se debiese asentar...

139[Al margen] Fe de como se vieron las cuentas de comunidad del pueblo de Santa Fee:

140Este día el dicho señor oidor, visitador, vido [sic] el libro de las cuentas de la comunidad del dicho pueblo de Santa Fee y en [él] proveyó auto para que se compre una caja de dos llaves, que la una tenga el corregidor de este partido, y la otra, el alcalde, y sólo saquen lo necesario para su república, y no para otro efecto, so ciertas penas, y para que el dicho corregidor no lleve más de cuatro tomines por cada cuenta y dos tomines por el arancel de cada un año.

Visita del pueblo de Xonacatlan de esta jurisdicción, de la encomienda de don Francisco Tello.

141[Al margen] Examen de los indios:

142En el pueblo de Çapotlán del Rey, en el dicho día diez y ocho de octubre... el señor oidor... para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Xonacatlan, de la encomienda de don //f.82// Francisco Tello, hizo parecer ante sí a unos indios que mediante el intérprete de esta visita dijeron llamarse, Juan Luis, alcalde y Pedro Sebastian, regidor, Diego Perez, principal, Pedro Miguel y Sebastian Gabriel, principales del pueblo de Xonacatlan, de la dicha encomienda, y no haber podido venir más a este pueblo porque de veinte indios que son por todos, seis están ocupados en el pasaje de las canoas del Río Grande; y los demás, están ocupados en sus pescas y granjerias, y han ido a servir de tapisques... no respondieron cosa de importancia que se debiese escribir, y el dicho señor oidor, visitador, lo mandó asentar por auto...

143[Al margen] Cómo se vieron las cuentas de comunidad de este pueblo de Xonacatlan y lo que se proveyó:

144Este dicho día, el dicho señor oidor, visitador, vido el libro de cuentas de comunidad de este pueblo de Xonacatlan, y en el mismo libro proveyó auto en que mandó que del primer dinero de comunidad se compre una caja de dos llaves, que la una tenga el corregidor, y la otra el alcalde; y el dicho corregidor no consienta sacar dinero si no fuere para gastos forzosos de república, so pena del cuatro tanto y otras penas, y que de su tributo retengan y metan //f.82r// en la dicha caja, siete pesos que pareció haber dado al padre Bartolome de Chaves, su beneficiado, del dinero de comunidad, para en cuenta de su salario no debiéndoselo pagar sino del tributo, y para que conste puse aquí esta razón.

Visita de este pueblo de Çapotlan de la jurisdicción de Matatlan y Colimilla de la encomienda de don Francisco Tello.

145[Al margen] Examen de los indios:

146En el pueblo de Çapotlan de la encomienda de don Francisco Tello a diez y ocho días del mes de octubre... el dicho señor oidor, para la información y pesquisa secreta de este pueblo, hizo parecer ante sí a unos indios que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse Juan Sebastián, alcalde, Francisco Xptoval, regidor, Pedro Elias, alguacil mayor, Alonso Sebastian, alguacil, Juan Perez, fiscal, Melchor Lopez, Martin Flores, Francisco Hernandez, Hernando Perez, Francisco Balthazar y Juan Bartolome, maceguales, naturales de este dicho pueblo de Çapotlan, de la encomienda del dicho don Francisco Tello, jurisdicción de Matadan y Colimilla... //f.83// sólo dijeron que en tiempo de seca los ganados de Diego de Porres, de la estancia que tiene entre este pueblo y de los de Colimilla y Matatlan, se desparraman y entran en sus pueblos. Y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

147[Al margen] Cómo se vieron las cuentas de comunidad de este pueblo de Çapotlan:

148Este día, el dicho señor oidor visitador vido el libro de cuentas de comunidad de este pueblo de Çapotlan, y en él dejó proveído otro auto como los de atrás para que haya caja de dos llaves, y la una tenga el corregidor, y la otra el corregidor digo, el alcalde, y sólo se saque lo necesario para su república con cierta paga al dicho corregidor.

149//f.84// Visita del pueblo de Sant Juan Acatic, de la encomienda de don Francisco Tello, jurisdicción de Colimilla y Matatlán.

150[Al margen] Examen de los indios:

151En la estancia que llaman de Muñoz, jurisdicción de Colimilla y Matatlán, a veinte días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Acatic, jurisdicción de Colimilla y Matatlan, de la encomienda de don Francisco Tello, hizo parecer ante sí a los indios de dicho pueblo, es a saber: Miguel Baltazar, alcalde, Juan Fernandez, regidor, Francisco Clemente, prioste, Alonso Perez, escribano, Juan Flores, alguacil mayor, Juan Bicente, Pedro Sanchez y Juan Bernabe y Diego Hernandes, maceguales todos, naturales del dicho pueblo de Acatic... a la tercera pregunta, dijeron que ellos tienen su iglesia caída y que la quieren hacer, y para ello pedían y suplicaban a su merced que por esta seca fuesen reservados de dar el tapisque ordinario //f.84r// que va a Guadalajara para que a otros indios del pueblo ayude a hacer la dicha iglesia porque son pocos; y asimismo, dijeron en la séptima pregunta, que muchos carnereros y pasajeros les queman sus sabanas, de ordinario. Y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

152[Al margen] Auto para que el corregidor castigue a los que pegan fuego a las sabanas y se dé a los indios de Acatic mandamiento de reserva del indio que dan a Guadalajara:

153En la dicha estancia de Muñoz, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador habiendo visto esta visita del pueblo de Acatic y lo que los indios dicen en la tercera y séptima preguntas, dijo que mandaba y mandó se les despache mandamiento dirigido al corregidor que es o fuere de esta jurisdicción, para que tenga cuidado de inquirir y saber los que pegan fuego a las sabanas de este pueblo, y en ello ponga diligencia y castigue con rigor a los culpados, con apercibimiento, que por su negligencia se le hará cargo particular en su residencia, y pena de cincuenta pesos, para la Cámara de Su Majestad, y un año de suspensión de oficio. Y en cuanto a la reserva que piden del indio tapisque que por la información que de palabra su merced recibió consta estar su iglesia maltratada y que tiene necesidad de repararse, mandó que se les dé mandamiento, para que el repartidor de Guadalajara por el tiempo de esta seca reserve a este tapisque, que no vaya a servir, para que ayude a reparar //f.85// la dicha iglesia, a los indios del dicho pueblo de Acatic y con esta calidad se entienda la dicha reserva y no de otra manera haya, y así lo mandó y rubricó.

154Diéronse mandamientos a los indios de Acatic conforme al auto de arriba.

155[Al margen] Razón de la cuenta que se tomó de comunidad:

156Este dicho día, el dicho señor oidor y visitador vido el libro de las cuentas de comunidad del dicho pueblo de Acatic, y en él dejó proveído el mismo auto que en las visitas de los otros pueblos de esta jurisdicción, y para que conste, asenté aquí esta razón.

Visita del pueblo de Tecpatitlan de la encomienda de Francisco Tello, jurisdicción de Colimilla y Matatlan.

157[Al margen] Examen de los indios:

158En el pueblo de Tecpatitlan, de la encomienda de don Francisco Tello, jurisdicción de Colimilla y Matatlan, a veinte y un días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta de este pueblo, hizo parecer ante sí a los indios de él, conviene a saber: Juan Flores, alcalde, Pedro Francisco, alguacil mayor, Pedro Vicente, regidor, Francisco Miguel, //f.85r/ / mayordomo, Francisco Martin, Lorenzo Flores, Diego Flores, Francisco Luis, Marcos Matheo, Juan Perez y otro Juan Perez, naturales, que mediante el intérprete... dijeron ser todos de este dicho pueblo de Tecpatitlan... no dijeron cosa de substancia que se debiese escribir...

159Diose a estos indios de Tepactitlan un mandamiento como a los demás pueblos, para que no se ponga fuego a las sabanas.

160[Al margen] Razón de las cuentas que se vieron de comunidad y lo que se proveyó:

161En el pueblo de Tecpatitlan, este dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, vido el libro de las cuentas de comunidad de este pueblo y en el dejó proveído otro auto como en los demás.

162[Al margen] Pedimento de Juan Perez, indio:

  • 24 Inmediatamente, de súbito.

163Y luego incontinenti24 pareció ante el dicho señor visitador, Juan Perez, //f.86// indio, que mediante el dicho intérprete dijo ser natural de este pueblo de Tecpactitlan, el cual dijo que los días pasados Francisco de Cepeda, corregidor de esta jurisdicción, le pidió una yegua prestada, castaña escura [obscura], muy buena de camino, que valía seis pesos, y se la dio, y aunque se la ha pedido muchas veces, no se la ha vuelto. Pidió y suplicó al dicho señor visitador, se la mande volver o el dicho su valor, y de ello presentó por testigo a Pedro Francisco, alguacil mayor de este pueblo, y a Pedro Vicente, natural de él, y so cargo de juramento que para ello hicieron, por Dios Nuestro Señor y por la señal de la Cruz en forma de derecho, dijeron mediante el dicho intérprete ser verdad y haber visto lo referido por el dicho Juan Perez, y que saben que el dicho corregidor no le ha vuelto la yegua que le dio porque en presencia de estos testigos se la ha pedido muchas veces. Y visto por su merced mandó que se le despache mandamiento, para que al dicho Juan Perez le vuelva el dicho corregidor la yegua que así le pidió, con pena que se le ponga...

Visita del pueblo de Mexcala de la Real Corona de esta jurisdicción de Colimilla y Matatlan.

164[Al margen] Examen de los indios:

165En el pueblo de Tecpatitlan, en el dicho día veinte y uno de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... para la visita del pueblo de Mexcala, de esta jurisdicción de la Real Corona, hizo parecer ante sí a los indios de él... a Diego Phelippe, alcalde, Pedro Miguel, regidor, Pedro Martin, alguacil y Miguel Sanchez, macegual, naturales todos del dicho pueblo ... y siendo preguntados... //f.86r// a la cuarta pregunta dijo el dicho alcalde, que Francisco de Cepeda, su corregidor, le llevó tres tecomates de miel, que vale cuatro reales cada uno y no se los ha pagado. Y los dichos Pedro Miguel, regidor, Miguel Sanchez y Pedro Martin, alguacil, so cargo de juramento que para ello hicieron, de nuevo dijeron haberle visto dar los dichos tres calabazos de miel y que saben que no se los ha pagado el dicho corregidor. Y el dicho Miguel Sanchez, dijo que él también alquiló al dicho corregidor tres caballos, y no le ha pagado seis tomines de alquiler; y el dicho Diego Phelipe, alcalde, Pedro Miguel y Pedro Martin, juraron habérselos visto alquilar y que no les pagó cosa alguna. Y... dijeron todos... que el dicho corregidor llevó otros diez reales de mexcale [sic] a Guadalajara que eran de Pedro Sanchez, indio natural de su pueblo, y tampoco se los ha pagado, y que asimismo, sacó prestados del dinero de comunidad tres pesos y no los ha vuelto; y que de antes Rodrigo Ramirez, su antecesor, sacó otros dos pesos del dicho dinero de comunidad y tampoco los ha pagado. Y que pedían... a su merced les mandase pagar todo lo referido y que el dicho corregidor no les lleve nada sin paga...

166[Al margen] Auto para que Francisco de Cepeda, corregidor, pague lo que dicen los indios:

  • 25 Nombrado veedor de las carnicerías de Guadalajara por los miembros del Cabildo el 10. de enero de (...)

167En el pueblo de Tecpatitlan, en el dicho día ...//f.87// el señor visitador... mandó que se despache mandamiento a los dichos indios, para que Francisco de Cepeda,25 corregidor de esta jurisdicción, pague a los dichos indios lo que dicen les debe, y de aquí adelante no les tome cosa alguna sin paga, so pena de que demás de que por ello se le hará cargo particular en su residencia, será castigado por ello con todo rigor, y para que asimismo vuelva a la caja de la comunidad del dicho pueblo, los tres pesos que sacó de ella y cobre de Rodrigo Ramirez, su antecesor, los otros dos pesos que dicen los dichos indios, y todo lo meta en la dicha caja...

168Despachose mandamiento conforme al auto de arriba y diose a los indios.

Visita del pueblo de Temacapuli, de la jurisdicción de Colimilla y Matatlan, de la encomienda de don Francisco Tello.

169[Al margen] Examen de los indios:

170En el pueblo de Temacapuli, de la encomienda de don Francisco Tello de la jurisdicción de Colimilla y Matatlan, a veinte y tres días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí... a los indios de [Temacapuli]... Juan Baptista, alcalde, //f.87r// Francisco Hernandez, regidor, Diego Hernandez, alguacil, Pedro Colio, Alonso Augustin, Francisco Baltazar, Francisco Miguel, Juan Baptista, mayordomo, Martin Garcia, Miguel Garcia, otro Francisco Martin, y Francisco Martin [sic] y otros indios que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron ser todos naturales de este pueblo de Temacapuli... solo dijeron a la tercera pregunta que Rodrigo Ramirez, corregidor que fue de esta jurisdicción, antecesor del que hoy es, hizo la última cuenta de este pueblo y en ella puso a muchos muchachos de a nueve a diez años y así han pagado al encomendero don Francisco Tello más tributo del que le venía, en lo cual se sienten muy agraviados.

171[Al margen) Contra Rodrigo Ramirez:

172Y asimismo, el dicho Rodrigo Ramirez haciendo la última cuenta de su comunidad, recibiendo el descargo a Pedro de Colio, alcalde del año de seiscientos y catorce, le recibió siete pesos diciendo que fue para la elección de un alcalde y así lo dejó escrito en la cuenta, como su merced lo ha visto, pero que no fue así sino que lo quiso escribir de esa manera, sino que por la cuenta que han dicho que hizo de este pueblo el dicho Rodrigo Ramirez, le dieron los dichos siete pesos de la comunidad y siete gallinas. De lo cual debajo de juramento que nuevamente hacen depusieron y dijeron, que lo vieron pasar así el dicho Pedro Colio, Martin Garcia y Miguel //f.88// Garcia y Francisco Baltazar y Juan Baptista, alcalde. Y que estando ellos apartados de la ciudad de Guadalajara, donde vive Francisco de Cepeda, su corregidor que es hoy, diez y nueve leguas, les hace que le vaya a servir un taspisque al cual da medio real cada día, sin la ida y vuelta que son cuarenta leguas, en lo cual se hallan afligidos y pidieron al dicho señor oidor visitador mandase fuesen reservados del dicho tapisque. Y en la cuarta pregunta dijeron que el dicho Rodrigo Ramirez, su corregidor que fue antes de éste, les pedía caballos y indios que fuesen con él a Guadalajara y no les pagaba cosa alguna. Y no dijeron otra cosa de substancia que se debiese escribir... Y asimismo, dijeron que los indios y caballos que el dicho Rodrigo Ramirez les llevó, no se acuerdan cuyos eran ni a quién se debe el día de hoy el alquiler de ellos.

173[Al margen] Auto:

174En el pueblo de Temacapuli, en el dicho día... el dicho señor oidor... mandó que se despache mandamiento a los dichos indios de este pueblo, para que Francisco de Cepeda, su corregidor que hoy es, los cuente como lo manda Su Majestad por sus reales cédulas, sin exceder del tenor de ellas, en el orden que ha de tener en la dicha cuenta, y fecha la envíe cerrada y sellada a la Real Audiencia de este Reyno, para que en //f.88r// ella provea lo que convenga, y por la dicha cuenta no les lleve para sus salarios, costas, ni derechos algunos, el dicho corregidor. Y asimismo, se les dé otro mandamiento para que dentro de quince días cobre de Rodrigo Ramirez, su antecesor, los siete pesos que sacó de la comunidad de este pueblo y los vuelva a ella, y que asimismo cobre catorce reales por las siete gallinas que los dichos indios dicen le dieron, y el propio corregidor por su mano, los pague a cuyas eran, con apercibimiento, que si no lo cobrare dentro de los dichos quince días lo pagará de su bolsa. Y de aquí adelante los indios de este pueblo no le den tapisque por estar tan apartados de Guadalajara, y para ello se les dé otro mandamiento...

175Despacháronse mandamientos conforme a este auto y diéronse a los indios.

176//f.89// Visita de la Alcaldía Mayor del pueblo de Mestiticacan y sus sujetos.

Visita del pueblo de Mestiticacan.

177[Al margen] Testigo: El padre Hernando de la Peña vicario de este pueblo y su partido.

178En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y cuatro días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... recibió juramento del padre Hernando de la Peña, presbítero beneficiado de este partido... y siendo preguntado por el segundo interrogatorio general de esta visita dijo lo siguiente:

179I. A la primera pregunta dijo que lo que sabe es que los indios de su partido acuden muy mal a la doctrina y a oir misa porque todas las veces que dice en algún pueblo, misa los domingos, no acuden a ella los demás pueblos, ni la oyen si no es cuando este testigo va a decirla a su iglesia. Y asimismo hay muchas borracheras de vino de maíz y de maguey haciéndola en todas las casas y esto sabe de esta pregunta.

180II. [Al margen] Contra Antonio de Siordia sobre matanza de vacas:

  • 26 Mesta: asociación de ganaderos.

181A la segunda pregunta, dijo que lo que de ella sabe es que se descuidan mucho los indios de este partido en hacer y sembrar sus milpas y sementeras; y que los días pasados, un Francisco de Reynoso, criado de don Juan de Guzman, juez de mesta26 y hermandad, hizo una causa de matanza de vacas contra Antonio de Siordia, que tiene una estancia en esta jurisdicción, media legua de este pueblo, y anda por esta jurisdicción como juez de mesta y no sabe más.

182//f.89r// VI. [Al margen] Contra Antonio de Siordia sobre su estancia:

183A la sexta pregunta, dijo que lo que de ella sabe es que está una estancia vecina a este pueblo, un cuarto de legua nomás del pueblo, y otro cuarto de legua del pueblo de Acacico, o por mejor decir de donde hacen las milpas, porque de los dichos pueblos está media legua de cada uno. La cual dicha estancia es de ganado menor y en ella hay vacas, novillos y yeguas y es la dicha estancia, a lo que dicen, de Diego Matheos, vecino de la villa de Aguascalientes y la tiene arrendada el dicho Antonio de Siordia, y algunas veces han hecho daños, y aunque no los hagan, están los ganados de la dicha estancia aparejados para hacer daños, por estar tan cerca.

184[Al margen] Contra Sebastian Perez de Frias sobre su estancia y tierras:

185Y asimismo, hay otra estancia dos leguas de este pueblo que es de Sebastian Perez de Frias que vive en ella, y entiende y tiene por cierto este testigo, que la merced es para ganado menor, y ha visto este testigo, que tiene en la dicha estancia ganado mayor, y ha oido decir este testigo a muchas personas, de que no se acuerda, que mata vacas en su estancia, y que dicen los indios de este pueblo que la tierra donde está la dicha estancia y unas caballerías de tierra que están allí son suyas, y cree se ganó la merced con siniestra relación y sin citarlos, y esto sabe de esta pregunta.

186Y luego dijo que asimismo, el dicho Sebastian Perez de Frias tiene fuera de las caballerías de tierra de susoreferidas, otras, una legua de este pueblo, las cuales los indios de este pueblo dicen que se las han quitado, y que eran suyas, y de ello se han quejado al testigo, y lo mismo ha oído decir este testigo a otros españoles.

187VII. A la séptima pregunta, dijo que algunas veces se han / /f.90// quemado las sabanas por mandado del repartidor de Guadalajara para coger codornices y otra caza.

188VIII. A la octava pregunta, dijo que este testigo sabe que el dicho Sebastian Perez de Frias tiene en su casa gente de mal vivir porque nunca vienen a oir misa indios, ni españoles de ella, con ser sujetos a esta feligresía, y sabe que tampoco van a Teocualtich, porque el beneficiado de ahí se lo hubiera dicho a este testigo, y el mismo Sebastian Perez viene raras veces a oír misa, y este testigo oyó decir a Sebastian Perez, clérigo, su sobrino que vivía en su propia casa, que la gente de él la vivía mal y con mal ejemplo, y esto sabe de esta pregunta.

189XXIIIII. Al margen] Contra Sebastian Perez de Frias sobre los bienes de su mujer:

190A la veinte y cinco preguntas, dijo que no la sabe, más de que el dicho Sebastián Perez de Frías estuvo casado con una india natural del pueblo de Tlaltenango de cuyo nombre no se acuerda, y durante este matrimonio, el susodicho adquirió muchos bienes, y habiendo muerto la susodicha, en la dicha estancia que está a dos leguas de este pueblo, sabe este testigo que el dicho Sebastian Perez se entró en todos los bienes que eran comunes por ser adquiridos durante el dicho matrimonio y yendo este testigo a dar la extremaunción //f.90r// a la susodicha la preguntó si había hecho testamento y ella le repondió que sí había hecho, y que tenía ordenadas las cosas de su alma, y después de muerta, pidiendo este testigo el testamento al dicho Sebatian Perez de Frias, para ver si en él le dejaba que dijese algunas misas, el suso respondió que no lo había hecho, sino que solo había dejado una memoria...

191[Al margen] Testigo: Andres Venegas alcalde mayor de esta jurisdicción:

192En el pueblo de Mesticacan, en el dicho día, mes, y año el dicho señor oidor visitador, para la dicha información y pesquisa secreta, hizo parecer ante sí a Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción... dijo lo siguiente:

193I. A la primera pregunta dijo que este testigo no sabe //f.91// que haya en éste ni en los demás pueblos de su jurisdicción borracheras con exceso, ni que haya quien venda vino públicamente. Y ha visto que acuden a oir misa, y donde la dice el ministro acuden los indios de los pueblos circunvecinos a oiría, y el ministro tiene muy buen cuidado de adoctrinarlos y administrarles los Santos Sacramentos.

194II. A la segunda pregunta, dijo que en el pueblo de Tlacotlan hay dos mestizos y un mulato libre, casados con indias del dicho pueblo, los cuales viven bien, y tienen buen proceder, y no hay quejas de ellos. Y no sabe otra cosa de esta pregunta.

195VI. Al margen] Sobre Antonio de Siordia sobre sus vacas y estancia:

  • 27 Pedro Matheos, un simple labrador, y su hijo Diego obtuvieron a través de sus amigos de la Audienc (...)

196A la sexta pregunta, dijo que lo que de ella sabe es que [a] media legua de este pueblo y una del de Acacico está una estancia, no sabe si de ganado mayor o de menor, más de que ha visto en ella algunas vacas mansas, la cual es de los herederos de Pedro Matheos,27 vecino de Aguascalientes y agora la tiene arrendada Antonio de Siordia. Y no sabe más de esta pregunta, excepto que en la Real Audiencia de este Reyno hay pleito pendiente contra Francisco de Valladares vecinos [sic] de esta jurisdicción, por los indios de Mayanalisco sobre daños.

197XI. A las once preguntas, dijo que en esta jurisdicción no hay más de una estancia que tenga ganado, que es la de don Diego de Padilla.

198//f.91r//XXV. [Al margen] Contra Matheo de Sandoval:

199A la veinte y cinco preguntas, dijo que sólo sabe que en el pueblo de Contla, de esta jurisdicción, está un Matheo de Sandoval, el cual tiene su mujer en el pueblo de Çayula, de la provincia Davalos [de Avalos], y dicen que ha más de ocho años que no hace vida con ella.

200XXIX. [Al margen] Contra Francisco de Valladares sobre malos tratamientos a indios:

201A la veinte y nueve preguntas, dijo que en esta jurisdicción vive un Francisco de Valladares en una estancia suya que llaman de Atenguillo, que ha traído vara como ministro de la hermandad, por comisión de don Juan de Guzman, alcalde provincial de ella, y la trujo hasta [el] veinte y uno de este presente mes de octubre, que este testigo por mandado de esta Real Audiencia le hizo exhibir la comisión que tenía para enviarla a ella, y en nueve meses que ha que trae la dicha vara, no sabe el testigo que haya hecho causa tocante a hermandad, más de que los indios de este partido han venido a quejarse de él, por malos tratamientos de palabra que dicen les ha hecho; en especial un Juan de Contreras, indio, alguacil mayor del pueblo de Xala, que se le quejó de que el dicho Valladares, le había aporreado y quebrado la vara...

202//f.92// [Al margen] Testigo: Alonso Gomez Garay, vecino de este pueblo.

203En el pueblo de Mestitican, a veinte y cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos diez y seis años, el dicho oidor... hizo parecer ante sí a un hombre que dijo que ha mucho tiempo que es vecino de este pueblo y llamarse Alonso Gomez Garay... dijo lo siguiente:

2041. A la primera pregunta, dijo que los indios de este pueblo y de esta jurisdicción, son negligentes en acudir a misa y a la doctrina, y hacen muchas faltas, porque cuando se dice misa en este pueblo, los indios de los pueblos circunvecinos, acuden mal y vienen muy pocos. Y en este pueblo se suele hacer vino pulque por los indios y hay borracheras.

205[Al margen] Contra Simon indio y Magdalena sobre amancebamiento:

206Y es público y notorio y lo ha oído decir a muchas personas de cuyos nombres no se acuerda, que un indio de este pueblo llamado Simon, que ha sido alcalde y regidor muchas veces, casado con una india cuyo nombre no sabe, que se le fue muchos años ha, está amancebado públicamente con una india, Magdalena, casada, cuyo marido ha también muchos años que está ausente. Y este testigo, lo que ha visto en este particular es, que el dicho Ximon y Magdalena viven juntos en una misma casa y comen juntos, y él a ella hace la sementera. Lo cual causa escándalo y así por esto y por otras cosas que dicen que hay, que este testigo ha oído, sabe que han sido reprendidos del ministro de la doctrina y de la justicia, y así lo ha oído decir; y la dicha Magdalena tiene casa propia y tierras.

207[Al margen] Contra Antonio de Siordia sobre amancebamiento:

208Y asimismo ha oído decir públicamente este testigo, no se acuerda a quién, que Antonio de Siordia está amancebado, con una mujer soltera, cuyo nombre este testigo dijo al señor oidor, y ante mí el presente receptor, y no se escribió por la reputación de la susodicha y ser española, y este testigo le ha visto entrar muchas veces en casa de la dicha mujer soltera; y que ella le hace de comer cuando está en casa. Y el dicho Antonio de Siordia, aunque vive fuera de este pueblo, una legua de él, en una estancia suya, viene muchas veces a este pueblo y como dicho tiene entra y sale en casa de la susodicha, y es pública voz y fama que están //f.92r// amancebados; y que esto sabe de esta pregunta.

2092. A la segunda pregunta, dijo que lo que de ella sabe es que los indios de esta jurisdiccion se descuidan en criar gallinas, porque habiendo mucha sobra de ellas los años pasados, agora hay muchas pocas y valen muy caras y esto sabe de esta pregunta.

210[Al margen] Contra el padre Hernando de la Peña, vicario, sobre matanza de vacas:

211Y asimismo, ha visto este testigo que el padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, ha traído vacas hembras y metídolas en un corral, y en su labor, y luego ve [sic] que el indio, alcalde que es hoy de este pueblo, que se llama Francisco Hernandez, vendía carne y decían que era del padre, y esto ha sido muchas y diversas veces. Y en una fiesta que se hizo en el pueblo de Acacico de esta jurisdicción, la víspera de Sant Miguel que ahora pasó, vido este testigo que el juez de mesta que es un fulano de Reynoso, estaba haciendo una causa contra Antonio de Siordia por haber hallado dos vacas muertas en el dicho pueblo. Y en aquella sazón, sabe este testigo, que no estaba en esta jurisdicción el dicho Antonio de Siordia, porque había ido con Diego Matheos a sus estancias...

2126. A la sexta pregunta, dijo que el dicho Antonio de Siordia tiene en arrendamiento una estancia de Diego Matheos de Ortega, media legua de este pueblo, la cual es de ganado menor y de labor, y en ella ha visto cosa de veinte o treinta yeguas, y algunas ochenta reses vacunas, las cuales trae con guarda y no ha oído decir ni sabe que éstas, ni otras ningunas de otras estancias circunvecinas hayan hecho daños a los indios...

2137. [Al margen] Contra los pastores de Thomas Gonçales y Francisco Rincon, sobre quemas:

214A la séptima preguntas, dijo que muchas veces ha visto quemadas las sabanas circunvecinas y cada año las abrasan con mucho exceso y desorden, y ha oído decir que los que las queman son los pastores del alférez Tomas Gonsales de Figueroa y de Francisco Rincon, y algunas veces los indios para coger conejos y codornices, //f.93//de que ha resultado morirse por falta de pastos los ganados, hasta los caballos de los mismos indios...

21518. A las diez y ocho preguntas, dijo que lo que de ella sabe es que el alcalde mayor de esta jurisdicción y su teniente hacen bien sus oficios y no sabe otra cosa.

21625. [Al margen] Contra Matheo Basquez de Sandoval:

217A las veinte y cinco preguntas, dijo que en esta jurisdicción vive un Matheo Basquez de Sandoval el cual ha mucho tiempo que tiene su mujer en la provincia de Avalos, en el pueblo de Çayula y no hace vida con ella.

218[Al margen] Difunto Liçalde sin testamento:

219Y asimismo, sabe que en este pueblo vivía un Juanes de Liçalde, y ha dos años que se fue a México, y dicen que murió allá, y Francisco de Valladares, vecino de esta jurisdicción, entró en sus bienes que eran catorce o quince muías, no sabe con qué título o si el dicho Liçalde hizo testamento, o no, o si tiene herederos en España o en esta tierra; y esto sólo sabe de esta pregunta.

220//93r// 27. A las veinte y siete, dijo que... no hay carcelero.

22128. A la veinte y ocho preguntas, dijo que en esta jurisdicción no hay alguaciles españoles, y no sabe de ella nada.

22219. [Al margen] Contra Pedro Nuñez, juez de mesta y sus ministros:

223A la veinte y nueve preguntas, dijo que tan solamente sabe que Pedro Nuñez, vecino de los Lagos, juez que fue de éste y de otros partidos de la mesta, hacía muchos agravios a los indios porque vio que en este pueblo sus ministros entraban en las casas de los indios y si hallaban coyundas, caquetles y otras cosas de cuero, los penaban a ocho y a diez pesos, y esto fue público y notorio en toda esta jurisdicción, y en especial en el pueblo de Temacapuli, y no sabe qué ministros eran, ni cómo se llamaban... y que es de edad de cuarenta años...

224[Al margen] Testigo: Francisco Hernandez, indio, alcalde de este pueblo, citado por Alonso Gomez Garay sobre matanza de vacas, contra el padre Peña:

225En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día... el dicho señor oidor... para averiguación de lo que depone en la segunda pregunta Alonso Gomez Garay, acerca de la matanza de vacas que dice ha hecho el dicho Hernando de la Peña... hizo parecer ante sí a un indio que mediante el intérprete de esta visita, dijo llamarse Francisco Hernandez y ser alcalde de este pueblo a quien cita en su dicho.

226[Al margen] Dice de vista de 4 vacas:

227El dicho Alonso Gomez Garay... //f.94// siendo preguntado por la segunda pregunta del interrogatorio, dijo que por el año pasado vido que por mandado del padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, se mataron tres vacas hembras, y se vendió la carne de ellas en casa del testigo por mandado de este dicho padre, y también vido que por su mandado se mató otra vaca en su estancia, y que lo que tiene dicho es la verdad... y no firmó porque dijo no saber escribir... y que no sabe la edad que tiene, pareció por su aspecto, de cincuenta años poco más o menos...

228[Al margen] Testigo: Juan Pablo alguacil mayor en lo que toca a las vacas del padre. Dice de vista de 4 vacas:

229En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día... el señor oidor, visitador, para averiguación de la dicha matanza de vacas, hizo parecer ante sí a un indio que mediante el dicho intérprete dijo llamarse Juan Pablo, y ser alguacil mayor de este pueblo... y siendo preguntado... acerca de la dicha matanza de vacas, dijo que este testigo vido que habrá un año, poco más o menos, el padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, mandó matar cuatro de sus vacas hembras, y que el alcalde de este pueblo le vendiese la carne de ellas y la vendió a los indios, y que esto es la verdad... no firmó porque dijo no saber. Firmolo el intérprete y que no //f.94r// sabe la edad que tiene, pareció por su aspecto, de diez y ocho años poco más o menos, y rubricolo el señor oidor.

  • 28 Topil o topile: funcionario del pueblo que desempeña el oficio de menor categoría en el cabildo in (...)

230[Al margen] Testigo: Juan Lopez, topile.28 Dice de vista de 4 vacas:

231En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día...el dicho señor oidor hizo parecer ante sí para la dicha averiguación a un indio, que mediante el dicho intérprete dijo llamarse Juan Lopez y ser topile, natural de este pueblo... acerca matanzas de vacas, dijo que habrá un año poco más o menos, que el padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, mandó matar cuatro vacas, y el alcalde Francisco Hernandez vendió la carne por su mandado, a los indios; y lo que dicho tiene es la verdad... no firmó porque dijo no saber... pareció por su aspecto, de veinte años poco mas o menos.

232[Al margen] Testigo: Diego de Benavides, indio topile. Dice de vista de 4 vacas, contra el padre:

233En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día... el dicho señor oidor... hizo parecer ante sí //f.95// a un indio natural de este pueblo que dijo ser topile y llamarse Diego de Benavides... acerca de las matanzas de vacas, dijo que habrá un año poco más o menos que este testigo vido que el Padre Hernando de la Peña, presbítero vicario de este pueblo, mandó matar cuatro vacas hembras, y Francisco Hernandez, indio, alcalde, por su mandado vendió la carne de ellas a los indios y que lo que ha dicho es la verdad... no firmó porque dijo no saber... pareció de cuarenta años...

234[Al margen] Testigo: Luis de Benavides, español vecino de este pueblo:

235En el pueblo de Mestiticacan, en el día veinte y cinco de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... hizo parecer ante sí a un hombre español que dijo llamarse Luis de Benavides, y ser vecino de este pueblo... dijo lo siguiente: 1. A la primera pregunta, dijo que cuando se dice misa en este pueblo los indios de los circunvecinos acuden mal a ella y vienen muy pocos, y lo mismo hacen los de este pueblo cuando el ministro dice misa en otro cualquiera; y así sabe que son muy negligentes y descuidados//f.95r// en las cosas de Dios y que obedecen mal a su ministro de doctrina, porque ordinariamente ha visto este testigo que los reprende por los descuidos que tienen en esto, y el dicho ministro acude con diligencia y hace todo lo que puede en administrarles los Santos Sacramentos y en enseñarles y doctrinarles, y esto sabe de esta pregunta.

2362. A la segunda pregunta dijo que lo que de ella sabe es que los indios de esta jurisdicción, se descuidan en criar gallinas, porque hay mucha falta de ellas.

237[Al margen] Contra Antonio de Siordia sobre matanza de vacas:

238Y que habrá dos meses que este testigo vido en la estancia que tiene arrendada Antonio de Siordia, que está media legua de este pueblo, que estaba una vaca muerta ya desollada que también lo debió de ver la gente de la dicha estancia. Y ha oído decir no se acuerda a quién, que ha muerto otras vacas para comer. Y por otras vacas diferentes de la que este testigo vido, sabe que le hizo causa un criado de don Juan de Guzmán, provincial de la hermandad y de la mesta que vino con su comisión a conocer de estas causas.

239[Al margen] Contra el padre Hernando de la Peña sobre matanza de vacas:

240Y este testigo, asimismo, ha oido decir públicamente que la carne que por mandado del padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, que se vende en casa de Francisco Hernandez, indio, alcalde, es de vacas que manda matar y esto sabe de esta pregunta.

2417. A la séptima pregunta, dijo que cuando vienen los pastores de ganado menor, a agostar en esta jurisdicción, ponen fuego a las sabanas abrasando los pastos con mucho exceso y desorden, pero que no se sabe cual de ellos los haya hecho...

242//f.96// 13. [Al margen] Contra Don Francisco Tello encomendero, en razón de los tributos:

243A la trece preguntas dijo que lo que sabe es que este testigo ha visto que los indios del pueblo de Yagualica, de esta jurisdicción, han pagado el tributo del maíz, en dinero, a don Francisco Tello, su encomendero, a peso por cada fanega, y los dichos indios le han dicho al testigo que así lo tienen concertado con él, por no poderlo pagar en especie cuando no lo cogen, y aunque lo haya, nunca se lo pagan en especie, sino en dinero al dicho precio, y este testigo lo ha despachado por su mano a Guadalajara...

24417. [Al margen] Contra Simon, indio y Magdalena, amancebados:

245A la diez y siete preguntas dijo, que este testigo sabe por ser público y notorio, que un indio de este pueblo llamado Simon, que ha sido alcalde y es casado, y ha más de veinte años que tiene a su mujer ausente y no hace vida con ella, y no sabe este testigo cómo se llama, está amancebado con una india Magdalena, casada, que tiene su marido ausente y no hace vida con él, más ha de treinta años. Y ambos viven en una casa y comen juntos como marido y mujer, y este testigo lo ha visto, y ha sabido porque lo ha oído decir, no se acuerda a quién, que el ministro de doctrina les ha reprendido; y así es el dicho amancebamiento público y notorio y de él se sigue mucho escándalo entre españoles y naturales.

246[Al margen] Contra Antonio de Siordia, sobre amancebamiento:

247Y asimismo es público y notorio y este testigo lo ha oído decir a diferentes personas, de cuyos nombres no se acuerda, que Antonio de Siordia, mozo soltero, que tiene en arrendamiento una estancia [a] media legua de este pueblo, estuvo amancebado con una mujer española, soltera, cuyo nombre dijo al señor visitador, en mi presencia, y es la misma que dijo a su merced Alonso Gomez Garay, testigo de esta información y este testigo le vía [veía] entrar y salir en casa de la susodicha, y que ella le hacía de comer, y después oyó decir, este testigo, que se apartaron del dicho amancebamiento. Pero todavía ve que entra en casa de la dicha mujer, y viviendo el susodicho //f.96r// en la dicha estancia viene muchas veces a este pueblo, y que esto sabe de esta pregunta.

24827. A la veinte y siete preguntas, dijo que en esta jurisdicción no hay carceleros.

24929. [Al margen] Contra Pedro Nuñez, juez de mesta:

250A la veinte y nueve preguntas, dijo que Pedro Nuñez, juez de mesta y sus ministros, hacían agravios a los indios entrando en sus casas y penándolos en ocho y diez pesos por hallarles coyundas y otras cosas de cuero, lo cual vido este testigo que llevó seis pesos de pena a un indio llamado Pruan, que hoy es regidor de este pueblo, e intercediendo este testigo por él, pidiendo que siquiera se le recibiesen sus descargos, el dicho Pedro Nuñez no quiso recibirlos. Y no se se acuerda este testigo de otros... dijo ser de edad de sesenta años...

251//f.97// [Al margen] Examen general de los indios:

252En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día veinte y cinco de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... hizo parecer ante sí a los indios de este pueblo, que mediante el intérprete de esta visita, dijeron ser: Francisco Hernandez, alcalde, Juan Pablo, alguacil mayor, Diego Hernandez, cantor, Pedro Garcia, pescador, Francisco Pruan, regidor, Diego Hernandez, fiscal, Francisco Luis, prioste, Pablo Baltazar, cantor, Pedro Simon, principal, Juan Baltazar, Juan Hernandez, maceguales, y otros naturales de este dicho pueblo de Mestiticacan...

253[Al margen] Contra Simon y Magdalena indios, por amancebamiento:

254A la primera dijeron que Simon, indio, que ha sido alcalde de este pueblo, casado con María Magdalena, que ha muchos años que la llevó un indio maceguale [sic] hurtada, y desde entonces no hace vida con ella, está públicamente amancebado con Magdalena, india, viuda desde que la susodicha vino del Maçapil, a donde se había ido siendo muy moza, y se fue con su marido que era un indio de Mitic, y cuando volvió trujo un papel de como el dicho su marido era muerto, que habrá cuatro o cinco años y que desde entonces hasta ahora, los dichos Simon y Magdalena han vivido en una misma casa, comiendo juntos como marido y mujer, tratándose como a tales, de que ha resultado mucho escándalo y mal ejemplo entre ellos, y aunque lo han querido remediar, no han podido porque se les //f.97r// esconden, y esto dijeron todos los dichos indios de susoreferidos y haberlo visto sin faltar ninguno. Y que la dicha india tiene casa y tierras, donde siembra en este pueblo.

255[Al margen] Contra el padre Hernando de la Peña sobre malos tratamientos:

  • 29 Cabecera: pueblo de indios de mayor categoría del cual dependían uno o varios pueblos “sujetos”.
  • 30 Del náhuatl cuiloni, adjetivo y sustantivo: pusilanime, apocado, maricón, pendejo, y hasta puto; D (...)

256Y asimismo, dijeron que ellos metieron petición en la Real Audiencia, quejándose del padre Hernando de la Peña, vicario de este pueblo, y diciendo que los maltrataba y aporreaba y que no les pagaba las gallinas que les mandaba dar, y que los llamaba de perros y otros malos nombres; y que ya saben, como les dieron una provisión [sic], para que el dicho padre los trate bien y no les lleve la comida, ni otra cosa, sin pagar, la cual está en la cabecera29 de este pueblo, que es el de Nochistlan, en cuanto a la doctrina. Y que ahora después acá, les hace los mismos malos tratamientos y los quiere mal, en especial a Diego Garcia, pescador, porque habiéndole traído pescado para comer, dijo que no era bueno, y le dio con ello en la cara diciéndole malas palabras, lo cual pasó en presencia del dicho Francisco Hernandez, alcalde, y Juan Baptista, y ambos juraron haberlo visto. Y el mismo juramento hizo el dicho Diego Garcia, el cual asimismo, so cargo de él, dijo que el dicho padre ahora en este punto le asió de los cabezones [sic] y le dijo, puto, cuylón,30 irás al tlatoani y tú me lo pagarás, lo cual pasó delante del dicho alcalde que juró haberlo visto, ni que le paga el pescado que le da [sic]; y todos juntos dijeron que el dicho padre les pide veinte hanegas de maíz, y aunque dice que se las pagará, no las tienen para dárselas y están afligidos porque no lo han cogido y mueren de hambre. Y que el dicho padre tiene una estancia media legua de este pueblo o casa donde tiene una milpa, y en ella trabajan todos los indios de la jurisdicción y los muchachos de este pueblo, y no paga nada a los dichos muchachos. Y que asimismo reciben mucha aflicción de que el dicho padre esté siempre en este pueblo, por las vejaciones que les hace, sino que viva cada semana en cada pueblo de su partido; que atento a que no han cogido maíz este año //f.98// y tienen muy poco para sustentarse, les dé su merced un mandamiento, para que ni el dicho padre, ni otra persona, se lo rescaten, porque morirán de hambre.

257[Al margen] Dioseles este mandamiento.

258[Al margen] Contra Francisco de Valladares:

259Y asimismo, dijo Juan Martin, que siendo alcalde el año pasado, se le vino a quejar Juan Miguel, alguacil, que al presente no está en este pueblo por haberlo descalabrado Francisco de Valladares, que vive cerca de este pueblo en una estancia, y este testigo le vido la descalabradura y no sabe por qué fue; y así lo juró de nuevo.

260[Al margen] Contra Pedro Nuñez:

  • 31 Podría tratarse de Juan de Hijar descendiente de Juan Fernández de Hijar, conquistador que fundó P (...)

261Y asimismo, dijo el dicho Francisco Pruan que Pedro Nuñez, juez de mesta, vecino de los Lagos le llevó seis pesos de pena por una coyunda de cuero, que se halló en su casa, la cual hizo de un cuero que compró de don Juan de Hijar31 y se los vido llevar Carlos Lomelin y el dicho don Juan de Hijar. Y así lo juró de nuevo el dicho Francisco Pruan, indio. Y esto dijeron y no otra cosa...

262[Al margen] Testigos que se recibieron acerca de la matanza de vacas contra Siordia. No dicen nada.

263En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día, veinte y cinco días, del mes de octubre de mil y seiscientos diez y seis años... para la averiguación de lo que dice en la segunda pregunta de su dicho, Luis de Venavides, testigo de esta información y pesquisa secreta contra Antonio de Siordia, acerca de haber muerto vacas, el dicho señor oidor, visitador, mandó a Antonio Gonçales, alguacil mayor de esta visita, traiga ante su merced la gente de la estancia //f.98r// que tiene en arrendamiento el dicho Antonio de Siordia y en cumplimiento de ello fue y trujo de la dicha estancia cuatro indios, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de la visita, dijeron llamarse, Juan Baptista, natural de Xalpa, que ha dos semanas que sirve al dicho Antonio de Siordia, y Andres Sebastian, natural de Nochistlan, que ha más de un año que le sirve, y Pedro Martin, de Moyagua, que ha dos días, y Domingo Sebastian, de Xalpa, que ha más un año que sirven al dicho Antonio de Siordia... y cada uno de por sí, sin que pudiesen oirse los unos a los otros, fue preguntado si han visto matar vacas al dicho Antonio de Siordia y respondieron que nunca después que le sirven le han visto matar vacas, sino novillos...

264[Al margen] Testigo: Juan Yniguez, vecino de este pueblo:

265En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día veinte y cinco... el dicho señor oidor... recibió juramento de un hombre que dijo llamarse Juan Yniguez y ser vecino de este pueblo... //f.99// dijo lo siguiente:

2661. A la primera pregunta dijo que solo sabe de ella que en los pueblos de esta jurisdicción hay algunas borracheras y no con mucho exceso.

267[Sobre las cuatro primeras preguntas dijo que nada sabe] Y lo mismo dijo a las demás preguntas del interrogatorio que le fueron leídas... y es de edad de cuarenta años, poco más o menos. Y no firmó porque dijo no saber escribir...

268[Al margen] Testigo: Alonso Gomez Garay dice de nuevo del amancebamiento de Ventura, indio:

269En el pueblo de Mestiticacan, después de lo susodicho, el dicho Alonso Gomez Garay testigo... dijo que demás de lo que tiene depuesto en su dicho, sabe este testigo que un indio natural de este pueblo que se llama Ventura, casado, que desde que este testigo está en este pueblo tiene su mujer ausente, en Guadalajara, que ha dos años poco más o menos, está públicamente amancebado con una india de este pueblo, que no sabe cómo se llama, ni que estado tiene, lo cual //f.99r// sabe este testigo así por ser público y notorio y haberlo oído decir a diversas personas de cuyos nombres no se acuerda, como por haberlos este testigo visto vivir en una misma casa, como marido y mujer, de que se sigue nota[ble] escándalo y mal ejemplo entre españoles y naturales... y que es de edad de cuarenta años...

270[Al margen] Testigo: Juan Yniguez, vecino de este pueblo sobre el amancebamiento de Ventura, indio:

271En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para averiguación del dicho amancebamiento recibió juramento de Juan Yniguez, vecino de este pueblo... dijo que conoce al dicho Ventura, indio, porque habrá un año que lo trujo este testigo del pueblo de Chapala, de la provincia Davalos [de Avalos] con una india llamada Juliana, diciendo que era su mujer, y este testigo lo entendió así, y en este pueblo vivieron juntos en una casa, como marido y mujer, y sin que se entendiese cosa en contrario, hasta que habrá poco que oyó decir este testigo, que no eran casados, sino que estaban amancebados, so color del dicho matrimonio [sic]... es de edad //f.100// de cuarenta años, poco más o menos y no firmó porque dijo no saber escribir...

272[Al margen] Diligencia que se hizo en buscar a Ventura y Juliana, indios. No pudieron ser habidos:

273Y luego incontinenti el dicho señor visitador mandó que los dichos, Ventura y Juliana, indios, sean presos, y habiendo ido a aprehenderlos, con el alguacil mayor de esta visita, el alcalde de este pueblo y otros indios, volvieron diciendo haberse ido el dicho Ventura, indio, con la dicha Juliana, al pueblo de Sant Pedro, que está una legua de Guadalajara, y que así no parecen en todo este pueblo aunque los han buscado. Y para que conste se mandó asentar por auto.

274[Al margen] Auto sobre todo lo que resulta de esta visita:

275En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo habiendo visto la información... de Mestiticacan...

276[Al margen] Acerca de la doctrina y borracheras y criar gallinas:

277Dijo que en cuanto a no acudir bien a la doctrina los indios de este partido, y no venir a oir misa los indios circunvecinos, y haber entre ellos borracheras con exceso y hacer vino pulque en sus casas, y ser descuidados //f. 100r// en criar gallinas como tienen obligación, mandaba y mandó se notifique a Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción, tenga particular cuidado de que los indios acudan bien y con puntualidad a la doctrina y a oir misa, evite y castigue entre ellos las borracheras, y hacer vino en sus casas, y haga que críen las aves de Castilla y de la tierra que les está ordenado, so pena que de más de que por la remisión y descuido que en ello tuviere, se le hará cargo particular en su residencia, incurrirá por ello en un año de suspensión de oficio, y en pena de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad.

278[Al margen] Sobre las quemas de los campos:

279Y en razón del exceso que hay en quemar los campos y sabanas los pastores e indios para coger caza, el dicho alcalde mayor so las mismas penas, tenga cuidado de que se guarden cumplan y ejecuten los autos y ordenanzas de gobierno, en especial el último auto proveído por el señor doctor Alonso Perez Merchan, Presidente y Gobernador de este Reyno, del cual se le entregue un traslado autorizado, para que so las penas que contiene demás de las referidas le guarde y cumpla irremisiblemente.

280[Al margen] Diósele traslado de este auto.

281[Al margen] Sobre el amancebamiento de Francisco Simon, indio y Magdalena. Hízose ramo aparte. Lo mismo sobre el amancebamiento de Siordia. Hízose ramo aparte:

282Y en cuanto al amancebamiento de Francisco Simon y Magdalena, indios, se haga ramo aparte y se les tome confesión y la causa se substancie con ellos. Y lo mismo se haga en razón del amancebamiento de Antonio de Siordia con la mujer soltera de este pueblo cuyo nombre declararon los testigos.

283[Al margen] Contra Antonio de Siordia sobre matanza de vacas.

284Hízose ramo aparte:

285Y en cuanto a haber el dicho Antonio de Siordia muerto vacas en su estancia y vendídolas, y haber asimismo muerto novillos sin manifestar los cueros y yerros ante la justicia, contraviniendo a la ordenanza del señor licenciado don Juan de Villela, Presidente y Gobernador de este Reino, se le haga cabeza de proceso por esta causa y ramo aparte, y se substancie con él hasta la difinitiva para que se sentencie y determine.

  • 32 Los paréntesis son de Jiménez Pelayo.

286[Al margen] Contra el padre Hernando de la Peña sobre matanza de vacas (Notifiqué en 27 [sic]):32

287Y en cuanto haber muerto vacas en este pueblo el padre Hernando de la Peña, vicario de él, se le notifique guarde y cumpla de aquí adelante, las ordenanzas del gobierno que prohiben las matanzas de vacas, con apercibimiento, que se usará con él de los remedios del derecho. Y el dicho alcalde //f.101// mayor tenga particular cuidado y vigilancia de que el dicho padre, de aquí delante, no mate las dichas vacas, ni lo consienta por ninguna manera, castigando, conforme a las dichas ordenanzas, a los indios y otras personas por cuya mano se mataren las dichas vacas y se vendiere la carne de ellas, so las penas impuestas en las dichas ordenanzas a las justicias, demás de dos años de suspensión de oficio.

288[Al margen] Contra el Padre Hernando de la Peña sobre malos tratamientos:

289Y en cuanto a los malos tratamientos que el dicho padre Hernando de la Peña hace a los indios de esta jurisdicción, y decir que les quita las gallinas, pescado y otras cosas de comer, sin pagarles enteramente su justo precio, se le notifique, guarde y cumpla las provisiones acerca de ello despachadas para él por la Real Audiencia de este Reyno, y las cédulas de Su Majestad y autos en ellas insertos, de manera, que de aquí adelante los dichos indios no tengan ocasión de quejarse.

290[Al margen] Contra Sebastian Perez de Frias sobre sus tierras:

291Y en cuanto a los sitios y tierras que en esta jurisdicción tiene Sebastian Perez de Frias, que los indios dicen ser suyas, y que tiene ganado mayor en sitio de menor, se le notifique al susodicho, exhiba sus títulos de las dichas tierras y sitios para que se provea lo que convenga.

292[Al margen] Contra Sebastian Perez sobre haber muerto su mujer abintestato:

293Y en cuanto a lo que resulta contra el dicho Sebastian Perez de Frias en razón de decir que habiendo muerto su mujer abintestato se entró en sus bienes siendo comunes por ser adquiridos durante el matrimonio, se le notifique exhiba el testamento de la dicha su mujer, o los recaudos o memorias que dicen dejó para que se provea lo que pareciere convenir. Y en cuanto al amancebamiento de Ventura, indio casado que tiene su mujer ausente en Guadalajara, con una india de este pueblo, atento a que de presente no están en él ni pueden ser habidos, el dicho alcalde mayor tenga cuidado de castigarlos con todo rigor, evitando el dicho amancebamiento.

294//ff.101r// [Al margen] Notificación al Padre Hernando de la Peña, digo, Sebastian Perez de Frias:

295En el pueblo de Mestiticacan a veinte y cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, yo el escribano receptor y usoescrito notifiqué el auto de esta otra parte, como en él se contiene, a Sebastian Perez de Frias, vecino de esta jurisdicción, en cuanto a lo que le toca, acerca de que exhiba los títulos de sus tierras y sitios y el testamento de su mujer.

296[Al margen] Exhibe sus títulos:

297En cuyo cumplimiento exhibió ante el dicho señor visitador una merced original, hecha por la Real Audiencia de este Reyno, a Alonso Martin, residente en Teocualtich, con una venta hecha al dicho Sebastián Perez de Frias por Antonio de Ybarra, hijo del dicho Alonso Martin. Y una memoria simple a modo de codicilo que comienza en la estancia del Tuerto, en dos de marzo de mil y seiscientos y diez y seis años, y acaba con dos firmas que parecen ambas de una misma letra que dicen: Magdalena de Bobadilla, por testigo: Francisco de Villaverde, y el dicho señor visitador mandó que se quedasen en mi poder los dichos papeles para proveer lo que convenga...

298[Al margen] Recibí los recaudos y papeles de Sebastian Perez de Frias aquí contenidos. Para hacer lo que se me manda en el auto que está en la hoja después de ésta. En Mestiticacan, a veinte y siete de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años.

299[Al margen] Notificación al padre Hernando de la Peña...

300[Al margen] Notificación al alcalde mayor,,, //f.102//

301[Al margen] Auto en razón de la estancia y tierras de Sebastian Perez de Frias:

302En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y siete días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto los títulos y recaudos presentados por Sebastian Perez de Frias, vecino de esta jurisdicción de la estancia y tierras que en ella dicen tiene, y la memoria simple que exhibió en razón del testamento de su mujer, dijo que mandaba y mandó que se entreguen los dichos recaudos a Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción, para que vea si el sitio que tiene poblado el dicho Sebastian Perez de Frias, y las tierras que labra, son en la parte y lugar que refiere el título y merced que exhibió de la Real Audiencia de este Reyno, y no estando conforme a ella el dicho alcalde mayor le quite de donde estuviere, para que se pase a donde se le hizo la merced y goce de ella puntualmente sin damnificar a los indios ni a otra persona. Y sepa y averigüe los bienes que quedaron por fin y muerte de la mujer del dicho Sebastian Perez de Frias, y que le pertenecían, y si hizo testamento y dejó herederos para que se le entreguen, y no habiéndolos dejado, y habiendo la susodicha muerto abintestato, envíe los dichos bienes con inventario, cuenta y razón al dicho señor Juez de Bienes de Difuntos, oyendo en todo a las partes, y haciéndoles justicia con el cuidado y diligencia que se requiere. Y asimismo, mandó que el dicho Sebastian Perez de Frias no tenga ganado mayor de ningún género en poca [sic] ni //f. 102r// en poca ni en mucha cantidad, en el sitio de ganado menor que refiere la dicha merced, y sólo pueda tener las yuntas de bueyes que fueren necesarias para labrar sus tierras. Y en el tiempo de la trilla, las yeguas que hubiere menester para ella, y los dichos bueyes y yeguas traiga con buena guarda y custodia, de manera que no haga daños a los indios, so pena que pagará los que hicieren, con el doblo, aplicadas las dos tercias partes para la persona a quien se hicieren y la otra para la comunidad del pueblo donde sucediere el daño y no tenga corral en el dicho sitio y tierras.

303[Al margen] En razón de la estancia de Siordia:

304Y lo mismo guarde y cumpla Antonio de Siordia en la estancia de ganado menor y tierras que tiene un cuarto de legua de este pueblo, so las mismas penas, y luego lance el ganado mayor que dicen que allí tiene. Y se les notifique este auto, y al dicho alcalde mayor se le entregue el testimonio de él, para que en todo y por todo lo cumpla y ejecute, so pena de dos años de suspensión de oficio...

305[Al margen] Notificación a Sebastian Perez y a Siordia:

306En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día, mes y año, notifiqué el auto de arriba en lo que toca a Sebastian Perez de Frias y dijo que lo cumplirá. Y otra tal notificación hice [a] Antonio de Siordia, testigos...

307[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

308//f.103// Visita al pueblo de Yagualica, de la encomienda de don Francisco Tello de esta jurisdicción de Mestiticacan.

309[Al margen] Examen de los indios:

310En el pueblo de Mestiticacan, en veinte y cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo para la información... de este pueblo de Yagualica, de esta jurisdicción, de la encomienda de don Francisco Tello, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse don Francisco Hernandez, gobernador, Alonso Sebastian, alcalde, Juan Miguel, regidor, Pedro Ximon, prioste, Juan Baltazar, Thomas Matheo, maceguales, naturales todos de dicho pueblo de Yagualica... no dijeron nada de substancia más de que algunos pastores cuando pasan les queman las sabanas, y abrasan los pastos. Y el dicho //f.103r// señor oidor, lo mandó asentar por auto...

311No trujeron los indios de este pueblo de Yagualica el libro de su comunidad, y así, no se vido.

Visita del pueblo de Acacico de esta jurisdicción de Mestiticacan.

312[Al margen] Examen de los indios:

313En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día veinte y cinco días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... para la información... del pueblo de Acacico de esta jurisdicción de Mestiticacan, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse: Miguel Lopez, alcalde, Bartolome Garcia, Martin Cosme, Miguel Roman, Diego Geronimo, Pedro Esteban, Juan Baptista, Pedro Bernabe, y que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Acacico... //104// lo que en substancia dijeron fue que el padre Hernando de la Peña, vicario de este partido, los quiere y trata mal, y el dicho Miguel Lopez, alcalde... dijo que el dicho padre, porque no llevó tan presto una india molendera a su estancia, le amagó con un palo, y le quiso dar con él, que si no se desviara, le diera, y el dicho Martin Cosme que estaba presente dijo que es verdad, que vido que le amagó el dicho padre y le diera, si el dicho Miguel Lopez, no se desviara, pero que no sabe la ocasión porque se enojó con él. Y el dicho Pedro Esteban dijo que él también lo vido, y sabe que fue por la ocasión que dice el dicho Miguel Lopez, y ambos a dos lo juraron de nuevo. Y los dichos Martin Cosme y Pedro Esteban dijeron que porque no le llevaron al padre vicario tan presto el pescado que como pescadores que son tienen a su cargo el llevársele, los hizo meter en la cárcel de este pueblo y con ellos al fiscal, y los tuvo presos hasta la noche, y el dicho Miguel Lopez, alcalde y Juan Miguel, alguacil mayor del dicho pueblo, dijeron haber pasado lo referido en su presencia y haberlo visto, y así lo juraron de nuevo. Y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

314Vídose el libro de comunidad de este pueblo y en él dejó el señor visitador otro auto como en los demás pueblos de atrás.

315//f.104r// Visita del pueblo de Suchitlan de la jurisdicción de Mestiticacan.

316[Al margen] Examen de los indios:

317En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y siete días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor oidor, visitador del Reyno, mandó parecer ante sí a los indios del pueblo de Suchitlan... Pedro Sanchez, alcalde, y Juan Martin, regidor, y Miguel Lopez y Juan Miguel y Juan Mendez, naturales del dicho pueblo... (por medio del intérprete]

318[Al margen] Contra Francisco de Valladares, sobre daños:

319Y en suma dijeron que Francisco de Valladares que vive en esta jurisdicción, trae una vara que dicen de la hermandad y con ella hace todo cuanto quiere, y los trata como si fueran perros. Y tiene una casa o estancia, media legua del dicho su pueblo y otra media y menos, de Mayanalisco y de otros pueblecitos, en la cual tiene vacas y yeguas, muías y carneros y en tiempos de aguas reciben grandes agravios de los dichos ganados y sólo tienen cuidado de guardar sus milpas, de manera que si se apartan un poco entran los dichos ganados y les hacen daño en ellas.

320[Al margen] Sobre que vende vino y ropa:

321Y asimismo, dijeron que el susodicho anda por los pueblos de esta jurisdicción vendiendo vino de Castilla a los indios y vendiéndoles ropa, y que ellos lo han visto muchas veces en el pueblo de Contla y Tlacotlan, de esta jurisdicción.

322//f.105// [Al margen] Juan Miguel contra Valladares:

323Y el dicho Juan Miguel dijo que estando haciendo una casa en su pueblo de Nochistlan, llegó el dicho Valladares, y con mucha cólera y malas palabras le dijo que si era perro que para qué hacia casa, y le quitó el zacate que tenía junto, y se lo llevó, aunque se lo pagó después. Y así dejó de cubrir su casa y le hizo muy mala obra. Y todos dijeron, so cargo del juramento que hicieron de nuevo, ser verdad y haber pasado y haber visto todo lo que dice el dicho Juan Miguel, y que piden y suplican a su merced se le quite la vara al dicho Francisco de Valladares, porque es muy malo...

324[Al margen] Contra Valladares y Diego Vazquez sobre los tapisques:

325Y asimismo, dijeron todos juntos que el dicho Francisco de Valladares dice que tiene un mandamiento de la Audiencia de Guadalajara, y otro, un Diego Vazquez que vive en esta jurisdicción, y con ellos los compelen a que les den un tapisque a cada uno, cada semana, y los reparten por los pueblos de esta jurisdicción, con que se ven muy afligidos porque son pocos. Y no dijeron otra cosa.

326[Al margen] Vídose el libro de comunidad.

327[Al margen] Auto en que se da comisión a Andres Venegas para que averigüe las causas contra Valladares y las remita a la Real Audiencia:

328En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor, visitador, habiendo visto todo lo que resulta de la pesquisa secreta de la visita del pueblo de Suchitlan, y lo que los indios dicen contra Francisco de Valladares y Diego Vazquez, dijo que mandaba y mandó se notifique al alcalde mayor de este partido, que al presente está en este pueblo, que con toda diligencia y cuidado se //f.105r// haga averiguación en razón de andar vendiendo vino y ropa, el dicho Francisco de Valladares, por los pueblos de esta jurisdicción, y examine al alcalde y regidor Miguel Lopez, Juan Miguel, y Juan Mendez, naturales del dicho pueblo de Suchitlan que son los que han depuesto acerca de esto... Y cerrada y sellada la dicha causa, estando conclusa con el dicho Francisco de Valladares, la remita a la Real Audiencia de este Reyno; que si necesario es, le dé comisión en forma para lo susodicho; y asimismo de cómo el dicho Francisco de Valladares anda con pistolete amenazando con él a todos, y ser hombre que trata mal de palabra, a título de la vara de la hermandad, a españoles y naturales, y de los inconvenientes que resultan de que ejerza oficio de justicia; y todo junto lo remita, como dicho es, a la dicha Real Audiencia, por cuanto el dicho Francisco de Valladares está ausente de esta jurisdicción, y no se sabe cuando ha de volver a ella y su merced está de partida y no puede detenerse. Y lo haga el dicho alcalde mayor con mucho cuidado brevedad y puntualidad, con apercibimiento de que por ello se le hará cargo particular en su residencia, de más de incurrir en un año de suspensión de oficio. Y el dicho alcalde mayor, so la dicha pena, haga parecer ante sí al dicho Valladares y le pida que exhiba los títulos de la estancia o casa, que dicen estos indios de Suchitlan, que el susodicho tiene poblada media legua de su pueblo, y otra media legua de Mayanalisco, y otros pueblos circunvecinos, en la cual dicen, tiene ganado menor y mayor, todo junto, y que les hacen daño a sus sementeras de todos los dichos pueblos. Y haga justicia en todo, de manera que las partes no reciban daño de aquí adelante. Y que el dicho Francisco de Valladares no tenga estancia contra su título, y le mande exhibir una licencia o mandamiento //f.106// que los dichos indios de Suchitlan dicen, tiene el dicho Francisco de Valladares, y otro mandamiento que asimismo tiene Diego Vazquez, que vive en esta jurisdicción, para que cada uno pueda sacar un indio de los pueblos de ella; y vea lo que en esto pasa y de quién son los dichos mandamientos, y dé todo informe a la dicha Real Audiencia, para que en ello se ponga el remedio que convenga...

329[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

330Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Suchitlan y en él se proveyó y dejó escrito otro auto, como en los demás.

Visita al pueblo de Contla de esta jurisdicción de Mestiticacan de la Real Corona.

331[Al margen] Examen de los indios:

332En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día, veinte y siete de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, //f.106r//intérprete de esta visita, dijeron llamarse, Martin Perez, alcalde, Francisco Bernardino, escribano, Juan Miguel, regidor y Diego Ángel y Miguel Sanchez, naturales todos del dicho pueblo de Contla, que dijeron no haber podido venir más, porque los viejos no pudieron venir, y otros, se habían ido a entender en sus milpas... dijeron en suma, que:

333[Al margen] Contra Francisco de Valladares y fulano Velazquez y otro hombre de los Lagos sobre que venden ropa. Contra los pastores del alférez Tomas Gonçales:

334Francisco de Valladares y un fulano Velazquez, y otro hombre de los Lagos (que no saben) cómo se llama, andan vendiendo ropa por su pueblo. Y que los pastores del alférez Tomas Gonçales de Figueroa les queman las sabanas...

335Y luego incontinenti, su merced vido el libro de comunidad de este pueblo y en él dejó proveído otro auto como en los demás, y que en cuanto a andar vendiendo ropa Francisco de Valladares, se vea lo proveído en la visita antecedente de Suchitlan, y en cuanto a las quemas, lo proveído en la visita de la jurisdicción.

336//f.107// Visita del pueblo de Xala de la jurisdicción de Mestiticacan.

337[Al margen] Examen de los indios:

338En el pueblo de Mestiticacan a veinte y siete días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la visita de este pueblo de Xala, de esta jurisdicción, de la Real Corona, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete de esta visita, dijeron llamarse Jusepe Sebastian, alcalde, Juan Miguel, principal, Pedro Pablo, Juan Baltazar, naturales todos del dicho pueblo de Xala... dijeron en suma:

339[Al margen] Contra Francisco de Valladares. Véase lo proveído en la visita de Suchitlan.

340Que Francisco de Valladares, que trae la vara de la hermandad y vive en esta jurisdicción, los trata mal de palabra y los amenaza con la vara, y anda vendiendo ropa a los indios en su pueblo y en otros de esta jurisdicción, y cuando viene a cobrar lo que fía es haciéndoles muchos agravios y aporreándolos y amenazándolos que los ha de prender.

341[Al margen] Contra don Juan de Hijar:

342Y asimismo, que don Juan de Hijar vive de contino [sic] en su pueblo y no quiere ir con su mujer a Guadalajara, ni la favorece en nada, ni trabaja para ella, y los trata mal de palabra. Y el dicho Jusepe //f.107r// Sebastian, alcalde, porque le fue a pedir un caballo blanco que su gente le había tomado, le dio tres mojicones, y le volvió el caballo. Y esto no lo vio indio ninguno porque fue en un camino. Y otra vez, en presencia del padre Estrada que les administra la doctrina, el dicho don Juan de Hijar, le dio muchos mojicones en la boca, que estuvo seis días sin poder comer, porque se la llenó de llagas, porque enviando un indio tapisque a Guadalajara, el dicho alcalde, para cierto negocio, el dicho don Juan se lo estorbó, diciendo que le había de servir a él y guardarle sus caballos.

343[Al margen] Contra Francisco de Valladares sobre haber depositado a Mariana india:

344Y asimismo, dijo el dicho alcalde que los días pasados, el dicho Francisco de Valladares fue a su pueblo y con la mano de justicia, entró en su casa, y sacó de ella a una hija suya llamada Mariana, hija de su mujer Lucia Magdalena y del primer marido, y se la llevó y dicen la depositó en casa de doña Francisca de Rifarache que vive en el pueblo de Cuacuala de esta jurisdicción, y se ha ido y huido de la dicha casa, de manera que ya no saben de ella; de forma que Phelipe Baltazar, marido de la dicha Mariana, cuando vuelva ahora de Sant Luis donde fue a cobrar unos dineros, no [la] hallará en su casa. Lo cual vieron por sus ojos todos los indios de susoreferidos...

345[Al margen) Contra don Juan de Hijar, sobre daños a Pedro Pablo, indio:

346Y asimismo, el dicho Pedro Pablo dijo que la recua del dicho don Juan de Hijar los días pasados le comió su milpa, de lo cual dirán muchos indios, y pidió a su merced se la hiciese pagar... Vídose el libro de este pueblo de Xala y en él se proveyó otro auto como en las demás visitas.

347//f. 108// [Al margen] Auto sobre lo que resulta de la visita de Xala:

  • 33 Sementera: potrero indígena para la siembra.

348En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día veinte y siete de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Xala y lo que dicen los testigos de ella contra don Juan de Hijar, en razón de los daños y agravios que les causa de vivir en su pueblo, y el que su recua hizo en la sementera33 de Pedro Pablo, natural de dicho pueblo, y los mojicones que dio y mal tratamiento que hizo a Jusepe Sebastian, alcalde de dicho pueblo de Xala, porque le pidió un caballo blanco suyo, y porque quiso enviar un indio tapisque a Guadalajara a cierto negocio del dicho alcalde. Y lo que asimismo resulta contra Francisco de Valladares, vecino de esta jurisdicción, en razón de haber sacado de casa de sus padres a Mariana, india, mujer de Phelippe Baltazar, y depositádola en la casa de doña Francisca de Rifarache de donde se ha huido, estando el dicho su marido ausente.

349[Al margen] Acerca de don Juan de Hijar:

350Dijo que mandaba y mandó se despache mandamiento contra el dicho don Juan de Hijar, dirigido a él mismo, para que dentro de cuatro días que se cuenten desde el día de la notificación, salga del dicho pueblo de Xala y no viva en él, ni en otro de indios conforme a la cédula de Su Majestad, su fecha en el Pardo, a veinte de noviembre de mil y seiscientos y ocho años, y vaya a hacer vida con su mujer que está en Guadalajara; atento que ha muchos días que no está en su compañía, y es público en todo el Reyno que padece extrema necesidad, y el dicho don Juan no la favorece ni acude con lo necesario para su sustento. Y no entre, en el dicho pueblo de Xala, ni en los demás de indios, a vivir, por poco ni mucho tiempo; so pena si dentro del término asignado no sale del dicho pueblo, y si viviere en él o en otro de indios, y no fuere a hacer vida con su mujer y //f.108r// contraviniere a cualquier cosa de las susodichas, que servirá cuatro años a Su Majestad en las islas Filipinas, por soldado sin sueldo y de cient pesos aplicados a la Real Cámara y gastos de justicia de por mitad. Y Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción, le notifique el dicho mandamiento y lo haga cumplir precisa e inviolablemente, pena de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad, y de seis años de suspensión de oficio. Y asimismo, el dicho alcalde mayor, haga parecer ante sí al dicho don Juan de Hijar, antes de notificarle el mandamiento referido, llamando al dicho Pedro Pablo, indio, y haga justicia en razón del daño de su milpa, y oídas las partes breve y sumariamente, sin causar proceso. Y asimismo, haga justicia con mucha puntualidad y sin remisión alguna, en razón del mal tratamiento que dicen hizo al dicho Jusepe Sebastian, alcalde, examinando para ello a los testigos que lo depusieron en la dicha información y pesquisa secreta y los demás que convenga.

351[Al margen] Acerca de Valladares:

352Y asimismo, haga justicia sabida y averiguada la verdad breve y sumariamente en razón de haber, el dicho Francisco de Valladares, sacado de casa de sus padres a la dicha Mariana, india, y depositádola, y la haga volver a poder de su marido y padres y, resultando culpado el dicho Francisco de Valladares lo castigue, y asimismo, al dicho don Juan por las causas contenidas en este auto, que para todo lo referido, si necesario es, le da comisión en forma, por cuanto los dichos don Juan de Hijar y Francisco de Valladares, se han ido de esa jurisidicción y no están al presente en ella, y su merced está de partida y no puede detenerse; y así lo mandó y rubricó.

353En Mestiticacan, en veinte y ocho de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, notifiqué el auto de arriba y entregué un traslado de él, autorizado, a Andres Venegas, alcalde mayor de la jurisdición, el cual recibió el dicho traslado para guardar y cumplir el dicho auto y lo firmó, y asimismo, le entregué el mandamiento contenido en el dicho auto contra don Juan de Hijar.

  • 34 Hijo del alarife de Guadalajara y regidor, Martín Casillas «el viejo» quien en 1606 compró en rema (...)

354//f.109//Visita del pueblo de Ocotique de esta jurisdicción, de la encomienda de Martín Casillas el mozo.34

355[Al margen] Examen de los indios:

356En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y siete días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la...visita del pueblo de Ocotique, de la encomienda de Martin Casillas, el mozo, de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete de esta visita dijeron llamarse: Diego Raphael, alcalde, Pedro Miguel, Jusepe Hernandez, Francisco Phelipe, escribano y Xpobal Augustin, regidor, naturales todos del dicho pueblo... y lo que dijeron, en suma, es que un Diego Vazquez y otras personas les llevan los indios para correos y tapisques y los caballos y otras cosas y no se las //f.109r// pagan bien. Y asimismo, les queman las sabanas los pastores del alférez Thomas Gomez, sin que lo puedan remediar. Y que Pedro Nuñez, juez de mesta, le quitó al dicho Pedro Miguel le quitó [sic] tres yeguas y una silla, y después le volvió la silla, por seis pesos, y los demás indios de susoreferidos, dijeron haber pasado como lo dice el dicho Pedro Miguel y haberlo todos visto; y no dijeron otra cosa de sustancia...

357Vídose el libro de la comunidad de este pueblo de Acatique [sic] y en él proveyó el señor visitador otro auto como en los demás pueblos. Y dióseles mandamiento para que los pasajeros no les quiten nada por fuerza, como se ha dado a los otros pueblos.

Visita del pueblo de Cuacuala de esta jurisdicción de Mestiticacan y de la encomienda de Diego Vazquez

358[Al margen] Examen de los indios:

359En el pueblo de Mestiticacan, en el dicho día veinte y siete de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta del pueblo de Cuacuala de esta jurisdicción, de la encomienda //f.110//de don Francisco Tello, digo, de Diego Vazquez [sic], hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita dijeron llamarse Xpobal Perez, alcalde, Martin Garcia, Phelipe Marcelino, Xpobal Phelipe, y Miguel Mendez, y ... no dijeron cosa que se debiese escribir y el dicho señor oidor lo mandó asentar por auto...

360Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Cuacuala y en él, (el) señor visitador dejó proveído otro auto como a los demás pueblos.

361//f.110r// Auto para que Andres Banegas exhiba los procesos, y el escribano los registros:

362En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y ocho días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... mandó que Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción, exhiba las causas así civiles como criminales que se han hecho y causado en su tiempo y en el de sus antecesores y Carlos Lomelín escribano nombrado en esta jurisdicción, escriba asimismo los registros y protocolos de las escrituras que ante él y sus antecesores han pasado, y los procesos que tuviere.

363[Al margen] Exhibe el alcalde mayor:

364y habiéndosele notificado, el dicho alcalde mayor exhibió cinco procesos criminales que, debajo de juramento dijo que son los que él ha hecho en su tiempo y que de sus antecesores no tiene ningunos, ni sabe donde están o si ellos los han llevado, y que sólo tiene algunos, que son muy pocos, hechos por don Juan de Hijar, el último alcalde mayor de esta jurisdicción, y que los tiene en Tlacotlan.

365[Al margen] Jura el escribano que no tiene escrituras:

366Y el dicho Garlos Lomelin, debajo de juramento, dijo que no tiene proceso ninguno, ni ha hecho más de dos o tres escrituras, las cuales están en poder de don Juan de Hijar; y el dicho alcalde mayor exhibió el libro de penas de cámara en el cual había sólo tres partidas, que todas montan cuarenta pesos, aplicados a la Real Cámara y gastos de justicia de por mitad...

367[Al margen] Auto para que haya una caja para guardar los procesos y protocolos con dos llaves:

368En el pueblo de Mestiticacan, a veinte y ocho días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... //f.111// habiendo visto los procesos que exhibió Andres Venegas, alcalde mayor de esta jurisdicción de Mestiticacan, y lo que de ellos resulta, dijo que mandaba y mandó que el dicho alcalde mayor y sus sucesores, de aquí adelante, cuando nombraren escribano sea de veinte y cinco años ya cumplidos, y no sea su hijo ni otra persona prohibida, so pena de dos años de suspensión de oficio, y doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad. Y para que asimismo estén a recaudo los procesos y protocolos de escribanos nombrados, y con ellos haya la cuenta y razón que se debe tener, y las partes interesadas no reciban daño, el dicho alcalde mayor del primer dinero que aplicare a gastos de justicia haga una arca de dos llaves diferentes en que estén siempre, que la una tenga el alcalde mayor, que es o fuere de esta jurisdicción, y la otra, el escribano, y los papeles que se sacaren se tornen a la dicha arca de manera que no se queden fuera de ella ni se pierdan; y acabado el oficio, el dicho alcalde mayor entregue por inventario con distinción de año, partes y personas los dichos procesos y protocolos, en la dicha caja, a su sucesor, y el dicho inventario se meta dentro de ella, y el dicho alcalde mayor procure con mucha diligencia recoger los procesos y protocolos de sus antecesores y de sus escribanos nombrados de esta jurisdicción, y los que hallare con los que tiene en su poder, suyos y del tiempo del dicho don Juan de Hijar, los meta en la dicha arca. Todo lo cual y cada cosa de las referidas guarden el dicho alcalde mayor y sus sucesores, pena de dos años de suspensión de oficio, y de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad demás de pagar el interés de las partes; y para que los sucesores tengan noticia de este auto se saque una copia de él, y autorizada se entregue al dicho Andres Venegas, el cual, la ponga y pegue en la tapa de la dicha arca de parte de adentro; y así lo proveyó y rubricó.

369[Al margen] Notificación a Venegas...

370//f.111r// [Al margen] Auto para que exhiba Venegas los 40 pesos:

  • 35 El folio 112 está en blanco.

371Y luego incontinenti el dicho señor oidor, visitador mandó al dicho Andres Venegas que exhibiese los cuarenta pesos contenidos en las tres partidas de su libro de penas de cámara y gastos de justicia, el cual los exhibió y se entregaron a mí el receptor y usoescripto como a depositario de las condenaciones de esta visita, y se asentaron en el libro de depósitos de mi cargo...35

372//f.113// Visita del pueblo y del corregimiento de Nochistlan y de la alcaldía mayor de Suchipila y sus sujetos.

Visita del pueblo de Nochistlan.

373[Al margen] Examen de los indios:

374En el pueblo de Nochistlan, a veinte y nueve días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la ... y visita de este pueblo de Nochistlan, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse Andres Sebastian y Pedro Xacobo, alcaldes, Pedro Martin, regidor, Pedro Gaspar, principal, Juan Baltazar, principal, Pedro Hernandez, Francisco Ximenez, Pedro Ximon, escribano, Antonio Bernabe, Diego Hernandez, prioste, Diego Perez, principal, Juan Martin, regidor, Juan Baptista, Anton Juan y otros muchos indios naturales, que dijeron ser todos de este dicho pueblo... dijeron, en suma:

375[Al margen] Contra el padre Peña:

376Que el padre Hernando de la Peña, vicario de este partido, les hace muy grandes agravios y vejaciones, tratándolos mal de palabra y no pagándoles bien lo que le dan de comida y otras cosas, aunque les ha dado provisiones la Real Audiencia //f.113r// para que no los agravie ni quite nada de por fuerza, y sin paga, y exhibieron ante su merced dos provisiones de la Real Audiencia de este Reyno, la una dada en veinte de mayo de este presente año, insertas en ella dos reales cédulas, la una para que los religiosos y ministros de doctrina no tengan cepos, ni prisiones en sus casas, ni tresquilen a los indios, y la otra, para que no les quiten el maíz, gallinas, ni otras cosas sin pagarles su justo precio. Y un auto de la dicha Real Audiencia para que el dicho padre Hernando de la Peña en conformidad de las reales cédulas de susoreferidas no maltrate, ni quite cosa de por fuerza y sin paga a los dichos indios. La cual dicha Real Provisión parece haberse pregonado en este pueblo y notificádose al dicho padre Hernando de la Peña. Y la otra Real Provisión para que el alcalde mayor no consienta que ninguna persona saque indios de los pueblos de su jurisdicción para minas, ni otras partes, por fuerza ni contra voluntad, ni se saquen dineros de las cajas de comunidad, y los que se hubieren sacado se vuelvan a ellas, y otras cosas contenidas en la dicha Real Provisión en favor de los dichos indios.

377[Al margen] Contra Pedro Nuñez, juez de mesta:

378Los cuales, asimismo, dijeron que Pedro Nuñez, juez de mesta, les hizo muchos agravios, porque los penaba si compraban en las estancias carne para su sustento, y si los encontraba con sillas a caballo, y que no se acuerdan a qué indios en particular llevó las dichas penas.

379[Al margen] Contra el padre Peña sobre 51 pesos:

380Y asimismo, debajo de juramento que para ello hicieron de nuevo, Pedro Ximon, escribano del hospital, Diego Hernandez, prioste y Juan Bernabe, mayordomo del dicho hospital, dijeron que el dicho padre Hernando de la Peña les pidió prestados, del dinero del dicho hospital, cincuenta y un pesos y se los dieron, y hasta agora no se los ha vuelto, y que pedían y suplicaban al dicho señor visitador se los mande devolver.

  • 36 Minero y hacendado, dueño de la hacienda de Trujillo. Su hijo del mismo nombre, vecino de Fresnill (...)

381[Al margen] Contra Juan de Dosal:36

382Y que Juan de Dosal de la Madriz, vecino de los Ramos, les llevaba los indios de este pueblo, diciendo le debían dineros, sin manifestarlos //f.114// ante la justicia de esta jurisdicción, de que se les seguían muchos agravios y vejaciones, y que esto hizo en virtud de un mandamiento que trujo, y que después acá la Real Audiencia le dio al dicho Juan de Dosal una provisión, para que antes de llevar los dichos indios, los manifieste, y haga cuenta con ellos para que si le parecieren deudores, en tal caso los lleve, y no de otra manera, y que esta provisión es muy buena, y piden a su merced, que se guarde; y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

383Está adelante la razón de cómo se vido el libro de cuentas de comunidad.

384[Al margen] Auto sobre de lo que resulta de la visita de Nochistlan:

385En el pueblo de Nochistlan, a veinte y nueve días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto la visita de este pueblo de Nochistlan y de lo que resulta de los dichos de los testigos que en ella depusieron.

386[Al margen] Acerca de Juan de Dosal:

387Dijo que mandaba y mandó se despache mandamiento a los indios de este pueblo, para que Juan de Dosal de la Madriz, minero del Real de los Ramos y sus gentes, mayordomos y otras personas que vinieren a este pueblo, a su jurisdicción o a otras partes, a sacar los indios que se les han ido con la paga adelantada de sus haciendas de minas, guarden y cumplan la Real Provisión de esta Real Audiencia, que últimamente se despachó y está en poder del dicho Juan de Dosal, en esta razón y el mandamiento del señor doctor Alonso Perez Merchan, Presidente y Gobernador de este Reyno, su fecha, a veinte y cinco de junio //f.114r// de este presente año, y el auto proveído por el señor licenciado Gaspar de la Fuente, siendo visitador del Reyno, su fecha en Çacatecas a diez días del mes de enero de seiscientos y nueve y la ordenanza trece, hecha por él mismo en aquella ocasión que todo habla acerca de lo referido y en su conformidad el dicho Juan de Dosal y sus mayordomos, criados y agentes cuando vinieren a sacar los dichos indios, antes que los saquen los comparezcan ante la justicia del pueblo donde estuvieren, para que verifique según los recaudos que presentaren o confesiones de los dichos indios, si son deudores de cantidad que no exceda la cantidad del servicio de ocho meses que les hubiere dado adelantado. Y constando de cantidad líquida, la dicha justicia se los entregue para que sirvan la dicha deuda, y les hagan los dichos mayordomos y agentes, en el camino, buen tratamiento, y lo mismo en las minas donde fueren y no constando de deuda legítimamente las dichas justicias, no consientan que sean sacados los dichos indios de sus pueblos, contra su voluntad, y los unos y los otros lo cumplan y guarden así, so pena de que serán castigados con todo rigor. Y de cuatrocientos pesos para la Cámara de su Majestad, de manera que los puedan apremiar a que sirvan los dichos ocho meses, cuyo salario les hubieren dado adelantado.

388[Al margen] Acerca del padre Peña:

389Y en cuanto a los malos tratamientos que los dichos indios dicen les hace el padre Hernando de la Peña, vicario de este partido, se le vuelva a notificar guarde y cumpla en todo y por todo la Real Provisión y Reales Cédulas en ella insertas, y que exhibieron los dichos indios, de manera que no tengan más ocasión de quejarse. Y en su conformidad los trate bien de obra y de palabra, y les pague lo que le diere, con apercibimiento que se usará con él de los remedios permitidos en derecho. Y en cuanto a los cincuenta y un pesos, que el padre Hernando //f. 115// de la Peña llevó prestados del hospital, los dichos indios trujeron ante su merced unas prendas que dijeron haberles dado en empeño de los dichos cincuenta y un pesos, que fueron un salero redondo de plata, un cubilete pequeño de plata, dos sortijas, una con cinco pequeñas piedras verdes que parecen esmeraldas, y otra con una piedra colorada y doce varas de ruan y quedó de desempeñarlas y pagarles los dichos cincuenta y un pesos, dentro de diez días con que los dichos indios dijeron quedar contentos. Y el dicho señor visitador, estando presente don Francisco Rangel, alcalde mayor de este partido le mandó que si dentro de dicho tiempo no desempeñare las prendas el dicho padre Hernando de la Peña, el dicho alcalde mayor, con su citación las venda y remate en el mayor ponedor, y haga pago a los dichos indios y lo que sobre vuelva al dicho padre Hernando de la Peña.

390[Al margen] Notifícase al alcalde mayor:

391Y el dicho alcalde mayor dijo que así lo hará y cumplirá, y en cuanto a los daños y agravios, que los dichos refieren haberlos hecho Pedro Nuñez, juez de mesta, su merced dijo que atento a que vive en la jurisdicción de los Lagos, se dará noticia de ello al señor fiscal de Su Majestad...

392Y luego incontinenti se volvieron las dichas prendas a los dichos indios.

393Volviéronseles las provisiones a los indios que las exhibieron

394[Al margen] Notificación al padre Hernando de la Peña:

395En el pueblo de Nochistlan, en el dicho día veinte y nueve de octubre... notifiqué el auto... al padre Hernando de la Peña... el cual dijo que hará y cumplirá... //f.115r//

396Dióseles mandamiento a los indios de Nochistlan conforme al auto de esta otra parte, y diose noticia de ello a don Francisco Rangel su alcalde mayor, en el dicho día, mes y año.

Visita del pueblo de Atoyaguac de la jurisdicción de Nochistlan

397[Al margen] Examen de los Indios:

398En el pueblo de Nochistlan, en el dicho día veinte y nueve de octubre... el dicho señor oidor visitador para la... visita de este pueblo de Atoyaguac, de la jurisdicción del pueblo de Nochistlan, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse, Pedro Colio, alcalde, Alonso Lucas, regidor, Francisco Simon, Juan Coronado, Juan Baptista, Gaspar Clemente y Pedro Gaspar, naturales, que dijeron ser todos del dicho pueblo de Atoyaguac de los cuales... //f.116// no respondieron cosa de substancia que se debiese escribir y el dicho señor oidor visitador lo mandó asentar por auto...

399Está adelante la razón de cómo se vido el libro de cuentas de comunidad, que la de este pueblo y de el de Nochistlan es toda una.

Visita del pueblo de Apulco San Pedro, de la jurisdicción de Nochistlan

400[Al margen] Examen de los Indios:

401En el pueblo de Nochistlan en el dicho día... el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Apulco San Pedro, de esta jurisdicción de Suchipila y Nochistlan, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete de esta visita dijeron llamarse Francisco Hernandez, alcalde, Diego Colio, y Juan Cuenca, Francisco Juan, Francisco Tomas, Juan Miguel, Juan Baptista, alguacil, naturales todos del dicho pueblo de Apulco San Pedro... //f.116r// lo que dijeron en suma fue, que ellos no son más de diez indios y los pasajeros son muchos y gastan muchas gallinas, y que a dos tomines, como se las tiene puestas en el arancel el alcalde mayor, es muy poco; que su merced se las mande poner a tres tomines y que diez guevos que dan al real, conforme al arancel son muchos; que su merced mande que sean ocho y que, los dichos pasajeros les pagan a tomín por el alquiler de cada caballo y no se los vuelven; que piden al dicho señor visitador, provea de remedio sobre ello y no dijeron otra cosa de substancia que se debiese...

402[Al margen] Auto sobre lo contenido en la visita de Apulco:

403En el pueblo de Nochistlan en el dicho día... el dicho señor oidor visitador habiendo visto la visita del dicho pueblo de Apulco Sant Pedro y lo que piden los indios de él, dijo que en cuanto a las gallinas, no ha lugar lo que piden, que las den a dos tomines como hasta aquí, y ocho huevos por un tomín y así se ponga en su arancel, y estando presente don Francisco Rangel, alcalde mayor de esta jurisdicción, dijo que en el arancel que les dio tiene //f.117// puestos solos ocho guevos y nomás, y el dicho señor visitador mandó que en cuanto a los caballos que los dichos indios dicen que les llevan, no pagándoles más de a tomín por el alquiler, se les dé el mandamiento ordinario que se ha dado a los indios de los otros pueblos...

404Despachose conforme al auto de arriba y diose a los indios de Apulco.

405[Al margen] Cómo se vieron las cuentas de comunidad y sus sujetos:

406En el pueblo de Nochistlan en el dicho mes y año, el dicho visitador mandó que los indios de este pueblo exhibiesen el libro de su comunidad y habiéndole exhibido, pareció por él ser de la comunidad de este pueblo y de Sant Pedro Apulco y Atoyaguac sus sujetos, y en él, el dicho señor visitador dejó proveído auto para que se compre caja de dos llaves, que la una tenga el alcalde mayor y la otra, un alcalde, y sólo se saque lo necesario para su república, y no para otros gastos diferentes, so pena del cuatro tanto. Y que los descargos de las dichas cuentas de aquí adelante sean con claridad y distinción, y con razón suficiente de manera que se verifiquen, y del dinero de la comunidad no se suplan los tributos que se dejaren de cobrar. Y por las dichas cuentas, el alcalde mayor no lleve más de cuatro tomines y dos por el arancel, para sí y para su escribano, so la dicha pena de cuatro tanto...

407//f.117r// Visita del pueblo de Tenamayuca, sujeto de Nochistlan

408[Al margen] Examen de los Indios:

409En el pueblo de Nochistlan a treinta días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Tenamayuca, de esta jurisdicción de Nochistlan, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete de esta visita dijeron llamarse Pedro Gaspar, alguacil mayor, Pablo Gaspar, prioste y Alonso Martín, naturales de dicho pueblo y todos tres dijeron que no pudieron venir más por estar ocupados fuera de su pueblo... lo que dijeron en substancia fue que los ganados del pueblo de Nochocan de la jurisdicción de Tecoaltich, que son del hospital de él, les hacen muchos daños en sus sementeras porque se les entran en sus casas mismas, y piden a su merced provea en ello de remedio; y que siendo juez de mesta Pedro Núñez, hizo agravios a algunos indios de su pueblo, que no se acuerdan a qué personas, y esto dijeron y no otra cosa que se debiese escribir...

410//f.118// [Al margen] Auto:

411En el pueblo de Nochistlan, en el dicho día, mes y año el dicho señor oidor visitador, habiendo visto lo que resulta de la visita del pueblo de Tenamayuca dijo que mandaba y mandó se despache mandamiento, para que los ganados del hospital del pueblo de Nochocan, de la jurisdicción de Teocaltich, anden retirados una legua del dicho pueblo de Temayuca [sic] y con buena guarda y custodia, de manera que no hagan daños, y que el alcalde mayor de este pueblo y el de Tecoaltich, cada uno por su parte y por lo que le toca, lo guarde y ejecute...

412Despachose mandamiento conforme al auto de arriba y diose a los indios de Tenamayuca; y el libro del común de este pueblo, es el mismo del de Nochistlan, que es la cabecera.

413//f.118r// Visita del pueblo de Suchipilac

414[Al margen] Examen al general fecho [a] don Francisco Rangel Palomino:

415En el pueblo de Suchipila, a treinta y un días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de este pueblo, hizo parecer ante sí a don Francisco Rangel Palomino, alcalde mayor de esta jurisdicción... dijo lo siguiente:

4161. [Al margen] Contra Francisco indio cantor sobre amancebamiento con María india soltera:

417A la primera pregunta dijo que lo que de ella sabe es, que en este pueblo vive un indio, cantor, viejo que se llama Francisco, el cual es público y notorio que ha más de veinte años que está amancebado con una india soltera de este pueblo, que se llama María, pero este testigo no ha visto cosa ninguna por donde pueda juzgar ser así. Y que los días pasados lo prendió por esta pública voz y fama y llegando a la averiguación no halló testigos. Y que hay en este pueblo algunas borracheras y algunas veces hacen pulque de maíz, y este testigo como alcalde mayor, lo castiga como puede para remediarlo...

4182. A la segunda pregunta dijo, que en este pueblo vive un negro libre ya viejo casado con una india, hombre sosegado y quieto, y un mulato, hombre de bien, casado con otra india, que va y viene y trajina.

419[Al margen] Contra Pedro Lucas, mercader, sobre matanza de vacas:

420Y que en este pueblo está y vive Pedro Lucas, español, soltero, el cual no tiene estancia, ni es criador de ganado, y es público y notorio (aunque este testigo no lo ha visto) que mata vacas hembras y la carne la vende en este pueblo y en el de Apoçol, y aunque este testigo no lo ha visto vender, es público y notorio que la vende, y este testigo ha enviado, algunas veces//f.119// a comprarla a su casa y se la han traído...

4215. A la quinta pregunta, dijo que este testigo ha oído decir por público y notorio, que habrá dos años, poco más o menos, que el dicho Pedro Lucas prendió de su autoridad a un negro en la boca que llaman de Venavente, y a dos muchachos, que no sabe si son indios o españoles, por decir que le habían hurtado unas muías y que amarró y azotó en el campo a los dichos dos muchachos, lo cual ha oído decir este testigo públicamente y que de ello se le hizo causa por don Francisco de Pareja, su antecesor, que estará en archivo y las exhibirá cuando se le mande...

42217. [Al margen] Contra el dicho Pedro Lucas sobre amancebamientos y de mala lengua:

423A las diez y siete preguntas dijo lo que de ella sabe es que es público y notorio, que el dicho Pedro Lucas, ha más de cinco años que está públicamente amancebado con una mulata llamada Gracia Rendon, esclava de Jorge de Alvarado, vecino de este pueblo, y aún entiende este testigo, que sobre ello se le ha hecho causa y que no está [a]sentada, pero que este testigo no ha visto acto ninguno por donde deba juzgar ser verdad el dicho amancebamiento. Y asimismo, el dicho Pedro Lucas es hombre de malos respectos y lengua, y no hay honra de mujer //f.119r// ni hombre segura en su boca. Lo cual este testigo le ha oído varias y diversas veces y se lo ha reprendido.

424[Al margen] Contra el dicho Pedro Lucas sobre amancebamiento y de mala lengua:

425Y que por las causas que este testigo tiene referidas, hubiera ya fulminado proceso contra el dicho Pedro Lucas, si no supiera que estaba de próximo para salir a la visita el dicho señor visitador, aguardando a que su merced llegara y pusiera en ello con la mayor autoridad más eficaz remedio, y que esto sabe de esta pregunta.

426... ratificó y que es de edad de treinta años y lo firmó.

  • 37 Hijo de Hernán Flores, uno de los primeros vecinos de Guadalajara quien casó con María Perez de la (...)

427[Al margen] Testigo: Diego Flores de la Torre,37 vecino de Suchipila:

428En el pueblo de Suchipila, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para la dicha información y pesquisa secreta, hizo parecer ante sí a Diego Flores de la Torre, vecino de esta jurisdicción... dijo lo siguiente.

429[Al margen] Borracheras:

4301. A la primera pregunta dijo que aunque las justicias hacen todo su posible para evitar las borracheras, no deja de haberlas algunas veces, y de hacer los indios vino pulque en sus casas, de maíz y de otras cosas, cuyo remedio en el todo tiene este testigo, //f. 120// casi por imposible.

431[Al margen] Los indios acuden mal a la doctrina:

432Y aunque el ministro de doctrina hace todo lo que puede, los dichos indios suelen acudir mal y con negligencia a la doctrina, y hay misa los días que tienen obligación, y esto sabe de esta pregunta.

4332. A la segunda pregunta dijo que en este pueblo vive un mulato llamado Marcos, casado con una india, quieto y sosegado, y piensa este testigo que tiene licencia de la Real Audiencia de Guadalajara para vivir en este pueblo. Y un negro de más de sesenta años casado con una mulata el cual es también buen hombre y de buen ejemplo, quieto y pacífico, y que esto sabe de esta pregunta y no otra cosa.

4347. [Al margen] Contra los indios de Xalpa sobre quemar la sabana:

435A la séptima pregunta dijo que en el pegar fuego a las sabanas abrasando los pastos, hay muy grande exceso y desorden y llega a tanto, que por coger los indios de Xalpa unas codornices, abrasaron mucha parte de los agostaderos de las yeguas de este testigo y su hermano de su hacienda de Guaxucar, de manera que por falta de pastos se les murieron sesenta yeguas de silla. Y esto fue el año pasado, y lo sabe este testigo porque se lo dijeron un mulato llamado Miguel y otro Martín, indio natural de dicho pueblo de Xalpa, que dijeron haber visto pegar el dicho fuego a los dichos indios, y esto sabe de esta pregunta.

4369. [Al margen] Contra Alçate obligado [del abasto de carne] de Çacatecas, sobre matanza de vacas. Remítese para la visita de Çacatecas:

437A la novena pregunta dijo que este presente año, como entre julio y agosto, le faltó a este testigo y al dicho Hernan Flores, su hermano, mucha cantidad de vacas que no se determina este testigo cuantas serían, mas de que realmente bajaron los herraderos y en los rodeos se conoció la falta de las vacas; y después, el testigo supo que, fulano de Alçate, obligado de Cacatecas, las mataba en las carnicerías de la dicha ciudad, porque Bernabe de Velasco, sobrino de este testigo, se las vido matar, y así se lo dijo a este testigo y que había hecho testigo de ello estándolas matando en la dicha ciudad y que se sacaban los becerros de las vacas muertas y los echaban por ahí, y los testigos que //f.120r// estaban presentes, a quien requirió que lo fuesen el dicho Bernabe de Velasco, fueron a un Pedro de Torres, hijo de Juan de Torres, el corredor de Zacatecas, y a un Francisco Flores, vecino de la misma ciudad, que este testigo entiende que es sastre, y a otro fulano de Frías, y también vido la dicha matanza de vacas don Geronimo de los Rios, que de presente está en esta jurisdicción...

43817. [Al margen] Contra Xpobal de Guadalajara sobre amancebamiento:

439A la diez y siete preguntas dijo que es público y notorio que en el pueblo de Mecatabasco está y vive un español, que este testigo ha oido decir que es soltero, y el dicho pueblo es de esta jurisdicción, el cual está públicamente amancebado con una india llamada Xaloma, la cual era casada y no sabe si al presente lo es, y él se llama Xpoval de Guadalajara. Y ha más de veinte años que dura el dicho amancebamiento, lo cual sabe este testigo por haberlo oído decir a muchas personas y se dice públicamente, y este testigo, aunque no ha visto actos deshonestos entre ellos, ha visto que varias veces, el dicho Xpobal de Guadalajara, ha traído y llevado a este pueblo, a la dicha india, a las ancas de su caballo. Y asimismo los hijos que tiene la dicha india, este testigo ha oido que él mismo, en presencia de este testigo los ha llamado hijos. Y que algunas justicias lo han querido prender y cuando van se huye.

440[Al margen] Contra Pedro Lucas sobre amancebamiento con Gracia mulata:

441Y en este pueblo vive un español que se llama Pedro Lucas, el cual es soltero, y se dice públicamente estar amancebado con una mulata llamada Gracia, esclava de Jorge de Alvarado, soltera y este testigo lo que ha visto es que el dicho Pedro Lucas entra muchas y diversas veces en el aposento de la dicha mulata, estando sola en el dicho aposento, y ella en la casa del susodicho y es tan público el dicho amancebamiento que no hay nadie que no lo diga...

44220. [Al margen] Contra don Francisco:

443A la veinte preguntas dijo que lo que sabe y ha visto es que don Francisco Rangel Palomino, alcalde mayor de esta jurisdicción, //f.121// como es hombre pobre y el salario tan poco, algunas veces envía algunas muidlas que tiene, cargadas de melones, a su tiempo, a Çacatecas y cuando hay otra fruta, ni más ni menos [sic], y algunas gallinas y pollos, pero esto es sin violencia ni fuerza alguna, y sin temor, que sepa, que haya hecho agravio a indio ninguno y sin tomárselo por fuerza, y sin paga, ni sabe la cantidad de cosas que han sido, ni las veces...

44423. A la veinte y tres preguntas dijo que no ha visto este testigo arancel en el juzgado de este pueblo...

44524. A la veinte y cuatro preguntas dijo que sabe que este año ha habido carestía de maíz en este pueblo y ha sido general en otras partes, y lo demás contenido en la pregunta no lo sabe.

44627. A la veinte y siete dijo que en este pueblo no hay carcelero propietario porque cada año tiene las llaves un alguacil indio; y esto sabe de esta pregunta.

44729. [Al margen] Contra Pedro Nuñez y sus ministros:

448A la veinte y nueve dijo que este testigo ha oído quejar a los indios del pueblo de Xalpa, que los ministros de Pedro Nuñez, juez de mesta, que no sabe quien son, entraban en el dicho pueblo, y a diestro y siniestro por cualquier cosa de cuero que les hallaba los penaba... y que es de edad de cuarenta y ocho años y lo firmó.

449//f.121r// [Al margen] Testigo: Alonso de Velasco:

450En el pueblo de Suchipila, en el dicho día veintiuno [sic] de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para averiguación... en razón de la matanza de vacas, hizo parecer ante sí a un mozo español que dijo llamarse Alonso de Velasco y ser vecino de este pueblo... dijo lo siguiente:

4512. [Al margen] Contra Pedro Lucas sobre matanza de vacas:

452A la dicha segunda pregunta dijo que lo que sabe es que ha visto varias y diversas veces que Pedro Lucas, español, que vive en este pueblo, ha muerto vacas hembras, serán las que se acuerda este testigo, quince o veinte, en un corral que tenía en este pueblo, y el indio por cuya mano ha hecho algunas de estas matanzas, ha sido un indio llamado Elias, que vive en este pueblo, casado, sigún piensa, con una india llamada Magdalena, y otros indios que ha tenido {como} criados por cuya mano también las ha muerto, que no se acuerda de sus nombres, y la carne de ellas vendía públicamente en este pueblo, y esto vio este testigo varias veces. Y que los indios y españoles compraban la dicha carne; y esto sabe de esta pregunta, y es la verdad so cargo del juramento que ha fecho.

4537. Y asimismo, so cargo del dicho juramento fue preguntado por lo contenido en la diez y siete preguntas... en razón de pecados públicos y amancebamientos.

454[Al margen] Contra Pedro Lucas sobre amancebamiento:

455Y dijo que en este pueblo está el dicho español llamado Pedro Lucas, y desde que este testigo ha, que está en este pueblo, ha oído decir públicamente que está amancebado con una mulata soltera llamada Gracia, esclava de Jorge de Alvarado. Y este testigo ha visto muchas veces entrar al susodicho en el aposento de la dicha mulata, y estarse solos ahí y a ella en casa del dicho Pedro Lucas. Todo lo cual ha causado escándalo y mal ejemplo en este pueblo.

456//f. 122// [Al margen] Contra Francisco indio, sobre amancebamiento:

457Y en él, asimismo, está un indio viudo llamado Francisco, cantor de la iglesia, el cual públicamente se dice que está amancebado con una india María, que llaman La Sangradora, viuda. Pero este testigo no ha visto acto por donde pueda juzgar... Y que es de edad de veinte y cinco años...

458[Al margen] Testigo: Bernabe de Velasco:

459En el pueblo de Suchipila en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador para averiguación... en razón de matanza de vacas y en la quinta acerca de indios aprisionados y cárcel privada y de la diez y siete, acerca de amancebamientos y acerca de tratos y contratos, hizo parecer ante sí a un mozo español, que dijo llamarse Bernabe de Velasco y ser vecino de este pueblo... dijo lo siguiente.

4602. [Al margen] Contra Pedro Lucas y Elias, indio, su criado, sobre matanza de vacas:

461A la segunda pregunta dijo que este testigo algunas veces ha visto que en casa de Pedro Lucas, mercader vecino de este pueblo, se vende carne de reses mayores, y ha oído decir que es de vacas hembras, y que ha muerto ahí Alfonso de Velasco, hermano de este testigo, y a otras personas de cuyos nombres no se acuerda, y la vende un indio, //f.122r// su criado que se llama Pedro Elias, casado poco ha, con una india viuda, de cuyo nombre no se acuerda. Y que el dicho Pedro Lucas no es criador, ni tiene estancia, y este testigo le oyó decir a él mismo que tenía un atajo de trece o catorce vacas.

462[Al margen] Contra Alçate, obligado de Çacatecas:

463Y asimismo habrá cuatro meses poco más o menos, que estando este testigo en la ciudad de Çacatecas tuvo noticia que en las carnicerías de ella se mataban vacas hembras, de Diego y Hernan Flores de la Torre, tíos de este testigo y por certificarse de ello, este testigo fue un viernes al matadero, y vido que se mataron cerca de cuarenta vacas, todas del yerro de los dichos sus tíos, que entre ellas había una del yerro de Juan de Cepeda, y otra de un yerro como escudo, que muchas de ellas estaban preñadas; y este testigo requirió que fuesen testigos de cómo se mataban vacas de sus tíos a Pedro de Torres, hijo de Juan de Torres, corredor, vecino de la dicha ciudad y a Francisco de Frías, alguacil que fue de aquella caja y a Francisco Flores hijo bastardo del dicho Hernan Flores, tío de este testigo. Y requirió también a Francisco, digo, Juan Cornejo, veedor de las dichas carnicerías, que asentase aquella partida de vacas que se mataba, y respondió que ya tenía asentada una partida de cien vacas de aquel yerro, y este testigo ha oído decir que don Geronimo de los RIOS y Juan de Coto, negro, vido la dicha matanza de vacas y al mismo Juan de Soto, negro, que es criado del dicho don Geronimo, oyó decir este testigo, que entre el ganado de Alçate, obligado de la dicha ciudad de Çacatecas, había más cantidad de vacas de los dichos Diego y Hernan Flores...

4645. [Al margen] Contra Pedro Lucas, sobre la prisión de un indio y dos muchachos:

465A la quinta pregunta, dijo que este testigo vido, habrá como dos años, poco más o menos, que el dicho Pedro Lucas, mercader, vecino de este pueblo, que estando el testigo en la estancia de Guajucar con Sancho de Rentería, su primo, llegó a ella el susodicho y les pidió favor para aprehender a un negro que le había hurtado unas muías, diciendo que para ello llevaba comisión //f.123// del teniente y este testigo y el dicho Sancho de Rentería, su primo, fueron con él hasta la estancia de Peguero, que es en la boca que llaman de Benavente, y en ella prendió a un negro de Diego Matheos, que entiende que se llama Francisco, y a dos indiezuelos muchachos, y a todos tres los amarró, y dijo que los traía a este pueblo para entregarlos a la justicia, y el negro se le huyó aquella noche, y trujo a los muchachos, y aunque allá no vido este testigo la comisión, la oyó leer en este pueblo, que se la había dado Jorge de Alvarado teniente que entonces era de esta jurisdicción...

46617. [Al margen] Contra Pedro Lucas y Gracia, mulata, sobre amancebamientos:

467A la diez y siete preguntas dijo que este testigo ha oído decir públicamente en este pueblo, que el dicho Pedro Lucas español está amancebado con Gracia, mulata, soltera, esclava del dicho Jorge de Alvarado, y este testigo le ha visto entrar a él algunas veces en casa de la susodicha, de lo cual se causa mala voz respecto de ser público el dicho amancebamiento.

468[Al margen] Contra Francisco, indio cantor, sobre amancebamiento:

469Y asimismo es público y notorio que Francisco, indio, cantor de la iglesia, casado con una india, que piensa que se llama Justina, está amancebado muchos días ha, con una india que piensa que se llama Justina [sic], y luego dijo que no sabe como se llama la mujer propia y que la manceba es la dicha Justina, y que este testigo no ha visto actos por donde deba juzgar el dicho amancebamiento, más de la pública voz.

470[Al margen] Contra Phelipe, indio fiscal, sobre amancebamiento:

471Y asimismo, se dice públicamente que Phelipe, indio, fiscal de este pueblo, casado con una india, que no sabe este testigo como se llama, está amancebado con una india viuda y que no sabe como se llama, y vido este testigo, que por el dicho amancebamiento la depositó don Francisco Rangel, alcalde mayor de este pueblo, y después de esto, ha visto el testigo al dicho Phelipe en su casa algunas veces de día y se dice que todavía están amancebados, y que respecto de este amancebamiento no hace vida con su mujer el [dicho] //f.123r// indio Phelipe.

472[Al margen] Contra Xptoval de Guadalajara y Xaloma india sobre amancebamiento:

473Y también es público y notorio que Xptoval, de Guadalajara, español, que vive en el pueblo de Mecatabasco, de esta jurisdicción, ha más de veinte años que está amancebado con una india del dicho pueblo, llamada Xaloma, y este testigo los ha visto dormir y vivir juntos, como marido y mujer, y que ya tienen hijo casado, y otros solteros que son todos siete u ocho, y aunque las justicias lo han querido prender por el dicho amancebamiento, no han podido porque se les va...

47420. [Al margen] Contra don Francisco Rangel, alcalde mayor:

475A la veinte preguntas dijo que el dicho don Francisco Rangel como está pobre y el salario que tiene es poco, y con él no puede sustentarse, tiene una recuezuela con que algunas veces, aunque de tarde en tarde, envía a Çacatecas, limas y naranjas y algunas gallinas, pero no sabe la cantidad y cuantas veces, más de que han sido muy pocas, pero esto ha sido pagándoselo a los indios, y no ha oído que nadie se queje de él, ni que haya hecho fuerza a ninguna persona, ni dejado de pagar; y esto sabe y es la verdad so cargo de dicho juramento en que se afirmó y ratificó, y que es de edad de veinte años...

476[Al margen] Testigo, Jorge de Alvarado, vecino de este pueblo:

477En el pueblo de Suchipila, a primero día del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para esta información y pesquisa secreta, hizo parecer ante sí a Jorge de Alvarado, vecino de este pueblo... //f. 124// dijo lo siguiente:

4781. A la primera pregunta dijo que en este pueblo y su jurisdicción suele haber algunas borracheras, y el alcalde mayor tiene cuidado de castigarlas, y en lo demás los indios tienen buen cuidado de acudir a la doctrina, y el ministro, de doctrinarlos y sacramentarlos...

4792. [Al margen] Contra Pedro Lucas sobre matanza de ganado y contra Francisco Sanchez y fulano de Orozco, sobre matanza de vacas:

480A la segunda pregunta dijo que en este pueblo vive un negro libre, llamado Juan, casado con una mulata llamada Ana, y un mulato, Marcos, casado con una india que se llama Angelina, ambos libres, hombres de bien, quietos y sosegados y sin perjuicio a españoles y naturales. Y que los días pasados, oyó decir este testigo que Pedro Lucas, español, vecino de este pueblo, dio y vendió a trueco de maíz, digo, de trigo, unas pocas de vacas hembras a Francisco Sanchez y fulano de Horozco, compañeros que viven en una labor, cerca de Apocol, y oyó este testigo decir a muchas personas de cuyos nombres no se acuerda, que los susodichos las habían muerto y vendido la carne de ellas a los indios. Y vio que algunas veces el dicho Pedro Lucas hacía matar novillos en este pueblo, y vendía a los indios la carne, y no sabe si ha muerto vacas o no, y sabe, porque lo ha visto, que el dicho Pedro Lucas no es criador, ni tiene estancia de ganado mayor...

4817. A la séptima pregunta, dijo que cada año los indios de esta jurisdicción pegan fuego a las sabanas, para coger codornices y conejos, y nunca se sabe quién lo hace, y con esto causan mucho daño, y que nunca los pastores llegan por aquí, y convendrá mucho que se remedie.

482//f.124r// 17. [Al margen] Contra Pedro Lucas y Gracia, mulata, sobre amancebamiento:

483A la diez y siete preguntas dijo que Pedro Lucas, vecino de este pueblo, se dice está públicamente amancebado, con una mulata libre, que está en servicio de este testigo, que se llama Gracia, pero este testigo no ha visto acto, ni cosa por donde se deba juzgarlo, más de decirlo todos, y haber hecho causa por ello contra los susodichos don Francisco de Pareja, alcalde mayor que fue de esta jurisdicción, en que este testigo dijo su dicho y se remite a él.

484[Al margen] Contra Xptoval de Guadalajara, y una india, sobre amancebamiento:

485Y que en el pueblo de Mecatabasco está un Xptoval de Guadalajara, español, que ha más de veinte años que está allí amancebado, con grande escándalo y mal ejemplo, con una india llamada María Xaloma, casada, que ha oído decir este testigo que ha poco que murió su marido en Guaxucar; y este testigo los ha visto vivir en una misma casa como marido y mujer, y que tienen tres o cuatro hijos, que el mayor tiene más de veinte años, y aunque los alcaldes mayores lo han querido prender y castigar, [por] el dicho amancebamiento, no han podido porque se les va...

48620. [Al margen] Contra don Francisco Rangel, alcalde mayor:

487A la veinte preguntas dijo que don Francisco Rangel, alcalde mayor de esta jurisdicción, tiene una recuezuela con que algunas veces al tiempo de la fruta la envía a Çacatecas, pero esto es sin hacer fuerza a los indios, pagándolos muy bien, de manera que nunca ha resultado queja contra él, y si esto no hicieran, no pudiera sustentarse por ser el salario tan tenue...

488//f.125//24.A la veinte y cuatro dijo, que...sabe... más de que nunca han faltado mantenimientos.

48925. [Al margen] Contra Juan Fernandez de las Roelas por no hacer vida con su mujer:

490A la veinte y cinco dijo que en el pueblo de Mecatabasco de esta jurisdicción está, vive [sic] en servicio de don Diego de los Ríos, un Juan Fernandez de las Roelas, que ha más de diez y ocho o diez y nueve años que tiene su mujer y dos hijas, para poner en estado, con extrema necesidad en las minas de San Luis, y no hace vida con la dicha su mujer... y este testigo siendo teniente de esta jurisdicción lo quiso prender y no le pudo dar alcance...

49127. A la veinte y siete, dijo que en esta jurisdicción no hay carceleros propietarios.

49229. [Al margen] Contra Pedro Nuñez, juez de mesta:

493A la veinte y nueve preguntas, dijo que Pedro Nuñez, juez de mesta, fue público y notorio que hacía muchos agravios a los indios, no sabe este testigo a quién, más de a un Juan Miguel, indio de Apocol, que fue a quejarse a la Real Audiencia de Guadalajara y los señores de ella le mandaron volver lo que le habían quitado.

494[Al margen] Contra fulano de Orosco sobre amancebamiento:

495Y demás de lo que este testigo tiene dicho, es público y notorio que el dicho fulano de Orosco, compañero de Francisco Sanchez, que vive cerca de Apocol, está amancebado con una india tarasca, que no sabe este testigo cómo se llama, y este testigo la ha visto en su casa, y sabe que en ella tiene hijos, y que él los reconoce por tales y les llama hijos, de que se sigue escándalo y mal ejemplo... y que es de edad de cincuenta y seis años...

496//f.125r// [Al margen] Testigo, Pedro Elias, natural de este pueblo de Suchipila criado de Pedro Lucas, dice de vista de cinco vacas: En el pueblo de Suchipila, en el dicho día primero de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor... en razón de las vacas que dicen ha muerto Pedro Lucas, hizo parecer ante sí a un indio, que mediante el intérprete de esta visita, dijo llamarse Pedro Elias y ser natural de este pueblo y que sirve al dicho Pedro Lucas a quien citan algunos de los testigos de esta pesquisa secreta, y de él se recibió juramento y lo hizo por Dios Nuestro Señor y por la señal de la Cruz, en forma de derecho, y so cargo de él, prometió de decir verdad, y siendo preguntado por la dicha pregunta segunda dijo que habrá dos meses que el dicho su amo, Pedro Lucas, mató cuatro vacas, en el pueblo de Apoçol, y vendió la carne a los indios de él, y las mató por mano de un Martín, indio, arriero de dicho pueblo de Apoçol, y un indio sobrino suyo, casado, que no sabe cómo se llama, y lo vieron Francisco Sanchez y Horosco su compañero, que viven allí cerca en una estancia. Y después de estas cuatro vacas, vido este testigo que el dicho Pedro Lucas mató otra vaca, en este pueblo, y vendió la carne a los indios de él y la desjarretó Pedro, indio, mayordomo del hospital, y allí había otros tres indios que ya no se acuerda este testigo quienes eran... es de edad de cincuenta años y no firmó, porque dijo no saber escribir...

497[Al margen) Testigo Pedro Phelipe, indio, mayordomo del hospital, dice de cuatro vacas de vista:

498Y luego, incontinenti, el dicho señor oidor, para la dicha averiguación, hizo parecer ante sí a un indio que mediante el intérprete dijo llamarse Pedro Phelipe, y ser mayordomo del hospital, a quien cita por el dicho de arriba Pedro Elias, indio... //f.126// dijo que pocos días ha que en este pueblo, Pedro Lucas, español que vive en él, mató una vaca y este testigo fue el que la desjarretó y que vendió la carne a los indios de este pueblo, y asimismo, el susodicho, en los llanos de este pueblo, vio que hizo matar tres vacas, en tres diferentes semanas, y que no se acuerda que indios las mataron más de que el padre de este convento le dijo a este testigo: anda trae la carne de aquellas vacas que nos ha dado Pedro Lucas... y que no sabe la edad que tiene, pareció de veinte y cinco años y no firmó porque dijo no saber...

499[Al margen] Testigo, Martin Francisco, natural de Apocol dice de vista de treinta vacas:

500En el pueblo de Suchipila, en el dicho día mes y año, el dicho señor oidor visitador, para la dicha averiguación, hizo parecer ante sí un indio que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijo llamarse Martin Francisco y ser natural del pueblo de Apocol, de esta jurisdicción, a quien cita en su dicho Pedro Elias, indio... dijo que los días pasados el dicho Pedro Lucas, español, a quien sirve este testigo, vio que trujo hasta treinta //f.126r// vacas hembras de la estancia de Santa Cruz de don Diego de los Rios, las cuales vio, asimismo, que en diferentes semanas hizo matar en el pueblo de Apocol, y las desjarretaba y mataba Pedro Elias, indio, su criado, y la carne enviaba en muías cargada[s], a vender a este pueblo y a otros, y la compraban los indios, y así lo vio este testigo por sus ojos, y echó de ver que el susodicho había muerto todas las treinta vacas, porque fue a verlas a donde estaban, y no halló ninguna... dijo no saber escribir... no supo decir su edad, pareció por su aspecto de treinta y cinco años...

501[Al margen] Testigo, Francisco Jeronimo natural de Apocol, dice de la vista de una vaca:

502En el pueblo de Suchipila, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para más averiguación de la dicha matanza de vacas, hizo parecer ante sí a un indio que mediante el dicho intérprete dijo llamarse Francisco Geronimo y ser natural del pueblo de Apocol, casado en él con Magdalena Mencia, y ser cuñado de Martín Francisco, el cual es casado en el mismo pueblo con María Xaloma, india, y del dicho Francisco Geronimo se recibió juramento... dijo que los días pasados vido este testigo que Pedro Lucas, español, vecino de este pueblo, a quien conoce, trujo cantidad de vacas de la estancia de Santa Cruz, de don Diego de los Rios, que no miró en qué tantas serían, más de que eran muchas, y en aquella sazón este testigo fue a la ciudad de Guadalajara por correo, y cuando volvió de allí, a algunos días vido que por mandado del dicho Pedro //f.127// Lucas se mató una vaca, que cuando este testigo llegó estaba ya desollada. Y este testigo conoció ser vaca, en las ubres, y debió de ser la postrera de las que había traído el dicho Pedro Lucas, porque ya no había ninguna, y le dijeron a este testigo, no se acuerda quién, que ya las había muerto todas... y no firmó porque dijo no saber, dijo que no sabe la edad que tiene, pareció por su aspecto de treinta años...

Visita del pueblo de Suchipila de la encomienda de Diego Flores.

503[Al margen] Examen de los indios:

504En el pueblo de Suchipila, en el dicho día primero de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse: Diego Xacobo y Pedro Lucas, alcaldes de este pueblo, Pedro Hernandez y Diego Andres, regidores, y Juan Damian, mayordomo, Diego Phelippe, Pedro Ximenez, Diego Phelippe, Alonso Hernandez, Juan Miguel, Pedro Gaspar, Gaspar Melchor, Alonso Garcia y Juan Martin, naturales, que todos dijeron ser de este dicho pueblo... //f.127r//

505II. [Al margen] Contra Pedro Lucas, sobre matanza de vacas:

506Dijeron a la segunda pregunta, en que fueron preguntados en particular, que ellos han visto que Pedro Lucas, que reside en este pueblo, ha muerto muchas vacas en él por semanas [sic] y vendido la carne a los indios, y las mataba Pedro Elias, indio, su criado, estando presente muchas veces el dicho Pedro Lucas, su amo. Lo cual dijeron todos haberlo visto, en especial Pedro Ximenez, Alonso Hernandez, Pedro Hernandez y Pedro Lucas, alcaldes, y Diego Phelipe y Pedro Hernandez, regidor y Diego Andres, asimismo regidor, los cuales cada uno de por sí y apartadamente, debajo del juramento que para ello hicieron, dijeron haber visto matar las dichas vacas por mandado del dicho Pedro Lucas, y vendido a los indios la carne de ellas, y que no se determina ni la cantidad de vacas que habrá muerto, sino que han sido muchas, y esto dijeron acerca de la pregunta.

507[Al margen] Contra el mismo en razón de un daño a unos indios y dejar de pagar el alquiler de unas casas:

508Y asimismo, dijo Juan Damian, indio, que las muías de dicho Pedro Lucas le comieron su milpa, que valdría lo que le comieron, cuatro pesos. Y asimismo, Diego Phelipe dijo que las muías del dicho Pedro Lucas le comieron mucha parte de su milpa, que valdría un peso y medio, de lo cual dieron petición los dichos indios.

509[Al margen] Remitiose la petición en razón de este alquiler al alcalde mayor y está la razón adelante nueve fojas [sic].

510Y todos dijeron que el dicho Pedro Lucas es muy perjudicial, y que les hace muchos agravios, y no quisieran que estuviera en su pueblo... //f.128//

511Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Suchipila, y en él se proveyó otro auto como en el pueblo de Nochistlan, de esta jurisdicción.

512[Al margen] Auto sobre todo lo que resulta de la visita de Suchipila:

513En el pueblo de Suchipila, a primero día del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo y lo que de ella resulta:

514[Al margen] Contra Pedro Lucas por matar vacas:

515Dijo que en cuanto a lo que dicen los testigos acerca de haber muerto vacas Pedro Lucas, español, en este pueblo y en el de Apocol, contra lo dispuesto por las ordenanzas del gobierno, mandaba y mandó que de esta causa se le haga cabeza de proceso y ramo aparte, y se substancie con él hasta la difinitiva, para que se sentencie y determine.

516[Al margen] Contra Pedro Lucas y Gracia, mulata, sobre amancebamiento:

517Y lo mismo se haga en razón de haber estado amancebado con Gracia, mulata libre, criada de Jorge de Alvarado, substanciándose la causa con ambos hasta la difinitiva.

518[Al margen] Contra Francisco, indio cantor y Phelipe, fiscal, sobre amancebamiento. Está proveído adelante.

519Y también se haga cabeza de proceso y ramo aparte contra Francisco, indio cantor, y María, india soltera, y Phelipe, indio fiscal de este pueblo, casado en él, y una india viuda que no se sabe como se llama, por decir que ha mucho tiempo que están amancebados públicamente y con escándalo.

520[Al margen] Contra Xpoval de Guadalajara y Maria Xaloma, india, sobre amancebamiento:

521Y en cuanto al amancebamiento de Xpoval de Guadalajara, español que vive en el pueblo de Mecatabasco con María Xaloma, natural de él, de más de veinte años a esta parte, atento a que el susodicho anda huido y ausente de esta jurisdicción, y ella no ha podido ser habida, se notifique a don Francisco Rangel, //f.128r// alcalde mayor de esta jurisdicción, que con todo rigor evite y castigue este amancebamiento, y notifique al dicho Xpoval, de Guadalajara, no viva en el dicho pueblo de Mecatabasco, ni en otro de indios, y luego le compela a que salga de él, irrimisiblemente dentro de cuatro días de como se lo notifique, y lo ejecute con todo cuidado y demostración, so pena de dos años de suspensión de oficio, y volviendo la dicha india María Xaloma al dicho pueblo de Mecatabasco o a otro de su jurisdicción, sepa y se informe cómo vive, y viviendo mal la castigue con todo rigor.

522[Al margen] Contra fulano de Horosco y Francisco Sanchez, sobre matanza de vacas:

523Y en cuanto a lo que dice de oídas Jorge de Alvarado en razón de haber muerto vacas fulano de Orosco y Francisco Sanchez, se remite el hacer más averiguación en este negocio a la visita del pueblo de Apoçol, en cuya cercanía está la estancia donde los susodichos viven.

524[Al margen] Contra Juan Fernandez de las Roelas sobre no hacer vida con su mujer:

525Y en cuanto a lo que resulta contra Juan Fernandez de las Roelas, español, que vive en el pueblo de Mecatabasco, de esta jurisdicción acerca de haber más de veinte años que está ausente de su mujer, que la tiene en las minas de Sant Luis con dos hijas para poner en estado, padeciendo mucha necesidad, atento a que de presente no puede ser habido el susodicho, el dicho alcalde mayor le notifique y apremie a que dentro de cuatro días después de la notificación vaya a hacer vida con la dicha su mujer, y sin ella por ninguna manera vuelva a vivir al dicho pueblo de Mecatabasco, ni a otro de indios ni españoles; pena de ocho años de servicio sin sueldo en Philippinas, y al dicho alcalde mayor, de cuatro años de suspensión de oficio, si no lo ejecutare, precisamente con el rigor y demostración que se requiere.

526[Al margen] Acerca de las quemas:

527Y en cuanto a las quemas de sabanas de que consta haber habido exceso y desorden en esta jurisdicción, en especial en el pueblo de Xalpa, donde se abrasaron los pastos el año pasado por los naturales de él, para coger caza; el dicho alcalde mayor, tenga particular cuidado de evitar y castigar las dichas quemas, en los pastores indios y demás personas que las hicieren, y que los dichos indios no las hagan para ningún efecto, conforme a las ordenanzas del gobierno, en especial el auto últimamente proveído por el señor doctor Alonso Perez //f.129// Merchan, Presidente y Gobernador de este Reyno, ejecutando irrimisiblemente las penas de él, en los transgresores, con apercebimiento que demás de que se le hará cargo particular en su residencia por el descuido que en ello tuviere, será castigado con todo rigor.

528[Al margen] Acerca de la omisión del alcalde mayor en castigar los pecados públicos y delictos y tratos y contratos:

529Y en cuanto a la omisión que parece haber tenido el dicho alcalde mayor en estorbar y castigar las matanzas de vacas, y haber enviado fruta, gallinas y otras cosas a vender en su recua a la ciudad de Çacatecas, se reserva para su residencia y que de ello se dé noticia al señor fiscal de Su Majestad, y se le notifique de aquí adelante no trate ni contrate y evite y castigue con diligencia el matar vacas y otros delitos y pecados públicos conforme a la ley del Reyno y capítulo de corregidores; con apercibimiento que demás de que por ello se le hará cargo particular en su residencia, será castigado...

530[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

531//f.129r// Visita del pueblo de Mecatabasco.

532En el pueblo de Suchipila, a dos días del mes de octubre [sic] de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta del pueblo de Mecatabasco, de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse don Martin Cortes, gobernador del pueblo de Xalpa, cabecera del dicho pueblo de Mecatabasco y Juan Martin, principal, y Diego Phelipe, alguacil mayor del dicho pueblo de Mecatabasco... lo que dijeron en suma fue que los pasajeros que pasan por su pueblo les llevan sus caballos sin pagarles bien los alquileres de ellos, y algunas veces no se los vuelven; y que los labradores a cuyas siegas acuden por mandado del gobierno que son la de Apocol y de los Flores y otras, no les pagan a su gusto, y piden a su merced se suba la paga a dos reales en cada un día, y que les den bien de comer. Y no dijeron otra cosa de substancia que se debiese escribir. Y que no han podido venir más indios de dicho pueblo de Mecatabasco porque están fuera de él, ocupados en sus tratos y otras cosas...

533Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Mecatabasco y en él se proveyó otro auto como en el de Suchipila y Nochistlan.

534[Al margen] Auto:

535//f.130// En el pueblo de Suchipila, a dos de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, habiendo visto lo que resulta de la visita del pueblo de Mecatabasco y lo que dicen los indios de él, dijo que mandaba y mandó que en cuanto a la paga del alquiler de los caballos y demás cosas se les dé el mandamiento ordinario, y en cuanto a lo que piden acerca de que se les pague a dos tomines por cada un día de los que se ocupan en las siegas de las dichas labores, acudan al Señor Presidente y Gobernador de este Reyno de donde emanan los mandamientos, para que acudan a las dichas labores, y los dueños de ellas les den muy bien de comer, y para ello se les dé mandamiento...

536Diose mandamiento a los indios conforme a este auto.

Visita del pueblo de Xalpa de esta jurisdicción de Suchipila.

537En el pueblo de Suchipila, en el dicho día dos de noviembre... el dicho señor oidor, visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Xalpa, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el dicho intérprete dijeron llamarse don Martin Cortes, gobernador de esta jurisdicción y Martin Diego, alcalde, Pedro Martin, alcalde, Francisco Geronimo, escribano, Juan Pablo, regidor, Diego Juan, Juan Sebastian, Juan Baptista, Juan Alvarez, Martin Luis, Martin Damian, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Xalpa... //f.130r// dijeron en suma que los pasajeros no les pagan bien los alquileres de los caballos que les dan, y algunas veces no se los vuelven, y que en su arancel están puestos los guevos a diez al tomín, que son muchos y bastará que se den ocho, y así piden al dicho señor visitador que lo mande. Y que les mande asimismo pagar a dos tomines de jornal por cada un día de los que se ocupan en las siegas de las labores de Apocol, y de Diego y Hernan Flores y a otras a donde acuden a sus tiempos, y que les den bien de comer; y que asimismo, se le pague al dicho tapisque que viene a servir al alcalde mayor del dicho su pueblo y del de Mecatabasco a tres tomines por semana, porque no les paga más de dos tomines, y es muy poco...

538Vídose el libro de Comunidad de este pueblo de Xalpa y en él se proveyó otro auto como en el de Mecatabasco, y demás pueblos de esta jurisdicción para que haya caja de dos llaves, y la una tenga el alcalde mayor, y la otra el alcalde y que el alcalde mayor cuando tomare cuentas, verifique bien y con claridad los cargos y no lleven más de cuatro tomines por cada cuenta y dos por el arancel para sí y su servicio, so pena del cuatro tanto.

539//f.131// [Al margen] Auto:

540En en [sic] el pueblo de Suchipila, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, habiendo visto la visita del pueblo de Xalpa y lo que piden los indios de él, dijo que mandaba y mandó que se les despache el mandamiento ordinario de pasajeros, en cuanto a la paga del alquiler de los caballos y demás cosas. Y que los dichos indios solamente den ocho guevos por un tomín y así se ponga en su arancel, y en lo que piden acerca de que se les paguen a dos tomines por cada un día de los que se ocupan en las siegas de las labores, acudan al Señor Presidente y Gobernador de este Reyno, de donde emanan los mandamientos, para que vayan a las dichas labores y los dueños de ellas les den muy bien de comer, y para ello se les dé mandamiento, y de aquí adelante, el alcalde mayor que es o fuere de este partido, pague a tres tomines por semana a los indios tapisques que le vinieren a servir del dicho pueblo de Xalpa; y así lo mandó y rubricó, y se dio a entender a los dichos indios mediante el intérprete.

541Diose mandamiento a estos indios conforme al auto de arriba.

542[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

543//f.131r// Visita del pueblo de Cuxpala, de esta jurisdicción.

544En el pueblo de Suchipila, en el dicho día dos de noviembre... el dicho señor oidor visitador, para la información... del pueblo de Cuxpala, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete dijeron llamarse Francisco Raphael, alcalde, Francisco Sebastian, regidor, Lucas Andres, alguacil, Diego Phelipe, Pedro Miguel, Juan Baptista, Pedro Pablo, y Francisco Juan, naturales todos de dicho pueblo de Cuxpala... sólo dijo Francisco Juan que pide a su merced le mande dar licencia para poder andar a caballo con silla y freno y espuelas, y para poder tener recua y yuntas de bueyes; y el dicho señor visitador mandó que se le dé como se ha dado a otros...

545Vídose el libro de comunidad de este pueblo y en él se proveyó otro auto como en los demás pueblos de esta jurisdicción.

546//f.132//Visita de los pueblos de Mesquituta y Moyagua corregimiento de por sí.

Visita del pueblo de Moyagua.

547En el pueblo de Suchipila, a cuatro días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Moyagua hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete de esta visita dijeron llamarse Pedro Andres, alcalde, Juan Guzmán, Pedro Juan, Martin Pablo, Alonso Gaspar, Pedro Matheo, Juan Martin, Anton Jacobo, Francisco Gabriel, Anton Xacobo, Juan Augustin y otros indios, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Moyagua...

548[Al margen] Contra don Juan de Alvarado, corregidor:

549Lo que dijeron, en suma, fue que ellos no quieren por su corregidor a don Juan de Alvarado, y quisieran que se les quitara porque les ha hecho muchos agravios y vejaciones en quitarles sus caballos, magueyes, frutas y otras cosas, por fuerza y sin paga, de que dieron memoria ayer tres de este presente mes al dicho señor visitador, y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

550Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Moyagua y en el se proveyó otro auto como en los demás pueblos //f.132r//

Visita del pueblo de Mesquituta.

551En el pueblo de Suchipila, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo de Mesquituta, hizo parecer ante sí a los indios de él, que mediante el intérprete dijeron llamarse, Juan Miguel, Pedro Martin, alcalde, Anton Geronimo, Pedro Thomas, regidor, Alonso Sebastian, Alonso Diego, Pedro de Mendoça, Martin Pedro, Pedro Miguel, y otros indios, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Mesquituta...

552[Al margen] Contra don Juan de Alvarado corregidor:

553Dijeron, en suma, contra su corregidor lo mismo que dijeron en la visita de esta otra parte los indios del pueblo de Moyagua; y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

554Vídose el libro de comunidad de este pueblo de Mesquituta y en él se proveyó otro auto como en los demás pueblos.

555Enviáronse a Guadalajara las demandas que pusieron los indios de estos pueblos de Mesquituta y Moyagua a don Juan de Alvarado, su corregidor, por estar ausente en la dicha ciudad.

556//f.133// [Al margen] Cuenta de los papeles y de las penas de cámara:

557En el pueblo de Suchipila, a cuatro días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Dávalos y Toledo... mandó que don Francisco Rangel Palomino, alcalde mayor de este pueblo y su jurisdicción, exhibiese los procesos así civiles como criminales que se han hecho y causado en su tiempo y de sus antecesores y los protocolos y registros de las escrituras que han pasado ante sus escribanos nombrados. En cuyo cumplimiento el dicho alcalde mayor exhibió unos procesos que parece haberse hecho en su tiempo y de Antonio de Medina y don Francisco de Pareja, sus antecesores, y algunos registros de escrituras del tiempo de los mismos, y... declaró no tener otros ningunos procesos, ni registros de escrituras, ni sabe lo que se han hecho los que se han causado en tiempo de los otros alcaldes mayores que han sido de esta jurisdicción, o si los llevaron en su poder. Y vistos los dichos procesos y registros por el dicho señor visitador, y el libro de penas de cámara que asimismo exhibió el dicho alcalde mayor, y que por él pareció ser a su cargo, después de la última cuenta, solos diez pesos aplicados a la Real Cámara y gastos de justicia de por mitad, mandó que todo se le vuelva al dicho alcalde mayor y que [se le volvieran] los dichos procesos, registros de escrituras y libro de penas de cámara y lo //f.133r// mandó asentar por auto y lo rubricó.

558[Al margen] Auto para que haya caja de dos llaves para los procesos:

559En el pueblo de Suchipila, a cuatro días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto los procesos y registros que exhibió don Francisco Rangel Palomino, alcalde mayor de esta jurisdicción, y la declaración que hizo acerca de que no sabe lo que se han hecho los procesos que se han causado en tiempo de sus antecesores, fuera de Antonio de Medina y don Francisco de Pareja, dijo que para que en los dichos papeles de aquí adelante haya mejor guarda y cuidado, mandaba y mandó que se le notifique al dicho don Francisco Rengel [sic] que del primer dinero de gastos de justicia compre una caja de dos llaves diferentes y que la una tenga él o el alcalde mayor que le sucediere, y la otra el escribano, //f.134/ / donde se guarden los dichos procesos, protocolos y demás papeles, y con ellos haya la cuenta y razón que se debe tener, y las partes interesadas no reciban daño, y los papeles que se sacaren de la dicha caja se tornen a ella; de manera que no se queden fuera, y acabado el oficio, el dicho alcalde mayor entregue por inventario con distinción de año, partes y personas, los dichos procesos y protocolos, en la dicha caja, y se meta dentro el dicho inventario; y el dicho alcalde mayor procure con toda diligencia recoger los procesos y protocolos de sus antecesores, y de los escribanos nombrados de esta jurisdicción, y los que hallare y los que tiene en su poder suyos y del tiempo del dicho don Francisco de Pareja, Antonio de Medina y demás alcaldes mayores que han sido de esta jurisdicción, los meta en la dicha caja, todo lo cual y cada cosa de las referidas guarden, cumplan y ejecuten el dicho alcalde mayor y sus sucesores, pena de dos años de suspensión de oficio y de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad, [a]demás de pagar el interés de las partes. Y para que los sucesores tengan noticia de este auto, se saque una copia de él autorizada y se entregue al dicho don Francisco Rangel, alcalde mayor, para que la ponga y pegue en la tapa de la dicha caja por parte de dentro...

560//f.134r [Al margen] Notificación al alcalde mayor...

561[Al margen] Diligencia que se hizo en la labor de Francisco Sanchez:

  • 38 Al margen están dibujados dos hierros.

562En el pueblo de Apocol, a cinco días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, hizo parecer ante sí a Francisco Sanchez, arrendatario de la labor de Apocol, que es como de un cuarto de legua de este pueblo, y so cargo de juramento que de él recibió, le preguntó qué ha hecho de la partida de reses machos y hembras que por la visita de esta jurisdicción consta haber comprado de Pedro Lucas, español, el cual dijo tenerlas todas en la dicha su labor y el dicho señor visitador mandó que yo, el presente receptor y Antonio Gonçales, alguacil mayor de esta visita, fuésemos a la dicha labor y contásemos las dichas reses y viésemos de qué yerro son y de todo se ponga fe y testimonio en estos autos. En cuyo cumplimiento luego incontinenti, yo el dicho receptor en compañía del dicho alguacil mayor fuimos a la dicha labor donde el dicho Francisco Sanchez encerró en un corral cantidad de reses que, fuera de los bueyes de arada, serían como diez y ocho o veinte, y entre ellas vide tres vacas, y en las más dos yerros como los del margen, que Pedro Lucas y el padre Fray Francisco de Villalva de la orden de señor Sant Francisco dijeron ser los yerros del Pino y de las dichas estancias de don Diego de los Rios, y porque las dichas reses rompieron el corral no fue posible poderlas contar, ni ver si todas ellas tenían los dichos yerros, porque se fueron huyendo más de que el dicho Francisco Sanchez dijo ser las dichas reses las que compró del dicho Pedro Lucas, y así lo asenté por auto...38

563[Al margen] el hierro del Pino. Este día di cuenta de esta visita.

  • 39 Según Gerhard la encomienda se otorgó originalmente al conquistador Francisco Delgadillo, después (...)

564//f. 135// Visita del pueblo de Apocol y Atotonilco de la encomienda de Juan Davalos Saavedra.39

565En el pueblo de Apocol, de la encomienda de Juan Dávalos Saavedra, a cinco días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Apocol y del de Atotonilco, que todo es una misma cosa, y el dicho pueblo de Atotonilco de tres o cuatro indios y ambos de una encomienda, hizo parecer ante sí a los indios de ellos, que mediante el intérprete dijeron llamarse, Alonso Domingo, alcalde, Juan Miguel, alcalde, Pedro Sebastian, alcalde de Atotonilco, Pedro Pacheco, escribano, Martin Francisco, Juan Miguel, Martin Francisco, don Miguel Rafael y Gaspar Esteban, alguacil mayor y otros naturales de este pueblo de Apocol, y el dicho indio Pedro Sebastian, alcalde de Atotonilco, dijo no haber podido venir más que él solo, porque otro se quedó guardando el pueblo... y en suma dijeron que pedían al dicho señor visitador les tasase la paga de las jornadas que hacen los indios correos, y que se suba la paga de los indios tapisques a seis tomines cada semana, y a los indios que por mandamiento del gobierno //f.135r// se dan a los Flores para sus labores, que están cerca del pueblo de Suchipila, y a la de Francisco Sanchez que está cerca de este pueblo de Apocol, se les paga dos tomines de jornal cada día.

566Y el dicho Martin Francisco dijo que este testigo se casó con una india natural del pueblo de Tlaltenango, nabrá un año y al tiempo que se casó con la dicha su mujer, que se llama Catalina Juana, debía dos pesos de tributo, y la trujo a este pueblo de Apocol donde ha pagado el tributo suyo, y de la dicha su mujer, y agora los indios de Tlaltenango habiéndose ido los días pasados a holgarse allá con la dicha su mujer, se la quitaron, y se la tienen en prendas diciendo que ha de pagar quince pesos de tributo; que pide que su merced le haga justicia y mande devolverle a la dicha su mujer. Y Juan Phelipe y Francisco Geronimo y Martín Francisco dijeron que ellos sirven a Pedro Lucas, español, de arrieros, el cual les ha cargado y puesto a su cuenta las muías, y que se les han muerto por ir muy cargadas, y las que se han llevado las yeguas cimarronas, y las frutas que se han secado y echado a perder, y las gallinas que se han muerto, y que así piden a su merced mande al dicho Pedro Lucas que haga cuentas con ellos, porque quieren pagarle lo que le debieren, y no estar más en su servicio. Y todos dijeron que en razón de matanza de vacas, sólo tienen que decir contra Pedro Lucas, español, y que ya su merced le tiene hecho causa y condenado en ella...

567Vídose el libro de la comunidad de este pueblo de Apocol, y en él se proveyó otro auto como los demás pueblos.

568//f.136 Auto sobre lo que resulta de la visita a Apocol y Atotonilco;

569En el pueblo de Apocol, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor, visitador, habiendo visto la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Apocol y del de Atotonilco y lo que de ella resulta, dijo que mandaba y mandó que en cuanto a la paga de los indios correos se les dé otro tal mandamiento como se dio a los indios de Suchipila. Y en cuanto a la paga de los indios tapisques se les paguen a tres tomines cada semana y de comer. Y en cuanto a la paga de los indios de las labores, acudan al gobierno de este Reyno de donde emanan los mandamientos, para que se repartan. Y en razón de lo que piden Juan Phelipe, Francisco Geronimo y Martin Francisco remitía y remitió el hacer las cuentas con Pedro Lucas, su amo, a don Francisco Rangel, alcalde mayor de esta jurisdicción, el cual los haga asentar a cuentas y las justifique en los precios de las cosas que el dicho Pedro Lucas les carga, y en todo lo demás, de manera que los dichos indios no reciban agravio y que pague el que debiere, si los dichos indios no quisieren servirle como dicen. Y en lo que pide Martin Francisco, indio, acerca de que se le mande volver a su mujer que se la tienen los alcaldes de Tlaltenango, se le notifique acuda al dicho pueblo a donde de presente se parte su merced a hacer la visita de aquella jurisdicción, y así lo mandó y firmó y estando presente el dicho Martin Francisco, y los dichos Juan Phelipe, Francisco Geronimo y Martín Francisco se le dio a entender mediante el intérprete.

570Dióseles a los indios del pueblo de Apoçol mandamiento conforme al auto de ambos.

571//f.136r// [Al margen] Notificación al alcalde mayor...

572... dijo que él cumplirá...

573[Al margen] Fe de cómo se entregó [al] alcalde mayor una petición de Pedro Phelipe y Luisa Damiana contra Pedro Lucas para que se haga justicia:

574Este día entregué al dicho alcalde mayor, por mandado del señor visitador, una petición decretada por su merced de Diego Felipe y Juan Damian, indios de Suchipila, contra Pedro Lucas, español, sobre la paga de alquiler de una casa, para que el dicho alcalde mayor breve y sumariamente, haga justicia a las partes de manera que los dichos indios no tengan ocasión de quejarse, y el dicho alcalde mayor, dijo que hará lo que se le manda y de ello doy fe.

575[Al margen] Auto para que el alcalde mayor tenga cuidado de evitar los amancebamientos de Francisco y Phelipe indios y de Juan Baptista de Orosco, español:

576En el pueblo de Apoçol, en el dicho día seis de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, dijo que atento a que de la visita de esta jurisdicción consta que Francisco, indio, cantor del pueblo de Suchipila, ha mucho tiempo que ha estado amancebado con Maria, india soltera, y Phelipe, indio fiscal, del dicho pueblo, con otra india viuda, y asimismo su merced se ha informado que Juan Baptista de Orosco, compañero de Francisco Sanchez, que vive en la labor que //f.137// llaman de Apoçol ha estado amancebado en ella con otra india, pública y escandalosamente, con la cual se ha ausentado de presente y lo está de esta jurisdicción. Y atento a que su merced tiene noticia que las dos indias con quien dice han estado amancebados los dichos Francisco, cantor y Phelipe, fiscal, y están depositadas, mandaba y mandó que para todo y por todo se eviten los dichos amancebamientos, se notifique al alcalde mayor de esta jurisdicción tenga particular cuidado de castigar con todo rigor y demostración al dicho Juan Baptista de Orosco, proveyendo y ejecutando lo que más le pareciere convenir, para que se aparte de la dicha india y no vuelva a ella, ni la trate ni comunique, y lo mismo haga con los dichos Francisco y Phelipe, indios, so pena de dos años de suspensión de oficio, y de que por el descuido y negligencia que en ellos hubiere, se le hará cargo particular en su residencia como al remiso en evitar y castigar los pecados públicos...

577[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

578//f.139//Visita del valle provincia y jurisdicción de Tlaltenango y sus sujetos.

Visita del pueblo de Tepechitlan, encomienda de Bobadilla.40

  • 40 Según Peter Gerhard, tal vez, el primer encomendero de Tepechitlan haya sido Pedro de Bobadilla, y (...)

579[Al margen] Examen de los indios:

580En el pueblo de Tepechitlan, sujeto del pueblo de Tlaltenango, a siete días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí a los indios que mediante Bartolome de Cisneros (que por impedimento de Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, mandó el dicho señor visitador, que usase el dicho oficio y juró ... de usarle bien y fielmente) dijeron llamarse Gonçalo Martin y Alonso Martin, alcaldes, Juan Andres y Miguel Ximenez, regidores, Juan Miguel, Francisco Miguel, Diego Miguel, Diego Juan, Pedro Ximon. Martin Sebastian, Sebastian Miguel, Juan Thomas y Pedro Baptista y otros naturales de este pueblo... //f.139r//

581[Al margen] Contra Lorenzo de Miramontes sobre sus ganados. Contra Domingo de Lamas por lo mismo:

  • 41 En la Descripción del partido y jurisdicción de Tlaltenango hecha por don Francisco de Salcedo y H (...)

582Lo que dijeron en substancia fue, que las yeguas y ganados de Lorenzo de Miramontes41 están cerca del pueblo y los de Domingo de Lamas y sus puercos, que todos los dichos ganados están en labores de maíz que tienen y les hacen mucho daño y en especial, le comieron casi toda su milpa, a Martin Sebastian, natural de este pueblo, los ganados, que la mayor parte fue de Lorenzo Miramontes. Y otros ganados que no se acuerda, y que el dicho estima en quince pesos; y a Pedro Ximon le comieron los dichos ganados parte de su sementera que lo estima en diez pesos, y Pedro Miguel dijo [que] también le hicieron daño a él, que lo estima en otros diez pesos. Y todos dijeron que los ganados de los españoles hacen daños, en general, porque los traen cerca de este pueblo y de los demás.

  • 42 En 1613 el cabildo de Guadalajara acordó nombrarlo receptor. Para la llegada del Presidente de la (...)

583[Al margen] Contra Andres de Rivera:42

  • 43 Garcia de Miramontes fue dueño de un astillero y tierras en Tlaltenango, participó en el abasto de (...)

584Y que asimismo, Andres de Rivera vecino que es ahora de Tlaltenango, se les quiere meter en sus tierras cerca de este pueblo como media legua, como bajan del Mixtón, de las cuales echó al susodicho y a Pedro Garcia de Miramontes43 el señor licenciado Gaspar de la Fuente, cuando visitó este pueblo y el de Tlaltenango, porque eran de los indios de este pueblo. Y asimismo, que trujeron una provisión de la Real Audiencia para que el alcalde mayor les hiciera justicia sobre unas tierras y casas, que están cerca de este dicho pueblo, de las cuales echó el señor licenciado Gaspar de la Fuente al dicho Andres de Rivera. Y aquesto dijeron y no otra cosa que se debiese //f.140// escribir y el dicho señor visitador lo mandó asentar por auto...

585[Al margen] Auto sobre lo que resulta de esta visita, acerca de Lorenzo de Miramontes y Domingo de Lamas:

586Y luego incontinenti, el dicho señor oidor visitador, habiendo visto lo que resulta de la visita de este pueblo de Tepechitlan, dijo que en cuanto a los daños que los indios refieren, les hacen los ganados de Lorenzo de Miramontes y los de Domingo de Lamas, y sus puercos que los tienen en sus labores de maíz cerca de este pueblo, mandaba y mandó que en ejecución y cumplimiento del auto proveído por el señor licenciado Gaspar de la Fuente, siendo Visitador General de este Reyno, en nueve días del mes de diciembre de mil y seiscientos y ocho años, en el pueblo de Tlaltenango de esta jurisdicción y que se pregonó en ella, los dichos Lorenzo de Miramontes y Domingo de Lamas, y demás españoles circunvecinos retiren sus yeguas y demás ganados mayores, dos leguas de este pueblo y de otros de indios, y los traigan con suficiente guarda y custodia; y los bueyes que hubieren menester para beneficio de sus labores y yeguas para la trilla, así como no sean menester, los retiren luego y traigan con la dicha guarda, de manera que no hagan daños en las sementeras de los indios, con apercibimiento que pagarán los que hicieren con el doblo, aplicadas las dos partes para el indio a quien se hiciere, y la otra parte para la comunidad del pueblo donde sucediere, y de ninguna manera tengan //f.140r// corrales en las dichas labores, so pena de cient pesos para la Cámara de Su Majestad, y que luego se derriben y desbaraten y lo mismo se entienda con los puercos que con el ganado mayor, y de este auto se dé testimonio al alcalde mayor de esta jurisdicción, para que lo cumpla y ejecute, so pena de dos años de suspensión de oficio.

587[Al margen] Contra Andres de Rivera y Pedro Garcia de Miramontes:

  • 44 Cfr. Visita del licenciado Gaspar de la Fuente.

588Y en cuanto a lo que piden los dichos indios acerca de que Andres de Rivera y Pedro Garcia de Miramontes se les quieren entrar en unas tierras que tienen, como media legua de este pueblo, como bajan del Mixton, de que los echó por no ser suyas el dicho licenciado Gaspar de la Fuente,44 estando presente el dicho Andres de Rivera, dijo que él no trata de las dichas tierras ni las quiere porque no tiene derecho a ellas, y si alguno tiene, se aparta de él, y el dicho señor visitador mandó que por lo que le toca, el dicho Pedro Garcia de Miramontes: exhiba sus títulos, para que vistos se provea lo que convenga.

589[Al margen] Acerca de la casa y tierras:

  • 45 Subrayado en el original.

590Y en cuanto a lo que piden los dichos indios en razón del cumplimiento de la Real Provisión que trujeron acerca de la casa y tierras que tienen cerca de este pueblo, de que asimismo45 echó al dicho Andres de Rivera, el dicho señor licenciado Gaspar de la Fuente, atento a que vista la dicha provisión y autos en su virtud fechos por Antonio Belez de Vargas, alcalde mayor que ha sido de este pueblo, parece no haberse cumplido, ni ejecutado, mandó que don Diego de Paredes su sucesor los prosiga, haciendo información de oficio en la causa y la sentencia y determine, y de ella envíe un traslado a la Real Audiencia de este Reyno, avisando de ello a las partes, para cuyo efecto se le entregó la dicha provisión y autos originales, y en ellos escrito este auto. Y estando presente el dicho Andres de Rivera, se le notificó no perturbe ni inquiete a los dichos indios ni se entre en la dicha casa, ni en las unas //f.141// ni en las otras tierras de susoreferidas, so pena de mil pesos para la Cámara de Su Majestad, el cual dijo que hará y cumplirá lo que se le manda. Y el dicho señor visitador mandó que de todo lo contenido en este auto se despache mandamiento en forma a los dichos indios para guarda de su derecho, y que puedan pedir su ejecución cuando quisieren y les convenga. Y en cuanto a lo que piden Martin Sebastian, Pedro Ximon y Pedro Miguel acerca de los daños que dicen les han hecho los ganados de Lorenzo de Miramontes, atento a que Pedro Garcia de Miramontes dijo que él quiere pagar por su hermano sin que halla ni se cause pleito, el dicho señor visitador, vista su llaneza y conformidad, los concertó en que al dicho Pedro Ximon que pidió diez pesos, se le diesen seis, y al dicho Pedro Miguel se le diesen otros seis, por otros diez pesos y al dicho Martin Sebastian, nueve, por quince pesos; todos los cuales se les pagaron por el dicho Pedro Garcia de Miramontes en mi presencia...

591Diose mandamiento a los indios conforme

592a este auto y testimonio al alcalde mayor don Diego de Paredes, a quien le notifiqué...

593[Al margen] Notificación a Lorenzo de Miramontes...

594[Al margen] Notificación a Pedro Garcia de Miramontes...

595//f.141r// [Al margen] Auto en que exhibió Pedro Garcia de Miramontes sus títulos:

596En el pueblo de Tepechitlan, a ocho días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, ante el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... pareció Pedro Garcia de Miramontes en cumplimiento del auto proveído... y exhibió... una merced fecha por la Real Audiencia de este Reyno a Juan de Saucedo, de cuatro caballerías de tierra y un sitio de estancia, que al principio dice de menor y parece estar enmendado y no estar sacado al fin y en otras dos partes dice de menor, y en otra de mayor, de letra clara sin enmienda, en términos de este pueblo de Tepechitlan, por bajo de una sauceda que va del dicho pueblo de Suchipila hacia el pueblo que llaman la Villa, su fecha en Guadalajara, en veinte y dos de febrero de mil y quinientos noventa y dos años, ante Juan Salado, escribano de gobierno. Y asimismo, exibió una donación que el dicho Juan de Saucedo, parece hizo al dicho Pedro Garcia de Miramontes, de las dichas cuatro caballerías de tierra y un sitio de estancia, ante Hernan Flores de la Torre alcalde mayor que fue de esta jurisdicción y Francisco de Orendain su escribano nombrado, en veinte y nueve de enero de mil y seiscientos y nueve años.

597[Al margen] Cométese al receptor y alguacil mayor la vista de ojos de las tierras:

598Y vista por el dicho señor visitador la dicha merced y donación dijo que mandaba y mandó que yo el dicho receptor con el alguacil mayor de esta visita, vaya a la parte y lugar que refiere la dicha merced, y vea si en ella labra y cultiva el dicho Pedro Garcia de Miramontes, y tiene poblado el dicho sitio de estancia, y de qué género de ganado, y si ha excedido de los dichos límites y la distancia que habrá del dicho sitio y tierras a este pueblo, poniéndolo por auto con claridad y distinción, para que visto por su merced provea lo que convenga; y así lo mandó y rubricó, y esta diligencia se haga con citación de los indios de este pueblo y del dicho Lorenzo de Miramontes, para que se hallen presentes si quisieren.

599//f.142// [Al margen] Citación a los indios:

600En el pueblo de Tepechitlan, en el dicho día ocho de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, notifiqué el auto... a Gonzalo y Alonso Martin, alcaldes de este pueblo, y a otros indios, mediante Bartolome de Sisneros, intérprete y los cité para que se hallen presentes, si quisieren, a la diligencia...

601[Al margen] Citación a Pedro Garcia de Miramontes...

602[Al margen] Diligencia y vista de ojos de las tierras de Pedro Garcia de Miramontes:

603En cumplimiento de lo mandado por el dicho señor visitador, yo el dicho escribano receptor, en compañía de Anton Gonçalez, alguacil mayor de esta visita y de Pedro Garcia de Miramontes, fui por el camino que sale del pueblo de Tepechitlan hacia la sierra del Mixton como se va al pueblo de Suchipila, y habiendo andado como dos leguas, poco mas o menos, el dicho Pedro Garcia de Miramontes enseñó unos sauces, desviados los unos de los otros, a orillas de un arroyo que trae agua, que parece baja de la dicha sierra del Mixton y de ella están los dichos sauces como dos tiros de arcabuz, y estos sauces, dijo el dicho Pedro Garcia de Miramontes ser la sauceda que refiere el título y merced que exhibió ante el dicho señor visitador y haberse de medir desde ella propia el sitio de estancia de ganado menor y sucesivamente las cuatro caballerías de tierra por bajo de los dichos sauces por la cañada y dicho arroyo que va hacia el pueblo de La Villa, porque de la //f.142r// otra parte desde los dichos sauces hacia la sierra son cuestas derechas y peñas tajadas. Y viniendo hacia el dicho pueblo de La Villa como poco más de media legua, comienzan unas sementeras en la dicha cañada, por la una y otra parte del arroyo en la dicha cañada donde están unos mezquites en una loma. Y desde allí dijo el dicho Pedro Garcia comenzar a correr las dichas cuatro caballerías de tierra contenidas en el título, y viniendo por la dicha cañada abajo, parece estar sembrada en la mayor parte de maíz hasta llegar a un arroyo que viene del dicho pueblo de La Villa, el cual queda a mano izquierda como un cuarto de legua, poco más o menos, y en el dicho arroyo se acaban las sementeras que dijo ser suyas el dicho Pedro Garcia de Miramontes, y no haber cultivado ni ocupado más tierra, porque de la otra parte de este arroyo hay otras sementeras de indios. Y desde los dichos mezquites hasta este arroyo, principio y fin de las dichas sementeras, donde también se acaba la dicha cañada, habrá tres cuartos de legua poco más o menos. De manera que vistos los términos que refiere la merced, parece estar dentro de ellos el dicho sitio y cuatro caballerías de tierra, y tanteando dos mil pasos de marca que ha de tener el dicho sitio para ganado menor, y tres mil y cuatrocientos pasos que han de tener las dichas cuatro caballerías de tierra a ochocientos pasos de largo cada una, que todos hacen dos leguas menos seiscientos pasos, a razón de tres mil pasos por legua, parece no haber excedido de sus términos el dicho Pedro Garcia de Miramontes, ni aún ocupar tanta tierra como le pertenece. A lo cual se hallaron presentes don Francisco Hernandez, gobernador y Gonçalo Martin, alcalde del pueblo de Tepechitlan, Pedro Baptista, Juan Miguel y otros indios de dicho pueblo, a los cuales dio a entender lo referido el dicho gobernador como ladino en lengua española, y dijeron que ellos pedirán ante el señor visitador, porque en la dichas tierras se les dio posesión por el señor licenciado Gaspar de la Fuente. Y así lo asenté por auto...

604//f.143// [Al margen] Auto para que Pedro Garcia de Miramontes se está [sic] en la posesión en que está sin perjuicio del derecho de los indios:

605En el pueblo de Tepechitlan, en el dicho día ocho de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto las diligencias y vista de ojos fechas... de las tierras de Pedro Garcia de Miramontes, y que por ellas parece no haber excedido de los términos que refiere el título y merced que exhibió el dicho Pedro Garcia de Miramontes, dijo que sin perjuicio del derecho de los indios de este pueblo, así en posesión, como en propiedad, y sin dar más derecho, al dicho Pedro Garcia de Miramontes, del que tuviere, se esté en la posesión en que está de las cuatro caballerías de tierra y sitio de estancia contenidas en el dicho título y merced, respecto de que al tiempo que el señor licenciado don Gaspar de la Fuente dio la posesión de ellas a los dichos indios, el dicho Pedro Garcia de Miramontes estaba ausente y no exhibió sus títulos como consta del mismo auto y autos que en la razón hizo y proveyó en el pueblo de Tlaltenango, que están en el cuerpo de la visita .

606[Al margen] Que use del sitio como para de ganado menor:

607Y atento a que en la dicha merced, en unas partes dice ser el dicho sitio de ganado menor y en otras de mayor, y a que estando presente el dicho Pedro Garcia de Miramontes dijo haberle tenido y usado por de ganado menor, y a que no puede ser de mayor conforme a las ordenanzas, por estar cercano de este pueblo, el dicho Pedro Garcia de Miramontes pueble el dicho sitio con ganado menor, y no use en otra manera, so pena de perderlo, y se le vuelvan los títulos y recaudos que exhibió originalmente dejando recibo en estos autos y de ellos, asimismo, se les dé testimonio...

608Diose testimonio a Pedro Garcia de Miramontes de estos autos.

609//f.143r// [Al margen] Notificación a Miramontes...

610[Al margen] Notificación a los indios...

611[Al margen] Entrego de los títulos a Miramontes:

612Este día entregué a Pedro Garcia de Miramontes el título y donación originales contenidos en estos autos, y a las espaldas del dicho título se puso un auto del dicho señor visitador, para que el dicho Miramontes pueble el sitio en él contenido, con ganado menor, y no use de él en otra manera y los recibió y lo firmó.

613[Al margen] Razón de lo que se proveyó en el libro de comunidad:

614Este dicho día, se vido por el dicho señor visitador el libro de comunidad de este pueblo de Tepechitlan, y en él proveyó un auto para que de las tres llaves que tiene la caja de la dicha comunidad, la una tenga el alcalde mayor que es o fuere de esta jurisdición, y la otra, el gobernador de ella y la otra el alcalde y todos tres saquen lo necesario para su república, y no para otros efectos y gastos diferentes, so pena de que lo pagará con el cuatro tanto; y el alcalde mayor, por cuya mano y con cuya intervención se sacare, y que so la misma pena, no lleve para sí y para su servicio, más de cuatro tomines por cada cuenta de comunidad y dos por el arancel, y que el dicho alcalde mayor, verifique bien las datas y descargos de las dichas cuentas, so pena de que pagará de su bolsa lo que montaren no habiéndose debido admitir legítimamente.

615//f.144// Visita del pueblo de Tlaltenango.

616[Al margen] Testigo, el padre Salvador Hernandez:

617En el pueblo de Tlaltenango, a nueve días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí al padre Salvador Hernandez, beneficiado de este dicho pueblo... y siendo preguntado por el interrogatorio, dijo lo siguiente:

618A la primera pregunta, dijo que los indios de este pueblo y su partido acuden bien y con puntualidad a la doctrina y cosas de sus almas y a oir misa los días que tienen obligación; y que todos se ocupan en cultivar sus milpas, y aunque entre ellos hay algunas borracheras, no son con exceso, ni de ordinario, sino en sus fiestas y juntas...

619A la segunda pregunta, dijo que en este pueblo no hay más de una negra libre llamada Maria, buena mujer, y sin perjuicio, la cual tiene muchos hijos y una hija, casada con un mestizo, que marido y mujer proceden bien y lo mismo hacen los hijos que tienen ya alguna edad, y pagan los tributos a Su Majestad.

620[Al margen] Contra Pedro Hernandez, español estanciero, y una negra libre por amancebamiento:

621Y asimismo anda en esta jurisdicción una negra libre, soltera, que no sabe este testigo cómo se llama, la cual está amancebada públicamente y con mucho escándalo, con un español llamado Pedro Hernandez, estanciero, que vive en una estanzuela tres leguas de este pueblo, y este testigo lo sabe porque la dicha negra los días pasados, habrá tres meses, poco más o menos, vino a parir a este pueblo y se decía públicamente que estaba preñada del dicho Pedro Hernandez, y este testigo bautizó la criatura que se murió luego; y porque reprendiendo este testigo el dicho amancebamiento al dicho Pedro Hernandez, el suso respondió que ya estaba con determinación de dejarla porque se quería ir a Çacatecas. Y que este testigo ha oído decir a muchas personas, de cuyos //f.144r// nombres no se acuerda, que se matan vacas en este pueblo y su jurisdicción, pero no se acuerda quién ha oído decir que las mata, ni lo ha visto, más de que se vende carne y este testigo la ha enviado a comprar con sus muchachos y se la han traído, y no sabe si es de hembra o macho, ni ha preguntado a los dichos muchachos de quién la compran y así, no sabe este testigo, quién la ha vendido...

6224. [Al margen] Contra el alcalde mayor y Antonio Gonçales sobre dar indios contra su voluntad:

623A la cuarta pregunta, dijo que sólo sabe de ella que los indios de este pueblo se han quejado a este testigo que Antonio Belez de Bargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, le dio para esta cosecha a Antonio Gonçales, escribano nombrado, cuarenta indios para coger su maíz, de los cuales han ido la mayor parte forciblemente y contra su voluntad...

6246. [Al margen] Sobre los daños que hacen las manadas de bueyes y yeguas.

625A la sexta pregunta, dijo que sólo sabe de ella este testigo que todos los vecinos de esta jurisdicción y pueblo tienen manadas de yeguas, como son don Xptoval de Benavides, Juan de Villarreal, Martin, mulato libre, y Juan Perez, mestizo, y todos los demás vecinos, los cuales traen muy a menudo las dichas manadas para remudar y causan muchos daños a los indios en sus sementeras, y los caballos de los indios se van tras de ellas que no aparecen más. Y asimismo suelen hacer daños los bueyes de los labradores, y de los mismos indios, respecto de que como son necesarios para el beneficio de las labores y sementeras es fuerza tenerlos cerca...

626//f.145// 17. [Al margen] Contra el encomendero de Tepechitlan sobre amancebamiento con una india:

627A la diez y siete preguntas, dijo que Diego Gonçales, encomendero de Tepechitlan, de esta jurisdicción, es público y notorio que está amancebado mucho tiempo ha, con una india de Tepeque que no sabe este testigo cómo se llama, ni qué estado tiene, y el susodicho vive en el pueblo del Teul y Sant Lucas y otras partes por allí cerca.

628[Al margen] Contra Juan de Miramontes sobre amancebamiento con una mestiza:

629Y asimismo, es público y notorio que Juan de Miramontes, que vive en esta jurisdicción, está amancebado con una mestiza que no sabe ... cómo se llama, ni dónde la tiene el susodicho, lo cual sabe este testigo por haberlo oído decir a muchas personas de cuyos nombres no se acuerda, pero que no ha visto este testigo actos por donde deba juzgar que el dicho Diego Gonçales, encomendero, ni el dicho Juan de Miramontes estén amancebados, más de la pública voz.

630[Al margen] Contra Diego Lopez, español, sobre amancebamiento con una india casada:

631Y asimismo, ha oído decir este testigo públicamente, no se acuerda a quién, que Diego Lopez, español, que habrá poco más de un año que vive en esta jurisdicción y anda en ella sin tener casa conocida, está amancebado con una india que por mal nombre la llaman Machimolenga, casada con un indio tlaxcalteco que anda ausente de esta jurisdicción, y ella es natural de este pueblo, y no ha visto este testigo cosa por donde deba juzgar el dicho amancebamiento más de la publicidad.

632[Al margen] Contra Antonio Gonçales sobre estar en este pueblo estando desterrado:

633Y asimismo, ha visto este testigo que Antonio Gonçales, español, ha residido en este pueblo estando desterrado de él, por tiempo de cuatro años, por la Real Audiencia de este Reyno, y estuvo y residió en este pueblo antes que se cumpliese el dicho tiempo de cuatro años; y este testigo sabe que el dicho Antonio Gonçales fue condenado en el dicho destierro y se le mandó que no usase oficio de escribano público, ni nombrado, por ciertas causas que contra él se hicieron en este pueblo en tiempo de este testigo, habrá seis o siete años, poco mas o menos; y porque el fiscal de la dicha Real Audiencia le escribió a este testigo, que el dicho Antonio Gonçales estaba ya desterrado y condenado en privación de oficio de escribano. Y aunque este testigo avisó al dicho Antonio Velez que aunque estaba ya cumplido el tiempo del dicho destierro, el dicho Antonio Gonçales no podía usar oficio de escribano, sin embargo //f.145r// de ello, hizo autos con él y le nombró por su escribano nombrado muchas veces...

  • 46 Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor de Tlaltenango, vecino de Cuadalajara, había sido alcalde d (...)

63418. [Al margen] Contra Antonio Velez alcalde mayor:46

635A las diez y ocho preguntas, dijo que este testigo sabe que Antonio Veles, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdición, ha sido negligente y descuidado en castigar los delitos y pecados públicos, porque habiendo preso [sic], habrá dos años, poco mas o menos, a un mozo español llamado Juan de Castro, por cierto hurto de muías, y de allí a quince o diez y seis días, vido este testigo que lo soltó de la prisión, y presume que no lo castigó como constará del proceso a que se remite. Y habiendo preso habrá diez meses a Juan Miguel, indio fiscal de este pueblo, no sabe por qué causa, este testigo y otros le rogaron que lo soltase y no quiso, hasta que este testigo, estando a solas le metió seis pesos en la mano y con esto lo soltó luego. Y asimismo, habrá dos años, poco más o menos, que el dicho alcalde mayor prendió a un fulano Barajas, español, por decir que trujo vacas sin licencia y que las mataba, y este testigo oyó decir a muchas personas de cuyos nombres no se acuerda, que lo había soltado por treinta pesos que le había dado por mano de Juan de Villareal, vecino de este pueblo. Y también, habrá cuatro o seis meses, que el dicho alcalde mayor prendió a un fulano de Artiaga, español, por una causa que le había fulminado Diego de Rentería, su antecesor, por haber estorbado de palabra la prisión de un indio que llevaban preso los alcaldes de este pueblo, y respecto de tener al dicho Artiaga apremiado y maltratado en la prisión, el susodicho tuvo modo para salir de ella y venirse a la iglesia donde estuvo retraído, hasta que por mano del dicho Juan de Villareal le dieron al dicho alcalde mayor quince pesos porque lo dejase y entregase el proceso al dicho Juan de Villareal. Lo cual sabe este testigo porque el mismo Artiaga se lo dijo; y luego vido este testigo se publicó y dijo en el pueblo, y que el dicho Artiaga se paseaba libremente, sin que el dicho alcalde mayor lo prendiese. Y no sabe otra cosa de esta pregunta.

63619. A la diez y nueve preguntas, dijo que este testigo ha oído públicamente, no se //f. 146// acuerda a qué personas, que el dicho Antonio Velez, alcalde mayor, prendió a un indio del pueblo de Teocualtich, de esta jurisdicción, que no sabe cómo se llama, por amancebado, no sabe tampoco con quién, y que le condenó en ochenta pesos, pero que este testigo no lo vido preso...

63720. [Al margen] Contra Antonio Velez, sobre enviar a vender gallinas a Çacatecas:

638A la veinte preguntas, dijo que sólo ha oído decir, no se acuerda a quién, que el dicho Antonio Velez ha enviado tres o cuatro veces a vender gallinas a Çacatecas, no sabe qué cantidad, y también oyó decir, no sabe a qué indios, que se las tomaba a menos precio...

63924. [Al margen] Contra Antonio Velez sobre descuido en las posturas de los mantenimientos:

640A la veinte y cuatro preguntas, dijo que lo que sabe es que el dicho alcalde mayor ha sido descuidado en las posturas de los mantenimientos, porque en casa de Blas Diaz y Pedro Garcia de Miramontes, españoles, vecinos de este pueblo, han vendido el vino muy malo a cuatro y cinco tomines el cuartillo, y no vido este testigo si lo vendían a indios. Y asimismo, se ha vendido el pan muy caro, y el dicho alcalde mayor no ha tenido cuidado con dar peso a los panaderos...

64125. [Al margen] Sobre la venta de los bienes de fulano de Contreras que murió abintestato:

642A la veinte y cinco preguntas, dijo que lo que sabe de ella este testigo, es que habrá poco menos de un año que murió repentinamente abintestato, en este pueblo un hombre español, que no sabe este testigo cómo se llamaba, más de que tiene a su mujer en el pueblo de Tepique y dejó ciertas muías, vestidos y dineros, en los cuales entró el dicho Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor, y los sacó a la almoneda, y oyó decir este testigo a un fulano Melendes, español, vecino de esta jurisdicción, que vive junto al pueblo de Cicacalco, que el dicho alcalde mayor no le quería rematar las muías, si no //f.146r// le daba la mejor de ellas; y también oyó este testigo decir al mismo Melendes y a Pedro Garcia de Miramontes y a otras muchas personas, que Antonio Gonçales, escribano ante quien pasaron los dichos autos y almonedas, puso y sacó todos los vestidos y ropa del dicho difunto a menos precio; y esto sabe de esta pregunta.

64326. [Al margen] Contra Antonio Gonçalez, sobre el uso de su oficio de escribano:

644A la veinte y seis preguntas, dijo que este testigo sabe que el dicho Antonio Gonçales no ha usado bien y fielmente su oficio de escribano, porque sacó unos traslado [sic] de unas escrituras, que se otorgaron en favor de este testigo, de obligaciones, de cantidad de pesos que este testigo dio a daño [sic] a algunas personas, y las envió a la ciudad de Guadalajara y los testigos que puso de la saca fueron testigos forasteros, excepto uno que se llama Diego Lopez que anda ausente, y no sabe el testigo si para sacar los dichos traslados hubo mandato de juez, y colige este testigo que no le hubo, porque no fue citado para los dichos traslados. Y en cuanto a haber hecho falsedad se remite a lo que tiene dicho en la diez y siete preguntas, en razón de haber usado oficio de escribano el dicho Antonio Gonçales estando privado de oficio...

64527. [Al margen] Contra Xptoval, mulato carcelero, esclavo de Antonio Velez. Está adelante la declaración de esta india:

646A la veinte y siete preguntas, dijo que este testigo sabe que Xptoval, mulato, esclavo de dicho Antonio Velez ha hecho oficio de carcelero en este pueblo y le ha hecho muy mal e infielmente, porque una india de este pueblo, viuda, llamada Ana Mencia, dicen que ha dicho en casa del dicho Pedro Garcia de Miramontes, donde está depositada, que el dicho Xptoval, mulato, estando presa la quiso forzar y ella le resistió y que porque la sacase de allí le prometió que acá fuera se verían, y ha oído decir este testigo a muchas personas y a muchos indios de cuyos nombres no se acuerda, que lo mismo ha hecho con otras indias que han ido a servir de molenderas en casa del dicho alcalde mayor...

64728. A la veinte y ocho preguntas, dijo que no sabe nada de ella.

648//f.147// 29. [Al margen] Contra los ministros de Pedro Nuñez, juez de mesta:

649A la veinte y nueve preguntas, dijo que este testigo vido que habrá un año, poco más o menos, que vinieron a este pueblo los ministros de Pedro Nuñez, juez de mesta, que no sabe cómo se llaman, y oyó decir, no se acuerda a quién, que habían hecho ciertos agravios a un indio y llevádole ocho pesos de que hizo causa el dicho Antonio Velez, alcalde mayor; y después oyó decir, asimismo, este testigo, a un hombre que no se acuerda quién es, que don Juan de Guzman, alcalde provincial de la hermandad y de la mesta, procedía en la dicha causa y que prendió a los dichos ministros en Çacatecas, y que lo que tiene dicho es la verdad... y dijo que es de edad de setenta años; y lo firmó de su nombre...

650[Al margen] Testigo Juan de Villareal:

651En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día nueve de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la dicha información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo, hizo parecer ante sí a Diego de Villareal, vecino de este dicho pueblo, a quien cita en algunas preguntas de su dicho el padre Salvador Hernandez... y siendo preguntado por el segundo interrogatorio general de esta //f.147r// visita dijo lo siguiente:

6521. A la primera pregunta, dijo que este testigo ha visto que los indios de esta jurisdicción acuden bien y con cuidado a la doctrina y no hay entre ellos indios borrachos con exceso, y el ministro de doctrina tiene mucho cuidado en enseñarlos y sacramentarlos...

6532. A la segunda pregunta, dijo que en este pueblo vive una negra libre viuda o soltera, la cual es buena mujer y sin perjuicio y tiene un hijo mulato de hasta diez y ocho o veinte años, el cual es buen mozo, quieto y pacífico. Y otra hija mulata casada con un mestizo que se llama Juan Perez, y marido y mujer proceden bien y con quietud. Y que en este pueblo se suelen matar algunos bueyes viejos, o que se descuernan y no pueden servir en el tiro, o algunos novillos mal encornados que tampoco pueden ser buenos para este efecto, y se prestan la carne para que todos coman.

654[Al margen] Acerca de matanza de vacas en Çacatecas:

655Y que habrá ocho meses, poco más o menos, que estando este testigo en la ciudad de Çacatecas, vido un atajo de vacas, que no miró en qué tantas eran, las cuales estaban en una cañadilla cerca del corral del matadero, y oyó este testigo decir no se acuerda a quién, que eran para matar aquel día...

6567. [Al margen] Acerca de las quemas:

657A la sexta pregunta, dijo que muchas veces ha visto este testigo arder las sabanas, y respecto de no entrar pastores en este valle entiende este testigo que los que las pegan fuego, son los indios, para coger caza...

658//f.148// 17. [Al margen] Contra Juan de Miramontes, sobre amancebamiento:

659A la diez y siete preguntas, dijo este testigo, que en este pueblo es público y notorio... que Juan de Miramontes, vecino de esta jurisdicción, que dicen tiene su hacienda en el pueblo de Tepechitlan, está públicamente amancebado en el dicho pueblo, con una mestiza que no sabe cómo se llama, ni el estado que tiene, ni entre ellos este testigo ha visto que haya acto ni cosa por donde pueda juzgar ser verdad el dicho amancebamiento.

660[Al margen] Contra Diego Lopez, español, sobre amancebamiento:

661Y asimismo, ha oído decir a muchas personas de cuyos nombres no se acuerda, que Diego Lopez, español, a quien este testigo ha oído decir que le vino nueva de que su mujer es muerta, y anda en esta jurisdición sin tener vivienda conocida, está públicamente amancebado con una india llamada María, de este pueblo, casada, que tiene su marido ausente muchos días ha, y este testigo no ha visto cosa por donde lo deba presumir, más de la pública voz...

66218. [Al margen] Contra Antonio Velez, alcalde mayor:

663A la diez y ocho preguntas, dijo que habrá más de año y medio que este testigo vido que Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, prendió a un fulano Barajas, viandante, no se acuerda este testigo por qué causa y el dicho Barajas estando preso le rogó a este testigo que terciase por él con el alcalde mayor y que le diese treinta pesos porque se concluyese la causa y lo echase fuera de la prisión, y este testigo fue a ver al dicho alcalde mayor, y le llevó los dichos treinta pesos, no sabe ni se acuerda si eran de su bolsa, o si se los dio el dicho Barajas, más de que al tiempo que se los daba el dicho alcalde mayor no los quiso recibir, y porque estaba enojado no porfió en dárselos, pero con todo eso se los dejó allí puestos sobre la misma mesa en que estaban hablando, y este testigo se fue, y este testigo porque nunca se los volvió el dicho alcalde mayor, entiende que se quedó con ellos; //f.148r// y después este testigo vido fuera de la dicha prisión al dicho fulano de Barajas. Y que habrá siete u ocho meses que el dicho alcalde mayor prendió a un fulano Artiaga, por una causa que se le fulminó sobre decir que había estorbado la prisión de un indio, y estando preso tuvo modo para salir de la prisión y retraerse en la iglesia de este pueblo, donde estuvo hasta que este testigo trató con el dicho alcalde mayor que se concluyese la causa. Y al fin este testigo le vino a dar quince por el dicho Artiaga, no se acuerda si fue por haberle condenado en ellos el dicho alcalde mayor, o porque no tratase de la causa, más de que luego vido que el dicho Artiaga se paseaba libremente por el pueblo, y estos quince pesos ni los treinta de susoreferidos, no los vido nadie dar; y que el dicho fulano de Artiaga es viandante que va y viene y ha tres o cuatro días que se fue a la ciudad de Çacatecas...

66425. A la veinte y cinco preguntas, dijo que lo que sólo sabe es que en los días pasados murió en este pueblo un hombre forastero, que no sabe este testigo cómo se llamaba, repentinamente y abintestato, el cual dejó ciertas muías, y otros bienes y como seiscientos pesos en reales, y este testigo vido que Antonio Gonçales, escribano, y el alcalde mayor, los sacaron de una talega y los fueron contando; y las dichas muías y demás bienes se sacaron a la almoneda y //f.149// se vendieron, y no sabe este testigo si en la venta hubo fraude o engaño...

66526. A la veinte y seis preguntas, dijo que no sabe más de que el dicho Antonio Gonçalez, escribano nombrado que ha sido del dicho Antonio Velez, alcalde mayor, se decía públicamente que estaba prohibido de ser escribano por la Real Audiencia de Guadalajara, pero que sin embargo ha usado el dicho oficio de escribano; y en esto no sabe este testigo la verdad... y que es de edad de treinta y cinco años, poco más o menos; y lo firmó...

666[Al margen] Testigo, Andres Rivera sobre la venta de los bienes del que murió abintestato:

667En el pueblo de Tlaltenango, en dicho día nueve de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, para averiguación de lo contenido en la veinte y cinco preguntas del segundo interrogatorio general de esta visita, acerca de la venta de los bienes del dicho difunto abintestato, hizo parecer ante sí a Andres de Rivera y Paz vecino de la ciudad de Guadalajara estante en este pueblo... //f.149r/ / y siendo preguntado acerca del caso, dijo que habrá diez meses, poco más o menos, que habiendo muerto repentinamente y sin hacer testamento, en este pueblo, un hombre español llamado fulano de Contreras, y entrado en los bienes que dejó, el alcalde mayor Antonio Velez de Vargas estándose haciendo venta de ellos en pública almoneda por el dicho alcalde mayor, ante Antonio Gonçalez, su escribano nombrado, este testigo puso siete u ocho mulas que andaban en pregón en veinte y dos pesos cada una, y habiendo hecho la postura, el dicho Antonio Gonçales le dijo a este testigo que la una de aquellas mulas era para el dicho alcalde mayor, y este testigo le respondió que si le quitaban la mula que le señalaba que era la mejor de todas, no quería las demás, lo que pasó entre los dos hablando quedo, que no lo pudo oir el dicho alcalde mayor y el dicho Antonio Gonçales dijo que si no quería sacar la dicha mula para el dicho alcalde mayor, que no comprase las dichas mulas y así se fue este testigo y las dejó de comprar. Y después oyó decir este testigo que se habían rematado en un fulano Melendes, español, vecino de esta jurisdicción... dijo ser de edad de treinta y cinco años y lo firmó...

668//f. 150// [Al margen] Testigo, Pedro Garcia de Miramontes en razón de la venta de los bienes de fulano de Contreras:

669En el pueblo de Tlaltenango, a diez días del mes de octubre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho oidor, visitador, para averiguación de lo contenido en la veinte y cinco preguntas del segundo interrogatorio general de esta visita acerca de la fraude y colusión que dicen hubo en la venta de los bienes de fulano de Contreras difunto, abintestato, hizo parecer a Pedro Garcia de Miramontes, vecino del pueblo... y siendo preguntado al tenor del caso por la dicha pregunta veinte y cinco, dijo que este testigo se halló presente a las almonedas que se hicieron de ciertas mulas y otros bienes que quedaron por fin y muerte de un fulano de Contreras, que habrá poco menos de un año que murió en este pueblo repentinamente, abintestato; las cuales se hicieron en presencia de Antonio Velez de Bargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, y por ante Antonio Gonçales, su escribano nombrado, y vido este testigo que en la primera almoneda puso las dichas mulas Andres de Rivera, vecino de Guadalaxara, no se acuerda este testigo si a veinte o veinte y un pesos, y habiendo hecho la postura, el dicho Antonio Gonçales dijo que si las sacaba había de ser con condición de que una de las dichas mulas, que era la mejor, había [de] ser para el dicho alcalde mayor por el tanto, y el dicho Andres de Rivera dijo que no las quería comprar sin aquella mula, porque por ella compraba las demás, y por esta causa y por ser ya tarde se fue el dicho Andres de Rivera sin tratar más de la compra de las dichas mulas; y vido este testigo que luego otro día siguiente se sacaron a la almoneda y las puso Julian Melendes, español, vecino de esta jurisdicción y se le remataron todas a veinte y dos pesos //f.150r// y medio cada una, a lo que este testigo se quiere acordar y después acá las ha visto este testigo en su poder, juntamente con la dicha mula buena que decía el dicho Antonio Gonçales que había de ser para el dicho alcalde mayor, cuando las puso el dicho Andres de Rivera. Y que cuando pasó, lo que referido tiene, entre los dichos Andres de Rivera y Antonio Gonçalez, no sabe ni se acuerda este testigo, si lo pudo oír el dicho alcalde mayor, porque como está tan viejo suele oír poco y algunas veces está medio sordo... y que es de edad de treinta y cinco años, poco más o menos...

670[Al margen] Testigo: Blas Diaz vecino de Tlaltenango:

671En el pueblo de Tlaltenango en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para averiguación de lo contenido en la segunda pregunta acerca de matanza de vacas, y en la diez y siete acerca de amancebamiento, y en la veinte y cinco en razón de la fraude y colusión que dicen hubo en la venta de los bienes de fulano de Contreras, que murió abintestato en este pueblo, hizo parecer ante sí, a un hombre español que dijo llamarse Blas Diaz y ser vecino de este pueblo... //f.151// y siendo preguntado por el tenor de las dichas preguntas dijo lo siguiente:

672II. A la segunda pregunta, dijo que este testigo no sabe que en esta jurisdicción se maten vacas, porque la carne que se come es de algunos bueyes viejos o novillos mal encornados, que no pueden servir para las carretas.

673[Al margen] Sobre matanza de vacas en Çacatecas, que lo dijo Xacome de la Torre, mercader y vecino en Çacatecas:

674Y que habrá veinte días, poco más o menos, que en este pueblo en presencia de este testigo y de otras personas que no se acuerda de su nombre, Xacome de la Torre, mercader que ha sido en la ciudad de Çacatecas y vecino que hoy es de ella que tiene una hacienda en Guaxuquilla en esa jurisdicción, dijo que había visto que se mataban vacas en Çacatecas al tiempo que estuvo en ella Juan de Cepeda, juez comisionado que fue a la averiguación de la matanza de vacas, y que en esto había mucho exceso y desorden en la dicha ciudad... ciudad de Çacatecas y su contorno.

675[Al margen] Sobre lo mismo y venta de vacas que hizo Juan Lopez de Olivares a Alçate:

676Y habrá más de un año que lo hizo por Sant Juan pasado, que estando este testigo en la villa de Xerez, vido que los criados de fulano de Alçate obligado de las carnicerías de la dicha ciudad de Çacatecas, vinieron a la dicha villa de Xerez a entregarse de cantidad [sic] de vacas que no sabe este testigo cuántas fueron, que Juan Lopez de Olivares, vecino de la dicha villa, le dio al dicho fulano de Alçate, en trueco de cantidad de novillos, y este testigo se halló presente al entrego de parte las dichas vacas, cuando las apartaban, al cual se hallaron también presentes el mismo Juan Lopez de Olivares, y fulano de Olarte, sobrino suyo que está casado con su sobrina y los criados del dicho Alçate y Olivares, que no sabe este testigo cómo se llaman...

67717. [Al margen] Contra Juan de Miramontes, sobre amancebamiento:

678A las diez y siete preguntas, dijo que lo que de ella sabe es que Juan de Miramontes vecino de esta jurisdicción es público y notorio, y este testigo //f.151r// ha oído decir a diferentes personas de cuyos nombres no se acuerda, que está amancebado con una india o mestiza de Tepechitlan, que no sabe cómo se llama, ni qué estado tiene, y de esto no sabe este testigo más de la publicidad, porque no ha visto cosa por donde deba presumir el dicho amancebamiento.

679[Al margen] Contra Diego Lopez, español, sobre amancebamiento:

680Y asimismo, es público y notorio porque este testigo lo ha oído decir a muchas personas, de cuyos nombres no se acuerda, que Diego Lopez, español, que él mismo dice que es viudo, porque ha poco que se murió su mujer, viandante, que al parecer está ausente de este pueblo, y aunque suele asistir en esta jurisdicción, no tiene vivienda conocida, está amancebado con una india de este pueblo, casada, que el marido está ausente, que se llama Maria, pero este testigo no los ha visto juntos, ni cosa por donde entienda ser verdad el dicho amancebamiento, más de la pública voz.

681[Al margen] Contra Diego Gonçalez, encomendero, sobre amancebamiento:

  • 47 Al iniciarse la visita a Tepechitlan se menciona que era encomienda de Francisco de Bobadilla, per (...)

682Y también es público y notorio que Diego Gonçales, encomendero47 del pueblo de Tepechitlan, de esta jurisdicción, está amancebado públicamente con otra india que no sabe este testigo como se llama, más de que entiende que debe ser del pueblo del Teul, donde el susodicho suele andar; pero no ha visto este testigo acto ni cosa por donde lo deba juzgar. Y asimismo, ha oído decir este testigo que Pedro Hernandez, español, soltero, que vive tres leguas de este pueblo en una estancia suya, está amancebado con una negra libre, que este testigo no sabe cómo se llama, ni qué estado tiene, y no se acuerda este testigo a qué personas lo ha oído decir, ni ha visto cosa por donde presuma el dicho amancebamiento más de la dicha publicidad; y que esto sabe de esta pregunta.

68325. [Al margen] Contra Antonio Gonçalez, escribano y Antonio Velez, alcalde mayor, sobre la venta de bienes de fulano de Contreras:

684A la veinte y cinco preguntas, dijo este testigo vido que en este pueblo murió un fulano de Contreras repentinamente y abintestato, por las carnestolendas pasadas, el cual dejó ciertas mulas y bienes que se sacaron al [sic] almoneda por mandado de Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido //f.152// de esta jurisdicción, y en la primera almoneda que se hizo, estando presente el dicho alcalde mayor ante Antonio Gonçales, su escribano nombrado, vido este testigo que Andres de Rivera, vecino de Guadalaxara, puso las dichas mulas a veinte pesos, a lo que se quiere acordar. Y no se acuerda este testigo si el dicho alcalde mayor o el dicho Antonio Gonçalez, le dijo que si las sacaba había de ser con condición que una de las dichas mulas, que era la mejor, había de ser para el dicho alcalde mayor, y el dicho Andres de Rivera dijo que por aquella mula compraba las demás, y que así no las quería y se fue, y entonces el dicho Antonio Gonçalez dijo al dicho alcalde mayor que aunque fuese justicia las podía sacar poniéndolas vocalmente, sin escribirlo, pues el dicho Andres de Rivera no se había comedido a darle la dicha mula. Y otro día vido este testigo que las dichas mulas se remataron en Julian Melendez, vecino de esta jurisdicción, no se acuerda este testigo en qué precio, más de que fue mayor que el en que las [sic] había puesto el dicho Andres de Rivera. Y después acá las ha visto este testigo todas en su poder, y especialmente la dicha mula buena que quería para sí el dicho alcalde mayor, y no se acuerda si entonces estuvo presente el dicho Andres de Rivera, y que no sabe este testigo si en las dichas almonedas hubo alguna fraude...

68526. [Al margen] Contra Antonio Gonçales escribano:

686A la veinte y seis preguntas dijo que en tiempo de Hernan Flores de la Torre, alcalde mayor que fue de esta jurisdicción, que ha más de seis años se fulminaron ciertas causas contra Antonio Gonçales, escribano, en razón de cosas que le ponían contra el buen uso de su oficio y otras causas que este testigo //f.152r// se las via [veía] fulminar y que se llevaron a la Audiencia Real de Guadalaxara, donde oyó decir después que le habían prohibido el usar oficio de escribano y que lo habían condenado en destierro de este valle, no sabe este testigo por qué tiempo, más de que [desde] entonces cuando se dijo hasta ahora, siempre ha asistido en este pueblo y su jurisdicción y ha usado oficio de escribano con el dicho alcalde mayor, como se verá en las causas que han pasado ante él, y los registros de las escrituras; y este testigo y otras personas le han dicho al dicho Antonio Velez, que cómo usa oficio de escribano con el dicho Antonio Gonçales estando privado, y ha respondido que no le consta y que lo que ha dicho es la verdad... dijo ser de edad de cuarenta y cinco años y lo firmó; rubricolo el señor visitador.

687[Al margen] Testigo, Ana Mencia, india, contra Xpoval, mulato:

688En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día, diez de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, para averiguación de lo que dice en la veinte y siete preguntas de su dicho el padre Salvador Hernandez, contra Xpobal, mulato, carcelero, esclavo de Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a una india que mediante Bartolome de Sisneros, intérprete, dijo llamarse Ana Mencia y ser viuda, natural de este pueblo y estar en servicio de Pedro Garcia de Miramontes, //f.153// vecino... dijo que habrá siete u ocho meses que estando esta testigo en la cárcel de este pueblo, presa, el dicho Xpoval, mulato que tenía las llaves de la cárcel, se llegó a ella y le rogó que acudiese a su gusto, y esta testigo le respondió que no quería y el susodicho dijo pues, por qué no quieres, eres doncella y esta testigo dijo que no era doncella, sino viuda, pero que era mujer honrada, y el dicho Xpobal no le replicó más, ni la hizo fuerza ninguna y después que esta testigo salió, el susodicho la mira de mal ojo, y que cuando pasó lo que tiene dicho, no estaba presente más de un indio llamado Diego, que agora no está en este pueblo... y que es de edad de treinta y cuatro años, y no firmó porque dijo no saber escribir...

689[Al margen] Testigo: Xpoval de Benavides, español:

690En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para averiguación de lo contenido en la segunda pregunta acerca de matanza de vacas, y en la diez y siete acerca de amancebamientos, y en la veinte y cinco acerca de la fraude y colusión que dicen hubo en la venta de bienes de fulano de Contreras, difunto abintestato y de la veinte acerca de tratos y contratos y de la veinte y seis en razón de los escribanos, hizo parecer //f.153r// ante sí a un hombre español que dijo llamarse Xpoval de Venavides y ser vecino de este pueblo...

69117. [Al margen] Contra Diego Gonçales por amancebamiento

692A la diez y siete preguntas, dijo que no sabe más de que ha oído decir a muchas personas, de cuyos nombres no se acuerda, que Diego Gonçalez, encomendero del pueblo de Tepechitlan, está amancebado con una india, que no la conoce este testigo, ni sabe cómo se llama, ni qué estado tiene, ni entre los dos ha visto este testigo cosa por donde deba juzgar, no sabe de otro amancebamiento...

69326. [Al margen] Contra Antonio Gonçales escribano:

694A la veinte y seis preguntas, dijo que este testigo oyó decir que Antonio Gonçales, escribano que ha sido de este pueblo, estaba prohibido de usar el dicho oficio por la Real Audiencia de este Reyno, por causas que contra él se fulminaron; y este testigo ha oído decir que ha usado oficio de escribano en este pueblo, y lo ha visto... y que es de edad de cuarenta y cinco años y no firmó porque dijo no saber...

695//f.154// [Al margen] Declaración de Antonio Velez de Vargas:

696En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día diez de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor, visitador, para mayor averiguación y prueba de lo que dice en la diez y ocho preguntas de su dicho el padre Salvador Hernandez, acerca de los seis pesos que dice dio a Antonio Velez de Bargas, alcalde mayor de esta jurisdicción, porque soltase a Juan Miguel, indio fiscal, y de los treinta que en la misma pregunta dicen él y Juan de Villareal haber dado al dicho Antonio Belez, por la causa de fulano de Barajas, y los quince por la causa de fulano de Artiaga, hizo parecer ante sí al dicho Antonio Velez de Bargas para recibir su declaración en esta razón... y se le hicieron las preguntas siguientes:

697Fuele preguntado si es verdad que teniendo este declarante preso a Juan Miguel, indio, fiscal de este pueblo, recibió por mano del padre Salvador Hernandez seis pesos porque lo soltase, y no tratase de la causa, y luego este declarante lo soltó de la prisión. Y asimismo preso a fulano de Barajas, español, lo soltó este declarante por treinta pesos que le dio por mano de Juan de Villareal, y por el buen suceso de la causa. Y también teniendo preso a fulano de Artiaga, el dicho Villareal le dio otros quince pesos por la misma razón, y no se trató más de su causa y este declarante lo dejó andar libre. Dijo que en cuanto a los seis pesos del dicho Juan Miguel, no se acuerda, ni tampoco si le tuvo preso, y en cuanto a los quince pesos de fulano de Artiaga, es verdad que se los dio el dicho Juan de Villareal, y no sabe por qué se los dio, y luego dijo que se los dio para las costas, y que no les sentenció porque en aquel instante se le fue de la cárcel, aunque estaba conclusa la causa. Y en cuanto //f.154r// a los treinta pesos de fulano de Barajas, no se acuerda... y lo firmó.

698[Al margen] Declaración de Antonio Velez de Vargas. Y exhibe los procesos:

699Y luego incontinenti el dicho señor oidor visitador, para verificación de la verdad acerca de la declaración del dicho Antonio Velez y de los dichos del padre Salvador Hernandez y Juan de Villareal, mandó que el dicho Antonio Velez exhibiese los procesos de los dichos Juan Miguel, fulano de Barajas y fulano de Artiaga, y debajo de juramento que para ello hizo de nuevo, dijo que contra el dicho Juan Miguel no tiene causa ninguna, ni se acuerda si la ha hecho ni si le tuvo preso. Y en cuanto al dicho fulano de Artiaga, exhibió un proceso de cuatro hojas, y una al fin con tres renglones de la sentencia, que dice, fallo atento los autos y méritos de este proceso y por lo que de él resulta que debo de condenar y condeno al dicho Martín de Artiaga y no dice más, el cual proceso parece estar concluso en difinitiva de oficio por un auto firmado del dicho Antonio Velez y de Melchor de Bega y Guevara, escribano nombrado, en cuatro de julio de este presente año de seiscientos y diez y seis. Y la dicha causa parece haberse fulminado, por decir que el dicho Artiaga quitó un preso que traían unos indios. Y en cuanto al dicho Barajas, dijo que es verdad que le tuvo preso, no se acuerda qué tantos días, por un descomendimiento que tuvo con este declarante //f.155// y no hizo causa por ello contra él, y al fin lo soltó libremente. Y que de ninguna manera le ha tenido preso por matanza de vacas, ni por otra causa alguna, y lo firmó...

700[Al margen] Fe de como exhibió el proceso contra Juan de Castro y lo que pareció por el:

701Y luego incontinenti, el dicho señor oidor visitador, para verificación de lo que dice en su dicho contra el dicho Antonio Velez, alcalde mayor, el padre Salvador Hernandez, en la pregunta diez y ocho de su dicho en razón de no haber castigado a Juan de Castro por un hurto de mulas, su merced le mandó que exhibiese el proceso que hizo contra el dicho Juan de Castro, y en cumplimiento de ello exhibió un proceso criminal contra el dicho Juan de Castro, que tiene diez y seis hojas de más de seis hojas de tres billetes que parecen de un fraile que se dice fray Alonso Telles en que entran las hojas de los sobreescritos; el cual dicho proceso es sobre decir que el dicho Juan de Castro trujo una mula y un caballo de un fraile de Sant Pedro de Analco y en la última hoja del dicho proceso está una sentencia firmada del dicho Antonio Belez en que condena al dicho Juan de Castro, en dos años de destierro de este valle, uno preciso y otro voluntario y en sesenta pesos, la mitad para la Real Cámara y la otra mitad para gastos de justicia y en las costas y más un peso cada día de salario al que le tuvo preso. Y parece se pronunció en veinte y siete de noviembre de mil y seiscientos y trece años, y a las espaldas de la dicha sentencia //f.155r// está una fe de Antonio Gonçales, escribano nombrado, de que el dicho Andres de Castro exhibió los dichos sesenta pesos, digo que dice que exhibió la condenación, y se dio mandamiento de suelta, de todo lo cual doy fe. Y de que este proceso ni el de Martin de Artiaga no tiene asentados derechos de alcalde mayor ni escribano.

702[Al margen] Fe de las firmas del alcalde mayor y autos que tiene el proceso contra Artiaga:

703Y asimismo, doy fe que en el dicho proceso de Martin de Artiaga, sobre decir que estorbó la prisión de un indio, hay solas cuatro firmas del dicho Antonio Velez de Vargas, que las demás son de Diego de Rentería, su antecesor, a lo que parece y la confesión del dicho Martin de Artiaga y el auto de prueba y su notificación y el proveimiento de una petición con la fianza para la soltura parece haber pasado ante Antonio Gonçales, escribano nombrado, y que para que de ello conste por mandado del dicho señor oidor visitador, di la presente en el dicho día, mes y año.

704//f.156// [Al margen] Examen de los indios:

705En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día... el dicho señor oidor visitador, hizo parecer ante sí a los indios naturales de este dicho pueblo de Tlaltenango, que mediante el dicho Bartolome de la Cruz, digo, de Sisneros, intérprete, dijeron llamarse, Martin Sebastian y Francisco Jacobo, alcaldes, Diego Alonso, regidor, Diego Gazpar, regidor, Diego Hernandez, regidor, Martin Basquez, Pedro Ximon, Alonso Miguel, Juan Miguel, Anton Phelippe, Juan Baptista, Andres Xpoval, Francisco Miguel, alguacil, Juan Baptista y Francisco Diego, y otros muchos indios, que todos dijeron ser naturales y vecinos de este dicho pueblo de Tlaltenango... dijeron que ellos tienen dadas veinte o veinte y dos peticiones acerca de varias cosas y que fuera de lo contenido en ellas no tienen otra cosa que decir.

706[Al margen] Contra Antonio Velez, alcalde mayor, por haber mordido un perro suyo a una indiezuela de que murió:

707Y Antona Juana, india, mujer de Juan Martín, naturales de este pueblo, dijeron que los días pasados la dicha Antona Juana entró con una niña chiquita en casa de Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ahora acabó de ser de esta jurisdicción, a donde estaba un perro muy grande, el cual la arremetió a la dicha muchacha y le mordió y le hizo tanto daño que de allí a poco tiempo murió, lo cual no sucediera si el dicho Antonio //f.156r// Velez, cuyo era el dicho perro, lo tuviera atado, y que se querellaba por ello contra el dicho Antonio Velez, y dio petición sobre ello ante el dicho señor visitador y vista por su merced, cometió al alcalde mayor don Diego de Paredes, sucesor que ahora es, el recibir información sobre el caso y substanciar la causa hasta la definitiva con el dicho Antonio Velez, y que conclusa la traiga ante su merced para que se provea lo que convenga y que de esta causa se haga ramo aparte.

708[Al margen] Hizo Ramo X [sic]:

709Para cuyo efecto se entregó al dicho don Diego de Paredes, alcalde mayor, la dicha petición con comisión en forma para ello. Y asimismo dijeron los dichos indios que ellos han dado al dicho Antonio Velez veinte y dos hanegas de maíz para el sustento de su casa, las cuales se recogieron de entre todos los naturales, tomando a cada uno un poco. Y estando presente el dicho Antonio Velez, dijo que es verdad que los dichos indios le han dado maíz para sus molenderas pero que ha sido poco, y atento a que todos los dichos indios afirmaron so cargo del dicho juramento ser verdad que le dieron las dichas veinte y dos hanegas, el dicho señor oidor mandó que el dicho Antonio Velez pagase diez y ocho pesos en reales, y que se metan en la caja de la comunidad de este pueblo y se notifique a los dichos indios, que de lo que hubieren de cobrar de los naturales de este pueblo, de los dos tomines que paga cada tributario para la comunidad, cobre menos los dichos diez y ocho pesos, atento a que no se pueden pagar a los indios de quien se tomaron las dichas veinte y dos hanegas de maíz, por no saberse lo que se debe a cada uno según lo que dicen los dichos indios que de cada uno tomaban un poco. Y en presencia del dicho señor visitador se metieron en la dicha caja de comunidad, y se dio a entender //f.157// lo referido a los dichos indios, mediante el intérprete, los cuales dijeron que harán lo que se les manda y atento a que las dichas peticiones contenían varias cosas y menudencias, el dicho señor visitador para mayor claridad y evitar confusiones, mandó que no se asentase aquí lo referido en ellas, sino que cada una se decrete de por sí y originalmente se vuelvan a sus dueños...

710[Al margen] Auto sobre todo lo que resulta de la visita de este pueblo:

711En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día diez de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto lo que dice Juan de Villareal en la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo, en razón de los quince pesos que dice dio a Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido de este pueblo, por Martin de Artiaga, y la declaración del dicho Antonio Velez en que confiesa haber recibido los dichos quince pesos para las costas y derechos del pleito que hizo contra el dicho Martin de Artiaga y no por dádiva ni cohecho. Y vista por su merced la fe que está en estos autos de que en el dicho proceso hay solas cuatro //f.157r// firmas del dicho Antonio Velez y los autos que pasaron ante Antonio Gonçalez, su escribano nombrado, cuyos derechos a lo más largo montan dos pesos, y haber llevado trece pesos de costas y derechos más de los justos, dijo que mandaba y mandó que el dicho Antonio Velez de Vargas exhiba cuarenta pesos de oro común en reales en que le condenaba y condenó por los dichos derechos demasiados aplicados para la Cámara de Su Majestad.

712[Al margen] Acerca de los seis pesos de Juan Miguel, indio fiscal y de los treinta de fulano de Barajas, español:

713Y en cuanto a los seis pesos que en la dicha información y pesquisa secreta dice el Padre Salvador Hernandez, haber dado al dicho Antonio Velez porque soltase de la prisión a Juan Miguel, indio fiscal y a los treinta que asimismo dice en su dicho Juan de Villareal haberle dado, porque soltase de la prisión y no tratase de la causa de fulano Barajas, atento [a] que no hay bastante información de lo uno ni de lo otro, mandó que don Diego de Paredes, su sucesor en el oficio, que de próximo le ha de tomar residencia, procure la más información que pudiere, y habiendo la suficiente para poderle hacer cargo de ello, se le haga particular [sic] en la dicha residencia y para este efecto se le dé un tanto de lo que dicen en sus dichos, acerca de esto los dichos padres Salvador Hernandez y Juan de Villareal con testimonio de este auto.

714[Al margen] Acerca de Juan de Miramontes, Diego Gonçales, Diego Lopez y Pedro Hernandez, sobre amancebamientos:

  • 48 Por error se repite en la foliación del documento original el número 157, por este motivo se indic (...)

715Y en cuanto a lo que resulta de la dicha información y pesquisa secreta contra Juan de Miramontes, sobre decir que está amancebado con una mestiza del pueblo de Tepechitlan y Diego Gonçales encomendero del dicho pueblo de Tepechitlan, con una india que dicen es del Teul, que no se sabe cómo se llama, y Diego Lopez español, con Maria, india de este pueblo, casada, que tiene a su marido ausente; y contra Pedro Hernandez, español, con María, negra libre, el alcalde mayor de esta jurisdicción atento a que los susodichos andan ausentes de ella y no pueden ser habidos de presente, les notifique //f.157b//48 a todos y cada uno de ellos y a las susodichas, no se junten, traten, ni comuniquen en público ni en secreto, so pena de ser gravemente castigados y tenga particular cuidado de evitar los dichos amancebamientos y saber cómo viven los unos y los otros, so pena de dos años de suspensión de oficio.

716[Al margen] Acerca de los bienes de fulano de Contreras que murió abintestato:

717Y en cuanto a la venta y almoneda que se hizo de los bienes de fulano de Contreras que murió en este pueblo, repentinamente y abintestato, el dicho alcalde mayor exhiba el inventario que hizo de los dichos bienes, y las almonedas de ellos, para que visto por su merced se provea lo que convenga.

718[Al margen] Acerca de los ganados que hacen daños:

719Y en cuanto a los daños que hacen las yeguas y bueyes de los vecinos de este pueblo en las sementeras de los indios, se guarde y cumpla el auto proveído hoy dicho día, por su merced, a una petición de los dichos indios que se les entregó, para que los dichos españoles retiren sus ganados dos leguas de este pueblo, de manera que no hagan daños, con apercibimiento que pagarán los que hicieren con el doblo, aplicadas las dos partes a la persona a quien se hiciere el daño, y la otra parte a la comunidad de este pueblo.

720[Al margen] Acerca de las quemas:

721Y en cuanto a que los indios queman las sabanas para coger caza, el dicho alcalde guarde y ejecute las ordenanzas que lo prohiben, en especial la que últimamente hizo el señor doctor Alonso Perez Merchan, Presidente y Gobernador de este Reyno, so las penas de ella.

722[Al margen] Acerca de Antonio Gonçales, escribano:

723Y en cuanto a lo que resulta contra Antonio Gonçalez sobre decir que ha asistido en este pueblo estando desterrado, y usado oficio de escribano en él, estándole prohibido por la Real Audiencia de este Reyno, atento a que su merced le ha enviado a llamar para substanciar con él esta causa, se deje blanco para ella, porque se prosigan y no se detengan las visitas que faltan de los demás pueblos de esta jurisdicción, aunque vaya preposterado [sic] el orden de los días //f.157br// y así lo mandó y rubricó y este auto se notifique al dicho alcalde mayor para que le guarde y cumpla en lo que le toca.

724[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

725[Al margen] Notificación a Antonio Velez y exhibe la condenación. Está asentada en el libro de depósitos:

726En el pueblo de Tlaltenango, a once días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, notifiqué el auto de esta otra parte a Antonio Velez de Vargas en su persona, el cual exhibió luego los cuarenta pesos en que por el dicho auto se condena y de ellos me hice cargo como depositario. Y en cuanto a lo demás contenido en el dicho auto dijo que los inventarios y almonedas de fulano de Contreras, difunto abintestato, que se mandan exhibir, están en poder de Antonio Gonçales, su escribano nombrado; y enviará por ellas, y los pesos que procedieron de las dichas almonedas //f. 158// están en su poder, y dará cuenta de ellos a quien se le mandare, y esto dio por su respuesta...

727[Al margen] Auto para que sea preso Antonio Gonçalez y se haga contra él proceso y ramo aparte:

728En el pueblo de Tlaltenango, a doce días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto lo que resulta de la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo contra Antonio Gonçales, en razón de lo que contra él dicen los testigos de ella, en la pregunta veinte y seis, de sus dichos, en razón de decir que asistió en este pueblo estando desterrado, y usó oficio de escribano estándole prohibido por la Real Audiencia de este Reyno, y habiendo el susodicho comparecido ante el dicho señor visitador después de ser llamado para el caso, su merced mandó que fuese preso el dicho Antonio Gonçales, y que se le hiciese proceso aparte, que es el ramo onceno de esta visita...

729Hízose proceso y ramo aparte contra Antonio González y se remitió a don Diego de Paredes, alcalde mayor de esta jurisdicción, para que substancie la causa y estando conclusa, la remita al señor visitador.

730//f.158r// [Al margen] Auto para que se acaben de cobrar los bienes de fulano de Contreras difunto y que se dé cuenta de ellos al señor Juez General:

731En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día doce de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto los inventarios de los bienes que quedaron por fin y muerte de fulano de Contreras difunto abintestato, que exhibió ante su merced Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdición, y las almonedas que se hicieron de los dichos bienes y ciertos vales y deudas que están por cobrar... mandó que don Diego de Paredes, sucesor del dicho Antonio Velez de Vargas, que de próximo le ha de tomar su residencia, haga que los dichos vales y demás deudas del dicho difunto, se cobren con todo cuidado y diligencia, y que de todo lo procedido de los dichos bienes, el dicho Antonio Velez dé cuenta al señor Juez General de Bienes de Difuntos, lo cual sea con toda brevedad y con el cuidado que se requiere...

732[Al margen] Notificación al alcalde mayor:

  • 49 Nuño de Guzmán concedió los indios de El Teul a Juan Delgado en 1534, un hijo suyo, su homónimo, l (...)

733//f.159// Visita del pueblo del Teul, de la encomienda de Luis Delgado49 de la jurisdicción de Tlaltenango.

734En el pueblo de Tlaltenango, a once días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de la visita del pueblo del Teul, de la encomienda de Luis Delgado de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a los indios naturales, que mediante Bartolome de Sisneros, intérprete, dijeron llamarse don Francisco Hernandez, gobernador, y Diego Hernandez y Juan Melchor alcaldes, Francisco Juan, alguacil mayor, Miguel Vallejo, escribano, Francisco Ximon, Diego Melchor, y otro Francisco Ximon, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo del Teul, y que no han podido venir más porque andan ocupados en la cosecha de sus sementeras y fuera de su pueblo en sus granjerias... lo que dijeron en suma fue que a ellos los suelen repartir los alcaldes mayores y juez repartidor //f.159r// a labores de españoles de su autoridad en que se les hace agravio, así por ser pocos, como por quitarlos del beneficio de sus sementeras, y de ello presentaron petición en la cual el dicho señor visitador proveyó auto, para que el alcalde mayor, que es o fuere de esta jurisdicción, no dé ni reparta indios para ninguna parte del dicho pueblo del Teul, si no fuere con expreso mandato del Señor Presidente y Gobernador de este Reyno y de la Real Audiencia, so pena de un año de suspensión de oficio y de cien pesos para la Cámara de Su Majestad. Y la dicha petición con el dicho auto se volvió y entregó a los dichos indios. Y asimismo, dijeron que los alcaldes mayores y otras personas envían indios correos a muchas partes y no les pagan bien lo que justamente se les debe, ni los alquileres de los caballos y piden a su merced les dé mandamiento en que se declare lo que se les ha de pagar, según las leguas de las partes a donde los enviaren; y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

735Y visto por su merced lo que piden los indios del dicho pueblo del Teul acerca de la paga de los correos indios y alquileres de los caballos, proveyó auto en la misma petición en que remitió al alcalde mayor de esta jurisdicción el tasarles las dichas pagas conforme a las distancias y asperezas de los caminos, //f.160// así de los indios correos como de los alquileres de los caballos, de manera que ni reciban agravio los dichos indios, ni se cargue demasiado a los pasajeros y la dicha petición y auto se entregó a los indios originalmente...

736Vídose este día el libro de comunidad de este pueblo del Teul y atento que tienen caja de tres llaves, se proveyó el mismo auto que a este pueblo de Tlaltenango, excepto que una de las dichas tres llaves tenga el gobernador.

Visita del pueblo de Sancta María, de la encomienda de Luis Delgado de esta jurisdicción.

737En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día once de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la dicha información y pesquisa secreta del pueblo de Santa Maria, de la encomienda de Luis Delgado, sujeto del Teul, hizo parecer ante sí a los indios, que mediante Bartolome de Sisneros, intérprete, dijeron llamarse Bernabe Sebastian, regidor, Alonso Gregorio, y Juan Phelipe, alcalde del dicho pueblo, y dijeron que no han podido venir más, porque andan todos ocupados en la cosecha de sus labores... //f.160r// lo que dijeron, en suma, fue que los españoles de esta jurisdicción, los llevan por fuerza a trabajar a sus labores y casas arrojándoles el dinero, y que asimismo, se han ido muchos de los naturales de su pueblo a casa de Xines Basques y otros vecinos de la villa de Xerez, donde se están sin querer pagar el tributo, y de lo uno y de lo otro, presentaron petición ante el dicho visitador, para que provea de remedio.

738[Al margen] Auto: Y en ella su merced proveyó auto para que ninguna persona de su autoridad lleve por fuerza a servirle a ningún indio del dicho pueblo y el que los fuere [a] alquilar los manifieste ante el alcalde mayor, el cual vea si van de su voluntad, y si deben algún tributo u otras deudas, y debiendo cualquier cosa, se la haga pagar primero, y constando no ir forzados a servir, los deje ir libremente donde ellos quisieren, sin que se les impida por ninguna persona de cualquier estado y condición, que sea pena de quinientos pesos para la Cámara de Su Majestad, y destierro de este Reino por seis años. Y en cuanto a los dichos tributos de los indios que están en servicio de Xines Basquez y otros vecinos de la villa de Xerez, vayan con su merced uno o dos indios para que en la dicha villa acudan a que se les haga justicia y se mande lo que convenga. Y el dicho auto con la dicha petición original se entregó y volvió a los dichos indios; y no dijeron otra cosa de substancia que se debiese escribir, y el dicho señor oidor visitador lo mandó //f.161// asentar por auto...

739El libro de Comunidad de este pueblo de Sancta Maria es el del pueblo del Teul que ya está visto.

Visita del pueblo de Sant Francisco Tocatic, de esta jurisdicción de Tlaltenango.

740En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita de Sant Francisco Tocatic de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a los indios, que mediante Bartolome de Sisneros intérprete, dijeron llamarse, Francisco Martín, alcalde, Francisco Geronimo, regidor, Alonso Sebastian, alguacil, Juan Hernandez, tequitato, Pedro Gonçalez, alguacil mayor, Juan Damian, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Tocatic... //f.161r// lo que dijeron en suma fue:

741[Al margen] Contra fulano de Calderon, viandante:

742Que un fulano Calderon, viandante español, se les quiere entrar en sus tierras, excediendo de la raya que le señaló y puso el señor licenciado Gaspar de la Fuente, siendo Visitador General del Reyno. Y asimismo, dieron una memoria de cosas de comer y leña que dijeron haber dado al alcalde mayor Antonio Veles de Vargas y que ahora ha sido de esta jurisdicción. Y atento a la dificultad que pareció haber en la probanza, y la variación que hubo entre los dichos indios, encontrándose los unos con los otros en la cantidad, y a que el dicho Antonio Velez, negó haber recibido de los indios tanto como dicen.

743[Al margen] Auto:

744El dicho señor visitador, de consentimiento de todos, los concertó en que pagase a los dichos indios veinte y cuatro pesos en reales, porque así se estorbaban perjuros respecto de que según los dichos indios dicen, tomaron lo que así le dieron de varias personas, de cada una un poco; y que después de tres años que ha que el susodicho es alcalde mayor, es imposible el verificarse con liquidación. Y porque la misma razón milita, en las pagas que se han de hacer a los naturales, porque es imposible saberse y probarse lo que se deberá a cada uno, su merced mandó que los dichos veinte y cuatro pesos que exhibió el dicho Antonio Velez se metiesen en la caja de tres llaves de la comunidad de este pueblo, en que se incluye la del dicho pueblo de Tocatique, por ser sujeto suyo, y se metieron en ella en mi presencia y del alcalde mayor de esta jurisdicción de que doy fe; y se les notificó así a los //f.162// indios de este pueblo de Tlaltenango, como a los de Tocatic que estaban presentes, que de los dos tomines que han de cobrar de cada tributario del dicho pueblo de Tocatic para su comunidad, cobren menos los dichos veinte y cuatro pesos en reales, y habiéndoseles dado a entender mediante el intérprete, dijeron que harán lo que se les manda; y de lo referido quedó razón en el libro de cuentas de comunidad. Y asimismo, dijeron los dichos indios que Gregorio Perez, vecino de esta jurisdicción, se les entra en sus tierras y les causa perjuicio, y piden a su merced que provea sobre ello de remedio, y que asimismo, el dicho Gregorio Perez tiene muy gran cantidad de ganado mayor, y que les hace daño en sus sementeras y piden a su merced mande que lo retire y traiga con guarda...

745[Al margen] Auto contra fulano Calderon y Gregorio Perez:

746Luego incontinenti el dicho señor visitador, habiendo visto lo que los dichos indios piden contra fulano Calderon y Gregorio Perez, proveyó auto en la petición que presentaron, para que el alcalde mayor de esta jurisdicción vea lo que los dichos indios piden contra el dicho fulano Calderon y se informen de los términos que le puso el señor //f. 162r// licenciado Gaspar de la Fuente, siendo Visitador General del Reyno, y no consienta los traspase, ni se haga agravio a los dichos indios en la posesión pacífica que tuvieren en estas tierras, amparándoles en ella, salvo el derecho de otro tercero y la dicha petición y auto original, se les dio y entregó originalmente a los dichos indios.

747[Al margen] Contra Gregorio Perez, retire sus ganados:

748Y en cuanto a lo que piden contra el dicho Gregorio Perez por petición que asimismo presentaron, mandó que se despache mandamiento a los dichos indios, para que el susodicho traiga retirados sus ganados mayores y puercos, una legua del dicho pueblo de Tocatic, y los traiga con buena guarda y custodia, y los bueyes que hubiere menester para beneficio de su labor, y las yeguas para la trilla, acabado el tequio de cada día, los retire asimismo y traiga con la misma guarda, de manera que no hagan daños en las sementeras de los indios, so pena que por el que hicieren lo pagará con el doblo, aplicada parte y media para el indio a quien se hiciere el daño y la otra media parte para la comunidad del dicho pueblo, y en sitios de ganado menor y caballerías de tierra, no meta ganado mayor, so pena de tener perdidos los dichos sitios y tierras, conforme a las ordenanzas de este Reyno. Y en cuanto a lo que dicen los dichos indios de que el dicho Gregorio Perez se les entra en sus tierras, el susodicho exhiba sus títulos y recaudos que tiene; y así lo mandó y rubricó y el dicho mandamiento se despachó y puso en la petición original que dieron los dichos indios contra Gregorio Perez y se les entregó...

749Despachose luego, incontinenti, carta a Gregorio Perez para que parezca ante el señor visitador y exhiba sus títulos.

750//f.163// Visita del pueblo de Teocualtich Sant Pedro, de esta jurisdicción de Tlaltenango.

751En el pueblo de Tlaltenango, en el dicho día once de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el dicho señor oidor visitador, para la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Tecoaltich Sant Pedro, de esta jurisdicción, hizo parecer ante sí a los indios naturales, que mediante el intérprete dijeron llamarse, Pedro Diego, alcalde, Francisco Ventura, Diego Phelipe, regidor, Francisco Miguel, alguacil, Francisco Miguel, escribano, que todos dijeron ser naturales del dicho pueblo de Tecualtich Sant Pedro... lo que dijeron, en suma, fue que ellos tenían que pedir ante su merced contra Antonio Velez de Bargas, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, sobre que les pagase algunas cosas que le han dado de comida y que se concertaron con él, y les pagó diez pesos en reales por todo, y el dicho señor visitador les preguntó si estaban contentos y satisfechos, y habiéndoseles preguntado dos o tres veces respondieron que sí estaban.

752[Al margen] Metiéronse diez pesos en la caja de comunidad:

753Y su merced en mi presencia y del alcalde mayor de esta jurisdicción, los mandó meter, y se metieron en la caja de comunidad de este pueblo de //f.163r// Tlaltenango donde también entra el dinero del dicho pueblo de Tecualtich Sant Pedro, por ser sujeto, por las causas referidas en las visitas antes de ésta; y se notificó a los dichos indios, qué tanto menos cobren de los dos tomines que cada tributario del dicho pueblo de Tecualtich ha de pagar para su comunidad; y se asentó razón de esto en el libro de cuentas de comunidad de este pueblo de Tlaltenango y sus sujetos.

754[Al margen] Auto contra Gregorio Perez y fulano Calderon:

755Y asimismo, dijeron que Gregorio Perez y fulano Calderon sacan indios de su pueblo por fuerza, arrojándoles el dinero, para que sirvan en sus labores y casas, y piden que su merced provea sobre ello de remedio. Y el dicho señor visitador proveyó auto... para que los susodichos no saquen ni lleven indios de fuerza de este pueblo, ni de otros pueblos, y los que alquilaren los manifiesten ante el alcalde mayor, el cual sepa si van de buena gana y yéndolo, y no debiendo tributos ni otras deudas, los deje ir libremente, y debiendo los dichos indios alquilados, haga que paguen primero, lo cual cumplan los dichos Gregorio Perez y fulano Calderon, so pena de quinientos pesos para la Cámara de Su Majestad y de dos años de destierro de este Reyno; y lo haga cumplir el dicho alcalde mayor, so pena de doscientos pesos para la Real Cámara, y la dicha petición y auto original se volvió a los dichos indios...

  • 50 Del folio 163v pasa en el original al folio 168, los cinco folios insertados tratan de una petició (...)

756//f.168//50 Visita del pueblo de Cicacalco de esta jurisdicción de Tlaltenango.

757En el pueblo de Cicacalco, digo, de Tlaltenango [sic], en el dicho día once de noviembre... el... vistador, para la información... de la visita de este pueblo de Cicacalco, de esta jurisdicción de Tlaltenango, hizo parecer ante sí a los indios, que mediante el dicho Bartolome de Sisneros, intérprete, dijeron llamarse, Juan Augustin, alcalde, y Juan Miguel, regidor, Bernabe Garcia, Anton Melchor, Diego Matheo, Miguel Sanchez, Francisco Martin y Alonso Martin, naturales, que todos dijeron ser del dicho pueblo de Cicacalco... lo que dijeron, en suma, fue que ellos tenían que pedir a Antonio Velez, alcalde mayor que ha sido de esta jurisdicción, acerca de que les pagase la comida y otras cosas que le han dado y se concertaron en que por todo les diese y pagase seis pesos, los cuales les ha dado y pagado; y preguntándoles el dicho señor visitador si están contentos y satisfechos a su voluntad o si les debe más //f.168r// el dicho Antonio Beles, dijeron que no debe más, y que están bien pagados. Y el... visitador, por la dificultad que hay en las pagas de lo que justamente se debe a cada indio por haber dado todos las cosas de comida con que acudían al dicho Antonio Velez, mandó que se metiesen en la caja de comunidad de este pueblo, donde se cobra el dinero de comunidad que pagan los indios del dicho pueblo de Çicacalco, por ser su sujeto y todo una comunidad. Y en cumplimiento de ello se metieron en mi presencia y del alcalde mayor de esta jurisdicción, los dichos seis pesos en la dicha caja, y se notificó y dio a entender a los dichos indios que tanto menos cobren de los dos tomines que cada tributario de los del dicho pueblo de Çicacalco pagan para su comunidad; y se puso razón de ello en el libro de cuentas de la dicha comunidad. Y asimismo, dijeron los dichos indios que los alcaldes mayores de esta jurisdicción los reparten a labores y otras haciendas de españoles y otros vecinos los alquilan y llevan por fuerza, de que presentaron petición. Y el dicho señor visitador proveyó auto en ella, para que el alcalde mayor, que es o fuere de esta jurisdicción, no haga repartimiento ni saca de los indios del dicho pueblo, ni otra persona alguna, sin expresa licencia del Gobierno o Real Audiencia de este Reyno. Y el español que quisiere alquilar indios los presente ante el dicho alcalde mayor, el cual vea si van contra su voluntad y no yéndolo, ni debiendo tributo, ni otra deuda, los deje ir libremente, y debiendo los dichos indios algo, lo paguen primero, con apercibimiento que llevando alquilados en otra manera serán castigados y pagarán doscientos pesos [a]demás de incurrir en seis años de destierro del Reyno; y el dicho alcalde mayor u otra persona que contra lo referido hiciere los //f.169// dichos repartimientos, incurra en pena de doscientos pesos y dos años de suspensión de oficio. Y el dicho auto y petición original se dio y entregó a los dichos indios...

758[Al margen] Auto en razón de las tierras de Gregorio Perez:

759En el pueblo de Tlaltenango en el dicho día once de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, en cumplimiento de lo mandado por el dicho señor visitador a la visita del pueblo de Tocatic, Gregorio Perez, español, exhibió ante el dicho señor visitador, un título y merced de la Real Audiencia de este Reyno, su fecha en tres de diciembre de mil y quinientos y noventa y un años, de cuatro caballerías de tierra y un herido [de molino] y saca de agua, todo en este valle de Tlaltenango, entre el pueblo de Tocatic y el de Teocualtich, el río abajo. Y a las espaldas del dicho título, está una donación simple sin estar autorizada de juez y escribano, con una firma que dice Martin Gonzalez, el que parece que hace donación de la dicha merced a doña Ana, su nieta, cuyo marido dice ser el dicho Gregorio Perez y que el dicho Martin Gonzalez, abuelo de la dicha doña Ana, tuvo otros hijos //f.169r// e hijas. Y asimismo presentó una posesión que Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor, parece dio al dicho Gregorio Perez en primero de octubre pasado de este año, de unas tierras que el dicho Gregorio Perez dijo ser las contenidas en el dicho título y merced. Y visto todo por el dicho señor oidor, dijo que mandaba y mandó que el alcalde mayor de este pueblo, vea los dichos recaudos y vaya a las dichas tierras y citados los naturales de los pueblos de Sant Francisco, Ocatic y Teocualtich y el dicho Gregorio Perez, vea si la posesión que le dio el dicho Antonio Velez de Gargas [sic] concuerda con la parte y lugar que refiere el título, o si es en diferente parte, o se extiende a más la dicha posesión, y no siendo conforme al dicho título, le mida y le ponga límite y mojonera de la cual no pase por manera alguna de doscientos pesos, la mitad para la Cámara de Su Majestad, y la otra mitad para las comunidades de los dichos pueblos. Y en caso que sea la posesión en diferente parte de la contenida en la merced, le eche de ella con pena que le ponga si volviere a la dicha posesión. Y ante toda cosa y primero, que se ejecute lo referido, el dicho alcalde mayor le mande legitimar su persona en esta manera que pruebe el dicho Gregorio Perez, ser verdadera y cierta la donación simple que está a las espaldas del dicho título y merced, y estar casado con la dicha doña Ana, contenida en la dicha donación. Y en caso que no legitime su persona, declare por vacas las dichas tierras; y que de este auto se dé testimonio al dicho alcalde mayor, para que lo ejecute y se le entreguen los dichos recaudos. Y //f.170// asimismo para mejor acierto de lo referido el dicho alcalde mayor vea una provisión de amparo dada a los indios de los dichos pueblos de otras tierras conjuntas a las referidas y así lo mandó y rubricó, y estando presentes los indios de los dichos pueblos de Tocatic y Teocualtich se les dio a entender lo contenido en este auto, por el intérprete.

760[Al margen] Notificación al alcalde mayor y entrego de los títulos de Gregorio Perez...

761[Al margen] //f.170r// Auto para que el sucesor haga cargo a Antonio Velez en su residencia de haber llevado a indios penas pecuniarias.

762En el pueblo de Tlaltenango, a doce días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Dávalos y Toledo... habiendo visto ciertos procesos que exhibió ante su merced, Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ha sido en esta jurisdicción, así del tiempo del dicho Antonio Velez, como de Diego de Renteria y don Antonio de Chaves sus antecesores, y algunas escrituras que parte de ellas y de los dichos procesos, parece haber pasado ante Antonio Gonçalez. Y visto por su merced que por algunos de los dichos procesos el dicho alcalde mayor ha condenado a indios en penas pecuniarias, contra lo dispuesto por cédula de Su Majestad, que son a Francisco Ventura, indio, en ocho pesos por amancebado,

763[Al margen] Bórrese por mandado del señor visitador:

764(Y en seis pesos y en seis tomines a Juan Baptista, indio, por haber muerto una vaca) y a Miguel Anton, indio, por amancebado, (y a Alonso Diego, indio, por haber dado una cuchillada a su mujer, y a don Pedro, indio, por pendencia que tuvo con Francisco Garcia, indio de Teocualtich) dijo que mandaba... que don Diego de Paredes sucesor del dicho Antonio Velez de Vargas, que de próximo le ha de tomar su residencia, le haga cargo particular en ella de haber condenado a los dichos indios en las dichas penas pecuniarias. Y para que de ellas dispongan como fueren servidos los señores de la Real Audiencia de Guadalajara, no cobra su merced lo que montan las dichas penas, si no que el dicho Antonio Velez las lleve y dé cuenta de ellas con lo demás que fuere de su cargo, de lo cual se ponga razón en el libro donde están asentadas las //f.171// dichas condenaciones, para que conste no haberse cobrado, y asimismo el dicho don Diego de Paredes mande a los escribanos que nombrare que en los procesos y escrituras que ante ellos pasaren, asienten los derechos que llevaren a las partes, so la pena de la ley, y al dicho alcalde mayor de quinientos pesos para la Cámara de Su Majestad, y así lo mandó y rubricó. Va tachado seis pesos y seis tomines, a Juan Baptista, indio, por haber muerto una vaca y a Alonso Diego, indio, por haber dado una cuchillada a su mujer, y a don Pedro, indio, por pendencia que tuvo con Francisco Garcia, indio de Teocualtich.

765[Al margen] Auto para que haya caja de dos llaves donde se guarden los papeles:

766En el pueblo de Tlaltenango, en doce días del mes de noviembre de mil y seiscientos diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto los procesos y registros de escrituras que exhibió Antonio Velez... y la declaración que hizo de que no sabe lo que se han hecho, y los procesos que se han causado en tiempo de sus antecesores y los demás protocolos y registros de escrituras, dijo que mandaba... que para que en los dichos procesos registros y demás papeles de aquí adelante haya mejor guardia y custodia... mandó que se le notifique a don Diego de Paredes Bribiesca, sucesor del dicho Antonio Velez, que del primer dinero de gastos de justicia compre una caja de dos llaves diferentes, que la una tenga el alcalde mayor que //f.171r// le sucediere y la otra el escribano que tuviere y nombrare, no habiéndole propietario, donde se guarden los dichos procesos y demás papeles y con ellos haya la cuenta y razón que se debe de tener y las partes interesadas no reciban daño y los papeles que se sacaren de la dicha caja se tornen a ella, de manera que no se queden fuera, y acabado el oficio del dicho alcalde mayor entregue por inventario con distinción de año, partes y personas y de los procesos, protocolos, registros de escrituras y otros papeles de sus antecesores y de los escribanos nombrados que han sido en esta jurisdicción y los que hallare y los que así tiene en su poder el dicho Antonio Velez de Vargas su antecesor, los meta en la dicha caja, todo lo cual y cada cosa de las referidas guarden, cumplan y ejecuten, el dicho alcalde mayor y sus sucesores, pena de dos años de suspensión de oficio y de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad demás de pagar el interés de las partes. Y para que los dichos sucesores tengan noticia de este auto se entregue una copia de él, autorizada, al dicho don Diego de Paredes, alcalde mayor, para que la ponga y pegue en la tapa de la caja por parte de dentro y asimismo mandó y rubricó.

767//f.172// [Al margen] Notificación al alcalde mayor...

Visita al pueblo de Momax de esta jurisdicción de Tlaltenango.

768En el pueblo de Momax a trece días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... hizo parecer ante sí a los indios naturales de él, que mediante Bartolome de Sisneros, intérprete, dijeron llamarse Francisco Miguel, alcalde, Pedro Basquez, Juan Miguel, otro Juan Miguel, Pedro Gaspar, Francisco Miguel, alguacil, Alonso Juan y Pedro Miguel, y Diego Miguel, naturales, que todos dijeron ser de este pueblo... //f.112r//

769[Al margen] Contra Andres de Rivera sobre sus tierras:

770Y lo que dijeron en suma fue que ellos tienen unas tierras cerca de este pueblo aradas y sembradas y que son suyas y Andres de Rivera, español, se las viene a quitar diciendo que han de ser para él, porque de ellas tiene merced hecha del Señor Presidente, y que si se han hecho diligencias ha sido sin dárselas a entender; y pidieron que no las tuviese Andres de Rivera, y sobre ello dieron petición al dicho señor oidor.

771[Al margen] Pedro Basquez, indio:

772Y asimismo dijo el dicho Pedro Basquez, indio, que él tenía una muy buena milpa y Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que fue del valle, le envió a trabajar a las salinas con otros, pidiéndole y rogándole que mirase que se le perdería la sementeria [sic] si el propio no entendiese de cogerla, y en su lugar daría un hijo suyo de veinte años y no quiso; y cuando volvió halló comida la mayor parte de la dicha sementera, de ganados que no sabe cuales eran, sólo la halló comida, y no tiene probanza de quién la comió, y así pedía al dicho señor visitador que mandase al dicho Antonio Velez que se la pagase; y tratándose sobre esto el dicho señor visitador por atajar pleitos y por obviar perjuros y gastos del dicho indio, si se redujera a prueba la causa, en presencia del padre Salvador Hernandez, su cura, preguntó al dicho indio que por cuanto se contentaría por lo que le faltó en la milpa, y el dicho padre Salvador Hernandez le preguntó que si se contentaría con veinte pesos y el dicho indio dijo que sí [se] contentaba, y su merced dijo que fuesen treinta pesos, pero //f.173// no condenaba en ellos al dicho Antonio Velez sin ser oído, sino que fuese voluntariamente por vía de concierto; y estando presente don Diego de Paredes, alcalde mayor de esta jurisdicción, dijo que él de su voluntad quiere dar los treinta pesos por el dicho Antonio Velez, y se los dio y pagó al dicho Pedro Basquez, indio, en mi presencia, de que doy fe. Y no dijeron otra cosa que se debiese escribir, y el dicho señor oidor lo mandó asentar por auto...

773[Al margen] Auto sobre las tierras de Andres de Rivera:

774En el pueblo de Momax en el dicho día doce de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos habiendo visto la visita de este pueblo de Momax, y lo que piden los indios de él, contra Andres de Rivera, sobre decir que se les quiere entrar en sus tierras, dijo que porque sobre este mismo caso le consta a su merced que ha habido muchas informaciones recibidas, así por parte de los dichos indios, como de Andres de Rivera por mandado del señor doctor Alonso Perez Merchan Presidente y Gobernador de este Reyno, en razón de contradecir estos indios la merced que de las dichas tierras hizo su señoría a dicho Andres de Rivera, y con vista de los dichos autos, el dicho Señor Presidente la confirmó, y por ser ésta otra nueva contradicción y requerir algún tiempo para hacerse las informaciones //f.173r// de una y otra parte para que vista por el dicho Señor Presidente haga lo que fuere servido, mandaba y mandó se deje y entregue la dicha petición tocante a estas tierras que presentaron dichos indios a don Diego de Paredes, alcalde mayor de esta jurisdicción, el cual substancie esta causa y reciba a prueba lo que alegan en la dicha petición los dichos indios con término de ocho días citada la parte de Antonio Rivera, el cual dé información de lo contrario, si quisiere, habiéndole dado traslado de la dicha petición con todo cargo de publicación y conclusión; y vea por vista de ojos las dichas tierras, en qué paraje están y cuánto distan de este pueblo; y asimismo si los indios de él tienen suficientes tierras en su cercanía, y la calidad de ellas, sigún el número de los indios que hay, y puesto este testimonio en los dichos autos cerrados y sellados los remita al Señor Presidente [de] donde emanó la dicha merced, y donde se han visto las demás informaciones, para que con la vista de ésta y de las antiguas, provea lo que fuere servido, y este mismo auto se ponga en la dicha petición y se entregue al dicho alcalde mayor, para que lo guarde y cumpla...

775[El siguiente texto se agregó posteriormente al margen] En Guadalajara a 11 de abril, 1617 sse. pre..[sic] Saquese un traslado de estos autos y póngase con los que penden en el gobierno en cuya virtud se hizo esta merced a Andres de Ribera, para que vistos los unos y los otros por su señoría provea lo que le pareciere conveniente. [Fin del texto de 1617]

776Entregose la petición original con comisión al pie de ella conforme al auto de arriba a don Diego de Paredes, alcalde mayor de esta jurisdicción. Alonso Perez, receptor (firma)

777//f.174// Visita al pueblo de Colotlán y sus parcialidades.

778En el pueblo de Colotlan a catorce días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, para la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Colotlan y sus parcialidades el dicho señor oidor visitador, hizo parecer ante sí primeramente a la parcialidad y barrio de los tlaxcaltecos, especialmente a don Juan Baptista, gobernador, Lucas Perez, alcalde, Andres Hernandez, alguacil mayor, Diego Sacapa, regidor, Joachin Roman, Hernan Gonçalez, Pedro Alvino, don Baltazar Ordaz, Mathias Rodriguez y Juan Sacarias, Juan Pablo y otros muchos indios que mediante intérprete dijeron ser de la parcialidad de los tlaxcaltecos. Y asimismo hizo parecer ante sí a los indios de la parcialidad de los tochos, conviene a saber: don Juan Miguel, gobernador, y Baltazar Miguel, y Francisco Augustin, y Juan Miguel. Y asimismo a los indios de la parcialidad de los chichimecos, es a saber: Pedro Coliman, gobernador, don Francisco, principal, Francisco Miguel, Juan Miguel, Francisco Martin, Gaspar Pedro, y cuatro muchachos, el uno llamado Francisco y Pedro Juan y Gaspar y Juan Miguel... //f.174r// lo que dijeron en suma fue:

  • 51 Consúltese la introducción a esta visita: «Desfaciendo entuertos...»

779[Al margen] Indios tlaxcaltecos y tochos. Contra su capitán Geronimo Ramiro:51

  • 52 Sobre la venta de ropa «repartimientos de mercancías» que hacían los alcaldes mayores y otras auto (...)

780Los dichos indios tlaxcaltecos [dijeron] que el capitán Geronimo Ramiro, su administrador y protector les manda ir a algunas partes y le dan caballos y no los paga. Pidieron a su merced le mande de aquí adelante que pues el Rey de España le paga a él, él les pague a los indios, y asimismo se le mande tenga cuidado de recoger los indios chichimecos que se esparcen por la tierra, que estaban de paz; y dijeron que el capitán anda vendiendo ropa y otras cosas en este pueblo y en la sierra de Tepeque y en otros pueblos y que muchas veces va él con la dicha ropa a Tepeque y a otras partes, y va a comprarla a Çacatecas.52

781[Al margen] Contra Gabriel de Trexo, sobre entrárseles en sus tierras:

782Y asimismo dijeron que Gabriel de Trexo, español, se les ha entrado en sus tierras en el Ojo Caliente, que son dos leguas de este pueblo, sin tener título, que su merced mande que se las deje. Y no dijeron otra cosa que se debiese escribir. Y lo mismo dijeron los indios de la parcialidad de los tochos que se examinaron juntos.

783[Al margen] Indios chichimecos. Contra el capitán Ramiro sobre andar vendiendo ropa:

784Y los dichos indios chichimecos dijeron que pedían al dicho señor visitador mandase al capitán que es o fuere de este pueblo recoja los indios chichimecos que se han ido de este pueblo a la sierra, y ande por su jurisdicción haciendo su oficio, y no vaya tantas veces ocupándose en vender su ropa en la sierra de Tepeque y en otras partes que ellos lo han visto, y en especial lo vio muchas veces don Martin Cortes el cual dijo haber ido con la recua del dicho capitán y así lo juró a Dios y a la Cruz, y asimismo dijo que lo acompañaba don Pedro gobernador que está agora en el pueblo de Nostic.

785[Al margen] Contra el dicho capitán Ramiro sobre haber vendido dos indios chichimecos:

786Y asimismo dijeron que el dicho capitán Ramiro, pocos días ha, vendió dos indios chichimecos, el uno Alonso que está casado, natural del pueblo de Axcaltlan San Lorenzo, y el otro Diego, soltero, natural de pueblo de Santiago, que piden a su merced //f.175// no los venda de aquí adelante.

787[Al margen] Contra el dicho capitán sobre malos tratamientos y quitarles sus tierras y sembrar en ellas:

788Y asimismo dijeron todos que el dicho capitán Ramiro los maltrata mucho y les habla mal y les quita sus caballos sin pagar alquiler, y don Martin Cortes, Juan Martin, Juan Garcia, Diego Miguel, Domingo Diego y Lucas, alcalde, dijeron que ellos tienen unas tierras a un cuarto de legua de este pueblo, junto a unos mesquites el río abajo, las cuales siendo suyas se los ha quitado el dicho capitán Geronimo Ramiro y ha sembrado en ellas, el año pasado y éste. Y así lo dijeron debajo de nuevo juramento que para ello hicieron, y que muchas veces han visto que el susodicho por fuerza hace que los indios trabajen en las dichas tierras, y les arroja el dinero y sobre ello los aporrea y dice malas palabras. Y esto dijeron y no otra cosa que se debiese escribir...

789[Al margen] Auto sobre lo que resulta de la visita del pueblo de Colotlan:

  • 53 Véase nota sobre Dosal de Madriz en la visita de Dávalos y Toledo a Nochistlán.

790En el pueblo de Colotlan catorce de noviembre de mil y seiscientos diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... habiendo visto lo que resulta de la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Colotlan, dijo que en cuanto a lo que dicen acerca de que su capitán protector Geronimo Ramiro les manda ir a algunas partes a los dichos indios y les dan caballos, y no les paga, //f.175r// y asimismo les hace trabajar en sus sementeras contra su voluntad tratándoles mal de obra y de palabra, mandaba y mandó se notifique al dicho capitán Geronimo Ramiro trate bien a estos indios que tiene bajo su administración, como a vasallos de Su Majestad y personas miserables que están debajo de su protección, y no les injurie de obra ni palabra, antes los acaricie, pues esto pretende Su Majestad, con el gasto que con él hace y comidas que les da, y no fuerce a los dichos indios que trabajen en sus milpas y sementeras, las cuales no tenga, siendo tal capitán, sino que compre el maíz que hubiere menester del sueldo que le da y paga Su Majestad, pues con esto cesarán muchos inconvenientes que de lo contrario se siguen. Y asimismo los caballos que llevare y los indios a alguna parte forzosa y necesaria, les pague el jornal que ordinariamente suelen ganar y vale el alquiler de los dichos caballos, todo lo cual guarde y cumpla el dicho capitán Ramiro y sus sucesores, porque de esta manera harán como deben el oficio de tal capitán protector de los indios, pena si lo contrario hicieren de cualquier cosa, de susoreferidas, de quinientos pesos de Cámara de Su Majestad y que conforme a este auto se despache mandamiento a los dichos indios. Y en cuanto a que el dicho capitán no tiene cuidado de recoger a los indios que de este pueblo se van y esparcen por la sierra, sino que sólo se ocupa en andar vendiendo su ropa en la dicha sierra y en otras partes, trayéndolas para este efecto de Cacatecas, no venda indios ni los condene a servicio como lo hizo con Alonso, natural del pueblo de Axcaltlan, y Diego, natural de Santiago, que los vendió a Juan de Dosal de la Madriz,53 minero de los Ramos. Mandaba y mandó se notifique al dicho capitán Geronimo Ramiro de aquí [en] adelante no trate ni contracte en cosa alguna, teniendo semejantes cargos, pues ni puede con esto acudir a la obligación //f.176// de su oficio, ni de ellos pueden dejar de resultar muchos agravios e inconveniente contra estos indios, haciéndoles tomar mucha ropa y mercaderías por fuerza y a mayores precios de los justos. Y defraudándose asimismo la alcabala real de que no están exceptuados soldados, ni capitanes, ni es oficio que es justo le usen. Y se le notifique asimismo que de aquí en adelante, teniendo semejantes cargos, en los casos de que pudiere conocer, no condene a éstos ni a otros indios a servicio personal contra lo mandado por Su Majestad por sus Reales Cédulas en que privativamente reserva este género de condenaciones a los virreyes y Reales Audiencias, so las penas contenidas en las dichas cédulas si lo contrario hiciere, y que le será castigado gravemente como quien usa de jurisdicción que no es suya, y de lo referido se despache a los dichos indios mandamiento en forma para el dicho capitán y sus sucesores. Y en el dicho mandamiento se inserte y ponga que el sucesor que ahora viene al dicho cargo y administración, en la residencia que tomare al dicho capitán Ramiro le haga cargo particular de lo susodicho. Y asimismo se le tome juramento al dicho capitán, para que declare la cantidad de ropa que ha vendido, para que de ella pague la cantidad de alcabala que pareciere deber. Y en cuanto a lo que dicen los dichos indios en razón de que Gabriel de Trexo se les ha entrado en unas tierras suyas en el Ojo Caliente, dos leguas poco más o menos de este pueblo, atento a que estando presente el dicho Trexo dijo que es verdad que arrendó las dichas tierras a los dichos indios, y por ellas les ha pagado a quince pesos cada año, por el dicho arrendamiento, y que se las quiere dejar libres y desembarazadas, y los indios convinieron en lo mismo, el dicho señor visitador mandó que les deje y desembarace luego las dichas tierras, y no las labre ni cultive de aquí adelante, y que para ello se despache mandamiento en favor //f.176r// de los dichos indios, el cual dijo que hará y cumplirá lo que se le manda; y así lo proveyó, mandó y rubricó, y que no por lo referido se entienda darse a los dichos indios más derechos del que tuvieren a las dichas tierras. Y en cuanto a las tierras que ha sembrado el dicho capitán Geronimo Ramiro de estos indios, atento a que estando presente dijo que es verdad que las ha sembrado, pero que está presto de dejarlas. Y los dichos indios dijeron estar pagados y satisfechos del arrendamiento de las dichas tierras. El dicho señor oidor visitador, mandó que el dicho capitán se las deje libres y desembarazadas y no se las vuelva a sembrar, sin que por esto se entienda dar a los indios más derecho del que tienen a las dichas tierras...

791[Al margen] Notificación al capitán de Colotlan...

792En el pueblo de Colotlan... notifiqué el auto de arriba y de esta otra parte como en él se contiene al capitán Geronimo Ramiro... y asimismo recibí de él juramento... siendo preguntado qué tanta cantidad de ropa ha vendido a Juan Gallegos y a los indios de estas poblazones y sierra de Tepeque, dijo que al dicho Juan Gallegos ha vendido hasta trescientos pesos de ropa y no más.

793[Al margen] Exhibe seis pesos de alcabala:

794Y de la alcabala de ellos exhibió y pagó seis pesos en reales, de los cuales me hice cargo yo //f.177// el dicho receptor para dar cuenta de ellos cuando se me mande, y lo firmó el dicho capitán Geronimo Ramiro.

795Despacháronse mandamientos a los indios de este pueblo de Colotlan conforme al auto que está en la foja antes de esta otra parte, y se cosieron en el cuaderno de sus papeles.

796Copia del mandamiento que el señor visitador proveyó acerca de las causas de que ha de conocer el alcalde mayor de Tlaltenango en Colotlan:

797El licenciado don Juan Davalos y Toledo... por cuanto los capitanes protectores y administradores de los indios chichimecos y tlaxcaltecos de este pueblo de Colotlan han tenido algunas diferencias con los alcaldes mayores de esta jurisdicción de Tlaltenango, pretendiendo que no entren con vara de justicia, ni la administren en él contra la posesión antigua que desde el principio de esta poblazón han conservado en ella, por el gobierno de este Reino que se ha confirmado más con que ordinariamente en tiempos diferentes de muchos años a esta parte han entrado en este pueblo los señores visitadores que han sido de este Reino, ejerciendo en él sus oficios como en las demás partes y lugares de su distrito, dando los dichos capitanes las interpretaciones y sentidos que //f.177r// han querido y que son más a propósito de su voluntad, a los mandamientos y títulos de los señores virreyes de la Nueva España, y a los autos de la Real Audiencia de este reino proveídos para la buena paz que los dichos capitanes deben tener con los dichos alcaldes mayores. Y porque de lo contrario, como la experiencia ha mostrado, pueden seguirse nuevas competencias de jurisdicción en daño y perjuicio de los vasallos de Su Majestad, y no acudir los unos, ni los otros a sus oficios como son obligados; y lo que peor es, causar alborotos y desasosiegos entre los indios pacíficos y que se van reduciendo, cosa tan en deservicio [sic] de Su Majestad y tan contra el intento que le mueve a sustentar esta poblazón, tan a costa de su Real Hacienda y para que en adelante cesen los inconvenientes referidos, y entre los capitanes y alcaldes mayores que son y fueren haya la paz y conformidad que se requiere, usando sus oficios cada uno en lo que le toca, y sin contradicción alguna, habiendo visto el título de Geronimo Ramiro, capitán y administrador que al presente es de los indios chichimecos y tlaxcaltecos de este dicho pueblo de Colotlan, despachado por el señor marqués de Guadalcazar, Virrey de la Nueva España, su fecha a treinta y uno de julio de seiscientos y trece y en conformidad de él, y de dos autos proveídos en diversos tiempos por la Real Audiencia de este Reyno, su fecha uno a quince de enero de seiscientos y ocho que habla y se dirige a Chavez Bañuelos, capitán que fue de las dichas poblaciones, y la del otro a veinte y cuatro de abril de seiscientos y catorce que habla de Geronimo Ramiro y usando, si necesario es, en esta parte de la comisión que tengo del gobierno de este Reyno dada por el señor doctor Alonso Perez Merchan, Presidente y Gobernador de él, y de la de justicia dada por la Real Audiencia de este Reyno como a tal visitador. Y por el presente mando que el alcalde mayor que es o fuere de esta juridicción de Tlaltenango pueda conocer y conozca en todas las causas, así civiles como criminales que hubiere en este dicho pueblo de Colotlán entre españoles, negros, mulatos y mestizos, guardando en imponer las penas por su sentencia, las cédulas de Su Majestad y limitación de su título en cuanto a condenar en pena de muerte, efusión de sangre y mutilación de miembro y vender el servicio de los indios; y asimismo pueda entrar y entre con vara de la Real Justicia en cualquier tiempo en el pueblo de Colotlan y el dicho capitán Geronimo Ramiro, ni sus sucesores no pongan en ello embargo ni impedimento alguno, pena de mil pesos para la Cámara de Su Majestad y que serán castigados gravemente como personas que impiden el uso y jurisdicción real. Y por estar ausente el alcalde mayor de Tlaltenango, y por su ausencia puede //f.178// haber remisión en prender algunos delincuentes de las personas referidas, y es necesario que la Real Justicia esté bien aviada, doy comisión al dicho capitán Geronimo Ramiro y a sus sucesores, para que en ausencia del dicho alcalde mayor puedan prender los dichos delincuentes y conocer entre ellos de las causas criminales de sus delitos y substanciadas y fechas las remitan al dicho alcalde mayor, para que como juez propio las sentencie y determine guardando en las penas las limitaciones, y de este auto se dé noticia al dicho capitán Geronimo Ramiro y asimismo se dé a entender a los indios tlaxcaltecos de este dicho pueblo, y se escriba en el cuaderno para que conste de él, a los sucesores del dicho Geronimo Ramiro; fecho en Colotlán a catorce de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el licenciado don Juan Davalos y Toledo...

798[Al margen] ... ratificose este mandamiento... [sic] al capitán Alonso... de Toro, sucesor del dicho Geronimo Ramiro en quince de ... [roto] de este año en el pueblo de Guexucar y se puso la notificación al pie del original con las demás de él, se dio un traslado autorizado a don Diego de Paredes, alcalde mayor de Tlaltenango.

799Corregido con el original que queda en el cuaderno de los indios de este pueblo donde tienen otros autos y papeles, y notificose el mismo día al capitán Geronimo Ramiro, y se dio a entender a los dichos indios tlaxcaltecos y se asentaron al pie las notificaciones. Alonso Perez, receptor (firma)

Visita del pueblo de Guaxucar de la jurisdicción de Tlaltenango.

800En el pueblo de Guaxucar de la jurisdicción de Tlaltenango, a quince días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información... de este dicho pueblo de Guaxucar, hizo parecer ante sí a los indios naturales de él, que mediante intérprete dijeron llamarse: don Antonio, gobernador, Juan Martin, alcalde, Matheo Ximenez, regidor, Juan Augustin, escribano, Diego Ángel, Martin Sebastian, Juan Miguel, Anton Phelipe, Juan Baptista, Pedro Jeronimo, que todos dijeron ser naturales de este dicho pueblo... //f.178r// lo que dijeron en substancia fue:

801[Al margen] Contra los pasajeros:

802Que algunos de los pasajeros les alquilan sus caballos y se los llevan y no se los vuelven y otros se los quitan, sobre que pedían remedio, y que para ello se les dé mandamiento. Y asimismo pidieron licencia al dicho señor visitador, para tener bueyes de arada y andar a caballo con silla y freno y espuelas, pues ellos siempre han servido a Su Majestad.

803[Al margen] Contra Antonio Velez, alcalde mayor:

804Y también dijeron que Antonio Velez, alcalde mayor que ahora acabó de ser de esta jurisdicción, les debe cinco botijas medianas de miel de maguey las cuales le dieron todos los indios de este pueblo, porque de una casa le daban un maguey, y de otra otro, y que de esta manera sacaron la dicha miel y que al darla lo vieron todos.

805[Al margen] Sobre un amparo de un pedazo de tierra:

806Y asimismo dijeron que ellos ha muchos años que prestaron una casa con un corralillo que es al fin de este pueblo y un pedazo de tierra más adelante, como media legua, a Juan de Escobar, español, que vivía en este pueblo y ha muchos años que murió en Çacatecas y temen no [sic] les haya dejado la casa y tierras a alguna persona que se les entre en ellas, para cuyo remedio pidieron se les diese mandamiento de amparo.

  • 54 Dueño de la estancia de Tepetongo en la jurisdicción de Jerez, participó en los remates del sumini (...)

807[Al margen] Sobre Juan de la Torre:54

808Y asimismo dijeron que Juan de la Torre, español, que vive en una estancia como dos leguas de este pueblo, suele con sus ganados hacerles algún daño, que piden a su merced les dé mandamiento para que los retire y no dijeron otra cosa que se debiese escribir...

809[Al margen] Auto sobre lo que resulta de la visita del pueblo de Guexucar:

810En el pueblo de Guexucar de esta jurisdicción de Tlaltenango, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador habiendo visto la información y pesquisa secreta de la visita de este pueblo de Guexucar, dijo que mandaba y mandó que en cuanto a lo que piden los indios de este pueblo en razón de los caballos que les quitan y llevan los pasajeros, y que se les dé licencia para tener bueyes de arada, y poder andar a caballo con silla y freno, se les dé mandamiento en la forma que se han dado a los demás pueblos. Y en cuanto a las cinco botijas de miel que piden a Antonio Velez su alcalde mayor que ha sido, don Diego de Paredes su sucesor, haga que pague a los indios seis pesos y que se den a las personas que dieron la dicha miel. Y en lo que piden contra Juan de la Torre se les dé el mandamiento que se ha dado a otros pueblos sobre ganados, para que los tengan retirados, so pena de pagar los daños con el doblo. Y en razón del amparo que piden de la casa, corralillo y tierras que dicen prestaron a Juan de Escobar, difunto, se les dé mandamiento para que ninguna persona se les entre en la dicha casa, corralillo y tierras, ni les perturbe en la posesión que de ellas tuvieren, so pena de quinientos pesos para la Cámara de Su Majestad, y en ella, so la misma pena, los ampare el alcalde mayor, ante quien acudan los que en la razón tuvieren que pedir...

811[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

812//f.179r// Visita de la estancia de Sant Juan Tepetongo. de Juan de la Torre, jurisdicción de Tlaltenango.

813En la estancia de Juan de la Torre que llaman de Sant Juan Tepetongo, jurisdicción de Tlaltenango a diez y seis días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la información y pesquisa secreta de la visita de esta estancia, hizo parecer ante sí a los indios que en ella estaban que mediante Bartolome de la Cruz, intérprete de esta visita, dijeron llamarse: Juan Gabriel, vaquero, natural de la villa de Nombre de Dios, Francisco Juan, de Cicacalco, Martin Juan, carretero de Guaxucar, Juan Miguel, carretero del dicho pueblo de Cicacalco, Sebastian Matheo, carretero, natural del pueblo de Santiago de Colotlan, Francisco Miguel, carretero del dicho pueblo de Cicacalco, Diego Juan, vaquero del dicho pueblo de Cicacalco, Catalina Maria, natural de Suchipila, mujer del dicho Francisco Miguel, Maria Justina del dicho pueblo de Cicacalco, mujer del dicho Francisco Juan, y Ana Maria, natural del pueblo de Noxblan [?] que dijo ser casada con Francisco Miguel, indio, natural del pueblo de Tlaxumulco, que dijo haber seis meses que se huyó de esta estancia donde servía con esta testigo, y se llevó una india y no ha tenido nuevas de él, ni sabe donde está, y todos dijeron servir en esta dicha estancia al dicho Juan de la Torre... dijeron los dichos Juan Gabriel y Francisco Miguel que sólo quieren hacer cuenta con el dicho Juan de la Torre para ver cómo están de ellas; y luego los demás indios de susoreferido, dijeron que también ellos quieren ver cómo están de cuentas con el dicho su amo, y las quieren hacer con él y no dijeron otra cosa que se debiese escribir. Y el dicho señor visitador lo mandó asentar por auto...

814[Al margen] Auto de lo que resulta de la visita de esta estancia:

815En la dicha estancia de Sant Juan Tepetongo, en el dicho día, mes y año, el dicho señor oidor visitador, //f.180r// habiendo visto la visita de esta dicha estancia y lo que de ella resulta dijo que en cuanto a lo que dice Ana Maria, india, en razón de que ha seis meses que se huyó de esta dicha estancia Francisco Miguel, indio, su marido, natural del pueblo de Tlaxomulco, donde servía con ella a Juan de la Torre, su amo, dijo que mandaba y mandó se notifique al dicho Juan de la Torre, procure saber con todo cuidado y diligencia dónde está el dicho Francisco Miguel, y pida ante la justicia del distrito donde estuviere, le compela a que venga a hacer vida con la dicha Ana Maria, su mujer, o que la lleve a donde quisiere. Y en cuanto a la cuenta que piden los indios contenidos en la dicha visita, el alcalde mayor de este valle de Tlaltenango, que de presente está en esta estancia, a la vuelta que tome de la villa de Xeres, donde va a pregón de la residencia de su antecesor, haga parecer ante sí en esta misma estancia al dicho Juan de la Torre, llamando a los dichos indios que están en su servicio, y le mande exhiba las cuentas que tuviere de los pesos de oro y cosas que les hubiere dado y del salario que cada uno gana, y verificando con ellos las partidas por todo y cualquier género de prueba que pueda haber, y rebajando los precios que estuvieren escritos y asentados en los dichos libros a lo que justo fuere, haga las cuentas y que se pague luego en su presencia lo que se restare debiendo a los dichos indios; todo lo cual le cometía y cometió al dicho alcalde mayor por no poderse detener su merced a hacer las dichas cuentas respecto de ir a la ciudad de Çacatecas a cosas importantes al servicio de Su Majestad, y el dicho alcalde mayor lo cumpla, so pena de cient [sic] pesos para la Real Cámara de Su Majestad sin dilación alguna; y deje ir libremente a los indios que siendo alcanzados quisieren pagar el alcance, sin que se les impida por el dicho Juan de la Torre, //f.181// su amo, so pena de doscientos pesos para Cámara de Su Majestad...

816[Al margen] Notificación al alcalde mayor...

817[Al margen] Notificación a Juan de la Torre...

818//f.181r// Visita de la villa de Xerez de la jurisdicción de Tlaltenango.

819[Al margen] Testigo: Diego Gallegos vecino de esta villa:

820En la villa de Xerez a diez y siete días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... para la visita de esta villa, hizo parecer ante sí a Diego Gallegos vecino que dijo ser de ella y que vive en la estancia que llaman de los Guexotes, una legua de esta villa... y siendo preguntado si hay en esta villa o en las labores circunvecinas alguna persona que esté amancebada o sea escandalosa, y si se matan vacas o terneras, o hay alguna queja contra Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ahora acabó de ser de esta villa. Dijo que no sabe nada... es de edad de cuarenta y ocho años,... Y preguntado asimismo si hay algún escribano, y si hay queja contra él, dijo que algunas veces no hallan quien sea escribano y así escogen el primero que pasa.

821//f.182// Y luego incontinenti su merced preguntó al dicho Diego Gallegos si es verdad que compró veinte y seis vacas de Juan Martin Dorado, porque debía cierta cantidad a Juan de Contreras, difunto, que vivía en Tlaltenango cuya scriptura pasó ante Antonio Gonçales, escribano nombrado, a quince de marzo pasado de este año, y qué ha hecho de ellas, dijo que es verdad lo que se le pregunta y que las tiene en su casa y son de un yerro como el del margen. Y el dicho señor visitador mandó que yo el presente escribano vaya a la estancia del dicho Diego Gallegos, y vea si tiene en ella las dichas vacas y lo ponga por testimonio al pie de este auto...

822[Al margen] Testigo:

823En la villa de Xerez en el dicho día, mes y año. El dicho señor visitador... recibió juramento de un hombre español, que dijo llamarse Miguel de Rivera y ser vecino de la ciudad de Çacatecas, que suele asistir en esta villa con mercaderías que trae a vender a ella y conoce a todos los vecinos de esta dicha villa y su cercanía... y siendo preguntado si hay en esta villa o en las labores circunvecinas alguna persona que esté amancebada o sea escandalosa, y si se matan vacas o terneras o hay alguna queja contra Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ahora acaba de ser de esta jurisdicción, y si hay escribano en esta villa y contra él hay alguna queja. Dijo que no sabe nada... y que no hay escribano que use el oficio de propósito, sino el primero que encuentran... //f.182r// es de edad de veinte y ocho años...

824[Al margen] Testimonio de cómo Diego Gallegos tenía en su estancia las 26 vacas.

825En la estancia y labor que llaman de los Guexotes, en el dicho día diez y siete de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, yo el escribano... en cumplimiento del auto de esta otra parte, habiendo venido a esta dicha estancia y pedido a Diego Gallegos dueño de ella me muestre las veinte y seis vacas que compró de Juan Martin Dorado, el susodicho me llevó a mí y a Antonio Gonçales, alguacil mayor de esta visita, a donde estaba junto un poco de ganado en el cual pareció haber la dicha cantidad de vacas del yerro del margen, que juró... ser las mismas que compró del dicho Juan Martin Dorado, y entre ellas parecía haber otras reses del mismo yerro. Y para que conste lo asenté por auto...

826[Al margen] Este día di cuenta de esta diligencia al señor visitador.

827[Al margen] Testigo:

828En la villa de Xerez, a diez y ocho días del mes de noviembre de mil y seiscientos y diez y seis años, yo el escribano... recibí juramento del padre Gaspar de Espinosa //f.183// cura y vicario de esta villa, que por estar enfermo en la cama su merced el señor visitador me cometió su examen., y siendo preguntado si hay en esta villa alguna persona que esté amancebada y que sea escandalosa, y si en ella o en su cercanía se matan algunas vacas y terneras, y si hay quejas contra Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor que ahora acaba de ser de esta jurisdicción, y contra el alcalde ordinario, que hoy es y sus antecesores, dijo que no sabe nada... es de edad de treinta y tres años...

829[Al margen] Testigo:

830En la villa de Xerez en el dicho día, mes y año. Para esta información y pesquisa secreta, el dicho señor visitador recibió juramento de Juan Martin Dorado, vecino y regidor de esta villa, del cual se recibió juramento... y siendo preguntado si en esta villa o su cercanía hay algún amancebado o quien viva escandalosamente, y si se matan vacas o terneras, y si hay algunas quejas contra Antonio Velez, alcalde mayor que ha sido de esta villa o contra el alcalde ordinario de ella o sus antecesores. Dijo que no sabe nada... es de edad de más de cuarenta años...

831//f.183r// [Al margen] Auto para que haya caja de dos llaves en la villa de Xerez, donde se guarden los papeles:

832En la villa de Xerez, en el dicho día, mes y año. El dicho señor oidor visitador, mandó a Francisco de Almeyda, alcalde ordinario de esta villa, exhiba ante su merced los procesos que hay en el archivo de ella, así civiles como criminales, y los protocolos de las scripturas y demás papeles, y asimismo el libro de cabildo de esta dicha villa... dijo que no tiene pleitos ningunos, ni scripturas, ni otros papeles, ni sabe lo que se han hecho los que se han causado en tiempo de sus antecesores, y que en el suyo sólo ha hecho una o dos causas que se ha llevado el alcalde mayor de esta jurisdicción. Y solamente exhibió ante su merced el libro del cabildo, y visto por el dicho visitador con la declaración del dicho alcalde ordinario, dijo que para que de aquí adelante haya la guarda y custodia que se requiere en los dichos procesos, protocolos de escripturas, y demás papeles que pudieren ser habidos, y que se fueren haciendo y causando en esta villa, para que las partes no reciban daño, mandaba y mandó que el dicho alcalde ordinario, del primer dinero de gastos de justicia, compre una caja de dos llaves diferentes, que la una tenga él o su sucesor, y la otra el escribano nombrado o propietario de la dicha villa si le hubiere, y ambos a dos guarden en ella todos los dichos procesos y protocolos de escripturas que se fueren haciendo y recojan los que se pudieren haber, y de ellos se haga inventario con distinción de nombres y personas y causas y todo se guarde en la dicha caja, para que los dichos alcaldes y escribanos den cuenta de los dichos procesos y protocolos, a sus sucesores, y en las demás ocasiones que se les mande, y todo lo referido guarden y cumplan, so pena de dos años de suspensión de oficio y de doscientos pesos para la Cámara de Su Majestad...

833//f.184// [Al margen] Notificación:

834En la villa de Xerez... notifiqué el auto... a Francisco de Almeyda, alcalde ordinario de esta villa, y le volví el libro de Cabildo que exhibió, el cual dijo que guardará y cumplirá lo contenido en el dicho auto...

835No se recibió información en la pesquisa secreta de esta villa, ni se examinaron los testigos por el interrogatorio general de esta visita, ni se hicieron más diligencias por no haber en ella más de tres o cuatro vecinos y estar los dos ausentes.

836No he llevado derechos ningunos de toda esta visita.

837Alonso Perez, receptor (firma)

838//f.185// Recibí de vuestra merced de 24 del pasado y copia del auto que vino con ella de lo proveído con ocasión de la nueva del alzamiento de los indios tepeguanes de que había y ha tenido noticia y entiendo que con las órdenes y socorro que de aquí envié se ha de quietar todo como se desea, a que ayudará también lo dispuesto por vuestra merced, que me ha parecido acertado y así quedo muy agradecido del celo y cuidado con que vuestra merced acudió a ello, Dios guarde a vuestra merced, como deseo. México, 9 de diciembre 1616.

839Marqués de Guadalcazar (firma)

840[Comunicación dirigida a:] Licenciado don Juan de Avalos y Toledo

841//f.185r// [Al margen] Auto:

842En la ciudad de Guadalajara, a diez días del mes de abril, de mil y seiscientos y diez y seis años [sic], el señor licenciado don Juan Davalos y Toledo... dijo que porque su merced recibió la carta misiva de esta otra parte del señor Marqués de Guadalcazar, Virrey de la Nueva España, en respuesta de otra que envió con las copias de los autos que proveyó en la visita de Colotlan acerca de las quejas que los indios de aquel pueblo dieron contra Jeronimo Ramiro, su capitán protector, y en razón de la jurisdicción que han de tener en el dicho pueblo los alcaldes mayores del valle de Tlaltenango, y capitanes protectores de aquella poblazón, mandaba y mandó que la dicha carta se ponga con los autos de la dicha visita, y lo rubricó. Ante mí Alonso Perez, receptor (firma)

Notes

1 Archivo de Instrumentos Públicos del Estado de Jalisco, Tierras y Aguas, Libro 1, Documento 3. Versión paleográfica: Agueda Jiménez Pelayo.

2 El mencionado.

3 Intestado: sin haber hecho testamento.

4 Repartimiento de indios: trabajo forzoso, por turno, pero recibiendo salario. Derrama: tributo adicional o no autorizado.

5 Charles Gibson se refiere a los tepixqui como un funcionario del calpulli, pero en este caso el tapisque es un indígena que presta servicicio personal.

6 Tamemes: cargadores indígenas.

7 Cepo: instrumento de tortura que consistía en dos maderos gruesos en donde se aseguraba la garganta o la pierna del reo juntando los maderos.

8 Orejano: res que no tiene marca en las orejas, ni en parte alguna del cuerpo. Zimarrón: animal que huye al campo y se hace montaraz.

9 Indios laborios: trabajadores residentes en una hacienda.

10 Tablaje: garito, casa a donde acuden a jugar los tahures.

11 Santa hermandad: Tribunal para castigar los delitos cometidos en el campo; encargado de perseguir a los ladrones para asegurar los caminos.

12 Sujeto: pueblo de indios subordinado a una cabecera.

13 Bajo palabra sacerdotal.

14 Fue miembro del cabildo de Guadalajara, el dato más antiguo que se encontró es de 1609, fecha en que fue elegido mayordomo, dos años más tarde se menciona que tiene el cargo de alférez mayor y es el regidor más antiguo, por este motivo, el 28 de agosto del mismo año, suplió a los alcaldes ordinarios que estaban fuera de la ciudad. Ese año se le nombró alcalde ordinario suplente de Florian Palomino, mientras éste estaba ausente. Desempeñó el cargo de procurador general, en dos ocasiones. En 1613 fue electo alcalde ordinario (titular), a la vez que seguía con el cargo de alférez. Fue también contador de la real caja y todavía en 1633 continuaba en el cabildo. Actas de Cabildos de la Ciudad de Guadalaxara, Guadalajara: Ayuntamiento Constitucional de Guadalajara-Instituto Jalisciense de Antropología e Historia, 1979, pp. 49-50, 97, 125, 360-363, 384.

15 En adelante las preguntas acerca de las que no saben nada los testigos se suprimen.

16 En adelante se suprimen también los nombres de testigos y escribanos y "firmas".

17 Principales: miembros de la clase alta indígena o que desempeñaban un cargo importante. Maceguales: indígenas plebeyos.

18 Por no considerar necesario repetir las formas que se utilizan en los interrogatorios, se suprimirán en los siguientes cuestionarios lo que se indicará con puntos suspensivos.

19 Oficial de la caja de Cuadalajara, teniente de Cuitzeo y Poncitlán en 1575, familiar de la Inquisición y corregidor de Tonalá de 1616 a 1617; participó en los remates de tributos indígenas de 1573 a 1593. Thomas Calvo. Poder, Religión y Sociedad en la Guadalajara del siglo xvii, México: CEMCA-Ayuntamiento de Guadalajara, 1992, p. 51; Woodrow Borah, Price Trends of Royal Commodities in Nueva Galicia, 1557-1593, Berkeley: University of California Press: Berkeley, 1992, pp. 88, 153, 163-179, 184, 186-187, 189, 198, 222.

20 Vecino de Guadalajara, obtuvo en 1606, en remate, uno de los seis regimientos de la ciudad por 500 pesos de oro común. Tres años después desempeñó el oficio de alcalde ordinario, por ausencia de los propietarios y fue elegido para sacar el pendón en la fiesta de San Miguel. Algunos años más tarde también tenía el cargo de alguacil mayor. En 1619 lo designaban como el regidor más antiguo. En el acta de cabildo de 1632 se le nombra por última vez, se informa que no asistió a la sesión por estar enfermo. Actas de Cabildos, vol. 1, pp. 17-19, 59, 205, 221, 374.

21 Gueypil o huipil: camisa de mujer.

22 Miembro de la élite de Guadalajara, fue alcalde mayor de Sombrerete; en el cabildo de Guadalajara desempeñó los cargos de tesorero mayor, alférez mayor, y alcalde ordinario y de la hermandad en la primera década del siglo xvii. Actas de Cabildos, vol. 1, pp. 15, 49-50, 92-95. Inició sus actividades en el comercio de muías, en 1611 sus propiedades se valuaron en 360 000 pesos incluyendo tierras en el valle de Cocula, y propiedad urbana en la capital de la Nueva Galicia. Por medio de matrimonios emparentó con Juan González de Apodaca y con el presidente de la Audiencia de Guadalajara, Santiago de Vera. Antes de su muerte, en 1620, fundó un mayorazgo que comprendía tierras en Tala y Zacoalco. Eric Van Young. La ciudad y el campo en el México del siglo xviii. La economía rural de la región de Guadalajara, 1675-1820, México, Fondo de Cultura Económica, 1989, p. 130; Thomas Calvo. Poder, Religión, p. 14. Participó en el remate de tributos indígenas en el siglo xvi, Borah, Price Trends, p. 86.

23 Hijo de Beatriz Tello de Lomas y Geronimo de Orozco, presidente de la Audiencia de Guadalajara, después de 1589 recibió mercedes de pueblos de indios en encomienda por tres vidas, anteriormente las tenía por una vida. Obtuvo mercedes de tierras en Cocula, Tizapán y Teocaltiche; Águeda Jiménez Pelayo. Haciendas y comunidades indígenas en el sur de Zacatecas Sociedad y economía colonial, 1600-1820, México, INAH, 1989, p. 100.

24 Inmediatamente, de súbito.

25 Nombrado veedor de las carnicerías de Guadalajara por los miembros del Cabildo el 10. de enero de 1612, Actas de Cabildos, vol. 1, p. 116. Postor en los remates de tributos; Borah, Price Trends, pp. 198, 209-211.

26 Mesta: asociación de ganaderos.

27 Pedro Matheos, un simple labrador, y su hijo Diego obtuvieron a través de sus amigos de la Audiencia de Guadalajara, un gran número de tierras al este de Aguascalientes que más tarde formarían la hacienda de Ciénega de Mata, François Chevalier, La formación de los latifundios en México, Tierra y sociedad en los siglos xvi y xvii, México: Fondo de Cultura Económica, 1976, p. 220.

28 Topil o topile: funcionario del pueblo que desempeña el oficio de menor categoría en el cabildo indígena.

29 Cabecera: pueblo de indios de mayor categoría del cual dependían uno o varios pueblos “sujetos”.

30 Del náhuatl cuiloni, adjetivo y sustantivo: pusilanime, apocado, maricón, pendejo, y hasta puto; Diccionario de Francisco J. Santamaría.

31 Podría tratarse de Juan de Hijar descendiente de Juan Fernández de Hijar, conquistador que fundó Purificación por órdenes de Nuño de Guzmán. En el Cabildo de Guadalajara se nombró a Juan de Hijar alcalde ordinario en 1631, se le cita también como Juan Fernández de Hijar en los libros de cabildos. Sin embargo no parece que sea un hombre importante el Hijar a que se hace referencia en esta visita. Actas de Cabildos, vol. Primero, pp. 364-370.

32 Los paréntesis son de Jiménez Pelayo.

33 Sementera: potrero indígena para la siembra.

34 Hijo del alarife de Guadalajara y regidor, Martín Casillas «el viejo» quien en 1606 compró en remate para su hijo Martín Casillas Cabrera, «el joven», el oficio de regidor del cabildo de Guadalajara. En 1621 y 1622 desempeñó el cargo de alcalde ordinario del cabildo de la ciudad. En 1635 aún era regidor. Actas de Cabildos, ff. 8-10, 239, 259.

35 El folio 112 está en blanco.

36 Minero y hacendado, dueño de la hacienda de Trujillo. Su hijo del mismo nombre, vecino de Fresnillo, heredó los 44 sitios de ganado mayor y menor en la jurisdicción de Fresnillo y Tlaltenango. Cuando se midieron las tierras en 1695, se descubrió que aprovechaba 200 sitios de ganado, realengos, de los cuales recibió merced el mismo año, AIPJ, TA-3, doc. 153, ff. 396-400.

37 Hijo de Hernán Flores, uno de los primeros vecinos de Guadalajara quien casó con María Perez de la Torre, hija del gobernador de la Nueva Galicia, Diego Perez de la Torre. Hernán recibió la encomienda de Juchi pila, la cual pasó en segunda vida a Diego Flores de la Torre, el viejo, todavía en 1616 disfrutaba de ella. Hernán Flores y sus descendientes recibieron mercedes de tierras en diferentes lugares de la Nueva Galicia, pero fue en Juchipila donde se multiplicó su prole. Jiménez Pelayo, Haciendas y comunidades indígenas, p. 97.

38 Al margen están dibujados dos hierros.

39 Según Gerhard la encomienda se otorgó originalmente al conquistador Francisco Delgadillo, después de la muerte de su hijo pasó a la Corona, pero posteriormente se reasignó a Francisco Tello quien la poseía en 1608. Gerhard. La Frontera norte, p. 132; cfr. visita de Gaspar de la Fuente.

40 Según Peter Gerhard, tal vez, el primer encomendero de Tepechitlan haya sido Pedro de Bobadilla, y hacia la década de los 1540 lo sucedió su hijo mestizo, Francisco; en 1608 era encomendero un Francisco Bobadilla, Peter Gerhard. La Frontera Norte, p. 188. En la visita de De la Fuente se menciona como encomendero a Francisco de Bobadilla. Es posible que se le siguiera dando el nombre de Bobadilla a la encomienda ya que según las declaraciones de los indios, testigos de esta visita, el encomendero de Tepechitlan era Diego González como se verá más adelante.

41 En la Descripción del partido y jurisdicción de Tlaltenango hecha por don Francisco de Salcedo y Herrera 1650, Eucario Lopez Jiménez, México: José Porrúa e hijos, 1958, se incluye en San Juan Tepechitlan la «Estancia de Lorenzo de Miramontes» donde habitaban 32 personas grandes y pequeñas de ambos sexos, y la «Estancia de Domingo de Lamas» con ocho personas.

42 En 1613 el cabildo de Guadalajara acordó nombrarlo receptor. Para la llegada del Presidente de la Audiencia se hicieron fiestas, los miembros del ayuntamiento decidieron que «hubiera una soldadesca y para ella nombrar por oficiales entre ellos a Andres de Rivera por sargento». En 1619 firma un auto en las actas de cabildo, como escribano receptor. Actas de Cabildos, vol. 1, p. 135, 208.

43 Garcia de Miramontes fue dueño de un astillero y tierras en Tlaltenango, participó en el abasto de cereales para las salinas de Santa María y Peñol Blanco desde 1616. Jiménez Pelayo, Haciendas y comunidades, p. 103.

44 Cfr. Visita del licenciado Gaspar de la Fuente.

45 Subrayado en el original.

46 Antonio Velez de Vargas, alcalde mayor de Tlaltenango, vecino de Cuadalajara, había sido alcalde de primer voto en el cabildo de dicha ciudad. Tuvo también una activa participación en los remates de tributos de maíz y gallinas en la Nueva Galicia entre 1591 y 1598. Actas de cabildos, vol. 1, pp. 115-120, 122-1 24; Borah, Price Trends, pp. 202-203, 205-211, 216, 221-223, 228.

47 Al iniciarse la visita a Tepechitlan se menciona que era encomienda de Francisco de Bobadilla, pero aquí cita a Diego González, podría ser la encomienda de los dos o lo que ya se mencionó en otra nota que conservara el nombre de Bobadilla.

48 Por error se repite en la foliación del documento original el número 157, por este motivo se indica como 157b.

49 Nuño de Guzmán concedió los indios de El Teul a Juan Delgado en 1534, un hijo suyo, su homónimo, le sucedió en la década de 1570, lo más probable es que el Luis Delgado, encomendero en 1616 tuviera la encomienda en tercer vida; J. H. Parry. The Audiencia of New Galicia in the Sixteenth Century. A Study in Spanish Colonial Government, Cambridge: University Press, 1948, p. 197, en 1993 fue publicada en español por El Colegio de Michoacán y Fideicomiso Teixidor; Gerhard. La Frontera Norte, p. 188.

50 Del folio 163v pasa en el original al folio 168, los cinco folios insertados tratan de una petición hecha en el siglo xix, no es parte de la Visita.

51 Consúltese la introducción a esta visita: «Desfaciendo entuertos...»

52 Sobre la venta de ropa «repartimientos de mercancías» que hacían los alcaldes mayores y otras autoridades vease la introducción a esta visita.
El comportamiento de Geronimo Ramiro debe haber contribuido a la rebelión de los indígenas de la sierra, conocida como «tepehuana», en 1617. Beatriz Rojas. Los hicholes en la historia, México: CEMCA-Colegio de Michoacán, Instituto Nacional Indigenista, 1993, pp. 66-67.

53 Véase nota sobre Dosal de Madriz en la visita de Dávalos y Toledo a Nochistlán.

54 Dueño de la estancia de Tepetongo en la jurisdicción de Jerez, participó en los remates del suministro de novillos para el sustento de los indígenas que trabajaban en las salinas de Peñol Blanco y Santa María. Jiménez Pelayo. Haciendas y comunidades indígenas, p. 103.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr