Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sociedades en construcción, la Nueva Galicia según las visitas de oidores, (1606-1616)

 | 
Jean-Pierre Berthe
, 
Thomas Calvo
, 
Águeda Jiménez Pelayo

Relación de la visita del licenciado juan de Paz de Vallecillo1

Thomas Calvo

Texte intégral

  • 1 AGI Guadalajara 8

1Relación de lo fecho en la visita que el señor licenciado Joan de Paz de Vallecillo oidor de esta Real Audiencia hizo en este Nuevo Reyno de Galicia desde veintidós de noviembre de mil y seiscientos y seis años hasta cinco de junio de seiscientos y siete.

2Habiendo pregonádose por su merced en esta ciudad de Guadalaxara la visita general del Reyno y héchose saber por auto y pregón público como salía a ella para que este pregón sirviese de citación en público emplazamiento, para que si por las partes do fuese pasando no se hallasen algunas personas que hubiesen de ser visitadas o sus estancias y tierras o en otra manera les parase perjuicio en su rebeldía las diligencias que en su ausencia se hiciesen, mandando asimismo en el dicho auto le exhibiesen los títulos que tuviesen de sus estancias y tierras, so pena que se declararían por vacas el cual auto y pregón parece por el discurso de la visita haberse pregonado en estas partes de poblaciones y minas.

3Y porque en la Provisión Real de la visita que se le dio se le manda la comenzase por la vereda de la Villa de los Lagos y procediese primero en la comisión de cincuenta días que se le dio en la querella que dio el capitán Francisco Tavera y consortes vecinos de la Villa de los Lagos contra Pedro Mateos de Ortega y Diego Mateos su hijo y consortes culpados sobre decir haberles herrado, muerto y sacado sus ganados y hecho y mandado hacer vaqueadas y rehaladas, fuera de tiempo, contra las leyes y ordenanzas para que en la dicha causa se hiciese averiguaciones, prisiones y secuestros y la determinase definitivamente comenzó por ella y habiéndo // la sustanciado y hecho prisiones y secuestros y concluídola con algunos de los más gravemente culpados la determinó definitivamente y condenó al dicho Pedro Mateos en cuatro años de destierro de este reino de la Galicia, dos precisos y dos voluntarios y en diez mil pesos de oro común: la mitad para la Real Cámara y de la otra mitad los cuatrocientos para ciertas obras privadas damnificadas y otras publicadas, y los cuatro mil y seiscientos restantes para gastos de justicia y en los salarios y costas y otras penas como más largo consta por la dicha sentencia.

4[Al margen] cómplices y culpados

5Asimismo procedió contra un Joan Martin, mestizo y lo condenó a azotes que se ejecutaron sin embargo de apelación por haber sido testigo falso y perjurádose y retractádose, y asimismo procedió contra otros culpados como fueron Diego Mateos, Bartolome Martin, Pedro de Aguilera, Geronimo, mulato, Joan Martín, Cristobal de Montozo, Francisco Martín, Joan Changa, indio, Nicolas y Alonsillo, indios, Diego Lopez, mayordomo, fulano Despinosa, Joan Rodrigues, mestizo y contra otros, la cual causa por apelación del dicho Pedro Mateos está pendiente en esta Real Audiencia y asimismo contra Juan Martin, indio.

6Acabada la dicha comisión prosiguió en la dicha visita general y lo que consta de los autos fuera de lo que de palabra y sumariamente se hizo en el discurso de ella es lo siguiente.

7[Al margen] res[idenci]a de Gaspar de Vera

8Tomó la residencia a Gaspar de Vera y Medina alcalde mayor que fue del partido de Teocualtiche del tiempo que usó el dicho oficio de que //f.2r// en esta Real Audiencia se había comenzado a conocer y hacer averiguación de algunos excesos de los que había cometido, la cual residencia se pregonó en la Villa de los Lagos y pueblo de Teocualtiche y villa de Aguascalientes y en los demás pueblos de su jurisdicción, y habiéndola sustanciado contra él y su teniente la determinó definitivamente habiéndole hecho treinta y un cargos que se envían con esta relación, le condenó definitivamente en las penas y condenaciones cuyo traslado va con esta relación. Y asimismo condenó al dicho su teniente Geronimo Lopez y conoció de las demandas que le fueron puestas a el dicho Gaspar de Vera por Elvira Rrodrigues y Maria Fernandez, viudas del albacea del padre beneficiado Macias; y fuera de lo procesado sumariamente y de palabra hizo satisfacer y pagar a muchos indios de jornales y salarios que le pidieron y él les debía.

9[Al margen] prosiguese la visita

10En virtud de la comisión y provisión de visita la fue prosiguiendo y habiendo preguntado a los testigos que le parecieron más fidedignos por el tenor de las preguntas que van con esta relación respectivamente de los lugares y partes por do pasaba, las preguntas que les tocaban y entre otros contra quien procedió fue en la dicha comarca contra un Pedro de Arrona por unas muertes y delitos, // haciéndole sacar de la iglesia y prender y fue traído a la cárcel real de Guadalaxara, y asimismo contra Anton y Agustin Pasqual, mulatos libres, hermanos, a quien[es] les condenó en penas corporales y por haber apelado los envió a la cárcel real de Guadalaxara con el dicho Arrona

11[Al margen] culpados en la visita contra quien se procedió

12y con Joan Martin, mestizo, y asimismo procedió contra Joan Agustin, indio, y contra Maria Rubria sobre una muerte de una negra y contra Joan Martin, mestizo, por otra muerte, y contra Diego Mateos por haber apuntado a un teniente con una arcabuz, contra Sebastian Garcia, contra Alvaro de Ornelas y Francisco de Mendoza; y asimismo contra Joan Martin, indio, sobre una muerte, y contra Antonio de Rozas sobre haber muerto a su mujer, y contra Blas Diaz sobre cobranza de la real caja, y contra algunos culpados en la muerte de Geronimo de Zervantes; hizo algunas diligencias en rebeldía y contra unos mulatos salteadores que no pudieron ser habidos.

13[Al margen] visita de estancias en los Lagos

14De la dicha Villa de los Lagos salió el señor visitador a visitar las estancias de ganados de la banda y raya de Mexico, nunca jamás visitadas, en las cuales hizo algunas averiguaciones tocantes a la visita, //f.3r// y entre otras mandó notificar y se notificó hiciesen guardar los señores de ellas las ordenanzas del gobernador de este Reyno y las que por su merced se hicieron en la dicha visita tocantes a las dichas estancias, cuya memoria y copia autorizada dejó en poder del escribano de cabildo de la Villa de los Lagos y el sumario de ellas, que por su merced se les mandó entregar a los señores de las estancias, para que lo tuviesen puesto en ellas en parte pública donde ellos y sus criados lo pudiesen leer y ver y lo cumpliesen y guardasen; se les fue entregando a cada uno de los dichos señores de estancias, cuya copia asimismo va con esta relación.

15Y las estancias que visitó fueron la de Martin Vazquez y la de doña Elvira de Lara y la de Joan Vezerra y la de don Pedro de Castilla que tiene arrendada Francisco Camacho que llaman la del Rrincon.

16[Al margen] pueblo nuevo de San Francisco del Rincon

17Y allí tuvo noticia había algunos indios casados que hasta ahora no habían tributado ni estaban empadronados, ni contados y se contaron y empadronaron y tuvo once casas y en ellas catorce indios casados, dos solteros y dos viudos, dioles tasación del tributo que habían de pagar cada un año a Su Majestad, hizo averiguación de los términos de aquellas estancias para que se guardasen los de este reino, y cobráronse de los dichos indios el tributo real del año de seiscientos y seis, que por ser la gente advenediza y población nueva no se les apremió a lo demás que podían de // ber de tributos atrasados y les mandó repartir y repartió tierras para sus labores y yendo el dicho señor visitador personalmente a ellas y a verlas, se las adjudicó y metió en posesión de ellas a los dichos indios, y al dicho Francisco Camacho mandó y compelió a que pagase y satisfaciese lo que les debía del servicio que le habían fecho, hallándose presente a la cuenta y recompensa que se alegaba de bueyes y rejas que se les habían dado y ansí se ajustaron y quedaron pagados y satisfecho[s].

18[Al margen] indios de la Sauzeda

19Hizo asimismo averiguaciones sobre la merced del molino de Valtasar Gomez, y lo amparó en él, y teniendo noticia que ciertos indios también advenedizos estaban poblados en un sitio escondido, que llaman de la Sauceda, los hizo parecer ante sí y se les tomaron declaraciones por las preguntas de la visita tocantes a los dichos indios, y se les mandó y ordenó que los tributos los pagasen de allí adelante al alcalde mayor de la Villa de los Lagos por no los haber pagado antes.

20De allí salió y fue a la estancia de Santiago del dicho don Pedro de Castilla en la cual no hubo persona porque se huyeron todos los que había en ella según fue público y constó por los animales domésticos que allí quedaron, y así pasó, y fue a la de Pedro de Aranda y la visitó y cobró los tributos de indios naboríos que en ella //f.4r// habían servido y vivían y estaban, que fueron veinte y cinco pesos. Otro día pasó a la estancia de Hernando de Villegas y la visitó y de allí pasó a la del padre Alonso Lopez que asimismo visitó y se cobraron los tributos que parecieron deberse. Otro día se visitó la labor de maíz de Francisco de Mendoza y la de Joan de Yzase y la estancia de la Sauzeda; habiéndose ocupado en la visita de todas las dichas estancias otras referidas siete días que están en distancia de más de veinte leguas, volvió a la dicha Villa de los Lagos.

21[Al margen] auto sobre las tierras

22Allí tomó cuenta a los depositarios de penas de cámara y gastos de justicia que habían fecho los alcaldes ordinarios de la dicha villa y cobró los alcances, que fueron noventa y ocho pesos y cuatro reales, y asimismo la tomó a el depositario receptor de las alcabalas y cobró doscientos y cincuenta y cinco pesos y cinco reales, y asimismo la tomó a Joan de Burgos como depositario nombrado por el señor visitador y la dio con pago de todo como parece de los autos.

23Por tener noticia habían algunas estancias despobladas en tierra no cultivadas, hizo auto que se pregonó, que atento que el intento principal de Su Majestad en las concesiones y mercedes que ha dado para repartir tierras para labranzas y es // tancias es que se pueblen y beneficien para el aumento de frutos y ganados con que la tierra y vecinos se abastezcan y vayan en aumento los diezmos, mandó que las tierras de regadío y de labores no se hagan estancias de ganados, ni las estancias se pueblen cercanas a pueblos de indios ni donde les sean de perjuicio, pues los gobernadores de este reino tienen proveído que se pueblen y cultiven dentro de seis meses, so pena de pérdidas, y que asimismo lo sean mudando las estancias y sitios haciendo el de ganado mayor de menor y por el contrario o haciendo las tierras concedidas para labores estancias de ganados; en cuya conformidad mandó y se pregonó que todos los vecinos de aquella jurisdicción y de este reino que tienen mercedes de sitios y caballerías de tierras las pueblen y labren dentro de seis meses conforme a los títulos que tienen de ellas, declarándolas, por perdidas no lo haciendo y por vacas, y como tales puedan ser pedidas por otros a los cuales se le harán merced de ellas.

24[Al margen] autos sobre los indios naboríos

25Asimismo proveyó y mandó que todos manifestasen los indios naboríos que tuviesen en su servicio y los estancieros y labradores, y pregonado se hicieron manifestaciones, de que resultó cobrarse algunos tributos que los naturale [sic] debían, que no pagaban ni se les pedía.

26[Al margen] acerca del pu[ebl]o de San Juan de la Laguna

27//f.5r// Estando en la dicha villa fue tres veces en tres días diferentes personalmente al pueblo de los indios de San Joan de la Laguna y los visitó y les dio tierras para sus labores y sementeras, por estar junto al dicho pueblo y contiguas con él y no tener en que sembrar ni labrar, las cuales quitó con su citación al padre Alonso Lopez, clérigo, y en su presencia que muchos años había estaban desiertas y sin cultivarse por él ni por los indios, al cual reservó su derecho o para ellas o para darle otras que él pidiese en otra parte y sin perjuicio de su derecho, con lo cual los indios quedaron muy contentos y con ánimo de continuar aquella población y aumentarla, que se iba despoblando por no tener tierras para sus labranzas y crianzas y el allí necesario para la dicha Villa de los Lagos y para los forasteros y pasajeros.

28[Al margen] prosigue la visita

29En cinco de febrero salió de la dicha Villa de los Lagos para la de Aguascalientes y de camino visitó la estancia del racionero Melchor de Artiaga y otro día la estancia de las Penuelas de Pedro Mateos, y en ésta se cobraron veinte y ocho pesos de tributos de los indios naboríos;

30[Al margen] villa de Aguascalientes

31y a siete de febrero entró en la villa de Aguascalientes que visitó y procedió contra Joan Navarro, Joan Bautista y otros delincuentes, por delitos, que se habían ausentado // y huido y fueron llamados por edictos y pregones; y habiéndose presentado Lope Rruiz Desparza procedió en su causa y fue sentenciado como del proceso consta y allí se hicieron averiguaciones en razón de la residencia de Gaspar de Vera, y en doce de febrero

32[Al margen] Teoqualtiche

33entró en el pueblo de Teoqualtiche donde estuvo en la residencia del dicho Gaspar de Vera, y en la visita hasta ocho de marzo, y estando en el dicho pueblo se apregonaron los autos atrás referidos, y se mandó se exhibiesen los títulos que los vecinos tenían de las estancias y tierras, y los que tuviesen de indios vendidos por delitos, e tomó cuenta a los indios de los bienes de su comunidad. Procedió contra Martin Real de Azua sobre los bienes del padre Macias, difunto, cuyo albacea y tenedor de bienes había sido y era. Y hechos los alcances que fueron de casi treinta mil pesos, por salir a visita y no poder asistir a los descargos, remitió esta causa en este estado a la justicia ordinaria, y algunas otras. Y por haber entendido haber habido algunos fraudes en perjuicio y daño de las reales alcabalas por no se hacer las escrituras de ventas, trueques y otros enajenamientos ante el escribano público de aquella jurisdicción, sino ante escribanos nombrados que no daban copia de los contratos al re //f.6r// ceptor, ni entregaban los registros al escribano público conforme a las leyes reales, hizo diligencia acerca de ella y mandó pregonar que ninguna persona hiciese contrato de que se daba alcabala ante escribano nombrado estando en el lugar el escribano público de aquella jurisdicción, ni las justicias los pudiesen nombrar, ni ante escribanos reales, sino sólo ante el dicho escribano público, y que si por ausencia y enfermedad suyas se hubiere de nombrar algún otro escribano, sea obligado a entregar los registros de los tales contratos al dicho escribano público y a dar copia al receptor de las alcabalas, so pena de ser habidos por defraudadores y encubridores de ellas y de que pagaran las alcabalas que ansí montaren los tales contratos.

34[Al margen] prosigue su visita

35A los ocho de marzo salió de Tegualtiche y fue al pueblo de Tacintla que llaman San Gaspar y lo visitó, y otro día fue a Salostotitlan y visitó aquel pueblo por el orden de su comisión en donde remedió algunas cosas en bien y utilidad de los naturales, haciendo dar a algunos algunas tierras de que carecían y les estaban usurpadas yendo personalmente a ellas con las partes interesantes. También procedió contra Domingo de Lizarraras en razón de ganados al cual prendió personalmente. Habiendo salido del dicho pueblo de Jalostotitlan y en la estancia del padre Gaspar de Ribera proseguía en su causa y ratificados los testigos, y en término de prueba remitió // la causa a la Real Audiencia, y preso al dicho Domingo de Lizarraras a la cárcel real de ella por no poderse detener a hacer sus descargos.

36Visitó la dicha estancia del dicho padre Gaspar de Rivera, y al pueblo de Tecpatitlan en doce de marzo donde los naturales no tuvieron qué pedir, aunque se les intimó la visita, ni hubo cosa que remediar.

37[Al margen] Zapotlan y los daños de indios

38A trece de marzo llegó al pueblo de Zapotlan donde averiguó algunas quejas que los naturales de él tenían y dieron contra Diego de Porras, alférez real de la ciudad de Guadalaxara, de daños que dijeron les hacían sus ganados en sus sementeras, frutales y casas de lo cual recibió informaciones, y asimismo, en razón de un acordado de una merced de sitio de estancia que llaman de Tepetongo, y sobre todo hizo diligencias; y asimismo sobre las quejas que dieron los indios del pueblo de Colimilla y los pueblos de Matatlan y Santa Fee de daños de los ganados del dicho Diego de Porras les habían fecho, y recibido sobre todo informaciones y sustanciada la causa con el dicho Diego de Porras que también las dio, y mandádole exhibir los títulos de las dichas estancias. Y visto todo proveyó auto el dicho señor visitador por el cual mandó que los indios hiciesen sus sementeras en las mejores tierras que hallasen // f.7r// y hubiese junto a sus pueblos, y el dicho Diego de Porras los cercase a su costa, y le condenó en los daños que habían fecho, y le mandó que traiga sus ganados, yeguas, muías y burros recogidos y bien pastoreados con gente suficiente que arriedren los dichos ganados de las dichas sementeras, de suerte que no les hagan daños, y si algunos les hicieren se los paguen, no en potros ni ganados ni en carne, sino en maíz o dinero, de manera que queden contentos y satisfechos y se les pague la cantidad que verosímilmente cogieran de sus sementeras si no se les hiceran los daños; lo cual mandó que ejecutasen todas y cualesquier justicias de los dichos partidos, o con pena y apercibimiento que a su costa y a la del dicho Diego de Porras se enviará persona con días y salarios a la ejecución de ello, y condenó al dicho Diego de Porras en los daños y otras penas y salarios, y en cuanto a las mercedes de estancias, [en] especial la de Tepetengo contradicha por los naturales, la remitió a la Real Audiencia por requerir más tiempo el conocimiento de los títulos y derecho de las estancias.

39Los naturales de Ascatlan se quejaron de un Francisco Mendez, carnerero, sobre habérseles metido en sus tierras y poblado una estancia en ellas quitándolas a los indios, teniendo ellos de ellas necesidad para su labor y sustento, y habiendo recibido información de ello mandó por auto // el dicho señor visitador que el dicho Francisco Mendez no prosiguiese en poblarlas, ni hacer casas en ellas y las dejase libres a los dichos naturales, para que las sembrasen y cultivasen como suyas, sin estorbo de ninguna persona y les amparó en ellas mandando a las justicias les favoreciesen y amparasen, y al dicho Francisco Mendez que si algo tuviese que presentar y alegar, pareciese en la Real Audiencia y en conformidad de lo proveído se despacharon mandamientos a los indios. Fue asimismo al pueblo de Jonacatlan y lo visitó y al pueblo de Acatique, y en el de Jonacatlan hubo también quejas de los naturales contra Joan de Zaldivar Mendoza y sus haciendas sobre daños y tierras que les quitaban, y se proveyó lo mismo que contra Diego de Porras se había proveído en Zapotlan en razón de las tierras y daños. Asimismo procedió allí contra un Francisco de Goldivar, e hizo otras diligencias que parecieron ser necesarias en razón de la visita.

40[Al margen] prosigue la visita por la banda del poniente de Guadalaxara

41A los veinte y seis de marzo habiendo vuelto a salir de Guada-laxara, donde estuvo ocho días, fue a el pueblo de Toluquilla y lo visitó, donde no hubo pedimiento ni queja de los //f.8r// naturales, y de allí fue a la estancia de Zapotepeque y habiéndola visitado

42[Al margen] Tlaxomulco

43pasó a el pueblo de Tlajomulco, donde se dio a entender a los indios la visita, y conforme a ella hizo averiguaciones de los daños que los naturales recibían de las estancias circunvecinas, como son de la Joan Davalos y de la de Gaspar de Mota y de las yeguadas y burros que causan algunos daños. Averiguados los que se hacían en el dicho pueblo y en los pueblos de Atistaque, Caxititlan, Cuyudan, San Agustin, Santa Cruz, Santa Ana, sujetos del dicho pueblo de Tlajomulo, aunque Cuyotlan y Cajititlan son diferentes cabeceras, proveyó, vistas las informaciones, auto, el dicho señor visitador, en que mandó que atento que por la tasación ordinaria se manda a los indios que cada uno siembre cincuenta varas en cuadra, para que tenga maíz para su sustento y para pagar sus tributos, mandó que cada uno de los dichos indios de todos los dichos pueblos sembrase la dicha cantidad en cualesquier tierras que haya buenas, junto a sus pueblos, no las teniendo los españoles sembradas con trigo o no las queriendo sembrar, pues las mercedes de ellas se conceden y hacen sin perjuicio de los naturales // y de los pueblos que se fundaren de nuevo, y para que haya abundancia de frutos y para que no reciban daños conforme a las Cédulas y Ordenanzas Reales, todos los señores de estancias aparten sus ganados a partes distantes de los dichos pueblos sin embargo de cualesquier mercedes, por el notorio perjuicio. Lo cual hiciesen dentro de seis meses, y en el interior los traigan con guarda y cerquen a su costa de palizada que no puedan derribarla, y si algunos daños les hiciesen se los paguen en maíz, dinero, y no en otra cosa, y las justicias lo ejecuten, so pena que a su costa se mandará ir persona a la ejecución, de lo cual se despacharon mandamientos en forma.

44Allí procedió contra don Joan Garcia, gobernador del dicho pueblo de Tlajomulco y su partido, por agravios que había fecho contra los naturales y hechas las averiguaciones le privó del dicho gobierno que tenía, y se lo quitó y asimismo deshizo allí otros agravios e hizo otras diligencias tocantes a la visita.

45Por haberle el Señor Virrey y Marques de Montesclaros enviado comisión particular al dicho señor visitador para //f.9r// que visitase las minas del reino de la Galicia, por donde fuese haciendo su visita, como se dirá abajo en la relación particular que hizo de las minas, por ser de más servicio de Su Majestad el acudir a ello haciendo de camino la visita, dejó la vía de la provincia de la Purificación y valle de Balderas [Banderas], y tomó la vía y derecera de las minas, y para entrar por ellas, cumpliendo la dicha comisión y haciendo su visita, le fue forzoso atravesar algunos pueblos de la Nueva España como fueron el de Santa Ana de Acatlan, Tizapan, San Andres, Cacalutla, Cocula, Teculutlan, Tinamactlan, y Tepantla.

46[Al margen] Quautla de la Galicia, los siguientes: Tizapan, San Andres, Cacatutla, Cocula, Tecolotlan, Tenamastlan

47Y de allí, en dos de abril llegó al pueblo de Quautla de la Galicia y de la encomienda de Geronimo de Aguayo donde procedió contra el dicho encomendero, e hizo visita de los indios naturales, y por constar estar los naturales cargados en sus tributos, por se haber muerto y faltado muchos, el dicho señor visitador los contó de nuevo y asimismo el pueblo de Tetitlan de la dicha encomienda y restituyó y amparó a los naturales de Cuautla en ciertas tierras que parecían habérseles quitado, y visitó los pueblos Tepospisaloya y la estancia de los Membrillos que dicen de Santiago, que es de Diego Flores Casal, donde se hizo la dicha restitución de tierras a los indios, quitándolas al dicho // Diego Flores Casal que las tenía usurpadas, y a cinco de abril llegó al real de Santana,

48[Al margen] minas de Ocotitlan

49minas de Ocotitlan y las visitó y de la visita resultó prender a un Joan Bautista, por casado en Castilla, y allí hizo visita de los pueblos de Ocotlan y de Taltenba y de los indios de Tepospisaloya, los cuales se querellaron de don Lorenzo de Mesa su encomendero, en razón de que les pedía tributos que ya habían pagado y otros agravios y vejaciones, y habiéndoseles mandado dar información, por no la tener, se les despachó mandamiento para que las justicias no consintiesen que el dicho su encomendero les agraviase y se les hiciese justicia, en razón de los agravios. Visitó los ingenios y haciendas de minas de Joan de Velasco y el de Luis Castellanos que están en el dicho real de Santana, y asimismo se visitó el de Rodrigo Martinez de Quevedo que está dos leguas de aquel real y en ocho de abril, domingo de Ramos, en la tarde salió del dicho real y fue al ingenio de San Lorenzo del padre Alvaro Lopez de Vergara que está en el río de Guastepeque, y de camino visitó la hacienda de minas e ingenio de Diego Flores Casal donde hizo también visita, y por haberse allí querellado cierto indio chino de que no le entregaban a su mujer, //f.10r// se la hizo entregar, y en lo demás que por él se pidió se hizo diligencia, de manera que el dicho chino quedó contento. Fue a la estancia de Patolpa de don Joan de Ixar donde por no haber más de tres indiezuelos no se hizo visita de ella, porque no supieron dar razón de lo que les fue preguntado; y de allí salió en nueve de abril y llegó a el pueblo de Atengo y Chan, que la mitad de él es del Rey Nuestro Señor, y la otra mitad de la encomienda de don Alonso de Bracamonte, y ahora de su hijo de don Joan Fernandez de Yjar, y de don Luis, su hermano, donde los indios se querellaron del encomendero, y se hicieron averiguaciones sobre los daños que sus ganados les hacen a los dichos naturales, y les despachó mandamiento en conformidad de los autos generales atrás referidos, y por no haber allí encomendero ni persona que por él hiciese juicio se pasó adelante. Solía este pueblo antiguamente tener tres mil indios, y Miguel Ángel, indio viejo, declaró acordarse de cuando tenía dos mil y ochocientos, y por la tasación del año de noventa y siete pareció tener veinte y ocho tributarios y medio, y contados por el señor visitador se hallaron treinta y seis tributarios, por mitad. Asimismo visitó martes diez de abril al pueblo de Mistlan, // y el miércoles santo fue al pueblo de Guachinalquillo, y lo visitó,

50[Al margen] minas de Guachinango

51y pasó a las minas de Guachinango y visitó los pueblos de Mascota y el de Acatidan y Talpa, donde los indios pidieron cuenta y nueva tasación, diciendo habérseles muerto tributarios, para lo cual se mandó citar a su encomendero y por su ausencia no se pudo hacer en forma, y sin embargo por las diligencias que se hicieron, pareció que Acatitlan tenía solos treinta y cinco indios y Mascota veinte y cuatro y medio y Talpa de la encomienda de Aguayo, sólo catorce tributarios. Estuvo en las dichas minas de Guachinango la Pascua de Resurrección.

52Y pasada a los veinte de abril, salió de allí y fue al pueblo de Tepetate, ahora pueblo del Rey Nuestro Señor y los visitó y a los indios del pueblo de Chistit, y el sábado fue al pueblo de Amatlan y lo visitó y allí se visitó el pueblo de Zalacingo, y el domingo siguiente fue a Tepusuacan, y lo visitó, y el lunes siguiente fue

53[Al margen] minas de Zacatongo

54a las minas de Zacatongo donde hizo visita y tomó cuenta a Francisco Rodrigues Ponce, albacea y tenedor de los bienes de Alonso de Morales, al cual se mandó hacer ciertas diligencias en razón de cobrar algunos del dicho difunto, y a veinte y seis de abril salió de las dichas minas y fue al pueblo de Amajaque y los visitó, //f.11r// y por darle quejas que les faltaban muchos tributarios los contó y dio nueva tasación, y de allí fue a la estancia de Clemente de Torres y a dormir al Rrobledal,

55[Al margen] minas de Ostoticpac

56y en treinta del dicho mes entró en el real de los Reyes de Ostoticpaque y en aquellas minas estuvo hasta catorce de mayo haciendo diligencias y averiguaciones así en razón de la comisión de minas como de la visita. Visitó aquellos ingenios y haciendas como se dirá en la relación de las minas y por la visita y averiguaciones fechas en las minas averiguó algunos excesos

57[Al margen] contra Francisco de Juin administrador de azogues

58contra Francisco Juin, cobrador que había sido de los oficiales reales de la real caja, y administrador que había sido y era de los reales azogues en las dichas minas sobre salarios que había llevado demasiados, y haber contratado con la plata de las dichas cobranzas y algunos cohechos y vejaciones a los deudores. Y habiéndose ausentado el dicho Juin, se le hicieron secuestro de algunos bienes, y por haberse después presentado se procedió contra él y fue enviado preso a la cárcel real de la Real Audiencia, mandándole juntamente diese cuenta a los oficiales reales de lo que había // sido y era a su cargo, dónde está preso, y su causa pendiente en la Real Audiencia, y la cuenta ante los oficiales reales.

59[Al margen] auto sobre la doctrina de indios

60Hizo auto y se pregonó en el dicho real para que los indios e indias de las cuadrillas de todas aquellas minas, los domingos y fiestas y a las noches fuesen a rezar a la iglesia las oraciones, y para ello el vicario nombrase un fiscal temastiane que los trujese a los capitanejos de las cuadrillas, sin embargo de cualesquier excusa que pusiesen sus amos, hizo ciertas penas, porque consta de las averiguaciones de la visita no acudían a la doctrina, antes estaban en sus casas trabajando en ofensa de Dios Nuestro Señor y quebrantamiento de las fiestas. Y porque se introducía y usaba entre los indios naboríes

61[Al margen] autos sobre las peleas y piedradas de los indios

62de las dichas cuadrillas apedrearse unos contra otros de que resultaban muertes, heridas y otros daños, proveyó auto que también se pregonó, mandando que ninguno fuese osado a salir a los dichos alborotos y peleas en ningún tiempo, so pena de doscientos azotes a cada uno, y a que sirva en un mortero de metales de las dichas minas cuatro meses con prisiones, y le fuese entregado al minero haciendo precio del monto de su servicio por meses, aplicado a la Real Cámara ///.//f.12r// y gastos de justicia por mitad, y a los capitanejos si sucediese alguna muerte en los dichos alborotos que mueran por ello, y para escarmiento y atemorizarlos, hizo poner una horca en la plaza pública del dicho real con que se entendió se remediarían los dichos daños.

63Procedió asimismo en la dicha visita contra Pedro Rrodrigues, portugués, y Miguel de Ataun y Francisco Diaz y Diego de Olandera sobre estar públicamente amancebados, y hechas las averiguaciones los mandó prender; y por haberse huido y ausentado, dejó el mandamiento y comisión al alcalde mayor de las dichas minas para que los desterrase y echase de ellas, con ciertas penas que para ello se pusieron. Y asimismo procedió contra [en blanco] por ser casado dos veces, y hechas las averiguaciones y requerir tiempo para sus descargos que alegó, lo dejó preso en el dicho real, con cargo que sirviese en el ingenio de las unas minas, y se le acudiese con cierta parte del salario para su sustento hasta que la causa se determinase definitivamente.

64Y demás de haber visitado los ingenios y haciendas de aquel real de Ostotispaque y a los españoles e indios de ellos, hizo visita dende // allí de los pueblos de Hostotispaque, San Pablo Olita, San Miguel, San Joan, Santiago Quilitlan, Tintoque, Santa Cruz y San Francisco de Valle de Vanderas que vinieron al dicho real los principales de ellos y los que tenían que pedir, y se hicieron averiguaciones tocantes a la visita con ellos y se proveyeron mandamientos y autos tocantes a los agravios que se les habían fecho, y se volvieron contentos a sus pueblos aunque en lo tocante a la cuenta que algunos pidieron, se remitió a la Real Audiencia, para que lo cometiese a la justicia ordinaria, y se hiciese con citación del fiscal y del encomendero por ser necesario para ello mucho tiempo y estar las aguas de próximo.

65A catorce de mayo salió del dicho real de minas y fue a çamodan y el día siguiente al pueblo de Aguacatlan, y lo visitó, y a los naturales de él, proveyendo los autos y mandamientos tocantes a la visita que atrás están referidos, especialmente en cuanto a las sementeras y daños de ganados. Y allí hizo visita de los mineros de

66[Al margen] minas del Espiritu Santo

67las minas del Espíritu Santo, y acerca de ellas proveyó algunos autos y se hicieron diligencias. Visitó asimismo el pueblo de Xala y al de Jomulco, y a los naturales de ellos y de los pueblos de

68[Al margen] minas de Chimaltitlan

69//f.l3r// Chimaltitlan, de Tetitlan, Zapotlan de Mespa y de Signatlan y de Istlan y Acacalutlan, y después fue al pueblo de Acatitlan y lo visitó,

70[Al margen] minas de Amaxaque

71y fue a las minas de Amaxaque, viernes veinte y cinco de mayo y las visitó, y a los pueblos de indios de Acatitlan y el de Juylotitlan y el de Tequititlan,

72[Al margen] minas de Xocotlan

73y de allí salió a veinte y seis de mayo y fue al real de Jocotlan, y de allí al pueblo de Ostotipaquillo y le visitó, y de allí el lunes veinte y ocho de mayo salió

74[Al margen] minas de Guaxacatlan

75y fue a las minas Guaxacatlan y las visitó, y asimismo el pueblo de San Gaspar y la estancia de Alonso Ortiz que llaman de Miravel, y [el] jueves treinta y uno de mayo

76[Al margen] minas de Yzatlan

77fue a los reales de minas de Ysatlan de la Nueva España, que por comisión particular del señor virrey fue a visitar y los visitó. Y en primero de junio fue al ingenio, minas y labor del canónigo Diego de Aguiar y lo visitó todo, y estando allí visitó el pueblo de Tequila y el pueblo de Tepechistlan. Y el domingo tres de junio, Pascua del Espíritu Santo visitó la estancia de Joan Gomes que llaman de los Quycillos y fue al pueblo de Tala. Y el lunes segundo día de Pascua lo visitó y a Aguisculco, y el día siguiente tercero día de Pascua fue [a] Acodan, y lo visitó, y a los pueblos de Ojocotlan y de San // tana y de Ate-maxaque, y el de Ystlan y de Nochistlan, proveyendo en todos ellos los autos y mandamientos que en otras visitas están referidos, y desagraviando a los que parecían estar agraviados, haciendo las diligencias que convenían, unas por escrito, y otras de palabra, por ser sumarias y causas de indios, y se cobraron todos los tributos reales que parecieron estar defraudados y no pagados, que se metieron en la real caja por mí el infraescrito escribano de la dicha visita, como consta de la certificación real que se me dio por los oficiales reales, a que me remito. En las cuales dichas causas de visita y de comisión y residencia y visita de minas, parece se escribieron más de dos mil fojas de papel, según por ellas parece, sin otros procesos y ramos que se hicieron y trajeron en procesos, causas particulares, sin la de los testimonios de la visita general. La cual dicha relación, yo Joan de Monte Berde, el escribano de cámara de esta Real Audiencia saqué de la dicha visita, y va cierto y verdadero todo lo que en ella parece haber //f,14r// se sacado de los autos, y de lo demás que en ella se refiere haber pasado sin escribirse, por no estar en esta ciudad el escribano de la visita, me remito a lo que él hubiere declarado, y por haberlo así entendido de los ministros que fueron a la dicha visita. Lo cual saqué en la ciudad de Guadalaxara en veintisiete días del mes de febrero de mil seiscientos y ocho años.

78Yo Jhoan de Cepeda, escribano público y del cabildo de esta ciudad de Guadalaxara, y escribano nombrado que fui en la dicha visita que hizo el señor licenciado Juan de Paz de Vallecillo, oidor de esta Real Audiencia, así del Reyno como de las minas, certifico y doy fe que esta relación la saqué yo de los tomos de la visita que hizo el dicho señor visitador, y por mi ausencia parece haberla corregido Juan de Monteverde escribano de esta Real Audiencia, y después yo, como tal escribano propietario la volví a corregir y sacar, y va cierta e verdadera, según que de los autos y procesos consta, fuera de ellos, por lo que de palabra se hizo, determino, que todo fue en mi presencia en el discurso de la dicha visita, y por verdad lo firmo, en Guadalaxara, a seis de mayo del dicho año de mil seiscientos y ocho.

79En testimonio de verdad

80Joan de Cepeda

81Escribano público.

Notes de fin

1 AGI Guadalajara 8

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr