Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sociedades en construcción, la Nueva Galicia según las visitas de oidores, (1606-1616)

 | 
Jean-Pierre Berthe
, 
Thomas Calvo
, 
Águeda Jiménez Pelayo

La visita del oidor Juan de Paz de Vallecillo o Como Medrar...* (1606-1607)

Thomas Calvo

Texte intégral

  • * Del 22 de noviembre de 1606 al 5 de junio de 1607.

1Como él mismo lo escribe al Rey, con orgullo, la visita general de Nueva Galicia (que por supuesto sólo abarca una parte del territorio) de Paz de Vallecillo dio lugar a 853 fojas, sin contar algunos juicios y residencias anexos. Hoy buena parte del material está disperso entre varios ramos del AGI (Sevilla), pero lo esencial está en el legajo 8 de Guadalajara. Las piezas centrales son cuatro:

  • «La relación de lo hecho en la visita...»
  • La copia de dos cartas escritas al rey (Guachinango, 17 de abril de 1607, y Guadalajara 28 de febrero de 1608).
  • «Las villas, pueblos y lugares de españoles e yndios, estancias y reales de minas que visite».

2Hay que añadir algunos papeles secundarios, pero de interés, como el «testimonio de quatro visitadores» que desde 1585 fueron los 4 antecesores de Paz de Vallecillo.

3Aunque usemos en esta introducción el material en conjunto, por falta de espacio sólo publicamos las dos primeras piezas, por su carácter general, sintético (sobre todo la primera). Como se debe, las cartas al Rey son más personales, y permiten dibujar con bastante precisión la personalidad de un gran servidor del monarca.

  • 1 El Consejo real y Supremo de las Indias, tomo II, Sevilla, 1947, p. 494.

4Según E. Schafer,1 Paz de Vallecillo fue oidor de Guadalajara de septiembre de 1596 hasta septiembre de 1608. Tuvo entonces el ascenso anhelado, como fiscal del crimen de México, hasta llegar a oidor de esa audiencia virreinal en 1615, donde se jubiló en 1626. Era entonces de una edad muy avanzada, ya que en el momento de su visita a la Nueva Galicia tenía 54 años. En esa misma carta al Rey afirma que sirve a la Corona –como juez– en el Nuevo Mundo desde hace 26 años. Es todo un funcionario indiano, de experiencia, y que en 1607 no desea terminar su servicio en una audiencia subalterna como la de Guadalajara. Debió llegar a América por 1581, probablemente recién egresado de algún colegio mayor de España. ¿Dónde estuvo de juez (¿oidor?) antes de llegar a Guadalajara? ¿La anécdota referente a la toma de Santo Domingo por el corsario Francis Drake está ligada a una experiencia personal?

5Para muchos funcionarios una visita, un juicio de residencia eran ocasiones para ejercer prepotencia, sobre todo enriquecerse. Esto explica que los cuatro antecesores de nuestro oidor hicieron todos su visita general rumbo a Zacatecas, «norte de muchos» y fuente de riquezas para algunos... Para Paz de Vallecillo las motivaciones son otras: es la última oportunidad que le queda, atascado en ese rincón del Imperio que es Guadalajara, para atraer la atención del Rey, o por lo menos del Consejo de Indias y lograr ubicarse en una corte superior. Parece que el cálculo era bueno: apenas un año después de haber colgado sus trastes de visitador (tienda, cama, bufete...) era trasladado a México.

6¿Cómo lograr ese éxito? En primer lugar aceptando las incomodidades de viajar a lugares poco atractivos, y hasta incómodos, y sin esperanzas de lucro. Es el primer oidor que visita las mal conocidas (porque pobres) minas de la caja real de Guadalajara, en el occidente de la Nueva Galicia. Es probablemente el único oidor visitador general que teniendo una comisión para la región de Teocaltiche-Aguascalientes no se alarga hasta Zacatecas, aunque sólo sea para oir cómo suenan los reales de plata... Por otra parte, sabe hacer galas de su sentido del buen gobierno (volveremos sobre ello) y de su dedicación. Faltan casi las palabras (y no las hojas) a Paz de Vallecillo para enfatizar el carácter meritorio de su trabajo. Por sí sólo hizo mucho más que los cuatro antecesores juntos, en cantidad de pueblos visitados y en peso de papel. Indudablemente esto impresionó al Consejo, pero resulta también, por todas estas circunstancias, una bendición para el historiador. Sin duda Paz de Vallecillo fue uno de los mejores visitadores de Nueva Galicia.

7Buen visitador y fiel servidor de la Corona, por lo cual como queda dicho, resultó premiado. Vale la pena, a través de sus hechos (y su autorretrato), llegar a conocer lo que fue un leal funcionario indiano. Es un hombre con un claro sentido de la jerarquía y sociedad donde se encuentra. Arriba, por supuesto, «ambas magestades». Sin embargo, sin demasiadas referencias o términos arcaizantes (criado, paniaguado) que definan sus relaciones con el Rey. En esto hay una relativa modernidad. Lo mismo en cuanto a la Majestad Divina: todo el discurso de Paz de Vallecillo está saturado de moralidad, pero ésta debe entenderse como una vía para mejor ordenar una sociedad que se define como inestable, sin principios. Y en varias ocasiones aparece la idea renacentista según la cual el trabajo es regenerador y el ocio compañero del vicio. Frente a las otras autoridades –el virrey, el presidente de la Audiencia de Guadalajara– deferencia, pero el lomo tieso. En el capítulo de la carta dirigida al marqués de Montesclaros (no publicado aquí), le demuestra con toda claridad que la causa y el remedio de la merma de ganados de Nueva Galicia «abigeo, extracción excessiva y ilegal de bacunos...» se encuentra del otro lado de la raya, en particular en las villas de León y Jacona donde están «los lobos que consumen la flor de los ganados», en particular un Diego Barajas. «Que vuestra Excelencia lo mando remediar» escribe sin mayor servilidad.

  • 2 Ver capítulos 11 y 47 de las cartas al Rey.

8Hacia abajo, su percepción es tal vez más patriarcal, más tradicional, con fuerte tinte cristiano, como lo describe en el capítulo 44 de la carta al Rey. Su ideal es ser con los «vasallos en general amables, queridos y padres piadosos, de buen exemplo». Esto implica la moderación, una de las virtudes de que más se premia nuestro oidor. Gomo hombre de experiencia conoce el valor de esa conducta, en particular en las Indias, donde muchos son briosos. Como juez aprendió la importancia de la ponderación: «aunque se debe presumir de oidores letrados..., con todo veo notable variedad en los entendimientos y pareceres de muchos casos». Estas cualidades no son simples atavíos de los cuales se reviste frente al Rey, o con los cuales disfraza alguna pusilanimidad frente a los pudientes. Hay en él una real atención a los abusos, las malas conductas que pueden afectar a los más débiles. Las consecuencias desastrosas de las congregaciones de indios lo indignan, y trata de remerdiarlas, aunque todo esté en manos del virrey.2

9Si se hace un análisis de su vocabulario, las palabras más frecuentes serán probablemente «remedio, remediar», a veces de forma repetitiva, como cuando escribe al virrey «lo mande remediar por sus medios y remedios». Con esto, este funcionario es plenamente de su tiempo, época de dificultades, por lo tanto, de busca de remedios –o arbitrios. A su manera, modesta y sobre todo pragmática, nuestro oidor es un arbitrista. Como tal no duda en retomar viejos arbitrios, ya entonces en declive, como la mita instaurada por el virrey Toledo en Perú, por 1571-1575 (las cifras que da corresponden a este momento, no a principios del XVII). Pero también adelanta remedios muy posteriores: sus quadrilleros son una prefiguración de la Acordada (tribunal creado en 1719); sus sugerencias en cuanto a un azogue más accesible para los mineros anticipan las medidas ilustradas de Gálvez.

10El mejor vasallo del Rey es el defensor de su hacienda. Es una lección que conoce bien Paz de Vallecillo. En época de merma tributaria, fundar pueblos nuevos (con tributarios) es buena solución. De ahí los riesgos (para el historiador) que hay de interpretar alza tributaria como reposición demográfica, cuando puede ser resultado de la reacción fiscal... Aunque no llegue al nivel de interés que demostró un Lebrón de Quiñones frente al drama indígena, nuestro oidor tiene una buena percepción de los males, en particular en el ambiente minero. Sin embargo, aquí también, uno de sus arbitrios, ya mencionados, es atar más estrechamente el indio a esa máquina para exterminio que es la hacienda minera de azogue. Con decir esto no juzgamos, sólo recalcamos que la última ratio es el interés inmediato del fisco real.

  • 3 Th. Calvo, «Entre les exigences de l'économie et celles de la démographie. Les esclaves de Don Fra (...)

11Paz de Vallecillo, para medrar en su propia carrera, aceptó recorrer la parte más pobre de Nueva Galicia, por lo menos entonces. Por lo tanto describe un panorama deprimido, de Teocaltiche-Aguascalientes a Guachinango. La primera pregunta que plantea es saber en qué medida esto es un buen reflejo de toda Nueva Galicia. Zacatecas y probablemente el noreste del nuevo reino todavía están en pleno auge, quedan fuera de una perspectiva pesimista; la guerra chichimeca se terminó, con alivio para toda la población. Cierto es que, por 1600, el despegue de Guadalajara es muy reciente, tal vez imperceptible para un contemporáneo. En realidad, la visión deprimida que deja el visitador, aunque justa, debe cambiarse de sentido. Más que un universo en declive, es un mundo todavía adolescente, desarticulado, buscando sus puntos de equilibrio. Esto no deja de ser desolador para un hombre de orden, como nuestro juez. El historiador –dueño del tiempo-sabe que los Altos –Aguascalientes apenas empiezan su colonización, que su verdadero desarrollo será a partir de finales del siglo xvii. Las perspectivas para la región minera de Guachinango son menos halagüeñas, pero esa crisis de los años 1600 es provocada no únicamente por falta de gente y de azogue, sino también por algunas medidas descontroladas de mineros –principalmente Antonio de Carvajal. Pero ya está ahí la savia nueva, y los Rodríguez Ponce sabrán estimular la actividad a lo largo de la primera mitad del siglo xvii, derivar a partir de entonces hacia la agricultura (azúcar, ganados) su numerosa mano de obra.3

12Nadie hará reproche al licenciado Juan de Paz de Vallecillo de no ser Dios Padre y de no haber dominado al tiempo y anticipado los cambios por venir. Por lo demás, él vivía inmerso en su sociedad, y su visión era la correcta, aunque la del historiador hoy sea la justa. Si el historiador ve en esos mulatos, mestizos y otras castas que empezaban a poblar esos territorios la levadura del mañana, Paz de Vallecillo veía en ellos simples forajidos, espuma de un universo en construcción. Sin duda se equivocaba, pero en su momento, desde su posición de magistrado, tenía en mano la vara de la verdad extendida sobre todo un mundo.

Notes

1 El Consejo real y Supremo de las Indias, tomo II, Sevilla, 1947, p. 494.

2 Ver capítulos 11 y 47 de las cartas al Rey.

3 Th. Calvo, «Entre les exigences de l'économie et celles de la démographie. Les esclaves de Don Francisco Rodriguez Ponce (Nouvelle Galice, 1655)», en A. Breton, J.P. Berthe, S. Lecoin, Vingt études sur le Mexique et le Guatemala, Toulouse, 1991, p. 243-252.

Notes de fin

* Del 22 de noviembre de 1606 al 5 de junio de 1607.

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr