Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sociedades en construcción, la Nueva Galicia según las visitas de oidores, (1606-1616)

 | 
Jean-Pierre Berthe
, 
Thomas Calvo
, 
Águeda Jiménez Pelayo

Los señores visitadores, sus obras y unas paginas mas

Aguesa Jiménez et Thomas Calvo

Texte intégral

  • 1 Alonso de la Mota y Escobar, Descripción de los reinos de Nueva Galicia, Nueva Vizcaya y Nuevo Leó (...)

1Por 1605, obedeciendo a una orden superior, el obispo Mota y Escobar redactaba su descripción del obispado de Guadalajara, que apenas acababa –con trabajos– de visitar. En 1621, acatando la voluntad del Presidente de la Audiencia, Domingo Lázaro de Arregui ponía fin a su visión de conjunto de la Nueva Galicia1. Por esos tiempos, pocas regiones de América tuvieron el privilegio de ser pintadas en fechas tan cercanas y con pinceladas tan acertadas, aunque con estilos muy diferentes.

  • 2 El licenciado Juan Paz de Vallecillo fue oidor de Guadalajara de 1596 a 1608. El licenciado Gaspar (...)

2Y ahora, entre esas obras maestras intercalamos tres piezas más, sin duda menos acabadas –menos sintéticas-, pero con brochazos muy certeros. Nuestros tres artistas pertenecen por lo demás a la misma escuela, la que se formó en las prestigiosas aulas de los colegios mayores de España, ya que son tres letrados, tres oidores de la Audiencia de Nueva Galicia2. Esto quiere decir que a principios del siglo xvii, y para un rincón bastante alejado del centro, tenemos por lo menos –en unos quince años– cinco descripciones, aunque de tonalidades muy distintas. Hay casi exceso, y apenas se podrían comparar los años de mitad del siglo xvi, acabada de fundar la Audiencia. Esta circunstancia puede darnos otra percepción, como veremos, del Estado español por 1600-1620.

3Efectivamente, aunque para el lector de hoy estos documentos no sean más que viejas acuarelas que se contemplan con nostalgia y curiosidad, hay que recordar que en su tiempo fueron instrumentos de información, y por lo tanto de decisión. Y hasta simples piezas administrativas, en lo referente a las tres que publicamos hoy, relaciones de tres visitas generales del Reino de la Nueva Galicia.

La visita en Hispanoamérica

  • 3 C. H. Haring, The Spanish Empire in America, New York S. Burlingame: Hancourt, Brace and World, In (...)

4Debido a las enormes distancias existentes entre España y sus territorios de ultramar, a la gran extensión de ellos y a la lentitud de los medios de transporte, la corona española se vio obligada a establecer diferentes formas de control para vigilar la actuación de las autoridades y toda clase de funcionarios. Las circunstancias especiales de las Indias requerían otorgar a los funcionarios coloniales una amplia gama de atribuciones que llegaron a causar serios problemas a los monarcas.3 Por lo mismo se estableció un doble sistema de control a través de instituciones como el juicio de residencia y la visita.

  • 4 Céspedes, « La visita », pp. 984-985.

5Esta política no era nueva, desde la Edad Media los reyes castellanos con el fin de afirmar su derecho a inspeccionar la actuación de organismos gubernativos y funcionarios públicos, se preocuparon por crear instituciones para controlarlos. Ya en el reinado de los Reyes Católicos existían instituciones jurídicas para realizar tareas fiscalizadoras, ellas eran: la residencia, la visita y la pesquisa. En 1499 los reyes Fernando e Isabel comisionaron a Francisco de Bobadilla como juez pesquisidor, para investigar el gobierno de Cristóbal Colón. Este episodio ha sido considerado como la introducción en América de estos instrumentos.4

  • 5 Haring, op. cit. p. 142; Céspedes, « La visita », p. 985.
  • 6 Ismael Sánchez Bella. Derecho Indiano: Estudios. I. Las visitas generales en la América española ( (...)

6El origen común de estas instituciones muestra su esencial identidad, ya que coinciden en cuanto a su objetivo de asegurar la administración leal, justa y eficaz de los funcionarios, en relación a fines concretos y procedimientos. Sin embargo, se diferencian mutuamente cada vez más, hasta llegar con el tiempo a adquirir cada una fisonomía propia e inconfundible.5 La pesquisa estaba a cargo de jueces comisarios, pero su carácter esporádico y el hecho criminal que la motivaba la diferencia de los otros dos medios de control.6

  • 7 Céspedes, « La visita », pp. 986-987; Haring, op. cit. p. 142.

7La diferencia principal entre residencia y visita, consistía en que la primera era siempre un juicio público y algo rutinario ya que se llevaba a cabo al finalizar un cargo. La segunda estribaba en una inspección de procedimiento más o menos secreto la cual se podía realizar en cualquier tiempo del oficio de una autoridad. Se aplicaba cuando se presentaba una emergencia o en situaciones graves de mal gobierno. Además, aquella implicaba una suspensión de funcionarios, mientras que en ésta los funcionarios continuaban ejerciendo sus cargos. En la legislación castellana la visita tenía una forma más suave y honrosa que la residencia, esta última se utilizaba cuando se sospechaban faltas graves, en la mayoría de los casos, de funcionarios de menor categoría.7 En Indias se convirtió en un “finiquito” administrativo obligatorio, tanto para virreyes como para chupatintas con algo de autoridad.

8La visita tiene cierto carácter de amplitud, superior a la residencia; el visitador puede actuar en varias ciudades y lugares. A diferencia del juicio de residencia, la visita no tiene un periodo de tiempo limitado, su duración queda al arbitrio de quien la realiza. A la larga esto pudo ser un inconveniente grave (multiplicación de tensiones y de costos). Muy importante para ambas instituciones es, que ni visitadores, ni mucho menos los jueces de residencia podían sentenciar de un modo definitivo, estos actos competían a las autoridades que los enviaban. Con esto se entorpecía todavía más la eficiencia (relativa) de estas instituciones. El tiempo y las redes de clientela eran los aliados de los funcionarios sometidos a estos procedimientos.

  • 8 Haring, op. cit. p. 143.
  • 9 Céspedes, op. cit. p. 999.
  • 10 Sarabia Viejo, María Justina. Don Luis de Velasco, virrey de la Nueva España. 1550-1564, Sevilla: (...)

9La visita propiamente dicha se ha clasificado en específica y general. La primera se realizaba en la provincia o se utilizaba para juzgar a un oficial en particular. La segunda consistía en una investigación o inspección de un virreinato o una capitanía general. Todos los actos quedaban dentro del límite de la autoridad del visitador general, desde la conducta del virrey, obispos y jueces hasta los párrocos. Durante sus funciones un visitador general tenía autoridad para llamar a declarar a toda persona que fuera conveniente y se esperaba que los virreyes y presidentes le ayudaran en todo lo posible.8 Las visitas específicas se aplicaban a estancias, obrajes e ingenios y a pueblos con el fin de revisar los padrones de indios para controlar el pago de tributos. En ocasiones éstas podían ser parte de una visita general.9 En una visita general, como la encomendada al licenciado Jerónimo Valderrama, se incluía la visita a la Audiencia, cabildos, oficiales reales, casa de moneda y justicias ordinarias de la Nueva España, lo mismo que a la Universidad de México y a los oficiales reales de la Nueva Galicia, acompañada de la toma de cuentas.10

  • 11 Sánchez Bella, op. cit. pp. 16-17.

10El término « visita general » se aplicaba no sólo a las que se disponían desde España, sino también a las que los virreyes realizaban en todo el territorio de su jurisdicción. También se empleaba para referirse a las que practicaban los miembros de la Audiencia en las provincias de su jurisdicción (es el caso que aquí nos interesa). El referirse a una visita como general no significaba que se debería realizar la tarea en todo el territorio, por el contrario, podían marcarse restricciones para que no se moviera el visitador de la capital del virreinato.11

11Además de las visitas mencionadas, se llevaban a cabo las abiertas, practicadas por autoridades de rango inferior españolas o indígenas, realizadas en zonas pequeñas, sin embargo, algunas de ellas tuvieron gran resonancia, entre ellas la de Diego Ramírez en 1550, que comprendió las zonas de México, Veracruz y Panuco.

12Las visitas que publicamos en este trabajo quedan dentro de las realizadas por un oidor, sobre todo o parte del territorio de una Audiencia. No obstante que Céspedes las incluye dentro de las específicas, en la documentación de ellas siempre se refieren a visitas generales. En la Recopilación de las Leyes de Indias se incluyen las disposiciones relacionadas con estas visitas. En ellas se mandaba que de cada una de las Audiencias saliera un oidor a visitar la tierra de su distrito cada tres años e informara sobre la calidad de la tierra y número de pobladores y medios con que podrían sustentarse y señalaran las iglesias y monasterios necesarios para cada pueblo. En general deberían observar el trato que se daba a los esclavos y a los indios y lo relativo a su evangelización.

13Los oidores debían realizar las visitas por turno correspondiendo el primer lugar al más antiguo. La designación del visitador sería obligación exclusiva del presidente de la Audiencia y él mismo señalaría el distrito en donde debería efectuarse. Se prohibía que jueces de comisión o parientes de las autoridades hicieran las visitas. Los oidores visitadores tenían obligación de informar sobre los bienes comunales y acerca del tratamiento que los caciques dieran a los indios; al mismo tiempo estaban obligados a investigar si las estancias de españoles estaban situadas cerca de los cultivos de los naturales y si el ganado les causaba daños.

  • 12 Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias. Ediciones Cultura Hispánica, Madrid, 1973, Libr (...)
  • 13 Céspedes, op. cit. p. 17. Estas últimas disposiciones se estipulaban en el Cedulario de Ayala.

14El visitador además de su salario ordinario recibía un sobresueldo de « ayuda de costa » para gastos de viaje y por lo tanto se le prohibía recibir o exigir dinero a los indios y españoles entrevistados.12 En cambio podía recabar multas, de cuyo importe rendía cuentas a su regreso. Iba acompañado por un escribano nombrado por él mismo. Debido a que el viaje era de paz y justicia, el visitador no podía llevar escolta, pero sí a algún criado; aunque en ningún caso a su familia.13

Las visitas generales neogallegas (siglo xvi-principios xvii)

  • 14 Rafael Diego Fernández Sotelo. La primigenia Audiencia de la Nueva Galicia 1548-1572. Respuesta al (...)
  • 15 Antonio F. García-Abásolo. Martín Enríquez y la Reforma de 1568 en Nueva España, Sevilla: Publicac (...)

15Por supuesto la Nueva España anticipó la primera visita. La realizó, en 1543, Francisco Tello de Sandoval con el fin de hacer cumplir las Leyes Nuevas.14 Los oidores salían a practicar la visita llevando casi todo lo necesario desde la ciudad de México, caballos y otros animales de carga, además se acompañaban de un séquito de criados, escribanos, alguaciles e intérpretes.15

  • 16 Ernesto de la Torre Villar. Instrucciones y Memorias de los Virreyes Novohispánicos. Estudio preli (...)

16En sus instrucciones al virrey Velasco (1550), el rey insistía sobre la importancia de ese instrumento « ... Y porque la necesidad que hay de visitar la tierra es grande y de que depende el principal remedio de los indios, proveeréis vos que dos de ellos [oidores] anden siempre visitando la tierra, en la parte que a vos pareciere de toda la Nueva España, porque tenemos entendido que los otros dos oidores bastan para despachar y determinar los negocios y pleitos que en la Audiencia ocurriesen... ».16

  • 17 En una reciente publicación, ya citada, de Rafael Diego Fernández Sotelo, se reproducen las repues (...)

17Otra visita novohispana importante fue la del oidor Miguel Contreras y Guevara, oidor de la Nueva Galicia, su inspección debería realizarse en un plazo de catorce meses, pero únicamente se extendió del primero de enero de 1552 al 7 de junio del mismo año; comprendió los pueblos de Avalos y Michoacán. Su visita, aunque no tiene el carácter de una visita general, proporciona rica información obtenida en las entrevistas a funcionarios de gobierno y eclesiásticos, lo mismo que a hombres prominentes de la Nueva Galicia y de la provincia de Avalos.17

  • 18 Diego Fernández Sotelo, op. cit. p. xxxiv.
  • 19 Antonio García-Abásolo González. » Resultados de una visita a Nueva Galicia en 1576 », Anuario de (...)

18La visita de Contreras contribuye a comprender el origen de los profundos cambios que habrían de transformar a la Audiencia de la Nueva Galicia, en 1572 y 1574. En los resultados de ella se apoyó el Consejo de Indias para aplicar estas medidas.18 La estructura de la Audiencia cambió notoriamente en 1572, fue elevada al rango de chancillería real con un presidente y tres jueces, cuya categoría se elevó de la de oidores alcaldes mayores a la de oidores. Finalmente en 1574 se despojó al virrey de la autoridad gubernativa de la Nueva Galicia y se nombró al Presidente de la Audiencia, gobernador de dicha jurisdicción.19

  • 20 Sarabia Viejo, op. cit. pp. 359-360.

19Los visitadores de la Nueva España como Miguel Contreras y Guevara reducían las tasas de los tributos que pagaban los indígenas, a la vez que limitaban las estancias de ganado mayor que perjudicaban los cultivos de los naturales.20

20A Hernán Martínez de la Marcha se le encomendó, en 1550, la primera visita a la Nueva Galicia. Fue el oidor Francisco de Mendiola quien se encargó de la siguiente visita a Zacatecas, de la que emanaron importantes ordenanzas mineras. Por la cercanía a los territorios de la Nueva España fueron designados para realizar visitas a Colima y la provincia de Avalos, Lorenzo Lebrón de Quiñones y Miguel Contreras de Guevara.

  • 21 Diego Fernández Sotelo, op. cit. p. VI; Cfr. Sarabia Viejo, op. cit. pp. 354-358 y José Francisco (...)

21Cuando se presentaban quejas contra los visitadores se disponía la ejecución de un juicio de residencia o una pesquisa. El oidor Pedro Morones fue comisionado para llevar a cabo el juicio de residencia a De la Marcha y efectuar la pesquisa secreta contra los dos visitadores mencionados.21

  • 22 García-Abásolo, « Resultados », pp. 6, 8, 23-24.

22El desorden reinante en Zacatecas fue el motivo para que se dispusiera practicar la tercera visita general a la Nueva Galicia, y se comisionó para realizarla al oidor Santiago del Riego en 1576, el objetivo de ella era analizar las medidas que se podrían aplicar para la protección de los mineros en particular y de la minería en definitiva. Otro asunto importante era la guerra chichimeca. Riego elaboró ordenanzas por el buen gobierno de los pueblos indígenas; se refieren al trato de los naturales por los gobernantes, alcaldes mayores y corregidores, moderando las penas en aplicación de la justicia. También dio las normas convenientes para las tasaciones de los tributos.22

  • 23 Carcía-Abásolo. « Resultados », en este artículo el autor aunque no publica la visita completa, de (...)

23Los documentos que contienen los informes de los visitadores tienen el interés de reflejar el estado de la vida económica del distrito, puesto que dan a conocer las funciones que ejercían los mineros, así como el número y el consumo de azogue de los ingenios. Al mismo tiempo describen las condiciones en que se encontraba cada real de minas y sus problemas con los chichimecas; incluyen también una relación de vecinos y se informa acerca de las estancias y el volumen del negocio de los comerciantes.23

  • 24 Archivo General de Indias, Sevilla (AGI), Guadalajara 8.

24Posteriormente se llevó a cabo la visita del licenciado Pedro Altamirano, iniciada por el oidor en enero de 1585. Recorrió los pueblos de Tlacotlán, Contla, Cotique (Ocotique), Cuacuala, Teponahuacastlo, Mesticacán, Ahualica (Yahualica) y Teocualtiche. Visitó también parte del norte y sur de Zacatecas terminando en San Juan [de los Lagos]. Regresó a Gua-dalajara en septiembre del mismo año. El licenciado Nuño Núñez de Villavicencio practicó otra visita en 1595, durante ella estuvo en Zapotlán, Jalostotitlán, Teocaltiche, Aguasca-lientes, las minas del norte de Zacatecas y la ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas. Su duración fue de ocho meses. El oidor doctor Palma de Mesa llevó a cabo la última visita de la centuria en 1599. Todos los datos demuestran, como en las visitas anteriores, el interés de la corona española por el desarrollo de la minería. Palma visitó también la ciudad de Zacatecas, la villa de Llerenas y las minas de Sombrerete.24

  • 25 AGI, Guadalajara, 8.

25Faltaría agregar la visita del licenciado Francisco de Pareja llevada a cabo en 1603. Recogió información de los pueblos vecinos a Guadalajara, Analco, San Pedro y Tonalá, siguió hacia la alcaldía mayor de La Barca donde analizó la situación en Poncitlán, Jamay y otros lugares de los alrededores del lago de Chapala. Continuó hacia la región de Los Altos (de Jalisco), Zacatecas y los pueblos indígenas localizados al sur de esta ciudad.25

Nuestro tríptico (1606-1616) y el fin de las visitas generales

26Las visitas del siglo xvii seleccionadas para este trabajo fueron realizadas por los oidores de la Audiencia de Guadalajara, Juan de Paz y Vallecillo, 1606-1607, Gaspar de la Fuente, 1608– 1609 y Juan Dávalos y Toledo, 1616. Se han escogido estos documentos por su cercanía en el tiempo, y porque son complementarios. Quienes las llevaron a cabo recorrieron casi todo el territorio de la Nueva Galicia. Si resulta dudoso hablar de un programa administrativo de conjunto por parte de la Audiencia, no se puede descartar cierta coherencia que permite en diez años inspeccionar la mayor parte del territorio. Los oidores detectaron y trataron de resolver los principales problemas tanto de españoles como de indígenas y a la vez contribuyen al conocimiento de las condiciones sociales, religiosas, económicas y políticas que se presentaron en las primeras décadas del siglo xvii en la Nueva Galicia.

27El oidor Paz de Vallecillo inició su visita en Lagos, siguió a Aguascalientes y terminó esta primera etapa en Teocaltiche. Se regresó al sur, pero realizó averiguaciones en la zona de Jalostotitlán y Tepatitlán, para concluir esta primera etapa en la alcaldía mayor de Colimilla y Matatlán. Los visitadores podían llevar a cabo las visitas por regiones y regresar a Guada-lajara cuando se les llamaba por algún asunto de importancia o si ellos mismos lo decidían por motivos personales. En la segunda etapa Vallecillo practicó indagaciones en los pueblos del corregimiento de Tlajomulco y algunos pueblos vecinos a la laguna de Chapala como Cuyutlán y Cajititlán. Por orden del virrey se dirigió a la ruta de las minas de Guachinango y realizó también investigaciones en la mayoría de los pueblos del corregimiento, entre ellos Mascota, Talpa y Cuautla. De ahí pasó a las minas de Hostotipaque, desde ese lugar entrevistó a los indios de los pueblos vecinos y antes de regresar a Guadalajara se dirigió a los poblados de las alcaldías mayores de Tala y Tequila. Véase el mapa de la página 31.

28Durante su visita Gaspar de la Fuente se concentró principalmente en las jurisdicciones del norte de la Nueva Galicia y algunas poblaciones del área vecina a Guadalajara pertenecientes a la alcaldía mayor de Tacotlán y Colimilla y Matatlán. En el norte de la Nueva Galicia visitó las alcaldías mayores de Juchipila, Tlaltenango y las zonas mineras de Mazapil, Fresni-Uo, Sombrerete, Charcas y Sierra de Pinos.

29El visitador don Juan Dávalos y Toledo inició su visita en Tonalá, continuó en los poblados de la jurisdicción de Colimilla y Matatlán hacia el noreste de Guadalajara. Siguió hacia Mesticacán y Yahualica, para de ahí dirigirse a realizar una minuciosa inspección acerca de cada uno de los poblados de las alcaldías mayores de Juchipila y de Tlaltenango, y posteriormente visitar Colotlán y Jerez. Es decir que quedan únicamente excluidas las costas actuales de Nayarit y Jalisco, el interior de Nayarit y Tequepexpan, y Poncitlán.

30No obstante que estaba determinado que se llevaran a cabo las visitas de los oidores regularmente, cada una de estas tres tiene un motivo por el cual se organiza y además, un objetivo principal. La visita de Paz de Vallecillo se realizó con el fin de hacer justicia a los estancieros de Lagos quienes acusaban a Pedro Mateos de Ortega y Diego Mateos de haber herrado, matado y sacado ganado de su jurisdicción. Otra comisión de suma importancia consistía en practicar el juicio de residencia de Gaspar de Vera quien había sido alcalde mayor de Teo-caltiche. Dávalos y Toledo, visitando una región cercana, debía investigar acerca del ganado, el abigeato, la distribución de la tierra, los abusos sobre los indios y el respeto de las disposiciones reales en cuanto a la evangelización.

31En las visitas de Paz de Vallecillo y De la Fuente, se hicieron investigaciones acerca de las condiciones en que se encontraban los reales de minas. En la primera se recorrieron las minas del suroeste (caja real de Guadalajara) en declive, y en la segunda las del noreste (caja de Zacatecas) que estaban en periodo de apogeo.

32A diferencia de las dos anteriores (se encuentran en el acervo sevillano), la relación de la visita de Dávalos pertenece a los fondos de Guadalajara. Esto es congruente con su grado de menor elaboración, y el carácter más heterogéneo de su conjunto. Sin duda era éste el material preparatorio a la redacción de una relación formal, que tal vez nunca se llevó a cabo y por lo tanto no se mandó a España. ¿El precio de los huevos y de las gallinas que ahí se trataban no era lo bastante transcendental como para llegar al rey? Otra cosa eran los negocios de plata que tuvieron entre manos Vallecillo y Fuente...

  • 26 AGI, Guadalajara 148, segunda pieza, fol. 11.

33Y ya que hablamos de negocios de plata, esto nos lleva infaliblemente a Zacatecas y a las últimas visitas, cuyos abusos dieron al traste con la institución de la visita general en Nueva Galicia. Por cédula real del 3 de mayo de 1690, el Rey pide al obispo de Guadalajara don Juan Garabito de informarle –con el mayor secreto– “sobre las formas en que convendra se hagan las visitas generales de esta provincia”, y si no se debe renunciar a ellas.26 Para el prelado, flamante adversario de la Audiencia, era como dejar fluir miel por su garganta y armó todo un aparato de guerra contra esas inspecciones y los abusos cometidos. El primer asalto lo condujo Garabito mismo, con su carta al Rey del 8 de diciembre (¿escogió a propósito esta fecha immaculada?) de 1692. Empezaba diciendo que en los quince años de su episcopado sólo conoció la visita que hizo, « recién llegado » el oidor licenciado don Francisco Feijoo Centellas, por la parte de Zacatecas (1688-1689). Añade que los otros magistrados estaban reacios a ello, y que Feijoo « solicito la visita general con tanto empeño que la consiguio ». La actitud de sus compañeros, según el obispo se explicaba por la inexperiencia de don Francisco, pero sobre todo porque hubo « en los años pasados » una cédula real prohibiendo tales visitas, después de todos los abusos cometidos por el licenciado don Cristóbal de Torres (hacia mediados del siglo).

  • 27 Op. cit, fol. 12r.

34La conclusión del obispo es rotunda. La inspección que hizo Feijoo « por los reales de minas mas ricos de este reyno... le valio muchas preseas, reales y plata, con que en brebe tiempo quedo desempeñado y ademas muy rico »27. Y de recordar « los clamores de toda cordillera por donde fue a la visita, que lastimaban los oidos percibir los agravios... ».

  • 28 Op. cit., fol. 24.

35Pensó Garabito que tendría todavía mas fuerza si pedía el apoyo de testigos oculares, y juntó a su carta los testimonios de los principales eclesiásticos de la región visitada. Podemos de ello sacar un manual del visitador picaresco, jugador, pendenciero y sobre todo rapaz. El vicario de Zacatecas fue el más ácido, y dio la última estocada. Es bueno recordarla, como contrapunto a nuestros textos, pero insistiendo que esto se sitúa casi un siglo después: « Es cierto que cuando vino la primera vez [Feijoo] a esta ciudad a dicha visita venia muy corto y pobre, y quando lo vide bolver de Sombrerete para dar la buelta a Guadalajara reconoci que traya muchas muías assi de coche como de silla y carga y muchas vestias cavallares que me parece serian mas de ciento y treinta bestias, y en los juegos que esta segunda vez tuvo en su casa dicho señor oidor era voz publica en la ciudad que daba de caxa a los taures (sic) quinientos y mill pesos, sin necesitar pedirlos prestados fuera...".28

Las visitas generales: su protagonismo en la historia.

36En unos meses Paz de Vallecillo visitó centenares de asentamientos humanos, fundó pueblos, empadronó indígenas, redactó ordenanzas para el campo y las minas, aparte de enderezar entuertos (pero otros, como Feijoo, enturbiaron las aguas). Por otra parte, escribió más de 800 hojas. Los señores visitadores fueron actores y testigos.

37En ese momento fueron un instrumento regulador significativo. Aún cincuenta años después el obispo Garabito señalaba que las reparticiones de tierra que Cristóbal de Torres hizo en la región de Aguascalientes (aún con todos sus defectos) habían traído la tranquilidad sobre la región. Es cierto que entonces la región estaba casi vacía, con una economía poco diversificada. Menos claros, aunque todavía eficientes, fueron los resultados del oidor Dávalos entre los pueblos indígenas al este de Guadalajara. Toda una parte legislativa destinada a limitar abusos muy peculiares (por ejemplo los de los viajeros) pudo –un tiempo– aflojar el garrote. Pero resulta dudoso que pudiera desentrañar –y lo mismo sus colegas– el problema vital, la convivencia cada día más difícil entre las comunidades dominantes y dominadas, entre ganados y milpas. Quedamos escépticos, en cuanto a resultados, tratándose de esas mecánicas complejas como relojes (para retomar la imagen de Vallecillo) que constituían los universos mineros. Un solo hombre, de paso, no podía resolver los problemas que se planteaban y eran de dimensión imperial (el del azogue, entre otros), o ligados a la geología y climatología, o a la economía de toda una amplia parte del mundo... La multiplicación de las ordenanzas, por parte de cada visitador, es señal clara de esa impotencia para poder morder en una realidad polifacética. En el mejor de los casos se podían llevar, con carácter personal, un buen bocado de rosca de plata...

38Y escribían –o dictaban– y seguían siendo actores ya que sus escritos se destinaban al Rey y su Consejo de Indias. Informar ya era gobernar, más en esos tiempos de carencia informativa. O por lo menos así se puede pensar. Pero esto suponía un poder central capaz no sólo de fomentar la información y recibirla, sino también de analizarla y actuar en consecuencia ¿Fue éste el caso? Por 1600-1620, pensamos que era todavía el caso. No olvidemos que las obras de Mota y Escobar y Arregui fueron, sin duda, determinantes en la división (y sus modalidades) del obispado de Guadalajara. Que Mota y Escobar y Paz de Vallecillo fueran promovidos inmediatamente después de terminar sus informes demuestra también que la Corona valoraba esos escritos. Cuando la Corona ya no tuvo la capacidad de explotar esas vetas de informaciones, la institución cayó en decadencia como en los casos de Cristóbal de Torres y Francisco Feijoo.

39Difícilmente se puede admitir que midamos con la misma vara la obra de Mota y Escobar, elegante, meditada y escrita con la soltura del espíritu superior y la producción pragmática, de horizontes limitados de un Fuente o Dávalos. Sin embargo estos testimonios, dentro de su diversidad, que al fin es hija de una cotidianidad agitada, muchas veces dramática, no desmerecen. Tienen « un olor a hombre » más marcado, hasta con sus defectos y sus trivialidades. También con ráfagas de luz, deslumbrantes y frustrantes a la vez: es el caso de la esposa del capitán Francisco Beltrán, de la región de Charcas, de quien adivinamos el destino a trasluz. Cautiva de los chichi-mecas, nos dice Gaspar de la Fuente, aprendió su lengua, « y hoy la respetan y ella los cura y cria a muchas de sus hijas ».

40Estas piezas son capaces de introducirnos más profundamente en un universo ya desaparecido, para el conocimiento del cual no basta ya la fría inteligencia. Multiplican el material necesario a esa intrusión del historiador, ciertamente en total desorden y sin la suficiente jerarquía de valores (esto es más claro para el patchwork de Dávalos). Pero el reordenar, base primera de la comprensión, es precisamente una de las metas esenciales del seguidor de Clío.

41Meta por lo demás difícil de alcanzar. Y a veces hasta engañosa. Estos documentos, aparentemente claros, sencillos, pero en realidad tremendamente complejos, bastan para demostrarlo. Que en sus pesquisas y escritos, nuestros oidores tratan con el mismo cuidado asuntos de costumbres (amancebamiento, borracheras, violencia), como de gobierno (corrupción, fiscalidad), como económicos (recuperación del ganado, buena marcha de las minas) y otros más, es una dificultad mayor para el historiador. ¿Estamos con el derecho de jerarquizar? Y entonces, ¿según qué criterios? ¿los nuestros? Resulta arriesgado. ¿Según los criterios de la época? Pero no estamos seguros de conocerlos bien, y además en lo cotidiano, es decir, en la « vivencia » esto no se plantea. Y el señor visitador en su pesquisa, enmedio de problemas surgidos por todos lados, candentes, personales y administrativos, bajo el sol y la lluvia, de pueblo en pueblo, no es el señor oidor, juez sereno, sentado enmedio de su tribunal. Tenemos aquí, en esta circunstancia, entre caminos polvorientos y pueblos arruinados la buena distancia del sujeto al objeto. La distancia que desorienta, pero también la que mejor restituye la vida en su latir.

Un momento en el quehacer de los « Austrias menores »

  • 29 Sobre Santiago de Vera, Thomas Calvo, La Nueva Galicia..., p. 135-151.

42Los funcionarios de rango inferior que aparecen entre estos papeles no lo deben a sus cualidades. Gaspar de Vera, alcalde mayor de Teocaltiche, quien motivó en parte la visita de Vallecillo, es un digno sobrino del presidente Vera,29 es decir, un hombre de negocios ante todo. El vicario de Mesticacán, Hernando de la Peña, a quien Dávalos debe dedicar varios testimonios, resulta muy poco caritativo –para hablar con eufemismo. Y Antonio Vélez, alcalde mayor de Tlaltenango, se puede definir con una palabra: corrupto.

  • 30 Sus autos en cuanto a la fundación de Sierra de Pinos en 1603 son notables, ver AGI. Guadalajara 7

43Escribiendo esto confrontamos el topos sobre el declive y hasta la impotencia del Estado en tiempos de los llamados 'Austrias menores". Pero aquí también aparece la otra versión, ya esbozada. Hay, por 1600-1620, un esfuerzo de información y de reorganización notable, que atestiguan los escritos citados o presentados. Hay servidores de la Corona de gran calidad, Mota y Escobar, uno de los espíritus más brillantes de Nueva España por entonces; Vallecillo, hombre de experiencia y de lealtad; Dávalos con indiscutible rectitud. Probablemente así sea también para Gaspar de la Fuente, que resulta menos conocido, pero con una conciencia profesional demostrada en sus diferentes desempeños.30 No puede ser simple coincidencia si todos se codearon en ese finisterre neogallego, por esas fechas. Más significativo todavía, el Estado supo reconocer en ellos el talento, el profesionalismo y promoverlos.

44Es decir, que esta realidad administrativa muy provinciana nos brinda, indirectamente, una imagen nueva y positiva del reinado del débil Felipe III y del corrupto duque de Lerma. ¿Cómo explicarlo? Se puede recurrir a otro lugar común, según el cual la coyuntura indiana progresivamente se deslinda de la española. No es falso, pero aquí no basta: los nombramientos, los impulsos seguían llegando de España. Entonces deberemos aceptar que la decadencia del Estado –y de la sociedad– en tiempos de Felipe III se deben matizar fuertemente. Debemos recordar que el Rey y su valido tuvieron la valentía política –que no tuvo Felipe II– de firmar una tregua con los Países Bajos protestantes en 1609. Con esto dieron al mundo occidental el más largo periodo de paz conocido durante siglos –cerca de diez años.

45Son –en parte– meras hipótesis. Se apoyan en textos y destinos en cierto punto modestos, dada la amplitud de la problemática. Pero no por ello hay que descalificar a unos y otros. Y si todo esto sólo sirve para elevar un pedestal de papel a Paz de Vallecillo, Fuente y Dávalos ¡qué así sea!

Plano del virreinato de Nueva España en 1579, perteneciente al atlas “Theatrum Orbis Terrarum” de Abraham Ortelius

Plano del virreinato de Nueva España en 1579, perteneciente al atlas “Theatrum Orbis Terrarum” de Abraham Ortelius

Plano tomado de la publicación Cartografía histórica de la Nueva Galicia, Universidad de Cuadalajara, Escuela de Estudios Hispano-Amerícanos de Sevilla, España, Guadalajara, Jalisco, México, 1984.

Mapa de la zona occidental del Virreinato, procedente del Nuevo Atlas o Theatro del Mvndo de Janssonio publicado en 1653

Mapa de la zona occidental del Virreinato, procedente del Nuevo Atlas o Theatro del Mvndo de Janssonio publicado en 1653

Plano tomado de la publicación Cartografía histórica de la Nueva Galicia, Universidad de Cuadalajara, Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, España, Guadalajara, Jalisco, México, 1984.

Territorio de la Nueva Galicia recorrido por los tres visitadores

Territorio de la Nueva Galicia recorrido por los tres visitadores

Notes

1 Alonso de la Mota y Escobar, Descripción de los reinos de Nueva Galicia, Nueva Vizcaya y Nuevo León, México, 1940, p. 238 Domingo Lázaro de Arregui, Descripción de la Nueva Galicia, Guadalajara, 1980, p. 190.

2 El licenciado Juan Paz de Vallecillo fue oidor de Guadalajara de 1596 a 1608. El licenciado Gaspar de la Fuente ocupó un cargo similar de 1601 hasta su muerte. El licenciado Juan Dávalos y Toledo debió conocer a sus dos colegas, ya que llegó a principios de 1608 y permaneció hasta 1620 en Guadalajara.

3 C. H. Haring, The Spanish Empire in America, New York S. Burlingame: Hancourt, Brace and World, Inc. 1952, p. 142, puede consultarse la edición en español publicada por Alianza Editorial, México, 1990; Guillermo Céspedes del Castillo, « La visita como institución indiana ». Anuario de Estudios Americanos, vol. III, Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1946, p. 984.

4 Céspedes, « La visita », pp. 984-985.

5 Haring, op. cit. p. 142; Céspedes, « La visita », p. 985.

6 Ismael Sánchez Bella. Derecho Indiano: Estudios. I. Las visitas generales en la América española (siglos xvi-xvii), Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1991, p. 9.

7 Céspedes, « La visita », pp. 986-987; Haring, op. cit. p. 142.

8 Haring, op. cit. p. 143.

9 Céspedes, op. cit. p. 999.

10 Sarabia Viejo, María Justina. Don Luis de Velasco, virrey de la Nueva España. 1550-1564, Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1978, p. 396.

11 Sánchez Bella, op. cit. pp. 16-17.

12 Recopilación de Leyes de los Reynos de las Indias. Ediciones Cultura Hispánica, Madrid, 1973, Libro II, Título XXX. Son 37 las leyes referentes a oidores visitadores en el libro y título indicados más otras tres del mismo libro y las leyes 53 y 54 del libro VI, Tit. V, y ley 28, Tit. I, Libro VII.

13 Céspedes, op. cit. p. 17. Estas últimas disposiciones se estipulaban en el Cedulario de Ayala.

14 Rafael Diego Fernández Sotelo. La primigenia Audiencia de la Nueva Galicia 1548-1572. Respuesta al cuestionario de Juan de Ovando por el oidor Miguel Contreras y Guevara, Guadalajara, El Colegio de Michoacán-Instituto Dávila Garibi, Cámara Nacional de Comercio, 1994, p. iv.

15 Antonio F. García-Abásolo. Martín Enríquez y la Reforma de 1568 en Nueva España, Sevilla: Publicaciones de la Excma. Diputación Provincial de Sevilla (Sección Historia), Serie V Centenario del Descubrimiento de América, 2, p. 46.

16 Ernesto de la Torre Villar. Instrucciones y Memorias de los Virreyes Novohispánicos. Estudio preliminar, coordinación, bibliografía y notas de Ernesto de la Torre Villar, compilación e índices de Ramiro Navarro de Anda, México, Biblioteca Porrúa 101 y 102, Editorial Porrúa S. A., México, 1991, 2 vols., vol. 1, pp. 128-129.

17 En una reciente publicación, ya citada, de Rafael Diego Fernández Sotelo, se reproducen las repuestas al cuestionario de Juan de Ovando, en la misma obra se incluye un amplio y detallado estudio introductorio.

18 Diego Fernández Sotelo, op. cit. p. xxxiv.

19 Antonio García-Abásolo González. » Resultados de una visita a Nueva Galicia en 1576 », Anuario de Estudios Americanos, tomo XXXVI, Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, pp. (3-39) 4-5.

20 Sarabia Viejo, op. cit. pp. 359-360.

21 Diego Fernández Sotelo, op. cit. p. VI; Cfr. Sarabia Viejo, op. cit. pp. 354-358 y José Francisco Román Gutiérrez. Sociedad y evangelización en la Nueva Galicia, siglo xvi, Zapopan, Jal.: Guadalajara: El Colegio de Jalisco, INAH, Universidad Autónoma de Zacatecas, 1993.

22 García-Abásolo, « Resultados », pp. 6, 8, 23-24.

23 Carcía-Abásolo. « Resultados », en este artículo el autor aunque no publica la visita completa, describe las condiciones en que se encontraba cada real de minas y sus problemas con los chichimecas. Además incluye una relación de vecinos y las haciendas de minas e ingenios que poseían.

24 Archivo General de Indias, Sevilla (AGI), Guadalajara 8.

25 AGI, Guadalajara, 8.

26 AGI, Guadalajara 148, segunda pieza, fol. 11.

27 Op. cit, fol. 12r.

28 Op. cit., fol. 24.

29 Sobre Santiago de Vera, Thomas Calvo, La Nueva Galicia..., p. 135-151.

30 Sus autos en cuanto a la fundación de Sierra de Pinos en 1603 son notables, ver AGI. Guadalajara 7.

Table des illustrations

Titre Plano del virreinato de Nueva España en 1579, perteneciente al atlas “Theatrum Orbis Terrarum” de Abraham Ortelius
Légende Plano tomado de la publicación Cartografía histórica de la Nueva Galicia, Universidad de Cuadalajara, Escuela de Estudios Hispano-Amerícanos de Sevilla, España, Guadalajara, Jalisco, México, 1984.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1590/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Mapa de la zona occidental del Virreinato, procedente del Nuevo Atlas o Theatro del Mvndo de Janssonio publicado en 1653
Légende Plano tomado de la publicación Cartografía histórica de la Nueva Galicia, Universidad de Cuadalajara, Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, España, Guadalajara, Jalisco, México, 1984.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1590/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 914k
Titre Territorio de la Nueva Galicia recorrido por los tres visitadores
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1590/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 313k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr