Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Ciudad Águila, Villa Serpiente

 | 
Louis Panbière

Conclusión

Texte intégral

…Como soy mestizo, me enriquezco en el espacio de las mezclas.
michel serres

1Este rápido recorrido por los "tiempos mexicanos", según la expresión de Carlos Fuentes, lejos de describir los usos y costumbres de los juegos y de la cultura en la capital, permite sin embargo poner en evidencia ciertos hechos de civilización muy útiles para la comprensión de las relaciones sociales en la ciudad. La aglomeración puede unir o separar a las muchedumbres que ahí residen. La promiscuidad puede provocar el intercambio o la guerra. Es sobre todo en las grandes ciudades –México es un buen ejemplo, pero las metrópolis contemporáneas no hacen más que ilustrar nuestro propósito– donde pueden producirse fracturas sociales y separar a la gente. La causa principal de esta separación se debe buscar, con seguridad, en las estructuras culturales y en las diversiones, pues es ahí donde se establecen los códigos y los lenguajes se constituyen, discrepan y se estratifican. Las clases se alejan unas de otras y los espacios culturales se diferencian. La "alta" cultura que se define como unívoca y universal no reconoce a la "baja cultura" y excluye de los medios de expresión y de la vida comunitaria a una gran parte de la población.

2La ciudad es, pues, un campo de prueba privilegiado para diagnosticar los efectos de la evolución cultural: la organización de las diversiones y de los fenómenos de expresión cultural, ¿serán un factor de separación o de unión? ¿Provocarán la guerra o conducirán a la armonía? ¿Es la cultura un factor de integración o de exclusión? Siempre se han planteado estas preguntas, pero nuestra época las considera con más interés, puesto que exclusión e integración están en el meollo de todos los fenómenos sociales.

3En la ciudad de México que en todas las épocas fue una metrópoli importante, podemos ver con claridad cómo en el curso de los siglos y de las mutaciones históricas se han resuelto los conflictos de la pluralidad. Tomando como punto de partida la época precolombina hemos descrito un círculo que hoy parece cerrarse. Las fracturas sociales, mucho más que por la ecología, la economía o la política, han sido provocadas por las exclusiones de tipo cultural. En Tenochtitlán, a pesar de las jerarquías, la población no tenía más que un impulso común hacia placeres diversos y formas culturales en todos sentidos y para todos los ejercicios espirituales. Con la Conquista y la llegada de los españoles, aunque el movimiento y el mestizaje mezclan gentes y razas, aparece una distinción entre la expresión "culta" y la popular. El abismo se amplía aún más en la época de la Independencia, paradójicamente, en el preciso momento en que los criollos europeizan su cultura e ignoran las expresiones populares. El régimen de Porfirio Díaz, obsesionado por el orden y el progreso, por la "civilización" y la lucha contra la "barbarie", rechaza los particularismos y persigue todo lo que no es expresión "universal" europea. Hemos pasado de la comunión a la separación, luego al desprecio y por fin a la exclusión. La armonía plural se había vuelto una cacofonía insoportable. El traje de Arlequín del hombre de la ciudad fue rechazado en favor del frac y el sombrero de copa, símbolo perfecto de la separación entre lo alto y lo bajo, entre la nobleza del águila y la bajeza de la serpiente.

4Después de largas ambivalencias y ambigüedades, nuestra época empieza a poner en duda la noción universal de la cultura y del ocio. Entiende que la pluralidad no es necesariamente una cacofonía sino que puede llegar a ser una sinfonía. El traje de Arlequín es más deslumbrante que heteróclito y el hombre plural se arranca la máscara de universalidad no sentida para afirmarse mejor él mismo. Aunque la ósmosis está lejos de realizarse, estamos en camino de un encuentro, eso es evidente. El águila ya no permanece en las altas esferas, y la serpiente no se complace en el lodo donde se le quería confinar. Hay cada vez menos categorías sociales de la cultura y del placer; se comparten cada vez más sin reticencias ni prejuicios. Todos los citadinos pueden quitarse la máscara y liberar sus instintos o elevar su espiritualidad; todas las vías abiertas. Si las diversiones y la cultura se comparten realmente, el intercambio remplazará a la guerra y la hostilidad se apartará para ceder el sitio a la comprensión y al respeto mutuo en el uso libre y común de la expresión y de los placeres.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr