Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Tercera parte. Formar el público moderno

La comunidad de lectores y la formación del espacio público en el Chile revolucionario: de la cultura del manuscrito al reino de la prensa (1808-1833)

Celine Desramé

Texte intégral

  • 1 Al no poder detallar una bibliografía abundante, nos referimos a los trabajos de Roger Chartier, y (...)

1Las técnicas masivas de reproducción del escrito llegaron tarde a Chile, donde fueron introducidas en 1811 con los auspicios del régimen revolucionario de José Miguel Carrera. El paso de la cultura del manuscrito al reino del impreso fue contemporáneo de las transformaciones políticas de la Independencia y, por tanto, lo que proponemos aquí es un estudio de las relaciones con el escrito en el seno de la sociedad chilena cuando ésta irrumpe, con la brutalidad característica de los tiempos revolucionarios, en la era del discurso y de las formas de la política moderna. Nos servimos de los trabajos recientes de historia de la lectura que han ampliado el campo con un enfoque hacia los modos de apropiación y de circulación de los textos;1 nuestro estudio subraya los efectos que tuvo el desarrollo de la lectura individual en las prácticas de sociabilidad que acompañaron el surgimiento de un espacio público inédito.

2En 1789, una solicitud del Cabildo de la capital a la autoridad monárquica para obtener la autorización de establecer una imprenta había quedado sin efecto, hecho que posteriormente alimentó el resentimiento de los criollos, convencidos de haber sido despojados arbitrariamente de los instrumentos de la Ilustración. En realidad, la Audiencia no logró nunca formalizar la solicitud... Así pues, hubo que recurrir en 1810 al pequeño taller de la Universidad, que se había encargado hasta ese entonces y de manera tan esporádica como ar-tesanal de los “trabajos de ciudad”: circulares, prédicas, etc., para imprimir las 300 convocatorias al Cabildo Abierto del 18 de septiembre de 1810. Sin embargo, mientras la Capitanería vivía en la inquietud la prolongación de la crisis monárquica, los vecinos mejor informados daban ya a la introducción de la prensa el carácter de urgente, con el fin de “uniformar la opinión pública a los principios de gobierno”.

3Al siguiente año el régimen revolucionario procedía a importar desde los Estados Unidos una máquina que venía acompañada por sus tipógrafos, y pronto salía a luz el primer periódico impreso. La emblemática Aurora de Chile se convertía de inmediato en el elemento más dinámico de una ofensiva propagandística abiertamente favorable a las ideas liberales y a la Independencia, dando así testimonio de que el progreso técnico y la revolución iban juntos. Una descripción un tanto sardónica subraya el júbilo general que acogió su aparición:

  • 2 Cf. Fray Melchor Martínez, Memoria histórica sobre la revolución de Chile desde el cautiverio de Fe (...)

No se puede encarecer con la palabra el gozo que causó el establecimiento de la imprenta. Corrían los hombres por las calles con una Aurora en la mano y deteniendo a cuantos encontraban, leían y volvían a leer su contenido, dándose los parabienes de tanta felicidad y prometiéndose que por este medio, pronto se desterraría la ignorancia y ceguedad en que hasta ahora habían vivido...2

4No obstante, y aunque llenara una brecha en el plano técnico, la prensa no se instalaba ex nihilo en el campo de la lectura. Tampoco iba a hacer tabula rasa de los hábitos anteriores en la materia. En efecto, se injertaba en un sistema preexistente, dominado por el manuscrito y marcado por el peso de la comunicación oral, que había operado hasta el momento la mediación indispensable para que circularan los textos. Esas maneras de leer anteriores a la etapa del impreso individualizado fueron ampliamente movilizadas para las “novedades” en las que se apoyó la entrada en política de la élite urbana en el lapso transcurrido entre 1808 y 1812, durante el cual el escrito invadió el espacio urbano. La introducción de la prensa (en una amplia escala, pues entre 1828 y 1830 se contaba en Santiago con una quincena de publicaciones anuales) no operó una ruptura inmediata, puesto que el canal de circulación de las noticias, polémicas o debates respetó, en un primer momento, la oralidad tradicional en el seno de grupos más o menos numerosos.

5Cualquier reflexión sobre la cultura escrita en Chile plantea, desde esta perspectiva, el problema de los medios que facilitaron, en una sociedad escasa de impresos durante los años que precedieron a la adopción de formas modernas de comunicación, el uso de textos efímeros, antes de adoptar las formas modernas de la comunicación. Bastarían sin embargo algunas décadas de expansión para modificar las formas de sociabilidad, en el sentido de agudizar las jerarquías socioculturales, pues la posibilidad de un acceso autónomo al escrito empezaba entonces a definir un modelo de ciudadano. El arraigo de las prácticas comunitarias suscitaba, en contrapunto, la conservación de asambleas populares donde la pedagogía cívica seguía utilizando la vía del discurso.

OBJETOS Y CONDICIONES MATERIALES DE DIFUSIÓN DEL ESCRITO

  • 3 Es notable la riqueza bibliográfica de los establecimientos jesuitas, principales beneficiarios de (...)
  • 4 Como la de José Valeriano de Ahumada, rector de la Universidad San Felipe en 1758, “el hombre a mi (...)
  • 5 Conservado en la Sala Toribio Medina de la Biblioteca Nacional.
  • 6 Según la fórmula acostumbrada “...y para que llegue a noticia de todos y nadie alegue ignorancia pu (...)

6La mutación de las formas escritas fue extremadamente rápida si consideramos que en dos décadas la hoja volante manuscrita cedió lugar al diario moderno, elaborado por los publicistas. Aunque se conservan pocas huellas de su circulación, hay que recordar la fuerte presencia y relevancia del escrito manuscrito a finales de la época colonial. La mayoría de los textos introducidos por los comerciantes, los establecimientos religiosos,3 los miembros cultos de la aristocracia propietaria o viajeros de paso eran impresos, pero las bibliotecas particulares más importantes contaban con numerosos manuscritos.4 De este modo también penetraron las novedades, como aquel ejemplar copiado a mano de la “Declaración de los Derechos del Hombre” y de la Constitución Francesa de 1791,5 a pesar del celo de las autoridades por impedir la entrada de literatura subversiva desde 1792. Las movilizaciones más espectaculares del escrito que sacudieron a la sociedad colonial se dieron en el marco de las “emociones populares” cuyo blanco eran los administradores de impuestos, y fueron acompañadas por proclamas versificadas y pasquines difamatorios. Surgían así como respuestas a los “bandos” de la autoridad legítima, que se pregonaban según “la identificación tradicional entre la fuerza de la ley y su proclamación oral”.6Más allá de su poder de movilización real, aquellas producciones escritas contribuían a ordenar la secuencia de los acontecimientos, función que más tarde llegaron a ejercer los periódicos.

  • 7 Cf. Cartas de Javiera Carrera a Pedro Díaz Valdés, en Sergio Vergara Quiroz, Cartas de mujeres en C (...)
  • 8 Melchor Martínez, Memoria histórica, y Manuel Antonio Talavera, Revoluciones de Chile. Discurso imp (...)

7La forma manuscrita se mantuvo dominante hasta 1812 y su circulación marcó el compás de las primeras jornadas revolucionarias, estos ciclos cortos de florecimiento de una literatura dedicada a comentar la actualidad política. Pasquines y proclamas hacían su aparición en repetidas oportunidades, sea en la plaza o en los atrios, sea entregados “a domicilio”, como fue el caso de los poemas patrióticos que llegaron en 1810 a las mejores casas de la ciudad.7 Tales composiciones efímeras perduraron, aun cuando estaban en su mayoría impresas, hasta la década de 1830, antes de verse sustituidas por el diario, que entonces tomaba posesión de los salones. No obstante, su persistencia demuestra el alcance del sistema de circulación de las hojas volantes en la socialización de los mensajes ante un “público” informal, híbrido, cambiante... Respecto de las hojas volantes, dos fuentes narrativas nos entregan una cronología bastante regular de su aparición, comprendida, durante la Patria Vieja, como una ofensiva de apropiación del espacio urbano; estas fuentes son valiosas en tanto que estos materiales vulnerables se han perdido en gran parte.8

  • 9 Cf. Archivo epistolar de la familia Eyzaguirre, 1747-1854, Buenos Aires, 1960.
  • 10 Cf. Epistolario de Bernardo O’ Higgins, t. 2.

8Por otra parte, varias redes de correspondencia epistolar que se extendían más allá de las fronteras del reino participaron, desde la época colonial hasta bien avanzado el periodo decimonónico, en la transmisión de las noticias, lo que nos permite subrayar el alto grado de integración humana, ideológica y hasta material que existía en la América hispánica. La prioridad otorgada al intercambio epistolar siguió siendo un rasgo dominante de la cultura política criolla durante todo el siglo xix y una buena señal del peso de las relaciones interpersonales. Muchas opciones políticas, así como la armazón de los “partidos”, nacieron de esos frágiles fajos de cartas intercambiadas entre diversos puntos del territorio nacional, a pesar de los obstáculos geográficos. Vemos a Agustín Eyzaguirre “sembrando” hacia las provincias las misivas y consignas de voto para el Congreso de 1811,9 mientras que Bernardo O' Higgins, en vísperas de las elecciones parlamentarias de 1822, tomaba la pluma para apoyar las candidaturas oficiales.10

9Antes aún de que la imprenta ofreciera a la pedagogía política el espacio infinitamente reproducible de las columnas periódicas, algunos militantes revolucionarios habían encontrado, en plena crisis monárquica, los medios para difundir a gran escala las novedades de aquellos tiempos. Un testimonio posterior nos hace presenciar una verdadera empresa de edición manuscrita, al describir a algunos activistas dedicados a la fabricación de “novedades a mano” gracias a la copia de documentos recibidos de España. El objetivo de una difusión “masiva” a escala de la comunidad urbana daba el tono de una operación que participó durablemente de la politización general... ¡de las élites!

  • 11 Cf. carta de José Agustín Arcos, “escribiente” de Bernardo Vera, al gobernador intendente fechada e (...)

No poseíamos el ventajoso artefacto de la prensa; y era necesario que una pluma infatigable, precisada a disfrazarse en medio de los riesgos de la Tiranía ya recelosa, multiplicase las copias que debían despertar el letargo de los vasallos y mostrarlos que eran ciudadanos. 160 ejemplares fueron el primer fruto de mi empeño, trasladando aquel primer papel titulado “Sentimientos Patrióticos”; 72 del otro que trazaba el “Retrato y juicio de los Españoles respeto a la América”; 45 de la “Proclama sobre la jura de Fernando VII” que sembraba aquella celebre proposición etc...11

  • 12 Cf. Ricardo Donoso, Las ideas políticas en Chile, fce, México, 1946.

10Según este testimonio, la reproducción manual alcanzaba tiradas cercanas, en resumidas cuentas, a la media de las ediciones impresas entonces disponibles e iba creciendo. A título de comparación, si el número de copias recibidas del “Manifiesto” del Consejo de la Regencia a los Americanos del 14 de febrero de 1810 no pasaba de 18 a 20, en cambio, la puesta en circulación de 400 ejemplares de un “Catecismo público... ” impreso en Buenos Aires suscitó en 1811 la alarma de las autoridades eclesiásticas.12 Pero ya en esa fecha se había llegado a la elaboración de un corpus original, como ese “Papel del fuego” dictado en 1810 a su amanuense por Bernardo Vera, instituido héroe-heraldo del “pueblo” contra el absolutismo, desde un calabozo de Valparaíso. El protagonista olvidado reivindicaría más tarde su papel en la difusión intensiva del escrito como preludio al cuestionamiento de los fundamentos del poder y a la transformación radical de individuos monárquicos en “ciudadanos”.

  • 13 Cf. Diego Barros Arana, Historia general de Chile, t. 8, p. 35.
  • 14 Cf. Archivo José Toribio Medina, colección de manuscritos.

11Sin embargo, los impresos ocasionales que estaban llegando al ritmo del proceso revolucionario español marcaban claramente la pauta de la instrumentalización del escrito como fuente de legitimación del poder. La población santiaguina presenció repentinamente esta problemática en una proclama fechada en agosto de 1808, donde la revelación de la traición de Bayona desembocaba en una llamada al levantamiento general: “Españoles armaos al momento...”13 Surgía así, en una provincia lejana del Imperio, el lenguaje rico en metáforas del primer liberalismo hispánico y su cortejo de reflexiones sobre la composición, la legitimidad y los principios del gobierno. Después de la constitución de las Juntas y a medida que se radicalizaba la experiencia revolucionaria, las ofensivas propagandísticas se cruzaron entre ambos campos. El desarrollo de la “guerra de las palabras” llevaba a la misma Inquisición a promover la contrapropaganda frente a los ataques de la prensa liberal, como lo sugería en 1811 su representante local: “Para embotar este veneno escupido hasta por acá por varios periódicos de España seria muy conducente que mandárese imprimir en esta capital y esparcir las justas impugnaciones que al mismo tiempo se han publicado contra los discursos dellos”.14

12Por consiguiente, el escrito producido en serie fue cada vez más utilizado, sea para afirmar y comentar una victoria de la facción dirigente o de los ejércitos patriotas, sea cuando se trataba de difundir los textos fundadores del nuevo régimen, etc., ante unos ciudadanos ahora constantemente interpelados de esta forma. Se recurrió a la prensa inclusive en el momento de editar en quechua las arengas de los “libertadores” a los habitantes indígenas de Perú, entre 1819 y 1820. El año 1829 marcó un hito cuando la intensificación de las luchas electorales produjo una proliferación de hojas volantes impresas que reproducían (repercutiéndolas) exhortaciones, listas de candidaturas y declaraciones programáticas, aparecidas al mismo tiempo en los periódicos.

13Aun el rápido desarrollo de la prensa periódica no tenía correspondencia con la demanda real. El apoyo gubernamental, consistente en una suscripción sistemática cuyo número variaba, era lo que permitía mantener a flote a los periódicos de escasa tirada, aunque no dejara de influir en el contenido de las composiciones. Por lo demás, pocas hojas fueron capaces de subsistir a “largo plazo”, ya que su duración oscilaba entre una semana, varios meses y, en casos excepcionales, algunos años.

  • 15 Referenciado en un lote proveniente de la sucesión Miguel Varas Velázquez, durante la venta de su b (...)
  • 16 Cf. Domingo Amunátegui Solar, Pipiólos y pelucones, 1939, p. 92.

14El notable crecimiento de la producción se originaba en parte en la multiplicación de las imprentas. La primera, desembarcada, como lo hemos visto, en noviembre de 1811 con tres tipógrafos estadunidenses, inauguró su actividad con la reedición de la “Carta de un Americano al Español sobre su Numero xix”.15 Una tipografía apretada y la ausencia de aeración, características de los manuscritos, delataban en los primeros trabajos ritmos de producción muy desiguales. La designación de los talleres evocaba la cronología y las principales etapas de la transformación ideológica: del Superior Gobierno (1812); del Estado (1812-1814); de la Independencia (1818-1825-1829); Imprenta Nacional; de la Federación; Imprenta Republicana; de la Opinión (1830), etc. Podemos señalar este mismo año entre los particulares en posesión de la preciosa maquinaria a los Egaña, por las gestiones de Mariano para traer desde Europa una imprenta con caracteres móviles “para las producciones literarias y traducciones, diarios y papeles que queramos publicar ya sea abiertamente ya guardando un riguroso incognito, y suponiendo hecha la edición en otro país”.16 La imprenta se desplazaba, según las necesidades, hacia la escena político-militar: es así como un taller volante acompañaba desde Mendoza la expedición de los Andes. Algunos años más tarde, el ejército lanzado con el general Prieto al asalto de la capital emitía con su imprenta de campaña unos comunicados galvanizadores destinados a extender la rebelión, además de un periódico, el Correo del Pueblo, que alcanzó cuatro números en diciembre de 1829. La concentración de los medios técnicos en Santiago fue hábilmente compensada por el Valdiviano Federal, que salía manuscrito semanalmente y se reimprimía después en la capital en series mensuales durante 1827. Correspondió, por fin, al Mercurio de Valparaíso, cuyos editores estaban empeñados en demostrar su independencia en los asuntos políticos, el ofrecer en 1829 la primicia de una edición cotidiana.

  • 17 Cf. La Clave, núm. 85, 22 de mayo de 1828.

15Aunque los libros iban entrando tímidamente en la economía mercante, la escasa especialización de los puntos de venta, que por lo demás eran legión, constituía un buen indicador de la estrechez del mercado. La oferta mezclaba periódicos y obras diversas, como los famosos catecismos editados en Londres por Ackerman con destino a la América hispanó-fona.17 La llegada de material proveniente de Europa o de Norteamérica era conocida por la prensa. Este panorama llevaba a un oficial de marina, de paso por Santiago entre 1827 y 1828, a describir sin complacencia la ausencia de una oferta digna de ese nombre:

  • 18 Cf. William Ruschenberg, Noticias de Chile, Ed. del Pacífico, Santiago, 1956, p. 82.

Casi todas las tiendas tienen unos cuantos libros sobre sus estantes, que en general son traducciones del francés o de obras eclesiásticas. No hay una sola librería en toda la ciudad; la colección mas grande de libros en venta se encuentra en medio de la cuchillería y ferretería de un almacén. No pude conseguir el Don Quijote en Santiago a pesar de ser tan popular.18

16Si operamos una transición de las palabras a la imagen, el campo de la sátira literaria y de la caricatura reflejaba los pormenores del accidentado calendario político, ofreciendo claro testimonio de un profundo trastorno de los valores. Hasta 1811 el anonimato caracterizaba al sistema de producción; la firma seudonómica era introducida de manera preventiva; era el caso de “El patriota de Chile” y su “Rasgo Patriótico” (descubierto, en el mes de julio de 1810 por las autoridades monárquicas, en el diálogo entre Santiago Leal y Patricio Español) y de “José Amor de la Patria”, quien firmaba durante el invierno su famoso Catecismo político-cristiano. La fórmula dificulta cualquier investigación en paternidad literaria sobre estos textos, cuyos procedimientos de circulación importaban, en definitiva, tanto como su génesis intelectual. Con el nacimiento de la prensa, los “publicistas” adoptaron a la brevedad el anagrama, que permitía una mayor libertad de tono: la sátira se instalaba en el Seminario Republicano y en el Monitor Araucano. Pero ese disfraz literario estaba lejos de ocultar la identidad real de los autores, quienes eran paralelamente miembros connotados de la dirigencia revolucionaria. Antonio José Irisarri y Camilo Henríquez tuvieron que asumir en carne propia las audacias de sus dobles: Terraza y Rejón y Quirino Lemachez. Este último había propuesto en 1813 una obra satírica titulada Procesión de los Lesos, donde mostraba, mediante seudónimos, a la élite dirigente todavía dominada, como efecto de la atávica modorra, por el conservatismo social y la tibieza política. La representación cáustica descansaba en un sistema de indicaciones y claves que permitían la identificación de cada uno de los personajes.

17La ironía, al mismo tiempo que avala la importancia de los juegos literarios como fuente sobre la organización social con base en sus contenidos narrativos, reflejaba con brío el predominio de las relaciones personales en el microcosmos urbano. Lo que son enigmas de atribución para nosotros eran evidencias para los lectores de aquella época. Los hábiles prosistas dotados de identidades múltiples (C. Henríquez, Manuel José Gandarillas,. Bernardo Vera, Antonio José Irisarri, Manuel de Salas, etc.) pasaron de la confección de los panfletos a los periódicos, lo que constituye otra señal de que el reino de la prensa se construyó, durante estas dos décadas, en estrecha simbiosis con los hábitos y las competencias preexistentes.

  • 19 Cf. Manuel Antonio Talavera, Revoluciones de Chile, p. 190.
  • 20 Cf. Benjamín Vicuña Mackenna, Vida de O’Higgins, Santiago, 1882, p. 138 (nota).

18Durante algún tiempo las imágenes sueltas prosperaron, sea en 1811 para ridiculizar a los revolucionarios de Valparaíso19 o al ambicioso Juan Martínez Rozas,20 sea para estigmatizar la fiebre de galones entre la juventud patriota. Pero esta veta se difuminó ante el impacto del discurso periodístico y la aparición de nuevos procedimientos técnicos de impresión. Por lo demás, el recurso a la alegoría y la fuerza del universo metafórico literario (bestiario) subrogaron con eficacia cierto “vacío” en la materia. Fue entonces necesario esperar varias décadas para ver de nuevo surgir en la prensa chilena, y en forma perenne, las caricaturas en imágenes.

LECTURAS, PODER Y SOCIEDAD. EL LABORATORIO DE LA PATRIA VIEJA

El peso de lo oral y de lo colectivo

  • 21 Cf. la fórmula de Arlette Farge, en “Familles, L’honneur et le secret”, Histoire de la vie privée, (...)
  • 22 Según el vizconde de la Thouane, en Journal de la navigation autour du Globe... de Bougainville, Ar (...)

19La equivalencia entre leer y decir, o “el oír leer”, define aquellos hábitos de lectura que ofrecían a los textos efímeros un eco multiplicado gracias al trabajo de la comunicación oral, primera proveedora de sociabilidad.21 Sin entrar en el detalle de los ruidos de la calle, entre el “pregón” de los vendedores, los campanazos, procesiones y los clamores de diversos orígenes, hace falta mencionar al respecto una organización característica del espacio urbano santiaguino, la de los “serenos”. Eran los pregoneros públicos encargados por la municipalidad de realizar patrullas de vigilancia nocturnas que incluían el anuncio sistemático de la hora en cada cruce. Esta cadena humana, que cubría toda el área urbana, tenía también un papel esencial en la transmisión de los mensajes de casa en casa e incluso en caso de incendio. El silbido del sereno, acompañado de un sonoro “Viva Chile”, resonaba aún en la época republicana por las noches en Santiago.22

20La revolución aparece en ese entorno como una “explosión de la palabra” en relación con lo escrito. De esta movilización del verbo y del oído dan cuenta, hasta en sus dispositivos internos, varias fuentes: desde el Catecismo político-cristiano que presenta en 1810 al público en la actitud de “oír y callar” las “proclamas y manifiestos” hasta el Diálogo entre un liberal y un servil (1813), donde los personajes alegóricos descubren la propaganda patriótica “oyendo leer sus papeles públicos”. Con acotaciones como “¿Has leído u oído leer el Catecismo de los Patriotas y tantos otros escritos sólidos...? ”, estamos en la confluencia entre las formas modernas de la pedagogía política y una sociedad tradicional.

  • 23 Cf. M. L. Amunátegui, Los precursores de la Independencia, Ed. Barcelona, Santiago, 1909.
  • 24 Cf. Barbara de Negroni, Lectures interdites. Le travail des censeurs au xviiie siècle, Albin Michel (...)

21Dar al mensaje un impacto óptimo equivalía a volverlo ruidoso por medio del pregón. De modo inverso sólo una “lapida de silencio” garantizaba, 30 años antes, que nada se filtraría de un manifiesto sedicioso.23 Por su parte, en 1810 la autoridad dejaba incomunicados a los presuntos autores de panfletos en circulación, puesto que “en oírlos en juicio abierto [...] se propagara el mal ejemplo”: la palabra monárquica cuestionada en pequeños círculos de letrados ya no era absoluta, y su negación llevaba en germen el poder de acción de las élites locales.24 Se puede apreciar, según el mismo punto de vista, la política de cordón sanitario practicada por los regímenes revolucionarios con el objetivo bastante ilusorio de circunscribir, mediante el silencio, el discurso adverso.

  • 25 Recordemos la importancia del arte de la oratoria en la formación de las élites, por ejemplo en la (...)
  • 26 Cf. M. L. Amunátegui, La crónica de 1810, t. 3, Santiago, 1899, p. 92.

22A fortiori si descendemos hasta lo más íntimo de las prácticas, la aparición de la imprenta no parece haber hecho caducar las anteriores maneras de leer, que privilegiaban la memoria y la oratoria.25 La evolución de los soportes no implicó de manera automática la pérdida de hábitos arraigados. Tal era el caso para Gaspar Marín, actor eminente de las luchas políticas y letrado destacado en la disertación verbal, que continuaba practicando en el umbral de su vida la recitación cotidiana de los textos sobresalientes de su itinerario intelectual.26 ¿Cuántos otros permanecieron duraderamente fieles a esta disciplina?

23Pero el espacio social de recepción de los textos era tanto más vasto cuanto que su apropiación era colectiva. En este escenario el rumor se presentaba inicialmente como el sistema de transmisión de las novedades mejor estructurado por operar una mediación fundamental entre las diferentes capas de la sociedad. Todos los testimonios describieron así la zona central de la ciudad como un escenario de rumores, cuyos ecos acababan por constituir la realidad tangible. Ellos, sin embargo, lejos de surgir de manera fortuita, se apoyaban en soportes materiales, pasquines, carteles o caricaturas que comentaban la modificación de los equilibrios tradicionales: reemplazo de las autoridades, irrupción de novedades ideológicas, aparición de nuevas prácticas políticas... Las “noticias de estrado”, o noticias oficiosas generadas en el surco del rumor cubrían con su “tupido velo” las estrategias y los intereses de los grupos en competencia por el poder. Intentemos, por un instante, levantarlo.

24Cuando la Junta inició, a fines de 1811, una investigación rigurosa acerca de repetidas acusaciones vertidas contra el clan Carrera, buscaba en realidad cortar los ruidos que circulaban sobre una disolución inminente del Congreso y un hipotético proyecto de restauración monárquica. Rumores aquellos tanto más difíciles de controlar para los hombres en el poder en cuanto participaban del funcionamiento mismo de la política faccionaria, cuyas redes estaban todas implicadas: desde la familia rival de los Larráin hasta los conventos, pasando por los oidores. En este momento particularmente crítico de la experiencia revolucionaria, que se venía radicalizando desde el “pronunciamiento” carrerista de septiembre, los rumores circulaban una hostilidad creciente al rechazo de las autoridades monárquicas ayer legítimas. Las conclusiones de la encuesta (“Los testigos deponen de oídas vagas, y citando unos a otros no se ha descubierto el origen... ”) subrayaban sin embargo el carácter ilusorio de cualquier reconstitución, dado que la operación racional entraba en contradicción con el funcionamiento anónimo y colectivo del sistema.

  • 27 Cf. M. A. Talavera, Revoluciones de Chile; Cf. expediente en el Archivo de Sergio Fernández Larraín

25Se trataba por consiguiente de un dispositivo particularmente apreciado y eficaz para la circulación del escrito. Eso se había podido comprobar el año anterior en Valparaíso después de que la Junta recién formada en la capital hubiese sido reconocida por las autoridades locales. La noticia, sin embargo, había puesto en alerta a la pequeña sociedad portuaria, preocupada por su seguridad. Pronto una campaña de pasquines atacaba a los hombres conocidos como los primeros “patriotas” por su participación en una tertulia cercana a la Junta: una serie de caricaturas los llevaba en efigie a la horca y aun a la hoguera27 como culpables de traición a la causa monárquica. Para los investigadores enviados desde Santiago, ante la oposición creciente de la población al nuevo gobernador designado, un capitán de fragata era el principal sospechoso de difundir solapadamente escritos exaltando la obediencia a las autoridades de Lima y, por consiguiente, de fomentar la agitación general alimentándola con los rumores de una movilización militar orquestada por el virrey:

  • 28 Cf. Melchor Martínez, Memoria históriça, t. 1, p. 217.
  • 29 El mismo autor insinúa que los papeles destinados al virrey habrían sido introducidos con el propós (...)

26“Estas y otras muchas favorables noticias se comunicaban por manuscritos e impresos incontestables, pero recibieron mayor certidumbre por confesión verbal de los chilenos expulsados de Lima que vinieron en la misma embarcación”, subrayaba poco después el cronista realista.28 Esta vez se logró descubrir los artículos y croquis que habían generado el movimiento,29 y para dar todo su sentido al episodio, recordemos la responsabilidad de los potentes bodegueros porteños, hostiles a la libertad de comercio, en atizar el desorden... No obstante, el rumor se apaciguó en cuanto se secó su fuente material.

La individualización de la lectura

27Elemento determinante, en este entorno, para “la acul-turación” hacia la modernidad, la individualización de la lectura afectó a la franja de la élite familiarizada, en el siglo xviii, con los objetos y los ritmos intelectuales de la Europa ilustrada. La correspondencia mantenida por José Antonio Rojas durante un viaje a España de 1773 a 1777 contiene numerosas indicaciones sobre su transición hacia un modo de lectura intensivo, el cual significaba también una liberación de las exigencias corporales. Vemos aquí a nuestro viajero adquiriendo rápidamente la autonomía que caracteriza la lectura silenciosa. Rojas aprovechó también la estancia para abastecerse en los principales centros de la edición contemporánea de obras de “filosofía”, economía política y ciencia. A su regreso, y con el resguardo de las garantías pontificales, introducía en Chile los dos primeros ejemplares de la Enciclopedia, así como obras sobre las prácticas asociativas que invadían, en la misma época, los círculos reformistas.

  • 30 Tissot figura en buen lugar en las listas de obras presentes en Chile a fines del periodo colonial.

28Aunque la lectura era para él el mejor remedio contra la nostalgia de su país y ofrecía una compensación frente a una realidad poco amena, debió deshacerse de ciertos prejuicios muy comunes entonces. Su propio corresponsal, Manuel de Salas, se hacía eco del doctor Tissot, de duradera influencia en cuanto a denunciar la nocividad de la actividad intelectual para el organismo,30 advirtiéndole amistosamente sobre los riesgos de abuso: “Esa santa aplicación también suele ser nociva cuando es sin descanso y porque al mismo tiempo que ilustra, disipa las fuerzas corporales”.

  • 31 Cf. Sergio Vergara Quiroz, “Iglesia y Estado en Chile, 1750-1850”, Historia, núm. 20, 1985.

29Tales clichés hostiles hacen aflorar las resistencias que fue provocando la interiorización silenciosa en una sociedad profundamente estructurada en torno de lo oral, en la que se daba prioridad al gesto y al oído durante el proceso de aprendizaje; recordemos que durante mucho tiempo aún, en los bancos de las escuelas primarias, la memorización repetitiva de los signos grabados en tarjetas de cartón unida a gestos de devoción y ejercicios de coro, constituyeron la única iniciación a la lectura.31

La “publicidad” del escrito contra el anonimato y los usos privados

30Como en la España constitucionalista, la libertad de prensa se impuso sin ambages; para hombres que vituperaban la opresión cultural practicada por el régimen monárquico, era difícil no probar en la práctica sus beneficios. Trastornando un régimen del escrito en el cual el anonimato era lo más común, la libertad de prensa era además un arma contra los manuscritos clandestinos. El debate sobre el canal de expresión de la opinión dividió algún tiempo al Congreso donde los partidarios de los pasquines, que optaban por así “respetar la opinión pública que se explica de este modo”, fueron derrotados frente a la opción de priorizar las nuevas técnicas de comunicación. La Junta de Carrera decretó —por bando— la prohibición de los pasquines... “anónimos” —tautología reveladora— después de que un Tribunal de Seguridad Pública fuera encargado en junio de 1811 de frenar su avalancha cotidiana. Al mismo tiempo se alentaban las representaciones dirigidas al gobierno con la sola condición de que vinieran firmadas, lo que por entonces era una verdadera apuesta. Fue, sin embargo, un paso importante hacia el régimen del escrito individualizado.

  • 32 Se encontraba ya la distinción en Malesherbes, partidario de un equilibrio entre “la libertad de es (...)

31La invocación de “la opinión” se volvió el leitmotiv de los grupos insurgentes dedicados a la fabricación de un consenso político, y la imprenta del Estado les ofreció desde 1812 en adelante el monopolio del dispositivo técnico para la producción escrita. Con el decreto de junio de 1813, que sería el modelo en la materia hasta 1828, la prensa gozaba en teoría de la ausencia de censura previa, siendo en realidad erigida en transmisora del mensaje revolucionario. Las medidas de confinamiento de los editorialistas impertinentes o miembros de facciones rivales siguieron siendo en definitiva la mejor manera de expulsar, al menos temporalmente, la palabra crítica. El equilibrio era desigual entre la proclamación de los principios liberales y la obligación de “formar y dirigir la opinión publica”, constitutiva de la política moderna.32

  • 33 Cf. Archivo Diego Barros Arana, 25-203, fols. 645-646.

32Por consecuencia, las prácticas epistolares se veían perseguidas por su influencia directa sobre el estado de la opinión. A finales de 1812 se inició un proceso en contra de Domingo Salamanca por haber ridiculizado a los Carrera en una carta dirigida a Lima. El caso permite medir la resistencia de la sociedad frente a la intromisión del nuevo poder en un choque entre la invocación de las libertades individuales y una definición ampliada del espacio público. Donde la comunicación dejaba de ser verbalizada, la correspondencia escrita entre particulares abría, por ende, un espacio de reflexión autónomo antagónico al proyecto carrerino de controlar las reacciones de la población. Por su parte, el acusado recusaba el control excesivo que se había arrogado el poder político sobre los comportamientos, invocando el concepto tradicional de publicidad según la legislación hispánica, la cual nacía “echando los papeles a lugares públicos”. En buena cuenta argumentaba, sin esta mediación y dado que el intercambio de misivas pertenecía a usos privados susceptibles de escapar a la mirada omnipresente del Estado, que nada debiera haber filtrado sus posiciones: “así es que las Leyes humanas no castigan la opinión del hombre mientras permanece en la esfera de un pensamiento privado”. ¿No era en definitiva el propio régimen responsable del delito invocado por contravenir sistemáticamente al principio de inviolabilidad de la correspondencia, por el riesgo de difundir sus contenidos?: “Que yo no he sido el autor de que se hagan públicos mis pensamientos” [...] “la culpa de la publicidad de mis expresiones no ha sido mía”. “Yo no he publicado especie alguna.”33

  • 34 Cf. Jean-Marie Goulemot, “Les Pratiques littéraires ou la publicité du privé”, en Histoire de la vi (...)

33La irrupción de una norma externa en los asuntos domésticos parece haber contribuido bastante a la aceleración de una forma de repliegue hacia la intimidad. El secreto, aquí, ya no era vergonzoso y tampoco se interpretaba el retiro o el aislamiento como signos de una marginalidad sospechosa, sino como actitudes individuales dignas de respetarse, incluso necesarias para proteger al individuo del control ejercido por la comunidad.34 Mientras la lectura oral remitía al espacio comunitario, la lectura silenciosa imponía relaciones individuales relacionadas con el “nacimiento de la vida privada”. Por lo tanto, Salamanca fue absuelto y el juicio resuelto por la ausencia de delito, tratándose de textos de circulación extremadamente restringida: “No deba darse el dictamen de libelo famoso a esta especie de cartas, como no pública...”

  • 35 Cf. Colección de historiadores y documentos relativos a la Independencia de Chile, t. 21, 1912.

34El anclaje político de los usos manuscritos desafiaba la mirada inquisitorial. Lo verificamos aún en el caso de una red de información intérlope descubierta en 1812. La encuesta demostraría que numerosos documentos, copias u originales habían circulado por diversos correos, entre Montevideo, Buenos Aires y Lima vía Santiago, encubiertos por la correspondencia “de oficio” entre los directores de las Rentas del Tabaco respectivos. La connivencia entre los lectores sirvió además para reforzar la cohesión de un círculo de oponentes, como aquellos “conspiradores” anticarreristas descubiertos en enero de 1813, que habían ideado el siguiente —e ingenioso— procedimiento de comunicación: consistía en el intercambio de libros cuyas páginas interiores se encontraban garabateadas con mensajes cifrados, que serían borrados con miga de pan una vez leídos. Gracias al subterfugio defensivo frente a la apertura sistemática del correo, los tomos anotados circularon un tiempo entre los miembros del clan Rodríguez.35 Pero en cuanto el desembarco de tropas desde Lima amenazó, en abril de 1813, el sur del país, se castigó con pena de muerte cualquier correspondencia hacia las zonas realistas. De ahora en adelante, el objetivo era la instauración de una visibilidad absoluta de los comportamientos y de la expresión.

35En suma, este arsenal de medidas redhibitorias no fue ajeno a la sustitución progresiva de los rumores por las polémicas. Al desplazar el espacio físico del debate desde las plazas y desde las calles a los lugares cerrados, donde se comentaban las publicaciones impresas, ellas mismas convertidas en espacio de opinión, dichas polémicas implicaban, de ahora en adelante, a los individuos, ya no a una multitud genérica; aparecían uno o varios autores que no vacilaban en firmar, incluso con seudónimos, sus producciones, así como la figura del editor que respondería, en caso de abuso, al tribunal encargado de juzgar según criterios definidos. Pero la reacción política seguía a veces expresándose, según las formas tradicionales, al atacar el cuerpo mismo del discurso, como cuando en el otoño de 1814 la oposición organizada contra el tratado de pacificación de Lircay quemó en la plaza pública los ejemplares del periódico oficial en los que figuraba el texto de la capitulación.

36La Junta de Carrera, apoyándose en el desarrollo de la imprenta, aparece como un agente dinámico en las transformaciones que afectaron a los modos y al campo de la lectura, la cual se transformaba en un requisito indispensable para tener acceso al universo político de las élites culturales. El equilibrio anterior, basado en una vasta cohabitación social unida a formas tradicionales y verticales de movilización popular, era considerado por los más modernos una supervivencia anacrónica. Ahora imperaba por contraste el paradigma de una esfera de “opinión” infinitamente más restrictiva: la de un pueblo racional, civilizado —y silencioso—. En definitiva, la interiorización del texto en la soledad doméstica —la “privatización del leer”— aparecía como una competencia de carácter iniciático en el marco de los círculos o “sociedades” nacientes.

37Sin embargo, los nuevos hábitos se conjugaron con las prácticas colectivas existentes en una combinación doblemente fundadora del espacio público: por un lado, discursos, prédicas y arengas, por otro, la sociabilidad académica y los polos relacionales/debates entre ciudadanos educados.

LOS LECTORES: EL ESCRITO Y LA FORMACIÓN DEL NUEVO PÚBLICO CIUDADANO

38El espacio público moderno surge históricamente como lugar emblemático para la resolución de conflictos, donde se crean las condiciones de una labor de argumentación propiamente política sobre la organización del cuerpo social y sus principios legitimadores. Lo vemos aparecer en Chile en cenáculos dedicados al debate crítico que asumen la representación no sólo política sino también simbólica de la comunidad, según un modelo en el cual el impreso está destinado a convertirse en el vector principal de la opinión. Al mismo tiempo, como los lectores capaces de lectura individual son minoritarios, gran parte de la población que antes encontraba en la apropiación colectiva un canal de participación en los negocios comunes pierde contacto con la cultura de las élites. Para las mismas élites a su vez aparece una división entre la afirmación de la existencia “privada” y la ocupación del nuevo espacio público, división de tiempos y espacios que encuentra su correspondencia en la nueva configuración del territorio urbano. Así es como un análisis de “la economía relacional” de la capital muestra las nuevas sociabilidades de lectores imponiéndose en detrimento o desmedro de la “cultura de la Plaza” colonial. Una segregación que se instala tanto en las costumbres (paradigma de civilidad) como en la geografía socioespa-cial de la ciudad (liberación del área central, apertura de la alameda, aparición de los lugares de la sociabilidad “aristocrática”) y en las prácticas políticas será, sin embargo, moderada por la conservación de las asambleas de lectores-auditores, las únicas capaces de seguir asegurando la indispensable cohesión social.

Hacia prácticas de lectura distintivas

  • 36 Cf. Domingo Amunátegui Solar, Génesis de la Independencia de Chile, Santiago, 1924.

39Fue con el doble signo de una censura fácilmente esquivada y de una concepción particularmente elitista de la lectura como los primeros volúmenes manuscritos o impresos penetraron en Chile. A finales de la época colonial, el libro —ya fuera objeto de devoción para la clientela de la edición religiosa, o considerado receptáculo de las “verdades” del tiempo por los aficionados a las novedades filosóficas— estaba reservado para los iniciados. El privilegio aristocrático de la apertura de espíritu prevaleció durante mucho tiempo en el seno de una pequeña “República de las Letras” conformada por la comunidad de saberes compartidos y la adquisición de nuevos códigos culturales, en cuyo marco se intercambiaban hasta principios del siglo xix las pocas obras de “filosofía” disponibles.36 Este sistema de lectura excluía categóricamente a un “pueblo” cuya educación era, sin embargo, en el mismo momento, el tema central de las políticas reformistas.

40En contraste flagrante con las apropiaciones colectivas consuetudinarias, un círculo de lectores individuales se consolidó alrededor de una práctica compartida. En este sentido, la distinción se vio cada vez más reforzada, a pesar de la adopción en Chile de un modelo de sociabilidad académica que otorgaba a la difusión de los conocimientos un papel esencial en la transformación de los espíritus y de las mentalidades. El auge posterior de la sociabilidad tuvo desde los tiempos coloniales un origen “literario”. En el salón del gobernador nacían a principios de siglo las primeras reuniones sociales en las que los aficionados al teatro, música y diversiones “refinadas” ofrecían demostraciones de lectura y de declamación. A partir de 1808 y del inicio de la crisis monárquica, las tertulias domésticas demostraron mantener una relación fluida con el escrito por medio de la glosa de la prensa y de los documentos de la revolución española. Alimentando las relaciones personales entre hacendados, abogados, regidores o comerciantes ahora empeñados en seguir la actualidad política, dichas tertulias se apoyaron en una red de información que se originaba, en gran parte, en el intercambio epistolar. Al instaurar un examen crítico de las cuestiones candentes, este debate entre los detentores de una relación autónoma con los textos aparecía, dada su frecuencia, como generador de opiniones. Vemos así a un pasatiempo aparentemente inocente evolucionar rápidamente hacia el cuestionamiento de la autoridad al margen de largos torneos oratorios acerca de la organización material del espacio urbano, o las múltiples reformas necesarias.

41En tal situación el “furor de leer” acompañó a más de un “distanciamiento crítico” en relación con la autoridad monárquica y forjó en parte la aspiración de una participación directa en los negocios del país. En estos cenáculos diseminados entre el Café de Barrios y los domicilios de familias de primer plano se imponía una “verdad” que era producto de una operación del espíritu. En vano los protagonistas, que se exponían hasta 1810 a ser catalogados como “conspiradores”, trataban de banalizar dichas prácticas semiclandestinas: el hecho es que iban constituyendo un “público” en una forma inédita a partir de intercambios privados, tal como lo expresa la acusación de “Decir públicamente en el Café de la calle de Ahumada”. Con la formación de la Junta ingresaron a la historia oficial los actores de los “conciliábulos” anteriores, que se extendían. Se pudo apreciar después de 1817 cómo, en el tejido de las sociabilidades renacientes, se imponía una dis-cursividad nutrida por la prensa y las “novedades” en el seno de tertulias mixtas, en las que la lectura del periódico había llegado a ser una forma común y corriente de la reunión.

  • 37 Pilar González de Bernaldo ha mostrado (en “Pedagogía societaria y aprendizaje de la Nación en el R (...)

42La seducción del modelo académico nacido de la Ilustración hispánica sobrevivió sin embargo a la ruptura revolucionaria, y numerosas son las experiencias, marcadas por la vena utópica, que salieron a luz con aquellos auspicios. Si la Sociedad Económica de Amigos del País, abierta en 1813, se daba como objeto el desarrollar las ciencias y las artes en la perspectiva de una reforma general de la agricultura, de la educación y de las costumbres (“conseguir la ilustración general en Chile [...] congregando a los literarios y sabios en una academia [...]”), la lectura ocupaba en ella un lugar central. Sociedades Lancasterianas para la enseñanza primaria en 1822; Sociedad de Amigos del Género Humano, fundada en Quillota en 1826; o “Sociedad Filarmónica”, destinada el mismo año a estimular los “progresos de la civilización”; y, por cierto, “Sociedades de Lectura” de Santiago y Concepción en 1828: todas estas instancias de pedagogía del ciudadano mediante la adquisición de códigos culturales acentuaban el imperativo de una circulación máxima e individualizada del impreso; sus reducidas tiradas seguían siendo consideradas responsables de la resistencia que encontraba el proyecto de transformación de la sociedad.37 Al margen del proyecto titánico de “recopilar los mejores libros que se publiquen en español, inglés y francés, e igualmente los folletos y periódicos más interesantes de América y Europa”, la lectura silenciosa aparecía como la condición previa para la deliberación cuando se trataba, una vez más, de generar un nuevo vínculo social, es decir:

fomentar el espíritu de asociación proporcionando un punto de reunión en que se junten y traten los amigos de la civilización y del orden, consultándose en sus dudas, comunicándose recíprocamente sus ideas y estrechando de este modo los vínculos que deben ligar a todos los que desean el orden. [Reglamento de la sociedad de lectura, Santiago, 1828.]

43Y de hecho el reclutamiento de estas sociedades trascendió por un tiempo las querellas de familias y las oposiciones tradicionales entre bandos, contrastando con la violencia de las luchas de facciones que marcaron el fin de la década. Laboratorios de una “igualdad” restringida a las personas decentes y a los individuos racionales, estas iniciativas en cadena tropezaron con una sociedad dominada por los actores colectivos. La “privatización del leer” se inscribía claramente en un modelo de civilidad. De ahí su carácter normativo en el espíritu de la generación que se iniciaba en los arcanos de la asociación, tomando conciencia de las resistencias del mundo tradicional.

Las lecturas comunitarias y su arraigo en los dispositivos republicanos

44Hemos comentado ya el arraigo de los procedimientos de circulación oral de los textos entre los lectores oyentes, en el marco de la comunidad tradicional. Señalemos aun un informe sobre la instrucción elemental que obligaba en 1803 a los alumnos a

  • 38 Citado en José Manuel Frontaura A., Noticias históricas sobre las escuelas públicas de Chile a fine (...)

que todos los sábados del año salgan en comunidad, en verano a las cinco y en invierno a las cuatro por las calles, y en dos esquinas del cuartel de ciudad que se señalará, haga el preceptor que dos muchachos sobre una mesa en contraposición uno de otro reciten en voz alta para instrucción del pueblo el catecismo de la doctrina cristiana y el modo de hacer una buena confesión y comunión...,38

45subrayando el carácter eminentemente colectivo de la difusión del saber y de las reglas de la piedad.

46En los esquemas ordenadores de las ceremonias republicanas se utilizó a su vez la lectura pública de textos oraliza-dos con el objetivo de reforzar su carácter sagrado; figuraba v. g. en 1828 en los rituales de jura de la Constitución, cuyo texto fue dado a conocer ante la población reunida en la plaza desde un estrado elevado para la ocasión.

47El bando, por su parte, se usó en las provincias hasta la década de 1820 para los textos legislativos, aun cuando la prensa había sido instituida como el espacio de “publicidad” por medio del periódico oficial. Perduraba así y se prolongaba un antiguo régimen del escrito que estaba lejos de caducar a pesar del desarrollo de la lectura intensiva.

  • 39 Decreto del Superior Gobierno para organizar la instrucción de todas las clases [sociales] en la ju (...)

48Un reglamento elaborado en 1817 para estimular la instrucción cívica por la prensa nos ofrece otra ilustración de aquel punto.39 Dicho reglamento, en parte inédito, estipulaba, además de la gratuidad del porte de los impresos, la lectura pública y sistemática en todas las clases sociales de un periódico “instructivo y moral”. Lectura semanal en los barrios a cargo de los alcaldes, a quienes se les recomendaba “que en los domingos a la tarde la lean [La Gaceta] a su vecindario cuidando especialmente de la asistencia del Pueblo a proporción de su menor instrucción”, o bien de los curas; en este caso se realizaría justo antes de misa y en el atrio del santuario para así marcar, por distanciamiento espacial el claro límite entre el mensaje referido al gobierno temporal y lo espiritual. El mismo ejercicio se imponía en los ejércitos, tanto en campaña como en los cuarteles.

  • 40 Cf. Roger Chartier, “Le Statut de l’histoire”, Esprit, núm. 225, octubre de 1996.

49Para completar a toda la población, los privilegiados poseedores de una capilla privada tampoco podían escapar a la “lectura pública y congregado” ante toda la casa, “y que se obligaban a leerlo [el periódico] en concurrencia de sus domésticos”. Esta organización rigurosa instauraba una comunicación social parecida a la comunión para hacer llegar a cada ciudadano la “palabra” oficial, de la que ningún individuo o comunidad se salvaba. Tanto los inquilinos como los pensionistas de los establecimientos educativos o religiosos figuraban como lectores-oyentes obligados; en cuanto a las mujeres, ellas estaban incluidas en el grupo familiar (casa). La composición, copiada del dispositivo corriente de la cristianización popular, tendía a contraponer una práctica y un discurso uniformadores sobre una organización social profundamente heterogénea, recurriendo a la figura paradigmática del pueblo reunido a la manera antigua como garantía de cohesión social.40 Exutorio de los conflictos reales, esta figura evocaba la unidad mítica del pueblo o nación propia de los temas de un liberalismo que intentaba al mismo tiempo una reconstrucción imaginaria de la sociedad precolonial.

50Esta vía complementaria de acceso al espacio público permitía, por fin, compensar en la práctica el reclutamiento demasiado restringido de las nuevas sociabilidades culturales. Su carácter alternativo da cuenta de la oscilación de las élites entre un enfoque sensual (la palabra pública, vehículo de un patriotismo primario) y un enfoque intelectual (el uso de la razón crítica y del juicio individual creadores de opinión, con base en una circulación óptima del escrito) para definir el nuevo vínculo social, con mayor razón sabiendo que las nuevas sociabilidades provocaban una extrema desconfianza en la población. Durante el debate sobre la libertad de reunión que se abrió entre 1826 y 1828, esta desconfianza se expresaba a través del arquetipo de la conspiración, que amenazaba la unidad del cuerpo social.

  • 41 Richard Longeville Vowell, Memorias de un oficial de marina inglés al servicio de Chile durante los (...)

51La reorganización urbana de la década de 1820, al mismo tiempo que inscribía en el espacio cotidiano la distinción social, fomentaba la socialización oral de la información en el marco de un proyecto de “civilización”. Bernardo O’Higgins, deseoso de erradicar los desórdenes derivados de la mezcla social que se daba rienda suelta en los alrededores de los Tajamares, diseñó en la Alameda de las Delicias un área de paseo reservada para los ciudadanos respetables. Sus sucesores prosiguieron el proyecto de reestructuración del espacio público, intentando evacuar de la Plaza Mayor la multitud de oficios que ahí tenían cabida. Mientras el pregón de los vendedores de agua desaparecía por reglamento, nuevas prácticas sociales se desarrollaban alrededor de los cafés, donde algunos cantantes se dedicaban a comentar en versos satíricos las novedades del día extraídas de los periódicos.41

52En resumen, resultaría vano deducir del auge de los medios de comunicación impresos una supuesta desaparición de la cultura “oral”. En el caso chileno, la prensa, impotente para neutralizar la fuerza de la palabra retórica, tuvo que adaptarse a ella.

  • 42 Citada en Sol Serrano, Universidad y nación. Chile en el siglo xix, Ed. Universitaria, Santiago, 19 (...)
  • 43 Cf. Sergio Vergara Quiroz, “Iglesia y Estado en Chile, 1750-1850”, Historia, núm. 20, 1985.

53La ideología de la Ilustración hacía del acceso a los textos el camino de las transformaciones políticas, imaginarias e institucionales, mientras el molde de las sociabilidades académicas conformaba un nuevo modelo de ciudadanía. En un universo analfabeto en su gran mayoría, a pesar de la existencia de un sistema estructurado de escuelas primarias establecido a fines de la época colonial, la transición general hacia un régimen de lectura moderna se haría en el largo plazo: “la educación pública es una atención preferente del Gobierno”, enunciaba todavía la Constitución de 1833.42 La reforma eclesiástica reanudada como compromiso después de 1830 permitiría llevar a cabo, en todo el territorio, una política de alfabetización que se apoyaría en buena medida, por la falta de fondos municipales, en los conventos y parroquias.43

54Las instancias de sociabilidad cultural-literaria generaban entretanto un espacio público bajo el control conjunto del “Estado” y de sus élites en función de una relación individual con el impreso que se sobreponía a los hábitos sociales y a las prácticas políticas tradicionales. En la década de 1840 los juicios de prensa llegaron a cristalizar los ataques contra el gobierno mediante concurridas sesiones públicas, cuyo episodio más famoso fue sin duda la condena de Francisco Bilbao en 1844 por su artículo “Sociabilidad chilena”. La obra misma fue objeto de un auto de fe que provocó uno de los mayores escándalos de la época. El encuentro entre una prensa dinámica y la efervescencia de activas sociabilidades políticas otorgaba entonces un mayor grado de autonomía a la escena pública...

  • 44 Véase también el discurso de Andrés Bello en la inauguración de la Universidad de Chile, citado en (...)

55En esos entonces, la escuela había sustituido a la Plaza Mayor para la formación de los ciudadanos. El mundo popular, movilizado verticalmente por la escenificación del poder, quedaba momentáneamente excluido de un debate que exigía el uso de la razón, como de sus nuevos espacios, convirtiéndose de hecho en un “pueblo” al que había que educar.44 El ambicioso proyecto de los primeros liberales, identificado en adelante con la extensión de las formas democráticas, llevaba a la vez consigo una segregación creciente.

56Aporía significativa directamente relacionada con la nostalgia de una comunicación consuetudinaria y de convivencia que iba siendo idealizada a medida que desaparecía. Sin embargo, siguen siendo numerosas, en el Chile contemporáneo, las huellas de los omnipotentes procedimientos de verbalización, mucho tiempo después de la aparente desaparición de la “cultura del manuscrito”.

Notes

1 Al no poder detallar una bibliografía abundante, nos referimos a los trabajos de Roger Chartier, y en particular a su Historia de la lectura en el mundo occidental, que aparecerá próximamente en francés en las ediciones del Seuil.

2 Cf. Fray Melchor Martínez, Memoria histórica sobre la revolución de Chile desde el cautiverio de Femando VII hasta 1814, reed. de la Biblioteca Nacional, 1964, t. 2, p. 64.

3 Es notable la riqueza bibliográfica de los establecimientos jesuitas, principales beneficiarios de la importación de libros en el siglo xviii, que habrían reunido en el momento de su expulsión unas 20 000 obras. Los fondos habrían sido entonces depositados, después de un severo examen de las materias tratadas, en la Universidad San Felipe, creada poco tiempo antes.

4 Como la de José Valeriano de Ahumada, rector de la Universidad San Felipe en 1758, “el hombre a mi modo de ver más docto que hoy tiene América” y de una inmensa erudición según José Perfecto Salas.

5 Conservado en la Sala Toribio Medina de la Biblioteca Nacional.

6 Según la fórmula acostumbrada “...y para que llegue a noticia de todos y nadie alegue ignorancia publíquese por bando, imprímase y circúlese...”

7 Cf. Cartas de Javiera Carrera a Pedro Díaz Valdés, en Sergio Vergara Quiroz, Cartas de mujeres en Chile 1630-1885, Ed. Andrés Bello, Santiago, 1987.

8 Melchor Martínez, Memoria histórica, y Manuel Antonio Talavera, Revoluciones de Chile. Discurso imparcial de los sucesos memorables acaecidos en Santiago de Chile por un vecino testigo ocular...

9 Cf. Archivo epistolar de la familia Eyzaguirre, 1747-1854, Buenos Aires, 1960.

10 Cf. Epistolario de Bernardo O’ Higgins, t. 2.

11 Cf. carta de José Agustín Arcos, “escribiente” de Bernardo Vera, al gobernador intendente fechada en junio de 1829, titulada “Tripulaciones de un patriota durante la Patria Vieja”, publicada en la Revista Chilena de Historia y Geografía, núm. 110, julio-diciembre de 1947. Original conservado en el Archivo Nacional, Fondos de la Secretaría de Presupuesto, Miscelánea 1820-1821.

12 Cf. Ricardo Donoso, Las ideas políticas en Chile, fce, México, 1946.

13 Cf. Diego Barros Arana, Historia general de Chile, t. 8, p. 35.

14 Cf. Archivo José Toribio Medina, colección de manuscritos.

15 Referenciado en un lote proveniente de la sucesión Miguel Varas Velázquez, durante la venta de su biblioteca en 1948. Cf. catálogo descriptivo editado por la Casa Ramón Eyzaguirre.

16 Cf. Domingo Amunátegui Solar, Pipiólos y pelucones, 1939, p. 92.

17 Cf. La Clave, núm. 85, 22 de mayo de 1828.

18 Cf. William Ruschenberg, Noticias de Chile, Ed. del Pacífico, Santiago, 1956, p. 82.

19 Cf. Manuel Antonio Talavera, Revoluciones de Chile, p. 190.

20 Cf. Benjamín Vicuña Mackenna, Vida de O’Higgins, Santiago, 1882, p. 138 (nota).

21 Cf. la fórmula de Arlette Farge, en “Familles, L’honneur et le secret”, Histoire de la vie privée, bajo la dir. de Philipe Ariès y G. Duby, Ed. du Seuil, Paris, 1988; vol. 3: De la Renaissance aux Lumières, p. 595.

22 Según el vizconde de la Thouane, en Journal de la navigation autour du Globe... de Bougainville, Arthus Bertrand, Paris, 1837, t. ii, “Itinéraire de Valparaiso et de Santiago du Chili à Buenos Aires par les Andes et les Pampas”. Existía en Marsella una institución similar; también en México...

23 Cf. M. L. Amunátegui, Los precursores de la Independencia, Ed. Barcelona, Santiago, 1909.

24 Cf. Barbara de Negroni, Lectures interdites. Le travail des censeurs au xviiie siècle, Albin Michel, 1995, p. 155.

25 Recordemos la importancia del arte de la oratoria en la formación de las élites, por ejemplo en la Universidad de San Felipe, donde se practicaba además el elogio público de los presidentes al tomar el cargo (“Oración panegírica” y poesías laudatorias).

26 Cf. M. L. Amunátegui, La crónica de 1810, t. 3, Santiago, 1899, p. 92.

27 Cf. M. A. Talavera, Revoluciones de Chile; Cf. expediente en el Archivo de Sergio Fernández Larraín.

28 Cf. Melchor Martínez, Memoria históriça, t. 1, p. 217.

29 El mismo autor insinúa que los papeles destinados al virrey habrían sido introducidos con el propósito de ser interceptados y así sembrar la confusión entre los patriotas, maniobra que resultó más allá de lo esperado; Memoria histórica, p. 218.

30 Tissot figura en buen lugar en las listas de obras presentes en Chile a fines del periodo colonial.

31 Cf. Sergio Vergara Quiroz, “Iglesia y Estado en Chile, 1750-1850”, Historia, núm. 20, 1985.

32 Se encontraba ya la distinción en Malesherbes, partidario de un equilibrio entre “la libertad de escribir” y la necesidad “de impedir la licencia de los libelos” (Memoire sur la liberté de la presse, 1788, publicado en París en 1809).

33 Cf. Archivo Diego Barros Arana, 25-203, fols. 645-646.

34 Cf. Jean-Marie Goulemot, “Les Pratiques littéraires ou la publicité du privé”, en Histoire de la vie privée, vol. 3, p. 371.

35 Cf. Colección de historiadores y documentos relativos a la Independencia de Chile, t. 21, 1912.

36 Cf. Domingo Amunátegui Solar, Génesis de la Independencia de Chile, Santiago, 1924.

37 Pilar González de Bernaldo ha mostrado (en “Pedagogía societaria y aprendizaje de la Nación en el Río de la Plata”) la función pedagógica que desempeñaron en Buenos Aires las prácticas asociativas modernas, participando en la construcción de la nación y en la definición de una ciudadanía fundada en la distinción cultural, en A. Annino, L. Castro, F.-X. Guerra, De los imperios a las naciones, Iberoamérica, Zaragoza, 1994.

38 Citado en José Manuel Frontaura A., Noticias históricas sobre las escuelas públicas de Chile a fines de la era colonial, Santiago, 1982, p. 58.

39 Decreto del Superior Gobierno para organizar la instrucción de todas las clases [sociales] en la justicia de sus derechos y del sagrado sistema de la libertad (civil) [sic] política por medio de los periódicos (5 de noviembre de 1817).

40 Cf. Roger Chartier, “Le Statut de l’histoire”, Esprit, núm. 225, octubre de 1996.

41 Richard Longeville Vowell, Memorias de un oficial de marina inglés al servicio de Chile durante los años 1821-1829, trad. J. T. Medina, Ed. Universitaria, 1923.

42 Citada en Sol Serrano, Universidad y nación. Chile en el siglo xix, Ed. Universitaria, Santiago, 1994, p. 47. En el plano de la difusión de los valores cívicos, la Constitución de 1823 había sido designada, 10 años antes, para servir de texto básico en el aprendizaje de la lectura, conjuntamente con el catecismo, en las escuelas primarias. Cf. Boletín de Leyes y Decretos, núm. 20, p. 209.

43 Cf. Sergio Vergara Quiroz, “Iglesia y Estado en Chile, 1750-1850”, Historia, núm. 20, 1985.

44 Véase también el discurso de Andrés Bello en la inauguración de la Universidad de Chile, citado en La generación chilena de 1842, de Norberto Pinilla, Santiago, 1943, p. 179.

Auteur

Universidad de París I

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr