Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Seguna parte. Revolución y movilizaciones del público

Lima, sus elites y la opinion durante los ultimos tiempos de la colonia

Joëlle Chassin

Texte intégral

1Se trata aquí de evocar el impacto que pudo tener, sobre la opinión limeña y más generalmente peruana, una prensa balbuciente y regularmente confrontada con las autoridades virreinales, ya fuera esa prensa clandestina u oficial, y ello particularmente en los tiempos singulares del vacío del poder en España, del exilio de Fernando VII y de la convocatoria de las Cortes de Cádiz. Limitando voluntariamente mi reflexión al primer periodo constitucional, evocaré tres periódicos que se publican entre 1811 y 1812: El Diario Secreto de Lima, El Peruano y el Satélite del Peruano, periódicos de breve vida cierto, pero que sin embargo merecen nuestra mayor atención porque son considerados los periódicos más radicales publicados en el Perú hasta 1820 y porque son significativos del papel que pueden desempeñar las élites que se empeñan en influir sobre los asuntos públicos y del lugar que algunos de entre éstas van a ocupar en la formación de la opinión pública.

EL HILO DE LA HISTORIA

2¿De qué se habla en el Perú o en el resto de América? Se discute del destino de la metrópoli, se analizan las abdicaciones sucesivas de los Borbones, se evoca el episodio de Bayona y la acefalía del reino. Se insiste sobre la usurpación de Napoleón, sobre la presencia del ejército francés, la esclavitud de la madre patria, la insurrección de ciudades españolas y la formación de Juntas provinciales que afirman su soberanía. Se enumeran las consecuencias que tendrán los acontecimientos de la metrópoli sobre las provincias de ultramar, sobre los movimientos que estallaron un poco por todas partes en América: en Tucumán, en Buenos Aires, en Chile, en Cuzco, Arequipa, Santa Fe, Caracas, Quito.

3En este torbellino de noticias que en ese periodo de crisis, de guerra, se suceden, siguiendo una cronología trastocada por los acontecimientos, ¿a quién creer y qué creer, de las Juntas, de la Regencia y de las Cortes? ¿Un decreto del 14 de febrero de 1810 no afirmó que los americanos eran libres y que ellos mismos debían decidir su destino? ¿Qué ocurrió con la libertad y la igualdad tan anunciadas? Por decretos revisados o suprimidos a merced de la voluntad de grupos de presión en España, por decretos no aplicados en ultramar a causa de mandatarios poco propensos a ceder a las reivindicaciones, como el virrey del Perú, Abascal, la desconfianza y la decepción se acentúan en América.

LA TIBIEZA DE LIMA. UN ESTEREOTIPO

4En enero de 1809, Abascal se enorgullece de encontrarse frente a “vasallos modelos de lealtad y de patriotismo al servicio de la monarquía”. Cuando en 1810 llegan a Lima las noticias de las diferentes perturbaciones, reacciona violentamente contra aquellos que acusa de ser “los propagadores de ideas sediciosas”. Ciertos disturbios y complots son derrotados por los milicianos del virrey, y en adelante los criollos deben proceder con prudencia. Se comprende que haya podido surgir de la pluma de ciertos autores de libelos la imagen de una capital oportunista, como en aquel pasquín en que Lima es personificada con los trazos familiares de una vieja mestiza a la que se apostrofa duramente:

  • 1 Colección documental de la Independencia del Perú, Lima, 1971, t. iii, v. 3, pp. 212 y 214-215.

Ea Zanva buelve en ti
recuerda lo que te an echo
y en lo ynterior de tu pecho
has reflesiones, y di:
¿no has sido la mas fiel? Si
Con todo que haz resevido
de este amo que haz servido
estafas, exsiviciones
continuas contrivusiones
que ya te an enpobresido
Si con esta Convicsión
tu voluntad no se mueve
acredita ser de nieve
tu pequeño Corazón:
Escucha pues la razón
no te siege el Egoysmo
mira que es heroism
defender el Patrio suelo
y procurar con anelo
contener el despotismo.1

5Administrada por el virrey que pretende hacer reinar el orden, es de Lima de donde provienen las réplicas de las autoridades españolas hacia las ciudades insurrectas y las provincias disidentes. Es en Lima donde se organizaron las expediciones contra Quito y Chile, contra el Alto Perú y contra las tropas de Buenos Aires.

  • 2 La Revolución de Mayo a través de los impresos de la época, Comisión Nacional Ejecutiva del Sesqui (...)

6Frente al avance de las tropas de Buenos Aires, Abascal contraataca y decreta, el 13 de julio de 1810, la incorporación de las provincias dependientes del gobierno del Río de la Plata al Perú. Conocemos la famosa diatriba que acompaña a ese decreto y que va dirigida a los responsables de la Junta de Buenos Aires: “Hombres destinados por la naturaleza, á solo vegetar en la obscuridad y abatimiento, sin el enérgico carácter de la virtud, y con el humillante debilidad de todos los vicios, aspiran á lograr la vil efímera representacion, con que los execrables delitos, señala á los grandes criminales”.2 Paralelamente a la confrontación armada estalla la guerra de las palabras.

LA GUERRA DE PROPAGANDAS

  • 3 Decreto del 1° de septiembre de 1811 de la Junta Gubernativa de las Provincias Unidas del Río de l (...)
  • 4 Emilio Choy, “La política de Gran Bretaña en el Río de la Plata y su influencia en la Revolución d (...)
  • 5 El Excelentísimo Señor Representante de la Junta Provisional Gubernativa del Río de la Plata a los (...)
  • 6 Manifiesto que dirige a los pueblos interiores del Perú el Excelentísimo Señor doctor Don Juan Jos (...)
  • 7 Buenos Aires, el 2 de junio de 1810, en Medina, La imprenta en Buenos Aires. La Gazeta de Buenos A (...)

7Y es cierto que los insurrectos porteños multiplican las formas persuasivas con las cuales ejercen su presión política: libelos, proclamaciones y difusión de la Gazeta de Buenos Ayres. Uno entre ellos se distingue particularmente y su nombre aparece frecuentemente en la pluma de Abascal cuando evoca los papeles seductores del “pérfido Castelli”. Castelli fue quien obtuvo, el 22 de mayo de 1810, el Cabildo Abierto en Buenos Aires, quien debatió acerca de la caducidad de las autoridades españolas y quien enunció la teoría del pueblo soberano. Fue él quien, más claramente, afirmó la legitimidad de las Juntas de gobierno. Castelli formó parte de la primera Junta de gobierno de Buenos Aires, constituida el 25 de mayo. Fue él quien será designado representante político y portavoz de la Junta, al lado de Balcarce, y quien dirigió la expedición militar del Alto Perú. Se le encarga, durante la travesía, captar nuevas adhesiones, arbitrar en los conflictos entre grupos sociales y grupos étnicos, favorecer en todo momento a los criollos, apartar a los peninsulares o al menos neutralizarlos, anunciar a los indios la supresión de los tributos y servicios personales, repartir gratuitamente tierras y garantizar la libertad de comercio.3 Las proclamaciones destinadas a los habitantes del Perú y a los indios, las circulares enviadas a los cabildos, las órdenes dirigidas a los gobernadores intendentes exceden los límites administrativos del virreinato del Río de la Plata y son por lo tanto consideradas, por las autoridades españolas en función, como el origen de los diferentes levantamientos que agitan el Virreinato del Perú de 1810 a 1813: los de Tacna, Huánuco y Huamanga.4 Todos esos textos, ya sean escritos para ser leídos o traducidos al quechua o al ay-mará, según las necesidades, informan sobre una misma voluntad de adhesión, de transparencia, de justificación y obedecen a ciertas reglas propias de un discurso que, como el lenguaje de los revolucionarios jacobinos franceses, constituye “al mismo tiempo una ideología y un poder, un sistema de representación y un sistema de acción”. A un sistema fundado sobre el engaño, la perfidia, la mentira, la adulación y a sus abusos y despotismo, Castelli opone y presenta, a las poblaciones a las que quiere convencer, sus objetivos, que son también los de la Junta. ¿Cómo no preferir los claros designios del gobierno de Buenos Aires, la auténtica buena voluntad que lo guía, la exactitud de las noticias que él transmite, a un futuro hecho de proyectos criminales, de planes premeditados, de vanas promesas? Castelli lo recuerda: “bien sabéis que su lenguaje [el de los tiranos] jamás ha sido el de la verdad, y que sus labios nunca van de acuerdo con su corazón”;5 “debo hablaros [...] con la ingenuidad y franqueza, que inspira mi caracter público y el interés que tengo en vuestra futura suerte”.6 Los tiranos son el ardid político, la grosera impostura; los patriotas, la luz y la transparencia: Es ese mismo deseo de transparencia el que, algunos meses más tarde, está en los orígenes de la creación de la Gazeta de Buenos Ayres. No esconder nada, someter todo a la acción y a la sanción del público, Mariano Moreno mismo, entonces secretario de la Junta, ya lo había anunciado en el momento de la aparición de la Gazeta.7 Para replicar a esta propaganda, el 13 de octubre de 1810 Abascal ordena retomar la edición de la Gazeta del Gobierno de Lima, órgano de gobierno reservado, por consiguiente, a las informaciones oficiales. El virrey mismo lo explicará algunos años más tarde en sus memorias:

  • 8 Memoria de Gobierno del Virrey Abascal, 1944, t. 1, pp. 437-438.

Los espantosos sucesos de las Naciones que hán agitado de un polo á otro toda la tierra, hán precisado en Politica á publicar noticias seguras con que desvanecer las nulas apocrifas, y mal intencionadas que hán procurado difundir nuestros Enemigos yá en ese, yá en este Continente. Para este fin hé trabajado por mi mismo en mantener una Gazeta de Gobierno, extractando lo mejor de los Papeles de esta clase publicados en otras partes, y demás interesantes y autenticos avisos del estado de nuestros Exercitos: á imitación en todo de la que se publica en nuestra Corte: Un Gobierno que se conduce por principios de providad y rectitud de todo saca partido, y cuando la Crisis aventurada en que se há hallado la Monarquía; la irreligión y el fanatismo han socabado los Cimientos de ella para trastornar el orden, la Gazeta de Gobierno de Lima há sido la barrera fuerte que há detenido, y aun trastornado los planes de la seducción y del engaño. No hay otro modo de cúrar la manía ó delirio de politicar que se apodera de muchos en el estado de revolución de los Reynos.8

  • 9 agi, Lima, 739, Abascal, 30 de junio de 1810.

8La Gazeta lleva como encabezado: “Viva Fernando VII”. De hecho, comprobamos que esencialmente publica artículos de periódicos extranjeros y cartas. Raros son los artículos escritos expresamente para ella. Buscando controlar la información, Abascal intenta dominar los diferentes lugares de la palabra. Con la Gazeta del Gobierno de Lima cerca a la prensa. Recurriendo también a la fijación de anuncios, multiplica los carteles dirigidos a la población, a fin de dar al traste con los papeles sediciosos que circulan y que, según sus órdenes, deben ser inmediatamente remitidos a las autoridades, so pena de delito: “He llegado a entender que silenciosamente se reciben en esta Capital noticias poco conformes a la verdad de los acaecimientos en la resistencia gloriosa que hace la madre patria en defensa de su libertad”.9 A pesar de ello Buenos Aires no cede, y a la edición de las Gazetas de Lima y a las noticias que difunden, Castelli replica con mayor virulencia:

  • 10 Manifiesto que dirige a los pueblos interiores del Perú el Excelentísimo Señor doctor don Juan Jos (...)

El virrey Abascal olvidando-que también discurren los hombres que habitan cerca de él, publica que la España ha convalecido, y que restituida en su vigor será el contraste de nuestros planes de equitad. ¿Y quién no ve la impotencia de estas fastuosas noticias? Ellas descubren los temores de un tirano, que no encuentra asilo sino en la falsedad, y que para sostenerse se ve en la precisión de hacerse más sospechoso, ocultando siempre la verdad, y publicando a cada paso la mentira.10

9Es en esta situación de enfrentamiento del verbo cuando nace el Diario Secreto de Lima.

LÓPEZ ALDANA Y EL “DIARIO SECRETO DE LIMA”

10Para enunciar la oposición existe una forma de escrito sedicioso, menos controlable y quizá más inquietante para las autoridades que la de algunos periódicos a los que pueden en todo momento prohibir su publicación: la de la hoja móvil, manuscrita y secreta. El Diario Secreto de Lima, periódico anónimo y clandestino, cuyos primeros números circularon a comienzos de 1811, es un testimonio del vigor de esta literatura, que explica su difusión. Su autor, López Aldana, es un joven abogado originario de Bogotá, que ha realizado una parte de sus estudios en Madrid y que luego regresa a su ciudad natal. Algunos años más tarde, siguiendo a su familia, se instala en Quito, cambiando así de ciudad y de universidad. De allí pasa al Perú, donde se incorpora a la Real Audiencia. En Quito cuenta con numerosos vínculos de familia y de amistad que explican que, cuando se producen los acontecimientos de agosto de 1809 y de septiembre de 1810, está tanto mejor informado que varios de sus conocidos y familiares que están involucrados en los acontecimientos.

11Sin embargo, dadas las circunstancias, es en Buenos Aires adonde irá a buscar apoyo para la difusión de su periódico. El 10 de marzo escribe a Castelli:

  • 11 El Doctor Don Fernando López Aldana al General Don José Castelli, el 10 de marzo de 1811, Humberto (...)

Cansado de ver la indolencia de este reino, y principalmente de esta capital del Perú, referente a los grandes intereses que conmueven en este momento a toda la América, he tomado la resolución de publicar un diario manuscrito, titulado Diario Secreto de Lima, a fin de mostrar al público cuáles son sus derechos y de llevar la desolación en el corazón de los opresores del Perú, que se fundan sobre esta misma indolencia.11

  • 12 Ibid.
  • 13 Ibid.
  • 14 Ibid.
  • 15 “Adempto per inquisitiones libero audiendi, legendique comercio, eti-am memoriam perdidissemus, si (...)

12López Aldana califica su propia iniciativa de “verdaderamente atrevida bajo un gobierno despótico que emplea un número considerable de espías”,12 y la dedica a Castelli, a fin de que esté instruido “de la manera de pensar de innumerables patriotas de esta capital [...] se apresure en llevar socorro a la libertad peruana”.13 Adjunta a su carta los primeros números ya distribuidos en Lima, “deseando que pasen a corto plazo a la Junta de Buenos Aires y se impriman”.14 Sólo la Gazeta de Buenos Ayres puede, según éste, abrir los ojos a los peruanos, y sería primordial para ello hacer circular numerosos ejemplares por Cuzco y Arequipa, a través de hombres cooperativos, dado que Abascal hace confiscar las gacetas que llegan por correo y considera delito de lesa majestad tener en su posesión estas gacetas. Castelli entrega a la Junta los ejemplares que le han sido enviados, y entre el 21 de mayo y el 15 de agosto éstos son reproducidos en la Gazeta de Buenos Ayres. El primer número del manuscrito está fechado en Lima el Io de febrero de 1811. La misma frase de Tácito encabeza cada número y da el tono general.15 Así, de entrada, Aldana proclama:

  • 16 Ibid.

Yo sin embargo nada temo, y he formado mis resoluciones: mientras las prensas de Lima gimen agobiadas con el insufrible golpe de la insulsa, y ridicula gazeta que nos dá nuestro visir (es decir Abascal) y de los demas papeles que llevan el sello del despotismo, y de la esclavitud espirante, yo voy á dedicarme á escribir secretamente en mi bufete quanto conceptué útil á mi patria á fin de que sacuda su pesado yugo [...]16

13La labor es urgente. Es ambiciosa y difícil por la multiplicación inmediata y obligatoria de copias que supone el proyecto, pero el autor está decidido:

  • 17 Ibid, núm. 3, miércoles 6 de febrero de 1811, reproducido en La Gazeta Extraordinaria de Buenos Ay (...)

La precipitacion con que escribo, la molestia de escribir horas enteras de un modo contrario al que acostumbro para sacar dos ó tres copias de cada número, y el deseo de circularlo quanto antes, no me permiten siquiera limar el estilo: asi espero se me disculpen las innumerables faltas, y que las personas inteligentes las corrijan al copiar: esta es una ventaja de que carece la prensa, y en algun tanto compensa las de que carecemos los escritores plumistas.17

UNA REPRESENTACIÓN DINÁMICA DE LA HISTORIA Y UNA DENUNCIA DEL SISTEMA COLONIAL

  • 18 Diario Secreto de Lima, núm. 1, viernes Io de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta Extraordin (...)

No son estos tiempos como los pasados en que la voz de la razon era desatendida, despreciados todos los derechos de los que nacian en América, y enervados los espiritus americanos con una esclavitud que casi habia degenerado en segunda naturaleza. Yo hablo en una época toda distinta... Parece que somos otros hombres: pudiera creerse que habiamos mudado de lugar. Las antiguas ideas van pereciendo y... todo anuncia, todo persuade nuestra próxima revolucion.18

  • 19 Ibid.

14Y haciendo votos por un porvenir diferente, hecho de progreso, López Aldana propone entonces en esas líneas una representación dinámica de la historia como Castelli, a quien el panfletista envía ejemplares de su periódico. Reivindicando la ruptura —tiempos y actores no son ya los mismos y notaremos la connotación peyorativa que contienen los adjetivos pasado y antiguo—, López Aldana evoca la necesidad de emanciparse de la península y de provocar una revolución: “Si mis queridos peruanos: ... habeis nacido en la mejor época de la patria, y en el punto mas á proposito para hacer una revolución la más feliz, prudente y reflexionada”.19 Continúa una reflexión sobre la historia de la América y una condenación de los 300 años de colonia que han sufrido las poblaciones indígenas y criollas.

15El número 4 del Diario Secreto contiene un discurso político que continúa en los siguientes números. Luego de una vuelta hacia atrás y una evocación de la conquista del Nuevo Mundo, Aldana, apoyándose en Garcilaso, Las Casas, Salis y Piedrayta, explica que el carácter indígena se ha forjado de ese pasado traumatismo.

  • 20 Ibid., núm. 4, sábado 9 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, miércoles 26 de junio de 181 (...)

Confesemoslo de una vez: esta timidez, este abatimiento, esta pusilanimidad y desconfianza general que forman el carácter de todo indio, no puede provenir de otra causa, que de la horrible y fuerte impresion que labró en la fantasia de sus ascendientes la barbaridad de los conquistadores, perpetuandola como patrimonio de generacion en generacion [...] Mas ya no tiene remedio: el mal está hecho, y sostenido por el transcurso de muchos años. La degradante humillacion y abandono en que fueron sepultados los indios, y en que permanecen hasta hoy no permite devolverlos sus antiguos dominios, que ya serían incapaces de regir, ni mantener por sí mismos: es precisa una educacion de muchos años, un cuidado paternal del gobierno para que siquiera recuperen y puedan hacer valer los derechos del hombre en sociedad.20

  • 21 Ibid. núm. 5, miércoles 13 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, jueves 27 de junio de 181 (...)
  • 22 Ibid., p. 540.

16Evoca luego rápidamente el poblamento de América por aquellos europeos, por esas familias venidas de España, muchos de entre los cuales no hicieron más que acumular tesoros, que “regresaron a su patria sin dejar tras ellos otra cosa que las huellas de su ambicion”. Sin embargo, entre los peninsulares había, según López Aldana, hombres de mérito que supieron dar a sus hijos una educación virtuosa. Y si los americanos no pudieron verdaderamente demostrar su valor, cuando sus facultades físicas e intelectuales no van a la zaga de los europeos, es únicamente porque desde hace 300 años que son considerados pupilos y se ven condenados a “vegetar en la obscuridad y abatimiento”, agrega el panfletista, parodiando los términos de Abascal. Para apoyar su propósito, López Aldana cita sus autoridades: Bouguer, La Condamine y Humboldt [que figura como Humbelot]. El europeo, nos dice, vive en el lujo “á costa del sudor de los americanos”.21 El español peninsular se beneficia de todas las ventajas, de todas las facilidades si viene a América, mientras que el español nacido en el continente americano no puede esperar nada de sus esfuerzos. Vean, observen, exclama Aldana, “Nuestra educacion ¡qué descuidada y circunscrita! El comercio ¡quán lleno de trabas! ¡Qué estancos, qué alcabalas! ¡Qué manufacturas tan atrasadas por falta de auxilios!”22 Y por querer decir la “verdad” sobre estos asuntos, “¡cuántos disgustos hay que sufrir!”

  • 23 Ibid.
  • 24 Ibid.
  • 25 Ibid., núm. 7, lunes 18 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, jueves 25 de julio de 1811, (...)

17Insertando en su periódico esta frase de la proclamación del Consejo de Regencia del 19 de febrero de 1810, dirigida a los americanos españoles y publicada en la Gazeta Extraordinaria de Buenos Ayres del 9 de junio de 1810: “Españoles americanos [...] ya os veis elevados á la dignidad de hombres libres; no sois ya los mismos que antes, encorvados baxo un yugo mucho mas duro, mientras mas distante estabais del centro del poder, mirados con indiferencia, vexados por la codicia, y destruidos por la ignorancia”;23 Aldana sueña con que estas palabras puedan un día “esculpirse en láminas de bronce, y fixarse en las plazas de todas las ciudades del Perú”.24 Retoma los propósitos de Abascal para ponerlos en ridículo: “Hubiera la América vegetado eternamente en la obscuridad, y abatimiento si la providencia, condolida al fin de sus penas, no hubiera decretado sacudir con un golpe terrible de su diestra omnipotente el iniquo, y despótico gobierno, en que nos hallabamos. Su sabiduria, y justicia infinita, valiéndose de un tirano, pone las cadenas á España, y rompe las que oprimian á los americanos”.25

18El periodista acusa a España de haber sido vencida por los franceses debido a la falta de un jefe, de tropas y de organización. Las juntas que se constituyeron no buscaron verdaderamente unirse contra Bonaparte. Si Cádiz no ha caído aún en manos del enemigo, nadie puede decir que no terminará por ceder, como lo hizo Sevilla.

UN PROGRAMA DE ACCIÓN

  • 26 En 1811, Perú había recibido copias de 11 proposiciones que los diputados peruanos hicieron a las (...)

19Al leer el entusiasmo del joven abogado por el trozo del manifiesto del Consejo de la Regencia que cita, captamos su alcance. Allí está una prueba, si ello fuera necesario, del impacto que tuvo en América el decreto del 14 de febrero, redactado por el secretario de la Regencia, el poeta liberal Manuel Quintana, así como también de la resonancia en Lima de los discursos y de las intervenciones de los diputados, como Mejía, Feliú, Vicente Morales Duarez e Inca Yupanqui, representantes cuyas intervenciones fueron particularmente destacadas, sobre todo las de Mejía.26

20Por otra parte, basándose en los escritos de Blanco White, del cual poseía varios cuadernos de sus Reflexiones sobre el actual estado de España, que él juzga “inteligente y riguroso” y que fueron sin embargo censurados por el Consejo de la Regencia, él hace responsable a los últimos Borbones del deterioro de la situación y cuestiona sucesivamente las decisiones de autoridad de la Junta de Sevilla, de la Junta Central y de la Regencia. Lo que pasa es que la opinión americana no ha sido consultada, no se recurrió a su “voto libre”, cuando la soberanía reside en la nación, y que, por consiguiente, los americanos disponían de los mismos derechos para designar a sus representantes legítimos, depositarios de la soberanía.

21A semejanza de lo que había ocurrido en las otras provincias americanas —y López Aldana da el ejemplo de Buenos Aires—, reivindica para Perú la dimisión de las autoridades establecidas, la convocatoria de un cabildo abierto, siguiendo el modelo de los que tuvieron lugar en otras regiones de América, a fin de que se forme uri gobierno provisional, ciertamente defensor de los derechos de Fernando VII, pero sobre todo representante de los habitantes del Perú. La partida es difícil, previene Aldana a causa del “vizir Abascal” y de ciertos funcionarios como Bazo y Berry, “nuestro Fouché”, como lo llama López Aldana.

  • 27 Debemos subrayar que ese pasaje fue censurado por los redactores de la Gazeta de Buenos Ayres que (...)

22“¿Os opondríais al voto solemne que uniformemente ha hecho y jurado ya toda la América de ser una Potencia libre, independiente, gobernada por una nueva Constitución que tenga la sanción de todos los americanos y que no esté expuesta al vilipendio y desprecio de ningún estranjero, ni otro que no sea patricio?”27 López Aldana exige esto ya en el número 1 del Diario a los habitantes del Perú, afirmando así la voluntad de los americanos de gobernarse ellos mismos. Quedan por definir las modalidades. Evocando muchas veces los ejemplos de Buenos Aires, Santa Fe, Caracas, Quito o Cartagena, López Aldana hace referencia en realidad y de manera explícita al modelo de la ciudad, de las ciudades, para organizar el sufragio. El papel principal lo desempeña siempre el cabildo, pero el Cabildo Abierto, a fin de que el pueblo pueda decidir libremente su destino.

EL LLAMAMIENTO A LOS CONCIUDADANOS

23Con la prensa, López Aldana interpela a sus conciudadanos. Cuenta para ello con el apoyo de sus suscriptores a los cuales espera convertir en sus colaboradores directos. Que cada uno obre según sus competencias: “manifiesto jurídico”, “periódico militar” (que serán un contrapunto a la gaceta patriótica militar, que considera completamente sedativa), sátira sobre los “fastos de la tiranía en Perú” o los “últimos anales”. Aldana sugiere algunas pistas, propone algunos títulos a los humoristas y panfletistas, quienes, según él, disponen de una abundante documentación.

24Basta con tener sentido de agudeza y chiste para revelar cotidianamente y con una simple hoja lo que Lima calla, o tomar a broma los últimos acontecimientos, del conocimiento público, sobre el avance de las tropas realistas y las artimañas de sus jefes bajo las órdenes de Abascal, ya sea para retomar Chile, para parar al ejército auxiliar de Buenos Aires o para avanzar sobre Quito. ¿Por qué no burlarse del nuevo plan de donativos obligatorios pensados para apoyar a esas tropas y también de la creación del célebre regimiento de la “Concordia”? Ello constituye, sin lugar a dudas, un aliento para escribir libelos para un Aldana, que no deja de dar consejos prácticos para su redacción.

  • 28 Ibid., núm. 2, lunes 4 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, martes 21 de mayo de 1811, ed (...)

Ninguno de estos papeles ha de pasar de medio pliego para que sea facil, cómoda y breve su circulacion. Todos deben trabajar sus discursos seguidos, pero divididos por números, publicandolos cada dos ó tres dias. Nosotros debemos principalmente escribir para los que todavia no están bien instruidos en el sistema actual de la América [...] y asi nuestro estilo deberá ser claro, y sencillo, á fin de ser entendidos de todos.28

25Suministra algunas últimas recomendaciones técnicas sobre la manera de evitar la red de los censores o un posible encarcelamiento, de cómo cambiar de estilo de escritura, de cómo reconocer a los patriotas a quienes confiarles solapadamente ejemplares de los libelos:

  • 29 Ibid., p. 396.

Si alguno temiere ser descubierto por su letra, corte la pluma con un tajo diverso del que usa communmente, y tomandola al reves formará unos caracteres tan diversos, que será imposible conocer su autor. Si no tiene confianza para darlo á copiar a un amigo, vote algunos exemplares en las casas de algunos patriotas conocidos con sobre, y asi circulará sin peligro personal.29

  • 30 Diario Secreto de Lima, lunes 4 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, martes 21 de mayo de (...)

26Aldana intenta movilizar a todos los sectores para luchar contra el despotismo y contribuir a la implementación de las reformas necesarias. Dirigiéndose a los ministros del culto, les dice claramente que si no pueden predicar siempre las nuevas ideas, deben “á lo menos en secreto catequizar á los néofitos políticos, y desarraigar del pueblo tantas groseras preocupaciones que lo tienen ciego”.30

  • 31 Ibid., núm. 3, miércoles 6 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, viernes 24 de mayo de 181 (...)
  • 32 Ibid.

27El 6 de febrero es a los abogados a quienes interpela, recordándoles: “Trescientos años que [nuestra patria] ha sido gobernada por unos tutores despóticos, que solo han pensado en su dilapidacion y exterminio [...] esforzando vuestras plumas á fin de conseguir su emancipacion”,31 y a los cuales intenta herir en su orgullo: “Sereis vosotros mismos menos victoriosos en vuestras defensas que lo han sido los inmortales abogados de Buenos Ayres, Santa Fé, Quito, Chile, Caracas y Cartagena, que ya ganaron el reñido pleyto de la libertad de aquellos paises”.32 Es un problema de dignidad profesional, puesto que seguramente esta causa es, y permanecerá, la más importante causa que ellos hayan de defender en toda su carrera. López Aldana insiste (él mismo es abogado):

  • 33 Ibid.

Vuestra suscripción á mi diario es la mas importante: no dexeis todos de escribir noche y dia para conquistar con vuestros luminosos argumentos a todos los tercos, ó ignorantes de nuestro sistema, haciendoles aprender el origen de las sociedades, el pacto social, los poderes de los reyes, y de los pueblos, y en fin los duros procedimientos ilegales que hemos experimentado contra los mas sagrados derechos, natural, divino y de gentes.33

28Se comprende fácilmente que por razones técnicas Aldana recurra a aquellos que saben hablar, escribir y por lo tanto se dirija a los hombres de iglesia y de toga. Luego de los hombres de ley, es hacia las mujeres a quienes dirige sus esfuerzos, como si ellas también tuviesen el poder de defender una causa justa.

  • 34 Ibid.

Suscribios á mi diario graciosas limeñitas, y todas las lindas que habitais esta ciudad, haciendo que vuestros conocidos lo copien y lo lean, de la propia suerte que todos los demas papeles que respiren el dulce fuego de la libertad. Tened presente que en el nuevo gobierno, vosotras habreis de tener tambien una gran parte, pues la naturaleza os ha concedido los mismos derechos en la sociedad que á los hombres.34

  • 35 Ibid., p. 424.

29Él apostrofa igualmente a los médicos y a los comerciantes, a quienes califica de “nobles” y de “industriosos” y a quienes promete: “Quando nuestra patria libre adquiera relaciones directas con todos los lugares del mundo, tambien entonces será mas vivo, mas rico, y mas liberal vuestro comercio”.35 Se dirige, en fin, al pueblo en su conjunto, a todos:

  • 36 Ibid.

Desgraciados indios, pardos y negros, que sois nuestros hermanos: también quiero hablar con vosotros: vosotros constituís una gran parte de este vecindario y precisamente habeis de concurrir con los limeños á dar libertad á la patria comun; vosotros habeis de tener parte en la nueva representacion que se elija: si alguno de vosotros se halla con bastantes luces sobre nuestro plan propa-gadlas entre vuestros conocidos, y haciendoos cabezas de todos, semeteos á uno de nuestros patriotas alcaldes, ó á otro caballero limeño que sea de vuestro agrado, para seguir sus ordenes quan-do la patria lo exija.36

  • 37 Ibid., p. 425.
  • 38 Ibid.
  • 39 Ibid.
  • 40 Ibid., p. 426.
  • 41 Ibid.

30Advierte a los españoles de la metrópoli que la causa de América es también su causa. “Ustedes son nuestros hermanos.” El último mensaje es para Abascal: “Y tu finalmente Abascal, si por casualidad llega este diario á tus manos, tomalo, leelo, y tiembl37 Le reprocha las “abominables carnicerías” cometidas por sus tropas, “los ridículos papeles que han hecho imprimir contra la honorificentisima Junta de Buenos Aires”,38 y le prescribe que suscriba a su Diario, “puede ser que salves de la ruina, que te amenaza muy de cerca”,39 y que siga sus consejos. “¿Quieres ser todavia amado Abascal? ¿Quieres hacer ver á todo el mundo que amas al pueblo de Lima, mas que á tu renta y tus honores? ¿Quieres evitar la censura universal [...]? Deposita tu baston en manos del pueblo”.40 Sigue en el escrito periódico un programa de acción para el virrey: que éste pida a los alcaldes que convoquen un cabildo abierto. Todo habitante de Lima votaría entonces libremente, a fin de elegir a sus representantes, y así se nombraría un gobierno provisional. Las otras provincias y ciudades del Perú procederían de la misma manera y deliberarían sobre las medidas por tomar. En este marco, Abascal podría presidir el cabildo y votar en primer lugar no tanto como virrey sino como simple ciudadano. Por último, le advierte lo que ocurrirá si pasa por alto las advertencias: “Sabete que no hay medio entre estos dos extremos, ó morir ó marcharse á la España francesa. Abascal resuelvete: no te fíes de tu artillería ni de tus generales, ni de tus soldados [...] porque el pueblo que quiere ser libre, lo es”.41 La amenaza tiene la firma de “el periodista desconocido”.

31Varios números del Diario Secreto incluyen también informaciones militares. A los argumentos de la pluma se agregan los de las armas. López Aldana, que sigue la progresión del ejército que viene de Buenos Aires, anuncia en febrero de 1811 que éste dispone de más de 13 000 hombres, sólo en el cuartel de la Paz, y que son más de 20 000 “los guerreros listos a mo-bilizarse” en las provincias, sin contar con los indios que se ponen voluntariamente al servicio del ejército para transportar artillería y equipaje y quienes, acosando al enemigo, acaban por debilitarlo.

LOS PROCEDIMIENTOS DEL PANFLETISTA

32López Aldana pone de este modo el acento en la representa-tividad y en las libertades, sobre todo las de la prensa. El epígrafe de cada número del Diario Secreto es una reiterada denuncia de los esfuerzos del rey para atrasar su aplicación en el Perú, y para intentar movilizar a todos los sectores, a fin de luchar contra el despotismo y contribuir así a las reformas que se imponen. Es entonces la movilización de todos los actores sociales lo que él desea. En su periódico ya no hay descripciones para ponderar los encantos, los méritos o resaltar las faltas del país. Poco o nada hay en esas páginas de relatos de hechos gloriosos de sus habitantes, sino una sucesión de diatribas para alentar a cada uno a participar en la vida social, política y económica del virreinato. Lo que Aldana parece buscar en esas hojas, sobre las cuales ha volcado sus ideas, es quizá menos ahondar en un programa de transformaciones políticas y sociales que tener peso —junto a otros— en el destino de su país.

  • 42 Diario Secreto, núm. 3, ed. facs., p. 425.
  • 43 Lucien Karpik, Les Avocats. Entre l’Etat, le public et le marché, xiii-xxème siècles, nrf, Gallima (...)

33Si él, ese chupatintas impenitente, se da como ejemplo, su acción no es la de un solitario: “No creas que te habla un hombre solo: lo que escribo, y escribiré despues, has cuenta que lo oyes de boca de un millon de hombres de todo el Perú: esto es de su mayor y mas sana parte: yo soy el interprete de su sentimiento general”42 Manera de recordar que, por sus funciones, es un representante, y su oficio es el ejercicio de un mandato. Pero el abogado es aquel que está habilitado para hablar y actuar en nombre de otra persona y ese mandato restringido puede servir de base a un mandato ampliado, por el cual el portavoz interviene en nombre del público.43

34Que ello sirva para amenazar o tranquilizar al mayor número de personas es un argumento esencial para López Aldana. Al término solitario él opone el de solidario. La batalla que él libra a golpes de vocativos e imperativos, que reaparecen de un número a otro del periódico en una larga prosopopeya, es aquella de la opinión de la cual él dice, a veces, ser el que la despierta y, otras, su portavoz.

  • 44 Diario Secreto, núm. 3, ed. facs., p. 427.

35Otros también tomaron sus plumas decididos a ser, como él, los denunciadores de un sistema que ya no es conveniente y los intérpretes del descontento general. Como antídoto a los decretos y papeles “insultantes y llenos de mentiras” que las autoridades peruanas multiplican, Aldana preconiza la lectura de Jovellanos, de la Romana, de Capmany y de Blanco White. Recomienda leer El Español, El Despertador, El Peruano, El Patriota, La Unión, agregando que los últimos tres manuscritos acaban de ser publicados en Lima y que sus “autores merecen un distinguido lugar en el corazon de todo buen ciudadano”.44

  • 45 Ibid., p. 428. Cf. Juan Jorge Cabodi y Julio César González, La Reimpresión bonaerense del Diario (...)

36Los soportes de escritura que se pueden utilizar para las protestas no acaban en los libros y periódicos. Es lo que Aldana recuerda cuando pide que se facilite la circulación de otros escritos, como La Representación del Cabildo de Santa Fe a la Junta Central, El Manifiesto del Syndico-Procurador de Cartagena y, particularmente, El Catecismo de Chile, del cual estima primordial su difusión, puesto que comporta “las verdades más importantes” del sistema al cual adhiere, “en un estilo clarisimo las verdades mas interesantes á nuestro sistema”.45

37A las noticias anunciadas y a los problemas planteados mezcla igualmente las cartas, que se revelan de hecho apócrifas, puestas en escena imaginada por el panfletista, deseoso de estimular a sus lectores. Para evocar la inversión de valores, los cambios y al menos abogar en su favor, Aldana quiere mostrar con ejemplos que es posible deslizarse en formas textuales fijas y cotidianas, epistolares o dogmáticas, como el rezo y el catequismo, y que figuras clásicas pueden ser desviadas de su función habitual. Todo ello con objeto de insistir en la multiplicidad de instrumentos de persuasión.

  • 46 agi, Lima, 1016, Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia del Perú, 1811- (...)

38Sabemos que López Aldana fue asistido en su tarea por Guillermo del Río y por su hijo Manuel, y que Riva Agüero colaboraba igualmente. Aunque una importante recompensa se había ofrecido a quien denunciara al autor del Diario, esas hojas circulaban solapadamente, y escaparon así a las pesquisas. Cierto, la ilegalidad dentro de la cual se difundía el periódico limitó su alcance. Sin embargo, hemos visto que López Aldana había encontrado un apoyo en Castelli y que la prensa de Buenos Aires había editado en mayo y agosto de 1811 los números del Diario que le habían llegado. Sabemos también que ejemplares llegaban igualmente a Trujillo, Bogotá y Quito.46

  • 47 López Aldana mantendrá los vínculos con el Río de la Plata. En 1819 tiene correspondencia con San (...)

39El 13 de septiembre de 1811 envía aun a la Junta una serie de retratos de “enemigos”: virrey y altos funcionarios, para que éstos sean impresos en Buenos Aires y reenviados a Perú, donde pueden ser útiles a la “Santa insurrección”. Pero los acontecimientos de Huaqui, que detienen la progresión del ejército auxiliar de Perú, interrumpen los vínculos entre los patriotas de Buenos Aires y los limeños, y López Aldana deja de hacer llegar sus manuscritos a Buenos Aires.47

“EL PERUANO” O EL PROBLEMA DE LA PUBLICIDAD

40A pesar de la intención de Abascal de impedir el intercambio de ideas, podríamos recordar aquí el desarrollo de centros de enseñanza superior y sus transformaciones, la multiplicación desde fines del siglo xviii de lugares de reunión, de sociedades, de tertulias. Con una mirada hacia atrás podríamos evocar el caso de la Sociedad de Amigos del País, pionera en este tipo de prácticas, así como lo fue la experiencia del Mercurio Peruano.

41En abril de 1811, los acontecimientos se precipitan cuando se hace público el decreto de las Cortes de Cádiz del 10 de noviembre de 1810 sobre la libertad de imprimir y publicar sin licencia.

  • 48 Para la reproducción de El Peruano, cf. Colección Documental de la Independencia del Perú, Lima, 1 (...)

42Aprovechando el espacio de libertad que se les concede, los miembros de la Tertulia del Campo, particularmente activa y en la cual participa López Aldana, editan un periódico: El Peruano. Los impresores son Pedro Oyague y sobre todo Bernardino Ruiz. Los nombres del editor y del principal redactor no son comunicados en un primer momento. Se trata de Guillermo del Río y de Gaspar Rico y Angulo. El periódico aparece dos veces por semana y comporta también números extraordinarios.48

43Ciertamente es interesante ver cuáles son las reproducciones de extractos de gacetas europeas, o sus reimpresiones, para observar qué caja de resonancia ofrece un acontecimiento del cual el periódico da cuenta: los de la Península, especialmente las sesiones de las Cortes, y los de América, con sus diferentes insurrecciones. Es interesante ver cuáles son los temas predilectos de los redactores: defensa de la libertad y de la felicidad en el respeto de la ley, confianza ilimitada en la educación. Es igualmente interesante advertir la virulencia con la cual se bate en la brecha la política de Abascal, pero finalmente todo ello supone hacer un empleo relativamente clásico de una libertad de prensa recientemente acordada.

44Lo más significativo, lo más importante quizá, es el hecho de que G. Rico, el redactor en jefe, abre sus columnas para tratar asuntos de orden privado o limitados ordinariamente al círculo del grupo dirigente, que aparecen así en la escena pública. A título ilustrativo van tres ejemplos, tres asuntos de alguna manera vinculados a tres nombres: la cuestión Villalta, el caso Pedro Abadía y el debate alrededor de la abolición del tributo con Eyzaguirre, el protector general de los indios.

  • 49 Cf. Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal, pp. 105 ss.; Carmen Villanueva, “La censura de (...)
  • 50 Marie-Laure Rieu-Millán, Los diputados americanos, pp. 139-160.
  • 51 Roger Chartier, Les origines culturelles de la Révolution française, Seuil, París, 1990, 251 pp.

45El periódico se mezcla en la cuestión Villalta, criollo de primer plano cuyas reivindicaciones son apoyadas por Rico. Villalta dirige al Cabildo de Lima dos informes, acusando a la administración española de frenar su carrera. Los informes circulan entre los criollos, entre los cuales muchos se sienten identificados con las quejas de Villalta. Abascal prohibió la circulación de esos documentos que, según Rico, no violan ninguna norma legal. Villalta encarga entonces a Guillermo del Río editar un manuscrito titulado Breves reflexiones sobre la censura de los oficios dirigidos al Excelentísimo Ayuntamiento de esta capital por el brigadier Don Manuel Villalta, escrita por él mismo.49 El 19 de junio, en sesión secreta, las Cortes examinan los motivos que llevan a Abascal a denunciar frente a la Junta de Censura de Lima los escritos de Villalta. Varios diputados intervienen entonces contra las medidas tomadas por Abascal. El 25 de junio de 1811 Mejía replica: “Si no fuese permitido hablar libremente, aún los merecidos elojios pasarían por serviles lisonjas, y no habría más mordaz invectiva que un misterioso silencio”.50 Rico sigue la causa, informando a sus lectores, y publica una carta de la mujer de Villalta pidiendo al editor que apoye la causa de su marido. Haciendo así público delante de la opinión un asunto en curso, dando la palabra a criollos partidarios de Villalta —como Baquijano y Carrillo, quien con el seudónimo de Metafóricos Claros sostiene que se trata de reivindicaciones justas—, el periódico se transforma de hecho en un tribunal.51

  • 52 El Peruano, t. n, núm. xxxiv, martes 28 de abril de 1812, p. 314.

46Por lo demás, en enero de 1812, los editores se radicalizan y se multiplican los ataques contra la Gazeta de Lima. Gaspar Rico se erige en representante de la opinión frente al poder oficial: “La opinión pública es una manera de ley, si con ella no se conformasen las Cortes no residiría la soberanía en el pueblo, sino en ciertas personas, lo que es una herejía política”.52

47Segundo asunto: se trata de la sospecha que emite El Peruano respecto de Pedro Abadía, factor de la Companía de Filipinas y capitán del Batallón de la Concordia. El periódico cuestiona la ciudadanía española de Pedro Abadía, acusándolo de ser de origen francés. El número en que aparece esta acusación será censurado.

  • 53 Miguel de Eyzaguirre, Ideas acerca de la situación del indio, Lima, 5 de octubre de 1809, bnl, D. (...)
  • 54 Carta de Miguel de Eyzaguirre al Consejo de Indias, 2 de diciembre de 1812, agí, Lima, 1977.

48Tercer asunto: se trata de la intervención que hace en el periódico el procurador y protector general de los indios, Miguel de Eyzaguirre, sobre la abolición del tributo. Es interesante aquí observar la manera en que Eyzaguirre transgrede la confidencialidad tácita que beneficia a la Asamblea Extraordinaria. El decreto del Consejo de la Regencia del 21 de mayo de 1810 ordena al virrey de Nueva España eximir a los indígenas del pago del tributo. Las Cortes confirman esta medida el 13 de marzo de 1811 y la hacen extensiva a todas las Indias. Abascal, buscando implementar una serie de medidas para paliar los problemas del Tesoro, convoca una Asamblea Extraordinaria llamada Junta de los Tribunales, compuesta de 36 miembros, entre los cuales está M. de Eyzaguirre. El virrey está convencido de que hay que reintroducir el impuesto indígena con otra apelación y propone una “contribución provisoria”. En el transcurso de las reuniones, el virrey acuerda dar gran importancia a los informes del intendente de Arequipa y del presidente de la Audiencia de Cuzco. Eyzaguirre interviene varias veces para oponerse a la reimplantación del tributo. Recuerda que, desde 1809, había redactado un informe donde aconsejaba suprimirlo.53 Eyzaguirre apela al Consejo de Indias para que intervenga en esta cuestión. Escribe una carta en diciembre de 181254 donde expresa sus dudas sobre la voluntad de las comunidades y luego, saliendo de la esfera limitada de una Asamblea Extraordinaria y abandonando su deber de discreción, lleva el debate a la esfera pública cuando El Peruano, que participa en la polémica sobre la desaparición del tributo indígena, le ofrece sus páginas. Que Abascal haya apreciado poco las intervenciones de Eyzaguirre, ello se comprende, puesto que este último obliga al virrey a entrar en el debate público, a explicar y a persuadir a su vez. Y que las palabras de Eyzaguirre hayan tenido una cierta audiencia, los testimonios tienden a probarlo. En varias causas que tienen lugar entonces, su nombre es citado por quienes son calificados de “subversivos”, en Lima, Huánuco, Trujillo, Puno y con más frecuencia en el Alto Perú.

VÍNCULOS CON “EL SATÉLITE”

  • 55 De hecho se reduce a una introducción con la fecha de 4 de marzo de 1812, de un suplemento a la in (...)

49El Satélite del Peruano nace, como su apelación lo indica, para completar El Peruano. Se anuncia una periodicidad de dos veces por semana. Se propone profundizar allí las reflexiones de El Peruano. El periódico, que originariamente está a cargo de la misma Sociedad filantrópica que El Peruano y cuyos miembros no se dan a conocer, dura cuatro meses.55

50Su objetivo es contribuir a la ilustración, o sea a la instrucción, del pueblo. Se pone de relieve una frase de Jovellanos, “No son las luces e ilustración de los pueblos lo que debe temer un gobierno, sino su ignorancia”, y un pasaje del periódico El Redactor General, de Cádiz, número 60: “¡Ay de los gobiernos que pretenden ser estables engañando al género humano!” Sus comienzos son temerarios; la definición de patria que figura, en la primera nota del texto, en la introducción, es denunciada por la Junta de Censura:

  • 56 El Satélite del Peruano o Redaccion Politica, liberal é instructiva por una Sociedad filantropica, (...)

Por patria, entendemos toda la vasta extensión de ámbas Américas: comenzemos de desear de ser egoistas, y á renunciar para siempre esas ridiculas rivalidades de provincias con provincias originadas de la ignorancia y preocupacion, fuente fecunda de males infinitos. Todos quantos habitamos él nuevo mundo somos hermanos, todos de una sola familia, todos tenemos unos mismos intereses: amemonos todos con una estimacion infinita, racional y benefica, unámonos con lazos indisolubles, y entónces serémos invencibles, fuertes, felices, industriosos, y dignos de componer una Nacion. De nuestro seno solo debimos arrojar y no tener por hermanos á aquellos que se oponen a la felicidad de la America, esto es, aquellos que desean continue con ella el antiguo gobierno colonial, y el cetro de hierro que ha regido en estos tres siglos pasados así la España como las Indias. Estos son peores que los franceses y es preciso no conocerlos por hermanos, sino aniquilarlos desaparecerlos...56

  • 57 agi, Diversos, legajo 2, año 1812, Archivo de Abascal, Lima, 1016; expediente conjunto contra El P (...)

51Es una definición americana de lo que es una patria en el sentido de: “límites del suelo en que se nace”. De ello se desprende que América es una realidad diferente de la de la península. El periódico enuncia asimismo críticas hacia los aspectos intervencionistas de la política del virrey y vuelve sobre la libertad de prensa, que no es respetada según las normas fijadas por las Cortes. La Junta de Censura califica de “viciosa” esta visión de las cosas. El virrey considera El Satélite “como el más incendiario y subversivo que ha salido de las prensas de esta ciudad”.57 La responsabilidad de la introducción recae en Campos, quien está vinculado con Rico y con la Tertulia del Campo. De hecho, es Aldana quien ha escrito la introducción.

  • 58 El Peruano, t. n, núm. xxxi, 17 de abril de 1812.
  • 59 La información figura en la Gazeta Ministerial del Gobierno de Buenos-Ayres, pp. 101-102 (pp. 291- (...)
  • 60 Lima, el 23 de mayo de 1812, los 25 y 27 de febrero de 1813, los 1,9, 10, 13, 14, 19 de abril de 1 (...)

52Al mismo tiempo que la introducción había sido censurada, Rico indica en las columnas de El Peruano la relación que une a los dos papeles: “Quiera el cielo que así como las Cortes decretaron la pena de suspensión a todo empleado que no cumpla órdenes soberanas, decreten la misma pena a cuantos quebranten, como se ha quebrantado en este caso, las leyes protectoras del ciudadano indefenso”.58 Es un desafío a Abascal y al funcionamiento de la Junta de Censura. En marzo de 1812 Abascal fustiga los 54 números ya aparecidos, y los hace incautar. Gaspar Rico organiza su defensa en el mismo diario. Pide que se le remitan los informes de censura para defenderse como lo estipula el Reglamento de la Imprenta, pero esto le es rechazado. La comisión de censura prohibe el periódico. Se abre un proceso judicial y Gaspar Rico es detenido y enviado a la península.59 Abascal sospecha que Rico está involucrado en diferentes conjuraciones que ya han tenido lugar, así como en otras que se preparan, principalmente con la insurrección de Huánuco, que tiene lugar en febrero y marzo de 1812. Guillermo del Río abandona Lima por algún tiempo y una información acusatoria contra Eyzaguirre se envía a la península. Abascal pide en varias ocasiones que éste sea dimitido de sus funciones y enviado con Gaspar Rico bajo partida de registro a la península, pero, en vano.60

  • 61 El Peruano, t. ii, núm. 1, viernes 3 de enero de 1811, pp. 144-145.
  • 62 Se debería poder conocer mejor los hombres que lo publican, con sus bagajes de conocimiento, sus r (...)

53Con El Peruano se plantea el problema de la publicidad. En el caso de Villalta y la intervención de Eyzaguirre, vemos operarse un deslizamiento de la esfera privada o reservada de los asuntos del Estado a la esfera pública. Después de algunos meses de funcionamiento, ese periódico se erige en representante de la opinión: “Un gobierno liberal no habia de agradar à todos los residentes en el territorio: se sabia que lo que habian de combatir personas vulgarmente llamadas poderosas, como si lo fuese alguna sin el concierto ó apoyo de la opinión pública”.61 Se delimita así una esfera donde las personas privadas, digamos las minorías activas, utilizan públicamente su razón en escritos polémicos, que son fuente de debates y de discusiones que generan estados de opinión. Esos tres periódicos poseen una unidad: se trata de hojas efímeras que, sobre todo en el caso del Diario Secreto y de El Satélite del Peruano, tienen más tiempo para anunciarse que para desaparecer. Ellos son obra de uno o de varios autores, poco numerosos, que expresan allí sus opiniones, sus creencias, sus ideologías.62 Abascal había comprendido la amenaza que suponía una instancia cuyas decisiones pudiesen tener más fuerza que las provenientes de las autoridades establecidas. Así, al mismo tiempo que exiliaba a Gaspar Rico por un tiempo, hacía aparecer, con la ayuda de sus secuaces, un nuevo periódico con el revelador título de El Verdadero Peruano, con el fin de impedir toda reanudación de El Peruano.

  • 63 Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal, introducción.

54Si casi no disponemos de datos acerca de la extensión geográfica de estos periódicos, tenemos muchos menos sobre la gente que los leía. Su divulgación escapa en buena medida —como es lógico— al control de sus autores. Hemos podido ver sin embargo que los tres periódicos circulan y fueron incluso reproducidos fuera de los límites del Virreinato del Perú, especialmente en la Gazeta de Buenos Ayres. Ahora bien, sabemos que los “estados de opinión” dependen de la intensidad y de la extensión de la información disponible. Los debates se instituyen de región en región, de capital a capital, y a través de ese juego de réplicas de sus élites, América parece funcionar como un solo espacio de opinión. Sin embargo, fue precisamente en tiempos de las Cortes de Cádiz cuando se estructura la opinión en el Virreinato del Perú “hasta producir efectos sobre el sistema político, cultural, social” y cuando la élite colonial empieza “a convertirse en comunidad política peruana”, como lo ha escrito Ascensión Martínez Riaza.63

  • 64 Antoine de Saint-Exupéry, Terre des Hommes, Gallimard, París, Folio, p. 169.
  • 65 Joëlle Chassin, Rumeurs et mythes, un essai de rupture avec l’ordre colonial? L’exemple du soulève (...)

55Pero sabemos pertinentemente que aunque son las élites las que inician los acontecimientos, es el público quien hace triunfar la causa. “Son las tierras que reconocen el trigo.”64 La otra parte esencial de la cuestión sería precisamente intentar captar la articulación entre la propaganda y la opinión de las élites que son, al menos así se consideran, portavoz del público, tal como lo acabamos de evocar, y tener una palabra que sería la de un ciudadano cualquiera. En definitiva, hay que intentar captar la imbricación entre la opinión pública y la opinión general. En otros trabajos sobre este mismo periodo y esta misma área geográfica, yo intenté ver el lugar que ocupan los pasquines y las canciones en cuanto versiones, escrita y oral, de opiniones subversivas, como señal de una oposición, y el de los rumores y los mitos, como intento de contrapoder.65

  • 66 Lucien Karpik, Les Avocats, p. 121.

56¿Qué hacer entonces con la clásica dicotomía entre la voz del pueblo, vox populi o clamor, voz manipulable, que es fácilmente engañable por los agitadores, y la voz de los sabios, de aquellos que ejercen la razón, que manejan la opinión esclarecida? ¿Dónde se encuentra el límite al desplazamiento de una palabra que circula no sólo dentro de instituciones, como universidades, cafés, tertulias, sino también en las redes del mundo social, trátese de abogados, de religiosos, de comunidades campesinas o de ejércitos en campaña?66 Si la opinión pública aparece como un tribunal, como una instancia activa que juzga a las autoridades, a la sociedad y su espíritu, la opinión general es voz anónima y poderosa en la que todos concurren, pero que no pertenece a nadie. Es más fácil prohibir un periódico que contener todas las palabras que circulan en una sociedad de face à face.

  • 67 Sobre esa definición de la opinión pública, cf. Patrick Champagne, Faire l’opinion. Le nouveau jeu (...)

57Abascal tenía algunas razones de desconfiar de esas premisas de “una máquina de guerra ideológica” chapuceada por las élites intelectuales en busca de legitimación y de la construcción de esa persona simbólica —el público— que justifica la acción de contestación. La opinión es una nueva forma de autoridad, la coproducción de todos los que la invocan para legitimar su combate. El público no es otra cosa que una forma del discurso político, no es una entidad concreta, y la prensa es un instrumento eficaz de legitimación y de persuasión.67 Al leer esos periódicos, al seguir sus huellas, comprendemos que cada uno haya tenido ganas de autorizarse a pensar y a opinar.

Notes

1 Colección documental de la Independencia del Perú, Lima, 1971, t. iii, v. 3, pp. 212 y 214-215.

2 La Revolución de Mayo a través de los impresos de la época, Comisión Nacional Ejecutiva del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo, t. 1 (1809-1811), Buenos Aires, 1966, p. 399.

3 Decreto del 1° de septiembre de 1811 de la Junta Gubernativa de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

4 Emilio Choy, “La política de Gran Bretaña en el Río de la Plata y su influencia en la Revolución de Zela”, en Congreso Internacional de Historia de América, 5, 1971, Lima, Actas, Lima, 1972, vol. 3, pp. 7-37; Cúneo Vidal, Historia de las insurrecciones de Tacna por la Independencia del Perú, 1921. En junio de 1811, las autoridades de Tacna recibían y publicaban un manifiesto de Castell. Contaban con la ayuda militar del representante de Buenos Aires, que entonces se encontraba en el Desaguadero. Sin embargo, los plie gos de Castelli no fueron bien aceptados en todas partes. En Trujillo, por ejemplo, un mes más tarde, el cabildo reunido en sesión prefirió deshacerse de ese comprometedor documento y enviarlo al virrey, mencionando que Castelli “era el principal caudillo de los rebeldes del Río de la Plata”. Abascal celebró la lealtad del Ayuntamiento de Trujillo.

5 El Excelentísimo Señor Representante de la Junta Provisional Gubernativa del Río de la Plata a los indios del Virreinato del Perú, Plata, el 5 de febrero de 1811, Biblioteca de Mayo, p. 11484.

6 Manifiesto que dirige a los pueblos interiores del Perú el Excelentísimo Señor doctor Don Juan José Castelli representante del superior gobierno de la capital del Río de la Plata sobre las actuales ocurrencias, Oruro, 3 de abril de 1811, Biblioteca de Mayo, p. 11497.

7 Buenos Aires, el 2 de junio de 1810, en Medina, La imprenta en Buenos Aires. La Gazeta de Buenos Avres.

8 Memoria de Gobierno del Virrey Abascal, 1944, t. 1, pp. 437-438.

9 agi, Lima, 739, Abascal, 30 de junio de 1810.

10 Manifiesto que dirige a los pueblos interiores del Perú el Excelentísimo Señor doctor don Juan José Castelli representante del superior gobierno de la capital del Río de la Plata sobre las actuales ocurrencias, Oruro, 3 de abril de 1811, Biblioteca de Mayo, p. 11499.

11 El Doctor Don Fernando López Aldana al General Don José Castelli, el 10 de marzo de 1811, Humberto F. Burzio, Dr. Femando López Aldana, agente secreto de San Martin en el Perú, Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires, 1964, vol. xxxvi, primera sección, pp. 281-420. Burzio reproduce una documentación biográfica proveniente de los Extraits de l’Histoire générale des hommes vivants et des hommes morts dans le xixème siècle de toutes les nations, Ginebra, 1870-1871, pp. 404-420 para la versión francesa y pp. 289-315 para la traducción española.

12 Ibid.

13 Ibid.

14 Ibid.

15 “Adempto per inquisitiones libero audiendi, legendique comercio, eti-am memoriam perdidissemus, si facilius esset oblivisci, quam tacere”, Diario Secreto de Lima, núm. 1, viernes 1° de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta de Buenos Ayres (1810-1821), Reimpresión facsimilar dirigida por la Junta de Historia y Numismática Americana, martes 21 de mayo de 1811, Compañía Sudamericana de billetes de banco, Buenos Aires, 6 vols., 1910-1915, vol. 2, p. 390.

16 Ibid.

17 Ibid, núm. 3, miércoles 6 de febrero de 1811, reproducido en La Gazeta Extraordinaria de Buenos Ayres, viernes 24 de mayo de 1811, en Suplemento a la Gazeta, ed. facs., p. 427.

18 Diario Secreto de Lima, núm. 1, viernes Io de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta Extraordinaria de Buenos Ayres, martes 21 de mayo de 1811, ed. facs., pp. 569-570 (391-392).

19 Ibid.

20 Ibid., núm. 4, sábado 9 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, miércoles 26 de junio de 1811, ed. facs., p. 528.

21 Ibid. núm. 5, miércoles 13 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, jueves 27 de junio de 1811, ed. facs., p. 539.

22 Ibid., p. 540.

23 Ibid.

24 Ibid.

25 Ibid., núm. 7, lunes 18 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, jueves 25 de julio de 1811, ed. facs., p. 624.

26 En 1811, Perú había recibido copias de 11 proposiciones que los diputados peruanos hicieron a las Cortes en defensa de los criollos; B. Hamnet, Revolución y contrarrevolución en México y en el Perú, México, 1978, p. 15. Cf. el libro de Marie-Laure Rieu-Millan, Los diputados americanos en las Cortes de Cádiz (igualdad e independencia), csic, Madrid, Biblioteca de Historia de América 3, 1990, 438 pp. Y Marie-Danielle Demelas, L’invention politique. Bolivie, Equateur, Pérou au xixème siècle, Ed. erc, 1992, 626 pp; pp. 118-119.

27 Debemos subrayar que ese pasaje fue censurado por los redactores de la Gazeta de Buenos Ayres que proponen una versión suavizada: “¿Os opondreis al voto solemne que uniformente ha hecho y jurado ya toda la América de sostener ilesos en estas partes los derechos de nuestro amado Fernando baxo una nueva constitucion que tenga la sancion de todos los americanos, y que no esté expuesta al vilipendio y desprecio como aquí?” Archivo General de Indias, Diversos, 2, doc. 250. Cf. Humberto Vásquez Machicado, El pas-quinismo sedicioso y los pródromos de la emancipación en el Alto Perú, Revista Histórica, Colección Mayo, pp.103-133.

28 Ibid., núm. 2, lunes 4 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, martes 21 de mayo de 1811, ed. facs., p. 395.

29 Ibid., p. 396.

30 Diario Secreto de Lima, lunes 4 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, martes 21 de mayo de 1811, ed. facs., p. 396.

31 Ibid., núm. 3, miércoles 6 de febrero de 1811, reproducido en la Gazeta, viernes 24 de mayo de 1811, ed. facs., pp. 422-423.

32 Ibid.

33 Ibid.

34 Ibid.

35 Ibid., p. 424.

36 Ibid.

37 Ibid., p. 425.

38 Ibid.

39 Ibid.

40 Ibid., p. 426.

41 Ibid.

42 Diario Secreto, núm. 3, ed. facs., p. 425.

43 Lucien Karpik, Les Avocats. Entre l’Etat, le public et le marché, xiii-xxème siècles, nrf, Gallimard, 1995, 482 pp.; pp. 117 ss.

44 Diario Secreto, núm. 3, ed. facs., p. 427.

45 Ibid., p. 428. Cf. Juan Jorge Cabodi y Julio César González, La Reimpresión bonaerense del Diario Secreto de Lima (1811), Quinto Congreso Internacional de Historia de América, Lima, 1972, t. m, pp. 182-195.

46 agi, Lima, 1016, Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia del Perú, 1811-1824, Ed. Cultura Hispánica, Madrid, Instituto de Cooperación Iberoamericana, 1985, 375 pp.

47 López Aldana mantendrá los vínculos con el Río de la Plata. En 1819 tiene correspondencia con San Martín. Su casa es vigilada por orden del virrey Pezuela, que sucede a Abascal, y en 1820 López Aldana debe abandonar la capital.

48 Para la reproducción de El Peruano, cf. Colección Documental de la Independencia del Perú, Lima, 1971, tomo xxiii.

49 Cf. Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal, pp. 105 ss.; Carmen Villanueva, “La censura de los oficios dirigidos al cabildo por el brigadier Villalta”, en Anales del IV Congreso de Historia del Perú, Lima, cehmp, 1967. Sobre este asunto véase más particularmente, El Peruano, t. i, núm. xiv, 22 de octubre de 1811; núm. xvi, 19 de octubre de 1811; núm. xxv, 29 de noviembre de 1811; núm. xxxi, 17 de diciembre de 1811; núm. xxxiii, 24 de diciembre de 1811, y Guillermo del Río, Documentos literarios, Imprenta de los Huérfanos, Lima, 1811, pp. 1-29.

50 Marie-Laure Rieu-Millán, Los diputados americanos, pp. 139-160.

51 Roger Chartier, Les origines culturelles de la Révolution française, Seuil, París, 1990, 251 pp.

52 El Peruano, t. n, núm. xxxiv, martes 28 de abril de 1812, p. 314.

53 Miguel de Eyzaguirre, Ideas acerca de la situación del indio, Lima, 5 de octubre de 1809, bnl, D. 214, en Noticias sobre la Enseñanza Elemental en el Perú durante el siglo xviii, Pablo Macera Dall’orso, Separata de la Revista Histórica (t. xxix, 1967), Lima, 1967, pp. 367-376.

54 Carta de Miguel de Eyzaguirre al Consejo de Indias, 2 de diciembre de 1812, agí, Lima, 1977.

55 De hecho se reduce a una introducción con la fecha de 4 de marzo de 1812, de un suplemento a la introducción y a cuatro números desde el 1° de marzo al 30 de junio de 1812.

56 El Satélite del Peruano o Redaccion Politica, liberal é instructiva por una Sociedad filantropica, núm. 1, 1° de marzo de 1812. Todos los periodos en cursivas son los que fueron tachados en el original, por la Junta de Censura, por ser los más subversivos, agi, Diversos, legajo 2, ramo 1, año 1812, Archivo de Abascal. Esas líneas fueron reproducidas en la Gazeta Ministerial del Gobierno de Buenos-Ayres, el viernes 8 de mayo de 1812, p. 17 (p. 179).

57 agi, Diversos, legajo 2, año 1812, Archivo de Abascal, Lima, 1016; expediente conjunto contra El Peruano y El Satélite.

58 El Peruano, t. n, núm. xxxi, 17 de abril de 1812.

59 La información figura en la Gazeta Ministerial del Gobierno de Buenos-Ayres, pp. 101-102 (pp. 291-292): “El papel peruano se ha suspendido de orden del gobierno. Terminó su publicacion con el arresto de D. Gaspar Rico en la fragata Castor de guerra, y salió ya en partida de registro con destino á España por la via de Panamá. Este europeo sostenia el periódico contra las ideas del virey en virtud de la liberdad aparente concedida á las prensas. Los tiranos creen ominoso á su dignidad el conocimiento que desean los hombres de sus derechos. La Ignorancia y estupidéz es el apoyo de su despotismo: por consiguiente la ilustración es la cuchilla temible de su exîstencia politica. Con este motivo ha calmado un poco el espíritu público”. Una vez en la península, Rico denuncia la arbitrariedad del virrey a través de dos periódicos: La Abeja Española (núms. 141 y 185, 19 de marzo de 1813) y El Redactor (del 31 de enero de 1813). Su causa se prolonga un año, durante el cual se acumulan los testimonios favorables, y el 13 de marzo de 1813 es puesto en libertad. Luego de la deliberación sólo dos números son juzgados como reprensibles: el que trata sobre Abadía y el número 2, del 7 de enero de 1812. Cf. AGI, Lima, 1016, expediente Gaspar Rico, 1812 y Causa formada a Don Gaspar Rico Autor del Periodico Peruano, 1813-1814.

60 Lima, el 23 de mayo de 1812, los 25 y 27 de febrero de 1813, los 1,9, 10, 13, 14, 19 de abril de 1813, el 15 de enero de 1815. Colección Documental de la Independencia del Perú, tomo xxii Documentación Oficial Española, vol. 1.

61 El Peruano, t. ii, núm. 1, viernes 3 de enero de 1811, pp. 144-145.

62 Se debería poder conocer mejor los hombres que lo publican, con sus bagajes de conocimiento, sus relaciones, sus actividades, sus posiciones sociales y área de influencia. Son inevitables para aquel que quiere seguir la difusión de las nuevas ideas.

63 Ascensión Martínez Riaza, La prensa doctrinal, introducción.

64 Antoine de Saint-Exupéry, Terre des Hommes, Gallimard, París, Folio, p. 169.

65 Joëlle Chassin, Rumeurs et mythes, un essai de rupture avec l’ordre colonial? L’exemple du soulèvement de Huánuco, au Pérou, en 1812. Documents de recherche du credal-erhila, núm. 212, cnrs, París, 1991, pp. 254-272. Y “Pasquins et chansons à la veille de l’indépendance péruvienne”, en Mélanges offerts à Frédéric Mauro, Arquivos do Centro Cultural Calouste Gulbenkian, vol. xxxiv, Lisboa-París, 1995, pp. 815-855.

66 Lucien Karpik, Les Avocats, p. 121.

67 Sobre esa definición de la opinión pública, cf. Patrick Champagne, Faire l’opinion. Le nouveau jeu politique, Les Editions de Minuit, París, 1990, 314 pp., p. 46.

Auteur

CNRS-CREDAL, París

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr