Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Seguna parte. Revolución y movilizaciones del público

Tertulia de dos ciudades: modernismo tardío y formas de sociabilidad política en la provincia de Venezuela

Carole Leal Curiel

Texte intégral

  • 1 Jürgen Habermas, The Structural Transformation of the Public Sphere: An Inquiry into Category of Bo (...)
  • 2 Sobre los “clubes” y la influencia de la imprenta, cf. F. Langue, Aproximaciones al tema de la Revo (...)

1El tratamiento historiográfico del surgimiento de una esfera pública moderna, en el sentido que ofrece Habermas,1 ha sido hasta la fecha limitadamente atendido en Venezuela.2 Tal vez una de las mayores dificultades para este estudio consiste en que en Caracas, como en las demás ciudades hispanoamericanas de finales del siglo xviii, las formas de sociabilidad ilustradas, y luego revolucionarias, surgen en un ámbito muy tradicional, no sin retomar o conservar, a veces a pesar suyo, muchos de sus rasgos sociales y culturales. En una ciudad cuyas jerarquías y valores se ordenan en torno de los cuerpos, por una parte, y de las élites aristocráticas, por otra, el surgimiento de formas novedosas puede incluso pasar inadvertido.

2Me propongo en este capítulo examinar cómo y cuándo se modifica el sentido de lo público mediante el surgimiento de prácticas sociales inéditas, tanto en lugares tradicionales como nuevos, en los confínes geográficos de lo que fuera desde 1776 la Capitanía General de Venezuela, recorriendo al mismo tiempo el surgimiento gradual —y tardío— de las nuevas formas de sociabilidad en el ámbito provincial. Para ello, en un primer momento, presento un recorrido por la cultura de la ciudad y sus prácticas sociales, a la luz de los testimonios de algunos de los tantos viajeros que visitaron la provincia de Venezuela entre finales del siglo xviii y principios del xix. En seguida ofrezco un breve recuento sobre la recepción de las Luces o el proceso, por demás tardío, de la “modernidad ilustrada” que vive la provincia. Por último, describo y analizo los dos rumbos políticos que se seguirían en los territorios de las provincias a raíz de la instalación de la Junta Suprema Conservadora de los derechos de Fernando VII en 1810: el del “voluntarismo ilustrado” de la morigeración política por parte de los gobernantes de la primera república, quienes buscaron modernizar “desde arriba” y de manera gradual su propio proceso de regeneración política; y el del “voluntarismo jacobino”, que se expresó en nuevas formas de sociabilidad política —las sociedades o clubes políticos—, cuya actuación vino a crear las condiciones para el surgimiento de una esfera pública moderna.

LA CULTURA Y LAS PRÁCTICAS SOCIALES DE UNA CIUDAD COLONIAL

  • 3 Carlos Duarte (pról., invest., trad, y notas), Misión secreta en Puerto Cabello y viaje a Caracas e (...)

3Caracas, la ciudad capital de la provincia de Venezuela, exhibe en las postrimerías del siglo xviii una diferencia fundamental respecto del resto de las ciudades y pueblos provinciales. Las distintas memorias de viajeros extranjeros, por ejemplo los visitantes franceses de la Misión Secreta de 1783, dan cuenta de una ciudad que revela una vida social rica y alegre, a veces no poco escandalosa: bailes, cenas y paseos con una clara inclinación por reuniones sociales como las veladas musicales.3

  • 4 Ibid., pp. 119, 137, 154, 197-222.

4El contraste entre Caracas y pequeñas ciudades, como Puerto Cabello, Puerto de La Guaira y Maracay, es asombroso, tanto en el lujo de las casas (mobiliario y decoración) como en el orden y limpieza de las calles, magnificencia de los “monumentos públicos” (ayuntamiento, iglesias excesivamente ornamentadas a la usanza española, plazas regularmente trazadas, etc.),4 así como en las formas sociales de una recepción o velada.

5La visita de la Misión va entretejiendo una ciudad que se entretiene en diversas prácticas sociales: los bailes, que casi siempre,

  • 5 Ibid., p. 213.

...comienzan con unos minuetos de etiqueta [...] Después de los minuetos cada caballero escoge su pareja y se baila indiferentemente contradanzas inglesas, francesas y españolas. Generalmente el baile termina con unos fandangos. Es una danza que se hace frente a frente y es muy voluptuosa55

6O las maneras sociales caraqueñas, que en franco contraste con otras ciudades de la provincia, son espléndidas y en mucho se asemejan a las europeas, como minuciosamente observa, entre otros, el Caballero de Coriolis:

  • 6 Ibid., p. 213.

La manera de vivir de los caraqueños se parece mucho a la nuestra. En la mañana, para el desayuno, toman chocolate; almuerzan a la una y cenan a las diez [...] En los banquetes de ceremonia, el dueño de la casa hace un brindis a la salud, al final de la comida, a lo cual todo el mundo aplaude y exclama —¡Eh Viva!— haciendo mucho ruido y golpeando con el cuchillo o tenedor sobre los platos [...] Inmediatamente después de comer, cada quien se retira a su casa para ir a dormir la siesta. A las cinco, las mujeres vuelven a arreglarse. En la mañana desde las diez hasta el mediodía reciben las visitas vestidas con batas sencillas. En la tarde, mandan a abrir sus puertas o bien van a hacer visitas desde las seis hasta las diez. Al regreso del paseo se bebe un refresco [...] En Caracas la sociedad es muy agradable.6

7La recepción matutina que las damas caraqueñas despliegan en el espacio íntimo de la privacidad de los salones de sus casas, especialmente destinados a ese fin, fue una costumbre en boga con el declinar del siglo y para la cual voluptuosas “batas” —la chemise à la reine— fueron los trajes del buen recibir, tal y como lo registran algunos de los miembros de la Misión Secreta durante su visita a la señora Aristeguieta:

  • 7 Ibid., p. 282.

...nuestra primera visita fue dedicada a la Señora Aristigetta [sic], la madre de Belina y de todas las demás hermanas bonitas [...] Las encontramos en una especie de sala muy fresca y bastante grande. El Gobernador fue recibido con cumplimiento y respeto; los franceses con una urbanidad y gracia muy marcadas [...] Pasamos el resto de la mañana conversando, bailando y ejecutando música [...]7

  • 8 Archivo Arquidiocesano de Caracas, Episcopales, carpeta iii, Ibarra, citado por Alberto Calzavara, (...)
  • 9 Luis Castro Leiva, Insinuaciones deshonestas, Monte Ávila Editores, Caracas, 1996, pp. 79-190.
  • 10 10 Véase D. Dávila, “Se tiraban fuertemente al amor: la separación de dos aristócratas a finales de (...)
  • 11 Sobre el alcance y significado durante el siglo xviii del concepto de escándalo, cf. C. Leal, El di (...)

8La bata o camisón fue un traje que en 1806 era uno de los tantos motivos de queja del obispo Ibarra, por ser “trages inmodestos..., con ambos brazos desnudos, con los pechos levantados...”, tanto como lo eran las “danzas, contradanzas y bailecitos que actualmente se practican... ”8 Y cuyo uso en 1811 en un ámbito poco apropiado, una iglesia, será motivo de escándalo público y dará lugar a una querella entre el cura rector de la iglesia de El Pao y don Manuel Ximénez, estanquero y esposo de la portadora de tan “indecente trage”9Otras conductas notoriamente escandalosas, como la de la mujer de don Martín Xerez de Aristeguieta y Bolívar o la de don José Castro y Araoz, o las tipificadas como delitos en las causas civiles,10 dibujan una sociedad en la cual el sentido delescándalo se sitúa en las inmediaciones de la estricta vida privada, lo que no deja de tener consecuencias para el buen orden que ha de regir en sociedad.11

9Esa misma sala íntima también fungió de espacio propicio al “cortejo”, práctica que al parecer fue mucho más común de lo que apenas atisban los viajeros visitantes; suscitaría no pocos escándalos públicos en la rutina de una sociedad cuyas mujeres, dicen los viajeros, están entregadas a Dios y a los placeres:

  • 12 Carlos Duarte, Misión secreta, pp. 244-245.

En cuanto a las mujeres, ellas sólo piensan en dos cosas: Dios y los hombres. El primero por costumbre y lo segundo por placer. A las siete de la mañana van a la iglesia, como ya le he dicho, vestidas de negro, ocultas por un velo, cubiertas de escapularios decorados en oro y armadas con enormes rosarios. Ayunan todos los días indicados, confesándose sin cesar. Le rezan a Dios postradas en el suelo o sobre una alfombra traída por una de sus negras. Después de dos o tres horas de oraciones, regresan a sus casas donde inmediatamente se cambian y se ponen las batas más coquetas, en espera de la llegada de sus amantes, que todas tienen. Ésta es la costumbre general y las mujeres, que rara vez se unen entre ellas, se muestran unánimes e invariables e intransigentes, para apartar a sus maridos en favor del amor [...]12

  • 13 Juan Uslar, “La posada de El Ángel”, en Revista de la Sociedad Boliva-riana, segunda etapa, vol. xx (...)

10Si algo resalta en la descripción brindada por los visitantes de la misión de 1783, es que la “alegre” y variada vida social caraqueña se desenvuelve en los salones de bailes y en los salones íntimos de las casas privadas. Ni una sola posada registraba la ciudad como lugar de hospedaje en esa época. Será casi al declinar del siglo cuando se establece en la ciudad la posada “El Ángel”, la cual vino a servir de pensión, restaurante y taberna y, al parecer, de lugar de reunión con el inicio del siglo xix para discutir “las últimas noticias llegadas de Europa”, y años más tarde, según afirma Juan Uslar, “en centro de actividades de los revolucionarios”.13 Ya declarada la Independencia absoluta, “El Ángel” continuaba siendo la única posada que existía en la ciudad capital de la provincia, y la regentaba el genovés Bernardo Ferrara.

  • 14 Francisco Depons, Viaje a la parte oriental de Tierra Firme en la América Meridional, Fundación de (...)

11Pocos años después de la visita de los franceses de la Misión, otro francés, Francisco Depons, observa que los billares “diseminados por la ciudad y en los cuales casi nadie va a jugar”, “los tres frontones donde se juega a la pelota con palo o a mano limpia” —juego introducido por los vizcaínos— y el teatro o coliseo constituían los únicos esparcimientos públicos caraqueños.14 Señala Depons la notoria, y no por ello menos asombrosa, ausencia de

  • 15 Ibid., p. 124 (el recorrido de Depons se efectúa entre 1801 y 1804; cursivas nuestras).

...paseos públicos, liceos, salones de lectura, cafés [...] Pero, para vergüenza de esta gran ciudad debo decir que allí se ignoran los progresos de la civilización. Cada español vive en su casa como en prisión. No sale sino a la Iglesia o a cumplir con sus obligaciones. Ni siquiera trata de endulzar su soledad con juegos cultos; gusta sólo de aquellos que lo arruinen, no de los que puedan distraerlo.15

12Humboldt confirma las apreciaciones sobre la limitada variedad de placeres que ofrece la sociedad caraqueña, así como el vivo interés que muestra por la ejecución musical. Sin embargo, a diferencia de Depons, observa en algunos jóvenes una “irreflexiva inclinación” por las ideas nuevas y el gusto por la instrucción:

  • 16 Alejandro de Humboldt por tierras venezolanas, Fundación de Promoción Cultural de Venezuela, Caraca (...)

En Caracas existen, como dondequiera que se prepara un gran cambio en las ideas, dos categorías de hombres... La una, que es al fin poco numerosa, conserva una viva adhesión a los antiguos usos, a la simplicidad de las costumbres, a la moderación en los deseos [...] La otra, ocupándose menos aún del presente que del porvenir, posee una inclinación, irreflexiva a menudo, por hábitos e ideas nuevas [...] Noté en varias familias de Caracas gusto por la instrucción, conocimiento de las obras maestras de la literatura francesa e italiana y una decidida predilección por la música, que se cultiva con éxito y sirve —como siempre hace el cultivo de las bellas artes— para aproximar a las diferentes clases de la sociedad.16

LA RECEPCIÓN DE LAS LUCES

  • 17 Entre los que ocupa un lugar privilegiado la obra de C. Parra León, La filosofía universitaria; cf. (...)
  • 18 A título ilustrativo, las reales cédulas y órdenes enviadas a la provincia expresando preocupación (...)

13En efecto, existen indicios que permitirían afirmar que la provincia de Venezuela se inicia tardíamente en la “modernidad ilustrada” durante los reinados de Carlos III y Carlos IV. Diversos estudios,17 amén de la copiosa documentación de archivo18junto con el testimonio de distintos viajeros, revelan que la provincia de Venezuela siguió muy de cerca, cuando no copió, los cambios en las costumbres y usos que el despotismo ilustrado en su versión hispánica introdujo a parajes tan poco importantes como la provincia de Venezuela.

  • 19 La casa del Real Amparo terminó siendo en 1785 la casa de recreo de los gobernadores, fue decorada (...)
  • 20 Carlos Duarte, Mobiliario. Con la entrada del siglo xix, el neoclasicismo pasó a ser norma estética (...)
  • 21 Actas del Cabildo de Caracas, sesión del 17 de diciembre de 1810, (ahcmc), Actas del Cabildo.

14Los cambios en el decorado de interiores dan fe no sólo del hecho de que las grandes casas caraqueñas siguen los cambios de ultramar, sino que, entre otros muchos datos interesantes, el uso de cubrir las paredes de las salas con cuadros religiosos y pinturas de los reyes decae a partir del último cuarto del siglo xviii “y por ello —observa Duarte— casi no aparecen retratos de Carlos IV y Fernando VII en las testamentarías”. A cambio se impuso la moda de decorar las paredes con cartas geográficas —en la casa de recreo del Real Amparo19 había “un mapa de Norteamérica sobre la puerta de la antesala” y en la de Juan Vicente Bolívar, “cinco mapas de cartas generales”—, o con temas neoclásicos y uniformes militares.20Y fue justamente un mapa de la América meridional el obsequio que el ciudadano Francisco de Miranda tuvo “la bondad de ofrecer a la municipalidad de esta ciudad de Caracas” a poco de haber llegado a la provincia desde Londres, a finales de 1810.21

  • 22 Cf. H. García Chuecos, “La ciencia del derecho y su enseñanza en Venezuela durante la Colonia: El R (...)

15Al tiempo que la decoración de interiores se inclinaba hacia el neoclasicismo, los intentos de establecer dos Academias en Caracas —la de Derecho Público y Español, y la de Matemáticas— también formaron parte del proceso de “difusión de las luces” en la provincia de Venezuela. El Real e Ilustre Colegio de Abogados de Caracas, establecido hacia 1788,22 quiso instituir, a iniciativa del regente de la Real Audiencia, Antonio López Quintana, una Academia de Derecho Público y Español. El proyecto fue discutido durante el verano de 1790; su finalidad era “proporcionar a los abogados la mayor erudición de que eran capaces, a los que aspiraban a la distinguida profesión de la Abogacía su más completa formación e instrucción”.

16Lo más interesante de este intento de formalizar la utilidad de la instrucción, tanto a abogados como a personas “literatas de graduación”, son justamente las constituciones elaboradas para su establecimiento, en especial las relativas a las condiciones de ingreso, al aparato ceremonial de las prelaciones para su funcionamiento y al proceso establecido para las disertaciones públicas.

El Presidente ocuparía siempre asiento preferente en el caso de no asistir el director. Tendría a su derecha al Vicepresidente y a su izquierda al académico más antiguo, y después todos los asociados, por su antigüedad, reglada por el día de la entrada. El Fiscal y el Secretario tomarían asiento a los costados de la mesa.

  • 23 Ibid.

17Y en el caso de que los miembros de la Real Audiencia asistieran a los actos académicos, “tendrían asiento preferente inmediatamente después del que presidiera el acto”.23

  • 24 El “buen nacimiento” refiere a la legitimidad del nacimiento y la ascendencia cristiana limpia de t (...)

18Eran miembros natos de la Academia los abogados del Real Colegio de Abogados, quienes debían pagar una cuota anual de dos pesos. Y podían aspirar a serlo aquellos que hubieran logrado el grado de bachiller en derecho civil o canónico siempre y cuando lograran demostrar su “buen nacimiento, aplicación y conducta, plenamente justificados”.24 En el caso de que el aspirante fuese persona “literata de graduación”, estaba obligada a entregar al secretario de la Academia una disertación que, una vez leída en público, sería sometida al examen de dos censores designados por el presidente para que corrigiesen sus defectos. Una vez admitido el aspirante, además de pagar la cuota de cuatro pesos, debía prestar el juramento de defender la Purísima Concepción de Nuestra Señora y acto seguido procedería a abrazar al presidente y a los demás vocales; en seguida “tomaría el último asiento y haría una breve oración de gracias que entregaría firmada al Secretario”.

19Las disertaciones académicas tendrían lugar dos veces al mes —primero y quince—, “a puerta abierta para que concurrieran a oírlos todos los que gustaran”. Las disertaciones se harían acerca de las Leyes del Reino (cédulas, órdenes generales y particulares) o sobre aspectos puntuales de derecho público, para lo cual el disertante debía presentar su texto por escrito, y una vez leído lo entregaría al secretario, a fin de que fuese sometido a tres argumentos en relación con las conclusiones que presentaba. Las mejores disertaciones serían premiadas el día de la patrona de la Academia —Nuestra Señora de la Merced— el primer domingo de agosto.

  • 25 García Chuecos, “La ciencia”.

20La Academia tuvo corta vida. Una serie de vicisitudes, entre las que resalta la falta de una sede propia, hizo de sus juntas públicas un inconveniente mayor, que culminaría con la suspensión de sus actividades hacia 1797. En ese ínterin, la Academia sesionó inicialmente en la casa de Miguel José Sanz y finalmente en la única sede que encontró a su disposición: el convento de la orden de la Merced, ubicado en el extremo norte de la ciudad.25

  • 26 Discurso del doctor Juan Agustín de la Torre, 1790, cf. García Chuecos, Historia colonial de Venezu (...)

21El otro intento de Academia fue la de Matemáticas, proyecto inicialmente propuesto en 1790 por el rector de la Real y Pontificia Universidad, Juan Agustín de la Torre, y retomado en 1797 por su sucesor, José Antonio Borges, quien presentó una solicitud ante el Real Consulado sobre “la absoluta necesidad de sujetos matemáticos a quien confiar las precisas operaciones de dimensiones de tierras, aperturas de caminos y trazado de acequias en los casos de justicia que son frecuentes, y la utilidad que resultaría con el establecimiento de una Cátedra en que se enseñase una facultad tan importante”. El Real Consulado tomó para sí el proyecto y consideró conveniente instruir no sólo en matemáticas, arquitectura rural y fortificaciones, sino también en el modo de beneficiar el añil y el azúcar, en la fabricación de ladrillos, en las cualidades de la tierra, los minerales, las raíces, etc., por lo que se hacía indispensable la fundación de dos cátedras: una de matemáticas y otra de física y química con aplicación a la agricultura y las artes. Para ello costearía con sus fondos las cátedras —en las que se enseñaría gratuitamente—, los dos catedráticos que traerían de Europa para su enseñanza y la compra de instrumentos y libros necesarios para su dotación.26

  • 27 Ibid.

22El intento no pasó de proyecto. La respuesta a la solicitud del “superior permiso” llegó años después, en 1805, rechazando el rey “el establecimiento en esa ciudad de una Academia para enseñar Matemáticas, Física y Química (que) no permite aún el estado de los fondos de ese Consulado”.27 Será en 1810, por decisión de la Junta Suprema de Caracas, cuando se establezca la Academia Militar de Matemáticas en Caracas con miras a:

  • 28 Gaceta de Caracas, 7 de septiembre de 1810.

proporcionar a la juventud aplicada los medios de ser útiles al Estado en cualquier carrera que emprendan [...] admitiéndose en ella gratuitamente con preferencia, a los militares desde la edad de 12 hasta la de 32 años, y con sujeción a la misma a todos los demás jóvenes que por su clase y circunstancias puedan asistir decentemente.28

  • 29 M. Alvarez, El Tribunal del Real Consulado de Caracas: contribución al estudio de nuestras instituc (...)

23Ambas Academias, así como la junta económica “que hará el oficio de sociedad patriótica”29 del Real Consulado de Caracas, con sus disertaciones a mediados de cada mes, se inscriben en el afán del despotismo borbónico por difundir la utilidad de las Luces. Sin embargo, por lo que puede observarse con la Academia de Derecho y la fallida de Matemáticas, la provincia de Venezuela llega tarde y mal a lo que F.-X. Guerra llama las mutaciones o transformaciones del siglo. Tardíamente, puesto que el fenómeno academista junto con el de las sociedades patrióticas aparecen en España con el ascenso al trono de Carlos III. En la provincia de Venezuela el fenómeno fue pobre en número y su verdadera ejecución ocurrirá a voluntad y a manos de los regeneradores de 1810.

  • 30 Un ejemplo: el ceremonial de la instalación del Congreso del 2 de marzo de 1811 nos ofrece el cuadr (...)

24Por otra parte, la importancia que el proyecto de constitución de la Academia de Derecho Público y Español de Caracas dio al aparato ceremonial dibuja el rostro de una sociedad que, en medio de sus buenos oficios por difundir las Luces, lucha encarnizadamente por el apego a los símbolos de su propia representación social, lo que persistirá hasta bien entrado el siglo xix. A ello no escapó tampoco la época de la primera república (1810-1812), en la cual las pretensiones modernizadoras se asomaron simbólicamente de manera tímida y en coexistencia, a veces no tan pacífica, con antiguas formas de representación social.30 Tal vez la única junta que se revela claramente inscrita dentro del espíritu del siglo es la “sociedad patriótica” del Real Consulado de Caracas, cuyas disertaciones tratarían del fomento y mejoramiento de la agricultura, artes y comercio, navegación fluvial, apertura y mantenimiento de caminos, y cultivo de nuevos ramos. A esas disertaciones, como a las de la Academia de Derecho, podía asistir

  • 31 M. Alvarez, El tribunal, p. 101 (cursivas nuestras).

cualquier sujeto condecorado o decente que gustara asistir, seglar o eclesiástico y como en el Estado se encuentran frecuentemente sujetos de mucha instrucción y amor a la patria, serán admitidos sus individuos con la distinción correspondiente; todos podrán proponer lo que les parezca en beneficio del público[...]31

  • 32 La Memoria fue reimpresa en Caracas, 1833, por la Imprenta de Tomás Antero, cf. P. Grases, Obras 8, (...)

25Una curiosidad de corte bibliográfico, seguida por Pedro Grases, traza la pista de la actividad que ha debido llevar esa sociedad patriótica del Consulado de Caracas: un concurso organizado en 1809 por dicha institución invitaba a todos los vecinos a presentar memorias que contribuyeran al fomento de los cultivos en la provincia; certamen ganado por “un patriota que se interesa por la prosperidad de la agricultura” al presentar el 26 de octubre de 1809 una Memoria de los abonos, cultivos y beneficios que necesitan los diversos valles de la provincia de Caracas para la plantación de café. La Memoria fue mandada publicar por el Real Consulado.32

  • 33 Hago uso, acogiéndola, de la distinción que establece P. Michael McKinley entre élites funcionales (...)

26Pero en la provincia de Venezuela, el fenómeno de esa sociabilidad formalizada en Academia o en Sociedad Patriótica no aparece precedido, como sucedió habitualmente en Europa, por una tertulia informal, sino más como resultado de exigencias nacidas de las propias instituciones que reúnen a las élites provinciales: la Real y Pontificia Universidad de Caracas, el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Caracas, el Real Consulado de Caracas, instituciones todas que eran sedes de las élites dirigentes o funcionales.33

LA ECLOSIÓN TERTULIANA

  • 34 Citado por P. Grases, en Estudios sobre Andrés Bello, t. ii, Temas Biográficos, de crítica y biblio (...)

27Sobre la vida tertuliana de la provincia, literaria o científica, poco o ningún registro ha quedado. Tenemos apuntes sobre la vida caraqueña de Andrés Bello, quien formaba parte de la tertulia literaria de la casa de Francisco Javier Uztáriz, “templo de las musas. En ellas se leían y comentaban los escritores peninsulares; se juzgaban y guardaban como en un archivo nacional las composiciones indígenas”.34

  • 35 El de Juan Germán Roscio de establecer una Biblioteca Pública, cf. reproducción de la “Hoja suelta” (...)
  • 36 Aviso en la Gaceta del 4 de febrero de 1812.
  • 37 La Academia la ubicó en la calle Venezuela, núm. 152. Gaceta del 19 de febrero de 1812.

28La eclosión tertuliana o de asociaciones privadas surge mucho después y aparece en ocasión de la transformación política de los regeneradores de la Junta Suprema, constituida el 19 de abril de 1810. Eclosión que parece haber tomado dos caminos. Por una parte, el de la difusión de los conocimientos útiles al Estado, el establecimiento de cafés, proyecto de bibliotecas,35salones de lectura en el Café del Comercio, clases de esgrima y baile de monsieur Trigant,36 clases de dibujo y pintura de monsieur H. Gamezey;37 en esta línea se inscribe el establecimiento de la Academia Militar de Matemáticas y de la Sociedad Patriótica de Agricultura y Economía. Por otra parte, el camino del surgimiento de sociedades o clubes de asociados para debatir sobre asuntos políticos. En ambos casos, la circulación de los periódicos impresos tuvo el papel decisivo.

  • 38 Gaceta de Caracas, núms. 114, 116, 360 y 379 (1811). La Sociedad de Agricultura fue establecida en (...)

29Basta una hojeada a la Gaceta de Caracas para registrar el florecimiento de la urbe, “sede de todas las luces”, y de otras ciudades, pueblos y villas del interior de la provincia. La Gaceta celebra con el lenguaje entusiasta que caracterizó a los regeneradores de 1810 la instalación por decreto de su alteza, la Junta Suprema de Caracas, la Sociedad Patriótica de Agricultura y Economía y la Academia Militar de Matemáticas, o auspicia la publicación de avisos relativos a la mejor instrucción del público, como la Escuela Náutica y el establecimiento de la Escuela de Anatomía.38

  • 39 Sobre la nueva nominación y numeración de las calles de la ciudad de Caracas, cf. Actas del Cabildo (...)
  • 40 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 20 de septiembre de 1811. El aviso lo publica en francés y c (...)
  • 41 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 8 de noviembre de 1811. El médi co Detlef Mayer es el mismo (...)
  • 42 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 24 de diciembre de 1811.

30La Gaceta muestra el gran giro que asume la ciudad cuyas calles ya han sufrido la transformación de sus nombres;39 extranjeros que ofrecen sus conocimientos, ciencia y artes, como monsieur Louis Blanc, quien inicialmente abrió una escuela en la calle de la Propiedad para dar cursos de “francés, inglés, escritura, aritmética, geometría, geografía y también el modo de llevar los libros”, que luego mudaría a la calle de Bari-nas,40 o los médicos Juan Bautista Vignaux y Federico Detlef Meyer, constituidos en sociedad y radicados en la calle de Venezuela, al lado del café El Ángel, donde prestarían sus servicios al público;41 relojeros venidos de Londres, como Juan Bowen o H. Fleron, cuyas tiendas estaban en la calle Barcelona.42

  • 43 Gaceta del 3 de enero de 1812. Las cursivas son nuestras.
  • 44 Gacetas del 17 de enero, 21 de enero, 31 de enero, 4 de febrero, 7 de febrero de 1812.

31Unos cafés, también, abrieron sus puertas con el “superior permiso” en una provincia que hasta ese momento había carecido de ellos, portando nombres que dan cuenta del espíritu de los nuevos tiempos: el “Café del Comercio de los Estados Unidos de Venezuela” fue establecido en La Guaira por mister Pedro Lamothe, quien brindaba a su clientela no sólo los servicios de posada, sino también de un libro de registro con las entradas y salidas de los buques y una “sala de la casa destinada a un cierto número de suscriptores que disfrutarán de la lectura de todos los papeles públicos de esta Provincia y las confederadas, como también Ingleses, tanto de Europa como del Norte de América, y que puedan conseguirse por vía de las Colonias extrangeras”.43 Otro café, “Café de la Confederación”, ubicado en la calle de Barcelona y regentado por el señor Martelly y Compañía, ofrecía lo que en oídos del obispo Díaz Madroñero hubiese sido el más grave de los escándalos: “bayles” públicos “a las señoras y señores de esta ciudad...”, celebrados por suscripción.44 El Café de la Confederación tuvo corta vida. Apenas alcanzaría a ofrecer un total de cuatro bailes públicos por suscripción para damas y caballeros.

  • 45 Fue el caso de las reuniones patriotas del club o café del Marcó de Buenos Aires, cf. P. González B (...)
  • 46 F.- X. Guerra, Modernidad e Independencias, Ed. mapfre, 1992, pp. 98-102.
  • 47 Sobre la sede de esta Sociedad, cf. la causa seguida contra Francisco Espejo, en Causas de infidenc (...)

32Al parecer, el uso, goce y concepción de ciertos lugares del espacio público han padecido cambios sutiles. Nótese por ejemplo que el aviso del Café de la Confederación está dirigido a las señoras y señores; además, lo que se ofrece al público no sólo es un nuevo espacio de expresión del entretenimiento social, sino también —y he allí su importancia— un espacio en el cual una actividad, que hasta ese entonces formaba parte del ámbito de lo particular (el baile), sale a la escena pública, toma la calle. Sin embargo, el surgimiento de estos nuevos espacios sociales no significó el decaimiento de los lugares tradicionales, como las tiendas y pulperías, los cuales siguieron teniendo un peso decisivo, como puede deducirse de los avisos de venta y suscripción de los distintos periódicos nacidos durante ese corto tiempo. El Patriota de Venezuela, el Semanario de Caracas, el Mercurio Venezolano, El Publicista de Venezuela, todos ellos se vendían cuando no en la casa de su impresor, Juan Baillío, en la “tienda de los patriotas” o en la “tienda de Manuel Franco”. Y a diferencia de otras ciudades de la América española45 o de lo ocurrido antes en la Península,46 los recién nacidos cafés no pasarían a constituirse en los lugares naturales de reunión de las nuevas formas de sociabilidad. La Sociedad Patriótica de Caracas sesionaría en su casa, cuya ubicación exacta no se conoce a ciencia cierta.47

33Si se comparan los avisos particulares y los oficiales de la Gaceta de Caracas entre 1810 y 1812 con los de años precedentes (1808-1809) y los de años posteriores a la primera república, se puede observar que esa efervescencia en la vida social de la ciudad no se había dado antes como tampoco se volverá a dar después, ni siquiera durante el corto tiempo de la primera dictadura de Bolívar.

34Así como la provincia vio nacer cafés, escuelas y academias, también vería surgir formas de sociabilidad, de carácter político, que hasta entonces le eran desconocidas. No sólo surge la famosa tertulia de la Sociedad Patriótica. De una de las otras dos tertulias, que no llegaron a alcanzar la proyección de aquélla ni a tener periódico propio, da cuenta Roscio en una carta dirigida a su amigo Bello:

  • 48 “Carta de Juan Germán Roscio a Andrés Bello”, Caracas, 9 de junio de 1811, en Epistolario de la Pri (...)

El mismo día en que se instaló el Poder Ejecutivo fueron sorprendidos y arrestados algunos pardos en una junta privada que tenían acaudillada de Fernando Galindo, con el objeto de tratar materias de gobierno y de la igualdad y libertad ilimitadas. El caudillo tenía una proclama incendiaria sobre ese punto; y en ella, tenía Miranda un apóstrofe muy lisonjero, en tanto grado que parecía hechura suya [...] Los cinco o seis pardos que le acompañaban convinieron en que, hallándose reunidos para tratar de otros asuntos, Galindo se apareció con su proclama, y la leyó [...]48

  • 49 Posteriormente, en 1817, Galindo servirá como defensor en el Consejo de Guerra que condenó a Manuel (...)

35Sobre la tertulia de Galindo, quien para 1810 era teniente de granaderos del Batallón de Milicias de Blancos Patriotas de Caracas, nada más se supo.49

  • 50 “Club de los sin camisas”, en Diccionario de Historia de Venezuela, p. 696.

36Otro grupo, también de brevísima existencia, fue el “Club de los sin camisa”, fundado “en su propia casa” por Andrés Moreno. “Es posible que el club de Moreno —señala Pérez Vila— más que una asociación formal fuese una reunión de revolucionarios radicales... ”50 Andrés Moreno, casado con la hija de quien en 1808 era el decano regente de la Audiencia de Caracas, Antonio López Quintana, al parecer había establecido este club al regresar de su presidio en Puerto Rico en 1811, lugar adonde fue destinado por el gobernador de Mara-caibo, Fernando Miyares, junto con los otros dos miembros de la comisión designada por la Junta Suprema de Caracas, que debía visitar y persuadir a los “hermanos de Coro y Mara-caibo” a sumarse a la Junta de Caracas. A su regreso, en 1811, en los salones de su casa, que hacían las veces de sede del club, “se bailaba extraña y grotescamente” al son de la canción compuesta por los Landaeta:

  • 51 J. V. González, Biografía de José Félix Ribas, Petróleos de Venezuela y sus empresas filiales, Cara (...)

Aunque pobre y sin camisa,
un baile tengo que dar,
y en lugar de la guitarra,
cañones resonarán.
Que bailen los sin camisa,
y viva el son del cañón!51

  • 52 Alberto Calzavara, Historia de la música en Venezuela, p. 138; cf. también H. Quintana, “Las cancio (...)

37Según Grases, tanto el texto de esa canción como la designación del club son herederos de la Carmañola Americana, compuesta durante la conspiración de Gual y España en 1797. La Carmañola Americana y la Canción Americana son las primeras “canciones patrióticas (o políticas) que se conocen en Venezuela. A partir del año de 1808 este género musical y literario fue ampliamente cultivado”.52

  • 53 La Sociedad comenzó verdaderamente sus actividades el 23 de febrero de 1812, según lo registra la G (...)
  • 54 Diccionario de Historia de Venezuela, tomo iii, s.v. “Sociedad Patriótica”, pp. 608-610.
  • 55 “Carta de J. G. Roscio a Andrés Bello”, 9 de junio de 1811, op. cit.
  • 56 Es la opinión de Juan Vicente González en “El primer Congreso de Venezuela y la Sociedad Patriótica (...)

38A diferencia de las dos tertulias citadas, la de la Sociedad Patriótica fue la asociación de mayor alcance y raigambre que tuvo la provincia durante esos dos años de ensayo republicano. Sobre su origen se han producido algunos equívocos, confundiéndola con la que se había establecido por decreto de la Junta Suprema de Caracas bajo el nombre de Sociedad Patriótica de Agricultura y Economía el 14 de agosto de 1810.53Sobre la otra, que de acuerdo con la época sería calificada como un “club jacobino”, no se conoce la fecha exacta de su fundación. Se cree que nace entre finales de 1810 y principios de 1811, a raíz de la llegada de Bolívar y de Miranda a Caracas.54Sin embargo, del testimonio de Roscio se puede colegir que aunque Miranda fue miembro de ella desde sus inicios, en el mes de mayo de 1811 no logró los votos de los socios ¡ni tan siquiera para vicepresidente!55 Otros autores le atribuyen la paternidad a Bolívar.56 Miranda, finalmente, llegó a presidirla durante el mes de junio de 1811, “empleo —cuenta Roscio a Bello— que se elige de mes en mes”.

  • 57 Semple, Bosquejo del estado actual de Caracas incluyendo un viaje por La Victoria y Valencia hasta (...)
  • 58 Véase Memorias del Regente Heredia, pp. 42-43.
  • 59 El Publicista de Venezuela, núm. 12, 19 de septiembre de 1811 (sesión del 4 de julio); El Patriota (...)

39Inicialmente la Sociedad Patriótica de Caracas —escribe Roscio a Bello— fue una tertulia “tolerada por el gobierno..., con el deseo de que trabajase algunos planes de constitución, de confederación o de otro objeto importante a Caracas y Venezuela, tomó algún cuerpo y degeneró en un mimo del Gobierno, o censor de sus operaciones”. No son pocos los testimonios de la época que dan fe del papel de censor del gobierno desempeñado por esta asociación. El viajero Robert Semple señala que más “se habría adelantado el sistema de gobierno haciéndolo más efectivo, de no haber sido por la frecuente interposición de unos de esos organismos constituidos por sí mismos que aparecen en épocas de anormalidad y confusión”. Refiriéndose a la Sociedad Patriótica de Caracas, “una asamblea... que se reúne regularmente para tratar temas políticos y con frecuencia discute con muy poca reserva las medidas o lo que —según sus miembros— deberían ser las medidas de su propio gobierno”, puntualiza que “su poder es realmente grande y los efectos que él puede tener en un futuro son todavía inciertos”.57 Heredia, el oidor regente, que la trata de “club jacobino de revolucionarios exaltados”, señala que fue de esa “casa de locos” de donde salió el proyecto de la Independencia absoluta.58 De hecho, tal y como lo registra El Publicista, una comisión compuesta por algunos miembros del club se presentó ante el Congreso el 4 de julio de 1811 “exigiendo la declaración inmediata de la Independencia Absoluta como opinión unánime” de esa sociedad.59

  • 60 Se desconoce el monto de la contribución. Véase la causa seguida contra el capitán Juan José Liendo (...)
  • 61 Juan Vicente González señala que hubo participación de mujeres. Véase Causas de infidencia.
  • 62 La Sociedad de Caracas llegó a sobrepasar los 200 miembros y entre ellos hay que contar a los sigui (...)

40Las modalidades iniciales de membresía se desconocen. Tuvo asociados, “miembros” o “consocios”, quienes debían pagar “contribuciones de entrada”.60 Los “miembros”tero, cura) o como simples “ciudadanos”; poco se sabe sobre la participación en las reuniones del “sexo mujeril”.61 De la asistencia de “pardos” a estas reuniones tan sólo se tiene noticia referencial por ciertos testimonios de época. Yánez lo indica en relación con el “escándalo” que esto produjo en Caracas. Igual lo afirma Heredia por los inconvenientes de mezclar “castas” tan heterogéneas, aunque ninguno de los documentos acredite la calidad de pardo de sus miembros.62

  • 63 El Patriota de Venezuela, núm. 3, en op. cit., p. 369.
  • 64 Entre quienes se contaban Gabriel Salom, Rafael Hermoso, Domingo Ta-vorda, José Antonio Landa, el p (...)

41La Sociedad inicialmente fundada en Caracas desplegaría sus actividades hacia otras ciudades de las Provincias Confederadas, creando filiales “vigilantes” que se aplicarían, a semejanza de la de Caracas, a ser “una escuela de educación patriótica” en las “virtudes del ciudadano, ahuyentando los vicios y tinieblas de la esclavitud y reprimiendo con la vigilancia y fervor patriótico las tentativas de los ambiciosos”.63 En Valencia no por azar se creó una filial justo después de la apagada insurrección de 1811. De la creada en Puerto Cabello ha quedado registrado el nombre de su primer presidente, Manuel Ruiz, y el de uno de sus consocios, el capitán Juan José Liendo, quien por su “ardor” en favor de la Revolución llegó a ser moteado con el renombre del “segundo Miranda”, al tiempo que era miembro regular de otra tertulia, la de Pedro Herrera, “que era la tertulia de los patriotas más exaltados” y en la cual se reunían también algunos de los afiliados de la Sociedad Patriótica del Puerto.64

  • 65 Cf. la causa seguida contra Francisco Espejo, en Causas de infidencia.
  • 66 En sección Causas de infidencia, del Archivo General de la Nación. Citado por Femando Falcón, en Jo (...)
  • 67 Entre los libros y papeles confiscados a Buscat están: tres ejemplares de El Patriota de Venezuela, (...)
  • 68 Ibid., p. 248, “Auto” del 11 de enero de 1813.
  • 69 Sobre las actas constitutivas de algunas de estas filiales véase “El Patriota de Venezuela”, núm. 3 (...)

42La de Barcelona Americana, cuyo establecimiento fue auspiciado por Francisco Espejo, en su condición de gobernador político de Barcelona, y de cuyos resultados dio cuenta al Supremo Congreso, informando que se había iniciado con más de 50 socios,65 fue presidida al momento de su instalación por el presbítero Manuel Antonio Pérez Carvajal y tocó al cura-rector bachiller Ramón Godoy el ejercicio de la vice-presidencia; al teniente-coronel José María Sucre, la tesorería; las secretarías a Juan Gual y Juan José Arguindengui. También formó parte de ella José Antonio Anzoátegui.66 La Sociedad de Barcelona Americana estableció celebrar reuniones tres veces a la semana, entre las ocho y las 10 de la noche, y según revela la documentación confiscada a Juan Buscat, quien la presidió en 1812, fue una tertulia sumamente activa.67 De ella se llegó a decir que era una Junta creada “a imitación del Club de Francia, que sólo se dirigía para infamar los Religiosos Misioneros y otras personas que se graduaba fuesen contrarias a su avergonzado sistema...”68 Se sabe, por una correspondencia, que la Sociedad de Caracas tuvo igualmente una filial en Barinas.69

  • 70 El Reglamento fue discutido por la sección legislativa de Caracas, en la sesión del 20 de junio de (...)

43El crecimiento de la Sociedad Patriótica se explica en parte por su órgano de opinión: el periódico El Patriota de Venezuela, al cual estaban suscritas sus filiales, se imprimía en la imprenta de Juan Baillío, lugar donde lo vendían, como igual hacían en su tienda, “la tienda de los Patriotas”. El órgano de la Sociedad seguramente ha debido imprimirse con permiso del superior gobierno como de hecho sólo podían hacerlo todos los impresos de la época, o bien, sujeto a las limitaciones impuestas en 1811 por el Reglamento de la Imprenta.70

  • 71 El Patriota de Venezuela, núm. 3, pp. 361-370. Las comillas son nuestras.

44La Sociedad Patriótica de Caracas nació con el fin de discutir y opinar sobre materias políticas y sus filiales; en el mismo orden, asumieron la función didáctica de ser “escuelas de patriotismo”, entendido esto como la función de “ilustrar”, “educar” en las “ideas que coincidan a la salud, libertad y mejoras de la Patria”, en la “virtud” del “ardiente patriotismo”, en la “verdadera Libertad”,71 tarea en la que no sólo el debate institucionalizado en una o dos sesiones semanales cumplió un papel decisivo, sino también la expresión simbólica de algunas de sus muchas acciones, que en buena medida son las que dieron origen a que en su momento fuese percibida como un “club jacobino”: la pedagogía revolucionaria de la que dan cuenta algunas cuantas manifestaciones públicas y notorias.

  • 72 Véase “Discurso redirigido por un miembro...”, en El Patriota de Venezuela, pp. 313-324 de Testimon (...)
  • 73 Véase causa seguida contra Juan Buscat, en Causas de infidencia, pp. 485-486.
  • 74 Véase “Memoria sobre el Poder Militar de Caracas dirigida por la Sociedad Patriótica al Superior Go (...)

45Asimismo, fungió como el órgano vigilante de la revolución y de la libertad, tal y como lo expresan el símbolo que le da identidad, el ojo de la vigilancia, y algunas de sus memorias: la que el 4 de julio de 1811 llevó ante el Congreso General de Venezuela, exigiendo la declaratoria inmediata de la Independencia absoluta como opinión unánime de esta Sociedad;72 la que elevó la Sociedad Patriótica de Barcelona el 5 de mayo de 1812, “en el año 2o de nuestra Independencia”, sancionando al poder supremo judiciario “que ha faltado al cumplimiento de sus deberes” en la causa seguida contra unos “reos de lesa Patria, que intentaron tiranizarla enarbolando el pabellón del pérfido Fernando Vil” y exigiéndole que pronunciara “a la mayor brevedad la sentencia que sea conforme a la Ley”,73 y la que elevó la Sociedad Patriótica de Caracas ante Miguel José Sanz el 21 de octubre de 1811, alertando al superior poder ejecutivo para no pasar “en silencio el riesgo que corre la Patria” y lanzar “el grito contra los abusos escandalosos” sobre los excesos de autoridad militar que recaían en tres hermanos de una misma familia.74

46La primera aparición pública de la que se tenga noticia sobre esta Sociedad se efectúa con ocasión de las celebraciones realizadas por la instalación del Congreso General de Venezuela Conservador de los Derechos de Fernando VII, llevada a cabo el 2 de marzo de 1811. En la ocasión, los distintos cuerpos de la sociedad (Consulado, Ayuntamiento, la Junta Suprema, Sociedad del Comercio, Cuartel de Veteranos), y entre ellos la Sociedad Patriótica de Caracas, adornaron con monumentos, alegorías y jeroglifos las sedes de sus edificios alusivos a la ocasión y sobre cuyo significado Francisco Isnardy, redactor del Mercurio Venezolano, ofrece un relato minucioso. El Palacio de Gobierno, por ejemplo, fue decorado con

un cuerpo ático, sobre el que se veían las Provincias de Venezuela figuradas en otras tantas estatuas, dadas las manos en señal de amistad [...] Y “baxo el arco del intercolumnio, se colocó sobre un pedestal, a la sombra de un árbol, a Venezuela figurada en una Matrona magestuosa con espada en la diestra y pluma en la siniestra.

  • 75 Mercurio Venezolano, núm. iii, marzo de 1811, pp. 21-33. Las cursivas son nuestra.
  • 76 Luego se extenderá por todo el territorio durante este periodo y su uso aún está presente durante 1 (...)
  • 77 Mercurio..., núm. iii, marzo de 1811, p. 23. El negro representaba la alianza con la Gran Bretaña y (...)

47En el pedestal —narra el Mercurio— se colocó la siguiente inscripción: “A la sombra del árbol de la Libertad, Venezuela escribe su Constitución y la defiende”. La Sociedad Patriótica, por su parte, colocó en el balcón de la casa de sus sesiones una transparencia representando la Fama y tras ella “la constelación de Tauro, símbolo del memorable 19 de abril, con el principio de este mote ‘Independ’ ”. A cada lado de la transparencia colocaron dos altares figurando la Justicia —una balanza y una espada—, “demostrando la igualdad de la ley para todos”, y la Constitución, la cual fue simbolizada en un libro con el lema de Libertad y sumisión a la ley. Por último, colocó “un tierno árbol de la libertad”, el cual simbolizaba “los peligros que ésta corría si el ojo de la vigilancia, geroglífico de la Sociedad, dominando todo el quadro, no asegurase nuestra suerte con el influxo de sus tareas”.75 Nótese no sólo el empleo del símbolo del árbol de la libertad, que al parecer es el primer registro que se hace de él en los confínes de estas provincias,76 sino también, y en especial, el significado que Isnardy le atribuye a la función cumplida por la Sociedad —representada por el “ojo de la vigilancia”— en el cuidado y conservación de la libertad. Y si se compara el dispositivo simbólico expedido por los otros cuerpos —el Consular, que pintó unos frisos y pilastras con los tres colores (amarillo, rojo y negro) de la que para ese momento seguía siendo la escarapela de las provincias y alegorías relativas a la agricultura, las artes, el comercio y navegación; o el Municipal, que adornó su casa con pabellones de damasco carmesí, alegorías (comercio, artes, agricultura, etc.), el escudo de la ciudad, el emblema de la unión y la fraternidad y una estatua representando a Venezuela—,77 ninguno de ellos se arroga como custodio de la libertad en sus expresiones alegóricas.

48La segunda aparición de la Sociedad en celebraciones públicas —en esta ocasión, motivo de gran escándalo—, se produce en medio de la algarabía de la conmemoración del 19 de abril, fecha para la que la Junta Suprema había acordado por Bando que

  • 78 Gaceta de Caracas, núm. 151, tomo iii, “Bando”, viernes 19 de abril de 1811.

todos y cada uno libre y expedite el modo con que quiera desahogar decentemente las efusiones de placer que va a mandar en sus corazones, y el adorno exterior de sus respectivas casas, tanto en los tapices y colgaduras con que las procurarán mantener de día quanto en la iluminación de parte de la noche.78

  • 79 Causa contra Francisco Espejo, en Causas de infidencia, t. II, pp. 119-128 y 279-286.

49La efusión manifestada por la Sociedad Patriótica de Caracas se expresó en las vivas a la libertad y la independencia absoluta y muerte a Fernando VII, que desde el balcón de la casa de la Sociedad profería Francisco Espejo, y en el “alboroto” del estruendoso recorrido que por las calles de Caracas efectuó una comitiva de dicha Sociedad, paseo durante el cual destruyeron los retratos de Fernando VII y patearon la bandera de España.79

  • 80 F. J. Yánez, Compendio de..., pp. 191-192.
  • 81 Carta núm. 1, El Patriota de Venezuela, núm. 3, pp. 381-384. En la misiva se entiende por patriotas (...)

50¿Por qué el “jacobinismo”?, ¿de dónde sale? Hay evidencias de que los “contrarios” a la Sociedad la calificaron de tal. Francisco Javier Yánez, por ejemplo, señala que algunos diputados del Congreso la acusaban de ser “una reunión de jacobinos”, que los antagonistas “al nuevo orden” la recelaban de ser una “mazonería” (sic).80 En el tercer número de El Patriota de Venezuela, periódico de la Sociedad, un tal Juan Contierra (firma ficticia de una correspondencia no menos ficticia) ofrece las diferentes acepciones de “esa dulce palabra” que nombran patriotas. Juan Contierra comenta las cuatro acepciones que estaban en boca de los participantes de la época y, entre ellas, asegura que esos que llaman patriotas “aristócratas”81 caracterizaban a algunos patriotas

  • 82 Ibid. Las cursivas son nuestras.

con los epítetos de sansculottes sin camisas y de jacobinos. ¿Y por qué? [se interroga Juan Contierra] Yo no sé: será porque son pobres, porque se quejan de estos vicios, porque hablan con claridad, porque nada temen, porque nada apetecen de la patria sino su felicidad [...]82

51Las tres únicas menciones que hace la Gaceta sobre la existencia de esta Sociedad se erigen en respuesta a los argumentos de Juan Contierra: las dos primeras son refutaciones explícitas; la tercera se ofrece como una reflexión sobre los peligros de las sociedades jacobinas. En la primera, “Reflexiones Políticas remitidas de Cumaná por un Patriota respetable”, el autor advierte justamente a Juan Contierra acerca de los peligros de “nuestros furibundos Demócratas”, quienes

  • 83 Gaceta de Caracas, núm. 382, tomo iv, 6 de diciembre de 1811.

...por una loca presunción de llevar a la práctica principios abstractos y metafísicos, quando el mismo Rousseau Gefe y Corifeo de ellos, asegura en su contrato social que la rigurosa y absoluta democracia no puede establecerse sino en un pueblo de Ángeles.83

52La segunda refutación pretende aclarar el “verdadero” significado de la expresión patriota demócrata de la que habla Juan Contierra:

  • 84 Gaceta de Caracas, núm. 63, tomo II, “Carta recibida”, 17 de diciembre de 1811. Las cursivas son nu (...)

...Patriota en Francia fue Robespierre, Danton y Marat: Patriotas en Quito fueron los asesinos de nuestros hermanos Quiroga y otros: Patriotas se llamaron los bárbaros que arrastraron al suplicio a nuestros corifeos del 97, España y demás que nos precedieron en la carrera de la Independencia, del honor y de la libertad [...] Patriota en Coro, Maracaybo y Guayana es el enemigo acérrimo del contrato social. Mas nosotros entendíamos que Patriota de Venezuela es el que obedece y respeta la soberanía del pueblo expresada por la voluntad general en sus legítimos representantes: es un amigo de la justicia natural y de las leyes: es un Ciudadano del Universo, que quiere sin ambición, ni interés personal ver respetados en esta parte del globo los derechos de la humanidad [...]84

53En la tercera refutación, el articulista advierte al lector contra “los amigos del Pueblo los defensores de sus derechos”, ilustrando con ejemplos tomados de la Antigüedad (“Atenas fue tiranizada por Pisistrato y su facci”; Roma, por César, Pompeyo y Craso) y con los que “la Francia ha dado recientemente”, para lo que la cita de rigor, Robespierre, “ese monstruo que horroriza nombrarlo”, sirve de argumento central sobre los peligros de las “Sociedades Jacobinas”:

¿De qué modo fue engañado este pueblo? Con escritos que ponían la licencia por libertad y el desenfreno por patriotismo, con discursos pronunciados en las Sociedades Jacobinas, llenos de calumnias inventadas para destruir los que habían fundado la República, y proclamada la libertad que sólo ellos querían o podían conservar [...]

  • 85 Gaceta de Caracas, “Artículo Comunicado”, 17 de enero de 1812, concluye el 21 de enero de 1812.

Dos escollos tiene que evitar una República libre, la desigual dad que conduce a la aristocracia y el gobierno de uno solo, y la igualdad extrema que rompe todos los lazos y vínculos de la sociedad destruyendo el respeto y consideraciones tan necesarias entre los Ciudadanos.85

  • 86 Parra Pérez, op. cit., tomo II, capítulo vi: “La cuestión social”.

54El miedo al jacobinismo que retratan estos textos se nutre de los debates de las Sociedades Patrióticas, cuyos adversarios denuncian los excesos de una “ilimitada libertad e igualdad”: eso en el entorno de un ensayo republicano llevado a cabo, como bien apunta Parra Pérez, por “republicanos blancos” en una sociedad donde preponderan las castas, en especial los pardos, quienes no ocultan su aspiración a ser considerados ciudadanos.86

  • 87 Luis Castro Leiva, “Teoría política y ética de la Independencia”, curso de maestría en historia, Un (...)

55Por otra parte, este debate pone en evidencia el tema capital de la discusión en torno al proyecto político que surgía en los diferentes matices y sentidos de lo que Castro Leiva llama el “lenguaje del republicanismo”: los virtuosos moderados versus los virtuosos exaltados.87 El papel desempeñado por la Sociedad y sus filiales en este debate fue decisivo. Ella fue un órgano de presión y un órgano de opinión: presionó para la declaratoria inmediata de la Independencia absoluta y la logró.

56Con la Sociedad Patriótica de Caracas se dio inicio a un tipo de debate en materia política y a un tipo de pensamiento unánime, universal, que luego se hizo extensivo a diversas ciudades de las provincias en las que se crearon las sociedades afiliadas. Ellas tomaron para sí la labor de vigilancia de los actos del gobierno y la tarea de difundir la pedagogía revolucionaria, lo que hicieron mediante sus “escuelas de patriotismo”, sus actos simbólicos de construcción de la modernidad y destrucción de lo que significara cualquier vestigio de lo antiguo (banderas españolas, retratos de reyes) y sus sesiones de debates regulares. Se ha buscado mostrar el recorrido histórico del tránsito hacia la modernidad política reconstruyendo, primero, la vida social de la provincia de Venezuela hacia el final del siglo xviii y los inicios del xix, luego, estudiando el surgimiento de nuevas formas de sociabilidad y, por fin, mostrando cómo el movimiento regenerador de 1810 produjo una gradual transformación de la vida citadina en las distintas provincias. En ese tránsito es importante puntualizar algunos aspectos clave en el surgimiento de las nuevas formas de sociabilidad.

57En primer lugar, en la provincia de Venezuela, la tertulia informal y variada en sus temas de discusión no precede la institucionalización de formas como las Academias o las Sociedades Patrióticas, tal y como ocurrió en el mundo peninsular. Fue a partir de 1810 cuando la voz tertulia adquirió la connotación de deliberación política, de sesión o asociación para debatir temas de interés público.

58En segundo lugar, al tiempo que la provincia exhibe el seguimiento de las modas peninsulares o europeas en cuanto a los trajes, la música o en el decorado de las casas, o sigue muy de cerca las transformaciones del conocimiento, se observa el surgimiento tardío, respecto del proceso peninsular, de formas de sociabilidad como las Academias y las Sociedades Patrióticas.

59En tercer lugar, la eclosión tertuliana en las provincias, tanto en su sentido ilustrado como en el político, ocurre en el momento de las mudanzas de gobierno, esto es, desde 1810, y su mayor y mejor expresión comienza a gozarse después de la declaración de la Independencia absoluta. Y fue durante ese proceso cuando la tensión entre los “gradualistas” y los radicales tuvo un peso decisivo. En el itinerario que se inicia en 1810, el recorrido revela a una sociedad que intenta avanzar de manera lenta pero gradual hacia la modernidad. Y esa transición gradual que se registra en sus prácticas sociales y culturales no fue pareja con las modalidades de sus prácticas políticas más radicales —las Sociedades Patrióticas—, que buscaron imponer de manera voluntarista el tránsito imperativo hacia la modernidad.

Notes

1 Jürgen Habermas, The Structural Transformation of the Public Sphere: An Inquiry into Category of Bourgeois Society, MIT Press, Cambridge, Massachusetts, 1993.

2 Sobre los “clubes” y la influencia de la imprenta, cf. F. Langue, Aproximaciones al tema de la Revolución francesa, Col. Separatas, Dirección General de Investigación y Postgrado, Fondo Editorial de la Universidad J. M. Vargas, Caracas, 1990; sobre el “escándalo” en el Antiguo Régimen, cf. P. Iturrieta Elias (coord.), Quimeras de amor, honor y pecado en el siglo xviii venezolano, Ed. Planeta Venezolana, Caracas, 1994. Cf. también G. Soriano de García Pelayo y H. Njaim (eds.), Lo público y lo privado: redefinición de los ámbitos del Estado y de la sociedad, 2 t., Fundación Manuel García-Pelayo, Caracas, 1996, especialmente E. Ammodio, “Vicios privados y públicas virtudes. Itinerarios del eros ilustrado en los campos de lo público y de lo privado”, t.1, pp. 169-201.

3 Carlos Duarte (pról., invest., trad, y notas), Misión secreta en Puerto Cabello y viaje a Caracas en 1783, Fundación Pampero, Caracas, 1991.

4 Ibid., pp. 119, 137, 154, 197-222.

5 Ibid., p. 213.

6 Ibid., p. 213.

7 Ibid., p. 282.

8 Archivo Arquidiocesano de Caracas, Episcopales, carpeta iii, Ibarra, citado por Alberto Calzavara, Historia de la música en Venezuela, Fundación Pampero, Caracas, 1987, p. 196.

9 Luis Castro Leiva, Insinuaciones deshonestas, Monte Ávila Editores, Caracas, 1996, pp. 79-190.

10 10 Véase D. Dávila, “Se tiraban fuertemente al amor: la separación de dos aristócratas a finales del siglo xviii”, pp. 65-100, en Quimeras de amor...; también Duarte, Misión secreta, p. 282. El examen sumario de algunas de las causas seguidas en Caracas a finales del siglo xviii da cuenta del tipo de delitos más comunes. Aparte de los abundantes procesos por hurto de animales y objetos, como sombreros, capas, botellas de vino o toneles de aguardiente, otros tipos de delitos corrientemente castigados se refieren a las conductas escandalosas, entre las que destacan: estupro, incesto, abortos de mujeres blancas de distintas clases, mezcla de sexo a las orillas del Guaire, rochela de negros, etc. Cf. la sección Causas Civiles del Archivo de la Academia Nacional de la Historia, traslados del Registro Principal de Caracas.

11 Sobre el alcance y significado durante el siglo xviii del concepto de escándalo, cf. C. Leal, El discurso de la fidelidad: construcción social del espacio como símbolo del poder regio, pp. 194-210. anh, 208, Caracas, 1990; Castro Lei-va, “Insinuaciones deshonestas”, en el libro del mismo nombre, y E. Ammodio, “Vicios privados”.

12 Carlos Duarte, Misión secreta, pp. 244-245.

13 Juan Uslar, “La posada de El Ángel”, en Revista de la Sociedad Boliva-riana, segunda etapa, vol. xxxvii, núm. 126, pp. 57-60, Caracas, julio de 1980.

14 Francisco Depons, Viaje a la parte oriental de Tierra Firme en la América Meridional, Fundación de Promoción Cultural de Venezuela, Caracas, 1983, p. 123 (cursivas nuestras).

15 Ibid., p. 124 (el recorrido de Depons se efectúa entre 1801 y 1804; cursivas nuestras).

16 Alejandro de Humboldt por tierras venezolanas, Fundación de Promoción Cultural de Venezuela, Caracas, 1983, pp. 137-140. Las cursivas son nuestras.

17 Entre los que ocupa un lugar privilegiado la obra de C. Parra León, La filosofía universitaria; cf. también C. Duarte, Mobiliario y decoración interior durante el periodo hispánico venezolano, Armitano Editores, Caracas, 1996, y del mismo. La historia del traje y La historia de la alfombra; Calzavara, Historia de la música.

18 A título ilustrativo, las reales cédulas y órdenes enviadas a la provincia expresando preocupación sobre la mejor disposición y arreglo de la ciudad, construcción de cementerios, la difusión del método de prevenir la viruela, el fomento de la agricultura y de las artes y oficios, etc., fechadas entre 1777 y 1798 (cf. Archivo Histórico del Concejo Municipal de Caracas [ahcmc]. Reales Cédulas, y Archivo Arquidiocesano de Caracas [aac], Libro Cedulario xii).

19 La casa del Real Amparo terminó siendo en 1785 la casa de recreo de los gobernadores, fue decorada con todo lujo y su jardín botánico diseñado a la manera francesa. Sobre la casa del Real Amparo, cf. la real orden fechada en Madrid el 22 de marzo de 1766 (ahcmc, Reales Cédulas, vol. xi, fol. 218).

20 Carlos Duarte, Mobiliario. Con la entrada del siglo xix, el neoclasicismo pasó a ser norma estética en las mesas, escritorios y camas, y, junto a éste, las sillas y sofás estilo Windsor, caraqueñamente llamadas “sillas de palitos”.

21 Actas del Cabildo de Caracas, sesión del 17 de diciembre de 1810, (ahcmc), Actas del Cabildo.

22 Cf. H. García Chuecos, “La ciencia del derecho y su enseñanza en Venezuela durante la Colonia: El Real e Ilustre Colegio de Abogados de Caracas”, en Historia colonial de Venezuela, tomo i, Ed. Archivo General de la Nación/ Ministerio de Justicia, Caracas, 1985, pp. 250-261; también Archivo Arqui-diocesano, Libro Cedulario xi, fol. 351.

23 Ibid.

24 El “buen nacimiento” refiere a la legitimidad del nacimiento y la ascendencia cristiana limpia de toda mala raza (negro, indio o pardo), cf. Rogelio Pérez Perdomo, Los abogados en Venezuela, Monte Ávila Editores, Caracas, 1981.

25 García Chuecos, “La ciencia”.

26 Discurso del doctor Juan Agustín de la Torre, 1790, cf. García Chuecos, Historia colonial de Venezuela, tomo ii, Caracas, 1986, pp. 303-306.

27 Ibid.

28 Gaceta de Caracas, 7 de septiembre de 1810.

29 M. Alvarez, El Tribunal del Real Consulado de Caracas: contribución al estudio de nuestras instituciones, tomo i, Ed. del Cuatricentenario de Caracas, 1967, p. 101.

30 Un ejemplo: el ceremonial de la instalación del Congreso del 2 de marzo de 1811 nos ofrece el cuadro de una sociedad que superpone antiguas sim bolizaciones espaciales (centro, derecha, izquierda) y prelaciones en la representación de los nuevos cuerpos de la sociedad sobre sus viejas prácticas (Gaceta del 5 de marzo de 1811, t. i, núm. 22). La radicalización simbólica proviene en parte de la Sociedad Patriótica del año 11, la cual no sólo destruyó antiguos símbolos (retratos del rey), sino que plantó árboles de la libertad alrededor de los que bailó y cantó canciones patrióticas, cf. Causas de infidencia, t. ii, anh, Caracas, 1960, pp. 83-306.

31 M. Alvarez, El tribunal, p. 101 (cursivas nuestras).

32 La Memoria fue reimpresa en Caracas, 1833, por la Imprenta de Tomás Antero, cf. P. Grases, Obras 8, La Imprenta en Venezuela I, Estudios y Monografías, pp. 342-344.

33 Hago uso, acogiéndola, de la distinción que establece P. Michael McKinley entre élites funcionales y dirigentes. Cf. Caracas antes de la Independencia, Monte Ávila Editores, Caracas, 1993, pp. 115-138.

34 Citado por P. Grases, en Estudios sobre Andrés Bello, t. ii, Temas Biográficos, de crítica y bibliografía, Seix Barrai, Barcelona, 1981, pp. 20-23. Eran habituales a la tertulia, literaria y musical, de los Uztáriz —señala Grases— Vicente Tejera, Domingo Navas Spínola, Simón Bolívar, Antonio Muñoz Tébar y Vicente Salias (en 1811, redactores de El Patriota de Venezuela, órgano de la Sociedad Patriótica), Francisco Iznardy (redactor en 1811 del Mercurio Venezolano y de El Publicista de Venezuela), Miguel José Sanz y José Domingo Díaz (en 1810-1811, redactores del Semanario de Caracas), Ramón García de Sena, Mariano Montilla, etc. Ibid. C. Parra Pérez también menciona esta tertulia como lugar de reunión y conspiración de los jóvenes nobles, cf. Historia de la Primera República, tomo i, ANH, Colección Sesquicentenario, Caracas, 1959, p. 314.

35 El de Juan Germán Roscio de establecer una Biblioteca Pública, cf. reproducción de la “Hoja suelta”, en P. Grases, Obras 8, t.1, pp. 406-408.

36 Aviso en la Gaceta del 4 de febrero de 1812.

37 La Academia la ubicó en la calle Venezuela, núm. 152. Gaceta del 19 de febrero de 1812.

38 Gaceta de Caracas, núms. 114, 116, 360 y 379 (1811). La Sociedad de Agricultura fue establecida en 1810, pero en realidad inició sus actividades en 1811. Y llamo especialmente la atención acerca del despliegue de “criollismo” muy marcado que se observa durante este corto periodo como prueba de que “la ilustración sólo puede existir baxo la benéfica influencia de la libertad bien entendida”, que los 300 años de “oprobio y represión” habían impedido. La mayor exaltación del “criollismo” la exhibe el Mercurio Venezolano, en cuyas páginas se dan a conocer, con las bellas artes, las “qualidades morales” de los americanos.

39 Sobre la nueva nominación y numeración de las calles de la ciudad de Caracas, cf. Actas del Cabildo de Caracas, las sesiones de lo que en ese tiempo pasó a llamarse Tribunal de Policía: 25 de junio, 8 de julio, 18 de julio, 23 de septiembre y 3 de diciembre de 1811.

40 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 20 de septiembre de 1811. El aviso lo publica en francés y castellano. Las comillas son nuestras.

41 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 8 de noviembre de 1811. El médi co Detlef Mayer es el mismo que escribió junto con H. Poudenx la Memoria para contribuir a la historia de la revolución de la capitanía general de Caracas desde la abdicación de Carlos IV hasta el mes de agosto de 1814, publicada en París en 1815.

42 “Avisos Particulares” en la Gaceta del 24 de diciembre de 1811.

43 Gaceta del 3 de enero de 1812. Las cursivas son nuestras.

44 Gacetas del 17 de enero, 21 de enero, 31 de enero, 4 de febrero, 7 de febrero de 1812.

45 Fue el caso de las reuniones patriotas del club o café del Marcó de Buenos Aires, cf. P. González Bernaldo, “Producción de una nueva legitimidad: ejército y sociedades patrióticas en Buenos Aires entre 1810 y 1813” Cahiers des Amériques Latines, iheal, 10, París, 1990, pp. 177-195.

46 F.- X. Guerra, Modernidad e Independencias, Ed. mapfre, 1992, pp. 98-102.

47 Sobre la sede de esta Sociedad, cf. la causa seguida contra Francisco Espejo, en Causas de infidencia, tomo II, pp. 120-121 y 127-128.

48 “Carta de Juan Germán Roscio a Andrés Bello”, Caracas, 9 de junio de 1811, en Epistolario de la Primera República, tomo II, pp. 196-210.

49 Posteriormente, en 1817, Galindo servirá como defensor en el Consejo de Guerra que condenó a Manuel Piar por sedición y rebelión de castas, F. Falcón, Manuel Piar, Ed. Panapo, Caracas, 1997.

50 “Club de los sin camisas”, en Diccionario de Historia de Venezuela, p. 696.

51 J. V. González, Biografía de José Félix Ribas, Petróleos de Venezuela y sus empresas filiales, Caracas, s. f., pp. 31-32. Grases cita esta misma referencia de González en La conspiración de Gual y España y el ideario de la Independencia, Caracas, 1978, pp. 159-160.

52 Alberto Calzavara, Historia de la música en Venezuela, p. 138; cf. también H. Quintana, “Las canciones políticas de la Independencia”, Anuario de Estudios Bolivarianos, año IV, núm. 4, usb, Caracas, 1995, pp. 121-170.

53 La Sociedad comenzó verdaderamente sus actividades el 23 de febrero de 1812, según lo registra la Gaceta del 25 de febrero de 1812.

54 Diccionario de Historia de Venezuela, tomo iii, s.v. “Sociedad Patriótica”, pp. 608-610.

55 “Carta de J. G. Roscio a Andrés Bello”, 9 de junio de 1811, op. cit.

56 Es la opinión de Juan Vicente González en “El primer Congreso de Venezuela y la Sociedad Patriótica”, Revista Nacional de Cultura, M. E., Caracas, 1954.

57 Semple, Bosquejo del estado actual de Caracas incluyendo un viaje por La Victoria y Valencia hasta Puerto Cabello, Londres, 1812, p. 63. Las cursivas son nuestras.

58 Véase Memorias del Regente Heredia, pp. 42-43.

59 El Publicista de Venezuela, núm. 12, 19 de septiembre de 1811 (sesión del 4 de julio); El Patriota de Venezuela, núm. 2, pp. 313-324 en Testimonios de la época de la emancipación, anh, Caracas, 1961. Las cursivas son nuestras

60 Se desconoce el monto de la contribución. Véase la causa seguida contra el capitán Juan José Liendo, en Causas de infidencia, tomo i, pp. 553-654.

61 Juan Vicente González señala que hubo participación de mujeres. Véase Causas de infidencia.

62 La Sociedad de Caracas llegó a sobrepasar los 200 miembros y entre ellos hay que contar a los siguientes (se marcan con asterisco los que aparecen en la lista del exp. 9, doc. 3, AGÍ, Caracas, 437, Pacificación de Caracas, cuya copia me fue amablemente facilitada por F.-X. Guerra): Francisco Javier Uztáriz, Francisco Antonio (Coto) Paúl* , Antonio Muñoz Tébar*, Pedro Díaz, Francisco Espejo (luego presidente y fundador de la Sociedad Patriótica de Barcelona Americana), Simón Bolívar, Pedro A. Leleux (uno de sus promotores; francés de origen y llegado a Caracas como secretario de Bolívar), Vicente Salias*, José Félix Ribas, Carlos Soublette*, Lino Gallardo, Ramón García de la Sena, el capitán Lorenzo Buroz, Josef María Pelgrón*, Pedro Salias*, Carlos Alva*, Raimundo Gallegos*, Josef María Balbuena*, Diccionario de Historia de Venezuela, “Sociedad Patriótica”, tomo m, pp. 608-610.

63 El Patriota de Venezuela, núm. 3, en op. cit., p. 369.

64 Entre quienes se contaban Gabriel Salom, Rafael Hermoso, Domingo Ta-vorda, José Antonio Landa, el presbítero José Antonio Robles y Luis Latouche. Causa contra el Capitán J. J. Liendo, en Causas de infidencia, tomo ii.

65 Cf. la causa seguida contra Francisco Espejo, en Causas de infidencia.

66 En sección Causas de infidencia, del Archivo General de la Nación. Citado por Femando Falcón, en José Antonio Anzoátegui, Ed. Panapo, Caracas, 1997.

67 Entre los libros y papeles confiscados a Buscat están: tres ejemplares de El Patriota de Venezuela, Revolución de 1789, Constitución Francesa, Desengaño de Godos, Refutación de Don Antonio Nicolás de Briceño, Historia de Bonaparte, el prospecto que presentó el 30 de diciembre de 1811 ante la Sociedad Patriótica de Barcelona titulado “Prospecto de mejora para la ciudad de Barcelona” y un papel contentivo de sus reflexiones sobre “¿Cuál es el mejor modo de civilizar a los indios y de hacerlos útiles a la Sociedad?” Véase causa seguida contra Juan Buscat, en Causas de infidencia, tomo i, pp. 441-496.

68 Ibid., p. 248, “Auto” del 11 de enero de 1813.

69 Sobre las actas constitutivas de algunas de estas filiales véase “El Patriota de Venezuela”, núm. 3, en op. cit., pp. 361-370.

70 El Reglamento fue discutido por la sección legislativa de Caracas, en la sesión del 20 de junio de 1811. Véase El Publicista de Venezuela, núm. 4, jueves 25 de julio de 1811. Llamo la atención sobre el hecho de que la Gaceta de Caracas nunca llegó a anunciar en su sección de avisos la aparición de El Patriota de Venezuela como efectivamente sí llegó a hacerlo regularmente con el Semanario, el Mercurio, el Publicista y hasta con El Patriota de Cumaná.

71 El Patriota de Venezuela, núm. 3, pp. 361-370. Las comillas son nuestras.

72 Véase “Discurso redirigido por un miembro...”, en El Patriota de Venezuela, pp. 313-324 de Testimonios de la época... y El Publicista de Venezuela, núm. 12, jueves 19 de septiembre de 1811.

73 Véase causa seguida contra Juan Buscat, en Causas de infidencia, pp. 485-486.

74 Véase “Memoria sobre el Poder Militar de Caracas dirigida por la Sociedad Patriótica al Superior Gobierno”, en Caracas a 21 de octubre de 1811 ; El Patriota de Venezuela, núm, 3, pp. 385-388.

75 Mercurio Venezolano, núm. iii, marzo de 1811, pp. 21-33. Las cursivas son nuestra.

76 Luego se extenderá por todo el territorio durante este periodo y su uso aún está presente durante 1817-1821.

77 Mercurio..., núm. iii, marzo de 1811, p. 23. El negro representaba la alianza con la Gran Bretaña y se empleaba como escarapela oficial desde el 19 de abril de 1810.

78 Gaceta de Caracas, núm. 151, tomo iii, “Bando”, viernes 19 de abril de 1811.

79 Causa contra Francisco Espejo, en Causas de infidencia, t. II, pp. 119-128 y 279-286.

80 F. J. Yánez, Compendio de..., pp. 191-192.

81 Carta núm. 1, El Patriota de Venezuela, núm. 3, pp. 381-384. En la misiva se entiende por patriotas “aristócratas” a los “patriotas que quieren que la patria se conserve segregada de la Metrópoli, que odian a los europeos, que tendrían el mayor placer en el engrandecimiento de Venezuela; pero que creen que ellos solos han nacido para tener galones, para tener honores, para sacar la sustancia de la Patria y para figurar en la República, mientras la mas grande porción del pueblo debe, en su concepto, estar sometida a sus caprichos Las cursivas son nuestras.

82 Ibid. Las cursivas son nuestras.

83 Gaceta de Caracas, núm. 382, tomo iv, 6 de diciembre de 1811.

84 Gaceta de Caracas, núm. 63, tomo II, “Carta recibida”, 17 de diciembre de 1811. Las cursivas son nuestras.

85 Gaceta de Caracas, “Artículo Comunicado”, 17 de enero de 1812, concluye el 21 de enero de 1812.

86 Parra Pérez, op. cit., tomo II, capítulo vi: “La cuestión social”.

87 Luis Castro Leiva, “Teoría política y ética de la Independencia”, curso de maestría en historia, Universidad Católica Andrés Bello.

Auteur

Universidad Simón Bolívar, Caracas

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr