Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Primera parte. El público del antiguo régimen

Prácticas de lectura, ámbitos privados y formación de un espacio público moderno

Nueva Granada a finales del Antiguo Régimen1

Renán Silva

Texte intégral

  • 1 Versión ampliada de los apartados 2°, 3° y 4° del capítulo “Bibliothèques, lectures et lecteurs a (...)
  • 2 Las orientaciones teóricas generales en Jürgen Habermas, Historia y crítica de la opinión pública (...)

1Las prácticas de la lectura parecen haber conocido modificaciones importantes en la segunda mitad del siglo xviii en el Virreinato de Nueva Granada, aunque debemos reconocer que los documentos que permiten discutir el problema no son muy abundantes. Estas modificaciones cubren aspectos variados y parecen orientarse en su conjunto a producir una nueva relación con los textos —como en ocasiones se ha hecho notar—, pero no menos parecen haber sido uno de los elementos centrales del cambio en las relaciones entre lo público y lo privado, así como de la aparición de un espacio público moderno, paradójicamente constituido en sus fases iniciales en el ámbito de lo privado. Las fortalezas y debilidades de este espacio se conocerán en Nueva Granada después de 1808, en el momento en que comienza a plantearse abiertamente el problema de la política moderna, con su característica apelación a la opinión pública.2

2Tres aspectos, que están ligados, parecen ser los más destacados de estas modificaciones. En primer lugar, la creación en medios urbanos de asociaciones en el marco de las cuales la lectura llegó a ocupar un papel central. En segundo lugar, la creación de algunas redes de lectores en el campo, entre antiguos universitarios que ejercían su profesión de abogados, pero que en ocasiones eran también propietarios de haciendas. Y en tercer lugar, el nuevo interés que se da por la lectura de las gacetas, interés que cubría un espectro social que empezaba a ser de alguna amplitud, como se comprobará después de 1808 cuando, en medio de la crisis revolucionaria, se verá aumentar el flujo de este tipo de impreso, que, junto con la folletería, será la forma básica de circulación de las ideas políticas, por lo menos hasta la mitad del nuevo siglo.

3El carácter minoritario de los grupos sociales afectados en principio por estas nuevas prácticas de la lectura, por las formas de relación y de asociación que ellas suponían, no debe hacer perder de vista su novedad y significación. Pues ése es el marco en el que empezaba a fabricarse por primera vez una sociedad de opinión y de libre examen, a la manera de un laboratorio que resultó central cuando la crisis desatada por la invasión napoleónica en España abrió el problema de la representación del reino y terminó por transformar a los miembros de la República de las Letras en los hombres de la palabra y de la pluma, es decir, en los formadores y representantes de la opinión. Son esos pasos iniciales de un proceso reducido en principio a los miembros de la nueva élite cultural los que nos proponemos examinar aquí.

ASOCIACIONES PARA LA LECTURA

4A finales del siglo xviii, por lo menos en Santa Fe, uno de los lugares principales de reunión de la juventud universitaria estaba constituido por las tertulias. Se trata de espacios privados o semiprivados, o aun de espacios públicos, utilizados de manera privada, de conversación y discusión que funcionaban en las habitaciones de los estudiantes en los colegios, en casas de particulares y, por lo menos en un caso, en la Biblioteca Pública.

5Las relaciones entre lo público y lo privado deben detener un momento nuestra atención, por lo menos para señalar que ninguna espacialidad física —y ni siquiera institucional— está colocada de por sí de uno u otro lado de una frontera que, por lo demás, es siempre móvil. Son las prácticas sociales y los actores en el acontecimiento los que dotan de un cierto carácter público o privado a un conjunto de espacios. Así, por ejemplo, la actividad de la tertulia que se reunía en la Biblioteca Pública de Santa Fe, lo que era del conocimiento de las autoridades, tenía un carácter privado, no sólo porque el contenido concreto de sus reuniones se hurtaba a la vigilancia y control de dichas autoridades, sino principalmente porque los individuos se congregaban en tanto particulares que lo hacían para expresar libremente sus puntos de vista y opinión. Lo mismo ocurría en el Observatorio Astronómico y en la llamada Casa de la Botánica, que funcionaron como centros de reunión y de discusión de individuos que habían decidido educarse por su cuenta, al margen de las instituciones oficiales del saber (los colegios-universidades).

  • 3 Las relaciones entre lo doméstico, lo privado y lo público como espacios de socialización en el pe (...)

6Por el contrario, los ámbitos familiares y los lugares de convivencia (amistad, conversación, paseo campestre, caminata urbana, regocijo), que existían antes de la transformación provocada en ellos por la actividad ilustrada, son espacios más domésticos que privados en el sentido moderno de la expresión; tradicionalmente estaban rodeados de una sociabilidad amplia, anónima y desprendida de toda perspectiva cultural de autoeducación, de lectura y de libre examen de distintas opiniones. Los cambios producto de la práctica ilustrada de la comunicación cultural tienden a separar el elemento público (de circulación amplia y difusa) del ámbito familiar y simplemente doméstico al introducir en el intercambio la exigencia del uso de la razón entre individuos teóricamente iguales. Tal uso se manifiesta en la conversación conducida por la lectura y en el examen de un conjunto argumentativo que confronta al mismo tiempo la palabra del libro y aquello que empieza a ser observado —y considerado digno de observación— y que los ilustrados llamarán la “realidad”.3

  • 4 Cf., por ejemplo, Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá, 27,12 de agosto de 1791 ; el (...)
  • 5 Papel Periódico, 47, 6 de enero de 1792. Sobre la relación general entre tertulias y lectura, en e (...)

7Pero las tertulias no fueron ni una creación original ni un hecho exclusivo de Santa Fe. En realidad se trataba de una modalidad de encuentro que recogía elementos de las formas más tradicionales de la sociabilidad hispánica: la visita de conversación y de cumplimiento, y la reunión más o menos espontánea de amigos de similares condiciones sociales para pasar “unas horas de diversión”, sin que en principio la “utilidad” formara parte de sus objetivos. Algunos ecos de la existencia en el Virreinato de Nueva Granada de esas formas de reunión tradicionales se perciben cuando la aparición del Papel Periódico de Santafé. Lectores de provincia informaron en varias ocasiones, en cartas a su director, sobre la acogida que en las tertulias encontraba el periódico recién fundado, el cual parecía constituir la gran novedad de la conversación.4 Un lector, desde Panamá, informa “sobre el ruido que ha metido en las tertulias” [el Papel Periódico], “en donde hasta las damas llevan de visita el periódico”.5

8Por su parte, el periódico daba cuenta del contenido de muchas de las discusiones que se adelantaban en las tertulias, por lo menos para el caso de Santa Fe. Se trata de discusiones que, en su conjunto, tienen dos características en común: comienzan a incluir de manera habitual la lectura de libros y enfrentan puntos de vista diferentes que tratan de dirimir mediante el examen de las distintas opiniones de los asistentes. No importa aquí que el tema de la discusión resulte casi siempre convencional (“la belleza sublime”) o en ocasiones anodino (las mejores formas de ganarse la lotería), o que encontremos dificultad para precisar el sentido de muchas de esas conversaciones (cuando se conocen sus temas). Podemos acudir a un ejemplo preciso para tratar de ilustrar la situación.

  • 6 Correo Curioso Económico y Mercantil de la Ciudad de Santafé de Bogotá, 8, 7 de abril de 1801.

9En el Correo Curioso se publicó un artículo en que se describe el ambiente de conversación distendida y de juego que rodeaba una reunión de tertulia, en casa de particulares: “Estaban en buena tertulia y chachara un viejo... una mujer... un letrado de profesión... y una dama... Hablaban sobre cosas indiferentes y disputaban sobre una jugada”. Pero de un momento a otro hace su irrupción un joven que “traía en la mano un papel impreso”, que una de las damas le solicita, y empieza entonces la lectura colectiva: “y empezó a leer el prospecto [del Correo Curioso], aunque con interrrupciones y bromas de los asistentes, los cuales escucharon y fueron manifestando en tono informal sus opiniones, “hasta que llegó [la lectora] a aquella proposición del dinero guardado, momento en el cual uno de los asistentes señaló: “Señores, este papel es el parto de algunos hambrientos que no saben cómo atrapar la plata; y para que los que tenemos un decente pasar la abandonemos a sus garras, nos vienen a comulgar con ruedas de molino... ”6

10Lo que se recrea en esta escena imaginaria es, pues, la reacción de una parte de la sociedad ante un tema fundamental: el ideal de la prosperidad, expresado con la idea de que el dinero debe circular (una de las propuestas del Correo Curioso y de los ilustrados en general). Así pues, en términos de la sociedad de principios del siglo xix en Nueva Granada, la importancia de la discusión y de las opiniones sobre un tema como éste era considerable y era objeto de una forma de debate adelantada en un ámbito privado, pero regida por reglas de intercambio intelectual diferentes de aquellas que dominaban en los lugares de la sociabilidad más tradicional.

11Lo fundamental es, pues, que más allá de la importancia de los “temas” de las conversaciones, se trata de formas de encuentro en las que, dentro de condiciones formales de igualdad, de participación de hombres y mujeres, y en un ambiente de lectura, las opiniones empiezan a confrontarse y, en ocasiones, a mostrar puntos de apoyo argumentativo inéditos (como el testimonio, la observación y la medida), como si las condiciones de verdad de un juicio y las maneras de someterlo a prueba se estuvieran modificando.

LAS TERTULIAS DE LECTURA

  • 7 Cf. por ejemplo, Papel Periódico, 66, 18 de mayo de 1791, donde se menciona una discusión sobre el (...)
  • 8 Cf. sobre este punto, pero en relación con el conjunto de Hispanoamérica, François-Xavier Guerra, (...)

12Un hecho significativo es que algunas de las tertulias se fueron transformando, sobre la base de su encuentro con la lectura —y en primer lugar con la lectura de la prensa local—, en intereses intelectuales ahora dotados de mayor complejidad y en formas de discusión y de crítica de mayores exigencias7 sobre temas ilustrados de búsqueda de la prosperidad, la utilidad y la virtud. En términos estrictos, se puede afirmar que las “tertulias”, aunque se trataba de formas de sociabilidad tradicionales, permitieron la expresión de los nuevos ideales e intereses culturales que se manifestaban principalmente, en el caso de Nueva Granada, en el mundo universitario. Pero formas que en parte fueron modificadas por esos nuevos ideales e intereses, resultando al parecer una especie de forma híbrida penetrada ya por elementos del modelo de organización de las modernas academias de ciencias y sociedades de literatos conocidas en otras latitudes, aunque siempre acompañadas por elementos de la sociabilidad más tradicional. Esas “reuniones” y “asociaciones” resultaron no sólo un vehículo para la circulación del nuevo libro y de nuevas prácticas de lectura, sino uno de los puntos centrales de formación de prácticas sociales modernas respecto de la libre elección, la manifestación de juicios, la construcción de una opinión, elementos todos propios de un espacio público moderno.8

13La Tertulia Eutropélica, que animó en Santa Fe, en la década de 1790, el bibliotecario y director del Papel Periódico, Manuel del Socorro Rodríguez, es una buena muestra de todo lo anterior:

Tratándose una noche en la Tertulia Eutropélica varios puntos de amena literatura, ya por mero pasatiempo, o con el laudable interés de la recíproca ilustración de todos, se tocó casualmente esta cuestión [si quien fija reglas poéticas puede equivocarse en el uso de ellas], con el motivo de haberse leído cierto libro.

  • 9 Papel Periódico, 125, 17 de enero de 1794.

14A continuación de su informe, Rodríguez describe un ambiente de participación colectiva (“con mucho calor y variedad se discurrió sobre la materia”), de expresión de distintas opiniones (“sosteniendo cada uno su dictame”), con apoyo en los textos de los humanistas clásicos (pues se discutió “con no poco aparato de argumentos y de citas”), hasta añadir: “Qué escrutinio tan general se hizo de sus obras” [de Horacio y de Cicerón].9 Según la narración de Rodríguez, un verdadero experto en retórica, “la tempestad erudita” duró un poco más de media hora, hasta que puso las cosas en calma “un respetable socio”, quien “captando primero la venia de toda la tertulia, habló en estos términos...”, y comienza entonces la narración del contenido mismo de la discusión.

  • 10 En otro momento Rodríguez dará como definición de esta tertulia la siguiente: “Como el fin de todo (...)
  • 11 “Habiéndose dado por asunto para la noche del viernes 12 de octubre..”, Papel Periódico, 153, 1° d (...)
  • 12 Ibid. Las cursivas son mías.

15No se trata aquí simplemente de las tertulias como formas espontáneas de conversación y de discusión (las “tertulias y corrillos”), sino de asociaciones literarias con una estructuración mínima, producto de la introducción de algunas reglas de debate y de la fijación de cierta periodicidad para sus reuniones, y que incluían de manera explícita como uno de sus objetivos la ilustración recíproca de sus miembros.10 Estos elementos mínimos de estructuración de una sociedad literaria, que van más allá de las habituales tertulias de conversación, aparecen manifiestos en otro informe de Rodríguez: los socios —es la palabra que él utiliza— habían determinado como tema para la reunión “un rasgo de elocuencia en elogio del incomparable Cristóbal Colón, con motivo de cumplirse los trescientos años del descubrimiento de América”.11 El “erudito socio” cumplió con su tarea, y concluyó “con una profunda reverencia a toda la asamblea”, luego de lo cual (“terminado que fue este acto académico”), los asistentes solicitaron a una “socia poetisa” la glosa de un dístico, “con la advertencia de que reuniese estos tres elogios: de Dios, de los Reyes y del Almirante”.12

  • 13 La definición de ese ideal de la libre comunicación cultural aparecerá con claridad en el prospect (...)

16Estamos, pues, frente a un proceso de transformación, mediado por la práctica de la lectura, la discusión y la libertad de crítica. Este proceso conduce de las formas tradicionales de tertulia hacia formas nuevas de la comunicación cultural, hacia otros espacios de circulación de las ideas; aun conforme con la cultura política de esa sociedad (elogios a “Dios y a los reyes”), y rodeado todavía de una gruesa capa retórica (las tempestades eruditas de los eruditos socios), introduce prácticas y estilos que en parte corresponden ya a los de una asociación moderna de contenido igualitario y de libre exposición de las ideas.13

  • 14 En el caso de Mompox, un equivalente podría ser la Sociedad Económica de Amigos del País, fundada (...)
  • 15 En el siglo xix, en Santa Fe, para describir los movimientos de un ilustrado sobre el espacio de l (...)

17Sin embargo, y más allá de los elementos tradicionales que todavía permanecen en estas nuevas sociedades de lectura y discusión, cabe preguntarse cuál fue su extensión en el caso de Nueva Granada, pues su carácter minoritario parece un hecho confirmado. Es, por ejemplo, notable que la correspondencia de los naturalistas de la gobernación de Popayán nunca mencione este tipo de asociaciones literarias, como no se mencionan sino tardíamente para Cartagena de Indias, y, por lo que conocemos, en ningún caso se mencionan para la ciudad de Mompox ni para la provincia de Antioquia.14 En Santa Fe existían la mencionada Tertulia Eutropélica, que tiempo después funcionará en la Biblioteca Pública como Asamblea del Buen Gusto, y el salón de reuniones de la aristócrata san-tafereña y aficionada a las ciencias naturales, doña Manuela Santamaría de Manrique —que era tanto un lugar de conversación como de lectura, tanto de intriga palaciega como de libre intercambio de opiniones—. Fuera de ello parecen no quedar sino las reuniones de lectura y discusión en casas de particulares y la actividad de lectura y aprendizaje en la Casa de la Botánica y en el Observatorio Astronómico después de 1804, año en que Francisco José de Caldas se convirtió en su director.15

  • 16 Cf. J. M. Restrepo, Autobiografía, p. 9.

18Muchos testimonios de contemporáneos, entre ellos el de José Manuel Restrepo, han informado sobre las reuniones que se adelantaban en el Observatorio Astronómico, el que para tres o cuatro universitarios se transformó en una verdadera academia de estudio de las ciencias naturales, en buena medida porque allí podían disponer de instrumentos adecuados, de una biblioteca de alguna especialización y de los propios conocimientos de F. J. de Caldas, quien tenía el proyecto de formar a algunos de sus amigos como geógrafos y astrónomos.16

  • 17 Para los inventarios mencionados, cf. Guillermo Hernández de Alba, Historia documental de la Real (...)

19Según el inventario que se hizo de los libros e instrumentos del Observatorio Astronómico, éste parece relativamente bien dotado para la experimentación y, en todo caso, un lugar adecuado para la lectura de libros y publicaciones sobre las ciencias: muchos textos de ciencias de las academias europeas, diarios y memorias de científicos, muchísimas relaciones de viaje, una buena cantidad de libros de historia (de la naturaleza en primer lugar, pero igualmente de las sociedades y de los gobiernos), diccionarios y gramáticas de lenguas extranjeras, “ciento sesenta cuadernos del diario enciclopédico”, cerca de 250 mapas, etc. Fue no menos un lugar apto para la discusión y la actividad crítica que se asociaban ya con las tareas intelectuales, sin que fuera necesario convertirlo en un centro de “conspiración”, donde se fabricaba la independencia.17 Sin embargo, tal hecho no se puede dejar de mencionar, por la importancia que el componente científico tuvo en la transformación cultural de finales de la vida colonial en Nueva Granada.

20Es importante resaltar la escasa extensión de las nuevas asociaciones para la lectura —en sentido estricto— y la consiguiente permanencia de formas tradicionales como las tertulias. En efecto, lo que parece haber ocurrido en Nueva Granada, como en otras partes de Hispanoamérica, es que, ante las prohibiciones y vigilancias que pesaban sobre toda iniciativa de organización autónoma, los espacios tradicionales hayan debido funcionar como lugares de implantación y desarrollo de formas y prácticas de gran novedad, desde el punto de vista de las “sociabilidades”. Por lo demás, se trata de formas de encuentro de una gran movilidad y de rápidas transformaciones en cuanto a sus fines, sus orientaciones y, sobre todo, en cuanto a sus prácticas, en la medida en que la política moderna y el periodismo político van haciendo su irrupción. Sin que se pueda desconocer la debilidad del tejido asociativo en el que se pudiera expresar un tipo de práctica cultural que negaba muchos aspectos de la sociedad tradicional, debe afirmarse que reuniones puramente de amigos y, en ocasiones, casi de familiares, que hacían uso de espacios privados, deben haber funcionado como sustitutas de las organizaciones que se prohibían y de las cuales las autoridades sospechaban, sobre todo después de 1791.

  • 18 Cf. Estatutos de la Sociedad Económica de Amigos del País... Cartagena, julio de 1811, Imprenta de (...)

21Parece claro que muchas de las tertulias de Nueva Granada, consideradas reuniones de “amigos literatos” pudieron funcionar, respecto de ciertas metas, como verdaderas sociedades académicas o de pensamiento, con prácticas de discusión libre, de votación, de elección, y en las que se discutían proyectos sobre el destino de la sociedad, sobre las posibilidades de la “comunidad imaginada”. En el caso de la ciudad de Cartagena, sabemos de la existencia de por lo menos una tertulia, denominada “literaria”, de la cual dependió, hacia 1811-1812, la formación de la Sociedad Económica de Amigos del País de esa ciudad, sobre la que se discutía desde tiempo atrás. Según se consigna en el folleto que contiene sus estatutos, la iniciativa de formación de la Sociedad dependió de las “discusiones de tertulia”, pues “habiéndose tratado repetidamente en una tertulia literaria de la ciudad lo útil que sería establecer una sociedad económica...”, luego uno de los miembros procedió a la formación de los estatutos, “y los presentó a la tertulia, en donde fueron leídos con general aprobación...”18

22Así pues, se trata al parecer de un fenómeno de extrema complejidad: por un lado, una gran dificultad, que sin duda debe llamarse “política”, para la organización pública de “sociedades de crítica y de lectura” y, por otro lado, un cierto desarrollo en el campo de la actividad privada de esas nuevas formas de sociabilidad. O, visto desde otro ángulo: de una parte una carencia innegable de instituciones para la utopía, que se combina, por otra parte, con una gran riqueza de prácticas dispersas y difusas que se mueven en esa dirección y que encontraron sus apoyos centrales en el ámbito de lo privado y en la práctica de la lectura.

UNA SOCIEDAD DE LECTURA EN SANTA FE

  • 19 La lista en Eduardo Ruiz Martínez, La librería de Nariño y los derechos del hombre. Planeta, Bogot (...)

23En relación con las asociaciones para la lectura, Santa Fe conoció una experiencia novedosa, excepcional, que fue cortada en sus raíces por las autoridades españolas, a pesar de que revestía carácter privado (sin que su existencia fuera desde el principio desconocida por las autoridades). Se trata de la “sociedad de literatos” que funcionó en la casa de Antonio Nariño, y de cuya noticia disponemos por las confesiones y testimonios recogidos cuando su juicio por la publicación de Los derechos del hombre. Cabe recordar que Nariño era un comerciante, dueño de una imprenta, prestamista de libros a la mayor parte de sus amigos, a muchos universitarios y a algunas de las autoridades, y era reconocido como “hombre de letras”, como aficionado a la lectura. La característica de gran prestamista de libros, en la ciudad y fuera de ella, está clara en una lista que se le encontró entre sus papeles, en la cual aparece parte de sus deudores y los títulos de los libros que tenía en circulación.19

  • 20 Cf. también la lista de los sujetos con quienes dice haber conversado sobre el texto de Los derech (...)

24Lo importante en ella no es, desde luego, solamente el título de algunos de los libros prestados, ni tampoco el número de libros. Lo notable está más bien en la vasta gama de posiciones sociales que representan quienes tomaban libros en préstamo: clérigos y civiles, altos funcionarios y un simple impresor, abogados y naturalistas, catedráticos y estudiantes. En cierta manera esta lista de préstamos nos habla de una red de lectores que, en parte, describe en términos empíricos la pequeña República de las Letras del reino, o por lo menos de Santa Fe.20

  • 21 Nariño utiliza la expresión “una especie de tertulia o junta de amigos de genio, que con el tiempo (...)

25Pero las actividades de Nariño iban un poco más allá en cuanto a sus intereses por la lectura, pues se había propuesto la organización, en su casa, de una sociedad de literatos, que ya no resulta muy justo denominar “tertulia” —con el significado de simple “reunión de conversación”—.21 Entre sus papeles se encontraron algunos apuntes con los nombres de quienes podían participar, al tiempo que un intento de definición de las actividades de la sociedad que se proponía crear:

  • 22 Proceso contra..., p. 152. Las cursivas son mías.

Me ocurre el pensamiento de establecer en esta ciudad una suscripción de literatos... ésta se reduce a que los suscriptores se juntan en una pieza cómoda, y sacados los gastos de luces, etc., lo restante del dinero se emplea en pedir un ejemplar de los mejores diarios y gacetas extranjeros, los diarios enciclopédicos y demás papeles de esta naturaleza, según la cantidad de la suscripción. A determinadas horas se juntan [los socios], se leen los papeles, se critica y se conversa sobre aquellos asuntos, de modo que se pueda pasar un par de horas divertidas y con utilidad.22

  • 23 Así lo prueba una carta de su amigo Cabal: “No me dices si ha venido correo de España, ni me habla (...)
  • 24 Proceso contra..., p. 283.

26Durante el proceso, Nariño intentó negar estas actividades de lectura, que por lo demás eran de conocimiento de muchos en la ciudad, pero se encontró con la sorpresa de que los jueces habían leído con cuidado su correspondencia, encontrando numerosos fragmentos que dejaban en claro los hechos.23 En el punto preciso de las reuniones de lectura que tenía en su casa, que durante el proceso Nariño trató de ocultar a las autoridades, se le citó una parte de una carta del francés Luis de Rieux, donde le decía: “Si el amigo Zea [Francisco Antonio] hubiese llegado, dele muchas expresiones de mi parte, y manifiéstele el sentimiento que tengo de no poderme encerrar con ustedes en el santuario”,24 pues santuario era el nombre que daban al lugar de la casa de Nariño en el cual se reunían para leer. Se trataba de un espacio diferenciado, privado, arreglado para los fines precisos de esa actividad y con una particular decoración, cuya descripción se encontró también entre los papeles de Nariño.

  • 25 J. J. Rousseau, por ejemplo, no figura en la lista de obras secuestradas, aunque Nariño adquirió p (...)
  • 26 Cf. Proceso contra..., pp. 161-163.

27Se trata de un plano donde se indica la composición del lugar, adornado con dos estatuillas o cuadros de Franklin y de Washington, y sobre la pared colocadas una serie de frases de pensadores, que parecen constituir la biblioteca ideal de los socios del Santuario: Cicerón, William Pitt, Jenofonte, Washington, Tácito, Raynal, Sócrates, Rousseau, Plinio, Buffon, Solón, Montesquieu, Platón, Quintiliano, Franklin y Newton, autores a quienes pueden haber leído en algún momento, haber deseado leer, o conocer en citas de otros autores.25 Y al parecer la propia decoración del espacio de lectura había sido discutida por lo menos con algunos de los asistentes, pues, en otra carta, su amigo, el naturalista Zea, hablaba sobre la disposición del lugar, recordaba sus preferencias y mostraba su acuerdo con las disposiciones finales de Nariño.26

28No es mucho más lo que sabemos sobre la “sociedad de literatos” que Antonio Nariño había constituido en su casa, la cual debió suspender sus reuniones en 1794, lo que significó no sólo un duro golpe para los compradores de libros, los lectores que tomaban obras en préstamo y los socios literatos, sino una condenación en bloque para los jóvenes ilustrados, pues en la condena de Nariño los fiscales de la Real Audiencia extendían su veredicto a todo el grupo.

  • 27 Carta del 15 de enero de 1778, de Antonio Nariño, Archivo Nariño, t. 2, pp. 72-73.

29Tampoco sabemos exactamente desde cuándo venía funcionando la sociedad de lectura, pero, por lo menos, el proyecto era antiguo, pues cuando su elección como uno de los alcaldes de Santa Fe, en 1788 —es decir, seis años antes del proceso y la prisión—, Nariño escribe una carta a José Celestino Mutis donde menciona que con motivo de tal nombramiento “se me ha entorpecido el pensamiento que tenía de tener en casa una especie de tertulia...”27

LECTURAS ILUSTRADAS EN EL CAMPO

30Existen múltiples testimonios de que en los medios que hemos denominado “ilustrados” las prácticas de la lectura se habían modificado en algunos aspectos. El intercambio constante de libros, la lectura colectiva de los textos —como en el caso del pequeño grupo de naturalistas de Popayán—, las nuevas formas de lectura en la soledad del campo, la lectura con ayuda de diccionarios para abrirse camino en la comprensión de los textos de las nuevas materias a las que se intentaba tener acceso, cierto cuidado en los juicios expresados sobre los textos leídos y un interés constante por hacerse de últimas ediciones y de traducciones cuidadosas, son muestras de esas modificaciones.

31Se encuentran en la correspondencia de los ilustrados huellas visibles de esos cambios, de los que podemos señalar algunos casos, apoyándonos como ejemplo en ciertas cartas intercambiadas entre el abogado y naturalista Joaquín Camacho y algunos de sus antiguos condiscípulos. Estas cartas tienen la particularidad de permitirnos observar la difusión de nuevas prácticas de lectura más allá de los medios propiamente urbanos, pues en su mayoría los corresponsales de Camacho habitaban haciendas de las que eran propietarios. Existe aquí un elemento de gran originalidad, que no sabemos si está presente en los otros virreinatos hispanos: la constitución de prácticas societarias de tipo moderno podía darse por fuera de un marco institucional y simplemente apoyarse en relaciones tradicionales de amistad y de parentesco, sin que por ello resulte menos claro su carácter de elemento fundador de una sociabilidad de libre “intercambio de ideas”. Ésta mostrará toda su significación al expresarse, después de 1808, en el terreno de lo “público”.

32Podemos empezar con algunas de las cartas que Joaquín Camacho intercambió con su amigo, el abogado Miguel Ta-deo Gómez Durán. Tenía con él la experiencia de estudios comunes en el Colegio-universidad del Rosario, interés por la lectura y por la investigación de la botánica, y estaba relativamente cerca, pues era el corregidor de Pamplona, una población cercana a la región que habitaba Gómez. Las cartas incluyen, como casi siempre ocurre con la correspondencia de los ilustrados, aspectos muy variados: familiares, profesionales, sobre la situación política, noticias sobre amigos que se han visto o se han dejado de ver, sobre experimentación botánica, etc., pero aquí, de manera muy particular, incluye noticias sobre las redes que en la región hacían circular los nuevos libros, sobre los tipos de lectura, sobre los autores apreciados y sobre la propia forma de leer.

  • 28 Utilizo la obra de Horacio Rodríguez Plata, La antigua provincia del Socorro y la Independencia, B (...)

33Así por ejemplo, en julio de 1803, Gómez Durán envía una carta a Camacho, donde le cuenta que “El Molina [Alfonso Molina, el filólogo español] y el Condorcet, ambas obras las he leído ya en mi viaje por San Gil...”, pues este abogado lee durante sus viajes —práctica favorecida por los nuevos formatos— e incluye la compañía de libros en su valija. En seguida agrega un juicio sobre una de las obras leídas, la de Condorcet, “que comprende las noticias de cosas tan útiles, que su lectura no me ha dejado más fruto que un deseo vivísimo de leer la obra original, por la que se hizo este análisis”.28

  • 29 Ibid., p. 180.
  • 30 Ibid., p. 183.

34En octubre de 1805, Gómez Durán le cuenta a Camacho que está mandando “el Jovellanos” a su amigo Valenzuela —otro universitario que habitaba la región—, que ha recibido “el Condillac” y que está además pendiente de unos libros que ha encargado, de lo que informará luego a Camacho “para que vea si le acomoda leer algunos”.29 Y días después empieza a hacer circular de nuevo el libro de Jovellanos, enviándolo a Valenzuela: “Por fin he remitido a nuestro amigo... el Informe sobre la ley agraria”; pero agrega: “Queda copiado este libro”, lo que nos confirma que la vieja práctica escolar de copiar los libros no desaparecía, aunque aquí el contexto anterior está completamente modificado.30

  • 31 Ibid., p. 179.

35Al parecer estas prácticas de lectura tienen una característica más: la de tratar de establecer relaciones entre lo leído y lo observado. Ocurre que Gómez Durán no sólo experimenta en su finca con el nuevo cultivo de la quina, sino que es un observador permanente en sus viajes. Por ejemplo, relata que al regreso de uno de tales viajes encontró una cabra, hija de venados, lo que le llamó la atención para intentar un experimento sobre “si las terceras especies se reproducen”, aunque confiesa no saber mucho de la materia, más allá “de lo poco que recuerdo del Buffon que leí en esa [Santafé]...”31

  • 32 Luis Martínez Delgado, Noticia biográfica del prócer Joaquín Camacho [y] documentos, Biblioteca Co (...)
  • 33 Ibid., p. 195. Según una carta del 22 de octubre de 1804, Nieto recibió algunos de los libros de u (...)

36Al mismo tiempo que con Gómez Durán, Camacho sostenía correspondencia con casi una docena de otros corresponsales de la región: por ejemplo, con su pariente José Nepomuceno Nieto, quien por lo demás era también amigo y corresponsal de Gómez Durán. En octubre de 1803 Nieto escribe a Camacho que agradece su deseo de instruirlo, “cuando me da la noticia de los libros que vienen” y que bien puede tomar para él los Viajes, y agrega que en cuanto a los “Elementos de medicina, estoy por observar el consejo de Baglivi, de leer sólo en un libro de esta naturaleza, y éste será el Cullen”. A fin del mes le informa: “estoy atareado aprendiendo el idioma de Anacarsis, y así no omita mandarme sus Viajes y avisarme su importe”.32 En otra carta de agosto de 1804, Nieto menciona que se inclina a adquirir el Espíritu de Buffon, “el que me imagino la quinta esencia de la historia natural”, aunque duda, pues no sabe si será comprensible para un principiante “sin más ayuda que un diccionario. Usted me dirá su concepto para resolver”. En cambio, se ha decidido por el libro sobre La conquista de México, lo mismo que El pirata de América, y que encarga para un cura amigo suyo el libro de teología de Lárraga, “si es novísimamente ilustrado”.33

  • 34 Ibid., p. 199
  • 35 Cf., por ejemplo. Correo Curioso, “El Ermitaño a los editores del Correo Curioso”, núm. 15, 26 de (...)

37A principios de 1805, Camacho informa a su corresponsal que, como ya se encuentra en posesión de los libros, se dispone a divertirse “luego que me retire a las riberas del [Río] Niester, libre ya del ruido de los papeles del foro, que me tenía abrumado”.34 Así pues, lectura en soledad, en la casa de la hacienda a la orilla del río. Este retiro al campo para leer, que debe tener tanto de representación de la lectura, tomada de las propias lecturas, como de práctica efectiva, es una constante en gran parte de los ilustrados, y se repite muchas veces, tanto en la correspondencia privada como en artículos de prensa.35

  • 36 Sobre la trayectoria escolar y profesional de Miguel Valenzuela, cf. Archivo del Colegio del Rosar (...)
  • 37 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, p. 298. La lectura en muchísimas (...)
  • 38 Ibid., p. 302.

38En la misma dirección van algunas de las cartas que dirigió a Joaquín Camacho el abogado Miguel Valenzuela, hermano del botánico Eloy Valenzuela. Alumno de Camacho en el Colegio del Rosario, fue complicado en 1794 en los procesos contra los estudiantes; naturalista aficionado, ahora habitaba en la misma región, dividiendo su tiempo entre las actividades profesionales de jurista, la experimentación botánica y la lectura.36 Al parecer los amigos y corresponsales de la región no sólo leen a los mismos autores y los mismos libros de ciencias naturales, de viajes, de filosofía, sino que leen en los mismos ejemplares.37 En mayo de 1807, Valenzuela cuenta a Camacho que ha recibido ya el primer tomo de Demós-tenes y que remite un tomo más de Bomare; y al mes siguiente informa haber recibido un tomo del Viaje de Ciro, y escribe que en San Juan de Girón “no hay obrita que sea nueva para vuestra merced”; que Camacho podría buscar nuevos títulos en la ciudad que habita, Pamplona, con “los literatos aficionados, entre quienes pueden circular algunos”. Y tal vez en relación con un reparo de su amigo, menciona que no olvida que debe regresar el libro de Jovellanos, “pero será aprendiéndolo de memoria”, pues parece que a él también, como a Gómez y a los otros ilustrados, lo ha impresionado en alto grado el Informe sobre la ley agraria.38

39Se puede plantear la pregunta de cuáles podrían haber sido algunos de los efectos —culturales, sociales, personales— de este tipo de lecturas y de intercambio de libros y de correspondencia, pero no resulta fácil responder. Los efectos de la lectura, cuando existen, son complejos, en cierta manera “invisibles” por sí mismos, y siempre están incluidos en contextos mayores, de los cuales no resulta cómodo ni aconsejable separarlos. Por lo pronto sabemos que la existencia de esta pequeña red de lectores no es un efecto directo de la lectura, puesto que los contactos eran anteriores y reposaban sobre orígenes regionales comunes, sobre relaciones familiares, sobre un pasado escolar común. Sin embargo, las lecturas comunes y el intercambio epistolar continuo deben haber dado más fuerza a esa comunidad social y deben haber dotado de cierta homogeneidad cultural a los miembros de esa red, la cual, por lo demás, en este caso, nunca aparece asumida de manera consciente como principio de organización. Pero es innegable reconocer en algunos de estos corresponsales un alto grado de compromiso con los ideales ilustrados —digamos, algún nivel de incorporación de tales ideales a la propia vida personal—, lo que se manifiesta por lo menos de dos maneras. Primero, por la adquisición de un lenguaje en el que se expresa sobre todo la idea de un tiempo histórico continuo, un movimiento que conduce a las sociedades hacia el progreso, tiempo al cual debe sumarse la acción del hombre para acelerarlo. Y en segundo lugar, por un intento de acercar sus “libros a la vida”, de volver prácticas y reales esas concepciones que empezaban a ser suyas. Los dos fenómenos están presentes sobre todo en las cartas de Miguel Tadeo Gómez Durán.

  • 39 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, pp. 180-181.

40Una primera manifestación de ese cambio cultural, expresado en la vida personal, está en una carta de Gómez Durán a Camacho, donde le solicita que lo informe (“Si usted se tomase la molestia de instruirme”) sobre la situación del corregimiento de Pamplona. Gómez Durán expresa su pregunta señalando los objetos precisos sobre los cuáles desea saber: está interesado en la extensión territorial del corregimiento, en los “renglones de la producción”, en los “precios de los últimos cinco años”, en los efectos que traería para la vida económica y social la apertura al comercio internacional y en el estado de las rentas, todo expresado ya en el lenguaje de la economía moderna.39 Se trata, pues, de una pequeña “encuesta” que dibuja objetos distintos de aquellos del estado de la “fábrica material de la iglesia”, de la situación de las prácticas devotas o de las intrigas en el vecindario.

  • 40 Como se sabe, el absolutismo monárquico contenía elementos “pro-toliberales” que el liberalismo de (...)
  • 41 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, pp. 179-180.

41Un segundo ejemplo lo proporcionan las reacciones de Gómez Durán ante las medidas de desamortización de bienes de manos muertas, una medida que formará parte de las grandes discusiones del siglo xix y que será motivo de disputas y de inquietudes políticas y “espirituales” entre los republicanos. Para Gómez Durán, como para Camacho, la medida no plantea problemas: los bienes detenidos, inmovilizados, deben entrar en movimiento, deben pasar al mercado, deben permitir asociar el trabajo con la propiedad. Como sabemos, esta medida se empezó a ejecutar de manera muy parcial a finales del siglo xviii y se encontraba como propuesta en todos los tratados de economía de los ilustrados españoles, particularmente en el Informe de Jovellanos sobre la ley agraria, que tanto admiraba Gómez Durán.40 En una carta de octubre de 1805, Gómez Durán expresará su satisfacción por la noticia de que finalmente se procederá a “la enajenación de las fincas raíces que han caído en manos muertas”, medida que le parece digna de un gobierno ilustrado (los ministros españoles y el rey), pero de la que duda que se aplicará de manera decidida en Nueva Granada. Sin embargo, considera que se ha dado un paso adelante y que ya existen esperanzas de que “los que vengan después de un siglo encuentren menos obstáculos para vivir del trabajo de sus brazos.41

  • 42 Ibid., p. 181. Para la misma posición en Joaquín Camacho, cf. L. Martínez Delgado, Biografía del p (...)
  • 43 Ibid., pp. 176-177. El lenguaje es aquí inequívoco en cuanto a su filiación.

42Al parecer, Gómez Durán trató en varias ocasiones de hacer intervenir sus “lecturas”, es decir, el nuevo punto de vista que iba adoptando sobre la sociedad, en su propia actividad de jurista, pues en noviembre de 1807, en otra carta para Joaquín Camacho y ante comentarios que se habían suscitado sobre algunas de las posiciones que había adoptado en el “foro”, le escribirá que “Las Ordenanzas de los intendentes de México, las Leyes de Indias, la doctrina de [Adam] Smith y la del señor Jovellanos son los fundamentos en que se apoyó mi dictamen”.42 Así, sin que se puedan extraer conclusiones generales de ninguna especie, parece haber en este caso un intento de acercar “los libros a la vida”, de volver práctica las lecturas realizadas en la soledad del Río Niester, de incorporar a la vida personal el ideal de la prosperidad y la creencia en el cambio de las sociedades, cuyos grandes obstáculos, de todas maneras, se reconocían, por ejemplo, en una carta muy anterior, de 1802, en que Gómez Durán lamenta la probable desaparición del Correo Curioso, el periódico de Santa Fe en ese año, por ausencia de un número suficiente de suscrip-tores; escribirá que el suceso “me ha hecho ver claramente el espacio inmenso que separa la actual generación de aquella que en el orden invariable de las cosas ha de tocar el punto de felicidad a donde naturalmente conduce el progreso de las luces”.43

  • 44 Sobre el siglo xviii en la región, cf. John Phelan, El pueblo y el rey, Carlos Valencia Editores, (...)
  • 45 Cf. R. Silva, Universidad y sociedad, Banco de la República, Bogotá, 1992, pp. 191 y 344.

43Esta singular experiencia de libros y lectores en la provincia del Socorro, entre hacendados, funcionarios y abogados (todos notables urbanos, pero vinculados al campo), debe estar relacionada con diversas clases de fenómenos,44 el más importante de los cuales es, desde luego, la formación universitaria y el relativo incremento del mercado de un tipo de libro por el cual existía interés. Se puede recordar que la región envió durante todo el siglo xviii, sobre todo después de 1770, a escolares a estudiar a Santa Fe y que después de 1780 los vecindarios demostraron interés por la fundación de aulas de latinidad y humanidades, de las que casi siempre fueron maestros antiguos universitarios de Santa Fe. Pero más allá de las fundaciones escolares, hubo durante todo el siglo xviii la presencia constante de preceptores privados y “maestros ambulantes” que hicieron que el fenómeno del analfabetismo fuera menor que en otras regiones de Nueva Granada, según indican muchos testimonios.45

44Es curioso que Joaquín de Finestrad, el autor de El vasallo instruido, intente explicar la Revolución de los Comuneros (1781) por el “estado de opinión” en la región y por la desafección hacia el rey (“se hablaba mal de la persona del Rey”), lo que a su vez explicaba la presencia de “libros y autores disolventes”:

  • 46 Cf. El Vasallo instruido en el estado del Nuevo Reino de Granada, y en sus respectivas obligacione (...)

Era firme mi creencia de que tenían asiento en estas remotas regiones el barón de Pufendorf, en su Derecho de naturaleza y de Gentes... Hugo Grotio en su Derecho de Bellis y Pacis, Thomas Hobbes, Wolfio... el francés Raynal y el escocés Robertson, extranjeros los más celebrados que escribieron con poco respecto contra la religión y el sometimiento...46

  • 47 Para matizar este punto de vista parcial, cf. J. Phelan, El pueblo y el rey, p. 15.

45Es difícil saber si Finestrad, quien mezcla autores muy disímiles y supone relaciones directas entre leer un libro y levantarse en armas, tuviera razón.47 Lo que sí debe resultar cierto es que en la región los niveles de lectura eran mayores que en buena parte del Virreinato, como lo muestran los testimonios que hemos citado de este grupo de hacendados.

LA LECTURA DE GACETAS

  • 48 Con ocasión de la aparición de El Mercurio Peruano, el Papel Periódico escribió: “¿Y quién podrá n (...)

46A finales del siglo xviii y principios del xix, la gaceta se convierte, sea como órgano de información científica, sea como medio de información política, en un instrumento indispensable de la formación cultural de los ilustrados. Pero un instrumento que, al mismo tiempo, transformará enormemente sus prácticas de lectura y sus hábitos de información y contribuirá en alto grado a acercarlos a la actualidad del mundo. El cónsul sueco en Cádiz, Gustav Gahn, recomendaba a su amigo, el botánico J. C. Mutis, suscribirse a lo que él llamaba en sus cartas los “jornales europeos”. Según la definición que Antonio Nariño hacía de las actividades de lectura en la sociedad que había creado, las referencias eran esencialmente la lectura de “diarios” y “periódicos”. La propia prensa local, por su parte —y era normal—, realizó una alta valoración del significado cultural de la prensa, y por momentos la presentó casi como el sustituto mismo de la educación formal, cuando ésta no existía o no cubría a toda la población. Así lo hizo, por ejemplo, el Papel Periódico en la propia presentación de sus tareas, pero también “papeles públicos” similares en otros virreinatos, como El Mercurio Peruano, aunque también mencionó siempre las ocasiones en que llegaba La Gaceta de la Habana y gacetas españolas o inglesas, de las cuales a veces tomaba su información.48

47Como se sabe, el tema de la importancia de los “papeles públicos” fue común a todos los movimientos ilustrados, y tras su sentido inmediato de informarse, conocer, ilustrarse, recubre dos temas mayores de la sociedad moderna y una diferencia radical con el modelo cultural de las sociedades del Antiguo Régimen. En principio, el tema de la libertad de información y de lectura y, un poco más allá, el de la libertad de escribir son dos problemas fundamentales de todas las sociedades contemporáneas. Sin embargo, por el momento se trata más bien de insistir en el aumento, en el último cuarto de siglo y sobre todo después de 1800, del número de gacetas que se conocían en Nueva Granada y en la multiplicación de los títulos de las gacetas a las que se podía tener acceso, lo mismo que de subrayar las formas en las cuales un ejemplar “viajaba”, y podía ser el objeto de lectura por múltiples individuos en distintos puntos, lo mismo que objeto de copia de partes de sus artículos.

48Al parecer, a principios del siglo xix los niveles locales de información sobre lo que acontecía en el mundo eran mayores; había cierto gusto por la lectura de lo que hoy en día llamaríamos la “prensa”, y los intereses de lectura se habían ido desplazando del lado de las ciencias al lado de la política. Sin embargo, aquí también el fenómeno parece limitado al círculo de los lectores ilustrados, aunque esta impresión puede ser, en parte, un efecto de distorsión producido por los propios testimonios con los que contamos. En la correspondencia del botánico José Celestino Mutis ha quedado huella visible de ese contacto con las gacetas (más allá de la presencia en su biblioteca de anales y journaux des savants, que constituyen todavía una forma de libro).

  • 49 Carta del 12 de julio de 1785, Archivo epistolar del sabio naturalista don José Celestino Mutis, e (...)
  • 50 Carta del 1° de febrero de 1789, Archivo epistolar..., t. 1, pp. 447-448

49Por ejemplo, al director de Minas, Juan José D’Elhuyar, quien residía, en ese momento, a unos 50 kilómetros, Mutis escribe en una corta nota que ha llegado el “correo marítimo” (es decir, un buque de España) y “por consiguiente las gacetas”, indicando así que en la vida cotidiana ya es corriente la asociación que se hace entre llegada de buques y disponer de gacetas que vienen de Europa. Mutis describe luego lo que puede ser una de sus formas de lectura de una gaceta, pues señala que las envía “sin haberlas visto más que por encima, como siempre lo ejercito”, y pasa a comentar una de las noticias encontradas (una noticia científica sobre el método de tratamiento de minerales de Born, problema sobre el cual trabajaba en ese momento D’Elhuyar), aunque agrega, con gesto desconfiado, que “puede ser noticia gacetal”. En todo caso, las gacetas parten pronto, pues añade: “despacho al mozo inmediatamente, acompañando otra [gaceta] de México”.49 Encontramos otro ejemplo en una carta muy posterior con la que Mutis remite a D’Elhuyar “las últimas gacetas”, que D’Elhuyar deberá leer “mientras yo concluyo las primeras”,50 y cierra la carta con una breve frase sobre política internacional, a partir de una de las noticias leídas.

50La correspondencia de Mutis con el comerciante ilustrado José Ignacio de Pombo, quien se encuentra en el puerto de Cartagena de Indias —lugar de entrada de los impresos y libros—, da testimonio de los mismos mecanismos y de algunos otros. Esta correspondencia, frecuente sobre todo a partir de 1800, muestra la importancia creciente que va tomando el periodismo para los ilustrados y la multiplicación de la velocidad de su llegada. Así, por ejemplo, Pombo le dirá, en carta del 30 de diciembre, que le incluye dos impresos —no sabemos cuáles— y que con la llegada del buque —en que venía de los Estados Unidos su socio comercial— disponen de “noticias y gacetas inglesas hasta de 18 de octubre sobre Europa”, es decir que, a principios de siglo, los granadinos leen las noticias de España y Europa con un retraso aproximado de tres meses.

  • 51 Sobre este punto, cf. F.-X. Guerra, Modernidad e Independencias, p. 129.

51Este asunto de la velocidad de las comunicaciones resultará fundamental cuando estalle la crisis política de 1808, sobre la cual los neogranadinos no leerán de manera continua, día a día, sino de manera discontinua y concentrada —y a veces disparatada—, como efecto de avatares insalvables del viaje marino y de la escala en puertos intermedios. De tal suerte que en ocasiones se conoce una decisión, antes de que se conozcan las condiciones que la produjeron; o se discute sobre una medida adoptada en España, cuando la siguiente ya se encuentra en marcha; o se preparan elecciones para órganos recientemente creados, que la velocidad de los sucesos ya ha hecho desaparecer, etc. Todo lo cual, en tiempos de cambio acelerado de la política, le otorga a ésta mucha más incertidumbre de la que de por sí inevitablemente conlleva, y acrecienta el peso del rumor y de lo que se supone ha debido ocurrir con las viejas y nuevas actitudes y conductas políticas.51

  • 52 Carta del 30 de agosto de 1803, Archivo epistolar, t. 3, p. 113. Pero la gaceta sigue funcionando (...)
  • 53 Cf., por ejemplo, cartas del 20 de diciembre de 1803 de Pombo, Archivo epistolar, t. 3, y carta de (...)
  • 54 Cf., por ejemplo, carta del 10 de marzo de 1806, Archivo epistolar, t. 3, p. 153.
  • 55 Cf., por ejemplo, carta del 19 de septiembre de 1803, Archivo espistolar, t. 3, pp. 115-116, donde (...)
  • 56 L. Martínez Delgado, Noticia biográfica del procer Joaquín Camacho, p. 298.

52En cuanto a las prácticas de lectura, casi siempre asociadas a las prácticas de escritura, las cartas de Pombo son ejemplares para mostrar el uso que se hacía de las gacetas —como en parte se hizo también con los libros—. Así es como Pombo resume en muchas cartas el contenido de las gacetas, pero a veces directamente las copia él, o las hace copiar por medio de sus “secretarios”: por ejemplo, un artículo de El Correo Mercantil que envía a Mutis, “por si no tenía noticia de ello”.52 Dos hechos se van haciendo particularmente notables en las cartas de Pombo a Mutis, leídas desde el punto de vista de la “información”. Por una parte, la amplitud que va tomando la comunicación de noticias, pues Pombo menciona gacetas de Madrid, de Berlín, de París, de La Habana, entre otros lugares;53 pero igualmente se va abriendo un frente de noticias que parece conectar ahora de manera más orgánica con los Estados Unidos, pues Pombo comienza a recibir de manera constante gacetas científicas y políticas desde Norteamérica.54 Por otra parte está el peso que la información política va tomando un poco antes de la crisis de 1808. En el caso de Pombo, las menciones son repetidas desde 1803,55 pero se encuentran también presentes en las cartas de los letrados de la Provincia del Socorro. Así, por ejemplo, en 1807, Miguel Valenzuela escribirá a Joaquín Camacho: “A vuestra merced han escrito haber acabado su carrera el héroe francés, y por aquí han corrido noticias de que intenta agregar a su imperio la parte antigua de España hasta el Ebro...”56

  • 57 Sobre el carácter general del proceso para todo el mundo hispánico, cf. F.-X. Guerra, Modernidad e (...)

53Este paso de la lectura de la gaceta de carácter científico o de divulgación de la ciencia a la lectura de un periodismo de carácter político —el cual será dominante en el siglo xix colombiano— no es, desde luego, un efecto ni directo ni exclusivo de las gacetas y de sus informaciones, sino la expresión de un proceso de cambio más general que se ha puesto en marcha en la sociedad.57

54Pero es característico de esa transformación en Nueva Granada el que los cambios no logren expresarse ni fácil ni claramente, en razón del ambiente de miedo y de represión en que se viven. En el caso de los “papeles públicos”, una de las primeras disposiciones que tomaron las autoridades, cuando apareció la pequeña edición de Los derechos del hombre (1794), fue la de enviar comunicaciones a las autoridades para que se informaran

  • 58 Proceso contra..., p. 174

de los sujetos que tengan correspondencia con esta capital, principalmente con motivo de los papeles públicos que se imprimen en ella y se remiten por el correo... que se procure saber si con dichos periódicos o de otro modo se ha dirigido el impreso perjudicial, recogiéndolo en caso de ser hallado, con las copias que puedan haberse sacado...58

  • 59 La Bagatela, suplemento del número 4, 4 de agosto de 1811.

55Así pues, la época del florecimiento de los “papeles públicos”, de la prensa cotidiana, del periodismo político ha tenido que esperar condiciones favorables hasta los dos años posteriores a la crisis de 1808, pero, en el momento de su aparición, una transformación mayor se hará presente, pues ya no se dirá de los “papeles públicos” simplemente que son un medio de ilustración y de educación, sino la forma por excelencia de “fijar la opinión”. Antonio Nariño lo escribía en uno de los primeros números de su periódico La Bagatela, en la carta a un amigo: “Tú sabes que es imposible propagar la instrucción y fijar la opinión pública sin papeles periódicos, que siendo cortos y comenzando a rodar sobre las mesas, obligan en cierto modo a que se lean”.59

Notes

1 Versión ampliada de los apartados 2°, 3° y 4° del capítulo “Bibliothèques, lectures et lecteurs a l'époque des Lumières”, de Les Éclairés de Nouvelle-Grenade, 1760-1808. Généalogie d’une communauté d'interprétation, 2 vols., tesis de doctorado, Universidad de París I-Sorbona, 1996.

2 Las orientaciones teóricas generales en Jürgen Habermas, Historia y crítica de la opinión pública [1962], Gustavo Gili, Barcelona, 1981; Agustin Cochin, Les Sociétés de pensée et la démocratie moderne. Etudes d'histoire révolutionnaire, Copernic, Paris, 1978; Philippe Ariès y Georges Duby (dirs.). Historia de la vida privada. El proceso de cambio en la sociedad del siglo xvi a la sociedad del siglo xviii, volumen 5, dirigido por R. Chartier [1985], Taurus, Madrid, 1987; Roger Chartier (dir.), Pratiques de la lecture, Petite Bibliothèque Payot, 2a. edición, París, 1993; François-Xavier Guerra, Modernidad e Independencias, mapfre, Madrid, 1992.

3 Las relaciones entre lo doméstico, lo privado y lo público como espacios de socialización en el pensamiento y en las prácticas ilustradas son un problema complejo y desconocido en la historiografía colombiana. Un ejemplo de tal complejidad se puede encontrar en la actividad de Camilo Torres, quien en una primera fase de su vida, siendo soltero y catedrático, reside en el Colegio del Rosario, donde lee y atiende a sus estudiantes en su habitación; mientras que en una segunda fase, ya casado y ejerciendo siempre como docente, recibe en su casa estudiantes universitarios que vienen de la Gobernación de Popayán, a los que alquila habitaciones para mejorar sus finanzas y por pedido de sus padres y acudientes, aunque no dejan de intercambiar culturalmente con su maestro, usar su biblioteca y formar tertulia en la casa de Torres.

4 Cf., por ejemplo, Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá, 27,12 de agosto de 1791 ; el lector apuntaba: “pero el dolor es que un solo ejemplar suele servir a más de cien personas, si acaso no es a una tercera parte de la ciudad”, en lo que debe haber por lo menos exageración, aunque señala el interés por leer la nueva publicación.

5 Papel Periódico, 47, 6 de enero de 1792. Sobre la relación general entre tertulias y lectura, en el caso del Papel Periódico, cf. R. Silva, Prensa y revolución, Bogotá, 1988, pp. 33-40.

6 Correo Curioso Económico y Mercantil de la Ciudad de Santafé de Bogotá, 8, 7 de abril de 1801.

7 Cf. por ejemplo, Papel Periódico, 66, 18 de mayo de 1791, donde se menciona una discusión sobre el libro de ciencias de monsieur Saverien, o idem, 150, 11 de julio de 1794, donde se menciona como tema de discusión la Revolución francesa.

8 Cf. sobre este punto, pero en relación con el conjunto de Hispanoamérica, François-Xavier Guerra, Modernidad e Independencias, pp. 86-113, particularmente pp. 92-98.

9 Papel Periódico, 125, 17 de enero de 1794.

10 En otro momento Rodríguez dará como definición de esta tertulia la siguiente: “Como el fin de todos los individuos que componen esta asamblea de honesta diversión, es discurrir sobre cuantos asuntos tengan conexión con la amena literatura y otros objetos de instrucción...” Papel Periódico, 154, 8 de agosto de 1794.

11 “Habiéndose dado por asunto para la noche del viernes 12 de octubre..”, Papel Periódico, 153, 1° de agosto de 1794.

12 Ibid. Las cursivas son mías.

13 La definición de ese ideal de la libre comunicación cultural aparecerá con claridad en el prospecto del Correo Curioso, en la presentación de sus tareas: “Es bien conocida la utilidad de los medios que facilitan la mutua comunicación de las ideas para la consecución de la ilustración de los hombres y el engrandecimiento de un Estado”, Correo Curioso, 1, 17 de febrero de 1801.

14 En el caso de Mompox, un equivalente podría ser la Sociedad Económica de Amigos del País, fundada después de 1780. En Popayán, que sepamos, funcionaba una tertulia en los primeros años del siglo xix. Cf. Guillermo Hernández de Alba, El doctor José Félix Restrepo y su época, Bogotá, 1969, pp. 140-141.

15 En el siglo xix, en Santa Fe, para describir los movimientos de un ilustrado sobre el espacio de la ciudad, se dirá que circula entre la Biblioteca Pública, la Casa de la Botánica, el Observatorio Astronómico y la casa de Camilo Torres. Cf. Rafael Gómez Hoyos, La Revolución neogranadina. Ideario de una generación y de una época, t. 2, Instituto de Cultura Hispánica, Bogotá, 1982, pp. 218 ss., quien menciona así el movimiento cotidiano de Manuel Pombo a su regreso de España y siendo ya funcionario de la Casa de la Moneda.

16 Cf. J. M. Restrepo, Autobiografía, p. 9.

17 Para los inventarios mencionados, cf. Guillermo Hernández de Alba, Historia documental de la Real Expedición Botánica, Instituto de Cultura Hispánica, Bogotá, 1986, pp. 272-279 y 316-327.

18 Cf. Estatutos de la Sociedad Económica de Amigos del País... Cartagena, julio de 1811, Imprenta del Real Consulado, 37 pp.; Biblioteca Nacional, Sala de Investigadores; las citas en pp. 2-3.

19 La lista en Eduardo Ruiz Martínez, La librería de Nariño y los derechos del hombre. Planeta, Bogotá, 1990, pp. 69-70.

20 Cf. también la lista de los sujetos con quienes dice haber conversado sobre el texto de Los derechos del hombre, la que más o menos coincide con la lista de aquellos a quienes prestaba libros. Proceso contra don Antonio Nariño por la publicación clandestina de Los derechos del hombre y del ciudadano, t. 1, Presidencia de la República, Bogotá, 1980, p. 119.

21 Nariño utiliza la expresión “una especie de tertulia o junta de amigos de genio, que con el tiempo pudiera ser de utilidad...” Cf. Carta del 15 de enero de 1778 de Antonio Nariño para J. C. Mutis, en Archivo Nariño, t. 2, pp. 72-73.

22 Proceso contra..., p. 152. Las cursivas son mías.

23 Así lo prueba una carta de su amigo Cabal: “No me dices si ha venido correo de España, ni me hablas de noticias públicas. Como no estoy suscrito a la gaceta, es preciso que tú la leas con cuidado y me mandes un extracto de lo que valga la pena”. Proceso contra... p. 140.

24 Proceso contra..., p. 283.

25 J. J. Rousseau, por ejemplo, no figura en la lista de obras secuestradas, aunque Nariño adquirió posteriormente en Europa el Contrato social. Cf. Archivo Nariño, edición de Gonzalo Hernández de Alba, Presidencia de la República, Bogotá, 1990, t. 2, p. 143. Y sin embargo, ¡hay tanto “rousseaunis-mo” en muchos de sus escritos anteriores!

26 Cf. Proceso contra..., pp. 161-163.

27 Carta del 15 de enero de 1778, de Antonio Nariño, Archivo Nariño, t. 2, pp. 72-73.

28 Utilizo la obra de Horacio Rodríguez Plata, La antigua provincia del Socorro y la Independencia, Biblioteca Colombiana de Historia, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 1963. (Las cursivas son mías.)

29 Ibid., p. 180.

30 Ibid., p. 183.

31 Ibid., p. 179.

32 Luis Martínez Delgado, Noticia biográfica del prócer Joaquín Camacho [y] documentos, Biblioteca Colombiana de Historia, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 1954, p. 186. Los libros se mandaban por correo con las cartas, pero también se usaba de trabajadores de la hacienda, cf. p. 189.

33 Ibid., p. 195. Según una carta del 22 de octubre de 1804, Nieto recibió algunos de los libros de un mensajero y se decide ahora a solicitar a Camacho el Orador perfecto; ibid., pp. 195-196.

34 Ibid., p. 199

35 Cf., por ejemplo. Correo Curioso, “El Ermitaño a los editores del Correo Curioso”, núm. 15, 26 de mayo de 1801.

36 Sobre la trayectoria escolar y profesional de Miguel Valenzuela, cf. Archivo del Colegio del Rosario, vol. 119, fols. 382-388.

37 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, p. 298. La lectura en muchísimas ocasiones del mismo ejemplar, la espera de “turno” mientras uno de los amigos termina un tomo para continuar la lectura, la posesión de un comentario escrito en una carta, antes de disponer del libro, etc., se comprueban cruzando las informaciones de las cartas.

38 Ibid., p. 302.

39 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, pp. 180-181.

40 Como se sabe, el absolutismo monárquico contenía elementos “pro-toliberales” que el liberalismo del siglo xix en Hispanoamérica retomó de manera directa, pero sin permitirse reconocer la filiación ideológica, la cual, a mediados del nuevo siglo, no resultaba una referencia muy prudente, ni en relación con los oponentes políticos ni frente a lo que para ese entonces se llamará las “masas”. Una observación precisa sobre este punto, en el caso de Nueva Granada, en Frank Safford, El ideal de lo práctico, El Áncora Editores, Bogotá, 1989, p. 36.

41 H. Rodríguez Plata, La provincia del Socorro y la Independencia, pp. 179-180.

42 Ibid., p. 181. Para la misma posición en Joaquín Camacho, cf. L. Martínez Delgado, Biografía del prócer Joaquín Camacho, p. 115. Para el caso de Camilo Torres, véase carta del 6 de marzo de 1808 a José Antonio Pérez de Valencia, en Popayán, y carta del 19 de marzo de 1808 a Santiago Arroyo, en Repertorio Colombiano, vol. 18, núm. 1, 1898, pp. 10-11 y 15-17.

43 Ibid., pp. 176-177. El lenguaje es aquí inequívoco en cuanto a su filiación.

44 Sobre el siglo xviii en la región, cf. John Phelan, El pueblo y el rey, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1980, y sobre la sociedad y economía del siglo xix en la región, Luis Eduardo Nieto Arteta, Economía y cultura en la historia de Colombia, Tercer Mundo Editores, Bogotá, 1963, y David Johnson, Santander: Cambios sociales y económicos. Siglo xix, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1983.

45 Cf. R. Silva, Universidad y sociedad, Banco de la República, Bogotá, 1992, pp. 191 y 344.

46 Cf. El Vasallo instruido en el estado del Nuevo Reino de Granada, y en sus respectivas obligaciones. Instrucciones que ofrece a los literatos y curiosos el Reverendo Padre Joaquín de Finestrad... Cartagena de Indias, 1789, en B. N., Sala de R y C, manuscritos. El comentario en R. Silva, “La teoría del poder divino de los reyes en Nueva Granada: Una nueva lectura del 'Vasallo Instruido' de Joaquín de Finestrad”, en Dos estudios de historia cultural, CIDSE/Universidad del Valle, Cali, 1993.

47 Para matizar este punto de vista parcial, cf. J. Phelan, El pueblo y el rey, p. 15.

48 Con ocasión de la aparición de El Mercurio Peruano, el Papel Periódico escribió: “¿Y quién podrá negar que tales escritos tienen el mayor influjo sobre la pública educación? Ningún otro medio podía haberse inventado más fácil y oportuno para ilustrar al común de los hombres... ellos han abierto el camino a la pública ilustración...” Papel Periódico, 24, 22 de julio de 1791.

49 Carta del 12 de julio de 1785, Archivo epistolar del sabio naturalista don José Celestino Mutis, edición de Guillermo Hernández de Alba, t. 1, Editorial Kelly, Bogotá, 1968, pp. 240-241.

50 Carta del 1° de febrero de 1789, Archivo epistolar..., t. 1, pp. 447-448

51 Sobre este punto, cf. F.-X. Guerra, Modernidad e Independencias, p. 129.

La situación de desigualdad ante la información política de coyuntura se reproduce internamente, pues los puertos se informan antes que el resto del territorio, y dentro del territorio, primero las ciudades que el campo.

52 Carta del 30 de agosto de 1803, Archivo epistolar, t. 3, p. 113. Pero la gaceta sigue funcionando también como catálogo de “librería”. Así, por ejemplo, en carta del 20 de junio de 1807, Pombo enviará a Mutis “una nota de las obras que se imprimirán de nuestro Humboldt, sacada de un periódico literario inglés de 1805, y que ya deben haberse publicado”, p. 173.

53 Cf., por ejemplo, cartas del 20 de diciembre de 1803 de Pombo, Archivo epistolar, t. 3, y carta del 30 de diciembre de 1805, ibid., pp. 148-149.

54 Cf., por ejemplo, carta del 10 de marzo de 1806, Archivo epistolar, t. 3, p. 153.

55 Cf., por ejemplo, carta del 19 de septiembre de 1803, Archivo espistolar, t. 3, pp. 115-116, donde comenta a Mutis, desde luego con tardanza, la situación política francesa, lamentando al final de la carta que “se ha depuesto el inapreciable nombre de ciudadano” (p. 116).

56 L. Martínez Delgado, Noticia biográfica del procer Joaquín Camacho, p. 298.

57 Sobre el carácter general del proceso para todo el mundo hispánico, cf. F.-X. Guerra, Modernidad e Independencias, pp. 36 ss., 42-50 y 50-54.

58 Proceso contra..., p. 174

59 La Bagatela, suplemento del número 4, 4 de agosto de 1811.

Auteur

Departamento de Ciencias Sociales, Universidad del Valle, Cali, Colombia

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr