Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aires y lluvias. Antropología del clima en México

 | 
Annamária Lammel
, 
Marina Goloubinoff
, 
Esther Katz

Tercera parte. Poder y castigo

De los seres meteorológicos que controlan el clima en San Juan Cancuc (Altos de Chiapas)

Helios Figuerola Pujol

Texte intégral

  • 1 Grupo de Investigación en Etnología Amerindia/Equipe de Recherche en Ethnologie Amérindienne (erea (...)

1Note portant sur l’auteur1

2Entre los tzeltales de la comunidad de San Juan Evangelista Cancuc, el cosmos se encuentra habitado por una multitud de seres de naturaleza y costumbres diferentes. Entre ellos la Tierra, los hombres y los fenómenos meteorológicos son los más destacados. A éstos se les responsabiliza del clima de la comunidad. Pero no solamente, ya que ciertos individuos, raros, por decisión divina pueden, si no poseerlos, sí controlarlos; pero no sin dificultad. Estos poderes en manos de ciertos elegidos, explicarían sus hazañas; instrumentalizados por los brujos ellos infunden un temor profundo. En fin, que poniéndolos al servicio de la colectividad podrían salvar la vida de sus semejantes, interceder ante las divinidades para rendir justicia o colmar a la comunidad de prosperidad. Así, cuando un rezador (ch'abajom) cancuquero escruta el cielo en busca de nubes amenazadoras o lluvias benefactoras; cuando intenta avizorar la proximidad de los vientos o presentir el estallido de un rayo no sólo ve en ellos simples fenómenos meteorológicos, sino entes vivientes agitados, como los hombres, de pasiones y sentimientos. Y si se les suele ver circular por los cielos, se sabe que viven, duermen y aman en la tierra, al abrigo de ciertas grutas que otras criaturas, los llamados “dueños de los cerros” (y-ajwal-il ta wits-etik), por orden de la Tierra dejan a su disposición. Así, si nos acercásemos a los rezadores o principales cancuqueros los meses de junio a septiembre, después de que las aguas de las lluvias se han llevado todo a su paso, nos hablarían de aquellos temporales como verdaderas luchas de los elementos. Como si aquellos seres, algunos borrachos, otros recelosos, se hubiesen disputado, por el tiempo de una tormenta, el control del clima comunitario. En fin, descubriríamos con estupor que algunas de esta criaturas obedecen a la voluntad divina, otros a la humana. Y los hay que libres, juegan y se divierten en los cielos, por las laderas de las montañas, a través de los bosques y también las milpas. Intentaremos hablar de la vida agitada de estos seres y su relación con los hombres. Pero antes describamos brevemente la comunidad.

DE LA GEOGRAFÍA DE CHIAPAS Y DE SAN JUAN CANCUC

  • 2 De una población total de 3 920 892 habitantes (3 288 963 de más de cinco años), 2 129 034 son cam (...)

3El estado de Chiapas cuenta con una población de casi cuatro millones de habitantes, entre los cuales poco más de la mitad vive en el campo y 25 % habla una lengua indígena, siendo 9 % monolingües.2 Las dos principales lenguas de los Altos son el tzotzil y el tzeltal y ambas cuentan con aproximadamente trescientos mil hablantes (inegi, 2002). Pertenecen al grupo lingüístico maya. Su separación de la rama mayor de las otras lenguas se produjo, según los estudios glotocronológicos, alrededor de los años 600 a.C.

4El relieve de Chiapas, complejo y abigarrado, distingue un macizo central que, desde un punto de vista orográfico, es un conjunto montañoso complejo. Se alza abruptamente desde una altura de 500 msnm a una media 2 200 msnm en el que se encuentra la ciudad de San Cristóbal de las Casas. Esta región se conoce como las Altas Tierras de Chiapas (o Altos de Chiapas) y está comprendida entre 1 600 msnm y 2 860 msnm.

5Los climas del macizo central son muy variados, van de regiones templadas a calientes y de poco húmedas con lluvia de verano a húmedas con lluvias abundantes en verano o bien muy húmedas con lluvias todo el año. Las temperaturas varían en función de la altura, de 14° C de media anual en las regiones más altas, a 26° C en los contrafuertes del macizo. Así, se pueden distinguir regiones con una pluviometría media de 1 000 mm anuales, sobre la pendiente norte, a 4 000 mm al este, la que da sobre el Golfo de México. Sobre una gran parte del macizo, durante los meses de julio y agosto, se observa un periodo de canícula y sequía.

Mapa 8. Localización de la región tzotzil

Mapa 8. Localización de la región tzotzil

6Las grandes diferencias de altura y humedad producen tipos de vegetación muy diversa. En las partes más altas y poco húmedas abundan los bosques de pinos y cipreses con orquídeas, bromeliáceas, lináceas, gramíneas y a nivel del suelo abundan los hongos y musgos. Bajando hacia las zonas templadas se agregan a esta vegetación los árboles de liquidámbar. Más abajo, sobre las tierras con precipitación abundante y frecuentemente cubiertas por la neblina, expuestas a los vientos del norte, aparecen los bosques exuberantes con robles y árboles de 15 a 40 m de altura en medio de una gran abundancia de arbustos, cactus y una gran variedad de orquídeas. Por debajo de los 1 000 msnm aparecen, según el nivel de precipitaciones, los grandes bosques perenifolios y otros caducifolios.

7Las tierras de la región de los Altos son de calidad mediocre, sin embargo, en los valles formados por aluviones -en donde se encuentra Cancuc-, son más fértiles.

8San Juan Evangelista Cancuc, llamado en la primera parte de la época colonial Ocotepec, se sitúa en la falda de una cordillera montañosa de 1 440 msnm. Está ubicado entre 16° 50' latitud norte y 92° 20' longitud oeste.

9El municipio colinda al sur con Tenejapa (de habla tzeltal) y San Pedro Chenalhó (de habla tzotzil); al oeste con Pantelhó; al este con Oxchuc y Abasolo y al norte con la Agencia Municipal de Tenango, el municipio de Sitalá y la Agencia Municipal de Guaquitepec (Esponda, 1994: 82-84).

10El clima de Cancuc es templado. Con un promedio de 2 320 mm anuales de precipitación, concentrada en la temporada de lluvias -de junio a septiembre-, ésta es tal que hace intransitables los caminos. En términos generales, la vegetación es rara y de pocos árboles frondosos. En los terrenos que descienden hacia el noroeste, en donde la vegetación es tupida, se cultiva el café; y en ellos, además de la tradicional milpa, se encuentran árboles de cítricos y pequeños platanares. En otras áreas se observan sembradíos de chile, cacahuate y de magueyes; y a lo largo de las riberas de los ríos Chacté y Tanaté, hay huertos de frutas tropicales. En estas tierras llamadas “calientes” se cosecha el maíz y el frijol dos veces al año, y la del caté es temprana (a partir de octubre). En las pequeñas y escasas planicies aparecen arroyuelos y algunos pastizales en donde se suele criar un poco de ganado vacuno.

11La actividad agrícola de los campesinos está complementada por la de los huertos familiares en los que se cultiva toda clase de hortalizas, a la que se le añade la cría de aves de corral y puercos. Toda con carácter doméstico y orientada al autoconsumo. El nivel de producción les permite una relativa autosuficiencia, razón por la cual a los cancuqueros se los encuentra poco fuera de su comunidad.

12La comunidad de Cancuc se daría a conocer por transformarse, en 1712, en la capital política de la que se conoce como la “rebelión tzeltal” (De Vos, 1979; Gosner, 1987; Reifler Brickers, 1985; Viqueira, 1995).

13La población del municipio es de 17 500 habitantes, de entre los cuales unos siete mil residen en el centro ceremonial que se encuentra en la cima de una montaña, a unos doscientos metros de otra en donde estableciera alguna vez la morada de su santo patrón San Juan. Casi todos los habitantes hablan tzeltal y 73 % monolingüe (inegi, 2002).

14El municipio está integrado por 29 parajes distribuidos en una extensión territorial de 17 117 ha, de las cuales 15 670 ha son superficies ejidales, distribuidas entre 2 590 comuneros (inegi, censo de 1991). El patrón de asentamiento es el que se conoce por semivacante (Villa Rojas, 1990). Desde un punto socioterritorial la comunidad está dividida en dos kalpules o k'ulibal: el de abajo (alan k'ulibal) y el de arriba (ajkol k'ulibal). Los habitantes pertenecen a uno de los tres clanes existentes: Boj, Chij e Ijka.

15Su territorio muy accidentado ayuda en parte a explicar su situación de aislamiento. En un esfuerzo por introducir la salud pública y la educación, el estado de Chiapas construyó en la década de 1980 una carretera de terracería de 18 kilómetros que la une con Oxchuc; y en 2001 se terminó de pavimentar la que va a Tenejapa.

BREVES CONSIDERACIONES SOBRE LOS COMPONENTES DE LA PERSONA CANCUQUERA3

  • 3 Los componentes de la persona cancuquera fueron analizados en detalle en un trabajo precedente (Fi (...)
  • 4 De ch'ul: “sagrado”.
  • 5 En tzeltal de Bachajón, nohc'otal (Slocum y Gerdel, 1971).

16Antes del nacimiento, en el momento mismo de su concepción, Dios depositará cuidadosamente en el corazón del feto un ente particular de tipo ch'ulel:4 el llamado “ave del corazón” (mut-ilk-o'tan-tik). Junto al crecimiento del feto, inmediatamente bajo su piel, se desarrollará a su imagen un segundo ch'ulel (Pitarch, 1996: 32-35). Ser etéreo, que por su naturaleza los cancuqueros llamarán “sombra” y su parecido con su poseedor hace que se dirijan a él por el término de nojk'etal (reflejo).5 Este ser evoca fácilmente un “alma” que poseen los nahuas de Puebla que llaman también “sombra” y que relacionan con la oscuridad y el frío. El diablo intenta ampararse en ella, pero hay personas que cuentan con una sombra fuerte que se lo impide (Lupo, 1995: 127).

  • 6 Los habitantes de la comunidad vecina de Oxchuc los llaman ch'ulel lugar de lab. En los Altos de C (...)

17En fin, un tercer tipo de ch'ulel copresente, réplica de su poseedor, pero de pequeña estatura, se encuentra viviendo al interior de una de las tres montañas al estricto cuidado de los ancestros fundadores de cada uno de los tres clanes. Por razones desconocidas para los hombres, se asegura que la virgen y los santos mismos reunidos, se encargarán de dotar a ciertas personas de otra suerte de seres: los llamados lab.6 En número máximo de 13, no más, los lab pueden ser de tres tipos diferentes. Unos de forma humana, dotados de la palabra y alógenos respecto a la cultura indígena (kaxlan, o mestizos), como los llamados pale (padre, sacerdote) y obispos (Guiteras Holmes, 1992: 203, 215, 219; Pitarch, 1996: 119, 139; Villa Rojas, 1990: 386, 425), otros, de apariencia animal, cuyas costumbres y características físicas son propias a las de su especie. Estos seres viven en la naturaleza y se encargan de vigilar celosamente el ch'ulel de su “dueño”. Se alimentan del ch'ulel humano, del “ave del corazón”. En fin, hay otra categoría de lab, los meteorológicos, que, por razones desconocidas, no necesitan alimentarse. Y esta rara característica se la transmiten a sus poseedores, a ciertos hombres que, instrumentándolos pueden fácilmente realizar verdaderas proezas.

  • 7 Según el testimonio de Thomas Gage en el siglo xviii, eso sucedía también en unos lugares delos Al (...)

18Aseguran los expertos rituales que los lab más fuertes -los de los ancestros-, se encargan de cuidar el ch'ulel de cada cancuquero, de tal manera que cada habitante, sin excepción, se encuentra, a través de él, no solamente íntimamente protegido, sino que también recibe una educación según los principios tradicionales que gobiernan la sociedad. Ello se explica, dicen, “porque antes la gente poseía más poderes, más herramientas para defenderse”. Y en ello no parecen equivocarse, ya que la etnohistoria de los mexica confirma que tanto los expertos rituales, como los propios gobernantes, que solían confundirse en el mismo personaje, poseían un gran número de componentes ontológicos que les permitía incluso transformarse7 en alguno de ellos (Martínez, 2004: 64-65). Y como hacían sus antepasados en el siglo xvi, los expertos rituales de los actuales nahuas del estado de Puebla siguen preocupados por un almanaque cuyos días se encuentran influenciados por divinidades que le darán una vocación particular al recién nacido. E incluso, gracias a ciertos poderes contenidos en la sangre, algunos podrían también heredarse (ibid:. 72). De manera análoga como lo hacían los nahualli prehispánicos entre la población nahua (ibid:. 84), las componentes ontológicas del cancuquero lo acercan de modo particular e íntimo con la naturaleza y el cosmos. Pero también lo aproximan peligrosamente a ciertas divinidades con las que comparte ciertos poderes. Es así que los animales y fenómenos meteorológicos que los cancuqueros observan a su alrededor están compuestos por seres, como les llaman “libres, sin dueño”, que no pertenecen a nadie. Esta variedad se ve engrosada por otros que, por su potencia, color, fuerza u otra característica notable, han sido escogidos por Dios, otros por la Tierra; y los santos mismos, como el patrono san Juan y los dueños de los cerros poseen ciertos rayos y arco iris que viven en cuevas; y también verdaderos rebaños de animales seleccionados que guardan en corrales propios y que sacan para hacerlos pastar en lugares que los hombres, por seguridad, prefieren evitar. Y por último se encuentran aquellos relacionados con ciertos hombres. Tales son las categorías de animales y fenómenos meteorológicos que componen la naturaleza que el cancuquero observa cotidianamente. Entre los cancuqueros, los raros individuos que pueden controlar algunos de los lab meteorológicos quedan dotados de poderes extraordinarios y únicos. Pero ¿quiénes son estos intrigantes lab meteorológicos?

DEL QUEHACER DE LOS SERES METEOROLÓGICOS

19Hablando una mañana con don Esteban Santiz P'in, un reconocido rezador del centro de Cancuc, sobre la furia de las tormentas que arrancaban árboles, destruían los caminos y producían peligrosos derrumbes; a propósito de los ríos que inundaban las milpas y cafetales, aquellos lluviosos meses de mayo a octubre, nos respondería pausada y didácticamente, como viejo conocedor de las costumbres y gustos de las fuerzas climáticas, que “el viento es enemigo del rayo y del trueno; luchan entre ellos, pero no se matan se dominan”, nos precisaría, y sus combates son juegos. Este enfrentamiento cósmico, esa lucha hecha “juego” (el término será utilizado por los propios cuentistas), casi diversión, una suerte de prueba de fuerza y la existencia de un vencedor que a menudo perdona sin humillar, se encuentra expresado en varias versiones en las que participan estos entes.

20Unas semanas después de que un cometa cruzara, una madrugada, el cielo de Cancuc, interrogando a nuestro amigo don Tomás Koreta, éste nos haría unas misteriosas explicaciones según las cuales aquella extraña bola de luego que no habríamos tenido el tiempo de ver, vivía en medio del cielo (ta yolil ch'ulchan). Pero lo que resultaba para nosotros más sorprendente es que, añadiría a modo de comparación, los vientos y rayos suelen hacerlo -no en los cielos- sino en medio de la Tierra, en el fondo de ella (yetal balumilal).

21¿Cómo podían “vivir” aquellos elementos? ¿Por qué los vientos, rayos y truenos, para nosotros aéreos, podrían residir en la tierra… “tendrían casa” en ella? En fin, qué relación podían guardar estos lab con el hombre y la tierra, al punto de que aquéllos, ciertamente escasos y muy poderosos, podrían poseerlos.

22Es curiosa la sensación que produce en un oyente neófito, saber que los elementos están dotados de vida, que comparten con los hombres una inteligencia y también sentimientos que, sin ser exactamente los mismos, hagan sentirlos tan “familiares”, a la vez que distantes y peligrosos.

23Escuchando a los especialistas explicar las tormentas como el desenlace del humor de los elementos para con los hombres, se adquiere rápidamente la convicción de que aquello obedece a un orden establecido, a un mecanismo gigantesco que los sobrepasa y los domina. Así, casi prolongando ese sentimiento de inseguridad, las explicaciones de don Esteban sobre el quehacer de lo rayos, vientos y truenos y los comentarios de don Tomás sobre aquella extraña bola de fuego que un amanecer había interrumpido el sueño de los cancuqueros, adquirirían una rara e intrigante profundidad.

DE LOS SERES METEOROLÓGICOS, VIENTOS, RAYOS, TRUENOS, ARCO IRIS Y DE UNO LLAMADO “BOLA DE FUEGO”

24Se dice que si los lab meteorológicos cuentan con una sabiduría muy próxima a la de Dios mismo, se debe a que en tiempos lejanos tuvieron el privilegio de haber convivido con él y los santos, y con el tiempo se habrían convertido en sus criados, en sus servidores… como aseguran los expertos rituales “en sus herramientas, en sus armas”. Por su naturaleza peculiar, el hombre le atribuye un poder casi comparable al de los dioses, al de los santos. Tal vez por estos motivos a menudo en los ensalmos se refieren a ellos como los “ángeles”.

25En general, el origen de los lab fuertes (tulan lab), en particular los meteorológicos, son la herencia dejada por los ancestros más poderosos a sus descendientes para que éstos pudieran protegerse. Y por ello no es de extrañarse que hablen también tzeltal. Entre estos lab meteorológicos los hay que son buenos (lek-il lab), como el trueno rojo (tsajal chauk) que defiende los vientos; y otros malos (bol lab), como el viento verde (yaxal ik') (Pitaren, 1996: 60-63). Pero bien que nefastos, no existen lab meteorológicos que sean carnívoros (ti'awal lab), ya que no se alimentan de ch'ulel humano. Lo que no sucede entre los nahuas y totonacos del estado de Hidalgo, para quienes el “bola de fuego” suele alimentarse del “alma” de los recién nacidos, que la extrae por la fontanela (Jean-Michel Hoppan, celia, com. pers.).

  • 8 Don Sebastián no conoce el nombre de este animal, pero sabe que a los pies del árbol debe encontra (...)

26Pero aun cuando se sostenga en Cancuc que estos lab no necesitan alimentarse -característica que las personas excepcionales que los poseen comparten parcialmente- una extraña y hermosa anécdota acaecida a don Sebastián hace unos 10 años le revelaría que algunos sí precisan de ciertos animales. Así, a pesar de sus 70 años que sospecha tener, don Sebastián ha tenido sólo una vez la ocasión de ver que ciertos rayos se alimentan de ch'ulel, cuando sorprendido por las tempestades en las altas montañas del norte de Cancuc, en la cimas cubiertas de bosques espesos, descubriría atónito que un rayo partiría de un golpe preciso un ocote. El impacto dejaría al descubierto a un animal de cuerpo alargado y plateado que acostumbra vivir en medio de los bosques, entre robles y encinos, en el interior de sus troncos.8 Después, mientras el animal estaba aún atontado, se precipitaría sobre él para extraerle su ch'ulel y desaparecer rápidamente.

27Se sabe también que algunos de estos lab son tan fuertes que no mueren, sino que atraviesan con facilidad generaciones de hombres. Abandonan a su poseedor en los precisos momentos de su agonía para trasladarse a un feto por nacer, al interior mismo del vientre materno. Sin embargo hay quienes sostienen que este es el caso sólo de algunos, como el rayo rojo; en tanto que los otros, agotados por los esfuerzos o derrotados por otros, se alejan para perderse definitivamente en el horizonte. La mayoría sin embargo los recupera Dios mismo.

  • 9 Ajaw: traducido a menudo como “señor”, este término le estaría reservado a las personas poderosas (...)

28Los lab están copresentes al interior del cuerpo del hombre, y suelen residir la mayoría del tiempo dentro de un cierto tipo de montañas especiales llamadas ajaw.9 Su quehacer se sitúa en las cimas de las montañas, en las capas más alejadas del cielo y no muy lejos de Dios y los santos, por donde circulan libremente.

  • 10 El término chauk (o chahwuk o ts'ohmel) es traducido en el diccionario de Gerdel y Slocum (1971) c (...)

29En su medio aéreo, algunos, como los vientos (ik'-etik), acostumbran viajar a grandes alturas; pero también se les encuentra a ras de suelo causando grandes destrozos a su paso. Otros, como los rayos10 (tsantsewal) y truenos (chauk-etik), que se desplazan juntos (“van por el cielo, no muy lejos de los santos”), provocan un temor profundo en la población. El arco iris (xojob), apacible y etéreo, también hace parte de estos tipos particulares de lab. Hay otros que fugaces y efímeros matan a su víctima para luego huir rápidamente, se trata de unas “bolas de fuego” (llamadas xojob, como el arco iris).

DE LAS COSTUMBRES DE ESTOS LAB METEOROLÓGICOS

  • 11 En Cancuc, los lab rayos, truenos y vientos tendrían los mismos colores. En tanto que en Tenejapa (...)

30Existen cinco tipos de lab viento. Uno, el jefe de ellos, el remolino (suto(u) ik': “dar vueltas-viento”) y cuatro suertes de vientos (ik'), cada uno con su propio color: el rojo11 (tsajik'), el verde o azul (yaxal ik'), el amarillo (k'an ik.') y el blanco (sakilik'). Y en Cancuc a estos vientos no pareciera atribuírseles una orientación cardinal precisa que, como sucede entre los totonacas (Lammel, en este volumen), les permitiese a los hombres conocer su carácter.

31Como los vientos, a los rayos y los truenos que están asociados se les distingue por los cuatro mismos colores: el rojo, el verde o azul, el amarillo y el blanco (Pitarch, 1996: 60-63). Tal vez similar al caculhá huracán (rayo pequeño o relámpago) que distinguirían los kakchikeles prehispánicos (Recinos, 1986: 166). La relación particular que guardan rayos y truenos, doña Juana la expresará diciendo de que el rayo es el “lazo” del trueno -su luz, su carga eléctrica- y que antes de utilizarlo lo solicita a Dios.

32Se piensa que estos lab, bien que más poderosos que los lab animales, son más tranquilos y menos agresivos; además, rara vez dañan directamente a la gente y prefieren destruir sus pertenencias. Por esta razón en la época de lluvias, los cargueros (mayordomos o martomas) se acercarán a la iglesia para pronunciar las plegarias llamadas ts'unel k-a'tel-tik ("sembrar, proteger nuestro cargo, nuestro trabajo”), en las que le imploran a Dios “que amarre los rayos y los vientos a las raíces de los árboles” para impedir que destrocen las casas y las milpas. En una plegaria de protección contra estos entes, llamada tsunel ik'-etik (proteger vientos), el locutor expresará el sonido (plática, canto) del viento que pasa por los pueblos de la manera siguiente:

ya bal s-k'ax s-k'op-on i ¿pasará su plática?
ya bal s-k 'ax s-kayoj-il i ¿pasará su canto?
ya bal s-k'ax ta yan lum i pasará por otro pueblo
ya bal s-k'ax ta yan k'inal i pasara por otra tierra

  • 12 Protección de la mujer que teje (rezo núm. Q.V-3: 87-89). Kuxle signitica “vida”.
  • 13 J. M. Hoppan nos precisaría que entre los mayas yucatecos, la referencia al arco iris se debería a (...)
  • 14 Es la Tierra que administra los fenómenos atmosléricos (Lupo, 1995: 143). Véanse también otros art (...)

33Puede también suceder que por envidia o venganza, buscando una justicia que las autoridades no rinden, los brujos los utilicen para dañar a un enemigo. Pero también, algunos de estos lab pueden dotar a su poseedor de ciertas facilidades manuales, en especial en la ejecución de movimientos rápidos y diestros. Tal vez quien mejor muestra este propósito sería doña Marta, rezadora reconocida que suele reservarle los versos de protección de sus kuxlejal12 a las jóvenes recién casadas para que puedan tejer fácilmente. Esta plegaria protejerá su lab animal (al interior de un corral en el noveno piso del cosmos) y le dará a sus pies y manos la resistencia del acero y de la roca, capaces de soportar el agotador trabajo en el telar de cintura. Y le evitará también los dolores reumáticos que suelen provocar en las mujeres. Sus lab rayos aparecen en la plegaria como un animal terrestre (serpiente) o como objetos confeccionados por las manos del hombre (lazo y cuerda) o surgidos del cosmos que quiebran el cielo con su resplandor. Y asimilando la acción de bordar a la escritura en un cuaderno, a una pintura llena de colores, similar a una llovizna verde y amarilla como los arco iris,13 la rezadora expresará de manera poética la delicadeza del trabajo femenino sobre la tela (cara). Y la labor sencilla de aquella joven en su telar, será comparada a una verdadera creación cósmica. Si es la divinidad Tierra que se encuentra presente en este ensalmo, es porque es ella -así como entre los nahuas-14 la que domina a los lab meteorológicos que la habitan.

  • 15 María K'ijo ich'-il y María Muemal son dos de las montañas donde viven estos lab.

34ayuk la bitil tantan (s-)pas (ta) a-sit que haya colores que hizo en tu cara,
tantan (la) (s-)pas ta y-elaw s-tukel colores hizo en su cara
ts'ibojom-uk (ta) (a-)sit solo escribió en tu cara…
ay-uk la bitil jebil (ta) (a-)sit que haya vertido en tu cara,
jambil (s-)sit y-u 'un te (s-)pas jun e abrió su cara al hacer el libro,
te ts'ibuj-em e lo escrito…
ayuk-ix ta s-balun lamal (te) koral i estuvo en 9 pisos (del) corral,
lamal wak te' pisos del corral de madera…
asero y-ok-ub-ix fueron acero sus pies,
asero k'ab-ub-ix fueron acero sus manos,
ay-uk ta yaxal sul y-il i estuvo en llovizna verde miró,
ay-uk ta k'anal sal y-il i estuvo en la llovizna amarilla miró,
ay-uk ta asero ton-il i tuvo piedra de acero…
yaxal xojob-il resplandor verde,
tsajal xojob-il resplandor rojo,
tsajal sakul-il kerem y-o 'tik o luz roja hijo ahora…
k'alal a och-a a-mul a cuando entra tu pecado,
chajan y-o 'tik. in i lazo ahora…
ta s-chan chukul balumilal amarrar culebra en el mundo,
chan chukul balumilal in i… amarra culebra del mundo…
ba ay lihlihnel tel ch'ulchan por donde está esparcido el cielo,
ba ay k'ax-em te bojom por donde ha pasado el mojón,
ba ay k'ax-em le raya y-o'tik… por donde ha pasado la raya ahora…
me'chun tsantseival madre rayo,
s-lum-al xojobil ch' ul lum pueblo resplandor sagrado pueblo,
xojobil ch'ul k'inal resplandor sagrada tierra,
tsantsewal-il ch 'ul lum rayo sagrado pueblo,
tsantsewal-il ch 'ul k'inal i… rayo sagrada tierra…
me chunin s-mul a s-chajan madrina le gusta su cuerda,
s-mul a s-laso i le gusta su lazo,
ch'ul señora muk'ul me'-il i sagrada señora gran madre,
señora muk'ul tat-il señora gran padre,
tsantseival ch 'ul lum-al rayo sagrado pueblo,
xojobil ch 'ul lum resplandor sagrado pueblo,
tsantseival ch'ul k'inal rayo sagrado mundo,
yaxal xojobil resplandor verde,
tsajal xojobil resplandor rojo,
yaxal chauk-ik resplandor rayo,
tsajal chauk-ik rayo rojo,
jach wan tel ta María k'ijo ich'-il tal vez viene de María k'ijo ich'-il15
jach wan tel la María Muemal tal vez viene de María Muemal,
s-mul a s-laso i le gusta su lazo,
s-mul a s-chajan i le gusta su cuerda…

  • 16 Slocum y Gerdel (1971) lo traducen como “arco iris”.

35Hay un lab misterioso, casi secreto y que aparece en el cielo en raras ocasiones. Y los hombres saben poco de él, de su vida y sus gustos. En en siglo xvi, el obispo Núñez de la Vega mencionaba (De Vos, 1991: 40, 306) que los indígenas de la región adoraban a Poxlón, un cometa que “se trataba de unos de los dioses principales que antiguamente les hablaban”. Se dice que el “bola de luego” (xojob),16 que se observa en los cielos de Cancuc “mata como una bala, rápido y desaparece, se vuelve luz”. Se sabe que pocas son las personas que lo poseerían.

36Raro es lo que se sabe de la vida del arco iris (tsekeluk o sekeluk): que se trata de un lab inofensivo que no reside en el cielo sino en la Tierra, cerca de los cuatro pilares que sostienen el mundo y que sale cuando muere un trueno. También se cree que bajo su arco los hombres pueden encontrar un abrigo seguro a las lluvias y protegerse de los vientos; y que su cuerpo se apoya sobre un ajaw en cada extremo. Se sabe que los arco iris más comunes son policromos, hacia los cuales los especialistas son algo indiferentes; no así cuando les distinguen un color dominante como el rojo, el verde y curiosamente uno negro del que no sabremos nada.

37A pesar de que ya en el siglo xvi los sacerdotes habían escuchado hablar de Coxlaghuntox, un dios negro del trueno (De Vos, 1991: 40), se sabe muy poco de la génesis de estos lab. Sin embargo, con los años los hombres han llegado a conocer pequeñas anécdotas que envuelven la aparición del de su amigo, el rayo. Así, se dice que cuando fue creado por los santos, éstos lo enterraron, lo cubrieron con tierra y esperaron un tiempo, pacientemente, a que diera tímidos signos de vida, a que surgiera de ella como si fuese un vegetal. Ante su inmovilidad, sus genitores preocupados, decidieron mandarle un zancudo para que lo molestase. Éste hizo varias veces el viaje picándolo cada vez, “para ver si tenía ch'ulel”. En uno de sus viajes sintió una pequeña reacción, un leve movimiento que traducía un lento nacimiento y que el cuento sugiere casi como un despertar. Regresando para picarlo 15 días después, encontraría al rayo sentado, y el minúsculo mosquito viéndolo tan grande no se atrevería a disgustarlo. Aterrorizado el insecto saldría huyendo para avisarle a los santos que no tenía ninguna intención de regresar a irritar a semejante prodigio porque le parecía demasiado fuerte. “Entonces los santos llegaron a visitarlo para indicarle dónde estaría su casa, ordenarle cual sería su trabajo”; después de eso subiría a la nube y empezarían tormentas recias y prolongadas. Desde entonces el rayo y el trueno ejercen su poder desde la infinita profundidad del cielo desde donde aún siguen agobiando a los hombres y sus cosechas.

38En el interior de ciertas montañas ajaw, separadas entre ellas, se encuentran escondidas algunas “madres” de lab meteorológicos. Se asegura que la de los vientos (me' ik'-etik) vive con sus hijos en la cavidad de un cerro llamado Muk'ul Na-il (casa grande), ubicado en la comunidad tzeltal de Tenango, al noreste de Cancuc. Y el verde, siempre pronto a salir, reside muy cerca de la entrada de la gruta.

39Los especialistas han visto que los vientos suelen reunirse en una montaña llamada Balun Kanan, que se situaría en la comunidad tzeltal de Tenejapa. Y que allí, bajo las órdenes del dueño de ajaw y presidido por el remolino, discuten ideas y acuerdan itinerarios. Lo que les hace decir a muchos expertos que el dueño del ajaw los puede dirigir a voluntad: “son los soldados de los ajaw”.

40Ciertos ajaw, como el Luxub Ch'iibal (ch'iibal-cuchara), le han reservado un lugar especial para que ciertos lab vientos, rayos y truenos se diviertan. Los especialistas aseguran que antes de salir bailan al son de los violines y beben; y después de la libación y ya borrachos, abandonan el ajaw para divertirse sobre el relieve terrestre. Se dice que debido a una rara enemistad que oponen los vientos verdes a lo rayos y truenos rojos, éstos los persiguen y vigilan constantemente. Así, ligeramente más lejos, inmediatamente detrás de “la casa de los vientos” -espiándolos- se encuentran los rayos y truenos; y entre ellos, los rojos son los más cercanos. Y los hombres han observado que esta oposición hace que ambos se eviten. No es raro entonces observarlos circular por pendientes opuestas de ciertos cerros famosos, como el María Luxub, que unos ubican cerca del paraje de San Martín, en San Pedro Chenalhó, al noroeste de Cancuc, y otros en Tenejapa, al suroeste. Allí, eludiendo encontrarse, “por un lado del ajaw bailan los vientos, por el otro los rayos y truenos”. Y ciertas cuevas y quebradas son conocidas por albergarlos. Y algunos bosques frondosos tienen también la reputación de protegerlos en donde suelen esconderse bajo la corteza de los árboles. Ello explicaría por qué, los rayos, en su persecución, eníurecidos, en plena tempestad destruyen los ocotes buscándolos. Se asegura que en ciertas ocasiones, los rayos surgen de la propia imagen de san Juan, al interior mismo de la iglesia.

  • 17 Los totonacas distinguen también ciertos truenos que, por sus colores -blanco, azul y rojo-, puede (...)
  • 18 En las plegarias dirigidas a los ajaw se pide que el viento rojo proteja las milpas, animales y ca (...)

41Habiendo observado esta rivalidad ancestral y aprovechando la relación de fuerzas favorable a los rojos,17 los hombres han sabido aliarse con ellos para restablecer un equilibrio meteorológico, que bien que inestable y efímero, hace posible la vida en la comunidad también. Y esta relación benéfica la expresan al referirse a ellos con el término castellano de “ángel”. Se asegura entonces que son los encargados de vigilar las milpas y que con su voz ronca y potente avisan a los hombres de la llegada de los vientos. Por este motivo los principales les “hablarán” al rezarle18 pidiéndole que defienda el pueblo de los estragos del viento verde. Algo similar harán los cargueros los días de fiesta ya que como responsables de la ejecución y desarrollo de los rituales, cualquier anomalía meteorológica -la lluvia en particular- será interpretada inmediatamente como una denuncia pública de origen divino a una falta cometida, como un desliz en la abstención sexual prescrita.

42Pero a pesar del gran antagonismo que existe entre los lab vientos y los rayos y truenos, no todos se detestan; no todos son enemigos. Se sabe que el rayo y el trueno verdes simpatizan con los vientos del mismo color, con quien suelen beber y, una vez borrachos, “salen a pasear, […] hacen fiesta y juegan” entre las milpas y juntos las destruyen.

  • 19 Nos aseguran que es la única manera que tiene para combatir el granizo que muchos consideran tambi (...)

43Así, en los meses de diciembre y enero cuando los fríos del invierno queman las cosechas, los principales le ruegan al dueño del ajaw en donde viven el rayo y el trueno rojos que los libere, que los autorice a calentar, a derretir el granizo (bat) que el viento verde suele preparar en ollas enormes antes de volcarlo sobre las milpas.19 Los tlaxcaltecas de fines del siglo xix no estarían sorprendidos al escuchar esta versión cancuquera de su mito (Robichaux, infra), en que la “diosa” del volcán, una montaña célebre llamada Malinche, preparaba ya la lluvia, rocío, granizo y nieve en centenares de ollas en su interior.

44A la tempestad, vista como una lucha cósmica, el hombre la observa como una suerte de juego, de prueba de fuerza entre los elementos en que el vencedor sólo restablece un equilibrio efímero e inseguro del que los rezadores y principales sabrán aprovecharse.

45Para estos lab, el enfrentamiento es como un juego, en donde se reparten las funciones. En el fondo se sospecha que son amigos y que se visitan; van a fiestas juntos, bailan y salen a divertirse. Ilustrémoslo a través de la traducción adaptada de un breve diálogo que dicen tener los elementos. Y en las fiestas (temporales) se desafían diciéndose:

46¡A ver quién gana ahora!
Y bailan, circulan, dan vueltas con una música especial de violines.
Entonces cuando el Viento sopla sobre las milpas, el Trueno suena fuerte, encabronado, furioso.
Viento: ves esa milpa, me gustaría acabarla.
Rayo y Trueno rojos: Si estás tan seguro ve a hacerlo. Qué falta ha cometido.
Viento: Es que me gusta mucho jugar.
Rayo y Trueno rojos: Si tú la atacas, yo la defenderé.
Viento: No podrás; ya que mi compañero es el Trueno verde, y él no suena fuerte. Él es mi compañero.

47Y así competirán el rayo y el trueno rojos con el viento por el control del clima y la protección de las milpas. El trueno rojo que nunca pierde, luchará contra el rayo y el trueno verdes que defienden al viento. Después de un tiempo, a la muerte de sus “dueños”, los truenos terminarán por perder sus fuerzas y retirarse detrás de los cerros lejanos para enmudecer definitivamente. Entonces, los hombres dirán de ellos que están muertos; aun cuando durante los días de tempestad puedan entrever en el horizonte las luces tenues y mudas de estos seres. Hay quienes afirman que una extraña relación de filiación une a los rayos y truenos, ya que los rayos se convertirán en truenos cuando hayan perdido su fuerza y que éstos, cuando se debiliten, irán a reunirse por un tiempo impreciso con Juan Ortega(o), héroe regional.

  • 20 Animales acuáticos o chanul ja' (bicho de agua) de colores y formas extraordinarias.

48Entre los huaves (Signorini, infra), la asociación entre ciertos fenómenos meteorológicos es normal. Así, la aparición de la lluvia es el resultado de la acción conjunta y concertada del viento del sur y el rayo, ente que domina a los otros. Pero hay más, ciertos animales acuáticos como las ndiûk o culebras, especialmente una con cuerno de oro, es la encargada de cavar los suelos para el escurrimiento de las lluvias. Y entre esta culebra y el rayo existiría un antagonismo recíproco y violento, relación que en Cancuc los lab meteorológicos no parecen tener con las “culebras de agua” (chanul ja').20

49Al rayo rojo se le atribuye también un papel protector de las riquezas de la comunidad. Se piensa que la iglesia de Poko Na (Casa vieja) guarda un tesoro en su suelo y que se encuentra protegido por un rayo rojo que vigila celosamente que nadie se aproxime a él. Por eso, quienes pasean por allí, corren el peligro de ser dañados por la furia de uno. Es lo que le sucedió la tarde de un domingo de agosto de 1996 a un grupo de personas imprudentemente reunidas a los pies de sus muros. Aún hoy se comenta que proyectaban desenterrar el oro escondido. Y esa extraña sospecha se prolonga a cualquier persona que visite las ruinas de la vieja iglesia y más aun a los adolescentes que se juntan allá regularmente para discutir y de quienes siempre se rumorea que planean algo malo. Es interesante señalar que en Cancuc, el contacto físico entre estos entes y los humanos es peligrosísimo, precisamente lo contrario de lo que sucede en el Altiplano Central, donde los individuos tocados por el rayo se ven dotados de poderes meteorológicos, de una capacidad particular que les permitirá controlar el clima, lo que justifica el apelativo de “graniceros” (Albores y Broda, 1997; Robichaux, infra).

50Tal vez la historia no sea ajena a por qué los hombres se aplicaban con tanto método a alejar de aquellas ruinas imponentes a cualquier persona que se acercase. Bien que no sepa con certeza si precisamente aquel edificio, hoy en ruinas, hubiese sido testigo de la creación de una iglesia indígena; si hubiese visto el culto a la virgen de Cancuc, por donde pasara la joven cancuquera María Candelaria -testigo de la aparición de la virgen-, rodeada de un obispo oriundo de San Pedro de Chenalhó y de algunos vicarios (Reifler-Bricker, 1985: 59) que celebraban misa, ciaban los sacramentos y nombraban a su propios mayordomos; o bien, si por desacuerdos internos al poder rebelde el “nuevo culto” se hubiese practicado en un santuario aparte (Klein, 1970: 170), el caso es que los propios españoles destruirían la iglesia, ejecutarían a las autoridades rebeldes y, como la narrativa local asegura, arrojarían el cuerpo de Juan Ortega(o) a una sima profunda a escasos 100 m de allí. Argumentos, a veces confusos, que buscan alejar a las personas de los vestigios dejados por lo que fuera la capital política de la célebre rebelión tzeltal de 1712 y que encuentra, aun hoy en los propios lab rayos, fieles defensores del símbolo de los rebeldes.

  • 21 Este cuento se conoce por Ijk'al o Chabin Toro. Habrían existido, según las versiones, dos suertes (...)
  • 22 Una versión habla de tres jóvenes, todos con lab rayo, único capaz de vencer al viento del Ijk'al.

51Ya en épocas remotas, las autoridades de Cancuc y Oxchuc se aprovecharían de este antagonismo cósmico entre ciertos lab meteorológicos para liberar la comunidad de un monstruo llamado Ijk'al (Negro). En ese entonces,21 Ijk'al construía la iglesia de Poko Na -centro histórico de Cancuc- y con su lab viento sometía a la esclavitud a los indígenas que hacía trabajar en las obras; después los mataba y con sus cráneos y una curiosa mezcla de sangre y lodo hacía los muros. Las autoridades de Oxchuc y de Cancuc, preocupadas por liberarse del yugo, seleccionaron a dos22 jóvenes: uno de Oxchuk con lab toro (Chabin Toro) y el cancuquero con viento y trueno. Ambos, nos dice el narrador, echaban su poder por el ano y su estampido, dice, era para ellos una verdadera música. Pero en un singular combate, en el que el lab de los contrincantes ascenderá al cielo peleando, se demostrará que, a pesar del enorme poder aparente del toro, el único capaz de vencer será el hombre discreto que posea el rayo… por supuesto el de Cancuc. Sin embargo, la victoria no será posible sin la intervención determinante de una autoridad comunitaria. Ella prestará su vara -símbolo del lugar que ocupaba en la jerarquía- que poseía el poder del rayo. Ello es posible gracias a que había sido confeccionada (esta costumbre la siguen perpetuando hoy las autoridades) con una madera rojiza especial llamada precisamente trueno rojo (tsajal chijt). Y el vencedor -como hacen aún los hombres- perdonará al Ijk'al a cambio de una multa (ch'abajel).

52Por los años 1942-1944, temiendo una incursión de los lab de los brujos cancuqueros, ciertos campesinos avisados de Tenejapa recibían a escopetazos los vientos arremolinados procedentes de Cancuc (Villa Rojas, 1990: 402). Pero el profundo temor que inpiran los vientos, no se explica sólo por los destrozos físicos que puedan provocar, también porque está relacionado con la morbidez y la terapia, y se asegura que ellos conducen las enfermedades, no las provocan. Por esta razón, en las plegarias de protección a la comunidad, los principales les pedirán a los santos que eviten que los vientos carguen las dolencias hacia el pueblo, que conduzca las pestes contagiando a sus habitantes. El viento se llevará también las afecciones que padecen los pacientes del rezador, por este motivo el especialista sopla el lugar adolorido, expulsando el mal de la herida o el tumor: “para que el viento los lleve lejos”; y el brujo mismo, sabedor de ello, se servirá también del viento para conducir su maleficio hacia la víctima designada.

53Se le teme particularmente al remolino, cuyos antecedentes históricos aseguran que Juan Ortega(o), héroe legendario de la región, lo poseía. Él le permitiría subir rápidamente al techo de la iglesia desde donde con su sombrero prodigioso, capturaría las balas que le disparaban los soldados venidos de Guatemala que invadían Cancuc, para regresarlas a sus autores. Cierto, este ser extraordinario -detectado en su pulso por un especialista (un pik k'ab-al: “pulseador”) cuando tenía apenas un año- poseía además una ascendencia divina: era hijo de un ajaw de Bachajón, el Na-il Ch'en (Casa roca), de una piedra poderosa; lo que, además le conferiría una resistencia física especial.

  • 23 Lucio Cabañas (relato núm. A.C.-C: 18-01).

54Estos lab son los que poseen otros de los personajes populares de la región. Es el caso de Lull y de su enemigo Majtan (regalo), ambos con lab viento y que en una lucha titanesca, en un abrazo mortal y envueltos en un torbellino de ruidos y colores, sus lab subirían al cielo varias veces. Al morir Majtan, “el viento que lo barría todo cesará bruscamente” y después, sólo después le brotará la sangre al cadáver. Se cuenta que el mismo guerrillero moderno Lucio Cabañas poseía un lab fuerte, al parecer viento o remolino que lo hacía desaparecer rápidamente de los lugares sin que las tropas gubernamentales pudiesen capturarlo.23 Y se sospecha que el mismo subcomandante Marcos, jefe del movimiento zapatista, poseería uno.

  • 24 Ts'unel ik'-etik: proteger vientos.

55Por el poder que tienen estos lab, raros son los hombres que los pueden tener; que Dios mismo -en tanto que Comprador (Manujel)-lo habría adquirido para él:24

mach'a la s-man i quién lo compró,
mach'a la s-toj i quién lo pagó,
ja nix mukul Manujel así el gran Manujel,
ja nix mukul Manujcl así el gran Manujel

56Se trata de los vientos “compañeros”, “regalos”:

chttk tey manmaklin bil y-ok i que allí no le estén tapando su pie,
y-u'uu a te chauk-il lum por él, por el trueno del pueblo,
chauk-il k'inal trueno de la tierra…
y-ik'-ik te soy e vientos compañeros,
y-ik'-ik te soy s-majtan e vientos compañeros su regalo…

  • 25 Ji: “arena”, ton: “piedra”

57Hay antecedentes de que las mismas autoridades comunitarias -finas conocedoras de la vida de los hombres- habrían comprometido los servicios de estas personas para salvar al municipio de la invasión española en 1712, en lo que la historia conoce como la rebelión tzeltal. Entonces, los “viejitos” (principales) de Oxchuc y Cancuc, decidieron enviar a dos jóvenes con poder para que les “tapasen” el camino a las tropas. Estos seres excepcionales, ante la impotencia para derrotar a las tropas enviadas de Guatemala, y en un esfuerzo ya postrero, se transformarán primero en piedra para afilar machetes (ji ton)25 y después en avispas. En tanto que los propios regidores, cuyos lab eran viento, volarán inútilmente en su contra.

  • 26 Se sabe (Lupo, 1995: 143) que la ayuda de los lab-nahuales meteorológicos para poder penetrar en l (...)

58También, estos tipos de lab son los únicos que le permiten al ch'ulel del hombre acercarse peligrosamente a ciertas divinidades como a las Madres Enfermedades (Me' Chamel) sin ser afectado. Sospechamos que ello se deba a que estos seres comparten todos un mismo origen terrestre. Podrá así hablar con ellas y hasta llevarlas a cuestas sin perjuicios. Y algunos hombres que los poseen, conocedores de esa oposición cósmica, aprovechando esta rivalidad entre algunos rayos y vientos, han sabido instrumentalizarla. Así, ayudándose de ellos algunos han podido entrar al interior mismo de las montañas (ajaw) donde viven las madres de las especies vegetales que alimentan a campesinos de otras comunidades, y en la oscuridad total, venciendo el miedo y las provocaciones de los lab que las custodiaban, recuperar las especies vegetales, cargarlas a cuestas e introducirlas en Cancuc para que sus habitantes las domesticasen y pudieran vivir sin hambre. Es lo que le sucedió a la Madre del Frijol (Me' Chenek'), al ser introducida por cuatro hombres, a la sazón maestros de primaria con lab viento, que la cargarían hasta la comunidad. Pero la Madre Frijol, desconfiada, llamaría a los rayos para que la protegiesen y los vigilara impidiendo que la llevasen a otro lugar: “los rayos se adelantaban siempre, estaban en la punta de los cerros antes que el grupo pasase”.26 Este relato se parece a un mito de origen de las plantas cultivadas conocido en toda Mesoamérica, sobre todo en el área maya (Katz, 1995). En particular, en una versión mocho, el rayo abre el cerro para dar acceso a las semillas (Petrich, 1985), al igual que la versión teenek recopilada por Ariel de Vidas (Mito 5, “El secreto de la hormiga”, supra, p. 240).

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL DE LOS LAB METEOROLÓGICOS

59Muy poco se sabe de la organización social de los lab meteorológicos. Aunque algunos como los vientos, truenos y rayos, compartan los mismos lugares de diversión y paseo, se les sitúa confusamente en montañas diferentes: en Muk'ul Na-il, en María Ich'il, en María Luxub o en Balun Kanan. A pesar de que su ubicación es bastante incierta, se sospecha fuertemente que están, así como los hombres, distribuidos por clan; y que, a diferencia de éstos, aquéllos se encontrarían localizados. Así, hay quienes precisan que los lab del clan Chejeb viven repartidos entre el lugar de Ox Wits (Tres Cerros) y el Pale Ch'en (Cueva del Padre); en tanto que los del clan Ch'ijk estarían juntos en la montaña María Luxub. Pero se habla también de que todos se encontrarían reunidos en un único cerro ubicado fuera de Cancuc, en la comunidad tzotzil de San Juan Chamula, al interior del cual cada clan tendría su propio espacio reservado.

60Se sabe que cada uno se organiza de forma independiente, con sus propias costumbres y gobernados por sus propias autoridades. Dos criterios parecen dominar la organización política de estos lab: los colores y la fuerza. Así entonces, entre los vientos sería el huracán o remolino el dominante, “el mero”. Suponemos, pero de ello no estamos seguros, que podría tratarse del rojo, color que entre los vientos los expertos perciben como benéfico para los hombres, ya que, como vimos, los ayudan a combatir a los otros. Pero si las funciones de los rojos y verdes parecen claras, las de los lab blancos y amarillos parecen desconocidas. Tanto los rayos, como truenos siguen el mismo principio de gobierno.

61Pareciera que los lab rayos y truenos tuviesen mujer, pero su papel sería secundario, no tendrían ningún protagonismo. Se asegura que entre ellos, los más poderosos -los rojos- “consiguen fácilmente mujeres ya que son muy fuertes”. Pero lo hacen en otro lugar, algunos sostienen que le agarran las mujeres a los lab viento, a los más débiles. Otros piensan que se apartarán de la sociedad de lab meteorológicos, para “cogerles” las cocineras de otros lab humanizados y mestizos que llaman los pales y obispos. En ambas versiones aparece claramente que este tipo particular de relación no concluye en la fundación de un hogar, ni tampoco obedeciera a una alianza prescrita por alguna regla propia. Inestable y efímera, esta unión pareciera tener un carácter oportunista, casi violento. Una particularidad de los lab rayos y truenos, pero no de los de los vientos de quienes se sabe viven con sus mujeres; excepto, al parecer, del remolino que se piensa que “no necesita”.

  • 27 Protección cuando el niño riene regalo tuerte (rezo núm. B.S-1: 18-89).

62Desgraciadamente de las bolas de fuego y los arco iris no tendremos información, señalemos que entre éstos se distingue uno de color negro, al parecer muy potente. Y si alguna vez la relación entre los colores y la orientación espacial de estos lab existió, hoy ello ha sido borrado de la memoria. Los versos de un ensalmo de protección27 al ch'ulel de un bebé que ha nacido con lab fuertes, particularmente meteorológicos, ilustra la importancia que le dan los hombres a esta posesión. Inmediatamente después de detectar que se trata de un niño especial, diferente de los otros, el experto le rezará un Kuxlejal (vida) encargado de protegerlo de la envidia que pudiera crear; y sospechamos también de su propio poder. En la plegaria el rezador debe “ir” hasta donde piensa que éstos se encuentran, “en donde viven”: en este caso tres montañas de la comunidad vecina de Tenejapa: Mari K'ijo Ich'il, Mari Muemal y Balun Kanan. Es allí, en los límites comunitarios que encontrará jugando a los rayos del niño (“bailando”, nos dirá su autor), los que tienen un color metálico y que se encuentran adheridos al ch'ulel del niño (“como el pegamento que utilizan los carpinteros para los muebles”, precisará). Es allí donde los rayos se preparan sumergiéndose en el agua, a la manera en que suelen darle flexibilidad a sus lazos los campesinos.

63muk'ul me'-il y-u'un a chauk-etik gran madre de los rayos,
muk'ul me'-il y-u'un anjel-etik gran madre de los ángeles,
tsantsewal a ch 'ul lum a lo rayo de tu sagrado pueblo,
tsantsewal a ch'ul k'inal a lo rayo de tu sagrada tierra…
ba ay wan aja x-tel ta tajimal i tal vez esté empezado a jugar,
ba ay wan aja x-tel s-mul s-laso tal vez esté empezado a remojar el lazo,
s-mul s-chajan mojar su lazo…
ja x-tel ta María k'ijo ich'il habrá venido de María k'ijo ich'il…
ba ayy wan aja x-tel ta tajimal i donde habrá empezado a jugar,
ha ay wan aja x-tel s-mul s-laso donde habrá empezado a remojar el lazo,
s-mul s-chajan mojar su lazo…
ja x-tel ta María Muemal habrá venido de María Muemal…
tak'in-uk y-elaw a to la cara con metal,
xuchibil-uk sok a-kaxlan xila a sok pegó con pegamento de mestizo en la silla…
jach loan tel la tajimal ta María Ich 'il habrá comenzado a jugar en María Ich'il,
jul ta Balun Kanan a-tukel i habrá llegado a Balun Kanan…
xojobil ch'ul lum rayo sagrado pueblo,
ay ta yaxal xojob i tiene rayo verde
ay ta tsajal xojob i tiene rayo rojo
ay ta ijk'al sekulub i tiene arco iris negro,
tsajal sejkulubil arco iris rojo,
ba ay k'akak s-lijkel tel ch'ulchan i por donde comienza el cielo,
ba ay k'alal k'axel ti' raya y-o'tik i por donde pasa la orilla ahora,
ba ay k'alal k'axel ti' bojom y-o'tik i por donde pasa el mojón ahora…

DE LAS PERSONAS QUE POSEEN ESTOS LAB

64Entre los mayas guatemaltecos (Ruz, 2000: 10-11), las parteras escrutan detenidamente el recién nacido para saber si tiene los puños apretados, signo evidente de la posesión de un lab rayo, luego, dotado de poderes para controlar las lluvias. En Chiapas, en la comunidad de Pínola (Her-mite, 1970: 373) y en Cancuc, ciertas personas, por su carácter, por su apariencia física o porque lo han demostrado, se sabe que poseen lab meteorológicos. Y si entre los huaves de Oaxaca la posesión de entes meteorológicos dota al individuo de poderes excepcionales, modifica también la misma naturaleza de su cuerpo; razón por la cual se les llama “cuerpo de nube” (Signorini, infra). En Cancuc en cambio, es más bien la naturaleza de la persona que se encuentra alterada, y su cuerpo lo delataría.

  • 28 Se trata de una matsamal te'i o mesita tradicional de forma circular de tres patas y de unos seten (...)

65Así, se habla de una señor muy desconfiado que vivía en el paraje de Ba Pus y que poseía un lab remolino; no muy grande pero eficiente. Solía dejarlo fuera de su casa para que le avisara cuando un curioso o un enemigo se aproximara. Don Xun nos precisará haberlo visto girar (“como una mesita redonda”)28 en torno a un pequeño ojo luminoso que se decía ser un lab rayo, y que causaba mucho temor entre los vecinos. En general, los individuos que tienen lab muy fuertes, que están “completos”, que “tienen recibido completo” (ts'akal y-ich'oj-ik), que cuentan con 13 lab, entre los cuales abundan los lab meteorológicos fuertes (rayo, trueno, remolino, etc.), estas personas pueden fácilmente soportar periodos de abstinencia sexual prolongados e, incluso, en determinados casos, como el de Juan Ortega(o) “no necesitan casarse, no tienen mujer… pasean como un dios, nunca se casan”. Así, se sabe que los hombres que tienen lab meteorológicos fuertes como en rayo y trueno rojos, comparten un celibato con los lab mismos. También se asegura que quienes poseen el lab rayo rojo, pueden dirigir el poder a su antojo, y que con sólo mover el dedo índice, aparecerá su luz.

66Los expertos saben identificar fácilmente a las personas que tienen ciertos lab meteorológicos. Así sabe que la posesión de lab como los rayos y truenos le dan a su dueño una personalidad segura y determinada. Cuentan con un carácter tranquilo y son físicamente fuertes. Se dice que tienen también una voz ronca y profunda. Se las reconoce porque le temen mucho a la lluvia; aprensión que comparten con los que poseen arco iris.

67Se asegura que quienes poseen lab rayo verde, son suaves, reposados; y físicamente débiles. Congenian, como sus lab, con aquellos que tienen viento del mismo color; en tanto que los que cuentan con uno de viento, son inquietos y movedizos. Si se trata de una mujer que tiene lab viento, ésta será facilmente reconocible por tener el pelo descuidado y andar siempre despeinada. La posesión de un lab remolino distingue a la persona por tener un gusto y predisposeción a pelearse. Lo que contrasta con las personas que carecen de lab, que, se dice, tienen un carácter dócil y pasivo. Y se piensa que sus vidas transcurren sin sobresaltos ni pormenores; lo que para don Juan es ser, diríamos, casi insustancial. Y sus maneras inofensivas y cargadas de pasividad, hacen que a los expertos les permita reconocerlas rápidamente.

CONCLUSIÓN

68Señalemos que todos estos entes, copresentes, transitarán del cuerpo de un cancuquero a espacios propios, a planos cósmicos diferentes. En ellos se han adaptado a un habitat específico, se han dotado de un lenguaje particular y han fundado una sociedad única. Y el hombre, sabedor de las costumbres de estos seres que lo rodean y con quien comparte su existencia, con el tiempo ha aprendido a servirse de ellos; aprovechar sus poderes para penetrar en espacios cósmicos prohibidos y peligrosos y lograr comunicarse con las divinidades.

69Así, manipulando la naturaleza y el quehacer de ciertos lab podrá, poniéndolos al servicio del bien común, contribuir a la fertilidad agrícola y animal de los campesinos; o proteger a la comunidad de las agresiones exteriores. Implorando la participación de unos y seduciendo a otros, logrará también combatir las enfermedades que aquejan a los cancuqueros. Asimismo conseguirá, instrumentalizando el instinto de algunos, dotarse de una protección individual para defenderse de las agresiones. O bien, sirviéndose de la propensión agresiva y costumbres alimenticias de otros, alcanzar a dañar y hechizar a sus enemigos.

70Tales son algunos de los curiosos entes con los que algunos hombres puede nacer, haciendo de ellos lo que López Austin (1989) llamase acertadamente “hombres-dioses”, seres excepcionales capaces de realizar proezas, individuos detectados sólo por los chamanes prematuramente desde el momento mismo de su nacimiento, y cuyas autoridades comunitarias, siempre vigilantes, sabrán poner a la disposición del interés colectivo. Entes que, combinados con otros, constituyen la compleja persona cancuquera; aquella que analíticamente definiesen Durkheim (1985: 386) y Mauss (1983: 333-362). Tales son las características de los lab, de ciertos poderes particulares que proveen a los cancuqueros los lab meteorológicos.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Albores, Beatriz y Johanna Broda (eds.)
1997 Graniceros: cosmovision y meteorología indígenas de Mesoamérica, Colegio Mexiquense/iih-unam, México.

Ariel de Vidas, Anath
2008 “¿A dónde se fue el trueno? Mitos teenek de Veracruz” (en este volumen).

Durkheim, Emile
1985 Les formes élémentaires de la vie religieuse, Presses Universitaires de France, París.

Esponda Jimeno, Victor Manuel
1994 La organización social de los tzeltales, Gobierno del estado de Chiapas/Consejo Estatal de Fomento a la Investigación y Difusión de la Cultura/dif-Chiapas/Instituto Chiapaneco de Cultura, Serie Nuestros Pueblos, Tuxtla Gutiérrez.

Figuerola, Helios
2000 “El cuerpo y sus entes en Cancuc”, Trace, 38, cemca, México, pp. 13-24.

Guiteras Holmes, Calixta
1992 Cancuc: etnografía de un pueblo tzeltal de los Altos de Chiapas, 1944, Gobierno del estado de Chiapas/Consejo Estatal de Fomento a la Investigación y Difusión de la Cultura/dif-Chiapas, Instituto Chiapaneco de Cultura, Tuxtla Gutiérrez.

Gosner, Kevin Marlin
1987 Soldiers of the Virgin: An Ethnohistorical Analysis of the Tzeltal Revolt of 1712 in Highland Chiapas, University Microfilms International Service, Ann Arbor, Michigan.

Hermitte, María Esther
1970 “El concepto de nahual entre los mayas de Pinola”, en Norman MacQuown y Julian Pitt-Rivers (eds.), Ensayos de antropología en la zona central de Chiapas, ini, México.

inegi (Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática)

2002 XII Censo General de Población y Vivienda 2000, inegi, México.

Katz. Esther
1995 “Les fourmis, le maïs et la pluie”, Journal d'Agriculture Traditionnelle et de Botanique Appliquée, 37 (1), pp. 119-132.

Klein, Herbert S.
1970 “Rebeliones de las comunidades campesinas: la República Tzeltal de 1712”, en Norman MacQuown y Julian Pitt-Rivers (eds.), Ensayos de antropología en la zona central de Chiapas, ini, México, pp. 149-170.

Lammel, Annamária
2008 “Los colores del viento y la voz del arco iris: representación del clima entre los totonacas” (en este volumen).

López Austin, Alfredo
1989 Hombre-Dios. Religión y política en el mundo náhuatl, iih-unam, México.

Lupo, Alessandro
1995 La tierra nos escucha: la cosmología de los nahuas a través de las súplicas rituales, ini (Colección Presencias), México.

Martínez González, Roberto
2004 Le Nagualisme, tesis de Doctorado, École Pratique de Hautes Études, Section Sciences Religieuses, Paris.

Mauss, Marcel
1983 Sociologie et anthropologie, Presses Universitaires de France, Paris.

Petrich, Perla
1985 La alimentación mocho, Centro de Estudios Indígenas-Universidad Autónoma de Chiapas, San Cristóbal de las Casas.

Pitarch, Pedro
1996 Ch'ulel: una etnografía tzeltal de las almas, fce, México.

Pitt-Rivers, Julian
1971 “Thomas Gage parmi les naguales. Conceptions européennes et maya de sorcellerie”, L'Homme, 2(1).

Recinos, Adrián
1986 Popol Vuh: las antiguas historias del Quiché, fce, México.

Reifler Brickers, Victoria
1979 “Movimientos religiosos indígenas en los Altos de Chiapas”, América indígena, 39 (1), pp. 17-45.
1985 El Cristo indígena, el rey nativo. Sustrato histórico de la mitología del ritual de los mayas, fce, México.

Robichaux, David
2008 “Lluvia, granizo y rayos: especialistas meteorológicos y cosmovi-sión mesoamericana en la región de La Malinche, Tlaxcala” (en este volumen).

Ruz, Mario Humberto
2000 “El resplandor de la tradición. Estampas médicas entre los mayas contemporáneos”, en Manuel Gutiérrez E. (ed.), Sustentos aflicciones y postrimerías de los amerindios, Casa de América (Diálogos Amerindios), Madrid, pp. 107-136.

Signorini, Ítalo
2008 “Rito y mito como instrumentos de previsión y manipulación del clima entre los huaves de San Mateo del Mar (Oaxaca)” (en este volumen).

Slocum, Mariana y Florencia Gerdel
1971 Vocabulario tzeltal de Bachajón, Instituto Lingüístico de Verano/sep, México.

Villa Rojas, Alfonso
1990 Etnografía tzeltal de Chiapas, modalidades de una cosmovisión prehis-pánica, Gobierno del estado de Chiapas/Consejo Estatal de Fomento a la Investigación y Difusión de la Cultura, Tuxtla Gutiérrez.

Viqueira, Juan Pedro
1995 “Las causas de una rebelión india: Chiapas, 1712”, en Juan Pedro Viqueira y Mario Humberto Ruz (eds.), Chiapas, los rumbos de otra historia, iif-Centro de Estudios Mayas-unam/cemca/Universidad de Guadalajara, México, pp. 103-144.

Vos, Jan de
1991 La paz de Dios y del rey. La conquista de la selva Lacandona (1525-1821), Secretaría de Educación y Cultura de Chiapas/fce, México.

Notes

1 Grupo de Investigación en Etnología Amerindia/Equipe de Recherche en Ethnologie Amérindienne (erea, upr 324), cnrs, Villejuif, Francia (hfoujol@yahoo.fr).

2 De una población total de 3 920 892 habitantes (3 288 963 de más de cinco años), 2 129 034 son campesinos, 809 592 habitantes de más de cinco años hablan una lengua indígena, 295 868 son monolingües (inegi, 2002).

3 Los componentes de la persona cancuquera fueron analizados en detalle en un trabajo precedente (Figuerola, 2000).

4 De ch'ul: “sagrado”.

5 En tzeltal de Bachajón, nohc'otal (Slocum y Gerdel, 1971).

6 Los habitantes de la comunidad vecina de Oxchuc los llaman ch'ulel lugar de lab. En los Altos de Chiapas, el concepto mismo de los entes del cuerpo varía de un pueblo a otro.

7 Según el testimonio de Thomas Gage en el siglo xviii, eso sucedía también en unos lugares delos Altos de Chiapas (Pitt-Rivers, 1971). Ocurre actualmente en ciertos pueblos de los Altos, pero para los cancuqueros es impensable.

8 Don Sebastián no conoce el nombre de este animal, pero sabe que a los pies del árbol debe encontrarse dinero y que, por temor, nunca se ha atrevido a cavar.

9 Ajaw: traducido a menudo como “señor”, este término le estaría reservado a las personas poderosas y a ciertas divinidades. En Cancuc, en cambio, el ajaw es un lugar, a menudo montaña, pozo o arroyo, habitado por una divinidad tutelar o ajwal-il o dueño.

10 El término chauk (o chahwuk o ts'ohmel) es traducido en el diccionario de Gerdel y Slocum (1971) como “trueno” y el de tsatsehwal como “relámpago”; sin embargo en Cancuc, esta diferencia es poco utilizada y las personas suelen llamarlos a ambos chauk. El arqueólogo J. M. Hoppan nos señala el origen también terrestre del dios yucateco de la lluvia -Chaak-, al parecer en relación con el nombre tzeltal.

11 En Cancuc, los lab rayos, truenos y vientos tendrían los mismos colores. En tanto que en Tenejapa habrían sólo tres colores, el blanco se encontraría ausente de los lab bolas de fuego (Villa Rojas, 1990; 355).

12 Protección de la mujer que teje (rezo núm. Q.V-3: 87-89). Kuxle signitica “vida”.

13 J. M. Hoppan nos precisaría que entre los mayas yucatecos, la referencia al arco iris se debería al hecho de que es una diosa (Ixchel), que depende de la Luna, patrona de las actividades femeninas.

14 Es la Tierra que administra los fenómenos atmosléricos (Lupo, 1995: 143). Véanse también otros artículos de este volumen.

15 María K'ijo ich'-il y María Muemal son dos de las montañas donde viven estos lab.

16 Slocum y Gerdel (1971) lo traducen como “arco iris”.

17 Los totonacas distinguen también ciertos truenos que, por sus colores -blanco, azul y rojo-, pueden serles benéficos o bien perjudicar el quehacer humano (Lammel, en este volumen).

18 En las plegarias dirigidas a los ajaw se pide que el viento rojo proteja las milpas, animales y casas. Al rezar las plegarias de protección de las milpas llamadas Mixel k'al-tik (misa de milpas) o Kuxle chauk-etik (vida de los truenos) o Ts'unel chauk-etik (protegerse de los truenos). En estos rezos, para apaciguar su ira, el rezador le ofrecerá las primeras velas al lab del trueno.

19 Nos aseguran que es la única manera que tiene para combatir el granizo que muchos consideran también lab.

20 Animales acuáticos o chanul ja' (bicho de agua) de colores y formas extraordinarias.

21 Este cuento se conoce por Ijk'al o Chabin Toro. Habrían existido, según las versiones, dos suertes de Ijk'al: el Itsinal Ijk'al (hermano menor) de muy baja estatura y el Bankilal Ijk'al (hermano mayor), de gran tamaño. Una versión identifica al Ijk'al enano como llamándose también Xuch ni' (Nariz pegajosa); la otra como que son sus manos las pegajosas (xuch k'ab).

22 Una versión habla de tres jóvenes, todos con lab rayo, único capaz de vencer al viento del Ijk'al.

23 Lucio Cabañas (relato núm. A.C.-C: 18-01).

24 Ts'unel ik'-etik: proteger vientos.

25 Ji: “arena”, ton: “piedra”

26 Se sabe (Lupo, 1995: 143) que la ayuda de los lab-nahuales meteorológicos para poder penetrar en las profundidades terrestres era ya una práctica necesaria entre los nahuas del siglo xvi.

27 Protección cuando el niño riene regalo tuerte (rezo núm. B.S-1: 18-89).

28 Se trata de una matsamal te'i o mesita tradicional de forma circular de tres patas y de unos setenta centímetros de diámetro.

Table des illustrations

Titre Mapa 8. Localización de la región tzotzil
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1277/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 224k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr