Version classiqueVersion mobile

Vencer la derrota

 | 
Thomas Calvo

Capítulo II. Crónicas aldeanas: los trabajos, los días (y los desvelos) en Yasona (1674-1707)

Texte intégral

  • 1 Introducción a la historia de la vida cotidiana, México, El Colegio de México, 2006, p. 20.

En el estudio de lo cotidiano se encuentra un cauce para comprender el pasado de la gente que había estado marginada de la historia, gente que ya no debería identificarse como masas, sino que podría tener su propio rostro y personalidad.
Pilar Gonzalbo Aizpuru1

1Después de las convulsiones de los años 1674-1676, las primeras que podemos discernir, Yasona desaparece durante aproximadamente una década de nuestro campo de observación. En realidad, todo continúa acomodándose, pero en profundidad, como podremos comprobarlo por medio de ciertos indicios retrospectivos. En el momento del resurgimiento, entre 1687-1689, advertimos que los campos se han consolidado, que nuestro trío de caciques siguió progresando –aunque a menudo al margen del recto camino–.

  • 2 Para una reflexión global sobre estos temas, véase la obra de Pilar Gonzalbo Aizpuru, arriba citad (...)
  • 3 La conquista de la Sierra, p. 298.
  • 4 “Chupar un poco de tabaco”, declara en 1674 don Phelipe de Santiago.

2Aprovechemos la pausa que se nos ofrece –y que podemos extender a los treinta años en su conjunto, con el fin de apreciar eventuales evoluciones– para conocer mejor la realidad cotidiana de una comunidad de la sierra.2 Los dramas domésticos que acabamos de exhumar nos invitan a hacerlo, aunque los personajes, divididos entre el hecho trágico y la rutina, se expresen de manera brutal, e incluso desconcertante. Es por ello, probablemente, que John Chance descartó estos aspectos: “gran número de casos referentes a asaltos, homicidios y robos, no fueron utilizados en este libro”.3 Pero si no fuera en estos casos precisamente, ¿dónde podríamos encontrar una acumulación de hechos concretos, e incluso triviales, que van construyendo una realidad material que, con pinceladas sucesivas, se impone por sí sola?, ¿es posible restituir mejor el fresco de los ritmos de la vida en el pueblo, en un momento preciso del año, que gracias al pleito de junio de 1674? La estación húmeda empieza, es menester preparar los campos de maíz: desde el alba, a veces en grupos familiares, los hombres dejan el pueblo para ir a las milpas, a menudo en propiedad indivisa. Debido a lo escaso de la tierra cultivable, los campos de cultivo se encuentran lejos: regresarán tarde, por lo menos a la hora de la oración. Mientras tanto, el pueblo, bajo la férula de un alcalde que se ha quedado para contar los pesos del tributo –un vencimiento importante para la comunidad, incluso en el ámbito del trabajo doméstico– se convierte en el territorio reservado a los ancianos, quienes se aburren, se encuentran en la iglesia, aspiran un poco de tabaco4 o buscan qué beber, así como el de las mujeres, quienes van de visita en visita. En el mejor de los casos, unos y otras cardan, hilan, tejen el algodón, porque hay que pagar el tributo; en el peor de los casos, se matan unos a otros...

  • 5 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 2v.

3Asimismo, en ciertos casos más excepcionales es posible solicitar a la fuente que nos deje entrever la intimidad del hogar, como en ese 28 de noviembre de 1704, hacia las nueve de la noche. Todo es triste y sombrío: el tiempo (frío y húmedo), la relación de la pareja. La mujer se encuentra sentada, silenciosa, cerca de la lumbre. El hombre se aburre y propone a su esposa que lo acompañe para hacer sus necesidades en el patio – “regir el cuerpo”, dice el hombre –, ella se niega a seguirlo. El hombre regresa, atranca la puerta, va a acostarse; una vez más, ella se niega a acompañarlo a la cama, con el pretexto de que se dispone a cenar.5 ¿Cabe sorprenderse ante el hecho de que, algunos instantes más tarde, el destino llame –primero, materialmente– a la puerta de semejante pareja, en la figura de un joven amante? Por supuesto, tales escenas se repiten desde la noche de los tiempos: aburrimiento y voluntad más o menos pusilánime de acercamiento, rencor y rechazo obstinado. Sin embargo, no carece de importancia el que las volvamos a descubrir, también, en tales circunstancias: hemos conservado, en nuestras relaciones cotidianas más íntimas, buena parte de “ese mundo que hemos perdido”.

4Además, este diaporama y esta escena digna de un vodevil, que acabamos de pintar, no se nos presentan de manera fortuita. Reúnen lo esencial del ciclo vital que reina en esta población de la sierra zapoteca, desde los cerros y los valles que constituyen el terruño alimenticio, pero que son también la tierra de los ancestros, e incluso de los dioses, hasta el secreto de las alcobas donde se perpetúa la vida. Entre ambos se encuentra el pueblo con su envoltura física, centro de la vida política, conglomerado de solares con sus casas, sus cercados y sus largas bardas de nopales (nopaleras): es la última protección, pero también una cárcel invisible para algunos –o, mejor dicho, para algunas–.

“Como su sangre son sus tierras”

  • 6 Volveremos sobre este punto en el último capítulo, consagrado a las creencias.

5Puesto que hemos empezado a esbozar un panorama, continuémoslo: el mismo nombre de Yasona nos invita a hacerlo. En zapoteco, el término se compone de ya (cerro) y tzona (tres). Cada vez que pronuncia el nombre de su comunidad, el habitante de Yasona pinta el paisaje que lo rodea. Mejor aún, hace hincapié en el carácter sagrado de este espacio. La cumbre principal, todavía en 1704 se encuentra divinizada y es objeto de un culto de origen prehispánico: apartada del pueblo mismo, a un poco menos de 1 450 metros, la capilla que la corona sin duda alguna se encuentra edificada sobre un antiguo sitio sagrado pagano.6

  • 7 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 11, fols. 63r y 76

6Alrededor de 1700, este lazo tan fuerte con el espacio se reforzó probablemente a través de la sierra, a raíz de las conmociones políticas, sociales, sanitarias que ésta experimentó y de las que San Juan Tabaa ofrece un buen ejemplo. Esta pequeña ciudad es, hoy en día, el centro de un triángulo conformado por tres capillas, una de las cuales se construyó a partir de 1699, a tres cuadras de la iglesia parroquial. Para comprender la complejidad de todo lo que se ocultaba detrás de esta construcción basta recordar que dos de sus principales promotores serían juzgados en 1703 en un caso de idolatría:7 correspondía a las fuerzas ocultas vigilar los límites de la comunidad, sin que ello implicara garantía alguna en cuanto al carácter “católico” del edificio.

Yatzona y sus cerros

7Además de esto, estaba actuando una doble conjunción: por una parte, el dinamismo demográfico que acompañó la recuperación del siglo xvii, tras el desastre posterior a la Conquista; por otra, el acrecentado control sobre la población, que hizo resurgir el espectro de las reducciones (agrupamientos de pueblos). Ciertas comunidades sufrieron la amputación de una parte de sus tierras, otras debieron cambiar de horizonte, mientras que otras más surgieron.

  • 8 agn, Indios, vol. 30, exp. 443.
  • 9 Los documento de San Francisco Cajonos, p. 68.

8En este campo, al igual que en otros muchos, la magistratura del alcalde mayor don Juan Manuel Bernardo de Quiroz fue determinante. Así, en 1691 se ordenó un doble movimiento en torno al pueblo de San Juan Yaee, situado al occidente de Yasona: primero, un movimiento de reestructuración administrativa, puesto que cinco pueblos, algunos de los cuales se hallaban a 15 km en línea recta, debieron reconocer a Yaee como cabecera; en segundo lugar, un movimiento de urbanización, puesto que los grupos dispersos debían “reducirse”, es decir, establecerse en aquellos sitios en los que la población ya había sido congregada.8 En otros términos: a la estructura espacial floja que predominaba en la sierra, se trataba de imponerle el modelo más estructurado del conjunto de la Nueva España, con una cabecera y sus comunidades subordinadas (“sujetos”). En otras partes de la provincia de Villa Alta, San Francisco Cajonos, Santiago Choapan podían desempeñar el papel de cabeceras, aunque lo hacían básicamente mediante su actividad religiosa, como sedes de una vicaría. Los lazos políticos intercomunitarios se encontraban generalmente distensos, excepto cuando, de manera bastante excepcional, dos comunidades de la misma vicaría se encontraban bajo la férula de un mismo gobernador indígena –como ocurrió con San Miguel Cajonos y San Pedro en 1701,9 es decir, justo después de la tragedia– con el fin de controlarlas mejor.

  • 10 agn, Indios, vol. 30, exp. 85.
  • 11 agn, Indios, vol. 30, fols. 74v-75r.
  • 12 C. Cordero Avendaño, San Juan Chicomezúchitl..., p. 225. Es hábil el recurso a este argumento ante (...)
  • 13 J. Chance, La conquista, p. 90.
  • 14 584 vecinos frente a 409.
  • 15 Para lo que sigue, véase ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 6, exp. 5, 48 fois.

9Otra modalidad política se adoptó a la sazón: en 1687, los indios de Santo Domingo Yojovi obtuvieron media legua de tierra que les hacía falta y que tomarían de sus vecinos, al norte de la región de Cajonos, por la cantidad de 200 pesos.10 Es verdad que la situación de esta comunidad, literalmente asfixiada por las comunidades vecinas, parecía desesperada: sus linderos con el territorio de Tabaa se encontraban a tiro de piedra, con los de Solaga y Yoechi a un cuarto de legua y a media legua.11 Tales órdenes, que intervenían en momentos de desequilibrio y se sumaban a las demás tensiones, provocaban disturbios, y nos ayudan a comprender mejor lo que se encontraba en juego. ¿Era la situación de San Juan Tagui (al oriente de Yasona) equiparable a la que, en 1709, denunciaban los vecinos de San Juan Chicomezuchitl (en la parte occidental de la sierra zapoteca)? Ante la falta de tierras de cultivo, éstos llegaron hasta el grado de reducir sus patios y, por ende, las “nopaleras de grana”, con el fin de poder cultivar maíz.12 En cuanto al pueblo de Tagui, su población llegó casi a duplicarse en un siglo;13 hacia 1700 superaba a la de su vecino, Santo Domingo Roayaga:14 los habitantes de Tagui subrayaban que su pueblo era “maior”.15 Por tal motivo obtuvieron, por parte de México, el derecho de extenderse: existen “diferentes despachos superiores del Exce-lentissimo Señor virrey sobre la mudanza del pueblo de Tagui al nuevo sitio, por constar en ellos la compra de las tierras que hizieron los naturales de Tagui a los naturales de Roaiaga”. El 13 de septiembre de 1698, el alcalde mayor les dio posesión de dichas tierras, llamadas “La Chiiesolao”: se trata, con mucha probabilidad, del actual pueblo de San Juan Yetzecovi, situado a mayor distancia de Tagui (4.5 kilómetros en línea recta) que de Roayaga (tres kilómetros). El 18 de septiembre, Tagui decidió tomar posesión de aquello que debía convertirse en una colonia del pueblo: la comunidad envió a un grupo de unas treinta personas para que desmontaran las tierras, al margen de todo calendario agrícola, si bien algunos afirmaron que se encontraban “rozando un pedazo de tierra para sembrar una milpa de maiz”. Los de Roa-yaga no compartían esta visión de las cosas: ellos ya ocupaban estas tierras, cuando menos de manera intermitente, y se les fue a avisar que los de Tagui estaban arrancando “las milpas de maiz y plantanales (sic) y guacamotes y caña que tenian sembrada”. Hombres, mujeres y niños se precipitaron, empujando delante de sí a los oficiales de república. Los colonos de Tagui fueron detenidos, amarrados, azotados, como era de esperar.

10¿Fueron los de Roayaga víctimas de una provocación más o menos sutilmente orquestada? Sus autoridades municipales, avergonzadas fueron detenidas, y la decisión favorable a Tagui sería reiterada por el alcalde mayor. Pero mientras tanto, las autoridades de Roayaga presentaron, en zapoteco, una “memoria de todo lo que azen los de Tagui desde cinco de marzo [...] Buscan travajos al pueblo de Santo Domingo Roaiaga”. Siguen las quejas, que constituyen otros tantos “daños de vecindad”: robo de chile y de jitomates, de camotes, cañas y plantanos (sic), invasión de milpas de maíz por los animales domésticos (“bestias”). Es ésta la descripción de un policultivo tropical de subsistencia, equiparable con el de Yasona (tan sólo algunos espinazos rocosos separan a este último pueblo de Tagui y de Roayaga). Se trata, ante todo, de un vibrante y hábil alegato dirigido a “nuestro padre, nuestra madre”, al alcalde mayor, y en el cual la tierra adquiere excepcional importancia: “por eso [los de Roayaga] no quieren dejar las tierras suias. Alli alian el toston del rei, alli alian el tributo del rey, alli alian la limosna de los sacerdotes, alli alian el diezmo, y primeramente alli alian lo que cojen los del pueblo: como su sangre son sus tierras”. Éste es uno de los numerosos textos no mediatizados, y por ello sumamente valiosos, que nos brinda este archivo: entre otras cosas, revela la capacidad de estos “cerriles” –como dice Burgoa– para sacar argumentos incluso de los mecanismos de explotación dentro de los que se les pretendía encerrar.

  • 16 Para lo que sigue, véase ahjo, Villa Alta, civil, leg. 4, exp. 14, así como agn, Tierras, vol. 167 (...)
  • 17 Francisco de Burgoa, Palestra historial, pp. 190-195.

11Yasona podía considerar estos litigios entre comunidades con cierta placidez: sus conflictos en torno a la tierra eran, a la sazón, internos. Un año antes, en 1697, don Phelipe de Santiago y los hermanos Martín se disputaban algunas tierras “en el sitio y paraje llamado en nuestro idioma zapoteco Yagueag, y nombrado Lachitola, Tosee y Lachizoaya”.16 Como suele suceder cuando se trata de poblaciones campesinas altamente sedentarizadas, estos litigios nos permiten remontarnos en el tiempo, debido a que la memoria, las huellas del pasado, se aferran de manera prioritaria a la tierra. Así, los hermanos Martín –y sus testigos– podían remontarse, si no a la fundación de Yasona, por lo menos a ese momento clave en el cual, mediante agrupamientos, el pueblo se fusionó. Un testigo declaró: “save que el sitio nombrado Yagueag era de su abuelo Pedro Martin donde vivio mucho tiempo, y que por una gran peste que ubo se bajo al pueblo de Yasona”. Tal referencia se relaciona, probablemente, con “aquel pestilente contagio o epidemia, que llamaron los indios cocolistli con tan general mortandad de ellos que se contaron por millones los muertos” y favoreció la “reducción” de las poblaciones en contra de la cual, en 1601, se levantaba vehementemente el provincial dominico de Oaxaca.17 Este litigio de tierras brindó a Phelipe de Santiago la ocasión de presentar el testamento original de doña Marta de la Cruz, “cacica” de Yasona, fechado en 1614, un documento sumamente valioso –redactado en zapoteco–, en el que se enumera, con sus nombres, más de un centenar de “pedazos” de tierras. La letanía de los nombres de parcelas de un testamento antiguo seguiría siendo un artículo de fe (judicial) más de 80 años más tarde.

12Los hermanos Martín, por su parte, presentaron los testamentos de su tío y de su padre (1684 y 1689). Uno de éstos es, con mucha probabilidad, apócrifo; sin embargo, esto no le preocupa al historiador, al que no le corresponde pronunciarse acerca del derecho de propiedad en este pleito: presentado como prueba unos diez años después de su supuesta redacción, tal documento debía forzosamente acercarse a la realidad “verosímil”. Pero resulta que estos dos documentos son de gran precisión en materia de propiedad de la tierra, y permiten describir lo que podía ser el parcelario a lo largo del territorio en pendiente de Yasona. Una anotación nos ayuda a localizar el sitio llamado Yagueag, situado, como lo sabemos, en un lugar elevado: una de las propiedades medianeras pertenecía a un indio de San Miguel Reagui, al noroeste de Yasona. Por consiguiente, las tierras objeto de litigio se encontraban efectivamente en el área más aislada, donde las altitudes con frecuencia superaban los 1 400 metros, acercándose a los 1 600.

  • 18 A partir de los testamentos de Juan Martín (1684) y de su hermano Gaspar Martín (1689), procedente (...)

13Cada uno de los dos testamentos establece el inventario de unos veinte pedazos de tierras, relativamente localizados y delimitados.18 Como siempre, cada una de estas tierras lleva su propio nombre, lo que supone cierta individualización, en todo caso una permanencia –por lo menos relativa– del parcelario, ya que de no haber sido así habría sido imposible perpetuar estos nombres que deben representar, para el conjunto de la comunidad, varios centenares de topónimos, extremadamente fragmentados. Por lo demás, el catastro que aparece en filigrana es antiguo: todavía en 1689 numerosas parcelas eran contiguas a las propiedades del “difunto don Gabriel de los Angeles” que, como lo sabemos, había muerto en 1674. Esta caracterización del parcelario se completaba por medio de un real esfuerzo de delimitación: la mayoría de estas tierras tenía mojones que las separaban de otras propiedades. Su naturaleza rara vez se especifica: por ejemplo, cuando Gaspar Martín sostiene “que es mio este mojon”, cabe preguntarse si se trataba de algo más que de una simple estaca o una piedra. Asimismo, algunas referencias sobresalientes pueden servir como delimitación: en un caso, “el zerro quiaquaza es mojonera con Luis Sabala”, aunque en la mayoría de los casos el agua –¿el río?– “es mojon”.

14Así, vemos perfilarse un parcelario familiar que, para aprovechar el escalonamiento ecológico, descendía de las cimas hacia el río Yasona, con los solares y los cercados a media pendiente: “tierras de mi puerta”, como solía escribirse. Al parecer, Juan Martín fue más afortunado (¿era el hijo mayor?), pues heredó esta parcela central. Gaspar especifica que debió comprar (por 12 tomines o reales) “las tierras de la puerta adonde vivi”. El auge que a la sazón experimentaba el pueblo explica el que haya sido necesario adquirir estas parcelas “urbanizadas” en el mercado de tierras. Por otra parte, los hermanos Martín, como ellos lo sostienen, provenían de un clan que se había desplazado desde las alturas (“se bajo al pueblo de Yasona”). Así, pese a que las tierras escalonadas eran las más codiciadas, las suyas se localizaban, en su mayoría, en los sitios más elevados: “se amojona [...] hacia bajo”. Finalmente, de un extremo del parcelario a otro podemos estimar que mediaban de tres a 4 km en línea recta –más a lo largo de los caminos-, con un desnivel de 500-600 metros. Es verdad que la posición central del espacio construido permitía reducir las distancias por recorrer.

15La diversidad no sólo era geográfica sino también funcional: algunas tierras se cultivaban directamente, otras se arrendaban para el cultivo del frijol, otras más daban cabida a la casa, los corrales, las nopaleras (como puede suponerse a partir de otras descripciones) e incluso a un temazcal (“un pedazo de tierra de la puerta del temascal mio”, escribe Gaspar). La misma variedad probablemente caracterizaba sus dimensiones: es difícil imaginar que un cerro haya podido servir como mojón –lo que a veces era el caso– para un campo exiguo. En tal caso es posible que la extensión haya sido superior al promedio, al tratarse con frecuencia de tierras marginales en terrenos empinados. Las diversas calidades de las tierras explican que la misma superficie haya podido tener un valor económico muy variable: así, Gaspar Martín compró distintos “meztates” de tierras por un precio que iba de 6.5 a 10 tomines.

  • 19 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 13, exp. 14, fol. Ir. La tierra objeto de litigio, fotmaba parte del (...)
  • 20 Carmen Cordero Avendaño, San Juan Chicomezúchitl, p. 225.
  • 21 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17, fol. 37v. De acuerdo con Taylor, Landlord..., p. 62, 3 a (...)

16Desafortunadamente, estos dos testamentos no se aventuran a describir la fisonomía misma de estas parcelas. Para esto podemos contar con un solo documento, un poco más tardío (1748), que presenta “un pedaso de tierra nombrado en nuestra ydima (sic) zapoteca Yoo Yelabeo, que dicha tierra cabe en ella de sembradura de mais dos almudes y en dicho paraje estan quatro arboles de mameyes”.19 Sin arriesgarnos a realizar una estimación metrológica precisa, podemos considerar que esto era suficiente para dar sustento a una familia, de acuerdo con los clamores que lanzaban los de San Juan Chicomezúchitl: “cada uno procura desmontar y cultivar el pedazo que le permite el sitio y terreno para sembrar uno o dos almudes de maíz para la sustentación de sus familias”.20 En ocasiones los terrenos podían ser de mayores dimensiones, permitiendo la obtención de cosechas mucho más abundantes: en 1689, Juan Bautista, vecino de Yasona disputaba al común del pueblo vecino de Temascalapa, un terreno en el que “caven ocho almudes de mays de sembradura”.21

  • 22 La coa es una especie de bastón para cavar, pero ferrado y ensanchado en su extremidad.

17¿Qué se desprende de todo esto? Un profundo arraigo a su tierra, sagrada, alimenticia, pero a la vez extremadamente diversa. Se empeñan en apropiarse de ella nombrándola para los tiempos venideros (a veces durante más de un siglo, como lo veremos), desmontándola con el machete en la mano (para “rozar”). Finalmente, la siembran con la coa.22 El machete y la coa están presentes en todos los inventarios de bienes que hemos encontrado, así como en todos los repartimientos de mercancías (ventas forzadas a los indios) de los alcaldes mayores. Si bien se trata de instrumentos rudimentarios –las hachas son menos comunes-, no por ello dejaron de desempeñar un papel determinante en la profunda humanización de la sierra –una humanización real a pesar de su relieve, a pesar de sus detractores, como el cronista Burgoa–.

  • 23 agi, México, 882-16, fol. 144r.

18¿Se usaron estas herramientas de desmonte conjuntamente con ganado u otros animales? La presencia de éstos es modesta en la documentación de Yasona, con excepción de las muías de los caciques (sobre las cuales tendremos que volver) y de algunos arrieros (recordemos el caso del desafortunado Luis de Velasco, muerto en 1676), aunque estos últimos eran más excepcionales en Yasona misma que en otras localidades. Sin embargo, además de las muías cabe señalar a las aves de corral, fundamentales para la economía doméstica: por haber sido acusada, precisamente, del robo de algunas gallinas, una joven “cacica” de Yasona recibió azotes en 1696. En Betaza no se dudó en recurrir a una “cabeza (de) abuelo” (una especie de divinidad doméstica) “por aber criado bien sus gallinas y para que en adelante se fuesen multiplicando”.23

  • 24 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 4r. Es posible que esta yunta haya pertenecido a (...)
  • 25 agn, Indios, vol. 32, exp. 188, fol. 174.
  • 26 Apéndice ii, declaración de Favian de Bargas.

19Cuando se solicita a los naturales de Yasona que se definan por medio de su profesión, el único término que tienen a su alcance, desde el cacique hasta el macehual, es el de “labrador”. ¿Significa esto que poseen animales de labranza? En realidad, no pudimos localizar sino una sola mención –además, tardía–: en 1704, entre los bienes incautados al joven cacique don Felipe de Bargas figura “una yunta de buelles”.24 Es preciso alejarse del territorio nexitzo para que la arrierería y, sobre todo, la ganadería, adquieran mayor importancia. No tenemos aquí lo equivalente a un ganadero como el cacique de San Juan Yalalag (Cajonos), quien en 1694 obtuvo de la ciudad de México una licencia para herrar sus rebaños.25 Tampoco encontramos aquí algo similar a las diez yuntas de bueyes que eran propiedad colectiva de los barrios de Betaza, una población situada también en territorio cajonos.26

  • 27 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17.

20Pero ¿a quién pertenece esta tierra a la que tanto aman? y ¿en qué medida podemos responder de manera satisfactoria a partir de nuestras fuentes que, por tratarse fundamentalmente de testamentos, litigios entre particulares, favorecen la perspectiva de la apropiación privada? Es verdad que también contamos con algunos pleitos entre comunidades, en los cuales se expresa la defensa colectiva de las tierras, e incluso ciertos conflictos entre el pueblo y algún propietario privado. Pero aun en esros casos, no necesariamente se alude a un bien colectivo. Las tierras objeto de litigio entre la comunidad de Temascalapa y Juan Bautista, vecino de Yasona, eran inicial-mente reconocidas por todos como tierras privadas.27 En el paraje llamado La Chiiesolao, fuente del conflicto entre Roayaga y Tagui, situado en los márgenes de los territorios de los dos pueblos, los vecinos de Roayaga que se encontraban escasos de tierra cultivaron en un primer momento los terrenos, sin mayores formalidades y de manera individual: “por ser pobre y no tener otras tierras donde sembrar an sembrado en ellas”, declaró uno de los vecinos. Se trata de una forma de colonización salvaje, en todo caso privada. En cambio, los de Tagui –porque el riesgo era real frente a la ira de Roayaga– se desplazaban en grupo y parecen haber desmontado de manera colectiva.

  • 28 Ibid., fol. 37v.
  • 29 ahjo, Villa Alta, criminal leg. 5, exp. 3, fol. 23r. En este contexto y a partir de nuestra docume (...)
  • 30 Apéndice ii, declaración de Favian de Bargas. Betaza nos btinda la oportunidad de analizat los asp (...)

21El testamento de 1614, en Yasona, aporta otros elementos. La “cacica” distingue sus propias tierras –“naturalmente son mias”–, es decir, las tierras que heredó, aunque de una manera particular: “por ser tierras de cacicasgo”. Por otra parte, toma en cuenta las “de la Iglesia”, es decir, las de la comunidad. ¿Cabe incluir dentro de estas últimas, las tierras privadas, en general, aquellas que algunos textos (por ejemplo, en 1689) designan con toda claridad como “tierras de particulares”?28 Probablemente, no: al igual que en otras partes, las tierras comunales estaban aparte; proporcionaban recursos para financiar ciertos gastos de la comunidad, y eran trabajadas de manera colectiva. Entre los gastos que les correspondía sufragar se encontraban, en primer lugar, los que estaban destinados al culto: de ahí su calificativo. Su denominación podía ser aún más precisa: en 1698, cuando se trató de convocar al común de San Cristóbal Lachirioag a una reunión urgente, “todos los naturales de el estavan en la milpa de la Virgen”.29 En realidad, estos ingresos en la mayoría de los casos solían desviarse en favor del culto idólatra: en 1703, de acuerdo con la confesión de un indio de Betaza, “en las ocaziones que los juntan para alguna desierva o trabajo de común [las autoridades] tienen cuidado de registrar si cada uno tiene su calavasillo con dicho pisiete”; si no lo tiene, se le reprocha que sea “foxo (sic), y sin cuidado en las cosas del servicio del betao, sus dioses”.30

  • 31 Así, en los fragmentos del parcelario que hemos analizado anteriormente en el caso de Yasona, nunc (...)

22Esto reviste un carácter excepcional, por más que la ayuda mutua haya sido una práctica generalizada, y no solamente en el marco familiar. En lo esencial, el trabajo, la apropiación de los recursos de la tierra, y –de manera más o menos formal– la tierra misma, eran de carácter privado.31 De ahí ciertas tendencias individualistas que se manifestaban dentro de esta sociedad, en primera instancia entre las personas acomodadas (caciques y demás). Sin embargo, algunas prácticas características de los linajes –permanencia de las tierras indivisas, entre estos mismos nobles– constituyen una atenuación a la regla de la apropiación privada. Por otra parte, cabe observar que las tierras se encontraban en la periferia; la plaza, la casa de comunidad, la iglesia ocupaban el centro y, junto con ellas, la solidaridad podía volver a encontrar sus derechos.

Las envolturas de la vida cotidiana

  • 32 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 3, fol. 20v.
  • 33 En 1772 se menciona un terreno “que se halla al linde del puente del rio Yasona, camino por donde (...)

23En 1695, al margen de la declaración de un testigo que se quejaba –“en todo este año a havido muchos pleytos en dicho su pueblo”–, el abogado de la parte contraria escribió: “¿cuándo no los a abido en Yasona?”.32 Y, de hecho, tendremos sobrada ocasión para seguir todas estas peripecias –que adquirieron importancia tal, que da la impresión de que la envoltura material, encargada de asegurar la necesaria cohesión del conjunto, haya llegado a debilitarse, e incluso a deshacerse–. Desde hacía algunos años (desde principios de los años 1690, al parecer), el cabildo había incluso obtenido el permiso, por parte del alcalde mayor, para ya no tener que mantener en buen estado el puente –un puente que, con mucha probabilidad, debía ser muy rudimentario– que facilitaba el acceso al pueblo. En todo caso, éste era objeto de litigio en 1695. Posteriormente, este puente sería definitivamente establecido.33

  • 34 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 14, 7 fols.

24Los pocos edificios públicos se encontraban al centro de las casas dispersas del pueblo, alrededor de la plaza, pero ¿en qué estado? La casa de la comunidad seguía siendo muy concurrida, sobre todo cuando existían buenas razones para movilizarse o confrontarse. Pero fuera de las horas de barullo y de algarabía, las decisiones al parecer se tomaban en otra parte: en 1695, el partido contrario reprochaba al cabildo que “nunca abitaron en las casas del rei i que pusieron sus asientos en casa de don Joseph [de Selis]”. Podemos apostar a que los lugares más concurridos eran, a la sazón, la cárcel del pueblo y la picota, donde las sesiones de azotes se habían convertido en el pan de cada día. Hasta las mujeres recibían azotes, pese al riesgo de que abortaran, como le sucedió a la joven “cacica” de 1696, quien recibió seis azotes en los hombros, a raíz de lo cual habría perdido a su feto al día siguiente.34

  • 35 bid., fol. i.
  • 36 En esa mañana de 1674, don Gabriel había venido a recogerse ante su esposa enterrada.
  • 37 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 3, fol. 16v.

25La iglesia era el edificio más imponente, el más importante; en todo caso, era al parecer el único de piedra. Anexa a ésta se encontraba una celda, para las pocas ocasiones en las que un cura acudía a celebrar una misa, con un corredor que desembocaba en un patio donde podía reunirse buena parte de la población, una vez más, cuando era preciso manifestarse.35 Este lugar sagrado era muy concurrido: allí fue donde los ancianos don Gabriel y don Phelipe se encontraron en la madrugada, un día del mes de junio de 1674, entre mujeres rezando. También fungía como cementerio;36 pero en esta sociedad, el culto a los difuntos (los antepasados), e inversamente el odio que se albergaba en contra de aquellos a quienes se negaba la sepultura en ese lugar, eran determinantes. No obstante, el estado físico del edificio puede suscitar cierta preocupación, cuando nos enteramos de que personajes sin escrúpulos (don Joseph de Selis) lo usaron como cantera para construir su propia casa. Es verdad que el templo encerraba un retablo dedicado a Nuestra Señora del Rosario (un culto dominico por excelencia); pero en 1695 este retablo aún estaba en espeta de ser dorado, pese a las exhortaciones de las autoridades religiosas. En cuanto a la capilla de San Antonio, ésta daba pena: “se a maltrattado y medio caido la yglesia de San Antonio”; en lo concerniente al retablo de la misma advocación que se encontraba dentro de esta capilla, “todo anda desparramado los pedasos”.37 Menos de diez años después, en 1704, hasta la propia ruina no sería sino un mero recuerdo.

Atrio e iglesia de Yatzona

  • 38 La única mención, en 1695, corresponde a una memoria en zapoteco que toma por testigos a “los dos (...)
  • 39 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fol. 17.
  • 40 Acerca de la simetría del númeto de calpulli (4, 6, 8), véase J. Lockhart, Los nahuas después de l (...)

26¿Es todo en cuanto a los lugares públicos? Yasona tenía dos barrios, por lo demás muy discretos en nuestra documentación,38 a pesar de que constituían elementos importantes en la organización del espacio, con sus propios espacios de sociabilidad: en Betaza había tres casas de barrio, donde se organizaban convites y otras ceremonias rituales.39 Hacia 1700, Betaza contaba con un millar de vecinos, Yasona con unos 800: cabe preguntarse si más allá de las 300-400 personas (por cada barrio), es decir, más allá de un centenar de familias, la convivencia, la solidaridad, no se diluían demasiado. El origen prehispánico de estos barrios es más que probable. Sin embargo, el hecho de que su número pudiera haber limitado los efectos de la simetría (como ocurría en Betaza), nos conduce a proponer la posibilidad de cierta evolución durante el periodo colonial.40

  • 41 Acerca de las prácticas y cteencias feligiosas, véase abajo, Capítulo viii.
  • 42 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 3, exp. 5, fol. 21r.
  • 43 Tal es el caso del inventario de los bienes de don Phelipe de Santiago, 1699: ahjo, Villa Alta, cr (...)

27Bien mirado, este deterioro –o cuando menos, esta mediocridad– de las instalaciones públicas quizá no deba atribuirse exclusivamente a una merma de la vida colectiva, de la cual percibimos equivalentes en el plano religioso, en todo caso para Yasona, precisamente a partir de finales de la década de 1680.41 Este deterioro también constituye un reflejo de las limitaciones de la realidad en la sierra entre 1674 y 1707, limitaciones que son aún más perceptibles por medio del análisis de los elementos constitutivos de la vida privada, por más delicado que resulte aproximarse a estos otros espacios: las fuentes son mediocres y en ocasiones es necesario tomarlas por sorpresa. Disponemos de pocos testamentos y, como lo hemos observado, éstos se refieren principalmente a las tierras. Son básicamente las incautaciones de bienes por parte de la justicia española, en el transcurso de los pleitos, las que pueden arrojar luz sobre el particular. Por regla general, las incautaciones se llevan a cabo muy pronto, un día o dos tras el inicio de la investigación; sin embargo, podemos imaginar que las familias hayan sido aún más rápidas, y que ocultaron muy pronto todo lo que podía serlo. En todo caso, esto fue lo que ocurrió en 1676, a raíz de la muerte del alcalde en el incendio de su casa: un testigo afirmó haber visto a la esposa de uno de los acusados, hacia las seis de la mañana, “que llevaba un emboltorio de ropa y vido que lo escondio en un sacatal questa detras de su casa”.42 Como quiera que fuera, las listas de bienes incautados jamás mencionan la más mínima moneda, y la poca ropa que se cita suele ser mediocre (de “manta”) y “vieja”, e incluso “muy vieja”.43

  • 44 tapestle. “emparrillado tosco de maderos como vatas [...] que sirve como lecho en las casas rústic (...)

28La misma mediocridad caracteriza a los muebles: en las descripciones jamás figura una cama. Casualmente nos enteramos de que, en 1674, el cadáver de don Gabriel descansaba sobre un tapestle,44 en casa de su asesino. Básicamente se enumeran cajas, que suelen ser de madera de pino. Jamás se menciona vajilla alguna: ésta es de calidad demasiado mediocre como para llamar la atención del investigador. Nuestros tres viejos borrachos de 1674 beben en “xícaras” el aguardiente contenido en una “botija” de una “arroba” (o casi); ya hemos mencionado al “calabasillo” tan útil en Betaza para los ritos paganos: podemos considerar que los recursos brindados por la vegetación se usaban ampliamente desde tiempos inmemoriales.

29¿Existían, hacia 1674-1676, indicios de alguna aculturación material? Ya hemos mencionado la presencia de una guitarra, de un arpa, a las que cabe agregar tres sombreros que se quemaron en 1676; encontramos “un jubon de cotonia” en la casa de Juan Hernández, cinco sillas en la de don Pablo de Bargas. No había ni el menor lujo, ningún objeto artístico o religioso, ya fuera una imagen o un rosario... En cuanto a las casas, en esas fechas éstas tenían siempre un techo de paja, y con frecuencia eran insignificantes (“casilla cubierta de paja”).

30A pesar de las descripciones muy someras, esta célula de vida que constituía la casa nos obliga a observarla con mayor detenimiento. En un principio existía un solar (terreno para construcción), ya fuera heredado de los padres o comprado, de dimensiones que no conocemos con certeza, pero lo suficientemente amplio como para albergar sin excepción alguna los distintos elementos constitutivos de la casa, el patio, e incluso la nopalera: en 1674, don Miguel de Santiago poseía “una sementera de cien pies de nopales questa detras de su casa”. La casa, marco social, era también un centro fundamental de actividad económica. Fungía como almacén: en las de los hermanos Santiago, encontramos en 1674 un total de cinco sontles de maíz (es decir, 2, 000 elotes), “dos petates de tabaco questa por amarrar”. Por otra parte, al lado del cadáver se seguía trabajando imperturbablemente el algodón: el alcalde que detuvo a don Miguel de Santiago –hermano del homicida y su supuesto cómplice– “le allo en su casilla ylando algodon”.

  • 45 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fol. 99r.

31La casa también cumplía otras funciones. A menudo se encontraba en ella un temazcal, de origen prehispánico. Una vez realizada su fechoría, don Phelipe de Santiago afirma haberse quedado dormido sobre su temazcal. Resulta difícil ubicar la cocina: ésta se encontraba, ya fuera incorporada al resto del edificio, o bien dentro de un cobertizo separado, como en numerosas casas rurales del México actual. La única precisión que tenemos para Yasona procede de la casa que se incendió en 1676: el día anterior, la víctima “barrio su casa y lo demas que tenia de cocina en la dicha casa”, sin mayor precisión, aunque esto sugiere una separación. En otros pueblos, las descripciones son más explícitas, como en Betaza (un poco más al sur, es decir, en territorio cajonos) donde se advierte una clara separación: “solar y casa de su morada, y asimismo una cosina, ambas cubiertas de paja”.45

32Apenas se había quemado, la casa de Luis de Velasco fue reconstruida por los amigos y los familiares de la víctima. Uno de ellos se describe a sí mismo cuando se encontraba “bardando las paredes de la casa que se quemo”: por más impreciso que sea, el término “bardar”, que se refiere a una construcción de ramas, piedras y tierra, sugiere materiales muy pobres, que incluían una elevada proporción de elementos vegetales. No obstante, era este conjunto rústico, e incluso rudimentario, el que constituía el centro esencial de la convivencia, como en el caso de esos convites que allí se celebraban. Pero ante todo, la disposición del conjunto a menudo contribuía a estrechar los lazos entre familiares, que podían vivir juntos alrededor del mismo patio: todavía en 1674, las familias de don Phelipe de Santiago y de uno de sus hijos vivían bajo el mismo techo de paja, frente al de su hermano don Miguel.

¿Existió un “cambio de siglo”?

  • 46 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 4v.
  • 47 ídem.

33En términos de cultura material, treinta años representan poca cosa, sobre todo en un contexto tan apegado a las tradiciones, y rústico, para decirlo todo. Sin embargo, la comparación entre estos primeros inventarios y los más tardíos (alredor de 1700), nos depara muchas sorpresas. Contamos, para los años 1676 y 1704, con listas de bienes concernientes a don Pablo de Bargas: en realidad, la segunda se refiere a su hijo; pero en la medida en que éste se encuentra “bajo el dominio” de su padre, a fin de cuentas es a este último a quien se refiere esta lista. En este lapso todo ha cambiado: en 1704 la casa está cubierta de tejas y en su interior encontramos dos cuadros de santos y una cruz.46 Mucho más aún: en 1699 la casa de don Phelipe de Santiago se encuentra a años luz de la de su homónimo de 1674. Retomemos la descripción que se hizo de ella en el momento en que fue incautada: “una casa de teja con sus dos corredores, una sala en el alto y la sala de abajo con sus puertas y serojos y con sus ventanas”: una verdadera casa de español, por sus materiales, su planta compleja, su aspecto. En cuanto al mobiliario, sobre el que volveremos, éste armonizaba con la casa. Podría objetarse que se trata de casas de caciques: es verdad, pero las tejas (así como el esbozo de rascacielos, en el caso de don Phelipe...) llegaron a Yasona entre 1674 y 1699. Podemos observar cambios sustanciales, incluso en las familias mucho más modestas, como la de Pascual Ximenes, quien fuera regidor en 1695: si bien su casa presenta un muy mediocre aspecto exterior (“una casa techada de paja con su solar corto”), en este mismo edificio encontramos, en 1704, “un cuadro de San Miguel y una cruz de madera”.47

  • 48 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fols. 98r-100v.

34En este ámbito, Yasona no nos brindará mayor información. Busquemos en otras localidades una confirmación de esta evolución hacia mayor bienestar y apertura. En 1705, los vecinos de Betaza (también) se destrozan unos a otros; de ahí la intervención de las autoridades españolas y la incautación de los bienes de 21 inculpados,48 quienes conforman un conjunto socialmente heterogéneo, con un solo noble reconocido. Las casas –así como su contenido– se asemejan en lo esencial a la decena de casas, aproximadamente, que ya hemos encontrado en Yasona hacia 1674-1676: “solar y casa de su morada que esta mui maltratada y cubierta de paja” y que contiene, entre otros objetos, “una caja de pino chica y vieja, y en ella una camisa de manta bieja”. Sin embargo, dos viviendas están totalmente cubiertas de tejas y otras dos se encuentran cubiertas en parte de tejas y en parte de paja. Al parecer, cierta prosperidad económica se desprende de este conjunto: ocho casas albergan animales de silla (una mula y “tres caballos de carga”, en la de uno de los prisioneros), mientras que otro posee “un par de bueyes con su yugo y arado”. Por otra parte, además de esos instrumentos indispensables que son el machete y la coa, en estos 21 inventarios figura con frecuencia un hacha, aun vieja –sin hablar de los demás objetos de la aculturación–: un “señidor de hillo de algodón y lana” (que se encuentra en cuatro hogares), distintos sombreros blancos y negros, así como –principalmente en dos casas– imágenes “en tabla de las que traen de Mexico”. Detalle sabroso: los afortunados propietarios de tales obras, con toda probabilidad altamente edificantes, son ... ¡dos “maestros de idolatria”!

35No lo decimos simplemente en tono irónico. Esto plantea todo el problema de las formas de resistencia al dominante y del estatuto de la aculturación: es un problema crucial, que debe tratarse con aquellos que son los primeros involucrados, es decir, no sólo con los miembros de la elite indígena, sino también con los “dirigentes” religiosos. ¿Hasta dónde podían descender y difundirse en la sociedad esos objetos piadosos, tan plenos de significado? En Betaza, en 1705, dos personalidades (de un total de 21), por lo demás muy marcadas, disponen de tales objetos. Nos conformaremos, por lo pronto, con este dato.

36Las interrogantes que plantea la alfabetización son muy parecidas, y también se volverán a abordar en el contexto de la nobleza. En un primer momento, ¿qué puede decirse a propósito de una eventual difusión de la escritura, e incluso de una aceleración del proceso entre 1674 y 1707, en el marco de los pleitos que afectan a Yasona? En total, la documentación permite aprehender a 115 actores y testigos –hombres y mujeres– a los que las autoridades solicitaron expresamente que firmaran. Tan sólo 21 fueron capaces de hacerlo (ninguna mujer): más de 18 %. Dentro de semejante contexto, tal porcentaje dista mucho de ser insignificante. Pero es preciso corregir inmediatamente estas cifras: 80 de estas personas son vecinos de Yasona, y apenas ocho fueron capaces de asir la pluma, es decir, 10 %. No es que Yasona sea más renuente a los elementos primarios de la educación: tratándose de pleitos que le conciernen en primera instancia, su población compuesta de acusados y de testigos es más heterogénea. Los testigos exteriores son más buscados, poseen mayor peso social y son más instruidos. Así, a partir de una tasa de personas capaces de firmar, que oscila entre 10 % y 18 %, podemos considerar que es el primero de estos porcentajes el que más se acerca a la realidad.

  • 49 Para 1704, véase el Apéndice I. Para 1738, véase ahjo, Villa Alta, civil, leg. 10, exp. 10.

37Lógicamente, podría pensarse que el relativo aumento del bienestar material, así como los progresos de la aculturación que hemos observado hacia finales del periodo, también deberían reflejarse en un avance en materia de escritura y de instrucción. Esto significaría que estas tres realidades se relacionan unas con otras, o por lo menos que avanzan en el mismo sentido. Nada en lo absoluto nos permite afirmarlo: suponiendo que nuestras cifras no sean aleatorias, traducen un verdadero estancamiento en materia de instrucción. Después de todo, se requiere menos tiempo para dispersar en una población algunos techos de teja y algunos cuadros, que para crear toda una generación de alfabetizados. Más aún: nuestra población en observación es muy anterior a un hipotético arranque de la alfabetización: de 107 individuos cuya edad nos es conocida (entre aquellos a los que se solicitó que firmaran), más de la mitad (60 para ser precisos) había nacido antes de 1650. De los 17 firmantes de edad conocida, 12 habían nacido antes de mediados del siglo. Ninguno de los 10 más jóvenes interrogados (quienes habían nacido entre 1668 y 1687) sabía firmar. Por tanto, es dudoso que en la sierra haya existido algún progreso sensible de la escritura durante este mismo periodo. El 20 de noviembre de 1704, mientras toda la provincia se hallaba en estado de efervescencia, a raíz de la investigación que estaba llevando a cabo el obispo, toda la población de Yasona fue convocada a San Ildefonso para confesar sus pecados. Al final de la sesión se solicitó a los presentes que firmaran: sólo siete fueron capaces de hacerlo, a pesar de que estuviera presente buena parte del pueblo, de 100 a 200 paterfamilias. Ese día probablemente se había reunido el mayor número de personas que habían tenido contacto con la cultura escrita. Con cierto retraso, aunque de manera progresiva, la situación iría evolucionando: en 1738 se volvería a convocar a la población en la cabecera de la provincia; esta vez, el cabildo y otros quince oficiales y principales serían capaces de suscribir el documento. Más aún, escribe el alcalde mayor, “los mas de ellos ladinos en la lengua castellana”.49

“Familias, os odio” (André Gide)

  • 50 “De la facion de su casa, y trabajo que en ella tubieron los dichos naturales atendiendo a la cost (...)
  • 51 En el texto original: frérèches, término francés que designa a una especie de hermandad, con indiv (...)

38Semejante grito eminentememente provocador, que surgió del corazón de la sociedad burguesa alrededor de 1900, habría desorientado a los habitantes de la sierra hacia 1700. Sin embargo... Por supuesto, no faltan las manifestaciones de cohesión, con frecuencia incluso más allá del círculo familiar. Como pudimos observarlo, en 1676 los familiares, amigos y vecinos de la viuda del alcalde se dieron a la tarea de reconstruir la casa incendiada. Se trataba de una costumbre profundamente arraigada, aunque podía en ocasiones dar pie a algunos excesos: en la década de 1690 en Yasona, don Joseph de Selis iba viento en popa; tenía grandes ambiciones, se proponía construir una sólida morada (con las piedras de la iglesia, como ya lo hemos dicho) y, además, exigió ayuda por parte de la comunidad. Cuando en 1695 el viento cambió, sus adversarios reclamaron un resarcimiento. De mala gana, el alcalde mayor (que no llevaba a Selis en el corazón) se vio obligado a decretar que, respecto a esta queja, la costumbre se había respetado.50 En un marco más estrecho, la fuerza de las “hermandades”,51 en el campo de la vivienda, de la indivisión de las tierras, era real: por lo menos se trata de prácticas que se observan en la mayoría de las familias nobles.

  • 52 J. de la Fuente, “La cultura zapoteca”, en M. Ríos (comp.), Los zapotecos, p. 30. En el Vocabulari (...)
  • 53 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 4, exp. 5, fol. 15.

39Ello, no obstante la multiplicación de las situaciones más o menos furtivas que podemos analizar en el marco limitado del pueblo, revela que la familia distaba mucho de ser un nido de amor –y quizá menos aún en Yasona, desgarrada por las facciones, que en otras poblaciones de la sierra-. La primera señal inquietante que notamos se refiere al vocabulario: en el universo zapoteco de la sierra, “hermanos, primos, sobrinos y tíos carnales son agrupados bajo un solo término”.52 Si bien esta indiferenciación consolida el linaje, al mismo tiempo traduce una torpeza (o una indiferencia) en la gestión de la familia cercana, fuera del marco de la célula nuclear o simplemente ampliada a los ascendientes. De ahí las dificultades que experimentaban los traductores españoles de nuestros pleitos –y, junto con ellos, el historiador–, en un universo en el que casi todo el mundo –empezando por las elites– se encontraba involucrado, vía lazos colaterales, con parte importante de la comunidad. Cabe observar que algunos eran muy hábiles para sacar provecho de tal situación: en 1687, don Pablo de Bargas intentó cubrir de oprobio simultáneamente a don Phelipe de Santiago y a don Joseph de Selis, aliados a la sazón en su contra. En reiteradas ocasiones indujo al intérprete a equivocarse, dejando aparecer a sus adversarios como “hermanos”, cuando no eran, en el mejor de los casos, sino primos –al igual que el primo de éstos, don Pablo (lo que este último evitó cuidadosamente mencionar).53

  • 54 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17, 49 fols.

40Los peores golpes se daban a veces dentro de la familia misma, entre parientes muy cercanos: baste recordar el crimen de 1674. Estos golpes podían permanecer ocultos, como fue el caso en 1676, cuando Bartolomé Hernández, hijo del principal acusado, hizo una declaración aparentemente neutral, pero en la que reconocía la profunda enemistad entre su padre y la víctima, y afirmaba que en el momento del incendio había visto a su genitor en el lugar de los hechos, pero sin que éste interviniera para apagar el fuego. Los enfrentamientos podían darse a cara descubierta: en 1689, Juan Bautista, de Yasona, se disputaba por algunas tierras situadas en el pueblo cercano de Temascalapa: a todas luces, éstas le correspondían legalmente por tratarse de tierras pertenecientes a su abuela paterna, Ysabel Mexia, oriunda de este pueblo.54 En contra del intruso se levantó, no sólo toda la comunidad de Temascalapa, sino también algunos vecinos de Yasona que poseían tierras en la otra localidad (don Pablo de Bargas, entre otros) y que, en este caso, no dieron muestra de gran solidaridad. En este combate, en el que mediaron testigos centenarios (uno de ellos afirmó tener no menos de 120 años) y antiquísimos testamentos, dos parientes asestarían las últimas estocadas a Juan Bautista. El más encarnizado sería su propio primo, Miguel Santiago. ¿Por qué tanta acrimonia? La abuela había “faltado” y por este motivo, probablemente, había tenido que dejar su pueblo: el fruto ilegítimo, Luis, era el padre de Miguel Santiago (Luis Bautista), y había sido criado junto con el hijo legítimo, Felipe Bautista, padre del demandante: la revancha de la rama bastarda sobre la rama legítima suele ser un recurso tradicional. El otro contradictor era el cuñado, quien estaba al tanto de todos los secretos de Juan Bautista, y en particular de que éste había mandado a elaborar un falso testamento, a nombre de su padre. Para tenerlo de su lado, Juan Bautista le había planteado la posibilidad de que fuera su heredero, ya que no tenía hijos; pero entretanto se habían peleado (véase la genealogía de los Bautista).

41Se trata, a fin de cuentas, de un asunto bastante embrollado, en el origen del cual se encontraba una personalidad que se nos presenta en múltiples facetas: Ysabel Mexia, quien fuera sucesivamente –aunque no conocemos a ciencia cierta el orden de las cosas– madre soltera, heredera, exógama geográfica, fundadora de un patrimonio. Dicho en otros términos, numerosos rasgos de esta sociedad, y antes que nada los que se relacionan con el lugar de la mujer, se hallan reunidos en su destino. Si bien percibimos en ella cierta libertad de costumbres y de movimientos, tal libertad permanece circunscrita a cierto marco. Al parecer, su hermano Domingo sólo le heredó sus bienes debido a que su otro hermano, Juan, había fallecido entretanto.

Los Bautista: entre Temascalapa y Yasona (1633-1689)

Los Bautista: entre Temascalapa y Yasona (1633-1689)
  • 55 Como lo refieren de manera neutral sus nietos: “la dicha Ysabel Mexia tubo un hijo natural llamado (...)
  • 56 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 7, fol. 30r.

42Fue el blanco de las intrigas de sus tíos y de la comunidad de Temascalapa. Posteriormente, su nieto no lograría imponerse desde Yasona, y ello a pesar de la ayuda de las autoridades españolas. Por haber tenido a un primer hijo fuera del matrimonio, se vio obligada a emigrar a Yasona debido a la presión moral (?), y allí, a contraer nupcias.55 Observemos de paso que si bien la rama ilegítima poseía el poder de perjudicar en el momento del pleito, no pudo hacer valer reivindicación alguna sobre el patrimonio legado. La ilegitimidad seguía siendo una tara difícilmente aceptada, que sólo en muy contadas ocasiones se manifiesta en nuestra documentación, si bien se presenta, como en este caso, a plena luz (aunque dos generaciones más tarde): en un pleito del año de 1696 un testigo es despreciado por ser “de padres no conosidos”, sin que se ose decir el nombre de la persona así designada.56

  • 57 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 4, fols. 21 a 32r.

43Esto no significa que los asuntos sexuales (violaciones, adulterios) fuesen poco comunes en Yasona. Las relaciones entre hombre y mujer se revelan con toda su dureza, y aun si las mujeres se llevan la peor parte (¡forzosamente!) en términos de azotes, no por ello carecen de armas. En 1689, una vez más, Juan Bautista, a la sazón alcalde de Yasona, se vio involucrado en otro asunto delicado: en la madrugada se había cruzado con su sobrina –casada– y había intentado acosarla. Ésta se defendió valerosamente, a tizonazos. El alcalde se dio por vencido; pero se vengó al poco tiempo propinando una buena paliza al marido. Cada quien presentó su versión de los hechos ante el alcalde mayor. Bautista logró finalmente que se diera carpetazo al asunto. Esto acarreó dos consecuencias: en ese año de 1689 los Bautista tenían una doble deuda con el poder español (no olvidemos el litigio con Temascalapa), que se pagaría después (mediante una alianza con don Pablo, el partidario de la colaboración); esta acusación de violación incestuosa era un asunto escabroso que los adversarios de Juan Bautista sacarían a relucir en el momento cumbre de los enfrentamientos en el pueblo, en 1695.57

  • 58 Op. cit., leg. 8, exp. 5, 30 fols.
  • 59 Ibid., leg. 9, exp. 1, fol. 27r.

44Pero regresemos a esa pareja en plena crisis matrimonial, cuyas sombras percibíamos en esa noche de noviembre de 1704. El amante introduciclo por la esposa propinaría una paliza al marido, en su propia casa. Con gran valentía, a cara descubierta, ésta se defendería ante el juez español: “movida de no aser caso de ella el dicho su marido por andar distraido [por otra mujer, ] y que cuando mas dormia dos noches cada semana con esta que confiessa, huvo de condesender a los ruegos del dicho don Phelipe (quien le prometio darle reales y lo que nesesitase, lo cual no asia dicho su marido, ni le acudia con lo necesario)”.58 Vemos así perfilarse los contornos de un contrato matrimonial, basado en una reciprocidad: fidelidad a cambio de la garantía de las necesidades vitales (sexuales y materiales). Azotada, encarcelada, la mujer adúltera no había dicho su última palabra: en abril de 1705 su esposo pidió que se le liberara, “temeroso de que la susodha yndia incapas, se de asi la muerte aorcandose o echandose en algun rio, como ya acontesio, y padesca yo sin tener culpa en ello”. Tres años más tarde, otro marido engañado y privado de su mujer, encarcelada desde hacía nueve meses, presentó otro argumento: se hallaba enfermo, por lo cual pedía que “se me entregue mi mujer para que me asista y cuide”.59

  • 60 Ibid., leg. 7, exp. 4, 15 fols.

45La amenaza del suicidio femenino no constituía una simple argucia: el marido tenía muy presente un doble asunto que había ocurrido un año antes. En mayo de 1704 una joven mujer, implicada en un tenebroso asunto de brujería, “Maria de Alabes, yndia del pueblo de Yechelala [...] los dias pasados se aorco”.60 El caso tuvo gran resonancia en Yasona debido a que una de las discípulas de María era una adolescente (16 años) oriunda de Yaxoni, casada con un joven de Yasona, que vivía bajo la férula de su abuela. En estas difíciles circunstancias, la joven buscó una vía de escape en la brujería y el incendio. Entre amargura, desesperación y provocación hizo frente a su familia política y a las autoridades, tanto del pueblo como de San Ildefonso: “que si [la abuela] la asotava se aorcaria, morir ahora o morir despues, todo es morir”.

  • 61 Laura Nader, Ideología armónica, p. 233. Estas observaciones se refieren a los años 1953-1962.

46Mirándolo bien, podemos lamentar el tener que cerrar el presente capítulo, que habríamos anhelado fuera el más apacible de todos, con esos gritos de dolor. Cabe agregar que esos gritos también constituyen la expresión de una rebelión y, como tales y hasta cierto punto, de una esperanza, que, es verdad, hasta la fecha tarda en concretarse para las mujeres de la sierra. Pocas cosas han cambiado: en la región las mujeres siguen rehusándose a mostrarse pasivas frente a las exacciones. Por lo demás, “cuando una mujer usa el juzgado distrital, es probable que sea la demandante, y la mayoría de estos casos incluye agresión física contra su persona en forma de golpes, abandono o violación”.61

47Todo esto equivale a formular, una vez más, la sempiterna pregunta: ¿permanencia, continuidad en las actitudes, o modernidad ya manifiesta en la sierra hacia 1700? Los vínculos con el espacio, con la tierra alimenticia, el parcelario, el pueblo, la comunidad y la familia, son importantes para contestar esta pregunta, en la doble vertiente –a menudo confundida– del hombre y de la mujer. Circula cierta libertad –una especie de aire de modernidad–, una confrontación de lo tuyo con lo mío. Quizá se deba esto a que hemos permanecido en el ámbito de lo material, a que todavía no hemos abordado los ámbitos de lo político y lo religioso –suponiendo que éstos puedan disociarse unos de otros–. Nuestra búsqueda nunca deja de estar sujeta al efecto filtrante que interponen “el Señor alcalde mayor” y la sociedad dominante en su conjunto, aun cuando esto ocurra en ese pueblo enlodado que es, a la sazón, la villa de San Ildefonso de Villa Alta.

Notes

1 Introducción a la historia de la vida cotidiana, México, El Colegio de México, 2006, p. 20.

2 Para una reflexión global sobre estos temas, véase la obra de Pilar Gonzalbo Aizpuru, arriba citada.

3 La conquista de la Sierra, p. 298.

4 “Chupar un poco de tabaco”, declara en 1674 don Phelipe de Santiago.

5 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 2v.

6 Volveremos sobre este punto en el último capítulo, consagrado a las creencias.

7 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 11, fols. 63r y 76

8 agn, Indios, vol. 30, exp. 443.

9 Los documento de San Francisco Cajonos, p. 68.

10 agn, Indios, vol. 30, exp. 85.

11 agn, Indios, vol. 30, fols. 74v-75r.

12 C. Cordero Avendaño, San Juan Chicomezúchitl..., p. 225. Es hábil el recurso a este argumento ante las autoridades españolas, preocupadas por la producción de cochinilla.

13 J. Chance, La conquista, p. 90.

14 584 vecinos frente a 409.

15 Para lo que sigue, véase ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 6, exp. 5, 48 fois.

16 Para lo que sigue, véase ahjo, Villa Alta, civil, leg. 4, exp. 14, así como agn, Tierras, vol. 167, la parte, exp. 2, 49 fols.

17 Francisco de Burgoa, Palestra historial, pp. 190-195.

18 A partir de los testamentos de Juan Martín (1684) y de su hermano Gaspar Martín (1689), procedentes de ahjo, Villa Alta, civil, leg. 4, exp. 14, fols. 10-12, con copia en el agn, Tierras, vol. 167, Ia parte, exp. 2, fols. 18-21

19 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 13, exp. 14, fol. Ir. La tierra objeto de litigio, fotmaba parte del tetritorio de Yasona.

20 Carmen Cordero Avendaño, San Juan Chicomezúchitl, p. 225.

21 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17, fol. 37v. De acuerdo con Taylor, Landlord..., p. 62, 3 almudes de sembradura equivaldrían a 0.5 acre. De acuerdo con J. Lockhart, Los nahuas después de la Conquista, p. 239, que se apoya en estimaciones de C. Gibson y D. Brading, un almud de sembradura equivaldría a 0.73 acre.

22 La coa es una especie de bastón para cavar, pero ferrado y ensanchado en su extremidad.

23 agi, México, 882-16, fol. 144r.

24 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 4r. Es posible que esta yunta haya pertenecido a su padre, don Pablo.

25 agn, Indios, vol. 32, exp. 188, fol. 174.

26 Apéndice ii, declaración de Favian de Bargas.

27 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17.

28 Ibid., fol. 37v.

29 ahjo, Villa Alta, criminal leg. 5, exp. 3, fol. 23r. En este contexto y a partir de nuestra documentación, sería ilusorio pretender encontrar los siete tipos de apropiación de la tierra que describió W. Taylor para el valle de Oaxaca, Landlord and peasants, p. 68.

30 Apéndice ii, declaración de Favian de Bargas. Betaza nos btinda la oportunidad de analizat los aspectos económicos telacionados con los cultos ttadicionales, como lo veremos más adelante.

31 Así, en los fragmentos del parcelario que hemos analizado anteriormente en el caso de Yasona, nunca se menciona alguna apropiación colectiva de una parcela, ni entre aquellas que estaban registradas ni entre aquellas que se localizaban en sus límites.

32 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 3, fol. 20v.

33 En 1772 se menciona un terreno “que se halla al linde del puente del rio Yasona, camino por donde trancitan los de un pueblo a otro”, agn, Tierras, vol. 972, exp. 6, fol. lv.

34 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 14, 7 fols.

35 bid., fol. i.

36 En esa mañana de 1674, don Gabriel había venido a recogerse ante su esposa enterrada.

37 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 3, fol. 16v.

38 La única mención, en 1695, corresponde a una memoria en zapoteco que toma por testigos a “los dos barrios de la culpa y delito que a cometido [Juan Bautista]”: ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 4, fol. 10r.

39 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fol. 17.

40 Acerca de la simetría del númeto de calpulli (4, 6, 8), véase J. Lockhart, Los nahuas después de la Conquista, p. 31.

41 Acerca de las prácticas y cteencias feligiosas, véase abajo, Capítulo viii.

42 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 3, exp. 5, fol. 21r.

43 Tal es el caso del inventario de los bienes de don Phelipe de Santiago, 1699: ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 6, exp. 7, fol. 15v.

44 tapestle. “emparrillado tosco de maderos como vatas [...] que sirve como lecho en las casas rústicas” (Francisco J. Santamaría, Diccionario de mejicanismos, México, 1978, p. 1008).

45 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fol. 99r.

46 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 8, exp. 5, fol. 4v.

47 ídem.

48 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 7, exp. 9, fols. 98r-100v.

49 Para 1704, véase el Apéndice I. Para 1738, véase ahjo, Villa Alta, civil, leg. 10, exp. 10.

50 “De la facion de su casa, y trabajo que en ella tubieron los dichos naturales atendiendo a la costumbre de ayudarse unos a otros”: ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 3, fol. 44r.

51 En el texto original: frérèches, término francés que designa a una especie de hermandad, con indivisión de los bienes entre los hermanos carnales [N. del T.]

52 J. de la Fuente, “La cultura zapoteca”, en M. Ríos (comp.), Los zapotecos, p. 30. En el Vocabulario en lengua çapoteca, de Fray Juan de Córdova ( 1578), péche designa tanto al hermano como al primo.

53 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 4, exp. 5, fol. 15.

54 ahjo, Villa Alta, civil, leg. 2, exp. 17, 49 fols.

55 Como lo refieren de manera neutral sus nietos: “la dicha Ysabel Mexia tubo un hijo natural llamado Luys, y aviendose casado tubo por yjo de lexitimo matrimonio a Felipe Bautista, nuestro lexitimo padre”.

56 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 7, fol. 30r.

57 ahjo, Villa Alta, criminal, leg. 5, exp. 4, fols. 21 a 32r.

58 Op. cit., leg. 8, exp. 5, 30 fols.

59 Ibid., leg. 9, exp. 1, fol. 27r.

60 Ibid., leg. 7, exp. 4, 15 fols.

61 Laura Nader, Ideología armónica, p. 233. Estas observaciones se refieren a los años 1953-1962.

Table des illustrations

Légende Yatzona y sus cerros
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1164/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 265k
Légende Milpa deYatzona
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1164/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 410k
Légende Atrio e iglesia de Yatzona
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1164/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 297k
Titre Los Bautista: entre Temascalapa y Yasona (1633-1689)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1164/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 549k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search