Version classiqueVersion mobile

Vencer la derrota

 | 
Thomas Calvo

Alguna vez…

Texte intégral

1En una casa de San Felipe del Agua, dominando el valle de Oaxaca, se recreó una abadía de Thélème, tal como la dibujaron los sueños utópicos de Rabelais por octubre-enero de 2004-2005: La compartieron, auspiciados como investigadores-invitados del ciesa-Istmo, Beatriz Rojas, preocupada por sus configuraciones regionales, atando cabos de Zacatecas a Oaxaca; Jean Meyer, que redescubrió la Cristihda, también en Oaxaca, con otros matices; hacia el final se adhirió Odile Guilpain, en busca de diálogo entre pueblo revolucionario y autoridades. Pronto, mi tarea en ese convento, se definió: me correspondía, cada atardecer, entre mezcal y botanas, narrar la fechoría del día. Quiero decir, de algún día de 1674-1707: uno que otro robo más o menos sacrilego, alguna paliza sobre el lomo de algún marido, engañado por demás, alguna picardía o ocurrencia, todo procedente de la sierra, allá por Villa Alta.

2Conforme contaba los hechos, entre broma y discusión, los personajes iban creciendo, se apoderaban de mí, su lógica se hizo mía. Después sólo hubo que escribir. En cierta forma, mis tres correligionarios de esa abadía son un poco coautores –eso sin mencionar el mezcal-. Pero la coparticipación no queda aquí: la Yasona de entonces no regresaría a la vida sin el apoyo del ciesas, de sus sucesivos directores generales (Rafael Loyola, Virginia García Acosta), de los coordinadores e investigadores del ciesas-Istmo, Paola Sesia, Salomón Nahmad, Daniela Traffano, Víctor de la Cruz, Rodrigo de la Torre.

3No olvidaré tampoco al director del Archivo Histórico Judicial de Oaxaca, Israel Garrido Esquivel, ni a sus colaboradoras, Anel Josefina Terán Flores, Sofía Martínez Santiago. Atentos, eficientes, me ayudaron a recorrer cada día el camino que me llevaba a la sierra, sus nubes, su gente.

4Finalmente, confieso que sólo fuí un amanuense que, en la calma de Saint Martin du Tertre (allá por la dulce Francia), escribió al dictado de don Pablo de Bargas, don Phelipe de Santiago y don Joseph de Selis: ¡que se les responsabilice por todo! Éstas son sus obras.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search