Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tres levantamientos populares

 | 
Jean Meyer

II. Túpac Amaru

La rebelión de Túpac Amaru

David Brading

Texte intégral

  • * Estas páginas pertenecen al capítulo XXI del Orbe lndiano de David Brading. publicado en 1991 por (...)

1Note portant sur l’auteur*

  • 1 D. A. Brading, “Bourbon Spain and its American Empire”, en Cambridge History of Latin America, ed. (...)

2El agente ejecutivo de la búsqueda del “provecho y el poder” de la Corona de los Borbones fue José de Gálvez, jurista de Málaga, quien primero como visitador generai de la Nueva España en 1765-1771 y luego como ministro de Indias, 1776-1787, llevó adelante un programa de reforma destinado a revitalizar tanto al gobierno como la economía del Imperio americano. La medida más notable fue el establecimiento, en 1776, de un nuevo virreinato, con su capital en Buenos Aires, que cubría la vasta región hoy ocupada por Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia. El resultado fue un dramático cambio del equilibrio geopolítico del continente, pues el sometimiento del Alto Perú a Buenos Aires significaba que Lima sufría una grave pérdida de categoría, y este golpe vino a combinarse con la apertura de rutas comerciales en torno del cabo de Hornos, que privaba al Callao de su función de depósito. En otro lugar se había creado un virreinato, en la Nueva Granada en 1739, para asegurar la defensa de Cartagena, y en 1776 un capitán general fue nombrado para gobernar Venezuela, con su capital en Caracas. Estos cambios de jurisdicción fueron acompañados por la introducción de una nueva burocracia fiscal y el establecimiento de pequeños ejércitos permanentes y de extensas fuerzas milicianas, virtualmente en todas las principales provincias del Imperio. Para tomar el ejemplo más destacado, en México las tropas regulares todas reclutadas en el lugar, llegaron a contar con cerca de 10 000 hombres, apoyados por regimientos de miliciaños de más de doble de tal número. En el aspecto fiscal, la manufactura y venta de tabaco llegó a ser monopolio real sumamente lucrative que requeria un numeroso cuerpo de guardias y directores para imponerlo y administrarlo. Asímismo, el cobro de las alcabalas fue puesto en maños de funcionarios asalariados. Esta expansion del personal del Estado se completó en 1786 con la creación de 12 intendencias en la Nueva España: cada capital de provincia albergaria entonces a un gobernador semipermanente, su asesor juridico, funcionarios de la tesoreria, encargados de las alcabalas, vendedores del monopolio del tabaco y oficial de la milicia. Tan grande era la escala de la innovación que cuando fue nombrado virrey el segundo conde de Revillagigedo en 1789, su predecesor le advirtió que el informe final compilado por su padre, que había sido virrey en los años de 1746-1755, era inaplicable en la época presente, ya que “ha variado su sistema de tal modo que aquella sabia instrucción... sólo puede servir a Vuestra Excelencia para cotejar las novedades ocurridas en la serie de treinta y cinco años”.1

3En la esfera económica, la promulgación del decreto de “comercio libre” puso fin al monopolio de Cádiz y al envió periódico de convoyes mercantiles. En adelante, los principales puertos de la Peninsula y de la América española podian comerciar libremente entre si, por medio de barcos mercantes individuales. En la década siguiente, las exportaciones registradas se triplicaron, y los ingresos aduanales se duplicaron con creces. Virtualmente toda provincia del Imperio experimentó una aceleración del ritmo de la producción para exportaciones, poniéndose a la cabeza a la Nueva España, cuya producción de plata se duplicó en los años que siguieron inmediatamente al decenio de 1760. Como declaró Gálvez: “Como la mineria es el origen y fuente única de los metales que dan espíritu y movimiento a todas las ocupaciones humanas y el comercio universal en este mundo, en justicia exige la atención principal del gobierno.” Para favorecer la producción, redujo a la mitad el precio del azogue, catalizador indispensable para el proceso de refinación por amalgamación, aseguró un abasto más abundante de almadén, ofreció exenciones fiscales para empresas de gran riesgo o de alto costo, organizó a los mineros en un gremio dotado con tribunales para encargarse de los litigios mineros, promulgó un nuevo código de leyes, estableció un banco financiero para los mineros y un colegio de mineria, y confirió titulos de nobleza a empresarios ricos. El resultado de todas estas medidas fue hacer que la mineria fuera más lucrativa y dar a la industria un nuevo aire de respetabilidad. Además, la expansión de la producción de plata en México se derivó de la unión de inversión mercantil, habilidad empresarial e incentivos fiscales, ayudado todo ello por un abundante abasto de trabajadores libres y de depósitos de minerai de fácil acceso. En el siglo xviii, la Nueva España surgió como la principal provincia del Imperio, segunda sólo de la metrópoli en su riqueza y rendimiento fiscal.

  • 2 Mark A. Burkholder y D. S. Chandler. From Impotence to Authority: The Spanish Crown and the Americ (...)
  • 3 Brading, Miners and Merchants, págs. 37-42.

4Llamar la atención hacia la escala y el éxito de las realizaciones de Gálvez no es negar la controversia que sus medidas causaron. Sin atender a las repetidas protestas de Perú y de México, Gálvez se apoyó en juristas, contadores y soldados llegados de España para imponer su revolución en el gobierno. La reción creada burocracia fiscal, las intendencias, el ejército permanente y las Audiencias quedaron encabezados por peninsulares. Al acercarse su gestión a su fin, sólo un tercio de los oidores de la Audiencia eran criollos, comparados con una mayoría, cuando él llegé a la ciudad de México. Hasta en la Iglesia, que durante tanto tiempo fuese esfera reservada a los criollos en todos los niveles, ahora se nombraron sacerdotes europeos para ocupar cabildos de catedral. Podemos tener cierta idea del desdén con que Gálvez veia a los españoles de América en esta carta que escribió a su fiel subordinado, Juan Antonio de Areche, que por entonces hacia una visita al Perú, y en la cual decia que los habitantes de Lima eran “de ingenio y comprensión fácil; pero de juicio poco sólido y superficial, aunque sumamente presuntuoso... Son de poco espíritu, tímidos y reducibles”. Los vulgares errores que Feijoo había denunciado con tanta elocuencia estaban así, ahora, firmemente arraigados en la mentalidad oficial, pues ofrecian un pretexto conveniente a la política imperial2. En el Archivo de Indias existe un documento anónimo, evidentemente redactado por un alto funcionario residente en Madrid durante los años de 1775-1776, que sin ambages describe a Gálvez como un hombre “sin experiencias, sin tino y sin cordura”. Lo pinta como “un ministro que desprecia para todo a sus estantes y habitantes” de América. En aquellos años se habían creado muchos puestos gubernamentales, pero casí todos los que estaban vacantes se asígnaban a hombres nuevos, reclutados directamente en España, pasando así por encima y “quitando el orden de ascensos a los americaños”. Y sin embargo, ¿con qué derecho se negaba a los criollos acceso a taies cargos, especialmente puesto que “faltando los premios a las letras suceda a los americaños lo mismo que a los griegos sujetos al Imperio Otomano?” Como estaban las cosas, el resentimiento contra estas medidas creció a un ritmo proporcional. Hasta los funcionarios peninsulares que servían en el país se habían preocupado por las perspectivas de carreras de sus hijos. Concluía diciendo que las colonias “jamás dejaron de abominar el [gobierno] del Marqués de Croix con la época de la última visita generai”. Todo el país sintió desaliento al enterarse de que “el mismo Instrumento destructor... sea colocado en éstos con mayores facultades para que sacien su ambicíon de meter ruido en ambos hemisferios”. Estas notas, puestas en forma cronológica, terminaban con una nota profética: “Gálvez ha destruido más que ha edificado... su mano destructora va a preparar la mayor revolución en el Imperio Americano.”3

  • 4 Melchor Paz, “Diálogo sobre los sucesos varios acaecidos en este reyno del Perú”, en Luis Antonio (...)

5La más violenta respuesta al gran designio de Gálvez de arrancar más impuestos al Imperio americano surgió en el Perú. En 1780, el cacique de Tungasuca, José Gabriel Condorcanki Túpac Amaru (1738-1781), llamó a los campesinos de los Andes a una rebelión, que acabaria por invadir todo el territorio desde Cuzco hasta Chuquisaca. Un observador de la época estimó que no menos de 22 corregimientos habían sido devastados por “una revolución generai”. Atemorizadas por la gran escala del movimiento, las autoridades coloniales pusieron censura a toda referencia a él, de modo que toda la historia sólo se publicó después de la Independencia. Sin embargo, sin que de ello se enteraran en Madrid, Melchor de Paz, secretario criollo de los virreyes Manuel de Guirior (1777-1781) y Agustín de Jáuregui (1781-1784), aprovechó su puesto para llevar un registro de los acontecimientos, copiando testimonios de testigos presenciales, cartas y proclamas de los rebeldes, libelos populares e informes y memorandos oficiales. Su crénica, intitulada Diálogo sobre los sucesos varios acaecidos en este reino del Perú (1786), consiste esencialmente en estos documentos, torpemente entrelazados en una secuencia cronológica aproximada, junto con un comentario en forma de diálogo. El resultado es una obra informe, carente de estilo o de una narrativa sostenida: el depender del diálogo viene a añadir la confusion. En efecto, Paz era más un editor que un autor, renuente a poner sus propias opiniones con claridad. Sin embargo, estos defectos también eran una gran fuerza: su crónica posee toda la inmediatez y el ritmo de un periódico, los informes de testigos presenciales dan al lector la sensación de participar como observador contemporáneo de las acciones descritas, frecuentemente aterradoras. No es que Paz aspirara a la imparcialidad pues cuidadosamente seleccionó los documentos para que constituyeran una acusación contra las medidas favorecidas por los ministros de Carlos III. De este modo, su Diálogo figura dentro de la tradición del patriotismo criollo y es una formidable expresién del odio de la élite limeña al régimen de los Borbones. El que también exprese su temor y su desdén por los indios es testimonio de la eterna contradicción de los españoles americanos, atrapados siempre entre la autoridad intrusa de la metrépoli europea y el explosivo descontento de las masas indias. Poco se sabe de la vida de Melchor de Paz (1730?-1796?): su padre llegó de la Península y trabajó brevemente como secretario virreinal; él mismo nacié en Lima, se graduó en la Universidad de San Marcos, y terminó sus días en el Oratorio como sacerdote.4

  • 5 Paz, Diálogo, I, 222-223, 285; II, 104-105, 117, 127-136.

6Para empezar, Paz lanzó un vitriólico ataque contra Juan Antonio de Areche, visitador general del Perú en 1777-1782, a quien describe como “cliente e íntimo” de José de Gálvez. Parte de su animosidad se deriva de la querella de Areche con Guirior, cuya simpatía a los criollos movió al visitador a convencer a Madrid de que lo despidiera. Pero Paz también presenta a Areche como inflexible e incompetente, como un tirano dispuesto a sacrificar los intereses y el bienestar de la población peruana a la obsesiva búsqueda de más ingresos para la Corona. Todo intento por cuesciónar sus medidas políticas era interpretado como deslealtad, y recibido con amenazas de despido o de destierro. A juzgar por los resultados inmediatos, las medidas de Areche tuvieron éxito, pues logró un aumento de los impuestos, de más de un millón de pesos anuales. Y sin embargo, hasta en su área escogida de eficiencia administrativa, resultó incompetente, pues contra todos los consejos, insistió en arrendar la administracón de la mina de azogue de Huancavelica, medida que pronto condujo a la ruina de sus instalaciones y echó por tierra la producción. Para poner en claro su mensaje, Paz insertó varias carias enviadas al obispo de Quito, escritas por un corresponsal anónimo, en que se acusaba a Gálvez y a Areche de ser tiranos, comparables en su dépravación con los Pizarro. En particular, el ministro de Indias era denunciado por tratar de recuperar las Indias mediante una política que pronto lanzaría a la rebelión a unos súbditos hasta entonces leales. Para empeorar las cosas, había creado una plétora de nuevos puestos en la burocracia jurídica y fiscal, sólo para ocuparlos con españoles europeos, hombres frecuentemente de baja cuna que despreciaban a los americaños. Y tampoco quedaba libre de la acusación de nepotismo el ministro, pues el anónimo autor afirmaba: “Así se ve regentes y aumentado número de Ministros en estas audiencias, todos consanguíneos, deudos y dependientes de Gálvez.”5

  • 6 Ibid., I, 85-87, 107-111, 132-137, 162, 188-192.

7Ésta candente condena del nuevo régimen conduce directamente al argumento central de Paz, a saber, que por muy opresivos que hubiesen sido los repartimientos de comercio, la principal causa de la rebelión de Túpac Amaru eran las medidas fiscales introducidas por Areche. Para probar esta tesis, examinó todo el siglo y el continente, empezando por la revuelta de 1730 en Cochabamba, ya descrita por Arsans y Peralta, que él achacó al intento del corregidor de incluir mestizos en el registre de los tributarios indios. Pero fueron los motines de Arequipa, de comienzos de 1780, los que le ofrecieron su testimonio más persuasívo, pues en tal distrito el corregidor no sólo había hecho tres repartimientos de mercancía en dos años, distribuyendo bienes a los mestizos que vivían en las haciendas así como a las comunidades indias, sino que también había tratado de poner a mestizos, mulatos y cholos como tributarios indios, pidiendo a los curas párrocos que revisaran el registre bautismal con objeto de precisar la situación étnica correcta de individuos sospechosos. Pronto las cárceles estuvieron llenas de infortunados que no podrían cubrir el costo de todas estas exacciones. Pero el desaliento popular se convirtió en impulsiva ira cuando el reción nombrado director de alcabalas hizo un viaje por el distrito para asegurarse de que todos los productos del mercado, cualquiera que fuese su fuente, pagaran el impuesto de 6 %. Los vinos y aguardientes de la costa, que pasaban por la ciudad camino al altiplano, pagarian aún más altos impuestos. El resultado de toda esa presión fiscal fue un motin popular, movimiento inspirado en parte por la élite local, ayudada por los franciscaños, motin en que las casas de la aduana fueron quemadas hasta los cimientos, y su director tuvo que huir de la ciudad para salvar la vida.6

  • 7 Ibid., I, 421; II, 77-86; véase John Leddy Phelan, The People and the King. The Comunero Revolució (...)

8Para mayor corroboración, Paz buscó primero en Quito y luego en Bogotá. Citó documentos que demostraban que, mientras que anteriormente la alcabala había sido cobrada por el gremio de comerciantes sobre los articulos suntuarios importados de Europa, según el sistema actual virtualmente todo producto quedaba ahora sujeto al impuesto. Tanto los indios como los españoles tenían que pagar. El resultado de todo esto era alzar los precios para el consumidor, y reducir los rendimientos de los productores. En la Nueva Granada, la introducción de directores y guardias de la alcabala, a sueldo, junto con el establecimiento del monopolio real, provocó motines en la ciudad de Socorro. Las quejas inmediatas eran las restricción del cultivo del tabaco al distrito de Tunja, la imposición de alcabalas de 2 a 6 %, el gravamen impuesto a los alimentos y los nuevos altos precios del aguardiente, también monopolio real. Como en Arequipa, la élite del lugar apoyó al pueblo. Pero en este caso, los motines se convirtieron en un movimiento generalizado de comuneros que decidieron marchar a la capital virreinal, Bogota, incitados por gritos de “¡Viva Socorro, viva el rey, muera el mal gobierno!” En lo que había sido inicialmente una rebelión de criollos y mestizos también participaron los indios, algunos de los cuales proclamaron su jefe a Túpac Amaru. Dado que en el virreinato había poca o ninguna tropa que hiciera frente a cerca de 20 000 rebeldes, el arzobispo de Bogotá, Antonio Caballero y Góngora, se puso al frente de quienes trataban de negociar un acuerdo con los comuneros, y firmó las Capitulaciones de Zipaquirá, según las cuales se cancelaban todas las nuevas exacciones fiscales. El odio que inspiraba a los rebeldes puede observarse también en su demanda del nombramiento de “naciónales de América” a los puestos de gobierno, ya que, según afirmaban, los europeos despreciaban a los americaños, creyendo que eran “sus inferiores criados”. Cuando el arzobispo firmó las Capitulaciones, junto con una promesa de amnistia a todos los rebeldes que volvieran a sus hogares, la revolución terminó. La élite criolla que había trazado su curso había alcanzado así su meta. En su descripción de estos hechos, Paz elogió la prudencia y habilidad de Caballero al aplacar lo que habria podido convertirse en una desastrosa guerra civil, cualidades ausentes en la reacción de Areche a un desafio similar en Perú.7

  • 8 Paz, Diálogo, II, 293-357, 419-421; I, 103.

9Aunque Paz trató de colocar la rebelión de Túpac Amaru dentro del contexto de una reacción generai por todo el Imperio, también insertó memorandos que trataban de los repartimientos de comercio, observando que las críticas al actual sistema se remontaban ya al siglo xvii. En particular, se basó en un extenso memorial escrito en 1778 por Miguel Feijoo de Sosa, contable criollo de la Audiencia, quien rudamente condenaba a los corregidores, tildándolos de ladrones y tiranos, que saqueaban a la población aborigen y pervertían su poder de magistrados. Además, desde 1751, cuando el sistema había adquirido la sanción legal, se habían extendido los repartimientos para que incluyeran también a mestizos y terratenientes, con el resultado de que las familias criollas se veian amenazadas de ruina. Fue este mémorial, aunado al comienzo de la rebelión, el que llevó a Areche a expedir un decreto, en diciembre de 1780, que finalmente abolía los repartimientos de comercio. No es que Paz estuviera enteramente persuadido de la prudencia de esta medida, pues en las últimas e inconclusas secciones de su obra intercala un diálogo, cuyo tenor va en favor de la restitución de una forma de repartimientos, preferiblemente sin monopolio para dar mulas y paño doméstico a los indios, pues sin esa distributión muy probablemente volverian a hundirse en un nivel de simple subsistencia o, como diría él, de ocio.8

  • 9 Ibid., II, 388-418.

10La sagacidad de Paz al comprender la mentalidad oficial queda demostrada cuando correctamente atribuye el origen del nuevo régimen al Nuevo proyecto para el gobierno económico de América, de Campillo. Con este fin, copió los capítulos procedentes, en que tal ministro pedía una visitación general, intendencias y monopolios reaies del tabaco y el aguardiente. Asímismo, notó las comparaciones que se hacían entre los rendimientos de las islas azucareras del Caribe, y Perú y México. En el marco de la reciente rebelión, la insistencia de Campillo en que el verdadero tesoro de las Indias era su población natural, que debía quedar liberada de la tiranía de los corregidores, adquiere una resonancia irónica. El principal objetivo de la revolución borbónica del gobierno era fortalecer la monarquia promoviendo las exportaciones de América y obteniendo mayores ganancias.9

  • 10 Ibid., I, 206-207, 293-294; II, 185, 299, 419421.

11De este modo, si Paz hizo una acusación general del nuevo Leviatán tuvo pocas palabras de simpatía para sus victimas. En tres pasajes separados, presentó diálogos en que inventó unos personajes que se unen en su denigración de los indios. Recordando el proyectado levantamiento indio de 1750, citó una denuncia contemporánea de los indios como “enciclopedia de todos los males”, culpables de pereza, mentira, embriaguez, dolo, idolatria y, ante todo, de estar consumidos por un eterno odio a todos los españoles. Inició un capítulo ulterior con la pregunta: “¿Qué cosa es un indio?” para responder: “Es el ínfimo grado de animal racional”, preludio a toda una pagina de insultos. Además, citó cartas de su amigo, Juan Bautista Zavala, terrateniente del distrito de La Paz, quien deseaba castigar a los indios por su cruento ataque a los criollos, despojándolos de sus tierras y reducióndolos a la servidumbre en las fincas propiedad de españoles; estas medidas se aplicarían acantonando una pequeña guarnición de soldados regulares en cada provincia, y quemando las Leyes de Indias.10

  • 11 Ibid., I, 244, 279, 341-346, 386-397,433; II, 102.

12Taies diatribas pueden comprenderse, si no perdonarse, más fácilmente si recordamos al salvajismo de la gran insurrección andina. Al comienzo, ciertamente se hizo un intento por atraer el apoyo de criollos y mestizos, pero conforme el movimiento cobraba impulso, el campesinado indio empezó a atacar a todos los españoles y sus propiedades, fuesen europeos o americaños. Se saquearon haciendas, se destruyeron obrajes, se invadieron y saquearon ciudades. En particular, el ala méridional de la rebelión, encabezada por Túpac Catari, alias Julián Apasa, se hizo célebre por su bárbara matanza de españoles, sin perdonar a mujeres y niños. Asimismo, en Chucuito los rebeldes se apoderaron de las ciudades del lugar y asesinaron a sus habitantes: una columna de familias de refugiados que huyeron de Puno, perdió 1 000 vidas antes de alcanzar la seguridad en Arequipa. Como siempre ocurre en taies momentos, la histeria infectó la comunidad criolla y no pueden creerse todos los informes acerca del salvajismo de los naturales. Al parecer, los frailes agustinos del gran santuario de Nuestra Señora de Copacabana continuaron oficiando durante toda la duración de los disturbios. Sus servicios una vez recibieron una visita de Túpac Catari. Aunque algunos sacerdotes fueron muertos por los insurgentes, otros salieron ilesos11. La incidencia y la fuerza de la rebelión variaron de un distrito a otro.

  • 12 Ibid., II, 91-93, 107, 109-210, 263-265, 292, 297; I, 276, 412-416.

13En última instancia, la rebelión fue derrotada, afirma Paz, por la respuesta concertada de la élite criolla, la Iglesia y los caciques leales. Si las ciudades de Cuzco y de La Paz no hubiesen ofrecido tan resuelta resistencia a los ataques de los campesinos, la autoridad de la Corona habría sido gravemente menoscabada. Como salieron las cosas, el obispo criollo de Cuzco, Juan Manuel de Moscoso y Peralta, movilizó y armó al clero para defender la ciudad: acción que llevó a Paz a compararlo con Juan Caramuel Lobokwitz quien, en 1648, defendió Praga contra los suecos de manera similar. Además, algunos curas de aldea lograron unir a sus feligreses contra los rebeldes. Asímismo, los caciques permanecieron leales a la Corona y convocaron a sus súbditos a la defensa de Cuzco y la persécución de los rebeldes, tarea en la que se distinguió especialmente Mateo Pumacahua, cacique de Chinchoro. Y, de no menor importancia, las columnas de ayuda enviadas desde Lima y Buenos Aires fueron encabezadas por criollos, oficiales a quienes Paz se apresuró a llamar los “reconquistadores del Perú”. No que las fuerzas reaies hubiesen tenido una tarea fácil, pues el instructor general, José del Valle, se quejó de que de 20 000 hombres a los que mandó en Cuzco, sólo 500 eran soldados con preparación. Cuando trató de liberar Chucuito, los indios de su ejército actuaron como bandas de beduinos, saqueando los pueblos por los que pasaban, y luego volviendo a su casa una vez que las provisiones se agotaban y el clima empeoraba. Del otro lado de los Andes, una expedición de socorro enviada desde Cochabamba logré romper el cerco que rodeaba La Paz, para luego deshonrarse saqueando las casas de la ciudad. Sólo cuando llegó una columna de tropas regulares, enviadas de Buenos Aires, el presidente de La Plata lanzó una campaña concertada de reconquista. Pese a su papel activo en suprimir la rebelién, los comandantes criollos, comenté Paz, no recibieron de la Corona el reconocimiento ni la recompensa que sus servicios merecían.12

  • 13 Daniel Valcárcel, La rebelión de Túpac Amaru (México, 1965), págs. 42-47, 144.
  • 14 Paz, Diálogo, I, 285-286, 250, 328-331,361 -362.

14Lo sorprendente en el enfoque de Paz a la rebelión es su falta de curiosidad por el propio Túpac Amaru. Al parecer no se dio cuenta de que el cacique de Tungasuca había litigado en la Audiencia de Lima para demostrar que descendía en línea directa de aquel Túpac Amaru a quien el virrey Toledo había ejecutado en 1572. Educado en el colegio de San Francisco de Borja en Cuzco, el Túpac Amaru del siglo xviii era un terrateniente de cierta importancia, propietario de 350 mulas de carga que recorrian los caminos entre Cuzco, Arequipa y Potosí, mestizo de ascendencia, e hispanizado en su cultura y su hábito.13 Sin embargo, donde Paz sí acertó fue al recabar las cartas y proclamas del jefe rebelde, pues estos documentos muestran que desde el principio Túpac Amaru exigió la abolición de los nuevos impuestos, los repartimientos de comercio, y la mita anual de Potosí. De un solo plumazo trató de desmantelar toda la estructura de la explotación que había causado tantos sufrimientos al campesinado andino desde los dias de Toledo. Además, pidió la expulsión de los europeos del Perú, y la deposición de los corregidores. En suma, condenó el régimen español como manifiesta tiranía, y trató de liberar al Perú de sus lazos coloniales. Al mismo tiempo, se tomó trabajos para asegurar a criollos y mestizos que su movimiento no amenazaba sus vidas ni sus propiedades, expresando la esperanza de que todas las razas en Perú “vivamos como hermaños y congregados en un cuerpo”. Y no había doblez en esta aspiración, pues había criollos en su propio circulo de parientes y consejeros. Asimismo, recordó al obispo Moscoso su respeto a la Iglesia y a la fe católica en que se le había criado. En realidad, claramente estipulaba que la Corona seguiria recibiendo el tributo y el diezmo de plata, y la Iglesia recibiría su diezmo de los productos agrícolas. Donde Túpac Amaru difería de los comuneros de Nueva Granada, diferencia que le impidió todo acuerdo con la élite criolla, fue al darse el titulo de Inca y proclamar que descendía de la casa real. Su derecho de llamar a los campesinos a la rebelión contra la Corona espanola se derivaba, así, de su propia autoridad hereditaria como Inca. Tal fue una afirmación que provocó expectativas mesiánicas entre las masas aborígenes, despertadas a la acción por profecías del fin del régimen colonial. Entre los documentos de Túpac Amaru se encontró una proclama en que se llamaba a si mismo “Don José primero por la gracia de Dios, Inca Rey del Perú”. Era ésta una pretensión que pocos criollos podían aceptar sin admitir al mismo tiempo la destrucción del orden social al que debían su posicíon.14

  • 15 Ibid., 1,405-406,411.

15Si Paz mostró poca comprensión por las quejas de los indios, sin embargo describió la ejecución de Túpac Amaru y su familia, y su descripción constituyó una condenación virtual de todo su proceso, pues Areche ordenó, para empezar, que el jefe rebelde fuera torturado dislocándole los miembros, y luego hizo que le llevaran a la gran plaza de Cuzco para ver cómo mataban a su mujer y a su hijo mayor, después de cortarles la lengua. El propio Túpac Amaru fue sometido a un torpe intento de ejecución, por medio de cuatro caballos que tiraban de cada uno de sus miembros, pero al fallar esto, fue sumariamente decapitado. Antes de su muerte, informa Paz, el Inca se dirigió a Areche con estas palabras: “Vuestra Senoria y yo somos los únicos causantes de la sangre que se esta derramando: Vuestra Señoría por haber oprimido al reyno con contribuciones excesivas y nuevos impuestos, y yo por quererlo libertar de taies tiranias y vejaciones. ” Supuestamente tomada esta declaración de testimonios presenciales, Paz achacó claramente a Areche el causar la rebelión, e implícitamente exoneró a Túpac Amaru, siendo la heroica dignidad con que el inca toleró sus sufrimientos otra prueba más de su carácter patriótico.15

  • 16 Túpac Amaru y la Iglesia: antologia (Lima, 1983), págs. 152-161.

16Lo que falta por completó en el diálogo de Paz es una consideración de la relación entre el Imperio inca y la rebelión de Túpac Amaru o, mejor dicho, un análisis de la influencia de Garcilaso de la Vega en el Perú del siglo xviii. Ya Ulloa y La Condamine se había asombrado ante la diferencia entre la degradación de los naturales de su época y la elevada imagen de los incas presentada por el gran historiador mestizo. Pero los lectores indios de Garcilaso encontraban una paradoja no menos inevitable: ¿cómo era posible reconciliar el benévolo gobierno de los Incas con la tirania de los españoles? En efecto, de la publicación de la segunda edición de los Comentarios reaies, en 1722, resultaría un acontecimiento incendiario, pues en sus páginas los hidalgos indios pudieron enterarse de la grandeza y justicia de los Incas y de la crueldad de los españoles. Además, ello adquirió vigencia contemporánea cuando los kurakas que sufrian todo el peso del mal gobierno del corregidor llegaron a adoptar el reino inca como modelo politico o norma por la cual juzgar los abusos del presente. Esta invocación de un pasado ideal no se limitó a la nobleza india, ya que en un informe escrito al obispo de Cuzco en 1767, Ignacio de Castro, cura de un distrito rural, denunció las depredaciones de “los corregidores, aquellos leones sanguinarios y lobos rampantes” cuyo “absoluto despotismo” era una implacable aplicación de las más cínicas máximas de Maquiavelo. El obispo debía pedir al rey que protegiera de taies abusos a sus súbditos; después de todo, añadía, los indios siempre habían buscado ley y amor en Cuzco, “siendo tiernamente vistas de sus primeros monarcas en quienes sólo la luz de la razón natural, aun sin la ilustración de la fe, regló un gobierno tan admirable que a leerse en sus historias puede servir de modelo la política más refinada”. Aquí, en una carta confidencial, escrita por un sacerdote criollo, encontramos una invocacíon casi instintiva de la benevolencia y justicia de los Incas como norma para medir la tirania contemporánea.16

  • 17 Ibid., págs. 270-272.

17La importancia de los Comentarios reaies al fortificar la insistencia de la nobleza india en su ascendencia Inca fue explicada por el obispo Moscoso, quien en una carta enviada a Areche, escrita después del sitio de Cuzco en 1781, criticó rotundamente a su grey india por su tenaz adhesión a las creencias, ceremonias y “antigüedades” paganas. Después de más de dos siglos de gobierno español, aún seguían atados por su tradición “gentil”, llevando sus propios ropajes y hablando su propia lengua. Había sido un error capital dejar que la élite india de Cuzco apareciera en público con sus atuendos incas, y permitirles hacer que pintaran sus retratos de esta manera. Más perniciosa aún era la colección de retratos dinásticos conservada en el colegio de San Francisco de Borja, que incluía una imagen de Túpac Amaru, la cual colgaba en el refectorio, pues “son los indios una especie de seres racionales de quienes hace más impresión lo que ven que lo que se les dice”. La constante vista de retratos y atuendos incas mantenía viva la memoria del pasado y de hecho convertía al Imperio inca en una imaginaria “edad de oro”. En realidad, la tolerancia española había echado las semillas de la deslealtad. Ya era tiempo, decía Moscoso, de extirpar todo vestigio del pasado inca, prohibiendo a los caciques llevar todo atuendo ceremonial que no fuesen los uniformes españoles y confiscar todos los retratos, insignias, libros y documentos que trataran de los incas. Asímismo, había de suprimirse toda crítica a la conquista española. En realidad, debieran hacerse esfuerzos por extirpar el gusto por las lenguas indias.17

18Hablando del jefe rebelde, al que había conocido personalmente, declaró Moscoso:

Si los Comentarios de Garcilaso no huvieran sido la lectura e instrucción del insigne José Gabriel Túpac Amaru, si sus continuas invectivas y declaraciones contra los españoles. no se huviesen radicado tanto en su ánimo... Si éstas y otras lecciones que algunos autores regnícolas no huvieran tenido la aceptación del traidor en lo que ellas vierten sobre la conquista, no emprendería Túpac Amaru el arrojo detestable de su rebelión.

  • 18 Ibid., págs. 276-277; también Rowe, “El movimiento nacional inca del siglo xviii”, en Flores Galin (...)

19Invocando una comparación implícita con Don Quijote, Moscoso declaró que si el hidalgo de aldea de los Andes no hubiese sido engañado y deslumbrado por el espurio encanto de los libros que había leído, habría permanecido satisfecho en sus campos, cuidando sus mulas, desconocido del mundo. Para aplacar el espectro del pasado, en 1782 las autoridades coloniales ordenaron que, silenciosamente, se confiscara todo ejemplar de los Comentarios reales y que se prohibiera toda circulación de ellos en el Perú. Así como un buen día Toledo se había apoderado de los escritos de Las Casas, prohibiendo todo estudio del pasado aborigen, ahora Gálvez y sus agentes intentarían, aunque en vano, extirpar la influencia de Garcilaso de la Vega.18

Notes

* Estas páginas pertenecen al capítulo XXI del Orbe lndiano de David Brading. publicado en 1991 por el Fondo de Cultura Económica. Agradecemos al Fondo y al autor su gentileza al permitirnos reproducir las paginas sobre Túpac Amaru.

1 D. A. Brading, “Bourbon Spain and its American Empire”, en Cambridge History of Latin America, ed. Leslie Bethell, 5 vols. (Cambridge, 1984-1986), 1. 389-434.

2 Mark A. Burkholder y D. S. Chandler. From Impotence to Authority: The Spanish Crown and the American Audiencias 1687-1808 (Columbia, Missouri, 1977), págs. 97-124.

3 Brading, Miners and Merchants, págs. 37-42.

4 Melchor Paz, “Diálogo sobre los sucesos varios acaecidos en este reyno del Perú”, en Luis Antonio Eguiguren (ed.), Guerra separatista. Rebeliones de indios en Sur América, la sublevación de Túpac Amaru, 2 vols. (LIma, 1952), I, II-14; II, 263. Sobre la rebelión de Túpac Amaru, véase O’Phelan Godoy, Rebellions and Revolts, págs. 161-275; Flores Galindo, Túpac Amaru II, passim.

5 Paz, Diálogo, I, 222-223, 285; II, 104-105, 117, 127-136.

6 Ibid., I, 85-87, 107-111, 132-137, 162, 188-192.

7 Ibid., I, 421; II, 77-86; véase John Leddy Phelan, The People and the King. The Comunero Revolución in Columbia, 1781 (Madison, 1978), passim.

8 Paz, Diálogo, II, 293-357, 419-421; I, 103.

9 Ibid., II, 388-418.

10 Ibid., I, 206-207, 293-294; II, 185, 299, 419421.

11 Ibid., I, 244, 279, 341-346, 386-397,433; II, 102.

12 Ibid., II, 91-93, 107, 109-210, 263-265, 292, 297; I, 276, 412-416.

13 Daniel Valcárcel, La rebelión de Túpac Amaru (México, 1965), págs. 42-47, 144.

14 Paz, Diálogo, I, 285-286, 250, 328-331,361 -362.

15 Ibid., 1,405-406,411.

16 Túpac Amaru y la Iglesia: antologia (Lima, 1983), págs. 152-161.

17 Ibid., págs. 270-272.

18 Ibid., págs. 276-277; también Rowe, “El movimiento nacional inca del siglo xviii”, en Flores Galindo, Túpac Amaru II, págs. 25-32.

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr