Version classiqueVersion mobile

Grandeza y miseria del oficio

 | 
Michel Bertrand

IV. La carrera profesional de los oficiales de la Real Hacienda

Texte intégral

1Independientemente de la estructura administrativa y el funcionamiento del mundo de la Real Hacienda de la Nueva España en los siglos xvii y xviii, lo que constituye el centro de preocupación de esta investigación son los hombres que hacían vivir cotidianamente a la institución. Ellos fueron quienes, a través de sus opciones, decisiones e inclinaciones personales, transformaron el aparato burocrático en una fuente de enriquecimiento personal y extorsión, tanto a expensas de sus administrados como de su soberano. Es cierto que no se puede ni se debe pasar por alto las facilidades que tal o cual debilidad administrativa daban al desenvolvimiento general y banal del abuso de poder; sin embargo, la investigación no podría reducirse a un análisis que se contentara con subrayar una especie de determinismo exclusivo entre unas y otros. ¿Quiénes eran, entonces, esos hombres que, seguros del poder que les había sido confiado, se las ingeniaban para corromperlo en su propio provecho?

  • 1 Con el propósito de evitar la repetición de las notas y referencias en este capítulo, en esta nota (...)

2Los que ostentaban ese cargo real se revelaban muy particularmente atentos al buen desenvolvimiento de su carrera profesional y a las posibilidades de promoción que se les ofrecían; velando celosamente por sus prerrogativas profesionales, se mostraban siempre prontos a proclamar su fidelidad al servicio real con la esperanza de obtener alguna ventaja, ya se tratase de una distinción, un título o un favor. Ese comportamiento sorprende por su ambivalencia, aun cuando, sin duda alguna, era característico de unos hombres que pertenecían a una sociedad del Antiguo Régimen, en la que la distinción honorífica, acompañada de privilegios y prelaciones, primaba sobre todo o casi todo; pero el comportamiento social de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España también se muestra asombrosamente moderno: revela a verdaderos profesionales de la cosa administrativa, conscientes de las responsabilidades y la competencia que se adquieren con la experiencia. Tal observación sólo puede alentar al investigador a esbozar el indispensable retrato de los más de 300 individuos que personificaron la administración de la Real Hacienda del virreinato durante un siglo, reconstituyendo las diferentes etapas de la carrera profesional de un oficial de la Real Hacienda de la Nueva España entre 1660 y 1780; por lo demás, ello permitirá, asimismo, identificar las diversas motivaciones que alentaban a los individuos a obtener esos oficios administrativos.1

FIGURA IV.1. Uniforme diseñado para los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España a finales del siglo xviii; Archivo General de Indias, Uniformes, 130, México.

LA ADMINISTRACIÓN DE LA REAL HACIENDA Y LA CONTRATACIÓN DE LOS OFICIALES

3En la contratación de los individuos a quienes se habría de confiar la administración de la “hacienda americana”, tres variables fundamentales condicionaban la elección: el origen geográfico, el grado de competencia y la venalidad de los oficios. A pesar del riesgo de esquematismo, el criterio del lugar de nacimiento es un primer filtro relativamente fácil de identificar y aplicar, porque permite distinguir fundamentalmente entre criollos y peninsulares. No ocurre lo mismo en lo concerniente a la venalidad de los oficios o la competencia, debido a que ambos criterios son más complejos de delimitar, en particular en el contexto colonial americano.

  • 2 La bibliografía sobre el tema es abundante. Respecto a la cuestión mencionada, el lector se puede (...)
  • 3 Francisco Tomás y Valiente, La venta de oficios en Indias…, op. cit.
  • 4 La legislación en la materia mencionaba regularmente que ninguno de esos oficios podía ser vendido (...)

4La venalidad de los oficios abarcaba dos prácticas completamente diferentes.2 La venta de los oficios reales, que el rey hacía conforme a un sistema similar al que se puso en práctica en Francia a partir del siglo xvi, se aplicaba a los oficios calificados como “vendibles y renunciables”; se trataba, notablemente, de los oficios de escritura, como las escribanías o los oficios notariales. El adquiriente gozaba de la completa propiedad del oficio, lo que le daba el derecho de transmitirlo contra el pago de una renta equivalente a un tercio de su valor.3 Esa primera forma de venalidad era similar a la concesión restringida de derechos sobre un oficio, denominada “beneficio”, la cual prohibía al beneficiario considerarse plenamente propietario del oficio de que se tratase; en particular, el beneficiario no podía garantizar la transmisión de ese bien a alguna persona de su elección; por lo tanto, el beneficio se asemejaba en sus inicios a una venta vitalicia, en la que el rey se reservaba el derecho de recuperar el oficio a la muerte del titular, ponerlo en venta nuevamente o incluso designar él mismo a un nuevo oficial. Esa práctica de una venalidad moderada se aplicaba muy particularmente a los altos oficios de justicia y finanzas, en especial a los que ocupaban los oficiales reales y los contadores del Tribunal de Cuentas.4

5Ahora bien, a pesar de las restricciones, que expresaban las prevenciones del poder real con respecto a lo que parecía un abandono de las prerrogativas reales, las constantes presiones de la necesidad económica empujaban regularmente al monarca español a descuidar esos principios. Mediante el pago, el beneficiario de un oficio beneficiado estaba autorizado a designar a su sucesor sin supervisión ni canon de ninguna clase. Esa ampliación de hecho, si no de derecho, del beneficio obligó a dar a la venalidad un contenido más amplio que el de la simple compra de un oficio al rey. En efecto, es necesario considerar como adquisición venal todo nombramiento a una plaza de titular adquirido sin que interviniera el Consejo de Indias. En realidad, se puede considerar que un oficial que obtenía la confirmación de su oficio sin ofrecer “servicio gracioso” alguno al rey dependía del beneficio: tras la aparente normalidad de la contratación, se ocultaba en realidad una designación proveniente de un derecho de transmisión adquirido contra el pago hecho por su predecesor. En ocasiones, la transmisión podía llegar incluso a transformarse en una venta de tipo privado entre dos individuos sobre la que la Corona ya no ejercía dominio alguno. Lo anterior significa que, para descubrir la realidad de la venalidad, no es posible contentarse únicamente con los decretos de nombramiento, que sólo revelaban la presencia de la venalidad real; es necesario completarlos con las concesiones del derecho a nombrar a un sucesor y con los testimonios que confirman la realidad de su práctica.

6Asimismo, es necesario hacer explícita la evaluación de la competencia de los oficiales contratados. No se dispone de informes y evaluaciones que hubiesen llevado a cabo los oficiales responsables sobre los miembros de su servicio en el caso del periodo estudiado, práctica que se generalizó en la Nueva España después de 1780, por lo que es necesario recurrir a otros medios para encontrar algunas indicaciones indirectas. En primer lugar, en el caso de los oficiales de la Real Hacienda, se debe subrayar la falta de una verdadera formación profesional que no fuese la práctica; además, es necesario tomar en consideración también el aspecto exclusivamente técnico del conocimiento que poseían esos oficiales. Dicho en otras palabras, el único medio verdadero de mensurar aun cuando sea un poco su grado de capacitación se basa en la evaluación de su experiencia, la cual adquirían muy especialmente pasando con anterioridad por puestos de responsabilidad inferior, antes de tener acceso al cargo de oficial de la Real Hacienda; y también la adquirían accesoriamente mediante el ejercicio de un oficio equivalente en un servicio administrativo similar. Así, la competencia, medida en función de la práctica que adquirían con el tiempo, iba aparejada muy frecuentemente con la edad. En consecuencia, el retrato hablado de un oficial poco competente o incompetente corresponderá a un individuo joven que ingresó directamente al cargo de oficial: dado que no tenía ninguna experiencia administrativa previa, o bien provenía de un sector administrativo sin ninguna relación con su nuevo oficio, únicamente poseía en menor medida, o no las poseía, esas técnicas tan particulares de la contabilidad, notablemente las reglas fundamentales de la teneduría de los libros de cuentas.

GRÁFICA IV.1. Contratación de oficiales del Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

GRÁFICA IV.1. Contratación de oficiales del Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del , Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

GRÁFICA IV.2. Contratación de oficiales reales de la Nueva España (1650-1780)

GRÁFICA IV.2. Contratación de oficiales reales de la Nueva España (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

7A partir de las variables así definidas, es posible establecer en el primer momento el ritmo de la contratación de los oficiales de la Real Hacienda entre 1660 y 1780. En lo concerniente a la venalidad, las gráficas iv.1 y iv.2 indican con claridad la aparición de una ruptura en torno al año de 1715: cuando se toman en consideración todas las categorías de oficiales de la Real Hacienda, 85 % de la venalidad aparece como anterior a ese año; asimismo, durante los periodos en que la venta de los oficios fue más intensa —es decir, entre 1680 y 1715—, la contratación se hacía casi exclusivamente bajo esa forma. Subsecuentemente, fuera de la breve recuperación de los años de 1740 a 1745, la práctica de la venalidad se abandonó en la contratación de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España.

8Ahora bien, ese ritmo general es aplicable, con algunas graduaciones, a cada una de las categorías de oficiales tomadas en consideración. En el caso de los oficiales reales, la venalidad se ejerció antes, más generalizadamente y durante más tiempo: se generalizó desde los años de 1650 y, posteriormente, a pesar de una fuerte tendencia a la disminución después de 1715 e independientemente de la breve pero fuerte recuperación durante los años de 1740 a 1745, permaneció como un medio que se utilizaba de manera puntual en su contratación. Por el contrario, en el caso de los contadores del Tribunal de Cuentas de México, 80 % de las ventas de oficios se dio entre 1680 y 1715.

9El origen geográfico de los oficiales de la Real Hacienda completa útilmente ese primer enfoque. En lo que respecta al conjunto del periodo, se conoce la proveniencia geográfica de 226 individuos. Los oficiales peninsulares representaban 76 % de ese total; entre ellos, destacan tres regiones metropolitanas que suministraron las tres cuartas partes de los servidores del aparato administrativo de la Real Hacienda (véase el cuadro iv.1): el conjunto castellano, centro administrativo y político de la monarquía española, suministró cerca de la cuarta parte de los oficiales candidatos a la emigración; su extensión andaluza, basada en su monopolio de los intercambios con el imperio, alimentó también una fuerte corriente migratoria en el seno del personal administrativo; y las provincias vascas, en fin, tradicionales proveedoras de servidores de la burocracia castellana en la propia península y, por lo demás, de activos animadores de la vida económica a la escala del imperio, procuraron un fuerte contingente de oficiales de la Real Hacienda a la administración colonial. El resto de las regiones metropolitanas sólo contribuyeron muy secundariamente a la emigración alimentada por los burócratas coloniales. La distribución geográfica de los flujos permite pensar que, en cierto sentido, el aparato administrativo de la Real Hacienda colonial estaba abandonado en manos de unos oficiales cuyas regiones de origen se encontraban, por razones propias de cada una de ellas —posición administrativa dominante, dominio de los intercambios comerciales o fuerte participación en ellos—, en una situación privilegiada en sus relaciones políticas y económicas con los territorios coloniales. En lo concerniente a los oficiales criollos, su proveniencia ampliamente predominante de la ciudad de México y, secundariamente, de Guadalajara y La Habana confirma el modelo de contratación que se observó a la escala de la península: los criollos eran contratados, primero y sobre todo, en las “regiones capitales”, poseedoras de un aparato administrativo y capaces de fomentar y producir candidatos a esas funciones.

CUADRO IV.1. Lugar de nacimiento de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España (1660-1780)

CUADRO IV.1. Lugar de nacimiento de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 5 Mark A. Burkholder y Dewit S. Chandler, De la impotencia a la autoridad (1687-1808), fce, México, (...)

10Independientemente de los orígenes regionales de los oficiales de la Real Hacienda, también es interesante tomar en consideración la evolución de la relación entre criollos y peninsulares entre 1660 y 1780 (véase los cuadros iv.2 a iv.5). Si el modelo válido en el caso de los oidores de las audiencias americanas se aplicara a este caso, se debería encontrar una distribución de la contratación de los oficiales de la Real Hacienda coincidente con la ruptura de 1715.5 ¿Qué ocurrió exactamente? Antes de 1715, esto es, durante la fase de venalidad generalizada, los peninsulares representaron más de 77 % del personal contratado; dicho en otras palabras, al menos en lo concerniente a este aspecto, la contratación de los oficiales de la Real Hacienda no siguió las reglas observadas en el caso de la otra categoría profesional anteriormente estudiada y que puede servir como punto de referencia.

11En un último momento, en fin, mediante la evaluación del grado de capacitación de los oficiales (véase los cuadros iv.6 a iv.9), se puede mensurar la relación de las primeras modalidades de contratación con la calidad. En el caso de los 288 oficiales de la Real Hacienda, 55 % ejerció una actividad anterior relacionada con el nombramiento posterior. Consecuentemente, si bien es cierto que los oficiales poco competentes representaron cerca de la mitad de los que fueron contratados entre 1660 y 1780, también lo es, sobre todo, que constituyeron las dos terceras partes de los que estuvieron en servicio activo antes de 1715; además, en fin, los oficiales inexperimentados contratados antes de 1715 representaron 85 % del total de los oficiales de ese grupo presentes en la administración de la Real Hacienda entre 1660 y 1780. La relación manifiesta entre la inexperiencia y la contratación anterior a 1715 se verifica igualmente en cada uno de los dos sectores administrativos de la administración de la Real Hacienda, lo que confirma que el peso de los oficiales poco o nada competentes fue mayor antes de 1715.

CUADRO IV.2. Número de compras del oficio de oficial real de la Nueva España según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

CUADRO IV.2. Número de compras del oficio de oficial real de la Nueva España según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.3. Número de oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

CUADRO IV.3. Número de oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.4. Número de compras de oficios del Tribunal de Cuentas de México según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

CUADRO IV.4. Número de compras de oficios del Tribunal de Cuentas de México según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.5. Número de contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

CUADRO IV.5. Número de contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.6. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)

CUADRO IV.6. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.7. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio (1660-1780)

CUADRO IV.7. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

12Así, la matriz de la contratación de los oficiales de la Real Hacienda se estableció en un principio en torno al año hito de 1715, notablemente en lo que se refiere a la práctica de la venalidad y a la competencia de los oficiales, por lo que es necesario continuar el análisis de la contratación en función de esa ruptura cronológica, muy en particular para tratar de comprender el verdadero impacto del recurso a la venalidad de los oficios.

  • 6 En efecto, los contadores peninsulares del Tribunal de Cuentas representaron 71 % de la totalidad (...)

13Partiendo siempre del esquema elaborado para el caso de los oidores de las audiencias, parece existir una relación entre la venalidad y el origen geográfico de los oficiales contratados (véase los cuadros iv.10 a iv.13). Durante la totalidad del periodo, los 80 peninsulares que compraron el oficio representaron 71 % de los 112 que lo compraron; para ser más precisos aún, los 71 peninsulares contratados antes de 1715 que compraron el oficio representaron 73 % de los oficiales de la Real Hacienda; por lo tanto, se hace evidente que el método de contratación de los oficiales de la Real Hacienda no concuerda con el modelo que funcionaba en el caso de las audiencias: a un fuerte predominio peninsular durante todo el periodo correspondió una venalidad destinada, en proporciones ligeramente más importantes todavía, a los propios peninsulares. La aplicación de ese doble parámetro a la contratación propia de cada uno de los componentes de la administración de la Real Hacienda no introduce graduaciones significativas en el cuadro anterior. En los dos casos, la relación entre los criollos y los peninsulares contratados conforme al criterio de la compra del oficio es prácticamente equivalente a la del conjunto del cuerpo,6 lo cual quiere decir que, a gran diferencia de los oficios superiores del sistema judicial, en el caso de los oficios de la Real Hacienda, su venta no hizo sino entreabrir muy poco la puerta a los aspirantes criollos.

CUADRO IV.8. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)

CUADRO IV.8. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.9. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio (1660-1780)

CUADRO IV.9. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.10. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

CUADRO IV.10. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.11. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

CUADRO IV.11. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.12. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

CUADRO IV.12. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO iv.13. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

CUADRO iv.13. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)

M = metropolitano
C = criollo de la Nueva España
Americano = español de América
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 7 Los peninsulares de ese sector administrativo siguieron predominando ampliamente en la obtención d (...)
  • 8 En efecto, entre 1715 y 1780, los peninsulares que compraron el oficio fueron tres, contra cuatro (...)
  • 9 En el caso del Tribunal de Cuentas, los incompetentes representaron 61 % de los ministros que comp (...)

14La aplicación de la venalidad de manera secundaria después de 1715 modificó radicalmente esa situación. En el caso del conjunto de los oficiales contratados conforme a ese procedimiento, posteriormente a ese año hito, los peninsulares ya únicamente representaron 60 %. Ahora bien, aun cuando ese cambio solamente se verificó de manera incompleta en el caso de los oficiales reales,7 no ocurrió lo mismo en el de los contadores del Tribunal de Cuentas de México. En éste, los criollos que compraron el oficio superaron ligeramente —y fue la única ocasión en que ello se produjo— a los peninsulares.8 En el primer momento, es posible delimitar todavía más el impacto de la venalidad sobre la contratación de los oficiales de la Real Hacienda mediante el establecimiento de la correlación entre esa práctica y la capacitación de los oficiales seleccionados: en el caso del periodo 1660-1780, se contabilizaron 66 % de inexperimentados —es decir, 98 oficiales— entre los 148 que compraron un oficio de la Real Hacienda; al mismo tiempo, esos oficiales únicamente representaron 34 % del total de los contratados durante esos mismos años; finalmente, los 83 contratados poco competentes o incompetentes que compraron el oficio antes de 1715 representaron 65 % de los 127 que compraron el oficio. Lo anterior quiere decir que la venalidad abrió ampliamente la puerta a unos oficiales poco preparados para hacer frente al trabajo que los aguardaba. Esta observación es aplicable, aunque con cierta graduación, a cada uno de los dos sectores de la administración de la Real Hacienda considerados por separado;9 sobre todo, es necesario subrayar la proporción marcadamente más alta de los oficiales reales que compraron el oficio e incompetentes en comparación con el total de los que lo compraron. Así, resulta evidente que la venalidad, presente con más anterioridad y con mayor fuerza en la contratación de esa categoría de oficiales, afectó más profundamente a las reales cajas que al Tribunal de Cuentas.

  • 10 La edad de contratación corresponde a la del oficial de la Real Hacienda en la fecha de otorgamien (...)
  • 11 En las reales cajas, el criterio de la antigüedad introducía cierta jerarquía entre los oficiales (...)
  • 12 Ismael Sánchez Bella, La organización financiera en las Indias, siglo xvi, Sevilla, 1968.
  • 13 Entre los oficiales reales, de los 85 de quienes se conoce la edad de ingreso al oficio, hubo 13 q (...)
  • 14 Con el propósito de no deformar los resultados de la muestra, tomar en consideración en ocasiones (...)
  • 15 Se contaron 16 de los 69 que compraron el oficio y de los que se conoce la edad.
  • 16 Únicamente fueron tres los que se encontraban en esa situación entre los 75 contratados por sus pr (...)

15El estudio de la edad de contratación de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España confirma las observaciones anteriores (véase los cuadros iv.14 a iv.17).10 En efecto, la venalidad significaba una marcada disminución de la edad de ingreso al oficio. Gracias a ese método de contratación, un oficial podía convertirse en titular de su oficio, cualquiera que fuese, en torno a la edad de 30 años.11 A la inversa, entre los oficiales contratados únicamente por sus méritos, la edad promedio de ingreso al oficio se situaba alrededor de los 40 años. En la práctica, la venalidad permitía el acceso a los oficios de la Real Hacienda a candidatos que ni siquiera tenían la edad mínima requerida;12 y las excepciones que se hacían a esa norma legal estaban lejos de ser raras:13 en efecto, una vez descontados los oficiales cuya candidatura legal dependía de unos cuantos meses,14 las excepciones representaron casi la cuarta parte de los que compraron el oficio de quienes se conoce la edad en el momento de su titulación.15 Por el contrario, la desaparición de la venalidad entrañó la de las titulaciones ilegales.16

16Ahora bien, si se hace la distinción de la edad de los contratados conforme a su origen geográfico y en función de la fecha de su contratación, es posible afinar el análisis todavía más. En lo concerniente a la distinción entre criollos y peninsulares, en general estos últimos eran sensiblemente mayores que sus colegas americanos, lo cual era particularmente marcado en el caso de los oficiales criollos que compraron el oficio: la edad promedio en el momento de su integración se situó apenas por sobre el mínimo legal. En consecuencia, no es sorprendente el encontrar ocho criollos que compraron el oficio que no tenían la edad legal, contra siete peninsulares; en efecto, los primeros representaron la mitad de todos los criollos que compraron el oficio contratados en la administración de la Real Hacienda entre 1660 y 1780, mientras que los segundos no alcanzaron ni siquiera la quinta parte. Consecuentemente, es verdad que el abandono de la venalidad entrañó un incremento significativo de la edad de titulación de los oficiales criollos; sin embargo, ello no impidió que fueran marcadamente más jóvenes que los peninsulares.

CUADRO IV.14. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que compraron el oficio (1660-1780)

CUADRO IV.14. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que compraron el oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.15. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que no compraron el oficio (1660-1780)

CUADRO IV.15. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que no compraron el oficio (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

17Por otra parte, la distinción de la edad de titulación de los oficiales de la Real Hacienda en función de la ruptura de 1715 muestra una situación doble. En las reales cajas, la edad de los oficiales reales contratados se distribuía estrictamente en función del método de contratación. Antes de 1715, periodo de predominio de la venalidad, los oficiales reales contratados por sus méritos eran significativamente mayores que la otra categoría; a la inversa, después de 1715, los oficiales reales que compraron el oficio eran marcadamente más jóvenes que los contratados sobre la base de su experiencia. Esa situación, que confirma las observaciones anteriores, debe graduarse en el caso del Tribunal de Cuentas, en el que la edad promedio de los oficiales contratados durante cada una de las dos fases variaba independientemente del método de contratación. El promedio de la edad de los contratados mediante el método de la venalidad antes de 1715 es muy semejante al promedio de edad de los oficiales que no compraron el oficio durante el mismo periodo. Del mismo modo, la edad media aumentó significativamente después de 1715, de manera por completo equivalente en ambos casos, para mantenerse muy cercanas una de la otra. Las divergencias ilustran la capacidad de adaptación del poder real a las restricciones que las necesidades económicas en que se encontraba ejercían sobre la contratación. En el primer caso, la fuerte penetración de la venalidad de los oficios no impidió en absoluto al poder español mantener una supervisión mínima sobre la contratación de los oficiales de ese sector, supervisión que se tradujo en el ingreso a esos oficios de oficiales de mayor edad y más experimentados que garantizaban una eficacia mínima del funcionamiento administrativo. En el segundo caso, el de una administración sensiblemente menos afectada por la práctica generalizada de la venalidad en otras partes, la contratación de oficiales poco o nada competentes se llevó a cabo mediante el método de la integración de jóvenes inexperimentados. En las dos situaciones, sin importar lo que muestren las graduaciones que revelan el mantenimiento del dominio sobre la contratación de los oficiales a pesar de la extensión de la venalidad, el incremento general de la edad de los contratados posteriormente a 1715 correspondió a la búsqueda de una mayor eficacia en el trabajo de los oficiales.

CUADRO IV.16. Edad promedio de ingreso al cargo de los contadores del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)

CUADRO IV.16. Edad promedio de ingreso al cargo de los contadores del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

18Los diversos datos presentados permiten elaborar ya el balance del impacto de la venalidad de los oficios sobre la contratación de los oficiales de la Real Hacienda y, además, establecer sus repercusiones sobre la administración. De manera constante, aunque desigual, la venalidad de los oficios significó la debilidad de la función destinada a la capacitación como criterio de selección de los candidatos; por lo demás, también se mantuvo como sinónimo de una preferencia por los criollos relativamente reducida en la contratación de la administración de la Real Hacienda; sin embargo, independientemente de estas conclusiones generales, es necesario, sobre todo, graduar el impacto negativo de la venalidad sobre la contratación de los miembros de dicha administración.

CUADRO IV.17. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales reales de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

CUADRO IV.17. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales reales de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 17 Solamente hubo dos de ellos en siete ventas de oficios de contadores y cuatro en 14 ventas en las (...)

19En el caso de los oficiales reales de las reales cajas, la venalidad de los oficios aplicada antes de 1715 dejó un pequeño espacio a los oficiales que se apartaban de esa línea general. En efecto, si bien es cierto que casi las tres cuartas partes de ellos correspondían a la categoría de los oficiales no preparados para el ejercicio de su oficio, los otros poseían, por el contrario, una verdadera experiencia. Lo anterior quiere decir que entre los oficiales contratados mediante el método de la venalidad se encontraba una minoría de candidatos experimentados. En el caso de las reales cajas, la venalidad se aplicaba a la promoción de oficiales subalternos que poseían una verdadera experiencia; situación que se encontraba todavía más generalizada en el Tribunal de Cuentas de México, donde los oficiales experimentados que compraron el oficio antes de 1715 representaron cerca de 40 %; por el contrario, después de esa fecha, esos oficiales ya únicamente representaron cantidades insignificantes, tanto en las reales cajas como en el Tribunal de Cuentas de México.17

20En consecuencia, parece ser que, a todo lo largo del periodo considerado, la venalidad contribuyó sobre todo a acrecentar las contradicciones en el seno de un sistema de contratación cuyos flujos eran relativamente restringidos. Durante el primer periodo, significó el nombramiento a los raros puestos de responsabilidad de individuos externos a la administración de la Real Hacienda.

21En el caso de los numerosos oficiales subalternos, esa práctica sólo les permitía ínfimas posibilidades de promoción, por lo que su única alternativa consistía en aceptar participar finalmente en el juego de la compra de los oficios; por lo demás, los candidatos de la institución resentían doloro-samente la fuerte presión que ejercía la venalidad sobre el sistema de las promociones internas, lo que explica su agresividad cada vez que una plaza quedaba vacante.

  • 18 Como lo precisaba la cédula real del 20 de mayo de 1724 —y como se recordó el 18 de junio de 1750— (...)

22A la inversa, después de 1715, el mantenimiento de manera secundaria de ese tipo de contratación introdujo cierta flexibilidad. En un sistema de contratación que se había vuelto rígido debido a la prioridad absoluta que se atribuía a la competencia, que se reflejaba únicamente a través de la antigüedad y cuya intención era ante todo garantizar la promoción interna de los oficiales subalternos,18 la venalidad inyectaba una ligera dosis de flexibilidad, ya que permitía que se tomaran en consideración algunos factores externos y ya no únicamente los del sistema burocrático; con el riesgo, probablemente, de introducir también, de manera puntual, algunos elementos que al principio eran poco eficaces.

23La función contradictoria y finalmente ambigua de la venalidad en la contratación de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España explica la hostilidad que encontraba tanto entre los oficiales como entre los miembros del Consejo de Indias. Para los segundos, representaba que se pusiera en tela de juicio uno de sus privilegios: el de supervisar la contratación de los oficiales del rey; para los primeros, aniquilaba lo que consideraban como un derecho: el de tener acceso a las categorías superiores de los oficiales de la Real Hacienda. En ese rechazo absoluto de una práctica molesta para los hombres en servicio activo es donde hay que ver su condena y los argumentos empleados con ese propósito. La práctica de la venalidad bajo su forma americana del beneficio —incremento, cargado de amenazas, del número de criollos en un aparato burocrático de difícil supervisión, según los consejeros de Indias; incremento de la incompetencia y factor de parálisis, según los oficiales subalternos— se convirtió para todos y cada uno en la responsable de todos los males; en resumidas cuentas, no obstante, parece ser que la realidad de su impacto fue menos sistemáticamente negativa de lo que se ha querido admitir, según lo que afirmaban todos aquellos que en realidad fueron sus principales víctimas: en el periodo de crisis de la monarquía española y, más adelante, ante la urgencia de la guerra de sucesión, aseguró unos medios preciosos, sin que en realidad hipotecara, ni total ni sistemáticamente, el futuro; y, de una manera secundaria, introdujo un factor de apertura y renovación nada despreciable en un sistema de contratación que se basaba únicamente en la promoción interna y que por fuerza tendía a cerrarse sobre sí mismo a causa de su aplicación mecánica después de 1720.

  • 19 Entre los 32 contratados antes de 1715 sin recurrir a la venalidad, se encontró a 18 metropolitano (...)
  • 20 Sólo 17 de los 32 contratados se encontraban en ese caso.

24Estas últimas conclusiones llevan ahora a examinar la contratación de los oficiales de la Real Hacienda sin el recurso a la venalidad (véase los cuadros iv.2 a iv.5). De los 143 oficiales de la Real Hacienda que obtuvieron su oficio sin recurrir a la venalidad entre 1660 y 1780, únicamente 32 fueron contratados de esa manera antes de 1715. Entre ellos, se encontró cerca de 82 % de metropolitanos, cifra marcadamente superior al peso del grupo, sea cual fuere el tipo de contratación que se considere.19 En buena lógica, la prioridad que se otorgaba a los metropolitanos debió reflejarse en el grado de capacitación de los oficiales contratados; sin embargo, los resultados contradicen radicalmente el argumento de quienes criticaban la venalidad de los oficios: la mitad de los oficiales así contratados eran todavía inexperimentados.20 Esta observación, que funciona finalmente en el mismo sentido que la edad de buena parte de los oficiales de la Real Hacienda en el momento de su contratación, hace ver que la influencia negativa de la venalidad de los oficios era todavía más relativa. En realidad, parece evidente entonces que, sea cual hubiere sido la forma de contratación que se utilizó antes de 1715, el grado de competencia de los oficiales de la Real Hacienda no fue un criterio absoluto y determinante en su selección. En ese sentido, la práctica de la venalidad de los oficios no determinaba de manera alguna una situación que, antes bien, se contentaba con acompañar.

25Si se va más allá de la conclusión global, para tomar en consideración cada uno de los dos componentes de la administración de la Real Hacienda de la Nueva España, es posible encontrar en ellos situaciones análogas; sin embargo, vale la pena subrayar una particularidad en el caso de los oficiales reales. A lo reducido de la contratación, sin recurrir a la venalidad antes de 1715 —únicamente 16 de los 80 contratados mediante ese método entre 1660 y 1780—, corresponde la exclusividad de la presencia de los metropolitanos —los cinco cuyo origen se conoce eran metropolitanos–, todos los cuales eran oficiales experimentados. Si bien es cierto que no se puede llegar a conclusiones demasiado generales a partir de una observación fundamentada en datos muy reducidos, vale la pena, no obstante, tomarla en cuenta. Mediante la proyección de esa observación sobre la totalidad de los 16 individuos competentes contratados sin recurrir a la venalidad antes de 1715, ello representaría, cuando mucho, ¡dos oficiales metropolitanos competentes por cada real caja en un periodo de 50 años!, lo cual significa que el buen funcionamiento de ese sector administrativo no podía reposar únicamente sobre esos dos oficiales —quienes habrían sido, a priori, los mejor dispuestos con respecto a los intereses de la Corona—. A pesar de la extensión de la venalidad, que se denunciaba como perniciosa, la mera preocupación por la eficacia mínima imponía la contratación de otros oficiales competentes para garantizar, aun cuando fuese un poco, el funcionamiento de la maquinaria administrativa. Y, probablemente, el hecho de haberse dedicado a la contratación de una reducida minoría de oficiales reales competentes mediante el método de la venta de los oficios antes de 1715 fue para responder a esa necesidad.

  • 21 Sólo 97 de los 116 oficiales.

26Posteriormente a ese año, el lugar y las características de la contratación sin recurrir a la venalidad cambiaron profundamente. En primer lugar, esa práctica se convirtió en la forma predominante de selección de los futuros oficiales de la administración de la Real Hacienda de la Nueva España: 78 % de los 143 oficiales fueron contratados de esa manera. Ello llegó acompañado enseguida por un marcado incremento de los peninsulares en el mundo de la Real Hacienda: cerca de 80 % de los 92 contratados sin recurrir a la venalidad provenía de la metrópoli, contra solamente menos de dos tercios de la pequeña minoría que todavía se contrató durante ese mismo periodo mediante el recurso a la venta de los oficios. Ese tipo de contratación llegó a ser, en fin, sinónimo de un marcado incremento de la competencia de los oficiales, de mayor edad y provenientes de sectores administrativos en estrecha relación con su nuevo oficio (véase los cuadros iv.6 a iv.9 y iv.14 a iv.17); en efecto, 84 % de ellos correspondía a esa categoría,21 contra menos de 30 % de los que, durante ese periodo, fueron contratados todavía mediante el recurso a la venalidad de los oficios.

27Consecuentemente, para la administración de la Real Hacienda en conjunto, el abandono de la venalidad de los oficios después de 1715 representó un hito decisivo, caracterizado por un claro aumento del número de metropolitanos y, a la vez, un incremento sensible del grado de capacitación. En realidad, esa transformación correspondió al establecimiento de nuevos mecanismos de selección de los candidatos a oficiales de la Real Hacienda, y reflejó, principalmente, la función decisiva atribuida al pasaje por el cargo de oficial interino; en efecto, de los 97 oficiales competentes contratados después de 1715, 71 pasaron por esa posición antes de su titulación. Ahora bien, el nombramiento de los interinos correspondía únicamente al virrey; dicho en otras palabras, a partir de 1715, con el pretexto de distinguir a los oficiales experimentados con el propósito de promover su futuro profesional, la intervención del virrey tendió a ser predominante en el acceso a la carrera administrativa de la Real Hacienda. Así, la primacía que se atribuía a la competencia y, por ende, a la experiencia se tradujo, finalmente, en un efecto secundario pernicioso; para tres de cada cuatro candidatos significaba, en efecto, tener que estar en relación estrecha con el poder local. En opinión de los contemporáneos, la renuncia a la venalidad significó el abandono del principal vector de los desórdenes y abusos en el mundo administrativo; en la práctica, su remplazo mediante el pasaje casi obligado por el interinato significó principalmente la activación de las redes de relaciones en la Nueva España, a expensas de la administración central metropolitana y sin garantía de eficacia o competencia.

  • 22 Muchos oficiales metropolitanos estaban en ese caso, aun cuando las investigaciones llevadas a cab (...)

28Para el 25 % restante, las nuevas modalidades de la contratación representaron ante todo la posibilidad de una promoción en su administración de origen, es decir, en la propia Nueva España. Puntualmente, en fin, ese método de contratación benefició asimismo, en primer lugar, a unos cuantos candidatos al traslado desde la península, aunque en ocasiones también a partir de puestos que ocupaban en la Nueva España. En lo referente al resto de los oficiales incompetentes que lograron escapar al nuevo modelo de contratación establecido, se puede hacer notar que se trataba excepcionalmente de individuos provenientes de otro sector administrativo de la Nueva España: debilidad de militares en búsqueda de estabilidad profesional, unos cuantos alcaldes mayores con deseos de nuevas ganancias, etcétera. En su gran mayoría, se trataba de metropolitanos que obtenían su puesto en España y cuya contratación ponía en marcha de manera manifiesta mecanismos de recomendación propiamente peninsulares. En el caso de esos individuos, en efecto, fue posible encontrar ciertos apoyos que sus redes relacionales dejaron entrever, sin revelarlos totalmente.22

29Con todo, las importantes transformaciones de la contratación de los oficiales de la Real Hacienda que tuvieron lugar a partir de 1715 se presentaron de manera desigual en cada una de las ramas de la administración de la institución. Las graduaciones se manifiestan en particular en lo relacionado con el lugar que se otorgó a los peninsulares. En el Tribunal de Cuentas de México, la ruptura aparece de manera manifiesta, si se recuerda que, en el caso de los compradores de oficios durante el mismo periodo, los criollos fueron los más numerosos, mientras que, en el caso de los que no compraron el oficio, los criollos únicamente representaron un tercio de los contratados; sin embargo, si la preferencia por los peninsulares se traslada de la contratación a la política tradicional de la institución, el cambio aparece entonces mucho menos marcado; en ese caso, la nueva política de contratación puesta en práctica no significó en realidad un trastorno profundo para una administración menos afectada por la venalidad, antes bien, se tradujo en el fortalecimiento de una situación que se mantenía desde mucho antes del hito de 1715. No ocurrió completamente lo mismo en el caso de las reales cajas de la Nueva España, cuya contratación había sido afectada más marcadamente por la venalidad: el abandono de esta última se resintió más debido al hecho de que se cerró a los candidatos criollos un sector que había permanecido parcialmente accesible para ellos; así, debido a que su presencia en el seno de las reales cajas disminuyó a la mitad, se volvió secundaria, ya que apenas superaba 10 % del personal dirigente.

30Sea lo que fuere que indiquen las graduaciones, el reforzamiento del cierre con respecto a los criollos se presentó como un fenómeno general de la contratación, sin que, no obstante, significara un incremento proporcional del grado de competencia. Esta observación lleva ahora a analizar las relaciones existentes entre el grado de competencia y el origen geográfico de los oficiales de la Real Hacienda. De los 226 oficiales de la Real Hacienda cuya proveniencia geográfica se conoce, cerca de la mitad de los ministros experimentados fueron metropolitanos, mientras que los metropolitanos representaron menos de la tercera parte de los oficiales no capacitados (véase los cuadros iv.9 a iv.13). En lo que respecta a los criollos, únicamente representaron 29 oficiales competentes, mientras que se encontró a 23 inexperimentados en el mismo grupo. Globalmente, entonces, el peso de los criollos incompetentes equilibraba prácticamente al de los oficiales competentes del mismo origen; entre los metropolitanos, por el contrario, dos oficiales de cada tres pertenecían al grupo de los oficiales experimentados. Aunque este primer enfoque es aproximado, no por ello debe dejarse de tomarlo en consideración. En efecto, dado que la venalidad de los oficios afectó en proporciones equivalentes a los dos grupos antes de 1715 y el número total de oficiales contratados antes y después de ese año fue de una magnitud comparable, su resultado se presenta como revelador de la contratación que se llevó a cabo. Consecuentemente, se podría concluir que la probabilidad de encontrar criollos incompetentes en la administración de la Real Hacienda entre 1660 y 1780 era sensiblemente superior a la de encontrar peninsulares de la misma categoría.

  • 23 En efecto, los peninsulares competentes representaban casi 80 % de los oficiales de esa categoría, (...)

31Con todo, dado el peso más importante de los peninsulares en la administración estudiada, es necesario afinar la medida de la relación del grado de competencia con respecto al lugar de origen geográfico. Ello se hace posible notablemente cuando se traslada dicha relación, establecida conforme a los criterios del origen geográfico y el grado de competencia, al peso respectivo de cada grupo en la administración de la Real Hacienda. Se observa entonces que la diferencia entre cada entidad geográfica ya no era tan importante como se había podido pensar en el primer momento, aun cuando la proporción de los peninsulares competentes siga siendo superior a la que representaban en el seno de la administración.23

  • 24 Había 39 metropolitanos competentes de un total de 89 metropolitanos contratados.
  • 25 Había 10 criollos competentes por 18 incompetentes.

32Cuando se toma en consideración la importancia del hito cronológico de 1715 se hace posible profundizar aún más el análisis. En efecto, se puede uno interrogar válidamente sobre el impacto de la ruptura en el peso respectivo de los criollos y los peninsulares en función de la relación de competencia de cada grupo. Antes de 1715 los metropolitanos competentes no representaban más de 43 % del total de los metropolitanos contratados durante ese periodo;24 y ese mismo orden de magnitud es aplicable también a los criollos competentes de ese periodo en comparación con el total de criollos contratados antes de ese año.25 Dicho en otras palabras, antes de 1715 el equilibrio entre unos y otros significaba que todavía no existía una diferencia significativa de trato en su contratación; por el contrario, después de 1715, la brecha entre los dos grupos se ahondó muy marcadamente: si bien es cierto que la relación de competencia de los criollos se estableció en dos a uno, en el caso de los peninsulares llegó a ser entonces de seis a uno.

33Después del análisis en que se combinan los grados de capacitación, los métodos de contratación y los orígenes geográficos, se comprende mejor la manera como funcionó la contratación de los oficiales de la Real Hacienda entre 1660 y 1780. Es evidente, principalmente, que ninguna variable, por importante que hubiere sido, determinó ni orientó por sí sola el conjunto del sistema. A pesar de la responsabilidad que se le ha atribuido, tanto por parte de los contemporáneos como entre numerosos historiadores, la contratación de los oficiales de la Real Hacienda durante esos 100 años no se reguló en función de la venalidad de los oficios en América —de su práctica o su abandono—. Si bien no es posible negar su función, se debe admitir que la contratación fue, ante todo, el fruto de diversas combinaciones entre las diferentes variables conforme a reglas que cambiaron con el tiempo.

34Antes de 1715, la práctica de la venalidad fue probablemente el factor determinante que orientó durante medio siglo la contratación de los oficiales de la Real Hacienda, y lo que explica la importante presencia de oficiales poco competentes o incompetentes durante ese periodo es, muy particularmente, la extensión de esa práctica y su cuasi generalización; sin embargo, ese método de contratación se aplicó indiferentemente al origen geográfico de los candidatos a esos puestos, por lo que no logró poner en tela de juicio la contratación de metropolitanos, muy mayoritaria; por lo demás, debido exclusivamente a la necesidad, la venalidad se aplicó también a la selección de candidatos competentes provistos a menudo de una sólida experiencia. Así, a todo lo largo de ese periodo, estos últimos constituyeron una minoría significativa entre los oficiales reales contratados. Asimismo, es sorprendente observar que, entre los oficiales competentes que compraron el oficio, la proporción de criollos siguió siendo relativamente elevada, lo que confirma con gran claridad que venalidad no rimaba con criollismo ni con ineficacia.

35Después del hito de 1715, el abandono de la venalidad no significó de ninguna manera el retorno a la práctica de la contratación bajo el dominio natural y pleno de la metrópoli. Es cierto que, después de ese año, la competencia y el origen metropolitano se asociaron para dar nacimiento a un sistema en apariencia satisfactorio para Madrid, dado que, en efecto, la primera impresión parece sugerir que entonces se entró en una nueva era bautizada como de la “autoridad”; sin embargo, un análisis más detallado y graduado muestra que ocurrió algo muy distinto. Tras esa ilusoria puesta en orden que acompañó a la desaparición de la venalidad de los oficios, se ocultaba un efecto particularmente perverso provocado por el hecho de dar preferencia al criterio de la competencia. En búsqueda de candidatos experimentados para su administración americana de la Real Hacienda, la metrópoli únicamente podía elegir, finalmente, a individuos que hubiesen ejercido con anterioridad responsabilidades similares a las que se deseaba confiarles. Ante la inexistencia de una jerarquía coherente entre los diferentes sectores que componían la administración de la Real Hacienda; ante la inexistencia, también, de una verdadera e importante movilidad geográfica entre los oficiales de la Real Hacienda, y, por ende, ante la inexistencia de un verdadero cursus honorum, ¿dónde se podía encontrar a los individuos buscados? La cuestión se resolvió mediante la elección generalizada entre los oficiales interinos. Es cierto que los recién contratados, de mayor edad que sus predecesores, ofrecían la ilusión tranquilizadora de la sabiduría y la competencia que acompañan a la madurez; pero, en realidad, al mismo tiempo, la Corona concedía el único poder verdadero de selección de los futuros oficiales de la Real Hacienda a las redes locales que, desde la Nueva España y en tomo al virrey, distribuían esas codiciadas prebendas. Así, a pesar de la importancia de las modificaciones aportadas a las condiciones de contratación, de la insistencia puesta en la competencia, del sensible fortalecimiento de la presencia metropolitana y, en fin, del abandono de la venalidad de los oficios, no se podría considerar que la contratación de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España experimentó un mejoramiento profundo y radical después de 1715. En realidad, el mejoramiento fue muy relativo y, sobre todo, no permitió, de ninguna manera, fortalecimiento alguno de la autoridad metropolitana. Esta última se contentaba muy a menudo —en tres de cada cuatro casos— con nombrar como interinos a individuos seleccionados localmente, expresiones de juegos e intereses personales en América cuyo contenido ella ignoraba con mucha frecuencia.

36Una vez franqueados los obstáculos de la selección, el oficial de la Real Hacienda veía abrirse ante él espacios profesionales nuevos. Los riesgos relacionados con sus situaciones anteriores desaparecían con su contratación, puesto que esta última era teóricamente vitalicia: no existía una duración de ejercicio en el oficio fijada por adelantado, con el plazo de la residencia a su término. Todo se conjugaba, entonces, para asegurarle una larga carrera profesional a quien acababa de ser acogido. ¿Qué ocurrió exactamente en cada uno de los dos cuerpos que componían el grupo de oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España? En la siguiente sección se responderá a esta pregunta, haciendo una distinción entre oficiales reales y contadores del Tribunal de Cuentas, cuyas obligaciones y restricciones profesionales eran en realidad muy diferentes.

LA CARRERA PROFESIONAL DEL OFICIAL REAL: INEXISTENCIA DE PERSPECTIVAS

  • 26 Unos 131 oficiales reales no cambiaron de puesto a todo lo largo de su carrera y únicamente 13 ace (...)

37El desenvolvimiento de la carrera profesional de un oficial real de la Nueva España se definía principalmente por su estabilidad geográfica. Se conoce el desenvolvimiento de la carrera profesional de 168 de los 186 oficiales reales contratados en las diferentes reales cajas de la Nueva España (véase los cuadros iv.18 a iv.20). En el caso de ocho de cada 10 de ellos, su carrera profesional únicamente conoció el horizonte de su primera afectación.26 La inmovilidad, establecida como regla de funcionamiento profesional, marcó profundamente el desenvolvimiento de la carrera profesional de los oficiales reales.

CUADRO IV.18. Número de oficiales reales de la Nueva España que sólo tuvieron una afectación, distribuidos conforme al número de etapas anteriores a su titulación (1660-1780)

CUADRO IV.18. Número de oficiales reales de la Nueva España que sólo tuvieron una afectación, distribuidos conforme al número de etapas anteriores a su titulación (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 27 Únicamente una quincena del conjunto del cuerpo de oficiales reales la aceptaron entre 1660 y 1780 (...)
  • 28 agi, Escribanía de cámara, legajo 298c, cuaderno 35, ff. 400-408.

38Un oficial real titular de su oficio, cualquiera que fuese, sólo excepcionalmente aceptaba una comisión de oficial real interino en otra real caja, aun cuando fuese vecina geográficamente.27 Ahora bien, las necesidades de interinos experimentados y confiables eran grandes y verdaderas; las frecuentes suspensiones a que estaban expuestos los oficiales reales en el ejercicio de sus responsabilidades dejaban a las reales cajas privadas de responsables durante largas semanas, cuando no se trataba de meses. Asimismo, era necesario subvenir puntualmente al remplazo temporal de un titular fallecido antes de que el proceso de designación del sucesor hubiese podido arrojar su resultado. Ahora bien, los oficiales reales en servicio activo no solían someterse a esas obligaciones de muy buena gana: eso fue precisamente lo ocurrido en marzo de 1718, cuando los oficiales reales de Veracruz protestaron en contra del principio del traslado que el virrey acababa de aplicarles. Su argumentación se reducía a la defensa de los intereses de la administración real, ya que, según ellos, “los oficiales reales de cada caxa están instruidos en lo conducente a sus ministerios”.28

CUADRO IV.19. Puestos sucesivos de los oficiales reales de la Nueva España que fueron trasladados (1660-1780)

CUADRO IV.19. Puestos sucesivos de los oficiales reales de la Nueva España que fueron trasladados (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 29 Idem.
  • 30 En el caso de Francisco de Tineo, se trató de Cosme Damián Ugarte, oficial real de Acapulco, que h (...)
  • 31 agi, Audiencia de México, legajo 1971, y agn-ahh, 205-10 y 205-22.

39En consecuencia, el traslado podía traducirse en la multiplicación de los errores, incluso por parte de los oficiales reales particularmente competentes.29 Su reticencia llegaba en ocasiones al rechazo categórico, que la administración soportó al menos en dos de las proposiciones hechas a oficiales reales titulares. En el caso de Francisco de Tineo, contador de la real caja de Sombrerete, su rechazo a un remplazo en la real caja vecina de San Luis Potosí, hacia 1760, fue sin apelación. Las justificaciones que planteó procedieron siempre conforme a la argumentación que se encontró en circunstancias análogas; en primer lugar, venía el excesivo costo del desplazamiento para toda la familia por un tiempo no establecido por adelantado; enseguida, intervenían la edad y la salud, demasiado frágil, del oficial sondeado, y surgía, en fin, el precedente creado por algún rechazo anterior, que los oficiales reales se complacían en recordar a la administración de que dependían.30 Algunos años más tarde, en noviembre de 1763, conminado nuevamente por el virrey a desplazarse temporalmente a Guanajuato, Francisco de Tineo no pudo escabullirse; sin embargo, negoció enérgicamente su asunto y obtuvo un traslado definitivo, por lo que terminó su carrera profesional en esa última real caja en el transcurso de los años de 1780.31 Los intercambios de réplicas ilustran la dificultad del virrey para obtener satisfacción en un punto que, no obstante, no era insignificante; ante los rechazos categóricos de los oficiales reales en servicio activo y, de manera más general, con el propósito de evitar provocarlos, se veía forzado, sobre todo, a llenar los vacíos dejados por una sanción o un fallecimiento fundamentalmente mediante candidatos a una contratación futura, en búsqueda de experiencia profesional.

CUADRO IV.20. Número de oficiales reales de la Nueva España que obtuvieron una promoción a otras funciones (1660-1780)

CUADRO IV.20. Número de oficiales reales de la Nueva España que obtuvieron una promoción a otras funciones (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

40Con todo, la introducción del traslado representaba un medio de cortar los lazos anudados entre los oficiales reales y sus administrados; por lo demás, es sintomático que, de los 13 traslados que tuvieron lugar, únicamente tres ocurrieron antes de 1720. La práctica del traslado de cargo parece haber sido, entonces, un rodeo eficaz destinado a acrecentar la independencia de los oficiales de las reales cajas con respecto a la sociedad que los rodeaba, aunque muy difícilmente utilizado antes de 1780; sin embargo, ante esa posibilidad, las reticencias de los oficiales reales permanecían vivas. El rechazo a los traslados de puesto era muy a menudo una prolongación del rechazo a las comisiones de oficial interino, ya que, en más de un caso de cada tres, esas asignaciones temporales eran el preludio del traslado al puesto de que se tratase. De una manera más general, no obstante, la inmovilidad geográfica iba acompañada de la inexistencia de posibilidades de promoción para los oficiales reales; por lo tanto, se debe admitir que los 24 individuos que se beneficiaron de esa posibilidad representaron verdaderas excepciones.

CUADRO IV.21. Funciones ocupadas por los oficiales reales promovidos fuera de su cuerpo de origen (1660-1780)

CUADRO IV.21. Funciones ocupadas por los oficiales reales promovidos fuera de su cuerpo de origen (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 32 Seis de ellos obtuvieron ese tipo de cargo entre 1670 y 1735.

41En realidad, de esos 24 oficiales reales únicamente 17 obtuvieron auténticas promociones, mientras que, en el mejor de los casos, el resto solamente obtuvo, en un marco administrativo diferente, cargos apenas un poco más prestigiosos que los que abandonaron (véase el cuadro iv.21). En el caso de los primeros, se presenta una división cronológica manifiesta entre dos orientaciones administrativas. La última promoción a un puesto de gobernador provisional ocurrió en 1735; después de ese año, todos los individuos interesados fueron afectados a cargos superiores al suyo en la administración de la Real Hacienda o en una institución cercana a ella: el Tribunal de Cuentas, la superintendencia de la Real Hacienda o, en fin, las intendencias de las provincias. La orientación de las promociones otorgadas en un principio a los oficiales reales confirma ante todo el carácter regional de esos oficios: en el siglo xvii y todavía a comienzos del siguiente, cuando se producía la vacante de un cargo de gobernador, parecía natural pensar en un oficial real para sucederlo; dicho en otras palabras, antes que ser un hombre de la Real Hacienda, el oficial real fue considerado durante mucho tiempo como un hombre con experiencia práctica sobre el lugar al que estaba afectado.32 Posteriormente, a lo que se dio preferencia fue, por el contrario, a la competencia técnica del oficial real, proponiéndole promociones en el marco de su administración de origen o, más generalmente, de sus conocimientos prácticos. Las promociones ilustran el establecimiento, en el transcurso de la primera mitad del siglo xviii y, más precisamente tal vez, en el transcurso del decenio de 1730, de un esbozo de cursus honorum destinado a los oficiales reales que se distinguían por su capacidad; sin embargo, tanto la pesantez de la lentitud administrativa como las reticencias de los propios oficiales reales transformaron ese intento en excepción antes de los años de 1780.

CUADRO IV.22. Número de oficiales reales de la Nueva España distribuidos conforme al tipo y la duración de su carrera profesional (1660-1780)

CUADRO IV.22. Número de oficiales reales de la Nueva España distribuidos conforme al tipo y la duración de su carrera profesional (1660-1780)

Tipos de carrera profesional:
1. Oficiales reales que solamente tuvieron una afectación.
2. Oficiales reales que tuvieron varias afectaciones:
2a. duración en el primer cargo,
2b. duración en el segundo cargo,
2c. duración en el tercer cargo;
3. Oficiales reales que continuaron su carrera profesional fuera de las reales cajas.
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

42El oficial real, fuertemente aferrado a un oficio a menudo adquirido a un alto precio, tenía una carrera profesional que se desenvolvía sin sorpresas, perturbada únicamente por la amenaza de las suspensiones en su ejercicio. La duración promedio de la carrera profesional de los oficiales reales de la Nueva España en conjunto era inferior a 15 años (véase los cuadros iv.22 y iv.23); y se encontró la misma duración entre aquellos que únicamente tuvieron una afectación —la gran mayoría—. De la misma manera, tanto la duración media como la modal de la carrera profesional de los oficiales reales se situaban en el mismo orden de magnitud, por lo que no superaban los 15 años de trabajo como titulares de una real caja.

CUADRO IV.23. Duración de la carrera profesional de los oficiales reales de la Nueva España conforme al tipo de carrera (1660-1780)

Tipos de carrera profesional:
1. Oficiales reales que solamente tuvieron una afectación.
2. Oficiales reales que tuvieron varias afectaciones.
3. Oficiales reales que continuaron su carrera profesional fuera de las reales cajas.
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 33 Las elecciones se desarrollaban entre un grupo reducido, compuesto por los propietarios de regimie (...)

43Si se compara esa duración con la que se daba en otros sectores administrativos, la ventaja de los oficiales reales se presenta con claridad: frente a los responsables municipales, electos cada año,33 a los alcaldes mayores, nombrados por quinquenios, y a los gobernadores provinciales, designados sin una duración precisa y destituibles de su cargo en cualquier momento, encarnaban la verdadera continuidad de la autoridad monárquica en sus provincias. Su estabilidad geográfica y profesional los transformaba en intermediarios privilegiados de quienes había que cuidarse; sin embargo, la primacía de los oficiales reales sobre los otros representantes del rey se restringía a las situaciones provinciales; en las capitales administrativas, los oidores de las audiencias y los miembros de los tribunales de cuentas eclipsaban a esos oficiales mucho menos prestigiosos.

CUADRO IV.24. Demora de ingreso al cargo de oficial real de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

CUADRO IV.24. Demora de ingreso al cargo de oficial real de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 34 Esa situación corresponde a la de 64 de 186 oficiales reales cuyas condiciones de contratación son (...)
  • 35 La edad promedio de los contadores que pasaron por esas etapas previas fue, en efecto, de 37.7 año (...)

44La duración de la carrera profesional de los oficiales reales remite también a la duración de las etapas anteriores, a la edad de ingreso al oficio y, por ende, a la venalidad de los oficios (véase el cuadro iv.24). En efecto, aquellos oficiales reales que —con unas cuantas excepciones— ingresaron directamente a un oficio de una real caja sin pasar por etapa preparatoria alguna, por la sola gracia de su compra, se encontraron entre quienes obtuvieron su titulación todavía jóvenes o muy jóvenes.34 A todos los demás, es decir, à 66 % de la muestra, les era necesario pasar por interminables etapas preliminares que sólo les permitían alcanzar su meta a una edad más que respetable.35 En su caso, el ingreso a un oficio de la Real Hacienda se llevaba a cabo después de una espera promedio de más de 13 años de actividad en otro sector administrativo. Es cierto que la venalidad seguía siendo todavía un excelente medio para acortar la espera en aproximadamente dos años; sin embargo, la llegada a un primer cargo de responsabilidad en esa administración seguía siendo un resultado que tardaba mucho en esbozarse para las dos terceras partes de los oficiales reales. Ahora se comprende mejor tanto la agresividad de los oficiales reales respecto a todos aquellos que interferían en sus etapas de promoción, que eran muy lentas, como su condena sin apelación de la venalidad de los oficios.

  • 36 De entre los oficiales reales que no compraron el oficio, 85 % pasó por una etapa profesional prev (...)

45Con todo, las demoras a que estaban sujetos los oficiales reales antes de su titulación en el oficio variaban marcadamente, tanto según la administración de origen como según la vía de acceso seleccionada. A partir de la información recolectada, se estableció una relación de proximidad entre el servicio que los acogía y el servicio del que partían. Dicha relación podía adquirir diferentes formas, conforme al siguiente axioma: cuanto mayor era la similitud profesional entre los dos servicios, tanto menor era la demora en la integración. Ahora bien, el hecho de que un candidato hubiese pasado o no por un cargo de oficial real interino en el nuevo servicio al que pretendía que se le incorporase, corregía marcadamente esa regla básica. El interinato permitía una reducción sensible de la demora y funcionaba sobre todo como una verdadera preselección de los candidatos; al mismo tiempo, los oficiales reales que reorientaban su carrera profesional por medio del recurso a la venalidad de los oficios escapaban al interinato, lo cual es una clara confirmación de que el abandono de la venalidad significó una modificación importante de la selección de los candidatos a los oficios reales: independientemente de que el derecho de intervención del virrey resultó fortalecido, el interinato funcionó como una etapa de formación que, por su considerable duración promedio, garantizaba la iniciación a unos individuos para quienes, muy frecuentemente, los aspectos técnicos de su futuro trabajo eran desconocidos. Dicho en otras palabras, a partir de los años de 1720, el abandono de la venalidad y el pasaje casi sistemático de los futuros oficiales reales por la etapa de iniciación de unos 15 años garantizaron una sólida profesionalización del cuerpo de oficiales reales de la Nueva España.36 Esas transformaciones también arrojaron una nueva luz sobre la carrera profesional efectiva del oficial real: su relativa brevedad —unos 15 años únicamente— iba de la mano con una vida profesional que no lo era; y aclaran, en fin, las reticencias de los oficiales reales al traslado: dado que consideraban su nombramiento un poco como resultado de un largo y tortuoso periplo profesional, lo asimilaban a una consumación y no a una nueva etapa. Así, el difícil establecimiento de la movilidad geográfica de los oficiales reales a finales del siglo xviii se reveló como uno de los efectos perversos de su progresiva profesionalización a partir de comienzos del siglo.

CUADRO IV.25. Número de oficiales reales suspendidos en las diferentes reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

CUADRO IV.25. Número de oficiales reales suspendidos en las diferentes reales cajas de la Nueva España (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 37 Unos 22 fueron suspendidos en el ejercicio de su oficio de manera definitiva y 19 temporalmente, m (...)
  • 38 En el caso de las reales cajas menos importantes, como Sombrerete, las altas tasas de oficiales re (...)

46Con todo, durante los 15 años de ejercicio de sus responsabilidades, la presencia efectiva de los oficiales reales a la cabeza de su real caja se veía perturbada a menudo por numerosas interrupciones de su carrera profesional, resultado de las visitas a que estaban sujetos. De 168 oficiales reales de cuya carrera profesional se conoce el desenvolvimiento, la cuarta parte tuvo que hacer frente a ese infortunio (véase el cuadro iv.25).37 Si se reduce el número de los oficiales reales suspendidos al personal que ejerció efectivamente en cada una de las reales cajas, se obtiene una mejor idea del verdadero impacto de tales medidas sobre esa administración: seis de cada 10 reales cajas tuvieron un porcentaje de oficiales reales suspendidos igual o superior al promedio de oficiales reales suspendidos en todas las reales cajas; entre ellas, se distinguen muy particularmente tres de las principales reales cajas de la Nueva España fuera de México: Zacatecas, Guadalajara y, sobre todo, Veracruz.38 Por sí solas, en efecto, esas tres reales cajas representan 20 suspensiones de las 56 impuestas entre 1660 y 1780. La geografía de las sanciones recuerda oportunamente, en primer lugar, la preocupación de la administración central por supervisar de la mejor manera posible el funcionamiento efectivo de los principales centros administrativos, pero también permite mensurar su impacto negativo sobre la continuidad del funcionamiento administrativo.

CUADRO IV.26. Distribución de la duración de las suspensiones de los oficiales reales de la Nueva España (1660-1780)

CUADRO IV.26. Distribución de la duración de las suspensiones de los oficiales reales de la Nueva España (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 39 La duración promedio de las 31 suspensiones que se conocen corresponde a 42.5 meses; por el contra (...)
  • 40 La marca de duración de la suspensión en el cargo la tiene José Ignacio de Miranda Canal, oficial (...)

47La duración de las interrupciones es otro aspecto que se debe tomar en consideración (véase el cuadro iv.26). Dado que lo más frecuente era que —a pesar de su carácter a veces ilegal— la suspensión fuese decidida desde el comienzo de la visita con base en la denuncia o los rumores, la duración de la visita condicionaba la de la interrupción. Una vez cerrada la instrucción del proceso, se dirigía el informe al tribunal encargado de juzgar. Cuando se trataba del Consejo de Indias, no era excepcional que el propio oficial real suspendido hiciese el viaje para defender su causa, lo que generalmente provocaba un alargamiento del proceso; en tales condiciones, la decisión sobre la sanción llegaba a la Nueva España muchos meses más tarde para su aplicación: cualquiera que hubiere podido ser la decisión adoptada, el proceso significaba un promedio de tres años de interrupción,39 con un máximo que, en una ocasión, alcanzó cerca de 13 años.40

  • 41 Los oficiales de Veracruz y el Tribunal de Cuentas, mucho menos afectado, no obstante, no vacilaro (...)

48La duración de las interrupciones y su frecuencia en los principales centros de la administración fiscal de la Nueva España llevan a reflexionar sobre el impacto de esas medidas, ya que, si bien confirman que la preocupación real por la supervisión no era vana mucho antes de la segunda mitad del siglo xviii, siempre se tradujeron, en el caso de las reales cajas más afectadas, cualesquiera que hubieren sido las razones, en una desorganización profunda y duradera, situación que todos los oficiales reales se complacían en recordar en toda ocasión.41 Es verdad que, en una real caja como la de Veracruz, cerca de la mitad de los oficiales reales contratados sufrió ese tipo de interrupción, lo cual disminuyó en la misma medida la duración efectiva del ejercicio en su oficio. Así, tomando en consideración las observaciones hechas en los casos en que las sanciones fueron aplicadas con mayor regularidad, se hace posible mensurar el verdadero impacto de las suspensiones sobre el funcionamiento de las principales reales cajas. Dado que estas últimas vieron pasar el mayor número de oficiales reales, se puede estimar que entre un tercio y la mitad de ellos sufrieron la disminución de la duración efectiva de su carrera profesional en los tres años correspondientes al promedio de las suspensiones. En consecuencia, en el caso de esos oficiales reales, las suspensiones redujeron la duración efectiva de su carrera profesional a tan sólo una docena de años, independientemente de los desórdenes que significaron.

  • 42 Durante una buena parte del periodo considerado, esas contadurías fueron dirigidas por miembros de (...)

49La única excepción notable a esa regla cuasi aplicable a las principales reales cajas de la Nueva España no es otra que la de la ciudad de México, puesto que, a pesar de las numerosas visitas, la tasa de suspensión fue sorprendentemente baja. Ello se debió, ante todo, al prolongado proceso que interrumpió literalmente la contratación de nuevos oficiales reales titulares de esa real caja durante casi 30 años y cuyas sucesivas repercusiones ya son conocidas; se debió, asimismo, a la fragmentación de las responsabilidades de la real caja entre diversas contadurías autónomas, mucho menos regularmente sometidas a las visitas; y se debió, en fin, a que los responsables de esos sectores de la Real Hacienda distintos de la real caja de México no dependían sistemáticamente del cuerpo de oficiales reales de la institución, lo cual hizo que la muestra disminuyera otro tanto en la fracción correspondiente a los oficiales reales de la ciudad de México que podían ser suspendidos.42

  • 43 Véase el capítulo vii.
  • 44 Los 22 restantes fueron echados de la administración de la Real Hacienda.
  • 45 En el mejor de los casos, la pensión podía representar el mantenimiento total o parcial del salari (...)
  • 46 Respecto al establecimiento de los sistemas de financiamiento de la jubilación para los oficiales (...)

50Las suspensiones temporales no privaban sistemáticamente a los oficiales reales de su oficio, como lo demuestra el análisis del fin de su carrera profesional. De la totalidad del grupo, únicamente la mitad no recuperó su oficio después de la suspensión, esto es, 22 individuos. En cuanto a los otros, si bien no siempre fueron rehabilitados, ello no impidió que obtuvieran del Consejo de Indias una sensible atenuación de las sanciones inicialmente previstas. No resulta interesante para este trabajo el análisis de las profundas razones de esa clemencia que no puede dejar de sorprender y que, no obstante, respondía a una lógica particular de las relaciones existentes entre los oficiales reales y el poder metropolitano;43 por el contrario, aplicada a la totalidad del grupo de oficiales reales que ejercieron en la Nueva España, esa observación pone de manifiesto que, en el caso de la gran mayoría de ellos, sólo la muerte significó la interrupción de su vida profesional. De 113 oficiales reales que ejercieron exclusivamente en las reales cajas y de quienes se conoce el fin de su carrera profesional, 65 de ellos fallecieron en servicio activo, contra 10 que obtuvieron la jubilación —en ocasiones impuesta, por lo demás, debido a incapacidad física en el ejercicio del cargo— y 16 que dimitieron preocupados por asegurar la transmisión de su oficio.44 Consecuentemente, nadie se privaba de su oficio a no ser que se viese obligado por los azares de la vida o las exigencias de una visita demasiado puntillosa. En lo que respecta a la obtención de la jubilación, todavía era rara, y la de una jubilación con pensión, excepcional.45 Si se considera que todos los que abandonaron por sí mismos su oficio lo hicieron recurriendo casi siempre al derecho de cesión que por lo general habían adquirido simultáneamente con la compra del oficio, se puede admitir, por lo tanto, que para los oficiales reales la desaparición de ese derecho significaba el fin de un privilegio importante: el de decidir sobre el momento y las condiciones de su jubilación de la vida activa. Así, antes del establecimiento tardío de los “montepíos de ministros”, a finales del siglo xviii, la muerte era el único juez de paz que decidía sobre la interrupción de la carrera profesional de los oficiales reales.46

  • 47 Véase los capítulos v y vi.

51Lo que mejor define la perspectiva profesional del oficial real es, precisamente, la imagen de un horizonte trunco: atado a su oficio al grado de rechazar él mismo todo traslado, por lo que disponía de tiempo para arraigarse en el medio local, adonde muy frecuentemente había llegado como extraño, privándose así de posibles promociones profesionales, únicamente la muerte daba cuenta de su presencia. Con todo, es necesario precisar que la desaparición del oficial en el ejercicio de su oficio no significaba automáticamente, de ninguna manera, la de su grupo familiar en el seno del aparato administrativo local,47 lo cual permite comprender fácilmente el hecho de que los oficiales reales aceptaran una situación que, en resumidas cuentas, era muy gris. Antes de 1780 la administración colonial de las reales cajas todavía no había llegado a ser un lugar donde se “hacía carrera”, aun cuando sólo fuese, para comenzar, porque no existía efectivamente una carrera profesional para esos oficiales reales, de lo que en realidad no se quejaban. En consecuencia, el ejercicio de un oficio administrativo de ese tipo se percibía, ante todo, como una participación, a la escala local o regional, de la soberanía real que honraba a su beneficiario y favorecía a su linaje. Los honores que recibía de ella el oficial real bastaban entonces para satisfacerlo y hacer atractivos esos oficios; y, si acaso ponía en tela de juicio tal o cual decisión sobre su carrera profesional tomada en su contra o si en ocasiones rechazaba tal o cual promoción eventual, el oficial se decidía a la luz de las desventajas previsibles que podía deducir, las cuales superaban ampliamente las ventajas esperadas.

52La voluntad reformadora por introducir una dosis de movilidad, sinónimo del surgimiento de una “carrera” cuyas manifestaciones se ven aflorar en el caso de los oficiales reales a partir de los años de 1730, tropezó sistemáticamente con una resistencia obstinada que la metrópoli no logró contrarrestar. En lo concerniente a las medidas represivas utilizadas para mantener la apariencia de presión sobre los oficiales reales demasiado autónomos, dichas medidas contribuyeron más a desestabilizar los servicios afectados que a los propios oficiales reales, quienes, en plazos más o menos largos, a menudo obtenían el beneficio de la clemencia real. La resistencia obstinada, pasiva y a menudo silenciosa pero eficaz de los oficiales reales logró echar por tierra los proyectos metropolitanos, demasiado puntuales como para revelarse capaces de poner en tela de juicio los fundamentos mismos de un sistema que funcionaba en el mejor de los intereses de sus agentes y la familia de éstos.

LA CARRERA PROFESIONAL DE MINISTRO DEL TRIBUNAL DE CUENTAS DE MÉXICO: LOS ESPEJISMOS DEL TÍTULO

53A diferencia de los oficiales reales de las reales cajas, los contadores del Tribunal de Cuentas de México encontraban en su institución posibilidades de promoción vinculadas a la existencia de tres categorías de ministros. Ahora bien, ¿pudieron beneficiarse realmente de ello? De las 104 carreras de contador, únicamente 24 pasaron por al menos dos de los tres grados; por lo tanto, vemos que la proporción de ministros del Tribunal de Cuentas que no pudieron obtener promoción alguna fue la misma que en el caso de los oficiales reales. ¿Cómo explicar tal situación en un servicio que, no obstante, ofrecía a priori otras posibilidades?

  • 48 Entre 1660 y 1780, ejercieron 28 contadores ordenadores, 20 contadores de resultas y 26 contadores (...)
  • 49 Tan sólo la aplicación de la reforma de 1792 significó un nuevo incremento de las contrataciones a (...)

54La observación de la distribución de los oficiales según la categoría ofrece de entrada un inicio de respuesta. Aun cuando la distribución de los cargos por categoría establecía verdaderas disparidades, no se reflejaba significativamente en el número de contadores de cada categoría;48 en cambio, repercutía necesariamente en las perspectivas de la carrera profesional de los contadores, creando una verdadera inmovilidad en el seno del Tribunal de Cuentas. Eso es lo que revela el análisis de la frecuencia de los ingresos de contadores de todas las categorías al tribunal (véase la gráfica iv.3.). Dicha frecuencia se organizó conforme a tres fases claramente identificables en torno a las fechas hito de 1670 y 1760. Antes de 1670, la frecuencia de la contratación no llegó a un ingreso cada dos años; después de esa primera ruptura, su ritmo se triplicó, con más de una contratación por año. Ese fuerte y prolongado incremento solamente se atenuó después de 1760, cuando la frecuencia volvió a lo que había sido antes de 1670.49 Al aplicar el ritmo de las contrataciones observado en el caso del conjunto de los contadores a cada una de las categorías del Tribunal de Cuentas, se comprenden las razones de la inmovilidad de la carrera profesional de esos ministros (véase las gráficas iv.4, iv.5 y iv.6). Durante el primer periodo considerado, las contrataciones más numerosas correspondieron a los contadores superiores y a los contadores ordenadores, mientras que el rango intermedio está representado muy débilmente. Esa última categoría desempeñaba, entonces, el papel de cuello de botella, resultado de su reducido número de puestos, tanto más cuanto que un número importante de contadores superiores fueron contratados directamente con ese grado.

GRÁFICA IV.3. Contratación por categoría en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

GRÁFICA IV.3. Contratación por categoría en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

GRÁFICA IV.4. Contratación de contadores ordenadores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

GRÁFICA IV.4. Contratación de contadores ordenadores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

GRÁFICA IV.5. Contratación de contadores superiores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

GRÁFICA IV.5. Contratación de contadores superiores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

GRÁFICA IV.6. Contratación de contadores de resultas en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

GRÁFICA IV.6. Contratación de contadores de resultas en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 50 De los 19 contadores ordenadores promovidos a un grado superior, solamente se encontró uno que pas (...)

55Una situación semejante se presentó durante la fase siguiente: si bien la pirámide se regularizó —el número de contadores de resultas superó considerablemente al de los contadores superiores—, una observación atenta demuestra que lo esencial del problema se mantuvo. La decena de contadores ordenadores contratados entre 1675 y 1695 hizo frente a seis contadores de resultas incorporados con ese grado entre 1695 y 1703; en cuanto a estos últimos, encontraron en su camino a siete contadores superiores contratados entre 1707 y 1711. La misma situación se reprodujo invariablemente en ocasión de cada oleada de contratación durante ese periodo, trátese de los años 1720 a 1727 o 1739 a 1745. El impacto sobre la carrera profesional de los contadores en servicio activo casi no varió, ya hubiere sido resultado del incremento de la venalidad —1695 a 1711 y 1739 a 1745—, ya de la creación de plazas suplementarias destinadas a eliminar el rezago en la glosa de las cuentas —1720 a 1727—; para ellos, desde 1660 hasta 1760, todo concurría a transformar cada una de las tres categorías en carreras paralelas, mucho más que en etapas de una profesión única en el seno de una institución común. El reducido número de ministros intermedios, el elevado número de las otras dos categorías y, sobre todo, la contratación directa en la categoría superior hacían ilusoria toda posibilidad de promoción.50 Después de 1760, la contratación del Tribunal de Cuentas ganó en coherencia: el espaciamiento de los ingresos directos a las categorías superiores, asociado a un ligero incremento de las plazas de contadores intermedios, incrementó en mayor medida la gama de la promoción interna. Consecuentemente, el gran número de contadores ordenadores contratados a finales de los años de 1750 encontró ante sí un camino mucho menos abarrotado, lo cual les permitía tener la esperanza en las posibilidades de promoción. Dicho en otras palabras, a partir de comienzos de la segunda mitad del siglo xviii, la promoción basada en la antigüedad comenzó a ser una realidad.

  • 51 Entre las carreras de los contadores del tribunal, únicamente se encontraron 20 comisiones efectiv (...)
  • 52 Una vez terminada su tarea, los titulares suplementarios quedaron fuera del personal de la institu (...)

56En tal contexto profesional, ¿conforme a qué criterios se decidían las raras promociones obtenidas? Como en el caso de los oficiales reales de las reales cajas, se puede hacer notar que las comisiones, por lo demás relativamente raras a la escala del grupo, no jugaron papel decisivo alguno.51 Esas responsabilidades anexas, siempre dotadas de subsidios específicos nada despreciables, constituían un monopolio de los contadores superiores, quienes obtuvieron la mitad de las distribuidas entre 1660 y 1780. Un contador ordenador solamente podía beneficiarse de ellas en raras ocasiones, en general, gracias a sus relaciones con la administración virreinal. Ahora bien, aun cuando las comisiones no intervinieron en la obtención de las promociones, no ocurrió lo mismo en el caso de los nombramientos de interinos. Las responsabilidades temporales, muy frecuentemente afectadas a una real caja del virreinato, contribuyeron con la mitad de las promociones de los contadores; por lo demás, únicamente se encontró a un contador superior entre todos los que ejercieron ese tipo de responsabilidad. En lo que respecta a los que no pudieron obtener la satisfacción de una promoción, la causa se situó en el cuello de botella que provocaba la estructura administrativa y que se agravó debido a la contratación, entre 1719 y 1732, de una decena de titulares suplementarios para eliminar el rezago acumulado.52 Lo anterior indica el grado en que los ministros de rango inferior aguardaban beneficios en lo concerniente a su carrera profesional a cambio de las restricciones a que estaban sujetos. Por lo demás, todos los remplazos que desembocaron en una promoción se situaron después de los años de 1730, división que ya antes se había encontrado en el marco de la voluntad de establecer una “carrera” para los oficiales reales. Esa simultaneidad confirma la existencia de una estrategia administrativa destinada a distinguir, con base en la competencia, la experiencia y la dedicación, a los ministros que podían obtener una promoción; sin embargo, como en el caso de los oficiales reales de la Nueva España, tal política solamente alcanzó su objetivo de una manera muy incompleta: dado que se combinó con la de tomar en consideración la antigüedad estricta como principal criterio de promoción a partir de los años de 1720, lo que logró ante todo fue provocar el fortalecimiento y la legitimación de las aspiraciones de los más antiguos en las categorías inferiores, sin permitir el establecimiento de un verdadero cursus honorum. Es cierto que la repercusión de las últimas ventas de oficios, particularmente numerosas, contribuyó a la interrupción de las promociones antes de 1750; pero, sobre todo, lo que bloqueó definitivamente la situación fue la aplicación de la estricta regla de la antigüedad, combinada con el rechazo de todo incremento al número de plazas hasta las reformas de finales del siglo. Finalmente, en ello es sin duda donde hay que buscar una de las razones profundas del malestar que experimentaban los contadores: privados de perspectivas verdaderas y condenados a tareas ingratas, poco redituables y consideradas mediocres en una ciudad donde otros ministros más prestigiosos ocupaban el frente del escenario, no encontraban razones para esforzarse verdaderamente en su actividad, por lo que se revelaron atentos sobre todo a defender sus privilegios frente a sus rivales de la Audiencia y a afirmar su prestigio. Consecuentemente, se hace necesario analizar el ausentismo sistemático, el rezago abismal en la glosa de las cuentas y la ineficacia máxima del trabajo como los efectos, inevitables pero costosos para la monarquía española, de la incomprensión de ésta en torno a la situación predominante en el Tribunal de Cuentas de México.

CUADRO IV.27. Duración promedio de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)

CUADRO IV.27. Duración promedio de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.28. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)

CUADRO IV.28. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)

Duración expresada en meses.
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 53 La duración promedio de la carrera profesional de los contadores ordenadores fue de 15.4 años; la (...)
  • 54 Los contadores que escaparon a esa restricción fueron 33 de 103; en cuanto a su edad de ingreso al (...)
  • 55 En efecto, la carrera anterior a la que llevaron a cabo en el Tribunal de Cuentas representó 147.6 (...)

57Dado que las cuatro quintas partes de los contadores estaban condenados a ejercer únicamente en una de las tres categorías del Tribunal de Cuentas, la duración promedio de su carrera profesional osciló entre 15 y 20 años, según la categoría (véase los cuadros iv.27 y iv.28).53 La duración promedio, que aumentaba regularmente con la categoría que se ocupaba, se encuentra nuevamente en la distribución de la presencia, tanto modal como media, en cada una de las categorías (véase los cuadros iv.29 y iv.30); no obstante, la coherencia de los datos exige algunas observaciones. En el caso de los contadores ordenadores, es necesario subrayar la homogeneidad de los diversos promedios; en efecto, el mayor número de individuos, que representaban por sí solos cerca de la mitad del personal, se encontró en el grupo de la carrera profesional de 10 a 20 años; y la media de la duración se situó en el de la carrera profesional de 10 a 15 años. En consecuencia, en el caso de los oficiales que solamente tuvieron esa categoría subalterna, la duración de su carrera profesional se asemejaba muy claramente a la de los oficiales reales que ejercieron en un solo cargo. Como anteriormente, esos tipos de carrera profesional remiten a una espera comparable antes de la titulación en el Tribunal de Cuentas y funcionan conforme a las mismas reglas. En ellos se encuentra el mismo porcentaje de ministros que tuvieron una carrera profesional anterior a su ingreso al Tribunal de Cuentas;54 también presentan demoras de la misma clase en el caso de los dos tercios que no ingresaron directamente;55 asimismo, se observa en ellos la función que desempeñó el interinato en sustitución de la venalidad; y, finalmente, se observa en ellos la relación de proximidad que contribuyó a atenuar marcadamente las demoras en función de la similitud profesional con la administración de proveniencia. A semejanza de lo ocurrido en el caso de los oficiales reales, con la desaparición de la venalidad al alba del decenio de 1720, se estableció claramente la profesionalización del cuerpo de contadores del Tribunal de Cuentas; sin embargo, la transformación fue incompleta, puesto que no llegó acompañada de verdaderas posibilidades de promoción internas. La duración de la carrera profesional marcadamente superior de los otros contadores del Tribunal de Cuentas confirma las observaciones anteriores: fue, sobre todo, fruto de la venalidad de los oficios. En efecto, la compra del oficio se inclinaba de preferencia sobre las categorías más prestigiosos de la institución y, por lo tanto, combinándose con la juventud de los contratados, permitía realizar una carrera profesional mucho más prolongada que la de los contadores ordenadores, cuya mayoría ingresó al Tribunal de Cuentas conforme al criterio único de la experiencia adquirida a través del interinato.

CUADRO IV.29. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)

CUADRO IV.29. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)

1. Contadores que ingresaron al Tribunal de Cuentas con ese grado.
2. Contadores que surgieron de los contadores ordenadores del Tribunal de Cuentas.
3. Conjunto de los contadores de cuentas que obtuvieron una promoción.
4. Contadores que surgieron de al menos una categoría inferior del Tribunal de Cuentas.
FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

CUADRO IV.30. Duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)

CUADRO IV.30. Duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

  • 56 El promedio se situó, en efecto, en 15 años de ejercicio; la frecuencia predominante, así como la (...)
  • 57 Tanto la frecuencia predominante de la duración como la frecuencia media, que se situaron entre ci (...)
  • 58 La lentitud de las promociones concedidas podía hacer que en ocasiones estas últimas llegaran dema (...)

58Esos tipos de duración de la carrera profesional no corresponden con exactitud al caso de los raros contadores que obtuvieron promociones en el seno del Tribunal de Cuentas (véase los cuadros iv.29 a iv.31). Únicamente los tipos de la duración de pasaje de los contadores ordenadores corresponden a los tipos de duración de los contadores de la misma categoría que sólo tuvieron ese grado.56 Esta observación confirma la lentitud del desenvolvimiento de la carrera profesional y la dificultad de la obtención de promociones en el seno de la institución. Los prolongados pasajes por la primera de las categorías repercutían automáticamente en la permanencia, marcadamente más breve, en las categorías superiores. Un contador ordenador promovido a contador de resultas solamente pasaba un promedio de 7.2 años en esa categoría, su promoción a la última categoría tan sólo podía darse de manera excepcional y su permanencia en ella era particularmente rápida.57 En realidad, sólo cuatro vieron esa consumación de su carrera profesional, con una duración, efectivamente, muy breve.58

59En consecuencia, a pesar de la existencia de una estructura jerarquizada, el Tribunal de Cuentas de México no ofrecía a sus miembros verdaderas posibilidades de desenvolvimiento de una carrera profesional en su seno. Antes de 1715, la práctica de la venalidad impidió y, al mismo tiempo, condicionó las pocas promociones posibles. En realidad, todos los 10 beneficiarios de una promoción antes de esa fecha la compraron, sin excepción alguna. En el segundo periodo, después de 1715, la prioridad absoluta que se atribuyó a la antigüedad terminó por interrumpir el mecanismo de las promociones, ya de suyo caótico: únicamente fueron 23 los que pudieron beneficiarse de ese sistema, que en lo sucesivo excluía el recurso a la venalidad. Esa cifra tan reducida ilustra el grado en que tendió a restringirse la oferta de promociones posibles, a falta de la creación de plazas suplementarias, mientras que los últimos años de la venalidad habían incrementado la reserva de supernumerarios en espera de la titulación definitiva; por lo demás, la estructura de “cuello de botella” del tribunal no hacía más fácil el ascenso de los subalternos; finalmente, la interrupción del sistema se tradujo en un marcado incremento de la edad media al ingreso en cada una de las categorías del Tribunal de Cuentas, repercusión directa del incremento de la edad media en el momento de la contratación.

  • 59 Se trata de los siguientes contadores: Nicolás Rodríguez de Vargas, Lorenzo Urquía y Arraurena, Di (...)
  • 60 Ésa fue la solución que eligió Felipe de Muelas, quien regresó a España a principios de 1722 con e (...)
  • 61 Durante ese periodo, varios candidatos a la promoción o titulación anexaron a su relación de mérit (...)

60Ante esas barreras tan numerosas y difíciles de franquear, el desenlace de la carrera profesional de los contadores provoca pocas sorpresas. A todo lo largo del periodo considerado, la norma fue terminar la carrera profesional en el punto de partida para 80 % de ellos. Tal inmovilismo explica en parte el que los contadores huyeran a otras actividades, que no necesariamente significaban una verdadera promoción. Así, una decena de ellos abandonó el Tribunal de Cuentas después de haber obtenido su titulación y un número equivalente abandonó toda esperanza de titulación después de varios años de auxiliaría. Los dimitentes preferían abandonar la institución antes que aguardar, con pocas esperanzas, una promoción hipotética. De los titulares que se consideraban víctimas de la rigidez del sistema, únicamente tres obtuvieron efectivamente cargos de jerarquía superior a la que podían pretender manteniéndose en el Tribunal de Cuentas; de los otros, cinco llegaron a ser oficiales reales y dos prefirieron seguir siendo oficiales en secretariados, uno en el del Consejo de Indias y el otro en el del virrey. En lo concerniente a los auxiliares que no obtuvieron la titulación, se ignora a menudo el devenir preciso de unos y otros, si bien se sabe que, para muchos de ellos, la partida significó una reclasificación posterior en puestos de alcalde mayor;59 en otros casos, su dimisión significó el retorno a la metrópoli, coincidente con la terminación de las responsabilidades confiadas a su protector.60 En todos los casos, no obstante, titulares o auxiliares, la causa profunda de la dimisión debe buscarse en el desorden que impuso a la carrera profesional la contratación generalizada de los años de 1720, la cual, a su vez, siguió a los años de venta generalizada de los oficios. En realidad, de las 22 renuncias censadas, 15 ocurrieron entre 1715 y 1733; debido a que no lograron obtener un incremento del número de plazas de titular, los auxiliares de los años 1715 a 1735 no podían esperar obtener una promoción, a pesar de que su grado de competencia era verdadero, como lo reconocían las instancias administrativas superiores.61

  • 62 Si se suman las concesiones hechas a algunos hijos de contadores del tribunal, que el padre del re (...)
  • 63 El resto se refiere al otorgamiento de un título de “familiar de la Inquisición” [véase el glosari (...)

61Así, a pesar de que se volvió a insistir en el criterio de la competencia para la contratación y, más generalmente, para el desenvolvimiento de la carrera profesional de los oficiales del Tribunal de Cuentas, los impedimentos en el seno de la institución hicieron que su aplicación fuese más que difícil. A falta de verdaderas posibilidades de promoción en su institución, a los ministros del Tribunal de Cuentas que no se decidían a abandonarlo únicamente les restaba aguardar el otorgamiento de distinciones y títulos honoríficos: de las 29 dignidades otorgadas, 14 correspondieron a concesiones de hábitos de órdenes militares,62 mientras que 12 se aplicaron a distinciones honoríficas puramente administrativas.63 Independientemente de esa cuenta, de suyo significativa, la distribución cronológica de las concesiones resulta reveladora de la evolución de la concepción que la monarquía española tenía del oficio de esos ministros.

CUADRO IV.31. Demora de ingreso al oficio de contador del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)

CUADRO IV.31. Demora de ingreso al oficio de contador del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)

FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).

62Antes de 1720, la mayoría de los favores correspondió a la concesión de los hábitos de alguna orden militar, por lo general después de haberla solicitado los beneficiarios. Después de esa fecha, las distinciones se hicieron más profesionales, sobre todo con miras al otorgamiento de un título puramente honorífico de una categoría administrativa superior. Esa divergencia, que revela el creciente profesionalismo de la carrera administrativa, refleja también la evolución sociológica de la contratación del Tribunal de Cuentas. Las 11 concesiones de hábitos de órdenes militares efectuadas antes de 1720 beneficiaron a individuos pertenecientes a familias prestigiosas, profundamente integradas al aparato del Estado español; además, los individuos distinguidos antes de ese año representaban a la élite social del Tribunal de Cuentas. En realidad, en cuanto herederos de linajes al servicio del rey desde hacía muchas generaciones, siempre en puestos elevados, las distinciones les fueron otorgadas independientemente de su competencia personal o profesional. Por el contrario, el enrarecimiento de las concesiones posteriores a 1720 acompañó a las transformaciones de la sociología de la contratación del Tribunal de Cuentas, que cada vez incluyó a individuos menos encopetados; por lo tanto, los últimos beneficiarios de esas distinciones militares durante el segundo periodo pertenecieron a las raras familias de la élite administrativa todavía presentes en el Tribunal de Cuentas.

63En consecuencia, el nuevo profesionalismo, vinculado después de 1720 a unos oficios hasta entonces asimilados muy frecuentemente a sinecuras y acompañado de la desaparición de la venalidad, modificó profundamente la composición social del tribunal. Las familias arraigadas en el aparato estatal que pensaban aspirar a esos cargos por derecho en provecho de sus retoños se hicieron más raras, y abandonaron el terreno a otros grupos familiares menos prestigiosos, también vinculados al aparato del Estado, pero en planos subalternos. A partir de ese momento, las distinciones otorgadas a los contadores se fundamentaron más en sus méritos profesionales que en el prestigio reconocido de su linaje. En consecuencia, parece que las nuevas ambiciones de la metrópoli con respecto a sus oficiales reales del Tribunal de Cuentas contribuyeron de manera significativa a la evolución de la contratación basada en la extracción social; sin embargo, el otorgamiento restringido de distinciones honoríficas no pudo bastar para compensar la frustración de los oficiales, cuyo futuro profesional era más que gris. En realidad, no se tenía prevista para ellos distinción alguna que hubiese podido alentarlos a llevar a cabo un trabajo más eficaz.

64A falta de una verdadera movilidad interna y con muy pocas esperanzas de obtener distinciones honoríficas, la mayoría de los ministros del Tribunal de Cuentas solamente podía contar con las intervenciones externas y ocasionales del poder real para ver que su destino mejorara. En efecto, ante el inmovilismo del sistema, rígido e intangible, únicamente quedaba el recurso a la jubilación anticipada, sabiamente dosificado, para hacer que se moviera el conjunto de esa maquinaria burocrática, en gran medida anquilosada. Entre 1688 y 1756 fueron aplicadas 12 medidas de ese tipo en el seno del Tribunal de Cuentas, 10 de ellas después de 1701. Las jubilaciones no eran sistemáticamente semejantes a una sanción con respecto al oficial interesado, puesto que la práctica más corriente consistía en otorgarle al menos medio salario hasta su muerte; dado que eran aplicadas principalmente a los ministros de las categorías superiores —10 de las 12 jubilaciones contadas—, permitían, sobre todo, despejar un poco el muy congestionado trayecto de los oficiales subalternos a quienes se deseaba promover. Así, en ese sistema inmovilizado, dos oleadas sucesivas de jubilaciones permitieron la renovación parcial de su personal.

  • * Véase el glosario.
  • 64 Efectivamente, Miguel de Ubilla y Estrada nunca sirvió en su oficio, aun cuando siempre lo ocupó, (...)
  • 65 En vísperas de ese gran movimiento de renovación, había seis supernumerarios para dos puestos de c (...)
  • 66 Se trataba de José de Contreras y Torre, oficial responsable del libro que efectuó algunos remplaz (...)
  • 67 La proclamación de la Nueva Planta mediante una cédula real del 6 de junio de 1701 suprimió la ven (...)

65Entre 1698 y 1703 fueron decididas cuatro jubilaciones: las de los contadores Ventura de Paz, Manuel Gerónimo de Tovar y Arévalo, Miguel de Ubilla y Estrada y Francisco de Salas y Prizuelo. Todos ellos habían comprado su cargo de contador de resultas o contador superior entre 1684 y 1689 bajo la forma de futura* o como contador supernumerario con derecho al ejercicio inmediato de sus responsabilidades. Lo anterior quiere decir que los cuatro encarnaban perfectamente el tipo de contratación responsable del inmovilismo del sistema de promociones internas. Independientemente de los azares de la carrera profesional de unos y otros,64 se clasificó a los cuatro en el mismo plano, sin que verdaderamente se les sancionara, con lo que se garantizó a cada uno de ellos el mantenimiento de su salario. ¿Por qué entonces tales medidas en ese periodo? La respuesta debe buscarse en otros acontecimientos que afectaron al personal del Tribunal de Cuentas durante el mismo lapso de tiempo: en el transcurso de 1698 fallecieron Juan Deza y Tamayo y Juan Francisco de Zabalza y Prizuelo; un poco más tarde, en diciembre de 1701, Mateo Fernández de Santa Cruz falleció a su vez; y en octubre de 1702, en fin, murió Andrés Pardo del Lago. Así, mediante la hábil acumulación de los fallecimientos y las jubilaciones, en unos cuantos meses se aseguró la renovación de la mitad del personal en servicio activo. Las jubilaciones y las promociones provocadas por los fallecimientos crearon un verdadero fenómeno de aspiración que en el principio aseguró la titulación a los diversos futurarios;65 y, excepcionalmente, también significó la promoción del único contador surgido de los puestos subalternos de la institución antes del abandono de la venalidad;66 porque, en un contexto que todavía determinaban excesivamente las necesidades de la monarquía, guiada por la búsqueda imperiosa de liquidez, se colocó nuevamente en el mercado la casi totalidad de los oficios liberados.67

66Así, la hábil conjunción de los fallecimientos de titulares y las jubilaciones forzadas aseguró una importante rotación del personal en una institución en la que la práctica de la venta de plazas supernumerarias hacía que toda fuese promoción difícilmente realizable; pero eso no fue todo: mientras que la venalidad de los oficios estaba en su apogeo, la renovación permitió, a pesar de todo, el acceso al rango de ministros del Tribunal de Cuentas a los oficiales experimentados surgidos de la institución. Lo anterior es la confirmación sorprendente de que, a partir de esos años, el recurso desenfrenado a la venalidad de los oficios no impidió que la monarquía española se preocupase por la calidad de la contratación de los ministros destinados a esa institución. En cuanto a los oficiales mismos, el contexto general en el que obtenían las promociones hacía que tuviesen mucho más cuidado de permanecer indefinidamente en la institución, ya que el hecho de integrarlos a la institución los alentaba a la estabilidad profesional. Sin embargo, el efecto benéfico de esas medidas no pudo mantenerse durante mucho tiempo: muy rápidamente, el entorno de venalidad generalizada significó la reaparición de los futurarios en suspenso, siempre más numerosos, situación que la cadena de vacilaciones contradictorias sobre la cuestión del incremento de las plazas de titulares en el Tribunal de Cuentas agravó después de 1715. Consecuentemente, fue necesario aguardar a mediados del siglo para que esas medidas produjeran una transformación más profunda del funcionamiento de la institución, aunque en una coyuntura completamente distinta.

  • 68 Entre 1753 y 1757 fallecieron sucesivamente José Manuel de Avendaño, contador superior, en 1753 (a (...)
  • 69 En 1756, el virrey impuso la jubilación a Francisco de Presilla, contador ordenador (agi, Audienci (...)
  • 70 La renovación, en efecto, permitió que los dos titulares más recientes ganaran cerca de cuatro año (...)

67En 1755-1756, en efecto, el virrey Francisco de Güemes y Horcasitas aplicó la misma política. Cinco fallecimientos de contadores,68 combinados con cinco jubilaciones forzadas de contadores ordenadores, produjeron los mismos resultados que a comienzos del siglo.69 Una vez más, la renovación de más de la mitad de los titulares transformó radicalmente la fisonomía de una institución anquilosada; sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en los años de 1700, la regeneración significó, en primer lugar, la aceleración de las promociones internas. Para todos los que ejercían ya en el Tribunal de Cuentas, la disminución del plazo para la obtención de una promoción fue significativa;70 pero eso no fue todo: la renovación marcó también la llegada, tanto a los puestos de responsabilidad como a la categoría de ingreso al tribunal, de una nueva generación de contadores: todos los recién llegados, sin excepción, ingresaron al Tribunal de Cuentas por la misma puerta, la de los contadores interinos designados por los virreyes. Ese nuevo tipo de contratación implicaba tanto una formación anterior a la futura titulación como un reforzamiento de las relaciones de los contadores aspirantes con la autoridad virreinal; asimismo, manifestaba el profesionalismo creciente de los individuos seleccionados y destinados a hacer carrera, al igual que su mayor sujeción a la autoridad virreinal. En realidad, todos los que pusieron los pies por primera vez en el Tribunal de Cuentas en esa ocasión hicieron carrera en él, ya que obtuvieron la titulación en los años siguientes; y, a diferencia de los contadores auxiliares de los años de 1720, ninguno dimitió por falta de integración.

  • 71 agn, Correspondencia de virreyes, vol. 1, exp. 43, ff. 96 y ss.
  • 72 En una cédula real de agosto de 1755 se estableció a esos nuevos contadores como una nueva categor (...)

68La profunda transformación del personal del Tribunal de Cuentas llevó a los responsables a redactar un informe al Consejo de Indias en el que aprobaban las decisiones del virrey y justificaban la nueva situación en nombre de la recuperación de la eficacia.71 La nueva autoridad del virrey sobre la precontratación de los futuros ministros del Tribunal de Cuentas se oficializó poco después mediante la creación de una nueva categoría de ministros, denominados “contadores ordenadores de providencia”.72 Su situación oficializaba la práctica que estableció a comienzos de los años de 1750 el virrey Francisco de Güemes y Horcasitas. Los nuevos contadores, que no gozaban de retribución, tenían garantizada su titulación después de cierto plazo, el cual no se fijaba. Dado que se iniciaban en la glosa de las cuentas con los titulares, ofrecían a la administración una garantía de competencia mínima; y, por su parte, la aceptación del periodo sin remuneración se veía compensada por la seguridad de su futura integración.

69Aun cuando la hábil administración del personal del Tribunal de Cuentas no introdujo en la práctica administrativa innovaciones radicales, siempre tendientes a generar la hostilidad en nombre de la costumbre, sí renovó profundamente el rostro de la institución. Sin duda alguna, el abandono de la venalidad facilitó las transformaciones; sin embargo, éstas no estuvieron fundamentalmente vinculadas a aquél. Las hábiles medidas relativizaron tanto el impacto negativo de esa práctica sobre el funcionamiento administrativo como la importancia de su abandono; por lo demás, ilustran sobre todo que, independientemente de todo trastorno estructural, la voluntad de imponer nuevos criterios de funcionamiento, más respetuosos de los intereses metropolitanos, se manifestó muy pronto; y confirman, en fin, la decisión de introducir una verdadera especialización en la administración de la Real Hacienda, buscada con obstinación desde comienzos del siglo xviii. Consecuentemente, se pone de manifiesto la importancia que se atribuyó a los hombres para garantizar la renovación desde el interior de ese fundamental sector administrativo. Desde esa perspectiva, poco importaban finalmente los orígenes, familiar o geográfico, de los candidatos; lo que se esperaba era la adecuación del perfil profesional a la especificidad de la función.

70La decisión contribuyó a transformar a partir de la primera mitad del siglo xviii una institución originalmente prestigiosa y buscada por los miembros de los linajes encopetados. Dado que no ofrecía ninguna verdadera promoción social a quienes aspiraban a ingresar en ella, con la ayuda de la venalidad llegó a ser el refugio de aquellos que se veían colmados con el honor del título de ministro real, porque, por lo demás, contaban con referencias familiares complementarias. Para ellos, respaldados por los honores que acompañaban a sus oficios, a sus privilegios y al prestigio social de que gozaba “la audiencia de los asuntos de la Real Hacienda”, la práctica profesional contaba poco o nada; sin embargo, esa situación, que la venalidad favorecía, presentaba una verdadera coherencia social: a los linajes en condiciones de comprar para sí los puestos más prestigiosos de la institución iban los honores sin verdaderas obligaciones; a las familias más modestas, las verdaderas cargas de trabajo con mínimas posibilidades de escapar a ellas.

  • 73 agi, Audiencia de México, legajos 321, 733 a 739 y 1990 a 1992.
  • 74 Linda Arnold, Bureaucracy and Bureaucrats…, op. cit.

71Tal división se encontró, asimismo, en el clima a menudo vergonzoso que existía entre las diferentes categorías de ministros: las quejas, las denuncias, las injurias, las amenazas e incluso las reyertas no eran raras, lo que ilustra en cierta manera la profundidad de las divisiones que distinguían lo “alto” y lo “bajo” del tribunal.73 Probablemente, el abandono de la venalidad determinó la atenuación de esas relaciones jerárquicas poco propicias para el espíritu de cuerpo; sin embargo, lo único que logró fue desplazar los problemas, sin resolverlos verdaderamente. La primacía que se atribuyó a la competencia apartó de manera progresiva a esas familias atraídas únicamente por el prestigio social del oficio; para las otras, aun cuando habría podido significar el contar con posibilidades de nuevas promociones, si el sistema hubiese funcionado efectivamente, la prioridad que se atribuyó de manera exclusiva a la antigüedad tan sólo les dejaba posibilidades muy escasas; además, las reformas, poco coherentes, contribuyeron a agravar todavía más una situación de suyo muy comprometida. La situación sólo se solucionó cuando se decidió sistematizar las medidas —jubilaciones y traslados de oficio—, hasta entonces puntualmente aplicadas a cuentagotas, asociando a ellas el incremento de las plazas de titular; sin embargo, fue demasiado tarde para restablecer el prestigio de la desacreditada institución, a la que, ante todo, los reformadores más radicales de la segunda mitad del siglo pensaban suprimir.74 Vemos entonces que la carrera profesional de los contadores presentaba la paradoja sorprendente de una institución cuyo prestigio original ya no repercutía en sus miembros ni les garantizaba promoción social alguna. Para 80 % de los contadores, consecuentemente, la administración del Tribunal de Cuentas, que, no obstante, representaba la instancia suprema de la Nueva España en el terreno de la Real Hacienda, se convirtió en una “mediocracia” profesional cuyo prestigio y responsabilidades habían llegado a ser más facticios que verdaderos.

72La carrera profesional de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España se presenta entonces como un conjunto de virtualidades raramente concretadas. A pesar de algunas ventajas personales que el ejercicio de un oficio podía ofrecer de manera puntual, probablemente no es por ese camino por donde deba buscarse la motivación de los candidatos a la contratación. En un mundo en que el signo contaba tanto como el hecho, si no más, la participación del poder real, materializada mediante un documento producto de la administración central —el título—, mediante un tratamiento —oficial real o ministro—, mediante privilegios —en particular, el de sentarse al lado de los oidores de la Audiencia para todo lo que tenía que ver con las cuestiones de la Real Hacienda—, bastaba muy frecuentemente para satisfacer a esos oficiales. En consecuencia, la inexistencia de verdaderas perspectivas de carrera profesional debe medirse por el rasero de ese contexto: nadie esperaba de su participación en la administración de la Real Hacienda colonial promociones profesionales personales tangibles que, por lo demás, el sistema se revelaba incapaz de proponer; antes bien, el estudio de la carrera profesional de esos oficiales muestra que lo que obtenían de dicho sistema se traducía sobre todo en la forma de ventajas y honores para su grupo familiar.

73Con todo, ésa no era la opinión del poder español, preocupado muy pronto por imponer una concepción más profesional al ejercicio de ese tipo de cargo. El proyecto administrativo metropolitano se estructuraba en torno a principios como centralización, profesionalización o, también, racionalización. ¿Debe entonces sorprendernos por su modernidad tal visión del oficial y su oficio? En realidad, esas decisiones eran únicamente la aplicación y adaptación a la administración de la Real Hacienda de la Nueva España de los principios que a partir del final de la guerra de sucesión se extendieron a la administración metropolitana; sin embargo, donde se debe buscar la razón profunda de la difícil aplicación de las adaptaciones deseadas es en ese foso, ahondado día tras día a todo lo largo del siglo, que inexorablemente alejaba del poder metropolitano a los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España. El establecimiento del nuevo sistema de contratación, basado en criterios de selección y promoción que respondían a los objetivos establecidos, no podía hacer nada contra ello. Una vez en el cargo, el novel oficial de la Real Hacienda revestía el oropel de sus predecesores y reanudaba casi inexorablemente sus prácticas, su comportamiento y sus intereses; pero lo más grave fue que, finalmente, los efectos de la nueva política administrativa se volvieron, antes bien que contra sus agentes, contra la propia institución, a la que contribuyó a desorganizar y desacreditar. Con el paso del tiempo, los oficiales de la Real Hacienda, rebeldes a las nuevas concepciones administrativas de los Borbones, se verían sustituidos por la elaboración de proyectos de reorganización administrativa mucho más profundos, cuya punta de lanza fue la intendencia. Mientras tanto, el grupo que constituían los oficiales de la Real Hacienda, sus parientes, amigos, protegidos y protectores, se las arreglaba para sacar el mejor partido del poder que ejercía uno de los suyos.

Notes

1 Con el propósito de evitar la repetición de las notas y referencias en este capítulo, en esta nota se proporcionan las referencias a los legajos del Archivo General de Indias que permitieron la reconstitución de la carrera profesional de los oficiales de la Real Hacienda: Audiencia de México, legajos 454, 1120 a 1122, 1151, 1162 a 1165, 1962, 1970 a 1972, 1986, 1243 y 2911; Audiencia de Guadalajara, legajos 152 y 424; Contaduría, legajo 235. En la sección Indiferente general se pueden encontrar las Relaciones de méritos a partir de la consulta del fichero informatizado. En el resto del capítulo, únicamente se precisarán las referencias a los legajos diferentes a los mencionados. El conjunto de la información, almacenado originalmente en la base de datos Ministros, bajo Texto, en Framespa-umr 5591 del cnrs, en la Maison de la Recherche de l’Université de Toulouse, fue reformulado para alimentar la base de datos Élites Latino-américaines, ahora accesible desde la página web de framespa (http://www.univ-tlse2.fr/fra-mespa/baseamerique/index.php).

2 La bibliografía sobre el tema es abundante. Respecto a la cuestión mencionada, el lector se puede referir a la breve síntesis hecha en Michel Bertrand, “L’État espagnol et ses officiers aux Indes”, en Mélanges de la Casa de Velázquez, t. xxv, París, 1989. Las principales obras sobre el tema siguen siendo las de Francisco Tomás y Valiente, La venta de oficios en Indias (1492-1606), Madrid, 1972, y “Notas sobre las ventas de oficios públicos en Indias”, en Actas del 3er Congreso del Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano (1972), Madrid, 1973; Fernando Muro Romero, “El beneficio de oficios públicos con jurisdicción en Indias. Notas sobre sus orígenes”, Anuario de Estudios Americanos, t. 35, Sevilla, 1978; John H. Parry, The Sale of Public Office in Spanish Indies under Habsburg, Berkeley y Los Ángeles, 1953; Antonio Domínguez Ortiz, “La venta de cargos y oficios públicos en Castilla y sus consecuencias económicas y sociales”, Anuario de Historia Económica y Social, t. 3, núm. 3, Madrid, 1970, pp. 105-137; José María García Marín, El oficio público en Castilla durante la baja Edad Media, Sevilla, 1974, y La burocracia castellana bajo los Austria, Sevilla, 1976; Alfredo Moreno Cebrián, “Ventas y beneficios de los corregimientos peruanos”, Revista de Indias, núms. 143-144, Madrid, 1976, y “Estructuras, gobierno y agentes de administración en la América Española (siglos xvi-xviii)”, en Actas del 6o Congreso del Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano (1980), Valladolid, 1984.

3 Francisco Tomás y Valiente, La venta de oficios en Indias…, op. cit.

4 La legislación en la materia mencionaba regularmente que ninguno de esos oficios podía ser vendido, debido a que todos correspondían a una función judicial y el rey no podía vender impunemente ese poder sobre el que se fundamentaba la monarquía. El Consejo de Indias retomaba regularmente ese discurso para oponerse a la práctica de la venalidad de los oficios de las audiencias y los tribunales de cuentas. A partir de 1737, en vísperas de la breve oleada de venalidad, se desató en el seno del Consejo de Indias un debate, breve pero intenso, sobre la oportunidad del retorno a esa práctica; el argumento central de los consejeros hostiles a su retorno siguió siendo el de la inadmisibilidad de la venta del derecho de hacer justicia. A todo lo largo del periodo durante el que el beneficio fue practicado intensamente, el Consejo de Indias no cesó de recordar el grado en que ese recurso impuesto por la urgencia seguía siendo contrario en sí a la esencia misma de la monarquía, independientemente de los riesgos de debilitamiento que encerraba: agi, Audiencia de México, legajo 1970.

5 Mark A. Burkholder y Dewit S. Chandler, De la impotencia a la autoridad (1687-1808), fce, México, 1984. Según el modelo de esos autores, elaborado en el caso de los oidores de las audiencias americanas, la desaparición de la venalidad de los oficios en esas instancias judiciales iba inmediatamente aparejada con una total inversión de la relación que mensura el número de oidores según sus orígenes geográficos. Al periodo en que predominó la venalidad de los oficios, correspondió una penetración muy marcada de los ministros criollos; a la inversa, la desaparición de la venalidad, que esos autores sitúan hacia 1750 en el caso de las audiencias americanas, favoreció un retorno en grandes números de los magistrados de origen peninsular.

6 En efecto, los contadores peninsulares del Tribunal de Cuentas representaron 71 % de la totalidad de los oficiales de la institución que compraron su oficio entre 1660 y 1780; sobre todo, constituyeron 78 % de los contratados antes de 1715 y 76 % de las compras de oficios durante el mismo periodo. En el caso de los oficiales reales, la proporción de los peninsulares se establece conforme a los siguientes resultados: 72 % de los que compraron el oficio entre 1660 y 1780, 74 % de los contratados antes de 1715 y 72 % de los que compraron el oficio durante el mismo periodo.

7 Los peninsulares de ese sector administrativo siguieron predominando ampliamente en la obtención del beneficio de ese tipo de nombramiento después de 1715, puesto que todavía representaron 75 % de ellos, es decir, seis de cada ocho casos.

8 En efecto, entre 1715 y 1780, los peninsulares que compraron el oficio fueron tres, contra cuatro criollos.

9 En el caso del Tribunal de Cuentas, los incompetentes representaron 61 % de los ministros que compraron el oficio y 41 % de los contratados entre 1660 y 1780; en el caso de las reales cajas, los valores se sitúan en 70 y 44 %, respectivamente.

10 La edad de contratación corresponde a la del oficial de la Real Hacienda en la fecha de otorgamiento del título que lo designaba como titular de un oficio de la Real Hacienda de la Nueva España. En el caso de las concesiones sucesivas a un mismo individuo, en particular por causa de traslado, se menciona la fecha de la primera titulación.

11 En las reales cajas, el criterio de la antigüedad introducía cierta jerarquía entre los oficiales de un grado estrictamente igual; en el Tribunal de Cuentas, por el contrario, gracias a la venalidad, un hombre joven sin experiencia podía encontrarse de un día a otro entre los contadores responsables de la institución.

12 Ismael Sánchez Bella, La organización financiera en las Indias, siglo xvi, Sevilla, 1968.

13 Entre los oficiales reales, de los 85 de quienes se conoce la edad de ingreso al oficio, hubo 13 que se encontraban por sobre el mínimo legal, 11 de los cuales compraron el oficio. El récord corresponde a Francisco Antonio de Cuervo y Valdés, quien obtuvo el título de factor veedor de la real caja de Zacatecas en julio de 1711, a la edad de… ¡seis años! (agi, Audiencia de México, legajo 1972). Por su parte, la familia Ubilla y Segura tuvo el mérito de la continuidad en la ilegalidad: el padre, Miguel, compró en subasta en 1667, a la edad de 25 años, el oficio de tesorero de la real caja de Pachuca, que, no obstante, no ocupó antes de 1674, para después transmitirlo, en 1683, a su hijo, Miguel de Ubilla y Estrada, cuando este último todavía no tenía ni 20 años (agi, Audiencia de México, legajos 55, ramo 1, y 1972, en el caso de la carrera del padre, y legajo 321, en el de su hijo). En el Tribunal de Cuentas, de 55 de los titulares de los que se conoce la edad de ingreso, se contaron 18 ministros que se encontraban en una situación ilegal, 11 de ellos que compraron el oficio; no obstante, cinco se encontraron en esa situación únicamente durante unos cuantos meses; el benjamín fue Francisco Tomás de Zabalza, provisto en septiembre de 1684 con un título de contador de resultas supernumerario: en ese entonces tenía menos de seis años de edad (agi, Indiferente general, legajo 1847).

14 Con el propósito de no deformar los resultados de la muestra, tomar en consideración en ocasiones asimismo la imprecisión de las fechas con que se cuenta y, en fin, respetar la práctica administrativa que consistía en conceder regularmente una dispensa al candidato que justificaba una diferencia de edad limitada a menos de un año, se decidió excluir sistemáticamente de los cálculos a los oficiales titulados a los 25 años; en consecuencia, únicamente quedaron situaciones en las que no se tiene duda alguna sobre la infracción a la regla.

15 Se contaron 16 de los 69 que compraron el oficio y de los que se conoce la edad.

16 Únicamente fueron tres los que se encontraban en esa situación entre los 75 contratados por sus propios méritos.

17 Solamente hubo dos de ellos en siete ventas de oficios de contadores y cuatro en 14 ventas en las reales cajas, lo cual quiere decir que apenas un poco más de la cuarta parte fueron contratados de esa manera en la administración de la Real Hacienda.

18 Como lo precisaba la cédula real del 20 de mayo de 1724 —y como se recordó el 18 de junio de 1750—, muy particularmente en el caso del Tribunal de Cuentas: agi, Audiencia de México, legajo 735: la cédula establecía de manera formal que, en las promociones de sus ministros, el único principio que se debía tomar en cuenta era el de la antigüedad en el oficio inmediatamente subalterno al oficio vacante, y se aplicó en el acto mediante una orden real para llenar las vacantes en 1724: agi, Audiencia de México, legajo 454.

19 Entre los 32 contratados antes de 1715 sin recurrir a la venalidad, se encontró a 18 metropolitanos de los 22 que fue posible identificar.

20 Sólo 17 de los 32 contratados se encontraban en ese caso.

21 Sólo 97 de los 116 oficiales.

22 Muchos oficiales metropolitanos estaban en ese caso, aun cuando las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora no permiten todavía profundizar en esa cuestión en el caso de Enrique de Faveau y Quesada, Francisco Xavier de Ibarrola, Nicolás Montoya, Ventura de Orinaga, Juan Fernando Navarro y Agustín Rodríguez de la Rosa; únicamente ha sido posible reconstituir parcialmente a los terciadores de Juan de Urdanegui y Luján y de Francisco Antonio Ramírez de Arellano hijo. En un principio, el primero, que estaba emparentado con el virrey Juan de Acuña y Manrique, marqués de Casafuerte, fue militar en el Perú entre 1716 y 1724 y en este último año llegó a la Nueva España, donde, durante 10 años, su pariente le permitió obtener muchas comisiones de todos géneros. En 1736, de vuelta en España con su pariente, con el propósito de solicitar un puesto de titular en la administración colonial, obtuvo finalmente el de oficial real en la ciudad de México; posteriormente, siguió siendo siempre allegado de los virreyes, muy particularmente del arzobispo Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta y, después, de Francisco de Güemes y Horcasitas, conde de Revillagigedo; en 1741 abandonó su puesto; no se encontró nada más sobre él después de ese año (agi, Audiencia de México, legajo 1971; Contratación, 5483, N 1 R 10; Contaduría, legajo 831). El segundo, Francisco Antonio Ramírez de Arellano hijo, fue contador ordenador de abril de 1728 hasta su muerte, en 1755; heredó de su padre vastos apoyos establecidos en el transcurso de su carrera militar en la península entre 1689 y 1702, probablemente al servicio de Fernando de Alencastre Noroña y Silva; después de haber sido reformado en ese último año, obtuvo, gracias a su protector, el título de caballerizo de la reina madre, antes de pasar a las Indias tras las huellas de aquél, quien, entretanto, había sido nombrado virrey de la Nueva España; fue contratado entre los contadores interinos para ser afectado a los puestos suplementarios destinados a eliminar el rezago y murió en 1727 (agi, Indiferente general, legajo 147, y agi, Audiencia de México, legajos 737 y 739); legó a su hijo Francisco, nombrado a su vez ministro del Tribunal de Cuentas de México, apoyos que intervinieron útilmente en 1726 para favorecer la contratación del vástago (agi, Indiferente general, legajos 146 y 147; agi, Audiencia de México, legajos 735, 739 y 1121) y entre quienes se encontraba Faustino de Irigoyen, oficial segundo en la contaduría del Consejo de Órdenes Militares y de José de Palacios, ministro de la “contaduría mayor de cuentas” y, después, superintendente de correos (agi, Audiencia de México, legajo 737).

23 En efecto, los peninsulares competentes representaban casi 80 % de los oficiales de esa categoría, mientras que su grupo únicamente contaba con 76 % de los oficiales contratados; inversamente, los incompetentes de ese grupo representaban 73 % de la categoría.

24 Había 39 metropolitanos competentes de un total de 89 metropolitanos contratados.

25 Había 10 criollos competentes por 18 incompetentes.

26 Unos 131 oficiales reales no cambiaron de puesto a todo lo largo de su carrera y únicamente 13 aceptaron un traslado geográfico en el marco del mismo cuerpo de oficiales reales, por lo que constituyeron un grupo totalmente secundario entre sus iguales.

27 Únicamente una quincena del conjunto del cuerpo de oficiales reales la aceptaron entre 1660 y 1780 y tan sólo dos de ellos antes de 1720.

28 agi, Escribanía de cámara, legajo 298c, cuaderno 35, ff. 400-408.

29 Idem.

30 En el caso de Francisco de Tineo, se trató de Cosme Damián Ugarte, oficial real de Acapulco, que había rechazado su traslado a Zacatecas unos años antes: agi, Audiencia de México, legajos 454, 1972 y 1165.

31 agi, Audiencia de México, legajo 1971, y agn-ahh, 205-10 y 205-22.

32 Seis de ellos obtuvieron ese tipo de cargo entre 1670 y 1735.

33 Las elecciones se desarrollaban entre un grupo reducido, compuesto por los propietarios de regimientos que favorecían el retorno regular de los mismos individuos o al menos de las mismas familias a la cabeza de los cabildos municipales. Respecto a la selección de candidatos a los cabildos, véase Thomas Calvo, Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo xvii, México, 1992, muy particularmente el capítulo 2; Victoria González Muñoz y Ana Isabel Martínez Ortega, Cabildos y élites capitulares en Yucatán, Sevilla, 1989, pp. 47-55 y 150-173. A manera de comparación, se pueden consultar las obras de Stephen Webre, G. Palma Murga, E. Sánchez y Miles L. Wortman acerca de la Capitanía General de Guatemala en los siglos xvii y xviii.

34 Esa situación corresponde a la de 64 de 186 oficiales reales cuyas condiciones de contratación son suficientemente conocidas. Lo anterior quiere decir que un tercio de los oficiales reales, que representaban a los más jóvenes de los contratados —el promedio de edad al ingreso al oficio se situaba en torno a los 28 años en el caso de los oficiales reales—, acortó muy marcadamente las etapas profesionales que precedían a la titulación; en el caso de cerca de 80 % de ellos, el medio utilizado no fue otro que la venalidad de los oficios.

35 La edad promedio de los contadores que pasaron por esas etapas previas fue, en efecto, de 37.7 años, mientras que la de los oficiales reales fue de 36.7 años.

36 De entre los oficiales reales que no compraron el oficio, 85 % pasó por una etapa profesional previa a su ingreso como titulares en una real caja.

37 Unos 22 fueron suspendidos en el ejercicio de su oficio de manera definitiva y 19 temporalmente, mientras su caso era zanjado por el Consejo de Indias.

38 En el caso de las reales cajas menos importantes, como Sombrerete, las altas tasas de oficiales reales suspendidos estaban vinculadas ante todo al pequeño número de oficiales titulares que habían ejercido en ellas. En tales situaciones, consecuentemente, una sola visita que haya dado lugar a la suspensión de los oficiales en servicio activo hace aumentar marcadamente el índice de referencia.

39 La duración promedio de las 31 suspensiones que se conocen corresponde a 42.5 meses; por el contrario, la duración modal de esas mismas suspensiones oscila entre 12 y 24 meses y la media se sitúa entre 24 y 36 meses. Lo anterior quiere decir que la duración promedio se incrementó marcadamente debido a las suspensiones muy prolongadas pero poco numerosas: siete suspensiones de siete años y más. Consecuentemente, se puede admitir que la duración promedio de las suspensiones que se debe tomar en consideración no debe superar, en realidad, los tres años.

40 La marca de duración de la suspensión en el cargo la tiene José Ignacio de Miranda Canal, oficial real de la real caja de México cuyas suspensiones —debido a que fue demandado en tres ocasiones por diversos abusos durante una carrera particularmente larga y plena: oficialmente, fue titular durante 46 años— representaron una duración acumulada de 13 años; ¡lo cual, no obstante, no le impidió morir en el puesto en 1758!: agi, Audiencia de México, legajos 454 y 632; agi, Escribanía de cámara, legajos 267a y 270a, y agi, Contratación, 5484, núm. 3, ramo 29.

41 Los oficiales de Veracruz y el Tribunal de Cuentas, mucho menos afectado, no obstante, no vacilaron en recurrir a ese argumento, en particular en contra de la visita general que llevó a cabo Pedro Domingo de Contreras entre 1730 y 1732: agi, Audiencia de México, legajos 733-737.

42 Durante una buena parte del periodo considerado, esas contadurías fueron dirigidas por miembros de la Audiencia a los que se daba generalmente el título de superintendente de tal o cual renta real. Respecto a los juristas afectados a tareas de la Real Hacienda, véase Michel Bertrand, “Los cargos de los oidores dentro de la Real Hacienda indiana. Siglos xvii y xviii”, Estudios de Historia Social y Económica de América, núm. 9, 1992, pp. 37-51, y el estudio de las reformas intentadas a partir del final del siglo xvii en el marco de las superintendencias, en el capítulo 8. Por lo demás, varios de esos juristas anduvieron puntualmente en dimes y diretes con la justicia real debido a su discutible administración; sin embargo, sus sucesores, pertenecientes cada vez más frecuentemente al mundo de la Real Hacienda, no escaparon tampoco a las iras de la justicia, como lo confirma el desdichado Manuel Gerónimo de Tovar y Arévalo por su catastrófica administración de la renta de los naipes entre 1693 y 1696, en la que dejó un agujero de 68 000 pesos: agi, Audiencia de México, legajo 738; agi, Escribanía de cámara, legajo 185a, y agnm, n. 6, t. 24, ff. 1-8.

43 Véase el capítulo vii.

44 Los 22 restantes fueron echados de la administración de la Real Hacienda.

45 En el mejor de los casos, la pensión podía representar el mantenimiento total o parcial del salario únicamente hasta el fallecimiento.

46 Respecto al establecimiento de los sistemas de financiamiento de la jubilación para los oficiales más prestigiosos de la administración colonial, véase Dewit S. Chandler, “The Montepíos de Ministros and Regulation of Marriage in the Mexican Bureaucracy (1770-1821)”, The Americas, vol. 43, núm. 1, Washington, 1986, pp. 47-68.

47 Véase los capítulos v y vi.

48 Entre 1660 y 1780, ejercieron 28 contadores ordenadores, 20 contadores de resultas y 26 contadores superiores, ninguno de los cuales cambió de grado o afectación.

49 Tan sólo la aplicación de la reforma de 1792 significó un nuevo incremento de las contrataciones a finales del siglo xviii.

50 De los 19 contadores ordenadores promovidos a un grado superior, solamente se encontró uno que pasó de manera directa a la categoría de los contadores de cuentas, promoción que obtuvo en 1782, después de 23 años de ejercicio como contador ordenador. Lo anterior quiere decir que si bien la institución se vio menos afectada por la venalidad de los oficios en comparación con las reales cajas, no por ello fue menos desastroso el impacto de esta última sobre su funcionamiento interno.

51 Entre las carreras de los contadores del tribunal, únicamente se encontraron 20 comisiones efectivamente mencionadas entre el centenar de individuos interesados, lo cual entra en contradicción formal con todos los informes redactados por el propio Tribunal de Cuentas (cf. supra). Esa relativa rareza exige al menos tres observaciones: los contadores raramente se beneficiaban con esas responsabilidades, porque por lo regular la legislación desaconsejaba su nombramiento, ya que se corría el riesgo de despoblar una institución de funcionamiento poco ejemplar (agi, Audiencia de México, legajo 733); por lo demás, algunos contadores que hablan sido nombrados para comisiones poco prestigiosas o poco redituables en su opinión —visitas puntuales, supervisión limitada de los alcaldes mayores— ni siquiera se tomaban la molestia de mencionarlas en sus relaciones de méritos cuando no lograban sustraerse a estas últimas; finalmente, el recurso de los contadores a ese argumento era muy semejante a la búsqueda de excusas destinadas a justificar los considerables rezagos acumulados en el avance de su trabajo.

52 Una vez terminada su tarea, los titulares suplementarios quedaron fuera del personal de la institución, en espera de que se les llamara para ocupar las plazas que se crearían con la renovación por venir; entretanto, muchos aceptaron remplazos, si bien algunos murieron antes de obtener un puesto fijo en el Tribunal de Cuentas.

53 La duración promedio de la carrera profesional de los contadores ordenadores fue de 15.4 años; la de los contadores de resultas, de 17.7 años, y la de los contadores superiores, de 19 años.

54 Los contadores que escaparon a esa restricción fueron 33 de 103; en cuanto a su edad de ingreso al tribunal, se estima aproximadamente en 26.7 años.

55 En efecto, la carrera anterior a la que llevaron a cabo en el Tribunal de Cuentas representó 147.6 meses y el recurso a la venalidad la hizo pasar a 130.5 meses.

56 El promedio se situó, en efecto, en 15 años de ejercicio; la frecuencia predominante, así como la media, se situaron en el grupo de 10 a 15 años de duración de la carrera profesional.

57 Tanto la frecuencia predominante de la duración como la frecuencia media, que se situaron entre cinco y 10 años, confirman ese promedio.

58 La lentitud de las promociones concedidas podía hacer que en ocasiones estas últimas llegaran demasiado tarde para el beneficiario, como le ocurrió a Santiago Abad, quien obtuvo su ascenso a la última categoría del Tribunal de Cuentas, decidido por el Consejo de Indias, en julio de 1761, ¡aun cuando él había fallecido seis meses antes!: agi, Audiencia de México, legajos 1121, 1122, 1165, 1986 y 1992; agn, Casa de la Moneda, vol. 87, exp. 24, f. 375; Boletín del Archivo General de la Nación, vol. 8, núms. 3-4, p. 491. En los otros tres casos, la duración fue inferior a cuatro años, salvo en el de Pedro María de Monterde y Antillón, quien tuvo un pasaje muy breve —únicamente seis meses— por la categoría anterior: agi, Indiferente general, legajo 177, y Boletín del Archivo General de la Nación, vol. 8, núms. 3-4, p. 838.

59 Se trata de los siguientes contadores: Nicolás Rodríguez de Vargas, Lorenzo Urquía y Arraurena, Diego Manuel de Carballido Lozada y Zurita, Diego José de Bustos, Manuel Cartagena y Torre, Pedro Fernández del Barco, Francisco Antonio Ramírez de Arellano hijo, José Benito Terreros Ochoa, Miguel de Ubilla y Estrada y Francisco Tomás de Zabalza.

60 Ésa fue la solución que eligió Felipe de Muelas, quien regresó a España a principios de 1722 con el marqués de Valero.

61 Durante ese periodo, varios candidatos a la promoción o titulación anexaron a su relación de méritos las recomendaciones en que el Tribunal de Cuentas o el virrey elogiaban su experiencia; algunos de ellos incluso hicieron el inventario exhaustivo de las cuentas que habían tenido a su cargo desde su ingreso a la institución: agi, Audiencia de México, legajos 733 y 739.

62 Si se suman las concesiones hechas a algunos hijos de contadores del tribunal, que el padre del recién titulado siempre tomaba en cuenta en sus considerandos de los servicios prestados a la monarquía, se llega a un total de 17 contadores distinguidos; de las 17 concesiones, 13 fueron de los hábitos de la orden de Santiago, uno de la orden de Alcántara y tres de la orden de Calatrava: ahn, Caballeros de órdenes militares.

63 El resto se refiere al otorgamiento de un título de “familiar de la Inquisición” [véase el glosario] y al de dos títulos de nobleza.

64 Efectivamente, Miguel de Ubilla y Estrada nunca sirvió en su oficio, aun cuando siempre lo ocupó, impidiendo mediante su presencia, no obstante, el ascenso de un contador de resultas a su puesto, que en realidad permaneció vacante: agi, Audiencia de México, legajo 738, y ags, 173-43. En lo que respecta a Manuel Gerónimo de Tovar y Arévalo, eterno futurario, a pesar de su notoria incompetencia y su radical impedimento, en julio de 1695 se le otorgó una designación más, esta vez a la mesa mayor del Tribunal de Cuentas, para que ocupara como remplazante la plaza que dejó vacante Juan José de Veytia Linage, afectado a su vez a una comisión de la Real Hacienda en Puebla: agi, Audiencia de México, legajo 163; agi, Escribanía de cámara, legajo 185, y ags, 174-357.

65 En vísperas de ese gran movimiento de renovación, había seis supernumerarios para dos puestos de contador de resultas y tres para los tres puestos de contador superior (agi, Audiencia de México, legajos 17 y 277). Todos se aprovecharon de ello para lograr el acceso a los puestos de titular, muy frecuentemente por periodos breves, después de esperas muy prolongadas. En un principio se encontraron dos compradores externos al Tribunal de Cuentas que aceptaron pagar por los oficios vacantes; posteriormente, en 1699, ya sólo quedó Roque de Vargas para entrar en posesión efectivamente de su cargo (agi, Audiencia de México, legajos 1986 y 738, y AGS, 173-172). El segundo, Diego José de Bustos, candidato a la compra en 1699, prefirió encaminarse poco después a un cargo de alcalde mayor (agi, Audiencia de México, legajos 64 [ramo 2 núm. 49], 162, 736 y 745, y agi, Indiferente general, legajos 130, núm. 73, y 135, núm. 87). Los cargos liberados fueron puestos rápidamente a disposición de los contadores que aceptaran comprar su promoción; así, José Jaime Lanterri Ferrer fue promovido al cargo de contador de resultas supernumerario en 1696 (ags, 172-236, y agi, Audiencia de México, legajos 17, 277 y 1986); Luis Ibáñez Ozerín, contador interino desde hacía cuatro años, compró un oficio de contador de resultas supernumerario en marzo de 1699 (agi, Audiencia de México, legajos 454 y 1986; agi, Contratación, legajo 235, y agi, Indiferente general, legajo 1847), y Sebastián de Imaz y Arbillaga hizo lo mismo en abril de 1700 (agi, Audiencia de México, legajos 738 y 1986, y agi, Indiferente general, legajo 1847).

66 Se trataba de José de Contreras y Torre, oficial responsable del libro que efectuó algunos remplazos entre 1696 y 1702; se le promovió a contador ordenador en mayo de 1702: agi, Audiencia de México, legajo 738.

67 La proclamación de la Nueva Planta mediante una cédula real del 6 de junio de 1701 suprimió la venta de los oficios de ese tipo y las plazas de supernumerario, así como las futuras; en la práctica, no obstante, la Nueva Planta se abandonó inmediatamente después de que fue proclamada y la venta se reinició a más y mejor. En cuanto recibió la cédula real que establecía la reforma, el virrey duque de Albuquerque ordenó una auditoría del Tribunal de Cuentas y, en vista de la situación, que consideró catastrófica, decidió de inmediato, en abril de 1702, la suspensión de la ejecución de la reforma, según un informe del Tribunal de Cuentas elaborado en esa misma fecha: agi, Audiencia de México, legajos 1986 y 738.

68 Entre 1753 y 1757 fallecieron sucesivamente José Manuel de Avendaño, contador superior, en 1753 (agnm, n. 570, vol. 3936), los contadores de resultas Cayetano de Vian Rodríguez, en abril de 1754 (agi, Audiencia de México, legajo 1165), Juan Fernando Navarro, en febrero de 1756 (agi, Audiencia de México, legajo 739), Manuel Esteban Rodríguez de Santa Cruz, en febrero de 1757 (agi, Audiencia de México, legajo 735, y José María de Castro Santa Ana, Diario de sucesos notables [1752-1758], en Manuel Orozco y Berra, Documentos para la historia de México, 1a serie, vols. 4 a 6, México, 1854), y, en fin, el contador ordenador Francisco Antonio Ramírez de Arellano hijo, en agosto de 1755 (agi, Audiencia de México, legajo 735).

69 En 1756, el virrey impuso la jubilación a Francisco de Presilla, contador ordenador (agi, Audiencia de México, legajo 1165), asi como a Fernando Ruano de Arista, contador de resultas (agi, Audiencia de México, legajo 1986). Poco antes de esa fecha, en diciembre de 1754, Juan José de Ortiz fue trasladado al puesto de “oficial mayor de la secretaría de la cámara” del virrey (agi, Audiencia de México, legajo 1164) y Alonso de Mella fue afectado, aun cuando era un simple contador interino, a una nueva contaduría, probablemente la de las alcabalas, en proceso de constitución (idem); a comienzos de 1756, en fin, Martín de Azpiroz fue trasladado a su vez como oficial mayor a la secretaría del virrey (Linda Arnold, Bureaucracy and Bureaucrats in Mexico City, 1742-1835, Tucson, 1988, p. 27). En una carta dirigida al Consejo de Indias en 1763, Antonio de Mier y Terán habla de cinco jubilaciones con mantenimiento de salario en 1754, sin, no obstante, proporcionar los nombres: agi. Audiencia de México, legajo 1165.

70 La renovación, en efecto, permitió que los dos titulares más recientes ganaran cerca de cuatro años de carrera profesional. La nueva movilidad también se tradujo en la integración al tribunal de cuatro contadores auxiliares o subalternos.

71 agn, Correspondencia de virreyes, vol. 1, exp. 43, ff. 96 y ss.

72 En una cédula real de agosto de 1755 se estableció a esos nuevos contadores como una nueva categoría de ministros y se decidió que su nombramiento ya no dependería únicamente de los virreyes, como en el caso de los contadores interinos, sino directamente del rey: agi, Audiencia de México, legajos 735 y 1122.

73 agi, Audiencia de México, legajos 321, 733 a 739 y 1990 a 1992.

74 Linda Arnold, Bureaucracy and Bureaucrats…, op. cit.

Notes de fin

* Véase el glosario.

Table des illustrations

Légende FIGURA IV.1. Uniforme diseñado para los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España a finales del siglo xviii; Archivo General de Indias, Uniformes, 130, México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 411k
Titre GRÁFICA IV.1. Contratación de oficiales del Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del , Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Titre GRÁFICA IV.2. Contratación de oficiales reales de la Nueva España (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 217k
Titre CUADRO IV.1. Lugar de nacimiento de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 171k
Titre CUADRO IV.2. Número de compras del oficio de oficial real de la Nueva España según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 86k
Titre CUADRO IV.3. Número de oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre CUADRO IV.4. Número de compras de oficios del Tribunal de Cuentas de México según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre CUADRO IV.5. Número de contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio según el origen geográfico de los titulares (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 90k
Titre CUADRO IV.6. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 83k
Titre CUADRO IV.7. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España contratados sin venta del oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Titre CUADRO IV.8. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados mediante la venta del oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Titre CUADRO IV.9. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México contratados sin venta del oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 77k
Titre CUADRO IV.10. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Titre CUADRO IV.11. Grado de capacitación de los oficiales reales de la Nueva España que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre CUADRO IV.12. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Titre CUADRO iv.13. Grado de capacitación de los contadores del Tribunal de Cuentas de México que no compraron el oficio según su origen geográfico (1660-1780)
Légende M = metropolitanoC = criollo de la Nueva EspañaAmericano = español de AméricaFUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Titre CUADRO IV.14. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que compraron el oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 77k
Titre CUADRO IV.15. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales de la Real Hacienda de la Nueva España que no compraron el oficio (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 85k
Titre CUADRO IV.16. Edad promedio de ingreso al cargo de los contadores del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre CUADRO IV.17. Edad promedio de ingreso al cargo de los oficiales reales de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 82k
Titre CUADRO IV.18. Número de oficiales reales de la Nueva España que sólo tuvieron una afectación, distribuidos conforme al número de etapas anteriores a su titulación (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 137k
Titre CUADRO IV.19. Puestos sucesivos de los oficiales reales de la Nueva España que fueron trasladados (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 115k
Titre CUADRO IV.20. Número de oficiales reales de la Nueva España que obtuvieron una promoción a otras funciones (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 105k
Titre CUADRO IV.21. Funciones ocupadas por los oficiales reales promovidos fuera de su cuerpo de origen (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 130k
Titre CUADRO IV.22. Número de oficiales reales de la Nueva España distribuidos conforme al tipo y la duración de su carrera profesional (1660-1780)
Légende Tipos de carrera profesional:1. Oficiales reales que solamente tuvieron una afectación.2. Oficiales reales que tuvieron varias afectaciones:2a. duración en el primer cargo,2b. duración en el segundo cargo,2c. duración en el tercer cargo;3. Oficiales reales que continuaron su carrera profesional fuera de las reales cajas.FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 91k
Légende Tipos de carrera profesional:1. Oficiales reales que solamente tuvieron una afectación.2. Oficiales reales que tuvieron varias afectaciones.3. Oficiales reales que continuaron su carrera profesional fuera de las reales cajas.FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre CUADRO IV.24. Demora de ingreso al cargo de oficial real de las reales cajas de la Nueva España (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 158k
Titre CUADRO IV.25. Número de oficiales reales suspendidos en las diferentes reales cajas de la Nueva España (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Titre CUADRO IV.26. Distribución de la duración de las suspensiones de los oficiales reales de la Nueva España (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 63k
Titre GRÁFICA IV.3. Contratación por categoría en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 251k
Titre GRÁFICA IV.4. Contratación de contadores ordenadores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Titre GRÁFICA IV.5. Contratación de contadores superiores en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 117k
Titre GRÁFICA IV.6. Contratación de contadores de resultas en el Tribunal de Cuentas de México (1650-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 183k
Titre CUADRO IV.27. Duración promedio de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
Titre CUADRO IV.28. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso (1660-1780)
Légende Duración expresada en meses.FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Titre CUADRO IV.29. Frecuencia de la duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)
Légende 1. Contadores que ingresaron al Tribunal de Cuentas con ese grado.2. Contadores que surgieron de los contadores ordenadores del Tribunal de Cuentas.3. Conjunto de los contadores de cuentas que obtuvieron una promoción.4. Contadores que surgieron de al menos una categoría inferior del Tribunal de Cuentas.FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Titre CUADRO IV.30. Duración de la carrera profesional en el cuerpo del Tribunal de Cuentas de México según la categoría de ingreso de los contadores que obtuvieron una promoción (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 75k
Titre CUADRO IV.31. Demora de ingreso al oficio de contador del Tribunal de Cuentas de México (1660-1780)
Légende FUENTE: Base de datos Ministros, bajo Texto (FRAMESPA-UMR 5591, del CNRS, Maison de la Recherche, Université de Toulouse).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1139/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 192k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search