Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Conclusión

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del centro-norte de México

Texte intégral

1Los trabajos emprendidos en el sitio de la Cueva de los Portales nos han permitido descubrir tres milenios de ocupación precerámica, entre 5200 y 2000 a.C, aproximadamente, en el norte de Michoacán. La totalidad de este período correspondería a grupos de cazadores-recolectores que no practicaban la agricultura y sólo visitaban el abrigo durante temporadas más o menos prolongadas. Se definieron cuatro fases, las cuales pueden correlacionarse con las secuencias que existen en otros sitios de México. El cuadro de la figura 105 presenta las secuencias precerámi-cas de los sitios comparativos ya mencionados, con resultados confiables, a excepción de la cueva del Texcal, donde una única y larga fase (Texcal II: 5000-2500 a.C.) es contemporánea de nuestras ocupaciones y sólo permite comparaciones aproximadas.

2La primera columna retoma la secuencia de la cuenca de México, de acuerdo con los trabajos de Niederberger (1976 y 1985), con la fase Playa II, contemporánea de la fase La Garza, y la fase Zohapilco, contemporánea de las fases Portales y Salto. Sin embargo, los procesos evolutivos son muy distintos. En la cuenca lacustre de México, la abundancia y la variedad de los recursos locales permitió una sedentarización precoz, que constituye un esquema inverso del que hemos visto en Michoacán, donde la vida seminómada o nómada se prolongó hasta períodos mucho más recientes. Por su parte, la secuencia de Chiapas nos sitúa en niveles de ocupación más antiguos, y las comparaciones resultan poco fructíferas. En cambio, una reflexión más detallada puede emprenderse con los materiales de Tehuacán, de la cueva del Texcal, de Guilá Naquitz, de Tamaulipas, asimismo, es importante tomar en consideración los trabajos no publicados de Irwin-Williams, citados por MacNeish, en las regiones cercanas de Querétaro e Hidalgo.

3Como ya lo hemos señalado, una parte de la secuencia de Tehuacán se traslapa con la de Michoacán (MacNeish et al., 1967). Las dos fases en cuestión son Coxcatlán y Abejas, la primera de las cuales empieza poco después de la fase La Garza. La fase Coxcaüán (4800-3500 a.C.) es contemporánea de la fase La Garza y de gran parte de la fase Palomo. En aquel entonces, los grupos humanos eran principalmente recolectores que, entre otras especies, ya recolectaban plantas cultivadas, pero también se dedicaban a cazar y poner trampas a los animales. Entre las puntas de proyectil, muchas poseen pedúnculos contraídos (Coxcatlán, Trinidad, Hidalgo, Tilapa, San Nicolás, Almagre), una es de pedúnculo recto (La Mina), aunque también tenemos un tipo con base ensanchada y discretas muescas (Abejas), formas ojivales (Tortugas, Nogales) y amigdaloides (Abasólo, aparición de las puntas Pelona). Las navajas se vuelven más finas, los metates y las manos de metate sustituyen a los guijarros usados para la molienda. La fase Abejas (3500-2300 a.C.) es contemporánea del final de Palomo y de las fases Portales y Salto; se caracteriza por la aparición de las navajas prismáticas, así como por la variedad de sus artefactos de molienda que revelan la creciente importancia de los productos cultivados para la alimentación; en esta fase se encuentran la mayor parte de los tipos de puntas de la fase anterior, aunque con frecuencias distintas y con una menor variedad. Los tipos Hidalgoy Tilapa desaparecen progresivamente, en tanto que aparece el tipo Garyito, y –entre las puntas amigdaloides– el tipo Catán. Así, de manera global, el conjunto lírico de Tehuacán que más se asemejaría a los de Michoacán, pertenece a la fase Coxcaüán, mientras que el de la fase Abejas al parecer presenta mayores diferencias. Pese a las convergencias tipológicas que existen entre ciertas herramientas, la composición de los respectivos conjuntos sería claramente distinta. Esto no debe sorprendernos; en efecto, los modos de vida durante estos períodos eran diferentes, puesto que en Tehuacán la fase Coxcatlán correspondería ya a una dependencia con respecto a los productos cultivados, los cuales llegarían mucho más tarde a Michoacán. El incremento de las diferencias durante la fase Abejas constituiría quizá el reflejo de modos de subsistencia que serían cada vez más contrastados. Por otra parte, se perciben claras diferencias regionales, no sólo en las proporciones de los tipos de puntas por fases, sino también en su presencia/ausencia para algunos tipos. Sin embargo, cabe observar que la fase Palomo también se caracteriza por la importancia de los artefactos de molienda, como las manos de metate que son de buena manufactura, aun en la aparente ausencia de productos cultivados.

4En Guilá Naquitz, la fase Jicaras es parcialmente contemporánea de las fases La Garza y Palomo; sin embargo, la “domesticación” de varias plantas ya es un hecho desde hace mucho tiempo, pese al mantenimiento, dentro de un sistema “flexible y dinámico” (Flannery y Marcus, 1983, p. 33) de una vida por lo menos parcialmente nómada. Las puntas de proyectil son muy abundantes, pero las más numerosas son claramente las que pertenecen al tipo Pedernales. También están presentes los tipos Trinidad, San Nicolás, La Mina. Entre las demás herramientas se encuentran metates y manos de metate, choppers y raspadores de distintas categorías. La fase Blanca es contemporánea del final de la fase Palomo y del inicio de la fase Portales; es la última fase de la secuencia de Oaxaca donde las puntas de proyectil son comunes. Se encuentran los tipos Coxcatlán, Trinidad, San Nicolás, La Mina, Tilapa e Hidalgo, aunque las frecuencias varían sensiblemente de un sitio a otro. Finalmente, la fase Martínez de Oaxaca parece ser tan mal conocida como la fase Salto de Michoacán. En ambos casos se trataría de la última fase de ocupación precerámica.

  • 1The subsequent Ocampo phase of the Southwestern Tamaulipas and the Coxcatlan or A bejas phase of (...)

5En Tamaulipas y en la Sierra Madre Oriental (MacNeish, 1958), las fases Nogales-La Perra y Ocampo presentan artefactos de molienda, puntas correspondientes a los tipos Abasolo, Nogales y Tortugas, raspadores sobre artefactos discoidales, choppers. Las fases siguientes, Almagre y Flacco-Guerra, últimas fases acerámicas de la secuencia, comprenden conjuntos con puntas de proyectil de los tipos San Nicolás, Flacco, Catán, Trinidad y Matamoros, navajas burdas, choppers y raspadores, artefactos de molienda. MacNeish observa evoluciones cada vez más divergentes entre estos complejos líticos y los de fases contemporáneas de Tehuacán, si bien los modos de subsistencia son, fase por fase, globalmente equiparables1.

6En el estado de Puebla, la fase Texcal II de la cueva del Texcal abarca una larga ocupación, de 5000 a 2500 a.C. (García Moll.1977). Los habitantes del abrigo rocoso habrían sido cazadores recolectores; sin embargo, los artefactos de molienda se encuentran presentes, así como las navajas prismáticas, los perforadores, los buriles y, entre las herramientas de andesita, unos tajadores muy similares a nuestros chopping tools. Las puntas de proyectil son variadas; pertenecen a los tipos Catán, Desmuke, Pandora, Refugio, Flacco, Fresno, Hidalgo, etc., aunque las más abundantes son las del tipo Coxcatlán. Este conjunto lítico parece estar más alejado de los de la Cueva de los Portales que los dos anteriores. La industria ósea, en forma de punzones sobre metápodos, se encuentra igualmente bien representada.

7Por último, pueden obtenerse algunos datos acerca de sitios de los estados de Hidalgo y Querétaro a través de las investigaciones de Cynthia Irwin-Williams, no publicadas, pero citadas por MacNeish (1967, p. 238). El complejo Tecolote, que sería a muy grandes rasgos contemporáneo de las fases La Garza y Palomo, comprendería, entre otros artefactos, puntas pertenecientes, en particular, a los tipos Coxcatlán, Trinidad, Abejas, La Minay Pelona, así como navajas burdas. El complejo superior, San Nicolás, sería contemporáneo de las fases Palomo y Portales y se caracterizaría por la presencia de choppers, puntas Coxcatlán y San Nicolás, así como Catán, Garyito y Palmillas, y por la aparición de las navajas delgadas. De manera que estos sitios tendrían puntos en común con la Cueva de los Portales, pero también elementos muy diferentes que los relacionan más con los complejos Uticos de Tehuacán.

8Estos elementos comparativos muestran que existe cierta uniformidad entre los materiales de las fases más o menos contemporáneas en Michoacán, Puebla, Oaxaca, en los estados de Hidalgo-Querétaro o en Tamaulipas, pero que ninguno de estos complejos presenta exactamente la misma cultura material, ni la misma composición de sus conjuntos Uticos. De hecho, estas regiones se encuentran alejadas en el espacio, sus respectivas secuencias de ocupación no coinciden perfectamente, y las fases poseen ellas mismas duraciones demasiado largas como para permitir comparaciones más precisas. Las diferencias entre los conjuntos revelan divergencias “culturales”, relacionadas a la vez con el alejamiento geográfico y las discrepancias temporales. Por otra parte, está ampliamente demostrado que los modos de vida y de subsistencia de grupos, aun contemporáneos, pudieron variar considerablemente, en particular en cuanto a su grado de nomadismo o a los procesos implicados en la sedentarización (Niederberger, 1985; Flannery, 1986; MacNeish, 1958, 1961, 1967). Los sitios más cercanos a la Cueva de los Portales y que podrían corresponder desde el punto de vista de las condiciones paleoambientales, son los de los estados de Hidalgo y Querétaro; sin embargo, en este caso las comparaciones se encuentran desafortunadamente limitadas en ausencia de una documentación exhaustiva. De ahí que nuestra interpretación deba limitarse a consideraciones muy generales: el fondo común que se observa se explicaría probablemente por las muy aproximadas concordancias cronológicas, así como por la existencia de ciertas necesidades compartidas. Paralelamente, las diferencias dentro de los conjuntos se explicarían por las variaciones de las condiciones locales, por las divergencias temporales y por el contraste entre los modos de vida.

  • 2 Los conocimientos sobre el Noreste obtenidos recientemente (Corona Jamaica, 2001; Valadez, 1999) p (...)

9Finalmente, si ampliamos las indagaciones hacia el norte, observamos que los complejos Uticos precerámicos de Michoacán también presentan puntos en común con los materiales del suroeste de los Estados Unidos, particularmente de Texas2. La abundancia proporcional de las puntas de proyectil, la presencia de ciertos tipos de puntas (tipo Gower, puntas con pedúnculo recto ancho) o herramientas (raederas Nueces), podrían incitarnos a relacionar los complejos Uticos de Michoacán con la tradición Cochise. Esta última agrupa complejos que asocian choppers, puntas de proyectil con pedúnculo contraído, piedras para moler, y perpetúa el modo de vida de los cazadores-recolectores con una transición hacia la agricultura que obedece a otras modalidades, muy distintas de las que ocurrieron en los sitios mexicanos hasta ahora conocidos. Los complejos líticos de la cueva de Los Portales se asemejan con bastante claridad a estos conjuntos, aunque por otra parte es muy evidente que los otros complejos líticos, como los de Tehuacán, también pudieron haberse “impregnado”, en determinado momento, de la tradición Cochise (Nelken-Terner, comunicación personal).

10Estas especulaciones, que conforman un conjunto de reflexiones bastante dispersas, quizá podrían desembocar en la hipótesis de que la Cueva de los Portales constituya un caso intermedio entre las tradiciones del centro de México y las del suroeste de los Estados Unidos. Los datos recolectados en la Cueva de los Portales sugieren el mantenimiento de la vida nómada, sin agricultura, en esta región del centro-norte, hasta 2000 a.C, aproximadamente. La transición hacia las sociedades agrícolas, de la cual sólo se comprende muy parcialmente el cómo, y menos aún el por qué, habría ocurrido en el transcurso del II milenio. Sea como fuere, la Cueva de los Portales podría proponer un nuevo ejemplo mesoamericano de la variedad de las trayectorias que, en el transcurso de los milenios que precedieron a nuestra era, conducirían a la sedentarización de los hombres.

Notes

1The subsequent Ocampo phase of the Southwestern Tamaulipas and the Coxcatlan or A bejas phase of the Tehuacan sequence have less in common, although they are roughly contem-poraneous. Subsistence complexes are similar in a general way...” (MacNeish et al., 1967, p. 239).

2 Los conocimientos sobre el Noreste obtenidos recientemente (Corona Jamaica, 2001; Valadez, 1999) parecen indicar que los complejos Uticos de esta región se alejan más de los de Michoacán.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr