Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Tercera parte. Siete milenios de ocupación humana en el centro-norte de michoacán

Fase La Garza [algún(os) momento(s) entre 5200-4500 a.C.]

Texte intégral

1El abrigo es acogedor, con su amplia bóveda, y los aportes aluviales procedentes del arroyo han colmado en parte la pendiente natural del zócalo rocoso, creando, con el paso del tiempo, un espacio relativamente plano, en parte al aire libre, donde es agradable reunirse para asar carnes o tallar puntas de flecha. El arroyo, alimentado por lluvias regulares, es casi permanente y el manantial forma un amplio estanque de agua fresca, donde nadan las tortugas y a donde vienen a beber los venados cola blanca. Las acacias, mimosas y mezquites cubren los bordes de la barranca y tapizan su fondo. Alrededor, el denso bosque se extiende hasta el infinito, sin que ningún claro venga a imprimir su clara mancha en el oscuro manto. Los volcanes cercanos, de escarpadas pendientes, se encuentran enteramente cubiertos de bosque de pinos y de encinos, excepto cuando emisiones de cenizas incandescentes lo han quemado todo en los bordes de los cráteres. La barranca conforma un área protegida de los vientos, donde los miembros del grupo disponen de varios abrigos para resguardarse y descansar. El abrigo del fondo, con sus portales escalonados a lo largo de la pared del acantilado, ofrece varios diminutos refugios para abrigarse; su plataforma es suficientemente amplia, y la cercanía del manantial lo convierte en un sitio privilegiado para hacer un alto. Sin embargo, la proximidad del agua no deja de presentar un inconveniente mayor. Cuando las lluvias son persistentes, cuando un aguacero hace crecer las aguas del torrente, la plataforma, e incluso el propio abrigo, se ven invadidos por el lodo, obligando a sus ocupantes a refugiarse en las terrazas cercanas o a dirigirse hacia otros paraderos más o menos lejanos.

2Los miembros del grupo dedican mucho tiempo a la talla de las herramientas indispensables para la vida cotidiana. La necesidad de mantener fuegos en forma casi permanente, no sólo para calentarse y para cocer los alimentos, sino también para mantener alejados a los depredadores, requiere de la elaboración de un utillaje completo de leñadores. Primero, es necesario cortar los troncos de las acacias y de los mezquites con aperos pesados, cortantes, poderosos (figura 95); con este fin se manufacturan hachas de toda índole, a partir de los guijarros del arroyo o de las piedras de formas redondeadas que se encuentran al pie del acantilado. El trabajo del mezquite es difícil, con su leña dura de cortar cuando está verde; pero proporciona también, sobre todo cuando está viejo, abundantes ramas secas que se consumen lentamente y resultan ideales para la cocción prolongada de las gachas.

  • 1 En efecto, se observa en la capa VII la abundancia de fitolitos y la presencia de Cyperaceae, así (...)

3Para desprender las ramas de los troncos se usan gruesos cepillos (figura 95), mientras que las ramillas se separan de las ramas principales con ayuda de los raspadores, que son más fáciles de manejar y cuyo tamaño es suficiente para llevar a cabo esta tarea. Estas herramientas pesadas también pueden fungir como mazas, en particular para quebrar los huesos y extraer la médula, alimento muy apreciado y de gran importancia en la dieta, debido a su elevado contenido de grasas y proteínas. La elaboración de los artefactos discoidales requiere de cierta pericia: se percute el guijarro con ayuda de otra piedra para obtener un filo sinuoso mediante amplios retoques bifaciales; posteriormente, esta herramienta se fija en un mango de madera, ya sea directamente gracias a ligaduras hechas de tendones de venado, o mediante una pieza intermedia de madera, que engloba su parte proximal y se encuentra ella misma sujeta al mango a través de ligaduras. La talla de estas herramientas proporciona desechos de buenas dimensiones, que pueden a su vez aprovecharse para actividades más finas: descortezamiento, corte de los tallos de plantas herbáceas comestibles usadas en la alimentación o para tapizar el piso del abrigo, o bien corte de carrizos1, preparaciones culinarias, etcétera.

4Sin embargo, los ocupantes del abrigo poseen una mucho mayor pericia para la fabricación de las herramientas finas de obsidiana (figura 96). La gama de los útiles fabricados es amplia. La obsidiana, ese material fino tan apreciado, constituye uno de los atractivos de la región. Dos volcanes cercanos, al oeste, han formado corrientes de este vidrio natural que puede recolectarse en forma ilimitada. Las bandas parten desde el abrigo rocoso en busca de nódulos de tamaño suficiente en las laderas, ya sea de obsidiana translúcida gris o negra, o más opaca y de color gris mate. Asimismo, en ocasión de un recorrido estacional se recolecta la materia prima necesaria para el herramental cotidiano; de esta manera, los talladores dispondrán de algunos fragmentos de obsidiana verde translúcida, que han transportado cuidadosamente en sus recorridos. Sin embargo, se recurre ante todo a la materia prima de origen local para la elaboración de las puntas de proyectil, las cuales representan la herramienta básica para los cazadores. Entre las más comunes figuran las puntas con pedúnculo, junto con las puntas amigdaloides. El pedúnculo posee una forma contraída, con anchas aletas perpendiculares (tipos San Nicolásy Gary), o bien ancha y recta, de acuerdo con la tradición del norte. Las puntas amigdaloides (tipos Abasoh y Catán) suelen ser de medianas dimensiones y llevan bordes denticulados característicos. Un ejemplar aislado posee una forma ojival (tipo Nogales), común en todos los niveles antiguos. Las dimensiones de las puntas de proyectil se adaptan a las presas más apreciadas: los venados. Sin embargo, ciertos ejemplares son lo suficientemente pequeños como para adaptarse también a la caza de aves de medianas dimensiones, cuyas osamentas quizá no se han conservado.

5Si bien las puntas constituyen las armas favoritas, puesto que aseguran lo esencial de la supervivencia del grupo, el utillaje también se caracteriza por su gran variedad, que incluye en particular dos tipos de raederas y herramientas sobre navajas. Las grandes raederas con retoques bilaterales sirven para las tareas más toscas y se asen directamente con la mano. Las más finas, destinadas a ser enmangadas, son de gran calidad; eran realizadas por talladores de reconocida pericia y se transportaban durante los desplazamientos, al igual que las puntas de flecha; por lo tanto, son muy representativas de la cultura material del grupo, al que relacionan de cierta manera con sus lejanos vecinos del norte. Las navajas constituyen otro ejemplo de la pericia técnica de los hombres que se dedicaban a tallar la piedra. En efecto, esta técnica requiere de un procedimiento que consta de complejas operaciones encadenadas para obtener una lasca de bordes perfectamente paralelos, como es aquí el caso; luego, las navajas se retocaban para obtener bordes en forma de raedera o de raspador.

6Estas herramientas conforman un equipo variado, que puede servir para la preparación de las carnes, o para otras actividades que se encuentran mal documentadas en las excavaciones: preparación de vegetales silvestres y de tubérculos, trabajo de las pieles, por ejemplo. En particular, las raederas delgadas ostentan una importante pátina, la cual podría indicar que éstas se usaban para actividades relacionadas con el curtido de las pieles de venado, aprovechando la cercanía del agua corriente del arroyo.

7Los talladores trabajaban en el abrigo y en la plataforma, y probablemente también en los abrigos rocosos cercanos. Tallaban la obsidiana y las andesitas, desbastando los núcleos y formaban esbozos en la plataforma misma. En cambio, la elaboración de las puntas y demás artefactos bifaciales, lo mismo que la fabricación de las herramientas finas y de las navajas, solía más bien llevarse a cabo al margen del principal centro de vida, quizá en el abrigo lateral.

8El reducido grupo que vivió, probablemente en forma estacional y/o para simples altos, en el abrigo de los Portales, disponía así de un rico y variado utillaje, a menudo realizado con gran esmero y pericia. Contaba con abundantes recursos naturales asociando, al parecer, la alimentación a base de carne, con aportes de vegetales silvestres. Además de la talla de las herramientas lí ticas necesarias para la vida cotidiana, las actividades comprendían el trabajo de la madera, las preparaciones culinarias y quizás también el trabajo de las pieles y del cuero.

Notes

1 En efecto, se observa en la capa VII la abundancia de fitolitos y la presencia de Cyperaceae, así como una buena proporción de materia orgánica en los sedimentos.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr