Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas culturales entre el Occidente, el Centro-Norte y la cuenca de México, del Preclásico al Epiclásico

 | 
Brigitte Faugère-Kalfon

Teotihuacán y el centro-norte

Producción, distribución y relaciones interregionales en la cuenca de Sayula de 500 a 1100 D. C.

Catherine Liot, Susana Ramírez Urrea, Javier Reveles et Carmen Melgarejo

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Note portant sur l’auteur2

Note portant sur l’auteur3

Note portant sur l’auteur4

Texte intégral

ANTECEDENTES Y PROBLEMÁTICA

1Investigaciones recientes han subrayado el papel interregional de la cuenca de Sayula en el occidente de México, así como su relación con el noroeste y su posible vínculo con el Altiplano central (Liot y Valdez, 1996; Valdez et al., 1996; Liot, 2000a; Ramírez Urrea, en prensa). Además, varios estudios han resaltado algunos de los aspectos sobre la dinámica social interna particularmente durante la fase Sayula (550 d.C. a 1100 d.C.), época de mayor auge tanto en lo económico y político como en lo social (idem; Acosta et al., 1998; Schöndube et al., 2001).

2El presente trabajo pretende profundizar paralelamente en dos aspectos fundamentales para entender el papel de la cuenca de Sayula en la dinámica panregional: La organización socioeconómica interna de la cuenca, que involucra entre otras cosas, la producción y la transformación de recursos como la sal, la obsidiana y la concha, su distribución y su control por parte de la elite local; y la participación de la cuenca en las redes de interacción establecidas en el occidente (Ramírez Urrea, en prensa) y en el noroeste de México (Jiménez Betts, 1989; Jiménez y Darling, 2000), y cómo éstas a su vez "embonan" con otras áreas más lejanas como el Bajío y el Altiplano central.

  • 1 De 1990 a 1997, Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula auspiciado por el ORSTOM (ahora IRD), la Uni (...)

3Para abordar el estudio es importante tomar en cuenta diversos aspectos que repercutieron en la conformación de un sistema regional en Sayula y su enlace con otras áreas en el ámbito panregional. Por un lado, la cuenca de Sayula conforma un complejo geomorfológico bien definido. Este complejo se extiende sobre una superficie promedio de 700 km2, entre los cuales 260 km2 son de playa. Por su conformación, la cuenca presenta un ecosistema muy variado y constituye, por tanto, una zona favorable para la instalación y el desarrollo de grupos humanos. En más de diez años de trabajo arqueológico en la zona se ha registrado un total de 185 sitios de diversos tipos, en un marco cronológico que abarca una secuencia de cerca de 3 000 años (Schöndube et al., 2001; Schöndube et al., 2000; Benz et al., 2000).1

Tabla 1. Cronología y complejos de la cuenca de Sayula

Tabla 1. Cronología y complejos de la cuenca de Sayula

Fuente: Elaboración de los autores.

Note 2 : La fase Tepehuaje fue identificada durante los trabajos de campo realizados en el marco del Proyecto Orígenes de la Agricultura Mesoamericana (Benz et al., 2000).

4En la tabla 1 se propone una síntesis de la cronología y los complejos cerámicos "intrusivos" de la cuenca de Sayula. Dentro de este marco, como se mencionó anteriormente, "la fase Sayula es probablemente la etapa de mayor innovación cultural. Uno de los motores de cambio podría estar vinculado con la organización necesaria para el manejo de los recursos estratégicos de la región, entre los cuales la sal ocupa un lugar preponderante. En el terreno, las transformaciones se manifiestan de manera clara con nuevos usos y con una mejor ordenación del espacio" (Schöndube et al., 2001: 62).

5Por otro lado, la cuenca se ubica en una posición geográfica privilegiada, pues constituye un corredor natural que une dos ejes: de sur a norte -costa de Colima y Jalisco, el sur de Jalisco con el valle de Atemajac, los Altos de Jalisco y sur de Zacatecas-; y de este a oeste -Nayarit y la costa de Sinaloa con Michoacán, el Bajío y el Altiplano central- (Ramírez Urrea, en prensa). Dichas características geográficas caen dentro de lo que se conoce como "cuello de botella" o punto nodal, áreas que han desempeñado un papel especial en el desarrollo de las economías-mundo (Gill y Frank, 1991: 76-81). Su ubicación constituye en sí uno de los recursos naturales estratégicos que debió afectar severamente en la conformación y en el desarrollo de las estructuras sociales de la cuenca (Ramírez Urrea, en prensa). Gill y Frank (1991: 76-81) establecen tres imanes de atracción que sobresalen en una expansión político-económica: 1) mano de obra o recursos naturales, tecnología dentro del proceso de acumulación; 2) mercado para intercambiar el excedente de producción y acaparar el valor de la acumulación y, 3) los nexos y corredores logísticos presentes en el intercambio interzonal (Gill y Frank, 1991: 76-81, citado en Ramírez Urrea, en prensa).

6En el caso de la cuenca de Sayula, para la fase Sayula se han podido reconocer dos de los imanes propuestos por Gill y Frank (op. cit.): presencia (explotación) de recursos estratégicos, como la sal, y aprovechamiento de un corredor logístico en el intercambio interzonal (materiales intrusivos, tanto en cerámica, como la obsidiana y la concha). El tercero, presencia de mercado es, por ahora, prematuro proponerlo, aunque para la fase Amacueca tardía (1350 a 1532 d. C.) se tiene reportado en el relato de Ponce (Ciudad Real, 1993) que, a finales del siglo xvi se realizaba un mercado cada cinco días en Atoyac.

ORGANIZACIÓN SOCIOECONÓMICA DE LA CUENCA DURANTE LA FASE SAYULA

7El estudio del patrón de asentamiento en conjunto con las evidencias encontradas en la región, permite proponer un modelo de asentamientos jerarquizado para la fase Sayula. Dentro de éste se establecen cinco tipos de sitios (véase figura 1).

  • 2 Hasta la fecha, la falta de excavaciones en sitios de esta categoría impide entrar más en detalle s (...)

8Primer nivel: Centros cívico-ceremoniales donde se concentra el poder político y religioso. Tres sitios pueden ser clasificados en este grupo: La Picota (CS-08), Los Cerritos (CS-07) y Santa Inés (CS-01). Estos sitios se distinguen por la presencia de conjuntos arquitectónicos que resaltan la existencia de una planificación del espacio. Dichos componentes incluyen plazas delimitadas por montículos con altar central, distribuidos en una superficie mayor a 50 ha. La Picota (CS-08) representa el sitio más sobresaliente de esta categoría: cubre una superficie promedio de 100 ha y cuenta con más de 40 montículos (figura 2). Junto con su extensión, la monumentalidad de estructuras de piedra tipo piramidal que oscilan entre los cuatro y 10 m de altura, permite deducir que fue el asentamiento de mayor jerarquía dentro del sistema regional.2

  • 3 Estos yacimientos se componen de cuatro tipos de arcilla (entre ellas caolín y barro negro). Cabe s (...)

9Los tres sitios de este grupo se localizan en las planicies aluviales, en zonas próximas a las áreas de playa. Sin embargo, su ubicación en distintos sectores de la cuenca sugiere que desempeñaron funciones distintas. Los dos primeros (La Picota CS-08 y Los Cerritos CS-07) podrían estar principalmente ligados al control de las actividades que se realizan en la playa, es decir, producción de sal, talla de lírica y concha. La Picota (CS-08), además, debió de ejercer el control regional en otro tipo de actividades como el intercambio. Por su parte, Santa Inés (CS-01) se localiza dentro de las tierras de alto rendimiento agrícola, rodeado por gran número de aldeas y rancherías que parecen estar ligadas a las actividades agrícolas. Además, este sitio se encuentra en una zona próxima a grandes yacimientos de arcilla.3 Esta diferenciación en el patrón de asentamiento podría reflejar una división sociopolítica interna relacionada con actividades complementarias (Schöndübe et al., 2001). Cabe señalar que esta división se ve igualmente reflejada en el complejo cerámico de la fase Sayula, con una presencia- ausencia de ciertos tipos entre los sectores norte y sur de la cuenca (Acosta et al., 1998: 101-118).

10Segundo nivel: Centros de control de producción y almacenamiento, redistribución de recursos clave o estratégicos (sal, lírica, concha). Seis sitios pueden clasificarse dentro de este grupo: Cerritos Colorados (CS-11), Km6 (CS-172), Pirámides de Tehuantepec (CS-62), Tepalcateras Poncitlán (CS-14), Carmelita (CS-04) y Tepalcateras Atoyac (CS-15), este último asociado a la aldea próxima de Fraccionamiento San Juan, Atoyac (CS-16). Estos sitios se encuentran en los niveles de playa o dunas circunvecinas a ésta, junto a los talleres de producción de sal y áreas de actividad de lírica y concha.

11En superficie llaman la atención por su extensión, en general mayor a 10 ha, y la presencia de alineamientos de piedra y adobe, entre los cuales se aprecia gran cantidad de desechos materiales (cerámica y lírica principalmente). Dentro de esta categoría, ciertos elementos apuntan a que algunos sitios tuvieron un papel más relevante, como Cerritos Colorados (CS-11) y Carmelita (CS-04). Éstos presentan conjuntos arquitectónicos muy elaborados, tales como plazas, plataformas y altares, así como gran variedad de materiales alóctonos (cerámicos, líricos y de concha). Cerritos Colorados cuenta, además, con el complejo arquitectónico visto en los sitios de primer nivel, pero de menores dimensiones (véase figura 3).

12Dos temporadas de excavación realizadas en 1994 y 1995, en Cerritos Colorados (CS-11), el de mayor tamaño de este grupo, permiten definir sus características con más detalles (Guffroy, 1996, 1998; Guffroy y Gómez, 1996). Los estudios revelaron una superposición de por lo menos seis etapas de ocupación -cuatro de ellas corresponden a la fase Sayula-, que se distinguen por su estratigrafía, materiales asociados y planificación del espacio (ibid.). "El componente principal del yacimiento, tal como se inscribe hoy en el paisaje, se extiende sobre una superficie de 20 ha y se presenta como una yuxtaposición de terraplenes y montículos que se elevan entre 1.5 y 4.5 m sobre el nivel de los terrenos circundantes" (Guffroy, 1996: 45). La figura 3 (basada en Guffroy, 1996: figura 1, p. 39) representa el levantamiento arquitectónico de dicho asentamiento donde aparecen en gris las zonas exploradas durante las temporadas de excavación, con su respectiva codificación. Varias áreas del sitio presentan rasgos arquitectónicos particulares, cuya función común parece estar ligada a actividades relacionadas con el almacenamiento. Así, en la zona XIV-B apareció un sistema de plataformas bajas parcialmente interconectadas que rodean una plaza (Guffroy, 1996: 51) y presentan en sus costados cuartos rectangulares de tres a 4 m de largo y uno de ancho (foto 3). Los muros presentan una altura promedio de 50-60 cm y "están delimitados con lajas sobrepuestas y cimentadas con barro" (ibid.). Cabe señalar la presencia de huecos de poste en una de las plataformas que sugieren que ciertos sectores tuvieron cubiertas; así como el hallazgo de varias vasijas enteras colocadas en la superficie de los mismos con juntos (ibid.). Igualmente, las zonas XIV-A/B y XIV-B presentan varias estructuras cuadrangulares o cajas, de pequeñas dimensiones -unos 60 cm de lado y 40 cm de profundidad-, elaboradas con lajas dispuestas en hileras (foto 1), así como pequeñas estructuras circulares de entre 30 y 40 cm de diámetro, hechas con lajas amarradas con lodo, que delimitan una ligera depresión (foto 5). En lo que se refiere a estas últimas, Guffroy (1996: 51) precisa lo siguiente: "Cinco de ellas se encontraron dispersas en un área de 100 m2. No presentan huellas de haber sido usadas como fogones y parecen más bien haber sido destinadas a servir como base o sostén de recipientes de gran tamaño". De hecho, otro marcador de Cerritos Colorados, y en general de los sitios de esta categoría, es la presencia masiva de fragmentos de cuencos salineros, un recipiente con borde evertido y base cóncava, cuyo uso posible era el de almacenamiento de sal (Liot, 2000a: 196-199) (véase figura 4h, i, j, k). Las pequeñas estructuras de lajas excavadas en Cerritos Colorados podrían corresponder a receptáculos para cuencos salineros.

13Por otro lado, la excavación realizada en la zona XXIII-A permitió realizar la limpieza de un altar que se presenta como una pequeña estructura escalonada, de forma cuadrada, de unos seis metros de lado, con un sistema de acceso formado por una pequeña plataforma en el extremo sur (foto 2) (Guffroy, 1996: 56-57). En el lado oeste de esta estructura se encontró una ofrenda de un cuenco salinero completo con una tapadera (fotos 4 y 6).

14Finalmente, cabe mencionar que todos los sitios de este grupo presentan inhumaciones -en superficie, se observan en todos los sitios de esta categoría varios restos de entierros expuestos por el saqueo-. Cuatro entierros fueron documentados durante las excavaciones de Cerritos Colorados (Guffroy, 1996, 1998; Guffroy y Gómez, 1996), y treinta y dos -de la fase Sayula- en el sitio Fraccionamiento San Juan, Atoyac (CS-16) (Acosta 1994: 93-114). En los dos casos el patrón funerario más común corresponde a entierros individuales depositados en decúbito dorsal con las piernas flexionadas y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo o reposando sobre la pelvis (Acosta, 1994: 96-99; Schöndübe et al, 1994: 186-193). Otro patrón comúnmente encontrado consiste en entierros sedentes con las piernas flexionadas como reposando sobre un banco que recuerda la posición del chac mol (ibid.). Varios de los entierros documentados presentan ofrendas cerámicas diagnósticas de la fase Sayula -cajetes de base anular decorados en rojo sobre bayo o café (en bandas, grecas, xicalcolliuquis), copas (recipientes de base pedestal) también en rojo sobre bayo y policromas decoradas en naranja y rojo sobre blanco o crema en motivos "z", greca escalonada y puntos o círculos; figuras huecas de tamaño grande, figurillas sólidas o semihuecas tipo Sayula Policromo y tipo Cerro de García (sólidas) (Noyola, 1994: 61-66; Acosta 1994: 93-114) (fotos 8-11-13). Entre las ofrendas se encuentran también objetos de obsidiana —principalmente navajas y raspadores (véase foto 19)-, así como adornos de concha -cuentas y pectorales- (fotos 14-18). Por otro lado, cabe señalar que el saqueo reciente de un entierro en el sitio Km6 (CS-172), presenta la parafernalia típica del salinero: manos y metates, tajadores, núcleos y desechos de talla de obsidiana, cuentas de concha, cuencos salineros y ollas grandes (figura 4).

15Por sus características, los sitios de esta categoría parecen ligados al control de la producción de sal, la talla de lítica y concha, así como al almacenamiento en gran escala.

16Tercer nivel: Centros cívicos menores. Tres sitios integran esta categoría, Barranca del Águila (CS-35), CS-150 y CS-151. A diferencia de los sitios anteriormente descritos, estos asentamientos se ubican en el pie de monte entre los 1 500 y 1 800 msnm. Se caracterizan por la presencia de conjuntos arquitectónicos formados por plataformas de base piramidal y altares, elaborados con piedras y tierra, distribuidos sobre una superficie promedio de 2.5 ha (Schöndube et al., 2001: 68). Estos elementos, aunque de menores grado y tamaño que los observados en los sitios del primer nivel, están ausentes en los otros sitios habitacionales de la fase Sayula y atestiguan rango mayor que el de dichas áreas. De hecho, pudieron desempeñar la función de centros cívico-ceremoniales menores para las poblaciones alejadas de las zonas de planicies aluviales y playa (ibid.). El sitio Barranca del Aguila (CS-35) llama la atención por sus características peculiares en el patrón de asentamiento: se localiza en una pequeña meseta rodeada o protegida al oeste por pequeñas formaciones montañosas y al este por los contrafuertes de la Sierra del Tigre; un arroyo de temporal pasa por su extremo oeste. Su arquitectura descrita anteriormente se encuentra asentada en terrazas escalonadas, patrón que recuerda los asentamientos del Postclásico temprano.

17Cuarto nivel. Áreas habitacionales dedicadas a la agricultura. Hasta el momento se han registrado 84 asentamientos de la fase Sayula, que caen dentro de este grupo. La mayor parte de ellos se encuentra en la mitad sur de la cuenca. Se establecieron de preferencia en las planicies aluviales y pie de monte bajo entre los 1400 y los 1500 msnm. Su cercanía a las tierras de mayor rendimiento agrícola, aunada a la presencia de numerosos ojos de agua, además del material recolectado en superficie (metates y cerámica relacionados con las labores de subsistencia), hacen suponer una función relacionada con dicha actividad. Sin embargo, cabe señalar que no se han observado rasgos arquitectónicos que pudiesen evidenciar la presencia de terrazas, canales u obras anti-erosivas y su consecuente manejo de agricultura de riego. Por tanto, es probable que dicha actividad fuera de temporal, la cual, de hecho, hubiera sido complementaria de otras actividades desarrolladas en este periodo, en especial la producción de sal.

  • 4 En esta categoría se retoma la división propuesta por Schondübe et al. (2001: 54).

18Esta categoría incluye:4

  • Ocho unidades domésticas o habitacionales: concentraciones de materiales culturales (alineaciones de piedra que sugieren ser parte de alguna habitación o casa, fragmentos de cerámica y lírica relacionados con la subsistencia, etc.), dispersos sobre un área no mayor a 150 m de longitud que probablemente reflejan la presencia de un solo grupo familiar.

  • Sesenta y cuatro rancherías: densidad de vestigios circunscritos a un área que podría corresponder al espacio ocupado por tres a cinco unidades domésticas -longitud de entre 400 y 800 m-,

  • Doce aldeas, agrupaciones de más de seis unidades habitacionales -extensión mayor a 800 m de largo-, abundantes restos de materiales que sugieren una concentración alta de población.

19Quinto nivel: talleres de producción y áreas de actividad especializadas. En esta categoría predominan los talleres de producción de sal (28 distribuidos en todos los sectores salinos de playa). Dichas áreas se encuentran en los bordes de la playa, concentradas mayoritariamente en el oeste y noroeste de la cuenca. Están estrechamente ligados a los asentamientos de segundo nivel como se mencionó anteriormente. Presentan una organización espacial particular y se conforman por grupos de fosas excavadas en la playa (fosas de filtración, decantación y combustión), montículos de desechos sedimentarios, y concentraciones de desechos materiales (cerámica y lítica) (Liot, 1995, 1998, 2000a) (figura 4). Se observa una estandarización de las estructuras y los materiales utilizados en el proceso de producción en todos los talleres (idem). En la mayoría de los casos, los talleres de producción de sal cuentan, además, con áreas de actividad de talla de concha y lítica.

20La talla de concha consiste en la fabricación de ornamentos y adornos -cuentas, pendientes, pectorales, brazaletes-, de especies provenientes principalmente del Pacífico (Melgarejo, en preparación). Dentro del material de superficie recolectado, se han identificado restos de desecho de talla, herramientas, piezas en proceso y piezas acabadas (idem) (fotos 14-18). Estas evidencias parecen sustentar la existencia de talleres especializados en dicho trabajo, destacando el papel del sitio Carmelita (CS-04) en el control y la transformación de objetos de concha.

  • 5 Dentro del material lírico de obsidiana se han detectado núcleos agotados, lascas de desecho así co (...)

21La talla de lítica es más generalizada en los talleres de producción de sal; se divide en dos categorías: (a) obsidiana: transformación y, en menor grado, fabricación de navajas y puntas;5 (b) basalto y andésita: fabricación de objetos específicamente utilizados en la producción de sal: tajadores, cepillos, martillos, manos y metates (fotos 19-21 y figura 4)).

22En este grupo entrarían también los talleres de fabricación de cerámica que hasta ahora no se han detectado formalmente. Cabe mencionar que no se han encontrado indicios de actividad alfarera en los sitios de quinto nivel, como es el caso de la concha y la lítica. Dadas las necesidades ligadas a la producción de sal y a la propia relacionada con la subsistencia, el almacenaje y la transportación, densidad patente por la gran cantidad de tiestos observada tanto en las aldeas como en los talleres de producción de sal -conocidos también como tepalcateras, que presentan una densidad superior a 100 tiestos por metro cuadrado-, no cabe duda de que debieron existir talleres especializados en la producción de cerámica. Es importante mencionar que se detectó en la zona cercana a las fuentes de arcilla-atrás de Santa Inés (CS-01)-, una serie de estructuras circulares con un elemento en su interior, también circular, que sugiere ser un fogón; sin embargo, se requiere hacer excavaciones para identificar la temporalidad de las mismas y si realmente se trata de talleres especializados para fabricar cerámica.

Análisis del patrón de asentamiento

23Varios puntos de reflexión destacan en el análisis del patrón de asentamiento de la fase Sayula. A continuación se propone un listado de cada uno de ellos:

  • La clasificación propuesta evidencia una jerarquización regional donde se subraya la presencia de una elite local que controla la producción y la redistribución de la sal, así como las actividades relacionadas con la transformación de otros materiales (talla de concha y lítica); el control y la redistribución del excedente de productos relacionados con las necesidades subsistencia (agrícolas).

24Cabe mencionar que la existencia de grupos de poder internos se esboza en la región desde el Clásico temprano con las fase Verdía i (100 a 350 d. C) y II (350-550 d. C). Pese a que este momento está mal documentado -particularmente la fase Verdía I-, se puede mencionar que se han detectado materiales diagnósticos de la fase Verdía en los sitios que, durante la fase Sayula, se afirman como centros administrativos y cívico-ceremoniales, tales como La Picota (CS-08), Santa Inés (CS-01) y Los Cerritos (CS-07), y sitios de segundo nivel como Cerritos Colorados (CS-11), Carmelita (CS-04) y San Juan, Atoyac (CS-16) (Acosta et al., 1998: 101- 118). De igual manera, la fase Verdía corresponde a la aparición de las primeras áreas de actividad dedicadas a la producción artesanal de sal, en relación con una tecnología especializada (Liot, 2000: 222). Dichas áreas se encuentran asociadas a los asentamientos anteriormente listados.

25Dentro de la jerarquización regional propuesta destaca el papel de primer orden que debió desempeñar el sitio La Picota (CS-08), como el centro de poder político, económico y religioso más importante de la cuenca para esta fase y tal vez desde antes (fase Verdía). De hecho, dicho asentamiento se sugiere como el centro de mayor relevancia en el control de la redistribución regional y panregional de los productos (en especial la sal) y objetos manufacturados (lítica y concha). Es difícil conocer todavía los mecanismos internos de cómo se estableció la dinámica propia de las redes de intercambio y su control por parte de las elites locales. No obstante, los sitios de primer nivel debieron de mantener la primacía en el control de las redes de intercambio y ser parte medular en la conformación de las estructuras económicas panregionales; los sitios de segundo nivel de debieron tener un papel relevante en el intercambio local y regional, puesto que es en éstos donde se transformaba o producían las materias primas que eran parte sustancial del intercambio. En relación con la dinámica interna, cabe recordar que los centros políticos y administrativos mencionados parecen estar ligados entre sí, mediante un sistema regional de control interno. Una de las evidencias que apoyan esta hipótesis es la existencia de calzadas o caminos elevados, que cruzan la playa, uniendo distintos asentamientos. La obra más impresionante que subsiste aún casi intacta, atraviesa la playa de este a oeste, desde las inmediaciones de Cuyacapán, pasando por los sitios de La Mota (CS-25) y La Motita (CS-24) (foto 7), para dirigirse luego hacia el área de Carmelita (CS-04), sitios ocupados y en pleno auge durante la fase Sayula.

26Aunado a las evidencias que atestiguan un sistema de poder regional, cabe recordar que tanto el patrón de asentamiento como los estudios cerámicos sugieren una división política interna en relación con actividades específicas: el sector norte estaría especialmente ligado a la producción de sal, mientras que el sector sur se dedicaría más a las actividades de subsistencia, en particular la agricultura. Dicha división no excluye una complementariedad y una relación estrecha de intercambio entre los distintos sectores. De hecho, se mencionó que las actividades de agricultura temporal y de producción de sal presentan ciclos anuales complementarios (agricultura en lluvias y producción de sal en secas).

27En cuanto a la actividad de producción de sal, sus características para la fase Sayula constatan una especialización regional que se manifiesta como una verdadera "ultura salinera"con materiales diagnósticos propios (cuencos salineros y otros elementos cerámicos y líricos especializados) (figura 4). Además, no sólo los artefactos salineros dominan la cultura material de la cuenca de Sayula durante la fase epónima, sino que también los vestigios de la actividad salinera de este periodo -centenares de tepalcateras, montículos de desechos sedimentarios y concentraciones de fosas excavadas en la playa- dejaron una huella indeleble en el paisaje arqueológico de la región.

  • Cabe igualmente recalcar que los talleres de producción de sal están casi sistemáticamente asociados a áreas de talla de lítica y de concha, lo que subraya el papel de los salineros como artesanos especializados.

    • 6 Se entiende como "artefacto marcador", un objeto -recipiente o figurilla- de manufactura local o no (...)

    Los beneficios de la "industria" de producción de sal de la fase Sayula, aunados a la ubicación geográfica de la cuenca, permitieron obtener y canalizar a través del intercambio, una gama amplia de productos exóticos. De hecho, se ha documentado en los centros cívico-ceremo- niales y administrativos la presencia masiva de objetos de obsidiana y concha, así como de ciertos tipos de vasijas y figurillas cerámicas consideradas como artefactos marcadores,6 que atestiguan la participación de la cuenca de Sayula en un sistema de intercambio en el ámbito panregional y tal vez macrorregional o de larga distancia (en especial hacia las sociedades del Altiplano central)

PARTICIPACIÓN DE LA CUENCA DE SAYULA EN LAS REDES DE INTERACCIÓN

28Tres factores pueden ser considerados como claves en la integración de la cuenca de Sayula, en las redes de interacción del occidente y noroeste de México, así como el posible papel precursor de la misma en la conformación de algunas de ellas: 1) su ubicación como corredor geográfico; 2) su riqueza en sal, 3) su configuración geomorfológica y su variedad ecológica que le permite contar con todos los elementos esenciales para la supervivencia de los grupos humanos y, por tanto, ser autosuficiente en la explotación o producción de recursos/productos básicos (agua, tierras fértiles, fauna y flora, materiales de construcción y producción cerámica).

29Su participación en el intercambio panregional se infiere conforme los siguientes tres indicadores arqueológicos:

  1. Estilos cerámicos compartidos con otras regiones de México, presentes en el corpus cerámico diagnóstico de la fase y la presencia de artefactos marcadores (figura 5 y fotos 8-13).

  • Ollas de borde angular, mejor conocidas como tipo Iztépete (valle de Atemajac), que comúnmente cuentan con caras adosadas (vasijas efigie) y que corresponden al tipo II de la clasificación de Williams (1974). En Sayula se ha encontrado además una modalidad distinta de ésta, que consiste en una figurilla sólida de similares características, lo que documenta el uso de este estilo no sólo en vasijas efigies, sino además en figurillas en sí (fotos 11a y b).

  • Cajetes de base anular y pedestal con decoración esgrafiada rellena de pigmento rojo/naranja o blanco, conocidos localmente como tipo Atoyac Inciso (foto 9). La cantidad y variedad encontrada en la cuenca sugiere que se trata de una moda muy difundida localmente, por lo que no parece ser consecuencia de una moda intrusiva, ampliamente difundida en otras regiones, como el valle de Atemajac. Por otro lado, los cuencos de este tipo parecen ser una loza relacionada con los grupos de poder: es poco común encontrarla en sitios puramente habitacionales relacionados con las labores agrícolas.

    • 7 La cerámica Atoyac Inciso y las figurillas Cerro de García fueron definidas por Kelly (sf).

    Figurillas Cerro de García,7 que cuenta con seis clases (foto 8); son características de la cuenca y diagnósticas de esta fase; las cuales -en especial la clase F- junto con la cerámica tipo Atoyac Inciso, demarcan la esfera JalisColima asociada a la red de concha, sal y tal vez otros productos (perecederos?) de la costa (Ramírez Urrea, en prensa).

  • Figurillas Sayula Policromo de similar estilo a la vasija efigie (tipo II) (fotos 11c y 13b).

  • Figurillas tipo I también de la clasificación de Williams (1974) (foto 11d) y cajetes con decoración seudocloisonné, ambos materiales atestiguan la participación de la cuenca en la esfera septentrional propuesta para el noroeste de México (Jiménez, 1989; Jiménez y Darling, 2000).

    • 8 En la figura 5 se representan estas esferas de interacción, insertando la cuenca de Sayula en ellas (...)

    Cajete de base anular con decoración al negativo, diagnóstico del cañón de Juchipila (Zacatecas) y los Altos de Jalisco, artefacto marcador de la sub-esfera de Los Altos-Juchipila (Jiménez y Darling, 2000) (foto 10).8

  1. Procedencia y rastreo de fuentes de materias primas y/o objetos foráneos (figura 6):

    • 9 Actual IRD (Instituto francés de investigación para el desarrollo).
    • 10 Beca DBS 9503035.

    Obsidiana. Hasta ahora no se han localizado yacimientos en la región de la cuenca de Sayula. Se realizaron análisis de activación neutrónica sobre una muestra representativa de los distintos tipos de obsidiana recolectados. Se escogieron 40 muestras provenientes de varios sitios de la cuenca -entre el material de superficie y de distintos contextos excavados-, con base en sus características intrínsecas y a su posición en la secuencia cultural de la cuenca. Los análisis fueron realizados por Michael Glascock, de la Universidad de Missouri, Columbia, con fondos suministrados por el ORSTOM,9 la Universidad de Guadalajara y la National Science Foundation.10 En lo que respecta a las fuentes utilizadas durante la fase Sayula, se nota un aumento del uso de éstas en comparación con la fase precedente (Usmajac: complejos Usma- jac 300 a. C.-100/200 d. C., y Verdía 100/200-550 d. C.) y la fase subsiguiente (Amacueca 1100-1532 d. C.). En total se identificaron ocho fuentes, de las cuales siete se ubican en Jalisco; por orden de importancia son las siguientes: San Juan de los Arcos, Navajas, grupos 1 y 2 (no localizados), La Joya, La Mora-Teuchitlán, La Primavera; y en Cerro de las Navajas, Pachuca, Hidalgo (Reveles et al., en preparación).

  • Cabe señalar que la obsidiana que proviene de Pachuca, Hidalgo, se encuentra en la forma de navajillas prismáticas muy finas, casi siempre en fragmentos; presentan los talones lisos y muestran pocos indicios de uso. Cabe destacar que la mayor cantidad de estas navajas fue recolectada en el sitio Carmelita (CS-04) (foto 22).

  • Concha. La concha recuperada proviene tanto de contextos excavados, como de recolección de superficie. La mayor parte fue recolectada en sitios de primer y segundo niveles —Los Cerri- tos (CS-07), La Picota (CS-08), Carmelita (CS-04), Cerritos Colorados (CS-11), San Juan Atoyac (CS-16), Km6 (CS-172)-, así como en áreas de actividad especializada (quinto nivel): Tepalcateras El Zapote-Anoca (CS-22), La Motita (CS-24), La Mota (CS-25)-. Escasos objetos provienen de otros sitios no claramente asociados a la fase Sayula-Caseta (CS-32), El Saiste (CS-124) y La Bodeguita (CS-130).

    • 11 Se realizaron dos identificaciones taxonómicas, la primera corrió a cargo de Luis Gómez Gastélum de (...)

    Las especies identificadas son las siguientes:11 Haliotis sp., Margaritifera sp., Agaronia sp., Anadara sp., Anadara reinharti, Columbella sp., Columbella aureomexicana, Columbella sonsonatensis, Conus sp., Cypraea arabicula, Chama sp., Familia Olividae, Fasciolaria princeps, Fisurella spongiosa, Glycimeris sp., Glycimeris sp., Glycimeris gigantea, Hexaplex sp., Lyropectan subnodosus, Margaritifera, Morum sp., Morum oniscue, oliva sp., Oliva incrassata, Olivella sp., Persicula bandera, Pinctada mazatlanica, Chione sp., Spondylus sp., Spondylus calcifer, Spon- dylus princeps, Strombus sp., Thais sp., Strombus gracilior, Thais triangularis, Trivia solandri. Todas las especies identificadas son del Pacífico. La presencia de algunas de ellas es destacable por la dificultad para obtenerlas, tal es el caso de Conus sp., que es muy venenosa; Persicula bandera sp., que habita en fondos lodosos o Spondylus calcifer sp., que se encuentra en aguas muy profundas.

  • Por un lado, la mayor parte de los elementos recuperados es de objetos terminados, en general ornamentos tales como pendientes, cuentas, pectorales, anillos, narigueras o adornos con forma de botones (fotos 14-15 y 17-18). Varios de los ornamentos de concha son parte del ajuar mortuorio de individuos inhumados, cuyas características parecen indicar su pertenencia a un grupo de elite. Por otro, como se mencionó en la descripción de los sitios de quinto nivel, se encontraron varios indicios que evidencian una actividad de manufactura de objetos de concha en la cuenca, tales como desechos de talla, herramientas y piezas en proceso (foto 16). Dichos rasgos se encuentran en la mayor parte de las áreas de actividad de playa. Uno de los sitios que parece haber desempeñado un papel relevante en la manufactura de objetos de concha es Carmelita (CS-04), ya que en su superficie se han detectado varias concentraciones significativas de dicho material.

  1. "Competencia" de la sal de Sayula con centros de producción contemporáneos del occidente y noroeste de México. La sal se distingue de los otros productos "estratégicos" o marcadores señalados en los parráfos anteriores, ya que es un producto lábil y no deja huellas directas en el registro arqueológico. Por tanto, la única manera de inferir su intercambio pretérito, se basa en el rastreo y el análisis tecnoeconómico de los centros de producción.

  • 12 En su planteamiento de la "Esfera de Interacción Septentrional", Jiménez (1989, 1992) propone una p (...)
  • 13 Tomando en cuenta la amplia gama de recursos explotables y técnicas para producir sal, no cabe duda (...)

30Con base en una revisión de los datos disponibles sobre el tema, dos regiones pueden ser consideradas como centros "competitivos" potenciales para el control de la producción y el intercambio de sal en el occidente de México durante el Clásico medio, el Epiclásico y el Postclásico temprano: el litoral Pacífico (Jalisco) y la cuenca de Cuitzeo en el Bajío (véase figura 6). Cabe mencionar que dichas regiones son las que cuentan, por un lado, con evidencias formales de producción prehispánica que corresponden al periodo de estudio12 y por otro lado, con evidencias que atestiguan un nivel de producción suficiente como para participar en redes de intercambio regionales.13

31En el litoral del Pacífico, cuatro centros pueden haber desarrollado un papel relevante en la producción y el intercambio de sales desde el Clásico medio hasta el Postclásico temprano: Ixtapa (Mountjoy, 1991, 1995); dos sitios registrados por Mountjoy (1982, 1995) en los esteros de los ríos Tomatlán y Mismaloya; y Barra de Navidad (Long y Wire, 1966) (véase figura 6). Ixtapa se ubica al norte de Puerto Vallarta y corresponde a un conjunto de varios montículos de desechos sedimentarios diagnósticos de la actividad salinera. Según Mountjoy (1995: 65), sus características sugieren que fue un centro de producción importante; sin embargo, no se han encontrado indicios que permitan ubicarlo en la secuencia cultural de la región. Los dos sitios localizados en la región de Tomatlán presentan características igualmente diagnósticas de producción de sal y la cerámica asociada indica que fueron ocupados entre el Clásico tardío y el Postclásico temprano (Mountjoy, 1982, 1995). El sitio de Barra de Navidad fue excavado a principios de la década de los años sesenta por Long y Wire (1966). En su estudio (op. cit:. 42-43), aunque señalan la ausencia de datos arqueológicos de producción de sal en el sitio, los autores lo interpretan como un asentamiento dedicado a dicha actividad y a la recolección de conchas, apoyando su argumento con referencias etnohistóricas (Long y Wire, 1966: 42-43). En una revisión de estos datos, Mountjoy (1995: 66) menciona que 95 % de la muestra de bordes de vasijas cerámicas del sitio corresponde a un tipo de olla, que Long y Wire (1966: 14 y 46) asocian a un periodo de tiempo comprendido entre 650 y 1500 d.C. Además Mountjoy (ibid.) señala que una variante incisa de este tipo de olla está asociada en los valles de Banderas y Tomatlán al Pos- clásico tardío y podría estar relacionada con un sistema de transporte e intercambio de algún tipo de producto a lo largo de la costa (Mountjoy et al., 1983).

  • 14 Presencia de complejos arquitectónicos ligados a centros cívico-ceremoniales o productos alóctonos, (...)

32De manera general, en lo que se refiere a la producción costera de sal en tiempos prehispá- nicos, Mountjoy (1995: 66) dice lo siguiente: "In sum, there is scant archaeological evidence of the importance of salt as a coastal resource in Prehipanic times. The best evidence is for the Late Postclassic period [...]. There is only one instance of a possible Classic period saltworks and no evidence of anything earlier". En cuanto a la región del Bajío, se identificaron cuatro lugares de producción de sal, todos ubicados al sur y suroeste de la cuenca de Cuitzeo, relacionados con la presencia de manantiales termales: Puruándiro, Chocándiro, Acámbaro y Araró. Los tres primeros han sido mencionados por las fuentes etnohistóricas de la región (Paso y Troncoso, 1905; Acuña, 1987). En las cercanías del pueblo de Araró, en un lugar llamado San Nicolás Simirao, donde actualmente se sigue explotando la sal, se realizó una investigación arqueológica para caracterizar las técnicas, el nivel de producción y la temporalidad de dicha actividad en tiempos prehispánicos (Liot, 2000b, 2001). Los vestigios estudiados atestiguan una actividad especializada, que al parecer empezó a desarrollarse desde finales del Clásico. La densidad y el volumen de los restos indican que la producción pudo alcanzar un nivel que sustentará un intercambio en el nivel regional (el Bajío). Cabe señalar que las áreas de actividad están asociadas a una ocupación de tipo habitacional, cuyos restos se localizan directamente al sur de la zona, en una pequeña meseta que domina la cuenca. Un recorrido de superficie de esta meseta permitió reconocer una ocupación relativamente densa, en asociación con la presencia de tierras fértiles donde se desarrolla cultivo de temporal -actividad hoy en día complementaria a la producción de sal-. Sin embargo, en superficie no se encontraron indicios relacionados con esta ocupación,14 que pudieran evidenciar un poder económico que sobrepasara los límites regionales.

  • 15 El agua de mar contiene un alto porcentaje de cloruro de sodio (o sal común), los manantiales terma (...)
  • 16 Para mencionar algunos usos, los carbonatos de sodio se usan en la preparación del nixtamal y en la (...)

33Aunque la discusión esté en parte sesgada por la falta de información y, sobre todo, de estudios especializados en ciertas regiones, esta breve revisión de los datos disponibles permite inferir sobre algunos aspectos de la competencia entre los distintos centros de producción de sal el occidente de México. Por un lado, cabe señalar que los lugares mencionados utilizan distintas fuentes de sal -sedimentos enriquecidos con agua de mar para la costa, manantiales termales para del Bajío y sedimentos salinos en una cuenca endorréica continental para Sayula-con propiedades físico-químicas específicas,15 por tanto producen distintos tipos de sales con usos potenciales diferenciados.16 Esta distinción es significativa y permite explicar, en parte, la presencia de varios centros de producción, no solamente para abastecer distintas regiones que carecen de recursos salinos, sino también distintos tipos de "mercados" en términos de cualidad de sal y uso respectivo. Desde esta perspectiva, es factible que los distintos centros de producción no entrarán necesariamente en competencia, pero que participarán en redes de intercambio complementarias. Por otro lado, las regiones presentan, aparentemente, un grado menor de especialización tecnológica y de escala de producción. En este marco, se puede recalcar el grado de especialización y organización del trabajo alcanzado en la cuenca de Sayula durante el Clásico. Como se mencionó anteriormente, durante esta época las poblaciones de la cuenca desarrollaron una verdadera "cultura salinera" que les confirió una identidad regional característica, mientras que en las otras regiones los talleres de producción aparecen más aislados y no parecen impregnar tanto las culturas locales.

34Finalmente, se puede recalcar igualmente que la cuenca de Sayula se distingue de las otras regiones de producción, por la existencia de grupos de poder aptos para controlar una producción en gran escala y una distribución de los productos intercambiados tanto en el ámbito regional como en el panregional.

DISCUSIÓN Y COMENTARIOS FINALES

  • 17 Concepto definido por Kelley (1974: 33).

35Dentro de la cuenca de Sayula se han identificado numerosos objetos de cerámica alóctonos, reconocidos como artefactos marcadores. Tales objetos diagnósticos de estilo definido ostentan un grado de ideología compartida y presentan una distribución amplia que demarca esferas de interacción.17 Desde esta perspectiva, la cuenca de Sayula se encuentra relacionada con la esfera Septentrional y la subesfera de los Altos de Jalisco (Jiménez, 1989, 1992; Jiménez y Darling 2000: 155-180).

  • 18 En particular en Playa del Tesoro, dichas figurillas se encuentran asociadas a sitios concheros (Be (...)
  • 19 Las figurillas Cerro de García documentadas en la cuenca muestran gran destreza en su manufactura, (...)

36Además de estos materiales intrusivos, se cuenta con el tipo cerámico Atoyac inciso y la figurilla Cerro de García, ambos diagnósticos de la fase Sayula y representativos de la región. El rastreo de dichos materiales recalca su amplia distribución en el occidente y noroeste de México, definiendo la esfera JalisColima (Ramírez Urrea, en prensa). En su análisis de rastreo de estos artefactos marcadores, la autora (op. cit.) recalca su presencia desde la costa -en particular Colima18 y suroeste de Michoacán- hasta el altiplano jaliscience y zacatecano, y argumenta que en especial la esfera JalisColima, asociada a la distribución de figurillas Cerro de García, parece estar íntimamente ligada al intercambio de sal y concha. Como lo menciona Ramírez Urrea (op. cit.), aunado a su distribución diagnóstica, dichas figurillas presentan características que remarcan su probable asociación con la sal y la concha. Por un lado, algunas de ellas presentan restos de pintura facial, líneas de color blanco o amarillo, que han sido interpretados como lágrimas (Liot y Valdez, 1996) y permiten sugerir su asociación con los mitos de origen mesoamericano de la sal (ibid.; Osorio, 1998). Por otro lado, varias presentan adornos corporales similares a los adornos de concha encontrados en entierros contemporáneos (Acosta, 1994: 96-98; Schöndube et al., 1996). Además, Ramírez Urrea (op. cit.) subraya el papel de la cuenca como uno de los principales centros de distribución de las figurillas Cerro de García, tomando en cuenta la gran cantidad y variedad de estos elementos registrados en distintos sitios de la fase Sayula,19 entre los cuales sobresale el centro administrativo Cerritos Colorados (CS-11).

37Mediante la distribución artefactual de los distintos elementos marcadores, se demarca igualmente el papel clave del valle de Atemajac en las esferas de interacción del occidente y noroeste de México. Ramírez Urrea (op. cit.) menciona lo siguiente: "para esta época, el valle de Atemajac se perfila como posible centro emulador de la cuenca de Sayula", tomando en cuenta las similitudes observadas entre los materiales de ambas áreas. Dicha observación se puede relacionar con el patrón de asentamiento de la cuenca de Sayula, donde dos de los sitios más importantes, La Picota (CS-08) y Cerritos Colorados (CS-11), se ubican en el extremo norte, controlando el paso hacia el valle de Atemajac.

38De manera general, las esferas de interacción del occidente y noroeste de México (véase figura 5), presentan un claro eje norte-sur, siguiendo los principales corredores naturales: ríos Armería y Tamazula, nexos entre la costa y las cuencas del altiplano jaliscience; ríos Bolaños, Juchipila y Verde, nexos entre dichas cuencas y los Altos de Jalisco y el valle de Malpaso en Zacatecas. De acuerdo con Jiménez y Darling (2001: 155-180), la esfera septentrional constituye el enlace por el Bajío con el Altiplano central, formando un eje este/oeste que tiene como corredor natural el río Lerma, por el cual probablemente se estaría embonando el eje norte-sur. Dicho nexo se ve reflejado en la cuenca con la presencia confirmada de navajillas prismáticas procedentes del yacimiento de Pachuca, Hidalgo, que resalta el papel de la cuenca en el intercambio en un nivel más amplio. Además, la presencia esporádica de otros elementos, como un aro de obsidiana gris oscura procedente del sitio Carmelita (CS-04) y dos más de tamaño pequeño, de color verde también del yacimiento de Pachuca, Hidalgo, encontrados en La Mota (CS-25), objetos similares a los documentados en Teotihuacán por Linné (1942: 142, fig. 289). Los reportes de Kelly sobre la presencia de Anaranjado Delgado, así como otro fragmento de esta cerámica encontrado por Schöndube (comunicación personal), procedentes todos del sitio Carmelita (CS-04), permiten igualmente inferir de manera preliminar relaciones importantes con el Altiplano central.

39Tanto por su ubicación geográfica, como por su estructura socioeconómica, la cuenca de Sayula parece entonces fungir como zona de enlace o traslape de varias redes de intercambio, atestiguando su dinamismo y su participación, tal vez de primer orden, en la conformación de las estructuras económicas y sociales del occidente y el noroeste de México durante el Clásico. Por las evidencias recuperadas, parece ser que no se trató de un simple intercambio de productos, sino que hubo una especialización tecnológica que optimizó la explotación/transformación de recursos, tanto locales (sal), como foráneos (obsidiana y concha). De tal manera, la cuenca se insertó en un sistema complejo de intercambio no sólo de recursos sino de tecnología, en el cual se redistribuyeron dichos productos.

40Pese a que se requiere ahondar más sobre los mecanismos implícitos en dichos fenómenos, es evidente que durante la fase Sayula, la cuenca se transformó en un complejo sistema regional, manifiesto en una jerarquización de asentamientos. Por un lado, los centros de primer y algunos del segundo niveles cuentan con elementos arquitectónicos que sugieren su incorporación en un sistema ideológico panmesoamericano. Por otro lado, la relación estrecha entre los sitios de segundo y quinto niveles remarca no sólo la producción, sino el control y la eficacia en la satisfacción de la demanda externa, así como sitios que tenían una función de satisfacer las necesidades internas de subsistencia y, por qué no, para crear un excedente de productos básicos también intercambiables. Todos estos rasgos sugieren que la cuenca de Sayula tuvo un papel relevante en el desarrollo, la conformación y la sustentación de las estructuras económicas presentes en esta época.

Figura 1. Mapa del patrón de asentamiento durante la fase Sayula (550 -1100 d.C.)

Figura 2. Levantamiento topográfico de La Picota (CS-8).

Figura 3. Plano arquitéctonico del sitio Cerritos Colorados (CS-11) (basada en Guffroy, 1996: figura 1 p. 39)

Figura 4. Ajuar y paisaje del salinero, fase Sayula.

Figura 5. Mapa de las esferas de interacción del norte y el occidente de México (basada en Ramírez Urrea, en prensa, fig. 7).

Figura 6. Mapa de las fuentes de obsidiana, concha y sal.

Fotos 1 a 6. Estructuras excavadas en Cerritos Colorados (CS-11)

Foto 7. Calzada con La Motita (CS-24).

Fotos 8 a 13. Artefactos y desechos de talla de concha

Fotos 14-18. Artefactos cerámicos marcadores de la fase Sayula

Fotos 19-21. Artefactos y talleres de talla de obsidiana, fase Sayula

Foto 22. Artefactos foráneos de obsidiana.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

acosta, R.

1994 "Los entierros del fraccionamiento San Juan, Atoyac" en E. Williams (ed.), Contribuciones a la Arqueología y Etnohistoria del Occidente de México, pp. 93-114, El Colegio de Michoacán.

, S. ramírez, L. gómez

1998 "Desarrollo sociocultural de la cuenca de Sayula durante la época prehispánica", El Occidente de México: arqueología, historia y medio ambiente. Perspectivas regionales. Actas del TV Coloquio de Occidentalistas, Universidad de Guadalajara, ORSTOM, pp. 101-118.

acuña, R. (ed.)

1987 Relaciones Geográficas del Siglo xvi: Michoacán, UNAM, Serie Antropología, 74, México.

beltrán medina, José Carlos

1995 "Los concheros del Puerto de Salagua (Playa del Tesoro)", tesis de licenciatura, INAH.

benz, Bruce, Marcus winter, Susana ramírez, Catherine liot

2000 Proyecto Orígenes de la Agricultura en Mesoamérica, presentado por Texas Wesleyan University, Centro INAH Oaxaca y Universidad de Guadalajara y financiado por FAMSI y Heinz Foundation.

ciudad real, A.

1993 Tratado curioso y docto de las grandezas de Nueva España, tomo II, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, Serie Historiadores y Cronistas de Indias, 6, México.

gill, B. K. y A. G. franck

1991 "5000 Years of World System History: The Cumulation of Accumulation" en C. Chase-Dunn y T.D. Hall (eds.), Core/Periphery Relations in Precapitalist World, pp. 67-112, Westview Press, Boulder, San Francisco, Oxford.

gómez gastélum, L.

1999 "Adquisición y uso de conchas marinas en la cuenca de Sayula, México, durante la época prehispánica", ponencia presentada en el 64 Congreso Anual de la SAA, Chicago, Illinois.

GÓMEZ, Luis y Rosa Alicia DE LA TORRE

1996 "Figurillas Cerro de García de la Cuenca de Sayula, Jalisco", Estudios del Hombre, 3, Universidad de Guadalajara, pp. 127-149.

guffroy, J.

1996 "Cerritos Colorados: un sitio con arquitectura monumental en la Cuenca de Sayula, Jalisco", Estudios del Hombre, 3, Universidad de Guadalajara-ORSTOM, pp. 37-63.

1998 "Evoluciones culturales en la cuenca de Sayula: el caso de Cerritos Colorados (San Miguel del Zapote-Techaluta)", El Occidente de México: arqueología, historia y medio ambiente. Perspectivas regionales. Actas del IV Coloquio de Occidentalistas, Universidad de Guadalajara, ORSTOM, pp. 304-317.

y L. gomez

1996 "Cerritos Colorados, un sitio del Clásico en la Cuenca de Sayula, Jalisco" en E. Williams y P. Weigand (eds.), Las cuencas del Occidente de México (época prehispánica), El Colegio de Michoacán, Zamora, pp. 395-425.

jiménez betts, P.

1989 "Perspectivas sobre la arqueología de Zacatecas", Arqueología, 5, INAH, pp. 7-50.

1992 "Una red de interacción en el Noroeste de Mesoamérica: una interpretación", en B. Boehm de Lameiras y P. Weigand (eds.), Origen y Desarrollo en el Occidente de México, pp. 177-204, El Colegio de Michoacán, Zamora.

y A. darling

2000 "Archaeology of Southern Zacatecas: The Malpaso, Juchipila and Valparaiso-Bolaños Valleys" en M. Foster y S. Gorenstein (eds.), Greater Mesoamerica. The Archaeology of West and Northwest Mexico, pp. 155-180, The University of Utah Press, Salt Lake City.

kelley, C.

1974 "Speculations on the Cultural History of Northwestern Mesoamerica" en B. Bell (ed.), The Archaeology of West Mexico, pp. 19-39, Sociedad de Estudios Avanzados del Occidente de México, Ajijic.

kelly, i.

S/f A surface survey of the Sayula-Zacoalco basins of Jalisco (1941-1944), manuscrito inédito.

liot, C.

1995 "Evidencias arqueológicas de producción de sal en la cuenca de Sayula (Jalisco): relación con el medio físico, estudio de tecnología" en J. C. Reyes (coord.), La sal en México, pp. 1-31, Universidad de Colima.

1998 "La sal de Sayula: cronología y papel en la organización del poblamiento prehispánico", El Occidente de México: arqueología, historia y medio ambiente. Perspectivas regionales. Actas del IV Coloquio de Occidentalistas, pp. 135-156, Universidad de Guadalajara, ORSTOM.

2000a Les salines préhispaniques du bassin de Sayula (Occident du Mexique): milieu et techniques, Brittish Archaeological Reports Archaeopress, Paris Monographs in American Archaeology, 6,310 p.

2000b "Utilización de los manantiales termales en la producción de sales: influencias en las dinámicas culturales de El Bajío’", Proyecto presentado y aprobado por el Consejo de Arqueología del INAH.

2001 Projeto "Utilisation des sources thermales dans la production de sels: influences dans les ‘dynamiques culturelles du Bajío’", informe presentado al Ministerio de Asuntos Extranjeros.

y F. VALDEZ

1996 "El comercio prehispánico de la sal en Sayula", ponencia presentada en el II Coloquio Nacional sobre la sal en México, Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, México.

linné, S.

1942 Mexican Higlind Culures. Archaeological Researches at Teotihuacan, Capulalpan and Chalchico- mula in 1934/1935, The Ethnographical Museum of Sweden, Stockholm (Stantens Etnogra- fiska Museum), New Series, 7.

long, S. y M. wire

1966 "Excavations at Barra de Navidad, Jalisco", Antropológica, 18, pp. 3-81, Instituto Caribe de Antropología y Sociología de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, Sucre, Caracas, Venezuela.

mountjoy, J. B.

1982 Proyecto Tomatlán de Salvamento Arqueológico, INAH, Colección Científica, 122, México.

1991 "La tercera temporada del Proyecto Arqueológico Valle de Banderas", Informe al Consejo de Arqueología del INAH, México.

1995 "Some Important Resources for Prehispanic Cultures on the Coast of West Mexico" en Jonathan E. Reyman (ed.), The Gran Chichimeca: Essays on the Archaeology and Ethnohistory of Northern Mesoamerica, pp. 61 -87, Avebury Press, Londres.

2000 "Prehispanic Cultural Development along the Southern Coast of West Mexico" en Michael S. Foster y Shirley Gorenstein (eds.), Greater Mesoamerica. The Archaeology of West and Northwest Mexico, pp. 81-106, The University of Utah Press, Salt Lake City.

, S. aburto, L. barba y S. gutiérrez

1983 "Late Postclassic Commerce in the Tomatlán River Valley, Jalisco: Clay Mining and Analysis of Fine Paste Pottery" en P. Weigand y G. Gwynne (eds.), Mining and Mining Techniques in Ancient Mesoamerica, Anthropology, 6: 1-2, pp. 189-198, State University of New York at Stony Brook.

noyola, A.

1994 "Análisis preliminar de la cerámica del fraccionamiento San Juan, Atoyac, Jalisco" en E. Williams (ed.), Contribuciones a la Arqueología y Etnohistoria del Occidente de México, pp. 55-91, El Colegio de Michoacán.

osorio ogarrio, V.

1998 "Sangre, sudor, mocos y lágrimas; excrecencias humanas que originaron la sal. Ensayo de mitología mesoamericana" en J. C. Reyes (comp.), La Sal en México II, pp. 377-399, Secretaría de Cultura de Colima, Universidad de Colima, CNCA-Dirección General de Culturas Populares.

paso y troncoso F. del (ed.)

1905 "Suma de Visitas de Pueblos por orden alfabético" en Papeles de Nueva España, vol. I, segunda serie, Geográfica y Estadística, Madrid.

REVELES, Javier

En prensa "La lítica en la Cuenca de Sayula" en Francisco Valdez y Otro Schöndube (coords.), Mono-grafía de la Arqueología de la Cuenca de Sayula, Jalisco, IRD-UdeG, Guadalajara.

, M. glasckock, A. darling

En preparación "Resultados de análisis de activación neutrónica en artefactos de obsidiana de la Cuenca de Sayula, Jalisco".

ramírez urrea, S.

En prensa "El papel interregional de la Cuenca de Sayula, Jalisco, en el Epiclásico y Postclásico temprano: observaciones preliminares" en E. Vargas y M. Ruiz eds.), Memorias del IV Coloquio Pedro Bosch-Gimpera, UNAM, Instituto de Investigaciones Antropológicas.

ScHONDÜBE, Otto, Francisco VALDEZ, Jean Pierre EMPHOUX, Jean GUFFROY, Rosario ACOSTA, Susana RAMÍREZ, Catherine LIOT, Luis GÓMEZ

1994 Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula, Segundo Informe Técnico al Consejo de Arqueología del INAH, manoescrito no publicado.

, Juan Pierre emphoux, Francisco valdez, Luis gómez, Jean guffroy, Rosario Acosta, Susana ramírez, Catherine llot

1996 Tercer informe técnico al Consejo Arqueológico: Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula, Consejo de Arqueología, inah.

, Susana ramírez, Catherine llot, Javier reveles, Rosario acosta, Carmen melgarejo

2000 Proyecto Transformaciones socioculturales y tecnológicas en el Epiclásico y Postclásico Temprano en el Occidente de México: Arqueología de la cuenca de Sayula, Jalisco, presentado por el Centro inah Jalisco y la Universidad de Guadalajara, y aprobado por el Conacyt.

, Francisco VALDEZ, Jean Pierre EMPHOUX, Jean GUFFROY, Rosario ACOSTA, Susana RAMÍREZ, Catherine llot, Javier reveles, Gabriela uruñuela, Luis gómez

2001 Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula, Informe Final al Consejo de Arqueología del inah. valdez, E, C. Liot, J.R. Emphoux, R. Acosta

1996 "Sayula Basin: Lifeways and Salt Flats of Central Jalisco (Western México)" en Ancient Mesoamerica, vol. 7, núm. 1, pp. 171-186.

williams, G.

1974 "External influences and the upper Río Verde drainage basin at Los Altos, West Mexico" en Norman Hammond (ed.), Mesoamerican Archaeology: new approaches, pp. 21-50, Austin.

Notes

1 De 1990 a 1997, Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula auspiciado por el ORSTOM (ahora IRD), la Universidad de Guadalajara y el INAH. Del año 2000 al presente, Proyecto Arqueológico Cuenca de Sayula II, auspiciado por la Universidad de Guadalajara, el INAH y el Conacyt.

2 Hasta la fecha, la falta de excavaciones en sitios de esta categoría impide entrar más en detalle sobre su organización interna; sin embargo, se contempla una temporada de excavación en el sitio de La Picota (CS-08), para los meses de septiembre-octubre de 2002 en el marco del Proyecto Sayula II.

3 Estos yacimientos se componen de cuatro tipos de arcilla (entre ellas caolín y barro negro). Cabe señalar que hoy en día siguen siendo una de las fuentes importantes donde se proveen los alfareros de Tonalá, además de que uno de los barros es empleado como engobe para darle el color tipo "Sayula".

4 En esta categoría se retoma la división propuesta por Schondübe et al. (2001: 54).

5 Dentro del material lírico de obsidiana se han detectado núcleos agotados, lascas de desecho así como artefactos en preforma o producto terminado (Reveles, en prensa).

6 Se entiende como "artefacto marcador", un objeto -recipiente o figurilla- de manufactura local o no, de rasgos específicos que corresponden a un estilo particular presente en varias regiones. Los artefactos marcadores son la evidencia irrefutable de que varias regiones mantuvieron cierto grado de interacción, así como de que compartieron una ideología de base común entre regiones.

7 La cerámica Atoyac Inciso y las figurillas Cerro de García fueron definidas por Kelly (sf).

8 En la figura 5 se representan estas esferas de interacción, insertando la cuenca de Sayula en ellas. Para mayor detalles sobre el rastreo de los artefactos marcadores, véase Ramírez Urrea (en prensa).

9 Actual IRD (Instituto francés de investigación para el desarrollo).

10 Beca DBS 9503035.

11 Se realizaron dos identificaciones taxonómicas, la primera corrió a cargo de Luis Gómez Gastélum del Departamento de Estudios del Hombre de la UdeG, apoyado por los malacólogos Martín Perez Peña, Eduardo Ríos Jara y Eduardo Juárez del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UdeG (Gómez Gastélum; 1999). La segunda la realizó el biólogo Gerardo Villanueva del INAH (Melgarejo, en preparación).

12 En su planteamiento de la "Esfera de Interacción Septentrional", Jiménez (1989, 1992) propone una producción de sal intensiva en el altiplano de Zacatecas y San Luis Potosí, como una de las actividades que sustenta el poder de los sitios de los valles de Malpaso y Juchipila en el Clásico medio y el epiclásico. Sin embargo, dicho planteamiento se basa en datos etnohistóricos y coloniales, pero no se apoya con datos arqueológicos que atestigüen una actividad intensiva durante la época prehispánica.

13 Tomando en cuenta la amplia gama de recursos explotables y técnicas para producir sal, no cabe duda de que pudieron haber existido mucho más lugares donde se realizaba una producción en el ámbito doméstico para usos muy locales y muy específicos.

14 Presencia de complejos arquitectónicos ligados a centros cívico-ceremoniales o productos alóctonos, por ejemplo.

15 El agua de mar contiene un alto porcentaje de cloruro de sodio (o sal común), los manantiales termales y sedimentos asociados de la cuenca de Cuitzeo contienen distintas proporciones de sulfato y carbonato de calcio y sodio (Liot, 2000: 107) y la playa de la cuenca de Sayula se divide en tres grandes sectores salinos que contienen proporciones variables de carbonatos, cloruros y sulfatos de sodio (Liot, 2000: 106 y fig. 45).

16 Para mencionar algunos usos, los carbonatos de sodio se usan en la preparación del nixtamal y en la fijación de tintes sobre textiles, los sulfatos de sodio tienen actualmente una amplia gama de uso en la industria farmacéutica, varios ejemplos etnográficos indican que se usan igualmente en las preparaciones terapéuticas tradicionales; cloruros y carbonatos de sodio son excelentes agentes en la conservación de alimentos y curtido de pieles (Liot, 2000: 45-47 y 238).

17 Concepto definido por Kelley (1974: 33).

18 En particular en Playa del Tesoro, dichas figurillas se encuentran asociadas a sitios concheros (Beltrán, 1995: 256-258, fotos 127, 128, 129).

19 Las figurillas Cerro de García documentadas en la cuenca muestran gran destreza en su manufactura, que se refleja en las seis variantes identificadas (Gómez y De la Torre, 1996: 148-149 y figura 3).

Notes de fin

1 Universidad de Guadalajara

2 Universidad de Guadalajara.

3 Universidad de Guadalajara.

4 Universidad Autónoma de Guadalajara

Table des illustrations

Titre Tabla 1. Cronología y complejos de la cuenca de Sayula
Légende Fuente: Elaboración de los autores.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Figura 1. Mapa del patrón de asentamiento durante la fase Sayula (550 -1100 d.C.)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 784k
Légende Figura 2. Levantamiento topográfico de La Picota (CS-8).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende Figura 3. Plano arquitéctonico del sitio Cerritos Colorados (CS-11) (basada en Guffroy, 1996: figura 1 p. 39)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Figura 4. Ajuar y paisaje del salinero, fase Sayula.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 836k
Légende Figura 5. Mapa de las esferas de interacción del norte y el occidente de México (basada en Ramírez Urrea, en prensa, fig. 7).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 456k
Légende Figura 6. Mapa de las fuentes de obsidiana, concha y sal.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 624k
Légende Foto 7. Calzada con La Motita (CS-24).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 564k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 408k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 388k
Légende Fotos 14-18. Artefactos cerámicos marcadores de la fase Sayula
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Légende Fotos 19-21. Artefactos y talleres de talla de obsidiana, fase Sayula
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 908k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Légende Foto 22. Artefactos foráneos de obsidiana.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1061/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 338k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr