Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas culturales entre el Occidente, el Centro-Norte y la cuenca de México, del Preclásico al Epiclásico

 | 
Brigitte Faugère-Kalfon

Teotihuacán y el centro-norte

El Bajio, la cuenca de Cuitzeo y el estado teotihuacano. Un estudio de relaciones y antagonismos

Agapi Filini et Efraín Cárdenas García

Texte intégral

  • 1 El Colegio de Michoacán.

1Note portant sur l’auteur1

  • 2 El Colegio de Michoacán, Centro INAH Michoacán.

2Note portant sur l’auteur2

  • 3 El trabajo que ahora presentamos es producto de la dedicación individual de cada uno de nosotros y (...)

3El Bajío y las riberas del lago de Cuitzeo en Michoacán forman parte de un medio natural similar: la cuenca hidrológica del río Lerma. En términos de su desarrollo cultural prehispánico, ambas regiones fueron densamente pobladas durante el periodo Clásico y delimitaron por el extremo occidental lo que podemos considerar el territorio teotihuacano. Las evidencias arqueológicas para este periodo denotan distintos nexos con las sociedades contemporáneas. El corazón del Bajío, entre los años 240 y 700 d.C., muestra una frontera rígida con el centro de México y una red de intercambio con las poblaciones del norte de Michoacán, particularmente con las poblaciones asentadas en las cuencas de Cuitzeo y Zacapu, así como con la cultura Teuchitlán del estado de Jalisco. Así parecen indicarlo la notoria ausencia de rasgos teotihuacanos, la presencia de estructuras circulares integradas a los sitios y a la arquitectura característica del Bajío, y el predominio estadístico de tradiciones alfareras locales como los materiales con decoración incisa, esgrafiada, al negativo y los tipos Blanco levantado y Rojo sobre bayo. En situación contraria se encuentran los asentamientos del lago de Cuitzeo, pues la presencia de diversos objetos y elementos constructivos en sitios como Santa María, Queréndaro, Tres Cerritos y Huandacareo, entre otros, permite asegurar la existencia de ciertos vínculos culturales y tal vez políticos con Teotihuacán.3

4El estado actual que guarda la investigación regional permite únicamente proponer la presencia de estas dos regiones donde se adoptaron distintas estrategias para convivir o enfrentar la presencia de una entidad más desarrollada. De ninguna manera pretendemos ahondar en este tema, el objetivo de traerlo a la mesa es dar a conocer la información reunida hasta el momento y señalar la problemática a la que nos enfrentamos ante los nuevos hallazgos en el norte de Michoacán y el suroeste de Guanajuato.

5El Bajío como región está ubicado justamente en el punto de enlace entre las áreas culturales que nos ocupan en este taller. Tradicionalmente se identifica con este nombre a la planicie aluvial de mayor extensión de toda la cuenca del Lerma que ocupa una extensión de entre 18000 y 20000 km2. Se han documentado aproximadamente 800 sitios arqueológicos, desde campos de tiestos hasta lugares con de notable arquitectura (lámina 1). El Bajío difícilmente puede ser visto como parte de lo que llamamos occidente y mucho menos podemos asignarle un lugar en el centro o en el norte de México. Aunque el término geográfico centro-occidente que ha sido manejado por distintos autores nos parece una manera adecuada para ubicarlo en el espacio, pensamos que una denominación específica como el Bajío hará referencia no sólo a una situación medioambiental concreta sino también a determinada fenomenología cultural. La cultura material que ahí estudiamos es producto de una importante mezcla de cambios internos y de relaciones con otras sociedades mesoamericanas. En el Bajío, y especialmente en el periodo Clásico, los procesos de cambio se explicarán como producto de una serie de procesos locales de transformación frente a una cercana estructura político territorial dominante como fue el caso de Teotihuacán.

6En el Bajío durante el periodo Clásico (años 240 a 700 d.C. si usamos las fechas de Zubrow, 1974 y de Michelet, sin publicar, como los extremos temporales), se desarrolló una notable población agrícola con un singular nivel de organización social y política, sustentado en relaciones de parentesco y en la dependencia de un intercambio regional de productos y materias primas. Este desarrollo, definido como la Tradición el Bajío (Cárdenas, 1999) se distingue por su notable arquitectura creada a partir de un mismo principio ordenador del espacio conformado por tres elementos básicos: montículo y patio hundido sobre plataforma.

7Esta población ocupó prácticamente todas las laderas bajas alrededor de la planicie aluvial, llegando a poblar espacios de los municipios actuales del norte del estado de Guanajuato, sur de Querétaro y norte de Michoacán. La presencia y la distribución espacial de esta singular arquitectura han permitido proponer una demarcación territorial y cultural; una región (lámina 2) donde la presencia de elementos como la cerámica Anaranjado Delgado y las navajillas prismáticas es prácticamente nula. Los informes de Martínez y Nieto (1987), Zepeda (1986), Castañeda et al. (1996) y nuestras propias observaciones en campo, aseguran que la presencia de elementos teotihuacanos en sitios como La Negreta y Santa María del Refugio en los límites de los estados de Guanajuato y Querétaro, es en casos excepcionales. Santa María del Refugio merece un estudio mayor, la presencia de arquitectura de patio hundido lo ubica como parte de la Tradición el Bajío, pero la singular asociación de materiales cerámicos (Anaranjado Delgado, estucada o al secco y cerámicas locales como negativos e incisos) nos remite ya sea a definir una ocupación posterior a los patios hundidos, o a considerar este sitio como una prueba de la penetración incipiente de rasgos teotihuacanos.

8Es importante hacer hincapié en que la Tradición el Bajío logra crear un patrón arquitectónico singular, cuya temporalidad se ha propuesto en función de cinco fechamientos absolutos. Dos sitios con estructuras arquitectónicas de patio hundido fechados recientemente dan resultados de carbono 14 más tardíos. El primero y muy importante lo dio a conocer Luis Felipe Nieto en 1999, en una ponencia (no publicada) en El Colegio de Michoacán en Zamora: establece el año 1000 d.C. como la fecha de Cañada de la Virgen. Por el momento no tenemos mayor información sobre este resultado, pero es claro que se trata de una ocupación posterior a la tradición cultural citada; se trata de la subsistencia de un patrón constructivo adaptado a un concepto cultural y social distinto. Cañada de la Virgen posiblemente represente el sitio más tardío con patio hundido de todo el Bajío.

9Otro caso importante de mencionar es Nogales, sitio de notable y espectacular trazo arquitectónico, se localiza al sur del municipio de Pénjamo, Guanajuato. Michelet y Migeón (comunicación personal, 2000) han obtenido un fechamiento de carbono 14 que sitúa la ocupación del sitio hacia 700 d.C. Con estos nuevos datos surge la pregunta: ¿cómo explicar la presencia de estas evidencias fuera del periodo inicialmente propuesto de 350 a 650 d.C. para la tradición de patio hundido? A manera de respuesta diremos que Nogales tiene una ocupación posterior, y que, por alguna razón, incorporaron, retomaron o mantuvieron vigente el uso de ese espacio cultural. En Nogales, la presencia de dos patios hundidos es menos notoria que en otros sitios de la región; son elementos constructivos de tamaño comparable con el resto de las estructuras, siguen manteniendo una posición central en el espacio ceremonial, pero no figuran como elemento dominante en el trazo del sitio. Nogales y Cañada de la Virgen deben analizarse con más detalle: identificar las distintas etapas de ocupación permitirá definir si se trata de una continuidad cultural, o de la reutilización del espacio por una población que retomó el principio de orden espacial, incorporando otros elementos, por ejemplo, el altar al centro de los patios, creando o ampliando la calzada de acceso al conjunto mayor, cambiando detalles constructivos, incrementando el tamaño y la volumetría de los patios mismos.

10La propuesta del poblamiento Clásico del Bajío (Cárdenas, 1999) es producto de un estudio regional amplio y las aseveraciones, especialmente las temporales, serán objeto de precisiones posteriores que dependerán de nuevos fechamientos. También resulta claro que la casi nula presencia de los materiales típicamente teotihuacanos no significa que el Bajío fuese una entidad social y territorial completamente cerrada; ninguna sociedad puede concebirse de esa manera, pero su desarrollo socio- cultural obedeció principalmente a procesos internos y regionales conforme una estructura mayor de organización política. La población del periodo Clásico en el Bajío no pudo mantenerse aislada, sabía de la existencia y del poder del Estado teotihuacano y creó una estructura económica y política sólida, soportada en la existencia de un mercado regional con apoyo de actividades tradicionales de subsistencia; se establecieron nexos con otras sociedades contemporáneas como Teuchitlán en Jalisco, sin olvidar un posible nexo con las sociedades de los valles centrales de Oaxaca y del sur de Zacatecas.

11El siguiente caso por analizar es la cuenca del lago de Cuitzeo. En esta región el panorama es diferente al de el Bajío; la presencia de elementos típicamente teotihuacanos, como el talud tablero, cerámica Anaranjado Delgado y las navajillas prismáticas procedentes de la sierra de Las Navajas en diversos sitios de la cuenca y varios elementos iconográficos, nos hablan de un importante nivel de intercambio con la urbe. La población, empero, mantuvo vigentes sus costumbres y tradiciones regionales, conservó sus arraigadas tradiciones cerámicas y estilísticas e incorporó nuevos elementos. La cultura material demuestra la existencia de una sociedad emanada de procesos locales de desarrollo e integrada en cierta forma a la dinámica comercial y cultural establecida por Teotihuacán.

12Los datos más recientes sobre la ubicación y la temporalidad de los asentamientos prehispánicos en Cuitzeo son proporcionados por Pulido et al. (1996). Apoyado en fechamientos relativos, proponen que durante el periodo Clásico temprano a Clásico tardío se nota un notable incremento en el número de los sitios de la cuenca (lámina 3). Otros proyectos que han revelado material teotihuacano en la cuenca de Cuitzeo son los de Moguel Cos (1987), y Macías Goytia quien ha excavado dos sitios hasta la fecha: Tres Cerritos (1997) y Huandacareo (1990). Sin embargo, De Vega y otros (1982) se refieren de manera más sistemática a materiales teotihuacanos para el sitio de Santa María, y especialmente la tesis de maestría de Manzanilla (1984) es el estudio más completo que tenemos sobre la cerámica de la cuenca hasta la fecha. De hecho los fechamientos relativos del sitio de Santa María se basan en la presencia de elementos intrusivos y precisamente teotihuacanos. Nuestro trabajo de campo ha logrado determinar que la presencia teotihuacana abarca una región bastante amplia alrededor del lago de Cuitzeo (Filini, 2004).

13La evidencia material que hemos reunido indica una homogeneidad cultural definitiva que se basa en tipos cerámicos similares (sea utilitarios o "rituales"), herramientas y excéntricos de lírica y obsidiana, así como elementos arquitectónicos. Sin embargo, hay una diferenciación notable en lo que se refiere al tamaño de los sitios y al hecho de que algunos sí interactuaban con la urbe de Teotihuacán y con el Bajío y otros no.

14La producción cerámica local incluye tipos utilitarios como cajetes y ollas monocromas, apaxtles y platos, y policromos como el rojo sobre bayo, rojo sobre bayo con negativo, blanco sobre rojo, negro inciso, rojo inciso, rojo y negro sobre naranja, y la cerámica al secco (pos-cocción) o estucada. Por el interés que recientemente ha despertado este último tipo cerámico (lámina 4), debido a su amplia distribución en el estado de Michoacán y en contados casos del sur de Guanajuato, debemos remarcar el hecho de que es de manufactura local; así lo demuestra el estudio de Análisis PIXE y de Difracción de rayos X, realizado por Bucio y otros (en prensa), a pesar de que se confunde frecuentemente con la cerámica al fresco de Teotihuacán. Molina Montes y Torres Montes publicaron en 1974 un artículo sobre esta cerámica. Estudiaron 30 vasijas de este tipo de cerámica, procedentes del municipio de Queréndaro y lo denominaron Estilo Queréndaro. Thomás Holien (1977: 54) propuso otro nombre: el Estilo Cherán, basándose en el estudio de 17 vasijas de este tipo procedentes de ese lugar, en el estado de Michoacán. Nuestro trabajo incluye gran número de piezas de la colección del Museo del Estado, que proceden de Zinzimeo. Sin embargo, las denominaciones Estilo Queréndaro, o al fresco o seudocloisonné, han persistido en la literatura (véase por ejemplo Macías, 1989; Saint-Charles, 1996:150; Brambila y Velasco, 1988: 294 y Trejo 1977: 24).

15Lo que sí se relaciona con Teotihuacán son algunos motivos aislados de esta cerámica, como el de la mariposa, el círculo solar, el símbolo o glifo del agua, el motivo del ojo, etc. (lámina 5). Se trata de un tipo cerámico sumamente estandarizado en lo que se refiere a la forma (cajete con base anular incipiente), los colores (rosa oscuro, amarillo y turquesa verde) y los motivos se repiten pero en distintas configuraciones. La técnica de esta cerámica es distinta del llamado seudocloisonné del occidente y consiste en la aplicación de una capa roja-rosa sobre toda la superficie exterior de la vasija y en seguida se aplican los colores amarillo y turquesa verde. Los motivos se ejecutan quitando partes de los colores amarillo y turquesa y relevando la capa base roja-rosa (véase tambien Castillo 1969: 52). La alta estandarización de este tipo indica que se destinaba a la elite. Van der Leeuw (1997: 29) sugiere que la estandarización en la producción cerámica con su concomitante variación reducida puede atribuirse a la distancia social existente entre "clientes" y alfareros.

16En los sitios excavados en Cuitzeo, los cajetes estucados aparecen como ofrendas en las tumbas, como por ejemplo en Huandacareo (Macías, 1990: 58), Tres Cerritos (Macías, 1997: 217- 227, 305-306) y Santa María (De Vega et ai., 1982). Junto con los artefactos locales aparece un número de elementos importados de Teotihuacán o de estilo teotihuacano, pero de manufactura local. La cerámica Anaranjado Delgado fue la de comercio más importante de Teotihuacán y aparece en distintas regiones de Mesoamérica como un indicador de ocupación o influencia teotihuacana (Krotser, 1987: 418; Rattray, 1998: 11; Rattray y Harbottle, 1992: 221). La distribución de esta cerámica en el occidente incluye la Tierra Caliente, Colima, y los sitios de El Coporo, UR-97, y Santa María en Guanajuato, y La Negreta en Querétaro (McBride, 1996, Brambila 1988: 223, Brambila y Velasco, 1988: 294, Castañeda 1996:166, Saint Charles Zetina 1996: 145-146). La forma más común es el cajete semiesférico con base anular sencillo o decorado con diseños, incisiones, appliqué y motivos en "s". En la cuenca de Cuitzeo se han encontrado otras formas, como la olla (única del sitio La Terla), y la olla antropomorfa de Tres Cerritos (Macías, 1997). La distribución de esta cerámica en la cuenca de Cuitzeo incluye los sitios La Terla, Álvaro Obregón, Tres Cerritos, Santa María, Araró, el Calvario, Taimeo, Belissario Domínguez, Chehuayo, y El Pedrillo. Evelyn Rattray examinó una serie de tiestos y propuso un fechamiento entre el periodo Clásico medio y el tardío (comunicación personal, 1999). Debemos remarcar el hecho de que hay imitaciones locales como la olla antropomorfa de Tres Cerritos, que Macías Goytia denomina "Anaranjado grueso alisado" (Macías, 1997: 205) y algunos tiestos de superficie como demostraron los análisis PIXE y de Difracción de rayos X (Filini, 2004: 44).

17Otro tipos locales cuya procedencia se atribuye a Teotihuacán son el café rojizo bruñido inciso y el rojo sobre café inciso (lámina 6). El primer tipo se presenta en la forma de olla con motivos incisos. A pesar de que este tipo se ve frecuentamente en Teotihuacán (Séjourné, 1968: 57), Rattray (1987: 82) considera que su origen pueder ser diverso. Por otra parte, el tipo rojo sobre café inciso se presenta en cajetes, ollas, vasijas trípodes. Los motivos se pintan en color rojo y se delimitan por incisiones. En la cuenca de Cuitzeo aparece en los sitios Tres Cerritos (Macías, 1997: 301, 391), Taimeo y Tiristarán. Este tipo también se considera teotihuacano (Rattray 1987, Von Winning 1987); y González de la Vara (1999: 76) nos informa que se presenta en el valle de Toluca. Sin embargo, un tipo muy semejante pero menos elaborado aparece en sitios de la época Preclásica, como por ejemplo Tlatilco y Tlapacoya en la cuenca de México, y El Opeño, Michoacán, donde -según Oliveros- se puede fechar en 800 a.C. (comunicación personal, 2000). A pesar de que se considera un tipo diagnóstico de Teotihuacán, no se ha registrado en otros sitios que interactuaban con Teotihuacán, como por ejemplo, la región maya o zapoteca. Dada su gran antigüedad en el occidente, más información en el futuro determinará posiblemente el origen de este tipo.

18Una clase de cerámica donde se manifiesta la influencia teotihuacana son las figurillas. Cabe mencionar que no existe todavía ningún estudio sistemático de la tradición de figurillas de la cuenca de Cuitzeo. Oliveros (1989: 131) sugiere que las figurillas de Queréndaro y Zinapécuaro tal vez tienen sus antecedentes en las figurillas encontradas en El Opeño, que están hechas con un barro muy fino con alto contenido de caolín. Una categoría de figurillas locales distinta es idéntica a la encontrada por Gómez Chávez en la Estructura 19 en Teotihuacán (Gómez Chávez, 2002). Otras figurillas locales llevan el quexquemitl de Teotihuacán, como por ejemplo en Huandacareo, Santa María, Tres Cerritos y Queréndaro, y restos de pintura turquesa en la falda (lámina 7). A pesar de que la indumentaria es típica teotihuacana, vemos que los ojos se ejecutaron en la manera local del tipo de botón o diamante, con antecedentes en Chupícuaro y vinculado con la tradición Queréndaro. En figurillas de Tres Cerritos, algunos rasgos como la cabeza y el tocado, hechos con moldes, indican el conocimiento de un técnica alfarera mixta, lo que sucede en Teotihuacán durante el Clásico medio (Macías, 1997). Anawalt (1981:89) nota que el quexquemitl se asocia con personas de alto rango social, como puede observarse en la Relación de Michoacán. Un número limitado de figurillas teotihuacanas de sexo masculino lleva tocados elaborados (Xolalpan 340-450 d.C.) o aretes circulares, y se han documentado en Santa María, Taimeo, Congotzio, La Bolita y Potrero de Enmedio (Pulido et al., 1995: III: 151). La última clase de artefactos cerámicos relacionados con Teotihuacán es la de los sellos con la representación de la Serpiente Emplumada y aves en perfil. Un sello con la representación de la serpiente emplumada del sitio de Tres Cerritos (Macías, 1997:229) es casi idéntico a dos sellos reportados por Field (1974: 25, figs. 44 y 27, fig. 47) para Veracruz. Tláloc, posiblemente la deidad con más relevancia en Teotihuacán está poco presente en Cuitzeo; se han recuperado discos de concha que simbolizan a esta deidad, como por ejemplo en un entierro en Tres Cerritos (Macías, 1997: 352) y Álvaro Obregón.

19La influencia teotihuacana se manifiesta igualmente en la lírica en distintas categorías de artefactos: máscaras, navajillas y orejeras de obsidiana verde, esculturas de piedra volcánica, discos de pizarra, y vasijas de alabastro. En el estado de Michoacán se han registrado máscaras sólo en cuatro casos: Loma Alta (colección de superficie, Arnauld et al., 1993: 121, foto 15), Tiristarán (Museo del Estado, Michoacán), en el Museo Regional de Michoacán (número de registro 10.83943; Colección Marbel), y Tres Cerritos. La máscara de Tres Cerritos es la única que nos brinda información contextual: "esta pieza [de alabastro verde] tiene todo el aspecto de las teotihuacanas, y su ubicación en la parte más inaccesible de la tumba nos indica una temprana liga con las culturas del Altiplano de México" (Macías, 1997: 197). Los discos de pirita o pizarra (por ejemplo, Ekholm, 1945) son objetos frecuentemente asociados con entierros de hombres (posiblemente guerreros); su diámetro mide entre 12 y 16 cm y presentan restos de un material amarillo que posiblemente funcionó como adhesivo. En Álvaro Obregón hemos detectado tres discos, dos de un material suave (posiblemente pizarra) y uno de pirita con una ave incisa (águila), muy parecido a los motivos de avifauna en Teotihuacán (lámina 8). Para el sitio de Huandacareo, Macías (1997: 358) menciona que son frecuentes y están asociados con entierros primarios, en decúbito ventral, colocados sobre las vértebras lumbares (como en los entierros del Templo de Quetzalcóatl, Teotihuacán). Otro disco con signos teotihuacanos procede de Queréndaro (Piña Chán, sin fecha).

20Un número considerable de esculturas hechas en piedra volcánica demuestra algunos motivos teotihuacanos, como el de Tláloc, el dios viejo Huehuetéotl y el ábaco teotihuacano. En el Museo Regional de Morelia hay dos esculturas del dios viejo. En el valle ubicado entre los municipios de Pén- jamo, Guanajuato y La Piedad, Michoacán, se trabajan actualmente dos sitios donde los habitantes de las localidades cercanas han encontrado tres esculturas con representaciones posiblemente de Tláloc (lámina 9). Suponemos que se trata de marcadores del juego de pelota dado que en ambos lugares existen canchas para este juego, y por la referencias de las personas que recogieron estas piezas sabemos de su asociación con las canchas.

21Muy cerca de la población de Quirigüicharo en el municipio de Ecuandureo, Michoacán, dentro de lo que hoy es un pequeño valle y antes fue laguna, localizamos diversos grabados en rocas. Destaca un "marcador solar" formado por dos círculos concéntricos divididos en cuadrantes (lámina 10). Las líneas y los círculos son trazos definidos por una serie pequeños agujeros. Este marcador es similar a los que existen en Teotihuacán, sólo que en este caso no es un elemento asociado a estructuras monumentales, por el contrario, es un sitio aislado. Existen algunos grabados asociados, como un par de espirales complejas, y lo que parece ser un segundo marcado inconcluso. Otra roca utilizada para la elaboración de piezas de uso ritual es el alabastro, como las vasijas del Museo del Estado: borde almenado y restos de pintura roja (tal vez cinabrio) y una vasija zoomorfa (tal vez un venado). Casi idéntica a esta última es la vasija que ubicamos en el Museo del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Puebla, que en este caso también se considera como elemento de interacción con Teotihuacán. Otros artefactos son la escultura de "tiza" de Santa María y, según Miguel Ángel Trinidad (comunicación personal, 2000); algunas esculturas de este material se han encontrado en Teotihuacán.

22Durante el Clásico medio, las navajillas de obsidiana verde junto con las vasijas del Anaranjado Delgado fueron los artefactos de comercio de más relevancia. El valor de la obsidiana verde como objeto diagnóstico de interacción entre Teotihuacán y varios sitios en Mesoamérica, se atestigua por su presencia en varios sitios: en Altun Ha en Belice por ejemplo, 245 excéntricos y 13 puntas habían sido depositados como ofrenda (Pendergast, 1971); mientras en Tikal, la obsidiana verde representa 1.6 % de un total de 457 artefactos, y en Kaminaljuyu, 15 puntas, ocho navajas y un cuchillo se recuperaron de las tumbas de las estructuras A y B (Spence, 1977: 295). Sin embargo, el estudio de los artefactos de obsidiana verde presenta algunos problemas por la falta de datos estratigráficos. En el norte de Michoacán sólo cuatro sitios proporcionan información contextual: Tres Cerritos, Huandacareo, Santa María y, hacia el Occidente, Loma Alta. En Santa María de un total de cinco trincheras y 39 pozos, sólo nueve presentan una estratigrafía confiable (De Vega et al., 1982: 67). En Santa María se recuperaron siete navajillas de obsidiana verde y 20 de obsidiana gris (López Wario, sin fecha: 10). En Tres Cerritos, dos navajillas prismáticas se depositaron como parte de la ofrenda del Entierro 8 en la Plaza Norte, y 33 cuentas circulares en la ofrenda dos de la misma plaza (Macías, 1997: 217). En Huandacareo, navajillas prismáticas se recuperaron de los entierros de la Plataforma 1 y ninguna presenta huellas de uso, lo que indica el rango alto del individuo (Macías, 1990:103). Además, las navajillas encontradas en los entierros 62 y 63 fueron asociadas con cerámica teotihuacana (Macías, 1990: 103). Es importante mencionar que dos orejeras tubulares -del mismo material- con reborde en las orillas de 2 cm de diámetro y 2 cm de alto se recuperaron en el Entierro 44 (Macías, 1990:109). En Loma Alta, de cuatro unidades de excavación, 85 fragmentos de navajas, o sea 92.4 %, fueron fabricados en obsidiana verde translucida, mientras en la unidad S3 la obsidiana verde representa 95.5 % del total (Darras, 1993: 174). Otros sitios donde se han encontrado navajillas prismáticas son: Tiristarán, El Pedrillo, El Cenicero, Taimeo, La Bolita, Zinapécuaro, San Lucas, Álvaro Obregón; Pulido et al. (1995, vol. 3) mencionan los sitios M-57 (Los Puercos), M-62 (Palma Mocha II) y M-94 (La Plaza). Navajillas prismáticas de obsidiana verde asociadas con cerámica teotihuacana se han reportado para los sitios de La Negreta, y aparentemente llegan "vía Teotihuacán" (Saint-Charles, 1996: 150), mientras en el sitio Santa María del Refugio "la estructura A presentó algunas navajas prismáticas en tono verde que provienen de las fuentes de obsidiana explotadas por Teotihuacán" (Castañeda et al., 1996: 170). Además de navajillas prismáticas verdes hay otros objetos, como el elemento en forma de "m" que se encuentra en Teotihuacán, Tula, y Azcapotzalco, y sitios que interactuaban con Teotihuacán, como Kaminaljuyú y Tikal. En Michoacán se han reportado para los sitios de Santa María, Lomas del Valle (dos como ofrenda en el Entierro II) y Tres Cerritos (Plaza Central) (Macías, 1997: 369).

23Vemos por ende que la presencia de la obsidiana verde es bastante amplia a pesar de la existencia de las minas de Ucareo-Zinapécuaro. Ciertamente tuvo un significativo ritual, como se demuestra por los siguientes factores: 1) Se deposita en ofrendas mortuorias y 2) Rara vez presentan huellas de uso. En el sitio de Loma Alta "numerosas navajas prismáticas de color verde translucido asociadas al complejo funerario... fueron depositadas como ofrendas en las sepulturas... y sólo 28.3 % (26 muestras) presenta microlascas" (Darras, 1993: 174). Tanto en los artefactos locales como en aquellos importados de Teotihuacán, notamos la presencia de elementos iconográficos relacionados directamente con Teotihuacán. Basándonos en los estudios de Kubler (1967), Caso (1959), Langley (1986) y Von Winning (1987) hemos podido distinguir 22 elementos teotihuacanos que reflejan varios aspectos del sistema simbólico de la gran urbe. Sin embargo, es muy ariesgado asegurar que el lenguaje simbólico de dicho sistema haya tenido el mismo significado para las poblaciones locales.

CONSIDERACIONES FINALES

24Entre tanto logramos juntar más información sobre los asentamientos alrededor del Lago de Cuitzeo denominaremos la produccion material de esta región como Complejo Cuitzeo. La evidencia de los sitios excavados (De Vega et al., 1982, Moguel Cos 1987, Macías 1990 y 1997, Pulido et al., 1996) en asociación con nuestro trabajo de campo indica que existe una homogeneidad remarcable entre los varios sitios de la cuenca. Hemos observado que los materiales teotihuacanos, a pesar de ser muy limitados, son de alta calidad y tienen una distribución extensa pues que abarcan casi toda el área alrededor del lago. La información contextual indica que los artefactos teotihuacanos formaron parte de ofrendas en entierros de la elite (De Vega et al., 1982, Macías 1997). De suma importancia consideramos la reproducción local de vasijas de Anaranjado Delgado. Aparentemente, este tipo cerámico tuvo un alto valor, entre las elites regionales y por ende se reprodujo con materiales locales. Es muy probable que los sitios en la cuenca de Cuitzeo desarrollaran relaciones con la elite teotihuacana; la información disponible hasta la fecha indica que la cerámica Anaranjado Delgado se ha encontrado exclusivamente como parte de las ofrendas de individuos de alto rango social. Cuando no había acceso a los productos originales, la gente de Cuitzeo imitaba esta cerámica con barro local. En cuanto a la naturaleza de la interacción entre la cuenca de Cuitzeo y Teotihuacán vale mencionar los elementos del occidente que se han recuperado en este último lugar. Gómez Chávez (2002) nos informa que materiales del occidente se han encontrado en varios lugares de Teotihuacán, como por ejemplo en entierros en Tetitla, La Ventilla b, en el complejo de los Glifos, Estructura 19 pero sin establecer su origen más precisamente. La Estructura 19 en la sección N1W5 al oeste de la ciudad, cerca del Barrio Zapoteco, reveló entierros con un tipo de "deformación mimética-tabular erecta" que aparece en Loma Alta, Portrero de Guadalupe y Tingambato y en ningún otro lado de Teotihuacán. Gómez Chávez (2002) considera que algún grupo de emigrantes del occidente llegó alrededor de 300 d.C. y se aculturó rápidamente por la sociedad dominante.

25En la cuenca de Cuitzeo, la adopción selectiva de formas cerámicas (por ejemplo Anaranjado Delgado) y elementos iconográficos teotihuacanos (como los motivos de la cerámica estucada) fue un proceso consciente que posiblemente se determinó por la índole de la interacción. Es importante examinar dicha relación dentro de un marco comparativo con el fin de registrar los materiales intercambiados, los agentes que participaban y posiblemente la duración. Es cierto que la adopción de un corpus específico de motivos y símbolos por diferentes regiones culturales es un proceso consciente de eclecticismo y selección que se impone por factores económicos, políticos e ideológicos. En Michoacán la presencia de Teotihuacán por medio de su cultura material se contrasta con la de otras regiones que interactuaban con la urbe, como el área maya donde junto con cerámica Anaranjado Delgado, navajillas de obsidiana verde, notamos estelas elaboradas con personajes de parafernalía típica teotihuacana. Sabemos que en Kaminaljuyú, por ejemplo, hay otra clase de artefactos teotihuacanos diferentes a los que hay en Monte Albán. Lo que falta es contextualizar toda la información disponible. Otro ejemplo es el sitio de Matacapan, Veracruz, donde se presenta gran número de figurillas teotihuacanas, mientras en Kaminaljuyú su presencia es nula. Parece que cada relación con Teotihuacán fue muy especial, con distintos contenido y asociaciones. Todo esto indica que los objetos en cada región y en cada contexto adquieren un significado especial y se pueden definir como receptores dentro de un sistema dinámico social y cognitivo que define el papel de los artefactos.

Lámina 1. Distribución de sitios ar queológicos en el Bajío

Lámina 1. Distribución de sitios ar queológicos en el Bajío

Dibujado a partir de la carta topográfica F14-101:250 000 del INEGI. Información: Efraín Cárdenas.

Lámina 2. Distribución de sitios arqueológicos en Guanajuato con arquitectura de patio hundido en el Bajío

Lámina 2. Distribución de sitios arqueológicos en Guanajuato con arquitectura de patio hundido en el Bajío

3. Mapa de sitios en la cuenca de Cuitzeo

3. Mapa de sitios en la cuenca de Cuitzeo

4. Cerámica estucada o al secco (sin procedencia, Cuenca de Cuitzeo).

4. Cerámica estucada o al secco (sin procedencia, Cuenca de Cuitzeo).

5. Motivosde la cerámica estucada (Museo de Acámbaro, Guanajuato).

5. Motivosde la cerámica estucada (Museo de Acámbaro, Guanajuato).

6. Grupo cerámico de procedencia sin definir: desde Teotihuacán o local. Rojo sobre café inciso, olla café rojizo inciso.

7. Figurillas relacionadas con Teotihuacán.

8. Disco de pizarra/pirita.

9. Marcador del juego de pelota, Cerro de los Chichimecas.

10. Ma rcador solar de Quiringüicharo.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

anawalt, P. R.

1981 Indian clothing before Cortés: Mesoamerican costumes from the codices, University of Oklahoma Press, Norman.

arnauld, C. P., P. Carot y M. F. fauvet-berthelot

1993 "Arqueología de Las Lomas en la cuenca de Zacapu, Michoacán, México", Cuadernos de Estudios Michoacanos, 5, CEMCA, México.

berrin, K.

1993 "Unknown Treasures: The Unexpected in Teotihuacán Art" en K. Berrin y E. Pasztory (ed.), Teotihuacán. Art from the City of the Gods: 75-87, Thames and Hudson, Londres.

brambila, R. y M. velasco

1988 "Materiales de La Negreta y la expansión de Teotihuacán al norte" en Primera Reunión sobre las Sociedades Prehispánicas en el Centro Occidente de México: 286-297, Memoria, Centro Regional de Querétaro, INAH, México.

braniff, B.

1988 Morales, Guanajuato, y la tradición Chupícuaro, INAH, México.

Bucio, L., filini, A. y J. L. ruvalcaba Sil

En prensa "Estudios PIXE y de Difracción de Rayos X de Cerámicas de la Cuenca de Cuitzeo" en E. Cárdenas García (ed.), Arqueometría, proyectos y técnicas de investigación arqueológica, El Colegio de Michoacán, Zamora.

cárdenas garcía, E.

1997 El Bajío en el Clásico (300-650 d.C.). Análisis regional y organización política, El Colegio de Michoacán, Zamora.

1999 "Santa María, Morelia, un desarrollo cultural local con notables influencias externas" en E. Williams y P. C. Weigand (eds.), Arqueología y Etnohistoria. La región del Lerma: 213-244, El Colegio de Michoacán, Zamora.

carot, P.

1996 "La monumentalidad del sitio Loma Alta, Michoacán, revelada por métodos de prospección geofísica" en E. Williams y P. C. Weigand (eds.,), Las cuencas del Occidente de México. Epoca prehispánica: 83-104, El Colegio de Michoacán, ORSTOM y CEMCA, México.

caso, A.

1959 "Glifos teotihuacanos", RMEA XV: 51 -70.

castañeda, C.

1992 "Un antiguo señorío en el Bajío guanajuatense. San Bartolo Agua Caliente", tesis de maestría en Ciencias Antropológicas, Universidad Veracruzana, inédito, Xalapa, Veracruz.

castañeda, C. crespo, A. M. y L. M. flores

1996 "Santa María del Refugio: Una Ocupación de la fase Tlamimilolpa en el Bajío" en A.M. Crespo y C. Viramontes (eds.), Tiempo y Territorio en Arqueología. El Centro Norte de México: 161-178, INAH, Mexico.

castillo tejero, N.

1969 Algunas técnicas decorativas de la cerámica arqueológica de México, INAH, México.

darras, V.

1993 "La lítica Tallada de Las Lomas" en C. Arnauld, P. Carot y M. Fauvet Berthelot (eds.), Arqueología de Las Lomas en la Cuenca Lacustre de Zacapu, Michoacán, México, pp. 168-190. CEMCA, México.

de vega, N. H. et al.

1982 "Informe Arqueológico Loma de Santa María de Guido Morelia, Michoacán", Archivo Centro INAH, Michoacán.

ekholm, G.

1945 "A Pyrite Mirror from Querétaro, México", Notes on Middle American Archaeology and Ethnology, 53(2): 178-181.

field, F. V.

1974 Prehispanic Mexican Stamp Designs, Dover, Nueva York.

filini, A.

2004 "The presence of Teotihuacán in the Cuitzeo Basin, Michoacán, Mexico. A world-system perspective", BAR International Series 1279, Archaeopress, Oxford.

garcía chávez, R., M. D. glascock, J. M. elam y H. B. iceland

1990 "The INAH Salvage Archaeology Excavations at Atzcapotzalco, México. An analysis of the lithic assemblage", Ancient Mesoamerica 1: 225-232.

gómez chávez, S.

2002 "Presencia del Occidente de México en Teotihuacán. Aproximaciones a la política exterior del Estado Teotihuacáno" en M. E. Ruiz (éd.), Ideología y política a través de materiales, imágenes y símbolos, Memorias de la Primera Mesa Redonda de Teotihuacán, pp. 563-625. UNAM, IIA, HE e INAH, México.

gonzález de la vara, F.

1999 El valle de Toluca hasta la caída de Teotihuacán, INAH, México.

healan, D.

1997 "Pre-Hispanic Quarrying in the Ucareo-Zinapécuaro Obsidian Source Area", Ancient Mesoamerica, 8 (1): 77-100.

1998 "La cerámica Coyotlatelco y la explotación del yacimiento de obsidiana de Ucareo Zinapé- cuaro" en V. Darras (ed.), Génesis, culturas y espacios en Michoacán, pp. 101-111, CEMCA, México.

holien, G.

1977 "Mesoamerican Pseudo-Cloisonné and other Decorative Investments", tesis doctoral, inédito, University of Southern Illinois, Carbondale.

jiménez moreno, W.

1966 "Mesoamerica Before the Toltecs" en J. Paddock (ed.), Ancient Oaxaca. Discoveries in Mexican Archaeology and History, pp. 1-82, Stanford University Press, Stanford.

krotser, P.

1987 "Levels of specialization among potters of Teotihuacán" en E. McClung de Tapia y E. C. Rattray (eds.), Teotihuacán, nuevos datos, nuevos sintesis, nuevos problemas, pp. 417-427, UNAM, México.

kubler, G.

1967 "The Iconography of the Art of Teotihuacán", Studies in Pre-Columbian Art and Archaeology, 4. Dumbarton Oaks, Washington, D.C.

langley, J.C.

1986 Symbolic Notation of Teotihuacán. Elements of writing in a Mesoamerican culture of the Classic period, BAR Inter national Series 313, Archaeopress, Oxford.

lópez wario, L. A.

s/f "La lírica de Loma Santa María", Archivo, INAH, Michoacán.

macías goytia, A.

1989 "La cuenca de Cuitzeo" en E. Florescano (ed.), Historia General de Michoacán, vol.1: 171-190. Gobierno del Estado de Michoacán e Instituto Michoacano de Cultura, México.

1990 Huandacareo: lugar de juicios, tribunal. Colección Científica, INAH, México.

1997 "Tres Cerritos en el Desarrollo Social Prehispánico de Cuitzeo", tesis doctoral, inédito, UNAM, México.

manzanilla, Rubén

1984 "Loma de Santa María 1, Morelia, Michoacán. Un sitio del periodo clásico mesoamericano," tesis, inédito, ENAH, México.

martínez, V.B. y L.F. nieto

1987 "Distribución de asentamientos prehispánicos en la porción central del rio Laja", tesis, ENAH, México.

mcbride, H.

1969 "Teotihuacán Style Pottery and figurines from Colima", Katunob, vol. VII (3): 86-91.

michelet, D.

1993 "La cerámica de las Lomas en la secuencia cerámica regional" en Arqueología de Las Lomas en la Cuenca Lacustre de Zacapu, Michoacán, México, pp. 149-155, CEMCA, México.

moguel Cos, M. A.

1987 "Trabajos de salvamento arqueológico en las cuencas de Cuitzeo, Pátzcuaro y Zirahuén: un intento de interpretación cultural", tesis, inédito, ENAH, México.

molina montes y torres montes

1974 "La cerámica policroma de Queréndaro (estudio preliminar)", Anales del INAH, época 7a, IV: 31-36.

nieto, Luis Felipe

1993 "Cañada de la Virgen en Guanajuato. Enclave Tolteca en tierras Chichimecas", México Desconocido, 299: 29-35.

oliveros, J. A.

1989 "Las tumbas más antiguas de Michoacán" en E. Florescano (ed.), Historia General de Michoacán, vol.1, 123-134. Gobierno del Estado de Michoacán e Instituto Michoacano de Cultura, México.

pendergast, D.M.

1971 "Evidence of Early Teotihuacán-Lowland Maya Contact at Altun Ha" American Antiquity, 36 (4): 455-460.

2001 "Teotihuacán at Altun Ha: Did it make a Difference?" en G.E. Braswell (ed.), Teotihuacán and the Maya. Reinterpreting Early Classic Interaction, pp. 151-158. University of Texas Press, Austin.

piña chán, R.

s/f Acerca del viejo Cuitzeo, INAH, México.

pulido méndez, S., aráiza gutiérrez, A. y L. A. grave tirado

1995 "Proyecto Carretera México-Guadalajara Tramo Maravatio-Zapotlanejo", (3 vols.), INAH, Dirección de Salvamento Arqueológico, México.

1996 Arqueología en el norte de Michoacán. Investigación de salvamento en una carretera, Grupo Ingenieros Civiles Asociados, Operadora de la Autopista del Occidente, INAH, México.

rattray, E.

1987 "Evidencia Cerámica de la Caída del Clásico en Teotihuacán" en J. Mountjoy y D. Brockington (eds.), El Auge y la Caída del Clásico en el México Central, pp. 77-85, UNAM, México.

1998 "Introducción" en E. C. Rattray (ed.), Rutas de Intercambio en Mesoamerica, III Coloquio P. Bosch-Gimpera, pp. 7-20. UNAM, México.

y G. harbottle

1992 "Neutron Activation Analysis and Numerical Taxonomy of Thin Orange Ceramics from the Manufacturing Sites of Río Carnero, Puebla, México" en H. Neff (ed.), Chemical Characterization of Ceramic Pastes in Archaeology, 221-231, Prehistory Press, Nueva York.

saint-charles zetina, j.c.

1996 "El Reflejo del Poder Teotihuacano en el Sur de Guanajato y Querétaro" en A. M. Crespo y C. Viramontes (eds.), Tiempo y Territorio en Arqueología. El Centro Norte de México, pp. 143-169, INAH, México.

séjourné, L.

1968 Arqueología de Teotihuacán. La Cerámica, FCE, México.

spence, m. w.

1977 "Teotihuacán y el Intercambio de Obsidiana en Mesoamerica" en Los Procesos de Cambio (en Mesoamerica y areas circunvecinas), pp. 293-299, XV Mesa Redonda (II), México, SMA y Universidad de Guanajuato.

trejo, L.

1977 "Loma de Santa María, Morelia, Michoacán", Piña Chan (ed.), Bitácora 1977 Centro Regional de México-Michoacán, pp. 22-27, SEP-INAH, México.

1980 "Informe sobre el rescate arqueológico en el lote 54 de la calle de Bugambilias del fraccionamiento Nuevo Jacarandas", mecanoescrito, Archivo Centro INAH, Michoacán.

s/f "Exploración arqueológica en Camelinas, Morelia, Michoacán". Informe de trabajo (mecanoescrito), Archivo Centro INAH, Michoacán.

van der leeuw, S.

1997 "Nuevas direcciones en los estudios cerámicos". Ponencia presentada en el simposio Desarrollo y perspectivas de la arqueología europea. Museo Nacional de Antropología e Historia, México.

von winning, H.

1987 La iconografía de Teotihuacán. Los dioses y los signos (2 vols.), UNAM, México.

wheeler pires-ferreira, j.

1978 "Obsidian Exchange Networks: Inferences and Speculations on the Development of Social Organization in Formative Mesoamerica" en D. L. Browman (ed.), Cultural Continuity in Mesoamerica, pp. 48-78. Mouton, Paris.

zepeda, G.

1986 "El desarrollo de un núcleo poblacional asentado en la confluencia de los ríos Lerma y Guanaiuato: una apreciación", tesis, ENAH, inédito. México.

1988 "Nogales: una fortaleza tarasca", en Primera reunión sobre las sociedades del Centro Occidente de México, Cuaderno de Trabajo, Centro INAH, Querétaro.

zubrow, E. B.

1974 "The Archaeology of Cañada de Alfaro: A Regional Description" en E. B. W. Zubrow y A. R. Willard (eds.), Models and Inovations: Archaeological and Regional Aproaches to Guanajuato, México, Stanford University, Stanford.

Notes

1 El Colegio de Michoacán.

2 El Colegio de Michoacán, Centro INAH Michoacán.

3 El trabajo que ahora presentamos es producto de la dedicación individual de cada uno de nosotros y de un esfuerzo común por integrar y analizar los resultados obtenidos. Reconocemos que no deja de ser un esfuerzo desigual entre el tipo de información reunido, es decir, mientras que Cuitzeo carece de un reconocimiento minucioso en superficie, cuenta con importantes exploraciones en diferentes sitios; en el Bajío, en cambio, se han efectuado múltiples proyectos de área y pocas excavaciones.

Table des illustrations

Titre Lámina 1. Distribución de sitios ar queológicos en el Bajío
Légende Dibujado a partir de la carta topográfica F14-101:250 000 del INEGI. Información: Efraín Cárdenas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 780k
Titre Lámina 2. Distribución de sitios arqueológicos en Guanajuato con arquitectura de patio hundido en el Bajío
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 374k
Titre 3. Mapa de sitios en la cuenca de Cuitzeo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 898k
Titre 4. Cerámica estucada o al secco (sin procedencia, Cuenca de Cuitzeo).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 119k
Titre 5. Motivosde la cerámica estucada (Museo de Acámbaro, Guanajuato).
Légende 6. Grupo cerámico de procedencia sin definir: desde Teotihuacán o local. Rojo sobre café inciso, olla café rojizo inciso.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Légende 7. Figurillas relacionadas con Teotihuacán.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende 8. Disco de pizarra/pirita.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 183k
Légende 9. Marcador del juego de pelota, Cerro de los Chichimecas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Légende 10. Ma rcador solar de Quiringüicharo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1056/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 207k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr