Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El dibujo arqueológico

 | 
Françoise Bagot

Capítulo I. Las formas

Texte intégral

LOS ELEMENTOS QUE DEFINEN UNA FORMA Y SU MEDICIÓN

1Como hemos visto en la introducción, hasta el final del siglo xix la arqueología enfocaba su interés a limpiar los monumentos arquitectónicos y a salvar los objetos “completos” considerados importantes por su interés artístico. Las conclusiones de las investigaciones sobre los descubrimientos se hacían por escrito, con ilustraciones artísticas poco explicativas.

2Podríamos decir que, a partir de la creación de los centros de investigación arqueológica en todo el mundo, el estudio sistemático de los materiales encontrados en estratificaciones de excavaciones devuelve a las piezas cerámicas y líticas su papel de datos en sí y no sólo de ilustraciones de textos escritos. La arqueología se vuelve una ciencia.

3Es en este sentido como el estudio de las vasijas cerámicas, de sus formas, de sus técnicas de fabricación, de los materiales que se emplearon para su realización y de su decoración misma se vuelve imprescindible y debe ser preciso y riguroso por más pequeño que sea el tepalcate. El trabajo comparativo que va a efectuar el arqueólogo necesita bases de datos, no solamente descripciones escritas, sino también visuales, fáciles de comparar entre sí, que le permitirán seguir trabajando una vez almacenada la gran cantidad de material recolectado o entregado éste al archivo del centro arqueológico o del museo.

4Para responder a tal necesidad el dibujo tiende a esquematizarse lo más posible y, alejándose de la antigua manera artística de realizarse, se ha ido volviendo más preciso y más científico. Es el dibujo, así empleado, el elemento más eficaz de anotación justa, y para el ojo, la manera más rápida de captar con precisión el contenido del texto descriptivo adjunto, siempre y cuando se le apliquen ciertas reglas.

Es pertinente señalar que a lo largo de este estudio no se indicaron las escalas de cada pieza ni se respetaron los tamaños respectivos de cada una.

5Los dibujos de la figura 1 muestran las definiciones de los elementos constitutivos de una forma.

Fig. 1- Definiciones de los elementos que constituyen una forma

6Las vasijas cerámicas están fabricadas a partir de una materia-base puesta en rotación alrededor de la mano o de un torno, o moldeadas sobre formas ya existentes. Eso permite definir un eje, línea abstracta que simboliza el árbol del torno y que se representa en el dibujo con el objetivo de separar los planos de representación simétricos de la vista exterior de la vasija y de su vista interior. La vista exterior de la vasija se representa en la parte derecha del eje, terminada por su línea de perfil; la vista interior en su parte izquierda, delimitada por el dibujo del corte.

7El eje siempre se representa con una línea fina que no rebasa los planos de borde y de base. Esos planos de borde y de base se dibujan rectos, a excepción, como veremos más adelante, de formas intencionalmente irregulares. No se dibuja una línea de plano intermedia cuando el perfil de la vasija presenta una curva continua entre sus segmentos convexos y cóncavos (Fig. 2a,6,c). Una línea de plano intermedia se traza solamente si la vasija presenta una silueta compuesta, una curva de perfil quebrada (Fig. 2d), una moldura ba-sal o carena (Fig. 2e) o un reborde (Fig. 2f). En el caso de una vasija compuesta con una curva de perfil discontinua pero no quebrada, puede ser útil sombrear ligeramente los cambios correspondientes a los puntos de inflexión de la curva (Fig. 2g,h,i).

Fig. 2- Línea de plano intermedio de un cuerpo carenado

8Si las formas son complejas o muy irregulares, o con motivos decorativos intrincados, como veremos en el capítulo II, se necesitarán añadir al dibujo-esquema general de la forma otras vistas, otros cortes, algunos perpendiculares al eje (Fig. 3). Se indica a veces, para que sea más explícito, los cortes escogidos con letras pequeñas aa',bb',cc etc. (Fig. 3e,f). En la figura 3d se presentan los emplazamientos de cada vista.

Fig.3- Vistas complementarias de la forma general

9El dibujo arqueológico de las vasijas no se representa en perspectiva y llega a un cierto geometrismo simplificador para poder comparar las formas entre ellas. También se trata de eliminar las irregularidades, consecuencia de su fabricación a mano (Fig. 4).

Fig. 4- Simplificación geométrica de una forma irregular

MEDICIÓN DE LAS FORMAS COMPLETAS SENCILLAS Y DE LAS FORMAS INCOMPLETAS RECONSTRUIDAS

10¿Cuándo se considera que una forma es completa? Basándonos en el esquema de la forma completa de una vasija (véase Fig. 1), vemos de inmediato que si no se cuenta con una pieza entera, pueden ser consideradas formas completas los tepalcates grandes que nos permiten medir todos los elementos constitutivos de la forma general, o varios tepalcates de una misma pieza que, con su unión, permiten reconstruir la forma para poder medirla (Fig. 5). En la figura 5g se pudo reconstituir la forma completa de la vasija a partir de dos tepalcates grandes, rotos a propósito para su utilización como cucharas.

Fig. 5- Formas incompletas reconstruidas

11En el dibujo se indica la parte real de la vasija con un trazo continuo y la parte reconstituida con una línea interrumpida. En general, preferimos indicar con trazos delgados y sencillos la forma del tepalcate tal como está, lo más cerca posible a su forma real. Si el arqueólogo está de acuerdo, se pueden reconstruir ciertas partes faltantes de una pieza de las cuales él puede estar seguro por los estudios comparativos que ha llevado a cabo con otras formas conocidas (fondos, cuellos) (Fig. 6).

12No es necesario indicar cada detalle de las fracturas interiores ni de las reconstituciones hechas con los fragmentos, pues recargaría inútilmente el dibujo (Fig. 7).

Fig. 6- Reconstitución de las partes fallantes de una vasija

Fig. 7- Las fracturas de una forma completa no se dibujan

13Pero ¿dónde situar el tepalcate en la forma general? Las ilustraciones que presentamos aquí muestran las diferentes posibilidades. Si los tepalcates que sirvieron a la restauración de la vasija no presentan ninguna decoración, por lo general no se localizan con sus contornos en el dibujo de la forma, sobre todo si su tamaño abarca más de la mitad del diámetro de la pieza (Fig. 8a,b). Los tepalcates con decoración se situarán de preferencia en la parte frontal del dibujo. El problema vendrá si queremos al mismo tiempo enseñar su perfil. En este caso, se traza el perfil restaurado y se delimitan bien las medidas del tepalcate (Fig. 8c,d,e,fg).

Fig. 8- Cómo completar perfiles de formas con tepalcates

14Un cierto tipo de reconstitución de forma, muy útil para el estudio del arqueólogo, puede ser (si con los tepalcates se tienen las medidas de los diámetros de las piezas y sus formas de borde o de base) disponer, con los resultados obtenidos, perfil y corte simétricamente al eje, obteniendo cuadros comparativos (Fig. 9).

Fig. 9- Reconstrucción parcial de formas: cuellos y bases

15Si no se puede reconstruir una forma con varios tepalcates de la misma, por la imposibilidad de unirlos, éstos se dispondrán en un orden arbitrario (Fig. 10).

Fig. 10- Disposición arbitraria de varios tepalcates dispersos de una misma forma

16Ciertos arqueólogos y dibujantes han optado por representar las fracturas de una manera esquemática con una línea quebrada artificial, pero el resultado visual es muy desagradable y daña la visibilidad del conjunto (Fig. 11).

Fig. 11- Representación arbitraria de las fracturas

17Preferimos, como lo hemos indicado, representar las fracturas de una manera realista, indicando inclusive el espesor de la pieza (véase Cap. lll), Fig. 12.

Fig. 12- Representación de las fracturas tal como están

Desde el principio y antes de medir una vasija, es importante definir la utilización que se hará de los dibujos. ¿Son dibujos técnicos de trabajo para una nomenclatura de las formas, como trabajo preliminar, sin vistas a una publicación posterior? ¿Se van a reducir esos dibujos en pequeñas fichas? ¿Se van a archivar en una computadora? ¿Van a aparecer en una publicación de la cual se conoce ya el tamaño definitivo (proporciones y formato)?

18Reflexionando sobre esas interrogantes, es bueno tener en cuenta que numerosos dibujos previstos en primer momento para fichas servirán en el futuro para una publicación definitiva, lo que significa que es necesario desde un principio dibujar bien las piezas y entintarlas con cuidado.

19El problema principal que se presenta desde el inicio del estudio es el de las reducciones y ampliaciones que se harán de los dibujos. Puesto que es más fácil dibujar las vasijas a su tamaño real -escala 1/1–, el dibujo a lápiz debe ser fino, nítido y contrastado para soportar reducciones futuras.

20Se requiere de un cuidado muy especial en la toma de medidas, una alta precisión y no escatimar datos. Muchas veces habrá que devolver las piezas a los museos y ya no se tendrá el original para verificar si hay errores.

El material de dibujo y los instrumentos de medición

21El dibujo preparatorio a lápiz es la parte principal del estudio de la representación de las vasijas cerámicas. Para empezar se escoge un papel fácil de manejar y resistente al paso del tiempo (contra la acidez y los hongos): un albanene no muy delgado (peso 70/75 gramos o 90/95 gramos), o una cartulina blanca de 180 gramos. El lápiz no debe ser grasoso: un 4H o un 6H, siempre bien afilado; y la goma debe de ser de preferencia blanca, no demasiado dura. Los trazos a lápiz serán fijados ligeramente en el papel con fijador para lápiz. Hablaremos del entintado de los dibujos posteriormente, en el capítulo III, pero es bueno subrayar desde ahora, como se ha visto en los ejemplos propuestos, que tratar el volumen de la pieza da más presencia al dibujo y que es válido sombrearla, sin por eso estropear la forma general.

22Inclusive cierta estética en el dibujo ayuda a su buena apreciación y la técnica no puede volver demasiado rígidos los criterios para el estudio deseado de los elementos arqueológicos (Fig. 13).

Fig. 13- La estética en los dibujos arqueológicos

23Para trazar el dibujo de una vasija completa vamos a necesitar medir todos los elementos que definen la forma tal como los hemos nombrado en el esquema de base al principio de este capítulo (véase Fig. 1).

24Como instrumentos de medición, se necesitan: un escalíme-tro de altura (Fig. 14a), un conformador o peine (Fig. 14b), un calibrador (Fig. 14c), un tepalcatómetro (Fig. 14d), una regla de 50 cm mínimo de largo, con los milímetros indicados (hay que mencionar aquí que el papel milimétrico no puede ser un instrumento preciso de medición), un compás de espesor (Fig. 14e). También se necesitarán 2 escuadras, de preferencia de plástico transparente, con los centímetros y los milímetros marcados desde el principio del ángulo (Fig. 14).

Fig. 14- Los instrumentos de medición

Medidas

Altura

25Si la vasija tiene deformaciones ligeras, sobre todo en sus alturas máximas, no entra en la descripción de deformaciones y se toma la medida promedio (AB) de sus diferentes alturas (CDE). Depende de la apreciación del arqueólogo (Fig. 15).

Fig. 15- Las medidas no toman en cuenta las deformaciones de bordes

26Para medir la altura de una vasija es bueno tener un escalímetro de altura. Se dispone la vasija en la base ya graduada en centímetros del escalímetro, el cuerpo de ésta recargado en la parte vertical del mismo, también graduada (Fig. 16a). Si la vasija tiene un fondo curvo convexo, necesita fijarse con plastilina o se dispone boca abajo (Fig. 16b). Bien colocada la cerámica, se baja la escuadra perpendicular-mente hasta topar con el borde superior de la pieza, lo que permite medir su altura (ab). Colocando otra escuadra contra lo ancho del cuerpo de la pieza, nos da su diámetro ee' (Fig. 16c).

Fig. 16- Medición de las alturas con el escalímetro

27Si no se cuenta con un escalímetro, disponer la vasija en una superficie plana, aplicar una regla horizontalmente sobre su plan de borde y con 2 escuadras recargadas en la base y pegadas al cuerpo de la vasija, leer las medidas necesarias. Esos dos sistemas de medición también dan el diámetro máximo ee' de la pieza y la altura donde se coloca éste eb así como la medida de diámetro de la apertura de cuello dd' (Fig. 17).

Fig. 17- Medición de las alturas con escuadra y regla

28En el papel albanene se traza primero la línea de base B después la línea de borde A, promedio de las alturas CDE. A y B se consideran líneas rectas y paralelas. Desde el principio se traza una línea mediana vertical que representará el eje de simetría de la vasija y se disponen los puntos ee' y dd' (Fig. 18).

Fig. 18- El trazo de las medidas en el papel

Diámetros

29Las disposiciones anteriores dan las medidas de ciertos diámetros. Si la vasija no es demasiado grande, las medidas de los diámetros se pueden tomar con el calibrador (Fig. 19a). En el caso de vasijas muy voluminosas, se miden con el compás de espesor (Fig. 19b). Se miden entonces: diámetro de borde dd', mínimo de cuello cc', máximo de cuerpo ee , diámetro de base ff' y a veces el que da unos puntos intermedios en la silueta del perfil gg' y hh'. Todas esas medidas se disponen en el dibujo simétricamente de parte derecha e izquierda del eje ya trazado, cada una dividida en dos (Fig. 19c).

Fig. 19- Medición de los diámetros

30Si los círculos de diámetros de borde, de máximo de cuerpo, de base etc. no son muy redondos, se procede, como se hizo para tomar la altura, a calcular varias medidas y se escoge el promedio (Fig. 20a). Para las piezas fracturadas o reconstruidas, hay que tomar en cuenta las deformaciones posibles y las medidas pueden resultar aproxi-mativas (Fig 20b).

Fig. 20- Cálculo de diámetros irregulares

Perfil

31Para completar con exactitud el trazo del perfil de la forma general, se utiliza el conformador (Fig. 21).

Fig. 21- Medición de perfil con el conformador o peine

32Este instrumento se vende en un tamaño máximo de 15 cm (los hay más grandes pero su costo es muy alto), razón por la cual no se alcanza a veces a abarcar la totalidad del perfil en una sola medición. Hay que limpiar bien la superficie de la vasija. Para más comodidad, habrá que colocarla en un recipiente lleno de arena con el fin de mantenerla fija. Aflojando los tornillos de freno y aplicando las tiritas de metal del conformador en el plano imaginario de corte que pasa por el eje de la pieza, se delimita una porción de curva que se marca con un punto a cada extremo.

33En un papel, después de cerrar los tornillos del conformador para fijar las tiritas de metal, se dibuja el tramo medido. Se repite la operación, superponiendo las partes medidas, cada vez marcando con dos puntos los tramos calculados y dibujándolos en un papel. Finalmente, se procede a juntar los tramos imbricados para obtener el perfil completo (Fig. 22).

Fig. 22- Cómo se utiliza el conformador

34En caso de piezas incompletas, rotas o de tepalcates con formas disimétricas, se procede de la misma manera, y con el conformador se logran obtener perfiles bastante completos uniendo los tramos medidos por separado (Fig. 23).

Fig. 23- Rediles reconstruidos

Corte y espesor

35Obtenido ya el trazo completo del perfil de la pieza estudiada, el cual se dibuja en la parte derecha del eje, se calca este perfil simétricamente al eje del lado izquierdo y se procede a medir el espesor de la vasija.

36El corte es una sección imaginaria que parte a la vasija por un plano vertical, atravesándola por el medio, y que la divide a la altura del eje de rotación. El corte se define así como lo que es visible después de esta sección: el espesor de la forma y la parte visible interior de la vasija que delimita (Fig. 24).

Fig. 24- Definición del code

37Para medir el espesor se utiliza el calibrador o el compás de espesor, y para los labios el conformador (Fig. 25).

Fig. 25- Medición de los espesores

38El trabajo que necesita la medición de los espesores es de alta precisión porque cualquier adelgazamiento o cualquier abultamiento de la pared de la cerámica es importante. Permite ver la técnica de fabricación de la pieza y define su hechura burda o fina. En el capítulo II hablaremos de las decoraciones de las vasijas cerámicas, pero podemos anticipar aquí que la mayoría de las veces, el corte será de extrema importancia para entender el relieve del motivo decorativo y dará las profundidades de las incisiones, el grueso de los pastillages, la forma de las molduras etc. (Fig. 26).

Fig. 26- La precisión en la medición de los espesores

39De igual manera que se definió el trazado del perfil con el conformador para tener más precisión en éste, se procede aquí a reconstruir por partes el diseño exacto de los labios o de los relieves del per-fil (Fig.27).

Fig. 27- La precisión en el dibujo de los labios de las vasijas y de los relieves

40Para medir el fondo, se dispone verticalmente la pieza bien parada en su base, se coloca una regla en su plan de borde y se apoya el calibrador en ella, el cual se abre hasta que la punta toque el fondo. Se mide entonces la altura ab en el calibrador (Fig. 28a). Si el fondo es cóncavo, se mide el hondo de la parte exterior como lo acabamos de describir; de la diferencia de las dos medidas sale el espesor del fondo de la pieza (Fig. 28b).

Fig. 28- Medición del espesor de los fondos con el calibrador

41También se puede utilizar el conformador (Fig. 29).

42Para ejercitarse en trazar con mucha precisión las líneas ya calculadas de perfil y de corte, es necesario hacer una buena observación de piezas muy variadas, aunque de un mismo tipo. El dibujante entiende así cómo se elaboraron en el curso de su fabricación y se fija en las variadas líneas que las componen: formas de las curvas cóncavas, convexidad del cuerpo, variedad en las rupturas de las líneas de perfiles. También, como ya hemos dicho, el lápiz tiene que estar bien afilado, la mano segura, y es mejor trabajar el dibujo por tramos. Para más claridad, desde un principio se rellena el corte con negro, a lápiz, y se traza la línea de borde que une el corte al eje y la línea de base si el pie es circular o en forma de pedestal. No debe olvidarse indicar la escala al lado del dibujo, su marcado (procedencia, sepultura, nivel etc.) y su número de clasificación.

Fig. 29- Medición del espesor de los fondos con el conformador

43Es evidente que a veces el espesor total de la pieza no podrá medirse por su tipo de forma: cuello demasiado estrecho, forma cerrada, forma compleja. El arqueólogo puede decidir completarlo, conociendo bien la tipología o la técnica de fabricación de la pieza (Fig. 30).

Fig. 30- Reconstitución de espesores

44En caso contrario, se interrumpe el dibujo y se indicará en líneas discontinuas su cálculo hipotético al momento de entintarlo (Fig. 31).

Fig. 31- Suposición de espesores

45Una técnica muy especializada de radiografía permite ahora obtener el espesor de las piezas (como lo está realizando, por ejemplo, Sergio Purin, responsable de las colecciones de los Museos Reales de Arte y de Historia de Bruselas) (Fig. 32).

Fig. 32- Radiografía para mostrar el espesor de una pieza: guerrero con mazo, asa-vertedera, cultura Mochica, Fase IV, barro

MEDICIÓN DE LAS FORMAS COMPLEJAS

46Acabamos de ver el dibujo del perfil y del corte de una vasija sencilla, sin deformación mayor. Ciertas vasijas, tal vez la mayoría de ellas, presentan una forma irregular o disimétrica o decoraciones que necesitan una vista exterior completa. En este caso, sus cortes se dibujan a un lado de la vista completa, por mitad (Fig. 33).

Fig. 33- Corte que se dibuja al lado de la forma general, por mitad, con indicación del eje

47Si no se tiene el espacio suficiente, no se indica el eje (Fig. 34).

Fig. 34- Corte que se dibuja al lado de la forma general, sin indicación del eje

48Otra solución puede ser rebasar con el dibujo de la forma exterior la parte izquierda reservada al corte (Fig. 35).

Fig. 35- Otra solución para dibujar code-perfil

49Si la forma es muy compleja, se dibuja entera y se dispone su corte completo aparte (Fig. 36).

Fig. 36- Forma compleja con su corte al lado

50Ciertas piezas muy irregulares o con ciertas particularidades necesitan más representaciones para su buena comprensión: formas ovaladas, acanaladas, patojos, incensario, con cortes hexagonales (Fig. 37).

Fig. 37- Varios cortes explicativos de una forma

51En casos de disimetría muy acentuada, es importante subrayarla en el dibujo (Fig. 38).

Fig. 38- Formas disimétricas

52Otro caso particular viene de la fabricación de ciertas vasijas en las que, voluntariamente o no, se deja un borde muy irregular. Puede hacerse una restauración ideal de la pieza (Fig. 39a), respetar la irregularidad del borde en la parte izquierda del lado del corte (Fig. 39b) o trazar con una línea recta el plan de borde que une el corte al eje sin tener en cuenta la irregularidad del borde (Fig. 39c).

Fig. 39- Bordes irregulares

Como vimos, un corte transversal se ubicará abajo del dibujo de la forma general. Si hay dos cortes transversales, se dispondrán uno abajo del otro, indicando con letras minúsculas aa' y bb' los lugares de corte. Si las formas son muy complejas , no sólo r ecesitarán representaciones de los diferentes cortes sino también dibujos suplementarios de perfiles, de vista superior e inferior. Se ubica la vista de la parte superior de la vasija arriba del perfil general y los varios perfiles en desarrollo, parte izquierda a la izquierda, parte derecha a la derecha de la forma (véase Fig. 3). Si la pieza es incompleta pero posee todos los elementos para reconstruirla, desde el dibujo a lápiz se indican las partes faltantes con líneas discontinuas y se completa el corte si es posible.

UTILIZACIÓN DE LA FOTOGRAFÍA

53Aunque sirve más bien para ilustrar ciertos tipos de decoración (véase Cap. ii), la fotografía de vasijas es utilizada por numerosos arqueólogos para ilustrar el estudio de las formas. Presenta problemas de deformación del volumen general. Puede ser útil para comparar formas en cuadros generales o para mostrar vasijas con relieves complejos. Si el arqueólogo decide utilizar fotografías para la ilustración de ciertas piezas, se dispondrá el dibujo del corte de la pieza al lado de la foto o lo más cercano a ella (Fig. 40). Muchas veces, cuando se ha optado, en el diseño definitivo de la publicación, por hacer una división entre láminas de dibujos y láminas de fotografías, el lector tiene que buscar desesperadamente la localización del corte de una pieza fotografiada.

Fig. 40- Utilización de las fotografías

LAS ADJUNCIONES

54Las adjunciones son partes de las cerámicas trabajadas por separado, sean modeladas, torneadas o moldeadas, y añadidas a la forma principal. Sirven para asir la vasija (agarraderas: asas o mangos), para su estabilidad (soportes sólidos o huecos) o para verter el líquido que contiene (vertedera). El interés del estudio dibujado de las adjunciones es poder definir a primera vista su número y el diseño de las mismas. Se necesita por consiguiente un esquema. En el dibujo de la vista general de la forma de la vasija (perfil y corte) tal como lo hemos descrito, se pueden figurar todas las adjunciones, cualquiera que sea su número.

Un solo elemento

55Por lo general se sitúa el elemento único del lado del corte, en corte también (parte izquierda del dibujo). El escoger el lado del corte para representar la adjunción única viene del hecho de que se tiene así calculado su corte (Fig. 41). En la figura 41c, está invertido el procedimiento, lo que no permite ver si la adjunción es hueca.

Fig. 41- Emplazamiento de una sola adjunción

56Si la pieza es muy disimétrica, se puede escoger dibujarla íntegra con su corte completo al lado (Fig. 42).

Fig. 42- Corte completo de una forma con una sola adjunción

57La medida de espesor de la adjunción se realiza con el calibrador, su curvatura y diseño con el peine. Para más definición, a veces se mide su corte vertical, el cual se sitúa al lado izquierdo del corte general transversal, a la altura del lugar donde se cortó; este último se indica en la forma general con dos trazos (Fig. 43).

Fig. 43- La medición del espesor de una adjunción

58En el caso de una adjunción (agarradera, vertedera o soporte) que tiene una depresión en su parte central o relieves laterales, no aparecerá su verdadero espesor en el corte transversal. Se completará entonces el dibujo con una línea exterior, un trazo fino que indique su perfil real (Fig. 44).

Fig. 44- Adjunción que no muestra su espesor real en el corte

59Por razones del diseño peculiar de la adjunción (agarraderas en forma de cabezas o de nudos, vertederas con una decoración particular, pie circular con motivos calados, etc.), se tiene a veces que representar su vista frontal (Fig. 45a, b,c), una vista superior (Fig. 45d,e) o inferior (Fig. 45f,g).

Fig. 45- Una adjunción decorada y su vista explicativa

60En el caso de agarraderas horizontales, el corte debe figurar en la parte izquierda, y se trazará su vista superior para visualizar su forma general y su decoración (Fig. 46).

Fig. 46- Agarradera horizontal

61Las asas-estribo tendrán su perfil y su corte dibujados en la forma general, y podrían necesitar otras vistas para completar el estudio de su forma y decoración (cortes). Si una vasija tiene al mismo tiempo una asa-estribo y una vertedera, precisará representarse con dos cortes transversales (Figs. 47 y 48).

Fig. 47- Asa-estribo

Fig. 48- Asa-estribo y vertedero

62En el caso de un soporte circular completo integrado a la forma de la vasija (pedestal), se representa mitad forma-perfil, mitad corte-espesor como se ha definido para el dibujo general de la forma (Fig. 49).

Fig. 49- Soporte circular y pedestal

Dos elementos

63Si una vasija tiene dos agarraderas o una agarradera y una vertedera situados simétricamente, un elemento se dibuja en corte del lado del corte y el otro elemento del lado del perfil (Fig. 50).

Fig. 50- Emplazamiento de dos adjunciones

64Una vista desde arriba de la vasija puede ser útil para definir el emplazamiento de las adjunciones si no son simétricas (Fig. 51).

Fig. 51- Dos agarraderas en posición disimétrica

65Si está rota una de las dos agarraderas es preferible indicarlo en el texto y reconstituir la parte rota en el dibujo (Fig. 52).

Fig. 52- Dos agarraderas, una de ellas rota

66En varios libros, hemos visto algunos errores en los dibujos de cortes de asas (Fig. 53). El dibujo de la figura 53a es correcto, el de la figura 53b incorrecto y tendría que ser repr

Fig. 53- Cómo representar el corte de una agarradera horizontal; a,c) buenos dibujos; b) mala representación

Tres elementos

67El dibujo de una vasija con tres adjunciones presenta: uno de los tres elementos en el plan de corte, en corte, uno invisible y el tercero situado en la vista exterior de la forma general en una posición de 120° en su proyección del lado del perfil (derecha). En el caso de los soportes, se representa, para más comprensión, el tercer pie supuestamente invisible un poco separado del de la vista frontal, con una relativa perspectiva (Fig. 54).

Fig. 54- Emplazamiento de tres adjunciones

68Se puede también desplazar ligeramente el eje de división vista interior-vista exterior para presentar el tercer soporte en forma frontal (Fig. 55).

Fig. 55- Tercer soporte en posición frontal

69En los dibujos de vasijas cerámicas con tres adjunciones hemos encontrado varios errores (Fig. 56). En la figura 56a, el corte de uno de los tres soportes pasando por su mitad del lado del corte, está bien, pero no tiene que aparecer otro corte de soporte visto de frente; en la figura 56b, el corte debería atravesar uno de los tres soportes y las líneas discontinuas reconstruyéndolos no se justifican ya que los tres soportes existen realmente. La figura 56c presenta su tercer soporte dividido en dos y mal situado; la figura 56d está bien.

Fig. 56- Representaciones erróneas . de tres elementos

Cuatro elementos

70De los cuatro elementos, uno está en el plan de corte, otro en el perfil, uno es invisible y el cuarto está visto de frente, cortado a la mitad por el eje de simetría (Fig. 57).

Fig. 57- Emplazamiento de cuatro adjunciones

71Aquí también serán necesarios otros dibujos detallados, si las formas de las adjunciones son muy complejas; o se escogerá desplazar el eje, como hemos visto en el caso de tres elementos (véase Fig. 55), para poder presentar una de las adjunciones completa de frente en la forma general (Fig. 58).

Fig. 58- Cuatro elementos: desplazamiento del eje

72En esta representación de cuatro elementos hemos encontrado varios errores (Fig. 59). En la figura 59a, el soporte visto frontalmente no tiene que completarse con una línea discontinua, sencillamente no se dibuja esta otra mitad, lo mismo que en la figura 59b. En la figura 59c, si el corte pasa por uno de los soportes, la disposición de los otros tres elementos es incorrecta. En la figura 59d hay una mala disposición de los elementos.

Fig. 59- Errores en la representación de cuatro elementos

El fragmento que comporta una adjunción

73A pesar de que en la tercera parte de este capítulo hablaremos del dibujo del fragmento o tepalcate, se puede indicar aquí que el tepal-cate que muestra una adjunción se dibuja como hemos indicado para las formas, su vista exterior de frente y su corte al lado (Fig. 60).

Fig. 60- El tepalcate que incluye una adjunción

74De igual manera, el dibujante puede situar el tepalcate en la forma general parcialmente reconstruida (véanse Figs. 5 y 6) (Fig. 61).

Fig. 61- El tepalcate con adjunción que se dibuja en la forma general

75Si son agarraderas o soportes sencillos, el arqueólogo necesitará únicamente los cortes (Fig. 62).

Fig. 62- Corte y espesor de las adjunciones

76Un problema de representación puede surgir de la posición supuesta de un soporte aislado, y por consiguiente, de su orientación. La única indicación de orientación la puede dar su parte usada inferior, lo que nos facilita su posición correcta en el momento de situarlo en su plan de apoyo. El dibujante se podrá ayudar también con formas completas que tengan soportes parecidos o con el fragmento mismo si éste todavía conserva un buen pedazo del fondo de la vasija (Fig. 63).

Fig. 63- Supuesta posición de un soporte

Cálculo del espesor de los soportes huecos

77Para calcular el espesor de un soporte hueco, se utiliza una pequeña tira de cartulina o de metal, tira que se pueda doblar fácilmente, y se procede como lo muestra el esquema (Fig. 64).

Fig. 64- Cálculo del espesor de los soportes huecos

78En varias ocasiones, el arqueólogo no podrá sino suponer el espesor de un soporte si éste es hueco pero cerrado, o utilizará radiografías como hemos visto para la figura 32 (Fig. 65).

Fig. 65- Suposición de espesor de los soportes huecos

LOS TEPALCATES

79Se ha mostrado ya que, con la aprobación del arqueólogo, podemos reconstruir la forma completa de una vasija a partir de fragmentos significativos. Otros fragmentos, sin dar la forma completa, permiten la restauración parcial de una forma. Son los que incluyen un borde, con la posibilidad de calcular el diámetro de la pieza (Fig. 66a,b), los fragmentos de cuello (Fig. 66c) o de base (Fig. 66d,e).

Fig. 66- Reconstitución parcial de formas

80En la mayoría de los casos, el arqueólogo, para su trabajo, no necesita la restitución completa de la forma. Le basta con tener los cortes y la indicación de la medida de los diámetros (Fig. 67).

Fig. 67- Cortes dibujados con la medida de los diámetros en cifras

¿CÓMO SE ORIENTAN LOS TEPALCATES?

Los tepalcates con un borde grande

81Si el tepalcate incluye una parte suficientemente grande de borde, se utiliza, para la medición de su diámetro, un tepalcatómetro, placa de plástico de 3 mm de espesor donde se han dibujado círculos a intervalo de 1/2 cm cada uno, dando así una serie amplia de medidas regularmente preestablecidas. Mantenido el tepalcate en una posición perfecta de adhesión de su borde sobre el tepalcatómetro sin que entre luz (se puede utilizar pasta de modelaje para fijarlo), se aproxima lo más posible la curva de este borde a la curva que presenta el círculo correspondiente trazado en el tepalcatómetro, la que nos da la medida del radio ad y la del diámetro de la pieza. Una aproximación es preferible a una ausencia de indicación (Fig. 68).

Fig. 68- Utilización del tepalcatómetro

82Fijado en su inclinación como se ha dicho, se presentan dos casos:

1. Inclinación de la curva del cuerpo de la vasija hacia adentro del círculo de borde (pared convergente)

83Se coloca una escuadra apoyándola en la extremidad rota de la curva del tepalcate (punto b); se mide la altura de este punto y su proyección en el plano, sobre el tepalcatómetro (punto c). En el papel, se trasladan estas medidas, trazando primero la línea de borde, recta, la medida del diámetro, por mitad al lado izquierdo del eje (tramo ad), la altura bc calculada con la escuadra y la distancia ac. Teniendo esos puntos, se procede a calcular la curvatura del fragmento con el conformador, como se ha hecho con la forma completa. Se traza entonces esta curva entre los puntos b y a, lo que da el perfil del tepalcate, y se procede a calcular y dibujar su espesor (línea a'b') (Fig. 69).

Fig. 69- Medición de un tepalcate con inclinación de cuerpo hacia adentro del círculo de borde a partir del punto b

84Según la quebradura del tepalcate, puede ser más fácil medir el punto b a partir de la línea interior de la pieza, o sea a partir de b'. Se procede entonces a trazar primero con el conformador la línea de curva interior a'b' y se calcula el perfil y la línea exterior del corte midiendo el espesor con el calibrador, como en el ejemplo anterior (Fig. 70).

Fig. 70- Medición de un tepalcate con inclinación de cuerpo hacia adentro del círculo de borde a partir del punto b'

85Se completa el dibujo trazando la línea de plan de borde y si la meta es la comparación de las formas fragmentadas obtenidas, se deja el esquema tal cual sin indicar la posición del tepalcate en la forma general. Se procede a marcar con un número pequeño la medida del diámetro (Fig. 71) o se traza la medida del radio con una línea horizontal fina terminada por un rayita vertical (Fig. 72). Se puede también trazar, en simetría, la línea correspondiente al perfil, a la derecha del eje, obteniendo así visualmente la medida completa del diámetro de la pieza (Fig. 73).

Fig. 71- Indicación de la medida del diámetro en el dibujo del tepalcate con su número

Fig. 72- Indicación de la medida del radio en el dibujo del tepalcate

Fig. 73- Representación corte-perfil de la medida del diámetro de la vasija

2. Inclinación de la curva del cuerpo de la vasija hacia afuera del círculo de borde (pared convergente)

86En este caso, colocado el tepalcate con su borde adherido al círculo que le corresponde sobre el tepalcatómetro, la escuadra nos da la altura del punto b y su proyección sobre la base (punto c), el cual se sitúa hacia afuera del círculo de borde. Se procede a dibujar el fragmento en el papel como en el caso 1 y a medir su espesor (Fig. 74).

Fig. 74- Medición de un tepalcate con una inclinación de cuerpo hacia afuera del círculo de borde

87Un caso más complejo de medir se presentará cuando una pieza tenga un máximo de diámetro de cuerpo (radio de) superior a la medida tomada a la altura de la parte rota (diferencia bd'). En este caso, dispuesto el tepalcate en su buena posición sobre el tepalcató-metro, se necesitaran dos escuadras: una para medir el punto e a la altura del diámetro máximo del cuerpo y la distancia af, la otra para calcular la dstancia ac como hemos visto en los ejemplos anteriores (Fig. 75).

Fig. 75- Tepalcate con un diámetro de cuerpc superior al medido a la altura de su fractura

88Varios esquemas nos pueden enseñar las diferentes maneras de medir (Fig. 76).

Fig. 76- Varios esquemas de medición de tepalcates

89El corte aparecerá siempre del lado izquierdo del eje imaginario, su abertura de borde hacia la derecha, y la medida del diámetro se pondrá con un pequeño número arriba de la línea fina que indica el plan de borde (Fig. 77).

Fig. 77- Disposición de los cortes de los tepalcates

90Se puede también, si hay espacio suficiente, prolongar esta línea de plan de borde hasta indicar la mitad del diámetro, como vimos en la figura 72, lo que sirve para comparar tamaños a primera vista (Fig. 78)

Fig. 78- Comparación de medidas de diámetros de los tepalcates

91Para la comparación de una gran cantidad de fragmentos de bordes, se traza una línea (que se quitará después) en donde se colocan todos los planos de borde. Esto da más uniformidad en la visibilidad de la imagen (Fig. 79).

Fig. 79- Alinear los planes de borde de los tepalcates

92Con la figura 80 vemos una reorganización del material hacia una más satisfactoria composición.

Fig. 80- Cómo presentar series de cortes de tepalcates: reorganización de una página (b)

Tepalcates con un borde chico

93La orientación de un tepalcate se vuelve compleja cuando no tenemos un fragmento con un borde suficientemente grande que nos permita utilizar el tepalcatómetro.

94En un plano, se coloca el plan de borde del fragmento de manera que no deje pasar un rayo de luz y se fija el tepalcate con plasti-lina en esta posición. Al igual que en el caso anterior, se procede a la medición pero en este caso se tendrá que medir la distancia entre el punto a y el punto c con una regla. No se podrá obtener medida de diámetro y sólo se indicará el plan de borde con un fragmento de línea (Fig. 81).

Fig. 81- Tepalcate con un borde pequeño

95Una vez calculado el diámetro y la inclinación de un tepalcate, o su sola inclinación si no permite su tamaño darnos esta última medida, se procede a dibujar su vista exterior y su vista interior si así lo requieren su acabado particular de superficie o sus motivos decorativos. Se sitúa su lado exterior a la izquierda del corte y su lado interior a la derecha del mismo, del lado de la apertura del borde (Fig. 82).

Fig. 82- Disposición de la vista exterior e interior de un tepalcate en relación a su corte

96En caso de no poder obtener la orientación del tepalcate (tepalcate sin borde o con un borde que no permite medir su diámetro), se dispondrá verticalmente su corte (Fig. 83).

Fig. 83- Tepalcate sin orientación calculable

97Según el perfil del tepalcate, se podrá tal vez hacer una suposición de su orientación (Fig. 84).

Fig. 84- Suposición de orientación de tepalcate

98Aunque se trate de respetar la línea recta de borde de un tepalcate para conservar la orientación de las paredes de las vasijas, varios tepalcates necesitan representarse casi en plano para poder analizar sus motivos decorados. Se miden entonces perfectamente todas las dimensiones necesarias a su contorno exacto, y se dibuja el fragmento sin tomar en cuenta su orientación (Fig. 85).

Fig. 85- Representación de tepalcates con pared de acusada divergencia o convergencia

99Para más facilidad, el dibujante puede confeccionarse una placa de proyección, situando perpendicularmente al lado del tepalcate colocado en un plano, un vidrio que, por simetría invertida, le proyecta el tepalcate a su derecha en el papel (Fig. 86a) o disponer su papel al-banene sobre un vidrio dispuesto encima del tepalcate colocado en un plano (Fig. 86b).

Fig. 86- Placa de proyección de vidrio

Bases y fondos

100En el caso de bases y fondos decorados, la parte interior de la vasija se dispone arriba del corte (Fig. 87a,b) y la parte exterior abajo (Fig. 87c,d). Más adelante, en el segundo capítulo, hablaremos de las decoraciones.

Fig. 87- Bases y fondos decorados

Casos particulares

101Ciertos tepalcates muy complejos pueden necesitar varias vistas y varios cortes, en particular los que presentan decoraciones diversas o los acanalados. En este caso, con el conformador, se calcula la curvatura transversal del tepalcate y se dispone el corte arriba del mismo, calcular do sus diferentes espesores con el calibrador (Fig. 88).

Fig.l 88- Tepalcates complejos

CONCLUSIÓN

102Hemos definido el dibujo a lápiz de una vasija completa, con sus vistas necesarias según su complejidad, y el de los tepalcates. Aunque veremos posterior mente el trabajo del entintado de los dibujos (véase Cap. iii), podemos adelantar aquí ciertas indicaciones. En buen papel albanene o herculene, se procede a calcar los dibujos para entintarlos. Saber escoger los buenos puntos de estilógrafos, de la marca que sea, es primordial.

103Se trazan el perfil, los planos de borde y de base con una pluma más gruesa que la que se utiliza para los trazos del eje y de los planos intermediarios. Se aconseja trazar más fina todavía la línea de borde que une el corte al eje. Aunque el dibujo en ceramología no representa la perspectiva, estamos a favor de indicar un sombreado de volumen en la vista exterior de la pieza (lado del perfil), siempre y cuando el dibujante tenga el tiempo suficiente para hacerlo, a sabiendas de que convencionalmente la luz viene de arriba y de la izquierda. Veremos más adelante en qué forma se indican los volúmenes.

104Después de indicar con precisión la escala y las medidas de diámetros requeridas, en el transcurso del trabajo se escribe, siempre al lado de los dibujos, los números de localización o de inventario de las piezas para poder manipular los resultados fácilmente. Lo interesante del dibujo arqueológico es que al mismo tiempo es una representación visual inmediata de los objetos y que sirve para una nomenclatura de trabajo. Hemos podido subrayar la importancia de hacer las mediciones correctas y de observar minuciosamente los detalles de cada pieza para que el dibujo de las formas sirva de documento de estudio en sí y no para el puro decorado de la publicación.

Table des illustrations

Légende Fig. 1- Definiciones de los elementos que constituyen una forma
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 63k
Légende Fig. 2- Línea de plano intermedio de un cuerpo carenado
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 682k
Légende Fig.3- Vistas complementarias de la forma general
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 816k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Légende Fig. 4- Simplificación geométrica de una forma irregular
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 158k
Légende Fig. 5- Formas incompletas reconstruidas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 241k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 971k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 581k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende Fig. 6- Reconstitución de las partes fallantes de una vasija
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 533k
Légende Fig. 7- Las fracturas de una forma completa no se dibujan
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 222k
Légende Fig. 8- Cómo completar perfiles de formas con tepalcates
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 825k
Légende Fig. 9- Reconstrucción parcial de formas: cuellos y bases
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 491k
Légende Fig. 10- Disposición arbitraria de varios tepalcates dispersos de una misma forma
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 321k
Légende Fig. 11- Representación arbitraria de las fracturas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 109k
Légende Fig. 12- Representación de las fracturas tal como están
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 318k
Légende Fig. 13- La estética en los dibujos arqueológicos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 675k
Légende Fig. 14- Los instrumentos de medición
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 690k
Légende Fig. 15- Las medidas no toman en cuenta las deformaciones de bordes
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 150k
Légende Fig. 16- Medición de las alturas con el escalímetro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 227k
Légende Fig. 17- Medición de las alturas con escuadra y regla
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Légende Fig. 18- El trazo de las medidas en el papel
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Légende Fig. 19- Medición de los diámetros
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 401k
Légende Fig. 20- Cálculo de diámetros irregulares
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 303k
Légende Fig. 21- Medición de perfil con el conformador o peine
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 198k
Légende Fig. 22- Cómo se utiliza el conformador
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 417k
Légende Fig. 23- Rediles reconstruidos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Fig. 24- Definición del code
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 591k
Légende Fig. 25- Medición de los espesores
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 879k
Légende Fig. 26- La precisión en la medición de los espesores
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 829k
Légende Fig. 27- La precisión en el dibujo de los labios de las vasijas y de los relieves
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 506k
Légende Fig. 28- Medición del espesor de los fondos con el calibrador
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 149k
Légende Fig. 29- Medición del espesor de los fondos con el conformador
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 165k
Légende Fig. 30- Reconstitución de espesores
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 382k
Légende Fig. 31- Suposición de espesores
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 222k
Légende Fig. 32- Radiografía para mostrar el espesor de una pieza: guerrero con mazo, asa-vertedera, cultura Mochica, Fase IV, barro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Légende Fig. 33- Corte que se dibuja al lado de la forma general, por mitad, con indicación del eje
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 966k
Légende Fig. 34- Corte que se dibuja al lado de la forma general, sin indicación del eje
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 568k
Légende Fig. 35- Otra solución para dibujar code-perfil
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Légende Fig. 36- Forma compleja con su corte al lado
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Légende Fig. 37- Varios cortes explicativos de una forma
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 414k
Légende Fig. 38- Formas disimétricas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 182k
Légende Fig. 39- Bordes irregulares
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Légende Fig. 40- Utilización de las fotografías
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 903k
Légende Fig. 41- Emplazamiento de una sola adjunción
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 486k
Légende Fig. 42- Corte completo de una forma con una sola adjunción
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 230k
Légende Fig. 43- La medición del espesor de una adjunción
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 338k
Légende Fig. 44- Adjunción que no muestra su espesor real en el corte
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 450k
Légende Fig. 45- Una adjunción decorada y su vista explicativa
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-50.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Fig. 46- Agarradera horizontal
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-51.jpg
Fichier image/jpeg, 412k
Légende Fig. 47- Asa-estribo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-52.jpg
Fichier image/jpeg, 107k
Légende Fig. 48- Asa-estribo y vertedero
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-53.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Légende Fig. 49- Soporte circular y pedestal
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-54.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Fig. 50- Emplazamiento de dos adjunciones
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-55.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Légende Fig. 51- Dos agarraderas en posición disimétrica
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-56.jpg
Fichier image/jpeg, 235k
Légende Fig. 52- Dos agarraderas, una de ellas rota
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-57.jpg
Fichier image/jpeg, 378k
Légende Fig. 53- Cómo representar el corte de una agarradera horizontal; a,c) buenos dibujos; b) mala representación
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-58.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Légende Fig. 54- Emplazamiento de tres adjunciones
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-59.jpg
Fichier image/jpeg, 323k
Légende Fig. 55- Tercer soporte en posición frontal
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-60.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-61.jpg
Fichier image/jpeg, 486k
Légende Fig. 56- Representaciones erróneas . de tres elementos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-62.jpg
Fichier image/jpeg, 802k
Légende Fig. 57- Emplazamiento de cuatro adjunciones
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-63.jpg
Fichier image/jpeg, 413k
Légende Fig. 58- Cuatro elementos: desplazamiento del eje
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-64.jpg
Fichier image/jpeg, 865k
Légende Fig. 59- Errores en la representación de cuatro elementos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-65.jpg
Fichier image/jpeg, 512k
Légende Fig. 60- El tepalcate que incluye una adjunción
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-66.jpg
Fichier image/jpeg, 169k
Légende Fig. 61- El tepalcate con adjunción que se dibuja en la forma general
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-67.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Légende Fig. 62- Corte y espesor de las adjunciones
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-68.jpg
Fichier image/jpeg, 231k
Légende Fig. 63- Supuesta posición de un soporte
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-69.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
Légende Fig. 64- Cálculo del espesor de los soportes huecos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-70.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Légende Fig. 65- Suposición de espesor de los soportes huecos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-71.jpg
Fichier image/jpeg, 125k
Légende Fig. 66- Reconstitución parcial de formas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-72.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende Fig. 67- Cortes dibujados con la medida de los diámetros en cifras
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-73.jpg
Fichier image/jpeg, 89k
Légende Fig. 68- Utilización del tepalcatómetro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-74.jpg
Fichier image/jpeg, 303k
Légende Fig. 69- Medición de un tepalcate con inclinación de cuerpo hacia adentro del círculo de borde a partir del punto b
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-75.jpg
Fichier image/jpeg, 360k
Légende Fig. 70- Medición de un tepalcate con inclinación de cuerpo hacia adentro del círculo de borde a partir del punto b'
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-76.jpg
Fichier image/jpeg, 294k
Légende Fig. 71- Indicación de la medida del diámetro en el dibujo del tepalcate con su número
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-77.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Légende Fig. 72- Indicación de la medida del radio en el dibujo del tepalcate
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-78.jpg
Fichier image/jpeg, 33k
Légende Fig. 73- Representación corte-perfil de la medida del diámetro de la vasija
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-79.jpg
Fichier image/jpeg, 125k
Légende Fig. 74- Medición de un tepalcate con una inclinación de cuerpo hacia afuera del círculo de borde
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-80.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Légende Fig. 75- Tepalcate con un diámetro de cuerpc superior al medido a la altura de su fractura
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-81.jpg
Fichier image/jpeg, 130k
Légende Fig. 76- Varios esquemas de medición de tepalcates
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-82.jpg
Fichier image/jpeg, 297k
Légende Fig. 77- Disposición de los cortes de los tepalcates
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-83.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Légende Fig. 78- Comparación de medidas de diámetros de los tepalcates
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-84.jpg
Fichier image/jpeg, 83k
Légende Fig. 79- Alinear los planes de borde de los tepalcates
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-85.jpg
Fichier image/jpeg, 528k
Légende Fig. 80- Cómo presentar series de cortes de tepalcates: reorganización de una página (b)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-86.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Légende Fig. 81- Tepalcate con un borde pequeño
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-87.jpg
Fichier image/jpeg, 126k
Légende Fig. 82- Disposición de la vista exterior e interior de un tepalcate en relación a su corte
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-88.jpg
Fichier image/jpeg, 286k
Légende Fig. 83- Tepalcate sin orientación calculable
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-89.jpg
Fichier image/jpeg, 353k
Légende Fig. 84- Suposición de orientación de tepalcate
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-90.jpg
Fichier image/jpeg, 382k
Légende Fig. 85- Representación de tepalcates con pared de acusada divergencia o convergencia
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-91.jpg
Fichier image/jpeg, 830k
Légende Fig. 86- Placa de proyección de vidrio
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-92.jpg
Fichier image/jpeg, 153k
Légende Fig. 87- Bases y fondos decorados
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-93.jpg
Fichier image/jpeg, 606k
Légende Fig.l 88- Tepalcates complejos
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1015/img-94.jpg
Fichier image/jpeg, 291k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter