Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El dibujo arqueológico

 | 
Françoise Bagot

Agradecimientos

Texte intégral

1Escribí este libro como un homenaje a tantos asiduos dibujantes técnicos quienes, en el transcurso de los años, han ayudado a los arqueólogos en sus investigaciones, usando sus ojos, sus manos y su talento al servicio de la noble profesión de dibujante de objetos.

2Aunque en este manual aparecen tan sólo los trabajos de ocho de ellos, número limitado por el hecho de que utilicé casi exclusivamente los dibujos reproducidos en las publicaciones de mi centro de investigaciones, pensando en ellos me dedico a relatar, con esmero y minucia, las tan variadas habilidades que se necesitan para ejercer este oficio. Me parecía importante realizar un manual fácil de consultar, que serviría lo mismo para los aprendices de dibujantes que para los arqueólogos deseosos de ilustrar ellos mismos sus estudios, manual que nunca habia yo encontrado en el transcurso de mis largos años de dedicación a esta profesión.

3Estudié el dibujo desde niña. Mi padre fue mi maestro en esos primeros años de aprendizaje y pronto tomé la determinación de ser artista-pintora, para lo cual seguí una carrera clásica de arte en diferentes Academias de la ciudad de París y en la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas. Sin embargo este largo recorrido por talleres y academias no hizo de mí una dibujante científica, aunque mi especialización en la técnica del grabado a buril a partir de 1978 me ayudó bastante.

4Debo a la paciencia sin límites de Henri Humbert, director del Laboratorio de Fanerógamas del Museo Nacional de Historia Natural de París, en los años 1962, haber podido realizar cada vez mejor mis primeras láminas de dibujos de plantas, con regulares trazos a tinta y buenas observaciones en el microscopio; a la exigencia de Robert Hoffstetter, investigador del Laboratorio de Paleontología del mismo Museo, cuando realizaba la supervisión de mis dibujos de huesos, el haber comprendido que esos dibujos necesitan gran precisión, dominio en la mano y agudeza en los ojos. Enriquecía entonces este saber dibujando piezas de lítica para Bernard Champault, gran maestro en el estudio de las tallas, para el que realizaba trabajos en el Museo del Hombre. Por medio del señor Champault conocí al profesor Guy Stresser-Péan quien buscaba en estas fechas (1965) un dibujante profesional para la nueva Misión Arqueológica y Etnológica Francesa que acababa de crear en México. Se perfilaba entonces mi futuro mexicano y mi oportunidad de conocer las culturas mesoame-ricanas, al dibujar cerámica, figurillas, lítica, esculturas y objetos etnológicos en esta nueva Misión. Agradezco los buenos consejos y las enseñanzas que no dejaron nunca de proporcionarme Claude y Guy Stresser-Péan. Agradezco también a todos los arqueólogos para quienes trabajé después la gentileza que siempre me demostraron cuando les pedí alguna información: Alain Ichon, Pierre Becquelin, Claude F Baudez quien escribió el acertado y bello prólogo de este libro, Dominique Michelet, Eric Taladoire, Charlotte Arnauld, Patricia Carot, Brigitte Faugère-Kalfon; doy gracias sobre todo a Marie-France Fauvet-Berthelot, pues sin su insistente entusiasmo tal vez no hubiera podido llevar a cabo tan dedicada investigación, y además fue ella quién releyó la primera versión de la obra con mucha dedicación.

5Agradezco a Thomas Calvo, director del Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, su apoyo para la publicación de este libro, el cual fue financiado, con la mediación de este Centro, por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia.

6Así mismo doy las gracias a la arqueóloga mexicana Nelly Silva por la minuciosa lectura técnica final; ella subrayó ciertos puntos esenciales que tenían que precisarse o modificarse.

7Juan Domingo Argüelles hizo la correción de estilo del español, gracias. Vaya mi reconocimiento también a aquellos colaboradores del cemca que me ayudaron y aconsejaron: Rodolfo Ávila, quien realizó parte de los dibujos que se reproducen en el libro y quien hizo las impresiones de las fotografías, de las cuales Victor Lagarde había hecho los negativos; Concepción Asuar por sus consejos sobre estilo y vocabulario; Joëlle Gaillac, por su preparación editorial.

8Por fin, mil gracias a Zalathiel Vargas, mi esposo, quien releyó el texto y observó las ilustraciones con la atención de un público no especializado, pero con la agudez de un artista-pintor, recalcando las incongruencias o esclareciendo varios puntos, dándome siempre su apoyo y consejos de diseño.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter