Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Études d’histoire économique et sociale

Epigrafía romana de la provincia de Ávila: actualización y síntesis

María del Rosario Hernando Sobrino

Texte intégral

  • 1 A efectos de cómputo, excluimos los trece documentos correspondientes a epígrafes falsos y a texto (...)

1El primer rasgo que aún destaca en el conjunto epigráfico de la provincia de Ávila es, sin duda alguna, la acusada concentración espacial de los documentos; en efecto, pese a la diversificación advertida en el mapa de dispersión de hallazgos en estos últimos años, lo cierto es que los epígrafes proceden de modo mayoritario de dos núcleos fundamentales: la propia capital y Postoloboso, en Candeleda, donde se localizan, respectivamente, 121 y 20 del total de los 168 testimonios aprovechables del registro1 (fig. 1). No se trata de un dato irrelevante pues, aunque casual, esta concentración condicionará cuantas estadísticas y ulteriores conclusiones puedan extraerse del estudio del conjunto, ya que los porcentajes y tendencias resultantes estarán siempre dominados por la peculiar y marcada personalidad de los textos de ambos núcleos.

Fig. 1. Distribución de los epígrafes por localidades.

  • 2 M. Gómez Moreno (1983, 29-30), que visitó la capital en el año 1900, antes de la desafortunada lim (...)

2También conviene tener presente, antes de seguir adelante, que las características del material en que están realizados los epígrafes –granito local, de grano muy grueso y fácil disgregación – provocan no pocos problemas de lectura. En el caso de la capital, donde la mayor parte de la documentación forma parte de la muralla medieval, a las dificultades de lectura asociadas al granito deben unirse, además, las derivadas de la erosión provocada por los agentes atmosféricos y por las labores de limpieza con arena a presión a que fue sometida la cerca a principios de la centuria pasada (fig. 2)2.

Fig. 2. Epígrafe del lienzo D (Ávila, ERav, 78).

  • 3 Abascal 1994, passim.
  • 4 Grupo Mérida 2003, passim.
  • 5 Véase, por ejemplo, el trato distintivo, específico, que se hace de la onomástica indígena de la p (...)

3Del mismo modo, es necesario destacar que si bien es innegable la presencia de elementos indígenas en el conjunto, especialmente en el ámbito onomástico, lo cierto es que los epígrafes abulenses –amén de estar redactados en latín– no tienen, ni en su forma ni en su estructura, nada de indígenas: la asunción de los modelos romanos es, desde esta perspectiva, un hecho consumado. No obstante, el “indigenismo” de la epigrafía de Ávila se ha asumido como un hecho inevitable, de tal suerte que, al abrigo de las ya mencionadas dificultades de lectura, se han aceptado nombres extraordinarios carentes de paralelos (extremo éste que puede comprobarse fácilmente en el catálogo de J. M. Abascal3, o en el más reciente Atlas antroponímico de la Lusitania romana4), se han tenido por falsos o sospechosos los epígrafes con mayor presencia de elementos específicamente romanos e, incluso, se han forzado lecturas de nombres indígenas allí donde la resolución de un nombre romano no planteaba ninguna dificultad aparente. Como consecuencia lógica de la aplicación de este claro prejuicio, la impresión de indigenismo y peculiaridad, lejos de matizarse, se ha visto ampliamente reforzada5.

Fig. 3. Distribución de los epígrafes según su contenido.

  • 6 Fernández Gómez 1986, 60 y 64, fig. 16, n° 1 y 404, fig. 251, n° 3 (= HEp 5, 1995, 41a-b = HEp 9, (...)
  • 7 Velázqueze 1989 (= 1989 (= HEp 3, 1993, 25 = ERAv, 167).

4Por último, creemos conveniente destacar que el marco cronológico de este conjunto es más amplio de lo que puede deducirse de los corpora de referencia editados hasta la fecha, en los que faltan los documentos que constituyen los límites del mismo. El margen superior, situado en el s. i a.C., viene marcado por dos grafitos sobre cerámica procedentes de las excavaciones del castro de El Raso de Candeleda6, cuyo abandono coincide con las campañas desarrolladas en la Meseta por Julio César; por su parte, el inferior se encuentra definido por un plomo con inscripción paleocristiana, que no visigoda, hallado en la zona de Ramacastañas, que nos remite a la primera mitad del s. v p.C.7

5Hechas estas puntualizaciones, a nuestro juicio necesarias, pasemos a analizar el carácter de la documentación (fig. 3).

Epigrafía votiva

6Es cierto que los numerosos altares dedicados a Vaelicus/Velicus en el santuario de Postoloboso ejercen un claro predominio sobre el conjunto, definiendo ya, por sí solos, la tendencia predominante en el mismo; pero no lo es menos que los hallazgos más recientes no vienen sino a confirmar dicha tendencia, dando buena muestra de la vitalidad de que gozaron los cultos indígenas en época romana, tanto en la propia capital, como en el resto del territorio provincial.

  • 8 El conjunto epigráfico de la iglesia de Narros del Puerto ha sido objeto de estudio por parte de R (...)
  • 9 El carácter netamente vetón de esta divinidad ha sido puesto de relieve en repetidas ocasiones por (...)
  • 10 Olivares 2002, 50.
  • 11 El aspecto actual de la calzada del Puerto del Pico obedece, efectivamente, a una reconstrucción r (...)

7Especialmente interesantes son, en este sentido, las dos aras dedicadas a Ilurbeda recientemente identificadas en la iglesia parroquial de la Asunción de Narros del Puerto8 (fig. 4 y 5). Por un lado, su hallazgo viene a ampliar el área de difusión del culto tributado a esta divinidad propia del pueblo vetón9, cuyo epicentro se viene situando de modo hipotético en el territorio salmantino10, en el que se localizaban los testimonios más orientales conocidos hasta la fecha. Por otro, puede abrir nuevas perspectivas de estudio en lo tocante al carácter y naturaleza última de esta diosa supra-local, aún por definir, porque en el mismo templo se han hallado también altares dedicados a los Lares Viales. La asociación podría parecer casual, pero la propia ubicación de la parroquia indica todo lo contrario: la iglesia de la Asunción se encuentra situada a las afueras de la localidad de Narros, en un altozano de indudable valor estratégico que controla el tráfico del Puerto de Menga –y por lo tanto el del Puerto del Pico– y el camino que comunica el primero con el Puerto de Villatoro; dicho de otro modo, dominando los pasos septentrionales de las dos grandes vías de comunicación de época romana que franquean la Sierra de Gredos11.

Fig. 4. Ara dedicada a llurbeda (Narros del Puerto, ERav, 133).

Fig. 5 Ara dedicada a llurbeda (Narros del Puerto, ERav, 130

  • 12 Este epígrafe fue dado a conocer por Mariné & Terés 1991, 68-69. Según nuestra lectura, adelantada (...)

8Igualmente destacable es el altar dedicado a Selicens rescatado en la capital, pues no sólo diversifica el carácter de la documentación de la ciudad de Ávila, eminentemente funerario, sino que da testimonio de una divinidad cuya existencia se desconocía12.

  • 13 CIL, II, 5861 (= ERAv, 5).

9Por el contrario, no hay posibilidad de deducir ningún dato añadido del epígrafe supuestamente dedicado al dios Togo, otra de las divinidades supra-locales del panteón de los vetones, pues se trata de un texto perdido cuya transmisión es obra del padre F. Fita a quien se deben, por lo tanto, la lectura y desarrollo del teónimo en los términos propuestos13.

  • 14 Fernández Gómez 1973, passim, e id. 1986, II, 879-906 (= LICS 96-109 = ERAv, 144-164).
  • 15 Lambrino 1951, en especial 97, 112 y 120-123; Blázquez 1962, 160.
  • 16 Fernández Gómez 1973,228-229, e id. 1986, II, 967-969.
  • 17 Véanse, por ejemplo, Encarnação 1988, 272-273, Calado 1996, 99-100, y los más recientes trabajos d (...)

10Del mismo modo, poco es lo que podemos añadir al respecto de Vaelicus, cuyo santuario y testimonios epigráficos han sido detalladamente estudiados por F. Fernández Gómez14. Todo lo más, destacar que, de tener que atribuir un único carácter a esta divinidad, parece que el infernal se perfila como el más probable; en este sentido parecen apuntar no sólo buena parte de los datos manejados, sino también su cada vez más respaldada identificación con Endouellicus, cuyo carácter ctónico o infernal fue sentado ya por S. Lambrino y J. Ma Blázquez, fundamentalmente15. La gran semejanza existente entre ambos teónimos ha sido fundamental a la hora de plantear dicha identificación y, pese a las reservas planteadas en su día por F. Fernández, para quien las diferencias en el número, calidad de las ofrendas y categoría social de los devotos, exigían cierta prudencia a la hora dar por válida tal identificación16, lo cierto es que hoy parece admitirse sin dudas17.

  • 18 Es el caso de Valerius Maternus (= CIL, II, 5861 = ERAv, 5), Marcia Helene (= LICS, 99 = ERAv, 146 (...)

11La estructura onomástica de los dedicantes que rindieron culto a estas divinidades revela que, de modo mayoritario, se trataba de individuos de condición peregrina, indígenas apegados a sus creencias ancestrales; sin embargo, no faltan entre estos devotos, especialmente en el santuario de Postoloboso, personajes que bien pudieran considerarse ciudadanos romanos18, lo que indicaría el amplio predicamento de que gozaron dichos dioses.

Fig. 6. Ara dedicada a los Lares Viales (Narros del Puerto, ERav, 132).

Fig. 7. Altar dedicado a Júpiter (Candeleda, ERav, 142).).

  • 19 LICS, 1 (= ERAv, 1) de Ávila capital, AvRo, II, 139 (= ERAv, 122) de Vicolozano, ERAv, 131 de Narr (...)
  • 20 LICS, 2 (=ERAv, 3).
  • 21 AvRo II, 156 (= ERAv, 132) y, posiblemente, AvRo II, 159 (= ERAv, 133).

12Afortunadamente, el número de testimonios relativos al culto ofrendado a los dioses del panteón romano ha aumentado en estas últimas décadas, contribuyendo así a mitigar el peso, y el consiguiente tono “indigenista”, del santuario de Vaelicus; sin embargo, estos testimonios siguen siendo proporcionalmente escasos y, además, nos remiten sin excepción a divinidades fácilmente asimilables con otras propias del sustrato, tales como Júpiter, las Ninfas y los Lares Viales. Los testimonios relativos a Júpiter conforman el grupo más nutrido, contando con cuatro epígrafes que se distribuyen por diferentes localidades de la provincia19; de todos ellos, sólo en el procedente de Vicolozano se registra la forma Iuppiter Optimus Maximus, mientras que en el altar de la capital se lee Deus Iuppiter. Por el contrario, las Nimphae cuentan con un único testimonio procedente de la capital20. Finalmente, el culto a los Lares Viales está documentado en dos aras procedentes de la ya mencionada iglesia parroquial de Narros del Puerto (fig. 6), lugar estrechamente relacionado con la red viaria de época romana en el que, efectivamente, estas divinidades compartieron espacio sagrado con Ilurbeda y Iuppiter21.

13A excepción de Ata Ambaticorum, que ofrece un altar a Júpiter en Candeleda (fig. 7), los dedicantes de estos monumentos presentan ya nombres de carácter latino, no indígena, aunque se trate de nombres únicos en la mayor parte de los casos: Iulius y Iulius Gaianus consagran sendas aras a Júpiter y a los Lares Viales en el más que presumible santuario de Narros del Puerto, mientras que, en la capital, Fuscinus y Montana dedican otros tantos monumentos a Júpiter y a las Ninfas, respectivamente.

Epigrafía dedicada a la familia imperial

  • 22 Hernando 1999, 531-532, 1 (= HEp 7, 1997, 21 = ERAv, 8).

14El conjunto epigráfico abulense cuenta con un único documento dedicado a los emperadores; se trata del testimonio relativo a Nerón hallado en la década de los 90 del pasado siglo en la ermita extramuros de Nuestra Señora de las Vacas, en la ciudad de Ávila (fig. 8). Se trata de un epígrafe excepcional, tanto si se considera en el contexto local, pues aporta un dato cronológico de gran relevancia para la historia de la capital castellana, como si se valora en un contexto general, ya que los documentos relacionados con este emperador son, por las razones históricas de todos conocidas, decididamente escasos22.

Fig. 8. Epígrafe dedicado a Nerón (Ávila, ERav, 8).

Miliarios

  • 23 Dados a conocer por Hernando Sobrino & Gamallo Barranco, e.p. (= ERAv, 140 y ERAv, 141). Su existe (...)

15Igualmente excepcionales son los dos miliarios recientemente identificados en la localidad de Narrillos de Álamo23, situada al suroeste de la provincia. Y lo son tanto por ser los únicos registrados en el territorio abulense, como por su propio lugar de hallazgo. En efecto, lejos de encontrarse en relación con el trazado de alguna de las dos grandes vías de comunicación que, de modo tradicional, se vienen considerando romanas, las ya mencionadas de los puertos del Pico y Villatoro (carentes ambas de confirmación epigráfica), estos miliarios se han encontrado en un sector en el que hasta ahora, que nosotros sepamos, no se ha reconocido tramo viario alguno.

16Moviéndonos en el terreno de la hipótesis, podría plantearse la existencia de un ramal que comunicase la vía del puerto de Villatoro con la calzada de la Plata; del mismo modo, y habida cuenta de la relativa proximidad entre esta última y el lugar de hallazgo de los miliarios, cabría contemplar la posibilidad de que éstos procedan de tierras salmantinas, aunque su desplazamiento precisaría confirmación y obligaría a determinar su verdadero lugar de origen (fig. 9 y 10).

Fig. 9. Miliario de Narrillos del Álamo (ERav, 140).

Fig. 10. Miliario de Narrillos del Álamo (ERav, 141).

Inscripciones funerarias

17Las inscripciones de carácter funerario, que constituyen el grueso de la documentación epigráfica de la provincia, se concentran de modo mayoritario en la propia ciudad de Ávila, de la que proceden 86 testimonios; sin embargo debe destacarse que, con independencia de su lugar de hallazgo, y salvando incluso la barrera geográfica del Sistema Central, todos los epígrafes hallados hasta la fecha conforman un corpus homogéneo. No se advierten, en efecto, diferencias notables en lo tocante a su contenido, estructura y apariencia formal, de modo que las conclusiones son válidas para todo el conjunto.

  • 24 CIL, II, 3050 (= ERAv, 9).
  • 25 LICS, 4 (= ERAv, 10).
  • 26 Nos referimos al hermano del emeritense, del que sólo conocemos su cognomen, Erophilus, a L. Ae(mi (...)

18De formulación extremadamente sencilla, el estudio de estos textos no permite aislar otro sector de población que el correspondiente a la masa de individuos libres no pertenecientes a los ordines. No hay constancia de miembros del ordo decurional, ni tampoco testimonios referentes a individuos pertenecientes al ejército; de hecho, apenas si se documentan ciudadanos romanos: sólo Q. Coronius Barbatus, abulense24, y C. Munatius Modestus, emeritense (fig. 11)25, lo son sin lugar a dudas, pues incluyen en su sistema onomástico la adscripción a una tribu (Quirina y Papiria respectivamente); junto a ellos quizá haya que considerar media docena más de individuos26, aunque, en casos, el carácter fragmentario de los textos impide afirmar este extremo.

Fig. 11. Epitafio de C. Munatius Modestus (Ávila, ERav, 10).

  • 27 LICS, 16 (= ERAv, 20), LICS, 46 (= ERAv, 48) y LICS, 55 (= ERAv, 62), respectivamente.
  • 28 Dicha situación se produce en las comunidades poseedoras del ius Latii, en las que, para facilitar (...)

19Nepos, Crispianus y [---] cinus son los antiguos dueños de los tres únicos libertos registrados en el conjunto27. Dada la estructura onomástica que portan estos libertos –nombre único e indígena (Alionnus y Mustarus, el tercero se ha perdido), seguido del nombre único del patronus y la mención de libertus–, podríamos considerar que se trata de libertos de peregrini, situación cuya existencia viene siendo defendida por M. Navarro Caballero y J.-P. Bost28.

  • 29 A este respecto puede consultarse HEp 8, 1998, 6, en el que se presenta, de modo resumido, la bibl (...)
  • 30 Ricci 1992, 121.
  • 31 El epígrafe sólo se conoce por tradición manuscrita y ésta registra, además de la propuesta, otras (...)

20El epígrafe funerario destinado a honrar la memoria del ya citado Q. Coronius Barbatus constituye, sin lugar a dudas, uno de los más valiosos documentos históricos del conjunto, ya que en este individuo se dan cita la adscripción a la tribu Quirina y la origo Auelensis, lo que permite afirmar que la ciudad de Ávila se benefició de la concesión del derecho latino en época flavia (fig. 12). Despejadas ya, en nuestra opinión, las dudas al respecto de su autenticidad29, es éste el único testimonio que permite afirmar tal extremo pues, pese a la opinión favorable de C. Ricci30, la lectura de CIL, VI, 2490 –inscripción funeraria realizada en memoria de L. Cornelius Firmianus Q (ui) r (ina) Auila ueteranus c [o] ho(rtis) III Pr(aetoriae)– dista de ser unánime en lo tocante a la indicación de origo31.

Fig. 12. Epitafio de Q. Coronius Barbatus (Avila, ERav, 9).

21Son por lo tanto mayoritarios los individuos de condición peregrina, personajes cuya estructura onomástica está compuesta por un nombre único, indígena o latino, seguido o no por el patronímico en genitivo (y, en caso positivo, acompañado por la abreviatura correspondiente: filius/filia) y completado, en 27 ocasiones, por un genitivo de plural, es decir, por una organización de carácter suprafamiliar.

  • 32 Salinas de Frías 1994,295-296; en el mismo sentido, y para el ámbito de la Lusitania romana en su (...)
  • 33 LICS, 39 (= ERAv, 43).
  • 34 LICS, 22 (= ERAv, 27), LICS, 18 (= ERAv, 35) y LICS, 6 (= ERAv, 12), respectivamente.
  • 35 LICS, 22 (= ERAv, 27).
  • 36 LICS, 8 (= ERAv, 15).

22Como ya señalase M. Salinas32, la adopción de la antroponimia de carácter latino por parte de los individuos de condición jurídica peregrina puede presentar formas diversas, de suerte que podemos encontrar utilizados como nombre único no sólo antropónimos que eran, en origen, cognomina (Amoena, Annianus, Cassia, Celsus, Cosconianus, Decuma, Fuscinus, Longinus, Modestus, Priscus, Rufinus, Surus, Vernaculus o Vetto), sino también antiguos praenomina (como Lucius33) y nombres cuya función originaria era la de nomina (así Antonius, Cassia y Annius y Domitius34). La evolución lógica del proceso de latinización onomástica explica que los nombres indígenas aparezcan como patronímicos, mientras que los nombres latinos lo hagan en posición de nombre único: así, por ejemplo, en el epitafio de Antonius Dangeti f (ilius) (fig. 13)35; sin embargo, no faltan en este conjunto testimonios en que se registre el caso inverso, aquél en el que el hijo presenta un nombre indígena y el padre un nombre latino: así, por ejemplo, Cauces Coironiq(um) Auiti (filius) (fig. 14)36.

  • 37 LICS, 42 (= ERAv, 44), LICS, 19 (= ERAv, 11), LICS, 11 (= ERAv, 17), LICS, 37b (= ERAv, 40b), LICS (...)
  • 38 LICS, 9 (= ERAv, 16) y LICS, 20 (= ERAv, 25).
  • 39 LICS, 16 (= ERAv, 20), LICS, 15 (= ERAv, 21) y HEp 8, 1998,7 (= ERAv, 129).
  • 40 LICS, 46 (= ERAv, 48).
  • 41 LICS, 37a (= ERAv, 40a).
  • 42 LICS, 26 (= ERAv, 30).
  • 43 LICS, 37b (= ERAv, 40b).
  • 44 LICS, 97 (= ERAv, 144).
  • 45 LICS, 42 (= ERAv, 44) y LICS, 40 (= ERAv, 45).
  • 46 LICS, 29 (= ERAv, 33) y LICS, 49 (= ERAv, 50).
  • 47 LICS, 49 (= ERAv, 50), AvRo II, 159 (= ERAv, 133) y CIL, II, 3053 (= ERAv, 171).
  • 48 LICS, 42 (= ERAv, 44).

23Buena parte de los antropónimos indígenas registrados en la provincia de Ávila, algunas de cuyas lecturas pueden resultar inseguras en ocasiones, carece de paralelos en la epigrafía peninsular: ello es así en el caso de nombres tales como Cuttira, Tibira, Vaelcius, Aelcius, Argatus, Cadanus y Elciamus, Monoua y Titalus37. De entre los antropónimos que cuentan con paralelos, algunos, tales como Acca38 y Alionnus39, parecen remitirnos al área celtíbera, mientras que otros parecen vincularse al territorio astur, como Mustarus40 y Equaesus41; sin embargo, la mayor parte de los que figuran en la nómina de la epigrafía abulense son característicos, como no podría ser de otra manera, del ámbito lusitano-vetón: así Arquius42, Arrena43, Boutius44, Matugenus45, Magilo46, Reburrus47, Tancinus48, y un largo etcétera.

Fig. 13. Inscripción funeraria del lienzo O (Ávila, ERav, 27).

Fig. 14. Epitafio múltiple (Ávila. ERav, 15).

  • 49 Estos cinco son AvRo II, 159 (= ERAv, 133) y AvRo II, 158 (= ERAv, 134), de Narros del Puerto, y(...)
  • 50 Al lado de cada nombre figura, entre paréntesis, el número de epígrafes en que se encuentra consta (...)
  • 51 LICS, 33 (= ERAv, 55) y LICS, 70 (= ERAv, 69).
  • 52 LICS, 23 (= ERAv, 28) y LICS, 42 (= ERAv, 44), epígrafes de carácter funerario procedentes de la c (...)
  • 53 González Rodríguez 1986, 37-41.

24Como ya hemos adelantado, los genitivos de plural completan la onomástica personal en 27 ocasiones; se trata de 18 nombres distintos que se reparten en 26 epígrafes, 18 de ellos de la propia capital, de los cuales 22 son de carácter funerario y los cinco restantes de carácter votivo49: Ael[cio]cum (1), Ambaticum-Ambaticorum (2), Arauiaqum (1), Areinicum (1), Bedaciqum (1), Caburateiqum (2), Caburoniqum (2), Calaetiqum-Calaeticum (3), Caraeciqum-Caraecicum (2), Coironiqum (1), Crastunicum (1), Cutamiqum (1), Dobitericum (1), Letondiqum (1), M [e] netquiqum? (1), Matugeniqum (1), Mentouiequm (1), Pintolanqum (2?)50; a este listado deben sumarse dos nombres más que no se han podido restituir [---] oniqum y [---] culanqum51. Se trata de genitivos de plural en – um formados a partir de antropónimos indígenas, antropónimos que de modo mayoritario se encuentran atestiguados en el mismo territorio abulense (Aelcius, Ambatus, Cabura, Dobiterus, Matugenus, etc.) y que, incluso, llegan a darse cita en un mismo individuo: así Araus Arauiaq(um) y Matugenus Matugeniq(um)52. Por lo que respecta a las fórmulas onomásticas en que se integran, los testimonios abulenses que se conservan completos se ciñen de modo preferente a dos de los tipos establecidos por Ma C. González53: el tipo C, compuesto por Nombre Personal + Genitivo + Genitivo del Nombre del Padre + filius [+ Ciuitas, opcional], al que corresponden 9 casos, y el tipo A, simple o ampliado, integrado por Nombre Personal + Genitivo [+ Ciuitas], al que pertenecen 10.

  • 54 LICS, 6 (= ERAv, 12), LICS, 7 (= ERAv, 14) y LICS, 8 (= ERAv, 15).
  • 55 Véase LICS, 7 (= ERAv, 14).
  • 56 La vinculación de ciertos genitivos de plural con la ciudad de Vxama y la posibilidad de que tal v (...)

25Sin entrar a valorar la significación que debe a otorgarse a estos grupos, que excede con mucho el objetivo de esta comunicación, creemos conveniente destacar algunos datos: primero, que los epígrafes abulenses que contienen estos genitivos de plural, en su mayor parte correspondientes, como dijimos, a inscripciones de carácter funerario, se datan de modo preferente en el s. i p.C.; segundo, que en tres de los casos se trata de individuos oriundos de ciudades de la Celtiberia54; tercero, que a esa misma región nos remiten bien algunos de los antropónimos que sirven de base a los genitivos de plural (tales como Crastuno, estrechamente vinculado con Vxama55), bien los propios genitivos (así Bedacicum y Letondicum, todos ellos atestiguados en la epigrafía soriana o relacionados con individuos originarios de su territorio)56.

  • 57 LICS, 7 (= ERAv, 14) y LICS, 8 (= ERAv, 15).
  • 58 LICS, 6 (= ERAv, 12) y LICS, 5 (= ERAv, 13).
  • 59 LICS, 19 (= ERAv, 11).
  • 60 LICS, 8 (= ERAv, 15).

26A estos datos debe unirse el hecho de que los testimonios relativos a personajes de procedencia foránea documentados en la capital remiten al mismo ámbito geográfico. En efecto, a excepción del ya mencionado epígrafe correspondiente al ciudadano emeritense, cuya presencia en la ciudad admite diversas explicaciones, las restantes indicaciones de origo registradas nos conducen casi sin excepción al conuentus Cluniensis: cuatro se vinculan con Vxama (Burgo de Osma, Soria57), dos con Termes (Montejo de Tiermes, Soria58) y uno más, aunque su lectura sea un tanto insegura, con Rauda (Roa, Burgos59). Completa el conjunto un individuo procedente de Cauca, que figura como dedicante del epígrafe en el que se honra la memoria de tres de los cuatro uxamenses registrados60.

  • 61 Gómez-Pantoja 1999, passim, e id. 2001, passim. El autor ya había mostrado sus dudas al respecto d (...)
  • 62 Así Hoyos Sainz 1947, 297.
  • 63 No tenemos constancia de que la vía del puerto de Villatoro siga siga canalizando este tipo de trá (...)

27Resulta extremadamente difícil determinar qué tipo de posibilidades laborales ofrecía a estos inmigrantes la ciudad de Ávila, identificar el ámbito que alimentaba semejante atracción. No obstante, consideramos altamente probable la hipótesis que en estos últimos años viene defendiendo J. Gómez-Pantoja61, según la cual es posible relacionar la dispersión de los clunienses con el pastoreo a larga distancia y la trashumancia, actividad pecuaria que explicaría tanto los puntos comunes existentes entre la Celtiberia y el interfluvio Tajo-Guadiana, como la presencia de emigrantes procedentes de la primera en las diferentes etapas de las rutas que unen las comarcas de origen con las de destino. La hipótesis se acomoda a la perfección al caso abulense, pues la capital se encuentra situada –y no falta quien relacione con ello su propio origen62– en el punto de unión de las dos vías de origen romano mencionadas supra, esto es, la del Puerto del Pico y la del Puerto de Villatoro. Ambas vías han sido, y la del Pico aún lo es63, rutas de tráfico ganadero, pasos obligados en los desplazamientos estacionales entre los pastos de invierno, al sur del Sistema Central, y los pastos de verano, al norte del mismo.

  • 64 AvRo II, 158 (= ERAv, 134).
  • 65 LICS, 109 (= ERAv, 164).

28En este mismo sentido, conviene recordar el emplazamiento de los dos santuarios de época romana identificados en el territorio abulense, pues ambos se encuentran en inmejorable posición con respecto al paso ganadero tradicional que se abre en la Sierra de Gredos y canaliza el tráfico hacia tierras cacereñas: uno en la vertiente norte, el de Narros del Puerto, y otro en la sur, el de Postoloboso, en Candeleda; la conexión entre ambos lugares viene, además, avalada por la concurrencia de la antroponimia: Atta Lugua Caraecicum, esposa de Ebureinius, dedica un ara en Narros del Puerto64 (fig. 15), mientras que en Postoloboso Ebureinius Caraeciqum, hijo de Curundus, consagra un altar a Vaelicus65 (fig. 16).

Fig. 15. Altar dedicado por Atta Lugua (Narros del Puerto, ERav, 134).

Fig. 16. Altar dedicado por Ebureinius (Narros del Puerto, ERav, 134).

29La afluencia de gentes procedentes del conuentus cluniense en la capital, así como la presencia de antropónimos de raigambre celtíbera en el registro epigráfico del conjunto de la provincia, sugieren relaciones continuas y frecuentes, por lo que requieren una explicación similar: la trashumancia anual y estacional se aviene perfectamente.

  • 66 Mangas 1971, 61.

30Para finalizar este sucinto repaso, cabe destacar que el registro epigráfico abulense es muy parco en testimonios en los que se haga mención expresa de individuos de condición servil; descartado el caso de ERAv, 17, en el que se ha venido suponiendo la presencia de un esclavo, no hay más datos que los relativos a los libertos que hemos mencionado en las líneas precedentes. Pese a su escasa significación numérica, estos testimonios responden a la tónica observada por J. Mangas para el área occidental de la Meseta, en la que predominan los esclavos de origen indígena66.

Notes

1 A efectos de cómputo, excluimos los trece documentos correspondientes a epígrafes falsos y a textos modernos que alguna vez se tuvieron por romanos, así como los siete que obedecen a la tradición manuscrita y cuya lectura e identificación no ofrecen suficientes garantías.

2 M. Gómez Moreno (1983, 29-30), que visitó la capital en el año 1900, antes de la desafortunada limpieza, escribió lo que sigue al respecto de las inscripciones reaprovechadas en la muralla: “Su estudio resulta penoso e inseguro, porque estando muy en alto las más de ellas, y todas corroídas por la intemperie, ni se pueden calcar bien ni leerse sino en momentos favorables del paso del sol”.

3 Abascal 1994, passim.

4 Grupo Mérida 2003, passim.

5 Véase, por ejemplo, el trato distintivo, específico, que se hace de la onomástica indígena de la provincia de Ávila en Gorrochategui & Vallejo 2003, 362.

6 Fernández Gómez 1986, 60 y 64, fig. 16, n° 1 y 404, fig. 251, n° 3 (= HEp 5, 1995, 41a-b = HEp 9, 1999, 84 = ERAv, 165 y ERAv, 166).

7 Velázqueze 1989 (= 1989 (= HEp 3, 1993, 25 = ERAv, 167).

8 El conjunto epigráfico de la iglesia de Narros del Puerto ha sido objeto de estudio por parte de Rodríguez Almeida en la reciente reedición de su Ávila Romana, si bien no registra todas las piezas que lo integran y no identifica el teónimo que aquí nos ocupa en ninguno de los casos en que aparece (véanse AvRo II, 157 y AvRo II, 159). El mismo conjunto, ya completo y con nuevas lecturas, puede encontrarse en Hernando Sobrino & Gamallo Barranco 2004, así como en ERAv, 130-138.

9 El carácter netamente vetón de esta divinidad ha sido puesto de relieve en repetidas ocasiones por Olivares Pedreño 2000-2001, en especial 249-250, e id. 2001, en particular 62-65.

10 Olivares 2002, 50.

11 El aspecto actual de la calzada del Puerto del Pico obedece, efectivamente, a una reconstrucción realizada en la década de los 60 del siglo pasado; no obstante, y pese a la parquedad de las fuentes históricas al respecto (Mariné 1990, passim), el origen romano de la vía es indudable (Arenillas 1975, passim; Ferrándiz et al. 1990, passim).

12 Este epígrafe fue dado a conocer por Mariné & Terés 1991, 68-69. Según nuestra lectura, adelantada en HEp 9, 1999, 73, su texto podría entenderse del modo siguiente: Selicens(i)/ aram po(suit)/Arrena /[---]++[---] (véase ERAv, 4).

13 CIL, II, 5861 (= ERAv, 5).

14 Fernández Gómez 1973, passim, e id. 1986, II, 879-906 (= LICS 96-109 = ERAv, 144-164).

15 Lambrino 1951, en especial 97, 112 y 120-123; Blázquez 1962, 160.

16 Fernández Gómez 1973,228-229, e id. 1986, II, 967-969.

17 Véanse, por ejemplo, Encarnação 1988, 272-273, Calado 1996, 99-100, y los más recientes trabajos de Bonnaud 2002a, 79-80, y Olivares 2002, 230-231.

18 Es el caso de Valerius Maternus (= CIL, II, 5861 = ERAv, 5), Marcia Helene (= LICS, 99 = ERAv, 146), Sentia [---] (= LICS, 101 = ERAv, 148) e [---]ius Celer (= LICS, 106 = ERAv, 152).

19 LICS, 1 (= ERAv, 1) de Ávila capital, AvRo, II, 139 (= ERAv, 122) de Vicolozano, ERAv, 131 de Narros del Puerto y ERAv, 142 de Candeleda (cuya editio princeps es obra de Fabián & Mariné 2000, 123-124, 2).

20 LICS, 2 (=ERAv, 3).

21 AvRo II, 156 (= ERAv, 132) y, posiblemente, AvRo II, 159 (= ERAv, 133).

22 Hernando 1999, 531-532, 1 (= HEp 7, 1997, 21 = ERAv, 8).

23 Dados a conocer por Hernando Sobrino & Gamallo Barranco, e.p. (= ERAv, 140 y ERAv, 141). Su existencia nos fue comunicada por D. Javier García Gadea, responsable del lapidario del Museo de Ávila, a quien, desde aquí, queremos expresar nuestra gratitud.

24 CIL, II, 3050 (= ERAv, 9).

25 LICS, 4 (= ERAv, 10).

26 Nos referimos al hermano del emeritense, del que sólo conocemos su cognomen, Erophilus, a L. Ae(milius) Censo(rinus) (= LICS, 10 = ERAv, 18), a Q. Aurel[ius---] (= LICS, 11 = ERAv, 17), a Attia Balaisa (= LICS, 12 = ERAv, 32), a Munatia [---] (= LICS, 43 = ERAv, 47) y a M(---) S(---) S(---) (= LICS, 53 = ERAv, 51). El epígrafe registrado en CIL, II, 3053 (= ERAv, 171), en el que se consignan dos personajes que, habida cuenta de su nomenclatura (Caecilia Vacaena? y T. Sempronius Reburrus), podrían ser también ciudadanos romanos, debe ser considerado con suma prudencia pues si su transmisión se debe a Jerónimo Román de la Higuera, es más que probable que escondan simples nombres indígenas convenientemente maquillados.

27 LICS, 16 (= ERAv, 20), LICS, 46 (= ERAv, 48) y LICS, 55 (= ERAv, 62), respectivamente.

28 Dicha situación se produce en las comunidades poseedoras del ius Latii, en las que, para facilitar la relación entre los ciudadanos romanos y los peregrinos, se respetaron y reconocieron las situaciones jurídicas precedentes (Navarro Caballero & Bost 2003, 417).

29 A este respecto puede consultarse HEp 8, 1998, 6, en el que se presenta, de modo resumido, la bibliografía relativa a la discusión sobre la autenticidad de este epígrafe.

30 Ricci 1992, 121.

31 El epígrafe sólo se conoce por tradición manuscrita y ésta registra, además de la propuesta, otras dos variantes en la lectura de la origo. Nuestras dudas al respecto de la validez de este testimonio fueron expresadas en Hernando Sobrino 2001, 714-716.

32 Salinas de Frías 1994,295-296; en el mismo sentido, y para el ámbito de la Lusitania romana en su conjunto, Navarro Caballero & Bost 2003,413-414.

33 LICS, 39 (= ERAv, 43).

34 LICS, 22 (= ERAv, 27), LICS, 18 (= ERAv, 35) y LICS, 6 (= ERAv, 12), respectivamente.

35 LICS, 22 (= ERAv, 27).

36 LICS, 8 (= ERAv, 15).

37 LICS, 42 (= ERAv, 44), LICS, 19 (= ERAv, 11), LICS, 11 (= ERAv, 17), LICS, 37b (= ERAv, 40b), LICS, 24 (= ERAv, 29), LICS, 30 (= ERAv, 34), LICS, 34 (= ERAv, 38), LICS, 38 (= ERAv, 42), LICS, 44/45 (= ERAv, 46) y LICS, 50 (= ERAv, 52), respectivamente.

38 LICS, 9 (= ERAv, 16) y LICS, 20 (= ERAv, 25).

39 LICS, 16 (= ERAv, 20), LICS, 15 (= ERAv, 21) y HEp 8, 1998,7 (= ERAv, 129).

40 LICS, 46 (= ERAv, 48).

41 LICS, 37a (= ERAv, 40a).

42 LICS, 26 (= ERAv, 30).

43 LICS, 37b (= ERAv, 40b).

44 LICS, 97 (= ERAv, 144).

45 LICS, 42 (= ERAv, 44) y LICS, 40 (= ERAv, 45).

46 LICS, 29 (= ERAv, 33) y LICS, 49 (= ERAv, 50).

47 LICS, 49 (= ERAv, 50), AvRo II, 159 (= ERAv, 133) y CIL, II, 3053 (= ERAv, 171).

48 LICS, 42 (= ERAv, 44).

49 Estos cinco son AvRo II, 159 (= ERAv, 133) y AvRo II, 158 (= ERAv, 134), de Narros del Puerto, y AvRo II, 144 (= ERAv, 142), LICS, 97 (= ERAv, 144) y LICS, 98 (= ERAv, 145), del santuario de Postoloboso en Candeleda.

50 Al lado de cada nombre figura, entre paréntesis, el número de epígrafes en que se encuentra constatado.

51 LICS, 33 (= ERAv, 55) y LICS, 70 (= ERAv, 69).

52 LICS, 23 (= ERAv, 28) y LICS, 42 (= ERAv, 44), epígrafes de carácter funerario procedentes de la capital abulense.

53 González Rodríguez 1986, 37-41.

54 LICS, 6 (= ERAv, 12), LICS, 7 (= ERAv, 14) y LICS, 8 (= ERAv, 15).

55 Véase LICS, 7 (= ERAv, 14).

56 La vinculación de ciertos genitivos de plural con la ciudad de Vxama y la posibilidad de que tal vinculación indique que los grupos suprafamiliares tuvieron en origen un ámbito de difusión geográfica restringido ha sido puesta de relieve por J. Gómez-Pantoja (Gómez-Pantoja 1996, especialmente 87-89).

57 LICS, 7 (= ERAv, 14) y LICS, 8 (= ERAv, 15).

58 LICS, 6 (= ERAv, 12) y LICS, 5 (= ERAv, 13).

59 LICS, 19 (= ERAv, 11).

60 LICS, 8 (= ERAv, 15).

61 Gómez-Pantoja 1999, passim, e id. 2001, passim. El autor ya había mostrado sus dudas al respecto de las explicaciones barajadas hasta la fecha en un trabajo precedente: Gómez-Pantoja 1998, passim. Con respecto a la trashumancia en la Hispania antigua puede consultarse también Salinas 1999b.

62 Así Hoyos Sainz 1947, 297.

63 No tenemos constancia de que la vía del puerto de Villatoro siga siga canalizando este tipo de tráfico, pero de su pasada importancia dan cuenta tanto su nombre como, sobre todo, el del puerto que kilómetros más al Sur comunica con la provincia de Cáceres: Tornavacas.

64 AvRo II, 158 (= ERAv, 134).

65 LICS, 109 (= ERAv, 164).

66 Mangas 1971, 61.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Distribución de los epígrafes por localidades.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende Fig. 2. Epígrafe del lienzo D (Ávila, ERav, 78).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 250k
Légende Fig. 3. Distribución de los epígrafes según su contenido.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 131k
Légende Fig. 4. Ara dedicada a llurbeda (Narros del Puerto, ERav, 133).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 249k
Légende Fig. 5 Ara dedicada a llurbeda (Narros del Puerto, ERav, 130
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 201k
Légende Fig. 6. Ara dedicada a los Lares Viales (Narros del Puerto, ERav, 132).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 225k
Légende Fig. 7. Altar dedicado a Júpiter (Candeleda, ERav, 142).).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 210k
Légende Fig. 8. Epígrafe dedicado a Nerón (Ávila, ERav, 8).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Légende Fig. 9. Miliario de Narrillos del Álamo (ERav, 140).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 205k
Légende Fig. 10. Miliario de Narrillos del Álamo (ERav, 141).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 142k
Légende Fig. 11. Epitafio de C. Munatius Modestus (Ávila, ERav, 10).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 221k
Légende Fig. 12. Epitafio de Q. Coronius Barbatus (Avila, ERav, 9).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Légende Fig. 13. Inscripción funeraria del lienzo O (Ávila, ERav, 27).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 287k
Légende Fig. 14. Epitafio múltiple (Ávila. ERav, 15).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 329k
Légende Fig. 15. Altar dedicado por Atta Lugua (Narros del Puerto, ERav, 134).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 295k
Légende Fig. 16. Altar dedicado por Ebureinius (Narros del Puerto, ERav, 134).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/990/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 218k

Auteur

Université Complutense de Madrid

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540