Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Les villes de la vallée du Douro à l’Époque romaine

Crecimiento urbano, abastecimiento de agua y territorio en Uxama Argaela

Carmen García Merino

Texte intégral

1La ciudad de Uxama era un viejo núcleo de población cuando en 597 el primer episcopus Oxomensis conocido documentalmente suscribía las actas de un Concilio, pues casi un milenio antes el río Ucero en Portuguí corría ya junto a las tumbas de los primeros uxamenses. La abundancia en recursos del lugar y su situación en una encrucijada de caminos naturales determinaron su larga vida y su preeminencia en la zona a partir de la etapa tardoceltibérica.

2La larga vida de Uxama –duró un milenio: del siglo iv a.C. al viii p.C.–, se inició en la segunda Edad del Hierro como establecimiento celtibérico del grupo arévaco. De este oppidum, cuyo emplazamiento coincide con parte del núcleo de época romana, sólo se conocen por ahora algunos restos de habitación semi-rupestres y dos necrópolis celtibéricas, una al norte y otra al sur del Alto del Castro.

3Durante el Alto Imperio y particularmente en el siglo i, Uxama experimentó un notable desarrollo visible en la expansión urbana (c. 60 ha en el Alto del Castro) y en la aparición de algunos barrios periféricos al norte y al este. El desarrollo urbano, la monumentalización y la promoción de la ciudad al estatuto de municipio romano corrieron parejos. Como consecuencia de ello se desarrolló en el siglo i un amplio programa constructivo y de transformación y expansión urbana en un proceso similar al que se estaba operando en otras ciudades arévacas, como Clunia y Termes.

4Monumentalización y más temprana cultura epigráfica son precisamente los rasgos que diferencian a las ciudades romanas del este del valle del Duero de las del centro. En ello debieron influir la más temprana intervención de Roma en el alto Duero y una estrecha relación con el valle del Ebro. Y, sin duda, un factor decisivo en el proceso de romanización tuvo que ser el papel integrador que jugaron las clientelas surgidas entre las minorías rectoras locales con ocasión de las guerras civiles.

  • 1 García Merino 1986; ead. 1987, 103.

5La estipendiaria Uxama parece comportarse muy pronto como un municipio aunque todavía no haya constancia epigráfica expresa de esa temprana condición estatutaria. Es muy posible que en tiempos de Tiberio le fuese concedida la ciudadanía, como podría indicar el hecho de que dedicara una inscripción a la Pietas Augusta (una de las virtudes de Tiberio) y a Germánico, a la muerte de éste el año 19 p.C. Seguramente la dedicatoria iba colocada en un monumento honorífico decorado con relieves de armas1 similares a los de Clunia, según un senadoconsulto que obligaba a todos los municipios y colonias del territorio romano a determinadas honras fúnebres por el príncipe fallecido. Los uxamenses, una vez alcanzada la ciudadanía romana, fueron inscritos en la tribu Galeria.

6En el Bajo Imperio, la ciudad se amuralló, reduciendo su superficie intramuros a unas 38 ha. Probablemente en ese periodo tuvo lugar la cristianización. Luego, en el siglo vi, ya producido un pequeño asentamiento visigodo, consta que era sede episcopal lo que pone de manifiesto su papel de cabeza de un territorio extenso en la época tardo-antigua.

7En el siglo viii Uxama quedó abandonada como ciudad, integradas sus ruinas y su población residual en territorio fronterizo musulmán, hasta que se fundó Osma, a finales del siglo x.

El conjunto arqueológico de Uxama

  • 2 Ead. 2000b.
  • 3 El yacimiento está cerca de la desembocadura del río Abión en el Ucero (fig. 2.12) en un El yacimi (...)

8Uxama Argaela, situada en el Alto del Castro (fig. 1) de Osma, (Soria) es el centro de un rico conjunto arqueológico (fig. 2). Diversos yacimientos de sus inmediaciones están estrechamente relacionados con ella: varias necrópolis2 –las celtibéricas de Portuguí y de Fuentelaraña, una extensa área cementerial hispanorromana y una necrópolis hispanovisigoda, algunos barrios y villas suburbanos, un posible fanum en la orilla del río Abión3 y un recinto campamental. Además, Uxama era caput ciuitatis de un amplio territorio salpicado de granjas, pequeños núcleos y algunos palacios campestres de los dueños de las propiedades más extensas, edificados en su fundo, es decir de uillae, que tuvieron su mejor época entre los siglos iv y vi (como las de Rioseco y Santervás del Burgo).

Fig. 1. Emplazamiento de Uxama desda el sur (foto : Fr. Didierjean).

Fig. 2. El conjunto arqueológico de Uxama: 1. Necrópolis celtibérica de Portuguí; 2. Necrópolis celtibérica de Fuentelaraña; 3. Necrópolis hispanorromana; 4. Necrópolis hispanovisigótica; 5. La Albareja; 6. El Palomar/el Redondal; 7. entorno de la iglesia de Osma; 8. Barrio de los Zumacales; 9. Puente de Portuguí; 10. Catedral; 11. La Dehesa/la Huerta/Polideportivo; 12. Pozo de la Peña; 13. Urrea; 14. Finca de S. Jiménez; 15. Barraquillos; 16. La Pedriza; 17. Las Callejuelas; 18. Vegahoz; 19. Finca del pintor; 20. Tejera de la Zamora; 21. Fuentelpiojo; 22. Ladrillejos; 23. La Mirandilla y La Jabinada; 24. Los Llanos y Huerto Juanote; 25. Huerta Cristino y Cruz de la Raposa.

9No cabe duda de que el río estaba integrado en la vida de la ciudad: al sudeste, en las inmediaciones de las vías que la enlazaban respectivamente con Termes y Ocilis, las casas y los talleres llegan hasta sus márgenes.

10Al norte, hay evidencias de hábitat en la orilla derecha del río Ucero por toda la Dehesa de Osma, hasta el puente de la carretera N-122. Entre ellas se cuentan hallazgos en superficie de restos constructivos y pavimentos de mosaico y desde el aire se observan estructuras compatibles con arquitectura doméstica.

11A lo largo del río hay también en algunos puntos indicios de explotación de la caliza local y de algunas industrias o actividades artesanas que tuvieron su lógica ubicación en las orillas del Ucero, como evidencian instalaciones dotadas de piletas y canales, tal vez asociables con la curtiduría –tan necesaria para la fabricación de calzado; la epigrafía nos ha dejado testimonio de la existencia de un collegium sutorum–, o con batanes o forja. Ése era también el caso de la alfarería, como veremos más adelante.

12Las dos márgenes del Ucero debían de estar unidas por varios puentes; posiblemente con las mismas ubicaciones que los actuales (fig. 2): el más meridional de Portuguí uniendo las dos vías que desde Uxama partían hacia el sur, otro donde está el medieval de Osma, y otro a la altura del actual convento del Carmen, precursor del de San Miguel, por cuyas inmediaciones probablemente cruzaría el río Ucero la vía de Asturica a Caesaraugusta en dirección a Voluce y Numancia.

  • 4 De ese Plan sólo se ha desarrollado una pequeña parte por la falta de una infraestructura adecuada (...)

13El centro de esa zona arqueológica es el Alto del Castro, solar del casco urbano de Uxama. Fue declarado Bien de Interés Cultural en los años 60, pero todavía es en su mayor parte propiedad privada. Se ha dedicado al cultivo del cereal durante más de nueve siglos. Desde que tuvo lugar la mecanización de las labores agrícolas su difícil topografía y el complejo mosaico de su parcelario han determinado que permanezca yermo y aprovechado solamente para el pastoreo. Tiene guarda y está dotado de un Centro de información arqueológica in situ, inaugurado en 1997, y de un Aula de tipo divulgativo instalada en 2002 en el Burgo de Osma. Desde 1991 cuenta con un Plan Director aprobado y asumido por la Administración autonómica4.

  • 5 Morenas de Tejada 1914 y 1916.
  • 6 García Guinea 1959, 131.

14Aunque desde el siglo xvi se conoce su localización en el Alto del Castro de Osma, Uxama ha sido hasta tiempos recientes casi desconocida para la arqueología de campo. Desde 1976 con un equipo de la Universidad de Valladolid hemos realizado una serie de campañas de excavaciones y prospecciones que han sacado a la luz estructuras correspondientes tanto a construcciones domésticas como a la infraestructura urbana y a algún edificio público. Las únicas excavaciones que se practicaron con anterioridad a 1976 fueron las realizadas entre 1913 y 1916 por el culto aficionado R. Morenas de Tejada, de las que apenas quedan noticias escritas5, y un pequeño sondeo que llevó a cabo García Guinea en 1956 para localizar un mosaico6.

Nuevos datos sobre Uxama, su área suburbana y su territorio

  • 7 García Merino 1999, 194-209.
  • 8 Ead. 1991.

15No insistiremos sobre el resultado de las excavaciones llevadas a cabo desde 1976, descrito sucintamente en otra ocasión7. Ahora consideramos oportuno volver sobre tres aspectos– el urbanismo, el abastecimiento de agua, y el territorio– sobre los cuales en los últimos años se ha producido un aumento de la información disponible, debido a una serie de intervenciones de urgencia por obras de distinta naturaleza en los términos de Osma, Burgo de Osma y Gormaz, y también al desarrollo de nuestro proyecto de investigación. El resultado ha sido, por un lado, la localización de nuevos yacimientos y por otro, el mejor conocimiento de los ya identificados por prospecciones efectuadas hasta el año 1996 en una superficie de 3 km de radio al sur y al norte del Alto del Castro8.

Urbanismo y monumentalización

La terraza artificial porticada

  • 9 Ead. 1987 y 1999, 198-200.

16Avanzada la primera mitad del siglo i se comenzó el proceso de monumentalización de la ciudad con la construcción de una amplia terraza artificial en el centro del casco urbano (fig. 3, 3). Una compleja infraestructura de sillería soportaba una plaza porticada de 1 800 m2 de superficie9. La plaza, acaso un primer foro, albergaría un edificio que cabe interpretar como templo principal, posiblemente sede del culto imperial y quizá también una basílica sobre el criptopórtico oriental. En el Bajo Imperio sobre ese solar, aprovechando la plaza como peristilo, se construyó una extensa casa con grandes estancias pavimentadas con mosaicos, dos de las cuales fueron descubiertas en 1914 por Morenas de Tejada. De las construcciones más antiguas no hay restos, debieron quedar en desuso o tal vez no se llegasen a completar nunca.

El foro

17A mediados del siglo i, al nordeste de la de la terraza artificial y muy cerca de ella se hicieron reformas de la trama vial en el espacio donde se unen las dos pequeñas plataformas de la cima del Alto del Castro. Se planteó un sector de la ciudad con retícula ortogonal en la que se insertó el conjunto monumental de un foro en el espacio de dos manzanas.

  • 10 Ead. 1987, 89-93.
  • 11 Morenas de Tejada 1916, 606-607.
  • 12 García Merino 1987, 92.

18Este foro (fig. 3, 7), perceptible en fotografía aérea, parece bipartito al estar la basílica separada de la plaza, el templo y las tiendas por una calle porticada10. Está sin excavar, salvo la breve campaña hecha en 1916 por Morenas de Tejada en el edificio de planta rectangular, pavimentado de losas de mármol, donde halló parte de la escultura en bronce de un togado. Morenas, basándose en su interpretación de un fragmento de epígrafe sobre bronce, creyó que los restos pertenecían a un “templo de Venus”11. En realidad corresponde a una amplísima basílica con tres naves y una cripta en su centro. En este foro estarían situadas, entre otras, las estatuas de M. Emilio Lépido, elegido como patrono por el Senado local en tiempos de Augusto, la de C. Calvisio Sabino y la de la emperatriz Tranquilina, cuyos pedestales con la dedicatoria fueron a parar como material de cantería al cercano San Esteban de Gormaz. Algunos restos de escultura monumental –capiteles corintios– procedentes de la basílica permiten conjeturar que el foro se llevó a cabo dentro de la segunda mitad del siglo i12.

Fig. 3. Casco urbano y área de crecimiento altoimperial. Obsérvese cómo la muralla bajoimperial encierra sólo la mitad aproximadamente de la superficie urbana anterior (trama gris).

  • 13 Ead. 1995, 151-163.

19Todavía en el siglo ii, cuando ya eran muy raras las grandes obras de monumentalización, el paisaje urbano se enriqueció cuando se realizó en las proximidades del foro otra notable obra edilicia de la que ha quedado un gran muro curvo de opus caementicium. Está en la parte alta de la vaguada que separa las dos alturas de la cumbre del Alto del Castro y tiene una altura exterior de 2,20 m (fig. 3, 5). Se trata de la cimentación, en origen revestida de piedra, de un edificio o pórtico en rotonda, visible en parte a flor de tierra. En 1978 practicamos una serie de catas para averiguar su planta, naturaleza y función13. Esta construcción, semejante a la pantalla de una presa, contiene el empuje de un aterrazamiento artificial en hemiciclo que cimentaba una obra hoy desaparecida, pero que por su emplazamiento dominando amplias perspectivas urbanas en el sector monumental, pudo haber sido un pórtico en rotonda levantado en los comienzos de la segunda centuria, en tiempos de Trajano o Adriano, en una zona ocupada antes por un depósito de agua del que se han documentado evidencias.

Otros restos monumentales

  • 14 Ead. 1987.

20Otros restos relacionables con la monumentalización de la ciudad son los indicios de una pequeña plaza porticada aneja a la terraza artificial por el este, perceptible en fotografía aérea y de la que en 1985 se excavó una taberna14. Posiblemente se trate de un macellum que recuerda la zona de tabernae que bordea la terraza artificial de Termes.

  • 15 Morenas de Tejada 1914, 340-343.

21También se pueden mencionar algunas estructuras que exhumó en 1913 Morenas de Tejada a media ladera al oeste del foro, donde dice haber descubierto parte de unas termas. Lamentablemente apenas se puede decir más porque sólo contamos con una breve noticia de las excavaciones15 y en el lugar únicamente se perciben grandes muros semienterrados. En fotografías aéreas se observa junto a ellos una estructura construida asociable a una palestra.

La trama urbana

  • 16 García Merino 1999, 201-203.

22En la zona central de la ciudad, a través de las excavaciones y de la fotografía aérea se observan indicios de varios trazados urbanos. Uno de ellos, fechable en la segunda mitad del siglo i, es ortogonal con calles trazadas en retícula conforme a ejes norte-sur (cardines) y este-oeste (decumani) y en él se inserta el propio foro. En las campañas de 1980 y 82 se excavaron dos calles este-oeste de esa trama, cercanas al foro. Tienen un suave declive hacia poniente, firme de canto rodado y aceras con bordillos y bases circulares y prismáticas para los soportes. Enmarcan una manzana en la que se ha excavado una amplia domus –la Casa de los plintos– y parte de otra vivienda, separada de aquella por un callejón16. La traza es de mediados del siglo i, mientras que el callejón oblicuo a éstas parece residual de la trama anterior. A finales del siglo i y en la segunda mitad del iii, coincidiendo con obras de remodelación y con un incendio respectivamente, se elevó el nivel de circulación de estas calles.

  • 17 Ead. 1975, 99-150.

23Hay otra trama diferente, oblicua a la anterior y más antigua que ella, a la que pertenece la terraza artificial porticada y también una de las casas excavadas, la Casa del sectile17. Evidencias de otras tramas se perciben desde el aire.

Grandes casas bajo-imperiales con pavimentos de mosaico

  • 18 Tenemos en desarrollo un proyecto de cartografía digital basada en la fotografía aérea, en colabor (...)

24Elementos relacionables con un momento avanzado del urbanismo son, por un lado, estructuras de habitación cuya planta revela la fotografía aérea (vuelos de 1991,1994 y 1996) y, por otro, dos casas amplísimas bajo-imperiales de las que Morenas de Tejada exhumó algún pavimento musivo en 1914. En el primer caso se trata de algunas grandes domus con superficies estimables en torno a 2 000 m2. Son, por ejemplo, la que rodea la gran cisterna quíntuple subterránea y la situada junto a la Atalaya, así como la planta de otras bastante más pequeñas formando barrios, conforme a otras orientaciones viarias en la zona del suroeste18.

  • 19 Blázquez & Ortego 1983; Torres Carro 1992, 843.

25En la cumbre oeste del Alto del Castro descubrió en 1914 Morenas de Tejada cuatro pavimentos de mosaico datables a finales del siglo iii o comienzos del iv y pertenecientes a dos casas diferentes. La primera de ellas, a la que llamamos la “Casa del mosaico de grifos y delfines”, parece ser más un palacio que una simple domus por la magnitud de sus salones conocidos (fig. 3, 4). Está construida sobre la vieja terraza artificial porticada convertida en suelo privado. Allí se descubrieron dos habitaciones, tal vez triclinio y exedra, pero, sin duda, espacios de representación. Una de ellas es rectangular, de 147 m2 de superficie y la otra, absidada, de 86 m2. Ambas tenían suelo de mosaico blanco y negro de tradición itálica, con tema geométrico y emblema que en el primer caso representaba un vaso y hojas de hiedra y en el segundo, una crátera flanqueada por delfines y grifos. Sus restos se han degradado hasta la casi desaparición. Solo se conserva la parte correspondiente al ábside en el Museo Numantino19.

  • 20 García Guinea 1959,128 y 133.

26La segunda de estas domus, la casa del mosaico de las golondrinas, estaba, según Morenas de Tejada, en la “parte más alta del cerro”, posiblemente en una plataforma del suroeste (fig. 3, 12) donde en unas prospecciones en 1955 García Guinea halló un nuevo pavimento musivo de 20 m220. A esa casa pertenecían dos mosaicos, uno polícromo cuyo emblema central es una copa donde se posan para beber dos golondrinas y otro, tricolor, más pequeño con “una alta y esbelta copa”. Aunque su excavador los dejó protegidos con tierra, estos dos mosaicos ha sido víctimas de la depredación y el deterioro hasta el punto de que en 1940 ya no eran visibles y Taracena no los pudo localizar.

  • 21 Fernández-Galiano 1980; Torres Carro 1992.

27Esos pavimentos, perdidos en su casi totalidad, combinan el campo geométrico con emblemas a compás donde se insertan motivos figurativos y parecen ser obra del mismo taller que algunos de Clunia21.

El crecimiento urbano: el área suburbana

28El Alto Imperio, particularmente el siglo i, fue en Uxama como en muchas otras ciudades de Hispania, una etapa de gran prosperidad en la que el casco urbano alcanzó su máxima extensión (fig. 3, trama gris), ocupando el Alto del Castro y desbordando por el oeste hasta la zona llana. Fruto del crecimiento son también dos áreas habitadas al pie del Alto del Castro, una al norte y otra al sudeste.

La expansión hacia el oeste

  • 22 García Merino 1999, 206.

29La ladera occidental del Alto del Castro, la de mas fácil acceso a la ciudad, y por donde llega desde Clunia la vía de Asturica a Caesaraugusta, con excelentes condiciones para la expansión del viejo emplazamiento indígena, forma parte de la superficie urbana de Uxama. Es la zona del Alto de las Minas y bajada de Santa Marina en dirección a Alcubilla del Marqués, entre la necrópolis hispanorromana y el resto de la ciudad. Aquí no sólo existe abundante material de superficie y se observan desde el aire construcciones separadas por un muro de la zona de necrópolis del noroeste (fig. 2.3), sino que una excavación de urgencia que realizamos en 1985 documentó una calle en sentido nordeste-sudoeste, y un canal tallado en la roca. La interpretación que puede hacerse de estos restos situados fuera de la muralla tardía, es que se trata de parte de la superficie urbana de Uxama, fruto de su crecimiento en el siglo i, y que el canal podría ser una derivación del acueducto para abastecerlo22.

El barrio del norte

30Se trata de una franja de terreno de 6 ha aproximadamente, entre el río Ucero y la necrópolis de Fuentelaraña (fig. 2.6 y 7 y fig. 3) junto al paso de la vía de Asturica a Caesaraugusta en dirección a Numancia. Fue localizado en 1982 en prospecciones superficiales que depararon materiales expresivos de una cronología altoimperial. A ese barrio pertenecen muros decorados con pinturas al fresco hallados en 1980 (noticia oral del hallazgo al hacer un garaje) delante de la Iglesia de Osma. Con él hay que relacionar también una serie de muros de tipo altoimperial superpuestos a otros de peor factura y niveles con ceniza y abundante cerámica, hallados al hacer obra en los años 80 en una casa particular inmediata a la misma iglesia, donde permanecen visibles. Lo mismo ocurre con los materiales cerámicos que afloran en superficie en el Palomar, el Crucero y las tierras que llegan hasta Fuentelaraña.

  • 23 La excavación fue realizada por la empresa soriana Arquetipo y dirigida por Ma Jesús Tarancón. La (...)

31A esas evidencias se suman ahora las aparecidas en 2004 en una finca al oeste del pueblo. Una intervención de urgencia previa a la edificación en El Redondal de un grupo de viviendas ha descubierto nuevos restos constructivos de ese conjunto. En una superficie de unos 400 m2 se han documentado, bajo instalaciones artesanales de la Edad Media, dos muros de un gran edificio altoimperial de buena cantería en opus uittatum, levantado sobre estructuras domésticas de época julio-claudia muy temprana. Se trata de grandes muros que podrían fecharse en el siglo i, arrasados por unas piletas de lagar posiblemente medievales23. Esos muros se superponen a varias habitaciones construidas en sótanos de roca con alzado de adobe, fechables en época julio-claudia muy temprana, quizá precedidas de otras tardo-celtibéricas. Los materiales del nivel inferior presentan cerámicas pintadas con fuerte influjo celtibérico aún, pero asociadas con algunos fragmentos de sigillata itálica y paredes finas importadas. Lamentablemente la excavación ha debido restringirse a la zona donde se va a construir y no ha sido posible exhumar habitaciones o recintos completos. Un dato muy interesante es que el nivel altoimperial está cubierto por arrastres de arroyadas de cierta potencia que lo separan de los restos medievales, lo que parece indicar que este espacio no estuvo ocupado entre esas dos fases.

El barrio del sudeste

32También al pie del Alto del Castro, en la orilla derecha del Ucero, surgió un pequeño “barrio” de casas parcialmente excavadas en la roca, que ocupa una superficie de unos 900 m2 (fig. 2, 8 y fig. 3). La construcción de la carretera de Osma a La Rasa a principios del siglo xx ocasionó la destrucción de buena parte de ellas. En la actualidad se ha reducido la superficie visible porque un ensanchamiento de la calzada ha sellado parte de los restos.

33Es un conjunto de viviendas que se extienden a ambos lados del acceso principal a la ciudad por el sur. Todavía se reconocen en algunos puntos la caja y cunetas de la calzada que conectaría, en una salida común, con las vías Uxama-Termes y Uxama-Ocilis. Lo forman casas semitalladas en la roca y semiconstruidas, aunque con planta de tipo romano. Conforme a esta técnica constructiva, frecuente entre las ciudades arévacas y cuyo exponente más claro está en la Casa del acueducto de Termes, la base y la parte inferior de los muros y las escaleras se tallaban en la roca, el resto se construían de la forma habitual y se decoraban con pinturas al fresco. Pero en Uxama no sólo se hicieron casas con planta romana, también viviendas más pequeñas de sencillo plano porque en el sector oriental de la ciudad, el más rocoso y agreste, se conservan vestigios de cubículos, escaleras y pasillos ya muy degradados, pero aún perceptibles

El abastecimiento de agua a Uxama

34Es éste un notable aspecto de la infraestructura de la ciudad del que se tiene relativamente amplia información. Con él se relacionan las excavaciones que estamos realizando en la actualidad. Destaca porque no cabe duda de que la amplia y bien concebida red de abastecimiento de aguas que tiene Uxama es un claro indicio de la extensión de la zona habitada a la que servía (en torno a las 100 ha sumando casco urbano y área suburbana) y de su densidad de población.

  • 24 Sobre el abastecimiento de agua a la ciudad hay un estudio más detallado (García Merino 2006). Con (...)
  • 25 Almagro Basch 1976.

35Paradójicamente esta ciudad entre ríos, casi una mesopotamia24, bordeada por el Ucero, el Abión y el Sequillo y a corta distancia del Duero, no disponía de agua en su solar del Alto del Castro y hubo de ingeniar un complejo sistema para proveerse de ella. El abastecimiento era problemático, dada la dificultad que supone el hecho de que el Alto del Castro, emplazamiento de la mayor parte de su casco urbano, tiene una altitud (entre 850 y 994 m) considerablemente mayor que la de las fuentes de aprovisionamiento más cercanas y que el nivel freático está demasiado profundo. El problema se resolvió combinando dos sistemas complementarios: una amplia y densa red de cisternas y un acueducto de 18 km que desde el norte lleva el agua a la ciudad, complementado por el este con otro acueducto menor para abastecer por ese lado al área suburbana (fig. 3). Otra ciudad hispana que combina también el empleo de depósitos de agua de lluvia y un acueducto es Segóbriga25.

Las cisternas

36Son un elemento fundamental para el abastecimiento público y privado de agua en Uxama. Una verdadera red de estos depósitos abarcaba todo el casco urbano. Todavía son visibles una veintena de ejemplares de los muchos que hubo. La distribución de los aljibes es estratégica: en las zonas más altas, irradiando de ellas ladera abajo y alineadas siguiendo las cotas altas (980,970 y 960 m). Incluso en el este de la ciudad que es la parte más abrupta, existe en la cota 950 toda una alineación de cisternas (fig. 3). Además en la parte alta de la plataforma occidental, en la cota 990, hay un gran depósito semi-anular con cinco compartimentos, excavado en 1988.

37Todas reúnen las mismas características básicas: semi-encastradas en la ladera, paramento de opus caementicium reforzado por sillares al exterior, enlucido de mortero hidráulico y moldura de cuarto de círculo en la juntura del fondo y las paredes. La mayoría son de planta rectangular de 5/6 por 3 m y con 4,5 ó 5 m de altura – aunque también las hay trapezoidales, como la que está junto a la Atalaya y de segmento circular.

38Tienen mayoritariamente bóveda de cañón plana en el exterior en la que se abren brocales revestidos de sillería y cuando están intercomunicadas tienen en la parte alta de las paredes transversales orificios de nivelación y en la baja boquetes para el paso del agua. En las agrupadas otra forma de comunicación son amplios vanos con arco de medio punto peraltado. El sistema de embalsamiento sería básicamente la recogida de agua de lluvia desde superficies de captación adecuadas a su tamaño y en caso de sequía, el acarreo.

39Aunque lo normal en la red pública son las cisternas simples de un solo cuerpo, hay alguna doble y dos complejos formados por varias agrupadas y comunicadas entre sí. Además de los depósitos públicos se conocen por ahora algunos de tipo privado en casas, que, a diferencia de las otras, no presentan bóveda sino un rebaje para encajar una cubierta probablemente de tablas. Así es la de la Casa de los plintos y otra situada en la acera sur de la calle porticada que bordea la fachada trasera de aquélla.

Cisternas individuales

40Dentro del amplio grupo de las que consideramos red pública destacan dos. La primera de ellas está en lo alto de la ladera norte, cerca del foro. No conserva la cubierta y es de planta cuadrada, de 6,68 m de lado y con doble lienzo de pared que alcanza 1,21 m de espesor. Tal vez el especial grosor de sus muros se deba a que esta cisterna no era subterránea sino que estaba exenta en lo alto del talud o a que formase parte de un posible dispositivo para elevar el agua desde el acueducto. La segunda, en el sudeste de la ciudad, sobresale por tener basamento y recubrimiento de sillares lo que tal vez se deba a haber formado parte de una fuente o ninfeo.

Cisternas multicamerales

41Se localizan en la plataforma occidental de la ciudad. Se trata de tres conjuntos, un grupo de cinco al este de la terraza artificial, bien conocido por excavaciones y otros dos perceptibles parcialmente en fotografía aérea.

  • 26 Taracena 1941a, 128.

42El primero de los tres, con cinco cámaras, se encuentra en la cumbre oeste de la ciudad en la cota 990 m (fig. 3, 1). Se descubrió de forma casual en 1938 al quedar al descubierto un boquete en la cubierta. Taracena describe cuatro cámaras, las únicas visibles entonces26 aunque casi colmatadas por vertidos de tierra. En la Campaña de excavaciones que llevamos a cabo en 1988 fue vaciado por completo y se descubrió un quinto elemento. Es un depósito subterráneo múltiple, constituido por cinco arcas de opus caementicium, reforzadas al exterior con sillería desde la base hasta el arranque de la bóveda. Se cubren con bóveda de cañón plana al exterior. Están intercomunicadas y dispuestas en omega mayúscula: dos rectangulares en los extremos y tres en el tramo curvo (fig. 4 y 5). Su capacidad de almacenamiento es de 320 m3. La parte curva, de 28 m de perímetro, 2,68 m de anchura y 4 m hasta el centro de la bóveda, está dividida en tres compartimentos. En los extremos hay sendas arcas rectangulares con unas dimensiones de 4,20 y 4,50 respectivamente de longitud y 1,32 y 1,05 m de anchura. En la parte alta de los tabiques medianeros existen orificios de nivelación y en la cubierta tres aberturas circulares, alguna con la impronta del asiento del brocal pétreo que la bordeaba. Los dos depósitos laterales rectangulares y más pequeños están comunicados con los adyacentes del tramo curvo por amplios vanos de medio punto, y los curvos entre sí por orificios de diferente diámetro situados a diferentes alturas. Eso parece indicar que la dirección del llenado progresivo se haría de este a oeste a partir del arca rectangular del extremo oriental, en uno de cuyos lados estrechos hay un gran boquete con inclinación hacia el interior del depósito (fig. 6). En el lado opuesto, precisamente orientado hacia donde se encuentra, a una cota más baja, otro conjunto de cisternas, vistas ya por Loperráez, está el único orificio que podría interpretarse como salida del agua; sobre él hay otro a ras de la bóveda, pero su trayectoria es hacia abajo lo que dada la existencia al exterior de un calle en este lado, indica que serviría más bien para recoger agua de lluvia. La presencia de abundante arena en el relleno del interior informa sobre el uso de filtros de este material.

Fig. 4. Cisterna pluricameral en omega. Planta.

Fig. 5. Cisterna pluricameral con planta en omega. Interior del compartimento B.

Fig. 6. Cisterna pluricameral en omega. Compartimento A. Detalle del orificio de alimentación.

43En cuanto al sistema de llenado, parece claro que sería desde el boquete de la cisterna oriental. Para alimentarse con agua de lluvia de los tejados aledaños debió tener una considerable superficie de captación. Tampoco hay que desdeñar la posibilidad del llenado y rellenado en fases de sequía a base de acarreo desde un estanque situado a media ladera y alimentado por el acueducto.

  • 27 Sáenz Ridruejo 1967, 286.

44Esta cisterna subterránea quíntuple es una pieza clave para conocer datos sobre el abastecimiento de agua a la ciudad. Su capacidad de almacenaje se ha considerado suficiente para abastecer en esa época durante algunos meses a un núcleo de varios miles de habitantes, incluyendo el aprovechamiento para unos baños27.

45Podría, pues, tratarse de un auténtico castellum aquae del sistema de cisternas, alimentando a éstas o al menos a una parte de la red. La planta del depósito responde perfectamente a ese carácter de cabeza de distribución, según el modelo vitrubiano, con su forma curva y sus tres compartimentos centrales. Sin embargo, sus paredes carecen de orificios o bocas a al exterior es plana, se extrajera el líquido con una bomba de Ctesibio, casi permanentemente activa, o bien con una noria de tracción animal. Por tanto, sería mas bien un depósito de reserva o concebido para alimentar unas termas públicas.

  • 28 García Merino & Sánchez Simón 1998, 8-17.
  • 29 Tres piezas de terra sigillata hispánica tardía prácticamente enteras (Carretero et al. 1994,865-8 (...)

46El inicio del funcionamiento de este depósito de agua se puede situar en la segunda mitad del siglo i. Su fin, en cambio, no es seguro; quizá continuase hasta el abandono del hábitat del Alto del Castro, aunque posiblemente vinculado con un aprovechamiento privado desde el siglo iii28. En efecto, desde el aire se observan estructuras construidas con espacios de grandes dimensiones, una pequeña parte de las cuales quedó al descubierto en las obras de consolidación de las cubiertas de las cisternas, realizadas en 1996. La interpretación de ese plano es difícil hasta que se realicen excavaciones, pero por la tipología observable parece tratarse de ambientes de tipo doméstico, de una gran domus mejor que de un conjunto termal. A ella seguramente pertenecían los materiales cerámicos, las teselas y las baldosas recogidas en niveles intermedios del relleno de los depósitos y que fueron seguramente arrojadas en su interior por los agricultores que desde la Alta Edad Media labraron la zona29.

  • 30 Loperráez 1788,301.
  • 31 Rabal 1889, 117.

47Respecto a los otros dos reservorios pluricamerales se encuentran uno entre el conjunto subterráneo que acabamos de describir y la terraza artificial y el otro entre ésta y la vaguada que separa las dos plataformas del Alto del Castro. Se distinguen relativamente bien en fotografía aérea pero en superficie sólo es perceptible la parte superior de una cisterna llamada popularmente El Arca por su forma. Este aljibe debe de formar parte de un depósito múltiple citado por Loperráez en esta zona: “… y a la parte del poniente un gran pedazo de terreno, que destinaron para conservar trigo porque está todo él lleno de silos cuadrilongos, construidos debaxo de tierra con tapiales de cal y guijo, cubiertos con bóvedas de lo mismo; pero tan fuertes que ni las penetran las aguas, ni alcanzan los picos para deshacerlos, en los que se hallan aún algunas entradas o brocales de sillería, estrechos y redondos, por donde sin duda lo introducían”30. En su croquis del yacimiento presenta estos depósitos como una estructura rectangular muy alargada con otras siete dispuestas ortogonalmente a ella, cuatro a un lado y tres a otro, marcada con la letra C. Su imagen corresponde a la de un gran depósito con varias cámaras intercomunicadas. Sin duda son los mismos “…ocho o diez depósitos rectangulares colocados en línea recta” que un siglo después N. Rabal reconsideraba relacionados con restos del acueducto visibles en su época, con “un canal abierto en las rocas” en el valle del Ucero y con “un gran tubo de cemento de 30 cm de diámetro”31.

48El Arca está situada entre el depósito quíntuple subterráneo y la terraza artificial. Aparece casi exenta por la erosión, con la bóveda partida y uno de los lados largos arrasado. La pared es doble hasta el arranque de la bóveda porque por fuera del lienzo de caementicium de 30 cm de espesor hay un muro de sillería. Sus dimensiones son 5,80 por 2,60 m y un grosor en la pared de 30 cm, sin que se pueda calcular su profundidad por estar rellena de tierra salvo en un metro de su altura. Suponiéndole una altura similar a la de las subterráneas ya descritas, su capacidad de almacenamiento sería de 45 m3. Si en el conjunto había siete cámaras como esa, según representa Loperráez, el volumen de agua almacenable estaría en torno a 315 m3, sin contar el de los tramos transversales entre una y otra.

49Entre la plaza bordeada de tabernae que hay al este de la terraza artificial y la vaguada que divide la cima del Alto se percibe en fotografía aérea la cubierta plana de algunos otros depósitos de modo semejante a las que acabamos de mencionar. En esta zona la presencia de las cisternas enterradas ha producido un falso relieve curvo en la ladera.

El acueducto septentrional

50Este acueducto de 18 km de longitud tomaba el agua de un gran manadero cárstico en la Cueva de la Galiana que alimenta el nacimiento del río Ucero. Entraba en la ciudad en galería excavada en la roca, de cuya evidencia ya desde antiguo procede seguramente el topónimo Cuesta de las minas o Alto de las minas.

  • 32 García Merino 1991,196 y 206-207; ead. 2001, 53-55; ead. 2006, 165-178.
  • 33 Loperráez 1798, 298 y 300.
  • 34 Rabal 1889, 117.

51Se han localizado restos de la conducción (fig. 7) en la cabecera (galería de la Boca de la zorra y Vadelascuevas en Ucero), en parte del recorrido (Valdelinares) y en la acometida a la ciudad (boca de túnel de la Cuesta de las minas), pero faltan evidencias de la mayor parte de su trazado e información sobre el tramo terminal, es decir el correspondiente al casco urbano32. La entrada de esa galería en la ciudad era perceptible todavía en el siglo xviii cuando visitó el Alto del Castro Loperráez quién la describe como “la entrada entre peñas de una mina quasi cegada que atraviesa el cerro” con un pozo de visita situado más al este33. Un siglo después todavía se apreciaba el túnel, pues lo menciona en 1889 N. Rabal, el primero en interpretarla como conducción de agua34.

  • 35 Sáenz García 1967,149-150.
  • 36 Sáenz Ridruejo 1985, 265-291.
  • 37 Sercam 1988.
  • 38 La excavación se hizo con A. Balado como co-director.

52En 1966 el geólogo C. Sáenz García descubrió en el pueblo de Ucero una galería rupestre colmatada en su mayor parte, que puso en relación con la mina citada por los anteriores en Uxama, ya casi completamente cegada. Sáenz consiguió despejar un spiramen y algunos metros de longitud de canal, aunque no en toda su profundidad y publicó unas breves notas al respecto35. Más tarde, su hijo lo dio a conocer con mayor detalle y realizó una aproximación al trazado, caudal y recorrido del acueducto desde su cabecera hasta la ciudad, aunque sin planos ni fotografías36. En 1988 se vació por completo la galería de Ucero descubierta por C. Sáenz37 y en 2004 iniciamos la excavación del tramo urbano38.

  • 39 Sáenz Ridruejo 1985, 280-281.

53En el recorrido del acueducto hasta el Alto del Castro (fig. 7), dependiendo de las características del terreno que atravesaba, se alternaban tramos de canal en túnel de roca con otros de canal en superficie y otros en tubería. Para salvar los obstáculos de la topografía con mantenimiento de la inclinación adecuada en su solera (la diferencia de la cota en la cabecera y en la entrada a la ciudad supone una pendiente media de 6/10 000) utilizaba dos pequeñas presas, un embalse y un gran dique de tierra, aún visible en el paisaje para salvar un valle39. Ese dique de 200 m de longitud y 6 m de altura debía soportar un canal de mampostería y un sifón.

Fig. 7. Yacimientos principales del área territorial de Uxama.

La cabecera y el tramo de Ucero

  • 40 Ibid., 269.
  • 41 Ibid., 277.

54El caudal de estiaje de la surgencia que alimentaba el acueducto, calculado en varios cientos de litros por segundo, “garantiza sobradamente las dotaciones de cualquier ciudad actual de 100 000 habitantes”40. Probablemente la captación del agua del manadero cárstico se hacía mediante una pequeña presa y se canalizaba hacia el actual pueblo de Ucero donde se conserva el canal tallado en la roca a la salida del pueblo hacia el norte. Luego en dirección a Uxama se ve todavía la solera entre las casas y se puede seguir un centenar de metros. Después se pierde para aparecer poco después en la Boca de la zorra donde penetra en galería rupestre para atravesar una elevación rocosa entre Ucero y el barranco de Valdelascuevas, a un lado de la carretera de Nafría por donde tiene la salida. Este tramo del acueducto tiene 133 m de longitud, dos profundos spiramina y repisas en las paredes para lámparas. Los pozos, de 20 y 30 m de profundidad respectivamente, están separados entre sí 52 m y a 39 m de distancia de un extremo el primero y a 32 del otro, el segundo. El perfil de la galería de 2,05 m de altura, anchura máxima de 1,83 m y mínima de 0,58, recuerda el de una vasija globular con cuello estrecho y alto (fig. 8). En la exploración del sector que era visible en 1981 el geólogo C. Sáenz Ridruejo observó evidencias de que inicialmente se había tallado un túnel más estrecho y que sobre la marcha fue agrandado en su mitad inferior para reducir la altura de la lámina de agua y posibilitar el acceso y limpieza del acueducto ya que, dado el volumen de agua circulante en la cabecera de la conducción, con la anchura inicial de 87 cm la lámina de agua sería de 50/80 cm de altura y paso rápido lo que haría prácticamente imposible la tarea41. Tras la ampliación la lámina se habría reducido a unos 20 cm.

Fig. 8. Acueducto septentrional en la cabecera. Galería de Ucero. Obsérvese el ensanchamiento del la parte inferior de la galería.

55Más adelante, en Valdelinares, hay otro tramo en túnel rocoso, cegado y parcialmente hundido. No se puede concretar nada más del recorrido hasta la ciudad porque está pendiente de ser cartografiado en su totalidad y de que se realicen unas prospecciones sistemáticas.

El tramo urbano

56El canal entraba en la ciudad en túnel rupestre por la cota 950 de la ladera norte, al pie del arcén de la carretera N-122 de Zaragoza a Portugal (fig. 3, 14), en un pequeño barranco donde lo destapado por C. Sáenz se había vuelto a cegar. Desde 2004 se han vaciado por completo 30 metros de longitud del canal. Parte de ese tramo coincide con el barranco que recoge las arroyadas de la ladera nord-occidental lo que unido al hecho de que el espesor de la roca es allí menor y, sobre todo, a la existencia de una gran grieta en la caliza, ha determinado que la bóveda del canal se haya hundido en una longitud de 4,25 m, afectando al primer spiramen del recorrido urbano. El perfil de la galería es el de un arco apuntado, característica que se acentúa más en dirección noroeste, hacia la carretera (fig. 9). En la solera tiene 81 cm de anchura y sólo 31 cm en la parte alta de la bóveda en el extremo oeste del tramo y 56 en el extremo este. La altura oscila entre 2,05 y 2,10 m. El pozo tiene 1,20 m de diámetro y una profundidad de solo 1 m sobre la bóveda del túnel, pues se encuentra en la parte baja de la ladera. En su pared interior a ambos lados del canal hay tres parejas paralelas de entalladuras de base triangular, para facilitar el acceso, y al fondo, sobre la zona que iría cubierta por la lámina de agua, un rellano de 35 cm de radio.

Fig. 9. Acueducto septentrional al comienzo del tramo urbano hacia el oeste. Obsérvense el spiramen, en primer plano, la posible acometida del ramal oeste y el alargado perfil del túnel..

57En el centro del sector del túnel que no conserva la cubierta hay en la solera un pozo cuyo fondo aún no se ha descubierto y una hornacina en la pared, justamente en la base de la grieta (fig. 9). En un principio interpretamos que se trata de un pozo de decantación para recoger las aguas filtradas por la grieta, y que para facilitar esa captación se horadó la hornacina, pero hasta tener más datos no descartamos que se trate de una derivación hacia el oeste y en la hornacina se albergase algún sistema de cierre. En este sentido es interesante el hallazgo en el pozo de un largo perno de hierro.

58El relleno que en este sector excavado colmata casi por completo la cavidad de la galería es prácticamente estéril en cuanto a material arqueológico. Por ello aún no existen datos para precisar la cronología de la conducción más allá de su uso en época altoimperial.

59Es digno de mención el hecho de que la solera del canal presenta un desgaste considerablemente menor que en Ucero y que con una altura semejante la sección de la galería sea diferente, pues en Ucero tiene una base proporcionalmente muy ancha, de modo que su forma recuerda una jarra o recipiente de cuello estrecho y cuerpo panzudo. En el Alto del Castro el perfil es mucho más esbelto, pareciéndose más a la galería del acueducto termestino en el tramo de 140 m de longitud del ramal meridional subterráneo donde tiene 0,90 m de anchura y 1,90 de altura, y sección de arco de medio punto peraltado. La diferencia de perfil en la cabecera y en el punto de destino del acueducto de Uxama se debe seguramente a que buena parte del caudal circulante al comienzo derivaba en el recorrido hasta la ciudad para aprovechamiento agrícola. Por otra parte, no hay que descartar la posibilidad de que al llegar al casco urbano se desviara una parte hacia el barrio de la zona oeste. En esta dirección parece apuntar la existencia de una canalización aparecida en 1988 al pie de la ladera oeste, en el pago de Santa Marina.

Canalización occidental

  • 42 García Merino 1991, 74-75.

60En el verano de 1988 las labores agrícolas efectuadas con tractor habían dejado al descubierto en el paraje de Santa Marina (fig. 3, 16) grandes losas que cubrían un pequeño túnel tallado en la roca base. Por ello realizamos una excavación de urgencia sobre una superficie de 3 por 3 m. El trabajo dio como resultado el descubrimiento de una calle en sentido nordeste-suroeste con un firme de cantos pequeños, poco compacto y limitado por dos bordillos de piedras irregulares. Bajo ese empedrado y siguiendo su eje longitudinal, corría un canal rupestre de sección en V, de 90 cm de altura y 55 de anchura máxima, cubierto por grandes planchas irregulares de caliza. Pudo apreciarse con nitidez que la conducción se había excavado en una zona con ocupación doméstica y estaba sellada por la calle. Desechamos interpretarla como cloaca por su sección que favorecería la sedimentación de detritos y por estar cubierta por el empedrado. Los materiales recogidos, escasos por lo superficial del nivel arqueológico –15/20 cm– y los efectos del arado de tractor no permiten establecer precisiones cronológicas dentro de una secuencia entre la segunda mitad del siglo i y el siglo iii42.

Función del acueducto

61La función principal de este acueducto fue seguramente abastecer a las termas públicas. Ello sería posible, aunque la conducción entra en la ciudad a una cota relativamente muy baja (948 m), elevando el agua por los procedimientos al uso en el mundo romano, por ejemplo, mediante norias verticales situadas escalonadamente cada cuatro metros de altura, combinadas con el uso de la bomba de Ctesibio si fuese necesario en algunos tramos. Así sería posible también disponer a media ladera de fuentes e, incluso, de un depósito que luego por acarreo para salvar los últimos metros de diferencia, permitiera alimentar las cisternas subterráneas de la cumbre oeste (solera a 987 m). De ese modo daría agua a las termas situadas en la cota 970 (fig. 3, 13) (cf. supra).

62Por lo dicho parece que el acueducto debió de utilizarse antes de llegar a la ciudad para otros usos como el regadío, la molienda o la artesanía. A lo largo del valle del Ucero, aguas abajo, se conocen varios yacimientos en la orilla derecha por donde transcurre el acueducto, algunos de ellos uillae (fig. 7). Se trata, entre otros, de los yacimientos de hábitat de la Tejera de la Zamora, Urrea y la Finca del pintor en Osma, el Quemao y el del camino de Sotos en Barcebalejo, la Fuente del pobre en Berzosa y Los Villares en Santervás del Burgo. Los cuatro primeros se encuentran en la periferia inmediata de la ciudad. Evidentemente no se trataría de uillae rústicas en todos los casos, pues parece improbable que en tan sólo 18 km hubiese cuatro diferentes explotaciones agropecuarias de ese tipo. En dos de ellos (Los Villares y Camino de Sotos) se conocen restos constructivos con pavimentos de mosaico. En el primero excavaciones de 1954 documentaron parte de un palacio campestre y en el segundo una excavación de urgencia en los años 90 ha exhumado muros y un mosaico (véase más adelante El territorio). Al menos el yacimiento de Los Villares en Santervás del Burgo sí responde al tipo de palacios campestres asociados a explotaciones agropecuarias. El de Barcebalejo por su cercanía a la ciudad podría ser, en cambio, una villa de recreo.

63Es posible que se derivara agua del acueducto para abastecer las necesidades de esas domus y sus balnea y que regara algunos cultivos o sirviera a molinos asociados a una villa. También es probable que se desviara a alguna industria. En el lugar de Fuentelpiojo, muy cerca del paso del canal, ya en término de Osma, se han hallado desechos cerámicos en superficie y fragmentos de moldes de terra sigillata altoimperial. En cualquier caso, parece claro que en la parte inicial del acueducto el volumen de agua era mucho mayor que el que entraba en la ciudad y que la diferencia se perdía por el camino. A explicarlo contribuiría además de lo dicho, el canal excavado en la roca con sección de V que recorre la parte baja de la ciudad extramuros por el oeste, como hemos visto más arriba.

El acueducto oriental

  • 43 Loperráez 1789, 301 y letra G del croquis; Rabal 1899, 117 y Taracena 1941a, 132.

64Tomaba el agua del río Ucero y primero en canal y luego en galería, recorría el lado izquierdo del cañón por el que el río transcurre encajado, hasta donde éste se abre al llano al sur de la ciudad (fig. 3 y fig. 10). De esta conducción citada por Loperráez y Rabal pero que Taracena no consideraba antigua43, queda un tramo de 30 m de longitud al aire y muy degradado. El volado de roca para hacer la caja de la carretera de Burgo de Osma a Gormaz y la cantera para grava que durante años ha mordido el flanco izquierdo de este desfiladero han llegado casi a hacer desaparecer esta conducción, bien conservada todavía en el siglo xviii. Es una galería con sección de medio triángulo, tallada a pico en la roca (fig. 10). Tiene 1,20 m de altura, 1 m de anchura y 30 cm de calado. En el punto donde mejor se conserva se encuentra a una altura de 90 cm sobre la carretera y a varios metros sobre el Ucero.

65Según el croquis de Loperráez, en su inicio tomaba el agua del propio río aguas abajo del puente de Osma en un sencillo canal rupestre, cosa que actualmente es imposible verificar por haber un parque en esa zona. Seguramente la razón de ser de este acueducto menor es que entre su punto de partida aproximado y el de salida de la Hoz del Ucero hacia el llano, el río transcurre bastante encajado, con una diferencia de nivel de unos 4 m entre ambos puntos. La conducción permitía la llegada cómoda del agua a las tierras llanas, cosa que de otro modo hubiera exigido subirla algunos metros.

Fig. 10. Acueducto oriental en la Hoz del Ucero.

  • 44 García Merino 1999, 208-209.

66La conducción fuera del cañón se ramificaba, pues ya en la llanura se ven dos canales, uno que cae al nivel de la carretera con el final del estribo rocoso de la Hoz, a la izquierda de la carretera de Gormaz, y otro al otro lado de ésta, siguiendo la orilla del río. El primero tiene 40 cm de anchura y 30 de calado y pudo servir para regadío de cultivos y abastecimiento de los varios yacimientos de hábitat que hay en esa zona (fig. 3 y 7). El segundo, de 35 cm de anchura y sólo 12 cm de calado, corre hacia dos recintos o pilas talladas en la roca, al pie del puente de Portuguí, para las actividades de la zona industrial de Ladrillejos (fig. 2.22) donde se conservan estructuras cuadrangulares de mampostería con pavimentos de ladrillo, cisternas y canales44.

La zona suburbana y el territorio. Nuevos datos

  • 45 Sanz Aragonés 1994.

67En la Dehesa de Osma se ha constatado la existencia de dos construcciones domésticas bajoimperiales: una gran domus con, al menos, un pavimento musivo, y a 2 km al norte, en el camino de Sotos (Barcebalejo) ha aparecido, como hemos dicho más arriba, un mosaico de tema geométrico45. Este hallazgo hay que ponerlo en relación con el yacimiento inmediato de El Quemao. Probablemente ambos puntos, muy cercanos entre sí, pertenecen a una misma y extensa residencia de la periferia urbana.

Zonas de actividad industrial alfarera

  • 46 Arellano et al. 1996, 355.
  • 47 La excavación fue realizada por la empresa Arquetipo, de Soria. Agradecemos a R. Barrio, M. Lerín (...)
  • 48 García Merino 1995; García Merino & Sánchez Simón 1998.

68Una de las novedades más notables en relación con Uxama y su territorio es la información sobre actividad alfarera que se ha obtenido a causa de obras diversas con posterior seguimiento arqueológico y de hallazgos ocasionales que han revelado la existencia de dos zonas de activa producción cerámica: una en el sector del área suburbana donde hoy está el Burgo de Osma, y otra en el territorio. En el solar que ocupa la Catedral (fig. 2.10) se ha documentado un centro alfarero productor de terra sigillata y de cerámica pintada. Ya en 1994 durante unas obras realizadas en el claustro se recogieron entre diversos materiales romanos fragmentos de moldes de terra sigillata46, uno de ellos asociado a una estructura que parecía corresponder a un horno. Después, en 1999 en el seguimiento de una nueva pavimentación de la Plaza de la Catedral se hallaron restos de otro horno (el fondo de la cámara) y un muro muy alterados por una necrópolis medieval. Se recogió gran cantidad de cerámica de testares de producción pintada de tradición local y también una serie de fragmentos de diferentes moldes de terra sigillata altoimperial47. La decoración empleada muestra sobre todo motivos vegetales, como palmeras, palmetas y rosetas junto con círculos, y el empleo de punzones con águilas y otras aves, ciervos echados, grifos y quimeras. Había también curiosos ejemplares híbridos (acaso fabricados allí mismo), realizados al modo de la sigillata con engobe claro y decoración pintada, por ejemplo, un fragmento pintado al interior con un roleo de volutas en tono vinoso y otro decorado con semicírculos colgados de un surco horizontal. Junto al horno se halló mucha cerámica de desecho (fragmentos pasados de cocción, etc.) de la variedad pintada de tradición local: de cuencos jarras y botellas que responden a cuatro formas habituales en el registro arqueológico de los niveles altoimperiales de la ciudad48.

69Este taller alfarero se encuentra en las inmediaciones de la vía de Asturica a Caesaraugusta en el tramo Uxama-Numantia. Sobre este solar se construyó en la Alta Edad Media un monasterio y luego sería asiento de la Catedral al restaurarse la sede episcopal oxomense.

  • 49 El seguimiento fue realizado por la Empresa de Soria Arquetipo. Agradecemos a R. Barrio, M. Lerín (...)
  • 50 García Merino 1973, 52-56.
  • 51 Ibid., 248-252.

70La otra zona productora de cerámica está más lejos, en Gormaz (fig. 7), en la orilla del Duero entre los manantiales de Fuentes Grandes y Fuentes Chiquitas. Debe de tratarse de un poblado alfarero donde se fabricaban en época altoimperial terra sigillata y cerámica pintada de tradición de excelente calidad. En 2001 durante la ejecución de una variante en la carretera de Quintanas de Gormaz a Recuerda para evitar el paso del Duero por el viejo puente de Gormaz, quedaron al descubierto varios hornos y parte de las construcciones de un centro de producción altoimperial que fabricaba terra sigillata y excelente cerámica pintada de tradición. Las estructuras han quedado muy dañadas por la obras de la carretera. En el seguimiento arqueológico posterior al comienzo de las mismas se recogió gran cantidad de material y se hicieron catas de comprobación que revelaron la existencias de más hornos en las inmediaciones49. Estos hornos corresponden a un complejo alfarero relativamente extenso. En Fuentes Grandes, a una distancia de unos 400 m al este del nuevo hallazgo, había salido a la luz en 1968 a causa de las obras de un camino, un horno en cuyas inmediaciones se recoge abundante cerámica, muchas veces con defectos de fabricación, sobre todo pintada del tipo tradicional con excelentes pastas50 y, como pudimos comprobar en prospecciones que hicimos después, también de sigillata y pesas de telar. Parece claro que este horno pertenece al mismo centro que los hallados en 2001. En Fuentes Chiquitas, a 100 m al oeste de los alfares, localizamos por prospecciones51 un yacimiento donde en fotografía aérea se observan estructuras que parecen corresponder al plano de la pars urbana de una villa.

71Se puede deducir la existencia de otro taller alfarero al norte de la ciudad, en Fuentelpiojo, 2 km al norte de Osma (fig. 2.19), en una zona de fina y roja tierra arcillosa, junto a un manantial, por el hallazgo de fragmentos de un molde decorado con motivos vegetales mediante la aplicación desordenada de diferentes punzones.

Nueva información sobre el territorio

  • 52 García Merino 1984, 386-359; ead. 1996, 269-293.
  • 53 Jimeno & Arlegui 1995, 124-125.

72A los yacimientos ya conocidos, fruto de prospecciones que efectuamos hasta el año 1996 en una superficie de 3 km de radio al sur y al norte del Alto del Castro, es decir en el área suburbana52, se añaden los localizados en prospecciones de otros equipos entre 3 y 18/20 km, es decir aproximadamente en lo que consideramos un mínimo razonable para el territorio uxamense (fig. 7). Aunque no sean una guía segura, los 18 km de longitud de su acueducto y la inexistencia de otros núcleos urbanos en al menos otro tanto en cualquier dirección, permiten plantear como hipótesis (difícil de verificar, ciertamente) que el área de este territorio tendría, atribuyéndole un patrón geométrico como es usual en estos casos, un radio mínimo de 18 km. Limitaría al oeste con el territorio de Clunia, al norte con el de Nouaugusta, al este con el del núcleo instalado en Quintana Redonda53 y al sur con el de Termes. Posiblemente en la Antigüedad Tardía, cuando las sedes episcopales eran el elemento organizador del territorio, el de la diócesis oxomense debió de ampliarse considerablemente ya que en la Alta Edad Media era muy extenso, abarcando además de la provincia de Soria, parte de las de Burgos y Zaragoza.

  • 54 Taracena 1941a.
  • 55 Arellano et al. 1996; García Soto & de la Rosa 1996a.

73Prospecciones realizadas por otros equipos dentro del proyecto de actualización de la Carta Arqueológica de Soria54 han localizado entre 3 y 5 km al sur de Uxama nueve yacimientos más, y en un radio de 15/18 km, es decir, en los términos de Alcubilla del Marqués, San Esteban de Gormaz, Pedrajas de San Esteban, Sotos del Burgo, Berzosa, Fuentearmegil, Fuencaliente, Nafría de Ucero, Santiuste, Valdenarros y Torralba55, veintiséis nuevos yacimientos. La mayoría de ellos parecen granjas o pequeñas aldeas, algunos tal vez fuesen pequeños núcleos concentrados como el ya conocido de San Esteban de Gormaz. En otros casos podría tratarse de uillae por la entidad de los restos constructivos dispersos en superficie, por ejemplo, la Fuente del Pobre de Berzosa, los Casares de Santiuste, el Cubillo de Alcubilla del Marqués, el de los Quintanares de Valdenebro, en parte ya conocido, y el Saltillo en Fuencaliente (fig. 7, con los más destacados).

74A pesar de las dificultades para establecer en muchos casos la naturaleza y función de los yacimientos rurales, se puede decir que en un radio de 15 a 18 km en torno a Uxama se han localizado, excluyendo los yacimientos del área suburbana que hemos visto ya, 15 villas en ocho de las cuales se ha comprobado la existencia de mosaicos, pinturas murales y una compleja planta, es decir que se trata sin duda de la pars urbana o zona residencial de la villa. Aparte hay no menos de once yacimientos, posiblemente granjas, a lo largo de las márgenes del Ucero, a muy escasa distancia unos de otros, en particular al sur de la ciudad entre el área suburbana y el Duero, en los términos de Osma, la Olmeda y la Rasa.

75Las villas con residencia señorial comprobada se encuentran en dirección norte en Barcebalejo, Sotos del Burgo y Ucero siguiendo el curso del río de este nombre, y en Santervás en el Cejos. Hacia el Este, en Rioseco junto al Sequillo y hacia el Sur, sobre el Duero en Gormaz (fig. 7). Los restantes yacimientos rurales, en los que sólo se han hecho prospecciones superficiales o sondeos puntuales, se reparten por los valles de los ríos Ucero, Abión, Sequillo, Bayubas, Duero y Madre y están en Ucero, Fuencaliente, Berzosa, Barcebalejo, Sotos del Burgo, Valdenarros, Valdenebro, Torralba del Burgo, Valdealbillo, Boos, Torreandaluz, Bayubas de Abajo, Aguilera, Alcubilla del Marqués, San Esteban de Gormaz, Pedrajas de San Esteban, Osma, Gormaz y Vildé. Este inventario no es, desde luego, exhaustivo y sus integrantes no siempre, claro está, villas, sino granjas, aldeas o casas aisladas.

  • 56 Ortego 1956, 16-194.
  • 57 Blázquez & Ortego 1983.

76Entre las uillae de Uxama destacan las de Rioseco y Santervás, verdaderos palacios campestres, excavadas parcialmente por T. Ortego. La villa de los Villares de Santervás del Burgo, fue excavada en 1954 cuando estaba ya bastante degradada y expoliada parte de sus muros56. Se encuentra en suave ladera a orillas del río Cejos, entre la vía de Asturica a Caesaraugusta y la posible vía hacia el norte (a Nouaugusta?) por el valle del Ucero. Se exhumó parte del área residencial organizada alrededor de un gran peristilo o patio porticado. Se trata de una serie de estancias con suelo de mosaico de motivos geométricos y pinturas murales en las que destacan los espacios de recepción y representación con dos grandes salones, uno de planta casi circular con cuatro lóbulos y otro con planta cruciforme biabsidiada en el extremo de uno de los brazos. El emblema central del mosaico del salón circular representa un tema importante en este medio como la Abundancia: una figura femenina de rubia cabellera, con túnica y manto, que lleva la cornucopia en el brazo izquierdo57. La villa de Santervás, inició su vida, según Ortego, en el siglo ii y fue abandonada en el v. A lo largo de ese tiempo experimentó una destrucción y una remodelación. Destacan sus bellos mosaicos polícromos.

  • 58 García Merino & Sánchez Simón 2004.
  • 59 Ortego 1976.
  • 60 Blázquez & Ortego 1983.
  • 61 Balil 1984b, 325-340.

77La villa de los Quintanares de Rioseco, datable entre el siglo ii y el v, tiene la planta organizada en torno a dos peristilos, como la de Almenara de Adaja (Valladolid)58. De ella excavó T. Ortego de forma discontinua entre 1965 y 75, treinta habitaciones con mosaicos y los baños59. La riqueza de los pavimentos de esta villa es muy grande; en cuanto a su decoración predominan los temas geométricos, a veces un poco arcaizantes. Son del siglo iv y tienen paralelos en los de las termas de Clunia y en otros lugares del sur y el este de la Meseta. Del conjunto destaca un gran salón trilobulado pavimentado en su centro con un opus sectile. En los ábsides había emblemas de los que sólo se ha conservado uno en mosaico teselado de factura más cuidada y de estilo muy diferente al de Santervás60, que muestra de nuevo el tema de la Abundancia. Es la misma imagen propiciatoria que aparece también en Cuevas de Soria, infrecuente, sin embargo, en los mosaicos de esa época, pero con similitudes en mosaicos de Antioquía. Un elemento digno de mención en el ajuar de esta villa es una estatua de culto de Saturno en mármol, copia romana del siglo i de un original helenístico expuesta en el Museo Numantino de Soria61.

  • 62 Ortego 1954, 413-419.

78En la Cruz del Santo de Sotos del Burgo los abundantes restos constructivos y materiales de superficie y el hallazgo de una pequeña escultura de bronce de la Fortuna apuntan también a la existencia de otra villa en la margen izquierda del río62.

  • 63 Taracena 1941a, 163-165.

79La villa del Pozo de Jaray en Ucero, protegida de las avenidas del río por un muro y con escalera de acceso al agua, fue descubierta ya a finales del siglo xix cuando al hacer la carretera del Burgo a San Leonardo apareció un mosaico figurativo. El mosaico se conoce a través de una noticia de N. Rabal acompañada de un dibujo63. Presenta la decoración dividida en tres registros: en el superior mostraba a la Quimera, herida de muerte por Belerofonte cabalgando a Pegaso y una inscripción explicativa. En el registro intermedio aparecían elementos vegetales, vasos y en el tercero, delfines y peces. T. Ortego hizo una excavación de urgencia en 1967 sacando a la luz una habitación. En 1980 M. López exhumó algunas otras habitaciones con mosaicos polícromos de tema geométrico que se han datado en los siglos iv y v. Sin embargo, apenas se sabe algo más que el hecho de que se realizaran excavaciones. Muy cerca está la necrópolis celtibérica y una zona de enterramientos hispanorromanos que tal vez haya que asociar con la villa.

  • 64 García Merino 1973.

80En Fuentes Chiquitas de Gormaz, junto al Duero, muy cerca de la necrópolis celtibérica de la Requijada, hay otra villa64. Su compleja planta, ordenada en torno a un peristilo central, se percibe en fotografía aérea y muestra en superficie los materiales habituales en estos casos.

81En Vildé, a orillas del río Caracena, está la villa de Traslashuertas, muy degradada por el cultivo y de la que es perceptible parte de un gran salón triabsidiado.

  • 65 Ead. 1978.
  • 66 Ead. 1999, 185-190.

82Pertenecía como las otras a notables uxamenses pero sobresale del resto por haberse conservado junto a ella un monumento funerario excepcional en la Meseta. Es un sepulcro turriforme65 de opus caementicium, en origen encalado al exterior, con planta cuadrangular y dos pisos comunicados por una escalera de obra. El piso inferior, iluminado por una pequeña ventana abocinada, guarda todavía restos de la pintura mural de tema geométrico que lo decoraba. Está muy alterado por haber sido prácticamente partido en dos y despojado de parte de su fábrica por una riada a comienzos del siglo xx. En el siglo vii la matrona Anduires hizo construir una iglesia sobre el terrazgo de esta villa, según consta en su estela funeraria66. Es una muestra de la dirección que toma en esa época el evergetismo de la aristocracia que promueve la construcción de templos y monasterios en sus fundos.

Conclusiones

  • 67 Ese desarrollo se había iniciado ya en los años que siguieron a las guerras sertorianas, ya que Ux (...)

83Por todo lo expuesto se puede considerar que Uxama fue uno de los núcleos potenciados por la administración provincial romana en el marco de la política de urbanización del territorio conquistado iniciada por César, desarrollada por Augusto y seguida por los primeros julio-claudios La ciudad, beneficiada por una de las vías más importantes de la Península, experimentó desde tiempos de Augusto un notable desarrollo67 que se refleja en su crecimiento físico. El casco urbano se amplió notablemente entre mediados del siglo i a.C. y finales del i p.C. con barrios que fueron surgiendo junto a las calzadas principales al norte y al este, a consecuencia del crecimiento demográfico y de la actividad industrial (fig. 3).

  • 68 García Merino 1975, 375.

84La infraestructura urbana relacionada con el abastecimiento de aguas por su complejidad y características abunda en la impresión de un núcleo relativamente populoso y también (respecto a otros núcleos coetáneos) densamente ocupado, impresión que parecen confirmar algunos rasgos de su epigrafía funeraria68. El sistema principal era la red de cisternas, que se completaba con un acueducto principal al norte, del cual se derivaba un ramal hacia el oeste, y un acueducto secundario que por el este recorría el área suburbana. La excavación del acueducto del norte durante las próximas campañas proporcionará información sobre su trazado en el interior del núcleo, su destino y algunas cuestiones técnicas relacionadas con los medios de elevación del agua desde la relativamente baja cota de entrada hasta las termas de media ladera o quizá más arriba. Su ramal occidental abastecía el extremo del casco urbano en esa dirección. En cuanto al acueducto oriental, servía al área artesana y alguna villa de la zona.

  • 69 Ead. 1996.

85Las prospecciones superficiales, la fotografía aérea, hallazgos fortuitos y seguimientos de urgencia realizados en el entorno inmediato del Alto del Castro muestran en un entorno de 2 a 3 km de radio una veintena de yacimientos estrechamente relacionados con él (fig. 2): barrios bien definidos, residencias de recreo, áreas artesanales y granjas. Al norte, al pie del Alto del Castro, el hábitat se situaba próximo al río ya desde tiempos tardoceltibéricos como los materiales cerámicos y numismáticos ponen de relieve en torno a la iglesia de Osma. Hay además un recinto campamental en Vegahoz, sobre la margen izquierda del mismo río (fig. 2, 18)69.

86En cuanto a las construcciones de carácter doméstico documentadas en diferentes puntos del área suburbana, no es posible en el estado actual de información saber de qué tipo de edificio se trata, si de viviendas o de sedes de collegia, por ejemplo. Algunas se pueden situar en el Alto Imperio (zona de la Iglesia de Osma, fig. 2,6 y 7) otras en el Bajo. Algunas de éstas últimas, yacimientos de la orilla derecha al norte y alguno de la izquierda: Dehesa de Osma y Polideportivo, finca de S. Jiménez y salida de la Hoz en Portuguí (fig. 2, 11,14 y 9, respectivamente), parece que serían grandes domus fuera del casco urbano que revelan un alto poder adquisitivo, posibles villas de recreo de la minoría acomodada.

87Hay también barrios como el situado al norte del Alto del Castro en el Palomar/la Huerta de Osma (fig. 2,6 y 7) entre el río Ucero y la necrópolis de Fuentelaraña junto al paso de la vía de Asturica a Caesaraugusta en dirección a Numancia.

88También ha habido novedades en los últimos diez años sobre las áreas de actividad artesanal. Se ha visto que al otro lado del río hay, al menos, una que se extiende por su orilla izquierda desde el puente de Portuguí hasta los Llanos por el sur y aguas arriba, más al norte, en el Burgo, por el solar de la Catedral.

89Se perfila así una ciudad con un casco urbano fruto de la evolución del antiguo núcleo arévaco. Éste se amplió notablemente entre el inicio del siglo i a.C. y finales del i p.C. con barrios que fueron surgiendo junto a las calzadas principales al norte y al este, a consecuencia del crecimiento demográfico y de la actividad industrial. Lamentablemente no podemos con los datos disponibles por ahora conocer la relación cronológica de algunos yacimientos respecto a otros, aunque parece lógico pensar que en algún caso no fueran coetáneos sino sucesivos. Nos referimos por un lado a las instalaciones industriales de Ladrillejos (fig. 2, 22) y a la probable villa de recreo de la orilla izquierda del Ucero a la altura del Puente de Portuguí y finca de S. Jiménez (fig. 1,9 y 14) al sureste, y por otro a los alfares de la Catedral (fig. 2, 10) y la villa de la Dehesa-Polideportivo (fig. 1, 11). En estos casos habría que pensar en la sustitución de determinadas áreas industriales del Alto Imperio por grandes domus bajoimperiales construidas por minorías de alto poder adquisitivo que encontraban en el Alto del Castro limitaciones de espacio.

90También en el Bajo Imperio y a juzgar por las evidencias reveladas en fotografía aérea, había intramuros domus de grandes superficies-superan los 2 500 m2 –construidas sobre lo que antes debía ser un solar urbano densamente poblado. Mientras, en el campo se observa una intensa ocupación del suelo a base de yacimientos muy cercanos entre sí, posiblemente granjas y también casas de labor salpicando los fundos de las villas y algunas aldeas o pequeños núcleos concentrados. Hasta tener una información mucho mas completa, sobre todo cronológica, sería precipitado explicar este panorama como fruto de un cambio en el poblamiento, entre otras cosas porque la clasificación cronológica de los yacimientos (altoimperial/bajoimperial), basada en los materiales de superficie no permite conocer lo suficientemente bien la relación temporal entre ellos. Sin embargo, todo apunta en esa dirección, esperable teniendo en cuenta las circunstancias socio-económicas de la época. La imagen del hábitat que la Arqueología transmite es sólo la punta del iceberg de una realidad que al compás del avance de la investigación habrá que ir desvelando.

Notes

1 García Merino 1986; ead. 1987, 103.

2 Ead. 2000b.

3 El yacimiento está cerca de la desembocadura del río Abión en el Ucero (fig. 2.12) en un El yacimiento está cerca de la desembocadura del río Abión en el Ucero (fig. 2.12) en un paraje idílico. Fue localizado en prospecciones efectuadas en 1985. Ocupa un hemiciclo formado por las rocas junto a una zona donde la profundidad del río es mayor. Allí hay, además de materiales cerámicos en superficie, restos constructivos y se halló reaprovechada en una cerca una acrótera de piedra de tipo muy temprano que podría haber pertenecido a un templo, y que lamentablemente desapareció al poco tiempo. Sobre este lugar, ladera arriba, hay una ermita abandonada que tiene el ábside excavado en la roca y estuvo dedicada a Santa Eulalia. Tal vez ese hecho responda a la cristianización de un lugar sagrado desde antiguo.

4 De ese Plan sólo se ha desarrollado una pequeña parte por la falta de una infraestructura adecuada (un edificio con taller y almacenes etc. al modo de aquella con que, en cambio, cuentan Termes y Clunia) para trabajar en un yacimiento de esta entidad.

5 Morenas de Tejada 1914 y 1916.

6 García Guinea 1959, 131.

7 García Merino 1999, 194-209.

8 Ead. 1991.

9 Ead. 1987 y 1999, 198-200.

10 Ead. 1987, 89-93.

11 Morenas de Tejada 1916, 606-607.

12 García Merino 1987, 92.

13 Ead. 1995, 151-163.

14 Ead. 1987.

15 Morenas de Tejada 1914, 340-343.

16 García Merino 1999, 201-203.

17 Ead. 1975, 99-150.

18 Tenemos en desarrollo un proyecto de cartografía digital basada en la fotografía aérea, en colaboración con G. Gillani, orientado al estudio del urbanismo en Uxama y del hábitat en su territorio.

19 Blázquez & Ortego 1983; Torres Carro 1992, 843.

20 García Guinea 1959,128 y 133.

21 Fernández-Galiano 1980; Torres Carro 1992.

22 García Merino 1999, 206.

23 La excavación fue realizada por la empresa soriana Arquetipo y dirigida por Ma Jesús Tarancón. La excavación fue realizada por la empresa soriana Arquetipo y dirigida por Ma Jesús Tarancón. Los resultados se recogen en una Memoria depositada en la Delegación Provincial del Servicio de Cultura de la Junta de Castilla y León en Soria. Agradecemos a Ma J. Tarancón y a sus compañeros las facilidades dadas en nuestra visita a la excavación, así como sus informaciones.

24 Sobre el abastecimiento de agua a la ciudad hay un estudio más detallado (García Merino 2006). Con la riqueza hídrica de su territorio, podría estar en relación el culto a una divinidad femenina del agua y el pequeño yacimiento localizado en la orilla derecha del río Abión (fig. 2, 12), y éste a su vez con Drusuna, la divinidad a la que se dedicó un santuario en Olmillos de San esteban (Gómez Pantoja & Palomar 1995,187) o tal vez con Deganta (García Merino 2001a).

25 Almagro Basch 1976.

26 Taracena 1941a, 128.

27 Sáenz Ridruejo 1967, 286.

28 García Merino & Sánchez Simón 1998, 8-17.

29 Tres piezas de terra sigillata hispánica tardía prácticamente enteras (Carretero et al. 1994,865-874) y un altar doméstico dedicado a Júpiter Óptimo y Máximo (García Merino 2003,128-129) se exponen en el Museo Numantino de Soria.

30 Loperráez 1788,301.

31 Rabal 1889, 117.

32 García Merino 1991,196 y 206-207; ead. 2001, 53-55; ead. 2006, 165-178.

33 Loperráez 1798, 298 y 300.

34 Rabal 1889, 117.

35 Sáenz García 1967,149-150.

36 Sáenz Ridruejo 1985, 265-291.

37 Sercam 1988.

38 La excavación se hizo con A. Balado como co-director.

39 Sáenz Ridruejo 1985, 280-281.

40 Ibid., 269.

41 Ibid., 277.

42 García Merino 1991, 74-75.

43 Loperráez 1789, 301 y letra G del croquis; Rabal 1899, 117 y Taracena 1941a, 132.

44 García Merino 1999, 208-209.

45 Sanz Aragonés 1994.

46 Arellano et al. 1996, 355.

47 La excavación fue realizada por la empresa Arquetipo, de Soria. Agradecemos a R. Barrio, M. Lerín y Ma J. Tarancón, autoras del Informe inédito depositado en el Servicio Territorial de Cultura de Soria, la amabilidad de mostrarnos los materiales y la información in situ. La terra sigillata está siendo estudiada en un proyecto I.D.I. de caracterización arqueométrica de cerámicas dirigido por Ma V. Romero.

48 García Merino 1995; García Merino & Sánchez Simón 1998.

49 El seguimiento fue realizado por la Empresa de Soria Arquetipo. Agradecemos a R. Barrio, M. Lerín y Ma J. Tarancón la información facilitada cuando visitamos la excavación y la amabilidad al mostrarnos los materiales. El Informe de la intervención, inédito aún, está depositado en el Servicio Territorial de Cultura de Soria.

50 García Merino 1973, 52-56.

51 Ibid., 248-252.

52 García Merino 1984, 386-359; ead. 1996, 269-293.

53 Jimeno & Arlegui 1995, 124-125.

54 Taracena 1941a.

55 Arellano et al. 1996; García Soto & de la Rosa 1996a.

56 Ortego 1956, 16-194.

57 Blázquez & Ortego 1983.

58 García Merino & Sánchez Simón 2004.

59 Ortego 1976.

60 Blázquez & Ortego 1983.

61 Balil 1984b, 325-340.

62 Ortego 1954, 413-419.

63 Taracena 1941a, 163-165.

64 García Merino 1973.

65 Ead. 1978.

66 Ead. 1999, 185-190.

67 Ese desarrollo se había iniciado ya en los años que siguieron a las guerras sertorianas, ya que Uxama es el unico oppidum que sobrevivió de entre los varios existentes en la zona (García Merino & Untermann 2002,143-151). Esto se enmarca en el proceso de reagrupación de los hábitats que también se ha observado en otras zonas, en palabras de F. Vadin (Vadin 2000,102) ligado a un crecimiento urbano sin precedentes orquestado por la aristocracia indígena.

68 García Merino 1975, 375.

69 Ead. 1996.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Emplazamiento de Uxama desda el sur (foto : Fr. Didierjean).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 181k
Légende Fig. 2. El conjunto arqueológico de Uxama: 1. Necrópolis celtibérica de Portuguí; 2. Necrópolis celtibérica de Fuentelaraña; 3. Necrópolis hispanorromana; 4. Necrópolis hispanovisigótica; 5. La Albareja; 6. El Palomar/el Redondal; 7. entorno de la iglesia de Osma; 8. Barrio de los Zumacales; 9. Puente de Portuguí; 10. Catedral; 11. La Dehesa/la Huerta/Polideportivo; 12. Pozo de la Peña; 13. Urrea; 14. Finca de S. Jiménez; 15. Barraquillos; 16. La Pedriza; 17. Las Callejuelas; 18. Vegahoz; 19. Finca del pintor; 20. Tejera de la Zamora; 21. Fuentelpiojo; 22. Ladrillejos; 23. La Mirandilla y La Jabinada; 24. Los Llanos y Huerto Juanote; 25. Huerta Cristino y Cruz de la Raposa.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 415k
Légende Fig. 3. Casco urbano y área de crecimiento altoimperial. Obsérvese cómo la muralla bajoimperial encierra sólo la mitad aproximadamente de la superficie urbana anterior (trama gris).
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 402k
Légende Fig. 4. Cisterna pluricameral en omega. Planta.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
Légende Fig. 5. Cisterna pluricameral con planta en omega. Interior del compartimento B.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende Fig. 6. Cisterna pluricameral en omega. Compartimento A. Detalle del orificio de alimentación.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Légende Fig. 7. Yacimientos principales del área territorial de Uxama.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 401k
Légende Fig. 8. Acueducto septentrional en la cabecera. Galería de Ucero. Obsérvese el ensanchamiento del la parte inferior de la galería.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 254k
Légende Fig. 9. Acueducto septentrional al comienzo del tramo urbano hacia el oeste. Obsérvense el spiramen, en primer plano, la posible acometida del ramal oeste y el alargado perfil del túnel..
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 271k
Légende Fig. 10. Acueducto oriental en la Hoz del Ucero.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/975/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 287k

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540