Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Les villes de la vallée du Douro à l’Époque romaine

Salmantica en época imperial. Un estado de la cuestión

Irene Hernández Domínguez

Texte intégral

1Este trabajo pretende ser una síntesis sobre las investigaciones históricas realizadas hasta la fecha sobre la ciudad de Salamanca durante la época romana. Ha sido un trabajo elaborado en el marco del presente proyecto de investigación dedicado al urbanismo del valle del Duero, al tiempo que constituyó nuestro Trabajo de Grado, elaborado bajo la dirección del Dr. D. Manuel Salinas de Frías.

2A continuación, expondremos un breve resumen de dicho trabajo, siguiendo el desarrollo que establecimos en él: la época preaugústea, la constitución de la ciuitas, el debate entorno al Edicto de Vespasiano, el urbanismo y arquitectura del asentamiento, el ámbito rural, los aspectos sociales y las mentalidades. Se destacarán especialmente los avances y ausencias en las investigaciones.

  • 1 Pol. 3.14.9; Liv. 21.5; Plut. De mul. uir.; Polyaen. 7.48.

3La antigua ciudad, sobre la que se levanta en parte la Salamanca actual, se situaba sobre un farallón rocoso, defendido hacia el sur por el río Tormes. El Cerro de San Vicente fue la ubicación de un asentamiento de la facies Soto de Medinilla, durante la Primera Edad del Hierro. Hacia el s. iv a.C. se produjo una extensión del área habitada hacia el Teso de las Catedrales, de manera que, durante la Segunda Edad del Hierro, Salmantica se había convertido en un gran oppidum que ocupaba unas 20 ha y que sufrió el ataque de Aníbal en el 220 a.C., como transmiten Polibio, Tito Livio, Plutarco y Polieno1. El asentamiento se sitúa sobre un vado del río Tormes, un paso que es aprovechado por la vía natural de comunicación del oeste de la Meseta, el posterior Iter ab Emerita Asturicam. Al mismo tiempo, se encuentra en un punto de contacto entre dos zonas edáficas y litológicas distintas pero complementarias, lo que habría permitido su desarrollo, al igual que provocado posibles enfrentamientos por su control. Éste es el argumento que se defiende a la hora de explicar el porqué para Tito Livio y Polibio Salmantica fue ciudad vaccea durante la expedición de Aníbal, mientras que posteriormente fue adscrita a la Lusitania junto con el resto de los vetones.

  • 2 Cf. Ruiz del Árbol & Sánchez Palencia 1999,119-139; iid. 2000,115-129.
  • 3 El estudio más completo hasta la fecha sigue siendo el de Mangas Manjarrés 1992,251-268. Con argum (...)

4La cuestión de la reorganización territorial y la relación entre el área de influencia de la anterior comunidad indígena y el territorio de la ciudad romana es un aspecto que aún no ha sido suficientemente estudiado. Las investigaciones que se están llevando a cabo sobre las explotaciones mineras del sur provincial, en El Cabaco y El Maíllo, con un enfoque de la arqueología del paisaje, quizás puedan arrojar en un futuro algo de luz sobre este aspecto2. Hasta el momento, las publicaciones se han centrado esencialmente en la identificación de las comunidades que transmiten los dos termini augustales del 6 p.C. y en su ubicación en la actual provincia de Salamanca3.

  • 4 Fron. De agrorum qualitate, 7-9 = Th. 1-2; Agenio Urbico, Commentum ad Frotinum, 4.27. Estudio de (...)

5La cita de Frontino incluyendo a los salmanticenses, junto con los palentinos, entre los pueblos que disfrutaron del ager per extremitatem mensura comprehensus permite afirmar que Salmantica sería, tras su constitución como ciuitas romana, una comunidad estipendiaria4.

  • 5 HEp, 5, 1995, 674: Imp(eratori) Caes(ari)/M (arco) Aur(elio) Anto/nino Aug(usto) / f(ilio) L(ucii) (...)

6La cuestión de si Salmantica adquirió el estatuto de municipio a raíz del Edicto de Vespasiano es uno de los aspectos que más atención ha generado en las investigaciones sobre esta ciudad y que se debe insertar en un debate mucho más amplio. No se dispone de ningún testimonio concluyente. Sólo un epígrafe dedicado al emperador Caracalla por el ordo Salmanticensium parece mostrar, casi con total seguridad, que Salmantica al menos a principios del s. iii p.C. era, muy probablemente, un municipio5. Por otro lado, la construcción de un alcantarillado y la reforma de viales, entre los ss. ii y iii p.C., junto con el puente, datado por la mayoría de los investigadores hacia finales del s. i p.C., ha hecho que se proponga la posible existencia de una anterior promoción municipal, y de unas elites que invirtieron en su ciudad.

  • 6 Se trata de González Echegaray 2000; Misiego Tejada et al. 1998, 195-209.
  • 7 Como son las de Benet Jordana & Sánchez Guinaldo 1999, 119-152; Martín Valls et al. 1992, 87-115; (...)

7Los aspectos urbanísticos y arquitectónicos de la Salamanca romana pueden llegar a ser relativamente bien conocidos a través de las intervenciones arqueológicas efectuadas estos últimos años en la ciudad. Para el núcleo urbano se cuenta con dos excavaciones cuyos resultados han sido publicados, como son la del Patio de la Clerecía, y el complejo artesanal de la Calle Arcediano6 con síntesis sobre las excavaciones de urgencia7. Sin embargo, una consulta de los informes de las excavaciones, depositados en el Museo provincial, aporta datos significativos que merecerían ser estudiados en profundidad cara a ser publicados.

  • 8 Martín Valls et al. 1992, 87-115.
  • 9 Alario García et al. 1998.

8La Salmantica imperial se ubicaba en el ya mencionado Teso de las Catedrales e inmediaciones, abandonando el Cerro de San Vicente8. En una parte del solar urbano, como se observó en la excavación del Trilingüe9, se documentaron dos calles perpendiculares, una de ellas con la orientación NE-SO, la misma orientación que presenta también el puente sobre el Tormes.

  • 10 González Dávila [1606] 1994.
  • 11 Como defienden Menéndez Bueyes & Jiménez González 1999.
  • 12 Por ejemplo, Galliazzo 1995.
  • 13 Según Menéndez & Jiménez 1999. El hallazgo de la moneda es recogido por Dorado [1766] 1985.

9Este puente constituye el único resto monumental conservado en la actualidad. Sólo los 14 arcos y medio más próximos a la ciudad son de factura romana. La principal cuestión en torno a él es su controvertida datación: desde el reinado de Trajano, como recoge la tradición ya desde González Dávila, en 160610, los reinados de Domiciano y Nerva11, o la época augustea, según otros investigadores12. Recientemente ha sido objeto de trabajos de restauración, habiéndose documentado cuatro pavimentos sucesivos, uno de ellos posiblemente de época romana, que puede ser el pavimento bajo el que, según Bernardo Dorado, se halló una moneda de Antonino Pío13.

  • 14 Martín Valls et al. 1992,112.

10Los edificios públicos, sean religiosos o civiles, están completamente ausentes del registro arqueológico de Salmantica. Se puede avanzar la probable ubicación de un edificio civil en las inmediaciones de la calle Libreros, coincidiendo con la parte más alta del Teso de las Catedrales, y por donde, según algunos autores, discurriría la llamada Vía de la Plata14. En un solar de la misma calle se halló, hace unos años, el pedestal de estatua dedicada a Caracalla por el ordo salmanticense.

  • 15 Ibid., 114.

11Salmantica contó con una muralla de la que en la actualidad sólo se conservan algunos restos constructivos. La principal dificultad para su estudio reside en su datación ya que no se dispone de ninguna investigación específica sobre esta cuestión. Se ha avanzado que las estelas reutilizadas en su construcción tienen una cronología altoimperial, lo cual permitiría otorgar a la muralla una datación entre los ss. iii-iv p.C15.

  • 16 Desde la Peña Celestina, discurriendo por la actual Avenida del Rector Esperabé, hasta la calle Sa (...)
  • 17 Cf. Macarro Alcalde 2000, 13.
  • 18 González Echegaray 2000, 178-179.

12El trazado de la muralla romana es considerado el mismo que el de la anterior indígena y el mismo que el de la posterior Cerca Vieja, la primera muralla medieval16. Este trazado puede ser apreciado en la actualidad en la Avenida del Rector Esperabé y ha sido localizado en varias intervenciones arqueológicas, como la de calle del Silencio y Cuesta de Carvajal17. En la intervención del Patio de la Clerecía, se localizó el foso de la muralla celtibérica, pero su construcción no era sucedida por una posterior muralla romana y medieval, como se proponía hasta ahora. Esto lleva a González Echegaray a proponer que posiblemente la muralla indígena tenía dos recintos concéntricos, o que ésta no es sucedida por las otras dos en todo su recorrido18.

  • 19 Alario García et al. 1998.
  • 20 Misiego Tejada et al. 1998,195-209.

13En Salmantica se han podido documentar, de forma más o menos completa, restos de tres espacios de habitación y dos ínsulas, entre las que destaca la manzana exhumada en el solar del Trilingüe19. Se debe destacar el complejo artesanal, documentado en la c/Arcediano, con una serie de nueve estancias rectangulares, plataformas, artesas, cubetas y suelo impermeables. El estado fragmentario de los restos no permite asignar el uso al que fue destinado, pudiéndose tratar de producción cerámica, manufactura textil o molienda de bellotas20.

  • 21 González López 1998.

14En lo que se refiere a la o las necrópolis de la antigua Salmantica, debemos destacar la intervención arqueológica en el solar de Niños del Coro, en la que se documentó un conjunto de enterramientos, con tres sepulturas de inhumación y dos fosas de incineración21. La ubicación de este conjunto, en el sector suroriental de la ciudad, coincide con la ubicación que tradicionalmente se viene proponiendo para la necrópolis de Salmantica, ya que es en esta parte del solar urbano donde se han localizado la mayoría de las inscripciones funerarias.

  • 22 Angoso García 1985,341-388; Piñel 1981,217-226; Jiménez González & Arias González 1983, 81-103.
  • 23 García Morales & Serrano Piedecasas 1996; Regueras Grande & Pérez Olmedo 1998.
  • 24 Ariño Gil & Rodríguez Hernández 1997,225-245; Ariño Gil et al. 2002,283-309.

15Algunos yacimientos del ámbito rural han merecido la publicación de artículos22 o incluso de monografías, como sucede para el caso de la villa de San Julián de la Valmuza, o el conjunto de mosaicos de la actual provincia23. En los últimos años, los resultados de las prospecciones en el entorno de Salmantica, llevadas a cabo por Ariño Gil, vienen a ampliar significativamente los conocimientos24.

  • 25 Roldán Hervás 1971; Morán Bardón 1940.

16Las vías de comunicación de época romana de esta zona del convento emeritense son relativamente bien conocidas. Las investigaciones de Morán Bardón o Roldán Hervás25 muestran así que, además del Iter ab Emerita Asturicam del que Salmantica era mansio, varios ramales secundarios encuentran su punto de enlace en esta ciudad.

  • 26 Angoso García & Marcos Martín 1992, 11-40; Pradales Ciprés 1992,323-327.

17Los aspectos comerciales en la antigua Salmantica son otra de las lagunas en la investigación. Algunos estudios se ocuparon, ya hace más de una década, de los hallazgos de terra sigillata en el ámbito rural y desde entonces los conocimientos no se han visto ampliados con nuevas publicaciones26. Por ahora, se constata que Salmantica a finales del s. i p.C. se incluye en unos circuitos comerciales relativamente fluidos, importando terra sigillata de los alfares riojanos. Para las importaciones extrapeninsulares, como la cerámica campaniense y las producciones itálicas o gálicas, una consulta de los informes de las intervenciones arqueológicas del centro urbano delata una presencia muy escasa, pero no tanto como trasmiten las publicaciones disponibles hasta la fecha.

  • 27 Blázquez Cerrato 2002.
  • 28 García Figuerola 1984,189-197; id. 1990,237-252.

18En lo que se refiere a la numismática y circulación monetaria, Salmantica ha formado parte de profundas investigaciones de conjunto, como la de Blázquez Cerrato sobre la Vía de la Plata27. Igualmente se dispone de un repertorio de piezas efectuado por García Figuerola28, que permite poner de manifiesto la diferencia entre Salamanca y las zonas cercanas en lo que respecta al volumen de hallazgos y de piezas publicadas, siendo para nuestra ciudad mucho menor.

  • 29 Salinas de Frias 1992,301-309; id. 1994,287-309; Salinas de Frias & Romero Pérez 1995, 13-28.
  • 30 Morán Bardón 1922; Maluquer de Motes 1956; Alonso Ávila & Crespo Ortiz de Zárate 1999; Hernández G (...)

19Por otro lado, la constitución o configuración de la sociedad salmanticense en época romana es uno de los temas que, hasta la fecha, han recibido una considerable atención en los estudios publicados, como los de Salinas de Frías29. Las fuentes epigráficas han sido recogidas en varios corpora: desde los de Morán Bardón y Maluquer de Motes, hasta los más recientes, pero no por ello más completos y sin errores, de Alonso Ávila y Crespo Ortiz de Zárate o Hernández Guerra30.

  • 31 Por ejemplo, CIL, II, 871 y CIL, II, 872.
  • 32 Un ejemplo es Maluquer de Motes 1956, n° 108: Paterno / Camali / f(ilio) annoru/m XX h(ic) s(itus) (...)

20Dentro de los sistemas onomásticos, la estructura de la denominación personal típicamente peregrina, compuesta por un nombre único seguido del patronímico predomina con amplia mayoría, frente a un número escaso de individuos con tria nomina. Entre los epitafios de estos dos grupos se constatan varias diferencias. Así, por ejemplo, entre los individuos con ciudadanía romana, son prácticamente habituales la expresión de la pietas, la indicación del dedicante y su lazo de unión con el difunto y la utilización de lo que podemos llamar formas clásicas, como son los altares y las placas31. Sin embargo, salvo alguna posible excepción, estos aspectos no se constatan en los epitafios sobre estela en los que aparecen peregrinos32. Una cronología diferente o lugares de hallazgo distintos no parecen estar en la base de tal diferencia. No es posible evaluar hasta qué punto es generalizado, pero en principio, los individuos con tria nomina, ciudadanos romanos, parecen estar más en contacto con algunas manifestaciones de la cultura clásica, frente a una gran mayoría peregrina más apegada a las tradiciones indígenas.

  • 33 AE, 1972, 286; Maluquer de Motes 1956, n° 107.
  • 34 CIL, II, 871 y CIL, II, 880, respectivamente.
  • 35 CIL, II, 438.

21Por otro lado, en el conjunto epigráfico salmanticense se constata la usual diferenciación jurídica entre individuos libres, no libres, y también libertos33. Sin embargo, no hay constancia de personas en cargos administrativos o religiosos, ni tampoco testimonios sobre instituciones tan significativas como el sevirato. Igualmente, ninguna dedicatoria funeraria fue realizada por amigos o clientes, mostrando una sociedad reticente a las relaciones sociales ajenas a la familia nuclear. Por el momento, se puede avanzar que fue una sociedad bastante cerrada, poco dinámica y que no recibe un aporte considerable de inmigrantes, exceptuando una familia originaria de Termes, o de ciudades cercanas como Albocela34. El epitafio de un salmanticense, por otro lado, se ha hallado en Idanha-a-Vella35.

  • 36 Hernández Guerra 2001, n° 19.

22En lo que se refiere a mentalidades, religiosidad y cultura, la consideración principal es su conocimiento en gran medida parcial, condicionado por las escasas fuentes disponibles. Esto es especialmente aplicable a los aspectos religiosos, para los que no se dispone, significativamente, de ninguna inscripción religiosa, si no es una procedente de San Morales y cuyo estado de conservación impide toda lectura36.

Fig. 1. Centro del núcleo urbano de Salamanca. El Teso de las catedrales.

  • 37 Cf. Regueras Grande & Pérez Olmedo 1998 para un estudio del mismo.
  • 38 Ibid., 23-35.
  • 39 García Figuerola & García Martín 1995,287-291.

23Una de las villas rurales del entorno de Salmantica, la de San Julián de la Valmuza, conserva un mosaico con tema mitológico representando a un Pegaso cuidado por tres ninfas37. Algunos autores han interpretado este panel como la muestra de la tendencia filosófica de corte neoplatónico que compartiría el dominus de esta villa, en el s. iv p.C.38 Para este siglo, por otro lado, no se dispone prácticamente de ningún testimonio sobre el cristianismo, mención aparte de unos fragmentos cerámicos con tema bíblico, y algunos grafitos de crismones39.

24Las mentalidades y costumbres funerarias pueden ser estudiadas, tal y como proponen varios investigadores, a través de los motivos decorativos presentes en las estelas funerarias. Arcos, discos radiados o rosetas muestran una población mayoritariamente orientada hacia las tradiciones indígenas. No obstante, algunos motivos como la palma y la escuadra, o la invocación a los Manes, indican que aspectos del mundo clásico están presentes y coexisten con las pervivencias y mentalidades indígenas.

25Como se ha podido observar en las líneas precedentes, en los estudios efectuados sobre la Salmantica romana, algunos aspectos han sido más privilegiados que otros en las publicaciones, en función principalmente de las fuentes disponibles, que son, en general, escasas. No obstante, estas fuentes históricas son en ocasiones más abundantes que lo que las publicaciones dejan transmitir y un estudio en profundidad y actualizado permitiría un avance considerable en el conocimiento del desarrollo histórico de Salmantica en esta zona occidental de la Península Ibérica.

Notes

1 Pol. 3.14.9; Liv. 21.5; Plut. De mul. uir.; Polyaen. 7.48.

2 Cf. Ruiz del Árbol & Sánchez Palencia 1999,119-139; iid. 2000,115-129.

3 El estudio más completo hasta la fecha sigue siendo el de Mangas Manjarrés 1992,251-268. Con argumentos e interpretaciones completamente diferentes, el de Hernández Guerra & Jiménez de Furundarena 2001, 255-261. Los termini augustales mencionados son CIL, II, 857 y CIL, II, 859.

4 Fron. De agrorum qualitate, 7-9 = Th. 1-2; Agenio Urbico, Commentum ad Frotinum, 4.27. Estudio de este tipo de ager y su relación con las comunidades estipendiarias de derecho peregrino en Orejas Saco del Valle & Sastre Prats 1999, 159-188.

5 HEp, 5, 1995, 674: Imp(eratori) Caes(ari)/M (arco) Aur(elio) Anto/nino Aug(usto) / f(ilio) L(ucii) Sep(timio) Seue/ri ordo / Salmantic(ensium).

6 Se trata de González Echegaray 2000; Misiego Tejada et al. 1998, 195-209.

7 Como son las de Benet Jordana & Sánchez Guinaldo 1999, 119-152; Martín Valls et al. 1992, 87-115; Macarro Alcalde 2000, 12-35.

8 Martín Valls et al. 1992, 87-115.

9 Alario García et al. 1998.

10 González Dávila [1606] 1994.

11 Como defienden Menéndez Bueyes & Jiménez González 1999.

12 Por ejemplo, Galliazzo 1995.

13 Según Menéndez & Jiménez 1999. El hallazgo de la moneda es recogido por Dorado [1766] 1985.

14 Martín Valls et al. 1992,112.

15 Ibid., 114.

16 Desde la Peña Celestina, discurriendo por la actual Avenida del Rector Esperabé, hasta la calle San Pablo, donde gira hacia el norte hasta la calle Tostado. Desde ahí, va en paralelo a la calle Palominos hasta alcanzar la Plazuela de San Isidro, siguiendo hacia la Cuesta de Oviedo, desde donde alcanza de nuevo la Peña Celestina. Cf. la figura 1, donde se recoge también la ubicación de los hallagos epigráficos

17 Cf. Macarro Alcalde 2000, 13.

18 González Echegaray 2000, 178-179.

19 Alario García et al. 1998.

20 Misiego Tejada et al. 1998,195-209.

21 González López 1998.

22 Angoso García 1985,341-388; Piñel 1981,217-226; Jiménez González & Arias González 1983, 81-103.

23 García Morales & Serrano Piedecasas 1996; Regueras Grande & Pérez Olmedo 1998.

24 Ariño Gil & Rodríguez Hernández 1997,225-245; Ariño Gil et al. 2002,283-309.

25 Roldán Hervás 1971; Morán Bardón 1940.

26 Angoso García & Marcos Martín 1992, 11-40; Pradales Ciprés 1992,323-327.

27 Blázquez Cerrato 2002.

28 García Figuerola 1984,189-197; id. 1990,237-252.

29 Salinas de Frias 1992,301-309; id. 1994,287-309; Salinas de Frias & Romero Pérez 1995, 13-28.

30 Morán Bardón 1922; Maluquer de Motes 1956; Alonso Ávila & Crespo Ortiz de Zárate 1999; Hernández Guerra 2001.

31 Por ejemplo, CIL, II, 871 y CIL, II, 872.

32 Un ejemplo es Maluquer de Motes 1956, n° 108: Paterno / Camali / f(ilio) annoru/m XX h(ic) s(itus) e(st) t(ibi) / t(erra) l(euis).

33 AE, 1972, 286; Maluquer de Motes 1956, n° 107.

34 CIL, II, 871 y CIL, II, 880, respectivamente.

35 CIL, II, 438.

36 Hernández Guerra 2001, n° 19.

37 Cf. Regueras Grande & Pérez Olmedo 1998 para un estudio del mismo.

38 Ibid., 23-35.

39 García Figuerola & García Martín 1995,287-291.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Centro del núcleo urbano de Salamanca. El Teso de las catedrales.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/969/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 415k

Auteur

Université de Salamanque

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540