Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Les villes de la vallée du Douro à l’Époque romaine

Albocela (Villalazán, Zamora). Interpretación de la ciudad romana a partir de la fotografía aérea y la prospección intensiva

Enrique Ariño Gil, François Didierjean, Jesús Liz Guiral et Pierre Sillières

Texte intégral

1. Situación y características generales

  • 1 Coordenadas geográficas (centro del yacimiento): 41º 29,6’ N, 005º 36,2 W; UTM: 282,7/4596,850, hu (...)
  • 2 Carretera local ZA-P-1102.

1El yacimiento está situado a orillas del Duero, margen izquierda, en la concavidad de un meandro bastante abierto (fig. 1), a medio camino entre Zamora y Toro1, al oeste de la actual población de Villalazán y dentro de su término municipal. Se accede al lugar por la carretera local que, paralela al río, une las localidades de Toro, Peleagonzalo, Villalazán, Villaralbo y Zamora2. Domina el río desde una altura de unos 20 m y ocupa una pequeña meseta limitada al oeste por la valleja de Los Castros, al este por el arroyo Ariballos y al sur por una depresión, orientada EO, tallada por un afluente de éste último (fig. 2). La superficie es plana, limitada por los pequeños valles citados, pero la zona junto al río se eleva una decena de metros sobre los terrenos circundantes. Los vestigios ocupan una zona de unos 1 000 m de este a oeste por 500 de norte a sur, lo que corresponde a una ciudad de unas 50 ha, esto es, un enclave de tamaño medio para la Península Ibérica (fig. 3).

Fig. 1. Mapa del valle del Duero con la localización del yacimento romano de El Alba (Villalazán, Zamora), idendificado con la ciudad de Albocela.

Fig. 2. Situación y vista general del yacimento de El Alba (Villalazán), desde el oeste. A la izquierda, el Duero, en el fondo, el pueblo de Villalazán. La ciudad antigua ocupaba la orilla del río, en la parte central de la foto. En primer, 19-06-2001.

2Las tierras, en las que se cultivaban viñas, están aterrazadas para la irrigación, lo que ha provocado daños en algunos sitios por el levantamiento de las unidades arqueológicas correspondientes –sobre todo donde las pendientes eran más fuertes, aunque también ha preservado algunos restos por colmatación. Actualmente, el cultivo preponderante es el maíz. En los últimos tiempos, la introducción del regadío por aspersión ha producido algunos daños al haberse excavado zanjas para el soterramiento de los tubos correspondientes, acciones que han sido realizadas bajo supervisión arqueológica y mediante excavaciones de urgencia previas llevadas a cabo por la autoridad arqueológica autonómica competente. También, en la parte noreste del yacimiento, la explotación de una cantera (fig. 3.6), actualmente abandonada, ha producido daños al yacimiento en una superficie de unas 5 ha.

Fig. 3. Mapa del parcelario con la localización de las zonas arqueológicas del yacimiento de El Alba y los restos detectados en fotografía aérea: 1: la vía al este de la ciudad; 2: restos del viario urbano; 3: la calzada de acceso a la ciudad desde el sur; 4: posible campamento romano; 5: yacimiento deValcuevo; 6: Cantera reciente. 7: y. 8: pequeños yacimiento. Elaboración propia sobre la base de la ortoimagen del Ministerio de Hacienda.

  • 3 García Merino 1993,242.
  • 4 González Serrano 1990, 497-513; García Rozas 1995, 267-337; Martín Arija 1993-1994, 19-41; id. 199 (...)

3El yacimiento presenta una ocupación de época imperial y ha sido identificado por algunos autores con la ciudad de Albocela, con una cronología desde el siglo i a. C. al iii p.C.3. En el año 1987 se realizaron excavaciones que pusieron al descubierto un edificio que ha sido interpretado como unas termas4.

  • 5 Olmo 1993, 6-7.
  • 6 Coordenadas UTM: 283, 240/4597, 5 y 283, 550/4597, 875.

4Al noroeste, a unos 500 m, se ha querido identificar un campamento romano por fotografía aérea5. Hacia el este, entre el yacimiento romano y Villalazán, se ha constatado la presencia de una necrópolis medieval, la cual ha sido parcialmente destruida por la maquinaria actual que ha actuado sobre la infraestructura viaria y los aterrazamientos. Más al norte, en dirección al río, se han localizado dos pequeños yacimientos romanos, en la zona de la terraza baja (fig. 3,7 y 8)6.

  • 7 El material arqueológico identificado sobre el terreno en una visita preliminar que realizamos el (...)

5El yacimiento es bien visible en superficie presentando restos abundantes, sobre todo cerámicos y constructivos. Entre los primeros se observa una preponderancia aparente de materiales de los siglos i y ii p.C., caracterizados sobre todo por la presencia de terra sigillata hispánica. Entre los segundos hay que destacar la presencia de lateres cocti, tegulae y restos de cantería de muros destruidos por el arado, que han sido apartados a los límites entre parcelas7.

2. La fotografía aérea

6La zona fue sobrevolada el 19 de junio del 2001, el 9 de junio del 2002 y el 15 de junio del 2003 dentro de las actividades realizadas en el programa “Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’époque romaine”.

  • 8 La medida es aproximada, ya que no ha sido tomada sobre el terreno, sino sobre el plano elaborado, (...)

7De los dos vuelos, fue el primero el que aportó más información: se pudieron ver desde el aire diversas estructuras ortogonales que pensamos formaban parte de la red viaria de la ciudad antigua (fig. 3, 4 y 8). Estas se pueden dividir en dos partes bien diferenciadas. La más evidente, que también es la de mayor extensión, se localiza en la parte sur del yacimiento (fig. 4). Aparecen cinco bandas claras con dirección EO, que identificamos como calles, y que se disponen a lo largo de un eje NS (orientación 7 ° E), con intervalos irregulares estimados entre 20 y 45 m8. A continuación aparecen más al sur dos trazos paralelos, cuya interpretación es difícil. Los restos estan en el límite meridional de la ciudad, pero no hay indicio alguno de muralla en todo el yacimiento. Por ello, tal vez cabría pensar en una modificación del trazado de una calle.

Fig. 4. Una serie de bandes claras ortogonales en parcelas sembradas de maíz ponen de manifesto la red viaria urbana en el sector meridional de la ciudad. Interpretación: ver fig.3. Cl.Fr Didierjean, 19-06-2001, vista desde el noroeste.

8La segunda zona es de menor extensión y se localiza en la parte central norte del yacimiento (fig. 5). Presenta otro eje NS (orientación 13º E) que enlaza creando una forma de “T” con una calle EO que aparece bien marcada en nuestra fotografía. A su vez, ésta se prolonga a través de dos trazos lineales más tenues. El conjunto dibuja de forma parcial un cuadrilátero de 45 m (EO) por 75 m (NS) aproximadamente. Un elemento digno de mención es que la orientación de los trazos observados coincide con la de las estructuras excavadas visibles en la figura 5.

9La prospección aérea permitió añadir nuevos datos a los restos observados en todo el yacimiento. Así, por ejemplo, en las parcelas 1570 y 1571 se apreciaban en el suelo manchas de color gris, como ocurre también en la parcela 1518 (fig. 5). Al comprobar sobre el terreno a qué podían corresponder dichas anomalías, se observó la presencia en esta zona de una alta densidad de vestigios constructivos: sillares amontonados en las lindes de los campos, trozos de opus signinum y restos de crustae marmóreas, que indicaban, aparentemente, la presencia de construcciones importantes.

Fig. 5. Manchas oscuras y lineas claras en el sector central norte de la ciudad. Las líneas indican la presencia de calles con una orientación un poco diferente del sector meridional, pero idénticas a la de las estructuras excavadas (flecha). Cl. J. Liz, 19-06-2001, vista desde el sureste.

Fig. 6. Vía de acceso a la ciudad por el este. Aparece como una banda clara ancha en el arado, que sale de la ciudad en la zona, hoy destruida por la cantera, y se dirige hacia el arroyo Arribalos (a la izquierda). Puede ser un tramo de la vía ab Emerita Caesaraugusta del Itinerario Antonino. Cl. J. Liz, 19-06-2001, vista desde el noreste.

Fig. 7. Cerca del arroyo Arribalos, obras recientes han puesto al descubierto restos constructivos que parecen pertenecer a la “vía del este”. Se observa delante del prospector una capa clara de grava y arena, sentada en un lecho de pequeños cantos rodados. Cl. Fr. Didierjean, 17/06/2002.

Fig. 8. Probable vía de acceso a la ciudad desde el sur. Al cruzar las dos marcas paralelas cambia de orientación para alinearse sobre el eje de la red urbana. Estas dos bandas parecen marcar la entrada en la ciudad romana. Cl. Fr. Didierjean, 19-06-2001, vista desde el suroeste.

Fig. 9. Fotografía aérea de las estructura localizadas al oeste del yacimiento identificadas como un campamento romano. Cl. J. Liz, 19-06-2001.

10Fuera de la zona urbana, la fotografía aérea aportó datos sobre los accesos a la ciudad. Hacia el este, podía apreciarse desde el aire la marca de una vía puesta de manifiesto –al igual que las calles de la zona central del yacimiento– por una tierra ligeramente más clara que el resto (fig. 6). La calzada se dirige hacia el arroyo Ariballos, al que debía franquear algo más al sur que el puente actual. Los recientes trabajos para desviar la carretera actual sacaron a la superficie diversos vestigios arqueológicos al suroeste de dicho puente. Algunos pueden ser interpretados como fundaciones pétreas de la vía (fig. 7). Aunque es difícil ofrecer garantías sobre su antigüedad, podría tratarse un tramo de la calzada Ab Emerita Caesaraugusta (It. Ant. 433.1-438.1). En la parte sur de la ciudad, la calle NS ya descrita continua fuera de la urbe, adoptando una orientación ligeramente distinta: es probablemente el inicio de otra vía que se dirigía hacia el SSO (fig. 8).

11Sin abandonar aún nuestras observaciones sobre las comunicaciones, hay que mencionar la existencia de una zona en donde el cauce del río se ensancha y presenta un fondo de cantos rodados característicos, inmediatamente al este de la ciudad, aguas arriba. En la actualidad, el río pasa pegado a la ribera derecha por un canal profundo excavado por las aguas en las gravas. Sin embargo, no parece arriesgado suponer que en época antigua esta zona estuviera acondicionada como vado provocando una corriente laminar que ocupara toda la anchura del cauce. De un posible puente, si lo hubo, nada queda a la vista.

  • 9 Olmo 1993, 6-7.
  • 10 Jones 1975, 10-14, et Reddé 1996, 192-193.

12Al oeste del yacimiento, en el paraje denominado Los Castros, la prospección aérea permitió apreciar las marcas, ya conocidas con anterioridad, de lo que ha sido interpretado como un campamento romano (fig. 3 y 9)9. Se trata de una estructura rectangular con ángulos redondeados. El único lado conservado íntegramente mide unos 400 m. Es uno de los laterales cortos y, suponiendo una mayor longitud para los largos no conservados en su totalidad, alcanzaríamos una extensión de alrededor de 20 ha. Tipológicamente, pudiera formar parte del de los campamentos “en naipe”, característicos del Alto Imperio10.

13Los datos aportados por la prospección aérea permitían comprobar el interés que presentaba el yacimiento de Villalazán: su extensión manifestaba su importancia; parecía estar relativamente bien conservado, al no cubierto por una aglomeración urbana actual, como es frecuente en el valle del Duero. Se decidió por ello continuar nuestras investigaciones con una prospección terrestre.

3. Metodología de la prospección intensiva

14Los trabajos de prospección que realizamos los días 30 y 31 de mayo de 2003 fueron efectuados por un equipo hispano-francés de 15 personas, estudiantes y profesores de las Universidades de Salamanca y Burdeos. Tuvieron por objeto determinar las características del asentamiento, en el que pueden individualizarse tres zonas. La primera de ellas es la zona urbana propiamente dicha, donde ya se habían practicado excavaciones con anterioridad y en donde la fotografía aérea muestra la existencia de una trama urbana muy bien delimitada por calles con una orientación NS que sigue, como era de esperar, la marcada por las estructuras exhumadas en las excavaciones arqueológicas. La segunda de ellas es la estructura al oeste de la ciudad antigua, que se ha interpretado como un campamento romano. Las prospecciones practicadas en esta zona, destinadas a confirmar la naturaleza de los restos detectados por la fotografía aérea, habían sido infructuosas. La tercera y última de las zonas que fueron objeto de la prospección es la conocida como Valcuevo, localizada al noroeste del denominado campamento, dominando el cauce del río Duero. En este punto se había detectado la presencia de un yacimiento arqueológico del que era necesario establecer la cronología relativa con respecto a la ciudad romana (fig. 10).

Fig. 10. En la orilla del Duero, yacimiento de Valcuevo, que se percibe desde el aire a través de manchas grises y un pequeño recinto ovalado cuyo muralla de tierra se dibuja en línea amarilla en el campo arado mas oscuro (flechas). Cl. Fr. Didierjean, 09-06-2002, vista desde el norte.

Fig. 11. Mapa parcelario con la localización de las zonas prospectadas en la campaña de los días 30 y 31 de mayo de 2003. Los números identifican las unidades de prospección.

Fig. 12. Gráfico porcentual de los grupos cerámicos representados en el yacimiento.

  • 11 Parcelas n°: 0343-01, 0343-02, 0344, 1507-01, 1507-02, 1507-02b, 1507-03-1, 1507-03-2, 1507-04, 15 (...)

15Para continuar con nuestras investigaciones, se recurrió al sistema de prospección intensiva de cobertura total con separación de prospectores en distancias inferiores a los 10 m. Como unidad de registro se utilizó el propio parcelario agrícola (fig. 11), aunque subdividido en piezas menores para crear unidades de registro de un tamaño de 50 por 50 m, aunque en algún caso, por razones de topografía del terreno, visibilidad y densidad de hallazgos, se trazaron unidades de registro de mayores dimensiones, si bien nunca superaron los 75 por 100 m11.

16La prospección incluyó, como es norma, una valoración subjetiva de la visibilidad en superficie. Igualmente, se llevó un control de la intensidad aplicada a cada unidad (tiempo/espacio/prospectores). Como elementos de registro gráfico se utilizaron los mapas catastrales y ortoimágenes editadas por el Ministerio de Hacienda.

17Se recogió todo el material observado, exceptuando el material latericio (tegulae, imbrices...) que quedó in situ, salvo aquellos ejemplares que presentaban algún rasgo de interés (fig. 12).

4. La prospección en la zona central del yacimiento

4.1. Material arqueológico en superficie

A/ La cerámica común

18Destaca, como es lógico, la presencia de cerámica común con 4 365 fragmentos lo que representa más del 60% del total del material, a pesar de que, seguramente, existe un cierto sesgo en detrimento de esta cerámica en relación con otras cuya visibilidad es mayor, como la terra sigillata, por ejemplo.

19Más de un 12% de la suma total de fragmentos cerámicos corresponde a la cerámica común de mesa (CC). Son vasos hechos a torno con pasta bastante fina. Sus formas son variadas: cuencos, tazones, platos, ollas y jarros.

20Un segundo grupo está formado por las cerámicas comunes de cocina y almacenaje (CCCA) con desgrasantes abundantes (cuarzo y mica) y de granulometría superior al milímetro habitualmente, a veces muy superior. Son recipientes de cocina o de almacenaje y pueden haber sido realizados a torno o torneta, aunque también se documentan algunas piezas realizadas a mano, a juzgar por la inexistencia de líneas de torno. Generalmente, presentan las características de cocciones poco cuidadas con colores grises, producidos por ambientes reductores, o grises y negruzcas en la parte interna y rosados y beiges en la externa. Las hemos desglosado en dos subgrupos: el 1 de más de un centímetro de grosor máximo, que representan casi un 23% del total. Este subgrupo está formado por ollas grandes de panza ovoide, borde vuelto hacia fuera y fondo plano. Algunas paredes tienen una decoración sencilla de baquetones o bandas en relieve y de ranuras incisas. Esos recipientes servían seguramente para almacenar provisiones, puesto que no conservan ninguna huella de hollín. Por otro lado, el subgrupo 2, de menos de 1 cm de grosor máximo de pared, que alcanzan más del 25% de los materiales y que corresponde a vasos de formas variadas de piezas normalmente destinadas al fuego, como ollas pequeñas, cuencos, tapaderas, platos, etc.

B/ La terra sigillata

21La terra sigillata ocupa, cuantitativamente, el segundo lugar entre los materiales encontrados con 2 551 fragmentos, lo que representa más del 35% del total (fig. 13).

22Con 2 028 fragmentos, la terra sigillata hispánica representa más del 28% del total de materiales y cerca del 80% de las variedades de sigillata. Están presentes casi todas sus formas significativas, pero las más antiguas son menos numerosas (por ejemplo sólo hay 16 fragmentos de Drag. 29 y 11 de Drag. 24-25) y predominan los vasos de épocas flavia y antonina (210 fragmentos de Drag. 37; 123 de Drag. 15-17; 30 de Drag. 35-36). Las formas se decantan claramente por una preponderancia de boles y platos (Drag. 37,29 y 15/17, respectivamente) seguidos por la forma Drag. 27 (fig. 14).

Fig. 13. Gráfico de cuantificación de las distintas familias de terra sigillata.

Fig. 14. Gráfico de las formas de la terra sigillata hispánica.

Fig. 15. Gráfico de las formas de la terra sigillitta hispánica tardía.

23Los otros grupos de terra sigillata son relativamente escasos. Destaca la hispánica tardía con 474 fragmentos, lo que representa algo más del 6,5 % del total y el 18,6 % de la terra sigillata. Las formas de la terra sigillata hispánica tardía repiten a menor escala el modelo de la terra sigillata hispánica con 19 ejemplares de Drag. 37 y 14 de Drag. 37 a molde, que representan casi el 70 % del total de esta clase cerámica, seguidas por los platos Drag. 15/17 que con 17 ejemplares alcanzan casi el 33 % (fig. 15).

24La terra sigillata itálica está representada por 22 ejemplares que alcanzan sólo el 0,3% del total y un poco más del 0,8 % de la sigillata. Las formas reconocidas son las clásicas Goud. 27 y 28 y Drag. 17, representando una población estadística muy pequeña para ir más allá del mero dato numérico.

25La terra sigillata gálica es, cuantitativamente, la tercera y sólo se han registrado 17 fragmentos, entre los cuales 2 son de la forma Drag. 15/17.

  • 12 Romero Carnicero 1999, 253-258.
  • 13 García Marcos 2004, 141-151.

26Quizá no sería ocioso comentar que la relativa mayor abundancia de terra sigillata itálica sobre la terra sigillata gálica puede estar en relación con la presencia de terra sigillata itálica de producciones hispanas como las conocidas de Herrera de Pisuerga, de L. Terentius12, o quizá las recientemente definidas en el campamento de la legio VI en León13, aunque lo fragmentario de los restos no permite, a simple vista, hacer más precisiones.

27La terra sigillata africana y la denominada brillante están muy poco representadas con cinco fragmentos cada clase, cuyo porcentaje sobre el total de materiales no alcanza ni al 0,1 %.

C/ La cerámica de paredes finas

28Son también escasos los vasos de paredes finas y la mayoría de los fragmentos tienen una pasta depurada y bastante dura. Con 90 ejemplares, representan sólo el 1,2% del total de materiales documentados. Generalmente no llevan engobe. Los tipos más comunes en otras partes de la Península Ibérica, como los de “cáscara de huevo” o los decorados con barbotina, están totalmente ausentes en el material de nuestra prospección. La mayoría de los vasos parecen pertenecer más a la tradición de la cerámica fina indígena que a la verdadera cerámica de paredes finas.

D/ La cerámica pintada

29Es también poco numerosa, con sólo 65 fragmentos, lo que viene a representar menos del 1% del total. Esos vasos presentan una pasta fina, muy bien depurada y con buena cocción, de color beige generalmente. Algunos fragmentos tienen un engobe marrón claro. La decoración se compone de líneas y bandas de color oscuro, gris negruzco o marrón. Los fragmentos son muy pequeños y no permiten reconocer con certeza las formas. Parece haber cuencos y tres fragmentos tienen forma de carrete, pudiendo pertenecer a un vaso con un pie alto.

E/ Otros grupos cerámicos con escasa representación

30Muy poco representados se encuentran otros grupos cerámicos como las cerámicas engobadas que apenas alcanzan el 0,1% del total y cuya ausencia hay que poner en relación con la falta de talleres productores de la misma en las cercanías y de los canales comerciales que las trajeran de más lejos.

31Más significativa desde el punto de vista cultural y económico es la bajísima representación de lucernas, 4 fragmentos, esto es, un 0,05 % del total, cuestión que hay que poner en relación con la ausencia de aceite motivada por problemas de abastecimiento o, simplemente, por ausencia de demanda dentro de un contexto cultural –que abarcaría seguramente tanto los hábitos de alimentación como las costumbres de iluminación– diferente al de otras regiones como, pongamos, el valle del Ebro o la Bética.

F/ El vidrio

32Los vasos en vidrio parecen bastante escasos, pues solamente 11 fragmentos han sido recogidos. En su mayoría son de color verde azulado, probablemente de cronología altoimperial. La ausencia de vidrio podría explicarse tanto por la mala visibilidad de este material sobre el terreno, frecuentemente muy alterado y con tonalidades muy semejantes al color de la tierra, como por el hecho de tratarse de un material reciclable que no se amortizaba tan frecuentemente como los cerámicos, por ejemplo.

G/ Otros materiales

33Dentro del apartado de otros materiales hemos agrupado aquellos cuya presencia es simplemente testimonial, como el caso de la cerámica vidriada de época romana, de la que sólo fueron documentados dos fragmentos informes o los que por su carácter heterogéneo era complicado individualizar. Es el caso del material óseo observado sobre el terreno, 94 fragmentos, para los cuales además no tenemos garantía de su antigüedad en ningún caso, salvo quizá algunos ejemplares procedentes de la parcela 1570 que parecían provenir de unidades enterradas y sacadas a la luz recientemente por el arado. También se registraron algunas teselas sueltas, cinco pesas de telar, varias fichas o discos de cerámica y pizarra, un ladrillo de opus spicatum, varios fragmentos de hierro de cronología también dudosa, un ladrillo con marca ilegible, dos carretes cerámicos quizá procedentes de concamerationes calefactoras y un fragmento de mortero de piedra.

4.2. Lectura de la ciudad romana de Albocela: interpretación del material arqueológico

  • 14 Martín Valls 1985,119-128; Mañanes 1985, 63-64.

34Las prospecciones aéreas y terrestres que hemos realizado permiten identificar, sin ninguna duda, el yacimiento de Villalazán con una estructura urbana. A favor de ello argumenta la enorme abundancia de material cerámico en superficie, su gran dispersión y su amplia cronología, que abarca, al menos, desde la época de Augusto hasta el siglo v p.C. Igualmente, las trazas detectadas en fotografía aérea, deben ser interpretadas como vestigios de una red urbana organizada. Todo ello viene a favorecer la identificación del yacimiento con Albocela, tal como ha sido sugerido ya por otros autores14.

  • 15 Mañanes 1985, 64-66.
  • 16 Dos de los autores (Fr. Didierjean y P. Sillières) han efectuado en enero de 2005 una visita al si (...)

35Esta identificación es acorde con las distancias entre mansiones dadas por el Itinerario de Antonino, aunque deja abierta la exacta identificación de Ocelo Duri, tradicionalmente situada en Zamora y que según Mañanes y Solana hay que reubicar en la zona de Almaraz de Duero15. Sin ánimo de entrar en este tema que escapa a nuestro estudio, hay que destacar que el topónimo Ocelo Duri no parece indicar exactamente una ciudad, sino más bien un accidente geográfico –ya que la traducción literal es “Ojo del Duero” – y que podría ser el gran meandro que describe este río al oeste de la ciudad de Zamora16.

36Con respecto a los materiales localizados en nuestra prospección, la presencia de unos u otros en las parcelas es variable, en función probablemente de factores como la visibilidad, la utilización de los diversos espacios dentro del enclave urbano, la cronología real de cada uno de los sectores –si es que se pueden documentar diferencias en este sentido– y los procesos de modificación sufridos por el yacimiento desde su formación. La distribución que presentamos (fig. 16 a 18) tiene en cuenta sólo las clases cerámicas más relevantes para la caracterización cronológica, esto es la terra sigillata itálica, la gálica, la hispánica y la hispánica tardía.

37Las sigillatae itálica y gálica (fig. 16) se encuentran poco representadas y, por lo tanto, su dispersión pudiera parecer ser poco significativa. Sin embargo, se distribuyen de una manera bastante uniforme dentro del yacimiento, sin presentar diferencias salvo una mayor prevalencia en parcelas como la 1570 –en donde el resto de los materiales también abundaban más, quizá por causas de una mejor visibilidad como argumentaremos más adelante– o la 2092, que también presenta un alto índice de otras cerámicas y que, por su posición perimetral, parece corresponder a una zona utilizada como vertedero a lo largo de toda la historia del asentamiento.

38La terra sigillata hispánica se encuentra mucho más representada (fig. 17) y muestra unas pautas de reparto bastante marcadas en donde algunas parcelas, lejos de lo que parece ser el centro del núcleo urbano, deben corresponder a vertederos, como la mencionada 2092 –que presenta con mucho el índice de concentración más elevado– o las también próximas 1591 y 1588, ya con cantidades algo menores.

39La zona central del yacimiento arroja cantidades significativas de materiales, particularmente las parcelas 1571, 1570, 1572,1519 y 1518, en orden decreciente de concentración. Las diferencias que se aprecian en estas últimas pueden estar en relación con la intensidad del poblamiento o la ratio entre edificios públicos y privados, pero no podemos estar completamente seguros de ello. Las condiciones de visibilidad en todas estas parcelas eran muy buenas, pero los efectos del arado en épocas recientes parecían haber afectado más a la 1570 –especialmente– y la 1571, en donde el aspecto heterogéneo de color y textura de las superficies –con restos de unidades de color oscuro y otras con abundante material constructivo y cerámico– junto con la gran abundancia de materiales, hacen que debamos tomar con muchas precauciones y reservas cualquier inferencia que de la menor o mayor presencia de esta clase cerámica podamos hacer.

40La terra sigillata hispánica tardía aparece en cantidades menores pero creemos que representativas (fig. 18). Su mayor incidencia se presenta en las parcelas 1571, 1572, 1573, 1570,1519 y 1518. También se localiza en los basureros situados al sur (parcelas 1591, 2092, 1590,1589 y 1588) pero en menor abundancia, tanto en números totales como en porcentaje con las parcelas mencionadas anteriormente.

Fig. 16. Mapa de la zona urbana con el inventirio de fragmentos de terra sigillita itálica (TSI) y d terra sigillita gálica (TSG) y su reparto.

Fig. 17. Mapa de la zona urbana con el inventirio de fragmentos de terra sigillita hispánica y su reparto.

Fig. 18 Mapa de la zona urabana con el inventirio de fragmentos de terra sigillata hispánica tardía y su reparto.

41Este reparto espacial presenta algunas pequeñas diferencias con el observado en el caso de la terra sigillata hispánica. Tal dato es significativo, ya que su presencia se da en las mismas parcelas y, además, se trata de dos tipos cerámicos bastante parecidos en cuanto a su reconocimiento visual sobre el terreno, esto es, las diferencias pueden deberse a diversos motivos pero no a condiciones de visibilidad distintas.

42Por ello, debemos resaltar la menor presencia de la terra sigillata hispánica tardía en las zonas de vertedero, así como una cierta tendencia a ocupar preferentemente la parte central del núcleo urbano. Éste último extremo se hace evidente si nos fijamos en la parcela 1572, en la que incluso el número total de sigillata tardía supera ampliamente al de la terra sigillata hispánica (150 ejemplares de terra sigillata hispánica tardía por sólo 105 de terra sigillata hispánica), algo que únicamente ocurre en esta parcela. También parece evidente que la tendencia a esa mayor presencia de terra sigillata hispánica en las parcelas situadas más al este (1570 y 1571 fundamentalmente), se invierte en el caso de la terra sigillata hispánica tardía.

43Estos datos proporcionan argumentos que permiten excluir que el fenómeno observado se deba a factores de visibilidad o a procesos postdeposicionales diversos. Es probable que en la zona oriental de la ciudad se encontrara la parte de residencias privadas más importante en época altoimperial. Está zona sería abandonada progresivamente en beneficio del centro urbano.

  • 17 Gurt 2000-2001, 443-471.

44En relación con esto último, es preciso poner de manifiesto un dato relevante, aunque no es posible enfatizar por tratarse de una población estadística muy pequeña: los ejemplares de terra sigillata hispánica a molde se concentran en estas parcelas centrales (1519, 1571, 1572 y 1518) en donde suponemos que estaría el centro urbano, con una mayor abundancia de espacios públicos, lo que vendría a suponer un proceso preferente de ocupación tardía de la zona central, sobre todo a partir del siglo v p.C., tal como se documenta también en otras ciudades peninsulares17.

5. La prospección del posible campamento romano

  • 18 García Merino 1993, 242.

45En las inmediaciones de la zona urbana prospectada aparecen otros dos conjuntos que merecen un análisis pormenorizado. Por un lado, estaría la estructura supuestamente campamental identificada en fotografía aérea y, por otra, el yacimiento de Valcuevo, clasificado tradicionalmente como del Bronce Final y de la I Edad del Hierro18 y situado inmediatamente al norte del posible campamento, en el extremo oeste del término municipal de Villalazán (fig. 8).

46Del primero de ellos es poco lo que se puede decir, puesto que identificado por fotografía aérea, y siendo poco probable que con esa planta sea otra cosa que los restos de un campamento legionario romano, no da material alguno en superficie. La inexistencia de material en la superficie de un yacimiento, como es sabido, puede estar en relación con las características del material original, las condiciones de conservación o las alteraciones de todo tipo que tras el abandono del mismo se han producido, como variables más importantes aunque no exclusivas. También es posible, naturalmente, que ese material nunca haya existido. El caso que nos ocupa podría ser éste.

  • 19 Cf. à l’article Didierjean & Abásolo, infra p. 395.

47A pesar de no tener completas más que las dimensiones de uno de los lados cortos, el desarrollo hipotético de la planta con las proporciones habituales nos daría un campamento de al menos 20 ha, esto es, del tamaño habitual para albergar a una legión entera en campaña. Su sola presencia, no necesariamente muy prolongada, deja evidencias materiales de todo tipo difíciles de ocultar. Por otro lado, las características del enclave y las transformaciones producidas sobre el yacimiento por efecto de la puesta en cultivo de las tierras, con pequeños bancales bajos, permiten descartar tanto una destrucción total de los restos como un enterramiento total que explicara la falta de visibilidad. No es el único caso de “campamento desierto”: las estructuras observadas muy recientemente cerca de Sasamón tampoco han dado indicio alguno de ocupación19. Una solución posible es el paso fugaz de la legión en este lugar, lo que explicaría también el hecho de que los soldados no se tomaron la molestia de terminar el recinto, sino que cavaron el foso únicamente en las caras mas expuestas al río y a la ciudad, de donde quizás temieran sorpresas…

6. La prospección del núcleo de Valcuevo

  • 20 Las cerámicas fueron analizadas visualmente por el Dr. D. Ricardo Martín Vals y el Dr. D. Ángel Es (...)

48Nuestras investigaciones en Valcuevo fueron menos intensas que las realizadas en el yacimiento romano. La cerámica documentada en el mismo fue sometida a un análisis global por parte de especialistas en protohistoria20. Las conclusiones generales que de ella se pueden extraer son las siguientes:

  1. El material recogido es poco expresivo cronológicamente, tanto en formas como decoraciones, por lo que es muy probable que existiera una fuerte modificación del aspecto superficial del yacimiento por las recogidas clandestinas indiscriminadas de material llevadas a cabo por, quizá, las mismas personas que dejaron abundantes rastros en el yacimiento de haber actuado con detectores de metales, cuestión que se puso en conocimiento de la autoridad arqueológica competente en su momento.
  2. Hay una parte del material que parece bastante antiguo, inscrito sin duda en la Primera Edad del Hierro, predominando aquel que se podría situar, de forma global, en la fase de plenitud del Soto de Medinilla.
  3. Están poco representadas las cerámicas a torno celtibéricas atribuibles al denominado celtiberismo pleno, con a una cronología centrada en los siglos iv y iii a.C.
  4. De todos los materiales, los únicos identificables con seguridad son dos fragmentos, uno que pudiera fecharse en el siglo i a.C. y otro a finales del siglo i a.C. o principios del i p.C.21 Al parecer, es la primera vez que estos ejemplares tardoceltibéricos se detectan en este yacimiento que venía siendo clasificado habitualmente como de la I Edad del Hierro exclusivamente. Otros fragmentos podrían pertenecer al periodo tardío, pero sus características no permiten afirmarlo.

7. El núcleo urbano de Albocela: cronología y relaciones económicas

49Los materiales, particularmente los cerámicos, permiten proponer una hipótesis a propósito de la duración de la ocupación del núcleo urbano identificado con Albocela. Los primeros testimonios de fecha segura sobre ocupación del yacimiento son los escasos fragmentos de sigillata itálica, que se datan en principado de Augusto. Dicha escasez pudiera indicar tal vez un desarrollo muy escaso de la ciudad o, más probablemente, una apertura aún muy débil al comercio. La situación sigue probablemente igual en toda la primera mitad del siglo i p.C., ya la terra sigillata gálica es porcentualmente poco importante.

50La sigillata hispánica es, en cambio, muy abundante y se encuentra en todas las zonas prospectadas. Destacan sobre todo las formas de los últimos decenios del siglo i y de todo el siglo ii p.C. El apogeo de la ciudad de Villalazán parece entonces situarse bajo los reinados de los emperadors Flavios y Antoninos.

  • 22 Tuset 1995, 355-367.
  • 23 Paz Peralta 1999, 228.

51El enclave continúa ocupado en tiempos posteriores, como demuestra determinado material característico, como la terra sigillata hispánica avanzada22 y la tardía. Es de destacar la presencia de algunos fragmentos de terra sigillata hispánica tardía a molde que sitúan una última secuencia de ocupación ya en el siglo v p.C.23

52Como hemos visto, la terra sigillata hispánica tardía documentada parece tener un reparto distinto que los ejemplares que se fechan con anterioridad; por un lado, su distribución prima lo que parece ser el centro urbano, incluso intensificándose con respecto a la terra sigillata hispánica en una de las parcelas prospectadas. Esto puede estar en relación con procesos como la ocupación de espacios y edificios públicos o el aprovechamiento de grandes domus altoimperiales por varias unidades familiares a la vez, lo que provocaría seguramente una mayor densidad de población en el centro de la ciudad y un cierto abandono de la periferia que se ocupaba en épocas anteriores. Sobre la trascendencia demográfica global para el enclave, no tenemos datos objetivos para valorar a ciencia cierta si se produjo un aumento o decremento de individuos.

Conclusiones

53Como ya hemos expuesto, la principal conclusión que se desprende de la investigación realizada es que pensamos que hay argumentos suficientes para defender la identificación del yacimiento de El Alba de Villalazán con la antigua ciudad de Albocela, mencionada por las fuentes antiguas. La cronología de la ocupación, si juzgamos por el material recogido en superficie, podría tener su inicio en época de Augusto, aunque la verdadera consolidación del núcleo urbano se produce por lo menos a partir de la época flavia. Es verosímil que la ciudad romana tenga un antecedente indígena, quizás en Valcuevo. Sin embargo, incluso después de una prospección intensiva como la que hemos realizado, ésta aparece poco respaldada por los hallazgos cerámicos, excepción hecha de los dos fragmentos de cerámica celtibérica ya mencionados. Por tanto hay que considerar la posibilidad de una discontinuidad en el poblamiento de este enclave, el cual se volvería a ocupar después de un abandono más o menos prolongado en el momento de contacto de esta zona con Roma.

54Es probable que esta primera ocupación romana tuviera un carácter militar. La estructura que revela la fotografía aérea no puede interpretarse mas que como un posible campamento legionario. Lo más llamativo es que la prospección en superficie no proporciona ningún material. La explicación más plausible para este fenómeno es que este campamento quedase como una obra interrumpida y no llegase a ocuparse, o se hiciera de una forma muy fugaz. Hay que volver a señalar que en todos los vuelos que se han hecho sobre el yacimiento el campamento siempre aparece de forma parcial, lo que podría indicar que nunca fue terminado. La presencia residual de terra sigillata itálica y gálica en el núcleo de lo que será después la zona urbana quizá podría ser testimonio de esta primera fase de una presencia militar en las zonas periféricas del campamento.

55En ultimo lugar, cabe destacar algunos elementos que apuntan la existencia de un continuismo de lo prerromano en la ciudad de Albocela: la ausencia casi completa de lucernas, reveladora del uso de grasas mas bien que de aceite tanto para el alumbrado como para la cocina, y la prevalencia de una cerámica común de cocina de clara tradición prerromana con respecto a las formas, pastas y técnicas de producción. Este fenómeno se observa en otros núcleos urbanos comparables de la zona (Lancia por ejemplo), en contraste con la mayor impronta romana en lugares como la León actual (presencia militar) o la ciudad de Asturica Augusta (importante centro administrativo).

Notes

1 Coordenadas geográficas (centro del yacimiento): 41º 29,6’ N, 005º 36,2 W; UTM: 282,7/4596,850, huso 30.

2 Carretera local ZA-P-1102.

3 García Merino 1993,242.

4 González Serrano 1990, 497-513; García Rozas 1995, 267-337; Martín Arija 1993-1994, 19-41; id. 1993-1994, 61-79.

5 Olmo 1993, 6-7.

6 Coordenadas UTM: 283, 240/4597, 5 y 283, 550/4597, 875.

7 El material arqueológico identificado sobre el terreno en una visita preliminar que realizamos el 17 de abril de 2002 fue: Terra sigillata gálica: Drag. 15-17, 1 fragmento. Terra sigillata hispánica: Drag. 15/17, 10 fragmentos (un ejemplar precoz); Drag. 24/25,1 fragmento; Drag. 27, 4 fragmentos; Drag. 29,2 fragmentos (uno datable c. 60-70 p. C.); Drag. 35, 6 fragmentos, Drag. 37, 12 fragmentos. Cerámica medieval (sector este), 3 fragmentos de cerámica común.

8 La medida es aproximada, ya que no ha sido tomada sobre el terreno, sino sobre el plano elaborado, proyectando las imágenes obtenidas con fotografía aérea sobre las ortoimágenes del Ministerio de Hacienda, por lo que presenta un cierto margen de error.

9 Olmo 1993, 6-7.

10 Jones 1975, 10-14, et Reddé 1996, 192-193.

11 Parcelas n°: 0343-01, 0343-02, 0344, 1507-01, 1507-02, 1507-02b, 1507-03-1, 1507-03-2, 1507-04, 1507-05, 1507-05b, 1508, 1509, 1510, 1511-01, 1511-02, 1511-03, 1512-01, 1512-02, 1513, 1514-01, 1514-02, 1515-01, 1515-02, 1515-03, 1515-04, 1515-05, 1515-06, 1515-07, 1515-08, 1515-09, 1515-10, 1515-11, 1515-12, 1516, 1517, 1518, 1518-01, 1518-02, 1518-03 1518-04, 1518-05, 1518-06, 1518-07, 1519-01, 1519-02, 1519-03, 1519-04, 1519-05, 1519-06, 1519-07, 1519-08, 1519-09, 1519-10, 1519-11, 1519-12, 1519-13, 1520-01, 1520-02, 1521, 1522, 1523-01, 1523-02, 1525, 1570-01, 1570-02, 1570-03, 1570-04, 1570-05, 1570-06, 1570-07, 1570-08, 1570-09, 1570-10, 1570-11, 1570-12, 1570-13, 1571-01, 1571-02, 1572-01, 1572-02, 1572-03, 1572-04, 1572-05, 1573-01, 1573-02, 1573-03, 1573-04, 1573-05, 1588-01, 1588-02, 1588-03, 1588-04, 1589-01, 1589-02, 1590, 1590-01, 1590-02, 1590-03, 1591-01, 1591-02, 1591-03, 1591-04, 1591-05, 1591-06, 1591-07, 1591-08, 2092-01, 2092-02, 2092-03, 2092-04. La numeración de las parcelas corresponde en su primera cifra a la numeración catastral y la segunda a subdivisiones realizadas por nosotros para crear unidades de prospección adecuadas.

12 Romero Carnicero 1999, 253-258.

13 García Marcos 2004, 141-151.

14 Martín Valls 1985,119-128; Mañanes 1985, 63-64.

15 Mañanes 1985, 64-66.

16 Dos de los autores (Fr. Didierjean y P. Sillières) han efectuado en enero de 2005 una visita al sitio de Almaraz. Se ha confirmado la presencia de un nucleo de caracter urbano de tamaño reducido, pero suficientemente importante para jugar el papel de simple mansio. Ademas, se ha comprobado que el valle del Duero y el mismo río se pueden franquear con facilidad en este sector, lo que es importante para el paso del Camino de la Plata.

17 Gurt 2000-2001, 443-471.

18 García Merino 1993, 242.

19 Cf. à l’article Didierjean & Abásolo, infra p. 395.

20 Las cerámicas fueron analizadas visualmente por el Dr. D. Ricardo Martín Vals y el Dr. D. Ángel Esparza Arroyo, de la Universidad de Salamanca, y D. Jesús Célis Sánchez, del Instituto Leonés de Cultura de la Excma. Diputación de León, a quienes reiteramos aquí nuestro agradecimiento.

21 Núms. 507 y 508, respectivamente, de nuestro registro.

22 Tuset 1995, 355-367.

23 Paz Peralta 1999, 228.

Table des illustrations

Légende Fig. 1. Mapa del valle del Duero con la localización del yacimento romano de El Alba (Villalazán, Zamora), idendificado con la ciudad de Albocela.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 114k
Légende Fig. 2. Situación y vista general del yacimento de El Alba (Villalazán), desde el oeste. A la izquierda, el Duero, en el fondo, el pueblo de Villalazán. La ciudad antigua ocupaba la orilla del río, en la parte central de la foto. En primer, 19-06-2001.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 512k
Légende Fig. 3. Mapa del parcelario con la localización de las zonas arqueológicas del yacimiento de El Alba y los restos detectados en fotografía aérea: 1: la vía al este de la ciudad; 2: restos del viario urbano; 3: la calzada de acceso a la ciudad desde el sur; 4: posible campamento romano; 5: yacimiento deValcuevo; 6: Cantera reciente. 7: y. 8: pequeños yacimiento. Elaboración propia sobre la base de la ortoimagen del Ministerio de Hacienda.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
Légende Fig. 4. Una serie de bandes claras ortogonales en parcelas sembradas de maíz ponen de manifesto la red viaria urbana en el sector meridional de la ciudad. Interpretación: ver fig.3. Cl.Fr Didierjean, 19-06-2001, vista desde el noroeste.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 540k
Légende Fig. 5. Manchas oscuras y lineas claras en el sector central norte de la ciudad. Las líneas indican la presencia de calles con una orientación un poco diferente del sector meridional, pero idénticas a la de las estructuras excavadas (flecha). Cl. J. Liz, 19-06-2001, vista desde el sureste.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 510k
Légende Fig. 6. Vía de acceso a la ciudad por el este. Aparece como una banda clara ancha en el arado, que sale de la ciudad en la zona, hoy destruida por la cantera, y se dirige hacia el arroyo Arribalos (a la izquierda). Puede ser un tramo de la vía ab Emerita Caesaraugusta del Itinerario Antonino. Cl. J. Liz, 19-06-2001, vista desde el noreste.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Légende Fig. 7. Cerca del arroyo Arribalos, obras recientes han puesto al descubierto restos constructivos que parecen pertenecer a la “vía del este”. Se observa delante del prospector una capa clara de grava y arena, sentada en un lecho de pequeños cantos rodados. Cl. Fr. Didierjean, 17/06/2002.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Légende Fig. 8. Probable vía de acceso a la ciudad desde el sur. Al cruzar las dos marcas paralelas cambia de orientación para alinearse sobre el eje de la red urbana. Estas dos bandas parecen marcar la entrada en la ciudad romana. Cl. Fr. Didierjean, 19-06-2001, vista desde el suroeste.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 586k
Légende Fig. 9. Fotografía aérea de las estructura localizadas al oeste del yacimiento identificadas como un campamento romano. Cl. J. Liz, 19-06-2001.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 483k
Légende Fig. 10. En la orilla del Duero, yacimiento de Valcuevo, que se percibe desde el aire a través de manchas grises y un pequeño recinto ovalado cuyo muralla de tierra se dibuja en línea amarilla en el campo arado mas oscuro (flechas). Cl. Fr. Didierjean, 09-06-2002, vista desde el norte.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 478k
Légende Fig. 11. Mapa parcelario con la localización de las zonas prospectadas en la campaña de los días 30 y 31 de mayo de 2003. Los números identifican las unidades de prospección.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Légende Fig. 12. Gráfico porcentual de los grupos cerámicos representados en el yacimiento.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende Fig. 13. Gráfico de cuantificación de las distintas familias de terra sigillata.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende Fig. 14. Gráfico de las formas de la terra sigillata hispánica.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 114k
Légende Fig. 15. Gráfico de las formas de la terra sigillitta hispánica tardía.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 81k
Légende Fig. 16. Mapa de la zona urbana con el inventirio de fragmentos de terra sigillita itálica (TSI) y d terra sigillita gálica (TSG) y su reparto.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Légende Fig. 17. Mapa de la zona urbana con el inventirio de fragmentos de terra sigillita hispánica y su reparto.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende Fig. 18 Mapa de la zona urabana con el inventirio de fragmentos de terra sigillata hispánica tardía y su reparto.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/954/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 172k

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540