Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Les villes de la vallée du Douro à l’Époque romaine

Arquitectura y urbanismo en las ciudades romanas del valle del Duero: los grandes conjuntos monumentales

Sara Isabel Núñez Hernández

Texte intégral

  • 1 Este trabajo es el resumen de una investigación de mayores dimensiones que fue presentada como Trab (...)

1Este trabajo1 pretende mostrar un panorama general y actualizado de lo que se conoce sobre la arquitectura y el urbanismo romano en el valle del Duero. Se trata de una zona situada en la parte de Hispania más tardíamente romanizada, lo que había llevado tradicionalmente a pensar que allí la urbanización romana era escasa. Sin embargo, se está comprobando paulatinamente que este territorio tuvo un proceso de romanización similar, aunque con matices, al de otras zonas de la Península Ibérica.

  • 2 En la parte final de esta comunicación pueden verse diferentes láminas (láms. I-IIII-VIII) correspo (...)

2Las ciudades seleccionadas para este estudio han sido: Aquae Flauiae, Asturica Augusta, Bracara Augusta, Clunia Sulpicia, Lancia, Termes, Tongobriga y Uxama Argaela2. Todas ellas son enclaves que poseen importantes conjuntos monumentales, de los que existe numerosa bibliografía, lo que permite estudiar no sólo los monumentos por separado, sino que a la vez ofrece la posibilidad de realizar una síntesis urbanística general. El estudio de dichas ciudades sirve para poder realizar un estudio global sobre la urbanización romana del valle del Duero, ya que son núcleos que se encuentran en diferentes zonas a lo largo del río.

3El nombre antiguo de las ciudades pueden derivarse de los pueblos prerromanos existentes en la zona (Asturica Augusta, Bracara Augusta). Hay otros que hacen referencia a algún elemento característico de la región (Aquae Flauiae, Tongobriga) y están también los que toman el nombre de la ciudad prerromana, sufriendo alguna variación (Clunia, Lancia, Termes, Uxama). Los topónimos de algunas urbes están acompañados por un adjetivo relacionado con su fundador o con la época de fundación (Augusta, Flauia, Sulpicia).

4Existe una cierta variedad en lo que respecta al tipo de asentamiento. Hay ciudades que se levantaron sobre un antiguo enclave prerromano (Lancia, Tongobriga, Termes, Uxama Argaela); otras, por el contrario, fueron creadas ex nouo (Aquae Flauiae, Bracara Augusta, Clunia Sulpicia) y una de ellas tiene como origen un campamento legionario (Asturica Augusta). Todas se encuentran localizadas geográficamente desde época antigua. La ubicación de las mismas obedece a razones variadas, en donde las de tipo económico (entorno agrícola, ganadero o minero) y estratégico priman sobre las demás (ver cuadro 1).

Evolución urbanística

5La evolución histórica de cada uno de los núcleos urbanos se va conociendo cada vez mejor gracias a los diferentes estudios que se están realizando. Los datos conocidos en la actualidad parecen demostrar la existencia de un primer desarrollo urbanístico en época tiberiana, reflejo quizás de decisiones anteriores, pero será en época flavia cuando se produzca un mayor esfuerzo urbanístico y arquitectónico.

  • 3 Alfenim 1992, 89, n. 9; Rodríguez Colmenero 1997b, 18 y 127.
  • 4 Para el tema de la concesión del municipium y del nombre, López Quiroga 2001,295; Rodríguez Colmene (...)
  • 5 Algunos autores hablan de una fundación por parte de Vespasiano en el 78 p.C., al respecto López Qu (...)

6En donde luego se ubicaría Aquae Flauiae se desarrolló durante el reinado de Augusto un oppidum que venía a coincidir con la mansio Ad Aquas3. En época flavia, la ciudad se convierte en municipium y pasará a denominarse Aquae Flauiae4. Concretamente se ha querido fechar entre los años 74-79 p.C.5

  • 6 Respecto a este tema cf. Burón 2001,263-264; García & Burón 2000,207 y 213; González Fernández 1999 (...)
  • 7 Éste sería el caso también de Bracara Augusta y de Lucus Augusti. García & Vidal 1996,135; González (...)
  • 8 Acerca del tema de Asturica como ciudad peregrina, Lomas 1999,171-192; Sevillano & Vidal 2002, 34-3 (...)
  • 9 Sobre el tema referente a la condición municipal de la ciudad, García & Vidal 1995,118; González Fe (...)

7El origen de la ciudad de Asturica Augusta se ha relacionado con la ocupación militar del territorio. Actualmente se conocen estructuras que corresponden al uallum de un campamento legionario. La vida de este campamento fue relativamente breve: a finales del reinado de Augusto o comienzos del de Tiberio, el asentamiento sufrió un fuerte impulso constructivo, de carácter estrictamente civil, que convirtió a Asturica en un importante núcleo urbano a mediados del s. i p.C.6, con un sobrenombre alusivo a su origen augusteo7. Con el paso de campamento a ciudad, esta última se convirtió en una ciuitas stipendiaria8. En época flavia, al igual que Bracara y Lucus, se convierte en la capital del conuentus iuridicus Asturum y quizás adquiere en este mismo período el rango de municipium9.

  • 10 CIL, II, 2422 y 5123; EE, VIII, 280 (= ILER, 1028); Martins et al. 1999,738, n. 4; Martins et al. 1 (...)
  • 11 Acerca de este asunto de la cronología puede consultarse: Martins et al. 1999,737-738; Martins & De (...)
  • 12 Situación similar se produciría en Tongobriga y Aquae Flauiae. Tavares 1997,334; Tavares 1999,767. (...)
  • 13 Acerca de este tema, Martins 2000,270; Martins & Delgado 1996,122.

8Según la documentación epigráfica10, la creación de Bracara Augusta pudo estar relacionada con la figura de Augusto y con la difusión del culto imperial, datándose tal fundación entre el año 3 a.C. y el 4 p.C. Sin embargo hay investigadores11 que, basándose en datos epigráficos, la han fechado entre el 16-15 a.C. –estancia de Augusto en Hispania– y el 4-1 a.C. –misión de Paulus Fabius Maximus en el noroeste. Los datos epigráficos y arqueológicos ponen de manifiesto la existencia de un desarrollo del oppidum durante el reinado de Augusto, continuando a lo largo de la dinastía julioclaudia. Es posible que durante la primera mitad del s. i p.C. se hubiera formado un poblamiento sistemático del nuevo núcleo. A partir de época flavia, el antiguo oppidum augusteo se va a transformar en un gran núcleo urbano, donde se va a llevar a cabo una importante renovación y expansión urbana. En este momento, la ciudad va a sufrir un importante proceso de cambio, que continuará bajo los Antoninos, ya que la mayoría de los edificios que se han descubierto se han datado entre finales del s. i e inicios del s. ii p.C. Todo ello se encontraba dentro de una actividad de promoción jurídica y administrativa, que vendría acompañada de una política de fomento económico y urbanístico12. Será en efecto con los Flavios cuando la ciudad se beneficiará de una promoción, al recibir ius Latii13.

  • 14 Se trata sobre esta cuestión en: Palol et al. 1991, 86, 234,285, 358-359 y 385; Mierse 1999,176.
  • 15 Cf. Mierse 1999,195-196; Palol 1994, 16,18 y 20; Sagredo 1999; Sagredo 2000.
  • 16 Mierse 1999,201 y 228; Palol et al. 1991, 305 y 374; Palol 1994, 20-21 y 139.

9La fundación de Clunia debió producirse tras haber sido conquistada la Clunia arévaca a partir del año 56 a.C. En época de Augusto fue ciudad estipendiaria. Clunia parece adquirir el estatuto de municipium durante el reinado de Tiberio14. La existencia de dicho estatuto se prueba: a) a través de las acuñaciones municipales; b) por la adscripción de sus ciudadanos a la tribu Galeria; c) porque se cuenta con tres fragmentos de una posible lex municipal. Más tarde, la ciudad cambió su condición jurídica pasando a ser colonia. Pudo recibir dicho título sin que se produjera deductio alguna, aunque tampoco puede excluirse que pudiera recibir veteranos procedentes de la legio VI Victrix. En una fecha indeterminada, situada entre los reinados de Claudio y de Vespasiano se convirtió en la capital del conuentus iuridicus Cluniensis15. Sea como fuere, durante el siglo i p.C. se produce un importante esfuerzo constructivo en Clunia, sobre todo en la primera mitad de la centuria y en época flavia. A este momento corresponden algunos edificios de carácter público16, continuando el desarrollo en el s. ii p.C.

  • 17 Cf. Celis et al. 2002, 269-270; Fernández Ochoa 1993, 235; ead. 1999, 81.
  • 18 Sobre el tema: Celis & Liz 1999,221-222; Celis et al. 2002,270-272; González Alonso 1997,182; Liz e (...)

10Lancia era una de las ciudades importantes dentro de su territorio con anterioridad a las guerras cántabras. Parece ser que se produce una remoción del castro astur para adaptarse a los esquemas romanos y asentar la ciudad romana sobre la prerromana17. Durante los s. ii y i p.C., dicha urbe vivirá su momento de esplendor y desarrollo. En el s. iii p.C., aún estará habitada. Los investigadores han considerado que, posiblemente, Lancia debió alcanzar el estatuto municipal en época flavia, al mismo tiempo que el derecho latino18.

  • 19 Esto mismo puede verse en ciudades como Valeria. Argente & Díaz 1996,33 y 85; García Merino 2001, 5 (...)
  • 20 Casa et al. 1994,9 y 12; Izquierdo 1994, 787, 789 y 791; López Noriega 1998-1999,200; Mangas 1999, (...)

11El desarrollo urbano de la ciudad de Termes, al igual que en muchas otras ciudades, se producirá en la primera mitad del s. i p.C., coincidiendo con el reinado de Claudio y fechas posteriores19. La vida de esta ciudad hispanorromana parece prolongarse hasta el s. ii e incluso iii p.C. En época flavia se realizaron construcciones de edificios públicos, al igual que en otras ciudades. Según algunos investigadores, Termes alcanzó la condición de municipium en el s. i p.C., lo que se iba a traducir desde un punto de vista arquitectónico y urbanístico en la organización del conjunto foral20. La concesión de este privilegio debió producirse durante el reinado de Tiberio o como muy tarde durante el de Calígula.

  • 21 Respecto a este tema, Tavares 1997, 326.
  • 22 Hecho que sucede en otros lugares de la Lusitania, la Citerior y en la Bética. López Quiroga 2001, (...)
  • 23 Tavares 1997, 324, 334-335 y 340.

12La posible existencia de unidades políticas prerromanas que condicionasen el ordenamiento del territorio pudo llevar a los romanos en el s. i p.C., a instalar la nueva ciudad de Tongobriga sobre un asentamiento castreño preexistente. Éste sufrió una radical transformación en dos momentos, en época augustea y en época flavia21. La fundación en época de Vespasiano de Tongobriga, corresponde a la estrategia de implantar en el territorio “ciudades modelo” que siguieran patrones romanos, permitiendo la promoción de élites indígenas22. La creación de esta ciudad, al igual que otras, a finales del s. i y principios del s. ii p.C., se encontraba dentro de una actividad de promoción jurídica y administrativa, que vendría acompañada de una política de fomento económico y urbanístico23.

  • 24 El desarrollo urbano, la monumentalización y la promoción de la ciudad al estatuto de municipium co (...)
  • 25 Puede cf. García Merino 1991,253; ead. 1994,170; García & Sánchez 1998,121 y 130.
  • 26 Para este asunto cf. García Merino 2001, 77; García & Sánchez 1998,130.
  • 27 Acerca de este tema puede consultarse García Merino 2001,44 y 56; García & Sánchez 1998, 121 y 130; (...)
  • 28 García Merino 1991, 252; ead. 2001, 56 y 65.

13En el Alto Imperio, sobre todo en el s. i p.C., Uxama vivirá una etapa de gran prosperidad, en la que el casco urbano alcanza su máxima extensión. Se desarrolló en el s. i p.C. un amplio programa constructivo y de transformación urbana. En la primera mitad de este siglo se monumentalizó, dotó de la infraestructura básica y se crearon barrios periféricos24. En época de Tiberio, la ciudad va a experimentar una serie de cambios importantes en el núcleo urbano entre los que destacan la construcción de monumentos y el crecimiento del espacio habitado. Durante los reinados de la dinastía Julio-Claudia, el auge continuó, el comercio fue muy activo y la superficie habitada siguió aumentando25. En época flavia, la ciudad sigue mostrando un progresivo auge. En las primeras décadas del s. ii p.C. se asiste a una nueva fase de gran actividad constructiva y se abandonan las zonas periféricas en favor del centro urbano26. Se piensa que a finales de la fase augustea Uxama era, al menos, un oppidum ciuium Romanorum. Esta ciuitas se comportaría muy pronto como un municipium, aunque todavía no haya constancia epigráfica expresa de esa condición estatutaria. Lo que sí parece estar claro es que Uxama era o funcionaba como municipium antes de época flavia y del Edicto de Latinidad27. Puede que Tiberio concediera el derecho latino a Uxama, continuando de este modo con la política de Augusto. También podría ser que lo único que le faltara a Uxama para ser municipium fuera que se le concediera el estatuto de modo oficial, lo cual no ocurriría hasta tiempos flavios28.

Perímetros y reticulas urbanas

14El perímetro calculado para los diferentes enclaves es muy variado. Sin duda alguna, entre las ciudades estudiadas destaca Clunia, sobrepasando con mucho al resto. Además, cuando se produce el amurallamiento de la mayoría de ellas, su espacio puede reducirse o en alguna ocasión ampliarse. A partir del número de hectáreas ocupadas por cada ciudad, en algunos de estos núcleos se han realizado estudios para calcular la posible población existente en ellos (ver cuadro 2).

15Si nos centramos ahora en la retícula urbana de las urbes estudiadas, podemos señalar que en casi todos los enclaves estudiados se ha podido localizar, de forma más o menos clara, la distribución de los ejes viarios y, a su vez, la disposición de las diferentes insulae. En algunos de estos centros urbanos se ha podido comprobar como se producen diversas reformas urbanísticas, que conllevan transformaciones en los ejes viarios (Clunia); en otros casos se produce una adaptación de la planta a la topografía (Asturica Augusta) que implica la existencia de una trama ortogonal con algunas zonas de orientación distinta. No obstante, hay ciudades de las que apenas nada se conoce acerca de su trama urbana como Lancia y Aquae Flauiae (ver cuadro 3).

Edificios monumentales

Foros

16Los núcleos urbanos que se han estudiado presentan uno e incluso dos foros (Bracara Augusta y quizás Uxama con más dudas), aunque hay varios casos en que esta construcción se conoce por las alusiones de la epigrafía (Aquae Flauiae, Bracara Augusta) o por fotografía aérea (Lancia).

  • 29 Epigrafía relacionada: 1) I (oui) O (ptimo) M(aximo) / o(rdo)? (uel U(rbs)) muni/cipalis. 2) [Co]nc (...)
  • 30 Referente al tema de los datos epigráficos y arqueológicos, López Quiroga 2001,296; Rodríguez Colme (...)

17Los investigadores de la ciudad de Aquae Flauiae han llegado a la hipótesis de la localización del foro, a partir de datos epigráficos29 y arqueológicos30. Lo han fechado en el último cuarto del s. i p.C.

  • 31 Acerca del papel articulador del foro, Burón 1997,19 y 73; García & Vidal 1999, 922; Sevillano & Vi (...)
  • 32 Gros 1996,221; García & Vidal 1996, 137.

18El foro de Asturica Augusta tendría unos 30 000 m2 de superficie. Ocupa una de las zonas más elevadas de la ciudad; además viene a marcar una clara separación entre las dos zonas principales en las que se articulaba la ciuitas, el sector occidental y el oriental, sirviendo de articulación entre ambos31. P. Gros lo fecha en época antonina, otros investigadores lo sitúan entre finales del reinado de Tiberio y comienzos del de Claudio32.

19En la ciudad de Bracara Augusta existen dos foros:

    • 33 Sobre la localización de este conjunto foral, Martins 2000,272; Oliveira et al. 1997-1998,137-164. (...)

    Foro de época augustea: ha sido localizado en la zona de la catedral. Este centro monumental pasa a ocupar la periferia del cuadrante noreste de la ciudad con la construcción flavia del segundo foro33.

    • 34 Al respecto Martins & Silva 2000, 74; Martins et al. 1999,743; Sande et al. 2002,130. Respecto a la (...)

    Foro de época flavia: la ubicación de este foro se ha establecido en la zona adyacente al Largo Paulo Orósio, junto a la capilla de S. Sebastião. Para proponer la hipótesis sobre la ubicación del foro flavio en esta área se han basado en tres argumentos34: a) el carácter central de esta zona en relación con el trazado urbano de la ciudad flavia; b) un mapa del s. xvi (1595), atribuido a Georg Braun, que señala este lugar en la zona de Largo Paulo Orósio como el foro romano; el hallazgo de una inscripción honorífica dedicada al emperador Constantino Magno.

20El núcleo hispanorromano de Clunia parece contar con dos recintos forales:

    • 35 Paralelos en Emporiae, Conimbriga, Baelo, Bilbilis. Palol et al. 1991,109-112,168-170 y 365-368, fi (...)
    • 36 Cf. Palol & Guitart 2000, 67,81 y 234.

    Foro I: se encuentra emplazado en el área oeste de la meseta sobre la que se asienta la ciudad. Se caracteriza por la importancia de la axialidad y la existencia de un único eje de simetría definido por la posición del templo35. Presenta una planta en “U” y tiene 166 m de longitud por 108 de ancho, un total de 17 928 m2. Se ha fechado en época augustea o julio-claudia36.

  1. Foro II: la hipótesis se deriva de la localización de una larga estructura rectangular, sobre la plataforma donde se asienta Clunia. Esta estructura mide, aproximadamente, 150 m de largo por unos 10 de ancho. Se ha podido observar que esta construcción posee como mínimo once compartimentaciones interiores37. Todas tienen unas medidas muy parecidas, unos 8 por 10 m. A partir de las fotografías aéreas se ha planteado la hipótesis a confirmar de que se trate de las tabernae características de una zona foral.

  • 38 El vuelo fue realizado en junio de 1996 por J. del Olmo Martín. Hay que decir que, normalmente, los(...)

21La posible ubicación del foro de la ciudad hispanorromana de Lancia ha sido deducida por fotografías aéreas. Actualmente, por la datación de los edificios colindantes, se le viene concediendo una cronología flavia38.

  • 39 Sobre ello Casa et al. 1994, 9-13; Izquierdo 1994, 787; López Noriega 1999, 647.
  • 40 García Merino 1994, 170; Izquierdo 1994, 792.

22En Termes, aún no se conocen las dimensiones exactas del foro y quizá sea una de las ciudades que nos depare más sorpresas en un futuro inmediato, a tenor de los trabajos actuales de excavación. Éste presentaría un eje Norte-Sur y debió seguir el modelo establecido en época imperial y documentado en otras ciudades. Se halla construido en parte sobre terraza artificial, sería de carácter cerrado y estaría formado por los típicos elementos (basílica, plaza y edificios cultuales)39. Se ha fechado en época julio-claudia40.

  • 41 Cf. Tavares 1999,764; ead. 1997, 65, planta 4.
  • 42 Sobre el tema de la cronología, López Quiroga 2001,296; Tavares 1999,761 y 767.

23Las dimensiones41 de la plaza del foro de Tongobriga serían de 139 por 68,5 m, un total de 9 521 m2. Contaba con una amplia plaza de 90 m de largo por 60 de ancho y en ella existían dos grandes desagües de unos 2 m de ancho y 1,5 de profundidad. La cronología que se ha establecido para este conjunto foral se encuentra entre finales del s. i p.C. y el s. ii p.C.42

24En Uxama Argaela se han localizado dos foros:

    • 43 Este foro de tipo cerrado también se da en Clunia y Termes. Para el caso de Uxama, García Merino 20 (...)
    • 44 García Merino 1987, 89 y 106; ead. 1990,113.

    Foro I: es de tipo cerrado, posiblemente formado por una terraza artificial porticada, basílica, plaza y templo43. La plaza era rectangular y tenía 1 800 m2 de superficie, estaba rodeada por un doble pórtico en tres de sus lados y presentaba un acceso mediante escalinata por el cuarto lado – el lado norte –. El tripórtico mide 8 m y la terraza artificial 35 de lado, por lo tanto mide 43 m en total. Este conjunto foral es de época tiberiana y mantiene sus funciones hasta época flavia44.

    • 45 Como paralelo se puede citar Augusta Raurica, donde parece haber una calle que divide en dos partes (...)
    • 46 García Merino 1991, 238 y 252-253; ead. 2001, 57 y 59.

    Foro II: a partir de las fotografías aéreas parece ser un foro de tipo cerrado, donde la basílica se encuentra separada de la plaza45. Se ha calculado que este foro debía ocupar aproximadamente dos manzanas con una calle en medio, es decir, en torno a 50 m de anchura y una longitud de unos 100 m (5 000 m2). Su construcción se fecha entre mediados del s. i p.C. y la época flavia46.

Basílicas y curias

25Las basílicas y las curias han sido edificios poco localizados en estos enclaves, incluso una de éstas es dudosa, ya que no se sabe si es una curia o una aedes Augusti (Asturica Augusta).

  • 47 Cf. Balty 1991, 617.
  • 48 García & Vidal 1996, 137-138; Sevillano 1999, 925 y 999.

26En Asturica Augusta, J.-Ch. Balty considera como curia una edificación que presenta una cimentación corrida, localizada en el pavimento de la construcción y que vendría a corresponder, según este autor, con el típico banco corrido de las curias47. Las dimensiones son de 14,75 por 11,60 m (171,1 m2). Este edificio se ha fechado a mediados del s. i p.C. y otros autores lo consideran como una aedes Augusti48.

  • 49 Este esquema arcaico de basílica unida al lado menor del foro y templo en el lado opuesto tiene sus (...)
  • 50 Cf. Palol & Guitart 2000, 213.
  • 51 Palol 1989-1990, 37-38; Palol & Vilella 1987, n° 3 3, anepígrafa C y n° 100.

27La basílica de Clunia se localiza en el lado menor del foro49, ocupando la fachada noroeste. Tiene tres naves con su tribunal en el extremo este. La anchura es de 26 m, añadiendo el grosor de la pared del norte y los umbrales de las puertas del sur. La longitud del edificio es de 84 m (2 184 m2). Se le ha atribuido una cronología altoimperial, de época augustea o julio-claudia50. En esta edificación se ha documentado una reutilización de estelas funerarias, de iconografía indígena prerromana aunque el epitafio está en latín. La onomástica de difuntos y dedicantes presenta antropónimos locales51.

  • 52 Puede verse Palol & Guitart 2000, 31-32.
  • 53 Respecto al tema de la cronología, Palol 1994, 40.

28También en Clunia se ha localizado una curia, que se encuentra adosada al norte de la basílica y colocada en posición axial con respecto al templo principal de la plaza del foro. Está formada por una estructura, casi semicilíndrica, en el eje del edificio. Además, presenta una exedra rectangular de fondo y un ensanchamiento. En la parte delantera, de entrada, hay un cuerpo uniforme de 1,50 m de anchura. La parte recta, la cual es paralela al eje de la basílica y perpendicular al eje total del edificio, sobresale 2,50 m de la curva del cilindro y 1 m de la anchura del podium de la aedes Augusti. La apertura del cilindro es de 6 m; éste cierra y a los 3 m de cuerda, comienza la exedra del fondo. Ésta, por su exterior, mide 3 m y el fondo 5,70 m. Desde la entrada hasta el fondo rectangular de la exedra, el eje de este cuerpo semicilíndrico mide 6,5 m52. Según los materiales hallados en este edificio, su cronología se encuadra dentro de la época julio-claudia53.

  • 54 Se ha venido comparando con el denominando macellum de Clunia. Tavares 1997,66 y 130.
  • 55 En cuanto a la cronología cf. Tavares 1997, 69.

29Los restos de cimentaciones de la basílica de Tongobriga han permitido establecer la planta irregular de un edificio, con unas dimensiones de 36,25 m de largo por 26 de ancho (942,5 m2). En su parte interior presentaría tres naves, una central de 18 m de anchura y dos laterales de unos 6 m54. Este edificio se ha fechado en el segundo cuarto del s. ii p.C.55

  • 56 Cf. García Merino 2001, 57.

30La basílica de Uxama Argaela forma parte del conjunto monumental del foro flavio. Se trata de un edificio muy amplio de planta rectangular. Mide aproximadamente 40 por 20 m. Su interior está dividido en tres naves por dos hileras de columnas de las que únicamente se conservan los plintos56. En la zona de la cabecera –al norte– apenas pueden apreciarse los restos de un estrado. Se ha fechado en época flavia.

Templos y santuarios

  • 57 Al respecto García & Vidal 1999,922-923, lám. 6; Sevillano & Vidal 2002, 2002, 37; Sevillano & Vida (...)
  • 58 Corral & Fumega 1998-1999, 74; García Marcos 1994b, 168.
  • 59 Epígrafes: 1) I(oui) O(ptimo) M(aximo) Custodi, Iunoni Reginae, Mineruae Sanctae; 2) Ioui Optimo Ma (...)
  • 60 Los excavadores del foro hablan de un temenos sobre el que se asentaría el templo y consideran la E (...)

31La aedes Augusti de Asturica Augusta es una sala axial a la plaza foral de planta rectangular de 14,75 por 11,60 m (171,1 m2). Se encuentra rematada por un ábside semicircular de 4,50 m de diámetro interior. Está pavimentada con un opus sectile de sencillo diseño57. Se ha fechado su construcción con posterioridad a los años centrales del s. i p.C., decayendo a finales del s. iii p.C.58 En esta misma ciudad es posible la existencia de un capitolio según dos epígrafes fechados entre finales del s. i p.C. y principios del s. iii p.C.59 También se ha pensado en la posibilidad de que existiera un templo60 de culto imperial que presidiera el foro.

  • 61 Acerca de la posible existencia de un templo, Encarnação 1985,202.
  • 62 Epígrafes: 1) Isidi Aug. Sacrum / Lucrecia Fida sacerd(os) perp(etua) / Rom(ae) et Aug(usti) / conu (...)

32Posiblemente en Bracara Augusta hubo un templo dedicado al culto imperial en el foro de época augustea61. Se han localizado varios epígrafes que pueden aludir a un posible templo en el entorno de la catedral62.

  • 63 Cf. Palol 1994, 39; Palol & Guitart 2000, 31.

33El edificio en el que está ubicada la aedes Augusti de Clunia tiene algo más de 27,50 m de largo y conserva de anchura máxima 11,50 m (316,25 m2). Ésta, con un podium típico de un templo, se encuentra a un nivel más alto que la curia. Además, presenta dos ambientes sucesivos63:

  1. una pronaos rectangular, de poco fondo;

    • 64 Para el tema de la cronología Palol & Guitart 2000,213.

    una cella casi cuadrada. El edificio se encuentra adosado a la curia y a la basílica; esta última se ha encuadrado dentro de una cronología altoimperial64.

  • 65 J.-Ch. Balty identifica este templo, como uno de los templos del capitolio cluniense. Cf. Balty 199 (...)
  • 66 Se han documentado escaleras de acceso lateral en varios templos de Lusitania: Mérida, Évora, Mirób (...)
  • 67 Respecto a la cronología Gutiérrez & Subías 2000, 155; Palol & Guitart 2000, 144 y 225.
  • 68 Cf. CIL, II, 2775; Blutstein 1991, 45; Palol 1994, 34; Palol & Vilella 1987, 21-36, Inv. n  28.
  • 69 Sobre este conjunto, Mierse 1999, 202-203, 207, fig. 54; Palol 1994, 36-39 y 43; Palol & Guitart 20 (...)
  • 70 Palol 1989-1990, 48; Palol & Guitart 2000,63 y 67-68.
  • 71 Cf. Palol 1994, 99, 99y 101y 101; Palol; Palol&& Vilella ilella 19861986, 17-20, 17-20..
  • 72 Respecto a la cronología, Palol & Vilella 1986, 24.

34El capitolio de Clunia es un templo absidado sobre podium y con doble acceso, mediante escaleras laterales desde la parte posterior65. Por su lado norte mide 37,35 m y por el sur 39,90 m. La gran plataforma anterior al podio del templo mide 20 por 14 m (800 m2). La fachada del podium mide de 16,60 m de anchura, mientras que la anchura de la parte posterior debía medir 12,45 m. Las escaleras laterales tienen 2,50 m de anchura66; éstas siguen un esquema arcaico y facilitan el acceso a la plataforma anterior de la cella del templo. P. de Palol y J. Guitart le atribuyen una cronología julio-claudia, la misma que para el resto del foro. Por otro lado, M. A. Gutiérrez Behemerid propone que su construcción podría situarse dentro de un marco temporal que iría desde la época augustea a los inicios de la tiberiana, probablemente en los comienzos del reinado del segundo emperador67. Se halló una inscripción dedicada a Minerua Augusta en el aljibe del foro68. Otros templos localizados en la ciudad son el conjunto cultual triple, en las tabernae n° 7-9, del lado este del foro69 y la taberna n° 2 del foro que parece ser un templete70. Además existe en este núcleo urbano la “Cueva de Román”; se trata de una cueva donde al final de su galería principal se encuentra el denominado “santuario priápico”71. Su altura libre predominante es de 1,00 m y presenta una relativa gran amplitud horizontal. Es de un santuario subterráneo donde se hallaron inscripciones, representaciones fálicas en arcilla e imágenes humanas itifálicas. La mayoría de las inscripciones de “la cueva de Román” y del santuario se han fechado en el reino de Tiberio y en los años posteriores –s. i p.C.–72.

  • 73 Sobre este asunto, Casa et al. 1994, 9-12.
  • 74 Al respecto Casa et al. 1994, 13; Izquierdo 1994, 791.

35En el foro imperial de Termes se han localizado los cimientos de un posible templo dedicado al culto imperial73. Tiene una orientación norte-sur y presenta una planta irregular de 22,70 por 16,30 m, en la que puede observarse una yuxtaposición de dos naves terminadas en un ligero ábside. Parece tener un cierto paralelismo con los edificados, en época julio-claudia, en otras ciudades de Hispania74.

  • 75 Cf. Tavares 1999,764; ead. 1997, 30, 65,67 y 336.
  • 76 Respecto a la cronología, López Quiroga 2001, 296; Tavares 1999, 761 y 767.

36El templo de Tongobriga se levanta sobre un podium en la plaza foral, en su parte oeste. Se ha recuperado una capa de cascajo que viene a cubrir un espacio de unos 850 m2, y que se ha interpretado como la cimentación del templo75. Este edificio se ha datado, por su pertenencia al conjunto foral entre finales del s. i p.C. y el s. ii p.C.76

  • 77 García Merino 1990,113; ead. 2001, 56.
  • 78 Puede verse García Merino 1987, 92, lám. VI, fig. 3; Blutstein 1991, 60 y 63.

37Posiblemente, la terraza artificial porticada de Uxama Argaela serviría de emplazamiento al podium de un templo, hecho que habría que relacionar con la época julio-claudia77. Además, en el área del foro flavio, al sur del área enlosada, se han hallados los restos de una construcción cuadrangular que presenta indicios morfológicos propios de un podium y los cimientos del estilóbato de un templo, tal vez con doble cella78.

Conjuntos termales

38En la cuenca del Duero han sido varios los complejos termales localizados en las ciudades, apareciendo en ellas incluso hasta tres, como es el caso de Clunia y parece que también de Asturica Augusta. En ellos se han detectado diferentes fases constructivas, la primera de ellas corresponde al s. i p.C., aunque la variedad de fechas del inicio de las diferentes construcciones es muy variada, destacando mayoritariamente los casos que se construyen a finales del s. i p.C. Muchos de ellos, en el s. iii p.C., comienzan a estar abandonados o a desempeñar otras funciones diferentes a las termales.

  • 79 Alfenim 1992, 90-91; López Quiroga 2001, 296; Rodríguez Colmenero 1997b, 75,78 y 141-142.
  • 80 Al respecto CIL, II, 344, 2468; Mora 1981, 52.

39En Aquae Flauiae no se conservan los restos de las termas, aunque en 1696 aún eran visibles. Se piensa que estuvieron ubicadas fuera del recinto urbano, quizás en el área meridional –zona Sudeste–79. Para G. Mora, estas termas fueron fundadas o restauradas bajo Vespasiano80.

  • 81 Cf. Burón 1997,19 y 73, plano 2 n° 1; Fernández & García 1999,143, fig. 3; García & Vidal 1999,925 (...)
  • 82 Respecto a las diferentes fases, García & Vidal 1999,925 y 928; Sevillano 1999,997-998; Sevillano (...)
  • 83 Sobre la cronología, García & Vidal 1999,928; Sevillano 1999,998; Sevillano & Vidal 2001,663-664; S (...)
  • 84 Paralelos del modelo lineal-angular serían las fases II y IIA de las termas de Campo Valdés (Gijón) (...)
  • 85 Respecto a las diferentes fases, García & Burón 2000,207-212; Sevillano & Vidal 2001,664; Sevillano (...)
  • 86 Sobre la cronología, Fernández Ochoa 1999, 76; Fernández & García 1999,149; García & Burón 2000,213 (...)
  • 87 Cf. Sevillano & Vidal 2000, 200.

40Las “termas mayores” de Asturica Augusta son un edificio termal de carácter público, que ocuparía posiblemente cuatro insulae de la retícula urbana81. Se piensa que este complejo debió alcanzar una extensión cercana a los 4 200 m2; de él se han llegado a diferenciar dos fases constructivas en relación con las estancias exhumadas82. Se ha datado todo el conjunto entre la primera mitad del s. i p.C. y mediados del s. iii p.C.83 El abandono de la construcción termal se produjo en el s. v p.C. Las denominadas “termas menores” son también un establecimiento de cierta envergadura. Está formado por trece espacios distribuidos según un esquema de la variante lineal-angular. Sin embargo, al menos en su etapa final, su planta presenta una cierta complejidad, mostrando características84 tanto del tipo II (lineal-angular) como III (lineal-paralelo) de Nielsen. Desde un punto de vista constructivo, este edificio ha pasado por tres fases diferentes85. Estas termas parecen haber estado reservadas a satisfacer las necesidades de un grupo de población determinado –quizás un collegium–, o a algún sector de la ciudad, más que a la colectividad en general. La fecha de construcción que se le ha atribuido es entre finales del s. i p.C. o principios del s. ii p.C. y su final puede observarse ya a partir del s. iii p.C.86 Actualmente se ha localizado otro conjunto termal en la zona Occidental, cerca de la Puerta del Obispo87.

  • 88 Al respecto Martins & Delgado 1989-1990, 20, n. 35; Martins & Silva 2000, 75, 76 y 79.
  • 89 Martins & Silva 2000, 80-81; Martins et al. 1999,741 y 745.

41Las “termas del alto da cividade” de Bracara Augusta se han clasificado dentro del tipo lineal-axial de recorrido de ida y vuelta. Lo que mejor se conoce es el plano originario de las termas altoimperiales88. Este edificio presenta una planta rectangular, orientada según un eje noroeste-sureste; las dimensiones de su planta en la primera fase –inicios s. ii p.C.– son de 150 pies de largo (53,5 m) por 40 pies de ancho (unos 12 m). Estas termas se construyeron sobre un edificio anterior, un mercado o basílica de época julio-claudia, en la segunda mitad del s. i p.C. y estuvo en funcionamiento hasta el s. v p.C. Sufrió una gran remodelación entre finales del s. iii y principios del s. iv p.C.89

  • 90 Respecto a ellas, Palol et al. 1991,373; Palol 1994, 24,69 y 74.
  • 91 Se han documentado diversos ejemplos de necrópolis situadas sobre estancias termales. El proceso es (...)
  • 92 Cf. Fernández & García 1999,143; Gros 1996,406; López Noriega 1999,647.
  • 93 Acerca de este asunto, Gros 1996,405; Palol et al. 1991, 299; Palol 1994, 91.
  • 94 Fernández & García 1999,142 y 145; Peña 2000, 92-93.
  • 95 Respecto a este tema Fernández & García 1999,145; Gros 1996, 406.

42En Clunia se han hallado tres conjuntos termales. La fábrica de las “termas del foro” es un edificio de medianas dimensiones, aproximadamente de unos 460 m2. Aún no se ha determinado cual era su carácter, si público o privado90. Su construcción se pudo producir en la segunda mitad del s. i p.C. y fue amortizada por una necrópolis, que ha sido datada entre finales del s. iv y el s. vii91. Un segundo conjunto es el de “Los Arcos I”. Éste tiene rasgos que pudieran ser atribuidos al denominado tipo imperial92 ya que presenta una planimetría axial simétrica. Sus dimensiones son 55 m de anchura por 95 m de longitud en su eje de simetría. Se edificó en tres fases sucesivas, a las que habría que añadir una cuarta fase correspondiente a un último momento de actividad del edificio, pero ya sin función termal. Su construcción se produjo a principios del s. i p.C. y a finales del s. iii p.C. se abandona. No obstante, se produce una reutilización artesanal de las estructuras hasta el s. v p.C.93 Y un tercer conjunto termal es el de “Los Arcos II”. Se trata de un ejemplo de la variante axial y presentan una traza lineal-simple. Tiene una planta cuyo eje está inclinado 45º al este, en relación al otro edificio termal y sus estancias se disponen de oeste-este94. Se desconoce su fecha de construcción, aunque parece ser que ya estaban en uso a finales del s. i p.C. o principios del s. ii p.C. Su abandono quizás se produjo hacia mediados del s. iii p.C.95

  • 96 Sobre ello cf. Celis & Liz 1999,224; Celis et al. 2002, 279-281; Liz et al. 2000, 221-225.
  • 97 A este respecto Celis & Liz 1999, 222; Celis et al. 2002, 270-272 y 281; Miguel & Celis 1999, 38; F (...)

43Para el conjunto termal de Lancia se ha calculado su extensión en unos 28,40 por 41,60 m (1 181,44 m2). Se trata de una termas dobles que tendrían un recorrido de ida y vuelta. Han sido encuadradas en el tipo denominado “provinciales”96. A partir de una serie de características se han establecido dos fases de uso y construcción, aunque no puede descartarse la idea de que existieran más modificaciones. La datación de la primera se ha situado a finales del s. i p.C.97

  • 98 Cf. Hernando 2001, 26 y 32.

44En la zona sureste de Termes, al lado del denominado “Conjunto Rupestre del Sur”, se han localizado los restos de un edificio interpretado como unas termas98. Se han podido observar unas paredes labradas en la arenisca, en las que aún pueden verse pequeños orificios usados como mechinales. Además se han localizado laconica dobles circulares.

  • 99 Puede verse sobre el tema Fernández & García 1999, 145-146, 148 y 162, fig. 8; Fernández Ochoa et a (...)
  • 100 Cf. Tavares 1997,28 y 336, estampa 1.4.
  • 101 Acerca de la datación Fernández Ochoa et al. 2000, 68; López Quiroga 2001,296.

45Las termas de Tongobriga cuentan con una extensión de aproximadamente 2 000 m2, unos 911 m2 serían de área utilizable, del cual 317 m2 estarían cubiertos y 594 m2 al descubierto. Se orientan según el eje oeste-este. La Fase I corresponde al modelo lineal simple de recorrido de ida y vuelta, mientras que las Fases II-III equivalen al esquema lineal angular99. Se halló un ara en la zona de hornos100. Se han fechado entre finales del s. i p.C. y el ii p.C.; a partir del s. vi se pudieron continuar usando para unos fines distintos a los termales101.

  • 102 García Merino 2001, 47, 53, 55 y 59; García Merino 1995, 17-18; Mora 1981, 43.

46R. Morenas localizó unas termas que se encuentran al norte de Uxama Argaela, fuera del recinto amurallado de época bajoimperial102.

Macella

47Dos son los macella que se han podido confirmar arqueológicamente: el de Clunia y el de Lancia; otro más se ha constatado a partir de la epigrafía en Bracara Augusta.

  • 103 Al respecto cf. Martins et al. 1999, 744; Martins 2000, 273.
  • 104 Martins et al. 1999,741 y 744; Martins & Silva 2000, 75.

48En Bracara Augusta, en las proximidades de la catedral, pudo existir un macellum; no se tienen datos arqueológicos de esta posible construcción103 pero se conoce un epígrafe que lo menciona, hallado en la zona de la cateral. Se piensa que pudiera ser de época augustea. Las termas del Alto da Cidade se elevaron sobre un edificio anterior considerado como una basílica, pero que también ha sido interpretado como una macellum104.

  • 105 Epigrafía relacionada: 1) ara dedicada a Neptuno en la zona de la Hospedería; 2) un trozo de inscri (...)
  • 106 Cf. Palol & Guitart 2000, 295.
  • 107 A este respecto Gros 1996,460; Palol 1994, 57-58; Palol & Guitart 2000, 172 y 174-175.

49El denominado edificio flavio o macellum de Clunia presenta una planta naviforme, por adaptación urbana a un espacio triangular residual. La planta total mide 48 m de largo y 30,5 m de anchura máxima (1 464 m2). Existe en el interior del edificio, en el subsuelo, una gran cisterna que sugiere la existencia de un ámbito abierto105. P. de Palol sitúa su construcción a finales del principado de Domiciano o inicios del de Trajano, quizás ya en los primeros años del s. ii p.C. Su abandono se produjo en el s. iii p.C.106. P. Gros pone en duda la identificación de este edificio con el macellum de la ciudad. Para ello argumenta: la ausencia de compartimentos en el interior de los pórticos; el hecho de que no se haya encontrado todavía ninguna huella de acondicionamiento hidráulico107.

  • 108 Al respecto Celis et al. 1998-1999, 283; Celis et al. 2002,272; Gutiérrez & Celis 1999,108; Miguel (...)
  • 109 Celis & Liz 1999, 222; Celis et al. 1998-1999, 282-283; Celis et al. 2002, 270 y 277; Liz et al. 20 (...)

50El macellum de Lancia es un edificio de planta rectangular, que se articula en torno a un pequeño patio o peristilo. La planta tiene unas dimensiones de 21,20 por 19,68 m (417,216 m2) en su parte principal. Ésta se divide a su vez en dos ambientes: un vestíbulo anterior de unos 151 m2; un cuerpo principal de unos 217 m2 dispuesto alrededor de un patio de 7,70 por 7,30 m (56,21 m2) que presenta en cada una de sus alas, norte y sur, tres tabernae con una anchura media de 3,54 m y una profundidad de unos 3,80 m (13,45 m2). En la zona oeste del macellum existe una construcción de unos 85,5 m2 que parece estar en relación con el edificio comercial108. Existen tres etapas de construcción y uso y dos de ellas tardías109. La construcción del edificio se produjo entre principios y mediados del s. ii p.C.

  • 110 Sobre este asunto Argente & Díaz 1996. En todo caso, los actuales trabajos arqueológicos redefinirá (...)

51En el núcleo central de Termes, donde se ha ubicado el posible macellum, se localizó una zona que pudo corresponder probablemente a puestos comerciales. Éstos debieron tener un carácter provisional, ya que se han hallado numerosos agujeros para postes en este lugar110. Parece que la construcción pertenecía al cambio de Era, hecho reforzado por un pequeño tesorillo de denarios. La zona fue abandonada hacia el s. iv p.C.

  • 111 Cf. García Merino 2001,57 y 59.

52Se tienen noticias, a partir de fotografías aéreas, de un posible mercado en el exterior de la terraza artificial porticada de Uxama Argaela111. Concretamente se encontraría al este, junto a unos posibles hórrea.

Edificios de espectáculos

  • 112 Véase Abásolo 1993,199-200; Argente & Díaz 1996; Argente et al. 1980, 46 y 185.

53Respecto a la arquitectura lúdica sólo se ha estudiado el teatro de Clunia. El resto de edificios de espectáculos que han sido mencionados, en una u otra ocasión, no se conocen arqueológicamente y únicamente se ha deducido su existencia a partir de interpretaciones topográficas y por las fotografías aéreas. Este es el caso de ciudades como Aquae Flauiae y Bracara Augusta. En Tongobriga se plantea la posible existencia de un teatro y un circo, pero no se han realizado comprobaciones arqueológicas al respecto. Y, por último, en Termes se ha venido interpretando como teatro un área tendente a la forma circular que puede indicar la cauea de un teatro, pero que habrá que redefinir con las convenientes investigaciones112.

  • 113 Al respecto Rodríguez & Alcorta 1999,789; Rodríguez Colmenero 1997b, 63, 74-75 y 142.
  • 114 El epígrafe: Ermae Eide/uori ob eu/entum bo/num gladi/atori(i) mun/eris (hedera)/G(aius) Cexaec/us (...)

54En Aquae Flauiae se ha localizado una estructura que no ha sido excavada, por lo que no se sabe si pertenece a un edificio de este tipo113. Los investigadores que la consideran como teatro han supuesto que su posible cauea tendría unos 70 m de diámetro, adaptándose a las dimensiones de un teatro que no llegaría a los 100 m de diámetro. En Outeiro Seco, a pocos kilómetros al norte de Chaves, se ha hallado un ara relacionada con juegos de gladiadores114.

  • 115 Acerca de este tema López Quiroga 2001,293; Martins 2000, 273; Morais 2001, 55-76.

55En la ciudad de Bracara Augusta se ha localizado un edificio, que aún no ha sido excavado, por lo que no se sabe si se trata de un anfiteatro o de un teatro. Comparando dos fotografía, una de 1948 y otra de 1972, parece haberse localizado una estructura con planta de anfiteatro en la salida occidental de la ciudad, en el eje del decumanus115. Las excavaciones actuales, que se llevan a cabo en la ciudad, parecen indicar la existencia de un teatro junto a “las termas del Alto da Cividade”.

  • 116 Palol et al. 1991, 24-25, 88-89, 175, 179, 237, 276, 309 y 368; Palol 1994, 104-106 y 110.
  • 117 Epigrafía relacionada: 1) una gran letra en bronce, una “V” de 0,25 m de altura, con tres clavijas (...)
  • 118 Cf. Abásolo 1999, 94; Palol 1994, 109-110.

56El teatro de Clunia se encuentra en parte excavado en la roca116; presenta 3 scalaria en la cauea imma y media y 7 en la summa, tiene 4 cunei en la parte baja y central, y 8 cunei en la superior. La cauea media mide, con la praecintio posterior, 10 m radiales; la cauea imma tendría las mismas dimensiones, con su praecintio que la separa de la orchestra117. El diámetro de la orchestra sería de 24-25 m, dependiendo del espesor del balteus de unos 0,50 m. La scaenae frons tiene tres puertas, la ualua regia de 6 m y las ualuae hospitales de 4,5 m. El edificio fue construido en época tiberiana y mantuvo su actividad hasta el siglo iii118.

  • 119 Al respecto Tavares 1999,766; id. 1997, 32.
  • 120 Paralelos existen en la zona de la Galia. Harmand 1990,395; Tavares 1999,764; Id. 1997, 31, estampa (...)

57A partir de una fotografía aérea tomada en 1938, algunos autores piensan haber descubierto la spina de un circo en Tongobriga. Se ha calculado que el circo podría tener unos 148 m de largo y 64 m de ancho (9 472 m2). Se ha pensado que el graderío se separó de la pista mediante un muro de piedra, a tenor de lo manifestado por una serie de estructuras recientemente exhumadas119. Además, se habla de la existencia de un posible teatro, pero aún no se ha excavado esta posible construcción lúdica, que vendría a ocupar unos 1 100 m2 y su diámetro tendría unos 52 m120.

Las murallas

  • 121 Cf. cuadro 4.

58La mayoría de las ciudades estudiadas presentan un recinto amurallado, fechado en la mayoría de los casos hacia finales del s. iii-iv p.C. (Aquae Flauiae, Bracara Augusta, Uxama Argaela, Termes). Hay casos de murallas erigidas para dar prestigio a la ciudad (Clunia) o murallas que formaban parte de las defensas de un campamento militar (Asturica Augusta)121.

Relieves constructivos con símbolos militares

  • 122 Sobre este asunto Palol et al. 1991,215 y 218-219; Palol 1994, 114.
  • 123 Cf. Palol et al. 1991, 30 y 220; Palol 1994, 114.
  • 124 García Merino 1987, 82; Ead. 1986, 277-279, lám. III, 1.
  • 125 Ead. 1987, 82; Ead. 1986, 280.

59Otras construcciones halladas en alguna de estas ciudades (Uxama Argaela, Clunia) de la cuenca del Duero son dos monumentos honoríficos, posiblemente post mortem, con relieves de símbolos militares. El de Clunia se trata de un relieve de spolia122 en el que aparecen representadas únicamente armas, instrumentos militares e indumentaria propia del ejército. El relieve está representado en unas placas rectangulares, las dimensiones máximas son de aproximadamente 1 por 0,45 m. P. de Palol123 fecha este conjunto hacia la mitad del s. i p.C. El de Uxama es también un relieve de spolia del que se conservan tres grandes bloques de caliza, que ensamblan formando parte de un friso de 1,04 m de anchura. Las tres piezas que forman este relieve se encuentran decoradas con congeries armorum124. Se ha fechado en época tiberiana, entre el 19 y el 37 p.C.125

Puentes

  • 126 Sobre el tema Alarcão 1988, 6 (1/116); Alfenim 1992, 91.
  • 127 Puede verse: CIL, II, 2478; Alfenim 1992, 91; Rodríguez Colmenero 1997b, 92.

60Sólo una de las ciudades estudiadas presenta un puente romano (Aquae Flauiae). La longitud de dicho puente sobrepasaría los 152 m y de ancho tiene 6 m. Estuvo formado en un principio por 18 arcos de los que, actualmente, sólo son visibles 16126. En él pueden verse dos columnas con epígrafe, una de ellas hace referencia a la construcción del puente en época de Trajano y la segunda es el denominado Padrón de los Pueblos. Se ha fechado en época de Trajano, a comienzos del s. ii p.C.127

Conclusiones

61En primer lugar, hay que destacar las grandes diferencias que se aprecian dentro del estudio de las diversas ciudades antiguas que estuvieron ubicadas en el valle del Duero. En unos casos las diferencias de conocimiento son consecuencia de problemas estrictamente arqueológicos, como los que plantean aquellos que se sitúan bajo ciudades actuales. En otras ocasiones, son simplemente la falta de estudios y excavaciones los responsables de conocimientos parciales de algunos aspectos.

62Como hemos visto en muchas ocasiones, el conocimiento de edificios como los de espectáculos, basílicas o, incluso, conjuntos enteros como foros no pasa de la fase de hipótesis prometedoras. Sólo la ausencia de las comprobaciones oportunas – o de la ocasión para poder efectuarlas en el caso de las ciudades bajo cascos urbanos actuales – puede justificar un estado de las cosas así. Lamentablemente, también a veces el desastroso estado de conservación de algunas fábricas explican de forma fehaciente, lo poco que sabemos de ellas.

63Por otra parte, y para ir de lo general a lo particular, es evidente que conforme avanza la investigación, las características de estas pequeñas ciudades –a veces– empiezan a ser más conocidas y ponen de relieve que las diferencias que se sospechaban con respecto a la urbanización de otras zonas de la Península Ibérica es posible que sigan existiendo, pero son cada vez menores.

64El hecho de presentar una urbanización más tardía que el valle del Ebro o que la Bética, por poner dos ejemplos claros, es algo que se deja notar y que se aprecia en una homogeneidad cronológica que tiene al período augusteo-tiberiano y a la municipalización flavia como puntos fuertes, momentos en los que las ciudades del valle del Duero experimentan un impulso y unas remodelaciones en todos los ámbitos de la vida (constructivo, religioso, social, económico…).

  • 128 Para este tipo de problemas la obra de Carreras 1996, 95-122.

65No es nuestra intención repetir aquí lo escrito en las líneas anteriores o en los cuadros resumen; sólo nos detendremos en aquellos aspectos que nos parecen más relevantes. En primer lugar señalar los problemas que todavía quedan por resolver como, por ejemplo, el derivado de la extensión de las ciudades y de la estimación de su población. Es evidente que éste es un tema a desarrollar en el futuro, sobre todo, en aras de la deducción de unas densidades de población que se adapten a las características de la zona. Es evidente que aplicar los mismos factores que utilizamos para una ciudad como Tarraco o Emerita Augusta a poblaciones como Lancia o Uxama no es procedente pero, no encontramos datos objetivos para aplicar el factor corrector pertinente, fuera de estimaciones más o menos fundamentadas128; por no hablar de los cálculos sobre la variación de población en los distintos momentos históricos de los enclaves, desde el origen hasta la Tardoantigüedad, en donde la reducción del área comprendida dentro de algunos recintos amurallados disminuye, sin que este hecho nos permita la extracción de conclusiones simplistas como serían las de una reducción de la población generalizada.

66Otra conclusión muy general –y esperanzadora– es que cualquier visión global como la que hemos intentado realizar, está condenada a quedarse anticuada en muy poco tiempo. El resumen realizado es una visión “bibliográfica” y, por lo tanto, no puede incluir más que aquello que se encuentra estudiado y publicado. Casi todas las ciudades tratadas se encuentran ahora en proceso de excavación y estudio y son muchas las noticias que, más o menos públicas pero no publicadas, deben esperar su ulterior confirmación.

67Desde este punto de vista, hay que considerar que en breve tiempo es posible que tengamos que poner o borrar una cruz en la casilla correspondiente a la existencia de algún edificio (ver cuadro 5) pero, lo que es más importante, es bastante probable que cambien también las ideas sobre modelos seguidos en la elaboración de unos centros monumentales que, por una u otra razón, hasta ahora sólo hemos visto de forma muy parcial.

68Para terminar, debemos comentar que a partir del estudio de todas estas ciudades romanas resulta evidente que la cuenca del Duero fue un área con un desarrollo urbanístico y arquitectónico importante, comparable con el de otras zonas de Hispania en lo cualitativo aunque no en lo cuantitativo. Se olvida así, la idea de que el noroeste hispánico no había contado con un programa urbanístico y arquitectónico de gran envergadura.

Cuadro 2

  • 129 Rodríguez & Alcorta 1999,785-786; Rodríguez Colmenero 1997b, 143.
  • 130 Al respecto cf. López Quiroga 2001,296; Sevillano & Vidal 2001,659; Sevillano & Vidal 2002, 33-34.
  • 131 Cf. Martins 1991-1992,179-180; Martins & Delgado 1996,123.
  • 132 Fernández Ochoa 1999, 82; Martins & Delgado 1996,123; Sande et al. 2002,125.
  • 133 Puede López Noriega 1997,219; López Noriega 1999,647; Palol et al. 1991, 19,285 y 360-361.
  • 134 Sobre este asunto Palol 1994, 20; Palol et al. 1991,235.
  • 135 Respecto a este tema Miguel & Celis 1999, 31.
  • 136 Cf. Celis et al. 1998-1999,282; González Alonso 1997,182; Liz et al. 2000,221.
  • 137 Fernández & Morillo 1991,250; id. 1992,339.
  • 138 Al respecto García Merino 1975,301.
  • 139 Los investigadores de esta ciudad se han basado para los cálculos en el parecido con la ciudad de C (...)
  • 140 Este hecho también se ha podido comprobar en Bracara Augusta. Alonso 1990, 7-10; Tavares 1997,342-3 (...)
  • 141 Sobre este asunto, García Merino 2000a, 131; ead. 2000b, 191-220, fig. 1-2.

Ciudades

Hectáreas

Evolución urbana

Población estimada

Aquae Flauiae

No han sido calculadas.

Perdió unos 2/3 de superficie
urbana con la construcción
de la muralla
129.

Asturica Augusta

26 hectáreas. No obstante, hay indicios que sugieren un perímetro mayor130.

26 hectáreas.

Bracara Augusta

48 hectáreas, por lo menos en el s. ii p.C.131.

a) La muralla bajoimperial encerraría una superficie más
amplia que el trazado ortogonal de la ciudad altoimperial
132
b) El perímetro del lienzo de muralla se ha calculado entre 2 000-2 400, delimitando un área de unas 40-50 ha.

Clunia

130 hectáreas133.

Como la muralla se construyó ex nouo, el perímetro debió ser el mismo.

a) De 40 242 a 41 565 habitantes (C. García Merino)134.
b) Unos 32 000, al calcularuna densidad de 250 habitantes por ha (P. de Palol).

Lancia

44 hectáreas135.

Sólo se sabe que permanecía habitada en los s. iii-iv136.

Termes

60 hectáreas.

La muralla deja en su interior un espacio intramuros de 21 ha137.

Para A. Schulten, la superficie habitada de Termes sería de 5 500 m2 y cada vivienda de 25 m2, de este modo, habría 2 000 familias y un total de 8 000 habitantes138.

Tongobriga

Ocupa 32 hectáreas, unas 10 hectáreas corresponderían a zonas residenciales139.

a) No se levantan murallas defensivas
b) En el s.
iv p.C. parece existir un aumento de la
población en la ciudad
140.

Unas 2 500 personas, calculándose una ocupación de 250 personas por hectárea.

Uxama Argaela

a) C. García Merino141 ha propuesto unas 55 ha para el núcleo urbano en época altoimperial
b) El área suburbana alcanzaría una longitud superior a 2 km y, posiblemente, la superficie de las necrópolis ocuparían una mayor dimensión.
c) En total llegaría a tener unas 100 ha.

El área intramuros es de unas 30 ha.

Una población entre 12 000-20 000 habitantes (C. García Merino).

Cuadro 3

Cuadro 3
  • 142 Cf. Rodriguez Colmenero 1997b, 64, fig. 56 y 95-96.
  • 143 Burón 1997,19 y 21; Sevillano 2000-2001,211; Sevillano & Vidal 2002, 34.
  • 144 Sobre este asunto Martins & Delgado 1996,123; Martins 2000,271-272; Martins et al. 1999,737 y 741, (...)
  • 145 Puede verse García Merino 1994,170; Mierse 1999,176-178; Palol 1994, 60.
  • 146 Acerca de este tema, Tavares 1997,22 y 31; Tavares 1999,765 y 768.
  • 147 Este hecho evidencia una gran actividad edilicia y urbanística en el Alto Imperio. Un paralelo muy (...)

Note 142142
Not
e 143143
Note 144
144
Note 145
145
Note 146
146
Note 147
147

Cuadro 4

Cuadro 4
  • 148 Cf. Rodríguez Colmenero 1997b, 143; Fernández & Morillo 1992,328 y 336.
  • 149 Sobre el tema Garmy & Maurin 1996,193; Rodríguez Colmenero 1997b, 62-63 y 143.
  • 150 Burón 2001,263-264; García & Vidal 1999,915 y 919, lám. 2; González Fernández 1999,1019 y 1023; Rom (...)
  • 151 Sevillano & Vidal 2001,659-660; Sevillano & Vidal 2002,33 y 35.
  • 152 Casos similares serían los de Lucus y Gigia, y quizás también los de Legio y Bracara. Fernández Och (...)
  • 153 Martins et al. 1999,742-743; Fernández & Morillo 1992, 328.
  • 154 Acerca de la cronología de esta muralla puede verse: Fernández Ochoa 1999,74 y 82; Fuentes 1996,216 (...)
  • 155 Acerca de este aspecto, Abásolo 1999, 91; Gillani 1995,119-124.
  • 156 Cf. Fernández & Morillo 1992, 341.
  • 157 Al respecto Fernández & Morillo 1991, 250; Fernández & Morillo 1992, 339.
  • 158 Argente & Díaz 1990, 128; García & Sánchez 1998, 96.
  • 159 Cf. Argente & Colín 1994,147; García Merino 2001, 80.
  • 160 Sobre este asunto García & Sánchez 1998, 96, 130.

Note 148148
Note 149
149
Note 150
150
Note 151
151
Note 152
152
Note 153
153
Note 154
154
Note 155
155
Note 156
156
Note 157
157
Note 158
158
Note 159
159
Note 160
160

Notes

1 Este trabajo es el resumen de una investigación de mayores dimensiones que fue presentada como Trabajo de Grado en Salamanca, en septiembre del 2003, bajo la dirección del profesor D. Jesús Liz Guiral.

2 En la parte final de esta comunicación pueden verse diferentes láminas (láms. I-IIII-VIII) correspondientes a los planos de las ocho ciudades romanas que aquí se estudian.

3 Alfenim 1992, 89, n. 9; Rodríguez Colmenero 1997b, 18 y 127.

4 Para el tema de la concesión del municipium y del nombre, López Quiroga 2001,295; Rodríguez Colmenero 1996b, 265-300; id. 1997b, 18 y 137-139.

5 Algunos autores hablan de una fundación por parte de Vespasiano en el 78 p.C., al respecto López Quiroga 2001,295-296; Rodríguez Colmenero 1997b, 139.

6 Respecto a este tema cf. Burón 2001,263-264; García & Burón 2000,207 y 213; González Fernández 1999, 1022; Sevillano & Vidal 2001,662; Sevillano & Vidal 2002, 34-35 y 39.

7 Éste sería el caso también de Bracara Augusta y de Lucus Augusti. García & Vidal 1996,135; González Fernández 1999, 1019; Morillo 1996, 78.

8 Acerca del tema de Asturica como ciudad peregrina, Lomas 1999,171-192; Sevillano & Vidal 2002, 34-35.

9 Sobre el tema referente a la condición municipal de la ciudad, García & Vidal 1995,118; González Fernández 1999, 1019. Lo que adquiere con seguridad es el derecho latino, como el resto de las ciuitates hispanas no privilegiadas.

10 CIL, II, 2422 y 5123; EE, VIII, 280 (= ILER, 1028); Martins et al. 1999,738, n. 4; Martins et al. 1994,305.

11 Acerca de este asunto de la cronología puede consultarse: Martins et al. 1999,737-738; Martins & Delgado 1996,122-123; Martins 2000,269; Sande et al. 2002,121.

12 Situación similar se produciría en Tongobriga y Aquae Flauiae. Tavares 1997,334; Tavares 1999,767. Para el caso de Bracara Augusta puede verse: Martins et al. 1999,740; Martins & Delgado 1996,123; Martins et al. 1994,308.

13 Acerca de este tema, Martins 2000,270; Martins & Delgado 1996,122.

14 Se trata sobre esta cuestión en: Palol et al. 1991, 86, 234,285, 358-359 y 385; Mierse 1999,176.

15 Cf. Mierse 1999,195-196; Palol 1994, 16,18 y 20; Sagredo 1999; Sagredo 2000.

16 Mierse 1999,201 y 228; Palol et al. 1991, 305 y 374; Palol 1994, 20-21 y 139.

17 Cf. Celis et al. 2002, 269-270; Fernández Ochoa 1993, 235; ead. 1999, 81.

18 Sobre el tema: Celis & Liz 1999,221-222; Celis et al. 2002,270-272; González Alonso 1997,182; Liz et al. 2000,221.

19 Esto mismo puede verse en ciudades como Valeria. Argente & Díaz 1996,33 y 85; García Merino 2001, 56.

20 Casa et al. 1994,9 y 12; Izquierdo 1994, 787, 789 y 791; López Noriega 1998-1999,200; Mangas 1999, 23.

21 Respecto a este tema, Tavares 1997, 326.

22 Hecho que sucede en otros lugares de la Lusitania, la Citerior y en la Bética. López Quiroga 2001, 296; Tavares 1997, 327 y 337.

23 Tavares 1997, 324, 334-335 y 340.

24 El desarrollo urbano, la monumentalización y la promoción de la ciudad al estatuto de municipium corrieron parejos. García Merino 1990,110; ead. 2001, 55-56 (fig. 5) y 77; ead. 1995, 10.

25 Puede cf. García Merino 1991,253; ead. 1994,170; García & Sánchez 1998,121 y 130.

26 Para este asunto cf. García Merino 2001, 77; García & Sánchez 1998,130.

27 Acerca de este tema puede consultarse García Merino 2001,44 y 56; García & Sánchez 1998, 121 y 130; López Noriega 1998-1999,200; Mangas 1999, 23; Mierse 1999, 176.

28 García Merino 1991, 252; ead. 2001, 56 y 65.

29 Epigrafía relacionada: 1) I (oui) O (ptimo) M(aximo) / o(rdo)? (uel U(rbs)) muni/cipalis. 2) [Co]ncordiae / municipu[m] / Municipi[i] / Aquiflauie/[ensium] / L(ucius) Valerius / Longinus / de suo. 3) I(oui) O(ptimo) M(aximo) / Soci(lius) / Vale/[rius] / pius?/[p]osuit?. 4) [I]mp(eratori) T[ito Aelio / Hadriano Ant]on[ino Aug(usto)] pont(ifici) max(imo) / tr(ibunicia) pot(estate) II co(n)s(uli) / p(atri) p(atriae) / ciui(tas) [Aquiflauiensium]. Cf. Rodríguez Colmenero 1997a, 49 (n ° 4), 63-64 (n° 16), 113-114 (n° 84), 420 (n° 268) y 428-429 (n° 590); Rodríguez Colmenero 1997b, 98-99.

30 Referente al tema de los datos epigráficos y arqueológicos, López Quiroga 2001,296; Rodríguez Colmenero 1997b, 69-70,105-106 y 140, fig. 57; Rodríguez & Alcorta 1999,781-782.

31 Acerca del papel articulador del foro, Burón 1997,19 y 73; García & Vidal 1999, 922; Sevillano & Vidal 2002, 37; Sevillano & Vidal 2001, 661.

32 Gros 1996,221; García & Vidal 1996, 137.

33 Sobre la localización de este conjunto foral, Martins 2000,272; Oliveira et al. 1997-1998,137-164. Para el tema de la cronología: Martins & Delgado 1989-1990,18 y 24. Epigrafía relacionada: 1) M. Agrippae. M. f [ilio]/nepoti. Aug. Caesar[is]/Bracaraugustan[i]; 2) conditum. sub [diuo ex iussu]/Imp(eratoris) Caesaris. [Augusti Diui f.] patris patri[ae] pontif(icis) max(imi). Cf. CIL, II, 2421; Gaspar 1985, 54, estampa I, no 2-3.

34 Al respecto Martins & Silva 2000, 74; Martins et al. 1999,743; Sande et al. 2002,130. Respecto a la cronología Martins & Delgado 1989-1990,20 y 24. Epigrafía relacionada: 1) inscripción honorífica dedicada al emperador Constantino Magno; fue destruida; 2) inscripción donde únicamente pudo leerse GALAECIA. Cf. Martins & Delgado 1989-1990, 23, n. 46; Martins et al. 1994,307, n. 14.

35 Paralelos en Emporiae, Conimbriga, Baelo, Bilbilis. Palol et al. 1991,109-112,168-170 y 365-368, fig. 3-8. Epigrafía relacionada con este foro: 1) En la cisterna del foro se halló una inscripción dedicada a Minerva que, junto a la inscripción dedicada a C. Caluisio Sabino, hijo de Ayón, magistratus y flamen de Roma y del divino Augusto, constituyen los testimonios de la existencia antigua de culto imperial en la ciudad. 2) Taberna n° 6: fragmentos de una inscripción honorífica dedicada a un edil del municipio, probablemente, Sempronio Hibero, que se completaba con un fragmento de la misma aparecido en la taberna n° 10. 3) Taberna n° 9: entre los restos de estuco se recuperaron diversos grafitos arañados sobre la pintura. Estos grafitos presentan una letra normal cursiva, con algunos rasgos arcaicos del tipo llamado “pompeyano”. También se hallaron dos fragmentos de inscripción. 4) Taberna n° 10: un fragmento de inscripción con sólo dos letras. 5) Taberna n° 13: inscripción aparecida casi en la entrada de la taberna, junto al ángulo noreste. Se encuentra dedicada a C. Valerio Sereno, hijo de Cayo, de la tribu Galeria. Palol et al. 1991, 388 y 397; Palol 1994, 39 y 111; Palol & Guitart 2000, 70 y 77; Palol y Vilella 1987, Inv. n° 28 y 177.

36 Cf. Palol & Guitart 2000, 67,81 y 234.

37 Olmo Martín, J. del, Arqueología de Castilla y León: http://www.geocities.com/archeoa/aerea/aa-Clunia.html#Clunia.

38 El vuelo fue realizado en junio de 1996 por J. del Olmo Martín. Hay que decir que, normalmente, los macella se sitúan muy cerca del área foral y las termas, en determinadas ocasiones, se han localizado próximas al foro. Celis et al. 2002, 271-272; Gutiérrez & Celis 1999, 110.

39 Sobre ello Casa et al. 1994, 9-13; Izquierdo 1994, 787; López Noriega 1999, 647.

40 García Merino 1994, 170; Izquierdo 1994, 792.

41 Cf. Tavares 1999,764; ead. 1997, 65, planta 4.

42 Sobre el tema de la cronología, López Quiroga 2001,296; Tavares 1999,761 y 767.

43 Este foro de tipo cerrado también se da en Clunia y Termes. Para el caso de Uxama, García Merino 2001, 56; López Noriega 1998-1999, 194; López Noriega 1997, 219; López Noriega 1999, 647.

44 García Merino 1987, 89 y 106; ead. 1990,113.

45 Como paralelo se puede citar Augusta Raurica, donde parece haber una calle que divide en dos partes el conjunto y a la vez las articula y relaciona con la circulación exterior a la plaza. Para este caso de Augusta Raurica, Ternes 1976,721-1260, fig. 100. Para el caso de Uxama, García Merino 2001, 57; López Noriega 1998-1999, 194.

46 García Merino 1991, 238 y 252-253; ead. 2001, 57 y 59.

47 Cf. Balty 1991, 617.

48 García & Vidal 1996, 137-138; Sevillano 1999, 925 y 999.

49 Este esquema arcaico de basílica unida al lado menor del foro y templo en el lado opuesto tiene sus paralelos en edificios como el de Iulium Carnicum (Zuglio). Cf. López Noriega 1999,647; Mierse 1999,184; Palol 199, 25, 28, 32, 39, 43 y 45; Palol & Guitart 2000, 17.

50 Cf. Palol & Guitart 2000, 213.

51 Palol 1989-1990, 37-38; Palol & Vilella 1987, n° 3 3, anepígrafa C y n° 100.

52 Puede verse Palol & Guitart 2000, 31-32.

53 Respecto al tema de la cronología, Palol 1994, 40.

54 Se ha venido comparando con el denominando macellum de Clunia. Tavares 1997,66 y 130.

55 En cuanto a la cronología cf. Tavares 1997, 69.

56 Cf. García Merino 2001, 57.

57 Al respecto García & Vidal 1999,922-923, lám. 6; Sevillano & Vidal 2002, 2002, 37; Sevillano & Vidal 2001,661.

58 Corral & Fumega 1998-1999, 74; García Marcos 1994b, 168.

59 Epígrafes: 1) I(oui) O(ptimo) M(aximo) Custodi, Iunoni Reginae, Mineruae Sanctae; 2) Ioui Optimo Maximo Custodi, Iunoni Reginae, Mineruae Victrici. Cf. Blutstein 1991, 46; Sevillano & Vidal 2002, 31.

60 Los excavadores del foro hablan de un temenos sobre el que se asentaría el templo y consideran la Ergástula, como una subestructura de ese temenos. Sevillano & Vidal 2001,662; Sevillano & Vidal 2002, 39.

61 Acerca de la posible existencia de un templo, Encarnação 1985,202.

62 Epígrafes: 1) Isidi Aug. Sacrum / Lucrecia Fida sacerd(os) perp(etua) / Rom(ae) et Aug(usti) / conuentus Bracaraug. d.; 2) conditum sub [diuo ex iussu] / Imp(eratoris) Caesaris [Augusti Diui f(ilii)] / patris patri[ae pontif(icis) max(imi)]. Cf. CIL, II, 2416 (= ILER, 352; 2421); García Martínez 1997, 153; Martins et al. 1994,309, n. 20; Martins 2000, 270.

63 Cf. Palol 1994, 39; Palol & Guitart 2000, 31.

64 Para el tema de la cronología Palol & Guitart 2000,213.

65 J.-Ch. Balty identifica este templo, como uno de los templos del capitolio cluniense. Cf. Balty 1991, 616; Mierse 1999, 197-198; Palol et al. 1991,287; Palol & Guitart 2000, 144, 147 y 225.

66 Se han documentado escaleras de acceso lateral en varios templos de Lusitania: Mérida, Évora, Miróbriga, Egitania; fechados a principios de la época imperial. Palol & Guitart 2000,144 y 147; Palol et al. 1991,389.

67 Respecto a la cronología Gutiérrez & Subías 2000, 155; Palol & Guitart 2000, 144 y 225.

68 Cf. CIL, II, 2775; Blutstein 1991, 45; Palol 1994, 34; Palol & Vilella 1987, 21-36, Inv. n  28.

69 Sobre este conjunto, Mierse 1999, 202-203, 207, fig. 54; Palol 1994, 36-39 y 43; Palol & Guitart 2000, 17-18.

70 Palol 1989-1990, 48; Palol & Guitart 2000,63 y 67-68.

71 Cf. Palol 1994, 99, 99y 101y 101; Palol; Palol&& Vilella ilella 19861986, 17-20, 17-20..

72 Respecto a la cronología, Palol & Vilella 1986, 24.

73 Sobre este asunto, Casa et al. 1994, 9-12.

74 Al respecto Casa et al. 1994, 13; Izquierdo 1994, 791.

75 Cf. Tavares 1999,764; ead. 1997, 30, 65,67 y 336.

76 Respecto a la cronología, López Quiroga 2001, 296; Tavares 1999, 761 y 767.

77 García Merino 1990,113; ead. 2001, 56.

78 Puede verse García Merino 1987, 92, lám. VI, fig. 3; Blutstein 1991, 60 y 63.

79 Alfenim 1992, 90-91; López Quiroga 2001, 296; Rodríguez Colmenero 1997b, 75,78 y 141-142.

80 Al respecto CIL, II, 344, 2468; Mora 1981, 52.

81 Cf. Burón 1997,19 y 73, plano 2 n° 1; Fernández & García 1999,143, fig. 3; García & Vidal 1999,925 y 928, fig. 2 n° 1, fig. 5.

82 Respecto a las diferentes fases, García & Vidal 1999,925 y 928; Sevillano 1999,997-998; Sevillano & Vidal 2000,201-204; Sevillano & Vidal 2001,663; Sevillano & Vidal 2002, 39-40.

83 Sobre la cronología, García & Vidal 1999,928; Sevillano 1999,998; Sevillano & Vidal 2001,663-664; Sevillano & Vidal 2002, 41.

84 Paralelos del modelo lineal-angular serían las fases II y IIA de las termas de Campo Valdés (Gijón) y las fases II-III de Tongobriga. Fernández & García 1999, 142, 148 y 162; García & Burón 2000,207, fig. 1; García & Vidal 1999,936-937, fig. 2 n° 4, fig. 10, lám. 10; Sevillano & Vidal 2001,664; Sevillano & Vidal 2002, 41.

85 Respecto a las diferentes fases, García & Burón 2000,207-212; Sevillano & Vidal 2001,664; Sevillano & Vidal 2002, 41-42.

86 Sobre la cronología, Fernández Ochoa 1999, 76; Fernández & García 1999,149; García & Burón 2000,213; García & Vidal 1999, 937; Sevillano & Vidal 2001,664; Sevillano & Vidal 2002, 41-42.

87 Cf. Sevillano & Vidal 2000, 200.

88 Al respecto Martins & Delgado 1989-1990, 20, n. 35; Martins & Silva 2000, 75, 76 y 79.

89 Martins & Silva 2000, 80-81; Martins et al. 1999,741 y 745.

90 Respecto a ellas, Palol et al. 1991,373; Palol 1994, 24,69 y 74.

91 Se han documentado diversos ejemplos de necrópolis situadas sobre estancias termales. El proceso es similar en todos, exceptuando los casos de Gijón y Clunia. Palol & Guitart 2000, 180; Peña 2000,351-352.

92 Cf. Fernández & García 1999,143; Gros 1996,406; López Noriega 1999,647.

93 Acerca de este asunto, Gros 1996,405; Palol et al. 1991, 299; Palol 1994, 91.

94 Fernández & García 1999,142 y 145; Peña 2000, 92-93.

95 Respecto a este tema Fernández & García 1999,145; Gros 1996, 406.

96 Sobre ello cf. Celis & Liz 1999,224; Celis et al. 2002, 279-281; Liz et al. 2000, 221-225.

97 A este respecto Celis & Liz 1999, 222; Celis et al. 2002, 270-272 y 281; Miguel & Celis 1999, 38; Fernández & García 1999, 143.

98 Cf. Hernando 2001, 26 y 32.

99 Puede verse sobre el tema Fernández & García 1999, 145-146, 148 y 162, fig. 8; Fernández Ochoa et al. 2000, 63 y 68; Martins y Silva 2000, 73-81; Tavares 1997, 35-36, estampa 8, salas 2-4; Peña 2000, 92-93.

100 Cf. Tavares 1997,28 y 336, estampa 1.4.

101 Acerca de la datación Fernández Ochoa et al. 2000, 68; López Quiroga 2001,296.

102 García Merino 2001, 47, 53, 55 y 59; García Merino 1995, 17-18; Mora 1981, 43.

103 Al respecto cf. Martins et al. 1999, 744; Martins 2000, 273.

104 Martins et al. 1999,741 y 744; Martins & Silva 2000, 75.

105 Epigrafía relacionada: 1) ara dedicada a Neptuno en la zona de la Hospedería; 2) un trozo de inscripción con la letra “H”. Cf. Palol 1994, 58; Palol & Guitart 2000, 172 y 186.

106 Cf. Palol & Guitart 2000, 295.

107 A este respecto Gros 1996,460; Palol 1994, 57-58; Palol & Guitart 2000, 172 y 174-175.

108 Al respecto Celis et al. 1998-1999, 283; Celis et al. 2002,272; Gutiérrez & Celis 1999,108; Miguel & Celis 1999, 39.

109 Celis & Liz 1999, 222; Celis et al. 1998-1999, 282-283; Celis et al. 2002, 270 y 277; Liz et al. 2000, 221 y 226.

110 Sobre este asunto Argente & Díaz 1996. En todo caso, los actuales trabajos arqueológicos redefinirán, en el futuro, toda esta zona de la ciudad.

111 Cf. García Merino 2001,57 y 59.

112 Véase Abásolo 1993,199-200; Argente & Díaz 1996; Argente et al. 1980, 46 y 185.

113 Al respecto Rodríguez & Alcorta 1999,789; Rodríguez Colmenero 1997b, 63, 74-75 y 142.

114 El epígrafe: Ermae Eide/uori ob eu/entum bo/num gladi/atori(i) mun/eris (hedera)/G(aius) Cexaec/us Fuscu/s X (decem) ex uoto. CIL, II, 2473; Rodríguez Colmenero 1997a, 107-108, n° 78; id. 1997b, 73,98 y 142, fig. 62.

115 Acerca de este tema López Quiroga 2001,293; Martins 2000, 273; Morais 2001, 55-76.

116 Palol et al. 1991, 24-25, 88-89, 175, 179, 237, 276, 309 y 368; Palol 1994, 104-106 y 110.

117 Epigrafía relacionada: 1) una gran letra en bronce, una “V” de 0,25 m de altura, con tres clavijas rectangulares en los extremos de los brazos y en el ángulo inferior; 2) ara votiva dedicada al numen del teatro, por un esclavo de la república cluniense llamado Festus: Festus / rei publicae / Cluniensi/um seruus / Numini thea. Palol 1994,110; Palol et al. 1991,183.

118 Cf. Abásolo 1999, 94; Palol 1994, 109-110.

119 Al respecto Tavares 1999,766; id. 1997, 32.

120 Paralelos existen en la zona de la Galia. Harmand 1990,395; Tavares 1999,764; Id. 1997, 31, estampa 2, fig. 4-5.

121 Cf. cuadro 4.

122 Sobre este asunto Palol et al. 1991,215 y 218-219; Palol 1994, 114.

123 Cf. Palol et al. 1991, 30 y 220; Palol 1994, 114.

124 García Merino 1987, 82; Ead. 1986, 277-279, lám. III, 1.

125 Ead. 1987, 82; Ead. 1986, 280.

126 Sobre el tema Alarcão 1988, 6 (1/116); Alfenim 1992, 91.

127 Puede verse: CIL, II, 2478; Alfenim 1992, 91; Rodríguez Colmenero 1997b, 92.

128 Para este tipo de problemas la obra de Carreras 1996, 95-122.

129 Rodríguez & Alcorta 1999,785-786; Rodríguez Colmenero 1997b, 143.

130 Al respecto cf. López Quiroga 2001,296; Sevillano & Vidal 2001,659; Sevillano & Vidal 2002, 33-34.

131 Cf. Martins 1991-1992,179-180; Martins & Delgado 1996,123.

132 Fernández Ochoa 1999, 82; Martins & Delgado 1996,123; Sande et al. 2002,125.

133 Puede López Noriega 1997,219; López Noriega 1999,647; Palol et al. 1991, 19,285 y 360-361.

134 Sobre este asunto Palol 1994, 20; Palol et al. 1991,235.

135 Respecto a este tema Miguel & Celis 1999, 31.

136 Cf. Celis et al. 1998-1999,282; González Alonso 1997,182; Liz et al. 2000,221.

137 Fernández & Morillo 1991,250; id. 1992,339.

138 Al respecto García Merino 1975,301.

139 Los investigadores de esta ciudad se han basado para los cálculos en el parecido con la ciudad de Clunia. López Quiroga 2001,296; Tavares 1999,764; id. 1997,17 y 30.

140 Este hecho también se ha podido comprobar en Bracara Augusta. Alonso 1990, 7-10; Tavares 1997,342-343.

141 Sobre este asunto, García Merino 2000a, 131; ead. 2000b, 191-220, fig. 1-2.

142 Cf. Rodriguez Colmenero 1997b, 64, fig. 56 y 95-96.

143 Burón 1997,19 y 21; Sevillano 2000-2001,211; Sevillano & Vidal 2002, 34.

144 Sobre este asunto Martins & Delgado 1996,123; Martins 2000,271-272; Martins et al. 1999,737 y 741, estampa II.

145 Puede verse García Merino 1994,170; Mierse 1999,176-178; Palol 1994, 60.

146 Acerca de este tema, Tavares 1997,22 y 31; Tavares 1999,765 y 768.

147 Este hecho evidencia una gran actividad edilicia y urbanística en el Alto Imperio. Un paralelo muy cercano existe en la ciudad de Clunia. García Merino 2001,57 y 59-60; García & Sánchez 1998, 128.

148 Cf. Rodríguez Colmenero 1997b, 143; Fernández & Morillo 1992,328 y 336.

149 Sobre el tema Garmy & Maurin 1996,193; Rodríguez Colmenero 1997b, 62-63 y 143.

150 Burón 2001,263-264; García & Vidal 1999,915 y 919, lám. 2; González Fernández 1999,1019 y 1023; Romero & Carretero 1999, 1085; Sevillano & Vidal 2002,33 y 53; Sevillano & Vidal 2001,658 y 668.

151 Sevillano & Vidal 2001,659-660; Sevillano & Vidal 2002,33 y 35.

152 Casos similares serían los de Lucus y Gigia, y quizás también los de Legio y Bracara. Fernández Ochoa 1999, 82; García & Vidal 1999, 929; Sevillano & Vidal 2001, 660; Sevillano & Vidal 2002, 35.

153 Martins et al. 1999,742-743; Fernández & Morillo 1992, 328.

154 Acerca de la cronología de esta muralla puede verse: Fernández Ochoa 1999,74 y 82; Fuentes 1996,216; Martins 2000,277-278; Martins et al. 1999, 737 y 742; Sande et al. 2002, 121 y 125.

155 Acerca de este aspecto, Abásolo 1999, 91; Gillani 1995,119-124.

156 Cf. Fernández & Morillo 1992, 341.

157 Al respecto Fernández & Morillo 1991, 250; Fernández & Morillo 1992, 339.

158 Argente & Díaz 1990, 128; García & Sánchez 1998, 96.

159 Cf. Argente & Colín 1994,147; García Merino 2001, 80.

160 Sobre este asunto García & Sánchez 1998, 96, 130.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/933/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 604k
Titre Cuadro 3
Légende Note 142142Note 143143Note 144144Note 145145Note 146146Note 147147
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/933/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Cuadro 4
Légende Note 148148Note 149149Note 150150Note 151151Note 152152Note 153153Note 154154Note 155155Note 156156Note 157157Note 158158Note 159159Note 160160
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/933/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Titre Cuadro 5
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/933/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 161k

Auteur

Université de Salamanque

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540