Version classiqueVersion mobile

Élites hispaniques

 | 
Ségolène Demougin
, 
Milagros Navarro Caballero
, 
Françoise Des Boscs-Plateaux

Les élites et le pouvoir

Un nuevo descubrimiento epigráfico romanorrepublicano en el Valle del Ebro

Antonio Ferreruela Gonzalvo et José Antonio Mínguez Morales

Texte intégral

1El yacimiento arqueológico de “La Cabañeta”, se localiza en el término municipal del Burgo de Ebro, en la margen derecha del río Ebro, a tan apenas kilometro y medio aguas abajo de su núcleo urbano y a 17 kilómetros de la ciudad de Zaragoza.

  • 1 Faci 1739 et 1750, 22-23; Cean 1832, 161; Madoz 1845-1850, 108-109; Ximénez 1901, 178.
  • 2 Beltrán Martínez 1978, 339 et Beltrán Lloris 1992, 219-220.
  • 3 Galiay 1949, 54-55.
  • 4 Magallón 1973.
  • 5 Ferreruela 1997; Ferreruela & Simón 1997; Ferreruela Gonzalvo, A. (en prensa): “Informe sobre las p (...)

2Su existencia es conocida desde hace siglos1 con referencias constantes en la bibliografía especializada2. De estos trabajos destaca, en primer lugar, la labor de José Galiay, quién en los años cincuenta de esta centuria hace la primera descripción aceptable de este importante asentamiento, referenciando la existencia de diferentes estructuras urbanas así como el hallazgo de diverso material arqueológico3. En 1973, A. Magallón realiza un pequeño estudio monográfico, en el que, basándose en los materiales localizados, le otorga una cronología republicana4. Más recientemente, y como consecuencia de las prospecciones arqueológicas que desde el año 1994 venimos realizando en la zona, hemos publicado diferentes informes en los que damos a conocer de forma preliminar los resultados obtenidos5.

3Pese a que, siguiendo las distintas referencias bibliográficas, puede parecer que se cuenta con una gran abundancia de datos, poco es lo que realmente se sabe sobre “La Cabañeta”, salvo que se trata de un asentamiento de gran extensión, situado en llano y al que se puede asignar una cronología entre los siglos ii y i a.C.

1. Descripción del yacimiento

4El yacimiento, entendiendo lógicamente como tal a toda la superficie de terreno en la que se encuentra disperso material arqueológico, tiene forma rectangular con una longitud de 1060 m y una anchura de en torno a los 340 m. Según esto podemos aventurar que tendría unas dimensiones máximas de unas 36 ha.

5Su límite norte viene marcado por el corte de la primera terraza situada por encima de la llanura de inundación del río Ebro, mientras que el resto estaría dividido en dos partes: una que correspondería con el núcleo principal del asentamiento, de aproximadamente 21,4 ha, delimitada por un foso (que ocupa una superficie de unas 4,7 ha) y otra extramuros, al este de la anterior, con una extensión en torno a las 10 ha.

6Todo él se encuentra en su mayor parte dedicado a labores agrícolas, quedando una zona aledaña a una Cabañera Real, que recorre de Oeste a Este longitudinalmente todo el yacimiento, en titularidad pública, por lo que nunca ha sido cultivada. En esta zona se conservan a ras de suelo diferentes estructuras pétreas correspondientes a diferentes estancias, así como algunas superposiciones de pavimentos duros.

2. La excavación arqueológica

1.1. Primera Campaña

7Entre diciembre de 1997 y enero de 1998 se llevo a cabo la primera campaña de excavación, en la que se puso de relieve la extraordinaria importancia del lugar.

8Esta intervención tuvo carácter de Urgencia, ya que el yacimiento se veía afectado por extracciones incontroladas de tierras de su zona intacta (junto a la Cabañera Real). Aquí se realizaron dos sondeos, justo en el límite de la terraza del río Ebro.

9El primero lo realizamos en una zona en la que se apreciaba, en el corte de la terraza, una superposición de pavimentos que quedaban separados por un estrato de tierra de unos 80 cm de grosor. El pavimento inferior, y por consiguiente más antiguo, era un opus signinum y el superior un terrazo blanco, con decoración de teselas negras esparcidas formando anchas franjas que enmarcaban a algunos elementos arquitectónicos.

10Estas estructuras resultaron responder a dos edificios termales superpuestos, de gran trascendencia dada la escasez de hallazgos de tales establecimientos en Hispania atribuibles la República romana.

11Se pudo comenzar a conocer el tepidarium del edificio superior. Sus muros eran de tapial y quedaban recubiertos al interior por un enlucido de cal con abundante inclusión de ceniza, como ocurre – por ejemplo – también en las termas del próximo Cabezo de Alcalá (Azaila, Teruel). Próximo a la pared este se situa un banco exento, para sentarse durante el baño. En el lado oeste de la estancia se localizó una estructura circular, que responde a una sauna o sudatio, a la que se accedía desde la estancia contigua.

12Se realizó, también, un pequeño sondeo que puso al descubierto parte del posible tepidarium del baño inferior, localizándose en él otro banco de asiento, en este caso adosado al muro oeste de la habitación.

13El segundo sondeo lo realizamos al Este del anterior en una zona próxima al corte del foso con la terraza. Aquí se exhumaron los restos de una zona de servicios y vivienda, consistente en una serie de pequeñas habitaciones cuadrangulares con muros de adobe enlucidos con estuco blanco y suelos de cal o de tierra apisonada, que en una de las estancias presenta como base un lecho de cantos rodados para aislar de la humedad. En el mismo borde de la terraza se localizó lo que pudo ser un complejo de transformación de alimentos, con una zona de molienda de trigo y otra área con cubetas quizá para la decantación de líquidos. Toda la zona estaba cubierta por una capa de cenizas y carbones, que evidenciaba una destrucción violenta, así mismo hay que señalar que el material arqueológico recuperado (cerámico y metálico) es muy abundante.

Fig 1: La inscripcion romanorrepublicana de ‘’LA cabanela’’(El Burgo de Ebro, Zaragoza).
Calco preliminar anterior a la limpieza realizada por el aquipo de restauracion

2.2. Segunda Campaña: el hallazgo de la inscripción latina

14La segunda campaña se comenzó en el mes de septiembre de 1998 y se prolongó en tres fases consecutivas hasta el mes de diciembre del mismo año.

15La excavación se centró en dos zonas diferentes; por una parte, se prosiguieron los trabajos en el sector donde el año anterior se habían localizado las termas, excavándose la zona del caldarium; por otra parte, se procedió a realizar diferentes catas estratigráficas en los campos de labor.

16La finalidad de realizar las mencionadas catas era la de comprobar la existencia, o no, de niveles intactos en los terrenos agrícolas de cara a su posible adquisición por parte de la Administración Pública. Para ello, decidimos realizar tres catas por campo, puesto que consideramos que de dar resultados positivos éstos podrían ser suficientemente representativos del estado real de conservación del yacimiento. Dichas catas en un principio tenían unas dimensiones de dos por dos metros, aunque en algunos casos se consideró necesario ampliar esta superficie. Se realizaron un total de nueve catas.

17De ellas se desprende que bajo el nivel revuelto por el arado, en los campos que han sido sondeados, se localiza un nivel intacto que presenta una potencia de entre 20 y 45 cm, en ellos se localizan diferentes tipos de estructuras, así como abundante material arqueológico.

18Entre todas ellas destaca la cata número nueve, en la que tras retirar el nivel revuelto (de un grosor en torno a los 20 cm) apareció un suelo duro en opus signinum, que nos obligó a ampliar el sondeo para comprobar su extensión y características.

19La estancia, de orientación N-S, es de planta rectangular y sus dimensiones son de 4,70 m por 3,70 m, lo que nos da una superficie total de 17,39 m cuadrados. De su estructura arquitectónica se conservan solamente las cajas de los muros, en las que se insertan bloques de alabastro mínimamente escuadrados que constituirían el basamento de las paredes de la estancia. Para hacernos idea de la técnica y materiales empleados en los alzados, tan sólo se conservan unas mínimas evidencias en el muro sur; aquí, a unos veinte centímetros por debajo del nivel de suelo y sobre esos bloques de alabastro, se conservan colocadas dos líneas de adobe que nos permiten afirmar que el muro se había elevado en este material. Realmente para la arquitectura de tierra resulta más conveniente elevar un zócalo en piedra puesto que de este modo se consigue un más perfecto aislamiento de la humedad del subsuelo, pero en el yacimiento (zona de termas y zona de servicios) se ha comprobado que el sistema de cimentación de los muros es idéntico a este que estamos describiendo con tan sólo una capa de piedra encastrada en la caja de cimentación y alzado completo en adobe o tapial sin ese, más idóneo, zócalo aéreo de piedra. Siempre pues sobre la base de la medición de esas cajas de los muros, sabemos que las paredes este y oeste tuvieron una anchura de 45 cm, mientras que el muro sur era de 40 cm. En el lado norte, en el que se situaba el acceso, a pesar de que las evidencias del muro de cierre son menos claras puede pensarse que dicho muro tenía sólo 20 cm de grosor. Estas medidas concuerdan con lo que es habitual en el yacimiento, en el que predomina el uso de cimentaciones de piedra de 45 cm (equivalentes a 1,5 pies romanos) con alzados en tapial o adobes del tipo sesquipedalis colocados transversalmente, o bien los muros – en este caso exclusivamente en adobe – de unos 18-20 cm de grosor.

20Como hemos dicho, la estancia se pavimentaba con un opus signinum que resultó de enorme interés ya que, al proceder a su limpieza, comprobamos que en su parte norte presenta una inscripción que se desarrolla en cuatro líneas, realizada a base de teselas blancas de piedra caliza de unas dimensiones medias de 1,2 cm por 6 mm. El epígrafe no ha llegado hasta nosotros completo, ya que faltan unos 80 centímetros del inicio y alrededor de 10 cm del final del pavimento. Esto se debe a que los restos de estructuras inmuebles conservaban muy poca potencia y el arado literalmente las ha arrasado, ya que como acabamos de ver se han perdido incluso los alzados de los muros. Por lo que respecta al suelo, en algunas zonas falta el mortero en todo su espesor quedando al aire los gruesos cantos rodados del río Ebro de los que está constituido su statumen, mientras que en otras partes incluso falta esa capa de preparación.

21El texto que desarrolla es el siguiente:

[---]NDILIVS.L.L.LICINVS.P.MANILIVS.C.L. [---]

[---]ỊṚ[.]VS·MAGISTREIS·ARAM·PAVIME[---]

[---]A[.]PERE·TECTORIO·FACIENDVCV·R[---]

ḶḄ

22La inscripción, conservada en una anchura máxima de 2,80 m, se desarrolla a partir de una línea de puntos continua en la que se engarzan todas las letras de la línea superior. La altura media de las letras en las diferentes líneas es la siguiente: 12 cm en la primera, 12,6 cm en la segunda, 11 cm en la tercera y 11 cm en la cuarta. El interlineado medio es de 2 cm entre la primera y la segunda líneas, de 1,3 cm entre la segunda y la tercera y de 1,2 cm entre la tercera y la cuarta. La anchura de las letras varía según se trate se unas u otras letras, por ejemplo: las aes y la uves tienen 11 cm de anchura máxima, las emes 12,3 cm, las oes 10 cm de diámetro, etc. La cuarta línea, que está constituida por tan sólo dos letras, parece corresponder a un error a la hora de realizar la ordinatio de la tercera línea donde deberían ir incluidas, la proximidad de la pared de la estancia (aunque el extremo del pavimento se ha perdido también en el lado oeste, sólo quedan 10 cm entre las últimas letras y la caja del muro) nos induce a pensar que la inscripción se encuentra completa por este lado, pudiendo faltar en todo caso los puntos de indicación de abreviatura; por eso el artesano al verse falto de espacio debió recurrir a la colocación de este calderón.

23Según se deriva de su lectura nos encontramos ante una inscripción de caracter público que da testimonio de la colocación, por parte de dos magistri, de un ara y de la adecuación de la estancia destinada a albergarla, especificando su cuidado a la hora de pavimentarla y de revestirla en estuco.

24Dado el interés de la inscripción, se decidió continuar las excavaciones arqueológicas con el fin de conocer el entorno arquitectónico en el que se integraba. Pronto se apreció que la estructura no se halla exenta, sino que queda integrada en una manzana de edificaciones cuyo caracter y funcionalidad exacta no ha podido determinarse con precisión, puesto que la excavación no ha quedado concluida todavía. Como sucede en la estancia del pavimento, los niveles superiores y los alzados de los muros se han visto parcialmente afectados por las labores agrícolas, aunque en algunas estancias los suelos (en todas ellas de tierra apisonada) se encuentran a un nivel inferior por lo que, consecuentemente, la potencia estratigráfica es algo mayor y por ello se conserva intacto el nivel arqueológico correspondiente al abandono del lugar. Además, en algunas de estas estancias existen superposiciones de muros que nos indican la realización de algún tipo de remodelación en la manzana.

25En el estado actual de la investigación arqueológica del lugar resulta difícil establecer la cronología exacta de construcción tanto del conjunto de edificaciones al que estamos aludiendo, como en particular de la habitación en la que se encuentra la inscripción. Del examen preliminar de los elementos de cultura material integrados en esos rellenos que acabamos de citar, así como de una zanja practicada bajo el opus signinum una vez el equipo de restauración lo extrajo del lugar para asegurar su conservación (recordemos que se encuentra en campos de labor que siguen siendo de propiedad privada) podemos situar - insistimos de forma provisional – la elevación del edificio en el último tercio del siglo II a.C.

26Respecto al abandono, por lo que se refiere concretamente a la estancia del pavimento, el material arqueológico recuperado es escaso y recordemos que además todo el nivel estaba revuelto por acción del arado, pero este hecho – con ser grave – no plantea realmente excesivos problemas ya que contamos con los niveles de abandono de los espacios contiguos. Es más, por todo el yacimiento se aprecian evidencias de una destrucción violenta con amplias zonas que sufrieron un fuerte incendio, lo que nos indica que ese abandono fue homogéneo y se produjo de una sola vez. Así, según los materiales arqueológicos podemos situar el momento final del yacimiento en el entorno cronológico de las Guerras Sertorianas, que tan amplia huella arqueológica dejaron en el Valle Medio del Ebro.

3. Funcionalidad del yacimiento

27De lo visto hasta el momento se desprende que nos encontramos ante un yacimiento de grandes proporciones y ubicado en llano, que – recordemos – tendría un núcleo principal de 21,4 ha, delimitado por un potente foso, y una zona exterior de unas 10 ha.

28Queda pendiente por determinar la cronología exacta de su fundación indudablemente romanorrepublicana, que con toda probabilidad quizás pudiera localizarse en un momento, por ahora impreciso, dentro del s. ii a.C. Su final hay que situarlo con seguridad en el s. I a.C. coincidiendo con el episodio bélico que suponen las llamadas “Guerras Sertorianas”.

29Curiosamente este centro urbano de planta rectangular (21,4 ha) coincide más o menos con las dimensiones ideales de un establecimiento militar pensado para una legión y sus tropas complementarias.

  • 6 Asensio 1995, 143-144.

30Paralelizando pues nuestro yacimiento con un establecimiento castrense, podemos considerar que su tamaño permite el asentamiento de una gran aglomeración humana, muy superior a la de las ciudades indígenas del Valle del Ebro en ese periodo6.

31Realmente, el propio tamaño del asentamiento, las estructuras en él localizadas (complejo termal, conjunto en el que apareció el pavimento, etc.), el material arqueológico que en su mayor parte (no inferior al 90 %) es plenamente romano y la inscripción latina, nos conducen a pensar que nos encontramos ante un hábitat de fundación y ocupación romanas, destinado al control del territorio y, en suma, a ir afianzando el todavía debil e inestable proceso de romanización del valle medio del Ebro en estas fechas tan tempranas.

32Podría darse el caso de que su origen fuese efectivamente un centro militar, ni siquiera necesariamente estable, cuyo solar fuese aprovechado por los propios romanos para elevar después en él una ciudad que sirviese para “colonizar” políticamente el territorio, mediante la instalación permanente de un importante aporte de individuos de procedencia posiblemente itálica.

33Es de sobras conocida la parquedad de las fuentes literarias por lo que respecta a los asentamientos de la zona del Ebro en este periodo, pero precisamente en el contexto de esas Guerras Sertorianas en las que se destruye “La Cabañeta” se situa la conocida referencia de Livio (Fr., 1.91.3) en la que se cita al oppidum de Castra Aelia.

  • 7 Pina & Pérez 1998, 247.

34Como muy bien han recordado recientemente F. Pina y J. A. Pérez, “el nombre Castra Aelia sugiere que tuvo un origen campamental: se trata con toda probabilidad de un campamento romano que acabó por convertirse con el paso del tiempo en una ciudad. Dada su situación en el valle medio del Ebro, que se deduce claramente del texto de Livio, el campamento original debió ser construido en algún momento del siglo II a.C., probablemente en la primera mitad, en conexión con el proceso de conquista de ese territorio”7.

  • 8 Schulten 1949, 105-106.

35Castra Aelia, citado por las fuentes al compas de los movimientos militares, logísticos y diplomáticos de Sertorio acontecidos en los años 77-76 a.C., a partir de Schulten se venía situando “en la desembocadura del Jalón en el Ebro, especialmente en la orilla meridional de este río”8, es decir en las proximidades de la actual Alagón (Zaragoza). La falta de argumentos arqueológicos que avalasen esta atribución ha planteado algunas dudas en la investigación, aunque en general se ha mantenido la propuesta del insigne autor alemán. Muy recientemente en el trabajo de Pina y Pérez se mantiene a Castra Aelia en el entorno de la desembocadura del Jalón pero proponiendo su localización en el lado norte del Ebro, es decir en su margen izquierda. Se sugiere que en concreto el enclave se situase en el yacimiento de El Castellar-Valdeviñas (Torres de Berrellén, Zaragoza).

36Por nuestra parte podemos concluir esta breve presentación señalando que la mención de Livio tan sólo indica como referente urbano próximo a Castra Aelia a la ciudad de Contrebia, tomada por Sertorio mediante un asedio prolongado de 44 días, tras lo cual se dirigió con las tropas hacia el Ebro instalando su campamento de invierno detrás del oppidum llamado Castra Aelia. El problema se plantea a la hora de elegir entre una de las ciudades llamada Contrebia para ubicar en ella la acción militar y la posterior marcha de Sertorio. En esta línea se ha tendido a identificarla con Contrebia Leucade y a proponer, sin base arqueológica ni realmente literaria alguna, la desembocadura del Jalón como la zona en la que había que “buscar” a Castra Aelia, basando la argumentación en unos planteamientos geoestratégicos fundamentados posiblemente en el sentido común, cualidad realmente tan querida para los romanos, pero no en datos concretos. También puede proponerse, no sin dudas, que la Contrebia de Livio no sea en realidad Contrebia Belaisca situada en el bajo valle de la Huerva en un lugar relativamente próximo a la desembocadura de este río con el Ebro, concretamente en el Cabezo de las Minas de la actual Botorrita (Zaragoza); este yacimiento tiene singular importancia, como nos muestran los ya famosos bronces epigráficos que ha venido proporcionando a lo largo de los últimos años. Identificación que puede quedar, sino avalada, cuando menos no desmentida si consideramos que en este yacimiento se han descubierto importantes murallas, que cercan su área acropolitana, y evidencias de, al menos, un fuerte asedio, coincidente cronológicamente con el periodo en el que nos movemos.

37Volviendo al yacimiento de La Cabañeta, los argumentos anteriormente esbozados permiten pensar que puede obedecer a una fundación de origen campamental y que quizá quepa identificarlo con la Castra Aelia de las fuentes. De otra parte recordemos que, junto al flanco este del foso, cuenta con una amplia zona (de unas 10 ha) en la que aparece disperso material arqueológico y se observan algunos zócalos de muretes en piedra. La existencia de una zona de habitación de esta entidad al exterior de un recinto urbano ya de por si suficientemente capaz de albergar a una gran población estable, no tiene excesivo sentido sobre todo si tenemos en cuenta que eso supondría que una parte de sus habitantes, o cuando menos de sus posesiones inmuebles, quedarían desprotegidos ante un eventual ataque. Por ello, esa zona extramuros muy bien podría identificarse con el área utilizada por Sertorio para acantonar a sus tropas, entre las que recordemos había abundantes contingentes indígenas, aspecto que también podría quedar apoyado por el hecho de que, precisamente en éste área, se localiza una mayor proporción de material de procedencia ibérica que en el resto del yacimiento.

38Para concluir, agradecer a la organización de la Table-ronde sobre “Les élites hispano-romaines” la amable invitación para presentar en esta reunión el epígrafe latino que inmediatamente será estudiado en profundidad con la colaboración de los doctores Milagros Navarro Caballero y Juan Mesa Sanz, del Centro Ausonius de Burdeos (Francia) y de la Universidad de Alicante (España) respectivamente. De otro lado, las reflexiones finales en torno al posible carácter de fundación plenamente romana del asentamiento y todavía más a su posible identificación con Castra Aelia, deben ser únicamente tenidas como lo que realmente son, es decir como hipótesis de trabajo que sólo el futuro de las investigaciones en el yacimiento y en su entorno se encargará de confirmar o de desmentir.

Discussion

39— Intervention de G. Alföldy

40A ce qu'il paraît, on pourrait lire:

41[---,-V?i]ndilius L(ucii) l(ibertus) Licinus, P(ublius) Manilius C(ai) l(ibertus) [---,/ F]ir[m]us magistreis aram, pauimen[tum,---/---]a[. o]pere tectorio faciendu(m) cura[uerunt]/L(i)b(ero) [(?) Patri?]

42Il s'agit de deux magistri probablement d'un conuentus ciuium Romanorum.

Notes

1 Faci 1739 et 1750, 22-23; Cean 1832, 161; Madoz 1845-1850, 108-109; Ximénez 1901, 178.

2 Beltrán Martínez 1978, 339 et Beltrán Lloris 1992, 219-220.

3 Galiay 1949, 54-55.

4 Magallón 1973.

5 Ferreruela 1997; Ferreruela & Simón 1997; Ferreruela Gonzalvo, A. (en prensa): “Informe sobre las prospecciones arqueológicas realizadas en el año 1995 en los términos municipales del Burgo de Ebro. Fuentes de Ebro y Zaragoza”, Arqueología Aragonesa 1995; Ferreruela Gonzalvo, A. (en prensa): “Informe sobre las prospecciones arqueológicas realizadas en el año 1996 en los términos municipales del Burgo de Ebro, Fuentes de Ebro y Zaragoza”, Arqueología Aragonesa 1996; Ferreruela Gonzalvo, A., J. A. Mínguez Morales et J. Picazo Millán (en prensa): “Informe sobre las prospecciones arqueológicas realizadas en el año 1997 en los términos municipales del Burgo de Ebro, Fuentes de Ebro y Zaragoza”, Arqueología Aragonesa 1997, (en prensa).

6 Asensio 1995, 143-144.

7 Pina & Pérez 1998, 247.

8 Schulten 1949, 105-106.

Table des illustrations

Légende Fig 1: La inscripcion romanorrepublicana de ‘’LA cabanela’’(El Burgo de Ebro, Zaragoza).Calco preliminar anterior a la limpieza realizada por el aquipo de restauracion
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/9132/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 113k

Auteurs

Arqueólogo, Codirector de la excavación de La Cabañeta, el Burgo de Ebro, Zaragoza, España.

Universidad de Valladolid, España.

© Ausonius Éditions, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search