Version classiqueVersion mobile

Élites hispaniques

 | 
Ségolène Demougin
, 
Milagros Navarro Caballero
, 
Françoise Des Boscs-Plateaux

La transmission des modèles romains

Consideraciones sobre la munificencia cívica en la Bética romana

Enrique Melchor Gil

Texte intégral

1Es nuestra intención plantear una serie de cuestiones relativas a las conductas munificentes en la Bética e intentar darles respuesta utilizando para ello el material documental que nos proporciona la epigrafía aparecida en esta provincia hispana.

  • 1 CIL, II, 1119.
  • 2 Ramallo & Ruiz 1994, 93-99, M(arcus) Aquini(us) M(arci) l(ibertus) Andro/Ioui Statori d(e) s(ua) p (...)

2La primera cuestión consistiría en determinar en que momento comienzan a desarrollarse, de forma regular, las conductas evergéticas en el Sur peninsular. Los testimonios epigráficos más antiguos que se nos han conservado pueden situarse a mediados del siglo i a.C., siempre que exceptuemos algunas evergesías realizadas en ciudades donde se asentaron contingentes de población itálica desde fechas muy tempranas, como es el caso de Itálica, donde conocemos la famosa donación de estatuas realizada por L. Mummius o L. Aemilius Paulus a mediados del siglo ii a.C.1. Tal donación es excepcional, tanto por su temprana datación como por ser realizada por una persona de rango consular y de origen itálico, ajena a la realidad social de la Hispania Ulterior. Si comparamos con la Hispania Citerior, el panorama es muy similar; sólo conocemos un testimonio anterior a mediados del siglo i a.C. que haga referencia a la realización de donaciones. Se trata de una inscripción del territorio de Carthago Nova, donde se indica que el liberto M. Aquinius Andro levantó “de sua pecunia” un pequeño templo a Iupiter Stator2.

3Desde mediados del siglo i a.C. y especialmente desde el Principado, los testimonios de donaciones comienzan a ser más frecuentes y suelen aparecer en poblaciones fundadas por Roma o en comunidades que contaban con importantes contingentes de población romana o itálica, que habría venido atraída por el desarrollo de actividades económicas como la minería. La munificencia cívica fue una conducta social traída por los colonizadores romanos e itálicos y por tanto, sólo comenzó a desarrollarse en el Sur Peninsular tras la implantación de la estructura social, de las formas de explotación económica y de los modos de vida romanos.

  • 3 CIL, II2/5, 521: L(ucio) Lentulo C(aio) Marcello co(n)s(ulibus), / Q(uinto) Cassio C(ai) f(ilio) L (...)

4El proceso municipalizador iniciado por César y continuado por Augusto y por los emperadores flavios, permitió que el modelo municipal romano se implantase en numerosas comunidades indígenas, donde previamente existían elites romanizadas. Igualmente, el desarrollo de la colonización en época cesariano-augustea supuso la llegada de importantes contingentes de ciudadanos romanos que se asentaron en Hispania y que contribuyeron a difundir sus formas de vida, convirtiéndose de esta forma en modelos a seguir por los indígenas. Todos estos cambios permitieron que la estructura social y los modos de vida romanos se implantasen en las provincias hispanas. Por otra parte, el proceso de municipalización posibilitó la creación de comunidades autónomas donde un ciudadano podía aspirar a promocionarse desempeñando cargos políticos o religiosos, así como, alcanzar reconocimiento y prestigio social ante sus conciudadanos. Dentro del marco municipal uno de los instrumentos de promoción empleados va a ser el evergetismo. Esto explica que las conductas munificentes se desarrollen generalmente en colonias o municipios. Ocasionalmente podemos encontrar actos evergéticos en civitates stipendiariae, aunque generalmente fueron desarrollados por persona de origen itálico o por indígenas romanizados: así, en el oppidum de La Rambla (Córdoba) dos magistrados premunicipales financiaron de sua pecunia la construcción de una puerta de la muralla3, uno tenía onomástica indígena y el otro itálica.

5La vinculación entre evergetismo y municipalización puede apreciarse claramente en diferentes ciudades de la Bética, pues aquí las conductas munificentes van a comenzar a desarrollarse con cierta regularidad desde finales del siglo i a.C., coincidiendo con el impulso municipalizador cesariano-augusteo, y alcanzarán su período de mayor desarrollo a partir de época flavia, gracias a la concesión del ius Latii y a la implantación del sistema municipal romano en numerosas ciudades indígenas. Como ejemplo podemos poner: Ilipa Magna, Munigua o Singilia Barba.

  • 4 CIL, II, 1087.
  • 5 No creemos que la inscripción haga referencia a la construcción de un acueducto, como tradicional (...)
  • 6 CIL, II, 5405.
  • 7 Recientemente se ha defendido que las inscripciones de Carthago Nova en las que aparecen magistrad (...)
  • 8 Zanker 1988/92, 378-379
  • 9 HEp, 2, 1990, 744.

6En la ciudad de Ilipa, que recibió el estatuto municipal de César, encontramos la realización de una obra pública indeterminada que fue financiada, a fines de la República, por un individuo de origen indígena, Urchail, hijo de Atitta4. El evergeta, según señala la inscripción financió la construcción de puertas y arcos: portas fornic(es)/aedificand(a) curauit de s(ua) p(ecunia). Las puertas y arcos a los que alude la inscripción pudieron formar parte del recinto amurallado de Ilipa o de un conjunto monumental cerrado al que darían acceso (¿foro?)5. La temprana datación del epígrafe nos inclina a relacionarlo con la construcción de murallas, similares a las financiadas por particulares en la colonia cesariana de Hasta Regia6 o a las realizadas por magistrados en la colonia, posiblemente cesariana, de Carthago Nova7. Probablemente, estas ciudades estaban construyendo nuevas murallas o reparando las antiguas y las estaban dotando de torres y puertas monumentales. De esta forma las murallas se están convirtiendo en un símbolo de las ciudades que disfrutan de un estatuto jurídico privilegiado y frecuentemente fueron financiadas por el emperador en diferentes ciudades del Imperio8. El caso más cercano sería el de Pax Iulia, fundación colonial de Augusto donde el Princeps financió la construcción de las murallas, torres y puertas de la ciudad9.

  • 10 CILA, 2, 1076 y 1077 (foro, exedra, archivo público, pórtico y templo); CILA, 2, 1056 (estatua de (...)
  • 11 Según Jiménez (1987, 116-117), en la cronología de los conjuntos forenses hispanos se aprecia un p (...)
  • 12 CILA, 2, 1076 y 1077.

7En época flavia se aprecia cómo varias de las poblaciones que habían alcanzado el estatuto municipal, gracias a la implantación del ius Latii, desarrollaron importantes programas de monumentalización. Es el caso de Munigua donde se construye un gran santuario de terrazas para el culto imperial. Los miembros de la élite municipal colaboraron activamente en la urbanización de la ciudad financiando la construcción del foro, varios templetes, un tabularium, pórticos y exedras10. En Munigua, observamos un proceso de monumentalización coincidente en el tiempo con su promoción a municipio de derecho latino en época flavia. Al iniciarse las remodelaciones urbanísticas de las antiguas ciudades stipendiariae, la construcción del foro era fundamental, pues éste constituía el eje central sobre el que se articularían buena parte de los programas de monumentalización. Por tanto, los nuevos municipios y colonias debieron afrontar en primer lugar la edificación de los conjuntos forenses11. Éste parece ser el caso del foro de Munigua, que debió ser construido en fechas próximas a la recepción del estatuto municipal. Las obras fueron financiadas por L. Valerius Firmus12, destacado ciudadano que desempeñó en dos ocasiones el cargo de dumviro y que realizó otras muchas donaciones.

  • 13 CILA, 2, 1056: NVM[INI] / DITIS P[ATRIS] / L(ucius) AELIVS Q[VIR(ina)] / FRONT[O] / EQVVM EXED[RAM (...)
  • 14 CILA, 2, 1064: DIVO CAESARI / AVG(usto) VESPASIA/NO CENSO[R]I / MVNICIPIVM M[V] / NIGVENSE D(ecret (...)

8Gracias a otras inscripciones podemos deducir que hacia el 79 d.C. el foro de la ciudad debía encontrarse edificado o en una fase avanzada de su construcción; por tanto, las obras debieron emprenderse en los años siguientes a la promulgación del Edicto de Latinidad. El epígrafe CILA, 2, 1056, de Munigua, nos indica que Lucius Aelius Fronto consagró a Plutón una estatua de un caballo una exedra y un aedes donde colocarlo13. Tanto el pedestal, sobre el que apareció grabada la inscripción, como los restos de la capilla aparecieron en el lado norte del foro, por tanto, el foro de la ciudad se encontraba construido o en fase de construcción cuando Fronto levantó junto a él la capilla. Afortunadamente, el evergeta muniguense también dedicó una estatua, decretada por el senado local, a Vespasiano divinizado14. La estatua se data después del 79 y nos sirve como hito cronológico para fechar la construcción de la capilla y de la estatua del caballo, que como señalamos se encontraban ubicados en el foro de la ciudad.

  • 15 CIL, II2/5, 294.
  • 16 CIL, II2/7, 798.
  • 17 CIL, II2/5, 316.

9El impulso monumentalizador de época flavia puede apreciarse en otros municipios héticos de reciente creación, como Cisimbrium15, Mellaria16 o Igabrum17. Por todo lo señalado, podemos concluir este apartado señalando que el proceso municipalizador y el desarrollo del evergetismo son dos fenómenos que aparecen íntimamente ligados en el Sur peninsular.

10La segunda cuestión que pretendemos plantear hace referencia a las principales motivaciones del desarrollo de las conductas evergéticas. Desde fines de la República y especialmente durante el Alto Imperio, las familias más destacadas de las comunidades cívicas hispanas, por su riqueza o por su influencia social, se implicaron notablemente en el gobierno de sus ciudades y en el desarrollo de la vida municipal, buscando obtener gloria y honor. De esta forma se configuró un “régimen de los notables” en cl que las familias más ricas y con mayor prestigio dentro de cada comunidad ciudadana lograron controlar el poder político, ocupando las magistraturas, los sacerdocios y los puestos existentes en las curias o senados locales. Estas familias emplearon el evergetismo para legitimar su control de la vida política, para marcar su distancia con las clases populares y para obtener honores.

  • 18 Sherk 1970, 78-80; Melchor 1997, 223-237.

11Mediante la realización de donaciones a la comunidad cívica, las elites municipales podían acrecentar su prestigio ante sus conciudadanos y obtener el reconocimiento público de su generosidad, que solía plasmarse en epígrafes y monumentos honoríficos18. La erección de estatuas y de epígrafes en los que se conceden diversos honores a destacados ciudadanos aumentaba la existimatio (estima, reputación) del homenajeado, la de los demás miembros de su familia y la de sus descendientes, quienes podrían utilizar el prestigio familiar adquirido a la hora de iniciar sus carreras políticas. Por todo lo dicho, la realización de donaciones y la acumulación de honores permitía crear una memoria cívica que servía para que los evergetas y sus familiares se perpetuasen en los órganos de gobierno de sus ciudades, pues ésta podía aflorar y ser utilizada en la competencia política que anualmente se desarrollaba por la obtención de las magistraturas y sacerdocios ciudadanos.

  • 19 Veyne 1976, 20-21; 281-283.
  • 20 El mismo fenómeno se puede apreciar en otras ciudades de la Hispania Citerior, corno Saguntum, Cás (...)

12Tradicionalmente se distinguen dos tipos de actos de evergetismo: uno “político", motivado por el desempeño de cargos públicos dentro de las comunidades cívicas o por la realización de promesas electorales, y otro “privado” (ob liberalitatem), que surgiría del deseo de ostentación de los notables19; no obstante uno y otro fueron manifestaciones de los mismos grupos sociales y permitieron alcanzar los mismos objetivos: afirmar el prestigio familiar y obtener el aprecio de los conciudadanos con el fin de monopolizar el poder, logrando así perpetuarse en los órganos de gobierno que controlaban la vida pública municipal. Si analizamos la epigrafía perteneciente a diversos municipios Béticos de tamaño mediano (Obulco, Singilia Barba) o pequeño (Munigua, etc.), podemos apreciar como un número reducido de familias son las que asumen magistraturas y sacerdocios, las que reciben honores municipales y las que realizan actos de evergetismo20. Estas aristocracias municipales no hicieron muchas de sus donaciones condicionadas por la inmediatez de unas elecciones, pues conocemos numerosos casos en que los actos de evergetismo fueron realizados al culminar las carreras políticas personales, en agradecimiento a los honores recibidos de sus comunidades cívicas. Las donaciones, realizadas por las elites municipales se irían acumulando en la memoria colectiva y permitirían que determinadas familias pudiesen mantener su poder y prestigio en sus comunidades durante varias generaciones.

13Nuestros planteamientos se pueden comprobar especialmente bien en comunidades de tipo medio que han conservado un conjunto epigráfico significativo como es el caso de Munigua (Mulva). En esta población encontramos cinco destacadas familias que son las que realizan actos de evergetismo, ocupan las magistraturas municipales, reciben homenajes públicos y logran que sus libertos alcancen el sevirato:

  • Aelii: L. Aelius Fronto fue el encargado de dedicar una estatua al divino Vespasiano, que había sido decretada por los decuriones de Munigua21. La dedicatio de una estatua al emperador debía ser hecha por magistrados o sacerdotes, por lo que suponemos que L. Aelius debió ocupar algún cargo en el municipio. También donó una capilla y una estatua de un caballo dedicándola a la divinidad Dis Pater22. Otro miembro de la familia, Marco Aelio fue duumviro del municipio y la res publica le levantó una estatua publica por sus méritos23. A esta familia perteneció Aelia Procula, que fue honrada por el ordo con la concesión de los gastos del funeral, lugar de sepultura y una estatua. Su marido, aceptado el honor, remitió el coste de los honores24.
  • Aemilii: T. Aemilius Pudens ocupó dos veces el cargo de duumviro y el ordo le concedió un lugar público para erigir tres estatuas25. El día de la dedicación dio un banquete público26. Su padre, que presenta los mismos tria nomina, previamente había desempeñado dos veces el duumvirato27.
  • Fuluii: Un liberto de los Fuluii alcanzó el sevirato en Munigua y en agradecimiento por el honor obtenido levantó una estatua y una capilla a Mercurio Augusto28. Debió ser una importante familia municipal, pues una Fulvia se casó con T. Aemilius Pudens duumviro de Munigua29.
  • Quintii: Dos de sus miembros, L. Quintius Rufinus y L. Quintius Rufus, ocuparon dos veces el duunvirato y el ordo les concedió lugar público para colocar su estatua30. El segundo de ellos dedicó una estatua a Hércules Augusto31. A la misma familia perteneció Quintia Flaccina, flamínica provincial que donó una exedra, un templete y una estatua de plata al Genio municipal32; posteriormente, su heredero dedicó, en recuerdo de Flaccina, una estatua a Ceres Augusta33. Ambas donaciones fueron celebradas con la organización de un banquete público. Por último, encontramos a un miembro de esta familia recibiendo honores públicos y remitiendo el dinero para pagar su coste34.
  • Valerii: L. Valerius Firmus fue duumviro por dos veces y financió la construcción de un templo, un foro, un pórtico, una exedra y el archivo municipal o tabularium35. Un liberto de los Valerii alcanzó el sevirato y donó “ob honorem” una estatua a la divinidad Bono Evento36.

14Como se puede apreciar, las familias que controlaban el poder político y religioso en Munigua, desde época flavia hasta finales del siglo ii, invirtieron parte de sus fortunas en actos de evergetismo, ya que éste era un medio de consolidar su prestigio y mantener su poder. Curiosamente, el único caso de donación ob honorem, que implicaba la existencia previa de una promesa realizada por el candidato a ocupar un cargo, fue efectuada por un seviro. Las restantes donaciones fueron realizadas con posterioridad a la obtención de la máxima magistratura ciudadana, tras lograr que el municipio decretase ciertos honores (estatuas, funerales públicos) o serían ob liberalitatem y no tendrían motivación política alguna. Este hecho nos confirma que las elites urbanas, que contaban con poder e influencias políticas en el municipio, no tendrían mucha necesidad de influir en la opinión pública mediante la realización de promesas ob honorent, efectuadas ante la inminencia de unas elecciones, mientras que los libertos y los “hombres nuevos” que buscasen una promoción social sí emplearían el evergetismo y las promesas electorales para lograr sus objetivos.

  • 37 Dos epígrafes de Lucentum (Hispania Citerior) nos informan de la promoción de M. Popilius Onyxs. E (...)
  • 38 Serrano 1988, 117-118; Christol, 1992, 49-51.
  • 39 ILER, 1732 de Lucurgentum.
  • 40 CIL, II, 955.1066.4002.4061.

15Como hemos señalado, libertos y nuevos ricos buscaron obtener prestigio y mejorar su status invirtiendo parte de sus fortunas en actos de munificencia cívica. Dado que su estigma servil les impedía acceder a los senados locales o a las magistraturas ciudadanas, con sus actos evergéticos pudieron buscar obtener el reconocimiento popular y alcanzar honores, como el desempeño del sevirato37 o la concesión de los ornamenta decurionalia. De esta forma mejoraban suposición social y preparaban la futura promoción política de sus descendientes38. Curiosamente, un porcentaje significativo de las donaciones realizadas por los libertos fueron hechas por personas que ya habían obtenido el nombramiento de seviros Augustales, único cargo o sacerdocio oficial al que podían acceder las personas libres que habían tenido un origen servil. Unas serían realizadas para agradecer su nombramiento como seviros; pero otras buscarían obtener mayores honores. Los libertos buscaron especialmente la obtención de un decreto decurional que les concediese los ornamenta decurionalia, pues era el único honor que les permitía cierta equiparación, en cuanto a dignidad, con el colectivo de los decuriones y un reconocimiento explícito de la existimatio alcanzada. Los libertos que recibieron los ornamenta municipales debieron contar con importantes recursos económicos, parte de los cuales fueron invertidos en la realización de evergesías39, y generalmente habían ocupado el sevirato o la augustalidad antes de alcanzar tales honores40.

  • 41 En Hispania conocemos a tres hijos de libertos que ocuparon magistraturas municipales: CIL, II, 37 (...)
  • 42 Demougin 1994, 359; 365; 373 y 376.

16Las evergesías realizadas por los libertos debieron contribuir a que algunos de sus descendientes ingresasen en el ordo decurionum, pues tales actos redundaban en beneficio de los familiares, a los que aumentaba su existimatio. De esta forma los libertos preparaban la futura promoción de sus hijos o nietos, que carecían del estigma servil y por tanto podían aspirar a realizar una carrera política. Es difícil encontrar antecedentes serviles entre los miembros de la aristocracia municipal, pues normalmente serían ocultados41. Pese a que diferentes trabajos han destacado la alta proporción de descendientes de libertos que lograron pasar a formar parte de las aristocracias municipales italianas, parece que su integración no fue tan rápida como generalmente se había admitido. Investigadores como S. Demougin defienden que la primera generación descendiente de libertos no suele entrar en las curias locales; siendo la segunda la que lo logra con más facilidad y la tercera la que tiene más posibilidades para ocupar las magistraturas de su ciudad, siempre que mantenga un notable potencial económico42.

  • 43 Una excepción fueron las numerosas estatuas dedicadas a L. Licinius Secundus (IRB, 82-100); seviro (...)
  • 44 Serrano 1996, 266-269.
  • 45 CIL, II2/5, 26 de Iliturgicala.
  • 46 CIL, II2/5, 232 de Sosontigi y CIL, II2/7, 139 de Epora.

17Las elites municipales no debieron ser muy favorables a una rápida integración de los descendientes de libertos en el ordo decurional. Esta política de marcar distancias con los libertos enriquecidos puede verse claramente al analizar la concesión de honores por los senados locales. Es de destacar que en las provincias hispanas no encontramos a ningún liberto recibiendo honores funerarios y que aparecen muy pocos miembros de este grupo recibiendo una estatua pública, sobre todo cuando sabemos que frecuentemente realizaron donaciones a sus comunidades. Suponemos que su “estigma servil” sería un obstáculo a la hora de decretarles honores públicos, pues no les haría merecedores de ser recordados por las generaciones venideras. Tan sólo unos pocos privilegiados recibieron los ornamenta municipales, alguna estatua o vieron honrados a sus hijos con honores funerarios43. La mencionada política de marcar la distancia entre decuriones y libertos también se aprecia en la concesión de los ornamenta decurionalia44. Los libertos que recibieron los ornamenta fueron una minoría muy restringida, como parece deducirse del escaso número de ornamentarii conocidos frente al abundante número de Augustales que aparecen en la epigrafía hispana. Además, en Hispania se conservan algunas inscripciones en las que se conceden a seviros algunos privilegios generalmente reservados a los miembros del ordo decurionum, como el derecho a tener en su casa abastecimiento directo de la red de agua pública45 o la autorización para participar en las cenae con los decuriones46. La aparición de estos honores parece indicar que, en ocasiones, los senados locales fueron reacios a otorgar a los libertos todas las prerrogativas que comportaban los ornamenta y decidieron recurrir a la concesión parcial y limitada de algunos de los privilegios tradicionalmente reservados a los miembros del ordo decurionum. De esta forma, quedarían claramente marcadas las diferencias sociales existentes entre los decuriones y los libertos enriquecidos.

  • 47 En Hispania los libertos financiaron el 16,4 % de los actos evergéticos testimoniados por la epigr (...)

18Independientemente del grado de rapidez de integración en el ordo decurionum, los libertos y sus descendientes utilizaron el evergetismo para pagar su promoción social y para hacer olvidar al pueblo su origen servil. Este hecho permite explicar la importancia de sus contribuciones para el mantenimiento de la res publica, sobre todo si tenemos en cuenta que generalmente los libertos ricos serían una minoría dentro de las diferentes comunidades cívicas existentes47.

  • 48 Sobre estas familias y las donaciones que realizaron cf. Navarro Caballero 1997, 116 y 132-133; Al (...)

19Como hemos señalado, el evergetismo desempeñó un papel fundamental para afirmar el “régimen de los notables” y para favorecer la promoción de determinadas personas a nivel local, pero su importancia a la hora de promocionar a las elites municipales a los ordines superiores debió ser bastante limitada. Conocemos algunos casos de evergetas de la Hispania Citerior que tuvieron descendientes capaces de promocionar como sería el caso de los Valerii y Cornelii de Castulo, de los Baebii de Saguntum, de los Octauii de Segobriga o de la gens Licinia originaria de Lepida/Celsa48. Los actos de evergetismo realizados por miembros de estas familias pudieron ayudarles en sus carreras locales e incluso provinciales, pero existieron otros factores más determinantes que permiten explicar la promoción de algunos de ellos a los ordines superiores: como serían la riqueza, la política de alianzas familiares y de enlaces matrimoniales, el establecimiento en las capitales provinciales o las propias capacidades personales de los promocionados.

20Otro aspecto del mecenazgo cívico en la Bética que queremos abordar es el de la contribución realizada por los evergetas al desarrollo de la vida municipal y en concreto al de la financiación de las grandes obras públicas municipales.

21El proceso de colonización y de municipalización desarrollado en Hispania trajo consigo la aparición de importantes programas de monumentalización en los que colaboraron activamente las elites municipales. Las viejas ciudades estipendiarías quisieron dotarse de un urbanismo acorde con su nuevo estatuto municipal y contar con templos, espacios y edificios públicos donde desarrollar la vida cívica; pero para desarrollar estos programas constructivos era necesario contar con abundantes fondos en el tesoro público o conseguir que los miembros de las aristocracias locales se implicasen en la financiación de los programas de monumentalización. Igualmente, las colonias creadas en época cesariana y augustea necesitaban dotarse de los edificios e infraestructuras característicos de toda ciudad romana.

  • 49 Duncan-Jones 1985, 31-33.
  • 50 Eck 1997a, 323.
  • 51 Id. 1997a, 316-319
  • 52 En Hispania podemos señalar las siguientes obras públicas financiadas por municipios y colonias. F (...)

22Los recursos financieros de las ciudades eran limitados y aunque permitían afrontar los principales gastos de la vida municipal, no podían hacer frente a los importantes programas de renovación urbana que exigían realizar, en un corto período de tiempo, grandes desembolsos de carácter extraordinario. Por tanto la acción de los evergetas fue destinada a complementar la financiación pública en materia urbanística. Ellos proporcionaron a sus ciudades una serie de edificios que sin su ayuda habrían tardado años en construirse. Los trabajos de R. Duncan-Jones muestran que la financiación pública cubrió el 42 % de la construcción de edificios públicos en las ciudades del Norte de Africa, mientras que la privada financió el 58 % de estas obras49. No obstante, este porcentaje no es determinante, pues en otras poblaciones como Pompeya o Brixia (Brescia) buena parte de las obras públicas fueron financiadas por el propio municipio50. Hemos de tener en cuenta que los actos evergéticos tuvieron mayor “publicidad epigráfica” que las obras municipales, pues uno de los objetivos de los evergetas era hacer ostentación de sus liberalidades y por tanto, es normal que se conserven mayor proporción de inscripciones referentes a donaciones de edificios públicos que de epígrafes que señalen la existencia de obras públicas financiadas por la comunidad cívica51. Mientras no tengamos estudios más concretos que aborden el problema de la financiación de la construcción pública municipal, teniendo en cuenta el volumen total de las obras realizadas en diferentes provincias, sólo podemos señalar que tanto la iniciativa municipal como la desarrollada por evergetas, fueron fundamentales para afrontar la urbanización y la monumentalización de las ciudades hispanas52.

  • 53 CILA, 2, 1076 y 1077.
  • 54 CIL, II2/5, 294.

23Pese a lo señalado, no se debe infravalorar la participación de los evergetas en la urbanización y monumentalización de sus ciudades. Algunos autores han intentado limitarla argumentando que en cada dudad las evergesías de importancia eran realizadas por un número reducido de personas en cada generación o que si se distribuyen las construcciones financiadas por particulares a lo largo del tiempo, éstas pierden su carácter espectacular y quedan muy diluidas. No obstante, hemos de tener en cuenta que las labores de construcción pública tienden a concentrarse en períodos concretos. Cuando las ciudades logran dotarse de las obras de infraestructura y de los edificios necesarios para el desarrollo de la vida urbana los trabajos de construcción experimentan inevitablemente un fuerte retroceso y son sustituidos por labores menores de reparación y de mantenimiento. Por tanto, la importancia de la iniciativa privada en materia de construcción pública no debe medirse en función de su distribución temporal, sino en contraste con los otros medios de financiación y con el número de edificios y obras de ingeniería existentes. De hecho conocemos casos en los que la intervención de un solo evergeta pudo modificar de manera importante el panorama urbanístico de una ciudad. Tal sería el caso de L. Valerius Firmus, que construyó en Munigua un templo, el foro de la ciudad, un pórtico, una exedra y un archivo oficial53; o el de C. Valerius Valerianus, que financió en Cisimbrium la pavimentación del foro, la edificación de un templo y la erección de diez estatuas54.

  • 55 A las sesenta y dos recogidas por nosotros (Melchor, 1994a, 147-168, tablas IX a XV), hemos de aña (...)
  • 56 CIL, II, 5405 y 1087.
  • 57 HEp, 5, 1995, 572.
  • 58 CIL, II, 1956 y CIL, II2/5, 30.
  • 59 CILA, 2, 382 y 383; CIL, II, 984.
  • 60 HEp, 2, 1990, 639
  • 61 CIL, II, 1074.
  • 62 CIL, II2/7, 798 de Mellaria; CIL, II2/5, 316 de Igabrum.
  • 63 CIL, II, 1478 de Astigi; CIL, II2/7, 218 y 219 de Corduba.
  • 64 CIL, II, 3270 de Castulo.
  • 65 Melchor 1994a, 87-98 y 161-165. Con frecuencia, las mismas ciudades pudieron pedir a munificentes (...)

24Para las ciudades de la Bética contamos con un total de unas sesenta y cinco donaciones edilicias que nos están indicando la importancia de la iniciativa privada en materia de construcción pública55. Los evergetas financiaron todo tipo de edificaciones y entre las testimoniadas por la epigrafía podemos destacar la construcción de foros, como los ya mencionados de Munigua y Cisimbrium; murallas, como las de Hasta Regia y probablemente Ilipa56; basílicas, como la de Singilia Barba57; termas, como las de Cartima y Aurgi58; edificios para espectáculos, como el teatro de Itálica o el circo de Zafra59; y pórticos como los de Siarum60 o Canana61. Los munificentes ciudadanos también costearon obras de ingeniería, como acueductos62, fuentes63 y vías64. Todas estas obras formaban parte de las infraestructuras básicas de las ciudades y eran muy costosas. Generalmente fueron financiadas por las mismas ciudades o por los emperadores y sólo ocasionalmente fueron costedas por ricos particulares65

  • 66 Pavis d'Escurac 1980-81, 332 y 337.

25Un elemento a destacar en materia de construcción pública, es el abundante número de donaciones de templos que existen en la Bética e Hispania. De entre todas los tipos de obras públicas costeadas por los evergetas hispanos, fueron las construcciones sacras las que recibieron mayor atención. Tal preferencia sólo puede ser explicada por factores morales e ideológicos. Las donaciones de construcciones o de estatuas a los dioses estaban encaminadas a asegurar a la ciudad la benevolencia divina, así como paz y prosperidad para sus habitantes66. En la Bética contamos con quince testimonios epigráficos que hacen referencia a la construcción o reparación de templos por particulares:

  • 67 Cf. también CILA, 2, 1055.

Tabla I: Evergetismo y construcciones sacras en la Bética67.

Referencia

Lugar

Conventus

Datacion

Obra efectuada

Estatuto donante

CIL, II, 936

Arucci

Hisp.

fin. i-inic. iii

Templo a Apolo y Diana

HLO3S

CILA, 2, 1076 y 1077

Munigua

Hisp

flav. o 1a mit. s. ii

Templo

LO3M

CILA, 2, 105867

Munigua

Hisp

2a mit. s. ii

Aedes al Genio del Municipio

HLO3SP

CILA, 2, 1056

Munigua

Hisp

Flavia s. ii

Aedes a Pluton

LO3

CILA, 2, 1061

Munigua

Hisp

s. ii

Aedes a Mercurio Augusto

LIBS

CIL, II, 1939

Barbesula

Gad.

trajanea

aedicula

LO3S

CIL, II, 1956

Malaca

Gad.

---

Templo a Jupiter

L

CIL, II, 1980

Abdera

Gad.

---

aedicula

LIB(2)

AE, 1981, 504

Lacippo

Gad.

44-37

Crypta et hupaethrus

LO3MS

CIL, II2/5, 276

Ipolcobulcula

Ast.

---

templo

LO3MS

CIL, II2/5, 738

Osqua

Ast.

fin. s. ii

aedes

LIBS

CIL, II2/5, 718

Vlisi

Ast.

fin. ii-inic. iii

Templo a Hércules

L

CIL, II2/5, 294

Cisimbrium

Ast.

flavia

aedes

LO3MS

CIL, II2/7, 240

Corduba

Cord.

s. ii o iii

reparacion de aedes a Silvano

LIBS

CIL, II2/7, 133

Obulco

Cord

fin. s. i o s ii

aedes

LO3SP + HLO3 +LO2(3)

Siglas que apare en en la columna “Estatuto del donante”:
L = Persona libre de la que desconocemos su status social.
LO2 = Libre del ordo equester.
LO3 = Libre del ordo decurionum.
LO3M = Libre del ordo decurionum que ha desempeñado magistraturas.
LO3MS = Libre del ordo decurionum que ha desempeñado magistraturas y sacerdocios.
LO3S = Libre del ordo decurionum que ha desempeñado sacerdocios.
LO3SP = Libre del ordo decurionum que ha desempeñado sacerdocios provinciales LIB = Liberto; LIBS = Liberto que desempeñó el sevirato.
H = Mujer. Puede aparecer combinado con algunas de las siglas anteriores
HLO3 = esposa o hija de miembro del ordo decurionum; HLO3S = Mujer que ha desempeñado un sacerdocio.
(n°) = Número de personas que realizaron el acto evergético.

  • 68 El auge del número de senadores hispanos con la dinastía flavia se aprecia claramente en los traba (...)
  • 69 Melchor 1994c, 233.

26Nueve de las quince donaciones, recogidas en la tabla I, fueron financiadas por miembros del ordo decurionum, tres por augustales y una por un liberto que no había desempeñado el sevirato. Entre los evergetas encontramos a diez personas que ocuparon cargos sacerdotales en sus ciudades. La alta proporción de sacerdotes parece indicarnos que el factor religioso incidió fuertemente en la transformación urbana de las antiguas ciudades indígenas. En los recintos sacros construidos se dará culto a divinidades de origen grecoromano y al propio emperador; de esta forma las elites de las ciudades promocionadas mostraban su apoyo a la política imperial, que buscaba fomentar y difundir la religión oficial por todo el Imperio, con el fin de que actuase como elemento aglutinador de todos los pueblos y regiones que lo componían. Esta política de “patriotismo imperial" desarrollada por las elites municipales y provinciales está vinculada al importante papel que, tras la censura de Vespasiano (73-74), les va a ser otorgado como miembros de la clase dirigente del Imperio68. Normalmente, cuando se realizan tales afirmaciones suele pensarse en las familias que accedieron a los estamentos ecuestre y senatorial, olvidándose frecuentemente que los miembros de las aristocracias municipales también resultaron beneficiados de la política de integración desarrollada por los emperadores flavios. Las elites de las ciudades hispanas lograron alcanzar la ciudadanía romana gracias a la concesión del Latium minus; pudieron sentirse miembros de pleno derecho del Imperio y aspirar a satisfacer sus deseos de honor y gloria, aunque fuese a nivel local; gozaron de la paz y el orden necesarios para garantizar el mantenimiento de sus fortunas y de su status social; por último sus intereses económicos coincidían con los del gobierno imperial, deseoso de estimular la producción con el fin de abastecer a Roma, y al ejército, así como de aumentar la recaudación tributaria para mantener la maquinaria administrativa del estado. Toda esta coincidencia de intereses garantizó su fidelidad al régimen que tantos beneficios les reportaba, y los convirtió en defensores de los valores que sustentaban al sistema, entre ellos la religión oficial y el culto al emperador. Una actitud idéntica por parte de las elites municipales, puede apreciarse al analizar los programas escultóricos “oficiales" desarrollados en las ciudades Béticas. En uno de nuestros trabajos, recogíamos cincuenta y tres donaciones de estatuas de dioses en la Bética. Todas las esculturas donadas representaban a divinidades de origen greco-romano y de ellas el cuarenta y cinco por ciento eran dioses augusteos o virtudes imperiales69. Aunque estas estatuas fueron erigidas por particulares, necesitaron la autorización de las curias o senados locales para ser colocadas en espacios públicos, con lo que reflejan no sólo la mentalidad y las preferencias en materia religiosa de los evergetas, sino también del conjunto de los decuriones.

  • 70 El conjunto de las trescientas diez evergesías se corresponde con las estudiadas en nuestro libro (...)

27Otra cuestión que queremos abordar es la referente a la actividad evergética desarrollada por los diferentes grupos sociales existentes en las ciudades de la Bética. El siguiente cuadro nos muestra una visión de conjunto sobre el grado de participación de dichos grupos en la realización de actos de munificencia cívica70:

EANN.

DISTR.

LVDI

S.MUN.

CONST.

ESTA.

Total

%

LO1:

1

1

0

0

2

1

5

1,6%

LO2:

0

1

0

1

3

2

7

2,3%

LO3:

1

30

17

9

38

61

156

50,3%

LIBS:

1

7

3

2

8

11

32

10,3%

LIB:

0

0

1

1

1

3

6

1,9%

L:

0

8

3

89

13

53

85

27,5%

¿---?

2

3

3

3

0

8

19

6,1%

TOT

5

50

27

24

65

139

310

100%

H:

1

22

5

10

5

33

76

24,5%

Explicación de las abreviaturas signos y siglas del cuadro.
Columna horizontal: E.ANN.= Evergetismo annonario. DISTR.= Distribuciones (incluidasbalinea gratuita). LVDI = Espectáculos. S.MUN. = Financiación de servicios municipales. CONST. = Construcciones. ESTA. = Estatuas. Columna vertical: LO1 = Libre del ordo senatorialis. LO2 = Libre del ordo equester. LO3 = Libre del ordo decurionum. LIBS = Liberto que desempeñó el sevirato. LIB = Liberto. L = Persona libre. ¿---? = Persona de la que desconocemos su status social. H = Mujer.

  • 71 CIL, II2/5, 316 y CIL, II2/7, 97.

28Como podemos apreciar fueron los decuriones, los augustales y los ciudadanos ricos quienes mayor número de donaciones realizaron en las comunidades cívicas de la Bética. Los miembros de los dos ordines superiores realizaron actos de munificencia cívica de forma esporádica, pues frecuentemente se encontraban desligados de sus ciudades de origen a causa de su carrera administrativa. Sus miembros gozaban de un prestigio que les venía dado por el propio status social y no necesitaban buscarlo ante sus conciudadanos. No obstante, entre los caballeros encontramos a un grupo que no superó las milicias ecuestres y que buscó ocupar magistraturas y sacerdocios en sus comunidades realizando diferentes evergesías. Así, de las siete donaciones atribuibles a equites, dos fueron realizadas por caballeros que habían desempeñado magistraturas o sacerdocios municipales71.

29De las ciento cincuenta y seis evergesías realizadas por miembros del ordo decurionum, ciento diez (70,5 %) fueron financiadas por personas que habían desempeñado magistraturas o sacerdocios municipales y provinciales, lo que nos confirma que las elites municipales utilizaron la munificencia cívica como un instrumento para perpetuarse en el poder. No obstante, la inmensa mayoría de las donaciones realizadas por los magistrados y sacerdotes fueron realizadas tras culminar su carrera. Esta conducta nos indica que las donaciones sirvieron más para pagar honores que para buscarlos. De esta forma agradecerían a la comunidad los honores recibidos, aumentarían su prestigio y el de su familia, y prepararían la futura carrera política de sus descendientes.

30Los libertos y augustales aparecen realizando un importante porcentaje de donaciones, pues como señalamos buscaban alcanzar prestigio y la integración de sus descendientes en los senados locales. La institución del sevirato así como la concesión de honores sirvieron para integrar a los ricos libertos en la vida pública municipal. De esta forma las ciudades pudieron obtener nuevas fuentes de ingresos pues los libertos tuvieron que “comprar” con donaciones y pagos de summae honorariae su promoción social.

31Las mujeres financiaron el 24,5 % de las evergesías béticas. Los epígrafes hispanos y de otras zonas del Imperio nos las muestran realizando donaciones, recibiendo honores municipales, participando en banquetes, desempeñando sacerdocios, etc. Las mujeres con patrimonio al realizar actos de evergetismo buscarían adquirir reconocimiento social y prestigio para ellas y su familia. Como no podían participar en la vida política, intentaron ejercer su influencia en favor de las carreras de sus esposos e hijos. Las mujeres hispanas al realizar donaciones estaban defendiendo los intereses de su familia y actuando como cualquier miembro masculino perteneciente a las elites municipales.

  • 72 CIL, II2/5, 780; 781; 782.
  • 73 CIL, II2/5, 784; 795; 796; 802; 803.
  • 74 La inscripción CIL, II2/5, 784, nos indica que Acilia Plecusa era liberta y estaba casada con el n (...)

32En ocasiones vemos a mujeres realizar una activa labor en la vida pública municipal que revertiría en sus hijos y descendientes. Es el caso de Acilia Plecusa en Singilia Barba, que erigió con su dinero estatuas públicas al caballero P. Magnius Rufus Magonianus y a su esposa72. Por medio de las dedicaciones a dos personas de rango ecuestre Acilia Plecusa pudo intentar relacionarse con miembros de la administración provincial, para así favorecer las carreras de sus hijos y nietos. Igualmente, buscó mantener el prestigio familiar en Singilia Barba, financiando la erección de cinco estatuas a su marido, hijos y a alguno de sus nietos73. Ella aparece asumiendo las funciones que en otras circunstancias habría tenido que desempeñar su difunto marido74.

33Un importante porcentaje de las donaciones realizadas en la Bética fueron realizadas por personas libres que no indican su posición social. Sería muy tentador pensar que sectores importantes de población libre utilizaron el evergetismo como un medio de promoción social. Como ya señalamos anteriormente, las personas libres enriquecidas y los libertos con dinero encontraron el evergetismo un medio para alcanzar prestigio y status, buscando así su propia integración o la de sus descendientes en el ordo decurionum.

  • 75 Melchor 1994b, 78-81.
  • 76 Nos referimos a los situa et pascua colonorum y a los agri uectigales. Estas tierras fueron confis (...)

34Como hemos planteado en otros trabajos, las conductas munificentes fueron desapareciendo a lo largo de los siglos iii y iv d.C.75. No es nuestra intención examinar aquí las causas, aunque no queremos concluir sin realizar un breve comentario sobre los logros del evergetismo y sobre la repercusión que pudo tener su desaparición en la vida municipal y en la sociedad romana. La munificencia cívica ayudó a financiar los gastos derivados del desarrollo de la vida urbana en las provincias hispanas; contribuyó a redistribuir parte de la riqueza que el sistema económico tendía a concentrar en pocas manos; legitimó el monopolio de poder de las aristocracias municipales; impulsó las economías locales y se convirtió en un eficaz método para alejar las tensiones sociales, así como para evitar las revueltas de la plebe. Gracias al evergetismo pudo mantenerse en numerosas ciudades del Imperio un “confortable” nivel de vida que beneficiaba especialmente a los sectores más humildes de la población, quienes carecían de recursos propios para acceder a determinados servicios que el mecenazgo cívico les ofrecía periódicamente de forma gratuita. Es probable que la desaparición de las conductas evergéticas supusiese un endurecimiento de las condiciones de vida de la plebe urbana, que perdió una serie de ayudas o subvenciones que complementaban sus ingresos anuales. El evergetismo no sólo había financiado parte de los costes de la vida municipal, sino que también se había preocupado de hacer más agradable la vida en la ciudad por medio de la organización de espectáculos, banquetes, repartos de dinero, comida y aceite, etc. Cuando las manifestaciones evergéticas desaparecieron, el municipio fue incapaz de mantener el “régimen de bienestar’’, que anteriormente habían desarrollado los notables locales, y los estratos sociales inferiores fueron los más perjudicados. Si a esto añadimos la confiscación de las tierras municipales o coloniales de propiedad pública, que podían ser utilizadas por los ciudadanos a cambio de un pequeño vectigal76, podemos deducir que los ingresos de los sectores más humildes de la población urbana pudieron disminuir notablemente, lo que les llevaría a tener que buscar medios de subsistencia en las grandes villas rurales que alcanzan gran desarrollo en Hispania durante el siglo iv.

Notes

1 CIL, II, 1119.

2 Ramallo & Ruiz 1994, 93-99, M(arcus) Aquini(us) M(arci) l(ibertus) Andro/Ioui Statori d(e) s(ua) p(ecunia) cur(auit)/l(ibens) m(erito). Inscripción realizada con teselas blancas sobre opus signinum, en un sacellum aparecido en el Cabezo Gallufo (puerto de Santa Lucía, Cartagena). El epígrafe puede datarse en la primera mitad del siglo i a.C. El evergeta era un liberto de la familia de los Aquinii, dedicada a la explotación de minas en la comarca, como lo confirman distintos lingotes, datables a mediados del siglo i a.C., con la marca C. Aquini M. F. y M. Aquini C. F. (Domergue 1988, 213-216). Los Aquinii llegaron a ocupar las más altas magistraturas de Carthago Nova, pues entre los magistrados monetales de esta ciudad encontramos al duumviro quinquenal C. Aquinus Mela, que acuñó, junto con P. Baebius Pollio, una emisión de época augustea (GarcíaBellido & Blázquez 1995, 392 y 406; Llorens 1994, 56-57).

3 CIL, II2/5, 521: L(ucio) Lentulo C(aio) Marcello co(n)s(ulibus), / Q(uinto) Cassio C(ai) f(ilio) Long(ino), tr(ibuno) pl(ebis) pro pr(aetore), / Binsnes Vercellonis f(ilius) Xuir maxs(umus), / M(arcus) Coranus Acrini f(ilius) Alpis/aedilis, portam faciund(am) / coer(auerunt) [d]e sua pecun(ia). Otro ejemplo parecido encontramos en Lusitania, concretamente en la ciuitas Igaeditanorum donde un ciudadano de Emerita donó un reloj para la comunidad (AE, 1967, 144).

4 CIL, II, 1087.

5 No creemos que la inscripción haga referencia a la construcción de un acueducto, como tradicional mente se ha mantenido. La aparición de la palabra portas nos hace descartar tal hipótesis. Si el epígrafe indicase la existencia de un acueducto, deberíamos encontrar la palabra “aqua” y un verbo que hiciese referencia a la acción de conducirla, o en su defecto el término aquaeductus.

6 CIL, II, 5405.

7 Recientemente se ha defendido que las inscripciones de Carthago Nova en las que aparecen magistrados edificando tramos de muralla, torres o alguna puerta (CIL, II, 3424, 3425, 3426; EphEp, IX, 331; Abascal & Ramallo 1997, n 7, 8 y 11), están haciendo referencia a actos de evergetismo financiados por los mismos duumviros o ediles de la ciudad (Abascal & Ramallo 1997, 86). Nosotros creemos que la fórmula epigráfica faciendum curauit idemque probauit, cuando aparece junto al nombre de un magistrado municipal debe estar haciendo referencia a obras públicas financiadas por municipios o colonias, que serían supervisadas por los detentadores de las magistraturas mencionados en las inscripciones. La realización de estas obras sería aprobada por decreto de los decuriones, como se indica en varios epígrafes de Carthago Nova (CIL, II, 3425, 3426 y EphEp, IX, 331); con posterioridad, las obras pudieron arrendarse en pública subasta (locatio) a una contrata privada, mientras que los duumviros se encargarían de realizar el seguimiento de los trabajos así como la inspección final de la construcción (probatio operis), dando el visto bueno definitivo para que la ciudad pagase con fondos públicos el coste de los trabajos realizados. Igualmente, los magistrados pudieron ponerse al frente de los trabajos de edificación y tras realizar la obra dar el visto bueno final (HAEp 971; CIL, II, 2886). Si alguna de estas inscripciones hiciesen referencia a una donación de los magistrados, aparecería el verbo “dare” o la expresión “de sua pecunia”, como se puede apreciar en otros epígrafes hispanos: CIL, II, 5405; HEp, 1, 1989, 491; CIL, II2/5, 521).

8 Zanker 1988/92, 378-379

9 HEp, 2, 1990, 744.

10 CILA, 2, 1076 y 1077 (foro, exedra, archivo público, pórtico y templo); CILA, 2, 1056 (estatua de caballo y capilla donde colocarlo). Con posterioridad, en el siglo ii, las élites municipales financiaron la construcción de otros aedicula: CILA, 2, 1058 (estatua con exedra y capilla al Genio del Municipio); CILA, 2, 1061 (estatua y capilla a Mercurio Augusto).

11 Según Jiménez (1987, 116-117), en la cronología de los conjuntos forenses hispanos se aprecia un predominio en las realizaciones de época julio-claudia y flavia. Desde mediados del siglo ii no se construye ningún nuevo foro en Hispania.

12 CILA, 2, 1076 y 1077.

13 CILA, 2, 1056: NVM[INI] / DITIS P[ATRIS] / L(ucius) AELIVS Q[VIR(ina)] / FRONT[O] / EQVVM EXED[RAM]/EQVILEM DEDIT.

14 CILA, 2, 1064: DIVO CAESARI / AVG(usto) VESPASIA/NO CENSO[R]I / MVNICIPIVM M[V] / NIGVENSE D(ecreto) D(ecurionum) / [L(ucius) AELIVS FRONTO / DEDICAVIT

15 CIL, II2/5, 294.

16 CIL, II2/7, 798.

17 CIL, II2/5, 316.

18 Sherk 1970, 78-80; Melchor 1997, 223-237.

19 Veyne 1976, 20-21; 281-283.

20 El mismo fenómeno se puede apreciar en otras ciudades de la Hispania Citerior, corno Saguntum, Cástulo, Labitolosa, etc, como se pone de manifiesto en los trabajos de Alföldy (1984, 218-219), Blázquez & García-Gelabert (1994, 515-524) o Sillières et al. (1995, 107-130).

21 CILA, 2, 1064.

22 CILA, 2, 1056.

23 CILA, 2, 1071.

24 CILA, 2, 1079. La riqueza de los Aelii pudo proceder de la explotación de minas de la zona o de la comercialización del mineral, como parece deducirse de la aparición de un lingote de plomo, en el pecio Cabrera 5, con la marca de Q. Aelius Satullus (Chic 1992, 2-3).

25 CIL, II. 1378; CILA, 2, 1073 y 1081, que fueron dedicadas a él, a su padre y a su madre.

26 CIL, II, 1378.

27 CILA, 2, 1073.

28 CILA, 2, 1061

29 CILA, 2, 1081 y 1073.

30 CILA, 2, 1074 y 1075.

31 CILA, 2, 1060.

32 CILA, 2, 1058; 1059.

33 CILA, 2, 1055.

34 CILA, 2, 1082.

35 CILA, 2, 1076 y 1077.

36 CILA, 2, 1054.

37 Dos epígrafes de Lucentum (Hispania Citerior) nos informan de la promoción de M. Popilius Onyxs. Este liberto probablemente financió la construcción de unos baños públicos, como parece deducirse de los restos materiales que aparecieron junto a la siguiente inscripción: M(arcus) Popillius Onyxs/d(e) s(uo) (Rabanal & Abascal 1985, 193-194, n° 2). En otro epígrafe encontramos a M. Popilius como seviro, financiando la construcción de un templo (CIL, II, 3563). Sin duda este rico liberto consiguió entrar a formar parte del colegio de Augustales gracias a sus actos de evergetismo.

38 Serrano 1988, 117-118; Christol, 1992, 49-51.

39 ILER, 1732 de Lucurgentum.

40 CIL, II, 955.1066.4002.4061.

41 En Hispania conocemos a tres hijos de libertos que ocuparon magistraturas municipales: CIL, II, 3708 de Mago, 4524 y 4527 de Barcino (Serrano 1988, 201).

42 Demougin 1994, 359; 365; 373 y 376.

43 Una excepción fueron las numerosas estatuas dedicadas a L. Licinius Secundus (IRB, 82-100); seviro de Tarraco y Barcino, que era liberto del senador L. Licinius Sura, amigo personal de Trajano. Es de destacar que buena parte de los pedestales de estatuas dedicados a seviros hispanos se concentran en Tarraco y Barcino, donde debieron de existir unas élites abiertas y dispuestas a conceder honores a personas enriquecidas con el desarrollo de actividades comerciales, siempre que éstas pagasen su promoción con favores a la comunidad o con actos de evergetismo (Alföldy, 1984, 218-220; Pensabene, 1996, 207-210). Una relación de los epígrafes hispanos referentes a la concesión de honores fúnebres puede consultarse en los trabajos de S. Dardaine (1992, 148-151) y G. Wesch-Klein (1993).

44 Serrano 1996, 266-269.

45 CIL, II2/5, 26 de Iliturgicala.

46 CIL, II2/5, 232 de Sosontigi y CIL, II2/7, 139 de Epora.

47 En Hispania los libertos financiaron el 16,4 % de los actos evergéticos testimoniados por la epigrafía, situándose muy por encima de los senadores y caballeros que sólo asumieron el 3,4 % y el 3,6 % de las donaciones hispanas (Melchor 1993, 469). Un fenómeno similar ocurre en Italia, como recientemente ha señalado S. Demougin (1996, 51).

48 Sobre estas familias y las donaciones que realizaron cf. Navarro Caballero 1997, 116 y 132-133; Alföldy 1977b, 7-13 y 1987a, 82-84; Le Roux 1982, 445-446; Dupré 1994, 238-244.

49 Duncan-Jones 1985, 31-33.

50 Eck 1997a, 323.

51 Id. 1997a, 316-319

52 En Hispania podemos señalar las siguientes obras públicas financiadas por municipios y colonias. Fortificaciones: CIL, 11, 3425, 3426 y AE, 1975, 525 de Carthago Nova; CIL, II, 3561 de Lucentum; CIL, II, 6021 de Saguntum; IRB, 51 de Barcino; F. Clariana (1984, 89-91) de lluro. Vías y puentes: CIL, II, 760 de Alcántara, 2478 de Aquae Flaviae, 2886 de las inmediaciones de Uxama y Segeda; HAE 971 de Jaca y FE 11, 1985, 48 de Vila Nova de Foz Coa. Obras hidráulicas: CIL, II, 2992 de Caesaraugusta y 3541 de Archena. Templos: CIL, II, 3541 de Lucentum, 4202 de Tarraco; HEp 4, 1994, 182 de Regina; HEp 4, 1994, 806 de Hispalis. Baños: CIL, II, 4610 de Baetulo, 5354 de Villafranca de Los Barros (Badajoz).

53 CILA, 2, 1076 y 1077.

54 CIL, II2/5, 294.

55 A las sesenta y dos recogidas por nosotros (Melchor, 1994a, 147-168, tablas IX a XV), hemos de añadir las inscripciones: CILA, 2, 1061 de Munigua, donde se indica que un seviro levantó un aedes a Mercurio Augusto; CIL, II2/7, 240 de Córduba, donde se alude a la reconstrucción de un aedes a Silvano que debió ser financiado por un Augustal; y CIL, II2/5, 794 de Singilia Barba, donde se hace referencia a la pavimentación de una basílica y a la colocación de unas puertas de bronce, obras que fueron posibles gracias a la generosidad de un pontífice perpetuo del municipio (cf. CIL, II2/5, 785).

56 CIL, II, 5405 y 1087.

57 HEp, 5, 1995, 572.

58 CIL, II, 1956 y CIL, II2/5, 30.

59 CILA, 2, 382 y 383; CIL, II, 984.

60 HEp, 2, 1990, 639

61 CIL, II, 1074.

62 CIL, II2/7, 798 de Mellaria; CIL, II2/5, 316 de Igabrum.

63 CIL, II, 1478 de Astigi; CIL, II2/7, 218 y 219 de Corduba.

64 CIL, II, 3270 de Castulo.

65 Melchor 1994a, 87-98 y 161-165. Con frecuencia, las mismas ciudades pudieron pedir a munificentes ciudadanos que financiasen estas obras: conocemos dos ejemplos procedentes de la Hispania Citerior; en Castulo el ordo decurionum solicitó a un particular que realizase una conducción de agua para la ciudad ([---] aquam per [---]/agros quaesitam ab o[rd]in[em]/sua perductam.... CIL, II, 3280); y en Oretum un particular pagó la construcción de un puente a petición de los decuriones y del pueblo (... petente ordine et populo..., CIL, II, 3221).

66 Pavis d'Escurac 1980-81, 332 y 337.

67 Cf. también CILA, 2, 1055.

68 El auge del número de senadores hispanos con la dinastía flavia se aprecia claramente en los trabajos publicados por C. Castillo, R. Étienne y P. Le Roux en las Actas del Coloquio Internacional Epigrafía e Ordine Senatorio, Roma 1982, 2, 439-529. Más recientemente ha sido confirmada por otros autores, como A. Caballos (1993, 2, 7-24).

69 Melchor 1994c, 233.

70 El conjunto de las trescientas diez evergesías se corresponde con las estudiadas en nuestro libro (Melchor 1994a) más las siguientes donaciones aparecidas durante los últimos años: CIL, II2/5, 794 (pavimentación de una basílica y organización de un epulum donado por un pontífice); CIL, II2/5, 785 (juegos de circo donados por un pontífice); Remesal 1997, 283-295 (reparto de trigo a los munícipes e íncolas y fundación para organizar representaciones teatrales); CILA, 2, 1061 (construcción de un aedes a Mercurio Augusto por un seviro; CIL, II2/7, 240 (reconstrucción de un aedes a Silvano por un Augustal). El listado se podría ampliar con los epígrafes referentes a donaciones de estatuas que han aparecido en los últimos años, aunque las variaciones no serían muy

71 CIL, II2/5, 316 y CIL, II2/7, 97.

72 CIL, II2/5, 780; 781; 782.

73 CIL, II2/5, 784; 795; 796; 802; 803.

74 La inscripción CIL, II2/5, 784, nos indica que Acilia Plecusa era liberta y estaba casada con el notable local Mn. Acilius Fronto, miembro del orden ecuestre que había ocupado el cargo municipal de praefectus fabrum.

75 Melchor 1994b, 78-81.

76 Nos referimos a los situa et pascua colonorum y a los agri uectigales. Estas tierras fueron confiscadas por Constantino o sus hijos, Juliano las devolvió a las ciudades y Valentiniano I volvió a afectarlas para la hacienda estatal, aunque dejó un tercio para las ciudades.

Auteur

Universidad de Córdoba, España.

© Ausonius Éditions, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search