Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books Ausonius Éditions Études Migrare Movimiento de personas en relació...

Migrare

 | 
Antonio Caballos Rufino
, 
Ségolène Demougin

Movimiento de personas en relación con el aceite bético

Genaro Chic García

Texte intégral

  • 1 Hes., Op., 311-314. Traducción de A. Pérez Jiménez, para Biblioteca Clásica Gredos, Madrid, 2000 8 (...)
  • 2 Veyne 1990, 139-168 (Ed. original: “Mythe et réalité de l'autarcie a Rome”, en REA, 81, 1979, 261- (...)
  • 3 En este sentido estimamos como muy lúcidas las palabras del citado P. Veyne (147-148 de op. cit.): (...)
  • 4 Junto con el de la ciudad, el de la propiedad privada es uno de los grandes mitos de nuestro tiemp (...)
  • 5 Un mito que aún colea de alguna manera en autores tan relativamente recientes como el ginebrino J. (...)

1“El trabajo no es ninguna deshonra; la inactividad es una deshonra. Si trabajas pronto te tendrá envidia el indolente al hacerte rico. La valía (areté) y la estimación van unidas al dinero”1. Estas palabras, puestas por escrito en el siglo VIII a.C., dejan perfectamente en evidencia que el desprecio por el trabajo, achacado a la Antigüedad por visiones aristocráticas, no pasa de ser, como el anhelo de autarquía absoluta, un mito2. Eso sí, un mito absolutamente necesario en un momento dado, como el que nosotros contemplamos3; un mito que en todo momento conforma la realidad, pero que no la abarca de forma absoluta. La moral oficial, la que se manifiesta en el mito de una sociedad autocontenida en la que el individuo se mueve en un horizonte mental poco amplio, de forma que le cuesta trabajo resaltar como tal su personalidad, perseguía el ideal de una (llamémosle así) propiedad privada limitada4 y una ausencia de intercambios que generasen unas plusvalías que pudiesen desequilibrar las relaciones humanas empujándolas hacia sendas de dominación de unos hombres por otros5.

  • 6 Una crítica reciente del planteamiento kantiano de que sólo lo racional puede ser aceptado como cr (...)
  • 7 Hemos expuesto nuestras ideas respecto al carácter complementario (y no excluyente) del producto d (...)
  • 8 Doble es también nuestra manera de estar en el mundo. No es difícil comprender que el ser humano c (...)
  • 9 Sobre la posibilidad de percibir dos tipos simultáneos y complementarios de economía, una mítica y (...)

2Pero junto a ese mito, que presenta el lado absoluto, comunitario, de nuestra realidad, ha existido siempre la otra forma complementaria de esa misma realidad: la racional, la que contempla los acontecimientos de forma individual y permite su contraste. Los historiadores nos hemos obsesionado por esa visión lógica de la realidad hasta el punto de calificarla como la auténtica, la única realidad, con un desprecio absoluto de esa otra manera de estar en el mundo que nos es consustancial6; y lo es así porque se deriva de la fisiología misma de nuestro cerebro, que percibe de forma simultánea y complementaria en cada uno de nosotros una realidad mítica, simbólica y globalizadora, y otra racional, individualizadora y dialéctica7. Nuestra contemplación de lo que llamamos la realidad es, según el sentido común nos muestra, doble8, y doble por tanto puede ser por ejemplo la percepción de un determinado tipo de sociedad o de economía9.

  • 10 Cf. Carreras 1999, 88, donde marca la importancia para nuestros estudios del método cuantitativo.
  • 11 Eso se aprecia muy bien en la evolución del derecho mercantil romano. Como ha señalado Castro 2001 (...)
  • 12 Caballos 2001, 87.
  • 13 Para cualquiera resulta evidente que, desde el comienzo, el census romano clasifica a los romanos (...)
  • 14 Veyne 1990, 158.
  • 15 En este sentido la sabiduría popular, expresada en dichos y refranes, es bastante expresiva. Vd. C (...)

3Planteamos estas cuestiones previas porque queremos dejar claro que, para nosotros, si bien es cierto que el mito fundamental de nuestra Antigüedad tiene unos tintes marcadamente sustantivistas, ello no elimina de la lógica de los comportamientos una perspectiva de la realidad en la que lo cuantitativo, considerado base de los estudios económicos en la actualidad10, pesa fuertemente en la configuración de lo cualitativo11. Concordamos, desde luego, con nuestro colega A. Caballos12 en que una sociedad como la romana altoimperial los elementos que intervienen en la promoción de las elites no son fundamentalmente económicos13, pero también pensamos que, como señala P. Veyne14, es evidente que “el poder político y el prestigio social tienen como condición necesaria, si no suficiente, la riqueza”, dado que “la riqueza lleva al poder político, porque en las épocas preindustriales los privilegios son acumulativos”15. Por ello entendemos que los datos socioeconómicos que nos transmiten los epígrafes situados en los llamados instrumenta domestica (en nuestro caso las ánforas olearias héticas) pueden arrojarnos una luz intensa acerca de la movilidad de las personas, tanto en el plano físico como en el de la escala social. Prestaremos hoy nuestra atención, de manera preferente, al primero de estos dos planos.

  • 16 Ad Helv., 6.2.
  • 17 Hemos utilizado la edición de C. Alonso del Real, A su madre Helvia. Consolación, Pamplona, 1995, (...)
  • 18 No vamos a entrar aquí en el hecho, que ya va siendo bien conocido, de que conforme el Estado roma (...)
  • 19 Wikander 2000, 657.
  • 20 Or. 40.30. Trad. G. del Cerro.

4Séneca, en un pasaje conocido16, nos habla de cómo Roma se había convertido en un centro de atracción para las gentes de todo el mundo, que acudían allí por los más diversos motivos. Pero lo más interesante es que también nos muestra, él, un provinciano de época julio-claudia, que lo mismo se puede encontrar un poco por todas partes (Deinde ab hac ciuitate discede, quae ueluti communis potest dici, omnes urbes circumi: nulla non magnam partem peregrinae multitudinis habet), aunque destaque “aquellas cuya agradable posición y cuya situación adecuada atrae a muchos” (iis quarum amoena positio et opportunitas regionis plures adlicit)17. Porque, aunque el Estado pudiese hacer llegar los bienes y personas a los lugares más distantes y mal comunicados si así lo requerían sus intereses18, lógicamente su labor redistributiva afectaba sobre todo a las vías de comunicación más ágiles, las próximas a las costas y las orillas de los ríos, adecuándolas siempre que podía de la manera más eficiente19. En este ambiente, se pueden trasladar a cualquier punto del Imperio las palabras dirigidas a sus paisanos de Prusa, respecto a la vecina Apamea, por Dión20: “las circunstancias del territorio, del mar y de las montañas os mantienen unidos de todas maneras; y aunque no queráis, os obligan a relacionaros unos con otros. Porque ellos necesitan de vuestros bosques y de otras muchas cosas, y nosotros no tenemos otro puerto por donde recibir nuestras importaciones ni por donde exportar nuestros productos”.

  • 21 2000, 109.
  • 22 Ael., NA, 13.6.
  • 23 El caso del suelitano L. Iunius Puteolanus (CIL, II, 1994), que fue estudiado por Haley 1990, 74-7 (...)
  • 24 CIL, XV, 3642-3645 y 4748-4749. Vd. CIL, XV, 3559. Del año 31 conservamos una tabla de hospitalida (...)
  • 25 CIL, IV, 9611. Cabe también la lectura M. Valerius Ephiletus, y que se pueda datar en época flavia (...)
  • 26 CIL, IV. 9373. cf. 9379.

5La Bética se había convertido, sobre todo a raíz de la reestructuración imperial llevada a cabo por Augusto y su apuesta por las rutas atlánticas, en ese país suministrador de todos los bienes de que habla Estrabón (3.2.6), quien refiere la importancia que han cobrado los naturales del país en los puertos de Ostia y Puteoli. El tráfico de personas, limitándonos sólo al originado por el transporte y comercio, debió de ser grande. M. Cébeillac-Gervasoni, en su elogio de la obra de G. Camodeca21, ha puesto de relieve estas relaciones entre el puerto campano y las costas héticas, reflejadas no sólo en las fuentes literarias22 o en las epigráficas sobre piedra23, sino también en las tablillas murecinas, en las que aparecen personajes que nos encontramos igualmente sobre ánforas salsarias y olearias héticas de la misma época. Serían los casos de P. Attius Severus24, o el de M. Valerius Euphemus25, a los que la autora sugiere que se podría añadir, por relación onomástica con el A. Titinius Herculanus de las ánforas pompeyanas26, a A. Titinius Anthus Maior.

  • 27 Christol & Plana-Maillart 1998, 300-302. Agradecemos a E. Déniaux su amabilidad al facilitarnos es (...)
  • 28 Syme 1977, 378-379.
  • 29 Étienne & Mayet 2001, 95-97.

6M. Christol y R. Plana-Maillart27 han puesto de manifiesto de qué manera un hombre de negocios narbonés podía intervenir en la comercialización del vino catalán en los primeros años del Imperio, planteando la posibilidad de que esta intervención a larga distancia pudiera haberse repetido en el tiempo. Como R. Syme28, plantean la hipótesis verosímil aunque no segura de que estos primeros hombres de negocios fuesen de origen italiano, dada la mejor preparación de que en principio dispondrían éstos en el control de los mercados occidentales. Posteriormente R. Étienne y F. Mayet29, que vuelven a señalar el papel de los narboneses reflejado en la difusión del aceite hispano, trasladan este esquema de un predominio de los italianos en el marco del comercio hispano de exportación. Tanto en un caso como en otro, la intervención en los negocios a través de libertos, dada la estructura ideológica de la sociedad romana, será la habitual.

  • 30 Leal Linares 2001, 354-365.
  • 31 CIL, II, 2115. Castillo 1975, 642-643. Colls et al. 1977, 18-22. Domergue 1990, 330-331. ¿A qué ti (...)
  • 32 CIL, II2/7, 415a.
  • 33 CIL. II2/7, 669a.
  • 34 Chic García 1991a, 7-29, y 1991b, 76-128.
  • 35 Un texto de Estrabón (3.2.8 (146)), relativo a la Bética, nos recuerda que “alguna de las que prod (...)
  • 36 Tac., Ann., 6.19: Post quos Sex. Marius Hispaniarum ditissimus defertur incestasse filiam et saxo (...)
  • 37 Plin., Nal., 34.2-4: Summa gloriae nunc in Marianum conversa, quod et Cordubense dicitur. Davies 1 (...)
  • 38 Sobre la ubicación de esta ciudad véase P. Silliéres 1980, 49-60, y Stylow 1985, 657-666.
  • 39 Melchor Gil 1995, 151-154. Sisapo se encontraba igualmente unido a Mariana y a Castillo. Véase CIL (...)
  • 40 Str. 6.6.12 (208).
  • 41 Plin., Nat., 33.40 (118).
  • 42 CIL. VI, 31267. F. J. Navarro 2000, 37, ha llamado la atención sobre que este altísimo coste impli (...)
  • 43 También ligada a la minería de esta zona parece haber estado la riqueza de los Annii, a la que per (...)
  • 44 A juzgar por la onomástica, es posible que de esta zona procediera aquel Frutonius Broccus, incola(...)
  • 45 Séneca hijo, cuyos negocios iban desde Britania a Egipto, supo jugar la baza de la amistad del prí (...)
  • 46 Véase al respecto Dig. 7.1.13.5: Inde est quaesitum, an lapidicinas uel cretifodinas uel harenifod (...)

7No sabemos cuál es el origen exacto en último término de las aristocracias héticas que empiezan a descollar desde la época de Augusto, pero empezamos a poder atisbar el origen económico de su poder. Así, P. Leal Linares, que lo ha estudiado desde la perspectiva de la época de Claudio30, ha prestado atención al origen de la riqueza de la gens Annaea, comenzando por el caballero L. (?) Annaeus Seneca, casado con una Helvia, a la que se ha relacionado con el duovir de Arjona M. Helvius Novatus y también con los lingotes de plomo aparecidos en el pecio Port-Vendres II31. La relación con el mundo de las minas queda patente en el matrimonio de su nieto, M. Annaeus Lucanus con Argentaría Polla, de una familia relacionada con la Societas Sisaponensis32, con sede en Corduba33, explotadora de las minas de mercurio de La Bienvenida y de minas de plomo argentífero en Sierra Morena. Un mercurio que hoy sabemos, gracias a la crítica textual aplicada a Estrabón (3.2.8), que era empleado en la metalurgia del oro para purificarlo mediante amalgama34. Se entiende así mejor ahora la importancia de Córdoba, cuyas zonas mineras conocieron una explotación fundamentalmente dirigida a las monteras oxidadas de sus yacimientos de cobre, también llamados de oro35. Se entiende que a Sexto Mario, “el más rico de las Hispanias”, le quitara Tiberio sus minas aerarías aurariasque36 en la zona de Córdoba37. Y sobre todo se entiende que las minas de Sisapo38, unidas directamente a Corduba y a su zona minera por una vía39, fueran objeto de tan gran solicitud por parte del Estado imperial romano: propietario exclusivo de las minas de oro40, el emperador habría de controlar celosamente (nullius reí diligentiore custodia)41 la producción de un mercurio que era tan útil para la purificación y obtención de aquél. Y, aunque nacionalizadas las minas de oro, la explotación de las mismas debió quedar en manos privadas, al menos durante un tiempo, como se deduce del texto de Tácito relativo a la caída en desgracia de Sexto Mario. Al respecto, podríamos recordar que, hacia 2 a.C., la provincia Baetica dedica en Roma al emperador una estatua de oro de cien libras (32700 kg), lo que supone un coste de más de 400.000 HS42. No sabemos con certeza en qué se basaba la principal fuerza económica de los Annaei, pero no deja de llamarnos la atención que ellos pertenecieran a una zona aurífera, como otras importantes familias de la época43, mientras que los Ulpii y los Traii parecen haber estado más bien en relación con Italica, cercana a la zona productora de hierro de Munigua44 Y señalamos esto porque sospechamos que, aunque sepamos que las fincas de estos personajes se puedan localizar en Italia o Egipto, como en el caso de Séneca, la riqueza de base debió estar, como en el caso de Sexto Mario, en la posesión de minas. Lo que no impide que nosotros volvamos ahora los ojos hacia la producción y comercialización de aceite como una actividad que pudo producir, igualmente, importantes beneficios45. En cualquier caso, las minas, lo mismo que las salinas o la producción alfarera, no se consideraban negotia, sino actividades anejas a la propiedad del suelo rústico, y eran por tanto tan honorables como la explotación agrícola46.

  • 47 1997; 1999; 2001b.
  • 48 Casson 1980, 21-33. Cf. Rickman 1980, 261-275.
  • 49 El economista J. M. Naredo 1996, 140-141, nos dice que “en el campo ya de la historia, aun cuando (...)
  • 50 Moatti 2000, 945-950, ha llamado la atención sobre el control sobre la movilidad de los comerciant (...)
  • 51 Véanse en último lugar nuestros trabajos de 1999 y 2001b.
  • 52 El Ródano, la vía fluvial gala con la que es comparable desde este punto de vista, tenía también d (...)

8Hemos expuesto repetidamente en otros trabajos47 de qué manera la Bética surgió con fuerza a raíz del planteamiento atlantista de la política de Roma, convirtiéndose en la primera suministradora de una serie de productos de primera necesidad para la maquinaria estatal. Esta intervenía en el mercado comprando el producto (cuando no lo extraían por impuesto en especie (frumenta fiscalía) en las zonas menos monetizadas o de las fincas imperiales-entre las que se encontraba de alguna manera todo Egipto) para atender a las necesidades de un importante ejército fronterizo y para satisfacer las necesidades de la plebe romana en un acto evergético continuo48. Y sabemos que grandes negocios se hicieron de esta forma bajo el paraguas del Estado49, en un “comercio de dirección única” (no sujeto además al pago de portoria), que explican el rápido desarrollo de la región bética en el siglo I d.C. ligado al citado desarrollo de la política atlántica de la Urbs. A partir de época flavia el Estado interviene en la comercialización del aceite, base de la dieta mediterránea, y los rótulos pintados con controles fiscales nos permiten conocer de qué forma el comerciante libre50 de antaño se fue convirtiendo en un simple envasador (diffusor) del producto comprado por el Estado que él debía encaminar hasta sus puestos de destino51. No vamos a insistir ahora en ello. Lo que sí queremos recordar es que durante más de dos siglos millones de ánforas cargadas de aceite salieron fundamentalmente de las riberas del Guadalquivir, entre Sevilla y Córdoba, y de su afluente el Genil hasta Écija (la antigua Astigi). Las cuatro capitales de los conventus iuridici (la cuarta es Gades, cercana a la desembocadura del Baetis) quedaban así ligadas por una arteria fluvial que, bien adecuada para la navegación con obras de regulación que la hicieran posible52, daba salida a los productos del interior y permitía el ascenso de las importaciones que permitieron la monumentalidad y nivel de vida de las mismas.

  • 53 Hemos presentado estos materiales en nuestro trabajo de 2001c. A él recurriremos en adelante.

9Sabido es que la cuantificación es muy difícil, cuando no imposible, en los estudios relativos a épocas de las que tenemos escasa documentación. No podemos decir, por tanto, qué cantidad de personas se movieron al hilo de los intereses económicos gestionando o transportando las mercancías que surcaban en barcas el Guadalquivir en su zona navegable interior y las que se movieron en ese emporio, cercano a Italica, que era la colonia hispalense a la que alcanzaban los barcos de altura. Pero en el caso del aceite hético, envasado junto a decenas de alfares ribereños53, disponemos de una relativa ventaja que deriva de la existencia en Roma del Monte Testaccio, en el área comercial del Tíber, lo cual nos permite hacer algunas lucubraciones, que sabemos desde luego inexactas pero que nos permiten al menos hacernos una idea del tráfico de bienes y personas.

  • 54 Blázquez 2001, 41-43.
  • 55 6 500 Tm es el consumo de aceite que Tlatli 1980, 129, estima que podía cubrir las necesidades de (...)

10Como señala J. M. Blázquez54, el Testaccio, constituido al menos en un 85% de ánforas olearias héticas-casi todas del valle del Guadalquivir, tiene un volumen de 550 000 m3, que se corresponde con una masa de 742 500 000 kg, pues el Monte tiene una densidad media de 1 350 kg por metro cúbico. Estas cifras equivalen, aproximadamente, a 24 750 000 ánforas. Una vez obtenida esta cifra de cerca de 25 millones de ánforas (desconocemos el volumen de las pérdidas del Monte a lo largo de la historia), tenemos que como mínimo 100 000 ánforas andaluzas llegaron anualmente a Roma durante un período de ca. 250 años, desde Augusto a mediados del s. III. Estas ánforas, a 216 libras de carga cada una, implican un mínimo de 21 600 000 libras de aceite hético al año destinado al consumo de la capital. Si traducimos las libras de 327 g. a kg. tenemos un cálculo promedio de 6 605 504 kg. anuales de aceite55.

  • 56 Drain 1972, 596, n. 3.
  • 57 Cf. Chic 1988, 3.
  • 58 Padilla Monge 1998.

11¿Cómo se reflejaba esto en el tráfico fluvial? No lo sabemos, pero podemos hacernos una idea. Según M. Drain56, el geógrafo Tomás López, en sus notas manuscritas, señala acerca de la ciudad de Tocina, próxima a Oducia, que se daba una navegación por el Guadalquivir por medio de barcas a vela o a remos que podían transportar hasta 150 quintales de carbón o de trigo. Si el quintal a que hace referencia el geógrafo es el castellano, equivalente a 4 arrobas o 100 libras, entonces vale 46 kg., y por tanto la carga máxima alcanzada sería de unos 6 900 kilos, o sea, refiriéndola a las ánforas de aceite, con un peso medio total (28'5 kg. de envase + 70'5 de aceite) aproximado de 99 kilos por unidad57, una de estas barcas podría llegar a cargar casi 70 ánforas, lo que supone una cantidad respetable con vistas a evaluar los costos relativos del transporte. Las 100 000 ánforas anuales que hemos tomado como promedio, sólo para el aceite, supondrían un total de 1 428 viajes descendentes (una barca haría varios en la temporada) desde los puntos de embarque del Guadalquivir medio y del Genil hasta Sevilla. Y esto sólo para el aceite, a lo que habría que sumar otras mercancías notables, como el trigo (envasado en sacos) y los lingotes de metal, producidos por las fundiciones situadas junto a las minas, desde donde eran llevados a los lugares de embarque a lomo de bestias. Es difícil pensar que todos los viajes de retorno se hiciesen con carga, siendo el saldo comercial claramente favorable a la provincia, aunque debieron de aprovecharse para llevar mercancías pesadas hacia el interior, como las ánforas de salazón encontradas en Astigi o Corduba, o los bloques de mármol58 (así como las estatuas, sarcófagos y piezas labradas en talleres) importados por el puerto de Sevilla.

  • 59 Para la navegación por el Guadalquivir véase Parodi Álvarez 2001, 21-41 y 163-186.
  • 60 Parker 1990, 26.

12Hasta este lugar, Hispalis, que dada su condición de puerto marítimo interior se había convertido desde el comienzo del Imperio en el principal emporio comercial de la Baetica desbancando en este sentido a Gades, sabemos que llegaban entonces, como siguen llegando hoy, barcos mercantes (naves onerariae) de gran tamaño, de los que el tipo más clásico estaría constituido por los ventrudos y lentos mercantes que los romanos denominaban corbitae, que podían llegar a las 400 toneladas59, lo que suponía el peso de más de 4 000 ánforas llenas de aceite, y medir hasta 40 metros de eslora, aunque lo más normal es que anduviesen en torno a las 75-200 Tm. y los 16-20 metros de largo60. Si pensáramos-lo que no es cierto-que sólo aceite se cargaba en las bodegas de estos barcos (normalmente la carga se completa con metales en barras y otro tipo de mercancías envasadas tanto en ánforas como en sacos, canastas o cajas), para llevar las 100 000 ánforas anuales de óleo hispano a Roma se precisarían varias decenas de barcos de este tipo. Naturalmente estas cifras son sólo indicativas, pues ni todos los barcos tenían la misma capacidad de carga ni, lo que es más importante, tampoco todo el aceite iba a Roma. Sabemos que éste llegó un poco a todos los puertos de Mediterráneo (Alejandría, Antioquía, Atenas, etc.) aunque como mercancía de lujo y, por tanto, con un volumen limitado.

  • 61 Menéndez Argüín 2004, 117.

13Pero no sucedió lo mismo con el abastecimiento de las legiones de la parte occidental del Imperio, desde el Rin a Gran Bretaña, como lo muestran las escombreras de los campamentos. R. Menéndez Argüín61, estima que una legión, con una plantilla práctica de unos 5 000 hombres, consumiría al año 80 000 kg. de aceite hético, lo que supone que en el frente del Rin sólo las cuatro legiones (sin contar las tropas auxiliares) necesitarían al año 314'35 toneladas, es decir, el contenido de 4 490 ánforas del tipo Dressel 20. Y esto sería a partir de Trajano, cuando el número de legiones en esta zona fronteriza bajó hasta la mitad, pues con anterioridad normalmente había ocho o incluso nueve en algún momento. El consumo, evidentemente, debería alcanzar entonces cifras muy superiores, llegando tal vez al doble. Pero es que además tenemos que contar con las tropas auxiliares de estas provincias, que estamos en condiciones de decir que hacia mediados del s. II d.C. igualaban en efectivos a las cuatro legiones mencionadas, lo que tomado en conjunto supondría que el total de las tropas acantonadas en la frontera germana a mediados del s. II puede situarse en unos 44 000 soldados, siendo mucho más elevado su número en el siglo anterior (en torno a 100 000). No sabemos la cantidad de aceite consumida por estas unidades auxiliares (sin duda menor) pero en conjunto no debió de ser despreciable.

  • 62 Petit 1969, 16.

14Respecto a Britania, después de su conquista, en tiempos de Claudio, se hallaban allí cuatro legiones, con el mismo número proporcional de auxiliares, o sea unos 50 000 hombres. Después de Domiciano, a fines del siglo I, el número de efectivos permanecerá estable en 3 legiones, ayudadas, en la época de Trajano y los Antoninos, por fuertes contingentes de tropas auxiliares62. Y el aceite bético había comenzado a llegar allí desde mucho antes de la conquista, como símbolo de prestigio apetecido por los jefes indígenas y como tal importado de los comerciantes romanos.

  • 63 Collantes de Terán Sánchez 2001. 160 y 178-179.

15Discúlpensenos estas cifras, que lo único que quieren poner en evidencia es que el tráfico por el Guadalquivir relativo sólo al transporte de las ánforas de aceite debió de ser por lo menos el doble del antes apuntado. Que debieron de encontrar salida hacia el exterior por lo menos 13 000 Tm. de aceite al año, lo que venía a suponer-sólo para el aceite-el embarque efectuado en Hispalis por casi un centenar de naves de carga a las que se habría trasvasado el fruto del tráfico de unos 3 000 viajes de embarcaciones fluviales (lintres y scaphae, según la epigrafía). No sabemos tampoco el número de éstas, pero tal vez rondasen las 200 en todo el valle. Y decimos ésto porque en una época muy posterior, en el s. XV, cuando todo este tráfico dirigido por las exigencias estatales romanas había ya desaparecido hacía mucho tiempo y se había vuelto fundamentalmente a abastecer de grano la ciudad de Sevilla, sabemos que el cuerpo de barqueros destinado a realizar el transporte fluvial entre esta ciudad y la de Córdoba se elevaba aún a 4063. No cabe duda de que una de las consecuencias de esta creciente importancia de la Bética y de su aceite, es que contribuyó a consolidar la función de centralidad de Sevilla frente a Cádiz y Córdoba, precisamente por su posición estratégica en esta ruta fluvial.

  • 64 Chic 1994, 75-122.
  • 65 Por ejemplo, los alfares de “Las Delicias” en Écija, “La Catria” en Lora del Río y posiblemente “L (...)
  • 66 Este parece haber sido el caso de la familia senatorial que se esconde tras el nomen F(abius?) a f (...)

16Otra forma que tienen las ánforas olearias béticas de sugerirnos el movimiento de la población es el de la repetición de los mismos sellos impresos en el barro antes de la cocción (o al menos los mismos contenidos epigráficos) en distintos alfares. Hemos tratado en otro lugar de la complejidad del tema de la onomástica encerrada en la epigrafía anfórica bética64. Salvo que se trate del nombre de un figulus, que aparece como sujeto de fecit, los nombres cuando están desarrollados aparecen en genitivo. ¿Respondían siempre estos a los propietarios de los alfares? El hecho de que aparezcan dos marcas en un mismo ánfora o una marca compuesta parece indicar que no siempre era así, sino que a veces se producía por encargo expreso de otro terrateniente que aportaba su marca, o-lo que parece más frecuente-de un comerciante de ánforas o de un envasador-exportador que hacían lo propio. Estimamos que sólo el estudio conjunto de las marcas con los tituli picti ligados a ellas en las mismas ánforas nos pueden aclarar quién es quién en este complejo mundo de las relaciones socioeconómicas en la Baetica en los tres primeros siglos de nuestra era. Hay muchas cuestiones por resolver. Por ejemplo, ante el hecho de personajes cuyas marcas son producidas por varios alfares, a veces muy distantes65, ¿nos hallamos ante ricos propietarios de tierras que extienden sus posesiones por amplias regiones?66; ¿son más bien personas que compran y envasan productos de regiones muy dispares y por ello acuden a encargar sus ánforas en los lugares más cercanos al punto donde han de embarcarlos?; ¿tal vez una mezcla de todo ello en algunos casos?; y, si así fuere, ¿en qué casos y qué relaciones de poder y de alianzas se establecían entre ellos?; ¿cuáles eran sus posibilidades económicas y cuáles eran las bases de las mismas?; ¿en qué medida la tierra estaba concentrada o dispersa?, etc.

  • 67 A los casos señalados, de ambas situaciones, en nuestro trabajo de 1994, ya citado, queremos añadi (...)

17Un hecho que resulta sumamente interesante es que en ninguno de los ejemplos conservados coincida con seguridad el genitivo de las marcas de ánforas, que en principio podría corresponder al dueño del alfar y por tanto de toda la finca, con el genitivo expresado en el control cursivo pintado en posición δ en las ánforas, que sigue con frecuencia al nombre del oleurn envasado y que hay práctica unanimidad en considerar con el nombre de los productores del aceite (que a veces resultan ser los propios emperadores, lo que imposibilita cualquier otra explicación). Parece mostrarse así una cierta tendencia a que aparezca el negocio alfarero, pese a su carácter fondiario, de forma independiente a la producción agrícola. Se da sin embargo el caso, no muy frecuente con todo, de que coincida el nombre del productor del aceite y el de su comercializador (también en genitivo), representado en posición β, entre las dos asas del ánfora. Coincidencia que se puede dar también entre el nombre del comerciante de aceite y el de la marca impresa en el barro67.

  • 68 Whittaker 1993. Puede ser de interés también la lectura de Wikander 1987, 137-145, donde nos habla (...)
  • 69 Cf. Chic 1998, 9-26. Es interesante el distinto ritmo de producción que muestran los alfares de la (...)

18La complejidad de relaciones y las posibilidades de análisis de casos concretos respecto a la sociedad hética de la etapa altoimperial desborda los márgenes impuestos a un trabajo como éste, que sólo se puede presentar como una muestra. Nos detendremos por tanto, brevemente, sobre algunos casos que pueden resultar en principio más llamativos (aunque no necesariamente sean los más interesantes). Por ejemplo, dada su repercusión en el marco de la política, se puede llamar la atención sobre la relación existente entre el desarrollo de una zona productora-exportadora y el número e importancia de los senadores (en todo caso locupletes) que rigen la vida pública y que terminan reflejando las bases económicas que han posibilitado el acceso al trono de determinados personajes. No es de extrañar que se hayan realizado estudios, como el de Whittaker, que establecen la estrecha relación observable entre senadores y ánforas68. Anforas que, por otro lado y con su tipología, nos marcan con su producción el ritmo económico de determinadas zonas de producción (como ha mostrado con claridad E. García Vargas) y en función de determinadas políticas estatales69.

  • 70 Cortijo Cerezo 1993, 201-210.
  • 71 Véase al respecto Chic 2001d, 469-470.
  • 72 CIL, II *128. Hemos demostrado a través de la epigrafía anfórica la práctica imposibilidad de que (...)

19Las medidas flavias, en todos los campos aunque todos ellos más o menos conectados con la política fiscal a través de la organización del territorio urbano70, afectaron muy positivamente al valle medio del Guadalquivir, especialmente a las zonas que no se habían visto directamente afectadas por los establecimientos coloniales de época anterior. Hemos comenzado el análisis específico de estas transformaciones en el ámbito de la ciudad de Carmo, cercana a Hispalis así como a una rica comarca agrícola (valle medio del Guadalquivir) y minera (región de Munigua) en la que tenían sus intereses, entre otros, los Ulpii71. En ella dos inscripciones, una de la propia Carmo72 y otra de la cercana Arva, que nos hablan de unas centuriae de evidente carácter prerromano, nos ponen en la pista de las transformaciones que se efectuaron combinando los intereses políticos, religiosos, administrativos y fiscales. En ambas inscripciones el personaje principal aparece ostentando el título de pontifex. Así, mientras en Carmo M. Ulpius Strabo se nos muestra como quatorvir, augur y pontífice, en Arva Quinto Fulvio Carisiano es patrono y pontífice. Y en ambos casos se trata de personajes que hacen ostentación de su prosapia romana, remontándose en la enumeración de los antepasados con tria nomina hasta el bisabuelo en el primer caso y el abuelo en el segundo.

  • 73 La idea de Eck 1997, 68, de que el nacimiento de Trajano, en el año 53, presumiblemente no tuvo lu (...)
  • 74 Eutropio, 8.2. No creemos que ello se contradiga con la apreciación de Cassio Dión (68.4.1-2), cua (...)
  • 75 Caballos Rufino 1987-1988, 314-316.
  • 76 CIL. II, 1065.
  • 77 Chic 2001c, 359-360.
  • 78 Ibid., 145 y 179.
  • 79 Ibid., 144-145, 157-158 y 177-178.
  • 80 CIL, II, 1199.
  • 81 En realidad es posible que esté conservando una nomenclatura de tipo peregrino: nombre único segui (...)
  • 82 CIL, II, 1087.
  • 83 Bonsor 1989, 74.
  • 84 Abascal Palazón 1994, 297. Cf. para Baeticus Crespo Ortiz de Zárate 1997, 192. Una hija de un libe (...)
  • 85 Es de notar que la onomástica indígena desaparece de las marcas de alfarero sobre ánforas olearias (...)
  • 86 Chic 2001c, 185.

20El praenomen y el gentilicio del personaje de Carmona coinciden con los de Μ. Ulpius Traianus, tanto padre como hijo, considerados italicenses73, de una familia antiqua magis quam clara74. Y ciertamente en esta ciudad de la misma región que Carmo es conocido el nomen Trahius desde la época de Augusto75. Pero también lo conocemos en Arva, donde Q. Traius Areianus recibe honores públicos de la ciudad. En la inscripción que hace referencia a éste, perdida como la de Carmona pero dada por buena, se nos dice que fue hermano de Sergius Rufinus76, lo que puede ser una suerte con vistas a una datación en época flavio-trajanea si dicho personaje coincide con el L. Sergius Rufinus que parece ocultarse tras la marca L.SE.RVFI, grabada antes de la cocción en un ánfora olearia (Dressel 20)77, o bien con el de Q. Sergius Rufinus que posiblemente encontremos en la marca Q.SE.RV BROC, del alfar de “Las Sesenta” (Entre Lora del Río-Axati y Peñaflor-Celti) y Q.S.R.P (variante QSR POR F) de “La Catria” (Lora del Río)78. En el segundo caso la marca se ve complementada con el elemento onomástico indígena BROC o BROCI conocido entre Peñaflor (Celti) y Lora del Río (Axati), en “Las Sesenta”, “El Berro” y “La Catria”79. Broccus aparece en una inscripción de Hispalis80 como cognomen de Frutonius, un negotians ferrarius, incola Romulensis81. Ya hemos indicado con anterioridad que se trata de un indígena dedicado a la comercialización del hierro en la ciudad portuaria de Sevilla, lo que pensamos que podría llevarnos a dirigir la mirada a la vecina región productora de Munigua. Otra marca de este alfarero de “Las Sesenta” es BROCI ATITA. En cuanto al nombre Attitta o Atitta, registrado también en los alfares de “Palo Dulce”, “El Berro” y “La Mallena”, en la misma zona, nos es conocido por otra inscripción de Alcalá del Río82 y escrito sobre una urna de piedra de la necrópolis romana de Carmo83. Otra marca del mismo alfar es BAETIC.RVFINI. El nombre Baeticus, perteneciente como Atitta a la onomástica personal primitiva, se encuentra atestiguado, entre otros lugares, en Celti (Peñaflor) y Munigua84. Es evidente, por tanto la relación de la elite romana de Arva en el siglo i – representada por personajes como Q. Traius Areianus-Sergius Rufinus – con sectores dinámicos de la población indígena85. El cuanto al nomen Ulpius lo tenemos también atestiguado en una marca de ánfora del alfar de “La Catria” (junto a Axati), PPS Q VLP LI86, con toda probabilidad de la misma época, donde Q. Ulpius Li(---) es asistido al parecer en su negocio por la conocida marca de P. Sedatius, que trabajaba tanto en la zona de Écija-Astigi, como en Lora del Río-Axati. Sus intereses se encontraban, pues, dispersos, y ligados al parecer a clientelas indígenas de cierto fuste.

  • 87 Whittaker 1993, 67-68.

21Tal vez todo esto ayude a comprender, en la línea expuesta por Whitaker87, el auge de los senadores con intereses en la zona, uno de los cuales, M. Ulpio Trajano, acabó ocupando el poder imperial.

  • 88 Chic García 1995, 7-11. Alicia Canto, en su comentario en HEp, 4, 1994, 770, estima que bien pudo (...)
  • 89 González Fernández 1989, 133-135.
  • 90 Chic 2001c, 331 y 413.

22Pero prosigamos. A la misma época que los personajes anteriores debió de pertenecer Q. Rutilius Flaccus Cornelianus, un caballero88 que puede ser identificado por un pedestal cilindrico de caliza roja encontrado en el Cortijo Nuevo, en la carretera de Osuna (Urso) a La Lantejuela, a 4'5 Km. de la primera ciudad; en ella se lee que fue hijo de Publius y tribunus militum legionis VIII Augustae89. Su marca en las ánforas olearias, Q.R.FL.CORNEL, muestra las variantes QRFS y EXOFQRF, y proceden probablemente del alfar del “La Catria”, cerca de Axati (Lora del Río)90. Señalemos que entre la finca de este caballero en Osuna, en el valle del Genil, y Lora del Río, en el Guadalquivir, existen más de 50 km en línea recta.

  • 91 Véase el detalle en Chic 2001c, siguiendo el índice de la p. 488.
  • 92 Melchor Gil 1993, 152 y 155.
  • 93 Rodríguez Almeida 1980, 87, no 35, publica un titulus con control de Hispalis, genitivo Mariae y a (...)
  • 94 Caballos Rufino 1990, 301-302.
  • 95 Castillo 1984, 244-245.
  • 96 Entendemos que el Kalendarium Vegetianum, formado presumiblemente a partir de un capital aportado (...)
  • 97 CIL, II, 2029.
  • 98 En ellas, donde durante un tiempo aparecían los nombres imperiales de Septimio Severo y sus dos hi (...)

23Pero quizás nos llamen más la atención los Lucii Valeri, una familia que puso sus sellos en numerosas alfarerías a lo largo del Guadalquivir y del Genil (“Guadalbaida”, “La Dehesilla”, “Tarancón”, “Las Delicias”, “Motores de Malpica”, “Tostoneras”, “Mejías”, “Azanaque-Castillejo”...) mostrando distintos cognomina: Amethystus, Avitus, Chae(ris?), Er(os?), Firmus, Gal(licus?), Iucundus, Rio, Sabinianus, Terpnus, Trophimus, Vit(alis?). En algunas ocasiones el praenomen no es Lucius sino otro: P. Valerius Cris(us?), P. Valerius Faustinus, M. Valerius Proculinus, S. Valerius Rusticas, C. Valerius Va(rus?) o S. Valerius Vi(talis?). Pero en todos los casos actúan durante la segunda mitad del siglo I d.C., sobre todo en época flavia y comienzos de la trajanea91. De uno de ellos, L. Valerius Firmus, representado tal vez por la marca L.V.F., tenemos noticias de su actuación evergética en el nuevo municipio flavio de Munigua, centro religioso de la zona y foco de un importante centro minero, de cuya relación con Carmo ya hemos hablado. Allí financió obras en el foro y pagó la construcción del tabularium92. Tenemos además que los rótulos pintados del Testaccio nos han proporcionado el nombre de la figlina Veg(etiana)93, lo que nos induce a fijar la atención en otro miembro de esta familia: Q. Valerius Vegetus, que fue cónsul en 91 (su hijo, del mismo nombre lo será en 112) y fue honrado en Iliberri, donde estaba casado con Cornelia Severina, tal vez originaria de la zona minera de Castulo94. Como sabemos además que su nombre estuvo más adelante ligado, desde su bisnieto95, a la distribución del aceite, a través de un kalendarium Vegetianum96 (uno de cuyos procuradores97 será honrado en la zona olivarera malagueña de Osqua y del que han quedado evidencias en las marcas de las figlinae Barba, Cepar(---) y Grumese, correspondientes respectivamente a las zonas de control de Corduba, Astigi e Hispalis98) no parece descabellado ligar estos cónsules a los intereses de la zona próxima a Italica e Hispalis, de la que venimos tratando, en estos momentos de la etapa flavio-trajanea.

  • 99 Melchor Gil 1992, 390.
  • 100 HEp, 2, 1990, 469.
  • 101 La marca PROCVLINI fue encontrada, descontextualizada, en Ilipa Magna, río abajo cerca de Sevilla. (...)
  • 102 Guichard 1994, 258. Véase ahora Habermann 1997, 180-182.
  • 103 Chic 1996, 264.

24En esa misma época y en el alfar de “Guadalbaida” o “Dehesa de arriba”, donde se documentan otras marcas de Valerii, hubo ánforas que llevaron el sello M.V.P., que es posible que pertenezca a otro miembro de la familia de los Valerii (M. Valerius P(---?)). E. Melchor99 nos recuerda que M. Valerius Proculinus, duoviro de Singilia Barba el año 109, organizó ludí, ofreció a todos los habitantes del municipio aceite, y financió la apertura gratuita a los baños; posteriormente, el día que dio a los jóvenes juegos en el teatro, proporcionó a los hombres y mujeres aceite y baños gratuitos100. Dado lo visto, no es de extrañar que tuviese fincas de olivar tanto en la zona del alto Genil como en la del medio Guadalquivir101. Entendemos también que puede existir relación genealógica entre este M. Valerius Proculinus de Singilia Barba y el eques L. Valerius Proculus que fue patrono de Malaca y que anteriormente había sido procurator de la Baetica, antes de ser prefecto de la annona (entre 142 y 144) y de Egipto (entre 144 y 147) (CIL, II, 1970). Su carrera habría comenzado, según P. Guichard102, durante el gobierno de Trajano, y nos hemos referido a él en otro momento103 para hablar de su relación con P. Clodius Athenio, del que una inscripción de Roma (CIL, VI, 9677) nos dice que fue negotians salsarius y que había sido elegido como quinquennalis Corporis Negotiantium Malacitanorum.

  • 104 “Trade and the aristocracy in the Roman Empire”, en 1993, 60. Sobre las amplísimas propiedades de (...)
  • 105 CIL, II, 2026.
  • 106 CIL, II, 2029.

25Posiblemente haya alguna relación entre todos estos Valerii, que tienen un papel muy destacado como productores de ánforas olearias en el valle del Guadalquivir, sobre todo en la época flavia, cuando el cordobés L. Antistius Rusticus estaba casado con Mummia Nigrina, la patrona del poeta Marcial, a quien C. R. Whittaker104 considera antecesora del aludido L. Mummius Niger Q. Valerius Vegetus Severianus; este último dio origen al kalendarium Vegetianum, relacionado también como hemos señalado con el tráfico estatal del aceite. Las relaciones Corduba-Singilia Barba quedan bien atestiguadas por una inscripción105 que nos habla de una decisión del ordo Singiliensis vetus, a favor de un liberto, que había accedido al sevirato tanto en Corduba como en esta ciudad; en tanto que en la vecina Osqua se hallaría el citado epígrafe de P. Magnius Rufus Magonianus, procurator kalendarii Vegetiani a quien honra su amiga Acilia Plecusa, de Singilia Barba106.

  • 107 Andreau 1974, 232.

26En torno a estos importantes personajes debemos de esperar encontrar una cantidad de libertos ejerciendo papeles comerciales con el respaldo de sus señores. Aparte del ya citado M. Valerius Euphemus (o Euphiletus), que comercia con aceite en el siglo I (CIL, IV, 9611), en Pompeya han aparecido también ánforas, en este caso de salazones (Mau-VII), pertenecientes al comerciante M. Valerius Abinnericus (CIL, IV, 5611-5621, 5630, 5764-5765), considerado hispano por J. Andreau107. También es muy posible que comercializase productos hispanos M. Valerius Heliades (CIL, IV, 5910-5911, 5622-5624). En Roma conocemos por la misma época a M. Valerius Suavis (CIL, XV, 4757), que comercializa también salazones, de igual forma que lo hacen C. Valerius Catullus (CIL, XV, 4756) y C. Valerius Barba (CIL, XV, 4766).

  • 108 Rodríguez Almeida 1979, no 85; y 1994, 128-130, no 19-20.
  • 109 AE, 1966, 184.

27En el siglo ii el número de los Valerii que actúan como comerciantes de aceite hispano es elevado. La homonimia nos hace fijarnos en primer lugar en Valerius Severus, un mercator que actúa como diffusor o envasador de mercancía oficial, cuyo nombre encontramos en ánforas del Testaccio de mediados del siglo II108 y a quien vemos trabajando en sociedad familiar con Valerius Res[titutus?]. Pues bien, en Munigua conocemos un L. Valerius Aelius Severus, sevir que dedica una estatua a Bonus Eventus Augustus. Era liberto de Valerius Celerinus y Aelia Thaliusa109. Es posible que haya relación entre ellos, manteniendo el negocio del tráfico durante dos o tres generaciones.

  • 110 CIL, XV, 4015. En una inscripción de Narbona (CIL, XII, 1119) aparece como IIIIvir. Hemos de hacer (...)
  • 111 Cf. por ejemplo nuestra obra de 1988, 4-52.
  • 112 CIL, XV, 4030-4034; Blázquez Martínez et al. 1994, no 116, 117; Berni Millet 1998, 231. También ap (...)
  • 113 Tabales Rodríguez & Jiménez Sancho 2001, 375-385.
  • 114 Stylow & Gimeno Pascual 2002, 344-346.
  • 115 Agradecemos vivamente al Dr. Rodríguez Almeida su generosidad al poner a nuestra disposición estos (...)
  • 116 Posiblemente también en tit. pict. 4471 (posición C: 145-160): c...anum. Le sigue el genitivo Iuli (...)
  • 117 Caballos 1990, 138, no 69.
  • 118 Caballos 1990, 129-132.
  • 119 Raepsaet-Charlier 1987, 307 sq.
  • 120 La abreviatura de clarissimus vir aparece acompañando a otros miembros de la familia. Así en nuest (...)

28Aparte de otros Valerii, alguno de posible origen narbonés (como C. Valerius Fronto110), que se pueden encontrar en los repertorios de comerciantes de aceite hético de esta época111, pensamos que puede ser de interés, por su mayor novedad, el caso de M. Valerius Valens, del que conocemos varios rótulos pintados112, datados entre los años 149 y 154. En los Alcázares de Sevilla se ha encontrado una inscripción a Minerva de Q. Valerius Valens, quien aparece ligado al corpus oleariorum113. Podría tratarse del padre de nuestro diffussor, tal vez hermano de la dedicante, pues A. U. Stylow y H. Gimeno Pascual, que releen el epígrafe114, la consideran también de época antoniniana. Aparte de la actuación como evergeta en la statio de Hispalis de un poderoso miembro de esta familia de aceiteros, lo que quizás nos interese más en este momento es el hecho de que, en dos rótulos del Testaccio hasta ahora inéditos115, nuestro M. Valerius Valens se nos muestra difundiendo aceite corintianum116 de Fabius Iulianus, en la zona de control de Hispalis. Dada su cronología absoluta, de 154, y los antecedentes conocidos de otros senadores e incluso del emperador como productores del aceite sometido a proceso de exportación, no dudamos en identificar a este Fabius Iulianus con un senador del que ya se sospechaba su origen hispano. En efecto, A. Caballos117 nos recuerda que hay un Fabius Iulianus que desempeñó los cargos de IIvir y pontifex en la ciudad hética de Tucci (CIL, II, 1677), por lo que se le ha relacionado con la familia del senador (documentado en los años 145 y 155) M. Fabius Iulianus Heracleo Optatianus, que es a quien debe pertenecer el aceite de nuestro ánfora. El nuevo rótulo nos permite, dada su ubicación y cronología, prestar mayor consistencia a la hipótesis recogida por el propio A. Caballos118 de que nuestro personaje tenga relación con la Fabia Q.f H[adrianil]la, consularis filia, senatoris uxor, senatoris soror, senatoris mater que en una inscripción de Sevilla (CIL, II, 1174) nos manifiesta que ha invertido un capital de 50 000 HS en un legado alimentario destinado a proporcionar rentas para que se hiciesen dos repartos al año, el día 25 de Abril, natalicio de la donante, a las puellae..., y el día 1 de Mayo, aniversario del nacimiento del marido, a los puer i ingenui Iuncini, en cantidades desiguales según los sexos. Según M.-Th. Raepsaet-Charlier119 su padre podría ser Q. Fabius Iulianus Optatianus L. Fabius Geminus Cornelianus, presumiblemente de Cades (patria de la madre de Hadriano), y su hermano M. Fabius Iulianus Heracleo Optatianus. Y tal vez tengamos aquí el arranque de las marcas de L.F.C., pertenecientes a una familia de clarissimi viri a la que ya hemos aludido, de gran dispersión originaria en el medio Guadalquivir y bajo Genil120.

  • 121 González Fernández 1983, 188-191.
  • 122 Cf. Chic 1988, 27.
  • 123 González Fernández 1983, 183-186. Loyzance 1986, 278, nos recuerda la existencia de un coetáneo de (...)
  • 124 Villefosse 1914, 152-180. Étienne & Mayet 2001, 96, han hablado del papel importante de los narbon (...)
  • 125 El caso es muy frecuente. Recordemos por ejemplo a L. Antonius Severas (CIL, XV, 3725-3727) que tr (...)
  • 126 CIL, XV, 3883.
  • 127 Dicho sello, que se encuentra en la actualidad en el parisino Museo del Louvre, ha sido publicado (...)
  • 128 CIL, II, 1941. Véase también Presedo 1974, 189-203, donde analiza una inscripción de Fabia Fabiana (...)
  • 129 En 1978 (ver bibliografía).
  • 130 L. Marius Phoebus, conocido en el Testaccio (CIL, XV, 3943-3949, 3951-3955, 3958-3959), ha sido id (...)
  • 131 Respecto al poder de esta familia, conocida en Astigi e Hispalis, y el de otros comerciantes de ac (...)
  • 132 Puede verse Tchernia 1980, 155-156; y Rodríguez Almeida 1991, 243-259, páralos lulii Hermesiani y (...)
  • 133 Chic 1987-1988.
  • 134 Chic 1988, 15 y 28-29.
  • 135 CIL, XV, 2849.
  • 136 Véanse en Chic 1994, 171-233.
  • 137 CIL, II, 1486. Parece ser la misma inscripción que en CIL, II, 1208 es dada como hispalense y cons (...)
  • 138 CIL, II, 1200. Halley 1991, 104-105, estima que trabajó como negotiator en algún momento del siglo (...)
  • 139 Ordóñez Agulla 18-19, 1987-1988, 339.

29Otro caso interesante puede ser el del comerciante de aceite C. Iulius Alfius Theseus121, que en una inscripción de Barbesula, cerca del estrecho de Gibraltar, hace ostentación de su riqueza mientras se liga al culto imperial erigiendo una estatua de plata de 100 libras a Juno Augusta en honor de su hija, que ocupa el cargo de flaminica perpetua. Es de notar que en dicha inscripción no hace referencia a su profesión, pero el hecho de que su nombre lo encontremos en los tituli picti hallados en el Testaccio con datación de 154 y oficina de control de Astigi122 ha llevado a J. González Fernández, con todo fundamento, a pensar que estamos ante uno de los diffusores olearii de la Bética que ponen su capital al servicio de la Annona a cambio de una serie de privilegios. Él, como el diffuser lisboeta Cassius Sempronianus123 o el narbonense Sextus Fadius Secundus124, trabajaba como comerciante en puntos muy alejados de su patria chica125. H. Dressel nos habla, de hecho126, de un sello de bronce del año 156 con el nombre de este C. Iulius Alfius Theseus, que se habría encontrado en Roma, lo que atestigua que con seguridad desempeñaba parte de su labor en esta Urbe127. Pues bien, en la misma ciudad de Barbesula fue flamen perpetuo L. Fabius Caesianus, padre de Fabia Fabiano, quien como heredera se encarga de cumplir la manda testamentaria de su padre ofreciendo un banquete y elevando su estatua128. Tampoco en este caso se hace referencia alguna al origen de la riqueza de esta noble familia, aunque A. M. Canto, quien le dedicó un estudio específico129, estima que no debió de basarse en el aceite dada la naturaleza de la zona de buena parte de los hallazgos (la llamada “depresión hética”, entre Anticaria y Acci). Pero, ¿no pudo ser su caso paralelo al de su paisano C. Iulius Alfius Theseus? La epigrafía anfórica nos está mostrando cómo las familias relacionadas con este negocio situaban a sus miembros en distintos lugares de acuerdo con sus intereses, como por ejemplo el propio C. Iulius Alfius Theseus barbesulano, el cordobés L. Marius Phoebus130 o los astigitanos Iulii131 o Caecilii132 -a quienes también encontramos ligados al culto imperial133, con miembros tanto en su lugar de origen como en Roma134. En este sentido las marcas alfareras sobre ánforas olearias de L.F.F, encontradas en el yacimiento de “Isla del Castillo”, un núcleo urbano sobre el Genil próximo a Écija, bien podrían aludir a los Fabii Fabiani, sobre todo si tenemos en cuenta que en el Testaccio tenemos atestiguadas las marcas PFFABIAN <“BIAN” unidas>; PFFAB; FFAB135 y que en los alfares de las orillas del Guadalquivir y del Genil son frecuentes las marcas con el componente FF136. Además en Écija (la antigua Astigi) se halló una inscripción, desgraciadamente perdida y fragmentaria, en la que no obstante se leían con claridad los nombres de Q. Fabius y su hijo L. Fabius, estando el primero casado al parecer con una Aemilia137, y en Hispalis tenemos a un Q. Fabius Fabianus, de la tribu Quirina, que se denomina a sí mismo Ilurconensis (de Pinos Puente, Granada) y Patriciense (de Córdoba)138, lo que es una muestra indudable de movilidad y diversificación zonal de intereses, como señala S. Ordóñez Aguila139 cuando refiere el caso de C. Sempronius Nigellio, el cual desempeñó el sevirato en Corduba y el sevirato perpetuo en Singilia Barba.

  • 140 1. Caesaris nostri (Antonino Pío): CIL, XV, 4272: año 153. Nominativo: Eutychio. Control: Corduba; (...)
  • 141 Dressel (CIL, XV, 3826) nos recuerda que el nombre coincide con el de cónsules de los años 135 y 1 (...)
  • 142 Muy posiblemente no sea inocente este nombre de Veturianus dado a un fundus de unos personajes que (...)
  • 143 CIL, II, 1054. El reciente redescubrimiento de la pieza no ha hecho variar en nada la lectura que (...)
  • 144 CIL, II, 1499.
  • 145 Véase para el establecimiento de los datos nuestra obra de 1988, 106 y 111.
  • 146 También fue posiblemente suyo el oleum scapitanum: CIL, XV, 4318, del año 154 y control Hispalis. (...)
  • 147 De condicionibus agrorum, p. 152 (Lachman), 5-8: Praeterea et in multis regionibus comperimus quos (...)
  • 148 Dig., 50.15.4.2: Is vero, qui agrum in alia civitate habet, in ea civitate profiteri debet, in qua (...)

30No son éstas las únicas familias senatoriales que nos muestran las ánforas. Aparte de que, como hemos dicho, los propios emperadores aparecen como dueños de aceite en fincas del valle del Guadalquivir en la zona fiscal de Corduba en los años 153, 154 y 179140, los Tutili Pontiani son otro exponente de los mismos proceres141 que aparecen, en este caso, como propietarios de un aceite que fue comercializado en una ocasión (aceite veturianum142) por L. Antonius Epaphroditus. Éste utiliza envases de Q. Iuventius Albinus, de quien sabemos que era descendiente (o tal vez hermano) de C. Iuventius Albinus, cuyas marcas aparecen en ambos casos en el alfar de “Casilla de Malpica”, en el Genil, en la zona de control de Astigi, y que fue patrono del Municipio Flavio Axatitano, la actual ciudad de Lora del Río sobre el Guadalquivir, donde anteriormente había sido edil y duovir, distinguiéndose por su munificencia143. Debía de ser por tanto un personaje local acaudalado y poderoso, lo suficientemente influyente por su riqueza y sus relaciones como para que su ciudad se colocase bajo su protección. Así pues, estos Iuventii tenían, como los M.F.C. que vemos en fichas y marcas de este mismo alfar astigitano, intereses en la zona de Lora del Río y en la de Ecija, donde por otra parte la epigrafía nos muestra a una Iuventia Iuniana144 Esto sucedía a mediados del siglo II, cuando Tutilius Pontianus también producía el aceite attianum, envasado en 149. Más adelante sería C. Consius Hermeros quien, en 161, comercializase el aceite portense del mismo personaje consular145. Son pues tres con seguridad las fincas146 de donde tenemos atestiguado que los Tutili Pontiani sacaban su aceite en el valle del Guadalquivir. Tendríamos así un indicio de propiedad dispersa dentro de una misma zona, de la forma indicada por Sículo Flaco147, que, de acuerdo con lo legislado, se declaraba por partes en el distrito fiscal correspondiente148.

31El análisis podría continuar y profundizarse. Valga con todo hasta aquí, por limitaciones de espacio, este pequeño esquema de las posibilidades de investigación que se nos presentan. Concluiremos diciendo, como Estrabón (1.2.1), que “queda todavía por hacer una gran parte del trabajo; aunque sólo podemos aportar una pequeña contribución debe, sin embargo, constituir una excusa suficiente para nuestra empresa”.

Bibliographie

Bibliografía

Abascal Palazón, J. M. (1994): Los nombres personales en las inscripciones latinas de Hispania, Murcia.

Andreau, J. (1974) : Les affaires de Monsieur Jucundus, Roma.

Beck, U. (2000): ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización, 6e éd., Barcelona.

Ben Abdallah, Z. (1986) : Catalogue des inscriptions latines païennes du Musée du Bardo, París-Roma.

Blázquez Martínez, J. Ma, J. Remesal Rodríguez y E. Rodríguez Almeida (1994): Excavaciones arqueológicas en el Monte Testaccio (Roma). Memoria Campaña 1989, Madrid.

Blázquez, J. M. (2001): “Las excavaciones españolas en el Monte Testaccio”, Actas del Congreso Internacional Ex Baetica amphorae, Écija, 29-56.

Berni Millet, P. (1998): Las ánforas de aceite de la Bética y su presencia en la Cataluña romana, Barcelona.

Bonsor, G. E. (1989): Expedición arquológica a lo largo del Guadalquivir, Écija [= The Archaeological Expedition along the Guadalquivir, Nueva York, 1931].

Caballos Rufino, A. (1987-1988): “M. Trahius, C.f., magistrado de la Italica tardorrepublicana”, Habis, 18-19, 299-318.

–––– (1990): Los senadores hispanorromanos y la romanización de Hispania (siglos I - III). I. Prosopografía, Écija.

–––– (2001): “Los recursos económicos de los notables de la Bética” en: Navarro Caballero & Demougin 2001, 69-87.

–––– éd. (2001b): Carmona romana, Carmona.

Caballos Rufino, A y P. León, ed. (1997): Italica MMCC, Sevilla.

Canto, A. M. (1978): “Una familia bética: Los Fabii Fabiani”, Habis, 9, 293-310.

–––– (1999 [2002]): “La vetus urbs de Itálica, quince años después. La planta hipodámica de d. Demetrio de los Ríos, y otras novedades”, CuPAUAM, 25.2, 151-163.

Carreras, C. (1999): “The nature of the Roman trade: an archaeological perspective”, MBAH, 18, 87-114.

Cascajero, J. (1996): “Uniformidad y contraste en la oralidad antigua: el poder del dinero, avaros y glotones en la paremiología latina”, Gerión, 14, 11-51.

Casson, L. (1980): “The role of the State in Rome's grain trade”, MAAR, 36, 21-33.

Castillo, C. (1975): “Städte und Personen der Baetica”, ANRW, II.3, 601-654.

–––– (1984): “Los senadores de la Bética: Onomástica y parentesco”, Gerión, 2, 239-250.

–––– (1993): “El emperador Trajano: familia y entorno social”, en: González 1993, 35-47.

–––– (1993 [1995]): “Miscelánea epigráfica hispano-romana II”, Studia et Documenta Historiae et Iuris, 59, 1993 [1995], 299-313.

Castillo, C., F. J. Navarro y R. Martínez, ed. (2000): De Augusto a Trajano. Un siglo en la historia de Hispania, Pamplona.

Castillo Guerrero, M. (1998): “Patrimonio arqueológico de Lora. Las vicisitudes de un pedestal romano del siglo I”, Revista de Estudios Locales. Lora del Río, 9, 49-54.

Castro, A. (2001): “Derecho mercantil y derecho romano. Nuevas observaciones sobre un problema antiguo”, Revista de Derecho Privado, Octubre 2001, 796-818.

Cébeillac-Gervasoni, M. (2000): “les enseignements fournis par les archives des Sulpicii pour une meilleure connaissance de certaines couches de la société de Puteoli”, Cahiers du Centre Gustave-Glotz, 11, 107-111.

Chastagnol, A. (1990): “L'onomastique de type pérégrin dans las cités de la Gaule Narbonnaise”, mefra, 102, 573-593.

–––– (1996) : “Coloni et incolae. note sur les différenciations sociales à l'interieur des colonies romaines de peuplement dans les province de l'Occident (ier siècle av. J.-C.-ier siècle ap. J.-c.)”, splendidisima civitas, parís, 13-25,

Chic García, G. (1987-1988): “Datos para el estudio del culto imperial en la Colonia Augusta Firma Astigi”, Habis, 18-19, 365-381.

–––– (1988): Epigrafía anfórica de lα Bética. II. los rótulos pintados sobre ánforas olearias. Consideraciones sobre la Annona, Sevilla.

–––– (1991a): “Estrabón y la práctica de la amalgama en el marco de la minería sudhispánica: un texto mal interpretado”, en: González Román 1991, 7-29.

–––– (1991b): “Economía y política en la época de tiberio. Su reflejo en la Bética”, Laverna, 2, 76-128.

–––– (1994): “Economía y sociedad en la Bética Altoimperial. El testimonio de la epigrafía anfórica. Algunas notas”, en: González Román 1994, 75-122.

–––– (1994b): “Los centros productores de las ánforas de L.F.C.”, hispania antiqua, 18, 171-233.

–––– (1995): “Dos formas contrapuestas de pensamiento: el mito y la razón”, Pensamientos Universitarios, Écija.

–––– (1995b): “Q. Rutilius Flaccus Cornelianus. Un caballero romano en las tierras de Lora del Río”, Revista de Estudios Locales. Lora del Río, 6, 7-11.

–––– (1996): “Producción y comercio en la zona costera de Málaga en el mundo romano durante la época altoimperial”, en: Wulff & Cruz Andreotti 1996, 245-266.

–––– (1997): Historia económica de la Bética en la época de Augusto, Sevilla.

–––– (1998): “Espacio, tiempo y agricultura en la Andalucía romana”, Espacio y Tiempo, 11-12, 9-26.

–––– (1999): “Urbs, polis, civitas”, Los orígenes de la ciudad en el Noroeste Hispánico, Lugo, 145-170.

–––– (1999b): “Comercio, fisco y ciudad en la Bética”, Ciudades privilegiadas en el Occidente romano, Sevilla, 33-59.

–––– (1999c): “Comunidades indígenas en el sur de la península Ibérica: dos notas”, en: Villar & Beltrán 1999, 173-182.

–––– (2001a): “Tiempo y civilización”, en: Ruiz Sánchez 2001, 29-47.

–––– (2001c): Datos para un estudio socioeconómico de la Bética (Las marcas de alfar sobre ánforas olearias), Écija.

—— (2001 d): “Religión, territorio y economía en la Carmo romana”, en: Caballos Rufino 2001b, 465-476.

–––– (2002): “El comerciante y la ciudad”, en: González Román & Padilla Arroba 2002, 115-147.

Chic García, G., E. García Vargas, A. S. Romo et M. A. Tabales (2001b): “Una nueva inscripción annonaria de Sevilla: M. Lulius Hermesianus, diffusor olei ad annonam Urbis”, Habis, 32, 353-374.

Christol, M. y R. Plana-Maillart (1998): “De la Catalogne à Narbonne: épigraphie amphorique et épigraphie lapidaire. Les Affaires de Veiento”, epigrafía romana in area adriática, Macerata, 273-302.

Collantes de Terán Sánchez, A. (2001): “De Betis a Guadalquivir: la victoria de Mercurio”, Itinerarios medievales e identidad hispánica, Pamplona, 159-188.

Colis, D., R. Étienne, R. Lequément, B. Liou et F. Mayet (1977): L'épave Port-Vendres II et le commerce de la Bétique à l'époque de Claude. Archaeonautica, 1.

Cortijo Cerezo, M. L. (1993): La administración territorial de la Bética romana, Córdoba.

Crespo Ortiz de Zarate, S. (1997): “Fuentes epigráficas para el estudio del esclavismo de tradición céltica en Hispania romana”, Hispania Antiqua, 21, 185-214.

Crosby, A. W. (1998): La medida de la realidad. La cuantificación y la sociedad occidental. 1250-1600), Barcelona.

Davies, O. (1935, r. New York, 1975): Roman mines in Europe, Oxford.

Domergue, Cl. (1990): Les mines de la péninsule Ibérique dans l'antiquité romaine, Roma.

Drain, M. (1972): “Note sur l'évolution des rapports entre la terre et les hommes dans la vallée inférieure du Guadalquivir”, MCV, 8, 595-610.

Eck, W. (1997): “Itálica, die bätischen Städte und ihr Beitrag zur römischen Teichsaristokratie”, en: Caballos & León 1997, 65-86.

Ellenberger, F. (1989): Historia de la Geología. Volumen 1. De la Antigüedad al siglo XVIII, Barcelona.

Erdkam, P. P. M. (2001): “Beyond the limits of the consumer city. A model of the urbana and rural economy in the Roman World”, Historia, 50, 3, 332-356.

Étienne, R. y F. Mayet (2001): “Les élites marchands de la Péninsule Ibérique”, en: Navarro Caballero & Demougin 2001, 89-99.

García Romero, J. (2000): El papel de la minería y la metalurgia en la Córdoba romana, Tesis doctoral inédita, Córdoba.

Garnsey, P. (1988): Famine and food supply in the graeco-roman world, Cambridge.

Gayraud, M. (1981) : Narbonne antique des origines à la fin du iiie siècle, RAN, Supl. 8, París.

González Fernández, J. (1983): “Nueva inscripción de un diffusor olearius en la Bética”, II Congreso Internacional sobre producción y comercio del aceite en la Antigüedad = (IICAA), Madrid, 183-191.

–––– (1989): “Urso tribu Sergia o Galeria?”, Estudios sobre Urso. Colonia Iulia Genetiva, Sevilla, 133-153.

–––– ed. (1993): Imp. Caes. Nerva Traianus Aug., Sevilla.

González Román, C., éd. (1991): La Bética en su problemática histórica, Granada.

–––– (1994): La sociedad de la Bética. Contribuciones para su estudio, Granada.

González Román, C. y A. Padilla Arroba, ed. (2002): Estudios sobre las ciudades de la Bética, Granada.

Granino Cerere, M. G. (1994): “D. Caecilius Abascantus, diffusor olearius ex provincia Baetica (CIL VI 1885)”, Epigrafia della produzione e della distribuzione, Roma, 705-719.

Guichard, P. (1994): “Domitien et les élites d'Hispania: les promotions à l'ordre équestre des notables issus des municipes flaviens”. Pallas, 4, 251-267.

Habermann, W. (1997): “Zu Ende des Amtszeit des Präfektem L. Valerius Proculus”, ZPE, 117, 180-182.

Haley, E. W. (1988): “Roman elite involvement in commerce: The case of the spanish TT. Mamilii”, AEspA, 61, 141-156.

–––– (1990): “The Fish Sauce Trader L. lunius Puteolanus”, ZPE, 80, 72-78.

–––– (1991): Migration and economy in Roman Imperial Spain, Barcelona.

Harrauer, H. y P. J. Sijpersteljn (1985): “Ein neues Dokument zu Roms Indienhandel”, Anzeiger der oesterreischischer Akademie der Wissenschaften, phil-hist, 122, 124 sq.

Hopkins, K. (1995-1996 [1997]): “Rome, taxes, rents and trade”, Kodai. Journal of ancient History (Tokio), 6-7, 41-75,

Kemp, B. J. (1992): El antiguo Egipto. Anatomía de una civilización, Barcelona.

Leal Linares, P. (2001): La Bética bajo Claudio, Tesis doctoral, Sevilla.

Llano, R. (2001): “Todos somos todo. Lógica de la sociedad posburguesa”, Nueva Revista de Política, Cultura y Arte, no 78, noviembre-diciembre 2001, 21-43.

Loyzance, M.-F. (1986): “A propos de Marcus Cassius Sempronianus olisiponensis, diffusor olearius”, REA, 88, 273-284.

Marques de Faria, A. (2003), “Crónica de onomástica paleo-hispânica (6)”, Revista Portuguesa de Arqueología, 7, 2, 313-334.

Melchor Gil, E. (1992): “Evergetismo y distribuciones en la Hispania romana”, FlorIlib, 3, 375-398.

–––– (1993): El mecenazgo cívico en la Bética, Córdoba.

–––– (1995): Vías romanas de la provincia de Córdoba, Córdoba.

Menéndez Argüin, A. R. (2004): Las legiones romanas de Germanica (s. II-III): Aspectos logísticos, Écija.

Meslin, M. (2001): L'Homme romain. Des origines au ier siècle de notre ère, París.

Moatti, Cl. (2000): “Le contrôle de la mobilité des personnes dans l'empire romain”, MEFRA, 112, 2, 925-958.

Naredo, J. M. (1996): La economía en evolución. Historia y perspectivas de las categorías básicas del pensamiento económico, 2e éd., Madrid.

Navarro, F. J. (2000): “La presencia del emperador en las ciudades de la Hispania romana”, en: Castillo et al. 2000, 33-55.

Navarro Caballero, M. y S. Demougin (2001): Élites hispaniques, Ausonius Études 6, Burdeos.

Nicolet, Cl. (1988): L'inventaire du Monde. Géographie et politique aux origines de l'Empire romain, Paris.

Olesti i Vila, O. y C. Carreras Monfort (2002): “Denominado d'origen M. Porci: Reflexions al voltant d'una marca d'amfora tarraconense”, Laietania, 13, 177-189.

Ordóñez Aguila, S. (1987-1988): “Cuestiones en torno a Singilia Barba”, Habis, 18-19, 319-344.

–––– (1988): Colonia Augusta Firma Astigi, Écija.

Paci, G. (coord.) (2000): ΕΠΙΓΡΑΦΑΙ. Miscellanea epigrafica in onore di Lidio Gasperini, Tivoli, Roma.

Padilla Monge, A. (1998): “Apuntes sobre el comercio y el transporte de mármoles en la Bética de los siglos I-II”, FlorIlib., 9, 283-304.

Parker, A. J. (1990): Ancient Shipwrecks of the Mediterranean & the Roman Provinces, Oxford.

Parodi Alvarez, M. J. (2001): Ríos y lagunas de Hispania como vías de comunicación. La navegación interior en la Hispania romana, Écija.

Petit, P. (1969): La paz romana, Barcelona.

Pickvance, C. G. (1976): Urban Sociology: critical essays, Londres.

Presedo, F. J. (1974): “Hallazgo romano en Algeciras”, Habis, 5, 189-203.

Raepsaet-Charlier, M.-Th. (1987): Prosopographie des femmes de l'ordre sénatorial (ier-iie s.), Louvaine.

Reig, R. (2000): Periodismo de investigación y pseudoperiodismo. Realidades, deseos y falacias, Madrid.

Remesal Rodríguez, J. (1998): “Cuatrocientos años de historia e historiografía a través de la inscripción de C. Ivventius Albinus (CIL. II 1054). La labor de Tomás Andrés de Gusseme en Lora del Río (Sevilla)”, Gerión, 16, 223-253.

–––– (2000): “L. Marius Phoebus mercator olei hispani ex provincia Baetica. Consideraciones en torno a los términos mercator, negotiator y diffusor olearius ex Baetica”, en: Pací 2000, 781-797.

Rickman, G. E. (1980): “The grain trade under Roman Empire”, MAAR, 36, 261-275.

Rodríguez Almeida, E. (1979): “Monte Testaccio: I mercatores dell'olio della Betica”, MEFRA, 91/2, 873-975.

–––– (1980): “El monte Testaccio, hoy: Nuevos testimonios epigráficos”, I Congreso Internacional sobre producción y comercio del aceite en la Antigüedad = (ICAA), Madrid, 57-102.

–––– (1983): “El emporio fluvial y el Testaccio: onomástica extra-anfórica y otros problemas”, IICAA, 134-161.

–––– (1990): “Revisitando el Testaccio”, en El comercio marítimo romano en el Mediterráneo occidental. Pact, 27, 369-390.

–––– (1991): “Ánforas olearias héticas: cuestiones varias”, Gerión. Homenaje al Dr. Michel Ponsich, 243-259.

–––– (1994): “Scavi sul Monte Testaccio: novità dai tituli picti”, Epigrafia della produzione e della distribuzione, Roma, 111-131.

Rodríguez Almeida y S. Schupbach (1982-1983): “Note su un nuovo mercator olearius del comercio betico”, Bull. della Comm. Arch. Com. di Roma, 88, 99-103.

Rousseau, J. J. (1762): Le contrat social, Paris.

Ruiz Sánchez, J.-L., ed. (2001): Milenarismos. Mesianismo y Apocalipsis desde la Historia de la Religión, Sevilla.

Sillières, P. (1980): “Sisapo: prospection et découvertes”, AEspA, 53, 49-60.

Stylow, A. U. (1985): “Ordenación territorial romana en el Valle de los Pedroches (Conventus Cordubensis)”, XVII Congreso Nacional de Arqueología, Zaragoza, 657-666.

Stylow, A. U. y H. Gimeno Pascual (2002): “Epigraphica baetica”, Habis, 33, 344-346.

Syme, R. (1977) : “La richesse des aristocraties de Bétique et de Narbonnaise”, Ktema, 2, 373-380.

Tabales Rodríguez, M. A. y A. Jiménez Sancho (2001): “Hallazgo de una nueva inscripción referente al cuerpo de olearios en el Alcázar de Sevilla”, Habis, 32, 375-385.

Taglietti, F. (1994): “Un inedito bollo laterizio ostiense ed il commercio dell'olio betico”, Epigrafia della produzione e della distribuzione, Roma, 157-193.

Tchernia, A. (1980): “D. Caecilius Hospitalis et M. Iulius Hermesianus (CIL VI, 1625b et 20742)”, I Congreso internacional sobre producción y comercio del aceite en la Antigüedad (ICAA), Madrid, 155-160.

Tlatli, S. E. (1980): La Carthage punique, Tunís-Parίs.

Untermann, J. (1965): Elementos de un Atlas antroponímico de la Hispania Antigua, Madrid.

–––– (1985): “Lenguas y unidades políticas del Suroeste hispánico en época prerromana”, in: Wentzlaff-Eggebert 1985, 1-40.

Ventura Villanueva, A. (1999): “El teatro en el contexto urbano de la Colonia Patricia (Córdoba): ambiente epigráfico, evergetas y culto imperial”, AEspA, 72, 57-72.

Veyne, P. (1990): “Mito, y realidad de la autarquía en Roma”, La sociedad romana, Madrid, 139-168 (Ed. original: “Mythe et réalité de l'autarchie a Rome”, REA, 81, 1979, 261-280).

Villar, F. y F. Beltrán, ed. (1999): Pueblos, lenguas y escrituras en la Hispania prerromana, Salamanca.

Villaverde Vega, N. (2001): Tingitana en la Antigüedad Tardía (siglos III-VII). Autoctonía y romanidad en el extremo occidente mediterráneo, Madrid.

Villefosse, H. de (1914): “Deux armateurs narbonnais, Sextus Fadius Secundus Musa et P. Olitius Apollonius”, Mém. Soc. Nat. Antiq. de Fr., 74, 152-180.

Virlouvet, C. (1995), Tessera frumentaria. Les procédures de distribution du blé public à Rome à la fin de la République et au debut de l’Empire, BEFAR 286, Roma.

Wentzlaff-Eggebert, Chr., ed. (1985): De Tartessos a Cervantes, Colonie.

Whittaker, Ch. R. (1993): “Trade and the aristocracy in the Roman Empire”, Land, City and Trade in the Roman Empire, Aldershot, 67-68.

Wikander, O. (1987): “Senators and equités. III: The aristocracy as agent of production”, Opuscula Romana, 16, 137-145.

–––– (2000): “The Roman Empire”, Handbook of Ancient Water Technology, Leyde-Boston-Colonie.

Wulff, F. y G. Cruz Andreotti, ed. (1996): Historia Antigua de Málaga y su Provincia, Malaga.

Notes

1 Hes., Op., 311-314. Traducción de A. Pérez Jiménez, para Biblioteca Clásica Gredos, Madrid, 2000 81.

2 Veyne 1990, 139-168 (Ed. original: “Mythe et réalité de l'autarcie a Rome”, en REA, 81, 1979, 261-280).

3 En este sentido estimamos como muy lúcidas las palabras del citado P. Veyne (147-148 de op. cit.): “La idea de autarquía, de autosuficiencia, de una existencia limitada a la satisfacción de las necesidades que impone la naturaleza, es el mito predilecto de la sociedad antigua: es un mito tranquilizador en el cual necesitan creer, del mismo modo que quien vive de este lado del telón de acero tiene que creer en la acción de una ‘mano invisible’ (‘podemos contar con una curiosa propiedad de las estructuras de mercado que consiguen que el egoísmo de cada uno optimice el bien de todos’, lo cual constituye nuestra tabla de salvación) y, quien vive del otro lado del telón necesita creer en la organización de la economía por parte de los propios trabajadores (‘el hombre es la naturaleza de sí mismo, toma en sus manos su propio destino’). Esto nos garantiza una cierta forma de seguridad: siempre podremos limitarnos a las necesidades primarias, que no son menos suficientes que necesarias, o contar con el retorno a la normalidad, tras fuertes oscilaciones, con una situación de mercado perfecto, o afrontar nuestro destino de animales trabajadores”.

4 Junto con el de la ciudad, el de la propiedad privada es uno de los grandes mitos de nuestro tiempo (bien planteado por Rousseau 1762, I, 9, pero inaplicable a las sociedades preindustriales), de tal forma que nuestras consideraciones, incluso cuando contemplamos épocas como la de nuestra Antigüedad en la que la propiedad comunal era muy extensa y en que la inmensa mayoría de la población era rural, suelen partir de esos presupuestos ideológicos dominantes hoy entre nosotros. Sobre los conceptos contrapuestos de equilibrio anárquico en el mundo antiguo y los de nuestros teóricos recientes (incluidos los globalizadores partidarios de la utopía del anarquismo mercantil de los que habla U. Beck 2000, 17), pueden verse nuestras consideraciones en Chic 1999, 150. Véase también M. Castells, en Pickvance, 1976, 70. Es difícil que la población urbana pasara de un 10% del total, como se deduce bien de los últimos estudios de K. Hopkins, en 1995-1996 [1997], relativos al nivel impositivo posible en el Imperio. En el debate sobre el carácter de las ciudades antiguas (ciudad productora-ciudad consumidora) se debe ver el trabajo de Erdkam 2001. Revisando el modelo de ciudad consumidora, muestra que la economía romana fue desde luego antigua (o sea, ideológicamente cualitativa), pero en modo alguno atrasada. Debemos tener en cuenta que hoy el concepto de economía, sobre todo a niveles macroeconómicos, no toma en cuenta la producción doméstica al no estar monetizada (“las amas de casa no trabajan”); dado que el mundo romano, como es sabido, no estaba demasiado monetizado ello nos llevaría a pensar, desde nuestro presentismo en una importancia escasa de la economía, que estaría “atrasada”, pues está ampliamente admitido que hoy el progreso económico equivale a la monetarización de la vida social. No se deben confundir los conceptos “antiguo” y “atrasado”. Una economía cualitativa no es necesariamente inferior a otra cuantitativa. En cualquier caso hay que partir del hecho de que la oposición ciudad/campo no es tan radical en un mundo regido por el pensamiento predominantemente mítico como en nuestro mundo racionalista (donde también se da una oposición verdad/mentira que en el otro tipo de pensamiento es irrelevante, primándose el aspecto cualitativo: memoria/olvido).

5 Un mito que aún colea de alguna manera en autores tan relativamente recientes como el ginebrino J. J. Rousseau, que monta sobre él su Contrat Social (1762), que entusiasmó a Robespierre y que ha sido el libro de cabecera de Fidel Castro. Véase el “estudio preliminar” que hace M. J. Villaverde a la edición de 1988 de esta obra, retomada en la edición de 1993 en Barcelona, pp. IX-XXIII.

6 Una crítica reciente del planteamiento kantiano de que sólo lo racional puede ser aceptado como creíble la podemos ver en Llano 2001, 21-43. Como señala Reig 2000, 57, “las emociones son lo primero, en efecto. Sólo una de cada mil personas utiliza más su pensamiento en fase secuencial que su ‘pensamiento primario’ o afectivo”. Y como indica F. Ellenberger 1989, 15, refiriéndose a la Geología, pero que se podría decir lo mismo de la Historia académica, “no cabe duda de que los grandes mitos tienen larga vida y el hombre de la calle, en el fondo, se siente más atraído por ellos que por la austera abstracción tan compleja de una ciencia que se ha convertido en un ‘monstruo indiferente’”.

7 Hemos expuesto nuestras ideas respecto al carácter complementario (y no excluyente) del producto de nuestro cerebro en Chic 1995, 19-30. Sobre los fundamentos fisiológicos de estas formas de pensamiento, puede verse lo apuntado en nuestro trabajo de 2001 a.

8 Doble es también nuestra manera de estar en el mundo. No es difícil comprender que el ser humano constituye lo que, parafraseando al mundo religioso, podríamos denominar una “santísima dualidad”: hay un solo ser humano en dos personas distintas, el hombre y la mujer (cada una de las cuales es a su vez un ser humano). También en este caso nos separa la fisiología, aunque los componentes materiales sean en el fondo los mismos.

9 Sobre la posibilidad de percibir dos tipos simultáneos y complementarios de economía, una mítica y otra lógica, hemos tratado en nuestro trabajo de 2002.

10 Cf. Carreras 1999, 88, donde marca la importancia para nuestros estudios del método cuantitativo.

11 Eso se aprecia muy bien en la evolución del derecho mercantil romano. Como ha señalado Castro 2001, 818, “coexisten en Roma, en época clásica, dos Derechos generales: un Derecho civil, antiguo, decenviral, fundamentado en la propiedad y pensado para su conservación, y un Derecho mercantil, moderno, pretorio, basado en el contrato y concebido para propiciar el intercambio”. El cambio general de paradigmas, de predominio de lo cualitativo al de lo cuantitativo, entendemos que ha sido muy bien expuesto para nuestras sociedades (aunque no explicado) por Crosby 1998.

12 Caballos 2001, 87.

13 Para cualquiera resulta evidente que, desde el comienzo, el census romano clasifica a los romanos no sólo de acuerdo con su fortuna sino, al mismo tiempo y de forma muy señalada, también de acuerdo con su dignidad. Cf. Meslin 2001, 34.

14 Veyne 1990, 158.

15 En este sentido la sabiduría popular, expresada en dichos y refranes, es bastante expresiva. Vd. Cascajero 1996, 11-51. Especialmente, sobre el poder del dinero, p. 23-31.

16 Ad Helv., 6.2.

17 Hemos utilizado la edición de C. Alonso del Real, A su madre Helvia. Consolación, Pamplona, 1995, 49-53.

18 No vamos a entrar aquí en el hecho, que ya va siendo bien conocido, de que conforme el Estado romano se afianza como un organismo amplio, con cabeza circunstancial en Roma (luego se trasladará a Constantinopla), su fuerza distribuidora se fue haciendo sentir progresivamente a través de una intervención directa, en un proceso que Villaverde Vega 2001, 586, ha definido como “la brusca transformación del mundo romano que ha sustituido la política ‘liberal’ del Alto Imperio, llena de riesgos económicos, por una legislación casi totalitaria que sin embargo ha estabilizado al Estado romano, asegurándole la supervivencia durante el Bajo Imperio”. Disentimos de él en el hecho de la brusquedad: entendemos que el proceso fue progresivo y estaba marcado desde el principio. Cf. nuestro trabajo de 1988. En líneas generales creemos aplicable también en este caso la opinión de Kemp 1992, 318-330, donde nos muestra las diferencias que existen entre el mercado expandido y rápido de nuestros días (aunque coexiste con el mercadillo, donde los valores son distintos) y el sistema económico antiguo donde, cuando el Estado es fuerte, la distribución es importante, y cuando es débil hay que recurrir al mercado para obtener aquello que se necesita y de lo cual no se dispone. Evidentemente en el seno del Imperio Romano existe una variante política, de tendencias individualizadoras, que no conoció el Estado Egipcio, de forma que la iniciativa particular en el caso de Roma fue decreciente, al contrario de lo que sucedió en los grandes Estados de Oriente. El proceso fue inverso, aunque tendente a la coincidencia. Véase el desarrollo de esta idea en nuestro trabajo, ya citado, de 2002, 115-119.

19 Wikander 2000, 657.

20 Or. 40.30. Trad. G. del Cerro.

21 2000, 109.

22 Ael., NA, 13.6.

23 El caso del suelitano L. Iunius Puteolanus (CIL, II, 1994), que fue estudiado por Haley 1990, 74-75, y sobre cuyas relaciones con otros personajes de la zona hemos insistido en nuestro trabajo de 1996, 258-260.

24 CIL, XV, 3642-3645 y 4748-4749. Vd. CIL, XV, 3559. Del año 31 conservamos una tabla de hospitalidad (AE, 1955, 21) entre Iptuci (Prado del Rey, Cádiz) y Ucubi (Espejo, Córdoba), entre cuyos firmantes figura un C. Attius Severus, de cuya posible relación con nuestro mercator nada podemos asegurar.

25 CIL, IV, 9611. Cabe también la lectura M. Valerius Ephiletus, y que se pueda datar en época flavia. De cualquier modo los Valerii están bien representados sobre ánforas hispanas del siglo I. Whittaker 1993, 538, Ilama la atención sobre uno de ellos, C. Valerius Catullus (CIL, XV, 4756), para relacionarlo con los Valerii Catulli, cuya villa palacial en Sirmione y muchos consulares en el siglo I d.C. atestiguan su importancia. Así, concluye, “Catullus se une a los Sestil, los Volusii Saturnini, los Rubellae, Caecinae, Caelii etc”, como una rica familia con un “interés comercial” o “negocio floreciente”, “libre de los prejuicios anti-comerciales de la nobilitas romana”.

26 CIL, IV. 9373. cf. 9379.

27 Christol & Plana-Maillart 1998, 300-302. Agradecemos a E. Déniaux su amabilidad al facilitarnos este trabajo, que ha sido contestado por Olesti i Vila & Carreras Monfort 2002, 177-189.

28 Syme 1977, 378-379.

29 Étienne & Mayet 2001, 95-97.

30 Leal Linares 2001, 354-365.

31 CIL, II, 2115. Castillo 1975, 642-643. Colls et al. 1977, 18-22. Domergue 1990, 330-331. ¿A qué tipo de patrimonio se refiere su hijo Séneca el filósofo cuando dice que le ha administrado el suyo en su ausencia (Ad Helv., 14.3)?

32 CIL, II2/7, 415a.

33 CIL. II2/7, 669a.

34 Chic García 1991a, 7-29, y 1991b, 76-128.

35 Un texto de Estrabón (3.2.8 (146)), relativo a la Bética, nos recuerda que “alguna de las que producen cobre es llamada mina de oro, con lo que se indica que antes se extraía de las minas oro”. Silio Itálico, cónsul en la época de Nerón, habla expresamente de la terra aurífera de Corduba (3.401).

36 Tac., Ann., 6.19: Post quos Sex. Marius Hispaniarum ditissimus defertur incestasse filiam et saxo Tarpeio deicitur. Ac ne dubium haberetur magnitudinem pecuniae malo vertisse, aerarías aurariasque eius, quamquam publicarentur, sibimet Tiberius seposuit.

37 Plin., Nal., 34.2-4: Summa gloriae nunc in Marianum conversa, quod et Cordubense dicitur. Davies 1935, 131-135, al estudiar esta zona minera que comienza a menos de diez kilómetros de la ciudad y en la que predomina el mineral de cobre, refiere el lugar de “Puerto Berlanga”, donde encuentra “piritas, que pueden haber sido auríferas”, y encuentra pozos exploratorios que muestran una destreza técnica superior a la de otros lugares y que atribuye a época imperial.

38 Sobre la ubicación de esta ciudad véase P. Silliéres 1980, 49-60, y Stylow 1985, 657-666.

39 Melchor Gil 1995, 151-154. Sisapo se encontraba igualmente unido a Mariana y a Castillo. Véase CIL, II, 3270. y Sillières 1980, 54.

40 Str. 6.6.12 (208).

41 Plin., Nat., 33.40 (118).

42 CIL. VI, 31267. F. J. Navarro 2000, 37, ha llamado la atención sobre que este altísimo coste implica el carácter realmente boyante de la economía bética en este momento. La basa que porta la inscripción y que se halló en el Foro de Augusto, donde posiblemente se colocó en el momento de la inauguración solemne de este lugar, el año 2 a.C., y que se encuentra en la actualidad en la Casa dei Cavalieri di Rodi. mide una treintena de centímetros de alto, según nos dice C. Nicolet 1988, 241, en n. 50.

43 También ligada a la minería de esta zona parece haber estado la riqueza de los Annii, a la que pertenecía el senador Annius Verus. Cf. García Romero 2000, 447-466. Otra familia vinculada con el sector minero de la Sierra, además de la de los Marii, parece haber sido la de los Mercellones-Persini, emparentados con los anteriores y activos evergetas en la ciudad de Epora (Montoro), cercana a Córdoba. Vd. Ventura Villanueva 1999, 71-72.

44 A juzgar por la onomástica, es posible que de esta zona procediera aquel Frutonius Broccus, incola en Hispalis, que ejerció como negotians ferrarius (CIL, II, 1199), y al que aludiremos de nuevo más abajo.

45 Séneca hijo, cuyos negocios iban desde Britania a Egipto, supo jugar la baza de la amistad del príncipe Claudio para favorecer a los suyos impulsando la política imperial en favor de la annona romana. No parece ser una casualidad que las medidas imperiales en favor de los abastecedores y transportistas, que tanto favorecen a los béticos, se den solo dos años después del año 49 en que Séneca casa en segundas nupcias con la hija del narbonés Pompeyo Paulino, quien fue elevado a la prefectura de la Annona.

46 Véase al respecto Dig. 7.1.13.5: Inde est quaesitum, an lapidicinas uel cretifodinas uel harenifodinas ipse institue re possit: et ego puto etiam ipsum instituere posse. si non agri partent necessariam huic rei occupaturus est. proinde nenas queque lapidicinarum et huiusmodi metallorum inquirere poterit: ergo et auri et argenti et sulpuris et aeris et ferri et ceterorum fodinas uel quas pater familias instituit exercere poterit uel ipse instituere, si nihil agriculturae nocebit. et si forte in hoc quod instituit plus reditus sit quam in uineis uel arbustis uel oliuetis quae fuerunt, forsitan etiam haec deicere poterit, si quidem ei permittitur meliorare proprietatem. [“De aquí surge una cuestión: ¿podrá el usufructuario iniciar la exploración de canteras, gredales o arenales? Y pienso que puede iniciarla siempre que para ello no haya de ocupar una parte del campo que necesariamente deba quedar intacta. Por tanto podrá también buscar venas y filones de piedras y minerales de esta clase y por consiguiente explotar minas de oro, de plata, de azufre, de cobre, de hierro y de los demás metales cuya explotación ya fue iniciada por el dueño, o bien iniciar él mismo la explotación de otras si con ello no va a perjudicar la explotación agrícola. Y si la explotación que inicia el usufructuario fuese más rentable que el cultivo de las viñas, de los arbustos o de los olivares que ya existían, quizás también pueda arrancarlos puesto que se le permite mejorar la propiedad”.]

47 1997; 1999; 2001b.

48 Casson 1980, 21-33. Cf. Rickman 1980, 261-275.

49 El economista J. M. Naredo 1996, 140-141, nos dice que “en el campo ya de la historia, aun cuando el intercambio fuera camino de institucionalizarse bajo formas más mercantiles, cabe recordar que la palabra mercado, en su sentido abstracto, no encuentra traducción en griego ni en latín y ello se debe a que, como se ha constatado con generalidad, en el mundo antiguo existía un claro divorcio entre mercado e intercambio. El mercado, que se concretaba en una determinada lonja o lugar, tenía un carácter meramente local, mientras que el intercambio en gran escala y a larga distancia, transcurría normalmente al margen de éste”. Debemos exceptuar de esta consideración, por supuesto, el comercio de lujo. Véase, por ejemplo, el P. Vindob. G. 40822, publicado por Harrauer & Sijpersteljn 1985, 124 sq., que hace referencia a un contrato llevado a cabo en el sur de la India, y en el que se señala el valor de seis artículos de un carguero sujeto a la aduana de Alejandría por un valor total de siete millones de sestercios. Citado por K. Hopkins, art. cit., p. 59. Otro gran motor de los intercambios en los siglos I y II, ligado también al prestigio, debió de ser el gasto evergético. La “gran economía” siguió siendo movida por el prestigio de quienes eran más (magistri) y de su voluntad moral de redistribución. Es el signo de una época, que se puede observar lo mismo en la estructura religiosa (do ut des), con la exaltación de las relaciones diádicas desiguales, en la social (amicitia y clientela), en la política (cargos no remunerados y sujetos a obligaciones evergéticas, cada vez más funcionales y menos libres) o en la económica, puesta de relieve en el trabajo de Erdkamp 2001, 332-356. En todas ellas, el principio racional de igualdad está siempre subordinado al mítico de desigualdad entre quienes son más y quienes son menos (en relación con lo cual pueden tener más o menos, o no necesariamente).

50 Moatti 2000, 945-950, ha llamado la atención sobre el control sobre la movilidad de los comerciantes que significaba el hecho de la existencia de distintos tipos de aduanas.

51 Véanse en último lugar nuestros trabajos de 1999 y 2001b.

52 El Ródano, la vía fluvial gala con la que es comparable desde este punto de vista, tenía también dificultades naturales para la navegación, como esa elevada pendiente que acusa Estrabón. No obstante, su también elevado caudal contrasta con el del Guadalquivir, escaso sobre todo en la estación seca de forma que hace necesarias obras de contención que regulen tanto el caudal como la velocidad. Estas se salvaban mediante una serie de puertos (aperturas en el dique transversal) que funcionaron durante todo el medioevo y que han dejado reflejo en las marcas de las ánforas, en las que encontramos la palabra portus.

53 Hemos presentado estos materiales en nuestro trabajo de 2001c. A él recurriremos en adelante.

54 Blázquez 2001, 41-43.

55 6 500 Tm es el consumo de aceite que Tlatli 1980, 129, estima que podía cubrir las necesidades de 250 000 personas en Cartago. Según Hopkins 1995-1996, 55-56, “las distribuciones gratuitas de trigo a la población ciudadana de Roma eran de sólo unas 100 000 Tm al año (250 000 recipendiarios x 5 modios de 6.6 kg al mes)”. No creemos que el aceite se distribuyese regularmente de forma gratuita, sino con un precio subvencionado. Sobre el número de beneficiarios de las distribuciones annonarias en Roma, ver Garnsey 1988, 236-239 y también Virlouvet 1995.

56 Drain 1972, 596, n. 3.

57 Cf. Chic 1988, 3.

58 Padilla Monge 1998.

59 Para la navegación por el Guadalquivir véase Parodi Álvarez 2001, 21-41 y 163-186.

60 Parker 1990, 26.

61 Menéndez Argüín 2004, 117.

62 Petit 1969, 16.

63 Collantes de Terán Sánchez 2001. 160 y 178-179.

64 Chic 1994, 75-122.

65 Por ejemplo, los alfares de “Las Delicias” en Écija, “La Catria” en Lora del Río y posiblemente “Las Cinco Llagas” en Sevilla producen en la segunda mitad del s. I d.C. marcas que presumiblemente pertenecieron a un Antonius Ruga y a un Iucundus. Véase en Chic 2001c, 284.

66 Este parece haber sido el caso de la familia senatorial que se esconde tras el nomen F(abius?) a finales del siglo II y comienzos del III. Antes del estudio realizado en 2001c, le dedicamos a este tema un trabajo singular: (1994b). Las propiedades de esta familia se extienden principalmente entre Posadas, la antigua Detumo en el Guadalquivir, y Écija, sobre el Genil, aunque sus marcas se encuentran bastante más lejos también de forma algo más esporádica.

67 A los casos señalados, de ambas situaciones, en nuestro trabajo de 1994, ya citado, queremos añadir hoy, por su carácter novedoso, el del comerciante astigitano D. Caecilius Maternas, cuyo nombre aparece en un ánfora del Testaccio-aparecida en las excavaciones de 1990-datada en 179 y que lleva la marca CMAT.C o CMATER.C, que posiblemente sea suya. Ignoramos de qué alfar procedió, pues desconocíamos antes dicho sello. Debemos esta información al Dr. E. Rodríguez Almeida, a quien corresponden las lecturas del titulus pictus y de esta marca. La novedad relevante de este caso radica en que la coincidencia se da en la misma ánfora.

68 Whittaker 1993. Puede ser de interés también la lectura de Wikander 1987, 137-145, donde nos habla de la participación de las dites en el comercio de aceite y vino, así como en la fabricación de ánforas.

69 Cf. Chic 1998, 9-26. Es interesante el distinto ritmo de producción que muestran los alfares de la costa dedicados a la producción de envases para salazones y vinos, y dedicados a fabricar ánforas para el aceite: el intervencionismo estatal queda patente en este segundo sector, que progresa a medida que el sector que podríamos denominar “de libre mercado” va perdiendo consistencia.

70 Cortijo Cerezo 1993, 201-210.

71 Véase al respecto Chic 2001d, 469-470.

72 CIL, II *128. Hemos demostrado a través de la epigrafía anfórica la práctica imposibilidad de que esta inscripción, hoy perdida, fuese falsa. Cf. Chic 1999c.

73 La idea de Eck 1997, 68, de que el nacimiento de Trajano, en el año 53, presumiblemente no tuvo lugar en Itálica, sino en Roma, ha sido contestada por Canto 1999 [2002], 185 y n. 163; en p. 179 mantiene, a partir de la revisión crítica de algunos textos literarios, “que el emperador Trajano y su padre, el famoso general de Vespasiano y Tito, no descendían por su sangre de la gens Ulpia, sino de la Traía. Que ésta no era de origen itálico como la de Adriano, sino turdetana de pura cepa. Y que sería el padre de Trajano, un Traius. el que entró en la gens Ulpia tras una adopción”. Podríamos pensar en esta línea en el nombre del cónsul del año 133 P. Mummius Sisenna, con un nombre indígena, Sisenna (Untermann 1965, 163) que encontramos igualmente en ánforas de la zona, en concreto en la figlina de “La Catria”, en Lora del Río, datado en época Claudia. Véase Chic 2001c, 175.

74 Eutropio, 8.2. No creemos que ello se contradiga con la apreciación de Cassio Dión (68.4.1-2), cuando describe a Trajano como “ni italo, ni italiota, sino un alloethnés”, es decir, como “un hombre de otra raza [‘de un pueblo extranjero’]”, como recuerda A. M. Canto 1999 [2002].

75 Caballos Rufino 1987-1988, 314-316.

76 CIL. II, 1065.

77 Chic 2001c, 359-360.

78 Ibid., 145 y 179.

79 Ibid., 144-145, 157-158 y 177-178.

80 CIL, II, 1199.

81 En realidad es posible que esté conservando una nomenclatura de tipo peregrino: nombre único seguido del nombre único del padre, como sucede en la Narbonense, según Chastagnol 1990, 573-593. El nombre de Broccus aparece también en otras inscripciones de Jerez de los Caballeros (CIL, II, 6277 c.), Cádiz (CIL, II, 1791) y Castulo (CIL, II, 3293), siendo considerado como propio del Suroeste de Hispania tanto por Untermann 1985, 4, como por Marques de Faria 2003, 212.

82 CIL, II, 1087.

83 Bonsor 1989, 74.

84 Abascal Palazón 1994, 297. Cf. para Baeticus Crespo Ortiz de Zárate 1997, 192. Una hija de un liberto del emperador Trajano llevaba también este cognomen (CIL, XIV, 5176. Recogido por Castillo 1993, 36).

85 Es de notar que la onomástica indígena desaparece de las marcas de alfarero sobre ánforas olearias del valle del Guadalquivir tras la reforma flavia, signo indudable del avance de la romanidad.

86 Chic 2001c, 185.

87 Whittaker 1993, 67-68.

88 Chic García 1995, 7-11. Alicia Canto, en su comentario en HEp, 4, 1994, 770, estima que bien pudo ser un senador en vez de un caballero.

89 González Fernández 1989, 133-135.

90 Chic 2001c, 331 y 413.

91 Véase el detalle en Chic 2001c, siguiendo el índice de la p. 488.

92 Melchor Gil 1993, 152 y 155.

93 Rodríguez Almeida 1980, 87, no 35, publica un titulus con control de Hispalis, genitivo Mariae y acp Aegis, que incluye f Veg., que podemos entender como designación de la figlina o bien sólo del fundus en que se recogió el producto. Este rótulo es de mediados del siglo ii.

94 Caballos Rufino 1990, 301-302.

95 Castillo 1984, 244-245.

96 Entendemos que el Kalendarium Vegetianum, formado presumiblemente a partir de un capital aportado por los Valerii Vegeti, podría funcionar en relación a las compras de aceite de una manera similar a como una inscripción de Samos, del siglo II a.C., recogida en Syll. 3, 976, nos muestra la actuación respecto a la compra de trigo: acumulado un capital en base a una donación, luego se invirtió en forma de préstamos, cuyos intereses, que cobraban unos magistrados especiales, los curatores, se dedicaban cada año a la compra de trigo que luego se distribuía gratuitamente entre los ciudadanos. Los curatores entregaban los intereses a los “compradores de trigo” elegidos por la asamblea del pueblo samio. Rodríguez Almeida 1994, 120-123, no 11-13, ha llamado la atención sobre el hecho de que el primer procurator kalendarii Vegetiani conocido (año 164), Ti. Claudias Proculus Cornelianus, lleva un cognomen similar al del mercator o diffusor olei ex Baetica Q. Ennius Proculus Cornelianus, con dataciones de 153-161.

97 CIL, II, 2029.

98 En ellas, donde durante un tiempo aparecían los nombres imperiales de Septimio Severo y sus dos hijos, vemos aparecer luego las siglas K.V. que D. Manacorda ha desarrollado como K(alendarium) V(egetianum) (“Il Kalendarium Vegetianum e le anfore della Betica”, p. 319. La idea había sido en cierto modo prefigurada ya por P. Baldacci, “Commercio e Stato nell'etá dei Severi”, p. 736-738).

99 Melchor Gil 1992, 390.

100 HEp, 2, 1990, 469.

101 La marca PROCVLINI fue encontrada, descontextualizada, en Ilipa Magna, río abajo cerca de Sevilla. Véase en Chic 2001c, 400.

102 Guichard 1994, 258. Véase ahora Habermann 1997, 180-182.

103 Chic 1996, 264.

104 “Trade and the aristocracy in the Roman Empire”, en 1993, 60. Sobre las amplísimas propiedades de esta familia en Viterbo y Apulia ha escrito A. Caballos Rufino 2001, 85-86.

105 CIL, II, 2026.

106 CIL, II, 2029.

107 Andreau 1974, 232.

108 Rodríguez Almeida 1979, no 85; y 1994, 128-130, no 19-20.

109 AE, 1966, 184.

110 CIL, XV, 4015. En una inscripción de Narbona (CIL, XII, 1119) aparece como IIIIvir. Hemos de hacer notar que los Valerii fueron importantes y numerosos en Narbo, donde uno de ellos, C. Valerius Gemellus, de Frejus, ejerció como navicularius (CIL, XII, 4494).

111 Cf. por ejemplo nuestra obra de 1988, 4-52.

112 CIL, XV, 4030-4034; Blázquez Martínez et al. 1994, no 116, 117; Berni Millet 1998, 231. También aparecieron rótulos en las excavaciones de 1990, cuyo conocimiento debemos a E. Rodríguez Almeida

113 Tabales Rodríguez & Jiménez Sancho 2001, 375-385.

114 Stylow & Gimeno Pascual 2002, 344-346.

115 Agradecemos vivamente al Dr. Rodríguez Almeida su generosidad al poner a nuestra disposición estos datos.

116 Posiblemente también en tit. pict. 4471 (posición C: 145-160): c...anum. Le sigue el genitivo Iuliani. que aparece igualmente en tit. pict. 3718 (XXXIS) (año 149), del diff. L. Antonius Plebeianus y control Lacca, y en el 3719 (XXVS), del mismo año.

117 Caballos 1990, 138, no 69.

118 Caballos 1990, 129-132.

119 Raepsaet-Charlier 1987, 307 sq.

120 La abreviatura de clarissimus vir aparece acompañando a otros miembros de la familia. Así en nuestros trabajo de 2001c tenemos recogidas, entre otras distintas a las de L.F.C, las marcas de CFS CV (p. 43, 52, 66, 97, 163, 204, 315), GFSCVFC (p. 49, 106, 315), GFSCVFM (p. 29, 44. 48, 49. 97, 99, 204), QFSCVFM (p. 43, 99, 204, 419), C.F.TITIANICVEFR (o C.F.TITIANI CV ET FR) (p. 48, 52), LFLCVFVFP (p. 52), FLCVFP (p. 51, 53), FLVCCVFS (p. 65), F.SCVFM (p. 43, 48), LFLCVFVFP (p. 52), L.F.L.VC.C.V.FP (p. 52, 65, 352), LFLCVF (p. 63), LFLCVFP (p. 65, 352), LFLCVFVFP (p. 65, 352), LF.LVC.CV.AR (p. 352), LFLVCCVFS (p. 65, 66, 306, 352), LFLVC.CVE. (p. 65, 352). Otros notables se deben de ocultar bajo las marcas PARCV (p. 159. 239), LCFCVFM (p. 49), LCFSCVFM (p. 45, 49, 64, 72, 204, 334, 349, 350), LIMLFC.CV (p. 91, 354), PMOCV//FIGEDO (p. 55, 56, 61, 106, 279, 392), PMOCV//FPALMA (p. 55, 56, 392), ESCCVFP (p. 351), LSACV (p. 358). Todas son datables a fines del siglo no primera mitad del III. Sobre otras posibilidades de localización de otros senatoriales en la epigrafía anfórica ha hablado C. Castillo 1993 [1995], 311-313.

121 González Fernández 1983, 188-191.

122 Cf. Chic 1988, 27.

123 González Fernández 1983, 183-186. Loyzance 1986, 278, nos recuerda la existencia de un coetáneo de nuestro diffuser en Itálica: M. Cassius Caecilianus, que fue flamen perpetuas divi Traiani.

124 Villefosse 1914, 152-180. Étienne & Mayet 2001, 96, han hablado del papel importante de los narboneses en el comercio, usando el libro de Gayraud 1981, 530-541, aunque subrayando la importancia principal de los italianos. Chastagnol 1996, 15, habla de una inscripción de Narbona, CIL, XII, 4333, en la que “la palabra incolae, engloba no sólo a los peregrini locales, sino también a los extranjeros domiciliados en Narbona, dependiendo estos últimos, por su origo, de otras ciudades”. Conocemos el caso de un liberto cordobés, M. Fabius, libertus trium Marcorum (AE, 1916, 41 = ILGN, 586) instalado en Narbona.

125 El caso es muy frecuente. Recordemos por ejemplo a L. Antonius Severas (CIL, XV, 3725-3727) que trabajó con aceite bético a mediados del s. II. Si en Tibur tenemos un Antonius Severus, esposo de Sempronia Tyche, que eleva un monumento funerario para ellos y sus libertos (CIL, IV, 3841), Dressel (CIL, XV, 3725) nos habla de un sello de bronce con el nombre de L. Antonias Severus. Dicho sello, que debía de utilizarse para marcar el yeso de las bocas de las ánforas, ha sido vuelto a publicar por E. Rodríguez Almeida (1983, 154), por lo que conocemos que el personaje en cuestión tenía sede en Ostia. No deja de ser interesante el hecho de que el nombre figure tanto en griego como en latín, lo que nos da idea de que los viajes de este mercator se producían tanto por el área de una lengua como por la de la otra. De origen cartaginés podría ser su coetáneo T. Cassius Apolaustus (CIL, XV, 3972, 3973), a quien vemos en una inscripción de Cartago (CIL, VIII, 24258. Benzina ben Abdallah 1986, 253. propone L. para el praenomen dudoso) cumpliendo un voto a Venus Ericina Augusta. Coelia Mascellina, hija de Cn. Coelius Masculus, posiblemente arelatense, fue negotiatrix olearia ex Provincia Baetica y signó los tapones de sus marcas con un sello, que se nos ha conservado igualmente, en el que figura su nombre (Coeliae Cn.f. Mascellinae) tanto en latín como en griego (Rodríguez Almeida 1983, 150-153). En su ciudad, donde un pasaje del Digesto (14.3.13 pr., de Ulpiano) sitúa la actuación ejemplar de un esclavo institor implicado en el comercio del aceite, los diffusores tenían emplazamientos reservados en el anfiteatro (CIL, XII, 714). Por otro lado, Haley 1988, 153, menciona el caso del caballero lionés C. Sentías Regulianus, de actividad atestiguada en Roma (CIL, VI, 29722), que estuvo activo en la comercialización de aceite hispano tanto en Galia como en Italia y al que se define como diffus(or) olearius ex Baetica.

126 CIL, XV, 3883.

127 Dicho sello, que se encuentra en la actualidad en el parisino Museo del Louvre, ha sido publicado posteriormente por Taglietti 1994, 166-167.

128 CIL, II, 1941. Véase también Presedo 1974, 189-203, donde analiza una inscripción de Fabia Fabiana, muy posiblemente la misma persona.

129 En 1978 (ver bibliografía).

130 L. Marius Phoebus, conocido en el Testaccio (CIL, XV, 3943-3949, 3951-3955, 3958-3959), ha sido identificado en una lápida cordobesa por Remesal (2000) y era ya conocido por una inscripción de Roma (CIL, VI, 1935) en la que figura como viator tribunicius decuriae maioris así como mercator olei hispani ex provincia Baetica, ocupaciones que nos recuerdan de cerca a las del astigitano D. Caecilius Onesimus.

131 Respecto al poder de esta familia, conocida en Astigi e Hispalis, y el de otros comerciantes de aceite bético establecidos en Roma, véase Chic, García Vargas, Romo y Tabales, 2001b, 353-374. Rodríguez Almeida 1990, 375-376, considera a M. Iulius Faustinus coetáneo y posiblemente pariente de M. Iulius Hermesianus senior y de M. Iulius Carpophorus. Algo similar se podría decir de M. Iulius Martialis, cuyo rótulo se encontró en Lausana, junto al lago Lemán (Rodríguez Almeida & Schupbach 1982-1983). Rodríguez Almeida lo pone en relación con Iulius Martialis, amigo del poeta Marcial, aunque sin seguridad.

132 Puede verse Tchernia 1980, 155-156; y Rodríguez Almeida 1991, 243-259, páralos lulii Hermesiani y los Caecilii de Astigi. De forma más concreta, Granino Cerere 1994, 705-719. Sobre el papel de estos libertos y su tendencia a actuar por su cuenta, Étienne & Mayet 2001, 95-96. Para las distintas posibilidades de asociación entre los Caecilii véase nuestra obra de 1988, 14-16.

133 Chic 1987-1988.

134 Chic 1988, 15 y 28-29.

135 CIL, XV, 2849.

136 Véanse en Chic 1994, 171-233.

137 CIL, II, 1486. Parece ser la misma inscripción que en CIL, II, 1208 es dada como hispalense y considerada como dos inscripciones distintas pero relacionadas. Los Fabii, no obstante, son conocidos en Écija. Cf. Ordóñez Agulla 1988, 113.

138 CIL, II, 1200. Halley 1991, 104-105, estima que trabajó como negotiator en algún momento del siglo ii.

139 Ordóñez Agulla 18-19, 1987-1988, 339.

140 1. Caesaris nostri (Antonino Pío): CIL, XV, 4272: año 153. Nominativo: Eutychio. Control: Corduba; CIL, XV, 4280: año 153. Nom: Succesus. Genitivo: Amusae. Finca: Marcia(---). CIL, XV, 3773: año 154. Diffusores: DD. Caecilii Hospitalis et Maternus. Nominativos(?): Apoll(---) y Salvi(---). Finca: Supessianus. 2. Caesarum N (Marco Aurelio y Cómodo): CIL, XV, 4377, del año 179 Control de Corduba. Nominativo: Ianuarius. F(iglina) Ge[raria?]; también en tit. pict. publicado por Rodríguez Almeida 1980, no 31.

141 Dressel (CIL, XV, 3826) nos recuerda que el nombre coincide con el de cónsules de los años 135 y 183.

142 Muy posiblemente no sea inocente este nombre de Veturianus dado a un fundus de unos personajes que aparecen también en una inscripción de Emerita en la Beturia (CIL, II, 550).

143 CIL, II, 1054. El reciente redescubrimiento de la pieza no ha hecho variar en nada la lectura que ya poseíamos, como hemos podido apreciar personalmente. Cf. Castillo Guerrero 1998. El texto de la inscripción es el que sigue: C. Iuventio C.f. Quir., Albino, aed., IIvir., munificentissimo civi, municipes et incolae ob merita patrono patriae dederunt. Le ha dedicado también su atención Remesal Rodríguez 1998, 223-253.

144 CIL, II, 1499.

145 Véase para el establecimiento de los datos nuestra obra de 1988, 106 y 111.

146 También fue posiblemente suyo el oleum scapitanum: CIL, XV, 4318, del año 154 y control Hispalis. El nombre propio en genitivo comienza en Pon... (tal vez Pontiani).

147 De condicionibus agrorum, p. 152 (Lachman), 5-8: Praeterea et in multis regionibus comperimus quosdam possessores non continuas habere terras, sed particulas quasdam in diversis locis, intervenientibus complurium possessionibus.

148 Dig., 50.15.4.2: Is vero, qui agrum in alia civitate habet, in ea civitate profiteri debet, in qua ager est.

Auteur

Universidad de Sevilla.

© Ausonius Éditions, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search