Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Ombres de Thucydide

 | 
Valérie Fromentin
, 
Sophie Gotteland
, 
Pascal Payen

Quatrième partie. Thucydide désanchanté : un historien pour temps de crise

La memoria literaria de tucídides en la españa del siglo xix1

Jaime Alvar et Alexandro Ruiz

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se inscribe en las investigaciones realizadas en el Proyecto de Investigación (HUM 200 (...)

1Un elemento esencial en la conformación ideológica del siglo xix es, sin duda, la construcción de las identidades nacionales, hecho clave para asentar el modelo del Estado liberal decimonónico. Se conceptualiza la nación como una nueva forma de asociación o colectividad más compacta y operativa, es decir, menos difusa que las formaciones estatales previas, aunque igualmente abstracta, para los propósitos de las revoluciones liberales.

  • 2 Wulff Alonso 2003. Este libro es un recorrido a través de los elementos constitutivos de la identid (...)
  • 3 Pérez Garzón 2005, 10.

2Esta nueva forma de asociación busca su identidad a través de su propia historia, que la sustenta, le da rigor y la justifica; es decir que le proporciona sus elementos identitarios colectivos, producto de una selección consciente y manipulada2. En este sentido, la nación requiere, pues, justificaciones históricas, expresiones de su existencia en el pasado como comunidad cohesionada y consistente. Se trata, en consecuencia, de reelaboraciones modernas, de una historia dispersa a la que hay que dar sentido y orden, mediante las cuales se genera un carácter nacional a partir del que fragua un sentimiento de pertenencia a la comunidad3.

3Los autores clásicos proporcionan a los eruditos y a los ideólogos de los nuevos tiempos marcos referenciales extraordinariamente significativos, pues no sólo constituyen el modelo del buen ejercicio literario, en cada uno de sus géneros, sino que constituyen el depósito más notorio de exempla morales mediante los cuales se construye el entorno óptimo de lo que ha de ser el buen ciudadano del presente, generado sobre los modelos seleccionados, extraídos y manipulados del pasado clásico. Y entre los múltiples autores de los que se obtienen los datos, naturalmente destacan los moralistas y los historiadores. Unos y otros, frecuentemente coincidentes, proporcionan los datos necesarios para elaborar el nuevo discurso de la Antigüedad acorde con las necesidades del tiempo presente que, a su vez, se ahorma en virtud de la selección de imágenes clásicas escogidas por los ideólogos para ilustrar sus propósitos actuales. A finales del siglo xviii, ya hay una conciencia generalizada de ese proceder, como se pone claramente de manifiesto en un artículo publicado en el Diario de Madrid el jueves 11 de diciembre de 1794, en cuya página 1407 se lee:

“Porque uno dijo que los siglos de Pericles y de Augusto fueron los siglos de oro de Grecia y de Roma, se hizo moda entre las Naciones tanto más vana, cuanto más ignorantes, tener cada cual su siglo de oro por no ser menos que Grecia y Roma. Cada una fue a buscarle donde pudo, y nosotros, en despecho de la razón y del gusto, dimos este título honorífico al siglo xvi… y por consiguiente nuestros escritores de aquel siglo serán modelos como fueron Livio, Horacio, Virgilio, Sófocles, Tucídides, Píndaro, etc. Así discurre la ignorancia, y así es como los hombres se extravían en sus raciocinios creyendo que tienen las cosas porque tienen los nombres de ellas”.

  • 4 “Si estos proyectos tenían éxito, en su totalidad o en su mayor parte, entonces nuestro objetivo ya (...)
  • 5 Cf. Caro Baroja 1981, I 137; idem 1970. Sobre este asunto, véase Alvar 2006. Un análisis de los Pue (...)

4La presencia literaria de Tucídides en la España del siglo xix corresponde en buena medida a ese contexto. Aunque no lo hace de forma sistemática, sino en el marco de alianzas estratégicas con pueblos bárbaros durante la guerra del Peloponeso4, Tucídides alude a la naturaleza de los iberos según debía estar generalizada en la mentalidad colectiva de los atenienses del siglo v. Como consecuencia de ello, se convierte en un autor de referencia para rastrear los orígenes de la españolidad5.

  • 6 Laín Entralgo 1947, 289-335.
  • 7 Zugasti 1876, II 9.

5La información proporcionada por Tucídides sobre los iberos es sumamente relevante para los literatos del siglo xix y de un modo muy especial para los autores que escriben a finales del siglo. No hay que olvidar que el movimiento finisecular del 98, que ya se venía anunciando antes del desastre, tiende a ahondar en las raíces hispanas y se obsesiona con el carácter español, aparentemente esencial e inmutable, según el esencialismo nacionalista dominante en la época6. Una buena muestra de ello se encuentra, en el estudio del bandolerismo de Julián Zugasti y Sáenz en el que se puede leer que “desde la antigüedad más remota, desde los tiempos de Heródoto, Artemidoro, Tucídides, Diodoro de Sicilia, Estrabón y Silio Itálico, era ya conocido y apreciado el carácter general de los diferentes pueblos que dividían el territorio de nuestra España, con la misma exactitud que pueden observar los contemporáneos”7.

6Este tipo de referencia tiende a marginar a los otros pueblos que igualmente vivían y han vivido en la Península Ibérica ya que se considera que los auténticos valores que han trascendido son únicamente los de los iberos y celtas de época prerromana y establecen conexiones entre el presente y el pasado constantemente para legitimar esa forma de concebir la formación histórica de España. Así lo expresa un historiador tan influyente y reconocido como Modesto Lafuente:

  • 8 Lafuente 1861, I 14. Sobre este asunto, véase, Pérez Garzón 2005, 22.

“Los iberos y los celtas son los creadores del fondo del carácter español (…) ¿Quién no ve revelarse este mismo genio en todas las épocas, desde Sagunto hasta Zaragoza…? ¡Pueblo singular! En cualquier tiempo que el historiador le estudie, encuentra en él el carácter primitivo, creado más allá, en los tiempos que se escapan a su cronología histórica”8.

  • 9 Ibíd., 3. No merece la pena entrar aquí en el debate sobre la función del historiador como “recread (...)
  • 10 Wulff 2005, 161.
  • 11 Unamuno 1895, 79.
  • 12 “Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de los millones de hombres sin historia que a toda (...)

7Son precisamente los historiadores de este siglo quienes tienen la responsabilidad de crear una memoria colectiva adecuada para aglutinar a la nación; pero esta tarea no tiene por qué corresponderse con la labor objetiva de la recreación minuciosa de la realidad histórica de la Antigüedad9. Así, Fernando Wulff apunta que “la historia de España que se perfila ahora lo hace alrededor de una definición esencialista del español antiguo, descendiente de Tubal, nieto de Noé, cargado de virtudes prístinas, sobriedad, casi monoteísta en su simplicidad bondadosa y, por supuesto, belicoso y amante de su libertad”10. Tucídides, entre otros autores clásicos que mencionan la Península, aparece como argumento de autoridad para quienes tratan de mostrar estos caracteres citados y construir sobre ellos una idea determinada de España. Como ejemplo paradigmático tenemos a Miguel de Unamuno que, en su obra En torno al Casticismo, asegura que “ya Tucídides decía que los iberos eran tenidos comúnmente por los más belicosos de los bárbaros y Trogo Pompeyo que si les falta guerra fuera, se la buscan dentro”11. Unamuno diferenciaba entre historia, cambiante por la misma naturaleza del tiempo, en avance continuo, e intrahistoria, que trata sobre la esencia popular12. Sin embargo, esta distinción entraña un matiz más profundo de raigambre filosófica, en el que lo histórico es lo mutable y superficial y lo intrahistórico representa lo nuclear y profundo y relevante para el hecho nacional.

  • 13 Mainer 2006, 201-230.
  • 14 “¡Oh! ¡Es el pueblo! ¡Es el pueblo! Cual las olas/del hondo mar alborotado brama:/las esplendentes (...)
  • 15 Wulff 2005, 162. Es curioso señalar que antes de la invasión francesa los analistas militares prono (...)

8Un valor primordial para el liberalismo y nacionalismo del siglo xix, el patriotismo, pertenece, según estos historiadores, a pueblos como el ibérico. De hecho, no parece posible disociar en esta centuria el concepto de nacionalismo del de patriotismo; pues si este último concepto está bien asentado en el siglo xviii, a lo largo del siglo xix deviene en nacionalismo, tal y como ha sido claramente establecido con anterioridad por los estudiosos del período13. Y es que en efecto, la imagen del pueblo en armas es profundamente poderosa y duradera, de modo que inspira y deslumbra tanto a poetas como a intelectuales a lo largo del siglo entero. Bastaría coger un libro de poemas de Espronceda y leer. Al Dos de Mayo es la muestra perfecta de una poesía intrínsecamente nacionalista14. En esta literatura, el ibero es un modelo de conducta que sabe defender a su patria y a sus compatriotas cuando es atacado por una potencia extranjera; y cuanto más grande sea ésta, mejor para demostrar la solidez de la idea. Sagunto y Numancia son los ejemplos clásicos de resistencia ante el invasor, sea cartaginés o romano. El siglo xix se inaugura para España con un hecho determinante para la estructuración del imaginario colectivo en torno a la valentía colectiva frente al enemigo común, el invasor francés. El asunto sirve para alimentar una suerte de sentimiento patrio inherente al español desde sus más remotos ancestros: los iberos de antaño que se opusieron a cartagineses y romanos son inspiradores de los españoles hodiernos capaces de rechazar al francés. El episodio de los sitios de Zaragoza es comparado frecuentemente con Numancia y Sagunto y los zaragozanos hacen recordar al espíritu de Viriato contra el imperio romano15. Ahora bien, la analogía no se reduce a la actitud ante la invasión napoleónica y a los hechos gloriosos de la Guerra de la Independencia, sino que sirve de estímulo para elaborar un sentimiento de espíritu nacional que permite cristalizar en la Constitución de 1812.

  • 16 “Tal vez la falta del elemento mítico en la narración de estos hechos restará encanto a mi obra ant (...)
  • 17 Cf. Álvarez de Miranda 1945.
  • 18 Fernández de Oviedo 1535, IV 258.
  • 19 Valga como ejemplo la anotación en el Semanario de Zaragoza del viernes 3 de agosto de 1798 cuando (...)

9La obra de Tucídides, sin embargo, no sólo es citada para hacer valer el nacionalismo español. Uno de los grandes topos literarios de Tucídides es sin duda el pronóstico de la reiteración de los sucesos históricos que aparece en el prólogo a la Historia de la guerra del Peloponeso16. Su forma casi profética ha sido capaz de hipnotizar a intelectuales y pensadores de los últimos siglos que han reconocido en Tucídides la aprehensión de la esencia de la historia del hombre17. Y aunque el historiador actual acepta con más facilidad el fundamento analítico de su proposición que la infundada repetición de los fenómenos, para el intelectual del siglo xix resultaba más atractiva la idea de que la historia se repite. Y así aparece en diversos textos, pocas veces reproducido de forma íntegra y en la mayor parte de las ocasiones mediante perífrasis. No es una novedad en ese siglo, pues de hecho ya se encuentran referencias a esta cuestión desde el siglo xvi, por ejemplo en la Historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo18; y como es lógico, se van haciendo más frecuentes y numerosas con el transcurso de la historia en autores más recientes. El valor apodíctico de Tucídides está bien establecido en la España del xviii como se pone de manifiesto no sólo en la gran producción histórica, sino muy especialmente en la popularidad de su conocimiento19.

  • 20 “Y en cuanto a la historia, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra d (...)
  • 21 Es significativo el artículo publicado en la Revista de España, tomo 90 de 1883 sobre la cultura in (...)

10Tucídides se inserta en los orígenes de la tradición que considera la historia como “magistra vitae”, según el famoso dictum ciceroniano20. En virtud de esa consideración, las enseñanzas obtenidas de su obra pueden ser tenidas como un “eterno tesoro”, válido para siempre, no sólo para comprender las razones inmediatas y lejanas que ocasionaron la Guerra del Peloponeso, sino también las causas aparentes y las profundas que permiten hacer inteligible el presente y, en la medida de lo posible, predecir el futuro. Y todo ello gracias a la secuencia causal concatenada por medio de la que se identifican con precisión los hechos que preceden a las consecuencias, sus magnitudes e incidencias, así como los medios de actuación adecuados21.

11Sin embargo, no todo el pensamiento español comparte esta visión de la Historia. Revistas de amplia difusión e influencia se hacen eco de otra posición escéptica, profundamente nihilista, que también ha tenido un potente peso en la formalización de la visión de la Historia de los españoles, al considerar que es imposible conocer la realidad pasada y que, en consecuencia, su estudio es inútil. Por ejemplo, en el año 1807 la revista Minerva publica un artículo, continuación de un número anterior, sobre “La inutilidad de muchos libros, y vanidad de las ciencias”, donde se lee:

  • 22 Minerva o el Revisor General. Obra periódica. Trimestre Octavo, Tomo VII, 1807. Se puede consultar (...)

“Apenas sabemos de cierto lo que pasa en nuestros días, y casi a nuestra vista; basta una legua de distancia, un año de tiempo para hacer dudoso un suceso en sí o en sus circunstancias, ¿y quieres saber lo que pasó en épocas tan remotas, en lugares tan distantes?
¿Un suceso que nadie tiene interés en ocultar o alterar, pasando por dos o tres bocas, de un lugar a otro, varía y se altera; y muchos que tanto interés había en ocultarlos o alterarlos, quieres lleguen intactos hasta nuestros días? ¿Y sabrá el español o el francés moderno lo que ignoró el romano o el griego antiguo? Lo que no te dice Tucídides, o Tito Livio, te lo cuenta Varillas o Masdeu; y lo que entonces era dudoso, ya gracias a nuestros modernos críticos, anticuarios e historiadores, es claro como la luz del día. ¿Qué es esto, sino a fuerza de libros llegar a confundir los hecho, y vender errores por verdades?
¿Qué quieres que te diga ahora de las demás ciencias? Iguales, o muy semejantes reflexiones; los mismos desengaños”
22.

12La posición irónica del autor es fácilmente detectable, pero dentro de su maliciosa interpretación y con conocimiento de las lenguas clásicas, pone de manifiesto cómo los historiadores se limitan a reproducir los datos procedentes de las fuentes clásicas y que éstas surgen ya tergiversadas. Es difícil establecer cuánto daño han hecho intelectuales de este tipo en la mentalidad colectiva al sacudir sin paliativos los fundamentos propios del conocimiento, lo que sirve de argumento justificativo al ignorante para despreciar el trabajo intelectual.

  • 23 Unamuno 1926, II 186.

13Unamuno, helenista de profesión capacitado en consecuencia para leer a Tucídides en su lengua original, se da cuenta de la profundidad de este problema y trata de contrarrestarlo en su pensamiento y en su concepción de la tarea histórica cuando escribe: “suelo recordar la expresión de Tucídides, que él escribía (…), para siempre”23. El asunto vuelve a aparecer en una de sus novelas más conocidas, San Manuel Bueno, mártir, al tratar de nuevo el tema de lo esencial, que es la verdadera inquietud del literato:

  • 24 Unamuno 1931, 102. Un interesante artículo de la Revista Contemporánea, tomo 87 de 1892, sobre las (...)

“Y el colosal Tucídides, dechado de historiadores, desdeñando esos realismos, aseguraba haber querido escribir ‘una cosa para siempre, más que una pieza de certamen que se oiga de momento’. ¡Para siempre!”24.

  • 25 En la edición del sábado 10 de febrero de 1810, ese mismo diario publica un interesante artículo so (...)
  • 26 Por ejemplo, en La Ilustración Popular, Revista científico-literaria y de intereses materiales de 3 (...)

14Pero no será esta visión del quehacer histórico la que más impregne el pensamiento colectivo de los españoles. Ya a principios de siglo se percibe cómo dentro de la erudición hay quienes no consideran superior el genio literario de los griegos al de los romanos. Y así, un breve artículo publicado en la página 158 del Diario de Madrid el viernes 7 de agosto de 1807 defiende que Tito Livio igualó a Heródoto y que Salustio no es inferior a Tucídides25. Esta defensa de las letras latinas probablemente ya pone de manifiesto el declive del helenismo español, al menos en su dimensión más divulgativa, y el triunfo de opiniones inconsistentes a la hora de enjuiciar el pasado clásico. Sólo voces más sólidas son capaces de mantener el espíritu alerta frente a esa situación declinante, en la que la retórica no engaña sobre la verdadera situación26.

  • 27 Menéndez Pelayo 1905, 5.
  • 28 Santoveña 1998, 96 y 97.
  • 29 Menéndez Pelayo 1880, III 304. Véase en este sentido el interesante análisis que hace F. García Jur (...)
  • 30 Valera 1862.

15Marcelino Menéndez Pelayo, plenamente inserto en la problemática del 98 como Unamuno, también maneja la obra de Tucídides. En una disertación sobre la novela demuestra su conocimiento sobre el ateniense, al que no duda en calificar de “historiador político” frente a la “candorosa y patriarcal ingenuidad”27 de la obra de Heródoto. Sin embargo, el objeto de su pensamiento fue lo propiamente castellano, ya que veía perniciosa y dañina la importación de ideas foráneas para preservar la identidad nacional28, y es en la Historia de los heterodoxos españoles donde dedica más espacio al historiador griego a propósito de las traducciones al castellano29. A pesar de esto, es un ejemplo del intelectual conocedor a fondo del mundo clásico que escasea tanto a lo largo del siglo. De igual manera, destacable es el caso de Juan Valera, que, en su discurso sobre la poesía popular hace una admirable distinción entre la forma de escribir reflexiva y la intuitiva, a la que pertenecerían Homero, Heródoto y Tucídides30. El propio Valera hace gala de su conocimiento de la obra de Tucídides en su correspondencia, pues en un lugar insospechado menciona el asunto del aerolito caído en Egospótamos. Se trata de una carta fechada en San Petersburgo el 20 de marzo de 1857, en la que dice:

  • 31 Valera 1913, II 164.

“Tales reflexiones, y otras que callo por no ser prolijo, se me ocurrieron al ver los aerolitos, y al no descubrir en ellos, por más que me volvía todo ojos, sino un pedazo de mineral como otro cualquiera. El mayor de estos aerolitos no es tan grande como el que cayó en Egos-potamos, según refiere Tucídides; pero ya tiene, sin duda alguna, sus dos varas y media de bojeo, y es redondo como una pelota”31.

  • 32 Pérez Galdós 1912, 275.
  • 33 García-Alas y Ureña “Clarín” 1887, 88.

16Benito Pérez Galdós también da señas de estar al tanto de su obra al llamar Tucídides de forma intencionada y casi irónica a uno de los personajes de Cánovas32, pero lo cierto es que no pocos puntos en común se podrían sacar de Galdós y Tucídides y su forma de escribir la historia. No en vano Clarín en su Apolo en Pafos compara la novela con la historia cuando Clío, la musa de la historia y la poesía épica, reivindica que dicho género también debería pertenecerle33. Tucídides aparece frecuentemente vinculado a la musa en el arte y su representación iconográfica, y este caso no es una excepción (“y yo, Clío, que soy la Musa de Tucídides”).

  • 34 Cf. Romero Recio 2009.
  • 35 El Censor. Periódico Político y Literario, 77, sábado 19 de enero de 1822, p. 362 y 363. Antonio Ra (...)

17Salvo los ejemplos ya indicados, apenas encontramos referencias literarias relevantes o que prueben un conocimiento considerable del historiador griego, consecuencia de uno de los grandes lastres culturales de España a lo largo del siglo xix que es la escasa dedicación a los estudios clásicos frente a la realidad constatada en etapas anteriores34. Ello imposibilitó el desarrollo de una cultura clásica importante como la había en otros países europeos más pujantes que España en aquel momento. Muchos autores de la época eran conscientes de ello, asunto que aparece incluso en las revistas literarias, como El Censor, donde se aprovecha la edición y traducción de Plutarco por Ranz Romanillos para hacer una crítica a la situación de la producción filológica clásica en España35.

  • 36 Ruiz Pérez 1997, 64.
  • 37 Ibíd., 65.

18La lamentación por la situación de las lenguas clásicas en España se convierte en un verdadero topos que se acentúa con el 98 y con Clarín cuando éste hablaba de que “en España, por ejemplo, olvidando una gloriosa tradición, los estudios de este orden, como todos, andan por el suelo”36 quejándose de esta situación. Clarín, que era un gran valedor del humanismo, veía en este país un espíritu humanista muy pobre basado en la enseñanza memorística y sin reflexión alguna. El mundo grecolatino sería una fuente de sabiduría desaprovechada y denostada por aquellos que no tenían el más mínimo interés en cultivarla y desde su punto de vista habría que revitalizarlo impulsándolo con una educación comprensiva y razonada sobre la Antigüedad37. Es más, en uno de sus discursos llegó a exclamar:

  • 38 García-Alas y Ureña “Clarín” 1891, IV.

“¿Qué pléyades de ilustres escritores, de estadistas, de filósofos, de artistas, puede ofrecernos el sistema utilitario, romancista, enemigo de la tradición griega y latina? ¿Dónde están los grandes filósofos que no pueden ni quieren entender a Platón y Aristóteles? ¿Dónde los grandes jurisconsultos educados a lo Frary, es decir, que hayan podido prescindir, por ignorancia voluntaria, del Derecho romano y de su insustituible lenguaje? ¿Dónde están los grandes artistas de la palabra, poetas, oradores, críticos, historiadores, etc., que hayan prescindido de Homero, de Virgilio, de Tucídides, de Demóstenes, de Cicerón, etc., etc.?”38.

  • 39 Quevedo 1635, 91.

19Tucídides, por la razón que comentamos, no llega a destacar como un gran lugar común en la España decimonónica, frente a lo que parece detectarse en el siglo xviii, y queda prácticamente reservado a una minoría de intelectuales que comprende el mundo clásico y sabe aplicarlo a su presente. Hasta prácticamente la generación del 98 había quedado confinado en buena medida a tópicos y listas de autores clásicos, sin un conocimiento profundo de su pensamiento, como nos muestra Quevedo en La hora de todos y la Fortuna con seso (“y luego empezó a granizarle de aforismos y autores, ensartado a Tácito y Salustio, a Polibio y Tucídides”39).

  • 40 Cf. Thc. 2.48-54.
  • 41 Hernández Morejón 1836, 4.

20Otras veces, lo que llama la atención de Tucídides es su descripción de la peste de Atenas, peste que él mismo vivió y comprobó y por ello pudo ser minucioso y detallado en su labor descriptiva40. De tal forma, Antonio Hernández Morejón da cuenta de que “Tucídides, Virgilio y Lucrecio que describieron algunas pestes, son citados con aplauso por los Médicos”41, pero no da muestras de conocer su obra ni haberla leído. Se trata de otro ejemplo del uso tópico de los clásicos en las letras españolas.

  • 42 Hay una reedición reciente: Álvarez Rodríguez 2007. Agradecemos al Dr. F. García Jurado la informac (...)

21En un repaso muy general, llama la atención las nulas referencias a los célebres discursos que pueblan la Historia de la guerra del Peloponeso al igual que las escasas remisiones a los aspectos centrales de su obra (la guerra civil, la política griega) y la proliferación de citas poco importantes o intrascendentales, sin duda por un extendido desconocimiento de los ochos libros de Tucídides que no sirve de inspiración literaria en la producción historiográfica. El asunto es especialmente sorprendente si se tiene en cuenta que ya en el siglo xiv Juan Fernández de Heredia había traducido al dialecto aragonés treinta y ocho discursos de la historia tucididea, pero su esfuerzo cayó como es frecuente en el olvido42. Por el contrario, aparece sólo como recurso literario para ennoblecer aparentemente un discurso añejo sobre el carácter inmanente de los pueblos.

Bibliographie

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFÍCAS

1. Sources

Espronceda, J. de (1840): Poesías, Madrid.

Fernández de Oviedo, A. (1535): Historia general y natural de las Indias, Madrid.

García-Alas y Ureña “Clarín”, L. (1887): Apolo en Pafos, Madrid.

– (1891): Un discurso (Folletos literarios, VIII), Madrid.

Hernández Morejón, A. (1836): Bellezas de medicina práctica, descubiertas por Antonio Hernández Morejón en el Ingenioso Caballero Don Quijote de la Mancha, compuesto por Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid.

Lafuente, M. (1861): Historia general de España, Madrid.

Menéndez Pelayo, M. (1880): Historia de los heterodoxos españoles, Madrid.

Quevedo y Villegas, F. de (1635): La hora de todos y la Fortuna con seso, Madrid.

Unamuno, M. de (1895): En torno al casticismo, Madrid.

– (1934): Epistolario inédito, Madrid.

– (1931): San Manuel Bueno, mártir, Madrid.

Valera, J. (1862): La poesía popular (discursos académicos), Madrid.

– (1913): Correspondencia, Madrid.

Tucídides (1990): La Guerra del Peloponeso, Torres Esbarranch, Juan José (ed. y trad.), Madrid.

Zugasti y Sáenz, J. (1876): El bandolerismo. Estudio social y memorias históricas, Madrid.

2. Études

Alvar, J. (2006): “Julio Caro Baroja y la Historia Antigua”, Revista de Historiografía, 4, 110-118.

Álvarez de Miranda, Á. (1945): “Una primera guerra europea narrada por Tucídides”, Revista de Estudios Políticos, 21, 111-126.

Álvarez Rodríguez, A., ed. (2007): Discursos de la Guerra del Peloponeso. Versión aragonesa de la Historia de la guerra del Peloponeso, patrocinada por Juan Fernández de Heredia, Zaragoza.

Caro Baroja, J. (1981): Los Pueblos de España, Madrid.

– (1970, 2005): El mito del carácter nacional. Meditaciones a contrapelo, Madrid.

Cicerón (2002): Sobre el orador, Iso, José Javier (trad.), Madrid.

Colom, F., ed. (2005): Relatos de Nación. La construcción de las identidades nacionales en el mundo hispánico, I-II, Madrid-Frankfurt.

Fromentin, V., S. Gotteland y P. Payen, eds. (en prensa): Ombres de Thucydide. La réception de l’historien depuis l’Antiquité jusqu’au début du xxe siècle, Actes des colloques de Bordeaux, les 16-17 mars 2007, de Bordeaux les 30-31 mai 2008 et de Toulouse, les 23-25 octobre 2008, Bordeaux.

Laín Entralgo, P. (1947): La generación del 98, Madrid.

Mainer, J. C. (2006): “La invención de la literatura española”, in: Romero López 2006, 201-230.

Menéndez Pelayo, M. (1905): Orígenes de la novela, Madrid.

Pérez Galdós, B. (1912): Cánovas, Madrid.

Pérez Garzón, J. S. (2005): “Memoria, historia y poder. La construcción de la identidad nacional española”, in: Colom 2005, II, 697-728.

Romero López, D. ed. (2006): Naciones literarias, Madrid.

Romero Recio, M. (2006): “Los Pueblos de España. Un hito historiográfico”, Revista de Historiografía, 4, 26-34.

– (en prensa): “Tucídides y la Historia Antigua en la España del siglo XIX”, in: Fromentin et al. en prensa, 509-520.

Ruiz Pérez, A. (1997): “Clarín y el mundo clásico”, Estudios Clásicos, 39, no 111, 61-74.

Santoveña, A. (1998): Menéndez Pelayo y la crisis intelectual de 1898, en Estudios Filosóficos, Navarra.

Wulff Alonso, F. (2003): Las esencias patrias. Historiografía e Historia Antigua en la construcción de la identidad española (siglos XVI-XX), Barcelona.

– (2005): Identidades, historiografía, un nuevo internacionalismo sin límites, Cádiz.

Notes

1 Este trabajo se inscribe en las investigaciones realizadas en el Proyecto de Investigación (HUM 2005/07357-C03-01): “La construcción de la Antigüedad: editores, eruditos, ideólogos”, del MCINN.

2 Wulff Alonso 2003. Este libro es un recorrido a través de los elementos constitutivos de la identidad nacional extraordinariamente útil.

3 Pérez Garzón 2005, 10.

4 “Si estos proyectos tenían éxito, en su totalidad o en su mayor parte, entonces nuestro objetivo ya era atacar al Peloponeso, trayendo con nosotros todas las fuerzas griegas que se nos hubieran unido allí, contratando como mercenarios a muchos bárbaros, iberos y otros pueblos reconocidos como los más belicosos de los bárbaros de aquellas tierras (…)”. Thc. 6.90 (trad. Juan José Torres Esbarranch 1990).

5 Cf. Caro Baroja 1981, I 137; idem 1970. Sobre este asunto, véase Alvar 2006. Un análisis de los Pueblos de España en Romero Recio 2006.

6 Laín Entralgo 1947, 289-335.

7 Zugasti 1876, II 9.

8 Lafuente 1861, I 14. Sobre este asunto, véase, Pérez Garzón 2005, 22.

9 Ibíd., 3. No merece la pena entrar aquí en el debate sobre la función del historiador como “recreador de la realidad pasada”. En cualquier caso, es compartible la idea de que hay en ese momento del xix una dicotomía entre historiadores anticuaristas empeñados en la historiación objetiva e intelectuales eruditos comprometidos con la construcción ideológica de España.

10 Wulff 2005, 161.

11 Unamuno 1895, 79.

12 “Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de los millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna (…). Esa vida intra-histórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentida que se suele ir a buscar al pasado enterrado en libros y papeles y monumentos y piedras.” Unamuno 1895, 33-34.

13 Mainer 2006, 201-230.

14 “¡Oh! ¡Es el pueblo! ¡Es el pueblo! Cual las olas/del hondo mar alborotado brama:/las esplendentes glorias españolas/su antigua prez, su independencia aclama”. Espronceda, Al Dos de Mayo, 1840.

15 Wulff 2005, 162. Es curioso señalar que antes de la invasión francesa los analistas militares pronosticaban necesidades para las que encontraban analogías en los textos clásicos y, en concreto, en Tucídides, cuando menciona la posibilidad de comunicación a distancia, como antecedente del telégrafo, en un artículo sobre la conveniencia del uso de ese nuevo medio de comunicación portátil para los ejércitos publicado en Mercurio de España, en mayo de 1800, tomo II, página 67. En este mismo sentido es iluminador el artículo titulado “Del influjo de las Artes y las Ciencias en el espíritu” en la parte literaria de esa misma revista, en su número de 31 de diciembre de 1806, donde se realiza una semblanza comparativa entre los distintos momentos de Grecia y Roma y los estados contemporáneos, de modo que se usa el procedimiento analógico para establecer los diagnósticos de las situaciones políticas y morales de los distintos pueblos; allí, en la página 458 se menciona a Tucídides como uno de los maestros del género humano que yace sepultado en el olvido ya desde la propia Antigüedad Clásica. Setenta años más tarde, el diario católico El Siglo Futuro insiste en la misma idea en un artículo del lunes 16 de julio de 1906 titulado “El horror a la espada”, en el que se exaltan los valores militares, al tiempo que usa la metáfora del silencio de Tucídides.

16 “Tal vez la falta del elemento mítico en la narración de estos hechos restará encanto a mi obra ante un auditorio, pero si cuantos quieren tener un conocimiento exacto de los hechos del pasado y de los que en el futuro serán iguales o semejantes, de acuerdo con las leyes de la naturaleza humana, si éstos la consideran útil, será suficiente. En resumen, mi obra ha sido compuesta como una adquisición para siempre más que como una pieza de concurso para escuchar un momento” Thc. 1.22.

17 Cf. Álvarez de Miranda 1945.

18 Fernández de Oviedo 1535, IV 258.

19 Valga como ejemplo la anotación en el Semanario de Zaragoza del viernes 3 de agosto de 1798 cuando en un artículo de economía política en el que el autor defiende la moral como fundamento básico de la actividad humana, se cita sin que aparentemente venga al caso a Tucídides cuando sostiene que la propiedad debe estar vigorosamente protegida por las leyes, ya que en su ausencia, nadie se dedica al trabajo, sino al pillaje (p. 76). Y lo mismo ocurre en el número correspondiente al jueves 25 de julio del año siguiente en la misma revista, en un artículo sobre la utilidad de la Filosofía, se hace mención entre otros autores clásicos, de Tucídides (p. 50), aunque en este caso no da la impresión de que se tenga profundo conocimiento de sus contenidos.

20 “Y en cuanto a la historia, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, heraldo del pasado, ¿con qué otra voz sino es la del orador se la encomienda a la inmortalidad?” Cic., De Orat., 2.9. (ed. y trad. Iso 2002)

21 Es significativo el artículo publicado en la Revista de España, tomo 90 de 1883 sobre la cultura intelectual de los griegos, en el que se contrapone a Heródoto con Tucídides muy acertadamente, pues mientras aquél entretiene a los atenienses, éste los instruye y les enseña a razonar, pues “concibe la historia como el relato científico de los sucesos acaecidos en la vida de la humanidad, como el monumento levantado a las generaciones para lo futuro… Tucídides realiza un progreso en el modo de concebir y escribir la historia” (p. 178). Como se indica más adelante, esta idea está en el denominador común del conocimiento de cultura clásica en la España de la época.

22 Minerva o el Revisor General. Obra periódica. Trimestre Octavo, Tomo VII, 1807. Se puede consultar en http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0003728441&page=25

23 Unamuno 1926, II 186.

24 Unamuno 1931, 102. Un interesante artículo de la Revista Contemporánea, tomo 87 de 1892, sobre las formas de gobierno, dedica especial atención a la democracia ateniense (p. 512), como expresión bien distinta del concepto frente a los Estados Unidos o a Francia, pues siguiendo a Tucídides considera que democracia es el gobierno popular, es decir, el de los ciudadanos censados como indica Aristóteles; las notas a pie de página revelan que su autor, Damián Isern, trabaja exclusivamente con traducciones. No es un caso aislado esta cita de nuestro autor; de hecho aparece con gran frecuencia en las páginas de esta revista.

25 En la edición del sábado 10 de febrero de 1810, ese mismo diario publica un interesante artículo sobre el Etna, en el que el autor menciona, en la página 163, a Tucídides entre los autores clásicos que se refieren al volcán, como prueba adicional del conocimiento que a comienzos de siglo había de la obra tucididea.

26 Por ejemplo, en La Ilustración Popular, Revista científico-literaria y de intereses materiales de 30 de junio de 1878, publicada en Alicante, aparece un artículo sobre “El idioma catalán” de Benedicto Mollá, en el que sostiene que “el idioma más culto y clásico que jamás haya existido… fue el hablado en Atenas” y a continuación enumera a algunos de sus más insignes autores sin que se desprenda de la mención el más mínimo conocimiento de sus obras o de la lengua que tan hueramente ensalza. Once años antes, en el Museo Universal de 10 de marzo de 1867, había publicado E. M. Fernández y Cantero un estudio comparado sobre los historiadores griegos y romanos en el que hacía gala de un profundo conocimiento de la producción historiográfica clásica y donde establece que “de Heródoto a Tucídides media casi la distancia de las épocas heroicas a las científicas” (p. 76). La intelectualidad había logrado establecer como dominio común la superioridad de Tucídides sobre Heródoto, tal y como hemos indicado ya con anterioridad. La decadencia de esta inteligencia más o menos popular declina hasta el extremo de que en 1932 en el concurso de pasatiempos organizado por la revista Nuevo Mundo ante la pregunta: ¿Para dónde partió Tucídides? se propone como solución un jeroglífico en el aparece representado un peine en vertical, debajo la sílaba PO, en la línea siguiente una N y debajo de ella una suerte de grano de café parecido a la O de PO, pero abierta arriba y abajo. La dificultad del acertijo, basado en analogías banales, parece sintomática del nivel intelectual alcanzado y distribuido para entretenimiento popular.

27 Menéndez Pelayo 1905, 5.

28 Santoveña 1998, 96 y 97.

29 Menéndez Pelayo 1880, III 304. Véase en este sentido el interesante análisis que hace F. García Jurado en esta misma publicación en relación con el asunto mencionado; en especial lo relativo al empeño de volver a editar la traducción-única-de Diego Gracián, intentando dar una idea básicamente no-erasmista del autor español, frente a lo que luego harán Paz y Meliá y Marcel Bataillon.

30 Valera 1862.

31 Valera 1913, II 164.

32 Pérez Galdós 1912, 275.

33 García-Alas y Ureña “Clarín” 1887, 88.

34 Cf. Romero Recio 2009.

35 El Censor. Periódico Político y Literario, 77, sábado 19 de enero de 1822, p. 362 y 363. Antonio Ranz Romanillos, gran helenista que vivió entre 1759 y 1830, publicó el primer volumen de las Vidas Paralelas en 1821 y el último en 1830.

36 Ruiz Pérez 1997, 64.

37 Ibíd., 65.

38 García-Alas y Ureña “Clarín” 1891, IV.

39 Quevedo 1635, 91.

40 Cf. Thc. 2.48-54.

41 Hernández Morejón 1836, 4.

42 Hay una reedición reciente: Álvarez Rodríguez 2007. Agradecemos al Dr. F. García Jurado la información sobre este menester que, sin embargo, no ha incorporado a su propio trabajo.

Auteurs

Universidad Carlos III de Madrid

Universidad Carlos III de Madrid

© Ausonius Éditions, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540