Version classiqueVersion mobile

L'auctoritas à Rome

II - Les instances religieuses et politiques de l'auctoritas

Chapitre VII - El concepto auctoritas y el poder en la obra de Livio1

Francisco Pina Polo

Résumé

El artículo realiza un análisis del uso por Livio, en los libros 31 al 45, del término auctoritas. Livio utiliza auctoritas fundamentalmente en tres contextos: usa con asiduidad auctoritas patrum o auctoritas senatus en relación con el senado; aplica el término a individuos y pueblos extranjeros; mucho más raramente lo utiliza al referirse específicamente a personajes romanos. En los libros 31-45 los tres únicos personajes romanos de los que Livio dice expresamente que gozaban de auctoritas son Escipión Africano, Catón y Emilio Paulo. Auctoritas es en la obra de Livio un término polisémico que engloba significados diversos, como “influencia”, en particular, pero también “credibilidad”, “prestigio” y “autoridad” – no en un sentido coercitivo, sino ético –, así como “autorización” y “aprobación”. En Livio, auctoritas es, además, un concepto estrictamente masculino.

Entrées d'index

Palabras claves :

Livio, auctoritas, senado, imperium, imperator

Texte intégral

  • 1 Todas las fechas son a.C. Todas las traducciones al español de textos de Livio son de J.A. Villar (...)
  • 2 No extrañan estas afirmaciones de Magdelain 1982, 25: “De nos jours, l’espoir d’identifier un con (...)

1Auctoritas es un término latino cuya comprensión no debía de plantear problema alguno a un romano, acostumbrado a utilizarlo en sus conversaciones, oírlo en discursos e incluso leerlo, si su cultura era lo suficientemente elevada. Sin embargo, los historiadores actuales tenemos problemas cuando nos enfrentamos a la traducción y/o interpretación de auctoritas (véase Jean-Michel David en este volumen), palabra que, de hecho, en nuestros textos, con frecuencia preferimos expresarla directamente en latín en lugar de traducirla2. Con todo, cualquier historiador de Roma tiene en su cabeza una interpretación y una explicación de la palabra auctoritas a partir de sus investigaciones y lecturas, aunque no haya trabajado específicamente sobre ella. Yo también tengo una interpretación, y me apresuro a plantearla a continuación.

  • 3 Hellegouarc’h [1963] 1972, 304.
  • 4 A esa cualidad se refiere Augusto al hablar de sí mismo en las Res Gestae 34.3: “Después de ese t (...)
  • 5 Clemente Fernández 2013, 85.
  • 6 Balsdon 1960, 44-45 llamó la atención sobre la estrecha relación, en su opinión, entre los concep (...)

2En el terreno político, auctoritas parece haber sido en Roma ante todo un concepto mental y un término social con significado múltiple: la sociedad romana reconocía a un determinado individuo prestigio, credibilidad y capacidad de liderazgo, cualidades que le proporcionaban una autoridad moral con la que, y ésta es la cuestión clave, podía ejercer influencia en la toma de decisiones que atañían a la sociedad. En palabras de Hellegouarc’h: “l’auctoritas est l’influence et le prestige dont dispose un personnage aux yeux de son entourage”3. Independientemente de que un individuo pudiera tener temporalmente potestas o imperium en virtud de estar ejerciendo una magistratura, la auctoritas implicaba una condición intrínseca a su personalidad, era algo inherente a su persona4. La posesión del imperium (al igual que la potestas en el caso de los magistrados inferiores) implicaba coerción y esperaba acatamiento de parte de la ciudadanía, pero la auctoritas, al ser algo personal, requería de un reconocimiento social, necesitaba ser percibida por los ciudadanos5. En otros términos, los actos derivados de la potestas o del imperium, otorgados legalmente a un magistrado por el populus, debían ser obedecidos, mientras que los actos derivados de la auctoritas eran respetados por la elevada cualificación moral de un individuo. En ese sentido, como concepto socio-político, la auctoritas estaba íntimamente relacionada con otros como dignitas6, gratia, maiestas, fama y existimatio.

  • 7 Debe mencionarse asimismo el casi iniciático ensayo de Heinze 1925, quien utilizó fundamentalment (...)
  • 8 Balsdon 1960, 43.

3No obstante, más allá de las interpretaciones de la historiografía moderna, la cuestión clave es intentar comprender qué entendían los autores latinos como auctoritas, y para eso es imprescindible un detallado estudio de las fuentes antiguas en sus diferentes contextos. El principal, y en realidad prácticamente único, estudio con cierta profundidad sigue siendo el de Hellegouarc’h, quien, como se puede apreciar en sus notas a pie de página, si bien lógicamente hizo uso de todas las fuentes antiguas, obtuvo sus principales conclusiones sobre todo de la obra de Cicerón7. Este hecho no es casual, puesto que, como afirmó Balsdon, “Auctoritas was naturally one of Cicero’s favourite concepts”8. De hecho, el estudio de Balsdon se basa casi exclusivamente en la obra de Cicerón, una vez más convertido, en este tema como en otros, en nuestra principal fuente de información.

  • 9 Beck 2005; Pina Polo 2012.

4Por lo tanto, la influencia de Cicerón en el modo en que la historiografía moderna ha modelado la interpretación del concepto auctoritas es indudable. Sin embargo, a pesar de que Livio es nuestra principal fuente de información para el conjunto del período republicano, el estudio del término auctoritas en su obra ha sido muy limitado. Livio escribe su obra histórica apenas unas décadas después de que Cicerón desarrollara su actividad, de modo que parecería a priori lógico pensar que su manera de entender auctoritas podría no ser muy diferente de la del Arpinate, si bien hay que tener en cuenta dos factores que pudieron tener gran influencia: en primer lugar, que Cicerón vivió el final de la República tradicional, mientras que Livio escribió su obra histórica ya durante el gobierno de Augusto, lo que debió de provocar un cambio en la percepción y en el uso del concepto auctoritas en relación con el poder (véase F. Hurlet en este volumen); en segundo lugar, que mientras Cicerón fue un participante muy activo en la política de su tiempo, Livio se mantuvo al margen de ella, y eso pudo haber influido en su percepción como historiador. En cualquier caso, parece relevante en el contexto de este volumen, que trata la auctoritas desde diversos ángulos, llevar a cabo un análisis monográfico del uso por Livio del término auctoritas para su mejor comprensión, en particular en qué situaciones específicas utilizó ese concepto y a qué personajes históricos – individuos, pueblos, ciudades, etc. – lo aplicaba. El estudio se centra en los libros 31 al 45, que describen la historia romana en el primer tercio del siglo II, un período especialmente relevante porque supuso en la política exterior de Roma el inicio de su expansión por el Mediterráneo, tanto occidental como oriental, y en la política interna un incremento de la competencia en el seno de la aristocracia romana, como se puede observar en las feroces luchas electorales libradas en esas décadas9.

5En los libros objeto de estudio, Livio utiliza la palabra auctoritas fundamentalmente en tres contextos diferentes: usa con asiduidad auctoritas patrum o auctoritas senatus en relación con el senado cuando habla de sus deliberaciones y decisiones, así como cuando alude a la relación entre magistrados y senado; también aplica el término a individuos y pueblos extranjeros; mucho más raramente, como veremos, lo utiliza al referirse específicamente a personajes romanos.

  • 10 Sobre algunos aspectos de la auctoritas patrum, véase Giovannini 1985.
  • 11 Liv. 32.7.12. Cf. Briscoe 1973, 181.
  • 12 Liv. 37.51.6: ira prouinciae ereptae praetorem magistratu abdicare se conantem patres auctoritate (...)
  • 13 Liv. 38.47.5.
  • 14 Liv. 39.39.8-10.

6Como acabo de decir, es frecuente en Livio la vinculación entre senado y auctoritas, aunque el significado del término presenta algunos matices según los casos10. En ocasiones la palabra tiene el significado de “autoridad” o “influencia” del senado, a la que un magistrado o tribuno de la plebe se somete de buen grado o tras resistirse a ella. Por ejemplo, cuando los tribunos de la plebe que se habían opuesto a la candidatura de Flaminino ex quaestura acatan (in auctoritate patrum fuere tribuni) la decisión del senado de autorizarla11; cuando los senadores disuaden con su auctoritas a un pretor que quería dimitir porque se le arrebataba su prouincia12; cuando los patres hacen desistir con su auctoritas a los tribunos de la plebe que se oponían a conceder el triunfo a Q. Fabio Labeón13; o cuando Q. Fulvio Flaco se resiste a aceptar la auctoritas del senado14.

  • 15 Del análisis de la obra de Livio, en concreto de sus libros 31-45, en absoluto se deduce una dife (...)
  • 16 Livio usa auctoritas con el significado “autorización” al referirse a la celebración del triunfo (...)
  • 17 Liv. 32.31.6: M. Sergius praetor urbanus in senatu eas, deinde ex auctoritate patrum ad populum r (...)
  • 18 Liv. 45.1.8: eo senatum consul uocauit recitatisque tabellis ex auctoritate patrum pro foris publ (...)
  • 19 Liv. 34.55.4.
  • 20 Liv. 35.7.4: M. Sempronius tribunus plebis ex auctoritate patrum plebem rogauit… (“el tribuno de (...)
  • 21 Liv. 32.36.7: nam neque sine auctoritate senatus ratum quicquam eorum fore quae cum rege ipsi pep (...)
  • 22 Liv. 45.42.8: …responsum ex auctoritate senatus est (“en nombre del senado se les respondió…”).
  • 23 Otros ejemplos en Liv. 36.1.7; 38.45.5; 42.27.5; 42.35.2. El uso de estas fórmulas es asimismo ha (...)
  • 24 Heinze, 1925, 357.

7Sin embargo, el uso más habitual en Livio es a través de las fórmulas ex auctoritate senatus o ex auctoritate patrum, expresiones equivalentes15 con el significado de “autorización”, “aprobación” o “consentimiento” por parte del senado, con carácter previo, de una acción que deberá ser ejecutada por un magistrado o tribuno de la plebe16. La casuística es variada: informes de imperatores son leídos en primer lugar en el senado y posteriormente ante el pueblo, una vez recibida la autorización del senado17; el resultado de la batalla de Pidna es anunciado al pueblo en una contio por el cónsul Licinio tras recibir el consentimiento del senado18; los cónsules emiten un edicto ex auctoritate senatus19; rogationes de tribunos de la plebe o de cónsules son promulgadas y llevadas ante el pueblo tras tener el refrendo del senado20; los acuerdos con reyes o Estados extranjeros deben ser autorizados por el senado21; la respuesta a los embajadores del rey Cotis se da ex auctoritate senatus22, etc.23. El sentido de la fórmula es evidente, pero el carácter polisémico de auctoritas se refleja en el hecho de que ex auctoritate senatus o ex auctoritate patrum no sólo indican la “autorización” del senado, sino que implican asimismo esa “autoridad” e “influencia” senatorial a la que aludía anteriormente: “autorización”, “autoridad” e “influencia” son por lo tanto sentidos contenidos de manera conjunta en el término auctoritas. Auctoritas, por consiguiente, no refleja en este caso una condición moral superior inherente al senado y a sus miembros, sino una práctica que por sí misma implica la superioridad del senado en el sistema constitucional republicano: todos los magistrados estaban in auctoritate senatus24.

  • 25 Este hecho no es exclusivo de Livio. También César, por ejemplo, habla en su obra de la auctorita (...)

8Livio alude con cierta frecuencia al prestigio del que gozaban determinados líderes y pueblos griegos, bien en el seno de sus propias comunidades, bien entre otros pueblos griegos vecinos, y define esa ascendencia e influencia como auctoritas25. Está claro que Livio usó el término, tan característico de la sociedad romana, para hacer más fácilmente comprensible a sus lectores el papel político desempeñado por esos líderes y pueblos en su entorno social más próximo o en sus relaciones internacionales. Por ello no me interesa aquí tanto quiénes eran en concreto aquellos extranjeros a los que Livio atribuyó auctoritas, sino más bien qué características les concedía para reconocerles esa cualidad, puesto que, de manera indirecta, eso nos puede permitir comprender cómo los romanos entendían la auctoritas en general, y por lo tanto cómo era aplicada a sus propios personajes históricos.

  • 26 Liv. 35.25.7: praetor is tum erat et omnes eo tempore et prudentia et auctoritate anteibat. Filop (...)

9Livio usa varias veces el término auctoritas en el contexto de los debates en Grecia en 192 con aqueos y etolios, en los que intervinieron Flaminino y otros enviados romanos, y en los que estaba en cuestión el inicio de la guerra y las posibles alianzas. En la discusión planteada en el seno de la liga aquea sobre si ésta debía entrar en guerra de inmediato contra Nabis, el tirano de Esparta, la decisión final se tomó una vez oído el parecer del strategos Filopemén, al que Livio llama, a la romana, praetor. Livio afirma que la mayoría esperó a conocer su opinión para pronunciarse en uno u otro sentido, porque “en aquella época (Filopemén) superaba a todos en buen criterio (prudentia) y prestigio (auctoritas)”26.

  • 27 Liv. 35.31.5-13.
  • 28 Liv. 35.31.14: hac uoce perterritis omnibus Zeno ex principibus unus, magnae cum ob eleganter act (...)

10En ese contexto los enviados romanos llegaron a Demetríade, donde se había convocado una asamblea de los magnetes, muchos de cuyos líderes se habían distanciado de Roma y acercado a Antíoco y los etolios. Los romanos hablaron en la asamblea de manera prudente intentando atraer a los dirigentes al recordar los beneficios que Roma había traído en particular a la misma ciudad de Demetríade. En su respuesta, el magnetarca Euríloco acusó a los romanos de querer devolver Demetríade a Filipo, e insinuó que los magnetes debían hacer lo que fuera para impedirlo y lograr una auténtica libertad frente a Roma. Este discurso provocó la ira de Flaminino ante lo que consideraba ingratitud y mala voluntad de los magnetes, y ello a su vez hizo que los presentes quedaran aterrados ante lo que eso podía significar27. Intervino entonces uno de los líderes de los magnetes, Zenón, quien siempre se había mostrado favorable a Roma y que gozaba entre ellos de gran auctoritas por la decencia y honestidad con las que se había conducido a lo largo de su vida28. Zenón pronunció llorando un discurso conciliatorio y elogioso de los romanos que concitó el acuerdo de los presentes y que hizo que Euríloco huyera de la ciudad.

  • 29 Liv. 35.32.
  • 30 Liv. 35.33.1: Multitudo auida nouandi res Antiochi tota erat, et ne admittendos quidem in concili (...)

11La cuestión se trasladó entonces a Etolia, puesto que los etolios se mostraban mayoritariamente favorables a Antíoco y contrarios a Roma. Livio narra lo sucedido en la asamblea de la liga etolia, en la que los atenienses hablaron infructuosamente a favor de los romanos29. Flaminino decidió acudir personalmente a la asamblea y hacer un último intento para impedir la guerra, pero para entonces la mayoría de los presentes se habían decantado a favor de Antíoco e incluso opinaban que no se debía ni siquiera admitir a los romanos en la asamblea. Si Flaminino pudo hablar en ella fue gracias a los dirigentes etolios de mayor edad, que lograron con su influencia, es decir, con su auctoritas, que los romanos fueran admitidos30.

  • 31 Liv. 37.12.8: …multis nobilibus secutis inter cetera auctoritatem Pausistrati, quae inter suos me (...)
  • 32 Liv. 37.12.9.
  • 33 Liv. 37.23-24.
  • 34 Liv. 37.24.13: Eudamum cum septem nauibus maximis ex ea classe, cui praefuerat, Samum redire ad R (...)

12Livio habla asimismo de la auctoritas de dirigentes rodios en el contexto de la guerra librada en 191-190 contra Antíoco. Cuando el strategos rodio Pausístrato muere en el curso de la batalla naval de Panormo, dice Livio que la noticia causó consternación en Rodas, no sólo por el desastre naval acaecido, sino por la muerte de Pausístrato, de quien afirma que gozaba merecidamente de gran auctoritas entre los aristócratas rodios31. Pausístrato fue sustituido por Eudamo, que no tenía las mismas virtudes guerreras que Pausístrato, pero del que se esperaba que fuera más precavido32. Eudamo logró más tarde una importante victoria naval contra Aníbal, tras la cual regresó con sus naves a Rodas33. Se le encomendó entonces a Eudamo la misión de ir a Samos con las siete naves más grandes de la flota para reunirse con los romanos, y allí intentar persuadirles de tomar Pátara al asalto con sus argumentos (consilia) y con su influencia (auctoritas)34.

  • 35 Liv. 42.12.3: inter ipsos quoque reges ingentem auctoritate <esse>… (“también entre los propios r (...)
  • 36 Liv. 42.12.1: Nam apud Graeciae atque Asiae civitates uereri maiestatem eius omnes (“En efecto, e (...)
  • 37 Liv. 42.11.9.

13En todos los ejemplos señalados hasta ahora, Livio atribuye auctoritas a personajes griegos aliados de Roma de los que, precisamente por esa amistad, quiere dar una imagen positiva de la que su auctoritas es una consecuencia lógica. Pero Livio también atribuye auctoritas a alguno de los grandes rivales de Roma. Es el caso de Perseo. Livio afirma, en el contexto de la intervención de Eumenes en el senado romano para alertar de los peligrosos planes futuros de Perseo, que el rey gozaba de gran influencia entre muchos monarcas y ciudades de Grecia y Asia35, que respetaban su dignidad (maiestas)36. Livio explica que la razón de esa influencia eran algunas alianzas matrimoniales con otros reyes, pero también la serie de objetivos militares que Perseo había logrado desde que ocupó el trono en sustitución de Filipo, éxitos que éste nunca había alcanzado. Y añade Livio que tan importante eran las fuerzas con las que contaba Perseo como ese prestigio e influencia (auctoritas) que se consiguen mediante muchos y grandes méritos (merita) logrados a lo largo del tiempo: Accessisse ad uires eam, quae longo tempore multis magnisque meritis pareretur, auctoritatem (“a las fuerzas con que contaba se había añadido ese prestigio que sólo se adquiere a la larga y a costa de muchos e importantes méritos”)37. Esta frase es lo más cerca que estamos en Livio a algo parecido a una definición sobre la manera de obtener el reconocimiento social de la auctoritas.

  • 38 Liv. 38.32.
  • 39 Liv. 38.32.9: Magnae auctoritatis apud Romanos tum gens Achaeorum erat (“Por entonces el pueblo a (...)
  • 40 Livio también atribuye auctoritas a otro importante aliado de Roma en el Mediterráneo oriental, R (...)

14Livio utiliza también auctoritas en referencia a un pueblo en su conjunto y, como en el caso de la mayoría de líderes extranjeros, lo hace al referirse a pueblos aliados. Así por ejemplo sucede con los aqueos en el contexto de su conflicto con los lacedemonios. Unos y otros enviaron embajadores a Roma, siendo Licortas y Diófanes los que encabezaban la delegación aquea38. Livio afirma que, por aquel entonces, los aqueos gozaban en Roma de gran prestigio y autoridad (magna auctoritas)39, aunque tampoco se quería crear problemas con los lacedemonios, razón por la cual la respuesta final del senado fue ambigua. Añade Livio que los aqueos hicieron una interpretación prepotente de esa respuesta. Está claro en Livio que la auctoritas entre los romanos de un pueblo, en este caso los aqueos, no estaba relacionada con su carácter como etnia ni con su cultura ni con su organización política, sino que estaba íntimamente ligada a su alianza y fidelidad hacia Roma: sólo la lealtad garantizaba gozar de auctoritas en Roma40.

  • 41 En una ocasión Livio se refiere a la auctoritas de Roma entre todos los reyes y pueblos en el Med (...)

15Como es lógico, Livio utiliza la palabra auctoritas en contextos políticos romanos, sobre todo, como se ha dicho, en relación con el senado y sus decisiones41. Sin embargo, llama poderosamente la atención que Livio la use con muy poca frecuencia asociada a hombres públicos romanos. De hecho su utilización es más bien excepcional en los libros 31-45, puesto que se limita a Escipión Africano, Catón y Emilio Paulo.

  • 42 Liv. 34.62.18: nam ni ita esset, unus Scipio uel notitia rei uel auctoritate, ita de utrisque mer (...)
  • 43 Cuando Escipión Africano fue llevado a juicio en 187 por los tribunos de la plebe Petelios (Liv. (...)

16En el año 193, el senado decidió enviar a África una comisión para arbitrar una querella fronteriza entre Cartago y el rey Masinisa. Uno de sus miembros era Escipión Africano. De acuerdo con Livio, los enviados romanos escucharon a ambas partes y examinaron los términos de la disputa, pero prefirieron dejar la cuestión abierta sin inclinar su veredicto ni por los cartagineses ni por Masinisa. Aunque Livio afirma inicialmente que no tiene certeza si esta decisión fue tomada por propia iniciativa o por órdenes expresas del senado, se inclina por esta última opción, porque, dice, si realmente se hubiera querido resolver el asunto, Escipión lo hubiera podido hacer con un simple gesto, “tanto por su conocimiento de los hechos como por su autoridad por los buenos servicios prestados a ambas partes”42. La auctoritas de Escipión Africano procedía evidentemente de su victoria contra Cartago en la guerra Anibálica y de su decisiva intervención en el ascenso al trono de Masinisa una década atrás. En realidad, Livio no se refiere propiamente a su auctoritas en Roma, sino entre los norafricanos43.

  • 44 Liv. 37.37.9: motus tamen Antiochus tanti auctoritate uiri… (“Antíoco, impresionado por la autori (...)

17Hay otro episodio en el que Livio alude admirativamente a la auctoritas de Escipión Africano. En el año 190 actuó como legado bajo su hermano, el cónsul Escipión Asiático, en la guerra contra Antíoco, en la que el Africano tuvo un gran protagonismo tanto en las operaciones diplomáticas como militares. Cuando Antíoco supo de la enfermedad de Escipión Africano, envió una representación para devolverle a su hijo, que había sido hecho prisionero. El Africano pidió a los enviados del rey que le dieran las gracias y aconsejó al monarca que todavía no iniciara la batalla. Antíoco, dice Livio, siguió la recomendación de Escipión y se replegó, impresionado por su gran auctoritas44.

  • 45 Liv. 37.57.9-12.
  • 46 Liv. 37.57.14.
  • 47 Liv. 37.57.13: M. Cato ante alios testis conspiciebatur; cuius auctoritatem perpetuo tenore uitae (...)
  • 48 Liv. 38.50-55.
  • 49 Liv. 38.54.11: M. Cato suasit rogationem… et Mummios tribunos auctoritate deterruit, ne aduersare (...)

18Una primera referencia a M. Porcio Catón se enmarca en el contexto del juicio por supuesta malversación contra M. Acilio Glabrión. Tanto éste como Catón, entre otros, aspiraban a ser elegidos censores, pero Acilio Glabrión acabó por renunciar a su candidatura ante la acusación contra él de que no había ingresado en el erario público una parte del botín que había logrado en su victoria contra el rey Antíoco45. En el juicio actuó como testigo Catón, quien acusó a Glabrión de no haber entregado vasos de oro y plata que habían formado parte del botín46. Livio afirma que el hecho de que Catón fuera él mismo uno de los candidatos le restaba una parte de la autoridad y credibilidad (auctoritas) que había ganado en Roma “con el estilo de vida que siempre había llevado”47. De nuevo se refiere Livio a la auctoritas de la que gozaba Catón entre los romanos al hablar del juicio promovido por los tribunos de la plebe Petilios contra Escipión Africano48. Otros tribunos de la plebe, Q. y L. Mumio, impusieron inicialmente su veto contra la rogatio Petilia, pero lo retiraron una vez que Catón habló a favor de la propuesta en su discurso De pecunia regis Antiochi: Catón logró este éxito, dice Livio, gracias a su auctoritas49.

  • 50 Liv. 44.33.4: aliquantum ea quoque res duci famae et auctoritatis apud milites adicit (“también e (...)
  • 51 Liv. 44.36.13: nunc auctoritate ueteris imperatoris contentus eris. Briscoe 2012, 584: “Paullus t (...)
  • 52 La auctoritas de Emilio Paulo como imperator queda implícita en otro pasaje de Livio. Antes de la (...)

19Finalmente, en el caso de L. Emilio Paulo habla Livio de su auctoritas en el contexto de sus campañas militares en Macedonia durante su consulado en 168. Por un lado, asegura Livio, Emilio Paulo aumentó entre sus soldados su fama y su auctoritas cuando ordenó cavar hoyos en la arena de la playa para obtener agua potable y su orden tuvo éxito50. En este caso concreto, auctoritas tiene sobre todo el sentido de “credibilidad”. Más tarde, poco antes de la decisiva batalla de Pidna, el tribuno militar Escipión Nasica exhortó al cónsul a entrar de inmediato en combate contra Perseo, mientras Emilio Paulo prefería esperar por el cansancio acumulado por las tropas. Emilio Paulo, en su respuesta negativa a Nasica, en lugar de ofrecerle una larga explicación le dice, en palabras de Livio, que para aceptar su decisión deberá conformarse “con la razón de la autoridad de un viejo general”51. Es el único caso en el que Livio habla expresamente de la utilización ventajosa de la auctoritas de un imperator en el ejercicio del imperium52.

  • 53 Sólo en otra ocasión se refiere Livio expresamente a la auctoritas de personajes romanos, y es en (...)
  • 54 Cf. Heinze 1925, 356-357. La importancia de la auctoritas como base del poder augústeo ha sido de (...)
  • 55 Puede verse tal vez un eco de la creciente utilización propagandística por parte de Augusto de su (...)
  • 56 Cic. Sen. 61: Quid de Paulo aut Africano loquar aut, ut iam ante, de Maximo? quorum non in senten (...)

20Sorprende, a primera vista, que en los libros 31-45 los tres únicos personajes romanos de los que Livio dice expresamente que gozaban de auctoritas sean Escipión Africano, Catón y Emilio Paulo, claramente tres de los romanos más insignes del período, al contrario de lo que sucede con Cicerón, quien alude a la auctoritas de un gran número de individuos53. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la atribución de auctoritas a un individuo implícitamente le colocaba en una posición de superioridad respecto a sus contemporáneos, lo que explicaría la prudencia de Livio. Cabe preguntarse, además, si Livio prefirió no abusar del uso de auctoritas aplicado a personajes romanos en una época como la que él escribió su historia de Roma, en la que Augusto se estaba apropiando de la palabra para sí mismo como Princeps, como se ve en sus Res Gestae54: los romanos con auctoritas a lo largo de la historia de la ciuitas debían estar en todo caso a la altura de Augusto, pero no por encima de él55. En realidad, Livio se hace eco del consenso que, sobre la auctoritas de esos tres personajes, parece haber existido en Roma en el siglo I. No es seguramente una casualidad que Cicerón, en su obra De senectute, en la que toma a Catón como modelo, hable expresamente, en una misma frase, de la auctoritas de Escipión Africano y Emilio Paulo (y de Fabio Máximo, de cuya auctoritas habla también Livio)56. Por lo tanto, cabe concluir que Livio eligió cuidadosamente en su obra los romanos a los que atribuía expresamente auctoritas, destacándolos de ese modo por encima de otros personajes históricos, contemporáneos o no. En ese sentido resulta significativo el perfil personal de Escipión Africano, Catón y Emilio Paulo: los tres habían alcanzado el consulado; el Africano y Emilio Paulo eran considerados dos de los grandes triunfadores de la historia de Roma, de modo que, ¿cómo se podía discutir su auctoritas si habían logrado vencer a dos de los mayores enemigos de Roma, Aníbal y Perseo?; Catón, él mismo también un triunfador por su victoria en Hispania, era percibido como modelo de integridad y honradez, y como tal había permanecido en la memoria colectiva.

21Como hemos visto, Livio no da en ningún momento una definición explícita de auctoritas, sin duda innecesaria para sus potenciales lectores, buenos conocedores del latín en que escribe, pero queda claro implícitamente en su relato qué entendía como tal. Auctoritas es en la obra de Livio un término polisémico que engloba en una sola palabra significados diversos, como “influencia”, en particular, pero también “credibilidad”, “prestigio” y “autoridad” – no en un sentido coercitivo, sino ético –, así como “autorización” y “aprobación”. En Livio, auctoritas es, además, un concepto estrictamente masculino que, aparentemente, no se aplica a mujeres.

  • 57 Un buen ejemplo lo encontramos en el debate sobre la concesión del triunfo a Manlio Vulsón, que e (...)

22Livio vincula auctoritas con otros términos que ayudan a perfilar esa condición de superioridad moral que parece acompañar al individuo dotado de auctoritas, como fama (Emilio Paulo), prudentia (Filopemén y Fabio Máximo) o maiestas (Perseo). En el caso de los pueblos de los que Livio afirma que gozaban de auctoritas, su visión está claramente viciada, puesto que es evidente que, para Livio, el elemento decisivo era su lealtad hacia Roma. Por lo que respecta a los individuos, hay dos méritos que sobresalen por encima de los demás en la obtención de auctoritas: una forma de vida caracterizada por la honestidad y el decoro (Catón, Zenón); y, muy especialmente, los triunfos en el ámbito militar, que adornan a todos los personajes que Livio vincula con la auctoritas: Escipión Africano, Emilio Paulo, Perseo, Filopemén, Pausístrato, Eudamo, incluso el propio Catón. Finalmente, puesto que el prestigio y la credibilidad son el resultado de la trayectoria vital de un individuo, la edad aparece en Livio íntimamente relacionada con la auctoritas: las personas con auctoritas son personas con experiencia, ya de una edad relativamente avanzada57. Para Livio la auctoritas no era, por lo tanto, ni una virtud ni un rasgo propio del carácter de una persona, sino un atributo personal, una cualidad otorgada socialmente que un individuo adquiría mediante su conducta, sus servicios y sus méritos (merita) a lo largo de su vida.

  • 58 Según Cicerón, el cónsul del año 60, Metelo Celer, había perdido parte de su auctoritas (imminuit (...)

23Esto lleva a formular la pregunta de cuáles eran en la Roma del siglo II de la que habla Livio en los libros 31-45 los principales merita que ofrecían la posibilidad de obtener auctoritas. Podemos suponer que en la Roma republicana, y naturalmente también en el siglo II, un individuo que perteneciera a una familia de la aristocracia tradicional de algún modo heredaba la auctoritas que sus antepasados hubieran podido acumular en décadas o siglos precedentes. Pero, puesto que debemos entender auctoritas como un concepto social, es evidente que era ante todo el comportamiento en la vida pública lo que podía conducir a gozar de auctoritas. En el caso de Catón, las fuentes antiguas ponen de relieve de manera unánime su honestidad, pero es la visibilización de su honradez en la vida pública durante su cuestura y su tribunado, así como en el senado, lo que le proporcionó auctoritas e hizo de él un símbolo para generaciones futuras. Esa auctoritas personal era susceptible de aumentar o decrecer en función de las acciones llevadas a cabo por un determinado individuo58, siempre teniendo en cuenta que el grado de influencia que alguien pudiera tener era totalmente subjetivo y aleatorio, que era difícilmente mensurable y que raramente obtendría un refrendo universal, sino que seguramente fluctuaba entre diversos grupos sociales.

  • 59 Hellegouarc’h [1963] 1972, 306.
  • 60 Balsdon 1960, 44: “The earlier you spoke in a senatorial debate, the greater your auctoritas”.
  • 61 Cic. Mur. 74; Planc. 49; De or. 3.7.

24En Roma, tener una vida pública activa implicaba desempeñar las magistraturas del cursus honorum y, por consiguiente, era sobre todo durante el ejercicio de las diferentes magistraturas, en definitiva del poder a mayor o menor escala, cuando un individuo podía adquirir el prestigio social que se reflejara en una mayor o menor auctoritas. Al mismo tiempo, el desempeño de las magistraturas inferiores daba acceso de manera permanente al senado, una institución a la que se le atribuía auctoritas – lo cual naturalmente no quiere decir que todos los senadores gozaran de la misma auctoritas59. El acceso a las magistraturas superiores proporcionaba a un político romano más posibilidades de obtener prestigio, puesto que, por un lado, le otorgaban imperium, y por otro lado le permitían intervenir con más frecuencia en el senado, cámara dotada de un estricto orden jerárquico en cuyas sesiones los consulares tenían a priori, por el mero hecho de serlo, un mayor peso político60. Por otra parte, las magistraturas superiores tenían auctoritas por sí mismas, en particular el consulado, en tanto que magistratura suprema de la República romana durante siglos. Ese prestigio del cargo era automáticamente trasladado al nuevo magistrado como representante de la civitas romana: el summum imperium del consulado confería, momentáneamente, summa auctoritas, como implícitamente afirma Cicerón61.

  • 62 Encontramos algunos en Cicerón: Cic. Inv. Rhet. 2.92 (auctoritas y potestas de un imperator); Fam (...)
  • 63 Es muy significativa, a ese respecto, la respuesta del cónsul M. Acilio Glabrión a los etolios en (...)
  • 64 Así por ejemplo, al hablar de la ocupación de la ciudadela de Opunte por una guarnición del rey e (...)

25El acceso al imperium era, por consiguiente, el elemento distintivo en la carrera de un político romano y estaba potencialmente asociado a su mayor o menor auctoritas en la sociedad romana. Parecería por lo tanto lógico que las fuentes antiguas vincularan expresamente imperium y auctoritas (e igualmente potestas y auctoritas), en relación en general con un imperator o en particular con un cónsul, y sin embargo los ejemplos de ello son muy raros62. Esto es lo que sucede asimismo en la obra de Livio. Cuando Livio habla de imperatores (cónsules, pretores o promagistrados) en el ejercicio de su magistratura se refiere siempre a su imperium como fuente de poder63, y no alude a su auctoritas como influencia que pudieran ejercer en conexión o por encima de su imperium – de hecho, la auctoritas que Livio atribuye a Emilio Paulo en el ejercicio de su imperium es un caso excepcional (vid supra) –, e incluso en ocasiones lo hace para afirmar expresamente que su auctoritas no fue suficiente64. En la obra de Livio queda claro, por lo tanto, que los imperatores usaban en el ejercicio del poder su imperium, y que la auctoritas que se les suponía era un elemento secundario que Livio, en cualquier caso, no consideró necesario destacar.

26Existió por consiguiente una vinculación implícita entre el ejercicio del imperium y la obtención de auctoritas, en especial al acceder al consulado. Ahora bien, aunque todos los cónsules disfrutaban del mismo poder otorgado legalmente por su imperium, no todos disponían de un mismo grado de auctoritas, ni durante el ejercicio de su magistratura (y promagistratura) ni tras abandonarla, puesto que éste era ante todo un atributo personal: la auctoritas de un individuo procedía de su ejemplaridad en el ejercicio mismo del poder.

  • 65 Liv. 38.50.11-12.
  • 66 Liv. 38.51.7-11. Cf. Briscoe 2008, 183.

27Es significativo el episodio que Livio narra en el año 187, cuando Escipión Africano fue llevado a juicio. En el discurso de defensa de Escipión queda claro que no fueron las magistraturas ejercidas a lo largo de su vida las que, por sí mismas, le habían proporcionado auctoritas, sino las hazañas (res gestae) llevadas a cabo durante su desempeño65. Escipión Africano, de acuerdo con Livio, no intentó defenderse de las acusaciones que se habían formulado contra él, las cuales ignoró conscientemente, sino que recordó sus éxitos militares y acabó su discurso subiendo al Capitolio para conmemorar su gran triunfo en Zama en 202, la máxima expresión de sus servicios a Roma66. De este modo se hacía evidente la conexión entre varios conceptos clave en el seno de la competitiva aristocracia romana de inicios del siglo II: uictoria, gloria, triumphus, fama-existimatio y, finalmente, como consecuencia de todo lo anterior, la obtención de una auctoritas cuya mayor o menos dimensión dependería de cada individuo y de la percepción social.

  • 67 Por ejemplo los cónsules de 184 (Liv. 39.44.11: consules eius anni nec domi nec militiae memorabi (...)
  • 68 Ya sólo la gran expectación que despertaba en la Vrbs la partida del cónsul paludatus camino de s (...)

28Como la actitud de Escipión Africano muestra, la victoria militar, y la subsiguiente celebración del triunfo, si éste era concedido, eran los principales medios para lograr visibilidad y adquirir prestigio y auctoritas en la Roma del siglo II. Naturalmente eso lo sabían todos en Roma y tiene un claro reflejo en el relato de Livio. Cuando da cuenta de lo sucedido cada año, Livio proporciona detallada información sobre las guerras libradas en ese período, presta gran atención al imperator que ha estado al frente del ejército en esos conflictos, y posteriormente reseña, si es el caso, la concesión de un triunfo. Por el contrario, Livio apenas dedica espacio a aquellos imperatores que no protagonizaron hechos de armas destacados. De ellos dice con frecuencia, literalmente, que no llevaron a cabo hechos dignos de ser reseñados o recordados, y califica en ocasiones la prouincia de esos imperatores sin lustre como prouincia otiosa67. Es decir, Livio claramente relaciona la irrelevancia de un imperator con la ausencia de una victoria militar: los imperatores victoriosos dejaban para la posteridad huella de su gloria en los fasti triumphales, mientras que los imperatores que ni siquiera tenían la oportunidad de combatir durante su mandato pasaban sin pena ni gloria. Por ello no sorprende que asistamos durante el primer tercio del siglo II a un auténtico ardor guerrero por parte de los imperatores: el éxito en la guerra era el instrumento más reconocido para obtener prestigio y notoriedad, y por eso muchos imperatores hicieron todo lo posible por poder combatir y triunfar68.

  • 69 Liv. 45.1-2. Naturalmente esa diferente percepción social era algo que cualquier imperator conocí (...)
  • 70 El evidente riesgo de invisibilidad histórica explica la competencia entre cónsules por obtener M (...)

29Livio muestra múltiples ejemplos de cónsules que buscaron activamente que se les adjudicara el gobierno de una prouincia en guerra, o en la que fuera previsible que una guerra comenzara o se reactivara durante su mandato. Entre las prouinciae consulares en el primer tercio del siglo II la más habitual fue Italia, específicamente bien el territorio galo, bien Liguria, en ocasiones calificada por Livio como prouincia otiosa. Ciertamente fueron concedidos algunos triunfos sobre los Ligures, pero, en cualquier caso, las luchas contra ellos tenían menos brillo que una guerra contra Antíoco o Perseo. Por eso Macedonia fue la prouincia consular estrella durante el período, porque era allí donde, teniendo enfrente a un poderoso monarca helenístico, era más factible lograr una gran victoria militar, el triunfo y el consiguiente reconocimiento social. Es muy claro el contraste entre ambos cónsules del año 168. Mientras Emilio Paulo logró en Macedonia la victoria en Pidna y se convirtió en uno de los grandes imperatores de la historia de Roma de reconocida auctoritas, el otro cónsul, C. Licinio Craso, recibió Italia como prouincia, con el objetivo fundamental de encargarse del reclutamiento de tropas y del abastecimiento para la guerra en Macedonia69. A pesar de tener que cumplir unas tareas objetivamente importantes, era evidente su papel secundario respecto a Emilio Paulo, y así pasó a la historia70.

  • 71 Liv 31.11.
  • 72 Liv. 31.47.4: Consul alter C. Aurelius ad confectum bellum cum in prouinciam uenisset, haud clam (...)
  • 73 Liv. 31.48-49. Cn. Manlio Vulsón es un buen ejemplo de imperator ambicioso en busca de gloria y t (...)

30En ocasiones, los imperatores hicieron todo lo posible por reavivar o provocar una guerra si ésta había finalizado antes de su llegada. En el año 200 le fue adjudicado al cónsul C. Aurelio Cota el norte de Italia, donde se había producido una rebelión de galos y ligures71. La perspectiva era prometedora para Cota, que preveía poder obtener una importante victoria militar. Sin embargo, cuando llegó a su prouincia se encontró con que el pretor L. Furio Purpurio había acabado ya con la revuelta. Cota, al que Livio se refiere como consul iratus, mostró su cólera hacia el pretor por haber combatido sin esperarle72. El episodio acabó todavía peor para Cota, puesto que el pretor regresó a Roma y solicitó la concesión del triunfo. Hubo en el senado un debate al respecto, pero finalmente se concedió el triunfo a Furio Purpurio, mientras Cota se quedó sin ningún reconocimiento73.

  • 74 Sobre Flaminino véase Pfeilschifter 2005.
  • 75 Liv. 32.32.7.
  • 76 Liv. 32.37.6.
  • 77 Liv. 34.33.14: illa tacita suberat cura ne nouus consul Graeciam prouinciam sortiretur et incohat (...)

31También transmite Livio episodios que muestran el deseo de un imperator por mantenerse al mando de una guerra como promagistrado para intentar lograr la victoria final, y en ese punto Flaminino es un buen ejemplo74. Flaminino maniobró a través de sus aliados políticos en Roma para continuar en Macedonia una vez finalizado su consulado75, y Livio deja claro que, si bien Flaminino no renunció a la diplomacia, su objetivo no era realmente la paz, sino la victoria: ipse [Flamininus] uictoriae quam pacis auidior (“deseaba más la victoria que la paz”)76. A lo largo de su mandato en Macedonia, Livio deja traslucir la constante preocupación de Flaminino por que nadie pudiera apropiarse de un triunfo que consideraba suyo: “su preocupación secreta era que un nuevo cónsul obtuviera en suerte la provincia de Grecia, y que la victoria bélica iniciada hubiera de ser entregada a su sucesor”77.

32En definitiva, se puede ciertamente hablar de un ethos competitivo militarista siempre presente durante el siglo II en el ejercicio del imperium, y en particular del consulado. El objetivo de cualquier cónsul era que le fuera adjudicada una prouincia en la que fuese factible lograr la gloria militar, bien durante el mismo año como cónsul, bien posteriormente como procónsul. Por consiguiente, tal y como se desprende de la obra de Livio, imperium, triumphus y auctoritas – es decir, “poder”, “triunfo” e “influencia” – fueron conceptos estrechamente relacionados entre sí en el período. La auctoritas dependía del reconocimiento social – que, a su vez, requería de visibilidad y protagonismo – y su adquisición era resultado en buena medida del éxito como imperator al frente del ejército, de modo que la guerra se convirtió en imprescindible para ganar auctoritas en el seno de una aristocracia crecientemente competitiva.

Notes

1 Todas las fechas son a.C. Todas las traducciones al español de textos de Livio son de J.A. Villar Vidal (editorial Gredos). Las traducciones de textos ciceronianos son propias del autor.

2 No extrañan estas afirmaciones de Magdelain 1982, 25: “De nos jours, l’espoir d’identifier un concept unitaire à la base de tous les aspects de l’auctoritas a toujours été déçu”, y de Giovannini 1985, 31: “Le mot auctoritas est d’un contenu si dense qu’il paraît délicat sinon impossible de le définir exactement”.

3 Hellegouarc’h [1963] 1972, 304.

4 A esa cualidad se refiere Augusto al hablar de sí mismo en las Res Gestae 34.3: “Después de ese tiempo [año 27] superé a todos en influencia (auctoritas), pero no tuve más poder (potestas) que quienes eran mis colegas en cada magistratura” (Post id tempus auctoritate omnibus praestiti, potestatis autem nihilo amplius habui quam ceteri qui mihi quoque in magistratu conlegae fuerunt).

5 Clemente Fernández 2013, 85.

6 Balsdon 1960, 44-45 llamó la atención sobre la estrecha relación, en su opinión, entre los conceptos dignitas y auctoritas, y consideró que “auctoritas was the expression of a man’s dignitas”. En el mismo sentido Freyburger-Galland 1992, 240.

7 Debe mencionarse asimismo el casi iniciático ensayo de Heinze 1925, quien utilizó fundamentalmente la obra de Cicerón. Lo mismo sucede en el artículo de Balsdon 1960.

8 Balsdon 1960, 43.

9 Beck 2005; Pina Polo 2012.

10 Sobre algunos aspectos de la auctoritas patrum, véase Giovannini 1985.

11 Liv. 32.7.12. Cf. Briscoe 1973, 181.

12 Liv. 37.51.6: ira prouinciae ereptae praetorem magistratu abdicare se conantem patres auctoritate sua deterruerunt (“los senadores, con su autoridad, disuadieron al pretor, que quería dimitir del cargo…”).

13 Liv. 38.47.5.

14 Liv. 39.39.8-10.

15 Del análisis de la obra de Livio, en concreto de sus libros 31-45, en absoluto se deduce una diferencia entre auctoritas patrum y auctoritas senatus como Magdelain 1982 defendió. Cf. Heinze 1925, 354. Sobre estos conceptos véase asimismo Bleicken 1975, 304-324; Biscardi 1987.

16 Livio usa auctoritas con el significado “autorización” al referirse a la celebración del triunfo en el Monte Albano, para la que dice que no era necesaria “autorización pública” (Liv. 42.21.7: …ut sine publica auctoritate fieret [“no se requería una decisión oficial]).

17 Liv. 32.31.6: M. Sergius praetor urbanus in senatu eas, deinde ex auctoritate patrum ad populum recitavit (“el pretor urbano Marco Sergio las leyó al senado, y después, con autorización del senado, las leyó al pueblo”); 33.24.4: hae litterae prius in senatu a <M.> Sergio praetore, deinde ex auctoritate patrum in contione sunt recitatae (“esta carta fue leída primeramente en el senado por el pretor Marco Sergio, y después, por decisión del senado, en la asamblea del pueblo”).

18 Liv. 45.1.8: eo senatum consul uocauit recitatisque tabellis ex auctoritate patrum pro foris publicis denuntiauit populo L. Aemilium collegam signis conlatis cum rege Perseo pugnasse (“el cónsul convocó al senado en el acto, y después de leer en voz alta las tablillas, delante del palco anunció al pueblo en nombre del senado que su colega Lucio Emilio se había enfrentado al rey Perseo en batalla campal”). Cf. 34.56.3 (el cónsul realiza un anuncio desde los rostra ex auctoritate patrum).

19 Liv. 34.55.4.

20 Liv. 35.7.4: M. Sempronius tribunus plebis ex auctoritate patrum plebem rogauit… (“el tribuno de la plebe Marco Sempronio, con el refrendo del senado, propuso a la plebe…”; 40.19.11: et legem de ambitu consules ex auctoritate senatus ad populum tulerunt; 42.21.5: ex auctoritate deinde senatus eam rogationem promulgarunt [tribuni plebis] (“posteriormente promulgaron este proyecto de ley con el refrendo del senado”); 45.35.4: …mandatumque Q. Cassio praetori, cum tribunis plebis ageret, ex auctoritate patrum rogationem ad plebem ferrent… (“…se encargó al pretor Quinto Casio que se pusiera en contacto con los tribunos de la plebe para que, a instancias del senado, presentasen al pueblo la propuesta…”). En 188, cuatro tribunos de la plebe se oponen a la propuesta de otro tribuno, C. Valerio Tapo, de dar el derecho de voto a Formias, Fundos y Arpino porque no tenía el refrendo del senado: Huic rogationi quattuor tribuni plebis, quia non ex auctoritate senatus ferretur, cum intercederent… (38.36.8: “Cuatro tribunos de la plebe se oponían a esta proposición de ley por no haber sido presentada con el refrendo del senado…”).

21 Liv. 32.36.7: nam neque sine auctoritate senatus ratum quicquam eorum fore quae cum rege ipsi pepigissent… (“pues sin el refrendo del senado ninguno de los acuerdos a los que ellos llegaran con el rey tendría validez…”); 34.35.2: legatos extemplo mitterent Romam T. Quinctius et Nabis, ut pax [ex] auctoritate senatus confirmaretur (“Tito Quincio y Nabis enviarían inmediatamente embajadores a Roma, para que la paz fuese ratificada con la autoridad del senado”). Cf. 37.19.2; 37.55.2.

22 Liv. 45.42.8: …responsum ex auctoritate senatus est (“en nombre del senado se les respondió…”).

23 Otros ejemplos en Liv. 36.1.7; 38.45.5; 42.27.5; 42.35.2. El uso de estas fórmulas es asimismo habitual en la década anterior de la obra de Livio: 22.14.11; 22.57.9; 24.7.10; 25.15.4; 26.2.1; etc.

24 Heinze, 1925, 357.

25 Este hecho no es exclusivo de Livio. También César, por ejemplo, habla en su obra de la auctoritas de pueblos extranjeros: Caes. Gall. 2.4.3 y 5 (belgas y belovacos); 2.15.1; 3.8 (vénetos); 3.23.4; civ. 3.109. Asimismo Cicerón, por ejemplo cuando se refiere a Osaces, rey de los partos (Cic. Att. 5.20.3). Livio también habla de auctoritas de líderes extranjeros en los libros anteriores: 23.7.4 (el capuano Decio Mago); 23.32.10 (el líder sardo Hampsícora); 24.28.6 (Jerónimo y Hierón en Siracusa); 26.24.7 (dos líderes etolios).

26 Liv. 35.25.7: praetor is tum erat et omnes eo tempore et prudentia et auctoritate anteibat. Filopemén acabó venciendo a Nabis al frente de las tropas de la liga aquea, y Livio afirma que los aqueos lo equiparaban en gloria militar al general romano Flaminino o incluso lo consideraban superior (Liv. 35.30.13).

27 Liv. 35.31.5-13.

28 Liv. 35.31.14: hac uoce perterritis omnibus Zeno ex principibus unus, magnae cum ob eleganter actam uitam auctoritatis tum quod semper Romanorum haud dubie partis fuerat… (“todos quedaron aterrados con estas palabras, y Zenón, uno de los dirigentes, persona de gran autoridad tanto por el decoro con que había llevado su vida como por haber sido siempre partidario de los romanos…”).

29 Liv. 35.32.

30 Liv. 35.33.1: Multitudo auida nouandi res Antiochi tota erat, et ne admittendos quidem in concilium Romanos censebant; principum maxime seniores auctoritate obtinuerunt ut daretur iis concilium (“la mayoría de los presentes, deseosos de un vuelco en la situación, eran del todo favorables a Antíoco y opinaban que ni siquiera se debía admitir a los romanos en la asamblea; fueron sobre todo los dirigentes de mayor edad quienes con su influencia consiguieron que la asamblea los oyera”).

31 Liv. 37.12.8: …multis nobilibus secutis inter cetera auctoritatem Pausistrati, quae inter suos merito maxima erat (“muchos nobles habían seguido a Pausístrato impulsados, entre otras razones, por el grande y justificado prestigio que éste tenía”).

32 Liv. 37.12.9.

33 Liv. 37.23-24.

34 Liv. 37.24.13: Eudamum cum septem nauibus maximis ex ea classe, cui praefuerat, Samum redire ad Romanos iusserunt, ut, quantum consilio, quantum auctoritate ualeret, compelleret Romanos ad Patara expugnanda (“A Eudamo le dijeron que volviera al lado de los romanos a Samos con las siete naves más grandes de la flota que había mandado y que, en la medida en que tuvieran peso ante ellos sus consejos y su autoridad, convenciera a los romanos para tomar Pátara al asalto”).

35 Liv. 42.12.3: inter ipsos quoque reges ingentem auctoritate <esse>… (“también entre los propios reyes era enorme su prestigio”). Cf. Briscoe 2012, 189-190.

36 Liv. 42.12.1: Nam apud Graeciae atque Asiae civitates uereri maiestatem eius omnes (“En efecto, en las ciudades de Grecia y Asia todos respetaban su dignidad”). Livio también habla de la “influencia” (auctoritas) de la que gozaba Aníbal frente al rey Antíoco (Liv. 36.41.2).

37 Liv. 42.11.9.

38 Liv. 38.32.

39 Liv. 38.32.9: Magnae auctoritatis apud Romanos tum gens Achaeorum erat (“Por entonces el pueblo aqueo gozaba de gran consideración ante los romanos”).

40 Livio también atribuye auctoritas a otro importante aliado de Roma en el Mediterráneo oriental, Rodas: Liv. 44.29.7; 44.35.6.

41 En una ocasión Livio se refiere a la auctoritas de Roma entre todos los reyes y pueblos en el Mediterráneo oriental, cuando narra la intervención de los embajadores de Alejandría que piden en el senado que se envíen legados a Antíoco para que abandone el sitio de la ciudad por la influencia de Roma y por los servicios (merita) que los romanos habían prestado al propio Antíoco (Liv. 44.19.11: ea merita populi Romani in Antiochum, eam apud omnes reges gentesque auctoritatem esse, ut, si legatos misissent… [“eran tales los buenos servicios prestados a Antíoco por el pueblo romano, era tal su prestigio entre todos los reyes y pueblos, que, si enviaban embajadores…”]).

42 Liv. 34.62.18: nam ni ita esset, unus Scipio uel notitia rei uel auctoritate, ita de utrisque meritus, finire nutu disceptationem potuisset.

43 Cuando Escipión Africano fue llevado a juicio en 187 por los tribunos de la plebe Petelios (Liv. 38.50-51), Livio destaca la gran cantidad de gente que le acompañó al foro (50.10) como signo de lo que denomina favor hominum et aestimatio (“favor popular y reconocimiento”) (51.14), conceptos que podemos entender como próximos a la auctoritas, término que, sin embargo, Livio no usa.

44 Liv. 37.37.9: motus tamen Antiochus tanti auctoritate uiri… (“Antíoco, impresionado por la autoridad de aquel hombre…”).

45 Liv. 37.57.9-12.

46 Liv. 37.57.14.

47 Liv. 37.57.13: M. Cato ante alios testis conspiciebatur; cuius auctoritatem perpetuo tenore uitae partam toga candida eleuabat.

48 Liv. 38.50-55.

49 Liv. 38.54.11: M. Cato suasit rogationem… et Mummios tribunos auctoritate deterruit, ne aduersarentur rogationi (“Habló Marco Catón a favor de la propuesta… y con su autoridad disuadió a los tribunos Mumios de su oposición al proyecto de ley”). Cuando Livio relata en el año 184 las elecciones para la censura en las que Catón venció, lo elogia por su vis animi ingeniique (“fuerza de carácter y de talento”), en concreto por su elocuencia, por su gloria militar y por su conocimiento del derecho (39.40.4). Es evidente desde nuestro punto de vista que Livio se refiere a la auctoritas de la que gozaba Catón en la sociedad romana, pero, de nuevo, no utiliza expresamente esa palabra.

50 Liv. 44.33.4: aliquantum ea quoque res duci famae et auctoritatis apud milites adicit (“también esta circunstancia contribuyó a reforzar en buena medida entre los soldados el prestigio y la autoridad del general”.

51 Liv. 44.36.13: nunc auctoritate ueteris imperatoris contentus eris. Briscoe 2012, 584: “Paullus took the decision by virtue of his imperium, but it is his auctoritas which dispenses him from the need to explain it immediately”.

52 La auctoritas de Emilio Paulo como imperator queda implícita en otro pasaje de Livio. Antes de la batalla, Emilio Paulo realizó un discurso ante sus soldados explicando las razones de no haber presentado todavía batalla al rey (Liv. 44.38-39). Livio no habla de auctoritas, pero el silencio que siguió a la arenga tácitamente habla de la aceptación de las tesis del cónsul por sus hombres en relación directa con su prestigio y credibilidad.

53 Sólo en otra ocasión se refiere Livio expresamente a la auctoritas de personajes romanos, y es en el contexto del debate sobre la concesión del triunfo a Emilio Paulo. Cuando las primeras tribus comenzaron a votar en contra de la concesión, los principes ciuitatis (significativamente Livio no da ningún nombre) corrieron al lugar de la votación clamando que era un escándalo que se le privara del triunfo a Emilio Paulo. Los tribunos de la plebe que presidían los comicios cedieron ante la auctoritas de estos principes y decidieron reiniciar el procedimiento de debate y dar la palabra a M. Servilio y a otros privati antes de proseguir con la votación (Liv. 45.36.10: tribuni cum ad deliberandum secessissent, uicti auctoritatibus principum… [“los tribunos se retiraron a deliberar y, cediendo ante la influencia de los principales…]). Sobre Cicerón y la auctoritas, véase la contribución de Jean-Michel David en este volumen.

54 Cf. Heinze 1925, 356-357. La importancia de la auctoritas como base del poder augústeo ha sido defendida por un buen número de autores, como por ejemplo en forma inteligentemente desarrollada por Ferrary 2001. El consenso que existía al respecto ha sido puesto en cuestión recientemente por Rowe 2013. Sobre la cuestión, véase en este volumen la contribución de Frédéric Hurlet.

55 Puede verse tal vez un eco de la creciente utilización propagandística por parte de Augusto de su auctoritas en la frase que Livio usa en su libro I (escrito en torno al año 27, por lo tanto cuando a Augusto se le otorgó este nombre) para describir el gobierno de Evandro en la región donde más tarde se fundaría Roma: “[Evandro] gobernaba estas regiones con su auctoritas más que con su imperium” (Liv. 1.7.8: auctoritate magis quam imperio regebat loca). Parece poder entreverse en esta formulación un eco de la frase que muchos años después encontramos en las Res Gestae. Al respecto Hurlet en este volumen.

56 Cic. Sen. 61: Quid de Paulo aut Africano loquar aut, ut iam ante, de Maximo? quorum non in sententia solum, sed etiam in nutu residebat auctoritas (“¿Qué diré de Paulo o del Africano o de Máximo, del que ya he hablado antes? Su autoridad no sólo residía en su palabra, sino que bastaba con una simple inclinación de cabeza”). Resulta revelador que, entre los libros 21 y 30, el único gran personaje romano a quien Livio atribuye auctoritas es Q. Fabio Máximo (Liv. 28.43.1: Cum oratione ad tempus parata Fabius, tum auctoritate et inueteratae prudentiae fama magnam partem senatus… [“Con un discurso adaptado a las cicunstancias, con su autoridad, y con su inveterada fama de prudente, Fabio había hecho efecto en una gran parte de los senadores…”]). Livio vincula la auctoritas de Fabio Máximo con su prudentia. Sólo en otra ocasión Livio habla de auctoritas en esa década al referirse a un romano. Se trata del desconocido eques L. Marcio, quien supuestamente habría sido elegido jefe por los soldados romanos tras la derrota y muerte de ambos Escipiones en Hispania (Liv. 25.37.5: sed tantum praestitit eques Romanus auctoritate inter milites atque honore, ut castris citra Hiberum communitis cum ducem exercitus comitiis militaribus creari placuisset… [“pero el caballero romano llegó a gozar de tanto prestigio y respeto entre la tropa que, cuando se acordó elegir un jefe del ejército en los comicios militares después de fortificar el campamento al lado de acá del Ebro…”]).

57 Un buen ejemplo lo encontramos en el debate sobre la concesión del triunfo a Manlio Vulsón, que es resuelto a su favor por los senadores seniores con su auctoritas (Liv. 38.50.2: Postero die et cognati amicique Cn. Manlii summis opibus adnisi sunt, et auctoritas seniorum ualuit [“Al día siguiente los parientes y amigos de Gneo Manlio pusieron todos sus recursos en juego, e hicieron valer su influencia los senadores de más edad…”]). Que la edad proporciona auctoritas es algo aceptado en todas las culturas a lo largo de la historia. En Roma, el De senectute de Cicerón es en última instancia una reivindicación de esa auctoritas lograda con la experiencia, sintetizada en esta frase: “la autoridad es la culminación de la vejez” (Cic. Sen. 60: apex est autem senectutis auctoritas).

58 Según Cicerón, el cónsul del año 60, Metelo Celer, había perdido parte de su auctoritas (imminuit auctoritatem suam) por su actuación en el asunto de la pretendida transitio ad plebem de Clodio (Cic. Att. 1.18.5). Naturalmente se trata de un punto de vista subjetivo: es para Cicerón que el cónsul había perdido auctoritas por haber colaborado con Clodio.

59 Hellegouarc’h [1963] 1972, 306.

60 Balsdon 1960, 44: “The earlier you spoke in a senatorial debate, the greater your auctoritas”.

61 Cic. Mur. 74; Planc. 49; De or. 3.7.

62 Encontramos algunos en Cicerón: Cic. Inv. Rhet. 2.92 (auctoritas y potestas de un imperator); Fam. 15.13.3 (Cicerón se refiere a la summa potestas summaque auctoritas de la que goza L. Emilio Lépido Paulo en tanto que cónsul del año 50); Fam. 13.42.2 (Cicerón alude a la auctoritas y al imperium del procónsul L. Culeolo). Cf. Hellegouarc’h [1963] 1972, 309-310.

63 Es muy significativa, a ese respecto, la respuesta del cónsul M. Acilio Glabrión a los etolios en 191. Los etolios se habían rendido, y el cónsul les exigió que entregaran a una serie de personas. Cuando el enviado de los etolios le dijo a Glabrión que eso no formaba parte de las costumbres de los griegos, y que se habían rendido para quedar bajo su protección y no para convertirse en esclavos, el cónsul respondió de manera tajante que no le importaban las costumbres griegas, sino ejercer su imperium al modo romano sobre aquéllos que se habían rendido (Liv. 36.28.5: ad ea consul ‘nec hercule’ inquit ‘magnopere nunc curo, quid Aetoli satis ex more Graecorum factum esse censeant, dum ego more Romano imperium inhibeam in deditos modo decreto suo, ante armis uictos [“a esto replicó el cónsul: ‘tampoco me preocupa ahora mayormente, ¡por Hércules!, qué consideran los etolios que se hace de acuerdo con las costumbres de los griegos, siempre y cuando ejerza mi autoridad al uso romano sobre quienes acaban de rendirse por decisión propia después de haber sido vencidos con las armas”]).

64 Así por ejemplo, al hablar de la ocupación de la ciudadela de Opunte por una guarnición del rey en 197, Livio afirma que Flaminino no logró con su auctoritas (auctoritate imperatoris Romani) que la abandonaran (Liv. 32.32). O cuando Manlio Vulsón, durante la guerra en Istria en 178, no consiguió retener a los soldados que huían, “ni con sus órdenes, ni con su autoridad, ni con sus súplicas” (Liv. 41.2.8: nec imperia nec auctoritate nec precibus; cf. Briscoe 2012, 43: “the contrast between imperium and auctoritas is reminiscent of Augustus’ famous distinction between his potestas and his auctoritas” in Res Gestae 34.3). Livo utiliza una formulación semejante cuando explica que los dirigentes que apoyaban al rey Antíoco no habían conseguido reunir un importante número de soldados: nec auctoritate nec gratia nec imperio (“ni su autoridad ni su influencia ni su poder”) (36.15.5).

65 Liv. 38.50.11-12.

66 Liv. 38.51.7-11. Cf. Briscoe 2008, 183.

67 Por ejemplo los cónsules de 184 (Liv. 39.44.11: consules eius anni nec domi nec militiae memorabile quicquam egerunt [“los cónsules de aquel año no hicieron nada reseñable ni desde el punto de vista político ni desde el militar”]); Q. Fabio Labeón en 183 (Liv. 39.56.3: nec in Liguribus memorabile quicquam a Q. Fabio consule gestum [“tampoco hizo nada memorable en Liguria el cónsul Quinto Fabio”]); los cónsules de 181 (Liv. 40.35.1; 40.37.9); el cónsul L. Manlio Acidino en 179 (Liv. 40.53.4: nihil memoria dignum in Liguribus est gestum [“no llevó a cabo en Liguria ninguna acción digna de acción”]); los cónsules de 172 (Liv. 42.26.1: Nihil magnopere, quod memorari adtineat, rei publicae eo anno consules gesserant [“Durante aquel año los cónsules no habían hecho por la república nada especial que merezca la pena recordar”]).

68 Ya sólo la gran expectación que despertaba en la Vrbs la partida del cónsul paludatus camino de su prouincia indica la importancia que un mando militar en una guerra de importancia tenía para el imperator. Véase la descripción de Livio de la profectio del cónsul P. Licinio Craso en 171 para combatir contra Perseo (Liv. 42.49.1-6), o la de Emilio Paulo en 168, también para luchar contra Perseo (44.22.17). Cf. Pina Polo 2011, 215-217.

69 Liv. 45.1-2. Naturalmente esa diferente percepción social era algo que cualquier imperator conocía desde tiempo atrás. En el año 198, mientras Flaminino comenzaba a convertirse en una leyenda por sus éxitos militares en Macedonia, el otro cónsul, Sex. Elio Peto, lo único reseñable que hizo fue obligar a los habitantes de Cremona y Placentia a regresar a sus ciudades, lo que en el texto de Livio se traduce en que no hizo nada de importancia en la Galia (Liv. 32.26: nihil memorabile gestum) mientras Livio habla abundantemente de Flaminino.

70 El evidente riesgo de invisibilidad histórica explica la competencia entre cónsules por obtener Macedonia como prouincia, como ocurrió en 171. Los dos cónsules del año 171, P. Licinio Craso y C. Casio Longino, aspiraban a dirigir la guerra contra Perseo. Casio Longino adujo que Licinio Craso, siendo pretor, había renunciado a marchar a Hispania Citerior tras asegurar que debía permanecer en Italia para llevar a cabo unos sacrificios religiosos para los que su presencia era obligatoria (Liv. 41.15.9-10). Casio Longino afirmó que, si la presencia de Licinio Craso en Roma era necesaria cuando era pretor, también lo sería como cónsul, y que por lo tanto era él quien debía recibir Macedonia como prouincia. Está claro que Licinio Craso había utilizado sus deberes religiosos como pretexto para no marchar a Hispania, pero en 171 no deseaba renunciar a Macedonia, una prouincia potencialmente más provechosa. El senado no cedió ante Casio Longino y tuvo lugar el sorteo, en el que a Licinio Craso le correspondió Macedonia. A Casio se le asignó Italia, donde no hizo nada destacable (Liv. 42.32). Briscoe 2012, 89: “Presumably Crassus was pater familias and his presence was therefore necessary at the rites… The same scruples did not prevent Crassus from going to Macedonia in 171. Perhaps he found the prospect of Spain uncongenial”.

71 Liv 31.11.

72 Liv. 31.47.4: Consul alter C. Aurelius ad confectum bellum cum in prouinciam uenisset, haud clam tulit iram adversus praetorem quod absente se rem gessisset (“El otro cónsul, Gayo Aurelio, que llegó a su provincia cuando la guerra había finalizado, no ocultó su resentimiento contra el pretor por haber combatido durante su ausencia”).

73 Liv. 31.48-49. Cn. Manlio Vulsón es un buen ejemplo de imperator ambicioso en busca de gloria y triunfo. A su regreso de Asia se planteó un debate sobre la concesión del triunfo. Los legados que le acompañaron se opusieron aduciendo que Vulsón había hecho todo lo posible por obstaculizar la paz con Antíoco para poder proseguir la guerra. Y cuando la paz había sido inevitable, Vulsón había atacado a los galos de Asia sin autorización del senado, con el objetivo de poder presentar una victoria a su vuelta a Roma. A pesar de la oposición de los legados, Vulsón finalmente recibió el triunfo (Liv. 38.45.1-2).

74 Sobre Flaminino véase Pfeilschifter 2005.

75 Liv. 32.32.7.

76 Liv. 32.37.6.

77 Liv. 34.33.14: illa tacita suberat cura ne nouus consul Graeciam prouinciam sortiretur et incohata belli uictoria successori tradenda esset.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search