Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Tongobriga

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Tongobriga.

— Nombre actual de la ciudad: Freguesia de Freixo.

Coordenadas geográficas: 41º 44’ 00” N-08º 47’ 00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X = 518019.368 / Y= 4620273.862.

— Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 43º 25’N-8° 30’W.

— División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Bracaraugustanus. dioecesis Hispaniarum. prouincia Gallaecia.

División administrativa actual: Freguesia de Freixo. Concejo de Marco de Canaveses. Distrito de Oporto. Portugal.

— Origen del asentamiento: núcleo urbano sobre asentamiento prerromano.

II. Fuentes

A - Literarias

1Paroch. 2.16; Ptol. 2.6.38.

B - Epigráficas

2CIL, II, 743, 2385, 5557, 5564; HEp, 7, 1194-1197.

3Días, L. A. T. (1999): “Tongobriga”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. II, 751; id. (1997): Tongobriga, Lisboa, 28, 66, 366.

C - Numismáticas

4Días, L. A. T. (1997): Tongobriga, Lisboa, 40-41, 51.

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5La ciudad de Tongobriga, situada en la margen derecha del Duero, se edificó sobre unos afloramientos graníticos de la región de la Serra do Marão. Sus construcciones se fueron extendiendo a lo largo de la parte más alta de la colina (300 m) y por las pendientes oriental y occidental. La ciudad romana mantuvo el habitat de un núcleo indígena preexistente. Éste sufrió una radical transformación en dos momentos, en época augustea y en época flavia. Se ha comprobado que Tongobriga no era un simple uicus –un asentamiento secundario–, como hasta hace poco tiempo se venía pensando, sino que es la capital de una ciuitas cuyos límites aún no están definidos.

6Los datos que se tienen acerca de la historia de esta ciudad son pocos. Únicamente se han podido establecer una serie de fases de ocupación, en relación con los datos aportados por la estratigrafía del yacimiento, las estructuras excavadas y los materiales encontrados. Una primera etapa viene a corresponder con el final del s. i a.C. o inicios del s. i p.C. hasta la época flavia. Es la etapa de ocupación castreña que se encontraría asentada sobre las plataformas formadas por los afloramientos graníticos. Este castro debió surgir como el nuevo mercado accesible para muchos de los castella existentes en la región. Paulatinamente, la estructura castreño-romana fue madurando desde un punto de vista político, administrativo y económico, produciéndose de este modo la creación de un núcleo urbano en época flavia. La construcción de su centro urbano, en época flavia, pone de manifiesto el desarrollo urbanístico y el fomento económico de la ciudad a finales del s. i p.C.; a esta etapa corresponden las casas de planta rectangular que conviven con las anteriores de planta circular. Ya en el s. ii p.C. se produce una gran remodelación urbana y se promueve una exaltación de la vida social y colectiva, organizada en torno a los modelos importados, centrados en la autoridad imperial. Éste será un período de auge para las relaciones comerciales, hecho que viene avalado en Tongobriga por las cerámicas hallas en la ciudad.

2 - Planta de la ciudad

Perímetro

7El núcleo urbano de Tongobriga debió ocupar unas 32 ha; de éstas, unas 10 ha corresponderían a zonas residenciales.

Retícula urbana

8Las características geomorfológicas del terreno, sobre el que se asienta Tongobriga, no permitieron un trazado de alineación ortogonal, aunque este hecho no impidió que pudieran aplicarse los criterios generales que se trazaban como modelo en las urbes. En esta ciudad se buscó la expansión del espacio urbano, para ello lo que hicieron fue situar el foro en uno de los extremos de la ciudad. No obstante, el modelo tradicional de conjunto forense –templo, basílica, plaza – se implantó en la urbe y como edificio anexo unas termas. En el s. ii p.C., parece que las edificaciones de las zonas residenciales del área occidental buscaban respetar el modelo ortogonal, con una orientación de sus ejes de N-S y E-O. Ésta parece comprobarse en el trazado de las calles actuales, las cuales podrían estar correspondiendo a los alineamientos de época romana. Mientras que en el área oriental es más difícil observar esas alineaciones urbanas.

9De los dos grandes ejes vertebradores de la ciudad, únicamente, se conoce el cardo maximus. Este eje urbano penetra en la ciudad por la zona sur y atraviesa el foro por su eje menor –lado sur–; a partir de la zona donde se encuentra el posible teatro comienza la subida hasta la zona residencial, la cual atraviesa. La salida por la zona norte de la ciudad se realizaría atravesando un foso natural, que servía de límite al núcleo urbano.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Basílica

10Este edificio se encuentra localizado en la parte este del foro, en uno de sus lados menores y en una cota más alta que la plaza forense. Se ha podido observar que esta construcción fue edificada sobre un espacio anteriormente ocupado, hecho confirmado por la existencia de un pavimento, que fue cortado para realizar los cimientos de los muros de este nuevo edificio. Los restos de cimentaciones han permitido establecer una planta irregular, con unas dimensiones de 36,25 m de largo por 26 m de ancho. En su parte interior presentaría tres naves, una central de 18 m de anchura y dos laterales de unos 6 m. La fachada occidental se caracteriza por presentar una gran entrada, que marca el eje de simetría del foro. La fachada oriental da a una calle, cuyo trazado es paralelo al cardo maximus. El acceso desde este edificio a la citada vía se realizaba mediante un pasillo-puerta de 0,90 m de anchura que, probablemente, presentaba un pórtico de 3 m de anchura.

11Cronología: seguramente, hay que datarlo en el segundo cuarto del s. ii p.C., ya que parece formar parte del proyecto arquitectónico del conjunto forense, que se construye en esta época.

Circo

12Este presunto edificio se ha localizado, mediante fotografía aérea, en el área noroeste de Tongobriga, en las afueras de la ciudad, junto a la carretera –antigua calzada– que se dirige hacia el puente sobre el río Támega. Durante las décadas de 1960-1970, las labores agrícolas acabaron con buena parte de sus estructuras arquitectónicas. Estuvo construido sobre un amplio espacio, aprovechando una depresión del terreno, con una cota constante de 240 m. Se sirvieron del desnivel topográfico para adaptar a él la zona de asientos del circo.

13A partir de la fotografía aérea, se ha calculado que el circo podría tener unos 148 m de largo y 64 m de ancho. A partir una serie de estructuras aún conservadas, se ha pensado que el graderío se separó de la pista mediante un muro de piedra. Actualmente, no se pueden observar restos de la spina; no obstante, indicios de su existencia se detectan en una fotografía aérea tomada en 1938.

Foro

14Teniendo en cuenta los condicionantes morfológicos y geológicos, el foro se ubicó en un espacio algo periférico en relación con los núcleos de habitación. No obstante, su localización se realizó de tal modo que un cardo lo atravesara, siendo así un paso obligado para todo aquel que entrara en la ciudad.

15El foro se encuentra en proceso de excavación; parece tener una gran extensión. Sus dimensiones serían de aproximadamente 139 por 68,5 m, un total de 9 521 m2. Contaba con una amplia plaza de 90 m de largo por 60 m de ancho y en ella existían dos grandes desagües de unos 2 m de ancho y 1,5 m de profundidad, ambos con orientación E-O. Al oeste del foro se encuentra el templo y al este una construcción –edificio oval–, que se ha interpretado como basílica o espacio comercial. En la parte oriental de la plaza pudo haber un amplio pórtico o, incluso, una construcción relacionada con el “edificio oval” y abierta a la plaza forense. Al sur hay una plataforma elevada, porticada, de 8 m de ancho y sus muros son de aparejo poligonal. Por el norte limitaba la plaza forense un muro de buena factura, de aparejo poligonal. Paralela a este muro hay una calle de 7,05 m de ancho, que termina, en la parte este, en una escalera de piedra. A mitad de esta calle existe un ábside de 4,75 m de diámetro, donde se halló un ara. Éste se ha interpretado como un recinto cultual; existe un ábside similar en la parte sur del foro. Este foro presentaría una cubierta a dos aguas y el acceso al pórtico se realiza mediante escaleras ubicadas en el centro y en los lados este y oeste. Cronología: el conjunto forense se ha venido fechando entre finales del s. i p.C. y principios del s. ii p.C.

16Se han localizado diversas zanjas, excavadas de forma regular en el terreno, paralelas entre sí y paralelas al trazado de la calle del lado norte de la plaza forense. En la actualidad es difícil de establecer una funcionalidad concreta, ya que el estado de ruina de esta zona es importante; entre las hipótesis argumentadas se encuentran: a) existencia de una estructura de madera que actuara a modo de “proto-foro”; b) cimentación de estructuras que fueron destruidas a lo largo del tiempo; c) un conjunto de tabernae junto a la calle norte del foro.

Necrópolis

17En el s. xix fue localizada una necrópolis junto a la entrada sur de la ciudad, hallándose sepulturas forradas y cubiertas con tégulas, junto con diverso material cerámico. Las excavaciones realizadas actualmente han permitido identificar diversas sepulturas intactas, abiertas en el afloramiento granítico y orientadas paralelamente a la calzada romana –cardo maximus– que la atraviesa. Han podido diferenciarse varios tipos de enterramientos: 1) El tipo más antiguo se encuentra excavado en el granito; tienen 1,50 por 2,70 m de largo y unos 0,90 m de ancho. 2) El segundo tipo se encuentra excavado en la tierra o reaprovechando parte de las sepulturas del primer tipo. 3) Enterramientos de planta circular, revestidos interiormente con tégulas. Se han hallado tanto restos de inhumaciones como de cremaciones. La hipótesis de la existencia de otra necrópolis en la salida norte de la ciudad aún no está confirmada. Cronología: el material cerámico y numismático hallado parece fecharla en el s. iv p.C.

Templo

18El templo que se levanta sobre un podium en la plaza forense se localizaría en su parte oeste. Sin embargo, en 1977, el podium fue desmantelado, hallándose restos de él en las proximidades. A partir de los elementos recuperados, desde 1980, se ha reconstruido este podium, el tipo de su base y el coronamiento de la estructura. Las dimensiones de la base se han calculado en 5 por 4 m. Además se ha documentado una capa de cascajo que viene a cubrir un espacio bien delimitado, de unos 850 m2, y que se ha interpretado como la cimentación de un templo. Las columnas acanaladas y los capiteles jónicos que se han hallado en la ciudad de Tongobriga, pero sin un contexto estratigráfico, pudieron pertenecer a este espacio religioso. Las columnas son de fuste acanalado de 0,59 m de diámetro (2 pies).

19Cronología: probablemente, su datación sería la misma propuesta para el conjunto forense, finales del s. i p.C. y principios del s. ii p.C.

Teatro

20Posiblemente, este edificio se sitúa en la zona oeste de la ciudad, junto al cardo maximus, a partir del cual se accedía a la summa cauea del teatro. Aún no se ha excavado, pero parece haberse identificado en las fotografías aéreas a través del análisis del terreno. Se construyó aprovechando la morfología de los afloramientos graníticos existentes en la zona. Vendría a ocupar unos 1.100 m2 y su diámetro mediría unos 52 m.

21Cronología: la construcción de este teatro, en alguna ocasión interpretado también como un anfiteatro, se ha fechado entre finales del s. i p.C. y el s. ii p.C.

Termas

22A lo largo del tiempo han sido diversas las noticias que se han ido teniendo acerca de un edificio termal, cuyo lugar se conocía como “Capilla de los moros”. Estas termas, junto con el balneario castreño, se ubican en la zona noreste del foro.

23Las termas se orientan según el eje O-E y cuentan con una extensión de aproximadamente 2 000 m2; unos 911 m2 serían de área útil, de los cuales 317 m2 estarían cubiertos y 594 m2 al descubierto. Han sido varias las fases constructivas de época romana localizadas; de ellas, la Fase I corresponde al modelo lineal simple, mientras que las Fases II-III corresponden al esquema lineal angular. La transformación del edificio termal de un esquema lineal-axial al esquema lineal-angular se produce durante la primera mitad del s. ii p.C. Las fases constructivas: 1) Fase previa (el balneario/sauna castreña): este edificio estuvo en uso, probablemente, desde finales del s. i a.C. e inicios del s. i p.C. hasta el último cuarto del s. i p.C. 2) Fase I (las termas flavias): el material en general viene a apuntar una datación tardía dentro de la dinastía flavia. 3) Fase II (las termas antoninas): se realizaron remodelaciones en el segundo cuarto del s. ii d. C y en la segunda mitad del s. ii p.C. 4) Fase III (las termas en el s. iv p.C.): la datación de esta fase se fecha a partir de mediados del s. iv p.C.; el 357 p.C. es la fecha post quem. Tras esta fecha, el edificio vuelve a sufrir nuevas reformas.

2 - Arquitectura doméstica

24En época de Augusto, las casas se construyen sobre un gran afloramiento granítico. Estas construcciones castreñas son de planta circular. Posteriormente, en época flavia, se van a edificar casas de planta rectangular, excavadas parcialmente en la roca, con muros de un grosor de unos 2 pies, de aparejo poligonal y opus uittatum. Por la parte interna, las paredes se revestían de estuco. Estas casas de planta rectangular coexistirán con las anteriores de planta circular. Hacia la mitad del s. ii p.C. se realizan nuevas construcciones sobre las antiguas edificaciones de planta circular, situación provocada o por falta de espacio o por la traza urbanística. La excavación de alguna de las vivienda ha permitido observar que se encontraban formadas por diversas estancias comunicadas por pasillos, el suelo era de tierra compacta y las cubiertas de tégulas e ímbrices. Las casas más lujosas se construyeron hacia finales del s. i y, sobre todo, en el s. ii p.C., cerca del foro y de las termas. Probablemente, se encontrarían en el interior de la actual Quinta do Freixo.

25En la parte occidental se ha localizado una serie de viviendas privadas que tienden a respetar la ortogonalidad, con una orientación de los ejes N-S y E-O. Ocupan aproximadamente unos 1 200 m2, correspondiendo a un cuadrado de unos 34 m de lado flanqueado por calles de unos 4-6 m de ancho y con pavimento de tierra compacta.

Bibliographie

V. Bibliografía

Alarcão, J. de (1988): Roman Portugal, t. II, Warminster, 28-29; id. (1993): “Las ciudades romanas de Portugal”, in: Bendala 1993, 209, 219; id. (1995-1996): “As Ciuitates do Norte de Portugal”, CA, 12-13, 26; Albertos Firmat, M. L. (1990): “Los topónimos en-briga en Hispania”, Veleia, 7, 142; Días, L. A. T. (1980): “Estação arqueológica romana de Paleagas, Freixo”, Arqueología, 2, 74-76; id. (1984): “Estação romana de Freixo-Marco de Canaveses”, Arqueología, 9, 86-90; id. (1984): “Área arqueológica de Freixo”, Informação arqueológica, 4, 77-85; id. (1985): “Área arqueológica de Freixo”, Informação arqueológica, 5, 106-107; id. (1986): Área arqueológica de Freixo. Guía de visita. Edificio termal romano, Marco de Canaveses; id. (1988): “Área arqueológica de Freixo como espaço colectivo. Uma cidade romana”, in: I Congreso de historia antigua, Santiago de Compostela, t. III, 27-30; id. (1989): “Tongobriga. Os caminhos romanos que ali chegavam”, Arqueologia, 19, 143-146; id. (1993-1994): “Necrópolis no territorium de Tongobriga”, Conimbriga, 32-33, 107-136; id. (1995): Tongobriga. Dissertação de doutoramento, policopiado, Oporto; id. (1995): “Cerâmica comum em Tongobriga”, TAE, 35(2), 325-340; id. (1995): “Cerâmica comum em Tongobriga”, TAE, 35(2), 325-340; id. (1997): Tongobriga, Lisboa; id. (1999): “Tongobriga”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. II, 751-777; Fernández Ochoa, C. et V. García Entero (1999): “Las termas romanas del Noroeste y de la Meseta Norte de Hispania. Los modelos arquitectónicos”, AEspA, 72, 145-146, 148-149, 162-163; Fernández Ochoa, C. et al. (2000): “Grandes conjuntos termales públicos en Hispania”, in: Fernández & García 2000, 59, 63, 68; Leite Vasconcelos, J. (1902): “Balneario romano de Canaveses”, AP, 7, 284-285; López Quiroga, J. (2001): “Romanización e impulso urbanizador del noroeste peninsular en época flavia”, in: Hernández et al. 2001, 291; Núñez Hernández, S. I. (2003): Arquitectura y urbanismo en las ciudades romanas del Valle del Duero: Los grandes conjuntos monumentales. Tesina de la Univ. de Salamanca, Salamanca, 499-554 (Inédita); Pierre, D. (1947): Études historiques sur la Galice et le Portugal du vie au xiie siècle, Lisboa, 35; Schulten, A. (1937): RE, 6A. 2, s.v. Tongobriga, col. 1710; Soares, R. M. et L. A. T. Días (1985): Área arqueológica de Freixo-Contributo documental 1785-1984, Oporto; Tovar Llorente, A. (1989): Iberische Landeskunde: Tarraconensis, III, Baden-Baden, 125, 293; Vasconcelos, M. (1914): “Apontamentos arqueológicos do Concelho de Marco de Canaveses”, AP, 19, 12-31; id. (1916): “Apontamentos arqueológicos do Concelho de Marco de Canaveses”, AP, 21, 319-331; id. (1935): A vila de Canaveses, Lisboa.

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540