Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Segisamo

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Segisamo.

— Nombre actual de la ciudad: Sasamón.

Coordenadas geográficas: 42º 25’ 00” N-04º 02’00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X = 414978.021 / Y= 4696641.353.

Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 43º 10’ N-12º 0’ W.

— División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Cluniensis. dioecesis Hispaniarum. prouincia Gallaecia.

— División administrativa actual: Sasamón (Burgos). Castilla y León. España.

— Origen del asentamiento: núcleo urbano surgido de las canabae de un campamento militar (?).

II. Fuentes

A - Literarias

1Flor. 2.33.48; It. Ant. 394.5,449.5,454.2; Oros. 6.21.3; Plin., Nat., 3.3.26; Pol. 34.9.13; Ptol. 2.6.51; Rav. 4.45 [318.12]; Str. 3.4.13. FHA, V, 194-196.

B - Epigráficas

2CIL, II, 900, 2915, 3281, 5741, 5807, 5812; CIL, VI, 24162; HEp, 4, 201, 203; HEp, 5, 147-148, 151 (AE, 1992, 1035), 426; HEp, 6, 180 (AE, 1956, 26; AE, 1961,103); HEp, 9, 245.

3Abásolo Álvarez, J. A. (1974): “Notas de epigrafía romana burgalesa. Partido judicial de Castrojeriz”, BIFG, 52, 363-364; id. (1978): Carta arqueológica de la provincia de Burgos: Partidos judiciales de Castrojeriz y Villadiego, Burgos, 38-44; id. (1991-1992): “El miliario de Villanueva de Argaño y el recorrido de la “Vía Aquitana” entre Deobrigula y Segisamo”, Zephyrus, 44-45, 389-404; Abásolo Álvarez, J. A. et R. García (1993): Excavaciones en Sasamón, EAE 164, Madrid, 20-23; Albertini, E. (1911): “Inscription de Sasamón (Burgos)”, CRAI, 402-406; Beltrán Lloris, F. (2001): “La hospitalidad celtibérica: una aproximación desde la epigrafía latina”, Palaeohispanica, 1, 51; D’Ors, A. (1960): “Miscelánea epigráfica”, Emerita, 28, 329; D’Ors Pérez-Peix, A. (1953): Epigrafía jurídica de la España romana, Madrid, 395-397; Fernández Guerra y Orbe, A. (1883): “Geografía romana de la provincia de Álava”, BRAH, 3, 32; García y Bellido, A. (1966): “Tessera hospitalis del año 14 de la era hallada en Herrera de Pisuerga”, BRAH, 159, 162, 165; Gómez Moreno, M. (1949): Misceláneas. Historia-Arte-Arqueología, Madrid, 313-314; Gómez Pantoja, J. (1992): “La estación de Segisamo”, Gerión, 10,259-273; Hornillos Escribano, C. (1959): “Febo Tormogo, el segisamonense más antiguo de que hoy tenemos noticia”, BIFG, 13, no 147, 620-634; Lejeune, M. (1955): Celtiberica, Salamanca, 81-82,104; Lostal Pros, J. (1992): Los miliarios de la provincia Tarraconense, Zaragoza, 29-30 (no 21), 45-46 (no 38); Osaba y Ruiz de Erenchun, B. (1955): “Noticiario: Contribución a la arqueología hispanorromana de la provincia de Burgos”, AEspA, 28, no 91,122; Perea Yébenes, S. et E. Figueroa Rodríguez (1991-1992): “Hospitium priuatum y ius libertorum (Notas a propósito de una inscripción a Júpiter en Sasamón, provincia de Burgos)”, Veleia, 8-9, 219-230; Sagredo San Eustaquio, L. et al. (1990): “Un miliario de Nerón en la Meseta Norte”, HA, 14, 23-32; Solana Sainz, J. M. (1976): Los turmogos durante la época romana I. Fuentes literarias, Madrid, 51-59, 63-71; Tovar Llorente, A. (1948): “El bronce de Luzaga y las téseras de hospitalidad latinas y celtibéricas”, Emerita, 16, 82-83; Untermann, J. (1997): Monumenta Linguarum Hispanicarum. Band IV. Die tartessichen, keltiberischen und lusitanischen Inscriften, Wiesbaden, 689-690, (no K. 14.2).

C - Numismáticas

4Abásolo Álvarez, J. A. et R. García (1993): Excavaciones en Sasamón, EAE 164, Madrid, 24-27; Untermann, J. (1964): “Zur gruppierung der hispanischen reitermünzen”, MDAI(M), 5, 111-112; Vives y Escudero, A. (1924): La Moneda Hispánica, t. II, Madrid, 149; Martínez Santa-Olalla, J. (1924): “La Bureba romana”, BCPMBurgos, 9,276; Solana Sainz, J. M. (1976): Los turmogos durante la época romana I. Fuentes literarias, Madrid, 73.

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5La ciudad hispanorromana se encontraba situada sobre un altozano en el que hoy se ubica el municipio de Sasamón (Burgos), según parecen confirmar referencias literarias, epigráficas y arqueológicas. Correspondería con la mansio Segesamone/Legisamone citada en el Itinerario de Antonino (vías I, XXXII y XXXIV).

6Existe una ciudad homónima, en la misma época denominada Segisama Iulia perteneciente a los vacceos; ésta se ubicaba probablemente en el lugar en el que hoy se erige Castrojeriz. Sin embargo, las dudas persisten sobre si ambas localidades no eran en realidad sino la misma y única urbe antigua. Según algunos investigadores existirían dos núcleos diferentes: Segisamo sería un oppidum turmogo y Segisama Iulia correspondería a la ciuitas ex nouo surgida de la cannabae de la legio IIII. Las razones esbozadas para indicar que se trata de dos ciudades diferentes según otros investigadores son: 1) Plinio hace una diferenciación entre los dos pueblos de los turmogos, los Segisamonenses “procedentes de la ciudad de Segisamo” y los Segisamaiulienses “procedentes de la ciudad de Segisamaiulia”. 2) El hito terminal de Villasidro separaba los prados de la legio IIII del territorio de Segisamo. 3) Ptolomeo diferencia dos núcleos de población. 4) Los miliarios de Padilla de Abajo y de Villanueva de Argaño hacen referencia a Segisamo. 5) Se ha mencionado la existencia de restos indígenas y romanos, extendidos por la colina donde se asienta el pueblo de Sasamón. Por ello se ha deducido que el campamento legionario quizás estuviera emplazado en las proximidades de Sasamón, ya que resulta extraño que sobre restos locales se asentara un campamento romano. 6) Floro comentó: Ipse uenit Segisamam, castra posuit. Esta frase se ha interpretado como que Augusto llegó a lo que, en tiempos de Floro, se conocía como Segisama y que durante la presencia de Augusto era el campamento. Si identificamos Segisama con Segisama Iulia vemos que en el s. ii p.C. se diferencian dos ciudades. 7) Orosio menciona en el texto apud Segisamam, esto indica que el campamento estaba junto a la ciudad indígena; se ha comentado que debió de escribirse apud Segisamonem (es un autor tardío –s. v p.C. – que pudo basarse en otras fuentes y, posiblemente, ya no diferenciaba con exactitud los dos núcleos de Segisamo y Segisama). 8) Hasta el momento no han aparecido en Sasamón restos de edificios o materiales arqueológicos que avalen una presencia militar augustea. 9) A. Schulten había considerado la existencia de dos núcleos de población distintos: uno, prerromano, en el actual Sasamón y un segundo asentamiento romano, establecido sobre el anterior campamento, ubicado en el Cotarro de San Pedro. 10) A. Rodríguez Colmenero planteó la posibilidad de que el campamento estuviera debajo de la localidad de Villasandino.

7Otros investigadores, sin embargo, han tendido a identificar la ciudad de Segisamo con la de Segisama Iulia. Para algunos autores, el pueblo de Sasamón coincide con el asentamiento campamental establecido en la guerra contra los cántabros. Para ello se apoyan en lo siguiente: 1) una inscripción de un beneficiario consular de la leg. VII, Aelius Maritimus, que sitúa la statio en Segisamo 2) Además, a partir de determinadas fotografías aéreas, algunos autores observan un recinto rectangular en las cercanías de Sasamón; de uno de cuyos lados menores parte perpendicularmente un eje N-S (la vía militar que comunicaba con Cantabria). 3) Si el nombre de Segisama fuera un apelativo común a varias ciudades en la Citerior, parece entonces claro que la Segisama Iulia pudiera ser la propia Segisamo o Segisama indígena mencionada en los textos. 4) C. García Merino consideró que se tratarían del mismo núcleo: en las proximidades del asentamiento indígena se establecería el campamento romano y una vez desaparecido éste, su población pasaría a formar parte del antiguo núcleo indígena, que recibiría el epíteto de Iulia al romanizarse.

8En el término de Sasamón se conocen referencias de ocupación humana desde la Edad del Bronce, pero será a partir de la Edad del Hierro cuando se documenten mayor número de restos arqueológicos. La existencia de vestigios monumentales (elementos de decoración arquitectónica) manifiesta la existencia de edificios públicos. Además, se ha localizado una importante una red de cloacas, prueba del cuidado en los saneamientos de la ciudad romana. Lo que mejor se conoce son algunos pavimentos musivos. En época tardía, algunos espacios se debieron abandonar, como se desprende de la ausencia de niveles de los s. iv-v p.C. en diversas zonas de la ciudad, a la par que otras zonas se habitan únicamente en el Bajo Imperio.

9No se conoce con seguridad la evolución jurídica de la ciudad, ya que no se tienen referencias epigráficas al respecto (sobre los órganos de gobierno etc.) aunque, lo más probable, es que se tratara de un núcleo estipendiario que recibiría el derecho latino en época flavia. Nada permite afirmar en la actualidad que recibiera el estatuto municipal.

2 - Planta de la ciudad

10La ciudad romana pudo ocupar un área tres veces mayor que el que ocupa el pueblo actual, alcanzando en su eje principal –desde el extremo sureste hasta el cementerio– una longitud de unos 2 200 m. El yacimiento vendría a ocupar el pueblo actual de Sasamón y los términos de Tarreros de Villasidro, La Serna, Veladiez y Carrera de Majoelherrero. Los investigadores que consideraban que el campamento de Augusto se situó en Sasamón le concedían un perímetro de unas 3,5 ha, dando como medidas 250 por 140 m.

11Las excavaciones llevadas a cabo en Sasamón han permitido descubrir áreas ocupadas durante el Alto Imperio que no se habitan aunque, sin embargo, el perímetro urbano se desborda siguiendo las vías principales de comunicación.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Acueducto

12Las obras de acometida del agua en Sasamón permitieron exhumar conducciones romanas de cerámica y algunas fistulae de plomo. Según sus investigadores, parecen formar parte del acueducto que traería el agua a la ciudad romana desde el mismo manantial (situado a unos 2 km) que hoy en día aún utiliza Sasamón.

Foro

13Todas las hipótesis parecen situar el foro en la zona elevada de Sasamón, donde se encuentra situada la iglesia parroquial.

Monumento funerario

14Se conoce la inscripción de un monumento funerario que hace referencia a una familia natural de Suestatio. Este monumento es dedicado por Scribonius Fronto a su padre Scribonius Fuscianus Suestatiensis, a su esposa, Aemilia Materna Suestatiensis y, posiblemente, a su hija, Scribonia Frontina.

Teatro

15El teatro de Sasamón –que parece reconocerse en fotografía aérea– se encontraría al exterior de la puerta abierta en la muralla medieval, en las afueras, junto a la vía que iba en dirección a Castrojeriz. Parece estar aprovechando una ladera, en cuya parte inferior, se aprecian unos bloques de hormigón que aparentan ser el cierre de la scaena. Además, una conducción recogería las aguas que verterían por el centro de la cauea siguiendo el declive del terreno. Su diámetro alcanzaría los 101 m.

Templos

16Se habla de la existencia de un edificio público religioso, mandado construir por un beneficiarius consular –Aelius Maritimus–, que según J. Gómez Pantoja, pudo haber estado encargado del mantenimiento de los prata militares. Esta construcción presentaría forma de exedra, con un pedestal y su correspondiente estatua rodeada, en el exterior, por las dedicaciones de otros beneficiarios, según puede deducirse del contenido del texto epigráfico. Cronología: época severiana.

Termas

17Cerca de la iglesia de Sasamón se han localizado unas bóvedas de ladrillo pertenecientes a hypocausta, que han hecho pensar a los investigadores en la posible presencia de unas termas.

2 - Arquitectura doméstica

18Durante la época altoimperial, debieron de construirse numerosas casas, de las cuales, algunas pasan a enriquecerse con mosaicos en el Bajo Imperio. Sobre el ámbito doméstico de este núcleo hispanorromano sólo se tiene un conocimiento parcial, conseguido a partir de sondeos y excavaciones de urgencia realizados en Sasamón. Se han localizado restos de edificaciones romanas en las calles: Cambija, Santa Teresa, Ciancas, en el camino del cementerio, Plaza de Santa María, Plaza de Santa Teresa. Cabe destacar los siguientes hallazgos: 1) Arquillo: pavimento musivario de una estancia de 7,50 por 5,20 m. Materiales: cerámica (común, de tradición indígena, TSH), vidrio, lucernas, objetos de bronce y hierro, monedas. Los materiales hallados indican una ocupación humana, desde finales del s. i p.C. El nivel altoimperial, que precede al mosaico, se fecha en el s. ii p.C. El mosaico ha venido a fecharse a finales del s. ii p.C. o principios del s. iii p.C. 2) Claustro de la Iglesia de Santa María La Real: localizados tres momentos de ocupación diferentes, dos de época altoimperial que correspondían a un pavimento de tierra apisonada y varios hogares, un nivel de época bajo medieval y otro contemporáneo: A-Nivel de época romana: 1) un primer nivel: muro de orientación N-S de anchura 0,60 m; 2) Un segundo nivel romano: aparece un muro con paramentos menos cuidados, los cuales se caracterizan por presentar los bloques en hiladas a lo largo del mismo y disposición en talud. Materiales: cerámica (TSH, campaniense, cerámica común, paredes finas, de tradición indígena), objetos de hierro y bronce, restos óseos, monedas, vidrio. B-Nivel de época medieval: necrópolis donde aparecieron tumbas de lajas, cuyas inhumaciones aparecían orientadas al este; se excavaron un total de 10 enterramientos. 3) Era junto a la carretera de Villasidro: en 1971 fue excavado un mosaico. 4) Las Sernas: localizado un área de población perteneciente a la fase más tardía de la ciudad –s. iv p.C.–. Se localizó parte de una vivienda consistente en una habitación de 4,20 por 3,10 m con pavimento formado por suelo de tierra y pequeños guijarros. Las paredes estaban formadas por bloques escuadrados de calizas reforzados en las esquinas por sillares. Los muros –anchura de 0,50 a 0,80 m– estaban revocados con una lechada de cal. Se localizó una puerta de 1,08 m de anchura. Materiales: cerámica (TSH, tradición indígena, común), monedas, objetos de hierro y bronce. 5) Tarreros de Villasidro: restos de estructuras correspondientes a viviendas cuyas estancias medían unos 3 m. La cimentación de los muros era de piedra irregular, sobre la que asentaban los zócalos formados por un doble paramento; las paredes serían de adobe. Los suelos documentados eran de tierra apisonada y otros de cascajo. Material: cerámica (TSH, tradición indígena, común, paredes finas), lucernas, monedas, vidrio, objetos de hierro y bronce, objetos de hueso.

3 - Arquitectura defensiva: murallas

19Las investigaciones realizadas hasta el momento parecen indicar que la muralla medieval seguía el mismo trazado que la muralla romana.

4 - Otros

20Esta población contó con una buena red de cloacas, como parecen indicar los diversos hallazgos realizados en diversos sectores. En pleno casco urbano de Sasamón se ha podido reconocer, a lo largo de un tramo de 16 m, una galería orientada E-O. Presenta 1,63 m de altura practicable, en donde alternan tramos abovedados y adintelados, a 2,50 m de la cota del suelo actual, con pavimentos de losas hechas de piedra caliza. A unos 200 m de esta galería se documentó, también, una boca situada en el cortado de un camino, con orientación similar a la anterior (E-O).

5 - Materiales

21Se han recuperado materiales arqueológicos de diferentes épocas, de la II Edad del Hierro (joya celta de oro, puñal, placa de cinturón, umbo de escudo, fíbulas, cerámica pintada tardía), también de época romana (TS, lucernas, capiteles, mosaicos, monedas, inscripciones, objetos de bronce, cloacas).

Bibliographie

V. Bibliografía

Abásolo Álvarez, J. A. (1973): “Dos miliarios romanos inéditos en Padilla de Abajo”, Durius, 1, 349-352; id. (1974): “Notas de epigrafía romana burgalesa. Partido judicial de Castrojeriz”, BIFG, 52, 363-364; id. (1975): “Notas de epigrafía romana burgalesa”, BIFG, 53, 359-368; id. (1975): “Notas sobre un campamento romano de Sasamón”, Pyrenae, 11, 127-132; id. (1975): Comunicaciones de la época romana en la provincia de Burgos, Burgos, 78-82, 132-133, 211-212, 215; id. (1978): Carta arqueológica de la provincia de Burgos: Partidos judiciales de Castrojeriz y Villadiego, Burgos, 28-31, 38-44; id. (1991-1992): “El miliario de Villanueva de Argaño y el recorrido de la “Vía Aquitana” entre Deobrigula y Segisamo”, Zephyrus, 44-45, 389-404; id. (1993): “La ciudad hispanorromana en la submeseta norte”, in: Bendala 1993, 192, 194-195; id. (1999): “La ciudad de Segisamo”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. I, 585-598; id. (1999): “La ciudad romana en la meseta norte durante la antigüedad tardía”, in: García & Rascón 1999, 94; Abásolo Álvarez, J. A. et R. García (1993): Excavaciones en Sasamón, EAE 164, Madrid; Albertini, E. (1911): “Inscription de Sasamón (Burgos)”, CRAI, 402-406; Balil Illana, A. (1976): “Las ideas urbanísticas en época augustea”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 61 (nota 98); Bartolomé Arraiza, A. (1974): “Urbanismo de Segisamon en época romana”, Studia Archaelogica, 32, Valladolid, 49-58; Beltrán Lloris, F. (2001): “La hospitalidad celtibérica: una aproximación desde la epigrafía latina”, Palaeohispanica, 1, 51; Blázquez Martínez, J. M. (1976): “Ciudades hispanas de la época de Augusto”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 125; id. (1984-1985): “Tintinnabula de Mérida y de Sasamón (Burgos)”, Zephyrus, 37-38, 331-335; Ceán Bermúdez, J. A. (1832): Sumario de las antigüedades que hay en España, Madrid, 185; D’Ors, A. (1960): “Miscelánea epigráfica”, Emerita, 28, 329; Curchin, L. A. (2004): The Romanization of Central Spain, Londres-Nueva York, 64, 81, 110-112, 140, 211; D’Ors Pérez-Peix, A. (1953): Epigrafía jurídica de la España romana, Madrid, 395-397; Delibes de Castro, G. (1973): “Nuevos hallazgos de la Edad del Bronce en la Meseta Norte”, BSAA, 39, 391; Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 207-208; Fernández Guerra y Orbe, A. (1883): “Geografía romana de la provincia de Álava”, BRAH, 3, 32; García Merino, C. (1975): Población y poblamiento en Hispania romana. El Conuentus Cluniensis, Valladolid, 52-54, 230, 242-243; id. (1994): “Las ciudades romanas de la cuenca del Duero. Novedades y estado de la cuestión”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 170; García y Bellido, A. (1966): “Tessera hospitalis del año 14 de la era hallada en Herrera de Pisuerga”, BRAH, 159, 162, 165; Gil Farrés, O. (1958-1961): “Armas posthallstátticas del siglo III a.C.”, MMAP, 19-22, 14-16; Gómez Moreno, M. (1949): Misceláneas. Historia-Arte-Arqueología, Madrid, 313-314; Gómez Pantoja, J. (1992): “La estación de Segisamo”, Gerión, 10, 259-273; Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 88, 125, 166-168, 175; González Salas, S. (1952): “Inventario nacional de folios arqueológicos: hispanorromano”, NAH, 1, 231 (no 437); Herrero Alonso, A. (1978): “Toponimia prerromana de Burgos, III: ciudades prerromanas de Burgos mencionadas por los autores clásicos”, BIFG, 57, 149-152; Hornillos Escribano, C. (1959): “Febo Tormogo, el segisamonense más antiguo de que hoy tenemos noticia”, BIFG, 13, no 147,620-634; Hübner, E. (1921): RE, 2A. 1, s. v. Segisamo, col. 1074; Huidobro Serna, L. (1911-1912): “Sasamón, villa de arte”, BSCE, 5, 17-18, 38-40; id. (1926-1929): “Los términos augustales de Sasamón y de La Nestrosa”, BCPMBurgos, 29(2), 492-498; Lejeune, M. (1955): Celtiberica, Salamanca, 73, 81-82, 104; López Noriega, P. (1997): “Organización territorial romana en el Conuentus Cluniensis: algunas consideraciones sobre la creación de ciudades ex nouo”, Zephyrus, 50, 218-219, 222-223; id. (1998-1999): “Aproximación al proceso de urbanización en el norte de la Península Ibérica: posibles creaciones de ciudades ex nouo en el conuentus Cluniensis”, Lancia, 3, 192, 199; id. (1999): “Proceso de urbanización en época romana: Algunos ejemplos del Conuentus Cluniensis”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. I, 646; Lostal Pros, J. (1992): Los miliarios de la provincia Tarraconense (Conventos Tarraconense, Cesaraugustano, Cluniense y Cartaginense), Zaragoza, 29-30 (no 21); 45-46 (no 38); Mañanes Pérez, T. (1983): “La implantación romana en el territorio leonés”, Lancia, 1,140, 146, 180; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 11, 20, 28-30, 101; Martínez Santa-Olalla, J. M. (1924): “La Bureba romana”, BCPMBurgos, 9, 276; Monteverde, J. L. (1940-1941): “Hallazgos burgaleses de la Edad del Hierro”, AEspA, 14, 441; id. (1966-1968): “La colección Monteverde de Burgos”, NAH, 10-12, 230; Morillo Cerdán, A. (1991): “Fortificaciones campamentales de época romana en España”, AEspA, 64, 161; id. (1993): “Campamentos romanos en España a través de los textos clásicos”, ETP (HistAnt), 6, 391; id. (1996): “Los campamentos romanos de la Meseta Norte y el Noroeste: ¿un limes sin frontera?”, in: Fernández 1996, 78-79; Orive, A. (1969): Sasamón, ciudad milenaria y artística, Burgos; Osaba y Ruiz de Erenchun, B. (1955): “Noticiario: Contribución a la arqueología hispanorromana de la provincia de Burgos”, AEspA, 28, 91, 122; id. (1955-1957): “Museo arqueológico de Burgos”, MMAP, 16-18,127; id. (1962): “Catálogo arqueológico de la provincia de Burgos”, NAH, 6, 250 (no 38), 265-266; Palol Salellas, P. de (1976): “Perduración de las ciudades augusteas en la zona Norte y la Meseta”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 267, 276; Pascual Díez, A. C. (1999): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Sasamón (Burgos)”, Numantia, 7, 239; Pascual Díez, A. C. et C. Etxeverría Zarranz (2003): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Sasamón (Burgos)”, Numantia, 8, 291; Perea Yébenes, S. et E. Figueroa Rodríguez (1991-1992): “Hospitium priuatum y ius libertorum (Notas a propósito de una inscripción a Júpiter en Sasamón, provincia de Burgos)”, Veleia, 8-9, 219-230; Pérez de Barradas, J. (1933-1935): “Falo romano de Sasamón”, APM, 4-6, 217-219; Pérez Rodríguez-Aragón, F. (1994): “La implantación del fenómeno urbano en el sector septentrional central de la submeseta norte”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 327-328; Rodríguez Colmenero, A. (1979): “Precisiones sobre geografía histórica de la guerra”, Augusto e Hispania. Conquista y organización del Norte peninsular, Bilbao, 77-81, (lám. VI); Roldán Hervás, J. M. (1975): Itineraria hispana, Valladolid, 43, 97, 100, 135, 246, 266-267; id. (1983): “La conquista del norte de Hispania y la participación de los astures”, Lancia, 1, 125-126; Sagredo San Eustaquio, L. et al. (1990): “Un miliario de Nerón en la Meseta Norte”, HA, 14, 23-32; Sánchez Albornoz, C. (1929): “Divisiones tribales y administrativas del solar del reino de Asturias en la época romana”, BRAH, 95, 337; Schulten, A. (1943): Los cántabros y astures y su guerra con Roma, Madrid, 129, 175-176; Solana Sainz, J. M. (1976): Los turmogos durante la época romana I. Fuentes literarias, Madrid, 26-29, 51-59, 63-71, 73; Tovar Llorente, A. (1948): “El bronce de Luzaga y las téseras de hospitalidad latinas y celtibéricas”, Emerita, 16, 82-83; id. (1989): Iberische Landeskunde: Tarraconensis, III, Baden-Baden, 346-347; Untermann, J. (1964): “Zur gruppierung der hispanischen reitermünzen”, MDAI(M), 5, 111-112; id. (1997): Monumenta Linguarum Hispanicarum. Band IV. Die tartessichen, keltiberischen und lusitanischen Inscriften, Wiesbaden, 689-690, (no K. 14.2); Vives y Escudero, A. (1924): La moneda hispánica, t. II, Madrid, 149; VV. AA. (1982): Arqueología burgalesa, Burgos, 37-40; Wattenberg Sanpere, F. (1959): La región vaccea. Celtiberismo y romanización en la cuenca media del Duero, Madrid, 86.

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540