Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Salmantica

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Salmantica.

— Nombre actual de la ciudad: Salamanca.

Coordenadas geográficas: 40º 58’ 00” N-05º 39’ 00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X= 276997.247 / Y= 4538518.581.

Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 41º 50’ N-08º 50’ W.

División administrativa romana: prouincia Hispania Ulterior. conuentus Emeritensis. dioecesis Hispaniarum. prouincia Lusitania.

División administrativa actual: Salamanca (Salamanca). Castilla y León. España.

— Origen del asentamiento: núcleo urbano sobre asentamiento prerromano.

II. Fuentes

A - Literarias

1It. Ant. 434.4; It. Barro 3.7; Pol. 3.14.1; Plut., De mul. uir., 248 E-249 B; Ptol. 2.5.7; Liv. 21.5.6; Rav. 4.45 [319.7]. FHA, III, 24; FHA, VIII, 240-241; FHA, IX, 230, 358, 372.

B - Epigráficas

2AE, 1972,288-289; CIL, II, 438,857, 859,870-892, 4684-4685; HEp, 5,674-675 (AE, 1993,990); HEp, 6,852; HEp, 7,648; HEp, 9,496-499. ILER, 241,238, 1778, 1909, 2300, 2321, 2618, 2862, 2863, 2864, 3260, 3262a, 3342, 4536, 4573, 4670, 5405, 5452, 6095, 6749.

3Alonso Ávila, Á. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1999): Corpus de inscripciones romanas de la provincia de Salamanca. Fuentes epigráficas para la historia social de Hispania romana, Valladolid, 109-125 (no 207-244); Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 196; Gómez Moreno, M. (1967): Catálogo Monumental de España. Provincia de Salamanca, Madrid, 47-48; Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 137; Hernández Guerra, L. et al. (1997): “Epigrafía romana de Yecla de Yeltes y Salamanca”, Veleia, 14, 241-254; Le Roux, P. (1982): L’armee romaine et l’organisation des provinces ibériques d’Auguste a l’invasion de 409, París, 236-237 (no 227); Maluquer de Motes Nicolau, J. (1956): Carta Arqueológica de España. Salamanca, Salamanca, 138 (no 92-110); Mangas Manjarrés, J. (1971): “Nuevas inscripciones latinas de Salamanca y provincia”, AEspA, 44, 127-136; id. (1996): “Derecho latino y municipalización en la Meseta superior”, in: Ortiz & Santos 1996, 231 (no 5); id. (1992): “Ciudades antiguas de la provincia de Salamanca (siglo III a. C.-Diocleciano)”, in: I Congreso de historia de Salamanca, Salamanca, t. I, 264; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1983): “La política edilicia viaria en la Meseta septentrional de España”, in: Estudios en Homenaje a Don Claudio Sánchez Albornoz en sus 90 años, t. I, Buenos Aires, t. I, 93-94 (no 13-14); id. (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 67; Morán Bardón, C. (1922): Epigrafía salmantina, Salamanca; id. (1933): “De arqueología salmantina”, BRAH, 102, 389-398; id. (1946): Reseña histórico artística de la provincia de Salamanca, Salamanca, 1-8; Navascues de Juan, J. M. (1963): “Caracteres externos de las antiguas inscripciones salmantinas. Los epitafios de la zona occidental”, BRAH, 152,159-223; id. (1966): “Onomástica salmantina de época romana”, BRAH, 158, 181-230; Roldán Hervás, J. M. (1971): Iter ab Emerita Asturicam: el Camino de la Plata, Salamanca, 63 (no 99-100); Salinas de Frías, M. (1994): “Onomástica y sociedad en la epigrafía antigua de las provincias de Salamanca y Ávila”, Zephyrus, 47,287-309; id. (1993): “Unidades organizativas indígenas y administración romana en el Valle del Duero”, in: González & Santos 1993,178-179; id. (1992): “El elemento romano de Salamanca durante el Alto Imperio”, in: I Congreso de historia de Salamanca, t. I, Salamanca, 302; Soria Sánchez, V. (1993): “Extremadura historiada con epigrafías”, El miliario extravagante, 44, 16; Villar y Macías, M. (1973): Historia de Salamanca. Libro I. Salamanca desde su origen hasta su repoblación, Salamanca, 61-64 (apéndice V).

C - Numismáticas

4García Bellido, M. P. (1974): “Tesorillo salmantino de denarios ibéricos”, Zephyrus, 25, 379-395; García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, (mapa V.32); Villaronga i Garriga, L. (1979): Numismática antigua de Hispania, Barcelona, 85, 222; id. (1993): Tresors monetaris de la Península Ibèrica anteriors a August: repertori i anàlisi, Barcelona, (no 112).

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5La ciudad de Salmantica se encuentra sobre una plataforma de areniscas, perfiladas por un meandro del río Tormes. Este núcleo hispanorromano era una mansio de la vía XXII del Itinerario de AntoninoItem ab Emerita Caesaraugusta– y ha sufrido una ocupación continuada hasta la actualidad. La ubicación del primitivo asentamiento de la I Edad del Hierro es el cerro de San Vicente. Ya en la II Edad del Hierro, y a lo largo del s. iv a.C., el poblado rebasó su espacio delimitado por una cerca defensiva –ya fuera de uso–, extendiéndose hacia el Teso de las Catedrales, donde después se configuró el núcleo principal del castro de Salmantica, delimitado por una gran muralla. En el s. iii a.C., el castro era un núcleo urbano plenamente consolidado, cuya magnitud provocó el asedio de la expedición de Aníbal en el año 220 a.C. A partir de este momento, el oppidum de Salmantica se sitúa en el ámbito de influencia de los pueblos vacceos y vettones.

6La transformación del oppidum prerromano en la ciudad hispanorromana de Salmantica se realizó en un proceso paulatino hasta el cambio de era; en este momento tenía la categoría jurídica de ciuitas stipendiaria. Al principio del s. i p.C., Salmantica parece sufrir una remodelación importante, que se traduce en la reducción del espacio urbano, ciñéndose al Teso de las Catedrales. Tras la reestructuración urbanística, la ciudad pudo adquirir la categoría de municipium en época flavia –con seguridad, el derecho latino, según parece reflejar un pedestal de mármol dedicado a Caracalla por el ordo Salmantic(ensis). La época bajoimperial es poco conocida en Salamanca, a causa de la escasez de hallazgos arqueológicos documentados. Sobre las construcciones altoimperiales se construyen, en el Bajo Imperio, edificios vinculados a actividades de tipo industrial y artesanal, que indican un cambio de uso del suelo y el traslado de las élites dominantes a las uillae del entorno. Además, caen en desuso la traza viaria y su infraestructura y se reconstruye la muralla. Sin embargo, la ciudad mantiene su vitalidad, según parecen indicar los materiales arqueológicos y la construcción de un nuevo recinto fortificado. La época visigoda está mucho mejor documentada, aunque más por las fuentes escritas que por las arqueológicas. Se sabe que la ciudad era sede episcopal desde el s. VI y que se acuñó moneda en la ceca local.

2 - Planta de la ciudad

Perímetro

7El poblado primitivo del Cerro de San Vicente ocupaba 1 ha y 64 áreas de superficie y se encontraba protegido por un muro defensivo, fechado en el s. vi-v a.C. A mediados del s. iv a.C., parece extenderse extramuros por el cerro de las Catedrales, donde se configuró el castro de Salmantica. El castro amurallado de los s. iv-iii a.C. abarcaba el cerro de San Vicente, la Peña Celestina y el Teso de las Catedrales, incluyendo el Arroyo de los Milagros, con lo que alcanzaba una superficie de 20 ha. Posteriormente, en el s. ii a.C., la ciudad se agrupa en el área de las Catedrales y parece ser que abandona la vaguada y la zona de San Vicente, construyéndose una muralla más reducida.

8El área de ocupación de Salmantica aumenta en época romana: el lado meridional –Peña Celestina– se prolonga al este, cerca de la Puerta de San Pablo; de aquí sigue al norte por la torre del Marqués de Villena, parte alta de la Cuesta de Carbajal, calle del Tostado, hacia lo alto de la calle de Palominos, puerta del Seminario, jardín Botánico, ladera oriental del Arroyo de los Milagros y cierra en la Peña Celestina.

Retícula urbana

9Las investigaciones arqueológicas parecen indicar que, en época prerromana, existía una planificación urbana, siguiendo un modelo de poblamiento semejante al de otros asentamientos indígenas de la cuenca del Duero, aparentemente estructurado en manzanas de casas, organizadas en torno a calles. En otros espacios secundarios, como las inmediaciones de la muralla, se extendían grandes vertederos que, en momentos de crecimiento demográfico, fueron ocupados por estructuras menores de carácter industrial o artesanal. En época altoimperial, la trama urbana se mantiene ceñida al perímetro elíptico de la antigua muralla castreña, rebasando el espacio habitacional hasta las inmediaciones del puente. En este momento se organiza por un sistema ortogonal de calles en dirección NE-SO y NO-SE, pavimentadas con losas y enguijarrado.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Necrópolis

10Una de las necrópolis de la ciudad se situaría en el sector oriental extramuros, según parece poner de manifiesto la numerosa concentración de estelas funerarias halladas en las inmediaciones de la muralla. Según J. Maluquer debieron de existir varios cementerios de época antigua en la ciudad de Salmantica: a) La necrópolis del castro primitivo fue de incineración y se encontraría a unos 200-400 m de la muralla, a la vista de la puerta principal situada en el lienzo oriental del recinto amurallado. b) Las de época romana se encontrarían en las orillas del río y cerca del puente romano; también, probablemente, al otro lado del río. Otra necrópolis existiría hacia la mitad de la Rúa Mayor. c) Ya en época bajoimperial y visigoda se usó como cementerio la ladera de San Vicente, donde se hallaron sepulturas.

Puente

11El puente sobre el Tormes servía de ingreso a la ciudad romana de Salmantica. Mide 356 m de longitud, de los que 201 m corresponden a la fábrica romana primitiva, que se une a la moderna por un gran pilar rectangular. La fábrica es de sillares almohadillados de granito; los tajamares están dirigidos contra la corriente y están separados 9,10 m. Los arcos de medio punto están formados por 33 dovelas de 1 m de altura. Los quince más próximos a la ciudad son los que quedan de la construcción romana, con dovelas almohadilladas y se encuentran defendidos por ligeros machones que suben hasta el pavimento. Los once restantes fueron construidos en el s. xvii y destacan por sus robustos tajamares en comparación con los anteriores. En este siglo se renueva el enlosado y las almenas de cantería son sustituidas por remates esféricos. Entre la parte antigua y la nueva existía un castillete demolido en 1853. Se han podido localizar cuatro pavimentos sucesivos, el más antiguo de ellos está fabricado a base de losas de arenisca y es anterior a la riada de San Policarpo –año de 1626–, ya que no se encuentra en la mitad reconstruida a raíz de aquella.

12Cronología: la construcción del puente romano se ha venido fechando en época de Trajano; se ha dicho que pudo sustituir a un puente más antiguo. Tal vez fue reparado en época de Antonio Pío y en el Bajo Imperio, según parecen indicar los hallazgos numismáticos hallados en su fábrica.

2 - Arquitectura doméstica

13Viviendas de época prerromana (s. iv-i a.C.): las casas eran de planta rectangular, con muros de adobe y escasa cimentación de piedras; refuerzo de estacas de madera. Sus dimensiones medias son de 6 por 3 m y presentan hogares centrados en el interior. A veces están subdivididas en estancias; se conocen estructuras relacionadas con la industria doméstica textil y, también, asociadas a graneros y almacenes.

14Viviendas de época romana: las insulae estaban formadas por casas de mayor o menor superficie y planta cuadrangular o rectangular, divididas en varias estancias. Estaban construidas con zócalos de mampostería de 1 m de alzado, sobre los que se levantaban paredes de adobe, algunas decoradas con estucos pintados. Las cubiertas abandonaron el antiguo sistema de entramados vegetales, que fue sustituido por las tegulae.

15Las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en la ciudad sólo permiten conocer parcialmente las estructuras de época antigua, localizadas en los diferentes solares excavados hasta hoy: A- Calle Arcediano no 2: enlosado de guijarros, asentados sobre una base de argamasa compacta. Materiales: cerámicas indígenas y restos óseos. Además, se localizó una estancia cubierta por el derrumbe de una pared de adobes trabados con arcilla, éstos se encontraban enlucidos hacia la parte interior de la estancia. B- Calle Arcediano no 6-8 y 10-12: se hallaron cinco niveles de ocupación: 1) Época prerromana: diversos hoyos fechados por el material encontrado, entre los s. iii-ii a.C.; 2) Estructuras de un complejo artesanal (actividad textil o de molienda) fechado entre el s. i a.C. y mediados del s. ii p.C.: conjunto constructivo de planta rectangular con orientación N-S y diversas estancias (entre 3-16 m2). Tenía zócalos de piedra, muros de adobe y enlucidos de barro en la cara exterior; los suelos eran de tierra apisonada, además se documentaron varias pilas. Numeroso material (celtibérica, TS, TSG, de tradición indígena, común, objetos de metal, restos óseos, canicas, fusayolas, pondus); 3) Insula de época romana: diversos muros romanos con zócalo de mampostería delimitando espacios rectangulares, con suelos de arcilla compactada y hogares de planta rectangular. Parece tratarse de un área de cocina, junto con diversas estancias rectangulares y algunos cubículos. Serían viviendas de la clase baja, de unos 38-40 m2, quizás con dos alturas y un muro central medianero. Los materiales se fechan entre los s. i-iv p.C.; 4) Época medieval: conjunto de hoyos y cubetas que pudieron ser silos o pozos; 5) Estructuras de época moderna y contemporánea. C- Calle Corral de Guevara, esquina Libreros: nivel de época altoimperial –s. i p.C.–. Material: TS sudgálica y cerámicas pintadas de tradición indígena. D) Calle Corral de Guevara, no 3-5 y Calle Las Mazas: se localizaron niveles desde la II Edad del Hierro hasta la actualidad. Se documentaron estructuras domésticas, con zócalos de mampostería, asociadas a materiales de época altoimperial y a estancias de adobe de época celtibérica. E) Calle del Silencio: lienzo de muralla de 4,5 m de ancho por 10 m de largo. El paramento estaba formado por grandes sillares en las caras externas, con relleno de mampostería de menor tamaño, todo ello dispuesto en seco. Numeroso material cerámico, restos óseos, objetos metálicos y tegulae. F) Calle Horno Primera: ocho hoyos realizados en la roca natural; materiales arqueológicos muy heterogéneos (cerámica de los s. xvi-xviii, TS, monedas modernas). G) Calle Libreros, esquina La Latina: diversos niveles celtibéricos y modernos; los estratos romanos habían desaparecido completamente. H) Calle Libreros, no 18-20: un nivel de ocupación celtibérico al que se superpone una construcción doméstica romana, con zócalo de piedra y adobe en los alzados; se ha fechado entre los s. i-v p.C. También aparecieron hoyos y cubetas medievales y modernos. I) Catedral de Salamanca: hallados diversos niveles de ocupación: 1) fase celtibérica: estructura de habitación de adobes y madera, de planta rectangular y fechada en los s. ii-i a.C.; 2) fases romanas: una de la segunda mitad del s. i p.C. y otra fechada entre los s. iv y comienzos del s. vi p.C.; 3) niveles plenomedievales y modernos. J) Cerro de San Vicente: poblado de la I Edad del Hierro con viviendas circulares de adobe. K) Claustro de La Clerecía: nivel de ocupación celtibérica donde destaca un foso que parece estar relacionado con la antigua muralla de la ciudad. Por encima, se hallaron estancias romanas rectangulares, de función desconocida; sobre ellas se superpone una necrópolis, perteneciente a la Iglesia románica de San Pelayo. L) Cuesta de Carvajal: estructura fabricada mediante lajas de pizarra de 2 m de anchura y 1,5 m de profundidad; interpretada como un aterrazamiento para la nivelación de la pendiente. Localizado un suelo de habitación, bajo el cual se disponían sedimentos que contenían materiales celtibéricos. Además, se localizaron enterramientos pertenecientes a una necrópolis, fechada entre los s. xii-xvi. M) Cuesta de Oviedo: lienzo de muralla de 4 m de longitud y 3,1 m de ancho, de calidad poco homogénea y con orientación N-S, ceñida intramuros por un cenizal y extramuros por capas de derrumbes y escombros del s. xviii. La fábrica era de dos tipos: una de grandes y toscos sillares; y otra, sobre todo en el interior, construida con cantos de tamaño medio trabados con cal y dispuestos en capas horizontales. Parece ser una reconstrucción de la denominada “Cerca Vieja”. También se localizó un cenizal de época celtibérica. N) Jardín del Visir: hallado el piso de una habitación rectangular con un hogar central, excavado en el suelo natural, que contenía diverso material (escorias, cerámica, placas de pizarra). Materiales: cerámica celtibérica, fíbulas. También se localizó un muro de piedra de 2,80 m de espesor, que pudo ser un vestigio del antiguo trazado de la muralla. Ñ) Palacio Episcopal: silo relleno con restos de época celtibérica. O) Patio de Escuelas: restos de viviendas romanas con zócalos de piedra y paredes de adobe, con enlucido rojo al interior, y numeroso material de la época (TS, pintada, común, monedas). Se ha interpretado como ninfeo romano, un pozo o fuente de planta rectangular cubierto por bóveda de cañón. P) Plaza de los Leones s/n, esquina Calle Arcediano: varias fases de ocupación, que iban desde época celtibérica hasta los s. xvi-xvii. Además se localizó una estructura de época romana tardía, construida mediante fragmentos de estelas romanas reutilizados; ésta estaba fosilizada por un lecho de tegulae. Q) Plaza de los Leones: varios pisos de viviendas, que se encontraban perforados por varios pozos del s. xviii, donde se localizaron numerosos fragmentos de cerámica de la época. R) Plaza de los Niños del Coro: lugar donde se encuentra el ángulo suroriental de la Cerca Vieja, que se une al recinto amurallado de la Cerca Nueva. Además se localizó una estancia de época romana tardía, asociada a actividades metalúrgicas, y un alfar de los s. xvii y xviii. Hay que destacar parte de una necrópolis romana, fechada hacia el s. iii p.C. S) Solar de El Botánico: localizados niveles celtibéricos – s. iii y ii a. C.–, modernos y contemporáneos. A los niveles celtibéricos pertenecen muros de adobe, asentados sobre cimientos de pizarra, que vienen a delimitar estancias de planta rectangular con pisos de arcilla. A las viviendas se asocian hogares, silos y otras estructuras de difícil interpretación. T) Solar de la Casa de las Conchas: diversos pozos, algunos de ellos con fragmentos de cerámica de cronología variada (celtibérica,…). U) Solar del Antiguo Colegio Trilingüe: suelos de ocupación celtibérica, restos de viviendas de planta rectangular con muros de adobe – enlucidos al interior con arcilla y reforzados por postes de madera –, con hogares y suelos de tierra apisonada. En una de estas viviendas se hallaron numerosas pesas de telar y una balsa bilobulada, por lo que se ha relacionado con una industria doméstica textil. Sobre estas estructuras se localizaron cuatro fases romanas (s. i a.C., s. i p.C., s. ii-iii p.C., s. iv-v p.C.). Se halló un amplio espacio urbano de época romana, completamente organizado –s. ii p.C.– en torno a una calleja empedrada, con dirección NE-SO –a ella se asocia un canal de agua limpia, de la cual parte otra calle en sentido sureste. Las viviendas eran de planta rectangular o cuadrangular, con varias estancias, construidas con zócalo de mampostería y pared de adobe – algunas estaban decoradas con estucos–. Ya en los s. iv-vi se produce una reutilización de las estructuras, dedicándose sobre todo a la manipulación de recursos y labores artesanales. Material muy numeroso y de todas las épocas. V) Solar del Archivo de la Guerra Civil: no se hallaron restos de estructuras arquitectónicas, pero sí una estratigrafía que iba desde la II Edad del Hierro hasta época moderna.

3 - Arquitectura defensiva: murallas

16En la historia de la ciudad se tiene conocimiento de varios recintos: 1) la Cerca Vieja: abarca el Teso de las Catedrales y estuvo definido por la orografía que conforman el Río Tormes y los Arroyos de los Milagros y Santo Domingo; 2) la Cerca Nueva: comprendía, además de lo anteriormente citado, los Tesos de San Vicente y San Cristóbal.

171) La Cerca Vieja: en el s. ii a.C., el castro prerromano se asienta en el Teso de las Catedrales y se construye una muralla más reducida con sillares de granito, cuyo trazado vendría a coincidir con el de la Cerca Vieja. Según algunos investigadores vendría a aprovechar, en gran parte, el trazado de uno de los recintos de la muralla indígena, sustituyendo el aparejo de piedra ajustada sin labrar por sillares de granito. Entre sus características constructivas vienen a destacar: paramentos en talud, aparejo regular de mampostería de arenisca en seco y el núcleo de cascotes y tierra. Al exterior, en las zonas más accesibles como la vertiente septentrional, la muralla se protegía con un foso como el hallado en el subsuelo del claustro de La Clerecía.

18Debieron existir cinco puertas en esta muralla primitiva. La fábrica de la muralla ha sufrido numerosas reparaciones a lo largo de la historia; se han diferenciado tres tipos: 1) sillería de granito regular y cuidada, de dimensiones variables. Las hiladas parece que apoyaban sobre el sustrato natural. 2) Sillería de arenisca de piezas regulares, trabadas con una capa de argamasa y juntas de pizarra. 3) Mampostería de arenisca, de piezas de factura irregular, trabadas con una mezcla de argamasa con cuñas de pizarra. La cara del paramento es de escasa calidad; esta fábrica parece ser fruto de reparaciones parciales del recinto murado. Se conservan, en el lienzo orientado al río, siete bastiones adelantados sobre la línea de la muralla; seis de ellos de planta cuadrangular y uno de planta semicircular– los ubicados en la zona de la Peña Celestina son fruto de reformas defensivas modernas.

19En época bajoimperial –finales del s. iv p.C.– se construyó un nuevo recinto fortificado, que seguía el trazado de la antigua cerca castreña, e incluyeron torreones en el lienzo defensivo. No quedan restos demasiado claros de esta segunda muralla romana, pero la muralla medieval aprovechará en buena parte su trazado, en particular el lienzo que da al río Tormes. A partir del s. iv, es posible que se habilitaran las diversas puertas que aparecen en la Salamanca ya repoblada. La muralla fue restaurada en época visigoda y musulmana.

202) La Cerca Nueva: está muy bien documentada, pero actualmente casi ha desaparecido; aunque quedan tramos de ella en diferentes lugares. Se trata del amurallamiento que se llevó a cabo en el s. xii, comprendiendo la ciudad y su arrabal. Esta muralla contaba con trece puertas a lo largo de su perímetro.

4 - Materiales

21Los materiales arqueológicos recogidos en las diferentes intervenciones llevadas a cabo en la ciudad de Salamanca, corresponden a diferentes fases cronológicas: 1) I Edad del Hierro (cerámica, restos de fauna, molinos barquiformes, puntas de flecha, fíbulas); 2) II Edad del Hierro (restos de fauna, cerámica, fíbulas, utensilios de hueso – punzones, agujas –); 3) época romana (TSG, TSH, TSHT, pintadas de tradición indígena, cerámica común y pintada, monedas, sarcófagos, estelas funerarias).

Bibliographie

V. Bibliografía

Abásolo Álvarez, J. A. (1993): “La ciudad hispanorromana en la submeseta norte”, in: Bendala 1993, 203-204; id. (1999): “La ciudad romana en la meseta norte durante la antigüedad tardía”, in: García & Rascón 1999, 93; Alonso Ávila, Á. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1999): Corpus de inscripciones romanas de la provincia de Salamanca. Fuentes epigráficas para la historia social de Hispania romana, Valladolid, 109-125 (no 207-244); Barco, M. et R. Girón (1863): Historia de la ciudad de Salamanca que escribió Don Bernardo Dorado, aumentada y corregida por Don Manuel Barco López y Don Ramón Girón, Salamanca; Bejarano, V. (1955): “Fuentes antiguas para la historia de Salamanca”, Zephyrus, 6, 89-119; Benet Jordana, N. (1993): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Salamanca”, Numantia, 4, 339-340; id. (1994): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Salamanca”, Numantia, 5, 293; id. (1996): “Intervenciones preventivas y de urgencia/Intervenciones subvencionadas: Salamanca”, Numantia, 6, 337-340; id. (1999): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Salamanca”, Numantia, 7, 281-283; id. (2002): “La ciudad de Salamanca. De su formación a la repoblación”, in: Salamanca 2002. Ciudad europea de la cultura, Salamanca, 15-43; id. (2003): “Intervenciones preventivas y de urgencia/Proyectos de investigación: Salamanca”, Numantia, 8, 320-324, 326; Benet Jordana, N. et M. Santonja Gómez (1990): “Excavaciones arqueológicas de urgencia: Salamanca”, Numantia, 3, 287-292; Ceán Bermúdez, J. A. (1832): Sumario de las antigüedades romanas que hay en España, en especial las pertenecientes a las Bellas Artes, Madrid, 419-421; Díaz Martínez, P. C. (1992): “Salamanca tardoantigua y visigoda”, in: I Congreso de historia de Salamanca, t. I, Salamanca, 311-321; Dorado, B. (1985): Compendio histórico de la ciudad de Salamanca: su antigüedad, la de su Santa Iglesia, su fundación y grandezas que la ilustran, Salamanca; Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 195-196; Francisco Martín, J. de (1993): “Salamanca, municipio romano, y la municipalización de Lusitania”, in: II Congreso peninsular de história antigua (Coimbra, 1990), Coimbra, 623; García Merino, C. (1994): “Las ciudades romanas de la cuenca del Duero. Novedades y estado de la cuestión”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 170; García y Bellido, M. P. (1974): “Tesorillo salmantino de denarios ibéricos”, Zephyrus, 25, 379-395; García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, (mapa V. 32); Gómez Moreno, M. (1967): Catálogo Monumental de España. Provincia de Salamanca, Madrid, 44-48; Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 28 (n. 58), 136-137, 167, 177,244, 256; González Dávila, G. (1994): Historia de las antigüedades de la ciudad de Salamanca, Salamanca; González García, M. (1973): Salamanca: la repoblación y la ciudad en la Baja Edad Media, Salamanca, 39-50; Hernández Guerra, L. et al. (1997): “Epigrafía romana de Yecla de Yeltes y Salamanca”, Veleia, 14, 241-254; Lafuente Vidal, J. (1917): “Otra inscripción romana en Salamanca”, BRAH, 70, 237-240; Le Roux, P. (1982): L’armee romaine et l’organisation des provinces ibériques d’Auguste a l’invasion de 409, París, 236-237 (no 227); Macarro Alcalde, C. (1992): El primitivo asentamiento de Salmantica: aportaciones al conocimiento de la cultura de El Soto en el valle del Tormes. Memoria de Grado, Salamanca; id. (2001): “Evolución de la ciudad hasta el siglo XIX”, in: Núñez et al. 2001, 12-36; Maluquer de Motes Nicolau, J. (1951): “De la Salamanca primitiva”, Zephyrus, 2, 61-72; id. (1956): Carta Arqueológica de España. Salamanca, Salamanca, 97-103; Mangas Manjarrés, J. (1971): “Nuevas inscripciones latinas de Salamanca y provincia”, AEspA, 44, 127-136; id. (1992): “Ciudades antiguas de la provincia de Salamanca (siglo III a.C.-Diocleciano)”, in: I Congreso de historia de Salamanca, t. I, Salamanca, 251-268; id. (1996): “Derecho latino y municipalización en la Meseta superior”, in: Ortiz & Santos 1996, 231 (no 5); Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1983): “La política edilicia viaria en la Meseta septentrional de España”, in: Estudios en Homenaje a Don Claudio Sánchez Albornoz en sus 90 años, t. I, Buenos Aires, t. I, 93-94 (no 13-14); id. (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 11, 58, 61, 67-68, 109; Martín Valls, R. et al. (1991): “Arqueología de Salamanca”, in: Santonja 1991, 137-163; Misiego Tejada, J. C. et al. (1999): “Un complejo artesanal documentado en la calle Arcediano, de Salamanca. Aproximación a la funcionalidad de un sector de la antigua Salmantica”, in: Balbín & Bueno 1999, t. IV, 195-209; Morán Bardón, C. (1933): “De arqueología salmantina”, BRAH, 102, 389-398; id. (1922): Epigrafía salmantina, Salamanca; id. (1946): Reseña histórico artística de la provincia de Salamanca, Salamanca, 1-8; Muñoz Partearroyo, J. M. (1953): “Las murallas salmantinas y sus puertas”, Zephyrus, 4, 29-33; Navascues de Juan, J. M. (1963): “Caracteres externos de las antiguas inscripciones salmantinas. Los epitafios de la zona occidental”, BRAH, 152, 159-223; id. (1966): “Onomástica salmantina de época romana”, BRAH, 158,181-230; Quadrado, J. M. (1979): España: sus monumentos y artes. Salamanca, Barcelona, 8-10; Roldán Hervás, J. M. (1971): Iter ab Emerita Asturicam: el Camino de la Plata, Salamanca, 1971, 63, 95-98; id. (1975): Itineraria hispana, Valladolid, 264; Salinas de Frías, M. (1992): “El elemento romano de Salamanca durante el Alto Imperio”, in: I Congreso de historia de Salamanca, t. I, Salamanca, 301-309; id. (1993): “Unidades organizativas indígenas y administración romana en el Valle del Duero”, in: González & Santos 1993, 178-179; id. (1994): “Onomástica y sociedad en la epigrafía antigua de las provincias de Salamanca y Ávila”, Zephyrus, 47, 287-309; Schulten, A. (1920): RE, 1A. 2, s.v. Salmantica, col. 1985; Solana Sainz, J. M. (1992): “Fuentes antiguas de Salamanca”, in: I Congreso de historia de Salamanca, t. I, Salamanca, 269-283; Soria Sánchez, V. (1993): “Extremadura historiada con epigrafías”, El miliario extravagante, 44, 16; Tovar Llorente, A. (1976): Iberische Landeskunde: Lusitanien, II, Baden-Baden, 245-246; Villar y Macías, M. (1973): Historia de Salamanca. Libro I. Salamanca desde su origen hasta su repoblación, Salamanca; Villaronga i Garriga, L. (1979): Numismática antigua de Hispania, Barcelona, 85, 222; id. (1993): Tresors monetaris de la Península Ibèrica anteriors a August: repertori i anàlisi, Barcelona, (no 112).

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540