Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Pisoraca

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Pisoraca.

— Nombre actual de la ciudad: Herrera de Pisuerga.

Coordenadas geográficas: 42º 36’ 00” N-04º 20’ 00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X = 390614.032 / Y = 4717343.483.

— Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 43º 30’N-11º 30’W.

División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Cluniensis. dioecesis Hispaniarum. prouincia Gallaecia.

División administrativa actual: Herrera de Pisuerga (Palencia). Castilla y León. España.

Origen del asentamiento: núcleo urbano surgido de las canabae de un campamento militar.

II. Fuentes

A - Literarias

1It. Barro (1.7); Ptol. 2.6.51; Rav. 4.45 [318.13].

B - Epigráficas

2CIL, II, 2911-2914, 4883 (ILER, 1936), 4884 (ILER, 1939), 4888; HEp, 5, 654; HEp, 7, 558-564; HEp, 9, 474.

3Abásolo Álvarez, J. A. (1990): “Las estelas decoradas de época romana en territorio palentino”, in: Calleja 1990, t. I, 183, 185, 196, 204; Fernández Guerra, J. M. (1966): “Epigrafía cántabra”, Altamira, 30-35; Fernández Ibáñez, C. (2003): “De nuevo en torno a la placa militar de Herrera de Pisuerga (Palencia). Análisis y reflexiones sobre una falsa polémica”, HA, 27, 211-224; Fita y Colomé, F. (1908): “Inscripciones romanas del valle de Otañes”, BRAH, 53(2), 454-468; Gamarra Caballero, J. M. (1988): “El alto valle del Pisuerga en época romana”, PITTM, 59, 263-264; García Díaz, R. (1945): “Hitos terminales del campamento de la Legión IV Macedónica, en Cantabria”, AEspA, 18, 82-86; García y Bellido, A. et al. (1962): “Memoria de las excavaciones arqueológicas efectuadas en Herrera de Pisuerga. I Campaña, 1960”, PITTM, 22, 30-31; id. (1962): Memoria de las excavaciones efectuadas en Herrera de Pisuerga. I Campaña, 1960, EAE 2, Madrid, 10-11; García y Bellido, A. (1956-1961): “Excavaciones en Iuliobriga y exploraciones en la región cántabra”, NAH, 5, 218-227, 232-235; id. (1956): “Noticiario: B. Términos augustales de la Legio IIII Macedonica”, AEspA, 29, 184-194; id. (1966): “Tessera hospitalis del año 14 de la era hallada en Herrera de Pisuerga”, BRAH, 159, 149-166; Matía Merino, M. J. (1999): “Aspectos de la industria ósea procedente de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Papeles Herrerenses, 2, 59-60; Perea Yébenes, S. (2001): “Inscripción sobre un umbo de scutum de un jinete del Ala Parthorum en Herrera de Pisuerga”, HA, 25, 199-209; Sagredo San Eustaquio, L. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1978): “Epigrafía romana de la provincia de Palencia. Estudio social, análisis antroponímico y corpus de inscripciones”, PITTM, 40, 137-138.

C - Numismáticas

4Moreda Blanco, J. et al. (1995): “Hallazgos monetarios en Herrera de Pisuerga (Palencia)”, in: Calleja 1995, t. I, 241-289; Morillo Cerdán, A. et C. Pérez González (1990): “Hallazgos monetarios de Herrera de Pisuerga en colecciones privadas”, in: Calleja 1990, t. I, 443-461; Pérez González, C. et E. Illarregui Gómez (1988): “Dos aureos procedentes de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Sautuola, 5, 491-496; Pérez González, C. et al. (1995): “Reflexiones sobre las monedas de la caetra procedentes de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, La moneda peninsular: ciudad y territorio, Madrid, 199-206; Vega de la Torre, J. R. (1986-1988): “Hallazgos numismáticos de época romana en Palencia, Burgos y Cantabria”, Sautuola, 5, 261-262.

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5Herrera de Pisuerga tiene una posición estratégica, ya que ocupa un cerro elevado sobre el terreno circundante, a escasa distancia de la confluencia del río Pisuerga con su afluente el Burejo. No son muchos los conocimientos arqueológicos que se tienen de este núcleo en las épocas precedentes a la etapa romana: hallazgos paleolíticos en una terraza cuaternaria en la zona de El Castillo; restos líticos en la misma zona, fechados en época eneolítica o bronce inicial (área de Revilla de Collazos y Santervás); escasos restos pertenecientes a la Edad del Hierro I, en la zona de El Cuartel. Hasta hoy no se tienen indicios de asentamiento indígena anterior a lo romano, por lo que se ha considerado Pisoraca como una fundación romana ex nouo. Hoy en día, algunos investigadores consideran que la Pisoraca prerromana se caracterizó por un emplazamiento disperso, que ocupaba los altozanos que circundan la actual Herrera de Pisuerga: altos de los Renedos (o Bastida), la Miranda, Barrealba, Alto de las Burras, Barreñón, San Quirce, la zona de Praderahonda en Villabermudo y la confluencia de los ríos que recorren la zona.

6I) Para unos investigadores, el núcleo urbano de Pisoraca surgió de las canabae de la legio IV Macedonica en territorio turmogo, que acampó en el término de Herrera de Pisuerga, en una superficie coincidente con el casco actual. La presencia de la legión en este yacimiento se viene situando entre el 20 a.C. y el 39 p.C. Años después, el ala Parthorum permaneció en este lugar hasta finales del s. i p.C. o principios del s. ii p.C. Los argumentos para establecer en Herrera de Pisuerga a la legio IV son: 1) hallazgo de marcas de ceramistas legionarios; 2) punto de inicio de los miliarios de las vías de penetración; 3) características geoestratégicas importantes; 4) sólo aquí quedan restos materiales que hagan pensar en un contingente tan numeroso de personas; 5) hallazgo de unos prata o hitos terminales.

7En torno al campamento existen una serie de restos arquitectónicos. Ciertos autores piensan que este crecimiento a partir de las canabae pudo tener lugar en las proximidades de la ciudad indígena de Pisoraca. Ésta debía ser un núcleo de pequeñas dimensiones, e incluso bastante irrelevante para que las fuentes antiguas no lo recogieran en sus relatos, que no debía encontrarse lejos de Herrera de Pisuerga. Su nombre se conoce por los miliarios de Tiberio y de Nerón que jalonaban la vía que iniciaba su recorrido en este lugar. Una vez que se marcha la legión, su territorio queda administrado por el municipio que surge de sus canabae, Pisoraca, la cual mantiene el topónimo del antiguo centro y es mansio de una vía que por el valle del Pisuerga se dirige a Portus Blendium. Ésta pasa a ser un centro comercial de gran interés (riqueza cerámica y gran abundancia de numerario). Se piensa que en la segunda mitad del s. i p.C., Pisoraca pasará de ser lugar campamental a municipio. A partir del s. ii p.C. –período del que existen menos materiales–, cuando se supone que en Herrera de Pisuerga no hay ya cuerpos militares, las fuentes antiguas reflejan con mayor o menor precisión el nombre de Pisoraca (Ptolomeo –según él, la ciudad pertenecía a los turmogos–, Anónimo de Rávena, Tabula Peutingeriana, etc.). El hecho de no citarla los historiadores de las guerras cántabras se ha explicado diciendo que quedó en retaguardia. Cesáreo Pérez y otros autores insisten en la presencia de la legión, en el término municipal de Herrera. El principal argumento es la huella de la disposición campamental, con dos vías cortándose en ángulo recto, que pueden apreciarse en el plano del núcleo actual.

8En el Bajo Imperio se produce un despoblamiento del núcleo antiguo y los habitantes se concentran en la zona sur (Pradillo de la Fuente de los Caños), en las proximidades del río Burejo, donde las excavaciones han documentado estructuras bajoimperiales superpuestas a las remodelaciones del s. ii p.C. Igualmente hacia el sureste, junto al Cuartel de la Guardia Civil, se localizaron restos de un hipocaustum fechado en el s. iii p.C. La abundancia de miliarios de los s. iii-iv p.C., documentados en la vía que va desde Pisoraca hasta Flauiobriga, corrobora la importancia y continuidad de Herrera de Pisuerga y sus entornos durante la Antigüedad Tardía. Además, la continuidad en este núcleo queda manifiesta por el hallazgo de tumbas tardorromanas, junto con enterramientos visigodos. Se han llevado a cabo excavaciones y sondeos en diferentes zonas del casco urbano y alrededores: Cuatro esquinas; La Quintana; El Castillo; La Chorquilla; La Ribera; San Millán; La Jericó I; Eras; Cuartel; Cementerio-Parque; Pradillo de la Fuente de los Caños; Castro de la Bastida.

9II) Sin embargo, hay investigadores que opinan que Herrera de Pisuerga no fue legio IV, puesto que ya con Tiberio el lugar se denominaba Pisoraca. Según J. González Echegaray y J. M. Solana Sainz, la ciudad de Pisoraca existía como tal en el s. i p.C., por lo menos en tiempos de Tiberio, y posiblemente antes, en la misma época en que aún se hallaba en el país la legio IV. Ellos piensan que es incompatible la coexistencia, en el mismo lugar, de un campamento con su territorio y una ciudad, tanto más cuanto que los miliarios –de Tiberio y Nerón– de la vía que conducían al lugar, citan la ciudad y no el campamento, que ellos ubican en Aguilar.

10III) Por otro lado, hay quien opina que Pisoraca es una ciudad situada en la zona de Herrera de Pisuerga, aunque no se ha podido determinar todavía el lugar exacto de su ubicación.

2 - Planta de la ciudad

Perímetro

11Los estudios realizados para intentar delimitar el asentamiento parecen indicar unas dimensiones de unos 550 m de N-S por unos 420 m de E-O. El asentamiento de época romana es mucho más amplio, ya que sobrepasa ampliamente el recinto amurallado medieval.

Retícula urbana

12Tras años de excavación, aún no se ha logrado encontrar indicios de asentamiento indígena anterior a lo romano, por lo que se ha considerado como una fundación romana ex nouo. Las canabae del campamento se instalaron en la margen derecha del río Burejo, donde hay restos de estructuras con una larga pervivencia y donde apareció la tessera hospitalis del año 14 p.C. Por el sur, dos zonas delimitan el campamento de Herrera de Pisuerga: 1) una vendría determinada por una posible puerta sur de la uia principalis; 2) en la zona este, la porta y uia praetoria, con toda una zona de talleres al sur, junto a la vía que salía hacia el río Pisuerga.

13Las excavaciones realizadas han permitido observar un desarrollo urbanístico importante a lo largo del Imperio, tanto en la superposición de estructuras como en su extensión, con un desarrollo del núcleo poblacional en dirección N-S desde las zonas más altas a las más bajas y llanas, próximas al curso del río. Durante la época tardía, la ocupación se concentra en la zona sur (Pradillo de la Fuente de los Caños), en las proximidades del río Burejo, donde las excavaciones han documentado estructuras bajoimperiales superpuestas a las remodelaciones del s. ii p.C. Según los estudios realizados, el cardo y decumanus se cruzan en la Plaza de Santa Ana. En dirección N-S se han producido los distintos asentamientos urbanos por épocas y de acuerdo a una cronología cerámica: en lo que es el casco antiguo predomina la cerámica relacionable con la legio IV MacedonicaL. Terentius el figlinarius legionario, y la cerámica itálica importada–. A medida que se desciende hacia el sur, aparece una proporcionalidad entre lo itálico y gálico. En la parte sur y atravesando el río Burejo, predomina la TSH.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Necrópolis

14A la salida del campamento, por una posible puerta sur de la uia principalis, se ha localizado una necrópolis de incineración junto al río Burejo (en una zona llana de la vega), que marca el límite con las canabae que se instalaron en la margen derecha de dicho río. En el lugar se han hallado inscripciones romanas, una de ellas votiva y las otras funerarias.

15En el cementerio actual han aparecido tumbas romanas de época altoimperial y tardía, junto con los enterramientos visigodos excavados por J. Martínez Santa-Olalla. Éste excavó, en 1933, una necrópolis visigoda localizada junto a la ermita de la Piedad, extramuros del recinto medieval y en la vertiente sur del núcleo actual. De ella se documentaron unas 52 tumbas.

2 - Arquitectura doméstica

16Poco se sabe de la zona residencial de Herrera de Pisuerga, ya que únicamente se cuenta con sondeos y excavaciones de urgencia. Éstas informan acerca de restos de edificaciones y estancias de las cuales es difícil conocer su funcionalidad: 1) Casa de Eras Altas: antiguamente se había mencionado la posible existencia de un edificio basilical con orientación SO-NE y de época visigoda, ubicado al sur del núcleo actual. Posteriormente, se apuntó la posibilidad de que estas estructuras fueran de época romana, en concreto, pertenecientes a una construcción civil del s. ii p.C., que se reaprovecha como zona de enterramiento en época visigoda. Se ha argumentado que esta construcción pudiera ser una casa con atrio. Los muros de cimentación estaban hechos de cantos rodados y fragmentos de ladrillos y tégulas romanas reutilizados; las paredes se construyeron con adobes. Los suelos eran de tierra apisonada y los techos presentaban cubiertas de tégulas e ímbrices. 2) Casa de Pradillo de la Fuente de los Caños: al suroeste del pueblo actual, en la margen derecha del río Burejo, se descubrieron restos de una construcción. Los muros son de mampostería pobre (a base de piedras unidas con barro), y se observa una gran reutilización de material (ladrillos, tégulas, cerámica, etc.). Los suelos eran de tierra apisonada y, en algunos casos, de guijarro. Actualmente, se ha interpretado como una villa suburbana aneja al núcleo de Herrera de Pisuerga. 3) Castro de la Bastida: en la década de 1960, se documentó un poblado altomedieval en este lugar. Actualmente, los materiales recogidos en prospección de superficie amplían el hábitat hasta época romana. Se localizaron dos habitaciones, con muros de mampostería en seco y piso de tierra apisonada. Aparecieron también un nivel de cenizas, adobes, madera quemada, huesos, hierros, cerámicas pintadas y vidrios. 4) Camino de las Ánimas: en esta zona, situada al suroeste del asentamiento actual, se ha localizado un gran conjunto residencial. Esta área se ha interpretado como las canabae del asentamiento militar. Las estructuras aparecidas se han dividido en tres conjuntos: a) Dos grandes estructuras de época augustea –quizás un edificio militar–, extramuros del campamento, situado junto al vado del río. b) Un segundo conjunto, perteneciente a una insula que sufre grandes transformaciones entre los años 140-180 d. C; posteriormente, se observa otro reaprovechamiento en pleno s. iii p.C., para abandonarse la zona en el s. v p.C. c) El tercer conjunto se documenta hacia el sur, con distintas habitaciones a un lado y otro de un largo muro. 5) Zona de El Cuartel: área donde se han localizado importantes estructuras urbanas, que se fechan en época augustea y pertenecen a habitáculos de la legio IV; superpuestas a estas estructuras, otras de mediados del s. i p.C., que reaprovechan materiales constructivos de la época anterior. Entre los hallazgos se encuentra un horno cerámico.

3 - Otros

17En la zona noreste y este existe toda una línea de vertederos que delimitan el asentamiento. No todos son iguales en extensión y en potencia. En conjunto, y salvo excepciones, no presentan elementos anacrónicos y dispares, sino que guardan una cierta homogeneidad, tanto en los materiales arqueológicos como en su cronología. Su formación tuvo lugar en el s. i a.C. y i p.C. –contemporáneamente al material vertido–, puesto que los materiales tardíos son escasos y en conjunto insignificantes. Se diferencian cinco zonas de vertederos: Castillo, Chorquilla, Ribera, San Millán, Asilo. 1) El Castillo: se sitúa contiguo a la Chorquilla hacia el norte. Según los materiales parece que se usa a partir de los últimos años del cambio de era, teniendo su mayor actividad entre los años 10-50 p.C. Destaca en él un testar importante de cerámica común. 2) La Chorquilla: situado al noreste, se caracteriza por presentar ricos materiales cerámicos. Otros restos presentes en el vertedero: astas de ciervo –algunas trabajadas–, colmillos de jabalí, ostras, caracoles marinos, escorias de hierro y cobre, pequeños crisoles, restos de armas, madera quemada, fragmentos de pintura mural, pequeños ladrillos y algunos sillares. La estratigrafía parece marcar un momento principal, entre los años 20 a.C.-15 p.C. 3) La Ribera: se encuentra al sur de La Chorquilla, bajo el trazado de la carretera nacional Palencia-Santander. Presenta mezclas anacrónicas de materiales; conservaba algunos materiales de la época de Augusto-Tiberio, pero el mayor número de materiales se sitúa a partir del año 40 p.C. y continuando hasta el s. ii p.C. 4) San Millán: los registros más antiguos son de época de Augusto-Tiberio. En él se han localizado un taller de huesos, un testar de cerámica de paredes finas y distintos útiles metálicos de adscripción militar. Sellando estos niveles antiguos aparecen unas estructuras superpuestas de época de Nerón. 5) Silo: localizado en el oeste del yacimiento. Los materiales se vierten a partir de los años 40-50 p.C. y no guardan relación con la legio IV. No obstante, los restos metálicos indican que pertenecen a uno o varios contingentes militares distintos. Se han hallado en él monedas de Nerón y Vespasiano.

4 - Materiales

18Herrera de Pisuerga ha proporcionado muchos materiales arqueológicos, sobre todo del s. i p.C., en menor medida del s. ii p.C. y mucho más escasos para el resto del Imperio. Entre los objetos arqueológicos hallados hay que destacar los abundantes restos cerámicos (TSI, TSG, marmorata, TSH, TSHT, paredes finas, común), muchos de ellos con marca de ceramistas. A través de prospecciones terrestres se han localizado tres hornos, uno de ellos de lucernas y un taller de materiales de construcción en Valdemiranda. Se han hallado también diversos hitos augustales. Se recuperó además una tessera de hospitalidad fechada en el 14 p.C. Otros materiales localizados en el yacimiento son: piedras de molino, vidrios, objetos metálicos, lucernas, monedas, crisoles de fundición, escorias de hierro y bronce, restos de conchas diversas, miliarios, capiteles.

Bibliographie

V. Bibliografía

Abásolo Álvarez, J. A. (1990): “Las estelas decoradas de época romana en territorio palentino”, in: Calleja 1990, t. I, 183, 185, 196, 204; id. (1993): “La ciudad hispanorromana en la submeseta norte”, in: Bendala 1993,194-195,204; Balil Illana, A. (1976): “Notas de arqueología palentina”, PITTM, 37, 69-71; id. (1978): “Notas de arqueología palentina”, PITTM, 40, 207-208; id. (1982): “Notas de arqueología palentina”, PITTM, 47, 409-416; id. (1982): “Lucius Terentius, alfarero de la Legión IV Macedonica”, Sautuola, 3, 171-173; Balmaseda Muncharaz, L. J. (1990): “El territorio palentino en época romana”, in: González 1990, t. I, 89-90; Castillo García, C. (1981): “Un nuevo documento de la Legio IV Macedonica en Hispania”, in: I Reunión gallega de estudios clásicos, Santiago de Compostela, 134-140; Curchin, L. A. (2004): The Romanization of Central Spain, Londres-Nueva York, 66, 78, 81, 110, 112, 143, 158, 163-164, 224; Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 180-181; Fernández de Avilés, A. (1962): “Investigaciones arqueológicas en Palencia”, NAH, 6, 391-394; Fernández Guerra, J. M. (1966): “Epigrafía cántabra”, Altamira, 30-35; Fernández Ibáñez, C. (1984): “Excavación de un horno cerámico en Herrera de Pisuerga (Palencia)”, RevArq, 35, 34; id. (1984): “Herrera de Pisuerga (Palencia. Excavaciones de 1983)”, RevArq, 38, 53-54; id. (1992): “El conocimiento de la antigua Pisoraca a través de los metales romanos”, Papeles Herrerenses, I, Palencia, 96-104; id. (1992): “El conocimiento de la antigua Pisoraca a través de los metales romanos”, Papeles Herrerenses, 1, Palencia, 96-104; id. (1999): “Placa de Tahalí para la suspensión de dagas en el ejército romano: entre la República y el Imperio. A propósito de un hallazgo en el campamento de la Legio IIII Macedonica (Herrera de Pisuerga, Palencia, España)”, Sautuola, 6, 335-346; id. (2001): “Tropas auxiliares en Herrera de Pisuerga (Palencia). Nuevos datos”, in: Hernández et al. 2001, 193-203; id. (2002): “Metalistería bélica de la “Legio IIII Macedonica” procedente de su campamento en Herrera de Pisuerga (Palencia, España)”, in: Morillo 2002, 381-393; id. (2003): “De nuevo en torno a la placa militar de Herrera de Pisuerga (Palencia). Análisis y reflexiones sobre una falsa polémica”, HA, 27, 211-224; Fernández Ibáñez, C. et E. Illarregui Gómez (1985): “Herrera de Pisuerga (Palencia). Segunda campaña de excavaciones”, RevArq, 52, 61; Fernández Ibáñez, C. et C. Pérez González (1990): “Strigile romana procedente del yacimiento de “El Cuartel” (Herrera de Pisuerga, Palencia)”, in: Calleja 1990, t. I, 431-441; Fernández Ibáñez, C. et al. (1996): “Breve avance sobre as últimas investigacións lebadas a cabo en Pisoraca e no seu campamento lexionario”, Larouco, 2, 77-87; id. (1997): “Breve avance sobre as últimas investigacións levadas a cabo en Pisoraca e no seu campamento lexionario”, Larouco, 2, 77-87; id. (2002): “Estudio de una anteojera equina de época romana procedente de Herrera de Pisuerga (Palencia). Aproximación cultural y tecnológica”, in: I Simposio sobre la minería y la metalurgia antigua en el sudoeste europeo, Serós, t. II, 77-87; Fita y Colomé, F. (1908): “Inscripciones romanas del valle de Otañes”, BRAH, 53(2), 454-468; Gamarra Caballero, J. M. (1988): “El alto valle del Pisuerga en época romana”, PITTM, 59, 256-257, 262-266, 271, 280, 286; García Díaz, R. (1945): “Hitos terminales del campamento de la Legión IV Macedónica, en Cantabria”, AEspA, 18, 82-86; García Merino, C. (1956-1961): “Excavaciones en Iuliobriga y exploraciones en la región cántabra”, NAH, 5, 218-227, 232-235; id. (1975): Población y poblamiento en Hispania romana. El conuentus Cluniensis, Valladolid, 268-269, 274-276; id. (1994): “Las ciudades romanas de la cuenca del Duero. Novedades y estado de la cuestión”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 170; García y Bellido, A. (1956): “Noticiario: B. Términos augustales de la Legio IIII Macedonica”, AEspA, 29, 184-194; id. (1960): “L. Terentius, figlinarius en Hispania de la Legio IIII Macedonica”, Hommages a León Herrmann. Latomus, 44, 374-382; id. (1966): “Tessera hospitalis del año 14 de la era hallada en Herrera de Pisuerga”, BRAH, 159, 149-166; García y Bellido, A. et al. (1962): “Memoria de las excavaciones arqueológicas efectuadas en Herrera de Pisuerga. I Campaña, 1960”, PITTM, 22, 21-120; id. (1962): Memoria de las excavaciones efectuadas en Herrera de Pisuerga. I Campaña, 1960, EAE 2, Madrid; id. (1970): Excavaciones y exploraciones arqueológicas en Cantabria, Anejos de AEspA 4, Madrid, 1-24; Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 123, 176, 181, 258-259, 277; González Echegaray, J. et J. M. Solana Sainz (1975): “La Legión IV Macedónica en España”, HA, 5, 197-198; Hernández Guerra, L. (1992): “Aspectos de la romanización según las fuentes escritas en la provincia de Palencia”, PITTM, 62, 207-238; Lión Bustillo, M. C. (1990): “Excavaciones arqueológicas de urgencia: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 3, 274; id. (1993): “Intervenciones preventivas y de urgencia/Excavaciones programadas: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 4, 326-327, 329; id. (1994): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 5, 278-280; id. (1996): “Intervenciones preventivas y de urgencia/Intervenciones programadas: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 6, 327, 331; id. (1999): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 7, 270; id. (2003): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Numantia, 8, 311-312; López Noriega, P. (1997): “Organización territorial romana en el Conuentus Cluniensis: algunas consideraciones sobre la creación de ciudades ex nouo”, Zephyrus, 50, 218-219, 222-223; id. (1998-1999): “Aproximación al proceso de urbanización en el norte de la Península Ibérica: posibles creaciones de ciudades ex nouo en el conuentus Cluniensis”, Lancia, 3, 192, 199; id. (1999): “Proceso de urbanización en época romana: Algunos ejemplos del Conuentus Cluniensis”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. I, 646; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 103, 128; Marcos Herrán, F. J. (2002): Vidrios romanos de Herrera de Pisuerga (Palencia), Palencia. Martínez Santa Olalla, J. M. (1933): Excavaciones en la necrópolis visigoda de Herrera de Pisuerga (Palencia), MJSEA 125, Madrid; Matía Merino, M. J. (1999): “Aspectos de la industria ósea procedente de Herrera de Pisurega (Palencia)”, Papeles Herrerenses, 2, 53-71; Moreda Blanco, J. et al. (1995): “Hallazgos monetarios en Herrera de Pisuerga (Palencia)”, in: Calleja 1995, t. I, 241-289; Morillo Cerdán, A. (1991): “Fortificaciones campamentales de época romana en España”, AEspA, 64, 144, 162-163; id. (1991): “Nueva aproximación a los ajuares metálicos de la necrópolis visigoda de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, in: I Curso de cultura medieval. La transición del mundo antiguo al medieval en el ámbito de Castilla, Aguilar de Campóo, 233-251; id. (1992): “La producción de Vogelkopflampen de Herrera de Pisuerga (Palencia, España). Un testimonio revelador de la política militar augustea en la Península Ibérica”, Opus, 11, 115-133; id. (1992): “Una colección de lucernas procedente de Herrera de Pisuerga”, CuPAUAM, 19, 265-288; id. (1992): Cerámica romana de Herrera de Pisuerga (Palencia, España). Las lucernas, Santiago de Chile; id. (1993): “Una nueva producción de lucernas en la Península Ibérica: el taller militar de Herrera de Pisuerga (Palencia, España)”, TAE, 33, 1-2, 351-364; id. (1993): “Lucernas romanas de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, RevArq, 151, 44-51; id. (1996): “Los campamentos romanos de la Meseta Norte y el Noroeste: ¿un limes sin frontera?”, in: Fernández 1996, 77-80; id. (2000): “La Legio IIII Macedonica en la península Ibérica. El campamento de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, in: Le Bohec 2000, 609-624; Morillo Cerdán, A. et C. Fernández Ibáñez (en prensa): “Un aplique decorativo con inscripción militar procedente de Herrera de Pisuerga (Palencia, España)”, Roman Military Equipment Conference, Journal of Roman Military Equipement, 12. Morillo Cerdán, A. et C. Pérez González (1990): “Hallazgos monetarios de Herrera de Pisuerga en colecciones privadas”, in: Calleja 1990, t. I, 443-461; Perea Yébenes, S. (2001): “Inscripción sobre un umbo de scutum de un jinete del Ala Parthorum en Herrera de Pisuerga”, HA, 25, 199-209; Pérez González, C. et al. (1981): “Pisoraca: desde sus orígenes a los visigodos”, PITTM, 45, 133-166; id. (1991): “Pisoraca. Un interesante conjunto de yacimientos arqueológicos”, RevArq, 120, 18-26; id. (1995): “Reflexiones sobre las monedas de la caetra procedentes de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, La moneda peninsular: ciudad y territorio, Madrid, 199-206; Pérez González, C. (1982): Marcas de alfarero en terra sigillata de Herrera de Pisuerga (Palencia). Memoria de licenciatura, Valladolid; id. (1986): “El desarrollo urbanístico en Herrera de Pisuerga (Palencia) según la repartición de las marcas de Alfarero en T. S.”, Arqueología espacial, 10, 45-56; id. (1989): Cerámica romana de Herrera de Pisuerga (Palencia, España). La terra sigillata, Santiago de Chile; id. (1995): “Una testera militar de caballo en bronce de época augustea en España”, Anuario de la Universidad Internacional SEK, 1, 53-68; id. (1996): “Asentamientos militares en Herrera de Pisuerga”, in: Fernández 1996, 91-102; id. (1999): “Pisoraca (Herrera de Pisuerga): urbanismo militar y civil de época romana”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. I, 535-558; Pérez González, C. et C. Fernández Ibáñez (1984): “Relaciones entre tres importantes asentamientos del norte de España: Pisoraca-Juliobriga-Flauiobriga”, Arqueología Espacial, 5, 21-35; Pérez González, C. et E. Illarregui Gómez (1988): “Dos aureos procedentes de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Sautuola, 5, 491-496; id. (1992): “Aproximación al conocimiento del conjunto arqueológico de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, Papeles Herrerenses, I, Palencia, 13-90; id. (1995): “Algunos vasos cerámicos fabricados en Hispania en época julio-claudia”, in: Calleja 1995, t. I, 415-430; id. (1995): “Un taller de útiles óseos de la Legio IIII Macedonica”, Anuario de la Universidad Internacional SEK, 1, 90-102; Rodríguez Colmenero, A. (1979): “Precisiones sobre geografía histórica de la guerra”, Augusto e Hispania. Conquista y organización del Norte peninsular, Bilbao, 81-82; Roldán Hervás, J. M. (1975): Itineraria Hispana, Valladolid, 258; Sagredo San Eustaquio, L. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1978): “Epigrafía romana de la provincia de Palencia. Estudio social, análisis antroponímico y corpus de inscripciones”, PITTM, 40, 137-138; Schulten, A. (1943): Los cántabros y astures y su guerra con Roma, Madrid, 34, 178-182, 190-191; id. (1950): RE, 20.2, s.v. Pisoraca, col. 1806; Sendino, E. et M. de Balmaceda (2001): “Significado de Pisoraca y de otras mansiones hispánicas”, in: Hernández et al. 2001,345-354; Solana Sainz, J. M. (1976): Los turmogos durante la época romana, Valladolid, 29-31, 40-41, 59-62, 71; id. (1981): Los Cántabros y la ciudad de Iuliobriga, Santander, 38-39, 72, 88-89, 91-93, 120-141, 216-220, 226, 230-232; Vega de la Torre, J. R. (1986-1988): “Hallazgos numismáticos de época romana en Palencia, Burgos y Cantabria”, Sautuola, 5, 261-262; Vigil Pascual, M. (1958): “Vidrios de la provincia de Palencia”, AEspA, 31, 211-214; id. (1959): “Vidrios procedentes de Herrera de Pisuerga (Palencia)”, AEspA, 32, 161-163; Wattenberg Sanpere, F. (1959): La región vaccea. Celtiberismo y romanización en la cuenca media del Duero, Madrid, 1959, 121.

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540