Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Pallantia

Volltext

I. Introducción

Nombre antiguo de la ciudad: Pallantia.

Nombre actual de la ciudad: Palencia.

Coordenadas geográficas: 42º 00’ 00” N-04º 31’00” W.

Coordenadas U.T.M.: X = 374385.966 / Y= 4650971.677.

Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 42º 30’ N-10º 30’ W.

División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Cluniensis. dioecesis Hispaniarum. prouincia Carthaginensis o Gallaecia.

División administrativa actual: Palencia (Palencia). Castilla y León. España.

Origen del asentamiento: núcleo urbano sobre asentamiento prerromano.

II. Fuentes

A - Literarias

1App., Hisp., 55.231, 80.350, 81.353, 82.354, 82.356-357, 83.362, 88.381; Str. 3.4.13; Hid., Chro., CCCVIIII: 186; It. Ant. 449.1, 453.8; Pompon. 2.6.88; Oros. 5.23.6, 7.40.8; Plin., Nat., 3.3.26; Ptol. 2.6.49; Rav. 4.44 [313.4]. Solana Sainz, J. M. (1995): “Fuentes antiguas de Palencia: estudio y comentario crítico”, in: Calleja 1995, t. I, 535-597.

B - Epigráficas

2CIL, ii, 2716-2726, 5759-5772; EE, viii, 133-140; IX, 295-299; HEp, 2,607-609; HEp, 5,544; HEp, 6,578, 628,705-706; HEp, 9,476.

3Crespo Ortiz de Zárate S. (1980): “Sociedad y onomástica palentina de época romana”, PITTM, 44, 29-53; Fita y Colomé, F. (1900): “Lápidas inéditas de Marchamalo, Palencia y Lugo. IV”, BRAH, 36,507-514; id. (1917): “Nuevas inscripciones romanas de Palencia y Santa Cecilia”, BRAH, 70,332-341; id. (1895): “Nuevas lápidas romanas de Tarragona, Palencia, Salvatierra de Barros, Baeza y Nava de Mena. IV”, BRAH, 26, 62-73; García Merino, C. (1975): Población y poblamiento en la Hispania romana. El Conuentus Cluniensis, Valladolid, 416-419; Gimeno, H. et A. U. Stylow (1999): “Analecta epigraphica hispanica: manuscritos, calcos, dibujos, duplicaciones”, SEB, 3,89 (no 3); Hernández Guerra, L. (1994): “Epigrafía urbana en la meseta norte: el conjunto de Pallantia (Palencia)”, in: Casa 1994, t. I, 339-348; id. (1994): Inscripciones romanas en la provincia de Palencia, Valladolid, 35 (no 18), 58-59 (no 42); Lión Bustillo, M. C. (1987): “Varia de arqueología: Dos nuevas inscripciones romanas de Palencia”, BSAA, 53, 206-209; Perea Yébenes, S. (1995): “Hispanus Palentinus”, in: Calleja 1995, t. I, 291-302; Sagredo San Eustaquio, L. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1978): “Epigrafía romana de la provincia de Palencia. Estudio social, análisis antroponímico y corpus de inscripciones”, PITTM, 40, 125-184.

C - Numismáticas

4Almagro Basch, M. (1955-1957): “Joyas del depósito del Cerro de la Miranda, de Palencia”, MMAP, 16-18, 48-49; Elorza Guinea, J. C. (1975): “Bronces romanos del Museo de Palencia”, AEspA, 48, 159-166; García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, 164-165 (mapa V. 28; V. 29); Gonzalbes Fernández de Palencia, M. (1997): “Los denarios del tesoro de las Filipenses (Palencia)”, BSAA, 63,279-295; Lión Bustillo, M. C. (1984): “Un tesorillo de bronces del s. iv procedente de Palencia”, BSAA, 50, 113-156; Navascues y Juan, J. M. de (1958-1961): “Tesoro del Cerro de la Miranda. Palencia”, MMAP, 19-22, 77; id. (1961): “Tesoro del Cerro de la Miranda. Palencia”, Numario Hispánico, 10, 168-169; id. (1971): Las monedas hispánicas del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, t. II, Madrid, 39, 59; Raddatz, K. (1969): Die Schatzfunde der Iberischen Halbinsel, Berlín, t. I, 232-238, t. II (láms. 34-35).

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5La Pallantia romana parece haber sido creada por los supervivientes de la Pallantia prerromana, ubicada en Palenzuela; además, va a mantener el topónimo del antiguo centro. El nuevo núcleo romano se establece en la llanura del Carrión, en el mismo lugar que ocupa actualmente Palencia. Aparece mencionada en las fuentes como Pallantina ciuitas o Pallantia.

6Se han localizado niveles en la ciudad que corresponden al primer asentamiento de la ciudad, fechados entre la segunda mitad del s. i a.C. y la primera del s. i p.C. (c/Corral Gil Fuentes). La aparición de restos de calles pavimentadas y sistemas de canalización evidencian un cierto grado de ordenación urbana ya en el s. i p.C. En los s. ii-iii p.C. debió producirse una remodelación urbana, puesto que se han documentado calles pavimentadas –con orientación E-O –, que vienen a cubrir canalizaciones romanas ya existentes. Apenas existen estructuras que correspondan a la época bajoimperial, aunque sí se han hallado restos de materiales arqueológicos fechados en este período, que parece ser de decaimiento.

7Hay autores que consideran a la Pallantia romana como un municipium de derecho latino en época flavia. Éste, a pesar de la onomástica indígena y de la existencia de organizaciones suprafamiliares que muestran las inscripciones halladas en la ciudad, parece haber adquirido muy pronto una estructura y usos sociales similares a las de otros municipia de Hispania. Los argumentos en los que se han basado, para pensar que este núcleo urbano es un municipio flavio, vienen a ser: a) la estructura y composición onomástica de la población romana; b) mención de personas con referencia a la tribu Quirina. Por otro lado, hay autores que la consideran ciudad peregrina, pero piensan que careció de estatuto de privilegio en época flavia (salvo, naturalmente, el derecho latino).

2 - Planta de la ciudad

8Los hallazgos obtenidos hasta el momento no permiten proponer hipótesis sobre la planta y retícula urbana del núcleo de Pallantia en época romana, ya que sólo se cuenta con excavaciones en lugares concretos de la ciudad.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

9La mayoría de las excavaciones realizadas en esta ciudad son de carácter de urgencia, por lo que los hallazgos de construcciones revisten un carácter aislado y, en algunos casos, una falta de contexto arqueológico claro.

Necrópolis

10Las necrópolis romanas halladas se encuentran fuera del recinto murado de la ciudad y presentan tanto tumbas de inhumación como de incineración. Normalmente se habla de dos necrópolis romanas en Palencia, aunque para ciertos autores son tres las zonas de necrópolis que existen. Por otra parte, se ha localizado un cementerio de época medieval junto al denominado Camino de San Román.

11— Necrópolis de Eras del Bosque y de la zona de la Antigua Electrólisis del Cobre

12Se descubrió al realizar las obras del trazado del ferrocarril, entre 1860 y 1864, al noreste de la ciudad, en el terreno conocido como Tierras del Bosque. La zona principal estaba comprendida entre la carretera de Santander, el camino del Otero y la vía del ferrocarril. Los enterramientos eran hoyos en el suelo de 0,40 m de lado y base semiesférica, donde se depositaban urnas cerámicas o de vidrio con cenizas y huesos; todo ello estaba cubierto por numerosas piedras. Las sepulturas de incineración se encontraban alineadas formando calles en línea recta y separadas entre sí por 1-1,5 m. Sus ajuares son diversos: a) los formados por cerámica común; b) los de cerámica de tradición indígena; c) los de TSH y vidrios, donde es más frecuente hallar armas y objetos metálicos. No obstante, algunos sectores situados a ambas márgenes del ferrocarril contenían sepulturas de inhumación con lápidas y estelas, aunque en menor proporción que las de incineración. Esta necrópolis se prolongaba hasta el antiguo emplazamiento de la Electrólisis del Cobre, donde se produjeron los hallazgos más tardíos. En esta zona se localizaron un centenar de tumbas, sobre todo, de incineración con urnas de barro, vidrio y plomo.

13Cronología: los enterramientos de la zona de la estación del ferrocarril se han datado entre el s. i a.C. hasta muy entrado el s. iii p.C. Por otro lado, los enterramientos de la zona de la Fábrica de Electrólisis se han fechado entre los s. i y iv p.C.

14— Necrópolis de la carretera de Valladolid

15Fue descubierta al sur de Palencia, en la carretera de Valladolid, en el invierno de 1905-1906, a escasa distancia del recinto urbano. En una superficie de unos 1 200 m2 se exhumaron cerca de un centenar de tumbas romanas, cuya profundidad oscilaba entre 0,10-0,40 m. En ella aparecieron tanto enterramientos de inhumación como de incineración, aunque predominaban los segundos. Las tumbas presentan una diversidad tipológica: sarcófagos –de piedra (sin esculturas e inscripciones) o bien de barro–, estructuras latericias tardorromanas, tumbas hispanovisigodas de muretes sin ajuar. Las incineraciones se guardaban en urnas de barro, vidrio o plomo, a escasa profundidad. Las urnas de barro tenían forma de dos conos unidos por la base y troncados, encerraban las cenizas, restos óseos y objetos depositados como ofrendas (lacrimatorios, ungüentarios, fíbulas de bronce, armas). Las urnas de vidrio se hallaban desprotegidas con frecuencia; otras más pequeñas estaban en el interior de grandes vasijas de barro o empotradas en piedras cúbicas; sus formas eran variadas (esferoidales, ovoides de planta cuadrada). Cronología: la diversidad tipológica de tumbas se ha fechado en época romana y visigoda.

2 - Arquitectura doméstica

16En el solar del antiguo claustro del convento de los Padres Dominicos se ha localizado el derrumbe de varias casas de adobe, en las que se habían realizado hogares y silos; éstas han sido fechadas entre el 50 a.C. y el 50 p.C.

17Varias de las excavaciones y sondeos realizados en la ciudad han permitido conocer algunas estancias o zonas de hábitat doméstico correspondientes a la Pallantia romana. Entre los restos de arquitectura doméstica localizados se encuentran las estructuras halladas en la plaza de la Inmaculada y las del claustro de la catedral. Los restos de la plaza de la Inmaculada corresponden a una gran domus, que presenta varias fases de construcción fechadas entre el s. ii-v p.C. Sus restos más representativos son algunos fragmentos de pintura mural con motivos decorativos geométricos y vegetales, un opus tessellatum y un opus testaceum.

3 - Arquitectura defensiva: murallas

18La muralla romana debió servir de cimentación para la que después en época medieval se levanta en la ciudad. De ella no se tienen más datos que las hipótesis de que se encontraba bajo el recinto medieval o formando la base de ésta.

4 - Materiales

19Los materiales arqueológicos localizados en Palencia pertenecen a un amplio abanico cronológico, desde el s. i a.C. hasta la actualidad. De época antigua hay que mencionar: lote de joyas de tradición celtibérica, fragmentos de esculturas, pavimentos musivarios, sepulcros, fustes, tegulae, cerámica (cerámica estampada gris, tardoceltibérica pintada, pintada de tradición indígena, común romana, TSI, TSG, TSH, TSHT), monedas, objetos de bronce, fragmentos de estuco, pondus, fusayolas, canicas, vidrios, piedras de molino...

Literaturverzeichnis

V. Bibliografía

Abásolo Álvarez, J. A. (1993): “La ciudad hispanorromana en la submeseta norte”, in: Bendala 1993,191-193,204; id. (1999): “La ciudad romana en la meseta norte durante la antigüedad tardía”, in: García & Rascón 1999, 87-88, 90, 93-94; Almagro Basch, M. (1955-1957): “Joyas del depósito del Cerro de la Miranda, de Palencia”, MMAP, 16-18, 33-49; id. (1960): “Pendiente y fíbula de oro del depósito de alhajas del convento de las monjas filipenses, de Palencia”, MMAP, 16-18, 31-33; Alonso Silio, M. R. et al. (1987): “Inventario arqueológico de la provincia de Palencia”, in: Narganes 1987, t. I, 449-450; Amo de la Hera, M. del (1992): “Una tumba perteneciente a la necrópolis de Eras del Bosque (Palencia)”, BSAA, 58, 169-211; Balil Illana, A. (1983): “Lucernas romanas de la necrópolis de Palencia con marca de ceramista”, PITTM, 48, 297-308; Balmaseda Muncharaz, L. J. (1990): “El territorio palentino en época romana”, in: González 1990, t. I, 81-89, 95; Becerro de Bengoa, R. (1969): El libro de Palencia, Palencia, 62-80; Blanco Frejeiro, A. (1957): “Joyas antiguas de la Colección Calzadilla”, AEspA, 30, no 96,193-204; Blázquez Martínez, J. M. (1976): “Ciudades hispanas de la época de Augusto”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 124-125; Carretero Vaquero, S. et J. Guerrero Arroyo (1990): “La necrópolis romana de Eras del Bosque (Palencia). Nuevos materiales cerámicos”, in: Calleja 1990, t. I, 367-381; Castro García, L. de (1972): “Proceso de aparición de las primeras ciudades en suelo palentino y recientes hallazgos arqueológicos en Palenzuela”, PITTM, 33, 122; id. (1973): “Ubicación de Pallantia prerromana”, HA, 3, 417-460; Crespo Ortiz de Zárate, S. (1980): “Sociedad y onomástica palentina de época romana”, PITTM, 44, 29-53; Curchin, L. A. (2004): The Romanization of Central Spain, Londres-Nueva York, 44, 46, 49, 66, 81, 89, 95, 97, 100, 107, 111-112, 142, 150, 164, 229, 234; Elorza Guinea, J. C. (1975): “Bronces romanos del Museo de Palencia”, AEspA, 48, 159-166; Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 170; Fernández de Avilés, A. (1947): “La cabeza femenil, constantiniana, de Palencia”, AEspA, 20, 83-95; Fernández de Madrid, A. (1976): “Apéndice II. De la antigua Pallantia: descubrimientos arqueológicos”, in: Fernández 1976, 641-646; Fita y Colomé, F. (1895): “Nuevas lápidas romanas de Tarragona, Palencia, Salvatierra de Barros, Baeza y Nava de Mena. IV”, BRAH, 26, 62-73; id. (1900): “Lápidas inéditas de Marchamalo, Palencia y Lugo. IV”, BRAH, 36, 507-514; id. (1917): “Nuevas inscripciones romanas de Palencia y Santa Cecilia”, BRAH, 70, 332-341; García Merino, C. (1975): Población y poblamiento en la Hispania romana. El Conuentus Cluniensis, Valladolid, 266-268, 416-419; id. (1994): “Las ciudades romanas de la cuenca del Duero. Novedades y estado de la cuestión”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 169-170; García Moreno, L. A. (1974): Prosopografía del reino visigodo de Toledo, Salamanca, 139-141; García y Bellido, A. (1966): “Contribución al plano arqueológico de la Palencia romana”, AEspA, 39, 146-156; García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, 164-165 (mapa V. 28; V. 29); Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 101, 168, 175, 213 (n. 3), 243, 245, 256; Gonzalbes Fernández de Palencia, M. (1997): “Los denarios del tesoro de las Filipenses (Palencia)”, BSAA, 63, 279-295; Gimeno Pascual, H. et A. U. Stylow (1999): “Analecta epigraphica hispanica: manuscritos, calcos, dibujos, duplicaciones”, SEB, 3, 85-112; Hernández Guerra, L. (1994): “Epigrafía urbana en la meseta norte: el conjunto de Pallantia (Palencia)”, in: Casa 1994, t. I, 339-348; id. (1994): Inscripciones romanas en la provincia de Palencia, Valladolid; id. (1998): “Pallantia (Palencia), ¿municipio romano?”, in: Hernández & Sagredo 1998,183-204; Lión Bustillo, M. C. (1984): “Un tesorillo de bronces del s. iv procedente de Palencia”, BSAA, 50, 113-156; id. (1987): “Varia de arqueología: Dos nuevas inscripciones romanas de Palencia”, BSAA, 53, 206-209; id. (1989): “Excavaciones en Palencia”, RevArq, 98, 64; id. (1990): “Excavaciones arqueológicas de urgencia: Palencia”, Numantia, 3, 275-278; id. (1993): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Palencia”, Numantia, 4, 328; id. (1994): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Palencia”, Numantia, 5, 281; id. (1996): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Palencia”, Numantia, 6, 328-331; id. (1999): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Palencia”, Numantia, 7, 270-272; id. (2003): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Palencia”, Numantia, 8, 312-313; López Noriega, P. (1997): “Organización territorial romana en el Conuentus Cluniensis: algunas consideraciones sobre la creación de ciudades ex nouo”, Zephyrus, 50, 223; id. (1998-1999): “Aproximación al proceso de urbanización en el norte de la Península Ibérica: posibles creaciones de ciudades ex nouo en el Conuentus Cluniensis”, Lancia, 3, 191-192, 197, 199; López Rodríguez, J. R. (1970): “La necrópolis de Eras del Bosque (Palencia)”, PITTM, 40, 185-205; id. (1982): “Terra sigillata de Palencia en los Museos Arqueológico de Palencia y Arqueológico Nacional”, PITTM, 47,185-266; Mangas Manjarrés, J. (1990): “Sociedad y religión del municipio flavio de Pallantia (Palencia)”, in: Calleja 1990, t. I, 695-709; Mañanes Pérez, T. (1976): “Nuevas cerámicas de tradición indígena en Palencia”, PITTM, 37, 73-78; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 129-130; Navarro García, R. (1946): Catálogo monumental de la provincia de Palencia, t. IV, Palencia, 108-121; Navascues y Juan, J. M. de (1958-1961): “Tesoro del Cerro de la Miranda. Palencia”, MMAP, 19-22, 77; id. (1961): “Tesoro del Cerro de la Miranda. Palencia”, Numario Hispánico, 10, 168-169; id. (1971): Las monedas hispánicas del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, t. II, Madrid, 39, 59; Palol Salellas, P. de (1964-1965): “Actividades de la delegación de zona del distrito universitario de Valladolid. Año 1965: Excavaciones en la Plaza de la Catedral de Palencia”, NAH, 8-9,316-317; id. (1967): “Estado actual de la investigación prehistórica y arqueológica de la Meseta castellana”, in: IX Congreso nacional de arqueología, Valladolid, 33-34; id. (1976): “Perduración de las ciudades augusteas en la zona Norte y la Meseta”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 264-266,268-269; Perea Yébenes, S. (1995): “Hispanus Palentinus”, in: Calleja 1995, t. I, 291-302; Pérez Centeno, M. R. (1990): “El poblamiento romano en Palencia durante el s. iii p.C.”, in: Calleja 1990, t. I, 716; Pérez Rodríguez, F. (1994): “La implantación del fenómeno urbano en el sector septentrional central de la submeseta norte”, in: La ciudad en el mundo romano. XIV Congrés internacional d’arqueologia clàssica, Tarragona, t. II, 327-328; Pérez Rodríguez, F. et al. (1995): “Notas acerca de la tardoantigüedad en tierras palentinas. El mundo funerario”, in: Calleja 1995, t. I, 221-223; id. (1995): “Nuevos datos sobre la Pallantia romana. La estratigrafía del solar no 1 de la calle Pedro Romero de Palencia”, in: Calleja 1995, t. I, 341-364; Raddatz, K. (1969): Die Schatzfunde der Iberischen Halbinsel, Berlín, t. I, 232-238; t. II (láms. 34-35); Roldán Hervás, J. M. (1975): Itineraria Hispana, Valladolid, 257; Sagredo San Eustaquio, L. et S. Crespo Ortiz de Zárate (1978): “Epigrafía romana de la provincia de Palencia. Estudio social, análisis antroponímico y corpus de inscripciones”, PITTM, 40,125-184; Sancho Campo, A. (1975): “Palencia HistóricoMonumental”, PITTM, 36, 224-226, 231, 235, 244-247; Sayas Abengochea, J. J. (1990): “El territorio palentino durante el Bajo Imperio”, in: Calleja 1990, t. I, 670-671, 679, 690-691; Schulten, A. (1942): RE, 18.2, s.v. Pallantia, col. 2514-2515; Simón Nieto, F. (1948): “Noticia de una necrópolis romana y de un bosque sagrado (Palencia)”, AEspA, 21, 146-164; Solana Sainz, J. M. (1990): “El proceso de anexión del territorio de Palencia y su integración en la Provincia Hispania Citerior”, in: Calleja 1990, t. I, 635-636; id. (1995): “Fuentes antiguas de Palencia: estudio y comentario crítico”, in: Calleja 1995, t. I, 535-597; Taracena Aguirre, B. (1947): “Objetos de la necrópolis romana de Palencia”, Adquisiciones del Museo Arqueológico Nacional (1940-1945), Madrid, 83-105; id. (1948): “Necrópolis romana de Palencia”, AEspA, 21, 144-146; Vázquez de Parga, L. (1942): “Dos copas aretinas de la oficina de Publius Cornelius”, AEspA, 15, 153-158; Vigil Pascual, M. (1958): “Vidrios de la provincia de Palencia”, AEspA, 31,211; id. (1962): “Apéndice III: Vidrios de Palencia y Herrera de Pisuerga, de propiedad particular”, Excavaciones arqueológicas en Herrera de Pisuerga (1a Campaña), EAE 2, Madrid, 75-76; Wattenberg Sanpere, F. (1959): La región vaccea. Celtiberismo y romanización en la cuenca media del Duero, Madrid, 69-70, 121-122.

© Ausonius Éditions, 2007

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540