Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Numancia

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Numantia.

— Nombre actual de la ciudad: Cerro de la Muela. Garray.

Coordenadas geográficas: 41º 48’ 00” N-02º 27’ 00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X = 545694.211 / Y = 4627799.21.

Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 41º 50’ N-12º 30’W.

— División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Cluniensis. dioecesis Hispaniarum. prouincia Carthaginensis o Gallaecia.

— División administrativa actual: Cerro de la Muela. Garray (Soria). Castilla y León. España.

Origen del asentamiento: núcleo urbano sobre asentamiento prerromano.

II. Fuentes

A - Literarias

1It. Ant. 442.2; Rav. 4.43 [311.3]. El gran cúmulo de referencias a fuentes literarias sobre el núcleo urbano de Numancia nos obliga a citar en este apartado aquellas obras que se recogen y mencionan de forma exhaustiva todas esas fuentes: Fatás Cabeza, G. et al., éd. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 160-162; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 47-49; Recio García, A. (1967): “Las fuentes literarias latinas sobre Numancia”, Celtiberia, 34, 51-180, 279-298; Schulten, A. (1937): Fontes Hispania Antiquae, t. IV, Barcelona, 3-95; Taracena Aguirre, B. (1941): Carta arqueológica de España. Soria, Madrid, 67-68; Torres Rodríguez, C. (1972): “Orosio y Numancia”, Celtiberia, 22, no 44,203-211.

B - Epigráficas

2CIL, II, 2832-2847, 5796; HEp, 5, 742; HEp, 6, 945-946; HEp, 9, 528-529. Fita y Colomé, F. (1907): “De Varea a Numancia”, BRAH, 50(1), 206-213; Gómez Pantoja, J. (1999): “Viejas piedras, nuevas lecturas, II: Lápidas romanas de Numancia y sus alrededores”, in: Alonso 1999,540-543 (no 1, 3); Jimeno Martínez, A. (1980): Epigrafía romana de la provincia de Soria, Soria, 25-29, 77-78, 82-86, 171-172.

C - Numismáticas

3Crawford, M. H. (1969): Roman Republican Coin Hoards, Londres, (no 557-558); García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, 160, 172 (mapas III. 7; IX. 7-9); Hildebrandt, H. J. (1979): “Die Römerlager Von Numantia. Datierung Anhad Der Münzfunde”, MDAI(M), 20, 238-271; Jimeno Martínez, A. et A. M. Martín Bravo (1995): “Estratigrafía y numismática: Numancia y los campamentos”, in: García & Sobral 1995, 179-190; Pérez Rioja, J. A. (1967): “Numancia en fichas: V. 8 (h) Numancia y la numismática”, Celtiberia, 34, 310; Romagosa, J. (1972): “Las monedas de los campamentos numantinos”, AN, 2, 87-96; Romero Carnicero, F. et M. A. Martín Carbajo (1992): “Hallazgos monetarios ibéricos e hispanorromanos en Numancia”, in: Casa 1992, t. I, 671-681; Vidal Bardán, J. M. (1993), Hallazgos numismáticos de la Meseta oriental (Ciclo colonial). Tesis doctoral de la Univ. Complutense, Madrid, (Inédita); Villaronga i Garriga, L. (1979): Numismática antigua de Hispania, Barcelona, 220-221; VV. AA. (1912): Excavaciones de Numancia, Madrid, 48-51.

III. Ciudad

1 - Descripción

4El núcleo urbano de Numantia se encuentra ubicado en Garray, en el cerro de La Muela. Se trata de un emplazamiento en la horquilla formada por la confluencia de dos ríos Duero y Merdancho. La primera ocupación del cerro se remonta al Calcolítico e inicios de la Edad del Bronce. No existen noticias de una nueva ocupación hasta el s. ix a.C. –localizado un nivel del Bronce Final – que perduraría hasta el s. iv a.C. Posteriormente aparece la ciudad celtibérica en un momento avanzado del s. iii a.C.; contra ella, situada en la zona de resistencia celtibérica frente a los romanos, fue enviado el general P. Cornelio Escipión, quien aisló la ciudad por medio de un cerco, condenándola a morir por inanición en el 133 a.C., tras quince meses de asedio. El cerco de Escipión sobre la ciudad estuvo constituido por: dos campamentos (El Castillejo y Peña Redonda), siete fuertes (Travesadas, Valdevorrón, Valdelilo, El Cañal, Dehesilla, Peña Judía, Alto Real) y dos fuertes ribereños (El Molino y La Vega).

5No estuvo mucho tiempo deshabitada, pues existen numerosos restos que indican una ocupación desde comienzos del s. i a.C., etapa relacionada con las cerámicas monócromas y polícromas halladas en el yacimiento. A partir del s. i p.C., se manifiestan leves influencias romanas en la traza urbana, los edificios y las domus. No debió ser un establecimiento hispanorromano demasiado importante; probablemente, se trataría de un núcleo al que la vía de Asturica a Caesaraugusta –vía XXVII– le concedería una cierta importancia sobre el entorno circundante. A partir del s. iii p.C., la vida urbana decae y los últimos hallazgos de época romana corresponden al s. iv p.C.

6En Numancia se constata una dedicatoria a Ioui O (ptimo) M (aximo) d (ecreto) d (ecurionum). La exclusiva mención a los decuriones no prueba, por sí sola, la existencia de un municipium; pero lo que seguro es que la dedicatoria a Júpiter revela la existencia de un acto público de los magistrados municipales hacia la divinidad que preside el panteón oficial de la ciudad. A pocos kilómetros al norte de Numancia, en Chavaler, puede leerse el nombre de L (ucius) Valerius Nasonis f (ilius) Quir(ina tribu) Nepos en una inscripción fechada en el s. i p.C.; por lo que puede pensarse que L. Valerius Nepos era un numantino inscrito en la tribu Quirina. Ante ello se ha venido argumentando que, en época flavia, Numancia pudo abandonar su estatuto de ciudad estipendiara de condición peregrina y ser elevada al rango de municipium.

2 - Planta de la ciudad

Perímetro

7Se ha considerado que la ciudad del 133 a.C., localizada en la zona alta del cerro, debió tener unas 7,6 ha. La urbe celtibérica del s. i a.C. poseyó unas 9 ha, según parece indicar el espacio existente hasta la segunda línea defensiva localizada. El núcleo urbano de Numancia, en época imperial, debió alcanzar unas 22 ha de superficie. Esta área estaría ocupada por la ciudad romana propiamente dicha, los asentamientos artesanales y el arrabal de Saledilla. Va a mantener la misma alineación que en la época precedente por los lados norte, este y oeste, pero sufre una gran ampliación por la zona sur.

Retícula urbana

8La ordenación urbanística de la ciudad del 133 a.C. parece presentar, por los materiales recogidos en las excavaciones, un trazado urbano algo diferente al que actualmente se conoce. El núcleo del s. i a.C., que se ha ampliado por la zona sur, tiene un trazado urbanístico al que se ajustará en gran medida la ciudad romana de época altoimperial. Tiene el centro urbano ligeramente desplazado hacia el oeste y su trazado, en rasgos generales, coincide con el de la ciudad romana. Las calles presentan una cierta irregularidad en el trazado y ejecución. La adecuación de la urbanística a los ambientes y climatología de la zona se encuentra reflejada en el escalonamiento de las calles, en las encrucijadas y en la orientación de la mayoría de las calles en dirección E-O, encaminado todo ello a evitar el viento del Norte. Esta buena disposición y adaptación del trazado celtibérico se mantuvo básicamente en época romana.

9En la ciudad romana de Numancia se puede observar una ejecución más regular de sus calles y la utilización de una piedra algo más cuidada. Sin embargo, no existen diferencias importantes en relación con la etapa precedente en cuanto a su trazado urbanístico y a la construcción de edificaciones se refiere. Bajo las calles existen redes de cloacas para el saneamiento de la ciudad; dichas vías se cruzan, escalonadamente, sin dejar espacios libres o plazas.

10Respecto a la ordenación urbanística de la ciudad de Numancia son varias las hipótesis existentes: 1) Algunos han querido reconocer en su conjunto ordenado de ejes paralelos, una disposición propia de ciudades helenísticas o republicanas. 2) Según otros autores, lo que aparece en Numancia es un urbanismo que adapta y regulariza las características urbanas de otros poblados próximos ya habitados durante la Edad del Hierro; es, en realidad, un urbanismo indígena adaptado a unas nuevas circunstancias. Lo que ellos reconocen es un urbanismo romano, con un sistema de dos calles mayores paralelas con orientación NE-SO, cortadas por otras once menores y transversales de orientación E-O, a partir de las cuales se ordenan las insulae. Las manzanas periféricas se acomodan al recinto amurallado celtibérico, dejando un pasillo de ronda y manteniendo la disposición semicircular en los extremos norte y sur –zona por donde el núcleo más se expande–; similares a ella parecen existir otras tres calles paralelas que formarían anillos concéntricos en el exterior. En otras zonas se trazó una nueva alineación urbana, como es el caso del área sur.

11Con la llegada del s. iii p.C., el núcleo de Numancia va a sufrir una reducción de su perímetro urbano al construirse un nuevo recinto defensivo, hecho constatado en otras ciudades.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Edificio público

12Junto al conjunto termal, localizado bajo el monumento conmemorativo del s. xix, existe una construcción que ocupa toda una manzana y que, por sus características, ha sido interpretada como un edificio público. Presenta un patio central, rodeado por una galería porticada desde la que se accede a diversas estancias que, probablemente, estaban ordenadas en dos plantas.

Foro

13En el área excavada de Numancia no ha sido localizado, por el momento, ningún espacio abierto de una amplitud tal que pudiera interpretarse como foro o lugar de desarrollo de las funciones que en un foro se llevaban a cabo. En el caso de que la ciudad tuviera uno, para unos autores, éste se hallaría en el área del yacimiento aún no excavada y, para otros, se encontraría en la confluencia de dos calles principales en el área suroeste de la ciudad, donde existe una zona de bastante anchura con un pavimento más cuidado de lo normal.

Monumento funerario

14Se han hallado diversos frisos que se han puesto en relación con un posible monumento funerario. Sin embargo, existe otra hipótesis al respecto, la posibilidad de que se tratara de un altar o de un cipo con un friso de guirnaldas rodeando el campo epigráfico; el eje central de la composición sería un fragmento decorado con la Gorgona. Este tipo de altar o cipo va a ser una moda típica de época julio-claudia y flavia, con una perduración hasta comienzos del s. iii p.C.

15No obstante, la posibilidad de que fuera un monumento funerario, situado cerca de Numancia, parece ser la más aceptada por los investigadores. Sería un monumento funerario complejo, probablemente, un pequeño mausoleo. De él, además de contar con fragmentos de friso, existen también un capitel reutilizado en Ventosilla que corresponde al ángulo de una construcción y un fragmento de pilastra estriada reaprovechada también en la misma iglesia. Además, se ha propuesto que una inscripción de Lucio Valerio Nepote podría corresponder a este monumento, ocupando el lugar central del dintel. Según la restitución que se ha hecho del monumento, en conjunto debió alcanzar unos 10 m de altura.

16Cronología: la inscripción de L. Valerio Nepote ha sido fechada en el s. i p.C., coincidiendo con la cronología de los elementos arquitectónicos hallados

Necrópolis

17— Necrópolis celtibérica

18La necrópolis se encuentra localizada en la ladera sur del cerro, donde se asienta la ciudad, fuera del recinto amurallado que la rodea. Tiene una extensión de unos 10 000 m2 y han sido descubiertas en ella unas 155 tumbas. La estructura de éstas es muy simple: un pequeño hoyo de dimensiones variables, protegido de forma parcial por piedras; a veces, se encuentran señalizadas con estelas o piedras hincadas. Se han podido distinguir cuatro grupos de enterramientos: a) con armas; b) con adornos de bronce; c) con canicas y agujas de coser; d) sin ajuar. Se han podido diferenciar dos grandes grupos de sepulturas a partir de su ubicación y de sus ajuares: 1) uno ocupa la zona central de la necrópolis, es el más antiguo (finales del s. iii o inicios del s. ii a.C.) y se caracteriza por la presencia generalizada de armas y objetos; 2) otros dos grupos localizados en torno al primero, de época más moderna (anteriores al 133 a. C.), y que poseen un ajuar de elementos de adorno y objetos de prestigio. Estas diferencias en la composición de los ajuares se han relacionado con los cambios ideológicos y simbólicos, que conlleva la organización urbana.

19Cronología: esta necrópolis ha sido fechada entre finales del s. iii a.C. y la destrucción de Numancia por Escipión en el 133 a.C.

20— Círculos de piedra

21En la ladera sur de Numancia existen unos círculos, formados por grandes piedras circulares u ovales, que llegan a medir entre 2,25-3 m. Tradicionalmente, se habían venido identificando como lugares para la exposición de cadáveres o como lugares sagrados donde se realizarían sacrificios de animales por los augures. Sin embargo, en la actualidad, no se conoce ni la finalidad ni la época a la que pertenecen.

22— Necrópolis romana

23Hasta el momento no ha sido localizada pero, según los últimos estudios realizados, parece hallarse en el flanco noreste de la ciudad. Se han relacionado con ella una serie de inscripciones funerarias que presentan caracteres paleográficos y lingüísticos característicos del s. ii p.C.

Teatro

24En la ladera izquierda de acceso al núcleo urbano de Numancia parecen existir huellas de un posible semicírculo con perfil de cauea. Hasta el momento, no se tiene comprobación arqueológica de que esta zona corresponda a un teatro.

Templo

25Se ha mencionado la posible existencia de un templo en la confluencia de dos calles de la zona sur del núcleo urbano de Numancia, basándose para ello en la aparición de un ara dedicada a Júpiter y otra a Marte.

Termas

26Han sido localizados los restos de unas termas, en la actualidad, cubiertos por el monumento levantado en honor a Numancia en el s. xix. Las estructuras conocidas son bastante escasas hasta el momento: un caldarium de planta rectangular construido con opus caementicium, donde se han diferenciado dos partes contrapuestas, con dos pequeñas piletas cada una, realizadas con ladrillos refractarios y donde se han podido observar los orificios del aire caliente y un canal que conduce el agua a la atarjea central de una calle próxima. Según T. Ortego, todo el edificio termal estuvo revestido de mortero enlucido con decoración pintada (bandas, recuadros, guirnaldas,…).

27Cronología: B. Taracena las fechó en el s. i p.C. Sin embargo, el material numismático, junto a diversos objetos localizados en ellas, corresponden a los s. ii-iii p.C.

2 - Arquitectura doméstica

28Las viviendas celtibéricas – tanto las del 133 a.C. como las del s. i a.C.– son modestas, presentan planta rectangular o trapezoidal, están divididas en tres estancias, con una longitud de 12 m y una anchura de 3-6 m. Se encuentran construidas con postes de madera y muros de adobe o tapial –0,30 a 0,45 m de grosor–, con zócalos de piedra y pavimentos de tierra apisonada. Las techumbres tenían una armadura de madera cubierta de ramaje y barro. Normalmente, poseen una cueva o bodega –entre 4-5 m por 3 m–, con una profundidad de 1,50-2 m y se utilizaban para guardar alimentos.

29Las casas romanas son de mayores dimensiones y mayor complejidad funcional que las celtibéricas. Muchas de ellas mantienen características de las casas de la época precedente (armadura de madera, cubierta vegetal, uso de piedra poco trabajada). Sin embargo, hay otra serie de edificaciones privadas que se construyen con mejores materiales y con muros más resistentes. En los patios se han localizado pequeños depósitos de agua para uso privado, mientras que en las esquinas de las insulae se encontraban los depósitos de mayores dimensiones que eran de uso comunal. Algunos de estos patios se encontraban enlosados; escasas eran las paredes que presentaban decoración mural.

3 - Arquitectura defensiva: murallas

30El núcleo urbano de Numancia presenta diversas alineaciones defensivas, que se fueron construyendo según el devenir histórico de la ciudad. La de la urbe del 133 a.C. presenta una alineación semicircular por las zonas sur y norte; parece que poseyó un ancho de 2 m. La ciudad del s. i a.C. tiene, por el sur, un alineamiento defensivo semicircular que rebasa el antiguo cerco del 133 a.C.; hecho que se comprueba, porque las construcciones adosadas a la muralla se encuentran separadas del cerco previo mediante una calle de ronda. En el resto del núcleo, la calle discurre entre la muralla y las manzanas de casas. La conexión de este paseo de ronda, que es más interior que la alineación de los lados este y oeste, se salva creando un forzado ángulo. Esta muralla celtibérica presenta una anchura distinta en la base dependiendo de la zona –de 3,40 a 5,70 m–; se encuentra construida con cantos rodados sin trabajar y reforzada a intervalos con torres cuadradas de 3 m de salida. Estaba formada por dos paramentos y un relleno– cantos rodados unidos con barro –; no era uniforme en todo su perímetro, tenía una menor consistencia en los lados sureste y oeste. Dicho recinto murado debió poseer cuatro puertas, pero sólo se conocen dos, una en forma de codo en el área norte y otra en el oeste protegida por una torre triangular. Además, se han localizado varios portillos, que son simples interrupciones del muro.

31Los muros defensivos de época altoimperial mantienen la misma alineación por los lados norte, este y oeste que el cerco del s. i a.C., pero amplían su extensión mucho más por la zona sur. El área amurallada de época altoimperial es de 720 por 310 m, aproximadamente unas 22 ha si se incluye el arrabal de Saledilla. Este recinto amurallado está constituido por dos muros con relleno interior. La muralla bajoimperial se ha fechado en el s. iii p.C. y reduce el perímetro de la ciudad por su lienzo sur.

Bibliographie

V. Bibliografía

Abásolo Álvarez, J. A. (1993): “La ciudad hispanorromana en la submeseta norte”, in: Bendala 1993, 191, 200-203; Argente Oliver, J. L. et al. (1994): El museo numantino. 75 años de la Historia de Soria, Soria; Balil Illana, A. (1973): “Casa y urbanismo en la España antigua”, BSAA, 39, 118-125; id. (1974): Casa y urbanismo en la España antigua. IV, Valladolid, 8-15; id. (1987): “Forum y fora en el noroeste peninsular”, in: Los foros romanos de las provincias occidentales, Madrid, 145; Blázquez Martínez, J. M. (1976): “Ciudades hispanas de la época de Augusto”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 125 (lám. 11); Blutstein-Latrémolière, E. (1991): “Les places capitolines d’Espagne”, MCV, 27(1), 44-45, 64; Chuliá, J. L. A. (2002): Vida y muerte en Numancia. Historia contada por un numantino, Soria; Crawford, M. H. (1969): Roman Republican Coin Hoards, Londres, (no 557-558); Curchin, L. A. (2004): The Romanization of Central Spain, Londres-Nueva York, 34, 37-39, 42, 44, 49, 62, 67, 73, 76, 79, 87, 89, 93, 105-106, 109, 111, 113, 115, 121, 127, 137, 139, 149, 153, 159, 163, 223-224; Espinosa Ruiz, U. (1984): “Las ciudades de arévacos y pelendones en el alto imperio. Su integración jurídica”, in: Casa 1984, 310-311, 317; Fatás Cabeza, G. et al., eds. (1993): Tabula Imperii Romani. Hoja K-30: Caesaragusta, Clunia, Madrid, 160-162; Fita y Colomé, F. (1907): “De Varea a Numancia”, BRAH, 50(1), 206-213; García Heras, M. (1998): Caracterización arqueométrica de la producción cerámica numantina, Oxford; García Merino, C. (1975): Población y poblamiento en Hispania romana. El conuentus Cluniensis, Valladolid, 49, 52, 54, 57, 61, 296-299, 323-324; García y Bellido, M. P. et C. Blázquez Cerrato (2001): Diccionario de cecas y pueblos hispánicos, Madrid, 160, 172 (mapas III. 7; IX. 7-9); Gómez Pantoja, J. (1999): “Viejas piedras, nuevas lecturas, II: Lápidas romanas de Numancia y sus alrededores”, in: Alonso 1999, 539-551; Gómez Santa Cruz, J. (1993): La Meseta superior hispana durante la época Antonina, Valladolid, 39-41; González Simancas, M. (1924-1925): Las fortificaciones de Numancia. Excavaciones practicadas para su estudio, Madrid, MJSEA, no gral. 74, no 4; Gutiérrez Behemerid, M. A. (1989): “Algunos ejemplos de arquitectura decorativa de la provincia de Soria”, in: Casa 1992, t. II, 815-834; id. (1993): “El monumento funerario de Lucio Valerio Nepote de Numancia”, BSAA, 59, 155-169; Heras Fernández, E. (1994): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Garray”, Numantia, 5, 311; id. (1996): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Garray”, Numantia, 6, 355-356; id. (1999): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Garray”, Numantia, 7, 302-303; id. (2003): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Garray”, Numantia, 8, 343; Hildebrandt, H. J. (1979): “Die Römerlager Von Numantia. Datierung Anhad Der Münzfunde”, MDAI(M), 20, 238-271; Jimeno Martínez, A. et al. (1999): “Actividades económicas en Numancia”, XXIV CNA, Murcia, 799-808; id. (1999): “El utillaje de hierro de Numancia y su información económica”, in: Burillo 1999, 103-113; id. (2000): “Numancia reconstruir para entender”, RevArq, 233, 6-9; id. (eds. 1990, 1993, 2002): Numancia. Guía del yacimiento, Soria. Jimeno Martínez, A. (1980): Epigrafía romana de la provincia de Soria, Soria, 25-29, 77-78, 82-86, 171-172; id. (1994): “Numancia”, Leyenda y arqueología de las ciudades prerromanas de la Península Ibérica, t. II, Madrid, 119-134; id. (1996): “Numancia: Relación necrópolis-poblado”, AEspA, 69, 57-76; id. (2000): “Numancia. Pasado sentido, pasado vivido”, Trabajos de Prehistoria, 57(2), 175-193; id. (2000): “El origen del urbanismo en el alto Duero”, Soria Arqueológica, 2, 240-242, 249-250, 252-254; Jimeno Martínez, A. et J. J. Fernández Moreno (1990): “Numancia”, Guía del museo. Museo Numantino, Soria, 135-139; id. (1990): “Excavaciones arqueológicas de urgencia: Garray”, Numantia, 3, 307-308; id. (1993): “Intervenciones preventivas y de urgencia: Garray”, Numantia, 4, 366-367; Jimeno Martínez, A. et A. M. Martín Bravo (1995): “Estratigrafía y numismática: Numancia y los campamentos”, in: García & Sobral 1995, 179-190; Jimeno Martínez, A. et F. Morales Hernández (1994): “La localización de la necrópolis celtibérica de Numancia”, TAE, 34, 1-2, 249-265; Jimeno Martínez, A. et C. Tabernero Galán (1996): “Origen de Numancia y evolución urbana”, in: Querol & Chapa 1996, 415-432; Luik, M. (1999): “Neue forschungen zu den römischen Lagern bei Numantia Provinz Soria (Spanien), in: XVII International congress of roman frontier studies, Zalau, 261-266; Manrique Mayor, M. A. (1980): Instrumentos de hierro de Numancia, Madrid; Mañanes Pérez, T. et J. M. Solana Sainz (1985): Ciudades y vías romanas en la Cuenca del Duero, Valladolid, 11, 47, 49-50, 84; Mélida i Alinari, J. R. et al. (1923-1924): Ruinas de Numancia. Memoria descriptiva redactada conforme al plano que acompaña de las mismas, MJSEA 61, Madrid, no 1; Mélida i Alinari, J. R. (1915): Excavaciones en Numancia, Madrid. MJSEA, no 1; id. (1917): Excavaciones en Numancia, MJSEA 5, Madrid; id. (1922): Excursión a Numancia pasando por Soria, Madrid; Mélida i Alinari, J. R. et B. Taracena Aguirre (1919): Excavaciones en Numancia, Madrid. MJSEA, no gral. 31, no 3; id. (1920-1921): Excavaciones en Numancia, MJSEA no gral. 49, no 5, Madrid; Mora, G. (1981): “Las termas romanas en Hispania”, AEspA, 54, 43; Morales Hernández, F. (2000): “Una reinterpretación de la circunvalación escipiónica de Numancia”, Revista d’Arqueología de Ponent, 10, 227-241; Morillo Cerdán, A. (1991): “Fortificaciones campamentales de época romana en España”, AEspA, 64, 150-154; Ortego y Frías, T. (1967): Numancia: guía breve histórico-arqueológica, Soria; Palol Salellas, P. de (1976): “Perduración de las ciudades augusteas en la zona Norte y la Meseta”, in: Symposion de ciudades augusteas, Zaragoza, t. I, 265,271, 282; Pérez Rodríguez, F. (1992): “La provincia de Soria durante la romanidad tardía”, in: Casa 1992, t. II, 959, 961; Pérez Rioja, J. A. (1967): “Numancia en fichas: V.8 (h) Numancia y la numismática”, Celtiberia, 34, 310; Recio García, T. A. (1967): “Las fuentes literarias latinas sobre Numancia”, Celtiberia, 34, 51-180; id. (1972): “Las fuentes literarias latinas sobre Numancia”, in: Numancia. Crónica del coloquio conmemorativo del XXI centenario de la Epopeya Numantina, Zaragoza, 115-132; Romagosa, J. (1972): “Las monedas de los campamentos numantinos”, ActaNum, 2, 87-96; Romero Carnicero, F. (1976): Las cerámicas polícromas de Numancia, Valladolid; Romero Carnicero, F. et M. A. Martín Carbajo (1992): “Hallazgos monetarios ibéricos e hispanorromanos en Numancia”, in: Casa 1992, t. I, 671-681; Romero Carnicero, M. V. (1985): Numancia. I. La terra sigillata, EAE 146, Madrid; Schulten, A. (1914-1931): Numantia. Die Ergebnisse der Ausgrabungen 1905-1912; Vols. I-IV, Munich; id. (1937): Fontes Hispania Antiquae, t. IV, Barcelona, 3-95; id. (1945): Historia de Numancia, Barcelona; id. (1936): RE, 17. l, s.v. Numantia, col. 1254-1270; Tabernero Galán, C. et al. (1999): “Reconstrucción ambiental y dieta de los numantinos”, in: Burillo 1999, 481-488; Taracena Aguirre, B. (1941): Carta arqueológica de España. Soria, Madrid, 67-83; Torre Echávarri, J. I. de la (1998): “Numancia: usos y abusos de la tradición historiográfica”, Complutum, 9,193-211; Torres Rodríguez, C. (1972): “Orosio y Numancia”, Celtiberia, 22, no 44, 203-211; Vidal Bardán, J. M. (1993): Hallazgos numismáticos de la Meseta oriental (Ciclo colonial). Tesis doctoral de la Univ. Complutense, Madrid, (Inédita); Villaronga i Garriga, L. (1979): Numismática antigua de Hispania, Barcelona, 220-221; VV. AA. (1912): Excavaciones de Numancia, Madrid; id. (1967): “Número Conmemorativo del XXI Centenario de la Epopeya Numantina”, Celtiberia, 34, 137-317; id. (1972): Numancia. Crónica del Coloquio Conmemorativo del XXI Centenario de la Epopeya Numantina, Zaragoza; Wattenberg Sanpere, F. (1963): “Informe sobre los trabajos realizados en las excavaciones de Numancia”, NAH, 7,132-142; id. (1963): Las cerámicas indígenas de Numancia, Madrid; Wiseman, F. J. (1956): Roman Spain, Londres, 137-142; Zozaya Stabel-Hansen, J. (1970): “Acerca del posible poblamiento medieval de Numancia”, Celtiberia, 40, 209-218.

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540