Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Corpus de ciudades romanasen el valle del Duero

Bracara Augusta

Texte intégral

I. Introducción

— Nombre antiguo de la ciudad: Bracara Augusta.

— Nombre actual de la ciudad: Braga.

— Coordenadas geográficas: 41º 35’06” N-08º 27’00” W.

— Coordenadas U.T.M.: X = 545846.626/ Y = 4603928.448.

— Coordenadas geográficas de Ptolomeo: 43º 40’N-6 ° W.

— División administrativa romana: prouincia Hispania Citerior. conuentus Bracaraugustanus. dioecesis Hispaniarum. prouincia Gallaecia.

— División administrativa actual: Freguesia de Braga. Concejo de Braga. Distrito de Braga. Portugal.

— Origen del asentamiento: creación ex nouo.

II. Fuentes

A - Literarias

1App., Hisp., 72.305; Aus., Ordo nob. urb., 11-14.5; Hid., Chro. Olympi., CCLXXXXVIIII: 74, CCCVIII: 174,179, CCCX: 214a; It. Ant. 420.8-9,422.2,423.6,427.4-5,429.5; It. Barro 4.11; Paroch. 1.1; Plin., Nat., 3.3.28, 4.20.112; Ptol. 2.6.38; Rav. 4.43 [307.6].

B - Epigráficas

2CIL, II, 2411-2461, 4204, 4215, 4236-4237, 4257, 4324, 4736-4738, 4740-4742, 4747-4750, 4752, 4756, 4759, 4761, 4766, 4770-4771, 4773-4774, 4777-4778, 4800-4806, 4809, 4812-4814, 4816-4817, 4821, 4823, 4825-4826, 4830, 4833-4839, 4841, 4845-4850, 4857-4858, 4860, 4868-4872, 4875,6209 (= 4742), 6219-6220, 6222, 6226, 6230-6231; HEp, 1,664-666; HEp, 2,550, 552-553,555, 761; HEp, 3,270; HEp, 4, 1004-1013; HEp, 5,964-967,976-978,980-982; HEp, 6,774, 1024; HEp, 7,487, 519,522, 542,959, 1160-1161; HEp, 8,581; HEp, 9,461-462.

3Alföldy, G. (1966): “Um “ cursus” senatorial de Bracara Augusta”, RGuim, 76, 3-4,363-372 (MDAI(M), 8, 1967, 185-195); Cunha, A. R. (1953): “Novíssimas inscrições romanas de Braga”, BAug, 4 (4), 242-252; Durán, M. et al. (1999): La Vía Nova en la Serra do Xurés. La rehabilitación de la Vía Nova entre Portela do Home y Baños de Riocaldo. Ourense, Santiago de Compostela, 132,143 (no 14-15); Le Roux, P. (1974): “Les stèles funéraires de Braga. Remarques sur une nouvelle inscription en vers”, Archaeologica opuscula, 1, 41-48; Montero, S. et S. Perea (1996): “Augusto y el Bidental de Bracara (ad CIL, II 2421)”, in: Blázquez & Alvar 1996, 299-315; Pereira Menault, G. (1985): “La inscripción del Idolo da Fonte, Braga”, in: Melena 1985, 533-535; Santos, L. dos et al. (1983): “Inscrições romanas do Museu Pio XII, em Braga”, BAug, 37,185-205; Tranoy, A. et P. Le Roux (1989-1990): “As necrópoles de Bracara Augusta. B. Les inscriptions funéraires”, CA, 2/6-7, 187-230.

C - Numismáticas

4Centeno, R. M. S. (1987): Circulação monetária no Noroeste de Hispânia até 192. Anexos Numus, 1, Oporto; Feio, A. (1950): “Dois bronzes romanos”, BAug, 2 (1), 1-4; Estévez, M. Z. (1999): “Breve síntese sobre o estudo das moedas de Bracara Augusta”, Forum, 26, 80-85; Hipólito, M. C. (1960-1961): “Dos tesouros de moedas romanas em Portugal”, Conimbriga, 2-3, 1-165; Machado, J. (1908): “Achado de moedas romanas em Braga”, Portugalia, 2, 478.

III. Ciudad

1 - Descripción física e histórica

5Bracara Augusta estaba situada en la línea divisoria de las cuencas del Cávado y del Ave, sobre una colina granítica, que tiene de altitud máxima 180 m. Su nombre está relacionado con el nombre de su fundador, Augusto, y con la tribu de los Bracari, que habitaba en esa zona. Diversas son las hipótesis que sobre su origen han sido emitidas; actualmente, la opinión generalizada es que la ciudad fue creada ex nouo, ya que parecen no existir condiciones para que hubiera sido un castellum indígena, ni tampoco un campamento de Publius Carisius.

6Se la considera una ciudad de fundación augustea. Según la documentación epigráfica, su creación pudo estar relacionada con la figura de Augusto y con la difusión del culto imperial, datándose tal fundación entre el año 3 a.C. y el 4 p.C. Sin embargo, hay investigadores que, basándose también en la epigrafía y en otros aspectos, la han fechado entre el 16-15 a.C. –estancia de Augusto en Hispania– y el 4-1 a.C. –misión de Paulus Fabius Maximus en el noroeste. A comienzos de la dinastía flavia, la ciudad de Bracara era ya un importante centro político, administrativo, religioso y comercial, que va a conocer un importante desarrollo urbanístico y viario. Desde un punto de vista constructivo, a partir de finales del s. ii p.C., la calidad de las edificaciones va a disminuir bastante. Durante el s. iii p.C., parece que la ciudad continua teniendo una vida urbana normal, aunque con un descenso de las importaciones y de la circulación monetaria. Además, entre finales del s. iii e inicios del s. iv p.C., se producen no sólo reformas administrativas, sino también una importante renovación urbana que afecta tanto a edificios públicos como privados. Estas nuevas reformas en la ciudad pudieron estar relacionadas con la promoción de la ciudad a capital de la Prouincia Gallaecia, adquiriendo nuevas responsabilidades administrativas.

7Divergentes son las opiniones sobre el estatuto jurídico del oppidum de Augusto: hay autores que piensan Bracara habría sido una ciudad estipendiaria sin privilegios jurídicos hasta los Flavios –al concederse el ius Latii a Hispania–, época en que se convertiría también en un municipium. Por otra parte, P. Le Roux ha considerado que la ciudad de Bracara poseía el derecho latino desde época de Augusto. Sea como fuere, los habitantes suelen estar inscritos en la tribu Quirina –sobre todo a partir de Vespasiano– y adoptan elementos antroponímicos flavios, elementos que avalarían la primera hipótesis. Una inscripción del s. ii p.C. fue erigida a L. Terentius Rufus, por decreto decurionum (CIL, II, 2424). Dicha mención permite proponer que la ciudad era un municipio en esos momentos.

2 - Planta de la ciudad

Perímetro

8El programa de época flavia, continuado bajo los Antoninos, creó una ciudad de gran extensión. Su área se ha calculado, por lo menos para el s. ii p.C., en unas 48 ha, basándose para ello en la localización de las necrópolis y en el trazado de la muralla. No se conoce con exactitud cuál fue la extensión aproximada de la ciudad en la primera mitad del s. i p.C., sin embargo, se sabe que se produjo un importante desarrollo urbanístico a mediados de este siglo. La ciudad adquiere una forma elíptica a finales del s. ii y principios del s. iii p.C. que vino dada, especialmente, al incluir dentro de ella el área sur del núcleo urbano. No obstante, ciertos edificios altoimperiales de la zona sureste quedaron extramuros, como es el caso de las construcciones localizadas en la zona de Granjinhos. En época medieval, el recinto amurallado va a dejar fuera dos tercios de la ciudad romana; ambas ciudades, la romana y la medieval, únicamente coinciden de forma parcial.

9La ubicación de las necrópolis permite confirmar la existencia de cuatro entradas a la ciudad, que estarían relacionadas con varias calzadas que unían a Bracara con otros importantes núcleos urbanos. Esta disposición sugiere que la ciudad poseía un perímetro circular, lo que permite apoyar la hipótesis de que su muralla tendría la misma forma. Sin embargo, en el interior de este perímetro se localizaron algunas sepulturas en el Seminario de Santiago, que llevan a pensar que la ciudad tuvo en su origen un núcleo más reducido. Por todo ello, se ha argumentado que la muralla bajoimperial ocupó una superficie más amplia que el trazado ortogonal de la ciudad altoimperial, tal vez, debido a la inclusión de barrios artesanales periféricos, lo que vendría a explicar las ligeras variaciones en los alineamientos urbanos.

Retícula urbana

10La ciudad tuvo una trama ortogonal con ejes orientados NO-SE, aunque hay algunas construcciones y áreas de Bracara (Casa do Pouço, zona 25 de Abril y zona de Quinta do Fujacal) que no obedecieron a estos ejes. A esta hipótesis se ha llegado gracias a los datos que ofrecen muros, calles y cloacas, además del estudio y análisis de las insulae conservadas en la parte medieval de la ciudad, que se superpuso a la zona noreste de la ciudad romana. Un estudio concreto de una de estas insulae cuadradas se realizó en la zona de Carvalheiras, donde se localizó una insula definida por cuatro calles, con 150 pies (44,33 m) entre los ejes de las calles y un área construida de 120 pies (35,48 m). Sin embargo, la configuración de ciertas manzanas de la parte noreste de la ciudad de Braga es rectangular y corresponde al doble de la dimensión de aquellas que fueron identificadas en la zona de las Carvalheiras. Esta forma rectangular podría corresponder a una alteración de la modulación romana, por tenerse que adaptar a la topografía del terreno o por la función determinada de cada insula.

11Establecer una cronología para el plano hipodámico es difícil, aunque si se tiene en cuenta la ocupación general de las insulae, ésta no debió ser anterior a la segunda mitad del s. i p.C., momento en que se produce una importante renovación urbanística. Sin embargo, existen diversos argumentos que llevan a la teoría de que la retícula ortogonal data ya de época augustea: 1) Se conocen los restos de un edificio en la zona alta de la ciudad, que se ha fechado en época julio-claudia. 2) Aunque la mayoría de las insulae son de época flavia, existen numerosos materiales de época julio-claudia en la ciudad. 3) Los ejes viarios tienen la misma orientación que las calzadas principales –VI, XVII, XIX– que llegan a Bracara. Por otra parte, también puede considerarse que la trama ortogonal fuera una creación posterior a Augusto, pudiéndose fechar en época julio-claudia o en época flavia. Si se tiene en cuenta esta hipótesis, se puede pensar que el centro monumental de época fundacional y las edificaciones que se encontraban a su alrededor fueron sacrificadas, posteriormente, a la hora de construir la trama ortogonal para la ciudad. Sin embargo, la hipótesis de que se trate de una cronología julioclaudia o flavia es algo problemática, ya que no se ha localizado claramente ningún edificio correspondiente a la primera mitad del s. i p.C.; sí que se ha localizado numeroso material correspondiente a esta época en toda el área urbana.

12A partir de los ejes urbanos detectados sobre el plano de Bracara se ha podido llegar a determinar cuales eran el cardo y el decumanus maximus de la ciudad: a) Decumanus Maximus: para este eje se ha calculado una dimensión de 650 m; se ha identificado, en la parte oeste, con la Rua de S. Sebastião cuya orientación es de SO-NE y continuaría en la parte este, en el eje señalado por la actual Rua do Alcaide, Largo de Santiago y Rua dos Falcões. b) Cardo Maximus: para él se ha calculado una dimensión de 850 m; se ha venido identificando con la Rua Jerónimo Pimentel y su prolongación se realizaría hacia el Campo das Carvalheiras y el Campo das Hortas.

IV. Aspectos arqueológicos

1 - Arquitectura pública y religiosa

Anfiteatro / Teatro

13Desde hace tiempo se tienen noticias de la posible existencia en Bracara Augusta de un edificio de espectáculos, un anfiteatro o quizás un teatro. Comprobar arqueológicamente estas noticias es imposible, ya que la zona en cuestión se encuentra edificada y, probablemente, la mayoría de los restos hayan desaparecido. Comparando diversas fotografías aéreas y realizando estudios de fotointerpretación, parece haberse localizado una estructura con planta de anfiteatro en la salida occidental de la ciudad, en el eje del decumanus. Además, estudios actuales parecen haber localizado unas estructuras correspondientes a lo que parece ser un teatro.

Foros

14— Foro de época augustea

15El foro augusteo ha sido localizado en la zona de la catedral. Este centro monumental pasa a ocupar la periferia del cuadrante noreste de la ciudad con la construcción flavia del segundo foro. Posiblemente tuviera un templo dedicado al culto imperial y la plaza forense se usara como mercado. De ese lugar, donde se sitúa el posible foro augusteo, proceden dos inscripciones: 1) ara dedicada a M. Agrippa por los bracaraugustanos; 2) una inscripción localizada en la pared que separa el claustro de Santo Amaro de la plaza de D. João Peculiar. Se piensa que, tras la construcción del segundo foro flavio que desempeñaría sobre todo funciones administrativas, el foro augusteo, siguió manteniéndose como espacio comercial y de culto.

16Cronología: se construyó con la fundación del núcleo urbano en época de Augusto y se empleó como tal, hasta la reforma urbanística que se produjo en época flavia.

17— Foro de época flavia

18La ubicación de este foro flavio se ha establecido en la zona adyacente a Largo Paulo Orósio, junto a la capilla de S. Sebastião. Sin embargo, debido a los rebajes realizados en la zona, es imposible hasta el momento poder confirmar esta hipótesis. Existen tres argumentos que favorecerían esta ubicación: 1) El carácter central de esta zona en relación con el trazado urbano de la ciudad flavia. 2) En un mapa del s. xvi se señala este lugar como el foro romano. 3) Hallazgo de una inscripción honorífica dedicada al emperador Constantino Magno. Ciertos estudios y observaciones en la zona han llevado a pensar que el foro fue rectangular, su eje mayor pudo tener el sentido N-S. y ocuparía un espacio correspondiente a 6 módulos cuadrados de 150 pies –modulación observada en la insula de las Carvalheiras-. En esta área se han descubierto los cimientos de un muro orientado NO-SE, que se ha relacionado con un edificio público de grandes dimensiones. Cronología: se cree que este nuevo foro se construye con motivo de la reforma urbanística de época flavia.

Macella

19— Macellum en la zona de la Catedral

20En el entorno de la catedral –foro augusteo– debió existir un mercado, según viene a apoyar el hallazgo de un epígrafe dedicado al Genius macelli (CIL, II, 2413). La existencia del mercado en este lugar es bastante aceptable, no sólo por su situación periférica, sino también por los restos arqueológicos de los muros hallados en la Rua Na Sa do Leite y en la zona del altar mayor de la catedral.

21 Macellum del Alto da Cividade

22Actualmente, también se han interpretado como pertenecientes a un macellum los restos localizados bajo las termas del Alto da Cividade, ubicadas en la parte más alta de la ciudad, aunque otra hipótesis ha considerado las estructuras como pertenecientes a una basílica. Este edificio se encontraba orientado según los ejes NO-SE. La planta ocuparía 1/3 de la insula 5, localizándose en el límite este de esta manzana. De él se han localizado cuatro estancias, que se organizan en torno a un área abierta. Cronología: este edifico público ha sido datado en época de Augusto o Tiberio.

Necrópolis

23Actualmente se conocen bien las cuatro necrópolis de Bracara, que se encontraban asociadas a las principales vías que salían de la ciudad: 1) necrópolis de la vía XVI, en el área de Maximinos; 2) necrópolis de la vía XVII situada al este; 3) necrópolis de la vía XIX al norte; 4) la necrópolis de Rodovia. La identificación de algunas sepulturas en la Avenida central y el hallazgo de un ara dedicada a los Lares Viales han hecho pensar en la existencia de una quinta necrópolis asociada a la vía XVIII, fechada en tiempos flavios.

24En las necrópolis de las vías XVI y XVII, los enterramientos estarían situados a lo largo de los ejes viarios; mientras que en la necrópolis de Rodovia, los enterramientos se hayan dispersos en torno a la muralla. El ritual de incineración fue exclusivo hasta el s. iii p.C., fecha en la que comienzan a aparecer las primeras inhumaciones. No obstante, es posible que ambos rituales convivieran por lo menos durante la primera mitad del s. iv. Las necrópolis fueron utilizadas a lo largo de un amplio período; en la necrópolis de la vía XVII se ha constatado la persistencia de uso, hasta por lo menos el s. vii.

Ninfeo

25En la Rua do Raio, en el lugar conocido como Quintal do Idro, se ha localizado una fuente denominada Fonte do Idolo o Idolo dos Granginhos; ha sido interpretada como un posible ninfeo dedicado a Tongo Nabiagus. El monumento se encuentra esculpido en un roquedo granítico, de unos 3 m de largo por 1,20 m de ancho, desde el cual surge un manantial natural convertido en un pequeño estanque. Tanto los relieves representados en la roca, como las inscripciones pueden dividirse en dos grupos: 1) en la parte de la izquierda, una figura de cuerpo entero en pie junto a una inscripción; 2) en la zona de la derecha, aparece una aedicula dentro de la que se representa un busto, tanto en el interior como en el exterior aparecen diversas inscripciones. La simbología de las figuras y objetos que aparecen en este monumento ha sido interpretada de muy diversas maneras. Cronología: Leite de Vasconcelos fecha el tipo de letra utilizado en los epígrafes en el s. i p.C.

Termas

26Se encuentran ubicadas en la zona del Alto da Cividade, en la Colina de Maximinos, la parte más alta de la ciudad. Este conjunto se construyó sobre otras estructuras preexistentes, una basílica o mercado, que se han fechado en época julio-claudia. La planta del edificio viene a ocupar 1/3 de la insula 5 y se encuentra situado en la parte central de una plataforma de forma rectangular, cuyas dimensiones son 150 m de largo por 50 m de ancho y su cota más alta es de 200 m. Las termas se han clasificado dentro del tipo lineal-axial, con un recorrido de ida y vuelta; presenta una planta rectangular, orientada según los ejes NO-SE. Sus dimensiones son de 150 pies de largo por 40 pies de ancho. Posee 400 m2 de área cubierta; el área de baño tiene 170 m2 de superficie total, de los cuales 51 m2 corresponden a las áreas calientes, 54 m2 corresponden a las áreas frías y la basilica thermarum tiene 64 m2 de área construida. El área de servicios viene a ocupar unos 200 m2. Actualmente, lo que mejor se conoce es el plano originario de las termas altoimperiales. Los estudios realizados han permitido establecer diversas fases constructivas: a) Fase I: edificio (basílica o mercado) existente antes de la construcción de las termas, datado en época julio-claudia. b) Fase II: reforma a principios del s. ii p.C. c) Fase III: redefinición de los espacios termales; d) Fase IV: reforma a finales del s. iii p.C. e) Fase V: remodelación en la zona caliente a mediados del s. iv.

27Cronología: las termas se construyeron en época flavia, en concreto, en la segunda mitad del s. i p.C., sobre un edificio preexistente de época julio-claudia. La ocupación de este conjunto parece extenderse hasta el s. v p.C.

2 - Arquitectura doméstica

28Son numerosas las estructuras localizadas en la ciudad, pertenecientes a edificaciones privadas de época romana. Sin embargo, sólo se tienen noticias concretas acerca de su distribución en la retícula urbana de Bracara; especialmente se tienen datos del barrio residencial de “As Carvalheiras”, de la Casa do Pouço, la zona 25 de Abril, la Casa Grande de Santo António das Travessas y de la zona de Quinta do Fujacal.

29Además, existen datos acerca de la existencia de edificios artesanales situados en la periferia de la ciudad, que fueron incluidos dentro del recinto amurallado, hecho que vendría a explicar su importancia para la economía de la ciudad.

3 - Arquitectura defensiva: murallas

30Son diversas las noticias antiguas que se tienen acerca del recinto amurallado de Bracara Augusta; éstas pueden rastrearse desde el s. xii. Se ha mencionado, por parte de diversos investigadores, la posibilidad de que este núcleo urbano tuviera una muralla en época augustea, pero aún no está clara tal hipótesis. Parece que la muralla bajoimperial ocupó una superficie más amplia que el trazado ortogonal de la ciudad altoimperial, tal vez debido a la inclusión de barrios artesanales periféricos. Tradicionalmente, el trazado de la muralla se ha interpretado como de forma elíptica y poco robusto, sobre todo, en la zona sur. Sin embargo, nuevos estudios han considerado el perímetro de la muralla de forma poligonal.

31Su perímetro se ha calculado entre 2 000-2 400 m, delimitando un área de unas 40-50 ha. La altura, que hoy en día se ha conservado, oscila entre los 3-4 m; pero su altura verdadera, si se tiene en cuenta su anchura, debió ser de 12 m. Mientras, los datos que se tienen para la anchura de la muralla son muy variados; se encontraría aproximadamente entre los 5,60-6 m. La cara externa del paramento debió encontrarse formada por sillares de granito, de buena factura. La cara interna estaría compuesta por un muro de pared doble y una anchura que varía entre 0,80-1 m. Ambos paramentos se encuentran separados entre sí unos 0,40-0,50 m. El relleno se encuentra formado por hiladas paralelas, de grandes bloques de mala factura, dispuestos de forma transversal a los paramentos. La colmatación de los diferentes espacios se realiza mediante piedras, fragmentos de tegulae mezclados con argamasa y, a veces, elementos arquitectónicos. Debió tener torres semicirculares, con una anchura que variaba entre 2,30-4,50 m y un diámetro de unos 6,35-6,50 m. Los radios de estos torreones se encuentran formados por bloques tallados en cuña y encajados en el sótano.

32Cronología: normalmente se ha fechado su construcción, en la segunda mitad del s. iii p.C., aunque posteriormente sufriría remodelaciones. Algunos de los datos que se han empleado, hasta el momento, para datar la muralla serían los siguientes: a) la muralla corta muros del s. i p.C.; b) hallazgo de dos monedas de Diuus Claudius o Claudius Goticus (286); c) material cerámico fechado en los s. iii-iv p.C.

Bibliographie

V. Bibliografía

Alföldy, G. (1966): “Um “ cursus” senatorial de Bracara Augusta”, RGuim, 76, 3-4,363-372 (= MDAI(M), 8, 1967, 185-195); Balil Illana, A. (1976): “Bracara Augusta y el conuentus Bracarus. La romanización de Galicia”, Cuadernos del seminario de estudios cerámicos de Sargadelos, 16, 45-53; Cardoso, H. et J. P. Bernardes (2000): “O povoamento romano de Bracara Augusta e Colippo: exemplos de aplicação de um S. I. G.”, in: Oliveira 2000, t. X, 125-134; Castro, J. S. et al. (1980): “O Castrum Maximum (Monte Castro) Braga. Arqueología e História”, in: Actas do seminário de arqueologia do Noroeste peninsular, Guimarães, t. II, 37-53; Centeno, R. M. S. (1987): Circulação monetária no Noroeste de Hispânia até 192. Anexos Numus, 1, Oporto; Cortez, F. R. (1951-1954): “A Fonte do Ídolo e o Culto de Asklepius em Bracara”, BAug, 4 (1-3), 32-45; Cunha, A. R. (1953): “Novíssimas inscrições romanas de Braga”, BAug, 4 (4), 242-252; Delgado, M. (1987): “Notícia preliminar sobre o salvamento no quarteirão da R. Gualdim Pais”, CA, 2/4, 187-199; Delgado, M. et al. (1990): Bracara Augusta, Braga; id. (1987): “Escavações de emergência na necrópole romana da Cangosta da Palha”, CA, 2/4, 176-186; Delgado, M. et M. Martins (1988): “Intervenção arqueológica na Zona P1 (Antigas Cavalariças do Regimento de Infantaria de Braga)”, CA, 2/5, 77-90; Delgado, M. et A. Gaspar (1986): “Intervenção arqueológica na Zona P1 (Antigas Cavalariças do Regimento de Infantaria de Braga)”, CA, 2/3, 155-167; Delgado, M. et F. S. Lemos (1985): “Zonas das Carvalheiras. Notícia das campanhas de escavação de 1984 e 1985”, CA, 2/2, 159-176; Durán, M. et al. (1999): La Vía Nova en la Serra do Xurés. La rehabilitación de la Vía Nova entre Portela do Home y Baños de Riocaldo. Ourense, Santiago de Compostela; Estévez, M. Z. (1999): “Breve síntese sobre o estudo das moedas de Bracara Augusta”, Forum, 26, 80-85; Feio, A. (1950): “Dois bronzes romanos”, BAug, 2 (1), 1-4; Fontes, L. F. O. et al. (1997-1998): “Mais velho que a Sé de Braga. Intervenção arqueológica na catedral bracarense: notícia preliminar”, CA, 2/14-15,137-164; Gaspar, A. (1985): “Escavações arqueológicas na R. de N. Sra. do Leite, em Braga”, CA, 2/2, 51-125; Hipólito, M. C. (1960-1961): “Dos tesoros de moedas romanas em Portugal”, Conimbriga, 2-3, 1-165; Hübner, E. (1897): RE, 3.1, s.v. Bracara Augusta, col. 802; Keune, J. B. (1918): RE, suppl. 3, s.v. Bracara, col. 215; Le Roux, P. (1974): “Les stèles funéraires de Braga. Remarques sur une nouvelle inscription en vers”, Archaeologica opuscula, 1, 41-48; id. (1994): “Bracara Augusta, ville antique”, TAE, 34, 3-4,229-242; Lemos, F. S. (1988): “Sondagens arqueológicas no Largo do Paço, Braga”, CA, 2/5, 67-76; id. (1995): “Caminhos e muralhas de Braga”, Forum, 18, 49-62; id. (1998): “Bracara dives, capital da Callaecia”, Forum, 23, 3-16; id. (2001): “Arrededores de Bracara Augusta-escavações arqueológicas na necrópole de S. Vítor, no contexto da via romana para Aquae Flauiae”, Forum, 29, 9-38; id. (2002): “Bracara Augusta-A grande plataforma viária do Noroeste da Hispania”, Forum, 31, 95-127; Lemos, F. S. et J. M. F. Leite (2000): “Trabalhos arqueológicos no logradouro da Casa Grande de Santo António das Travessas (ex-Albergue Distrital): notícia preliminar”, Forum, 27, 15-38; Lemos, F. S. et al. (1998): “A redescoberta da muralha romana e suévica-visigótica de Braga”, Forum, 24, 11-25; id. (2002): “A muralha de Bracara Augusta”, in: Morillo 2002,609-624; id. (2002): “A muralha de Bracara Augusta e a cerca medieval de Braga”, in: Ferreira 2002, 121-132; Machado, J. (1908): “Achado de moedas romanas em Braga”, Portugalia, 2, 478; Martins, M. (1991-1992): “Bracara Augusta: a memória de uma cidade”, CA, 2/8-9,177-197; id. (1992-1993): “História e memória de Bracara Augusta”, Forum, 12-13, 3-16; id. (1996): “A cidade como elemento romanizador: o exemplo de Bracara Augusta”, in: Rebordea & López 1996,181-201; id. (1999): “A urbanização do Noroeste peninsular: o caso de Bracara Augusta”, in: Tavares & Araujo 1999, 53-76; id. (2000): “Bracara Augusta revisitada”, BAug, 49, (116), 265-280; id. (2000): Bracara Augusta: termas romanas do Alto da Cividade, Braga; id. (2000): Bracara Augusta: cidade romana, Braga; Martins, M. et C. D. Giestal (2000): “O projecto SIABRA: um sistema de informação para a arqueologia urbana de Braga”, in: Oliveira 2000, t. X, 43-61; Martins, M. et M. Delgado (1989-1990), “As necrópoles de Bracara Augusta: A. Os dados arqueológicos”, CA, 2/6-7, 41-186; id. (1989-1990), “História e arqueología de uma cidade em devir: Bracara Augusta”, CA, 2/6-7, 11-37; id. (1996), “Bracara Augusta: uma cidade na periferia do Imperio”, in: Fernández 1996, 121-127; Martins, M. et P. Silva (2000): “As termas públicas de Bracara Augusta”, in: Fernández & García 2000, 73-81; Martins, M. et al. (1999): “Bracara Augusta capital da Gallaecia meridional: História, urbanismo e arquitectura”, in: Rodríguez Colmenero 1999, t. II, 735-749; id. (1994): “Dezasseis anos de arqueologia urbana em Braga. Problemática da reconstituição de uma cidade romana”, BAug, 45, no 97, 71-85; id. (1994): “Urbanismo e arquitectura de Bracara Augusta: balanço dos resultados”, TAE, 34/1-2, 303-319; Montero, S. et S. Perea (1996): “Augusto y el Bidental de Bracara (ad CIL, II 2421)”, in: Blázquez & Alvar 1996, 299-315; Morais, R. (2002): “A taça romana de prata de Bracara Augusta”, Conimbriga, 41, 165-180, id. (2002): “O tesouro romano, em prata, de Bracara Augusta”, Conimbriga, 41, 219-235; id. (2002): “Un molde de lucerna encontrado em Bracara Augusta”, Conimbriga, 41, 181-196; Núñez Hernández, S. I. (2003): Arquitectura y urbanismo en las ciudades romanas del Valle del Duero: Los grandes conjuntos monumentales. Tesina de la Univ. de Salamanca, Salamanca, 173-248 (Inédita); Oliveira, E. P. (1983): “Ascensão e decadência de Bracara Augusta”, História, 54, 74-83; id. (1985): “Notícias arqueológicas de Braga em jornais bracarenses”, Conimbriga, 24, 5-83; id. (1998): Estudos de arqueologia de Braga e Minho, Braga; Oliveira, E. P. et al. (1982): Braga. Evolução da estructura urbana, Braga; Pereira Menault, G. (1985): “La inscripción del Idolo da Fonte, Braga”, in: Melena 1985, 533-535; Morais, R. (2001): “Breve ensaio sobre o anfiteatro de Bracara Augusta”, Forum, 30, 55-76; Nunes, H. M. B. et E. P. Oliveira (1988): “Relíquias de Bracara Augusta. O Cónego Arlindo R. da Cunha e a Defesa do património de Braga”, CA, 2/5, 93-152; Olivares Pedreño, J. C. (2002): Los dioses de la Hispania céltica, Madrid, 218-222, 226-227; Sousa, J. J. R. (1973): Subsidios para a carta arqueológica de Braga. Studia Archeologica 23, Valladolid; Sousa, J. J. R. et M. S. Ponte (1970): “Novos elementos para a arqueología bracarense”, in: Actas das I jornadas arqueológicas, Lisboa, t. II, 389-411; Salgado, J. F. (1981): “Nas origens de Braga”, BAug, 35 (79-80), 291-323; Santos, L. dos et al. (1983): “Inscrições romanas do Museu Pio XII, em Braga”, BAug, 37,185-205; Teixeira, J. (1912): Braga antita, Braga; Tranoy, A. et P. Le Roux (1989-1990): “As necrópoles de Bracara Augusta. B. Les inscriptions funéraires”, CA, 2/6-7, 187-230; Vasconcelos, M. A. J. (1993): “A Casa Grande da Rua de Santo António das Travessas”, Forum, 12-13, 17-42; Vasconcelos, L. (1905): Religiões da Lusitânia, t. II, Lisboa, 239-265.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1044/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 535k

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540