Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Études d’histoire économique et sociale

Producción y comercio cerámico altoimperial en valle del Duero (España): las cerámicas de paredes finas en Pisoraca-Herrera de Pisuerga, Palencia

María Cristina Reinoso del Río

Texte intégral

  • 1 La primera en definirlos como vasos para beber es Mercedes Vegas, aunque siempre clasificados como (...)

1Aun la mera descripción de un tema tan amplio como la circulación comercial romana altoimperial en el valle del Duero se presenta como una labor ardua dado el amplio marco territorial, el número y la heterogeneidad de los productos circulantes. Por esta razón se ha creído más factible intentar extraer conclusiones acotando tanto el espacio como la mercancía. Se ha elegido un producto concreto de cronología relativamente bien establecida y centros de producción diversos, la cerámica de paredes finas y su presencia en un asentamiento, Pisoraca (Herrera de Pisuerga-Palencia), como un modelo que puede ser de validez general aunque su extrapolación al conjunto del área geográfica pueda ser matizada en futuras investigaciones. En el caso de toda Hispania, se trata de una cerámica de cronología corta, que se desarrolla entre finales del s. ii a.C. y mediados-finales del s. i p.C., cuya funcionalidad está ligada al servicio de vajilla fina de mesa como vasos de bebida y su desaparición de los mercados relacionada con el auge del vidrio1.

  • 2 Pérez et al. 1981, 40.
  • 3 Pérez 1983, 13.
  • 4 García y Bellido 1966, 149-166.
  • 5 Roldán 1983, 124.
  • 6 Solana 1981, 121.

2Herrera de Pisuerga, localidad actual bajo la cual se propone la existencia de la Pisoraca romana, se emplaza en un cerro ligeramente elevado que domina el curso de los ríos Pisuerga y Burejo, en una posición estratégica para el dominio de las comunicaciones entre la Meseta Norte y el Cantábrico. Históricamente se tienen pocos datos sobre el poblamiento anterior a la llegada romana. En época indígena se encontraría en una zona de confluencia de tres pueblos diferentes, cántabros por el norte, vacceos al sur y oeste, con turmogos al este2. No se conocen en profundidad los asentamientos de esta época, tan sólo indicios como las cajitas celtibéricas3 y la tessera hospitalis4 del año 14 p.C. Poco o nada se sabe también sobre sus orígenes, ya que no aparece mencionada en las fuentes escritas hasta el s. ii, por lo tanto hay que considerarlo un asentamiento de nueva creación, próximo al núcleo prerromano. El mayor desarrollo lo adquirirá a partir del año 28 a.C. cuando se convierte en zona de obligado paso en las luchas contra los cántabros, con el asiento de la legio IIII Macedonica. Se desconoce con exactitud el año de llegada de esta formación militar, si bien pudo hacerlo en el año 26 a.C.5 o con Agripa en el 19 a.C.6 Permanecerá allí asentada hasta el año 39, cuando se traslada a la frontera del Rin.

  • 7 Martínez Santa-Olalla 1933.
  • 8 García y Bellido et al. 1962.

3Los trabajos arqueológicos más recientes se inician a partir de los años treinta del siglo xx (1931-1932), cuando la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades comienza las intervenciones arqueológicas a cargo de Julio Martínez Santa-Olalla7. En la década de los sesenta (1961-1962) se reanudarán las intervenciones, esta vez del Instituto Español de Arqueología, siendo realizadas por Antonio García Bellido8 y patrocinadas por la Diputación Provincial de Palencia. Las siguientes actuaciones, inéditas, se desarrollan en 1976, a cargo del Departamento de Arqueología de la Universidad de Valladolid, siendo dirigidas por Alberto Balil Illana y José Antonio Abásolo Álvarez. A partir de la década de los años ochenta, las intervenciones han sido llevadas a cabo por Cesáreo Pérez González y subvencionadas por la Junta de Castilla-León, en la mayor parte de los casos con carácter de salvamento motivado por remodelaciones del trazado urbano y obras de carácter público.

  • 9 Pérez et al. 1981, 139-170; Pérez 1986, 45-56; Gamarra 1988, 246-288.
  • 10 García Bellido et al. 1962.
  • 11 Pérez et al. 1991, 18-28. Pérez et al. 1992, Pérez et al. 1999.
  • 12 Pérez & Fernández 1984, 21-40.
  • 13 González Echegaray & Solana 1975,151-203; Morillo 1991,162-163; id. 1996, 77-83; Pérez 1996, 99-10 (...)
  • 14 Balil 1984a, 171-173; Pérez et al. 1987,485-498; Garabito et al. 1987, 499-516; Pérez 1989.
  • 15 Morillo 1992a; id. 1992b, 105-107; Morillo 1993, 351-361.
  • 16 Reinoso 2002.
  • 17 Pérez & Illarregui 1995,415-430.
  • 18 Vigil 1959, 161-164; Marcos 2002.
  • 19 Fernández & Pérez 1989,431-441; Fernández 1992, 96-104; Pérez 1999; Illarregui 1999, 9-12; García (...)
  • 20 Pérez 1995, 90-102; Matía 1999, 53-71.
  • 21 Morillo & Pérez 1989, 443-461; Moreda et al. 1995,241-290; Pérez et al. 1999, 32-52.

4Pisoraca-Herrera de Pisuerga es un asentamiento romano relativamente bien conocido en la historiografía arqueológica que se ha detenido en artículos de síntesis9, memorias de excavación10, presentaciones del yacimiento11 y propuestas de interpretación12; temáticas militares13, monografías y estudios puntuales sobre materiales específicos: sigillatas14, lucernas15, paredes finas16 y otros materiales cerámicos17, vidrios18, metales19, materiales óseos20, avances a la circulación monetaria21, etc.

  • 22 Todas las publicaciones sobre Herrera mantienen este mismo esquema, Pérez 1989, 31-36, Pérez et al (...)
  • 23 La Chorquilla 1987 y 1991; Eras Bajas 1988; La Ribera 1986 y 1987; El Sotillo 1990; Camino del Sot (...)
  • 24 En diciembre de 1994, en la excavación de la Avenida de Eugenio Salvador n) 53 (en el solar del an (...)
  • 25 A fecha de 28 de agosto de 1994, se me entregó una pequeña parte del material que debía ser objeto (...)
  • 26 Las realizadas en los años 60 por García y Bellido y la campaña realizada en 1976 por la Universid (...)

5Herrera de Pisuerga es un complejo yacimiento de gran riqueza arqueológica en el que se han diferenciado una serie de intervenciones-sin contar con una planificación sistemática de conjunto-, sino motivadas por el desarrollo urbanístico que desde los años sesenta ha ido cambiando la fisonomía de esta localidad que se asienta sobre estructuras de época romana y visigoda, razón por la cual cada una de ellas va a ser tratada aisladamente22. La definición inicial del marco de estudio se establecía sobre las excavaciones realizadas hasta 1994, un total de once puntos diferentes dentro de la zona arqueológica23. Posteriormente, a finales de 1994 y mediados de 1995, se realizaron dos intervenciones que depararon entre sus materiales cerámicas de paredes finas, una en la Avenida Eugenio Salvador n) 53 y un campo de trabajo desarrollado en julio de 199524. Pese a este elevado número de intervenciones con materiales diversos, entre los que se encontraba los restos de un testar, sorprendentemente, el trabajo se vio reducido a tan solo tres de ellos y no en su totalidad25. A este material se unió el depositado en el Museo Arqueológico Provincial procedente de las antiguas excavaciones26.

6Las tres intervenciones estudiadas (La Chorquilla, La Ribera y Eras Bajas) son, en realidad, tres vertederos muy próximos entre sí, situados al noroeste del pueblo en la pendiente hacia la margen derecha del río Pisuerga. Aportan unos resultados diferentes en función posiblemente del mayor o menor grado de excavación.

Gráf. 1. Aportación de las zonas arqueológicas de Herrera de Pisuerga al conjunto de la muestra de paredes finas.

La Chorquilla

  • 27 En todo momento se habla de la intervención arqueológica realizada en 1976 por la Universidad de V (...)
  • 28 García Bellido et al. 1962, 11-33, Pérez 1989, 32, Morillo 1992, 26, Pérez et al. 1992, 31 y 35; R (...)

7De las tres intervenciones es la que aporta un mayor número de piezas al estudio, fundamentalmente en función de las distintas campañas arqueológicas realizadas en el mismo. Hay que tener en cuenta que es el lugar donde García y Bellido inicia las excavaciones en la década de los años 60, la Universidad de Valladolid continúa las investigaciones en la década de los 7027 y ya en los 80, las necesidades urbanísticas intensifican la actuación en este sector. Nos encontramos ante un yacimiento que no aporta restos constructivos pero si abundantes e importantes materiales, entre los que cabe destacar las primeras marcas del figlinario Terentius, así como metales, vidrios, restos de pintura mural, monedas, etc. Todo ello parece indicar que se trata de un vertedero cuya cronología abarcaría el periodo Augusto-Tiberio28

La Ribera

  • 29 Tan sólo aparecen cerámicas de paredes finas en las campañas de 1986 y 1987, de las cuales sólo se (...)
  • 30 Pérez 1989, 32-33, Morillo 1992, 27; Pérez et al. 1992, 31 y 54, Reinoso 2002, 37, Marcos 2002, 28

8En 1984 y hasta 1990 se realizan varias campañas con motivo de la construcción de la variante de la carretera de circunvalación (N-611 Palencia-Santander) que provocaría su posterior destrucción29. De nuevo, es una zona donde los vertederos parecen enlazar unos con otros: la Choquilla, el sector de La Jericó y San Millán. Los materiales aportados se fechan en el s. i de la era30.

Eras Bajas

  • 31 Morillo 1992, 28, Pérez et al. 1992, 31 y 57-58, Reinoso 2002, 371.

9Al este de las intervenciones anteriormente descritas, los trabajos se realizaron en 1988 con motivo de la construcción de edificios de nueva planta. Los resultados obtenidos son prácticamente los mismos pero a diferencia de los casos anteriores se detectaron restos constructivos datados desde el s. i p.C. al ii31.

Producciones de paredes finas en Herrera de Pisuerga

  • 32 Como se puede apreciar en el cuadro siguiente, se ha realizado una clasificación que atiende a dos (...)

10Se estudiaron un total de 806 fragmentos, de los que se pudieron identificar tipológicamente 481 (59,7%): 416 correspondían a excavaciones en La Chorquilla (86,4%), 47 a La Ribera (9,7%) y 18 a Eras Bajas (3,7%). Estos fragmentos responden a 24 formas diferentes que aparecen representadas en mayor o menor proporción32.

yacimiento

chorquilla

la ribera

eras bajas

total

forma

mayet ii

7

3

10

mayet iii

4

4

mayet iiib

1

1

mayet vb

29

1

30

mayet x

2

2

mayet xii

12

2

14

mayet xvii

44

44

mayet xviii-xix

6

1

1

8

mayet xxi

7

7

mayet xxvii

1

1

mayet xxxiii

166

2

10

178

mayet xxxiv

13

15

3

31

mayet xxxv

6

6

mayet xxxiii-v a

13

4

2

19

mayet xxxiii-v b

29

2

31

mayet xxxiii-v c

5

5

mayet-lópez liv

2

2

may-lópez lxvii

2

1

1

4

aco

1

1

melgar de tera

37

11

1

49

engobada

21

3

24

pintada

1

1

a molde

2

2

imit. sigillata

6

1

7

  • 33 Se sigue la realizada por Mayet 1975 para el conjunto de la Península Ibérica y el estudio de Lópe (...)
  • 34 Las únicas piezas completas se encontraban en una caja sin referencia y que habían formado parte d (...)

11El análisis tipológico33 viene dificultado por tratarse de materiales procedentes de vertederos, con cerámicas en un estado fragmentario y en ocasiones de dimensiones muy reducidas, que explican no contar con piezas completas, en el mejor de los casos reproducciones de algún perfil completo34.

  • 35 Este fenómeno es más palpable en otras zonas del Imperio donde las paredes finas perduraran hasta (...)

12En una primera aproximación destaca la abundancia de las formas Mayet VB, Mayet XVII y Mayet XXXIII. Los dos primeros son cubiletes de época augustea, mientras que el tercero es un cuenco de época tibero-claudiana. Subrayar también la desproporción entre las formas de cubiletes (a las anteriormente citadas, hay que unir la Mayet II, Mayet III, Mayet IIIB, Mayet XII, Mayet XVII, Mayet XXI, Mayet-López LXVII, y las producciones de Aco, Melgar de Tera y Engobadas) y las de cuencos (Mayet XIX, múltiples fragmentos de Mayet XXXIV, Mayet XXXV, Mayet XXXIII-XXXV A y B, Mayet-López LIV), así como de tazas (Mayet X y Mayet XXVII). Este predominio de un tipo de vaso sobre otro vendría determinado por la época en la que nos situamos cronológicamente, finales del reinado de Augusto, momento donde se va a asistir a un cambio de gusto en la demanda, bien motivado por cuestiones alimenticias, o por meros dictados de la moda. Los cubiletes van a ser sustituidos por formas más bajas, en principio tazas y posteriormente cuencos (con o sin asas). A finales del periodo julioclaudio, tiene lugar un resurgir de los cubiletes (producciones de Melgar de Tera)35. Junto a este cambio social, hay que ponderar el nuevo orden económico que supone la liberalización de las manufacturas, de forma que determinados talleres locales van a conseguir introducir sus productos en áreas cada vez más alejadas de su centro origen.

  • 36 No se trata de una clasificación estricta en algunas de las piezas, ya que éstas se pueden fabrica (...)

13En el conjunto de cerámicas procedentes de la antigua Pisoraca se han podido identificar tres grandes tipos de producciones: itálicas, gálicas y un grupo integrado por todas las producciones hispanas. A éstas hay que añadir una serie de cerámicas cuyo origen es desconocido y, como para la mayoría de los talleres, serían necesarios análisis de pastas para su determinación precisa y más concluyente36.

Gráf. 2. Procedencia general de las producciones de paredes finas en Pisoraca.

1. Producciones itálicas

14Con la debida precaución, entre las formas de posible origen itálico hay que situar los fragmentos de cubiletes Mayet II, vasos de Aco y los cuencos Mayet XXXIII, ya que se trata de una forma que por su simpleza es ampliamente copiada por talleres de todo el Imperio (fig. 1).

15Estas piezas presentan las cronologías más antiguas ya que se fechan en época augustea, último cuarto del s. i a.C. Se puede considerar que llegan a Herrera como bagaje de la legio IIII, tanto de generales como otros mandos que acudían a las campañas con vasos de una vajilla de mesa lujosa y adaptada a sus gustos.

Fig. 1. Paredes finas itálicas: 1 Mayet II; 2 Vaso de Aco; 3-6 Mayet XXXIII.

Gráf. 3. Formas de producción itálica en Herrera de Pisuerga.

Fig. 2. Tipología de productos itálicos en Pisoraca.

  • 37 Mínguez 1991,62 y 63-67.
  • 38 Ibid., 147.

16El área productora de estos ejemplares es difícil de precisar. No se conocen hornos de paredes finas excavados salvo el de Sutri en Italia Central, cuya producción se sitúa en el último cuarto del s. i p.C., por lo que debió tener una difusión más bien local. Se han localizado otros posibles talleres en el área italiana, entre ellos uno que se situaría en Etruria y comenzaría a producir cerámicas a comienzos del siglo ii a.C., siendo los cubiletes fusiformes las piezas más frecuentes. En cuanto a los cuencos, pueden haber sido producidos en cualquiera de los talleres situados tanto en la Campania como en el valle del Po o incluso Aquileia37. Los talleres de los vasos de Aco se localizan en el área noritálica, en el norte de Etruria e incluso en la misma Aquileia38 (fig. 2).

2. Producciones galas

  • 39 Aunque estas formas se hayan producido también en el área itálica, sus características físicas per (...)

17Las formas identificadas como gálicas son los cubiletes Mayet VB, Mayet XII y Mayet XVII39 (fig. 3).

Gráf. 4. Formas de producción gálica en Herrera de Pisuerga.

Fig. 3. Paredes finas Gálicas: 1-4 Mayet VB; 5-14 Mayet XVII; 15-20 Mayet XII.

Fig. 4. Área de origen y productos gálicos en Pisoraca.

  • 40 Grataloup 1986, 47-50, Lasfargues & Vertet 1970, 222-224.
  • 41 Bet et al. 1987, Bet & Henriques-Rada 1989, 21-29.
  • 42 Existen otros talleres en Galia como el de Saint-Romain-en Gal (Rhône), que se caracteriza por pro (...)

18Se conocen con mayor precisión los talleres que produjeron estos tipos cerámicos. Entre ellos cabe destacar los de Loyasse y La Muette40 en Lyon y Lezoux41 como posible origen de las piezas encontradas en Herrera aunque existan más talleres42 (fig. 4). Su comercio se desarrolla desde principios del s. i p.C., a partir del reinado de Tiberio cuando empiezan a surgir los talleres locales.

3. Producciones hispanas

Fig. 5. Propuesta de centros productivos de paredes finas hispánicas con presencia en Pisoraca.

  • 43 Pérez 1996, 91.

19En época de Tiberio-Claudio se observa una proliferación de talleres provinciales cuya difusión va a ser fundamentalmente de carácter regional. Este momento coincide en Pisoraca con un cambio social importante, la marcha de la legio IIII, aunque el carácter militar del asentamiento es mantenido por la presencia del ala Parthorum43. La clientela va a sufrir una profunda modificación, ya no va a tratarse exclusivamente de una demanda militar y de generales romanos con su sequito, sino de soldados de una unidad menor, población y comerciantes con un poder adquisitivo más modesto, lo que va a implicar una llegada de productos de menor coste que no proceden de áreas alejadas.

Gráf. 4. Talleres de producción hispana en Pisoraca.

20Los centros productores adquieren una franca multiplicación, encontrándose producciones de la costa catalana, baleáricas, del valle del Ebro, béticas, además de otras locales y regionales cuyos centros no han sido identificados (fig. 5).

  • 44 F. Mayet es la primera en vislumbrar el posible origen catalán de algunas de estas formas, en conc (...)
  • 45 Entre los materiales identificados, cabe destacar un fragmento de cubilete Mayet II de pasta gris, (...)

21Producciones de la costa catalana44. Se desconoce el posible taller que produjo estas cerámicas; tan sólo se conoce un horno que fabricó tanto materiales constructivos como cerámicas de uso culinario desde el s. i p.C. hasta el s. iii. Este hecho junto a la diversidad que presentan los materiales hace pensar en la existencia de otros talleres que fabricasen esta cerámica como producción subsidiaria. Entre las formas identificadas hay que señalar los cubiletes de la forma Mayet II, Mayet III y Mayet XIX, así como los cuencos de la forma Mayet XVIII y Mayet-López LIV45 (fig. 6.1-14). La cronología de estos materiales abarcaría desde Augusto hasta el último tercio del s. i p.C.

  • 46 Mayet 1975, 139-142.
  • 47 Fernández & Granados 1986, 51-56.

22Producciones de las Islas Baleares. Desconocemos hornos que las fabricasen pero la alta concentración de determinadas formas llevó a Françoise Mayet46 a pensar en la localización de algunas producciones en estas islas. Posteriormente, esta visión se completa con el trabajo de Fernández y Granados que hace mayor hincapié en las producciones de Ibiza47. Las formas identificadas serían los cubiletes Mayet III con decoración de espinas, Mayet IIIB, Mayet XXI, y la taza Mayet X (fig. 6.15-20).

Fig. 6. Paredes finas de la costa catalana: 1 Mayet II de pasta gris; 2-4 Mayet III; 5-12 Mayet XVIII-XIX; 13-14 Mayet-López LIV; Paredes finas de las Baleares: 15 Mayet III con decoración de espinas; 16 Mayet IIIB; 17-18 Mayet X; 19-20 Mayet XXI.

  • 48 Beltrán 1990, 173; Sesma 1987, 448.
  • 49 Beltrán 1990, 172; Aguarod 1984a, 29-106 y ead. 1984b, 143-160.
  • 50 González 1995,239-254, González & Amante 1993, 41-47; González & Garrido 2001, 20-33; González et (...)
  • 51 Atrián 1967,195-207; Peñil et al. 1985-86, 189-197.
  • 52 Unzu 1979, 251.

23Producciones del valle del Ebro. Se conocen varios talleres en esta zona, entre otros El Coscojal (Traibuenas-Navarra)48, Tarazona (Zaragoza)49, La Maja (Padrejón-La Rioja)50 y Rubielos de Mora (Teruel)51 que fabricaron tanto cerámicas comunes como paredes finas, denominadas por la mayoría de los autores como cerámicas engobadas o pigmentadas52.

24Es difícil especificar a que taller pertenecen los materiales encontrados en Herrera de Pisuerga, ya que entre los múltiples fragmentos de cerámica engobada tan sólo se ha identificado tipológicamente un ejemplar que corresponde a la forma Unzu 3. Hay que destacar también un posible cuenco realizado en paredes extremadamente delgadas que se cubre al exterior por un engobe marronáceo denso, de muy buena calidad con ciertas irisaciones que le confiere el aspecto de un vaso metálico pero cuyos paralelos no ha sido posible discernir.

  • 53 Pérez & Illarregui 1995, 415-422.

25Se plantean problemas con otras dos producciones de este círculo regional, en concreto los vasos procedentes del taller de La Maja que no forman parte del estudio en origen. En concreto se han publicado como productos de taller herrerense53 cuatro vasos procedentes de Herrera de Pisuerga y uno de Iuliobriga firmado por C. Valerio Vérdulo, ceramista que realiza sus producciones en el taller riojano. Otro tanto ocurre con los vasos denominados de “cáscara de huevo” que si bien su origen puede ser bético también se producen en el taller de Rubielos de Mora.

  • 54 Gil 1997, 427-466.

26Las producciones del valle del Ebro proceden de talleres que centran su actividad en época de Tiberio-Claudio (fig. 7.1-16). Se les considera de difusión regional aunque ejemplares del taller de La Maja se encuentran en Viana (Navarra)54.

  • 55 Lión 1988, 99-100.
  • 56 Gimeno 1990, 587-610.

27Producciones de Melgar de Tera. Se conoce un horno55 que produce dos formas cerámicas, cubiletes ovoides que se caracterizan por presentar una decoración a barbotina en ocasiones mezclada con arenas56.

Fig. 7. Paredes finas del valle del Ebro: 1 Unzu 3; 2-8 engobadas de pasta gruesa; 9-16 engobadas tipo “cáscara de huevo”. Paredes finas de Melgar de Tera: 17-24 Formas I y II.

28Son abundantes los fragmentos cerámicos que se adscriben a este taller, aunque por su estado de conservación es casi imposible determinar a cual de las dos formas pertenecen. La mayor parte presenta decoración a base de barbotina formando nervios que se impregnan con arena, estando ausentes las decoraciones figuradas en los materiales estudiados (fig. 7.17-24).

  • 57 Carro & Mínguez 2003, 295; Carretero 2000, 537.
  • 58 Luezas & Saez 1989, 220-222 y 316-317.

29La producción de este taller se sitúa hacia los años 70-80 p.C. presentando una difusión que en principio parecía regional, concentrada en el noroeste peninsular57. Nuevos hallazgos de estas producciones amplían su dispersión más hacia el este como es el caso de Herrera de Pisuerga junto a unos vasos procedentes de Varea58.

  • 59 López Mullor 1990, 439-440.
  • 60 Ibid., 440.
  • 61 Pérez & Illarregui 1995, 422.

30Producciones emeritenses/lusitanas. Es difícil precisar el origen de un tipo de cubilete identificado como Mayet-López LXVII59. A pesar de que morfológicamente no pueda asimilarse a los ejemplares de Herrera que se acercan más a la forma Mayet XXI o incluso a la Marabini LXVIII, técnicamente presenta el mismo tipo de pasta, tratamiento de superficies y decoración (fig. 8.1-4). El taller que dio origen a estos productos podría situarse en el área portuguesa de Elvas60 donde estos ejemplares son más numerosos. No obstante, éstas han sido consideradas como producciones propias del taller de Herrera61. La cronología variaría dependiendo de cual sea su origen real, ya que en el primer caso sería de mediados del s. i p.C., mientras que en el segundo se la considera de época augustea.

  • 62 Paris et al. 1926, 136.
  • 63 Vegas 1973, 85; Mayet 1975, 147-159.

31Producciones béticas. Como en la mayoría de los casos, se desconoce el taller concreto o grupo de ellos que pudo producir estos vasos. Su adscripción a la zona sur de la Península arranca desde la publicación de la necrópolis de Baelo Claudia62 y a pesar de existir tesis contrarias, son los trabajos de M. Vegas y F. Mayet63 los que sientan las bases para esta hipótesis.

32Entre el material clasificado, los materiales béticos no son muy numerosos y ofrecen ciertos problemas de catalogación como en el caso de los ejemplares de la forma Mayet XXXIV “cáscara de huevo”, que debido al alto grado de fragmentación, ha hecho imposible disponer de un perfil completo. Además, junto a los clásicos ejemplares que muestran pastas grisáceas y engobes amarillentos, en otros la pasta y el engobe son ocres. También se ha identificado un fragmento de pequeñas dimensiones con pintura blanca y engobe avellana, identificado como Mayet XXVII (fig. 8.5-17).

Fig. 8. Paredes finas emeritenses/i/lusitanas: 1-4 Asimilable a la forma Mayet-López XLVII. Paredes finas de la Bética: 5 Mayet XXVII; 6-17 Mayet XXXIV.

33Es destacable la ausencia de materiales pertenecientes al grupo Mayet XXXVII-XLI de engobe anaranjado brillante con reflejos metálicos, ya que se trata de una producción de amplia difusión por el occidente romano en época de Tiberio-Claudio. Estos productos fueron coetáneos con el desarrollo de los talleres anteriormente definidos sí presentes en Pisoraca.

Fig. 9. Paredes finas de Herrera de Pisuerga: 1-12 Mayet XXXIII.

  • 64 Pérez et al. 1991, 22.
  • 65 Pérez & Illarregui 1995,422-423. A falta de análisis físico-químicos de las pastas, esta identific (...)
  • 66 Illarregui 2002,159. Se refiere a la fabricación de vasos de la forma Mayet XLII, sin aportar ning (...)

34Producciones de Herrera de Pisuerga. A este taller, localizado en la zona de San Millán64, se le ha atribuido tradicionalmente la elaboración de cuencos de la forma Mayet XXXIII, con pastas de abundante desgrasante que confieren un acabado final ligeramente rugoso (fig. 9). Posteriormente, y como ya ha sido señalado, se ha considerado la fabricación de otros dos tipos (Forma 1 y variante de la misma), realizados en pastas grises, a los que se otorga una cronología augustea65. Se ha hecho también referencia a la existencia de otros dos tipos cerámicos fabricados también en Herrera pendientes aún de catalogación y estudio66.

  • 67 Carretero 2000, 464.

35La dispersión de estos productos es desconocida y, aunque podrían encontrarse presentes en Astorga, parecen no estarlo en otro asentamiento campamental cercano como sería Petauonium67.

  • 68 Ibid., 481-483, fig. 282 n  64-68.

36Producciones regionales. Se incluyen aquí una serie de producciones y formas que guardan cierta relación entre sí y que han sido documentadas en otros yacimientos cercanos también de carácter militar como el referido de Petauonium (Rosinos de Vidriales-Zamora)68.

37Mayet XXXIII-XXXV A, cuenco hemiesférico de pasta anaranjada y engobe gris con un aspecto semejante a la forma XXXIV, pero que porta una acanaladura en el tercio inferior como la forma XXXIII e impregnación arenosa como la forma XXXV. Mayet XXXIII-XXXV B, cuenco también hemiesférico, realizado en pastas oscuras con abundante degrasante de cuarzo de grano medio-grueso que dada la delgadez de la pared de los vasos, les confiere un aspecto rugoso. Mayet XXXIII-XXXV C, cuenco del que se desconoce la forma completa, pero presenta un borde convexo y el cuerpo con tendencia hemiesférica, pudiendo mostrar o no acanaladura en el tercio superior, muy próximo al borde y en ocasiones doble. La pasta es la misma que la forma anterior y recibe en ocasiones un engobe de color sepia (fig. 10).

  • 69 Ibid., 481.

38Su dispersión es difícil de precisar ya que para los ejemplares identificados en Petauonium, se propone un origen noritálico en la zona de Aquileia durante el reinado de Augusto-Tiberio69.

Fig. 10. Paredes finas de producción regional: 1-8 Mayet XXXIII-XXXV A; 9-15 Mayet XXXIII-XXXV B; 16-20 Mayet XXXIII-XXXV C.

39Producciones singulares. Bajo este epígrafe se recogen unas manufacturas de origen desconocido que en la mayoría de las ocasiones están representadas por un único ejemplar. Un especimen perteneciente a un cuenco o un cubilete con decoración pintada en negro que recuerda ejemplos vasculares indígenas. Dos reducidos fragmentos decorados a molde, en uno de cuyos casos parece identificarse un motivo epigráfico y podrían corresponder a producciones galas o del taller de La Maja. Se individualizan también unos pequeños fragmentos de paredes muy delgadas con superficies decoradas a buril o ruedecilla muy fina que parecen estar cubiertos por un barniz como el de la terra sigillata. Por último, un recipiente tipo plato que presenta una decoración burilada al interior, sin ningún tipo de tratamiento en sus superficies.

40Es imposible precisar si el número de talleres productores de cerámicas de paredes finas localizados en Herrera de Pisuerga podría ser mayor que el expuesto, habida cuenta de la parcialidad de la muestra disponible. No obstante, se tiene el convencimiento de la significativa representatividad del conjunto estudiado, en el que se encuentran la mayoría de los centros productores de este tipo de cerámica.

Circuitos comerciales. Una aproximación a su fisonomía en el valle del Duero

41El valor del material estudiado no reside en su cuantía sino en la información que podemos obtener sobre los lugares de producción y los circuitos comerciales. Son unas cerámicas de corta vida en la Península Ibérica. Además, su conocimiento no está tan desarrollado como el de otros tipos cerámicos como sigillatas o lucernas y los estudios dedicados a ellas en el valle del Duero son cuanto menos reducidos o casi inexistentes.

  • 70 Mínguez 1991, 157-158.

42La comercialización de estos productos va a ser realizada mediante una combinación de rutas tanto fluviomarítimas como terrestres, en diferente medida y en función del espacio geográfico concreto de mercado donde se iba a realizar la distribución. La vía marítima será escogida prioritariamente para el comercio a larga distancia, ya que permite transportar un mayor volumen de mercancía con un menor riesgo, dada la fragilidad del producto, y abaratar su coste final de venta. Por el contrario, las vías terrestres se usarían en un comercio de carácter regional o local70 y/o complementando otras líneas de mayor entidad.

  • 71 Pérez 1989, 405.
  • 72 Iglesias 1998, 343.

43Las primeras cerámicas de paredes finas llegan a Herrera de Pisuerga como bagaje de la legión. En época augustea y como se ha podido comprobar en otros campamentos militares, tanto generales como tribunos, mantenían en los campamentos los vasos que formaban parte de su vajilla de lujo71. Hay que tener en cuenta que– aunque no demostrada su presencia en el interior–, tanto el propio Augusto como su general y yerno Agripa se desplazan a Hispania para finalizar la guerra contra los cántabros y es Pisoraca el asentamiento de la legio IIII Macedonica. Por tanto, en un primer momento la difusión de estas cerámicas va a venir de mano militar, aprovechando sus vías de penetración72.

44Cuando se consigue la definitiva pacificación de los territorios, las unidades militares continúan requiriendo una serie de necesidades de abastecimiento a parte de la alimentación. Los primeros contactos comerciales se tienen con la propia metrópoli, aunque en este punto sea imposible precisar los talleres de origen de los productos. Sí cabe situarlos en dos áreas diferentes, por un lado el área noritálica del valle del Po, donde se producirían los vasos de Aco, y la zona de Etruria. Éstos embarcarían en algún puerto de la costa mediterránea, quizá desde Ostia y llegarían a la Península Ibérica como mercancías subsidiarías, acompañando a los grandes cargamentos de vino itálico o sigillatas.

  • 73 Ibid.
  • 74 Molina 1997, 207 y 211-217.
  • 75 Arruda & de Sousa 2003, 235-286.

45Dicho comercio se haría mediante barcos de gran calado ya que a su vuelta regresarían cargados de cereales y otros productos para el abastecimiento de Roma. Tras salir de las costas italianas, las corrientes que se desarrollan en el Mediterráneo obligan a escoger entre dos vías diferentes. Por un lado, bordear el Golfo de León haciendo escala fundamentalmente en el puerto de Narbo Martius desde donde se comercializan los productos de La Graufesenque que llegan a este puerto por el río Aude73 y los de Lyon que accederían a través del Ródano. Y por otro, dirigiéndose desde las costas italianas hacia el Estrecho de Bonifacio y de allí siguiendo hacia las islas Baleares arribar a puertos hispanos como los de Tarraco, Sagunto e incluso Cartago Noua.74. Otra gran ruta comercial suponía la circunnavegación de la Península Ibérica desde el puerto de Narbona, pasando por el estrecho de Gibraltar hasta llegar a las costas cantábricas en diversas escalas. En esta línea cabría interpretar el reciente hallazgo de un volumen importante de paredes finas itálicas en Santarem, en la cuenca baja del Tajo75.

46El puerto de destino que va a actuar como gran centro redistribuidor, independientemente de la ruta seleccionada, debió ser sin lugar a dudas, Tarraco, capital administrativa que va a adquirir un importante papel en la economía peninsular, ya que concentra el gran comercio a larga distancia y el pequeño de cabotaje. Por esta vía van a penetrar los productos itálicos y también gálicos, junto a las cerámicas producidas en las Islas Baleares, uniéndose a las manufacturas realizadas en las costas catalanas.

  • 76 Luezas 2001, 47.
  • 77 El río Ebro era navegable desde el Mediterráneo hasta Vareia y desde allí una vía unía esta locali (...)
  • 78 Filloy 1997, 338. La autora presenta el mismo problema expuesto en el presente artículo, la imposi (...)

47A partir de la costa, el gran eje que articula todo el comercio interior debe ser el río Ebro. No se trataría de un comercio exclusiva o principalmente fluvial, ya que en su margen derecha se localiza la calzada que proveniente de Tarraco atravesaba por Caesaraugusta y ascendía hacia Calagurris, Vareia y Virouesca76. Este trazado permite entrar en contacto con los principales alfares del valle y la comercialización de sus productos por esta vía, lo que no implica que, en determinadas situaciones, no fuese necesaria o conveniente la navegación fluvial77. Estudiar el uso de las vías fluviales en el comercio cerámico durante la Antigüedad es difícil, dadas las características de los propios cursos hispanos y de las embarcaciones previsiblemente utilizadas. Sin la concurrencia de un cúmulo de felices circunstancias difícilmente dejarían huellas que hubieran permanecido en el registro arqueológico. El transporte fluvial de mercancías se realizaría más que con barcos mediante algún tipo de barcaza de poco calado que, en caso de hundimiento, permitiría recuperar la carga con facilidad, por lo que no tenemos hasta el momento constancia de pecios en los cursos de los ríos. El itinerario fluvial serviría para abaratar los costes y asegurar las mercancías frente a un comercio como el terrestre donde el volumen de las ganancias debía de compensar el elevado número de pérdidas. Se ha de pensar en la existencia de vías transversales que uniesen puntos de la costa levantina con el valle del Ebro, lo que podría explicar la presencia de productos del taller de Rubielos de Mora en áreas tan alejadas como los yacimientos alaveses78.

  • 79 Carretero 2000, 496.
  • 80 Ibid., 538.

48Una segunda gran ruta de comercio interior es la que ilustran los materiales procedentes de Melgar de Tera. Éstos llegarían por la vía Bracara Augusta con Asturica Augusta, ya que las instalaciones alfareras se localizan a escasos tres kilómetros de ésta79. La práctica totalidad de los vasos de este centro productivo se encuentran en el tramo de calzada que une el taller con la capital conventual. Esta ubicación estaría en relación con el abastecimiento militar del campamento del ala II Flauia en Petauonium, así como de explotaciones auríferas y villas rurales80.

  • 81 Arruda & de Sousa 2003, 235-286.

49La segunda gran arteria de comercio interior es la Vía de la Plata que unía Emerita Augusta con Asturica Augusta. Por ella llegan los productos de origen lusitano, sin que se pueda precisar por ahora si eran emeritenses o no y todos aquellos otros productos procedentes de la Bética que se habían comercializado por vía terrestre. Es necesario valorar también la derrota de las costas atlánticas en la que los productos béticos podían haber hecho una primera parte del camino por vía marítima, descargándose en algún puerto luso activo como redistribuidor, para después continuar por diversas rutas hasta la capital de la Lusitania, como indicaría la presencia de paredes finas béticas dentro del amplio conjunto de este tipo de producciones registrado en el estuario del Tajo81.

50De esta manera, confluían en Asturica las producciones de Melgar de Tera, emeritenses y béticas que se difundirán al resto del noreste peninsular a través de la vía Asturica-Caesaraugusta, que se convierte en la gran ruta que articula todo el comercio del norte de la Península. Esto supone un comercio fundamentalmente terrestre, a gran distancia, lo que encarecería los productos y provocaría grandes pérdidas, teniendo en cuenta la fragilidad de las mercancías. En este flujo comercial, Pisoraca adquiere un papel importante, ya que se localiza en un punto central en el desarrollo del circuito, aunque no se encuentre al pie de la misma pero sí a escasos veinte kilómetros.

  • 82 Pérez & Illarregui 1992, 11-12.
  • 83 Id. 1992, 12-13.
  • 84 Ibid., 13-14.
  • 85 Iglesias 1998, 345 e id. 1999, 462.
  • 86 Pérez & Fernández 1984, 33.

51Para completar el marco de relaciones comerciales, destacar las vías que unían los puertos del Cantábrico como Portus Blendium (Suances)82, Portus Victoria Iuliobrigensium (Santander)83 y Flauiobriga (Castro Urdiales)84 con Pisoraca, teniendo un hito intermedio en la ciudad de Iuliobriga85. Estas calzadas se originan con motivo de las necesidades estratégicas de las Guerras Cántabras, en principio como pistas militares construidas por la legio IIII Macedonica. Posteriormente, durante los reinados de Tiberio y Nerón se van a consolidar también como vías comerciales, permitiendo la salida por estos puertos de mercancías tanto de la Meseta (cereales) como de la zona cantábrica (minerales). Igualmente, estos puertos van a ser receptores de las mercancías procedentes tanto de Britannia como de Aquitania y tal vez de las costas italianas tras la ruta de circunnavegación de Hispania86.

  • 87 Carretero 2000, 460-461 fig. 248.7. En concreto la forma Mayet XVIII.
  • 88 Luezas & Saez 1989, 220-222 y 316-317. Denominadas por las autoras como cerámicas engobadas. Por e (...)
  • 89 En concreto el vaso firmado por C. Val. Veruulus localizado en Iuliobriga y publicado por C. Pérez (...)
  • 90 S. Carretero 2000, 537, en el mapa de difusión de las cerámicas de Melgar de Tera presenta con los (...)

52La difusión comercial de las paredes finas se va a realizar fundamentalmente en sentido este-oeste, pero también en el contrario. De esa forma podemos explicar la presencia de productos de la costa catalana también en el campamento de Rosinos de Vidriales87, de la misma manera que cerámicas de Melgar de Tera aparecen en zonas del valle del Ebro (Varea)88. Teniendo como límite el río Duero, también se produce un comercio sur-norte, que explicaría la presencia en la zona cantábrica de los productos del valle del Ebro89 y Melgar de Tera90. Herrera de Pisuerga parece jugar también un papel significativo en toda esta compleja red, que todavía no puede ser categóricamente definido, pero que le llevaría al menos a poner en circulación sus propios productos en este mercado regional.

53Se ha pretendido que las cerámicas de paredes finas hayan servido como guía para identificar los complejos productivos donde fueron elaboradas y cómo por medio de diversas vías comerciales–marítimas–, en el caso de las largas distancias, y –terrestres o fluviales-, para la escala regional o local, llegaron a alcanzar mercados muy alejados de sus áreas de origen.

54En Pisoraca hay que destacar varios factores a tener en cuenta para comprender su evolución socioeconómica. Por un lado, los estudios de las paredes finas en unión de otras producciones como la terra sigillata, lucernas y los vidrios, muestran la existencia de un volumen importante de productos, tanto en cantidad, calidad como variedad. Por otra parte, la privilegiada situación del asentamiento en un lugar central en relación con las principales vías de comercio que se localizan en la zona norte de la Península.

55Estos dos hechos hacen pensar que nos hallamos ante la evolución de un centro mucho más complejo que un mero establecimiento militar. Si bien en origen es indudable el carácter militar del asentamiento de la legio IIII Macedonica, los resultados expuestos vienen a avalar la antigua teoría de su progresiva transformación en núcleo civil durante el siglo i de la era. La existencia de otro cuerpo militar, el ala Parthorum, posteriormente a la marcha de la legión, parece matizar esta hipótesis. El comercio en un primer momento viene determinado por la presencia de la legión, a la cual hay que abastecer bien con productos traídos de la misma metrópolis o realizados en el mismo núcleo por talleres legionarios. En el caso de Pisoraca hay constancia fehaciente de manufacturación de cerámicas, metales y útiles de hueso. La presencia de un contingente militar numeroso origina una población civil anexa, unas cannabae donde residiría una variopinta población, mujeres, hijos de legionarios, artesanos, comerciantes, buhoneros, etc. Con la marcha del destacamento, esta población civil quedaría definitivamente asentada en estos territorios y la demanda de productos estaría determinada por la nueva extracción social de la población. Este proceso hacia una sociedad civil no sería absoluto desde el momento en que la legión es sustituida por un cuerpo de caballería, conviviendo ambos tipos de sociedad, la civil y la militar. El desarrollo de Pisoraca como núcleo redistribuidor de mercancías implica la existencia de un nutrido grupo de población y comerciantes y la presencia de efectivos militares estaría relacionada con la vigilancia y control de las vías de comunicación, así como con el mantenimiento de las mismas.

Notes

1 La primera en definirlos como vasos para beber es Mercedes Vegas, aunque siempre clasificados como cerámica común. Véase Vegas 1973, 60-87.

2 Pérez et al. 1981, 40.

3 Pérez 1983, 13.

4 García y Bellido 1966, 149-166.

5 Roldán 1983, 124.

6 Solana 1981, 121.

7 Martínez Santa-Olalla 1933.

8 García y Bellido et al. 1962.

9 Pérez et al. 1981, 139-170; Pérez 1986, 45-56; Gamarra 1988, 246-288.

10 García Bellido et al. 1962.

11 Pérez et al. 1991, 18-28. Pérez et al. 1992, Pérez et al. 1999.

12 Pérez & Fernández 1984, 21-40.

13 González Echegaray & Solana 1975,151-203; Morillo 1991,162-163; id. 1996, 77-83; Pérez 1996, 99-102; Morillo 1998, 336-354; id. 2000, 609-624; id. 2002, 67-93; Illarregui 2002,155-165.

14 Balil 1984a, 171-173; Pérez et al. 1987,485-498; Garabito et al. 1987, 499-516; Pérez 1989.

15 Morillo 1992a; id. 1992b, 105-107; Morillo 1993, 351-361.

16 Reinoso 2002.

17 Pérez & Illarregui 1995,415-430.

18 Vigil 1959, 161-164; Marcos 2002.

19 Fernández & Pérez 1989,431-441; Fernández 1992, 96-104; Pérez 1999; Illarregui 1999, 9-12; García 1999, 13-31.

20 Pérez 1995, 90-102; Matía 1999, 53-71.

21 Morillo & Pérez 1989, 443-461; Moreda et al. 1995,241-290; Pérez et al. 1999, 32-52.

22 Todas las publicaciones sobre Herrera mantienen este mismo esquema, Pérez 1989, 31-36, Pérez et al. 1992, 56-59, Morillo 1992a, 25-29, Marcos 2002, 27-30.

23 La Chorquilla 1987 y 1991; Eras Bajas 1988; La Ribera 1986 y 1987; El Sotillo 1990; Camino del Sotillo 1990; Escuelas Viejas; Estación de Autobuses; San Millán 1989; Asilo 1989; San Millán carretera; Eras 1990 y 1991; El Castillo 1988; La Serna 1987; Calle Aguilar. En 1994 se me propuso el estudio de la cerámica de paredes finas de Herrera de Pisuerga como tema de tesina de licenciatura. Durante el verano de ese mismo año, se separó el material que iba a ser objeto de estudio. No sólo se trataba de lugares diferentes, sino que alguno de ellos había sido objeto de intervenciones en años sucesivos o alternos en función de las necesidades constructivas.

24 En diciembre de 1994, en la excavación de la Avenida de Eugenio Salvador n) 53 (en el solar del antiguo establecimiento conocido como La Campana), se habían localizado los restos de lo que en aquel momento se había interpretado como parte de un testar cerámico. En 1995, se publican parte de los materiales procedentes de estas excavaciones, como posiblemente elaborados en Herrera de Pisuerga (Pérez & Illarregui 1995,415). El conocimiento de los materiales del Campo Internacional de Trabajo de 1995 procede de sucesivas visitas realizadas al mismo. Entre los materiales cabe recordar la presencia de un cubilete de la forma Mayet XIX prácticamente completo. Desgraciadamente, pocos datos más existen de las sucesivas excavaciones realizadas desde la fecha que no han sido publicadas. Es el caso del campo de trabajo realizado en 1996 en la zona próxima a la Ermita de la Virgen de la Piedad, ni los realizados en años sucesivos.

25 A fecha de 28 de agosto de 1994, se me entregó una pequeña parte del material que debía ser objeto de estudio, en principio un total de seis cajas de gran tamaño, sin contar nunca el material procedente del testar que iba a ser publicado en primicia por sus excavadores. En concreto, el material entregado para el estudio estaba constituido por dos cajas que contenían el material de La Chorquilla 1987 y 1991, Eras Bajas (sin ningún tipo de referencia, aunque por la sigla del material, la campaña parece ser de 1988) y La Ribera 1987 (faltando el material de 1986). Una cajita contenía materiales que habían formando parte de una exposición cuya única referencia era –materiales procedentes de San Millán, Calle Aguilar y otros yacimientos–, razón por la que nunca formaron parte del trabajo de doctorado, ni de trabajos posteriores (Reinoso 2002), a la espera de poder incluirlos con las demás cerámicas de la misma intervención. Dado que esto nunca pudo llevarse a cabo, haremos ahora referencia a ellos.

26 Las realizadas en los años 60 por García y Bellido y la campaña realizada en 1976 por la Universidad de Valladolid. En este punto debo manifestar mi agradecimiento a su entonces director, D. Mariano del Amo y al personal del Museo, por las facilidades dadas para el estudio de estas piezas que se realizó en enero de 1997.

27 En todo momento se habla de la intervención arqueológica realizada en 1976 por la Universidad de Valladolid y dirigida por Alberto Balil Illana y José Antonio Abásolo Álvarez. Anteriormente a esa fecha debió de haber, si no una intervención, si al menos una prospección en 1973, como muestran las siglas de ciertas cerámicas entre los materiales inéditos de la excavación de 1976. Éstos se encontraban en 1994-95 en el laboratorio de Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid. Se tuvo acceso a los mismos gracias a la ayuda de D. José Antonio Abásolo Álvarez, pero desgraciadamente se carece de toda información referente al desarrollo tanto de la excavación como de la posible prospección.

28 García Bellido et al. 1962, 11-33, Pérez 1989, 32, Morillo 1992, 26, Pérez et al. 1992, 31 y 35; Reinoso 2002, 370-371; Marcos 2002, 27.

29 Tan sólo aparecen cerámicas de paredes finas en las campañas de 1986 y 1987, de las cuales sólo se pudieron estudiar estas últimas. Entre los materiales de la campaña de 1961 depositados en el Museo Arqueológico Provincial de Palencia, aparecen tres piezas sigladas como Ribera 1961, desconociéndose por completo el contexto al que pertenecen.

30 Pérez 1989, 32-33, Morillo 1992, 27; Pérez et al. 1992, 31 y 54, Reinoso 2002, 37, Marcos 2002, 28.

31 Morillo 1992, 28, Pérez et al. 1992, 31 y 57-58, Reinoso 2002, 371.

32 Como se puede apreciar en el cuadro siguiente, se ha realizado una clasificación que atiende a dos planos diferentes, el tipológico y la identificación de talleres productivos. Esto último es la única posibilidad en el caso de fragmentos de reducidas dimensiones que hacen imposible acceder al nivel de identificación tipológica. Por otra parte, existen otra serie de fragmentos que se han identificado exclusivamente en función de características técnicas.

33 Se sigue la realizada por Mayet 1975 para el conjunto de la Península Ibérica y el estudio de López Mullor 1990, de amplia validez aunque geográficamente restringido a Cataluña. En función de la presencia de diferentes talleres, tanto hispanos como gálicos e itálicos, se emplearon las clasificaciones específicas de los mismos, como la de Marabini 1973, para las producciones itálicas. También se tuvo en cuenta la realizada por Ricci 1985, pero la disociación entre formas y decoraciones plantea problemas de adecuación.

34 Las únicas piezas completas se encontraban en una caja sin referencia y que habían formado parte de una exposición. En el trabajo de doctorado que se realizó en 1998, se incluyó dentro del capítulo dedicado a la tipología, un apartado especial dedicado a las decoraciones dado el elevado volumen de fragmentos (galbos en su mayoría), por variedad y combinación de motivos.

35 Este fenómeno es más palpable en otras zonas del Imperio donde las paredes finas perduraran hasta el s. ii, mostrando éstas unas dimensiones mayores que las hispanas; es el caso de la Galia (Grataloup 1986, 47-50 y 1988, Bémont 1982, 7-15, Bet & Henriques-Rada 1989, 21-29, Richard 1991, 40-44) Britania (Green 1979, Anderson 1981) e incluso Renania (Anderson 1982).

36 No se trata de una clasificación estricta en algunas de las piezas, ya que éstas se pueden fabricar tanto en Italia como en la Galia e Hispania. Un conocimiento detallado de la estratigrafía de cada intervención, así como de los materiales que les acompañaban podrían haber permitido una mayor fiabilidad.

37 Mínguez 1991,62 y 63-67.

38 Ibid., 147.

39 Aunque estas formas se hayan producido también en el área itálica, sus características físicas permiten incluirlas mejor como materiales gálicos. Existen otras formas fabricadas en talleres gálicos pero no creemos que se encuentren presentes entre los materiales de Herrera. Es el caso de la forma XXXIII, que como se ha explicado anteriormente es fácilmente imitable y no sería objeto de un comercio a larga

40 Grataloup 1986, 47-50, Lasfargues & Vertet 1970, 222-224.

41 Bet et al. 1987, Bet & Henriques-Rada 1989, 21-29.

42 Existen otros talleres en Galia como el de Saint-Romain-en Gal (Rhône), que se caracteriza por producir vasos de la forma Mayet XVII (Canal & Tourrenc 1979, 85-94, Desbat & Savay-Guerraz 1986, 9-104), el de Aoeste (Isère) (Laroche 1986, 19-24), el de Galane (Lombez-Gers) (Mesplé 1955, 119-125; 1957, 11-71 y 1966, 7-15), así como el de La Graufesenque (Bémont 1982, 7-15). distancia cuando se fabrica en el mismo asentamiento. Otro caso diferente es el de los vasos de Aco que aunque se fabrican en los talleres lioneses, presentan engobe, lo que no sucede en el ejemplo de Herrera.

43 Pérez 1996, 91.

44 F. Mayet es la primera en vislumbrar el posible origen catalán de algunas de estas formas, en concreto la Mayet XVIII y XIX (Mayet 1975, 55). Esta primera idea va a ser continuada por Alberto López Mullor que incorpora a la tipología de Mayet las formas propias de la costa catalana y por Carmé Puerta (Véase, López Mullor 1974,407-410; id. 1977,943-956; id. 1979, 1027-1046; id. 1979-1980,453-462; id. 1980, 33-40; id. 1986, 57-62 y id. 1990; Puerta 1986, 73-78 y 1989).

45 Entre los materiales identificados, cabe destacar un fragmento de cubilete Mayet II de pasta gris, así como varios ejemplares de la forma Mayet III que presentan decoración a buril con idénticas características que ejemplares localizados en las excavaciones de Baetulo (Puerta 1989,100 fig. 6.16). En cuanto a los ejemplares de las formas XVIII y XIX, se han presentado unidos en la tabla de formas, ya que la mayor parte de los fragmentos estudiados son galbos, siendo imposible poder determinar si pertenecen a un cubilete o a un cuenco, aunque contamos con restos de bordes que nos indican la presencia de ambas formas. En cuanto a la forma Mayet-López LIV (López Mullor 1990,420-423), se trata de un cuenco hemiesférico que presenta una típica decoración peinada a base de líneas onduladas en zig-zag que ocupan la panza del cuenco. Esta forma junto a otra de la que hablaremos más tarde, aparece publicada como producción del taller herrerense en Pérez & Illarregui 1995,422.

46 Mayet 1975, 139-142.

47 Fernández & Granados 1986, 51-56.

48 Beltrán 1990, 173; Sesma 1987, 448.

49 Beltrán 1990, 172; Aguarod 1984a, 29-106 y ead. 1984b, 143-160.

50 González 1995,239-254, González & Amante 1993, 41-47; González & Garrido 2001, 20-33; González et al. 1989, 49-53; González et al. 1991, 46-53; 1994, 37-47; 1996, 49-64; 1997, 23-33; 1998, 16-23; 1999, 37-42; 2000a, 28-40; 2000b 26-39, Mínguez 1989,181-188; Luezas et al. 1992, 29-34; Cinca & Pascual 1996,193-200.

51 Atrián 1967,195-207; Peñil et al. 1985-86, 189-197.

52 Unzu 1979, 251.

53 Pérez & Illarregui 1995, 415-422.

54 Gil 1997, 427-466.

55 Lión 1988, 99-100.

56 Gimeno 1990, 587-610.

57 Carro & Mínguez 2003, 295; Carretero 2000, 537.

58 Luezas & Saez 1989, 220-222 y 316-317.

59 López Mullor 1990, 439-440.

60 Ibid., 440.

61 Pérez & Illarregui 1995, 422.

62 Paris et al. 1926, 136.

63 Vegas 1973, 85; Mayet 1975, 147-159.

64 Pérez et al. 1991, 22.

65 Pérez & Illarregui 1995,422-423. A falta de análisis físico-químicos de las pastas, esta identificación es problemática ya que el volumen de materiales conocido no es tan elevado como para considerarlo una producción propia. Respecto a la existencia de defectos de cocción, se desprende de los ejemplares observados que corresponden únicamente a cocciones diferenciales, pero no a claras deformaciones que sí están presentes en la forma Mayet XXXIII. La propuesta cronológica también plantea dudas ya que sería el primer taller provincial que fabricase paredes finas en Hispania, incluso antes de la liberalización de época de Tiberio.

66 Illarregui 2002,159. Se refiere a la fabricación de vasos de la forma Mayet XLII, sin aportar ninguna característica de los mismos. F. Mayet define las formas XXXVII-XLII como de producción bética, comportando unas pastas anaranjadas, bien tratadas, con ambas superficies cubiertas por un engobe naranja brillante con reflejos metálicos, generalmente con decoración arenosa, incisa o a la barbotina. Siguiendo esta norma, todas aquellas formas que no participen de estas características se excluirían del grupo.

67 Carretero 2000, 464.

68 Ibid., 481-483, fig. 282 n  64-68.

69 Ibid., 481.

70 Mínguez 1991, 157-158.

71 Pérez 1989, 405.

72 Iglesias 1998, 343.

73 Ibid.

74 Molina 1997, 207 y 211-217.

75 Arruda & de Sousa 2003, 235-286.

76 Luezas 2001, 47.

77 El río Ebro era navegable desde el Mediterráneo hasta Vareia y desde allí una vía unía esta localidad con Asturica Augusta, Pérez & Fernández 1984, 33.

78 Filloy 1997, 338. La autora presenta el mismo problema expuesto en el presente artículo, la imposibilidad de precisar si los cuencos Mayet XXXIV localizados tanto en los yacimientos alaveses como en Herrera de Pisuerga son manufacturas béticas o por el contrario del taller de Rubielos de Mora.

79 Carretero 2000, 496.

80 Ibid., 538.

81 Arruda & de Sousa 2003, 235-286.

82 Pérez & Illarregui 1992, 11-12.

83 Id. 1992, 12-13.

84 Ibid., 13-14.

85 Iglesias 1998, 345 e id. 1999, 462.

86 Pérez & Fernández 1984, 33.

87 Carretero 2000, 460-461 fig. 248.7. En concreto la forma Mayet XVIII.

88 Luezas & Saez 1989, 220-222 y 316-317. Denominadas por las autoras como cerámicas engobadas. Por el dibujo presentado, se trata más bien de una producción de Melgar de Tera con decoración mixta.

89 En concreto el vaso firmado por C. Val. Veruulus localizado en Iuliobriga y publicado por C. Pérez y E. Illarregui en 1996, 417-422.

90 S. Carretero 2000, 537, en el mapa de difusión de las cerámicas de Melgar de Tera presenta con los puntos 20 (Reinosa) y 21 (Castro Urdiales), lo que podríamos identificar como Iuliobriga y Flauiobriga, ya que salvo el caso de Petauonium, se dan los nombres actuales de los antiguos asentamientos.

Table des illustrations

Légende Gráf. 1. Aportación de las zonas arqueológicas de Herrera de Pisuerga al conjunto de la muestra de paredes finas.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-1.jpg
Fichier image/, 52k
Légende Gráf. 2. Procedencia general de las producciones de paredes finas en Pisoraca.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-2.jpg
Fichier image/, 55k
Légende Fig. 1. Paredes finas itálicas: 1 Mayet II; 2 Vaso de Aco; 3-6 Mayet XXXIII.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-3.jpg
Fichier image/, 75k
Légende Gráf. 3. Formas de producción itálica en Herrera de Pisuerga.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-4.jpg
Fichier image/, 63k
Légende Fig. 2. Tipología de productos itálicos en Pisoraca.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-5.jpg
Fichier image/, 111k
Légende Gráf. 4. Formas de producción gálica en Herrera de Pisuerga.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-6.jpg
Fichier image/, 50k
Légende Fig. 3. Paredes finas Gálicas: 1-4 Mayet VB; 5-14 Mayet XVII; 15-20 Mayet XII.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-7.jpg
Fichier image/, 148k
Légende Fig. 4. Área de origen y productos gálicos en Pisoraca.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-8.jpg
Fichier image/, 99k
Légende Fig. 5. Propuesta de centros productivos de paredes finas hispánicas con presencia en Pisoraca.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-9.jpg
Fichier image/, 132k
Légende Gráf. 4. Talleres de producción hispana en Pisoraca.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-10.jpg
Fichier image/, 88k
Légende Fig. 6. Paredes finas de la costa catalana: 1 Mayet II de pasta gris; 2-4 Mayet III; 5-12 Mayet XVIII-XIX; 13-14 Mayet-López LIV; Paredes finas de las Baleares: 15 Mayet III con decoración de espinas; 16 Mayet IIIB; 17-18 Mayet X; 19-20 Mayet XXI.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-11.jpg
Fichier image/, 169k
Légende Fig. 7. Paredes finas del valle del Ebro: 1 Unzu 3; 2-8 engobadas de pasta gruesa; 9-16 engobadas tipo “cáscara de huevo”. Paredes finas de Melgar de Tera: 17-24 Formas I y II.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-12.jpg
Fichier image/, 199k
Légende Fig. 8. Paredes finas emeritenses/i/lusitanas: 1-4 Asimilable a la forma Mayet-López XLVII. Paredes finas de la Bética: 5 Mayet XXVII; 6-17 Mayet XXXIV.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-13.jpg
Fichier image/, 115k
Légende Fig. 9. Paredes finas de Herrera de Pisuerga: 1-12 Mayet XXXIII.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-14.jpg
Fichier image/, 120k
Légende Fig. 10. Paredes finas de producción regional: 1-8 Mayet XXXIII-XXXV A; 9-15 Mayet XXXIII-XXXV B; 16-20 Mayet XXXIII-XXXV C.
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1011/img-15.jpg
Fichier image/, 221k

Auteur

Université de Valladolid

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540