Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Villes et territoires dans le bassin du Douro à l’Époque romaine

 | 
Milagros Navarro Caballero
, 
Juan José Palao Vicente
, 
Maria Ángeles Magallón Botaya

Études d’histoire économique et sociale

Una tierra de emigrantes

Joaquín L. Gómez-Pantoja

Texte intégral

1Los europeos valoramos de forma especial las migraciones y nos interesa medir y cuantificar esos flujos, determinar sus causas y clasificarlos. Por ello, oponemos las migraciones permanentes a las temporales y hacemos mérito en distinguir entre sus diversas etiologías, pues no nos resultan iguales las causas económicas que los motivos étnicos, políticos o bélicos; tal precisión se refleja en el vocabulario de la mayor parte de las lenguas europeas, en las que no es lo mismo un nómada que un temporero o un trashumante.

2Nuestra sensibilidad es posiblemente el resultado de una memoria colectiva que acumula las experiencias de los millones de compatriotras que trasterraron durante los pasados dos siglos, cambiando de ciudad, de región, de país o, incluso, de continente, por falta de oportunidades, huyendo de guerras, hambrunas, paro y persecuciones; o simplemente, en busca de una vida mejor y el rápido medro. Por todo esto, no consideramos las migraciones como una mera circunstancia demográfica, sino vemos en ellas los síntomas de la salud de un grupo social y reflejo directo sus desequilibrios y debilidades; en definitiva, no podemos separar el fenómeno de las causas que lo provocan o de las consecuencias que trae.

  • 1 Respecto a los propósitos del trek germano, los antiguos tienen menos que decir que los modernos, (...)

3Esta enjundia contrasta con la magra atención que el fenómeno despertó entre las autoridades clásicas, que consideraban los desplazamientos de población como una circunstancia humana tan cotidiana y obvia que resultaba asimilable en todo al nacimiento o la muerte. De ahí que la indagación de sus causas apenas suscitase interés, pues era obvio que la gente huía masivamente de las zonas afectadas por la peste, la hambruna o la guerra y se concentraba en aquellos lugares abundantes en recursos naturales o que ofrecían confort y oportunidades, como sucedía habitualmente en las ciudades. Sólo en aquellas ocasiones en que el fenómeno o sus consecuencias alcanzaron proporciones de notoriedad, es posible encontrar alguna mención en los autores clásicos. Tal sucede, por ejemplo, con el larguísimo trek de cimbrios, teutones y gentes afines que, a fines del siglo ii a.C., perforaron los límites de los agri populi Romani y sus zonas de influencia y casi reeditaron la amenaza de Breno y sus galos; parecido en las consecuencias –aunque no en el rango del desplazamiento –, fue la marcha de los helvecios, que ofreció a un maduro Julio César la ansiada oportunidad de equipararse con Alejandro Magno. Sin embargo, por mucho que cimbrios y teutones figuren prominentemente en la Historia de Roma de fines del siglo ii a.C. y los helvecios fueran responsables en ultima instancia de la fama de César, ninguna de nuestras fuentes ofrece una explicación medianamente plausible y detallada de las causas de los respectivos treks, de la elección de los destinos y de la organización de dos sociedades que eligieron vivir on the move, trasladándose al completo con gentes, ganados y enseres1.

  • 2 Sonnabend 1995, 14-17.
  • 3 Str. 5.4.13 = C 251.
  • 4 Liv. 40.38.1-9 y Barzanó 1995 1995, 177-201; Luisi 1995, 203-214.
  • 5 Sulpicio Galba: App., Hisp., 59-61; deportados por Pompeyo: Jer., Chr. ad ann. 72, p. 152 Helm. Pi (...)

4El desinterés quizá provenga de que ambos sucesos eran asuntos de bárbaros y de todos es conocido el proverbial desprecio que los “civilizados” (y empleo el término en su sentido más propiamente etimológico) sentían por aquellos. Resulta significativo que la ausencia de datos se extiende a hechos comparables que debieron de ser más comunes y frecuentes de lo que la evidencia disponible da a entender y en los que intervinieron directamente los propios romanos. Me refiero, claro está, a la cuestión de las gentes y tribus desterradas en masse lejos de sus solares ancestrales en castigo por su contumaz rebeldía o porque la derrota no fue suficiente argumento para someterse al vencedor2. Que hubo grupos de Picentini deportados al golfo de Apolonia es una circunstancia sólo conocida gracias a una noticia de pasada de Estrabón dos siglos después de los sucesos3 y más famosa fue la deportación de 40 000 hombres libres, más sus mujeres e hijos, de estirpe ligur que fueron trasterrados al Samnio, porque el suceso mereció un poco la atención de Livio y, sobre todo, porque tal fue la magnitud de la deportación que los desterrados modificaron la toponimia de los lugares donde se asentaron y ésta seguía viva y en uso en época imperial4. Estas prácticas parecen haber sido corrientes durante la conquista de Hispania o de otro modo es difícil encontrarle lógica a la masacre de los que Ser. Sulpicio Galba había congregado para asignarles nuevas tierras; más claro es el caso de quienes fueron expulsados a ultrapuertos como parte de la reorganización pompeyana después de la guerra de Sertorio; y seguramente, se pueden incluir en el grupo las numerosas noticias de oppida desalojados para asentar a su población en lugares de menor importancia estratégica.5

  • 6 Verg., Ecl., 1.64.
  • 7 Suet., Iul., 42.1.
  • 8 RGDA, 28
  • 9 A la visión favorable de Wilson 1966 debe oponerse el sobrio análisis de Brunt [1971] 1987,254-258 (...)

5Por otro lado, eso que llamamos “Romanización” debió basarse en notables contingentes de emigrantes que, por un motivo u otro, se instalaron en las nuevas provincias, pusieron en cultivo sus campos, se aprovecharon de las inéditas oportunidades comerciales de la frontera y constituyeron los conuentus y municipia sobre los que, a la postre, se basó la conquista; de nuevo, si ese movimiento existió, su único reflejo en las fuentes son unos versos virgilianos de incierta historicidad6, la noticia de Suetonio que cifra en 80 000 individuos los colonos enviados a ultramar por César7 y lo que Augusto dice de su propia contribución8. No debe extrañar, pues, que la existencia de esa masiva migración itálica –y no digamos ya su precisa cuantificación y sus destinos –, sigan siendo un tema de debate entre especialistas9.

  • 10 Arias 1949, 1-50; 1952, 22-49; 1954, 16-68; 1958, 67-98.
  • 11 García y Bellido 1963; Fabre 1970,314-339; García Merino 1973a, 9-28; 1975, 187-200; Jimeno 1980, (...)

6En ese panorama de incertidumbres y oscuridades, la región que es objeto de esta Table-ronde constituye una bienvenida excepción, porque no hay duda de que el valle del Duero en época romana fue tierra de emigración. Esta peculiaridad es bien conocida desde hace más de cincuenta años, cuando L. A. Arias señaló cómo un considerable número de individuos nativos del conuentus Cluniensis murieron en tierra extraña sin, aparentemente, perder su identidad étnica, la querencia por su patria y los vínculos familiares dejados en ella10. Desde entonces, el tema ha merecido la atención de otros estudiosos, que han hecho crecer el listado de emigrantes al tiempo que trataban de explicar las causas del fenómeno11.

  • 12 El cálculo se basa en los datos recogidos por Haley (1986, 294; cf. id. 1991, 87), corregidos y ac (...)

7Arias basó su descubrimiento en un notable conjunto de epitafios (y algún que otro altar votivo) que atestigua la presencia de Clunienses y sus vecinos fuera de sus comarcas de origen. Aunque, como se ha hecho notar en varias ocasiones, las 650 inscripciones de alieni o forasteros apenas representan un 5% del total de los epígrafes hispanos conocidos, lo significativo es que las que mencionan a Clunienses y Uxamenses, duplican en número a los procedentes de cualquier otra ciuitas hispana, Si el recuento incluye otros lugares de la región (Augustobriga, Auila, Noua Augusta, Segouia, Segontia y Termes), resulta que casi un tercio de los emigrantes hispanos atestiguados en las tres provincias peninsulares procede de la misma región, las comarcas orientales del valle del Duero o, si se quiere, del conuentus Cluniensis12.

  • 13 Kudlien, RE Suppl. X, s.v. origo, col. 435; Le Gall 1983, 341.

8Aunque los datos anteriores pueden dar la impresión de ser homologables con los empleados por la estadística moderna, nadie debe llamarse a engaño. Hablamos de inscripciones antiguas, lo que equivale a series incompletas, documentos poco representativos, ausencia de cronología segura y, en general, datos resistentes a la inferencia estadística. La información que proporcionan esos epígrafes no sólo es banal en la mayoría de los casos, sino que raramente hace otra cosa que constatar la migración, dejándonos a oscuras sobre asuntos tan esenciales como la cronología y duración del desplazamiento, sus causas y si afectaba por igual a todo el grupo social o sólo a una parte; por esos motivos, se ignora si a los forasteros les alcanzó la muerte residiendo permanentemente lejos de la patria o sólo cuando estaban de paso. Por no saber no conocemos siquiera las razones por las que la origo figura tan prominentemente en algunas inscripciones –y en ocasiones, de modo redundante –, mientras se omite por completo en otras.13

  • 14 Fita 1896, 524; Jimeno 1980, 97, n. 78.
  • 15 Jimeno 1980, 96, n. 77, que leyó: D(is) M(anibus) m(onumentum) / Ammon Fana/ro ann. L obit / Tereg (...)
  • 16 Ibid., 185-186, n. 115, con la corrección de Haley 1991, 74; la localización del finis Arcobrigens (...)
  • 17 Haley 1991, 57, n. 123 es quien primero notó esta inscripción que, por lo que me consta, permanece (...)
  • 18 CIL, II, 4277 = Alföldy 1975, n. 352: el pedestal honorífico C. Valerius Auitus que fue translatus (...)

9Un paradigma de lo interesante que resultan estos datos y una viva muestra de su imprecisión, es el dossier epigráfico de una ciuitas del extremo más nor-oriental de la región del Duero, Augustobriga, cuyas ruinas corresponden actualmente a la aldea soriana de Muro de Ágreda. De ese sitio y sus alrededores proceden apenas una veintena de inscripciones, pero entre ellas hay tres epitafios que, a pesar de ser conocidos desde hace tiempo, sólo adquieren significación cuando se juntan y analizan en este contexto. El primero, descrito por primera vez en 1895, es el cipo funerario de quien obit Calagorri, es decir, el cenotafio de un individuo fallecido en el mun. Calagurris Iulia, que está situado a algo más setenta kilómetros al noroeste de Augustobriga;14 el segundo se encontró hace casi treinta años en el mismo lugar, pero ha pasado desapercibido porque su editor princeps no supo leerlo, pero lo que recuerda el epígrafe es a un quídam que obit peregre15; y el tercero, encontrado en Trévago, otra aldea soriana próxima a Muro de Ágreda, está dedicado a la memoria de quien, siendo Aug(ustobrigensis), obit fine Arcobrigensium.16 Sendos testimonios de Augustobrigenses en Emerita Augusta17 y Tarraco18 confirman que esas gentes se movían fácilmente por toda la Península, por lo que creo que mi dossier justifica la idea de que la migración era un componente importante en la demografía de esa pequeña ciudad celtibérica; y al tiempo, hace patentes las deficiencias de la documentación que antes he mencionado: no podemos determinar la causa o causas de los desplazamientos, su cronología (salvo en el caso del desplazado a Tarraco, que es atípico por otros conceptos), su duración, los destinos principales y si afectaban sólo a varones en edad adulta (como parece desprenderse de los tres cenotafios de Augustobriga) o también sus mujeres e hijos.

  • 19 Plin, Nat., 3.4.26; las inscripciones de los flamines prouinciae Hispaniae Citerioris originarios (...)

10La importancia de la migración es aún más patente en otros lugares de la región, singularmente en lo que respecta –como ya se ha dicho–, a los Clunienses y Uxamenses; pero la abundancia de testimonios no despeja necesariamente las dudas anteriores sino que las amplifica. Por ejemplo, la cuestión del exacto alcance de los etnónimos, porque anteriores encuestas han dado por supuesto que ambos nombres sólo predicables de los habitantes de Clunia Sulpicia y Uxama Argaela, lo que está lejos de ser cierto. Cluniensis puede aludir tanto a quienes eran nativos de Clunia como de su conuentus homónimo; es más, si nos atenemos a lo que Plinio dice de la región, lo segundo resulta más probable que lo primero, porque se trataba de un territorio escasamente urbanizado, fragmentado en una multitud de etnias y en los que pocos lugares tantum nominare liceat19.

  • 20 Plin., Nat., 3.4.27.
  • 21 CIL, II, 3036 y 5077; cf. Fabre 1970,319. Por homofonía, Albertos Firmat 1978 (cf. Tovar 1989, s.v (...)
  • 22 Abascal Palazón 1994, 285; el nombre se emplea colectivamente en CIL, II, 5672, de Cacabelos (León (...)

11El caso de Uxama es más complicado porque, según Plinio, ese era un topónimo muy corriente en Hispania20 y nos consta al menos la existencia de dos localidades homónimas: una, apellidada Argaela, se sitúa en la vecindad de El Burgo de Osma– Ciudad de Osma, en Soria–, y es la que interesa aquí; la otra era el lugar de origen de quienes se identifican como nativos de Uxama Barca o Ibarcensis, un sitio de incierta localización21. Por otro lado, el cognomentum de una de las localidades –Argaelus– se empleó también como antropónimo y no está claro si ello indica origen étnico o es un nombre personal derivado de una muy corriente raíz; en cualquier caso, en dos ocasiones, el nombre alude a lo que parece un colectivo, mientras que el uso onomástico se concentra en Segobriga, lo que no deja de causar perplejidad.22

  • 23 Albertos Firmat 1978, 286.

12Como no hay modo, por el momento, de obviar los inconvenientes anteriores, no queda más remedio que seguir la encuesta contando con ellos. A la postre, sólo la invalidan si se pretende la precisión estadística actual, pero renunciando a ello, que nuestras fuentes empleen Cluniensis de forma laxa, no desmiente la existencia de la migración, sólo la diluye en un territorio más amplio. Y respecto a la potencial confusión entre varias Uxamae, sólo cabe notar el peligro de confusión y adoptar la pragmática postura de M. L. Albertos, quien consideraba que, salvo indicación expresa de lo contrario, Uxamensis debe de ser considerado el etnónimo de la ciudad más importantes, esto es, la Argaela23.

  • 24 Gómez-Pantoja 1998,186-192, nótese que mi listado excluye a los soldados, los sacerdotes provincia (...)
  • 25 González Fernández 1989, 93-94, n. 39 = AE, 1965, 300.
  • 26 Respectivamente, CIL, II, 4195; CIL, VI, 3853; Abascal Palazón 1983, 69-71, n. 15 e Abascal Palazó (...)
  • 27 Knapp 1992, 13-14, n. 15-16 = HEp, 4, 90-91.
  • 28 Tres individuos, de los que los dos primeros son los hermanos Tarmestini (sic), que dedican a Laci (...)
  • 29 González Fernández 1989, 102-104: tarmestinus (sic).

13Los datos disponibles permiten, al menos, determinar con seguridad las áreas de destino de los emigrantes. El catálogo de los viajeros Clunienses y Uxamenses fue establecido por mí hace ya unos años y es poco lo que hoy puedo añadir o corregir24. Por otro lado, la adición de los desplazados de otras ciudades vecinas apenas modifica el área de dispersión: de los Augustobrigenses ya he tratado antes; una Nouaugustana se documenta en Río Tinto, en la provincia de Huelva, en un epígrafe de buena factura, quizá del s. ii25; Segontinus es una mención infrecuente y, aparte de un flamen prouincialis y de un testimonio urbano, los únicos alieni conocidos son los que figuran en sendas inscripciones del territorio de Complutum;26 por último, los Termestini tuvieron una clara querencia por las tierras lusitanas y se documentan en Ávila27, Emerita Augusta28 y en el norte de la provincia de Huelva29. En Ávila, finalmente, se han encontrado las lápidas de otros dos Termestini, pero la mala conservación de las piedras hace incierta su identificación.

  • 30 Clark 1967, 110-111.
  • 31 Una descripción completa en Gómez-Pantoja 1999, con una hipótesis sobre las causas del fenómeno.

14El mapa adjunto traslada gráficamente los datos referentes a Clunienses y Uxamenses y el resultado no cambia cuando se incluyen los emigrantes de oppida vecinos. Y lo más llamativo es la acumulación de los testimonios disponibles en un corto número de comarcas: en torno a Asturica Augusta y sus alrededores, en la vertiente septentrional del Sistema Central y en la región que media entre esas montañas y Sierra Morena, es decir, la zona media de los valles de los ríos Tajo y Guadiana y el interfluvio entre ambos. El resto puede considerarse marginal, no sólo por su situación excéntrica respecto a ese núcleo de alta densidad, sino por la ausencia de otro rasgo común a los demás ejemplos y que no es más que la redundancia: los lugares en los que se atestiguan emigrantes son donde deben buscarse nuevos testimonios, porque la migración es un proceso acumulativo y la gente de una determinada región tiende a migrar hacia los lugares en los que ya habitan parientes, conocidos y convecinos, que pueden proporcionar información actualizada sobre el destino, sus posibilidades e, incluso, ayuda durante los primeros tiempos de la estancia en él; esta característica es patente en los movimientos migratorios modernos30 y no cuesta mucho suponer que lo mismo sucedía en el caso de los Clunienses y Uxamenses cuando se consideran los ocho clunienses atestiguados en Capera, lo que equivale a un tercio de los forasteros documentados en esa ciudad31; siete más en el área de Aquae Flauiae, sin duda relacionados con la vecindad del coto de Trêsminas; otros cuatro en la ciuitas Igaeditanorum y tres más en Vigo, éstos últimos miembros de la misma familia. En Segovia se documentan hasta tres Uxamenses, el mismo número que en Complutum y hay dos más en León. Los Termestini –ya se ha dicho– se acumulan en Mérida y en Ávila, mientras que son dos los Segontini que aparecen en Complutum. Esas cifras aumentarían si hubiera un modo de establecer una relación segura entre emigrantes y portadores de cognomina étnicos, como sucede con los Argaeli de Segobriga, de Caldas de Vizella, Cacabelos y Paredes de Nava.

  • 32 Cardozo 1954, 132, para el caso de Trêsminas y Julià 1971 para el cementerio de Vigo.
  • 33 Ejemplos hispanos: sodalicium Bracarorum, de Pax Iulia (AE, 1956,254 = Encarnação 1984, n. 339) y (...)
  • 34 CIL, II, 2731-2733 y cf. Jimeno 1980,207; los tres epitafios se encuentran colocados en lienzos pr (...)
  • 35 CIL, II, 821: C(aius) Caelius Pater/nu(s) Gal(eria) Cluniensis/an(norum) XXV [h(ic)] s(itus) e(st) (...)
  • 36 Conciencia regional: Haley 1986, 294; exenciones: Julià 1971, 23.

15Una muy plausible explicación de la recurrencia es que nos encontramos ante un flujo organizado y duradero que atraía a gentes del conuentus Cluniensis hacia determinados lugares y favorecía la constitución de grupos con identidad propia– los Argaeli antes mencionados– y la existencia de lugares comunes de enterramiento, como sucede en los casos de Trêsminas y Vigo, donde las inscripciones proceden del mismo cementerio32. Enterramientos así solían pertenecer a collegia y sodalitates, en este caso, posiblemente constituidos en torno a la comunidad étnica o la forastería33, por lo que no cuesta suponer que esa pudo ser la condición de los sodales que dieron tierra a tres coterráneos en Segovia34. El ejemplo más patente de la existencia de esos grupos procede de la ciudad lusitana de Capera, un lugar en el que se documenta tan sorprendente número de clunienses que incluso existió una Vicinia Cluniensium, que figura como dedicante del epitafio de un coterráneo; ya indiqué hace tiempo que Vicinia no se refiere aquí a una persona, como supuso Hübner en sus notas a la pieza, sino a una asociación, como confirman dramáticamente otros epígrafes hallados recientemente35. La existencia de esta clase de asociaciones funeraticias justifica, de paso, por qué se expresaba la origo en algunos epitafios, sin necesidad de recurrir a explicaciones que invocan un especial y marcado orgullo étnico o hipotéticas exenciones fiscales y legales aplicables a los forasteros36.

16La cuestión importante que plantea el dossier de la migración celtíbera, sin embargo, es averiguar sus causas o motivos y sus modalidades. Desgraciadamente –y como se ha hecho notar previamente–, la evidencia disponible calla al respecto y carecemos de testimonios antiguos que expliquen por qué las gentes del conuentus Cluniensis tenían tendencia a migrar o cómo y cuándo lo hicieron; lo único que sabemos con certeza es que favorecieron determinados destinos, los ya mencionados en las comarcas en torno a Asturica Augusta, en la vertiente norte del Sistema Central y en la mitad occidental de la Meseta Sur. De ahí que la averiguación de los motivos de la migración se haya basado en presupuestos generales, aplicables a cualquier movimiento demográfico; básicamente, se agrupan en dos tipos, dependiendo si la causa del flujo está en el origen (alguien es “expulsado” de su región por la carencia de recursos naturales u otros motivos) o es “aspirado” por el destino, donde hay mejores oportunidades de medro. Respondiendo a la primera (“expulsión”), García Merino defendió hace treinta años que la causa de la tendencia migratoria debía buscarse en el fuerte crecimiento demográfico sufrido por el conuentus Cluniensis, que colocó a sus habitantes por encima del nivel de recursos del propio terruño y les forzó a buscarse la vida en otros sitio; en favor de la hipótesis, García Merino aducía los testimonios epigráficos que apuntaban a la existencia de familias con un número de hijos anormalmente alto.

  • 37 García Merino 1975, 370; contra Haley 1986, 422.
  • 38 García Merino 1973a, 9-28; esta idea fue recogida por Edmonson 1987, 60 y 63 y por Domergue 1990, (...)
  • 39 Str. 2.4.13; cf. Fabre 1970, 315.
  • 40 Étienne & Fabre 1979, 101.

17Dudo que cualquier observador no note que la hipótesis de García Merino refleja las condiciones demográficas de esas comarcas hace 30 o 40 años, cuando el cambio de modelo demográfico forzó, primero, la migración hacia los grandes núcleos urbanos de España y luego, hacia otros destinos más prosperos de Francia, Alemania y Suiza; los documentos antiguos, sin embargo, difícilmente soportan la idea de que la región soportase un desmedido crecimiento demográfico37. A mi juicio, lo que descalifica la idea es el mismo reparto de estos pretendidos migrantes en busca de mejor subsistencia y que la propia García Merino había estudiado bien38; efectivamente, el mapa de los lugares de hallazgo de Clunienses y Uxamenses, ofrece una distribución llamativa por cuanto demuestra el escaso atractivo que la periferia peninsular y, en especial, la vertiente mediterránea, tuvo para los emigrantes meseteños, quienes prefirieron, en cambio, los lugares al occidente del propio meridiano de Clunia y Uxama, donde el nivel de recursos era similar o incluso inferior al de las regiones de origen39. Una observación así difícilmente justifica que fueran la superpoblación y el hambre las causas del espíritu viajero, por cuanto las zonas más prósperas y urbanizadas de Hispania romana se encontraban en la orla mediterránea de la Citerior y en la Bética y era allí donde era más fácil encontrar acomodo y subsistencia; el fenómeno es especialmente llamativo en el caso de Tarraco, sin duda la ciudad más atractiva para los habitantes de la Citerior y donde las gentes del conuentus Cluniensis –descontados los flamines provinciales y algunos magistrados– brillan por su ausencia.40

18En cambio, muchos de los lugares señalados en el mapa tienen en común el encontrarse en la franja de terreno de entre 40 y 130 kms de anchura que va desde la costa cantábrica al valle del Duero, y que corresponde a un gran afloramiento de materiales primarios donde abundan yacimientos auríferos, conocidos desde antiguo y que debieron explotarse con gran intensidad durante todo el siglo i p.C.: no resulta difícil sugerir que los emigrantes documentados en los alrededores de Asturica Augusta, en Trêsminas, en los valles del Turienzo y del Sil fuesen atraídos por los trabajos de la ruina montium emprendidos en gran escala en los cotos de la zona. Y esa inferencia abre paso a la posibilidad de que otros Clunisenses y Uxamenses acudieran a otras regiones penínsulares notables por su riqueza minera, como sucede con las explotaciones de la galena argentífera de Navas de Ricomalillo, Belalcazar y El Centenillo o el cobre y la plata de Río Tinto.

  • 41 Pereira Menaut & Santos yanguasYanguas 1980,120; Tranoy 1981, 250.
  • 42 Plin., NH., 36.45; Guisado & Bernárdez 2004.

19Tal cúmulo de circunstancias justifica que sean muchos los que liguen estas migraciones a hipotéticos rushes auríferos o, más generalmente, a los recursos mineros de la Península41, cuyas alabanzas son parte del retrato tópico de las provincias hispanas en época romana. Son tantas las áreas metalogénicas de Hispania que es díficil que ningún grupo de Clunienses y Uxamenses emigrantes no pueda ponerse en relación con algún coto minero que supone explotado por los romanos, más o menos cercano al lugar en que aparecieron sus epitafios; así, el grupo de Clunienses atestiguado en Idanhaa-Velha puede relacionarse con las vecinas minas de estaño de Gaia-Penamacor y las de oro de Rosmaninhal y ambos lugares están tan próximos a la ciuitas Igaeditanorum que no cuesta suponer que fueran parte de su territorium; una explicación similar merece el caso de Ammaia, que se halla en la vecindad de los placeres auríferos del Alluviâo do Sever, mientras que la colonia de Argaeli de Segobriga se puede justificar mediante la explotación del afamado lapis specularis42. Tanto se ha difundido la idea que con frecuencia se produce una curiosa inversión copernicana: el hallazgo de emigrantes se emplea como certificado de la antigüedad de una determinada explotación minera.

  • 43 Como manifiesta, por ejemplo, la noticia de Diod. 5.36.3-4 sobre el rush de itálicos provocados po (...)

20Sin poner en duda el hecho contrastado de que es frecuente que minería y emigración vayan de la mano43 y, a pesar de lo dicho antes sobre la proverbial riqueza metalogénica de Iberia, el caso de las gentes del valle del Duero difícilmente puede reducirse a esa única explicación. Algunos de los destinos de los emigrantes celtíberos –y casi siempre, los más populares–, carecen de cualquier justificación minera; ni en Auila, Capera, Complutum o Segouia puede invocarse un filón próximo como motivo de la atracción y, a la inversa, es notable la ausencia de nuestros celtíberos en otros riquísimos cotos mineros de la Península, como los de la Sierra Morena oriental o la zona cartagenera. En cambio, muchos de los lugares donde se atestiguan clunienses y uxamenses se caracterizan por ser puntos de paso en las rutas estratégicas que ligan ambas Mesetas o el valle del Duero con Lusitania. Y si el camino justifica la afluencia, uno no puede menos que preguntarse por qué los de Clunia y sus vecinos no eligieron acercarse a sus destinos más septentrionales siguiendo el camino más fácil y corto, el trazado por el propio río Duero; en cambio, optaron por atravesar la Meseta por Segovia y Ávila, buscar la Vía de la Plata en Capera y, desde allí, encaminarse hacia el Norte o hacia los alrededores de Emerita Augusta. Esta distribución se ajusta mejor a los desplazamientos pendulares de los pastores trashumantes, que mantenían los rebaños en movimiento entre agostaderos de las tierras altas de la Meseta septentrional y los cálidos pastos de invierno en las dehesas de los valles del Tajo y el Guadiana; es más, los lugares intermedios frecuentados por los clunienses y sus vecinos son etapas tradicionales de las vías pecuarias, transitadas desde época inmemorial.

  • 44 Gómez-Pantoja 2004; Gómez-Pantoja & Sánchez Moreno 2003.

21A diferencia de la hipótesis minera, la explicación pastoril carece por ahora de esos datos y pruebas fehacientes que resultan indiscutibles a quienes nos dedicamos al estudio de la Antigüedad. Pero la ausencia puede deberse a que la práctica resulta históricamente invisible porque los pastores eran gente denostada y con fama de ladrones, sus ajuares perecederos, sus habitaciones de circunstancia y sus transacciones se hacían a espaldas de las ciudades y los magistrados. Aún así, en algunos de mis trabajos recientes he señalado algunos testimonios que pueden ser tenidos como indicios de la existencia de trashumancia en Hispania romana, una granjería a la que, por razones aún desconocidas, pueden haber sido muy adeptos las gentes del valle del Duero.44

22Concluyo esta nota con lo obvio: tenemos documentado un fenómeno migratorio que afectaba a los habitantes de unas cuantas ciudades del valle del Duero y que debió de ser de cierta entidad y recurrente durante un largo período de tiempo; pero como con frecuencia sucede en nuestros estudios, resulta difícil determinar la cronología de los desplazamientos, su amplitud demográfica y las causas o motivos que lo provocaron. En suma, la resultante de la coyunda contra natura entre la sensibilidad moderna que mira hacia el pasado y el desinterés antiguo por lo que no fuese el relato de las res gestarum.

Mapa 1

Mapa 1

1. Bracara Augusta, Braga (Port.): AE, 1973, 298
2-8. Aquae Flauiae, Chaves, Vila Real (Port.): CIL. II, 2390; HAE, 517-519; AE, 1980, 583; Wahl 1989, 238
9. Caldas de Vizella, Guimaraes, Braga (Port.): CIL, II, 2403 y add. 5558
10-12. Vicus Spacorum?, Vigo, Pontevedra: AE, 1969-70, 257- 258; 265
13-14. Asturica Augusta, Astorga, León: CIL, II, 5077; Haley 1991, n. 427
15. Cacabelos, León: Diego Santos 1986, n. 59
16. S. Colomba de Somoza, valle del Turienzo, León: Diego Santos 1986, n. 231
17-18. Legio VII, León: Diego Santos 1986, n. 170
19. Astures Transmontan!: CIL, II, 2732
19bis. Santibáñez de Vidríales, Zamora: HEp, 6, 996
20-21. Segovia: Knapp 1992, 207-210, n. 226-228
22. Sotodosos, Guadalajara: Velasco y Martínez 1986, 379- 383
23. Clunia, Coruña del Conde, Burgos: CIL, II, 2787
24. Nouagusta, Lara de los Infantes, Burgos: ILER, 6353
25. Libia, Herramélluri, Logroño: CIL, II, 2907
25bis. Tritium Magallum, Logroño: CIL, II, 2899b + HEp, 7, 595
26. Cuevas de Amaya, Burgos: Abásolo Alvarez 1973, 447
27-28. Complutum, Alcalá de Henares, Madrid: CIL, II, 3036, 5855; Gómez-Pantoja 2003b, n. 5
29-29bis. Avila, Ávila: Knapp 1992,14-15, n. 17-18
30-34. Segobriga, Saelices, Cuenca: CIL, II, 3125, 5853; Almagro Basch 1984, n. 33, 123, 130
35. El Centenillo, Jaén: AE, 1922, 8.
36. Tarraco: CIL, II, 4306
37-39bis. Ammaia, Aramenha, Portalegre: CIL, II, 162-163; AE, 1967, 196; FE, 29, 1988, n. 134
40. Feiteira, Outeiro-Cimeiro, Gaviáo, Portalegre AE 1984, 470
41. Olisipo, Lisboa: CIL, ", 214
42-45bis. Ciuitas Igaeditanorum, ldanha-a-Velha, Castelo Branco: CIL, II, 450; HAE, 1127; AE, 1961,361; 1967, 164; FE 28, 1988, n. 126
46. Garrovillas, Cáceres: Albertos Firmat 1975, n. 56
47. Norba Caesarina, Cáceres: CIL, II, 696
48. Arroyomolinos de Montánchez, Cáceres: ILER, 3470
49. San Vicente de Alcántara, Badajoz: ILER, 6213
50. Calzadilla, Cáceres: CIL, II, 5311
51-58ter. Capera, La Oliva de Plasencia y alrededores, Cáceres: CIL, II, 818- 822; Hurtado de San Antonio 1977, n. 652, 663; Haba y Rodrigo 1986, 49; Gimeno 1989, 235-236
59. Augustobriga, Talavera la Vieja, Cáceres: CIL, II, 937
60. Caesarobriga, Talavera de la Reina, Toledo: CIL, II, 899 et add. p. 828
61. La Nava de Ricomalillo, Toledo: A.U. Stylow, sched. 1984
62. Corduba: AE, 1915, 12
63. Baedro, Belalcázar, Córdoba: Stylow 1986, 62-63, n. 37 con lám. 66a

CASOS DUDOSOS
64. Segouia: CIL, II, 2733
65. Buenafuentedel Sistal, Guadalajara: EE, VIII, 140b
66. Avila: Rodriguez Almeida 1981, n. 6
67. Pax lulia, Beja: Encarnado 1984, n. 266
68. Turgalium, Trujillo, Cáceres: CIL, II, 686
69. Póvoa do Concelho, Troncoso: FE, 27, 1988, n. 124

Notes

1 Respecto a los propósitos del trek germano, los antiguos tienen menos que decir que los modernos, vd. la clásica monografía de Detlefsen 1904. La información sobre estos pueblos es dolorosamente escasa y proveniente en su mayor parte, de fuentes grecolatinas, Furger 1984; Luiselli 1992; Melin 1960. El impacto de la amenaza cimbria en Roma fue tan notable que, un siglo después, Augusto (RGDA, 26) consideró necesario mencionar en su testamento que los germanos habían buscado su amistad y la del pueblo romano.

2 Sonnabend 1995, 14-17.

3 Str. 5.4.13 = C 251.

4 Liv. 40.38.1-9 y Barzanó 1995 1995, 177-201; Luisi 1995, 203-214.

5 Sulpicio Galba: App., Hisp., 59-61; deportados por Pompeyo: Jer., Chr. ad ann. 72, p. 152 Helm. Pina Polo 2004, 211-247.

6 Verg., Ecl., 1.64.

7 Suet., Iul., 42.1.

8 RGDA, 28

9 A la visión favorable de Wilson 1966 debe oponerse el sobrio análisis de Brunt [1971] 1987,254-258. En el caso de Hispania, dos trabajos recientes han ayudado a clarificar el panorama: Marín Díaz 1988 y Le Roux 1995, 85-95.

10 Arias 1949, 1-50; 1952, 22-49; 1954, 16-68; 1958, 67-98.

11 García y Bellido 1963; Fabre 1970,314-339; García Merino 1973a, 9-28; 1975, 187-200; Jimeno 1980, 187-190; Haley 1991, 93-94; Gómez-Pantoja 1995, 495-505; Hernández Guerra 2003, 229-251.

12 El cálculo se basa en los datos recogidos por Haley (1986, 294; cf. id. 1991, 87), corregidos y actualizados por mí (Gómez-Pantoja 1998, 187-201); 20 años después, el catálogo requiere seguramente una actualización y deben añadirse un considerable número de nuevos alieni, pero sobre todo, disminuyendo su peso estadístico por causa del aumento del catálogo epigráfico penínsular, que ahora ronda las 20 000 epígrafes conocidos. Aún así, el porcentaje de la emigración del valle del Duero entre todos los emigrantes hispanos sigue siendo tan relevante como antes.

13 Kudlien, RE Suppl. X, s.v. origo, col. 435; Le Gall 1983, 341.

14 Fita 1896, 524; Jimeno 1980, 97, n. 78.

15 Jimeno 1980, 96, n. 77, que leyó: D(is) M(anibus) m(onumentum) / Ammon Fana/ro ann. L obit / Teregrege /f(aciendum) cur(auit). Mi lectura es el resultado de la autopsia de la pieza hecha en 1995: D(is) M(anibus) M(arco)/Ammoni f (ilio) Ante/roann(orum) Lobit/peregre. G(aius) f(ilius)/f(aciendum) cur(auit).

16 Ibid., 185-186, n. 115, con la corrección de Haley 1991, 74; la localización del finis Arcobrigensium puede entenderse como el territorio de la próxima Arcobriga, en el valle del Jalón (Alföldy 2001a, 239-250) o como un topónimo propio, Gómez-Pantoja 2001a, 200. Al conjunto puede añadirse otro epitafio similar encontrado en Tarazona, la antigua Turiaso (cuyo territorium debía de ser limítrofe de Augustobriga) que conmemora a quien decessit in [C]allaecia, cf. Beltrán Lloris 1989,141, con la corrección de M. Navarro Caballero, en AE, 1989, 451 (cf. HEp, 4, 951).

17 Haley 1991, 57, n. 123 es quien primero notó esta inscripción que, por lo que me consta, permanece inédita. Debo a J. L. Ramírez Sádaba el texto de la pieza, que no aclara si se trata de Augustobrigensis procedente de la ciudad norteña o de su homónima lusitana; aunque lo más plausible es optar por la más cercana a Emerita, la presencia de un destacado contingente de individuos del valle del Duero en la capital lusitana y sus alrededores aconseja no descartar ninguna de las dos alternativas.

18 CIL, II, 4277 = Alföldy 1975, n. 352: el pedestal honorífico C. Valerius Auitus que fue translatus ab diuo Pio ex munic(ipio) August(obrigensi) in col(oniam) Tarrac(onensium), donde fue IIuir; más recientemene, una nueva inscripción (HEp, 7, 952), ha permitido identificarle como el propietario de la villa des Munts, en Altafulla, una localidad proxima a la capital provincial.

19 Plin, Nat., 3.4.26; las inscripciones de los flamines prouinciae Hispaniae Citerioris originarios del conuentus y colocadas en el foro de Tarraco parecen dan la razón a Plinio, porque expresan la origo de una manera harto peculiar: cf. por ejemplo, CIL, II, 4233: Amocensis Cluniens(is) ex gente Cantabro(rum).

20 Plin., Nat., 3.4.27.

21 CIL, II, 3036 y 5077; cf. Fabre 1970,319. Por homofonía, Albertos Firmat 1978 (cf. Tovar 1989, s.v.) propuso buscarle en la vecindad de Osma, en el valle de Valdegobia, en la parte occidental de la provincia de Álava; en la zona hay abundantes restos de poblamiento antiguo y ello permite ciertas variaciones a la hipótesis inicial, Gil Zubillaga 1997, 26-27.

22 Abascal Palazón 1994, 285; el nombre se emplea colectivamente en CIL, II, 5672, de Cacabelos (León) y CIL, II, 696, de Cáceres. Como nombre personal en Almagro Basch 1984, n. 33, 105 y 123; y el listado podría crecer más si se tienen en consideración los casos en que el antropónimo se abrevia Arg(---) (cf. Almagro Basch 1984, n. 130 y HEp, 10, 245), pero el radical *arg fue muy productivo en la onomástica penínsular. Existe la opinión (Albertos Firmat 1975, 15) de que esos Argaeli de Segobriga deben ser considerados emigrantes y se han señalado otras curiosas concomitancias entre Segobriga, caput Celtiberiae y el valle del Duero, Abascal Palazón 1992, 309-342.

23 Albertos Firmat 1978, 286.

24 Gómez-Pantoja 1998,186-192, nótese que mi listado excluye a los soldados, los sacerdotes provinciales y el famoso grammaticus latinus de origen Cluniensis atestiguado en Tritium Magallum (CIL, II, 2892). Esos datos, corregidos hasta completar 63 emigrantes de Clunia y Uxama y otros nueve casos dudosos, que conforman mi última lista, fue publicada originariamente en Gómez-Pantoja 1995, 498-499 y no ha sido modificado por el reciente trabajo de Hernández Guerra 2003,239-245 (cuando se homologa con los criterios que guiaron mi encuesta); en cambio, en ese trabajo no se menciona el nuevo cluniensis de Tritium Magallum (CIL, II, 2899b con HEp, 7,595). Hay más novedades en lo que respecta a los uxamenses, porque deben añadirse los testimonios en Alcalá de Henares (Gómez-Pantoja 2003b, 504-505, n. 505) y Santibáñez de Vidriales (HEp, 6,996, con mi comentario). Desde un punto de vista distinto, he tratado de las circunstancias políticas y económicas de la comarca en Gómez-Pantoja 2003a, 251-254.

25 González Fernández 1989, 93-94, n. 39 = AE, 1965, 300.

26 Respectivamente, CIL, II, 4195; CIL, VI, 3853; Abascal Palazón 1983, 69-71, n. 15 e Abascal Palazón & Fernández-Galiano 1984, 17, n. 13 = Knapp 1992, 116-117, n. 124. Como sucede en el caso de Uxama, Segontia fue un topónimo muy popular en Hispania y en las comarcas vecinas a Complutum consta que hubo, al menos, tres lugares con ese nombre, de la que la más conocida fue la mansio situada en la vecindad de la moderna Sigüenza, en la provincia de Guadalajara; sin embargo, Plinio y Ptolomeo sitúan entre los arévacos otra Segontia, de la que Estrabón dice que era ribereña del Duero, algo que difícilmente conviene a Sigüenza y, que en cambio, la hace vecina de Clunia y Uxama, cuyos habitantes figuran prominentemente en el registro de forasteros de Complutum; Gómez-Pantoja 2003b, 497-500, con completas referencias

27 Knapp 1992, 13-14, n. 15-16 = HEp, 4, 90-91.

28 Tres individuos, de los que los dos primeros son los hermanos Tarmestini (sic), que dedican a Lacipea un exvoto en el 58 d.C., cf. EE, VIII, p. 364-365, n. 23; de esta placa, considerada perdida desde hace muchos años, queda un fragmento conservado en el MNAR, Edmonson 2001,139, n. 113. El tercero fue C. Aemilius L. f. Gal. Crispus, cuyo epitafio se publicó recientemente, HEp, 7, 127.

29 González Fernández 1989, 102-104: tarmestinus (sic).

30 Clark 1967, 110-111.

31 Una descripción completa en Gómez-Pantoja 1999, con una hipótesis sobre las causas del fenómeno.

32 Cardozo 1954, 132, para el caso de Trêsminas y Julià 1971 para el cementerio de Vigo.

33 Ejemplos hispanos: sodalicium Bracarorum, de Pax Iulia (AE, 1956,254 = Encarnação 1984, n. 339) y los sirios de Malaca (IG XIV, 2546; cf. CIL, II, p. 251). Santero 1978, 75-82.

34 CIL, II, 2731-2733 y cf. Jimeno 1980,207; los tres epitafios se encuentran colocados en lienzos próximos de la muralla de Segovia, lo que apunta a la procedencia del mismo cementerio o área sepulcral, Knapp 1992,209. Probablemente, los Argaeli por cuya salud se dedicó un altar a Deus Bormanicus en Caldas de Vizella (CIL, II, 2403 y add. 5558).

35 CIL, II, 821: C(aius) Caelius Pater/nu(s) Gal(eria) Cluniensis/an(norum) XXV [h(ic)] s(itus) e(st) [s(it)] t(ibi)/t(erra) l(euis) Vicinia Cluni/ensium f(aciendum) c(urauit). La opinión de Hübner fue aceptada por Hurtado de San Antonio 1977, n. 357 y 362 y Haley 1991, 19; contra Gómez-Pantoja 1998,197; 1999, 95-96, confirmado por los recientes hallazgos, HEp, 2, 227 y mi comentario a HEp, 9, 251.

36 Conciencia regional: Haley 1986, 294; exenciones: Julià 1971, 23.

37 García Merino 1975, 370; contra Haley 1986, 422.

38 García Merino 1973a, 9-28; esta idea fue recogida por Edmonson 1987, 60 y 63 y por Domergue 1990, 345.

39 Str. 2.4.13; cf. Fabre 1970, 315.

40 Étienne & Fabre 1979, 101.

41 Pereira Menaut & Santos yanguasYanguas 1980,120; Tranoy 1981, 250.

42 Plin., NH., 36.45; Guisado & Bernárdez 2004.

43 Como manifiesta, por ejemplo, la noticia de Diod. 5.36.3-4 sobre el rush de itálicos provocados por la riqueza en plata de Hispania meridional; en menor escala, los individuos Orgenomesci documentados en diversas explotaciones de los Montes Mariani, d’Ors 1960; d’Ors & Contreras 1959; o la peculiar distribución de los Tapori lusitanos, Ferreira 2000. Fuera de Hispania, nótese el espectacular caso de los ilirios desterrados a las regiones mineras de la Dacia, Piso 2004.

44 Gómez-Pantoja 2004; Gómez-Pantoja & Sánchez Moreno 2003.

Table des illustrations

Titre Mapa 1
Légende 1. Bracara Augusta, Braga (Port.): AE, 1973, 2982-8. Aquae Flauiae, Chaves, Vila Real (Port.): CIL. II, 2390; HAE, 517-519; AE, 1980, 583; Wahl 1989, 2389. Caldas de Vizella, Guimaraes, Braga (Port.): CIL, II, 2403 y add. 555810-12. Vicus Spacorum?, Vigo, Pontevedra: AE, 1969-70, 257- 258; 26513-14. Asturica Augusta, Astorga, León: CIL, II, 5077; Haley 1991, n. 42715. Cacabelos, León: Diego Santos 1986, n. 5916. S. Colomba de Somoza, valle del Turienzo, León: Diego Santos 1986, n. 23117-18. Legio VII, León: Diego Santos 1986, n. 17019. Astures Transmontan!: CIL, II, 273219bis. Santibáñez de Vidríales, Zamora: HEp, 6, 99620-21. Segovia: Knapp 1992, 207-210, n. 226-22822. Sotodosos, Guadalajara: Velasco y Martínez 1986, 379- 38323. Clunia, Coruña del Conde, Burgos: CIL, II, 278724. Nouagusta, Lara de los Infantes, Burgos: ILER, 635325. Libia, Herramélluri, Logroño: CIL, II, 290725bis. Tritium Magallum, Logroño: CIL, II, 2899b + HEp, 7, 59526. Cuevas de Amaya, Burgos: Abásolo Alvarez 1973, 44727-28. Complutum, Alcalá de Henares, Madrid: CIL, II, 3036, 5855; Gómez-Pantoja 2003b, n. 529-29bis. Avila, Ávila: Knapp 1992,14-15, n. 17-1830-34. Segobriga, Saelices, Cuenca: CIL, II, 3125, 5853; Almagro Basch 1984, n. 33, 123, 13035. El Centenillo, Jaén: AE, 1922, 8.36. Tarraco: CIL, II, 430637-39bis. Ammaia, Aramenha, Portalegre: CIL, II, 162-163; AE, 1967, 196; FE, 29, 1988, n. 13440. Feiteira, Outeiro-Cimeiro, Gaviáo, Portalegre AE 1984, 47041. Olisipo, Lisboa: CIL, ", 21442-45bis. Ciuitas Igaeditanorum, ldanha-a-Velha, Castelo Branco: CIL, II, 450; HAE, 1127; AE, 1961,361; 1967, 164; FE 28, 1988, n. 12646. Garrovillas, Cáceres: Albertos Firmat 1975, n. 5647. Norba Caesarina, Cáceres: CIL, II, 69648. Arroyomolinos de Montánchez, Cáceres: ILER, 347049. San Vicente de Alcántara, Badajoz: ILER, 621350. Calzadilla, Cáceres: CIL, II, 531151-58ter. Capera, La Oliva de Plasencia y alrededores, Cáceres: CIL, II, 818- 822; Hurtado de San Antonio 1977, n. 652, 663; Haba y Rodrigo 1986, 49; Gimeno 1989, 235-23659. Augustobriga, Talavera la Vieja, Cáceres: CIL, II, 93760. Caesarobriga, Talavera de la Reina, Toledo: CIL, II, 899 et add. p. 82861. La Nava de Ricomalillo, Toledo: A.U. Stylow, sched. 198462. Corduba: AE, 1915, 1263. Baedro, Belalcázar, Córdoba: Stylow 1986, 62-63, n. 37 con lám. 66a
URL http://books.openedition.org/ausonius/docannexe/image/1005/img-1.jpg
Fichier image/, 207k

Auteur

Université de Alcala de Henares

© Ausonius Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540